Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 Cosas para recordar cuando te sientas atascado

Publicado en Desarrollo Personal | 1 de agosto, 2015

sentirse atascadoPor Marc Chernoff

Nunca asumas que estás atascado con las cosas como son.
La vida cambia, y tú también lo puedes hacer.

“No sé qué hacer.” “Estoy en una rutina”. “Me siento atrapado.” Estas son las palabras que ángel y yo escuchamos con frecuencia de nuestros alumnos de coaching y suscriptores del blog por igual. Todos luchamos con este tipo de mentalidad de vez en cuando, y si estás luchando en este momento, es momento de salir adelante. Hay muchas cosas que puedes hacer.

La verdad es que tienes el poder para seguir adelante sin importar los obstáculos que bloquean tu camino. Tienes el poder para vivir según como quieres vivir tu vida. Tienes el poder para seguir adelante y lograr enormes progresos en tus metas más importantes. Tienes todo este poder, porque tienes el poder de ELEGIR. En cada momento, puedes elegir qué piensas, qué haces, y quién quieres ser.

Si estás siendo arrastrado en cada dirección por fuerzas fuera de tu control, tómate un tiempo para realinearte a ti mismo con lo que más valoras en la vida.

No tienes que seguir haciendo las cosas como siempre las has hecho. No tienes que quedar preso de tus hábitos familiares y suposiciones.

Hoy es un nuevo día, lleno de nuevas posibilidades, así que recuerda que

1. Sentirte atrapado es un sentimiento, no un hecho.

Cuando nos sentimos atrapados, normalmente nuestro primer instinto es buscar fuera de nosotros mismos a alguien o algo a quien podamos culpar. En realidad, deberíamos estar viendo cómo nos sentimos, qué pensamos y cómo planeamos responder.

Tu vida es tu responsabilidad. Si bien no siempre puedes cambiar lo que está fuera de ti, sin duda puedes cambiar tu percepción sobre ello. Y lo curioso es que, cuando cambias tu forma de ver las cosas, las cosas mismas cambian.

2. No vale la pena revivir las malas noticias de ayer.

No puedes tener un mejor hoy, si todavía estás pensando y preocupándote por lo de ayer. Lo que podría haber sido, o debería haber sido, ya no importa. Incluso si deseas seguir adelante con tu vida, tienes un pie en los frenos si te quedas pensando en el pasado. Para poder liberarte, debes aprender a dejar de lado cualquier vieja noticia se te mantenga atascado.

Libera tus remordimientos. Desecha las frustraciones de ayer. Niégate a entretener al viejo dolor. La energía que requiere quedarte con esas cosas te está deteniendo de tener un nuevo comienzo. ¿Qué te gustaría dejar ir hoy? ¡Hazlo!

3. Sentirte atascado es una señal de que es hora de un cambio.

Podría ser un cambio de corazón, un cambio en tu perspectiva, o un cambio en tus hábitos. Pero el punto en todo caso es que, la forma en que estás haciendo las cosas ya no está funcionando.

Imagínate a ti mismo como un río, que fluye en un gran océano. A menudo un río crece más estrecho y aparece con falta de movimiento en la superficie justo antes de quebrar y llegar al cuerpo de agua más grande. Lo mismo nos sucede a nosotros cuando nos preparamos para un gran avance en la vida. Nuestro flujo se debe contraer antes de poder expandirse. Y la contracción es igual de importante que la expansión.

4. Lo que tienes que hacer, no será fácil, pero valdrá la pena al final.

Si estuviste haciéndote las mismas preguntas durante mucho tiempo, y aun así sigues atascado, probablemente no es que no hayas dado con las respuestas, sino que no te gustaron las respuestas que encontraste.

Recuerda, se requiere de una gran dosis de coraje para admitir que algo tiene que cambiar, y mucho más coraje aún para aceptar la responsabilidad de hacer ese cambio. Crecer y cambiar puede ser doloroso a veces, pero nada en la vida es tan doloroso como permanecer atrapado donde no perteneces.

5. Una excusa es estar de pie en algún lugar entre tú y el siguiente paso que necesitas dar.

Si realmente quieres hacer algo, encontrarás una manera. Si no, encontrarás una excusa. Esto puede ser difícil de aceptar, pero es la verdad. Deja de poner excusas de por qué no puedes hacerlo, y empieza a enfocarte en todas las razones por las que debes hacer que suceda. La única persona que realmente te puede detener eres tú. Así que no más excusas, es hora de cambiar. Es hora de elegir lo que es mejor para ti.

Muchas veces, cuando nos sentimos atascados, nos quedamos esperando que algo mágico suceda. Nos preguntamos cuando los vientos cambiarán a nuestro favor. Hacemos esto en lugar de abrazar el presente y admitir el cambio que necesitamos hacer.

¿Qué te impide dar un paso adelante? Si no es el miedo al fracaso, ¿entonces qué es? ¿Inseguridad? ¿Pereza? ¿Cuál es tu excusa? Todos tenemos una. Y cuando nos enfocamos más en nuestras excusas que en los pasos por adelante, caminamos en círculos y caemos en el familiar pozo que llamamos “atasco.”

6. Las opiniones de las demás personas sólo pueden detenerte si tú los dejas.

Si te encuentras constantemente tratando de demostrar tu valor a otra persona, ya has olvidado tu valor. No te hagas esto. Preocúpate demasiado por lo que los demás piensan y serás siempre su prisionero. Tu libertad no se basa en el espacio físico a tu alrededor, sino en tu mente. Mientras te aferres a las definiciones de verdad, belleza, y felicidad de otras personas, quedarás encadenado.

Los pensamientos que comienzan con “Tengo que…” o “Realmente debería…” revelan dónde nos sentimos más obligados a dirigir nuestra energía. Redefine las cosas por ti mismo. Escribe tus propias definiciones. Termina tus oraciones. Encuentra tu camino. Y lo más importante, escucha a tu intuición. Ya sabe lo que realmente necesitas.

7. La autenticidad es liberadora.

Al permitirte ser tú mismo, permites que otros sean ellos mismos también. Esto crea un ambiente honesto, liberador en el cual vivir. En una sociedad donde a la gente le encanta señalar con el dedo y empujar por diversión, sólo puedes luchar contra el juzgamiento con honestidad total. Cuando hablas sobre tus desafíos y te abres para recibir atención y apoyo, permites que los demás hagan lo mismo.

La verdad es que estamos todos juntos en esto, sometidos al mismo proceso de aprendizaje y conflictos internos. Todos somos igualmente perfectos con nuestras imperfecciones. No hay razón para esconderse detrás de mentiras.

8. El crecimiento real ocurre de adentro hacia afuera.

Si las condiciones son adecuadas, es fácil crecer horizontalmente adquiriendo más dinero, coches nuevos, casas más grandes, etc. El crecimiento vertical, por el contrario, es cuando te quedas en el mismo lugar, con las mismas cosas, pero creces más y más dentro de ti mismo. Es cuando puedes decir: “Cinco años atrás perdía mis estribos en unos pocos segundos, pero ahora toma toda una semana.” Este tipo de crecimiento es más raro, pero es el único y verdadero crecimiento que hay.

Lamentablemente, muchos de nosotros nos sentimos atascados, y envejecemos mucho más rápido de lo que crecemos, porque nos centramos exclusivamente en los logros horizontales. Pasamos gran parte de nuestras vidas atravesando lo que la sociedad nos dice que la ‘madurez’ es (casarnos, comprar casas, trabajar y ascender la escalera corporativa, etc.) que no somos capaces de concentrarnos en nuestro propio crecimiento interior y nuestras metas. Nunca asignamos tiempo suficiente sólo para nosotros.

9. La vida es un viaje, no un destino.

Separa los resultados de tus esfuerzos. Grandes cambio internos llegarán si sueltas los miedos sociales arraigados, las supersticiones, y las dudas sobre lo que es “normal”. Dejando de lado lo que “debería” pasar o lo que “podría” haber pasado, liberas tu vida a varias pequeñas sorpresas y alegrías. Puede que no puedas tener exactamente la vida que deseas, pero puedes tener una existencia milagrosa y significativa, te lo garantizo.

La vida a veces es difícil, pero no es una tarea. Hazla una aventura. Hazla divertida. Toma la decisión de sentirte bien contigo mismo, con tu mundo, con tus posibilidades y con el paso que estás dando en este momento.

10. Eres mucho más fuerte, y estás mucho menos atascado de lo que piensas.

¡Ánimo!, y recuerda que los mayores avances, a menudo llegan después de un largo periodo de estar atascado. Razón por la cual es necesario sentirse atascado por un rato. Abraza esto.

Cuando las cosas parezcan estar en su peor momento, ese es el momento ideal para que seas tu mejor yo. Si no puedes dar un gran paso adelante, da uno pequeño. Un pasito si es necesario. Sólo sigue recordándote que eres lo suficientemente fuerte como para dar el siguiente pasito, y que este paso es el único paso que importa en este momento.

Tu turno…

¿Qué añadirías a la lista?

¿Qué tienes en mente para motivarte cuando te sientes atascado?

Deja un comentario a continuación y comparte tus pensamientos con la comunidad.

Este artículo fue co-escrito por Marc y Ángel, Whitney Anthony y Aekta Kapoor, e inspirado por el trabajo de Whitney y Aekta que puedes encontrar aquí y aquí (en inglés).

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB