Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 cosas que no necesitas para ser más feliz en la vida. Parte I

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 13 de noviembre, 2016

ser felizDecir sí a la felicidad significa aprender a decirle no a los deseos que te drenan.

Dicen que una persona necesita sólo tres cosas para ser realmente feliz en este mundo: alguien a quien amar, algo que hacer y algo que esperar.

No creo que haya nada más cerca de la verdad, y sin embargo, con demasiada frecuencia encontramos formas de complicar las cosas. Buscamos la felicidad donde no existe; en metas y deseos poco profundas; en posesiones, emociones rápidas e impresionar a las personas equivocadas.

Angel y yo recordamos recientemente esto cuando conocimos a una familia de seis personas en un hotel en Miami donde estábamos de vacaciones. Los vimos pasar el rato en el vestíbulo, compartiendo historias y riendo histéricamente. Así que de camino, Angel y yo les dijimos hola y les preguntamos de dónde eran. “Oh, somos de aquí,” dijo la madre. “Nuestra casa se incendió ayer, pero milagrosamente, todos salimos de ahí a salvo. Y eso hace que hoy sea un día en el que valga la pena sonreír.”

Hablando sobre una llamada de atención.

Algunas personas podrían decir que lo habían perdido todo, y sin embargo, esta familia lo entendió mejor, entendieron que salvaron todo.

Porque realmente no hay nada como las lágrimas de alegría y respiraciones profundas después de una larga y fuerte risa con las personas que amas, nada en el mundo como el dolor en el estómago por las razones correctas y un corazón agradecido que lo respalde. Esa es una situación en la que sin dudas se encuentra la verdadera felicidad.

Y hay otras muchas fuentes de la verdadera felicidad también. Pero como dije, también hay un montón de trampas comunes, metas y deseos que pensamos que nos traerán la felicidad, pero en realidad hacen exactamente lo contrario.

Reconocer estas trampas es clave. De hecho, creo que una de las mejores sensaciones aparece cuando te das cuenta de que puedes ser perfectamente feliz sin las cosas que alguna vez creíste que necesitabas.

Con eso en mente, considera las siguientes diez metas y deseos (trampas) y cómo pueden estar deteniéndote. Cada una de ellas es popular en nuestra cultura, y por lo tanto común en nuestras vidas, pero en lugar de contribuir a nuestra felicidad, nos la roban.

Así que dilo en voz alta conmigo:

“Para ser más feliz, no necesito…”

1. Complacer a todo el mundo

Ten cuidado de no dar tanto de ti mismo a los demás y acabar perdiéndote por completo a ti mismo.

Cuando vas por ahí complaciendo a todo el mundo menos a ti, eres el único que sale lastimado al final. El gran Herbert Bayard Swope lo dijo así: “No sé la clave del éxito, pero se la clave del fracaso, es tratar de complacer a todo el mundo.”

Este es un gran consejo si me lo preguntas. Porque es verdad, nunca vas a satisfacer a todos de todos modos. En algún momento vas a tener una opinión impopular, una que te importe y te haga sentir vivo. Y cuando la des, tienes que mantener tu posición, defender lo tuyo, y hacer que cuente.

2. Que todo sea fácil

Tienes que hacer las cosas difíciles para ser feliz en la vida. Las cosas que nadie más está haciendo. Las cosas que te asusten. Las cosas que otros no pueden hacer por ti. Las cosas que te hagan preguntar cuánto tiempo más vas a poder aguantar y seguir adelante.

Porque esas son las cosas que te definen. Esas son las cosas que marcan la diferencia entre existir y vivir; entre conocer el camino y caminar el camino; entre una vida mediocre y una vida llena de felicidad y éxito.

3. Certezas ni garantías

Algunas personas construyen demasiados muros en sus vidas y no suficientes puentes.

Parece una locura, pero prefieren estar seguros de que son miserables, a arriesgarse a ser felices. No seas uno de ellos. Ábrete. Aprovecha las oportunidades. Corre libre. Para lograr cosas increíbles, debemos no sólo actuar, sino también soñar, no sólo planear, sino también creer.

Sé un soñador, un creyente, y un pensador valiente y alegre. Sé un motivador positivo, un hacedor productivo, y un buscavidas que mantenga su cabeza en las nubes y los pies en el suelo. Deja que el espíritu de la pasión y las posibilidades enciendan un fuego en tu interior para hacer algo que valga la pena hoy y todos los días, y no olvides difundir tu entusiasmo a los que te rodean.

4. Ser mejor que otros

El tamaño de nuestro universo se reduce dramáticamente cuando nos situamos en el centro (cuando pensamos que todos los demás son nuestra competencia) cuando pensamos que tenemos que ser más ricos, más inteligentes y más atractivos que la persona que está sentada al lado nuestro. Tal objetivo sólo mantiene a una persona alienada y corriendo sin descanso en el mismo lugar.

Ahora, por el otro lado, toma a una persona que no desee competir, que no esté tratando de ser más rico, o más inteligente, o más atractivo, que no tenga el menor interés en ser incluso mejor que nadie: Esa persona es libre. En pocas palabras: Compite sólo consigo mismo.

5. Más control sobre todo y todos

A veces ponemos demasiado interés en tratar de controlar todos los pequeños aspectos de nuestras vidas.

Aprende a relajarte y tomar el camino por el que la vida te manda de vez en cuando. Increíbles cambios sucederán en tu vida cuando decidas tomar el control sobre lo que sí tienes control en lugar de desesperarte por que no controlas.

Liberarte de tratar de controlar las cosas insignificantes e incontrolables te permite experimentar la bondad que te rodea. De hecho, las alegrías más grandes son a menudo sorpresas inesperadas que llegan cuando eres flexible y estás abierto a los giros y vueltas de la vida.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB