Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 cosas más que te importarán mucho menos en 20 años

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 13 de agosto, 2017

importaran menos

11. Culpar a otros

¿Alguna vez conociste a alguna persona feliz que regularmente evada la responsabilidad, la culpa y señale con el dedo y ponga excusas por su insatisfactoria vida? Yo tampoco.

Las personas felices aceptan la responsabilidad de cómo se desarrollan sus vidas. Ellos creen que su felicidad es subproducto de sus pensamientos, creencias, actitudes, carácter y comportamientos. Y aunque se necesita tiempo para comprender esto plenamente, es una lección que vale la pena aprender.

12. Ganar la aprobación de todos los demás

Es la fuerza de tu convicción lo que determina tu nivel de éxito personal en el largo plazo, no el número de personas que están de acuerdo contigo en cada pequeña cosa que haces. En última instancia, sabrás que has tomado las decisiones correctas y has seguido el camino correcto cuando haya paz genuina en tu corazón.

13. La idea de salvar a ciertas personas (excesivamente dramáticas) de sí mismas

Honestamente, no puedes salvar a algunas personas de sí mismas, así que no te hundas en su drama.

Aquellos que hacen el caos perpetuo de sus vidas no apreciarán que interfieras con la conmoción que han creado. Ellos quieren la simpatía de “pobre bebé”, pero no quieren cambiar. No quieren que sus vidas sean arregladas por ti. No quieren que sus problemas sean resueltos, que sus adicciones emocionales y distracciones sean quitadas, ni sus historias resueltas, ni sus líos limpiados. ¿Porque qué les quedaría? Ellos no lo saben y no están listos para saberlo todavía. Y no es tu trabajo decírselos.

14. Las cosas egoístas y despectivas que otros digan y hagan

Si tomas todo personalmente, inevitablemente te sentirás ofendido por el resto de tu vida. Y eso no vale la pena!

En algún momento se hace muy claro que la manera en que la gente te trata es su problema, y cómo reaccionas es el tuyo. Comienza a aprovechar al máximo la increíble libertad que ganas cuando te separas de las payasadas de las otras personas.

15. Ganar discusiones

No vale la pena pelear por ello por mucho tiempo. Y si puedes evitarlo, no pelees en absoluto. Realmente no importa tanto. No definas tu inteligencia o autoestima por el número de peleas que has ganado, sino por el número de veces que te has dicho en silencio: “¡Esto no vale la pena!”

16. Juzgar a los demás por sus defectos

Todos tenemos días en los que no somos los mejores. Y cuanto más crecemos, más nos damos cuenta de lo importante que es dar a los demás el respiro que esperamos que el mundo nos dé en nuestros malos días. En verdad, nunca sabes lo que alguien ha pasado en su vida, o por lo que están pasando hoy. Se amable, generoso y respetuoso… y entonces quédate en tu camino.

17. La obsesión de la sociedad por la belleza exterior

A medida que envejeces, el cómo te ves en el exterior se convierte cada vez menos en un problema, y que quien eres en el interior se convierte en el principal punto de interés. Eventualmente, te das cuenta de que la belleza no tiene casi nada que ver con la apariencia; es quien eres como persona, cómo haces que los demás se sientan consigo mismas, y lo más importante, cómo te sientes contigo mismo.

18. Las posesiones físicas lujosas y costosas

Más adelante en tu vida, tu lista de deseos personales para posesiones físicas “lujosas” tiende a ser cada vez más y más pequeña, porque las cosas que realmente quieres y necesitas son las pequeñas cosas que no se pueden comprar.

19. Todas las relaciones superficiales que sólo te hacen sentir más popular

Es bueno tener amigos. Sé amable. No te dejes llevar. Aparta mucho tiempo para aquellos que más importan. Tu tiempo es extremadamente limitado, y tarde o temprano sólo querrás estar cerca de las pocas personas que te hacen sonreír por las razones correctas.

20. Las distantes futuras posibilidades

A medida que pasa el tiempo, naturalmente tendrás más detrás tuyo y menos delante de ti. El futuro distante, entonces, poco a poco tendrá menos valor para ti. Pero eso realmente no importa, porque la buena vida siempre empieza ahora mismo, cuando dejas de esperar una mejor.

Algunas personas esperan todo el día para las 5pm, toda la semana para el viernes, todo el año para las fiestas, toda su vida para la felicidad. No seas uno de ellos. No esperes hasta que tu vida esté casi terminada para darte cuenta de lo buena que ha sido. El secreto de la felicidad y la paz es dejar que este momento sea lo que es, en lugar de lo que como crees que debería ser, y entonces hacer lo mejor con él.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB