Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

respetoCuando estás en una posición de liderazgo, es indispensable contar con el respeto de las personas que trabajan en tu equipo.

Sin embargo, éste no se da de manera gratuita, hay que ganárselo a pulso. Además, puede que tu equipo admire tu inteligencia, tus hábitos laborales y hasta tu capacidad para lograr acuerdos, pero el verdadero respeto es mucho más que eso.

Si puedes ganarte su admiración como persona, entonces habrás ganado. Aquí hay algunos tips para lograrlo.

1. Sé amable

Debes tratar de ser educado con todas las personas que encuentres en tu día, desde tu pareja e hijos, pasando por tus colegas hasta llegar a la cajera de la tienda de conveniencia.

Ya sé, es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente cuando tienes un mal día. Pero recuerda que si tú quieres que te traten con respeto, los demás también. Dale a otras la misma cordialidad que te gustaría recibir. Asegúrate de que tus acciones siempre sean educadas. Abre la puerta para la persona que venga detrás de ti, deja pasar al adulto mayor en la fila del supermercado, sonríe siempre y da las gracias en cada ocasión.

2. Actúa respetuosamente

Suena obvio, pero para muchas personas no lo es. Elimina las conductas groseras como hacer gestos con los ojos a la espalda de otros, poner más atención a tu celular cuando hablas con alguien, etcétera. Estas acciones no solo son irrespetuosas en el momento, evitan que la gente se vuelva a acercar a ti. Mejor genera una zona de escucha cordial alrededor tuyo. Todos merecemos ser escuchados, aun cuando no estemos de acuerdo en todos los temas.

Considera cómo te gusta que te traten cuando tienes algo que decir.

3. ESCUCHA bien

Escuchar no es lo mismo que oír. Escuchar es un proceso activo que requiere “poner en pausa” nuestras propias opiniones para poder entender lo que la otra persona quiere expresar.

Muchas veces lo que tu interlocutor te dice “disparará” pensamientos en tu cabeza que te harán querer compartir tu experiencia. En lugar de contar tu historia, haz preguntas que lleven a la otra persona a decirte más. Cuando desarrollas buenas habilidades de escucha, haces que los demás se sientan importantes y validados.

4. Sé útil

Las personas se ganan el respeto de otras cuando las ayudan o escuchan en momentos de necesidad. Busca oportunidades para apoyar a otros sin la necesidad de que te lo pidan primero. Descubre cuántas veces puedes ser útil en un día.

5. No hagas excusas

Tus acciones están basadas en tus elecciones, y a menos que se dé una circunstancia extraordinaria, no hay excusa que valga. Sé dueño de tus acciones.

Si llegaste tarde, probablemente fue porque no manejaste tu tiempo correctamente. Si no acabaste un trabajo, tal vez fue porque no te concentraste lo necesario. Acepta tus errores y en lugar de torturarte con ellos, busca oportunidades para demostrar que aprendiste de ellos.

6. Deja ir la rabia

Aferrarte a un resentimiento solo te lastima a ti. Permítete enojarte momentáneamente y luego avanza para rectificar la situación o dejarla atrás. No ayuda “clavarte” en un problema; el estrés puede generarte ansiedad y hasta problemas de salud.

Nadie es perfecto y todos nos equivocamos de vez en cuando. Dale a los demás, pero en especial a ti mismo, el tiempo necesario para recuperarse de un mal momento y reenfocar la energía. Perdona Y olvida.

7. Mantente abierto al cambio

Ser necio sin sentido no te llevará a ningún lado. Date cuenta que todo proceso de evolución incluye un cambio. Haz un esfuerzo para crecer como persona, de aprender nuevas habilidades y modificar algunas de tus respuestas automáticas. Y por supuesto, no olvides reconocer cuando hayas hecho un progreso.

Henry Ford¿La crisis te está destruyendo, y usted piensa que no va a superar la inestabilidad del mercado financiero?

Entonces descubre la historia de 5 personas que le dieron la vuelta y superaron el fracaso inicial de sus negocios con mucha dedicación y amor a lo que hacían.

No siempre una idea innovadora es sinónimo de éxito, por lo que es preciso persistir hasta conseguir destacar en lo que hace. Incluso los más grandes empresarios de todos los tiempos se enfrentan a crisis – y sólo el genio es capaz de hacer que ella tenga el menor impacto posible a su bolsillo y a su cuenta bancaria. Pero si usted se declara en quiebra, no pienses que todo está perdido! Intente otra vez!

1. Abraham Lincoln

Uno de los más famosos presidentes de la historia de los Estados Unidos en la actualidad dibujo de las monedas de 1 centavo, pero llegó a quedarse sin un centavo en el bolsillo.

Cuando era joven, Lincoln tuvo una tienda en New Salem, Illinois, en 1832. Sólo que, a pesar de saber administrar una nación, él no se dio muy bien en los propios negocios: después de que su socio muerto, ha acumulado una enorme deuda y perdió todo lo que tenía – un caballo y algunos equipos – en un proceso judicial. Él acaba de terminar de pagar todo en 1840, dos décadas antes de convertirse en presidente.

2. Henry Ford

Henry Ford se convirtió en uno de los grandes nombres del transporte mundial, cuando se abarató los costes de fabricación de los coches a la hora de implementar el proceso de creación en serie del automóvil. Sólo que no siempre la vida fue tranquila: antes de crear la Ford, el fundador de la Detroit Automobile Company, que fracasó después de dos años de funcionamiento y a sólo 20 coches fabricados. Afortunadamente, logró establecerse en un tiempo récord y fundó la fábrica de los sueños en 1903.

3. Milton Hershey

¿Sabes esa barra de chocolate que usted tanto ama? Fue creada por un hombre que siempre supo que trabajaría con los dulces, pero se enfrentó a la quiebra aún joven.

Milton Hershey, fue aprendiz en una tienda de dulces hasta fundar la suya propia, en Filadelfia, en 1876. El negocio no funcionó y se quebró seis años después. Después de eso, volvió a su ciudad natal, Lancaster, y fue pionero en el uso de leche fresca para producir caramelo. Con el éxito de la empresa, se vendió por US$ 1 millón para poder dedicarse a lo que más le gustaba: Chocolate con leche. Funcionó!

4. Walt Disney

Uno de los mayores empresarios del entretenimiento de todos los tiempos, también pasó por períodos de turbulencias en la vida. La carrera de Walt Disney en el cine comenzó en 1922, con una sociedad en una empresa en Kansas. Con una cámara usada, creado vídeos publicitarios y cortometrajes, hasta ser engañado por un distribuidor y se enfrentó a la quiebra. En 1928, Disney dio un vuelco al crear el Mickey Mouse y revolucionar las animaciones del séptimo arte.

5. H. J. Heinz

A los 25 años, Heinz fundó una empresa, junto con dos socios, para crear un condimento. Esta fue la primera de las 57 variedades creadas por él, pero no tuvo mucho éxito, tanto que llevó a la empresa a decretar la quiebra. Un año después, Heinz intentó de nuevo trabajar con condimentos y se unió a su hermano y a un primo para montar una nueva empresa, teniendo la salsa de tomate como buque insignia. Esta vez, funcionó, y se puede invertir en diferentes sabores.

Reibox BlogTus esperanzas eran altas, y ahora se han desvanecido. Recibiste un duro, “Gracias, pero no gracias” en una oportunidad que te entusiasmaba mucho.

No hay forma de darlo vuelta; el rechazo es duro para todos nosotros. Y, aunque no hay nadie ahí aclamando que lo disfruta, hay algunas personas que parecen lidiar mejor con ello que otros.

Toma a algunas de las personas más exitosas del mundo, por ejemplo. No sólo lidian con el rechazo con aplomo y profesionalismo, sino que también lo utilizan para su ventaja.

Ellos extraen las lecciones de la experiencia que pueden usar para mejorar.

¿Quieres saber cómo puedes hacer eso mismo? Comienza a hacer estas cinco cosas que todas las personas exitosas hacen después de enfrentar el rechazo.

1. Reconocen su papel

El rechazo puede ser brutal, y a menudo es suficiente para inspirarnos a comenzar a jugar el juego de la culpa. Es su culpa no haber visto el valor que ofrecía o que hayan decidido ir en otra dirección.

Cuando somos heridos, es la naturaleza humana hacernos las víctimas de la situación. Sin embargo, las personas exitosas comprenden la importancia de reconocer el papel que jugaron en su propio rechazo.

¿Estaban tan preparados como deberían haberlo estado? ¿Se conformaron con la mediocridad cuando debieron haberlo dado todo? Tienes que aceptar la responsabilidad por cualquier cosa que hiciste que pudiera haber contribuido a que te pasaran por alto, o simplemente no aprenderás de la situación.

2. Reflexionan

Similar al punto anterior, las personas exitosas no saltan inmediatamente a la acción después de ser rechazadas. En lugar de eso, presionan pausa y se toman un poco de tiempo para mirar la experiencia.

¿Están cegados por este rechazo, o no se sienten muy bien acerca de sus posibilidades de comenzar con él? Si pudieran rebobinar el tiempo, ¿qué cosas claves harían de manera diferente?

Antes de poder usar el rechazo para ayudarte a mejorar, primero debes identificar exactamente dónde podrías realizar algunos cambios.

3. Hacen preguntas

Cuando eres rechazado en algo, tu primera inclinación podría ser enterrar la cabeza en la arena y alejarte lo más posible de esa humillante situación.

Sin embargo, las personas exitosas resisten la tentación de correr y esconderse. Ellos saben que es mejor usar esto como una oportunidad para reunir más información que les ayudará a ser mejores en el futuro.

Traga tu orgullo y pregunta directamente qué hiciste bien y qué podrías hacer mejor la próxima vez. Ésa es toda información valiosa (directamente de una fuente respetable) que puedes utilizar para mejorar más adelante.

4. Mejoran

Muchos de nosotros caemos en la trampa de recolectar feedbacks, pero nunca hacemos nada con él. Pero no las personas exitosas. Ellos van un kilómetro más e implementan las sugerencias que reciben.

Sabes que no puedes seguir haciendo las mismas cosas y cometer los mismos errores, y esperar resultados diferentes. Por lo tanto, recuerda hacer un plan de acción que puedas utilizar para poder usar esos consejos para mejorar. Serás mejor por ellos.

5. Siguen adelante

El rechazo puede contusionar incluso al más saludable de los egos. Pero no te hará ningún bien obsesionarte con él; las cual es la razón por la que las personas exitosas saben que es mejor respirar profundamente, dejarlo ir, y seguir adelante.

Sí, tendrás que tomarte un poco de tiempo para reflexionar sobre la experiencia y sacar las lecciones necesarias y su valor. Sin embargo, una vez que hayas hecho eso, no continúes viviendo o manteniendo un rencor. En última instancia, eso sólo te retendrá.

No se puede negar que el rechazo puede ser una experiencia dolorosa, pero también puede ser muy educativa; siempre y cuando estés dispuesto a sacar el máximo provecho de ella. Toma estas cinco estrategias, y utiliza el rechazo para tu ventaja.

preparacionDesde esta bitácora siempre defendemos que no existen los límites, sólo las limitaciones (mentales) y que dentro de cada persona existe el potencial para lograr aquello que desee.

Pero al mismo tiempo también hemos defendido muchas veces que todo es posible pero que nada es gratuito, y que para lograr aquello que uno añora se desea un compromiso incondicional con nuestras metas, y compromiso es estar dispuesto a hacer lo que haga falta durante el tiempo que haga falta.

Hace unos días me hacían llegar una entrevista con Adrián Mateos, considerado ‘el niño prodigio del póker español’. Allí se decía: «Adrián Mateos tiene ahora 20 años, y en breve participará en las WSOP, y si ganara el brazalete en Las Vegas, sería el vencedor más joven de la historia. En mayo ganó la gran final del EPT de Montecarlo. Un año antes se impuso en las Series Mundiales Europeas (WSOPE). Cada uno de estos torneos le supuso un millón de euros, lo que hacen un total de tres millones»

Hablo de él y le traigo aquí porque en un momento de la entrevista, le pregunta el periodista:

— Todo esto no sale de jugar unas pocas horas a la semana. ¿Cómo es tu día a día?

Y contesta:

— Dedico una media de 10 horas al día, entre estudio y trabajo. Es duro, porque yo juego torneos, que es una modalidad que no tiene descanso apenas. Paro cinco minutos cada hora y apenas me da tiempo a comer. Es algo duro, pero me gusta y lo llevo bien.

Más adelante continúa su relato:

— La parte de estudiar en póker es muy importante. Juega muchísima gente y solo la élite gana dinero. Ese pequeño porcentaje de gente que gana tiene que trabajar y prepararse más que el resto. No hay otro secreto.

La conclusión es clara: si quieres tener éxito, tienes que prepararte; y si quieres tener más éxito, tienes que prepararte más que el resto. Es así de sencillo, que no fácil. No hay más misterio.

Semanas atrás, David Sanchis (@sanchishidalgo), broker patrimonial y socio de DRD Global Consulting, me regalaba su libro El solucionador (Punto Rojo, 2016) donde invita a poner siempre la responsabilidad sobre nosotros mismos y en el que dice:

El éxito ama la preparación

Más adelante, escribe: «Para la consecución del éxito son necesarias tres cosas: no rendirse ni abandonar nunca, trabajo duro —mucho más del que la gente se cree— y tener claro el precio que se quiere pagar para conseguirlo».

Si no estás preparado, las oportunidades no aparecerán en tu vida. Ya sabes las palabras que recogemos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 9ª edición):

No basta estar en el ‘lugar’ adecuado en el ‘momento’ adecuado, hay que ser también la ‘persona’ adecuada

Esa es la magia del desarrollo personal: cuanto más estudias, cuanto más te formas, cuanta más experiencia tienes, cuanto más cultivas tu red de contactos… mejor te va. El desarrollo personal no es otra cosa que incrementar tus posibilidades de tener éxito, porque desarrollo personal no es otra cosa que estar preparado.

Todo es una cuestión de estudio y práctica acompañado de feedback para ir ajustando el tiro con mayor precisión sin perder jamás el foco jamás y con una determinación —ganar o morir— inquebrantable.

Tú decides si estás dispuesto o no pagar el precio. En tus manos está, pero si no logras o que quieres lograr, no le eches la culpa al gobierno, a los mercados financieros o a tus padres. Como se dice en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición): «El único antídoto contra todos los males es la autorresponsabilidad. Todo empieza por ahí. Hazte cargo de ti mismo. No busques excusas porque las encontrarás. O gobiernas tu vida o te la gobiernan otros».

dígale noAntes de que haga caso a cualquier consejo o sugerencia ya sea de nosotros o de cualquier otra persona, lo primero que tiene que hacer es realizarse esta sencilla, pero compleja pregunta: ¿qué es el éxito para usted?

Si tiene muy clara la respuesta, entonces podrá pensar qué es lo que tiene que hacer para conseguirlo.

Lo más usual es que las personas consideren que el éxito está ligado al bienestar, el cual está traducido en la satisfacción por obtener o disfrutar de varias cosas y que por supuesto solo existe una forma de conseguir dicho goce y esta es a través del dinero. Por eso, buscamos ser mejor remunerados en nuestros trabajos, ser recompensados a cambio de un buen negocio si somos independientes y finalmente estudiamos “para ser alguien en la vida”, tener carro, casa, pagar deudas, sostener responsabilidades, tener poder y mucho dinero a la vez.

Puede que estos dos párrafos sean muy materialistas y que muchos de nuestros lectores no busquen cosas como estas para su futuro, sino que más bien tengan una concepción de vida muy distinta, en la que disfruten del hacer, sin preocuparse de lo que venga para su futuro. La verdad es que sea cual sea la posición, el trabajo es importante para hacer lo que se tenga en mente, por eso es importante que tenga en cuenta, primero cuál es su personalidad y segundo las claves que Finanzas Personales le va a dar de acuerdo con la página web Inc. para que logre sus objetivos.

¿Quién es usted, a qué lado pertenece?

De acuerdo a estudios hechos por Performia, empresa seleccionadora de personal, en más de 26 años en 28 países, se pueden clasificar a los trabajadores de una sociedad de acuerdo a su rendimiento en:

Productivos

Corresponden al 20% de la población, se caracterizan por no necesitar de instrucciones para responder con resultados, usan el sentido común para actuar y son bastante autónomos, ya sean empleados o empresarios tienen la capacidad de resolver problemas, además, piensan más en dar que en recibir.

Hacedores

Corresponden al 60%. Son personas con voluntad de colaborar, pero con bajo rendimiento, necesitan constantemente de un supervisor para que hagan las cosas, por lo que sus ingresos son proporcionales a sus esfuerzos y se enfocan más en recibir que en dar. De acuerdo con Performia, son personas que en muchos casos pasan la vida entera en un puesto de trabajo promedio sin mucha evolución.

Los negativos

Corresponde a un 20%, aquí están quienes son una fuente de problema porque su rendimiento además de ser bajo es negativo. Consideran que la vida para ellos es muy dura, culpan a los demás de sus propios problemas, no reconocen ser la causa de nada y no toman acciones para mejorar.

Ahora, Jairo Pinilla, director de Performia, agrega que ser pobre o rico depende de la actitud, el trabajo y las capacidades de cada persona, que lo importante es que usted “sea quien quiere ser, que tome decisiones importantes en su vida y las mantenga para que tenga resultados concretos, si no cambia nada todo será igual. Tener o no tener, no solo se trata de riqueza monetaria, también aplica para el ámbito personal”.

Ahora, teniendo en cuenta esto, lo mejor será que analice sus comportamientos diarios y los compare con lo que aquí le vamos a enunciar, a ver si está cayendo en algún error. De acuerdo con Inc, estas son las cosas que nunca debería hacer, si de verdad quiere éxito en su vida:

1. El pasado es pasado

Lo peor que usted puede hacer es enfrascarse en hechos tormentosos del ayer. No piense en lo que pudo haber sido y no fue porque está afectando su futuro, trabaje mejor en el hoy si quiere resultados.

2. Tener miedo

Sobre todo a los riesgos, porque solo lo conducirán a los arrepentimientos. Confié en su instinto por lo menos una vez en su vida. No se quede divagando entre dudas, de un salto gigante que le genere cambios, pues puede que todo le termine saliendo mejor de lo esperado.

3. Buscar la perfección

El éxito no viene sin golpes o caídas. Es más, las grandes victorias vienen muchas veces después de grandes pérdidas. Lo mejor es que aprenda de los errores para que fortalezca y mejore su trabajo. La obsesión con la perfección es dañina, además de que es inexistente, no es real.

4. Tener excusas

Así le toque una y otra y otra vez, pero es mejor que lo intente a que por el miedo desista y empieza a echar culpas a cualquier cosa o persona. No sea perezoso por el miedo a fracasar. Usted no solo le está mintiendo a los demás sino que también a sí mismo.

5. Guardar rencor

El odio no lo va a dejar surgir, más cuando usted se preocupa por lo que los demás hagan o dejan de hacer. Cuando usted mantiene vivo el rencor hacia alguien, lo único que está haciendo es quedarse en un pasado que nunca podrá cambiar. Así que más bien preocúpese por sus metas y sea agradecido con lo que tiene y con los que le han ayudado.

6. Confíe en la suerte

No sea de esas personas que esperan que todo les llegue a la puerta de la casa. Más bien trabaje duro, sin pensar en el día que le llegará la suerte, así de seguro, más bien le llegue de sorpresa. Búsquela con esfuerzo porque de lo contrario lo más probable es que nunca le llegará.

7. Pierda tiempo

Elija con cuidado las maneras en cómo va a invertir su tiempo, recuerde que es oro y que solo se vive una vez y en su momento. Así que no lo malgaste en cosas de poco valor, finalmente es algo que no se puede reponer jamás.

8. Acepte las limitaciones

Todo es práctica, para lograr lo que uno se promete, se requiere de persistencia, entrega, así podrá hacer frente a los problemas cuando se le presenten. Piense en personajes reconocidos, por ejemplo, Michael Jordan no hizo un triple en su primer lanzamiento o Tiger Woods, no le atinó a un hoyo en uno en su primer intento.

Reibox BlogTodo el mundo comete errores; pero como dice el adagio, a menudo, es lo que aprendes de ellos lo que cuenta.

Business Insider recientemente se sentó con Sandra Horbach, la cabeza de compras en US de la firma de capital privado de 158.000 millones de dólares, Carlyle Group.

Horbach es una de las mujeres más veteranas de la industria, y ha sido descrita como una pionera. Comenzó en la incipiente industria en la década de 1980, apenas salía de la escuela de negocios.

La industria de Horbach suele implicar la compra de empresas, a menudo con dinero prestado, y cambiar las empresas para aumentar su valor hasta un futuro punto de venta.

Horbach y yo tuvimos una amplia conversación en la que describió su mayor error de inversión, y lo que aprendió.

La inversión en cuestión fue una decisión en 2006 de comprar Oriental Trading por mil millones.

De la entrevista (énfasis añadido):

Horbach: Invertimos en una empresa llamada Oriental Trading, que era un negocio muy exitoso que había crecido por 30 años consecutivos. Era un catálogo y vendedor directo de suministros para fiestas, productos de celebración, y servicio para escuelas, profesores, y familias. Estábamos muy entusiasmados con la inversión, y nos asociamos con un antiguo dueño de la compañía para continuar creciendo y construyendo el negocio.

La inversión estuvo funcionando muy bien durante el primer par de años. La empresa se desempeñó muy bien, pero a los dos años de la inversión llegó la gran recesión, y, simultáneamente, la oficina de correos de los Estados Unidos aumentó las tarifas postales de los catálogos en un 20%. Por lo que tuvimos un aumento masivo en los costos del negocio en un momento en el que estábamos entrando en un entorno económico muy negativo.

Debido a eso no logramos devolverles el capital a nuestros inversionistas. Pasamos por una reestructuración. Hoy Warren Buffett es el propietario de la empresa. Sigue siendo un buen negocio, pero no podía soportar la carga de deuda que habíamos puesto en el momento de la adquisición, dado que ambos eventos estaban ocurriendo simultáneamente.

Levy: Esos dos factores parecen un poco impredecibles. Uno la crisis, dos la oficina de correos.

Horbach: Tienes razón. Eran increíblemente impredecibles. Pero ésa es la lección de la inversión. No puedes asumir que una empresa, sólo porque haya sido muy exitosa durante 30 años, y que todavía lo es no pueda estar sujeta a tremendas perturbaciones en el sistema. En esos casos, intenta mantener la flexibilidad para resistir estas tormentas. Pero en algunos casos, en nuestro negocio, eso no es posible. Pero te humilla.

clienteNo nos engañemos: sin duda, el futuro de los negocios está basado en las personas y los clientes.

Debido al aumento en el acceso a la información por parte de los consumidores, el crecimiento de las redes sociales (en el mundo, ya hay más de dos mil millones de usuarios activos en redes1) y el hecho de que, hoy en día, los segmentos con ciertos intereses en común surgen mucho más rápido que en otras épocas, lo cierto es que el perfil psicológico del “público objetivo” ha cambiado considerablemente en los últimos años. Eso sucede a nivel global, en América Latina y, por supuesto en México.

De acuerdo con los principios del psicoanálisis, la gente actúa por impulsos, una fusión de energía natural que activa el comportamiento de cada uno de nosotros. Y no tiene nada que ver con el instinto. Se trata de los elementos psicológicos más esenciales de cada persona, y constituyen el origen de su comportamiento. Es allí en donde las empresas, incluso las pymes, pueden captar los matices de estas características psicológicas para extraer el llamado “perfil del consumidor”.

El perfil del consumidor es lo que permite a un negocio comprender las necesidades más profundas del público al que apunta y, en particular, hallar la forma de crear un plan de acción para conectar su producto o propuesta de valor de manera más eficaz. En la actualidad, los especialistas de marketing, más que gestionar mercados, están familiarizados con la importancia de identificar, mapear, interpretar, monitorear y adelantarse a los nuevos códigos culturales y de comportamiento que rigen nuestra vida.

Estas nuevas formas de comprender cómo piensa, siente, actúa y se organiza el público, en un contexto cada vez más dinámico y plural, han generado múltiples desafíos. Al fin y al cabo, ¿cómo se puede seguir y entender la complejidad del pensamiento humano para concretar una venta?

 Si deseas lograrlo, debes atenerte a cuatro principios básicos:

• En primer lugar, recaba toda la información posible sobre lo que la gente está pensando y haciendo. Es aquí en donde se necesita invertir en Big Data, en servicios que ofrezcan mapas de las redes sociales para obtener información relevante sobre el comportamiento que sea útil para tu negocio. Esto no es simplemente un gran cúmulo de números, así sean importantes. El perfil del consumidor es el resultado al que se llega después de analizar las estadísticas disponibles.

• Con estos datos, trata de comprender por qué tus clientes (o el público objetivo de tu producto/servicio) piensan y actúan de la manera en que lo hacen. Imagine qué es lo que inspira a estos clientes, cuáles son sus aspiraciones (personales, sociales y profesionales) y qué aspectos de la vida cotidiana pueden defender o criticar.

• Luego, el tercer punto es identificar los impulsos de este público y seleccionar el que represente el mayor potencial para tu marca, ya sea por su cercanía al ADN de tu empresa o proyecto, o porque la competencia no lo está trabajando bien, entre otros factores.

• Por último, desarrolla con tu equipo demarketingel perfil del consumidor (o, lo que sería aún mejor, los perfiles de los consumidores) de tu negocio. Describe sus impulsos y motivaciones de la manera más real y emocional de tu público objetivo.

Decirlo así parece fácil, pero no te engañes. Un perfil mal identificado por una empresa no sólo limita tu mercado, también derriba las posibilidades de captar más clientes.

El motor detrás de un perfil del consumidor auténtico se basa en hacer que tu producto/servicio sea una respuesta a las necesidades de tu consumidor, algo tan importante y cercano a sus propias convicciones, de manera que le resulte natural, por ejemplo, publicar un comentario positivo en una red social, o convertirse en un promotor de las acciones de la marca.

Éste es el tipo de marketing que representa el tesoro al final del arco iris.

toleras14. La resistencia interna a lo que es

En este momento, ríndete a lo que es, y ámalo. Reentiende que lo que está destinado a ser ya está ocurriendo, incluso si se siente difícil o incómodo. Experimenta un milagro por simplemente cambiar tu perspectiva. Y sabe que como todas las cosas, esto también pasará.

15. Dejar que las situaciones que no funcionaron te definan

A veces las transiciones en la vida son la oportunidad perfecta para dejar ir una situación para abrazar algo mejor que viene en camino. Por favor, no dejes nunca que las circunstancias incontrolables de la vida te definan o te den una excusa para ser desagradable. La vida está diseñada para probar tu compromiso con quien dices que eres. Mantente firme. Defínete a ti mismo. Sigue adelante. Sigue creciendo.

16. El condicionamiento social

Saber quién eres es una cosa, pero creer y vivir realmente como tú mismo es otra.

Con todo el condicionamiento social en nuestra sociedad a veces nos olvidamos permanecer fieles a nosotros mismos. No te pierdas por ahí. No puedes atraer a las personas adecuadas a tu vida cuando estás fingiendo ser otra persona. Así que sé tú mismo, y si no puedes encontrar un grupo cuyos valores y conciencia coincida con los tuyos, se la fuente de uno. Otros con los mismos valores y conciencia serán atraídos hacia ti.

17. Enfocarte demasiado en las personas equivocadas

Las cosas equivocadas suceden cuando confías y te preocupas por las personas equivocadas. Abraza este hecho.

No dejes que las personas que hacen muy poco por ti, controlen muchos de tus sentimientos y emociones. No hagas demasiado tiempo para las personas que rara vez hacen tiempo para ti, o que sólo hacen tiempo para ti cuando les conviene a ellos. Conoce tu valor. Conoce la diferencia entre lo que estás recibiendo de la gente y lo que te mereces, y mantén tu terreno. Es mejor dejar que se alejen de ti, y no que te pasen por encima.

18. La deshonestidad

En la vida y los negocios, nuestra reputación es siempre más importante que nuestro próximo salario, y nuestra integridad vale más que nuestra próxima emoción. El castigo de un tramposo es vivir una vida de desconfianza e incertidumbre. Ellos viven con constante temor de que las personas a las que engañaron los engañen a ellos.

19. Las disculpas insinceras

No puedes sólo decirlo, tienes que demostrarlo; realmente tienes que hacer el cambio. No des disculpas insinceras, y no aguantes a los que las dan.

20. El enojo excesivo

El que te enoja, te controla. Entiende esto. A veces pensamos que odiar es un arma que ataca a las personas que no nos gustan, pero el odio es una hoja curvada, y el daño que hacemos, nos lo hacemos a nosotros mismos.

21. Los argumentos con personas antagónicas

Cuando discutimos con personas negativas y con vibraciones bajas, somos tirados para abajo. No desperdicies palabras con personas que merecen tu silencio. A veces la cosa más poderosa que puedes decir es nada en absoluto. Aprender a ignorar a ciertas personas es uno de los grandes caminos hacia la paz interior.

22. Los rencores y resentimientos

Perdona a los demás, no porque merezcan el perdón, sino porque tú mereces la paz. Libérate de la carga de ser una eterna víctima, y sigue adelante con o sin ellos.

23. Los hábitos viejos e ineficientes

Sólo porque siempre lo hayas hecho, no significa que tengas que continuar. Sólo porque nunca lo hayas hecho, no significa que no puedas empezar ahora.

24. Las quejas vacías

Estar molesto nunca ayuda. Dejarlo ir sí. Hacer algo al respecto sí. Pero quedarte sentado hoy quejándote por lo de ayer, no hará que tu mañana sea más brillante.

25. Las excusas persistentes

Es mejor no ofrecer ninguna excusa que dar una mala una y otra vez. Así que olvídate de lo que no puedes hacer. Enfócate en lo que vas a hacer. Haz el compromiso de avanzar no importa qué, y honra este compromiso todos los días.

26. Una rutina estancada

Recuerda, la moneda más importante en la vida es la experiencia.

El dinero va y viene, pero tus experiencias permanecen contigo hasta tu último aliento. Así que no tengas miedo de mezclar las cosas y desafíate a ti mismo con nuevas experiencias de vida. A veces una ruptura en tu rutina es lo que necesitas.

27. Demasiado exceso innecesario

Cuando las cosas no sumen en tu vida, empieza a restar.

La vida se vuelve más fácil cuando eliminas las cosas y las personas que la hacen difícil. Deshazte de algunas de las complejidades de la vida para poder pasar más tiempo con las personas que amas y hacer más de las cosas que amas. Esto significa deshacerte del desorden mental y físico, y eliminar todo menos lo esencial, para así quedarte con sólo lo que te da valor.

Y recuerda, la vida es cambio, pero el crecimiento es opcional. Así que elige sabiamente, a partir de ahora. Deja de tolerar lo que no debes tolerarse. Deja que hoy sea el primer día del resto de tu nueva vida.

Vivir Mejor¿Quieres adoptar algunos buenos hábitos?

La mejor forma de hacerlo es comenzar pequeño.

En el hilo de Quora “¿Cuáles son algunos de los buenos ‘mini hábitos’ que practicas todos los días?” los lectores compartieron los hábitos simples que debes seguir todos los días para convertirte en una persona más feliz, saludable o más productiva.

La mejor parte es que cada uno toma sólo unos minutos para completar.

Estos son algunos de los mejores:

1. Cepillarte los dientes y usar hilo dental

Pankesh Bamotra dice que cepillarse los dientes y usar hilo dental no sólo previene la gingivitis y caries dental, sino que también puede salvar tu vida.

La Asociación Dental Americana recomienda cepillarse dos veces al día durante dos minutos y usar hilo dental al menos una vez al día. Si no lo haces, podrías estar poniéndote en mayor riesgo de desarrollar demencia, diabetes, enfermedad renal y cáncer, entre otras cosas.

2. Sonríete en el espejo

Justo después de cepillarte los dientes, mírate en el espejo y sonríe, y mantén la sonrisa durante 10 segundos, sugiere Nistha Tripathi.

El Dr. Robert Zajonc, un psicólogo famoso, creía que la acción facial conduce a cambios en el estado de ánimo, y en un estudio de 1989 encontró que los participantes que se veían sonriendo en un espejo experimentaban mejor sentido de humor que aquellos que simplemente sonreían.

3. Anota la tarea más importante del día

También conocido como “tragarse el sapo”, decide qué tarea debes realizar ese día para tener éxito y hazla apenas llegues al trabajo, dice Patrick Mathieson.

4. Haz tu cama

Comenzar tu día terminando algo y haciéndolo bien te proporcionará un pequeño impulso de autoestima desde el principio. Y cuando llegues a casa cansado de un largo día de trabajo, no habrá nada entre tú y una buena noche de sueño, escribe Rizwan Aseem.

5. Medita

La meditación sólo toma unos minutos al día, pero puede traer muchos beneficios como un menor riesgo de enfermedad mental y degeneración cerebral, aumento en la producción de serotonina, menor presión sanguínea y disminución de la ansiedad, explica Joshua Raichur.

Si no tienes idea de cómo meditar, intenta simplemente sentarte en un lugar tranquilo y contar tu respiración. Tu enfoque debe estar en tu respiración y no en tus pensamientos, dice Nistha Tripathi. Reinicia tu conteo en cuanto tu mente te distraiga y te encuentres pensando en otra cosa.

6. Expresa gratitud

“Mis días son mucho más fáciles cuando me recuerdo a mí mismo: ‘Amigo, fácilmente podrías haber nacido en un campamento de refugiados sudaneses. Eres uno de los afortunados,” escribe Patrick Mathieson.

7. Escucha un podcast

Hay un montón de podcasts de cinco minutos por ahí, y si no puedes sentarte y leer un libro, estos podrían ser una gran manera de aprender mientras haces trabajos no cerebrales, dice Saranya Krishnamurthy.

8. Viste ligeramente mejor de lo que la ocasión pide

“Si todos en el trabajo usan ropa casual, usa ropa casual con una chaqueta deportiva”, escribe Rizwan Aseem. Es fácil hacerlo, te destacarás de la manada de manera positiva, y la gente importante se dará cuenta.

9. Ponte incómodo por lo menos una vez al día

“Invoca el coraje para hacer algo que te hace poner ansioso”, escribe Patrick Mathieson, como hablar durante una conferencia de trabajo o decir “hola” a alguien nuevo. Como dijo George Addair, coach de autoayuda, “Todo lo que siempre has querido está en el otro lado del miedo”.

primera impresión¿Sabes cómo causar una buena primera impresión?

Creemos saber lo básico: pelo arreglado, maquillaje perfecto, un buen traje, higiene, sonrisa brillante y un fuerte apretón de manos, ¿no es así? Y no es que esto no influya, pero hay cosas que tienes que hacer, cosas que no son tan obvias para crear la primera impresión. Considera que:

• 33% de los profesionales saben a los 90 segundos de conocer a alguien si le ofrecerá el trabajo o no.

• La mayoría de la gente ‘juzga’ a una persona de ser fiable o no en un décimo de segundo.

• El cerebro promedio determina si la persona es agradable o no antes de siquiera conocer su género.

¿Qué significa esto?

En su best seller Blink: The Power of Thinking Without Thinking Malcolm Gladwell introdujo el concepto thin slicing (rebanada fina) como el proceso en el que la persona decide si sus características, incluyendo atracción e inteligencia hacen agradable a una persona.

Sabiendo esta información puedes hacer de tu primera impresión algo mucho mejor escogiendo y modificando las pequeñas características que crees que la gente ni siquiera percibe.

Aquí algunos tips que te ayudarán a quedar bien desde el primer instante.

1. Respétate a ti mismo

Las señales no verbales representan 55% de la comunicación. Se trata de cómo te manejas tu mismo. Es decir, como te presentas no sólo cómo te vistes o te arreglas el pelo. Se trata del lenguaje corporal y de la confianza en sí mismo. Obviamente verte presentable es importante, pero es la forma en la que actúas la que hace la diferencia.

2. Pon atención a tu status

¿A qué nos referimos con status? Status es cómo eres percibido y todo radica en la manera en la que te mueves y vistes.

El refrán “Dress for Sucess” (vístete para tener éxito) es verdadero, así que si te vistes y actúas como alguien exitoso podrás obtener ese poder. Y ojo, con esto no me refiero a que tengas que comprar el outfit más caro, pero sí digo que tienes que escoger algo que se te vea bien.

3. Inteligencia

El contacto visual es el factor más importante. De acuerdo con un estudio hecho por la doctora Nora A Murphy en Loyala Marymount University, este tipo de contacto está directamente relacionado en cómo la gente percibe tu inteligencia,

Saber cómo hacer contacto directo puede hacer toda la diferencia. Levanta las cejas y abre bien los ojos mientras conversas con alguien.

4. Sé agradable

La actitud es importante. La gente puede leerte rápido si tienes una mala actitud. Sonríele a las personas a la hora de conocerlas y no tenses el cuerpo. Da la mano firmemente, mantén los ojos abiertos para que la gente sepa que estás dando toda tu atención y haz la diferencia.

Robert KiyosakiMi padre pobre decía que no podía invertir porque no tenía dinero. Mi padre rico decía: “Invierte tu tiempo cuando no tengas dinero.”

Desafortunadamente, la mayoría de la gente no tiene tiempo para invertir. ¿Por qué? Porque piensan que trabajar más duro y más horas los hará más ricos. Nada más lejos de la verdad.

Considera estos hechos:

– El tiempo promedio que los trabajadores trabajan al año es de 1.804 horas

– 56% de los ciudadanos informan que hacen sus trabajos desde sus casas

– 20% informan que lo hacen todos los días de la semana.

– El 25% no se tomaron ningún descanso el año pasado

– El 43% tomó menos de una semana de descanso

Esos números representan un aumento de 400% en la productividad desde 1960 – y un montón de trabajadores cansados y con limitaciones de tiempo persiguiendo al poderoso dólar.

Sin embargo, el crecimiento salarial ajustado por la inflación para la clase media ha permanecido estancado o disminuido. Como dice el Instituto de Política Económica, “De 1973 a 2013, la remuneración horaria de un trabajador típico (de producción/no supervisión) aumentó sólo un 9 por ciento, mientras que la productividad aumentó un 74 por ciento”.

Claramente, trabajar más no significa ganar más.

Por qué los pobres se quedan pobres

Si le preguntas a la mayoría de las personas por qué están haciendo todo este trabajo, te dirán que es por dinero.

Con esto, quieren decir un sueldo constante que les proporciona seguridad. El dinero es una de las principales razones por las que la gente toma miles de dólares en préstamos universitarios para obtener un título para un trabajo bien remunerado que no les gusta, pero en el que pasan la mayor parte de sus horas despierto; todo mientras que las cosas que realmente aman en la vida se quedan sentadas a un costado esperando que terminen de trabajar.

El problema con este enfoque es que sólo ganas dinero mientras estés trabajando. La única cosa de valor que tienes para vender es tu tiempo. Por lo tanto, para poder ganar más dinero, tienes que trabajar más horas, lo que es físicamente impositivo.

Debido a que sólo tienes una cantidad finita de tiempo y energía, como empleado, tu potencial de ganancias es finito.

Por qué los ricos se hacen más ricos

Por el contrario, si les preguntas a las personas más ricas por qué trabajan, te dirán que es por activos.

Con esto quieren decir inversiones y empresas que proporcionen flujo de dinero constante cada mes con poco o ningún trabajo. En lugar de gastar sus vidas trabajando por dinero, los ricos trabajan para entender cómo hacer que el dinero trabaje para ellos a través de la educación financiera.

Añadir más activos es muy diferente a trabajar por un salario. Por ejemplo, añadir activos no requiere trabajar más ni más duro. De hecho, cuanto mayor sea tu IQ financiero, menos tendrás que trabajar para adquirir nuevos activos de alta calidad. Estos activos proporcionan ingresos pasivos, incluso mientras estés durmiendo o jugando.

En otras palabras, el dinero trabaja para los ricos.

Planifica hacerte rico

Esto no quiere decir que los ricos no trabajen. Simplemente trabajan de forma diferente.

Cada año, Kim y yo nos sentamos juntos y nos fijamos metas en cuanto a cuántos nuevos activos queremos comprar. Es importante tener en cuenta que no hacemos metas para ganar más dinero. No pasamos nuestro tiempo buscando un mejor trabajo y mejor remunerado. Sabemos que si nos centramos en buscar activos de alta calidad, el dinero vendrá; y durante muchos años, incluso después de que todo el trabajo de adquisición de nuestros activos fue hecho.

Kim y yo pasamos muchos años construyendo nuestra cartera lenta y constantemente, e invirtiendo en nuestra educación financiera. No siempre fuimos ricos, y no siempre tuvimos el IQ financiero que tenemos hoy. Pero, como padre rico, invertimos nuestro tiempo en hacer crecer nuestro IQ financiero mediante la educación financiera cuando no teníamos dinero. Nosotros no pusimos ese tiempo en un trabajo; lo invertimos en nuestro futuro financiero.

Hoy en día, ganamos millones de dólares al año en ingresos pasivos; el dinero trabaja para nosotros en lugar de al revés.

¿Y tú? ¿Por qué estás trabajando? ¿En qué estás invirtiendo tu tiempo? ¿Estás trabajando para hacer que el dinero trabaje para ti a través del poder de los activos? ¿O pasas tus días trabajando duro en un trabajo que odias para ganar dinero? Si es así, ¿Qué te está reteniendo?

Hoy, te animo a comenzar a invertir en tu educación financiera y construir tu futuro a través del poder de los activos.

contar historiasUna de las charlas más interesantes de las muchas que se registraron en el Foro Económico Mundial en Davos fue la del actor y productor Kevin Spacey, protagonista de House of Cards, quien además de su histrionismo habla con claridad de la piedra angular de los negocios que muchas veces es ignorada y se refiere al arte de saber contar historias.

Spacey dice que Starbucks no hace el mejor café o que American Express no da las mejores condiciones de financiamiento, pero lo que sí saben hacer ambas empresas es contar historias, generar narrativas con las que nos podemos relacionar y eso, en opinión del actor, es lo que define su éxito frente a su competencia.

Hace poco estaba reunido con un grupo de empresarios de Puebla y se preguntaban cuál era la diferencia por la cual no habían tenido un despegue como el de Querétaro, yo contestaba que, además de la continuidad del liderazgo político, la posición geográfica y el moverse de la zona de confort, la respuesta también radica en que dicha entidad ha tenido la capacidad para generar una narrativa atractiva.

¿Qué pasaría si México contara una gran historia? Hasta ahora el país no ha logrado definir una buena historia de sí mismo que nos permita alimentar una narrativa atractiva y exitosa frente al mundo y, más importante aún, frente a nosotros mismos.

El elemento inicial mediante el cual Spacey define el éxito que ha tenido al contar historias comienza por no subestimar al público, es decir, apostar por la inteligencia. La ausencia de este componente es uno de los errores más comunes que tienen los gobiernos cuando quieren definir una narrativa positiva, debido a que destacan únicamente los datos favorables e ignoran los datos negativos, lo que provoca que la historia que están intentando contar pierda credibilidad, luego parece incomprensible para gobernantes y gobernados la brecha que separa su forma de interpretar la realidad nacional.

Esta dinámica hoy se manifiesta en México con agudeza, es un hecho indiscutible que nuestro país destaca del resto de América Latina por la baja inflación, la estructura de la economía poco dependiente de los precios de las materias primas, el nivel de infraestructura y capacidad logística, la atracción de Inversión Extranjera Directa, la estabilidad macroeconómica, etcétera.

Sin embargo, muchas personas siguen considerando que el país está en crisis y que va de mal en peor. Esta discrepancia no sólo es responsabilidad del funcionario en turno, sino tiene que ver con el escepticismo natural hacia los discursos oficiales así como a la falta de coherencia de la narrativa que se ofrece, por ello, la principal tarea es apuntalar la credibilidad señalando los aciertos y aspectos positivos, reconociendo los errores y fallas proactivamente y luego proponiendo cambios que inspiren.

En México hace falta una nueva narrativa, porque los aciertos actuales en materia económica no coinciden con las fallas en materia de seguridad y Estado de derecho, tampoco tienen mucho sentido para grandes sectores de la población que aunque se benefician de ciertas condiciones, como la baja inflación y la estabilidad, hasta ahora se han encontrado en las postrimerías del sistema económico.

El riesgo de no saber contar una buena historia es que alguien más puede controlar la narrativa y se generan los espacios para el populismo construido en el antagonismo, llámese Trump o AMLO. El día en que México sepa contar una gran historia estaremos caminando por una nueva fase con más claros que oscuros. Las grandes empresas como las grandes naciones saben contar una buena historia de sí mismas.

Vivir MejorEncontrarse en una situación nueva puede hacer que te sientas incómodo, no importa cuanta confianza normalmente tengas.

Si te encuentras en un evento de networking o en una entrevista de trabajo, o sólo eres el nuevo chico de la oficina, aquí tienes siete maneras de parecer confiado cuando realmente no lo estás:

1. Tu postura

¡Párate derecho! Mantente bien parado en todo momento con la cabeza en alto y las manos sin cruzar.

Tu lenguaje corporal lo es todo, y sentarte desplomado en la esquina con los brazos cruzados sobre el pecho sólo son gritos de “No sé lo que estoy haciendo aquí”.

2. Haz contacto visual

Incluso si te sientes extraño, haz el contacto visual con la gente cuando las conozcas, habla con ellos, o aléjate de ellos.

Las personas con confianza no tienen ninguna razón para temer mirar a la gente a los ojos, y hacer esto en los eventos o los días de trabajo te ayudará a tener más confianza en el proceso.

3. Vístete para la ocasión

Cuando te ves bien, te sientes bien, y cuando te sientes bien, exudas confianza naturalmente. Si estás comenzando un nuevo trabajo, sal y derrocha en un nuevo traje que realmente te quede y te haga sentir profesional.

También puedes hacer esto para los compromisos y otros eventos. Tener unos trajes de reserva que sabes que te quedan bien eliminará cualquier ansiedad que tengas sobre tu apariencia.

4. No te disculpes

Es tan fácil decir “lo siento” cada vez que algo va mal, pero por el amor de Dios, ¡Para! Discúlpate sólo si realmente jugaste un papel en algo que salió terriblemente mal, y sigue la disculpa con un plan de acción.

Pedir disculpas por cada cosa, incluyendo los pequeños accidentes como derramar un par de gotas de agua en la cena, te hace parecer un felpudo, y la gente se dará cuenta de tu falta de confianza rápidamente.

5. Habla

Es posible que seas el nuevo en la oficina, pero eso no significa que no puedas hablar en reuniones o con tus compañeros de trabajo. Incluso si te sientes completamente fuera de lugar, habla si tienes una idea para algún problema que haya surgido, o para un nuevo proyecto.

Nada proyecta más confianza que tener ideas, y nada impulsará más tu confianza que demostrarte a ti mismo que realmente pertenece aquí.

6. Sonríe

Tan simple, pero tan a menudo subutilizado. La sonrisa es una forma sencilla de proyectar confianza y demostrar tu felicidad de estar en cualquier situación en la que te encuentras.

Puedes aliviar naturalmente tu tensión sonriendo, por lo que hacer esto el suficiente tiempo terminará relajándote realmente y haciéndote tener más confianza.

7. Haz preguntas

Si te encuentras en una conversación con alguien que miras desde abajo o que es tu superior en la oficina, y sientes tu falta de confianza, da vuelta la conversación.

Haz preguntas sobre la otra persona para desviar la atención de ti a él/ella, pero mantente atento a la conversación y demuéstrale tus habilidades de conversación y escucha.

Nunca es fácil estar en una situación desconocida, y es común que alguien carezca de confianza en un momento u otro. Usa estos consejos para atravesar cualquier situación social incómoda. Con la práctica, te convertirás en un profesional en fingir confianza, hasta el punto en el que ya no tendrás que fingirla nunca más.

Steve JobsEmprender es un camino en el que por cada cien razones que tienes para renunciar, tienes sólo una para continuar. Sin embargo, un emprendedor está dispuesto a enfrentar y superar los obstáculos que se encuentre en su camino porque tiene claro que él no nació para conformarse y ser uno más en este mundo.

En esta ocasión quiero compartirles una selección con mis 20 lecciones de negocios favoritas que han sido entregadas por exitosos empresarios que con perseverancia, paciencia, pasión y determinación, lograron construir empresas que han trascendido impactando la vida de millones de personas.

Guarda estas lecciones y tenlas siempre presentes para afrontar esos momentos en que los obstáculos te hagan pensar en renunciar a tus sueños.

1. “Si quieres hacer algo grande en tu vida, debes recordar que la timidez está solo en la mente. Si piensas con timidez, tus actos serán similares. Pero si piensas con seguridad, actuaras de la misma forma. Por ello nunca dejes que la timidez conquiste tu mente.”

– Bill Gates, fundador de Microsoft

2. “Cuando decida iniciar un negocio, significa que ha renunciado a un ingreso estable y demás beneficios económicos y sociales que puede tener cuando trabaja para otros… Por otro lado, significa que sus ingresos no están limitados por nada, que puede administrar de manera más efectiva su tiempo y no tendrá que pedirle permiso a otras personas.”

– Jack Ma, fundador de Alibaba

3. “El único modo de hacer un gran trabajo es amar lo que haces. Si no lo has encontrado todavía, sigue buscando. No te acomodes. Como con todo lo que es propio del corazón, lo sabrás cuando lo encuentres.”

– Steve Jobs, fundador de Apple

4. “El don más importante para poder ser un empresario exitoso es el don de la paciencia. Hay que crecer lentamente, sin afán.”

– Arturo Calle, Fundador Almacenes Arturo Calle

5. “Llega un momento en el que debes empezar a hacer lo que realmente quieres. Busca un trabajo que te guste, saltarás cada mañana de la cama con fuerza. Creo que estás cometiendo una locura si coges trabajos que no te gustan simplemente porque quedarán bien en tu currículum. ¿No sería eso como ahorrar sexo para cuando seas un anciano?”

– Warren Buffett, fundador de Berkshire Hathaway

6. “Fracasar es la oportunidad de empezar de nuevo pero de una manera más inteligente.”

– Henry Ford, fundador de Ford Motor Company

7. “Estructuras simples, organizaciones con mínimos niveles jerárquicos, desarrollo humano y formación interna de las funciones ejecutivas. Flexibilidad y rapidez en las decisiones. Operar con las ventajas de la empresa pequeña que son las que hacen grandes a las grandes empresas.”

– Carlos Slim, inversionista y empresario Mexicano

8. “El primer paso de todo emprendedor debe ser construir un prototipo del producto o del servicio que tiene en mente. El primer paso no debería ser el escribir un plan de negocio, una presentación o un modelo financiero. Si eres capaz de construir un prototipo y mostrarlo con éxito, puede que nunca tengas la necesidad, o el tiempo, para ningún tipo de plan.”

– Guy Kawasaki, CEO de Garage Technology Ventures

9. “Ninguno de nosotros es tan bueno como todos juntos.”

– Ray Kroc, fundador de la cadena McDonald’s

10. “El mayor riesgo es no correr ningún riesgo. En un mundo que cambia muy rápidamente, la única estrategia que garantiza fallar es no correr riesgos.”

– Mark Zuckerberg, fundador de Facebook

11. “Lo peor es la autocomplacencia. En esta compañía nunca nos hemos confiado. Yo nunca me quedaba contento con lo que hacía y siempre he tratado de inculcar esto mismo a todos los que me rodean.”

– Amancio Ortega, fundador de las tiendas ZARA

12. “El aspecto más importante de mi personalidad en cuanto a la determinación de mi éxito ha sido mi autoridad para cuestionar la sabiduría convencional, dudar de los expertos y cuestionarme. Mientras que eso pudo ser doloroso en sus relaciones con sus padres y profesores, es de enorme utilidad en la vida.”

– Larry Ellison, fundador de Oracle

13. “Todo el mundo tiene un signo invisible colgando de su cuello que dice ‘hazme sentir importante’. Nunca olvides este mensaje al trabajar con la gente.”

– Mary Kay, fundadora de Mary Kay Cosmetics

14. “El secreto de mi éxito fue rodearme de personas mejores que yo.

– Andrew Carnegie, fundador de Carnegie Corporation of New York

15. “Es indispensable pensar primero en satisfacer las necesidades del negocio que las necesidades propias.”

– Eduardo Macía, cofundador de Crepes & Waffles

16. “No importa cuantas veces fracases. No importa cuantas veces casi sale bien. Nadie va a saber ni le importan tus fracasos, y tampoco deberías hacerlo tú. Todo, cuanto has de hacer, es aprender de ellos y las personas que te rodean, porque todo lo que importa en los negocios es que salga bien una vez. Entonces todos podrán decirte la suerte que tienes.”

– Mark Cuban, dueño de NBA Dallas Maverics, Landmark Theatres y Magnolia Pictures

17. “Las expectativas altas son la llave para alcanzarlo todo.”

– Sam Walton, fundador de Wal-Mart

18. “No se aprende a caminar siguiendo las reglas. Se aprende haciendo y al caer.”

– Richard Branson, fundador de Virgin Group

19. “Debes hacer cosas que realmente sean importantes, pero también debes divertirte, porque sino, no tendrás éxito.”

– Larry Page, fundador de Google

20. “Si podemos mantener a nuestros competidores enfocados en nosotros, mientras nosotros nos mantenemos enfocados en el cliente, al final nos irá bien.”

– Jeff Bezos, fundador de Amazon

líderNunca olvidaré una conversación que tuve con una promotora de ventas mientras yo dirigía mi primera empresa hace muchos años atrás.

Mi trabajo era motivarla para que ella establezca, alcance y con suerte “destruya” nuevos objetivos de ventas. Esto era importante para nuestros resultados finales y también para su sentido de valía profesional. Una noche, nos quedamos trabajando hasta tarde y ella me vio sacar la basura.

“¿Qué estás haciendo? ¡Usted es la CEO!”, me dijo, totalmente sorprendida. Me tuve que reír. ¿Por qué no iba a sacar la basura? ¡Estaba llena!

Este recuerdo se quedó grabado en mi mente porque encapsula lo que realmente significa el liderazgo. Por supuesto que saqué la basura, a pesar de que eso no es lo que normalmente hace un CEO. Pero era necesario hacerlo, así que lo hice. El verdadero liderazgo se trata de dar el ejemplo y hacer lo que uno cree que es correcto.

Ahora más que nunca, es importante definir lo que significa el liderazgo porque es una palabra que oímos ser usada todo el tiempo: en los negocios, en la política (especialmente durante la temporada de elecciones) y en los deportes.

Es fácil consagrar como líder a cualquier persona con frases pegajosas, presencia carismática o una apretada agenda. Vivimos en un ambiente donde se confunde el liderazgo con un eslogan o noticia del momento. Si una persona luce, suena y actúa como alguien importante, él o ella deben ser importante, ¿verdad? No tan rápido. El poder es fugaz. El verdadero liderazgo no lo es.

Los líderes poseen cualidades que resisten el paso del tiempo. Y estos inspiran y motivan a los empleados más que un simple cheque de pago.

Entonces ¿Qué hace a un buen líder?

Convicción

Los verdaderos líderes trabajan con convicción, incluso si sus opciones son impopulares. Ellos hacen lo que creen que es correcto, aunque sea arriesgado.

Tony Hsieh, CEO de Zappos, por ejemplo mantiene una filosofía de recursos humanos muy poco convencional. La compañía hace algo que se llama “la oferta” para los nuevos empleados, en donde ellos pueden tomar un estipendio de US$ 2,000 en lugar de unirse a la compañía. Hsieh considera esto un camino para eliminar a los trabajadores no comprometidos.

También promueve la filosofía de gestión conocida como Holocracia, donde los jefes tradicionales son reemplazados por equipos descentralizados y autogestionados con autoridad para la toma de decisiones. Este tipo de estilo, según se piensa, fomenta la innovación y suprime la jerarquía. No todo el mundo estaba de acuerdo con el cambio de Hsieh: la compañía perdió 18% de empleados que optaron por compras de participaciones tras la reforma, y Hsieh fue objeto de mucho escepticismo.

Pero él se mantuvo firme con dicho método, creyendo en sus mayores beneficios y traduciendo de manera cuidadosa su compleja lógica a los medios de comunicación y, sobre todo, a sus empleados. Tal vez algunos trabajadores no estaban de acuerdo, pero los que se quedaron ahora comprenden una misión que va más allá de sí mismos.

Motivación

Los buenos líderes motivan a la gente a hacer su mejor trabajo posible y ser siempre los mejores, con una combinación de inspiración, conocimiento y recompensas. “La producción y el rendimiento es igual a la capacidad de motivación”, como digo a menudo. No es suficiente decirle a la gente que hagan un buen trabajo. Es más importante liderar con el ejemplo de forma inspiradora; compartir conocimientos para que otros puedan utilizarlo; y recompensar a las personas que hacen bien su labor para que sepan que son valorados.

A menudo pienso en Marcos Bertolini, CEO de la compañía de seguros de salud Aetna. Después de un devastador accidente de esquí, Bertolini hizo cambios radicales en su vida. En lugar de recurrir a los analgésicos, Bertolini recurrió a remedios naturales como el yoga y la acupuntura, e incorporó la concienciación en su vida diaria con resultados impresionantes. Bertolini luego implementó estas técnicas dentro de una cultura corporativa progresiva en Aetna, donde los empleados han recibido clases gratuitas de yoga y meditación, entre otros beneficios. Él ha galvanizado a sus empleados a llevar vidas más saludables y conscientes usando su propio ejemplo. Desde que instituyó estas mejoras, las acciones de la compañía han prosperado.

Inspiración

Por último, los buenos líderes no dirigen, sino son fuente de inspiración. Y lo hacen actuando con autenticidad, desempeñándose sobre la base de sus valores y creencias fundamentales.

Esto me lleva de vuelta a mi anécdota con la basura. Creo que si el basurero está lleno, bueno, hay que sacarlo. Es un pequeño ejemplo, pero causó una impresión en mi promotora de ventas. Usted puede pedirle a alguien que trabaje duro y haga lo correcto, o puede inspirar a otros a confiar en usted, a través de sus propias acciones. Así es como prosperan los verdaderos líderes, y por ende las empresas exitosas.

malas situacionesLas buenas y malas situaciones nos pasan a todos. Desafortunadamente, el obsesionarse con las cosas negativas es parte de la naturaleza humana. Nos frustramos y esto nos lleva por el camino del fracaso.

La verdad es que aquellas personas que hemos logrado algo en la vida hemos tomado la decisión consciente de aceptar nuestros errores para no dejar que nos limite.

Así que la gran pregunta es qué hacer después de tener un fracaso. Con los años he encontrado seis maneras de transformar los errores en éxito.

1. Acepta los limones que te da la vida

Ya lo pasado, pasado. No tiene sentido vivir preocupado por los errores pues el pasado no puede ser cambiado. Es mejor usar esa energía para forjar el futuro.

2. Aprende de lo que salió mal

Considera el fracaso como una lección para que puedas aprovecharlo para hacer las cosas de mejor manera la próxima vez. En lugar de deprimirte por lo que salió mal, aprende de ello. Y no temas analizar tus acciones. Puede que no te guste lo que encuentres, pero sacaras una buena moraleja del asunto.

3. Analiza qué pasó

Estudia la situación y trata de responder las preguntas que surjan de la manera más honesta. ¿Creíste en ti mismo? ¿En qué momentos dudaste o temiste fracasar? ¿Estabas motivado? ¿Tenías la suficiente información para tomar una buena decisión?

¿Tus metas eran importantes o relevantes para tu plan de vida? ¿Cuándo y cómo las cosas empezaron a ir mal? Tal vez necesitas replantearte tus objetivos y considerar todas las desventajas que puedan tener.

4. Trabaja más duro

La próxima vez debes estar más preparado. Usa la información que obtuviste de tu análisis y trata de no repetir las cosas que en tu opinión te llevaron al fracaso.

5. No pierdas tu entusiasmo

El mejor momento para tratar con más ganas es justo después de fallar. Date una palmadita en la espalda por haber hecho un buen esfuerzo y trata más duro la próxima vez. Admira tu voluntad para seguir, tu deseo de triunfar, tu perseverancia. Mantén una actitud positiva y sé ecuánime.

Recuerda, ahora eres más fuerte, inteligente, más preparado, más experimentado y más motivado.

6. Sigue haciendo agua de limón

Si la vida ya te dio limones (algo malo), sácale provecho. Hazlo de nuevo. Hazlo hoy. Hazlo mejor. Termina lo que empezaste y celebra cada victoria, especialmente las más pequeñas.

En especial, recuerda que no eres la primera persona en fracasar y después triunfar. Hay muchos “fracasados” famosos que lo lograron gracias a su perseverancia como J.K. Rowling, Steve Jobs, Michael Jordan, Abraham Lincoln y el propio sir Richard Branson.

Hay lecciones increíbles que aprender de estas personas que triunfaron a pesar de tener errores.

Lo más importante para aprovechar las malas situaciones es aprender a recuperarse rápido, seguir tratando (sin importar cuántos fracasos y obstáculos que enfrentes) y aprender de tus fallas. Con esto en mente, tu siguiente éxito será mucho más satisfactorio.

airbnbAirbnb, Uber y otras compañías tecnológicas están irrumpiendo con fuerza en los mercados tradicionales por proponer al consumidor alternativas con mayor valor agregado a modelos de negocios asentados y maduros.

Se suele presuponer que dicho valor añadido está estrechamente relacionado con la tecnología, con aportar una vuelta de tuerca que simplifique los procesos y optimice los costes, tanto para el consumidor como para la compañía.

Si bien es cierto que muchas de estas empresas han revolucionado sectores enteros gracias a que se han casado con un consumidor más joven y nativo de las nuevas tecnologías, también lo han hecho por llevar en su núcleo modelos de negocios más eficientes, menos rígidos y con unas estructuras de costes (sobre todo fijos) más flexibles. Lo que les ha permitido tirar los precios respecto a alternativas tradicionales.

La mayoría de los modelos de negocio de estas compañías, si quitamos su valor tecnológico y lo simplificamos a su mínima expresión, pone de relieve cómo han desplazado parte de sus procesos hacia el lado del consumidor (simplificando su estructura de costes) al mismo tiempo que se han liberado de cargar en sus balances ese activo característico de las tradicionales dejándolo a manos de terceros: Uber, que es un compañía de transporte, no tiene vehículos. Airbnb, que además de tecnológica es una compañía de alojamiento turístico, no tiene activos inmobiliarios en sus libros.

¿El resultado? Costes operativos mínimos frente a modelos de negocio tradicionales. La fórmula de rentabilidad financiera cuyo apalancamiento es casi nulo, con activos mínimos y márgenes más o menos ajustados. La antítesis para Airbnb, por ejemplo, si lo comparamos con el mismo indicador de compañías, son los tradicionales alojamientos turísticos.

Generar renta con activos mínimos es el nuevo dorado de las compañías tecnológicas y prestadoras de servicios de intermediación, que compiten contra las grandes compañías tradicionales. Poner en la misma balanza a BlaBlaCar, a las fintech o a cualquier otra que se te ocurra que esté rompiendo con los modelos de negocios asentados en los mercados.

Pero no es la única variable que participa de su éxito. Pasando desapercibidas entre los consumidores y, en ocasiones, de sus competidores, están las ventajas ocultas de su operativa en el mercado. Su novedad está poniendo de relieve cómo muchas de estas compañías están beneficiándose de una serie de ventajas fiscales veladas que, sobre el papel, están permitiendo ofrecer mejores precios a sus consumidores, aumentar sus ventas, y por ende, sus beneficios y su rentabilidad.

Tecnología sí, pero también ventajas regulatorias

Se puede usar de referencia Uber vs las licencias del taxi, pero es más interesante puesto en contexto las ventajas que tiene Airbnb sobre los hoteles tradicionales, puesto que la ventaja se da cada vez que la compañía pone en contacto a propietario/inquilino y se cierra el trato: en UK y en varios países de la UE, cuando un hotel tradicional ofrece sus servicios, tiene que pagar los costes asociados a su activo y el IVA del coste total de servicio prestado.

En cambio, Airbnb solo carga IVA para sus honorarios, es decir, por sus servicios de intermediación, no de la totalidad del precio/coste que se desplazada del inquilino al propietario por la estancia. Además, la mayoría de los países de la UE tiene un régimen fiscal que permite a los arrendadores ciertas ventajas fiscales para promover el alquiler, y en algunas circunstancias, solo se obliga a pagar el IVA por alquileres cuando se supera cierto umbral en el año fiscal.

Además, si comparamos los precios sobre los que se calculan los impuestos sobre los que incurre el inquilino en Airbnb frente al hotel, la diferencia es tan significativa que genera una ventaja competitiva en precio del servicio tecnológico frente a las cadenas hoteleras: la carga impositiva por habitación de hotel en un país con mucha cultura de sharing, como UK, es de $ 41,30 por noche frente a los $ 8,40 dólares de media en Airbnb.

Muchas veces, la explicación del éxito va más allá de la tecnología o de la facilidad de uso.

Reibox BlogSi la razón por la que odias a tu compañero de trabajo es porque una vez “accidentalmente” se comió tu sándwich, no podemos ayudarle realmente.

Pero si la razón por la que no puedes soportar a tu compañera es porque siempre es brusca en las reuniones, mientras tú prefieres tomarte unos minutos más para asegurarte de que lo entendiste todo, tenemos algunas potenciales soluciones.

Un artículo de la Harvard Business Review de Suzanne M. Johnson y Kim Vickberg Christfort, destaca la investigación de Deloitte, en el cual encontraron que hay cuatro tipos diferentes de personalidad en el lugar de trabajo; y el poder estar bien con todos depende en parte de tu capacidad para entender las diferencias.

He aquí una descripción de cada tipo de personalidad, extraído de HBR:

“Los Pioneros valoran las posibilidades y generan energía e imaginación en sus equipos. Ellos creen que los riesgos valen la pena y que está bien seguir tu instinto. Su enfoque es la imagen completa. Se sienten atraídos por nuevas ideas y los enfoques creativos.”

Los investigadores encontraron que los Pioneros son energizados por las lluvias de ideas, la espontaneidad y el entusiasmo. Son perturbados por las reglas, la palabra “no”, y un enfoque en el proceso.

“Los Guardianes valoran la estabilidad, y traen orden y rigor. Son pragmáticos y dudan de aceptar riesgos. Los datos y los hechos son requisitos básicos para ellos, y los detalles son importantes. Los guardianes piensan que tiene sentido aprender del pasado.”

Los investigadores encontraron que los Guardianes son energizados por la organización, la previsibilidad y los planes detallados. Son perturbados por el desorden, la presión del tiempo y la incertidumbre.

“Los Conductores valoran los desafíos y generan impulso. Obtener resultados y ganar cuentan más. Los conductores tienden a ver los problemas como blanco y negro, y abordar los problemas de frente, armados con lógica y datos.”

Los investigadores encontraron que los Conductores son energizados por la resolución de problemas, la franqueza y el ganar. Son perturbados por la indecisión, la ineficiencia y la falta de enfoque.

“Los Integradores valoran la conexión y mantener a los equipos juntos. Las relaciones y la responsabilidad con el grupo son primordiales. Los integradores tienden a creer que la mayoría de las cosas son relativas. Son diplomáticos y están enfocados en ganar consenso.”

Los investigadores encontraron que los Integradores son energizados por la colaboración, la comunicación y la confianza. Ellos son perturbados por la política, el conflicto y la inflexibilidad.

Los autores dicen que todo el mundo es una mezcla de las cuatro personalidades; pero la mayoría de la gente se alinea estrechamente con uno o dos tipos.

Para la investigación, Deloitte se asoció con la antropóloga biológica Helen Fisher y el biólogo molecular Lee Silver. Desde allí, encuestaron a más de 190.000 personas y trabajaron con líderes y equipos en miles de sesiones interactivas. El resultado es un sistema llamado Business Chemistry.

Curiosamente, una encuesta a unos 660 ejecutivos C-suite encontró que la mayoría de los líderes son Pioneros o Conductores. Y los Guardianes e Integradores tienen más probabilidades de reportar sentirse estresados.

Las cuatro personalidades esbozadas en el artículo de HBR se ven similares a otro sistema de tipos de personalidad llamado DISC (por su siglas en inglés): Dominante, Influyente, Estable y Conciente.

Como el psicólogo empresarial Tim Ursiny, fundador de Advantage Coaching, le dijo anteriormente a Business Insider que los conflictos tienden a ocurrir entre los tipos de personalidades opuestas; por lo que es Dominante Vs. Estable, y Consciente Vs. Influyente.

Las personalidades dominantes y estables suelen irse porque las personas dominantes tienden a ser abiertamente agresivas, mientras que las personas estables son más pasivas-agresivas. Y mientras las personalidades dominantes pueden parecer intimidantes o impacientes, Las personalidades estables pueden parecer indecisos y vacilantes para promulgar un cambio.

Las personas Conscientes e Influyentes están a menudo en desacuerdo porque los tipos Conscientes pueden ser percibidos como excesivamente perfeccionistas o preocupados por las reglas. Por otro lado, las personas Influyentes pueden parecer que no están lo suficientemente atentos a los detalles.

Cualquiera que sea el marco que prefieras utilizar, la idea es que tu compañero de trabajo (probablemente) no sea un idiota, o un matón; simplemente funcionan de manera diferente a la tuya.

El artículo de HBR se centra en la forma en que los líderes pueden fomentar la cooperación y la productividad de sus equipos, pero también es importante entender sus propias propensiones y cómo otras personas pueden percibirlas.

Por ejemplo, el artículo anima a los líderes a decir algo así como: “Juega como Guardian aquí…” o “Si fuera a ver esto a través de la lente de un Conductor…” (en contraposición a, “Sólo juega al abogado del diablo”). Podría ser más fácil e igualmente eficaz hacerte ver durante una reunión tensa un problema a través de la perspectiva de otro tipo de personalidad.

Eventualmente, puedes llegar al punto en que puedes hablar con tu gerente sobre tu tipo de personalidad específica (incluso si no usas la terminología de DISC o Deloitte) y cómo trabaja mejor.

Si eres un líder de equipo, sería aconsejable tener una idea de cómo cada uno de los miembros de tu equipo trabajan mejor; ya sea preguntándoselos directamente u observándolos con cuidado.

También querrás asegurarte de que no estás llenando tu equipo ejecutivo con personas como tú, más bien, ayuda mucho tener cierta diversidad, como un sistema de controles y equilibrios de personalidad, para facilitar la productividad.

preguntasLos seres humanos tenemos en nuestro cerebro un sistema primitivo de supervivencia y de defensa, que se encarga de rechazar todo aquello que represente un riesgo o un gasto de energía para nosotros. Es precisamente por este sistema que nos resulta muy fácil caer en lo que se conoce como “Zona de Confort”.

¿Qué es la zona de confort? Es un aparente estado de comodidad y de seguridad en el que nos sentimos tranquilos porque todo nos resulta conocido. Pero el problema es que Conocido NO es igual a Bueno. La gran mayoría de las personas permanecen inmersas en zonas de confort llenas de situaciones que no disfrutan, pero que terminaron aceptando sencillamente porque se acostumbraron a ellas.

Cada vez que por nuestra mente pasa la idea de salir de nuestra zona de confort, es decir, de dejar de lado la comodidad y la seguridad para arriesgarnos a ir por más, escuchamos una vocecita que nos susurra al oído cosas como: “así estás bien”, “¿y qué tal si no funciona?”, “mejor malo conocido que bueno por conocer”… y muchas otras frases que nos impiden renunciar a lo bueno para ir tras lo grandioso.

Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido, equivale a mantenerse con vida pero no vivir

La zona de confort está relacionada directamente con el conformismo, con la pereza y con la pobreza mental. Una persona sin ambición, sin sueños y sin propósitos, terminará aceptando la vida que le tocó vivir y se dedicará solamente a sobrellevar una rutina que no disfruta, pero que acepta porque no quiere asumir el riesgo de renunciar a su aparente estado de comodidad y de seguridad.

Pero la verdad es que la vida es muy corta como para conformarnos con lo que nos tocó.

Seguramente dentro de ti hay unos deseos fervientes de viajar, de impactar la vida de muchas personas, de ser libre, de crear algo que trascienda por generaciones, de comerte el mundo y de sentir que realmente estás viviendo. Estoy seguro de que para ti no está bien la idea de “un empleo seguro con salario fijo”. Estoy seguro de que tú no buscas seguridad y comodidad.

4 poderosas preguntas que te ayudarán a evitar caer en la zona de confort

01

Un ejercicio que personalmente me gusta realizar cada cierto periodo de tiempo en mi vida (al menos cada 3 años), es tomarme un par de horas para sentarme conmigo mismo bajo la luz de la luna y hacerme cuatro preguntas acerca de lo que estoy haciendo con mi vida. Al final del ejercicio descubro si realmente tiene sentido seguir haciéndolo o si ya es hora de cerrar ciclos y empezar con nuevos retos.

A continuación te comparto las preguntas y te invito a que adoptes el hábito de planteártelas cada cierto periodo de tiempo.

1. ¿Realmente amo lo que estoy haciendo?

Cada vez que iniciamos una nueva actividad, nos llenamos de entusiasmo y expectación. Nos sucedió la primera vez que fuimos al colegio, aquel momento en que conseguimos nuestro primer empleo (especialmente al recibir el pago), el primer día que abrimos nuestro negocio, etc.

Lo ideal es seguir haciendo las cosas cada día con el mismo entusiasmo de la primera vez, pero en muchos casos las situaciones que enfrentamos se tornan rutinarias y estresantes.

Lo primero que debes preguntarte es si realmente amas lo que estás haciendo, si realmente disfrutas cada día como la primera vez y si realmente es lo que quisieras seguir haciendo por el resto de tu vida, o al menos por los siguientes 3 años.

“Cada día me miro en el espejo y me pregunto: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?”. Si la respuesta es “no” durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo.” – Steve Jobs

2. ¿Soy muy bueno en lo que hago?

Para ser muy buenos en lo que hacemos se deben combinar dos elementos: talento y disciplina. La única manera de ser los mejores en lo que hacemos, es superando nuestros propios limites y dando más del 100%.

Con esta pregunta no sólo descubres si lo que estás haciendo está conectado con tus talentos y habilidades naturales, sino que también te podrás dar cuenta de qué tanto te estás esforzando en lo que haces.

Dedícate a aquellas cosas que te inspiren a dar más del 100% y por las cuales estés dispuesto a desafiarte cada día hasta llegar a ser el mejor en lo que haces.

“El trabajo duro vence al talento cuando el talento no trabaja duro.”

3. ¿Gano lo que siento que me merezco?

El objetivo de esta pregunta es ayudarnos a descubrir si la recompensa que obtenemos, no sólo en dinero sino también a nivel emocional, es acorde con nuestro esfuerzo y dedicación.

Posiblemente te guste mucho tu trabajo, pero si sientes que no te están valorando y que no estás obteniendo lo que esperas recibir, es momento de dejar de conformarte con lo que te toca e ir tras lo que te mereces.

4. ¿Lo que estoy haciendo hoy me acerca al lugar a donde quiero estar mañana?

Cada día es una oportunidad para acercarnos a nuestros sueños. Puede que en el corto plazo debas hacer sacrificios y aceptar trabajos que no te gustan, para lograr tus objetivos y sueños a largo plazo. El problema está en que te la pases trabajando en algo que no disfrutas y que además no te lleva a ningún lado.

Ten perfectamente claro para dónde vas y desde hoy comienza a realizar acciones que te acerquen a tu destino.

“El que no sabe lo que quiere, se conforma con lo que le den.”

¿Qué hacer luego de responder las preguntas?

Una vez respondas las cuatro preguntas, el siguiente paso es hacer un ejercicio de reflexión para determinar cuáles de las cosas que estamos haciendo debemos seguir haciendo, y cuáles debemos dejar de hacer.

Si estás haciendo algo que no te gusta, en lo que no estás dando todo tu esfuerzo, que no te está recompensando adecuadamente y que además no te lleva a dónde quieres ir, entonces es momento de tomar decisiones radicales y comenzar a hacer cosas acordes con la vida que queremos vivir.

“Jamás te conformes con la vida que te tocó. Mientras sigas vivo, siempre puedes seguir luchando para construir la vida que realmente quieres vivir.”

tiempoSi usted ya es mayor de edad y tiene responsabilidades o ha empezado a manejar el dinero en grandes cantidades, gastos o inversiones, sabrá que en ocasiones más del 50% del tiempo de sus preocupaciones giran entorno a él.

Y es que, aunque cuando tenemos varias deudas y la remuneración no alcanza para completar las necesidades del mes, la única consolación que nos queda es que más allá del dinero tenemos momentos y personas cercanas que nos ayudan a olvidarnos de él.

Pensar en los hijos, la pareja o los papás, son una forma de evadir los problemas y de creer de verdad que existen cosas aún más importantes que tener el bolsillo lleno de “billetes verdes”.

Sin embargo, cuando pensamos en pasarla bien y hacer sentir bien a esas personas que les guardamos tanto cariño, nos damos cuenta que hasta para invitar a un helado requerimos de dinero, que muchas de las discusiones en pareja que llevan incluso al divorcio se dan también por no tenerlo, por no generar, brindar o tener una calidad de vida o bienestar que se ha pensado tiene que ver con la “riqueza”.

¿Qué dicen los estudios?

El dinero puede que no sea la decisión más correcta al momento de pensar tomar un camino que conduzca a la felicidad. Un proyecto de investigación publicado por The New York Times en un artículo de opinión de Hershfield y Cassie Mogilner Holmes, se hizo una encuesta a cerca de 4.000 estadounidenses con y sin hijos de distintas edades, diferentes ingresos, ocupaciones y estado civil, en el que se encontró que el 64% de los encuestados respondió que la mayoría de las veces le daban más valor al dinero que al tiempo.

Sin embargo, se les preguntó también a los encuestados acerca de su felicidad y la satisfacción en su vida. Aquí se descubrió que, aunque la gente le daba más importancia al dinero, quienes optaron por el tiempo son quienes están más felices y satisfechos con su vida. Ahora, puede que usted esté pensando que los resultados también pueden explicar que quienes respondieron que le dan más al valor al “dinero” son personas con recursos limitados que se sienten infelices y que creen que esa es su solución.

Pero, pensando en esta posibilidad, el estudio tuvo en cuenta los ingresos y la cantidad de horas de trabajo que emplean los familiares por semana, con la finalidad de saber qué tanto tiempo tenían para aprovechar sus momentos libres. Y los resultados, fueron que aun así la gente que seguía prefiriendo el tiempo por encima del dinero seguía siendo más feliz.

Por otro lado, The New York Times habla de otro estudio que analiza la relación entre riqueza y felicidad, en la que se evidenció que efectivamente entre mayor es el ingreso económico mayor es la felicidad que sienten las personas. Solo que en comparación al primer estudio se encontró que quienes eligieron el dinero, eran mucho más propensos a obsesionarse con tener cada vez más y más porque creen que nunca tienen el suficiente, mientras quienes optaron por el tiempo, pensaban más en, qué hacer con él y en qué invertirlo, como por ejemplo, en cosas que querían, más no las que necesitaban.

Qué hacer para aprovechar el tiempo

Si usted leyó con atención y además decidió considerar que definitivamente el tiempo le va ayudar no solo a encontrar su felicidad sino que también a estar más tranquilo y aprovechar al máximo de diferentes espacios solo o en compañía, entonces deberá poner en práctica algunos de estos consejos científicos propuestos por la página web Inc.com:

1. Tome tiempo para dormir

Cuando usted toma un descanso, unas horas en las que se profundiza en un sueño profundo, su cuerpo se recupera y se prepara para ser más productivo al día siguiente, por esto cuando usted amanece con mal ánimo y llega así a su trabajo lo más posible es que esté todo el día molesto y descontento con su entorno.

De acuerdo con el libro NutureShock de Bronson y Ashley Merryman, la manera en como el sueño afecta a la felicidad es la siguiente: si usted pasa por una mala situación, son las amígdalas las que procesan dicha experiencia y si son recuerdos positivos, la tarea es del hipocampo. Sin embargo, cuando usted duerme muy poco y se priva del sueño, lo que sucede es que se ve afectado el hipocampo, generando que la persona no recuerde los momentos agradables sino que se quede con los negativos.

2. Tome tiempo para su familia y amigos

Se ha preguntado ¿quién es la persona que suele estar a su lado ante cualquier adversidad? Por lo general, después de que pasamos por varios problemas o muchos conocidos nos han quedado mal, nos damos cuenta que quienes nunca nos abandonan son nuestros familiares y en primer lugar, nuestros padres. Por esa simple pero tan sencilla razón es que es muy importante mantenerse en contacto con ellos, saber cómo están y dialogar sobre las particularidades del día.

El tiempo que se toma para pasar con familia y amigos mejora la felicidad hasta de aquellas personas que suelen ser introvertidas. Por ejemplo, el estudio Terman del proyecto de longevidad, encontró que las relaciones eran tan importantes que ayudaban a tener una vida larga, sana y feliz.

3. Tome tiempo para salir al aire libre

Salga de ese ambiente rutinario y sofocante, dese el espacio para pensar en cosas diferentes a los problemas del trabajo e incluso los disgustos del hogar.

Shaw Acor, en su libro La Felicidad Advantage, afirma que esto mejora su felicidad porque le permite tener un día agradable y le ayuda a tomar buenas decisiones. Lo ideal es tomarse 20 minutos en un espacio abierto y con clima favorable para cambiar de ánimo, ampliar el pensamiento y mejorar la productividad. De acuerdo con un estudio del Reino Unido de la Universidad de Sussex las personas son más felices si salen a respirar del aire libre en entornos naturales que en entornos urbanos.

4. Tome tiempo para ayudar

Practíquelo, es un fresquito que se siente cuando usted ve a la otra persona feliz porque usted le hizo un favor, un “gracias” a cambio de una ayuda, es muy gratificante. De hecho, algunos estudios se han atrevido a poner incluso un número de horas por año, desde 100 a dos horas por semana, el tiempo adecuado para colaborar a los demás.

5. Tome tiempo para sonreír

Todo va en la mente. Por esto las sonrisas deben ser reales para que suban el ánimo, de lo contrario arruinarán su día. Tiene que atraer pensamientos positivos para que esa sonrisa sea natural. De acuerdo con PsyBlog, la sonrisa reduce el dolor a causa de una mala situación, es más el estudio sugiere que hasta cuando sonreímos de manera forzada, es suficiente para levantar ligeramente nuestro estado de ánimo.

Finalmente le dejamos esta frase que le ayudará a reflexionar: “conseguir más dinero es más fácil que conseguir más tiempo”, así que no lo desperdicie. En definitiva: “el tiempo es oro”.

 

 

 

Subir »
FB