Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Robert Kiyosaki: Viviendo en tiempo prestado

Publicado en Educación Financiera | 18 de mayo, 2010

Robert KiyosakiEn mi último libro, Conspiración de los Ricos: Las 8 Nuevas Leyes del Dinero, escribí sobre dos tipos de depresión. La primera es una depresión al estilo americano, donde los precios bajos y la deflación provocan un caos en la economía. La segunda es una depresión al estilo alemán, que está marcada por la hiperinflación, donde los precios suben más rápido que los ingresos. En esa sección del libro, pregunté a qué estilo de depresión se enfrentarán los EE.UU. en los próximos años, si fuéramos a tener una depresión después de todo.

Cuando escribí el libro, no estaba seguro de que seríamos capaces de evitar una depresión, y ahora, un año más tarde, estoy incluso menos convencido de que estemos experimentando una recuperación económica verdadera. En cambio, yo creo que estamos viendo la calma que precede a la tormenta.

Creo que nos estamos dirigiendo a experimentar los dos tipos de depresión. Y ahora mismo estamos viviendo en un tiempo prestado.

Depresión al estilo Americano

La Gran Depresión fue causada por los gobiernos que intentaron hacer trampas en el patrón oro. Grandes deudas se efectuaron durante la Primera Guerra Mundial. Los gobernantes tuvieron un difícil momento al pagar esas deudas debido a que sus monedas estaban vinculadas al oro. Se podía hacer tanto oro como dinero podía ser impreso. Si tuviera un millón de onzas de oro y sólo se podía imprimir tres dólares por cada onza, sólo se podía imprimir tres millones de dólares. Sin embargo, los gobiernos hicieron todo lo posible por encontrar un camino alrededor del patrón oro.

Mientras la deuda se acumulaba y los default aparecían, los bancos quebraron y millones de personas perdieron los ahorros de toda su vida. No hubo FDIC, por lo que si un banco fallaba, tú lo perdías todo. Cuando la gente comenzó a perder dinero, ellos gastaron menos, lo que hizo que los precios se derrumbaran. El desempleo aumentó rápidamente, lo que causó que se gastara aún menos, y causó aún más deflación. Era una espiral devastadora que llevó a la peor caída económica en la historia de los EE.UU. Debido a que los EE.UU. estaban en el patrón oro, ellos no pudieron imprimir su salida de la crisis.

La depresión al estilo alemán

En Alemania fue diferente. El gobierno alemán decidió abandonar el patrón oro y comenzó a imprimir moneda tan rápido como las prensas se podían manejar. El resultado fue la hiperinflación masiva. De 1919 a 1923, la oferta monetaria de Alemania aumentó de 29,2 millones de marcos a 497 billones de marcos, una multiplicación de 17 billones.

Hay una vieja broma acerca de una mujer que dejó a su carretilla llena de marcos alemanes en la calle mientras entraba en una tienda a comprar una barra de pan. Cuando salió, su carretilla fue robada pero dejaron el dinero de lado. Ese es el efecto devastador de la hiperinflación. La moneda se convierte en nada esencialmente porque se imprime tanto y demasiado rápido.

Avance rápido
Hoy, el mundo se enfrenta a muchos de los mismos problemas que tuvimos que enfrentar justo antes de la Gran Depresión. Los gobiernos del mundo se enfrentan a la enorme e insostenible deuda. Según un reciente artículo del Newsweek titulado, “¿La depresión del 2010?”: “En 2009, el déficit presupuestario de Grecia fue de casi el 14 por ciento del producto bruto interno (PBI) de su economía. Su deuda acumulada fue del 115 por ciento del PBI. Mientras tanto, el déficit de Italia fue del 5 por ciento del PBI y su deuda 116 por ciento del PBI. El déficit de España era del 11 por ciento del PBI y su deuda 53 por ciento. El déficit de Alemania fue del 3 por ciento y su deuda 73 por ciento. El déficit de los EE.UU. (calculado de forma ligeramente diferente) fue del 9,9 por ciento del PBI y la deuda del 53 por ciento del PBI. La mayoría de los países desarrollados, que representan aproximadamente la mitad de la economía mundial, se encuentran atrapados en la misma trampa.”

Si ha visto las noticias, entonces usted sabe que hay problemas graves sucediendo en Grecia, mientras recortan sus masivos programas de ayuda social y buscan ayuda internacional para rescatarlos. Estos problemas están afectando a la economía mundial y a la confianza del consumidor. No es ninguna coincidencia que el Dow Jones haya caído más de 1.000 puntos y casi se estrellará el 06 de mayo.

El rescate de Grecia es enorme, y viene de países que ya se enfrentan a fuertes cargas de deuda. Ya los ciudadanos de Grecia se están revelando mientras los motines masivos están ocurriendo en todo el país en respuesta a los recortes.

En todo el mundo la gente está paralizada. Están aferrados a su dinero por seguridad. Esta es una mala noticia para los países establecidos como los EE.UU. en los que el crecimiento de su economía se basa en la confianza del consumidor para gastar.

Actualmente la gente está acaparando su dinero, los precios están cayendo en muchas clases de activos como bienes raíces, y en respuesta la FED y otros bancos centrales están imprimiendo más y más dinero.

¿Y qué?
El problema en la primera Gran Depresión fue la incapacidad de los países para pagar deudas de guerra debido a la naturaleza de constricción del patrón oro. Desde que Nixon sacó al dólar del patrón oro en 1971, los EE.UU. y otros países son capaces de imprimir su salida de la deuda… y están tratando.

La causa más probable de la depresión que viene será la incapacidad de los países para pagar las prestaciones prometidas como el Seguro Social y Medicare. Como Robert J. Samuelson escribe en Newsweek: “Hay un extraño, cruel, paralelismo (con la Gran Depresión) en este momento. El estado benefactor es hoy en día el equivalente al patrón oro. Con el envejecimiento de las sociedades, los países avanzados han prometido más beneficios de lo que sus impuestos básicos puede soportar.” La deuda es simplemente demasiado para sostener el crecimiento, tanto en el gobierno como a nivel personal. En respuesta, el gobierno continúa imprimiendo más y más dinero de la nada, lo que hace que valga cada vez menos y menos.

Toda esta bicicleta de pagar las deudas del gobierno con más deuda del gobierno es como una gran sala llena de comerciantes entregando pagarés unos a otros pero ninguno realmente paga. Lo único que estos rescates compran es tiempo. El problema es que usted podría tener todo el tiempo del mundo, pero no mejorará si no se soluciona el verdadero problema, las enormes e insostenibles pilas de deuda pública tóxica.

En este momento la gente no está gastando porque sus niveles de deuda personal son demasiado altos, por lo que los gobernantes empiezan a actuar. Pero debido a que el gasto del consumidor impulsa el crecimiento económico en los EE.UU. y los países desarrollados, el gasto del gobierno no está teniendo el impacto que podría. Mientras, están tratando de tirar montones y montones de dinero al problema. Pero mientras nosotros no gastamos, la deflación continuará, y una depresión al estilo americano se establecerá.

En algún momento, sin embargo, la gente comenzará a sentirse segura de nuevo, y van a empezar a gastar todo el dinero que han ahorrado. Todos esos dólares impresos a vertiginosa velocidad llegarán al mercado y los precios empezarán a subir, y rápido. Una hiperinflación al estilo alemán puede ocurrir como resultado.

¿Cómo puedo sobrevivir?
Mucha gente estará paralizada por el miedo durante los próximos años. Sin embargo, para los inteligentes financieramente, esta será la oportunidad de su vida. Para aquellos que no son financieramente inteligentes, me gustaría sugerirles la compra por lo menos un poco de oro o de plata (tanto como puedas afrontar) para protegerse de la inflación. Si usted tiene un alto nivel de inteligencia financiera, ve en la búsqueda de tratos. Mientras los precios de los activos caigan, esté listo para saltar a la piscina y comprarlos.

Algo importante para recordar acerca de las depresiones es que la riqueza no desaparece, es simplemente transferida.

Esta es la mayor transferencia de riqueza de la historia moderna. Usted tiene la opción de estar en el lado que recibe las cosas, o perderlo todo. La línea divisoria serán aquellos que son financieramente inteligentes y los que no lo son.

Fuente: Richdad.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 15/06/2010 - Robert Kiyosaki: El sucio dólar | Negocios y Emprendimiento:

    […] mi último post, “Viviendo en tiempo prestado“, escribí sobre los dos tipos de depresiones (el estilo americano de deflación y la […]

  2. 2 11/09/2012 - cecilio angeles:

    Muy realista en sus comentarios pues vivo esta situacion y sus ideas me han ayudado mucho.

Subir »
FB