Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Le tienes miedo al rechazo? Aquí están los 5 pasos claves para que lo manejes como un profesional

Publicado en Interés General | 26 de noviembre, 2011

RechazoEl rechazo puede ser difícil de manejar. Lo sé porque lo enfrento a menudo en mi vida.

Como blogger de desarrollo personal, algunos lectores rechazan lo que escribo en mis artículos, a veces escriben largos correos electrónicos diciéndome por qué estoy equivocado. En mi trabajo como orador, hay momentos en que los participantes rechazan lo que comparto en mis talleres. Durante el crecimiento de mi negocio y mi blog, ha habido infinidad de veces cuando buscaba a otros por oportunidades de colaboración, sólo para ser rechazado.

Incluso en mi vida personal, experimento rechazos también. Por ejemplo, los miembros de mi familia son muy  cerrados – no les gusta hablar sobre ellos mismos. Ha habido momentos en los que traté de conectarme con ellos a nivel personal, con resultados limitados. Algunos de mis amigos pueden ser bastante no sociales. Muchas veces me contacto con ellos para organizar una reunión, sólo para recibir respuestas tibias. En este caso, su rechazo viene en forma de no reciprocidad en los esfuerzos.

Sin necesidad de decir que el rechazo puede ser muy deprimente, especialmente cuando estás esperando una respuesta positiva. A nadie le gusta recibir un “No”, cuando es mucho mejor conseguir un “Sí”.

La cosa es que el rechazo es parte del crecimiento – ya sea en el trabajo, en las relaciones o en la vida. En los últimos años de buscar activamente mi crecimiento personal, he aprendido que no es posible evitar el rechazo si realmente quieres desarrollarte como persona. El rechazo te ayuda a descubrir tus puntos ciegos, aprender más sobre ti mismo, y en última instancia, a crecer.

La única manera de evitar el rechazo es quedarte bien dentro de tu zona de confort, en cuyo caso no podrás vivir por default. Así no es como quieres que sea tu vida. Tú eres capaz de mucho más.

Mientras que el rechazo no es fácil, hay maneras de lidiar con él y hacerlo manejable. Aquí, me gustaría compartir contigo cinco pasos claves que han funcionado muy bien para mí:

1. No lo tomes como algo personal
Cuando te acercas a alguien, te abres, así que ser rechazado naturalmente te hace sentir como que te están rechazando. Es por eso que la mayoría de las personas tienden a tomar los rechazos como personal.

Por ejemplo, cuando me rechazan en cosas que son muy importantes para mí, me siento herida. Me pregunto si hay algo malo en mí o si no soy lo suficientemente buena. También me pregunto si había algo que pudiera haber hecho para que las cosas hubieran salido de diferente manera. Esto me deja una duda sobre mí.

Por supuesto, este tipo de pensamiento no ayuda. Sólo te hace sentir mal contigo mismo. Por cualquier rechazo que hayas enfrentado, reconoce que es un rechazo a la petición, no a ti. Tu petición no es más que una extensión de tus pensamientos, no te representa como persona. Son dos cosas totalmente separadas.

Reconoce que la mayoría de los rechazos, rara vez son personales. Por lo general reflejan más sobre la otra persona y la forma en que la petición no cumple con su o sus necesidades, que de ti. Sacándote de la ecuación, te darás cuenta de que muchas de tus respuestas emocionales con el rechazo son innecesarias.

2. Espera el rechazo
Anticipar el rechazo me ayuda de dos formas.

En primer lugar, me reta a establecer estándares más altos sobre lo que hago. Ya que estoy esperando un rechazo, esto me obliga a empujar mis límites y hacer mi mejor trabajo, a fin de aumentar mis posibilidades para un “Sí”. En segundo lugar, incluso si me rechazan, esto me ayuda a manejarlo mejor, ya que ya estoy preparado para ello.

Esto no significa que comiences a decir “Oh, el mundo apesta y nadie aceptará lo que diga/haga” y adoptar un punto de vista pesimista. Lo importante aquí es hacer lo mejor posible, mientras te preparas para manejar lo peor.

Eso si, asegúrate de no terminar postergando todo. El punto es usar los rechazos para motivarte a ser mejor, no como una excusa para posponer tu trabajo.

3. Mantén tu enfoque de control
Hay dos enfoques de control en la vida – El enfoque externo, el cual se refiere a cualquier cosa fuera de nuestra esfera de influencia, tales como el medio ambiente, los colegas, la sociedad y el mundo exterior. El enfoque interno que se refiere a lo que está dentro de nuestra esfera de influencia – nuestros pensamientos, sentimientos, acciones, comportamientos, etc.

Alguien con un enfoque de control externo ve al mundo como el controlador principal de su universo – Él/ella siente que él/ella no tiene voz en su vida, y que todo el mundo tiene poder sobre él/ella. Por el otro lado, alguien con un alto enfoque de control interno ve que él/ella es el único determinante de su realidad. Él/ella reconoce que tiene el poder para hacer lo que él/ella quiere.

La mayoría de las personas adoptan un alto enfoque de control externo al encarar el rechazo. Pierden confianza en sí mismos y se ven a sí mismos incapaces, no preparados, o incluso inútiles.

Sin embargo, eso no resuelve la situación. Sólo te deja en una espiral descendente, que no sirve a ningún otro propósito que no sea hacerte sentir como una merde. No sólo eso, también les estás dando tu poder a los otros. Eso no es bueno en absoluto, y definitivamente ¡No quieres eso!

La mejor manera de manejar los rechazos es mantener tu enfoque de control. En la vida, siempre habrán personas que siempre digan que no – la clave está en aprender a hacerle frente a las personas que siempre dicen que no y no dejarse derrotar por ellos. Concéntrate en cosas en las que puedas tomar acción. ¿Qué puedes hacer sobre esta situación? ¿Qué has aprendido al respecto? (Ve el punto #4) ¿Cómo aplicarás lo que has aprendido? ¿Cuáles son tus próximos pasos? Cuanto más te centres en las acciones que puedes realizar, más poder tendrás.

4. Aprende del rechazo
Siempre hay una razón detrás de cada rechazo. A veces puede ser una idea mediocre, una falta de coincidencia de las necesidades, una mala presentación (de la idea), el mal enfoque, una incompatibilidad de valores, un malentendido, y así sucesivamente.

Si puedes entender la razón detrás del rechazo, puedes hacer cosas de diferente manera la próxima vez. Esto será sumamente útil para tu crecimiento.

Una forma fácil es hacer un seguimiento y preguntar por qué. Esto se puede hacer para casi cualquier situación – entrevistas en las que fuiste rechazado, propuestas a clientes, sugerencias de tus superiores rechazaron, y reuniones de negocios. Hágales saber que aceptas el rechazo y que sinceramente deseas aprender que salió mal, que puedes mejorar. Cuando se hace de una manera apropiada y sincera, la otra parte suele estar más que dispuesta a compartir y ayudarte a mejorar.

La segunda forma, menos directa es analizar objetivamente la situación y solucionar lo que salió mal. ¿Por qué la persona rechazó esto? ¿Qué estaba la persona buscando? ¿La petición no cumplió con sus necesidades? ¿Qué pude haber hecho mejor? A modo de autocrítica, soy capaz de descubrir puntos de aprendizaje de los que no estaba al tanto antes.

5. Date cuenta de que el rechazo es progresión, no regresión
A la mayoría de las personas no les gusta el rechazo porque lo asocian como una regresión (ir hacia atrás). Que ser rechazados significa encontrarte en un callejón sin salida en tus metas. Significa que has desperdiciado tu tiempo y esfuerzos en esto para nada.

¿Verdad? Falso. Contrariamente a la creencia popular, los rechazos son progresión, no regresión.

Me tomó algún tiempo darme cuenta de esto, pero finalmente lo hice hace unos años atrás. No fue de repente, sino más bien una toma de conciencia gradual a través del tiempo. Me di cuenta de que todos los temores de rechazo son sólo mentales, y que el rechazo es realmente un paso adelante para saber qué quiere la gente, que pasa en realidad, y cómo mejorar para lograr nuestros objetivos.

De hecho, entre más veces seas rechazado, mejor – porque así entonces tendrás un amplio conocimiento de tus puntos ciegos y de lo que la gente está buscando, por eso nada te podrá tomar por sorpresa otra vez. En cuyo caso, el rechazo se convertirá en tu mejor amigo y compañero en tu crecimiento. Aprende a manejar el rechazo, y se convertirá en una herramienta vital para tu éxito y crecimiento personal. Hoy, yo integro el rechazo como una parte de mi vida diaria, donde constantemente me reto a nuevas oportunidades donde podría ser rechazada.

¿El resultado? Me ha hecho más activa en vida y estoy totalmente encanta. El rechazo se ha convertido en una de mis mejores herramientas para crecer, al igual que se convertirá para ti si también la aceptas en tu vida.

Escrito el 17/05/2011 por Celestine Chua. Celestino escribe en The Personal Excellence Blog, donde comparte sus mejores consejos sobre cómo lograr la excelencia personal y vivir una vida mejor. Obtenga su RSS feed directamente y añádela en Twitter @celestinechua.

Fuente: http://www.dumblittleman.com/2011/05/facing-rejection-here-are-5-key-steps.html

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 10/12/2012 - Santiago:

    Muy bueno, ¡gracias!

  2. 2 17/05/2013 - LO QUE NOS DA MIEDO A LOS HOMBRES | SOLTEREANDO:

    […] http://escuelapararicos.net/le-tienes-miedo-al-rechazo-aqui-estan-los-5-pasos-claves-para-que-lo-man… […]

Subir »
FB