Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Las personas mentalmente fuertes no nacen así, pero desarrollan un conjunto de hábitos críticos que los separan de la persona promedio a lo largo del tiempo.

En la superficie, estas cualidades son imperceptibles. Sin embargo, conoce a alguien y muy rápidamente la diferencia será clara.

La persona mentalmente fuerte no solo aborda la vida y sus desafíos de manera diferente, sino que también responde de una manera completamente diferente a la persona promedio.

Claro, la vida es dura para todos nosotros, y todos tenemos que desarrollar un cierto nivel de fortaleza para superarlo.

Sin embargo, los verdaderamente mentalmente fuertes son aquellos que presionan para realizar sus sueños y metas a cualquier costo y no dejan que ninguna adversidad, retroceso o falla se interponga en su camino.

Una actitud mental positiva fuerte creará más milagros que cualquier droga maravillosa.

– Patricia Neal

Entonces, ¿qué los distingue? Resulta que hay mucho.

Aquí hay 17 hábitos de personas mentalmente fuertes.

1. No dejan que el orgullo los contenga

Muchos aspirantes a hombres y mujeres fuertes terminan viviendo vidas enojadas y resentidas y muestran una rabieta casi infantil cuando su autoestima se coloca en el más mínimo peligro.

Pero las personas mentalmente fuertes están más allá del vicio del orgullo y están seguras de sí mismas.

2. En general son optimistas

Las personas mentalmente fuertes entienden que, aunque la vida es dura, una perspectiva positiva hace mucho por mejorar las cosas.

Ellos entienden que enfurruñarse y desear que las cosas mejoren hace muy poco para realmente hacer eso, por lo que se mantienen optimistas de que hay mejores tiempos, siempre que estén dispuestos a poner en práctica el trabajo.

3. Se enfocan en resolver problemas

Algunas de las personas más exitosas del mundo juran que la resolución de problemas es la habilidad más importante para superar los desafíos inherentes a la realización de cualquier gran sueño.

Las personas mentalmente fuertes entienden que la mayoría de las cosas en la vida se presentan con problemas, o que un problema es una oportunidad para el crecimiento, por lo que convertirse en un maestro solucionador de problemas también es dominar la vida.

4. Ven la derrota como un trampolín (y nunca abandonan)

Una de las cualidades que diferencian más claramente a las personas mentalmente fuertes de las que no lo son es la forma en que ven el fracaso.

Ven el fracaso como un trampolín, una oportunidad para el crecimiento del más alto nivel, le permite transformar su experiencia de un revés en un catalizador para el éxito futuro.

5. Ellos manejan sus emociones

Una de las cualidades más críticas de las personas mentalmente fuertes es su capacidad para manejar sus emociones, ya sea la ira, la tristeza, el miedo, la culpa o los celos.

Ya sea a través de la contemplación introspectiva regular, como con un diario, meditación u otra actividad regular, saben que las emociones constituyen una gran parte de cómo experimentamos la vida cotidiana. Por lo tanto, saber cómo administrarlos es un poder increíble.

6. Practican un optimismo realista

Los mentalmente fuertes no sucumben a las trampas de la negatividad exagerada, o “hacer montañas con tope de mole”, como dice el viejo dicho y cansado.

Saben que la mente expulsa las cosas de manera desproporcionada y se templan practicando un optimismo realista. No tan lejos en el espectro de que son delirantes, su respuesta a las experiencias de la vida es optimista a la vez que son lo suficientemente realistas como para mantenerse firmes en un progreso gradual y preparados para lo que pueda venir.

7. Ellos crean límites

Las personas mentalmente fuertes entienden que presionar duro las 24 horas, los 7 días de la semana es imposible, sin importar cuán fuerte seas.

Comprenden el equilibrio y el poder de los límites en la vida y buscan crear parámetros claramente definidos sobre cómo trabajan y viven, así como mantener una rutina regular para tomar su cuerpo y mente, y saber cuándo han ido demasiado lejos.

8. Tienen una visión a largo plazo

La visión en sí misma puede fortalecer tu resolución porque coloca las cosas en perspectiva.

Lo que está sucediendo hoy podría parecer abarcar todo el mundo sin una visión a largo plazo, pero con ello, un nivel mejorado de claridad y perspectiva te recuerda que esto es solo un pequeño paso en el camino y que atempera tu reacción emocional y reacción al evento.

Te recuerda atravesar la adversidad y no dejar que las pequeñas cosas te depriman.

Esperamos que el olvido nos calme y si no nos calmamos nosotros, no llegará nunca… En su lugar, los recuerdos más bárbaros y salvajes, se construirán un refugio en nuestra memoria y cada vez que estemos a punto de ser felices nos asaltarán por la espalda…

¿Te pasa alguna vez? ¿Estás riendo o vibrando y de repente esa vocecilla cruel te recuerda que en tres meses se te acaba el contrato? ¿Estás pensando que mañana presentas un proyecto extraordinario y te viene a la mente esa ocasión hace años cuando hiciste el ridículo?

O tal vez, cuando vuelves a casa tranquilo, pensado en pasar un rato en calma, en buena compañía y en tu teléfono entra un mensaje que te recuerda lo mucho que todavía te queda para lograr tus sueños o las mil obligaciones que tienes mañana y la voz te dice que te estabas relajando demasiado…

Esa voz entrometida y maleducada que se ríe de tus primeros pasos en todo, que siempre te cuenta que llegarás tarde, que no estás preparado, que no sabrás cómo y que todos van a mirarte, que te quedarás solo, que no eres suficiente guapa, delgado, inteligente, divertido…

Esa voz que se entrena mientras duermes para que lo primero que pienses al despertar sea lo cansado que estás y lo injusta que es la vida… Que pone barro y charcos en el camino para que te ensucies esos zapatos rojos que adoras y te repite incansablemente que es mejor no atreverse porque nunca lo vas a conseguir. Es una voz socarrona y tenaz que nunca para y siempre te susurra palabras tristes, palabras de desaliento y te recuerda todas tus más terribles pesadillas…

A veces, parece que se queda en silencio, que se ha saciado a primera hora cuando se ha ocupado de hacer que te des mucha cuenta de que tu pantalón está arrugado y tu pelo despeinado y te ha insistido en que no hables de ese tema en la reunión porque no estarás a la altura… Es una voz que parece que no quiere que descases ni dejes de exigirte demasiado, que no quiere que nunca bajes la guardia y creas que tienes posibilidades, que no te deja soltar la carga ni dedicarte a nada que no produzca ni genere un beneficio…

Es la misma voz que cuando eras niño te taladraba en los oídos antes de cada carrera y la que te pide a veces que te vengues, que viertas tu rabia y dolor en otros, que te encierres en ti y no pidas ayuda para no parecer vulnerable, que no resignes, que siempre pidas y no des, que pises, que empujes, que aguantes humillaciones y bajes la cabeza porque no mereces…

Es una voz que no tiene equilibrio, que hoy te pide que seas esclavo de deseos ajenos y mañana te dice que eres una especie de tirano déspota y sin una pizca de compasión. Que hoy magnifica tus errores y mañana sólo te deja ver los errores ajenos. Que te ha convencido de que nadie va a quererte y no soporta que tú mismo te quieras y transforma tu amor en orgullo y en miedo.

Siempre pasa, cuando estás a punto de ser feliz, de sentirte pleno, relajado, de pensar que todo irá bien, que no hay que preocuparse, que puedes aflojar y disfrutar… Esa voz te agarra de los pies e intenta detenerte, te susurra al oído, te toma el hombro y pone la mano en tu espalda… Aunque en el fondo, eres tú que tienes tanto miedo a soltar y fluir que te frenas, te callas, te pones barreras, que te impides ser tú porque te asusta tu verdadero potencial y te encierras en esa prisión interior donde las paredes están llenas de mensajes de desesperanza.

Mi voz dice que me pare, que no siga, que para lo que yo soy ya he conseguido mucho… Que si sigo adelante queriendo más e intentando conquistar más sueños, voy a tener que pagar un precio, que tiento a la suerte porque “yo no soy de esas personas a las que les suceden las cosas que yo quiero que me sucedan” y que “ya basta de tanto creer que todo saldrá bien porque esto no va a durar siempre”. Dice que tengo que sufrir mucho por todo y que la vida siempre será complicada y que hay cosas que están vetadas para mí… Dice que ya basta de fantasías y me recuerda que si no paro me dolerá la cabeza, la espalda y mil penalidades y atrocidades van a llegar a mi vida…

Y me he dado cuenta de que hasta que me siga asustando lo que dice esa voz ella lo seguirá diciendo porque la que le da de comer para que no calle soy yo… Ella sólo me cuenta los cuentos que yo no me atrevo a contarme y desmentir…

Ella sólo hurga en mí y encuentra las puertas de mi alma que no abro y las habitaciones de mi consciencia que no visito y saca los tratos viejos y los fantasmas a pasear… Y mientras yo no haga limpieza y saque las penas y revise mis pensamientos, esa voz que tintinea mis oídos cansados seguirá sin fin… Porque todo aquello de lo que huyes se acaba construyendo una casa en tu alma y escribiendo las páginas de tu vida… Lo que te callas de ti decide tu futuro… Lo que haces que ocupe tu mente, ocupa tu vida… 

Y la voz que tanto detestas te está avisando de que te queda basura por tirar y miedos por enfrentar. Que pasas más tiempo evitando que existiendo y notando la vida… Que se te escapan las oportunidades mientras piensas y esperas el momento perfecto. Que deberías preguntarte por qué te habla como te habla y te dice lo que te dice y revisar en tus entrañas qué historias llevas dentro por terminar, qué cuentos te contaron y qué te has creído que es la vida… Que deberías cuestionarte qué mentiras te crees y qué verdades te asustan, qué miedos escondes bajo la cama, cuántas vidas anhelas y no vives…

Cuántos tú distintos hay en ti pugnando por salir a través de tu piel y qué esperas de tu día… La voz que tanto te duele sólo puede arañarte si sigues creyendo que puede, si todavía piensas que no eres quién realmente te habita, si cuando te miras no te ves porque sabes que un extraño que lleva una máscara ocupa tu lugar en el mundo… Es una voz que está ahí para que a veces te hartes tanto de oírla y hagas todo lo contrario a lo que dice, para que sepas lo que te queda por comprender y perdonar.

La voz sólo te rompe si dejas que te rompa, porque crees sus milongas y todavía no has sido capaz de volver a ti y decidir que no hay nada más importante que estar aquí ahora y vivir… Porque todavía estás ausente imaginando un futuro improbable y llorando un pasado que no quieres borrar.

Lo que ocultas se hace grande y sale del escondite… Lo que no quieres escuchar acaba siendo un grito… Lo que no quieres saber, se escribe por todas la paredes que rodean tu vida… Lo que deseas abrazar, se hace tan espeso que te abraza, te oprime, te encoge… 

Sal al encuentro de lo que te persigue. Busca ese lugar al que no quieres nunca ir porque sabes que en él hay una cuenta pendiente, una mala cara que aguarda tu cara… Escucha esa canción que te recuerda que todavía no eres libre mientras no te aceptes por entero, mientras no ames tus sombras, mientras no perdones tus errores y asumas tus maravillosas imperfecciones…

Salda cuentas contigo y comprende que siempre fuiste tu mejor versión incluso cuando eras tu versión más asustada. Ama tu recuerdo más amargo y la lección que trae consigo y se desvanecerá en un instante… Visita tu noche más oscura y ya nunca perderás de vista tu propia luz.

Mi voz dice que me calle que ya he dicho muchas sandeces por hoy que no le interesarán a nadie, porque en realidad, nadie me escucha… Y yo le doy las gracias por sus palabras porque me ayudan a despertar y saber que cada vez habla más flojo y lo que dice me recuerda que hoy todavía no me he dicho que tengo mucho que aportar…

Porque sé que ya no me importa, porque escribo para mí, para alguien que necesita escuchar que todos somos perseguidos por una voz machacona que se cuela en nuestros pensamientos… Para una persona cansada que ahora oye sus palabras y está a punto de caer en la tentación y creer que son ciertas… Porque escribo para mi voz también, para que sepa que ya nunca más me va a doler lo que dice. Porque yo ya estoy a punto de ser feliz y no me asusta lo que voy a encontrar al otro lado de mí…

Preguntas personales respecto a tu familia:

32. Comparto el tiempo suficiente con mi familia?

33. Puedo trabajar menos y disfrutar más tiempo con mi familia?

34. Estoy afectando negativamente mis hijos?

35. Podré llevar a mi familia de vacaciones este año?

36. Estoy haciendo lo suficiente para que mis hijos tengan éxito?

37. Cómo puedo mejorar mi relación con mi pareja e hijos?

38. Tengo un balance en vida entre mi trabajo y mi familia?

39. Estoy poniendo el trabajo y a mis amigos por encima de mi familia?

40. Cuándo fue la última vez que llamé a mis padres?

Preguntas personales respecto a tus amigos:

41. Tengo los suficientes amigos que debería tener?

42. Paso suficiente tiempo con los amigos que tengo?

43. Por qué no tengo los suficientes amigos?

44. Cómo puedo tener más amigos?

45. Está mi trabajo interfiriendo con mi vida social?

46. Llamo a mis amigos las veces suficientes?

47. Cada cuánto debería de estar en contacto con mis amigos?

48. Con quién he dejado de hablar recientemente?

49. Tengo amigos que valen la pena? Escojo sabiamente el tipo de amigos en mi vida?

50. Cómo puedo terminar mi amistad con alguien que no me agrega valor?

51. Debería de ayudar a mis amigos financieramente?

Respecto a mis relaciones de negocios:

52. Qué puedo hacer para mejorar mis relaciones de negocios?

53. Estoy constantemente en contacto con mis clientes más importantes?

54. Cómo puedo desarrollar nuevas relaciones de negocios?

55. En cuáles relaciones de negocios debería invertir mi tiempo y cuáles debería dejar ir?

56. Disfrutan de mi compañía mis clientes y consumidores?

57. Piensan ellos que soy bueno en mi trabajo?

58. Cuando fue la última vez que fui a un evento de mi industria?

59. Hace cuanto tiempo no asisto a un curso o taller respecto a mi negocio?

Preguntas personales respecto a mi salud:

60. Estoy haciendo ejercicio regularmente?

61. Debería de perder algunos kilos?

62. Estoy comiendo demasiado?

63. Tengo una alimentación adecuada y saludable?

64. Debería hacerme revisar de un médico?

65. Debería tomar vitaminas o algún suplemento?

66. Hace cuanto me hice los últimos exámenes médicos?

67. Tengo la menor idea de cómo está la presión en mis venas y arterias?

68. Estoy tomando mucho alcohol?

69. Qué tengo que hacer para dejar de fumar?

70. Cómo puedo alejar la comida basura y comenzar a comer más vegetales?

Cada uno de nosotros tiene dos elecciones distintas que hacer sobre lo que haremos con nuestras vidas.

La primera opción que podemos hacer es ser menos de lo que tenemos la capacidad de ser. Para ganar menos. Tener menos. Para leer menos y pensar menos. Intentar menos y disciplinarnos menos. Estas son las elecciones que conducen a una vida vacía: las elecciones que, una vez realizadas, conducen a una vida de aprehensión constante en lugar de una vida de maravillosa anticipación.

Y la segunda opción? Para hacerlo todo! Para convertirnos en todo lo que podamos ser. Para leer todos los libros que podamos. Para ganar todo lo que podamos. Dar y compartir todo lo que podamos. Para esforzarnos, producir y lograr todo lo que podamos. Todos nosotros tenemos la opción.

Hacer o no hacer. Ser o no ser. Ser todo o ser menos o ser nada en absoluto.

Al igual que el árbol, sería un desafío digno para todos nosotros estirarnos hacia arriba y hacia afuera en la medida de nuestras capacidades. ¿Por qué no hacemos todo lo que podemos, cada momento que podemos, lo mejor que podemos, durante el mayor tiempo posible?

Nuestro último objetivo en la vida debería ser crear todo lo que nuestro talento, capacidad y deseo nos permitan: conformarnos con hacer menos de lo que podríamos hacer es fracasar en esta empresa digna.

Los resultados son la mejor medida del progreso humano. No conversación. No hay explicación. No justificación. Resultados! Y si nuestros resultados son menores de lo que nuestro potencial sugiere que deberían ser, entonces debemos esforzarnos para ser más hoy que el día anterior. Las recompensas más grandes siempre están reservadas para aquellos que aportan un gran valor a sí mismos y al mundo que les rodea como resultado de quién y en qué se han convertido.

Te has preguntado alguna vez, ¿por qué la gran mayoría de las personas que se ilusiona con un proyecto, acto seguido, comienza a sentirse paralizadas por el temor al fracaso?

– ¿De dónde surge el miedo al fracaso?, ¿qué es exactamente?

Las respuestas pueden ser tan variadas, como variadas son las formas de interpretar una misma situación. El fracaso está en la mente de cada persona y en su manera de interpretar los posibles resultados derivados de alguna acción. El temor al fracaso, como la mayoría de los temores, es totalmente ilusorio e irreal, es la anticipación o visualización de un resultado negativo, que aún no ha ocurrido, pero que se siente como si estuviese ocurriendo ahora… y paraliza.

Imagínate por un momento que comienzas a desarrollar una idea ambiciosa y al mismo tiempo, apasionante. Decides llegar hasta las últimas consecuencias y desarrollas un plan de acciones coherente con tu propósito; lo ejecutas con perseverancia y valentía, pero al final, después de un duro trabajo, descubres que los “resultados” son desafortunados.

– ¿Se podría decir que has fracasado?

Pues “lamentablemente”, la gran mayoría piensa que sí. Te podrían catalogar como un “fracasado”.

Seguramente, más del 90% de las personas que te rodean, estarán convencidos que tu intento fue un fracaso. Te lo dirán o no, pero lo piensan y lo comentan entre ellos, y desde mi punto de vista, es precisamente lo que “podrían pensar” esas personas que te rodean, lo que causa más temor, hasta el punto de no correr riegos para evitar lo que ellos, y tú, podrían interpretar como fracaso.

Pero entonces, ¿cómo deberíamos catalogar a la gran mayoría, que ni siquiera intenta descubrir aquello con lo que podrían disfrutar y sentirse realizados por temor a ser identificados como fracasados? ¿Previsores, discretos, inteligentes?

Existe una gran diferencia que todos deberíamos valorar internamente. Quienes no obtienen el éxito esperado en uno, dos, tres o más proyectos, “fracasan” en uno, dos, tres o más proyectos. Sin embargo, quienes JAMAS lo intentan por miedo al fracaso o al qué dirán, convierten toda su vida en una experiencia frustrante.

– ¿Cuál eliges?

“El fracaso más grande es nunca haberlo intentado”. – Proverbio Chino

Si tienes en mente algún proyecto o idea para mejorar tu negocio, tu vida personal, tu manera de contribuir, etc. pon manos a la obra y lánzate ya. Más vale correr el riesgo, que despertar dentro de 30 años con el pensamiento martirizante de que tus miedos, fueron más fuertes que tus sueños, y que pudiste haber tenido una vida más placentera, pero tú no te lo permitiste.

Recuerda: NUNCA fracasarás, solo obtendrás una experiencia muy valiosa. El éxito y el fracaso son simplemente interpretaciones o caras de una misma moneda. Si quieres tener éxito, tienes que aprender a fracasar.

Para conseguir la libertad financiera lo primero que debe saber es de qué se trata un ingreso pasivo; el ingreso pasivo es el dinero que usted recibe estando en casa sentado. También existen los créditos, que son otra forma de conseguir dinero, aunque con esta segunda opción podríamos generar ciertas deudas.

En la medida que nos vamos haciendo adultos logramos entender que luego de los 20 años ya todo comienza a complicarse, termina la universidad y la vida sin grandes responsabilidades se esfuma.

Siendo adultos solo pensamos que a partir de ese momento seremos esclavos del trabajo, no se disfrutarán más los viajes ni las vacaciones, solo debemos pensar en trabajo para lograr mantenernos en la vida.

Pero como para todo hay solución, a continuación se explicará una manera de conseguir dinero sin ser esclavo de un trabajo detrás de un escritorio. Las propiedades inmobiliarias bien utilizadas pueden crear libertad financiera.

Puedes a la edad de 28 años tener una red de viviendas puestas en alquiler, con los que lograría generar 4.600$ al mes, y esta sería la mejor muestra de lo que es un ingreso pasivo.

Por qué elegir bienes raíces como el camino hacia la libertad financiera

Una opción siempre puede ser comprar una casa en malas condiciones, remodelar y luego venderla, sin embargo, no es la mejor de las opciones.

Luego viene la opción que realmente vale la pena, comprar una propiedad y ponerla en alquiler.

Comprar una casa en alquiler puede convertirse en una adicción

Para comenzar puede comprar una casa pequeña de varias habitaciones, limpiarla, pintarla, inclusive remodelar.

Luego de habitarla se dará cuenta que puede sacar provecho de esto, alquilar las otras habitaciones ayudarán a que usted termine viviendo gratis en su casa.

Los pagos por alquiler le generarán suficientes ingresos, lo que cuenta como ingresos pasivos.

El poder de los socios inmobiliarios

Para poder consolidar a compra de bienes inmobiliarios siempre es bueno tener socios, estos ayudan a cancelar el monto total de la vivienda y usted puede encargarse de administrarla a la hora de alquilarla.

Esto funcionaría como estrategia:

• Encontrar un compañero que quiera obtener un buen rendimiento pero no quiera participar activamente.

• El socio proporciona el pago inicial y obtiene el préstamo en su crédito.

• Ambos son dueños de la casa.

• Uno administra la propiedad por completo y administra todos los aspectos del trato.

• Se dividen todas las ganancias 50/50.

Hay muchas formas de crear libertad financiera en la propia vida. El camino no tiene que ser inversión inmobiliaria pero si es una posibilidad, y muy buena.

La vida no tiene que terminar el primer día de la adultez, si lo vemos desde otra perspectiva, es donde realmente puede comenzar.

Las empresas de todos los tamaños pueden aprender mucho de la explicación de David Robertson sobre Lego.

En su nuevo libro Brick by Brick (Ladrillo por ladrillo), el profesor de la Universidad de Pennsylvania Wharton School narra la historia de este negocio familiar que empezó creando juguetes de madera en la década de 1930, experimentó con bloques plásticos en los 40s y en 1958 patentó su mayor creación: que estos bloques pudieran juntarse. La empresa se convirtió en uno de los juguetes más populares de todos los tiempos. “Ahora hay cerca de 80 ladrillos Lego para cada hombre, mujer y niño en el planeta”, escribe Robertson.

Lego disfrutó de un crecimiento estable por décadas, con ventas duplicándose cada cinco años a partir de finales de la década de 1970 hasta principios de los 90s. Después, como pasa con muchas empresas maduras, las cosas empezaron a alentarse. A finales de los 90, el incremento del interés de los niños en la televisión y la computadora (así como la expiración de sus patentes) hizo que Lego tomara medidas drásticas para mantenerse relevante.

La empresa se dio a sí misma licencia para innovar, y ahí fue cuando casi se va a pique. Adhiriéndose a las “verdades” de la innovación (contratar a personas diversas y creativas, y dirigirse por los clientes) Lego abrió parques temáticos, contrató a diseñadores italianos para producir nuevas líneas en electrónica, videojuegos y televisión.

Entre 1994 y 1998, la empresa triplicó el número de juguetes producidos, creando en promedio cinco nuevos grandes temas de productos al año. Pero en lugar de incentivar el crecimiento, estas iniciativas casi matan a Lego. En 2003 la empresa vio su mayor pérdida en la historia y estaba al borde de la bancarrota, con la mayoría de sus productos sin generar ganancias.

Pero Lego consiguió salvarse y seguir adelante para alcanzar grandes resultados. Entre 2007 y 2011, cuando muchas empresas estaban fracasando, sus ganancias se cuadriplicaron. En 2012 vio un incremento del 27% en sus ventas y un 36% en ganancias.

Para alcanzar estos resultados, la compañía disminuyó su fuerza laboral y sus oficinas corporativas y eliminó cerca de un tercio de su línea de productos. Pero los verdaderos resultados llegaron cuando Lego cambió su filosofía de innovación. “Seguido hablamos de la innovación con un YO mayúsculo, pero las empresas pueden conseguir grandes cosas con pequeñas innovaciones”, dice Robertson.

El nuevo pensamiento de Lego puede resumirse en tres puntos:

La innovación no sólo ocurre a nivel producto

Demasiado seguido, las empresas enfocan todos sus esfuerzos de innovación en sus productos. Como en el caso de Lego, esto puede resultar en ver demasiado lejos de lo importante.

Cuando Lego revirtió el daño que hizo a finales de los 90 y principios de los 2000, fue buscando áreas de mejora en toda la empresa. “Muchas personas hablan de la innovación desde el lado del producto”, dice Robertson. “Si aceptas que la innovación no sólo está en el desarrollo del producto (puede estar en ventas, finanzas, marketing, etcétera) entonces tendrás cientos de oportunidades diferentes”.

La innovación no necesita ser a grande escala

En el intento fallido de Lego de incentivar nuevo crecimiento apostó por lo que Robertson llama innovación con un YO mayúsculo, como abriendo parques temáticos, un negocio costoso del que no sabía nada, o alejándose de aquello que lo hizo popular.

“Lego escuchó a la investigación sobre que a la mayoría de los niños no les gustan los juguetes de construcción e intentó hacer una gran pieza sin partes”, dice Robertson. “Tenían que pagar mucho dinero por nuevos moldes, lo que terminó confundiendo a la gente sobre la marca, y el resultado fue que no era rentable”.

Pero la innovación no necesita hacerse en proporciones masivas (como Apple revolucionando la industria de los teléfonos celulares). Según Robertson, la mayoría de las empresas pueden esperar grandes cambios cada cinco años; Lego apostó por hacer cinco cada año antes de su colapso inminente. “La clave no es sólo la innovación, sino la innovación rentable y sostenible”, dice. “Me gusta el hecho de que al final, Lego es la historia de pequeñas innovaciones”.

La innovación surge estableciendo límites

Quizás el mayor error de Lego fue darles a sus diseñadores licencia de crear nuevos productos con pocos parámetros. Como resultado, entre 1997 y 2004, el número de elementos en el inventario de la compañía pasó de 6,000 a 14,000, y lo mismo sucedió con los costos.

A principios de 2004, Lego empezó a darles a sus diseñadores parámetros de costos; podían diseñar lo que quisieran mientras se ajustaran a esas limitaciones. Al verse forzados a trabajar con esos límites, los diseñadores se hicieron más creativos. Manejar la innovación se trata de “darles a los equipos los espacios para ser creativos, pero en la otra mano hay dirección, enfoque, metas y fechas de entrega”, afirma.

En este aspecto, uno podría argumentar que los sets de Lego son la analogía perfecta para la creatividad confinada. Como cualquiera que haya jugado con esos bloques puede comprobar, las mejores ideas a veces pueden surgir de pensar dentro de la caja.

21. Evita poner las cosas en categorías familiares.

Las mentes más creativas resisten una de las tendencias del cerebro, poner las cosas en categorías fáciles, usar un atajo mental para simplificar todo. Con un esfuerzo para alterar la perspectiva, eso puede cambiar.

A Larry Page y a Sergey Brin se le ocurrió la idea de que Google hizo al ver lo que parecía ser un defecto trivial, malos resultados en los motores de búsqueda que clasificaban a las páginas de acuerdo a qué tan a menudo algo era mencionado. Una anomalía los llevó a un camino más efectivo.

22. No dejes que la impaciencia arruine tus planes.

La gran fortaleza de John Coltrane, su improvisación, era en algún momento una debilidad. El recurría a la intimidación en lugar de la innovación. Después de años de absorber los estilos de otros y aprender bastante vocabulario, supo cómo hacerlo algo personal y diferente de cualquier otro.

Uno de los impedimentos más grandes para la creatividad es la impaciencia. Sigue en el curso y desarrolla una voz autentica.

23. Valora igualmente la inteligencia abstracta y la mecánica.

Los ingenieros más brillantes del mundo fracasaron al crear una máquina voladora de trabajo. Orville y Wilbur Wright eran mecánicos de bicicletas. Una visión sencilla, que una maquina voladora necesitaba ser capaz de moverse como una bicicleta en lugar de hacerlo en líneas horizontales como un barco, los ayudó a vencer a los hombres que atacaron el problema por años.

La inteligencia mecánica y el enfoque en la funcionalidad, pueden ser vitales, creativos y abstractos.

24. Evita el “candado tecnológico” o quedar envuelto en el arte técnico en lugar de resolver el verdadero problema.

Yoky Matsuoka tenía una meta imposible, construir una mano robótica que pareciera real. Para ella, no era una serie de rompecabezas mecánicos, sino aprender un proceso para entender la mano humana. Los detalles anatómicos aparentemente irrelevantes llegaron a ser extremadamente importantes para funcionar.

El candado tecnológico hace que la gente pierda visión respecto a preguntas más importantes. Al ver la mano humana, ya perfecta, Matsuoka superó a personas que se perdieron en los problemas técnicos durante años.

25. Fusiona lo intuitivo y lo racional.

Este es el paso final. La inmersión profunda en un campo en particular, experiencia en el aprendizaje, tiempo con un mentor y desbloquear el potencial creativo, crea una profundidad extraordinaria de conocimiento y la habilidad para responder rápido y por instinto a cualquier situación.

Combinar ese instinto con el proceso racional, permite a la gente alcanzar su mayor potencial, convertirse en maestros.

26. Crea tu mundo alrededor de tus fortalezas.

Albert Einstein era un mal científico. Odiaba como la física era enseñada y no le gustaban los experimentos. Sus mayores contribuciones vienen de otro lugar. Su teoría de la relatividad simple, viene parcialmente de pensar sobre una imagen en su cabeza de trenes, luces, hombres y mujeres.

Al decidir a los 20 alejarse de lo convencional, ciencia experimental y usar su disgusto por la autoridad para quitar convenciones que lo atrasaban, Einstein hizo algo por intuición, se veía lógico pero era muy racional.

27. Entiende que la práctica es tan importante como la habilidad con la que naces.

Cesar Rodríguez, apodado “America’s Last Ace” no era un piloto naturalmente bueno. Primero era de los peores. Se puso al corriente y superó a todos por medio de la práctica. Conocía cada control y reaccionó mejor que aquellos que confiaban en su talento.

Él logro después de miles de horas de práctica algo que parece muy ordinario. Pero así es como la mayoría de las personas se convierten en maestros.

Sólo es ahora y nada más. Lo demás no está, no existe. Dejó de tener sentido o todavía no lo tiene. No podemos controlarlo, no controlamos nada… Sólo podemos sentirnos bien, a pesar de los alambres de espino que hemos dibujado en nuestros tobillos y los muros que hemos construido mientras intentábamos encajar en una sociedad hambrienta de verdades a medias que la ayuden a seguir jugando sin romper la baraja…

Sólo tenemos este momento. El anterior es historia y el siguiente es puro misterio. Podría no ser, no dibujarse, no empezar. Hacerse líquido y derramarse, ser arena y escurrirse entre nuestras manos… O ser tan sólido y duro que nos golpeemos contra él buscando un por qué que sólo se descubre cuando te separas de todo y miras dentro de ti.

Sólo nos queda hoy y nos lo perdemos buscando el vestido perfecto y la coartada perfecta para cuando nos miren otros ojos y no nos vean perfectos… Hurgando en nuestro armario repleto de máscaras grises para que las miradas grises no descubran que en realidad somos de colores… Poniéndonos el traje triste para que nuestra felicidad incipiente no ofenda a los que regalaron su voluntad a cambio de una seguridad ficticia… Para que los que han decidido permanecer dormidos no sepan que estamos despiertos y planeamos escaparnos a una realidad paralela que estamos construyendo desde la nada…

Nos queda un suspiro y no queremos gastarlo con aire viciado, pero nos vemos tan obligados a disimular que llevamos puesta debajo la ropa de personas libres que los ojos nos brillan y cuando hablamos nos salen por la boca palabras preciosas e imposibles de ocultar…

Si tardamos mucho en salir del país de las no maravillas que nos habita por dentro a veces volveremos a usar esos pensamientos viejos y rancios que antes nos hicieron creer que todo era imposible y no había más opción que seguir en la fila…

Si no nos vamos ahora por miedo que tengamos y frío que nos digan que hace fuera de este lugar hermético y calculado, los pies se nos convertirán en raíces y nos volverá a entristecer la lluvia como nos entristecía antes cuando no sabíamos de su belleza ni llevábamos todavía el sol a cuestas…

Si nos demoramos, nos dejaremos convencer por un montón de almas cándidas y cobardes que nos dirán que no podemos y no merecemos más de lo que nos cabe en la cuchara o en la libreta diminuta que nos dieron para apuntar sueños sin espinas… Si esperamos una hora, un minuto, un segundo, una ola gigante en forma de rutina pegajosa nos devorará las ganas e inundará nuestros sueños con fotografías de objetos prácticos y metas asequibles y nos dejará nadando en mediocridad…

Si no nos vamos ya, los que siempre tienen respuestas para todo, nos recordarán que nosotros sólo tenemos preguntas y nos convencerán de que es más fácil caminar en línea recta.

No nos dejarán volver a intentarlo porque les asusta que aprendamos a bailar y luego volvamos y contagiemos a todo el mundo y les invada la risa descontrolada y gratuita.

Si nos quedamos, despareceremos y nuestro ahora será nunca y nuestro vacío en el pecho será siempre.

Nunca y siempre… Las dos palabras que más agujerean el alma y desesperan al que busca alternativas y dibuja mundos. 

El pasado es una noche pensando que lo que sueñas no llega. El futuro es un gato que regresa a casa después de pisar mil tejados.. Este momento eres tú mirándote al espejo y descubriendo que lo que te asusta va a hacerte libre… Vamos a hacerlo, saltar la valla imaginaria de nuestros límites y asumir el riesgo de nuestra autenticidad, de nuestra necesidad de sentir.

Vamos a descubrir si más a allá de la monotonía hay un mundo mágico o un acantilado sin ramas a las que sujetarnos para frenar la caída…

Vamos a ser auténticos y dejarnos de excusas para no ser nosotros mismos porque al final de la vida no nos lo perdonaríamos. Asumamos ya lo que somos y amemos tanto nuestras diferencias que ya no nos duela que no nos dejen entrar en el bar de los tristes, los cansados y los que no se atreven… Que no nos importe si nos juzgan y nos señalan con el dedo, que no nos moleste mirarnos al espejo de la vida y ver que no hay nadie más como nosotros…

Saltemos del tren si nos está llevando a una decisión que nos aturde… Dejemos la fiesta de la indiferencia y busquemos un lugar donde se celebre con ganas la incertidumbre y se busquen cómplices en lugar de competidores y amigos en lugar de palmeros…

Un lugar donde no importe la noche ni el día porque los segundos sean oportunidades por llenar de risa y emociones verdaderas. Donde no asuste lo nuevo, lo desconocido, lo raro y lo que no encaja y donde el final de los libros podamos escribirlo nosotros mismos. Seamos capaces de ver más allá de nuestras creencias más arraigadas y cuestionarnos lo que jamás pensamos que podríamos cuestionar. Da igual si eso nos hace flojos o absurdos a ojos de los que nunca dudan ni se plantean nada que pueda romper sus dogmas y salpicar a sus dioses diminutos que conducen coches rápidos para llegar a la esquina…

Quitémonos el uniforme de guerrero absurdo y dejamos de pelear por batallas que no son nuestras. Lancemos al abismo el insoportable manual sobre cómo vivir vidas anodinas y quitémonos el disfraz de personas normales.

Nos queda sólo este momento. La vida es ahora. Mañana es nunca. Ayer es siempre. Seamos como realmente deseamos ahora, sin esperar a que la placidez de lo cómodo nos agarre por el cogote y la monotonía se nos pegue a los zapatos. Soltemos el control ficticio de lo que creemos que debemos ser para convertirnos en lo que realmente nos hace vibrar… Seamos nosotros aunque a otros al mirarnos les moleste vernos que reflejamos todas sus deliciosas imperfecciones y se asuste darse cuenta que hemos roto el molde… De que lo que pensaban que no era posible es una realidad.

La idea

En 2014, un amigo mío llegó a una cena usando unos grandes, brillantes y feos lentes de seguridad naranjas. Pensé que me estaba jugando una broma. No estábamos en un restaurante cinco estrellas, pero las personas estaban vestidas de manera agradable y su look estaba fuera de lugar. Eventualmente le pregunté: “¿Qué pasa con esos lentes de seguridad?”.

Él me explicó que sus lentes estaban hechos para bloquear la luz azul artificial. Dispositivos como los teléfonos celulares emiten esta luz azul que afecta el nivel de melatonina que el cuerpo produce, un químico que nos ayuda a dormir en la noche. Esencialmente, dijo, la luz azul engaña a tu cuerpo y lo hace pensar que es de día.

Como un rayo, todo tenía sentido. Mis prolongados problemas de sueño y la falta de productividad durante el día podrían haber sido por una sobre-exposición a la luz azul por la noche. Decidí hacer un experimento: Fui a casa y me puse un par de lentes de sol amarillos. A pesar de que se veían ridículos los usé durante una hora antes de dormir la semana siguiente.

Dormí como un bebé.

Pero había un problema. No podía usarlos en reuniones sociales sin que la gente pensara que era raro. Por no querer romper mi nuevo patrón saludable para dormir, me encerré en mi departamento. Pensé: “¿Y si pudiera crear unos lentes bloqueadores de luz azul y ponerlos en un armazón estilizado?”.

Lo que no hice

No intenté inventar un nuevo producto. Simplemente tomé uno existente – lentes para esquiar protectores de luz azul- y lo adapté a algo moderno. Pensé en un amigo que había tomado tapetes de yoga, los hizo un pie más largos, y los llamó “alfombrillas de yoga extra largas”. Hizo millones.

Asociando

Mi hermano más pequeño, Tristan, acababa de dejar su trabajo como reportero de un periódico. No me gustaba la idea de lidiar con manufactureras, y como Tristán era un reportero investigador natural, me di cuenta de que él podía encontrar y obtener un manufacturero chino decente. Decidí aliarme con él: Él podría conseguir el producto y lidiar con los manufactureros mientras yo me concentraba en la estrategia y el marketing.

Probar prototipos

Tuvimos docenas de prototipos hechos de tres manufactureras chinas. Algunos eran efectivos, pero se veían feos. Otros eran estilizados pero no eran efectivos. Tenía que crear los lentes perfectos, que la gente se sintiera segura de usar en un evento social, sin sacrificar la calidad y la efectividad. Llevé los prototipos a mis amigos para obtener sus comentarios. Escogimos la versión actual con base en su retroalimentación.

Probar las aguas del e-commerce

Colocamos un mínimo de 300 pares, construimos una página en Amazon y la lanzamos el Black Friday en 2015. En un día vendimos cuatro pares. No era mucho, pero estábamos eufóricos. El siguiente día vendimos cinco. Después entre seis o siete órdenes a partir de ahí. Rompimos incluso en dos semanas y vendimos todo en un mes.

Probé que había un mercado para este producto. El único problema era que no habíamos ordenado más que 300 pares. Pronto nos dimos cuenta de que era el Año Nuevo chino y que las fábricas habían cerrado. No pudimos vender más lentes en enero de 2016. Ni en febrero. Ninguno.

Usamos ese tiempo para tomar cursos de ventas en Amazon y pedir consejos de nuestros amigos. Pero cuando llegó la próxima orden, sentí que estábamos empezando a arañar. Las ventas lentamente se escurrían. Habíamos perdido momento.

Aunque regresar a nuestra paz original tomó tiempo, aprendimos algunas lecciones invaluables a lo largo del camino. Algunas parecen como sin sentido en comprensión retrospectiva, pero con una nueva aventura, aprender estos elementos clave es (eventualmente y muy esencialmente) parte del viaje.

Credibilidad. 

Los testimoniales de los consumidores influyen a la gente a comprar de una manera muy poderosa. Así que los encontramos y les rogamos grabar un testimonial. Pedí favores a personalidades de la radio con grandes audiencias. Fui entrevistado en shows como Bulletproof Radio sobre los peligros de la luz azul. Vimos una correlación directa entre las entrevistas en radio y un despunte en las ventas.

Snapchat. 

Me enfoqué en crecer mis seguidores en Snapchat y con frecuencia usé los lentes. Muy pronto los clientes comenzaron a mandarme fotos de ellos usando el producto. Les tomaba una captura de pantalla y la compartía en mi perfil. Gradualmente, más seguidores comenzaron a comprar y a compartir sus fotos en redes sociales. Me sentí como si estuviera creando una sana revolución moderna.

Aumento en ventas.

Nosotros no ofrecimos ninguna oferta hasta finales del 2016. Si alguien quería comprar un par de lentes, tal vez ellos querrían otro par en descuento. O tal vez ellos querrían un antifaz de dormir. En el momento en el que ofrecimos una promoción, tuvimos más ventas y más ingresos. No ofrecer una promoción lo bastante rápido nos costó al menos $100,000 dólares en pérdidas de ingresos durante 2016.

Pruebas divididas. 

No probamos el precio, los títulos o las imágenes. No probamos mucho más que eso. Lo hicimos muy bien, pero habríamos doblado nuestros ingresos si hubiéramos probado estos elementos más pronto en el proceso.

Aprovechar la experiencia. 

Nos asociamos con mi primer mentor de negocios online, Tai López. Tenemos una gran relación porque yo fui el chico con las mejores ventas de Tai en 2015, así que cuando vio lo que estábamos haciendo, me sugirió venir a bordo como un socio. Tai es uno de los más grandes influencers en redes sociales y me ha enseñado mucho de lo que sé acerca de marketing online.

Él es un maestro de la estrategia y nos está ayudando a llevar el negocio al siguiente nivel.

En el vertiginoso mercado de la tecnología las decisiones se toman en tiempo real y pueden significar la diferencia entre ganar y perder. Los empresarios tech más exitosos desarrollaron trucos y estrategias para saber cómo afrontar una situación de crisis.

La estrategia Gates

Al tomar decisiones sobre los negocios, Gates aconseja a la gente que es mejor tomarse su tiempo. Considerar el tema desde cada ángulo y de la decisión es lo mejor para el negocio. La idea es evitar desperdiciar tiempo y volver al punto inicial para cambiar la decisión original. “Si tienes la voluntad de reabrir temas, esto interfiere no solo con la ejecución sino también con tu motivación al hacer la decisión por primera vez. Después de todo, ¿por qué molestarse en decidir un tema si no estás realmente decidido?”, dice Bill Gates.

Una de las mejores lecciones que se puede aprender de Bill Gates es su capacidad de mirar hacia el éxito pasado. “El éxito es un profesor pésimo. Seduce a las personas inteligentes a pensar que no pueden perder “, dijo el gurú de los negocios tecnológicos. Si bien recomienda reflexionar sobre los éxitos, hay que asegurarse de que no ensombrezcan el juicio y de que no se sienta demasiado confiado. Gates cree que no debemos ignorar los patrones iniciales del éxito, pero concentrar todos nuestros esfuerzos en por qué ocurrió este éxito puede dejarlo sin preparación para los desafíos futuros.

Los seis pasos de Elon Musk

Elon Musk, el hombre que fundó cuatro compañías de miles de millones de dólares: PayPal, Solar City, SpaceX y Tesla, es un ingeniero, un profeta de la próxima guerra entre humanos y máquinas, e inventor que ha seguido redefiniendo el límite de lo que es factible en los negocios, a través de su búsqueda del negocio de la exploración espacial, la energía limpia y los vehículos autónomos. Musk dice aplicar el método científico a sus negocios, para que pueda detectar problemas antes de que se conviertan en problemas y tomar mejores decisiones. Estos son los seis pasos.

1. Haz una pregunta.

2. Reúna tanta evidencia como sea posible al respecto.

3. Desarrolle axiomas basados en la evidencia e intente asignar una probabilidad de verdad a cada uno.

4. Llegue a una conclusión contingente para determinar: ¿Son estos axiomas correctos, son relevantes, conducen necesariamente a esta conclusión, y con qué probabilidad?

5. Intentar refutar la conclusión. Busque la refutación de los demás para ayudar a romper su conclusión.

6. Si nadie puede invalidar tu conclusión, entonces probablemente tengas razón, pero ciertamente no tienes razón.

Según este enfoque, nada se puede dar por verdadero o seguro, lo cual es necesario cuando inventas productos sin precedentes.

El método de dos pasos de Jeff Bezos

Bezos clasifica todas las decisiones en dos tipos. Las decisiones tipo 1 son grandes, estratégicas y con grandes consecuencias. Estas decisiones deben tomarse con mucho cuidado y metódicamente. Son irreversibles o casi irreversibles. Para el hombre más rico del mundo, son comparables a puertas de un solo sentido. Cuando abres la puerta, si no te gusta lo que ves no puedes darte la vuelta fácilmente para volver a donde estabas antes.

Sin embargo, la mayoría de las decisiones que enfrentamos no son decisiones de Tipo 1, sino que son reversibles o modificables. Bezos llama a estas decisiones tipo 2 y las compara a una puerta de dos vías. Si no le gusta lo que ve cuando entra por la puerta, simplemente gírelo y vuelva a cruzar la puerta. Las decisiones de tipo 2 pueden tomarse rápidamente por personas con buen criterio o grupos pequeños con experiencia relevante.

“A medida que las organizaciones crecen, parece haber una tendencia a utilizar el proceso de toma de decisiones de Tipo 1, de gran peso, en la mayoría de las decisiones, incluidas muchas decisiones de Tipo 2. El resultado final de esto es la lentitud, la aversión al riesgo no planificada, la falta de experimentar lo suficiente y, en consecuencia, menor innovación. Tendremos que descubrir cómo luchar contra esa tendencia”, expresó el empresario en una famosa carta a los inversores en 2015.

Adicionalmente, Bezzos propone la regla de 70%: las decisiones deben tomarse con sólo el 70% de la información que quisiera tenerse. Esto permite no estancarse en procesos lentos de toma decisiones.

El realismo, como característica y movimiento artístico, no sólo destituyó al romanticismo, sino que impuso una nueva forma de percibir y vivir la vida.

Concertar la realidad y evitar exageraciones son parte de esta filosofía y estructura, misma que figuró poco a poco en todas las ramas artísticas del siglo XIX. Por ejemplo: Honoré de Balzac y Stendhal fueron los precursores del realismo literario, ya que ellos provocaron un rotundo quiebre entre las letras de la época, a través de la novela burguesa.

El realismo no sólo fue una ruptura estética, también se trató de un nuevo estilo de pensamiento. El cual se apega únicamente a las posibilidades más viables, es decir, a la realidad alcanzable.

Curiosamente, los seres humanos nos complicamos la existencia al alejarnos de lo que podría ser más certero, factible y probable. No tener clara la diferencia entre un deseo y una posibilidad nos lleva a la frustración constante. A diferencia de las personas exitosas, la mayoría se preocupa en lugar de ocuparse. Muchas personas definen sus objetivos sin ninguna planeación, con base en una simple idea, mas no de acuerdo con la realidad.

Dejar de malograr y comenzar a ver resultados concretos es posible si adoptas las fórmulas con las que las personas exitosas cumplen sus propósitos.

20. Aprende a diferenciar entre un deseo y una resolución para no desperdiciar tu tiempo y esfuerzo en objetivos imposibles.

19. Prioriza todos tus propósitos y descarta los que sabes que realmente no necesitas en este momento de tu vida, entre más corta sea tu lista más fácil será terminarla.

18. Haz un plan que incluya metas, obstáculos, posibles resultados y planes aleatorios, así resolverás cualquier percance que modifique tus proyectos.

17. Pregúntate las ventajas y desventajas a las que te llevaría luchar por tus objetivos, si son más los inconvenientes replantéate ese propósito.

16. Aterriza tus proyectos en un calendario, define fechas de inicio y cumplimiento para presionarte a ti mismo.

15. Asegúrate de contar con la información y herramientas necesarias para alcanzar tus propósitos.

14. Enfócate en lo que sí quieres, jamás actúes conforme a lo que no deseas; mantenerte positivo es parte del éxito que logres.

13. Perdónate cada vez que no cumplas metas a corto o largo plazo y se consciente de que equivocarte es totalmente humano.

12. Toma en cuenta que la parte más difícil es el principio, pues nada de lo que intentes se volverá un hábito hasta después de un periodo de constancia.

11. Si las cosas no funcionan no te rindas, sólo cambia el método que estás aplicando.

10. Cambia tu rutina si es que ésta afecta u obstaculiza el cumplimiento de tus propósitos.

9. Felicítate por todos y cada uno de tus logros, no importa si son pequeños, momentáneos o imperceptibles.

8. Antes que nada, asegúrate de estar en una excelente condición emocional, de no ser así no podrás conseguir ningún resultado.

7. No importa cuánto te cueste levantarte a seguir, una persona exitosa jamás aplaza sus planes.

6. Crea un sistema de apoyo entre tus amigos y familiares, cuando quieras renunciar a tus propósitos ellos te alentarán a continuar.

5. Concéntrate en lo que quieres, pero no dejes que ese objetivo invada todos tus pensamientos.

4. Confía y siéntete capaz, la inseguridad se refleja en cada una de tus acciones, así que deberás creer que en verdad puedes hacerlo.

3. Toma riesgos y siéntete orgulloso de haberte atrevido a cambiar una parte de tu vida o rutina.

2. Combina tus esfuerzos de todos los días con momentos sólo para disfrutar la vida, debes recargar tu energía para poder seguir.

1. Ahorra, reduce la cantidad de sustancias nocivas que ingieres normalmente, ten todo el sexo que puedas, lee mucho, aprende otro idioma y haz cualquier cosa que te haga sentir mejor en cualquier aspecto.

La forma en que cada uno de nosotros es capaz de cumplir sus propósitos es distinta. A pesar de ello, existen algunas pautas que vuelven más probable nuestros triunfos; los hábitos, la disciplina, constancia, sabiduría y pasión, son parte de una filosofía de vida que las personas exitosas adoptan. Alcanzar nuestros objetivos no se trata de una coincidencia, sino de un esfuerzo de todos los días para lograr cosas reales a partir de nuestra voluntad.

No es secreto que durante la última década, las empresas han enfrentando retos para atraer y retener el mejor talento posible.

En términos simples, es porque, a diferencia que nuestros padres, nuestra generación no sólo busca un buen cheque y reconocimiento. Nuestro grupo de edad se encuentra sediento de poder tener un propósito de vida y ser congruente a nivel personal y personal.

El enfrentar esta crisis de talento ha provocado una oleada muy positiva de empresas que quieren definir su propósito más allá de hacer dinero. Esto no siempre es fácil. A veces porque se trata de una organización vieja (con más de 30 años) y se hereda una pobre cultura organizacional. Sobre todo, es difícil cuando hay tanta cacofonía entorno a los términos disponibles.

Para ayudarte en este proceso, veamos de qué va cada uno de estos conceptos.

1. Propósito

El propósito de una empresa es su razón permanente de existir. Es el porqué haces las cosas. La columna vertebral de la cual dependemos para tomar decisiones, ya sea en la vida diaria o cuando el tema es crucial. Con un propósito, podemos discernir entre decisiones que son correctas y generan valor real, de aquellas que son simplemente fáciles o incluso técnicamente elegibles.

Vamos a ponerlo en términos reales. ¿Cuándo atiendes un cliente, le estás sirviendo o únicamente estás maximizando utilidades? Esta es la pregunta que Sam Walton, fundador de Walmart, podría responder en un instante sin tener que pensar.

Guiado por altruismo y compasión, Walton se dedicó a servir a sus clientes. En este sentido, el propósito reverberó a través de toda la organización. Desde los directores ejecutivos hasta la gente de piso, todos en Walmart están listos para hacer la atención y servicio al cliente su mayor prioridad. Esto dio a Walmart una gran ventaja sobre sus competidores, a quienes aventajó año tras año.

La realidad es que sin un propósito, solo tomarás decisiones con un beneficio a corto plazo. La estrategia por sí misma no es suficiente sin un propósito. Tomemos a Enron como ejemplo, una corporación que colapsó, siendo una de las bancarrotas más impresionantes del mundo.

Tenían una estrategia brillante, pero carecían de un propósito. Lo único que les interesaba era hacer dinero, y estaban no solo dispuestos sino preparados para hacer lo que sea por ello. Esto les llevó a tomar decisiones con un juicio pobre, que envolvían una estrategia muy arriesgada para ocultar sus pérdidas. No es sorpresa que con el tiempo sus malas acciones los alcanzaron y al final más allá del escándalo global, sirven de testamento que una buena estrategia sin un propósito pueden ser desastrosos.

Recuerda, el propósito de una empresa es permanente.

Sólo en casos extraordinarios se llega a modificar, y esto únicamente para adaptarse a grandes cambios. Por ejemplo, en octubre 2015, Google se dio cuenta de que sus operaciones estaban abarcando mucho más que su propósito original (organizar la información del mundo). En lugar de cambiar el propósito de su empresa, sus cofundadores crearon Alphabet, una nueva organización bajo la cual podían incorporar los intereses adicionales que Google había adquirido con el tiempo. El plan es poder crecer a más de 26 distintas subsidiarias con Google siendo solo una de ellas.

Ejemplos del Propósito de una Empresa:

• Kellogg’s: “Nutrir familias para que puedan florecer y prosperar”.
• IAG: “Ayudar a las personas a administrar el riesgo y recuperarse de las perdidas inesperadas”.
• Google: “Organizar la información de mundo y hacerla accesible a todos”.

2) Misión

La misión es lo que la organización desea lograr en un periodo específico de tiempo. Si el propósito es el Por qué haces las cosas, la misión se trata del Qué cosas haces. Una buena misión debe de describir que es lo que hace la empresa y lo que no. Tanto el presente como en el futuro, debe de proveer un enfoque a la dirección y sus colaboradores.

En resumen, una buena misión de una empresa debe de:

• Incluir temporalidad
• Describir el negocio en el que se opera
• Definir el cliente
• Métrica bajo la cual se define el éxito

Veamos un ejemplo de una empresa ficticia de paseo de perros:

Misión 2019: “Ser la empresa de precios bajos para paseo de perros con más clientes en la Ciudad de México”

• Temporalidad: 2019
• Descripción de Negocio: Paseo de perros de bajo costo
• Cliente: personas en la Ciudad de México (que no tienen tiempo para pasear sus perros)
• Métrica de éxito: cantidad de clientes.

3) visión

La visión de una empresa describe sus planes, el mundo, sus clientes y si misma. Es decir, indica cómo le gustaría que el mundo fuese en algunos años. Esto incluye una idea de que cambios quieren ver en el mundo. También como se imaginan que la vida de sus clientes mejora. Y por último describir que tipo de organización les gustaría ser, aunque esto es lo menos importante de la visión.

Conclusiones                       

• Propósito: es la razón de existir de una organización, el porqué haces las cosas.
• Misión: es lo que haces para alcanzar tu propósito en un periodo de tiempo.
• Visión: es la realidad que le gustaría ver a la empresa entorno al mundo, sus clientes y ella misma.

Espero esto haya ayudado a aclarar sus dudas.

A la hora de hacer negocios es importante estar preparados para afrontar desafíos. Es por eso que la capacidad de adaptación de los empresarios al medio es fundamental para que una compañía sea exitosa y mantenga su vigencia en el tiempo.

Según el especialista en tecnología e industria argentino, Javier Ibañez, toda empresa debe apuntar a descubrir nuevos nichos de valor para reinventarse constantemente: ese es el desafío de los emprendedores de hoy.

En esta nota te proponemos conocer cinco conceptos útiles para pensar nuevas ideas y desarrollar negocios exitosos.

Diseñar una propuesta innovadora

Emprender implica innovar, proponer algo diferente: todo está en el valor agregado. Por eso, se debe ofrecer algo transformador y distintivo que destaque por sobre las propuestas de la competencia. Tomar riesgos en este sentido es una de las claves para seguir creciendo. Es fundamental analizar qué necesidades de nuestros clientes se encuentran aún insatisfechas y actuar en consecuencia para resolverlas.

Planificar un modelo de negocio rentable

Un proyecto que no deja ganancia no tiene muchas posibilidades de crecer: se debe obtener, al menos, el rédito suficiente para poder reinvertir, y así seguir innovando y creciendo. Nunca se debe dejar de pensar en la rentabilidad si se quiere que un negocio tenga éxito en el largo plazo.

Proponer una forma y cultura de trabajo innovadoras

Tener reglas claras acerca de las formas y tiempos de trabajo es una de las claves para mantener un negocio funcionando. Es muy importante garantizar la estabilidad laboral, ya que de otra manera es probable que terminemos desmoralizando a nuestros colaboradores e impactando negativamente en su rendimiento y calidad de trabajo. Para evitar que esto suceda, es recomendable establecer las condiciones laborales óptimas para que quienes trabajan con nosotros se sientan a gusto y dejen el 100% todos los días.

Contar con flujo de efectivo

El flujo de caja es la cantidad de dinero que tienes actualmente. Debes pensar fría y detalladamente a la hora de decidir en qué invertirlo, sin escatimar innecesariamente. Es esencial desarrollar la habilidad de administrar ese dinero de manera que siempre haya efectivo con el cual operar. No está de más recordar que la gestión de las finanzas de un emprendimiento, sobre todo en sus etapas iniciales, es crucial para garantizar el éxito futuro.

Pensar en las mejoras

Finalmente, debemos recordar que lo que no se adapta adecuadamente a los ritmos cambiantes de la sociedad, tarde o temprano perece. Por eso, es clave estar abierto a mejorar constantemente todos los aspectos del emprendimiento, y para ello es necesario dedicar tiempo, trabajo y dinero. La economía y los mercados no son estáticos, y eso supone la necesidad de destinar siempre un presupuesto para no quedarse atrás: mejorar infraestructura, procesos y otros aspectos críticos de la marca. Se debe seguir el ritmo del mercado, así como el de los gustos y las necesidades de los consumidores para lograr la eficacia deseada.

Cada vez cala más la necesidad de cambio en muchas empresas. La pérdida de cuota de mercado por la entrada de nuevos e inesperados competidores, las convulsiones del sector de turno a causa de los cambios en los hábitos de consumo, o sencillamente la obsolescencia de los productos y servicios han acelerado la necesidad de gestionar el cambio en muchas empresas.

Y, como era de esperar, la gran mayoría de esas empresas no estaban preparadas para abordar un proceso de cambio con garantías de éxito.

El marco teórico de referencia…

Muchas de estas organizaciones han tirado de la magnífica teoría existente recogida en best sellers de management convencidos de que la aplicación de dichos modelos traerían consigo las lluvias del cambio y con estas, las aguas organizativas regresarían a su cauce… lamentablemente, también han sido muchas las organizaciones que se han percatado de que no era exactamente así…

Muchas empresas han confiado en la aplicación práctica del excelente modelo de John Kotterrecogido en su libro “Liderando el cambio” (“Leading Change” – 1995) en el que identifica un proceso con 8 etapas claves para la gestión del cambio y que conviene siempre recordar:

1.- Establecer un sentido de urgencia (Establishing a sense of urgency);

2.- Crear una coalición que lidere el cambio (Creating a Guiding coalition);

3.- Desarrollar una visión y una estrategia;

4.- Comunicar la visión sobre el cambio (Communicating the change vision);

5.- Emponderar a los empleados para una acción de cambio generalizada (Empowering employees for broad-based action);

6.- Asegurar logros a corto plazo (Generating short-term wins);

7.- Consolidar avances y generar más cambios (Consolidating gains and producing more change)

8.- Anclar el cambio en la cultura de la empresa (Anchoring new approaches in the culture).

Otras organizaciones han reflexionado (pero no han actuado…) tomando como referencia la teoría de Wilfried Kruger y la metáfora sobre la gestión del cambio con forma de iceberg. Muchas empresas se focalizan erróneamente en la gestión del cambio de la parte visible del iceberg: poniendo el foco en coste, calidad y tiempo, llevando a cabo una gestión del cambio que es en realidad una gestión de proyectos.

Sin embargo, según Kruger, la esencia de la gestión del cambio consiste en ocuparse de las barreras, de lo que no se ve. Bajo la superficie de la parte visible existen dos dimensiones fundamentales del cambio: la interpersonal y del comportamiento y la dimensión normativa y cultural. La clave según Kruger está en “atacar” la gestión del cambio en ambas dimensiones – la gestión del poder y de la política y la gestión de las creencias – para de esa forma lograr resultados constantes en “la superficie” del iceberg.

Los tres principios activos del cambio: Propósito, Procesos y Personas

La referencia a ambos modelos o teorías era obligada porque en ellas se encuentra parcialmente el sentido de esta entrada. Hibridando la esencia de ambos enfoques con la experiencia profesional acumulada en materia de gestión del cambio durante los últimos 15 años, creo que son tres los principios activos básicos esenciales para llevar a cabo con mínimas garantías de éxito un proceso de gestión del cambio: Propósito, Procesos y Personas.

Más allá del número de etapas o pasos en las que deba estructurarse cualquier proceso de cambio y por encima del nivel de intensidad con el que haya que abordar las dimensiones ocultas para que el cambio adquiera sentido en la superficie visible, estos tres principios activos son inevitablemente esenciales.

Sin propósito no hay paraíso…

Probablemente el desencadenante de los otros dos principios básicos. La razón de ser del cambio. Cualquier empresa que pretenda llevar a buen término un proceso de cambio debe sin paliativos definir con exactitud el sentido de dicho proceso. Sin un propósito de cambio perfectamente definido y anclado es poco probable que perdure la gestión del cambio.

Muchas empresas trabajan en su cultura, en las creencias arraigadas y siguen escrupulosamente las teóricas etapas. Trabajar, afianzar y por supuesto comunicar el propósito/s del cambio va mucho más allá establecer un sentido de urgencia y desarrollar una visión y una estrategia. El propósito debe definir escrupulosamente y sin maquillaje la necesidad de cambio, porque sencillamente, sin propósito no habrá paraíso…

Un proceso de cambio, es un cambio de procesos…

El proceso de cambio no consiste en seguir de forma fidedigna una serie de etapas. Definido el propósito, el segundo principio activo son los procesos y en concreto la descomposición de los mismos. Con demasiada frecuencia las organizaciones se embarcan en macro procesos de gestión del cambio sin analizar con detalle el impacto que los procesos tienen en el negocio. Se ataca la cultura, las creencias pero los procesos y los flujos de interacción para conseguir que las cosas sucedan permanecen impasibles.

Es crucial y determinante entender que, por encima de cualquier etapa y más allá de cualquier fase, un proceso de cambio es un cambio de procesos… por lo tanto, incidir en ellos, descomponerlos y cuestionar su vigencia para que las cosas sucedan resulta un principio esencial ante cualquier intento de gestión del cambio.

Personas, ¿Quién sino?…

P” de protagonistas, primordial, primario, principal, pero sobretodo, “P” de Personas. Nada sucede sin ellas y su infinita capacidad de acción. Si una organización no empondera sin paliativos a las personas que la forman para trabajar sobre el propósito y para descomponer y trabajar en los procesos, sencillamente el cambio no se producirá.

Son muchas las organizaciones y, paradójicamente, las personas que trabajan en ellas quienes a su vez limitan el tercer principio activo de la gestión del cambio. No deja de ser curioso cómo somos nosotros mismos quienes llegando a trabajar en el propósito, en los procesos e incluso definiendo científicamente las etapas del cambio no nos concedemos a nosotros mismos y a nuestro entorno el papel que realmente nos corresponde en el proceso de cambio.

En demasiadas ocasiones señalamos a unos pocos elegidos como los artífices del cambio, en otras encomendamos la gestión del cambio a ese ente abstracto llamado liderazgo, como si de algo impersonal se tratara… sin caer en la cuenta de que es en nosotros y en nuestra capacidad para creer en nosotros y en los demás donde se encuentra el tercer principio básico y probablemente el más determinante en cualquier proceso de cambio…porque si el éxito del cambio no depende de que todas las personas que forman una organización lo lleven a cabo… ¿de quién sino?…

Es más que probable que las principales ideas, marcos teóricos y modelos más efectivos en materia de gestión del cambio ya estén inventados y desarrollados. Pero también es probable que una empresa que pretenda llevar a cabo un proceso de cambio efectivo y eficaz deba reflexionar acerca de en qué medida está dispuesta a trabajar con contundencia, y a liberar sin excusas ni paliativos los tres principios básicos y esenciales de la gestión del cambio: Propósito, Procesos y Personas.

Número 8: Las cosas no importan tanto.

Cuando eres joven quieres cosas porque ves a otras personas teniendo cosas y piensas que tu vida sería mejor si las tuvieras también.

Las cosas son solo cosas, no te hacen quien eres. Las posesiones son materias primas trasladadas de un lugar a otro.

¿Crees que en 10 años a partir de ahora te importará que ahora mismo tengas el último iPhone?

Queremos cosas porque nos venden por quererlas. Mira a tu alrededor en este momento, no realmente, mira a tu alrededor.

Cuántas cosas tienes a tu alrededor, que realmente no necesitas.

Necesitas herramientas, no cosas, y nadie necesita más que un par de herramientas esenciales para realizar el trabajo.

Número 9: Incluso a la noche más larga le sigue una mañana.

Algunas cosas tomarán más de 12 horas para aprobar. Tal vez un par de meses o incluso años, pero una cosa es cierta:

No importa qué tan difícil sea ahora, cuán oscuro todo parece, llegará un día en que te sentirás mejor.

Incluso los malos tiempos son temporales. Esta mentalidad particular te ayudará a superar algunos de los momentos más difíciles que la vida te lanzará.

Número 10: La felicidad es una elección y requiere mucho trabajo duro.

La felicidad no es algo que dependa de otras personas u obtenga su aprobación. La felicidad es algo que experimentas tú mismo porque tu realidad está en tono con tus expectativas.

La buena noticia es que puedes elegir ser feliz.

Lo malo es que debes esforzarte un poco, porque todo lo que valga la pena perseguir no sucederá solo, al menos no en la medida que estés buscando.

Número 11: En este momento, estás vivo, este es tu momento

… y estás pasando por el segundo.

Cada “ahora” eres inmediatamente absorbido por el pasado, ¡qué poético es!

Cuando pensamos en la vida, solemos ver todo el asunto, pero raramente nos damos cuenta de que ahora son momentos como este, en los que se lee este articulo que formas parte de él.

La mayoría de las personas se dan cuenta de la importancia del “momento” demasiado tarde en la vida y se pierde una gran cantidad de oportunidades para aprovecharlo.

Número 12: Todo el mundo está por su cuenta.

Todos son héroes en su propia película y todos quieren cabalgar hacia el atardecer con la chica.

Todos estamos experimentando la vida en primera persona y desde que naciste fuiste lo más importante que has experimentado. ¡Necesitas protegerte y prosperar!

Adivina qué: ¡eso es lo que todos piensan! Puede ser difícil de aceptar, pero de la misma manera que te consideras especial, alguien más piensa lo mismo.

No todos podemos ser el protagonista de la misma película, por lo que la gente tratará de obtener esa puesta de sol para sí mismos.

Mientras vivas, recuerda esto, porque te ayudará a ver a otras personas por lo que realmente son: humanos, lo mismo que tu.

Número 13: Debajo de la ira siempre está el miedo.

Como dice el sabio Yoda, “El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo conduce a la ira, la ira conduce al odio, el odio conduce al sufrimiento”.

Cada vez que sufrimos, especialmente durante largos períodos de tiempo, al principio creemos que se debe a algo que está fuera de nosotros, algo que odiamos. Y si superamos esa emoción, descubriremos a continuación que el odio es un estruendo de ira y, sin duda, algo a lo que nos hemos aferrado durante demasiado tiempo.

Pero debajo de todo eso siempre está el miedo: un miedo a la pérdida. Un miedo a la vulnerabilidad. Un miedo a dejarlo ir.

Pero si puedes llegar al punto de reconocer el miedo, verás su sombra alegre, y con compasión.

Y podrás avanzar.

Número 14: El mundo es más grande de lo que experimentaste.

Casi todos desearían poder haber visto más del mundo, haber experimentado más y haber revelado más secretos.

Nuestro planeta es increíble, lleno de diferentes personas, diferentes culturas, cocinas, arquitecturas, creencias y visiones para el futuro.

Si todo el mundo es como un libro, sería una pena leer solo un par de páginas.

Número 15: Una vida no es muy larga.

Es algo que nunca piensas cuando eres joven, porque parece mirar.

La vida es abundante, porque comparamos la cantidad de vida que hemos vivido con la cantidad de vida que creemos que nos queda.

Hagamos un pequeño experimento mental, ¿o sí?

Cuando tienes 20 años, esperas tener al menos 3 veces más vida que hasta ahora. Pero hay una trampa para eso.

Digamos que la persona promedio muere a los 80 años de edad. Desde el principio, la mayoría de las personas duerme 7 u 8 horas por noche, reduciendo un tercio de eso. Te quedan 53 años. Eso no es tan malo ¿verdad?

Si el hombre promedio trabaja durante 40 horas a la semana de 25 a 65, eso es otros 10 años. Pero te queda 43, que todavía no es tan malo, ¿verdad?

A partir de 2016, la persona promedio está tomando más de 10 horas de pantalla por día, esto combina las redes sociales con entretenimiento sin sentido (como programas de televisión o deportes) junto con contenido relacionado con noticias. La parte del programa de televisión es de 4.5 horas por día y está aumentando con compañías como Netflix peleando cada vez más por tus ojos.

Esto significa que la persona promedio pasa de 7 a 8 años de su vida, solo viendo la televisión.

Si comienzas a contar todo lo que consume tu tiempo todos los días como: comer, limpiar, vestirse, conducir y todas las demás tareas pequeñas, te sorprenderás al descubrir que la persona promedio en un país desarrollado tiene menos de 30 años para vivir.

Si vives en un país más pobre, puedes reducirlo fácilmente a la mitad a menos de 15 años.

Si esto no pone su vida en perspectiva, no sabemos que más lo hará.

“Hay algunas personas que viven en un mundo de sueños, y hay algunos que enfrentan la realidad; y luego están aquellos que convierten uno en el otro.” Douglas H. Everett

Supongo que no es justo llamar a nuestras metas y sueños más íntimos: “sueños”. Digo esto porque los sueños a menudo se identifican como ideas que son de naturaleza fantástica y que no tienen cabida en el llamado “mundo real”.

Pero todo dentro del alcance de nuestras vidas comienza con un pensamiento. Muchas veces es un pensamiento simple que se convierte en la más grandiosa de las cosas. Suelen ser representados como irracionales, ilógicos e inalcanzables por nuestra sociedad. Pero estos mismos sueños y pensamientos son las cosas que hacen que la vida valga la pena y que a su vez sea fantástica, todo esto al mismo tiempo.

Despertar y seguir el deseo de nuestro corazón independientemente de lo que digan los que nos rodean, es lo que necesitamos hacer. Todo se reduce a nuestra pasión interna que nos impulsa a vivir la vida de la manera que creemos que deberíamos, en lugar de como nos dicen las demás personas que deberíamos hacerlo.

Seamos sinceros: al final del día en la quietud de la noche, tenemos que dar cuentas a nosotros mismos. Si seguimos nuestros corazones, estaremos en paz. Si no lo hacemos, desarrollamos una confusión interna que finalmente nos vencerá y nos vaciará por dentro.

La vida debe ser vivida de acuerdo con lo que nos hace ser verdaderamente felices. Nuestra sociedad moderna muchas veces nos empuja hacia una existencia desfavorable. Creemos que estamos destinados a ser infelices con pequeños destellos de felicidad salpicados en la totalidad de nuestras vidas.

Ahora, no estoy diciendo que necesitemos ser felices 24 horas los 7 días de la semana. Pero ser capaz de cumplir tus sueños y estar en un estado de felicidad constante casi va de la mano.

Recuerda, una existencia en la que trabajamos en un trabajo que no nos gusta para ganar dinero para comprar cosas que quizás no necesitemos, con el fin de retirarnos un día, no parece muy emocionante, ¿verdad? Si no cumplimos con nuestro deseo más interno, nos quedamos vacíos y agotados.

Entonces, empecemos con cinco razones por las que debes hacer realidad tus sueños, empezando hoy.

5 razones por las que deberías realizar tus sueños

1. Te hará feliz

Lo que realmente te hace feliz es algo que sabes en un nivel muy profundo. Esta felicidad tiene el potencial de extenderse a todos los aspectos de nuestras vidas.

Nuestros sueños están interconectados con esta felicidad. Recuerde: tu corazón siempre está cuidando tus mejores intereses. La felicidad es parte de tu mejor interés. Si eres realmente feliz en lo que haces todos los días, NUNCA trabajarás un día en tu vida.

Seguir tu corazón para cumplir tus sueños es la clave de la felicidad.

2. Vivirás sin remordimientos

Tenemos que vivir con nosotros mismos incluso cuando estamos en una casa llena de gente. Esa pequeña voz dentro de ti (que llamamos acertadamente la voz interna) o tu corazón, está en constante conversación dentro de nosotros. Puede ser una voz molesta diciéndote la verdad o una guía interna para alcanzar tus metas.

No hacer lo que realmente más deseamos en la vida en última instancia conducirá a un sentimiento de arrepentimiento. La razón por la que esto sucede es porque nuestros sueños, nuestros objetivos, son tan intensos que a veces nos da muy poco espacio para hacer cualquier otra cosa.

Escuchar esa voz interna dará como resultado que nunca tendrás que sentir la pena de NO poder cumplir tus sueños.

3. Crearas confianza en ti mismo

Si lo piensas, tratar de ignorar tus sueños es realmente difícil de hacer. Tienes que ignorarte básicamente las 24 horas. Sin embargo, seguir tus sueños puede parecer algo aterrador pero los pasos están ahí si escuchas y prestas atención.

Al escuchar a tu voz interior y seguir tus sueños, estás creando un sentido de confianza en ti mismo que la mayoría de la gente nunca alcanza. Esta confianza en uno mismo es clave para vivir una vida que no solo tendrás más claridad sino que te entenderás mucho mejor que la mayoría.

Es más fácil de lo que parece. Solo debes recordar que todo debe hacerse paso a paso y poco a poco. Llegarás allí eventualmente.

4. Serás exitoso

Esto es verdad. ¿Cuántas personas se han vuelto ricas y exitosas haciendo algo en lo que realmente no aportaron el 110 por ciento de su esfuerzo?

Tus sueños son un plan de lo que realmente deberías estar haciendo. Esto es esencialmente tu vocación, tu propósito, tu destino, todo fusionado en uno.

Si trabajas en algo que amas, entonces no es trabajo. De repente estás construyendo el camino hacia tu sueño paso a paso. La vida es un campo de juegos y debe ser disfrutado. Invierte en aquello que te llena por dentro.

5. Inspiraras a los demás

Afortunadamente y lamentablemente vivimos en un mundo donde muchas personas sienten que no pueden hacer las cosas que realmente quieren. Sin embargo, si das un paso adelante y decides que quieres vivir la vida que siempre has soñado, lo lograrás.

Como humanos estamos destinados a la grandeza. Como creadores estamos destinados a mejorar el mundo en el que vivimos. Nuestros sueños evolucionan al mundo en muchos aspectos.

No solo estás cumpliendo tu propósito interno, sino que también les estás diciendo a los que te rodean que también pueden hacerlo. Nada es más importante que ser un ejemplo de grandeza, simplemente siguiendo tu corazón.

Todo en la vida lleva tiempo y con eso viene un cierto grado de paciencia. A través de todo este proceso, la parte más complicada es la práctica de la paciencia. Sin embargo, con esto viene una comprensión de lo que se necesita para cumplir tus sueños y la sabiduría necesaria para mantenerlos.

Lo importante es no dejar de hacerse preguntas, dijo Albert Einstein. Estas preguntas personales que encontrarás a continuación te ayudarán a encontrar lo que quieres en tu vida.

Son preguntas personales que te ayudarán a descubrir tu propósito de vida, cuestionarán lo que has venido haciendo y te impulsarán a seguir creciendo.

¿Por qué estas preguntas personales te ayudarán a desarrollarte? Bien dijo Wayne W. Dyer que no puedes crecer y desarrollarte si sabes las respuestas antes que las preguntas.

Cuando analizas los patrones que identifican a las personas exitosas, encontrarás que estos; más allá de tener oportunidades únicas, una familia con amplios recursos económicos o reconocidos estudios profesionales, todos se caracterizan por tener una mentalidad fuerte y entrenada para alcanzar el éxito.

Las preguntas personales tienen la habilidad para hacerte una persona mucho más exitosa.

La distancia que existe entre las personas exitosas y las que no lo son, se debe a la capacidad que tienen las primeras para tomar buenas decisiones, las cuales, al final, terminan dependiendo del poder mental para afrontar las situaciones diarias responsables de amoldar el futuro.

Preguntas personales versus las afirmaciones:

¿Cómo desarrollar este poder mental? Una de las mejores maneras para entrenar tu mente es haciéndote preguntas personales todos los días y cuestionándote el por qué de tus actos. Así descubrirás lo que verdaderamente quieres en la vida.

Porque sucede, que a diferencia de las afirmaciones que se caracterizan por dejar “la puerta cerrada” al debate, las preguntas personales te cuestionan, te hacen mirar en perspectiva y te dan la oportunidad de reconsiderar algo que dabas por hecho.

Teniendo la claro la importancia de las preguntas personales a la hora entender cómo ser exitoso en la vida, la revista Times publicó 83 preguntas que las personas exitosas se hacen todos los días.

Adicionalmente decidimos agregar otras 17 que nos parece importante que te hagas, y que te ayudarán a descubrir qué es lo quieres en tu vida. Sin más preámbulos, te invitamos a preguntarte lo siguiente.

100 preguntas personales que mejorarán tu vida

Preguntas personales respecto a tu ámbito profesional:

1. Qué puedo hacer para ganar dinero extra en mi tiempo libre?

2. Cómo puedo incrementar el valor que le ofrezco a mis clientes, consumidores o mi empresa?

3. Qué tengo que hacer para ganar mayor experiencia?

4. Cuáles habilidades adicionales necesito?

5. Qué cosas debería estar leyendo con mayor frecuencia?

6. Disfruto lo que estoy haciendo en mi trabajo?

7. Qué me apasiona hacer?

8. Puedo hacer dinero haciendo lo que me apasiona? ¿He considerado la posibilidad de ganar dinero por internet?

9. Debería cambiar de profesión o puesto de trabajo?

10. Debería trabajar más–o menos–horas?

11. Me estoy esforzando lo suficiente en mi trabajo?

12. Soy una persona perezosa?

13. En qué soy realmente bueno? ¿Conozco mis fortalezas?

14. En qué soy realmente malo y debería mejorar?

15. Me hace feliz mi trabajo?

16. Cuántas horas al día me la paso viendo televisión?

17. Cuando fue la última vez que leí un libro?

18. Es el dinero, y aprender cómo ser millonario, mi principal motivación en la vida?

19. Qué disfruto hacer sin estar recibiendo un solo dólar de ingreso?

Preguntas personales respecto a tus finanzas:

20. Estoy gastando demasiado dinero?

21. He aprendido cómo ahorrar dinero y lo estoy haciendo constantemente?

22. Tendré suficiente dinero para pensionarme?

23. He ahorrado lo suficiente para la universidad de mis hijos?

24. Cuánto dinero estoy gastando actualmente cada mes?

25. Sabes cómo hacer un presupuesto? Tienes uno para controlar tus finanzas personales?

26. Debería revisar y actualizar mi presupuesto?

27. Estoy haciendo bien la tarea de invertir mi dinero?

28. Está mi pareja haciendo una buena tarea a la hora de invertir nuestro dinero?

29. Estoy pagado demasiado en impuestos cada año?

30. Soy consciente de lo que ofrece mi seguro de vida?

31. Debería crear un fondo de ahorro para el futuro de mis hijos?

Una de las dificultades que enfrentamos en nuestra época industrializada es el hecho que hemos perdido el sentido de las estaciones. A diferencia del granjero cuyas prioridades cambian según la estación, nosotros nos hemos vuelto impasibles al ritmo natural de la vida. Como resultado, nuestras prioridades están desequilibradas.

Permítanme explicarles lo que quiero decir:

Para un granjero la primavera es la época de mayor actividad. Es cuando tiene que trabajar de sol a sol, levantarse antes de que amanezca y seguir trabajando duro hasta la media noche. Tiene que mantener sus equipos funcionado a full capacidad debido a que sólo tiene una pequeña ventana de tiempo para la siembra. Cuando el invierno llega hay mucho menos cosas que hacer como para mantenerlo ocupado.

De esto podemos sacar una lección: “Aprenda a usar las estaciones de la vida”. Decida cuando empujar y cuando aflojar, cuando sacar ventaja y cuando dejar pasar las cosas. Es fácil mantenerse trabajando de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., año tras año y perder el sentido natural de las prioridades y los ciclos.

No permita que se mezcle un año sobre el otro en una aparentemente interminable procesión de tareas y responsabilidades.

Manténgase atento a sus propias estaciones, temiendo perder de vista lo valioso y significativo.

Éxitos,
Jim Rohn

Tenía 27 años. “No me quiero ir. Amo mi vida. Soy feliz”, escribió la chica.

La familia de Holly Butcher, una australiana de 27 años que murió la semana pasada de cáncer, publicó la carta que la joven había dejado escrita para sus seres queridos, según publicaron varios medios nacionales e internacionales.

“Algunos consejos de vida de Hol”, es el título que eligió la familia para compartir el escrito que se viralizó rápidamente y alcanzó más de 10.000 likes, 2.300 comentarios y 8.000 compartidos antes de llegar a los medios.

La carta completa

Un pequeño consejo de Hol:

Es algo muy extraño aceptar tu mortalidad cuando tenés 26 años. Es una de esas cosas que siempre ignorás. Los días pasan y esperás que sigan pasando hasta que sucede lo inesperado. Siempre me imaginé a mí misma envejeciendo, con canas, con una hermosa familia (un montón de chicos). Planeé tener el amor de mi vida. Lo quiero tanto que me duele.

Así es la vida. Es frágil, preciosa e impredecible y cada día es un regalo, un derecho adquirido.

Tengo 27 años. No me quiero ir. Amo mi vida. Soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero está todo fuera de mi control.

No empecé esta carta como ‘una nota antes de morir’ porque le temo a la muerte. Me gusta el hecho de que somos ignorantes de su inevitabilidad. Excepto cuando quiero hablar de ello y se trata como un tema ‘tabú’ que nunca nos pasará a ninguno de nosotros. Ha sido un poco difícil. Solo quiero que la gente deje de preocuparse tanto por las tensiones pequeñas e insignificantes en la vida y trate de recordar que todos tenemos el mismo destino después de todo. Así que hacé lo que puedas para que tu tiempo se sienta digno y grandioso, sin mierda.

Dejo algunos de mis pensamientos a continuación. Tuve mucho tiempo para reflexionar sobre la vida estos últimos meses.

Sé agradecido por tener problemas pequeños y superarlos. Está bien reconocer que algo es molesto, pero tratá de no seguir y no afectar negativamente a nadie. Una vez que hagas eso, salí afuera y respirá profundamente una bocanada de aire hasta lo más profundo de tus pulmones. Mirá qué azul es el cielo y qué tan verdes son los árboles. Es tan hermoso. Pensá en lo afortunado que sos de poder hacer eso: respirar.

Es posible que te hayas quedado atrapado en el tráfico o hayas dormido mal porque tus hermosos bebés te mantuvieron despierto o porque tu peluquero te cortó el pelo demasiado corto. Tus nuevas uñas falsas pueden tener una astilla, tus pechos pueden ser muy chicos o podés tener celulitis y que tu panza se tambalee. Dejá que toda esa mierda se vaya. Te juro que no pensarás en esas cosas cuando sea tu turno de irte.

Todo es TAN insignificante cuando mirás la vida como un todo. Veo mi cuerpo perderse delante de mis ojos y no hay nada que pueda hacer al respecto. Todo lo que deseo ahora es tener un cumpleaños o Navidad más con mi familia. O simplemente un día más con mi novio y mi perro. Sólo uno más.

Escucho que las personas se quejan sobre cuán terrible es el trabajo o sobre lo difícil que es hacer ejercicio. Sé agradecido de poder hacerlo físicamente. El trabajo y el ejercicio pueden parecer triviales hasta que tu cuerpo no te deja hacer ninguno de los dos.

Traté de vivir una vida sana. De hecho, esa fue probablemente mi mayor pasión. Apreciá tu buena salud y tu cuerpo en funcionamiento, incluso si no tiene el tamaño ideal. Cuidalo y aceptá lo increíble que es. Movelo y alimentalo con productos frescos. Pero no te obsesiones con eso.

Recordá que hay más aspectos para una buena salud que el físico. Trabajá igual de duro para encontrar felicidad mental, emocional y espiritual. De esta forma, es posible que te des cuenta de lo insignificante y lo irrelevante que es tener un estúpido y perfecto cuerpo en las redes sociales. Eliminá cualquier cuenta que aparezca en tu timeline que te dé una sensación de sentirte mal con vos mismo. Sea tu amigo o no, sé despiadado por tu propio bienestar.

Sé agradecido por cada día que no tenés dolor e incluso por los días en que te sentís mal con gripe, tenés una lesión en la espalda o un tobillo torcido. Aceptá que es una mierda, pero agradecé que no ponga en peligro tu vida.

Dar, dar, dar. Es cierto que ganas más felicidad haciendo cosas por otros que haciéndolos por vos mismo. Desearía haber hecho esto más. Desde que me enfermé conocí a las personas más increíblemente generosas y amables. Y recibí las palabras y el apoyo más afectuoso de mi familia, amigos y desconocidos. Más de lo que podría dar a cambio. Nunca olvidaré esto y estaré eternamente agradecida con todas estas personas.

Es algo extraño tener plata para gastar cuando te estás muriendo. No estoy en un momento de salir a comprar cosas materiales, como un vestido nuevo. Pienso qué tonto es ganar tanto dinero en “cosas” nuevas.

Comprá algo para un amigo en vez de un vestido nuevo. A nadie le importa si usás lo mismo dos veces. Se siente bien. Llevalo a comer o, mejor aún, cocinale algo. Dale una planta, un masaje o una vela y decile que lo amás cuando se los des.

Valorá el tiempo con otras personas. No los hagas esperar porque sos impuntual. Apreciá que tus amigos quieran compartir su tiempo con vos ¡Ganarás respeto también!

Este año nuestra familia acordó no hacer regalos y, a pesar de que el árbol parecía bastante triste y vacío (¡casi me descompenso en Nochebuena!), fue muy agradable porque la gente no tenía la presión de ir de compras y todos se esforzaron por escribir una buena tarjeta para los demás. Además, imaginen a mi familia tratando de comprarme un regalo. Puede parecer poco convincente, pero esas tarjetas significan más para mí de lo que podría ser cualquier compra impulsiva. Eso sí, también fue más fácil hacerlo porque no había niños. De todos modos, la moraleja es que los regalos no son necesarios para una Navidad significativa.

Usá tu dinero en experiencias. O al menos no te pierdas las experiencias por gastar toda tu plata en bienes materiales.

Hacé el esfuerzo de hacer ese viaje a la playa que siempre postergás. Sumergí los pies en el agua y excavá con los dedos de los pies en la arena. Mojá tu cara con agua salada.

Disfrutá los momentos en vez de capturarlos con la pantalla de tu teléfono. La vida no está pensada para ser vivida a través de una pantalla ni se trata de tener la foto perfecta.

¿Son realmente valiosas las horas que pasás peinándote y maquillándote todos los días? Nunca entendí eso sobre las mujeres.

Levantate temprano algunas veces y escuchá a los pájaros, mientras observás los hermosos colores que hace el sol a medida que se eleva.

Escuchá música, escuchala realmente. La música es terapia. Cuando más vieja, mejor.

Abrazá a tu perro. Por lejos, voy a extrañar eso.

Hablá con tus amigos. Dejá de lado tu teléfono.

Viajá si es tu deseo. No lo hagas si no es tu deseo.

Trabajá para vivir, no vivas para trabajar.

En serio, hacé lo que hace que tu corazón se sienta feliz.

Comé torta. Sin culpas.

Decí que no a las cosas que realmente no querés hacer.

No te sientas presionado a hacer lo que otras personas podrían pensar que es una vida satisfactoria. Es posible que desees una vida mediocre y eso está muy bien.

Decile a tus seres queridos que los amás cada vez que tengas la oportunidad y amalos con todo lo que tienes.

Recordá que, si algo te hace sentir mal, tenés el poder de cambiarlo: en el trabajo o en el amor, o lo que sea. Tené las agallas para cambiar. No sabés cuánto tiempo tenés en la Tierra, así que no lo desperdicies siendo miserable. Sé que eso se dice todo el tiempo, pero no podría ser más cierto.

Una última cosa. Si podés, hacé una buena acción para la humanidad y empezá a donar sangre regularmente. Te hará sentir bien con la ventaja añadida de salvar vidas ¡A veces pasamos por alto que cada donación puede salvar 3 vidas! Es un impacto masivo que cada persona puede generar y el proceso realmente es muy simple.

La donación de sangre me ayudó a mantenerme con vida por un año más. Fue un año en el que estuve eternamente agradecida de pasarlo aquí en la Tierra con mi familia, mis amigos y mi perro. Un año en el que tuve algunos de los mejores momentos de mi vida.

 

 

 

Subir »
FB