Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

disrupcionEn octubre de 2014, Salim Ismail, vocero de Singularity University, pu­blicó el libro Exponential Organizations, un título escrito en coautoría con el periodista especializado en tecnología Michael Malone y el em­prendedor Yuri van Geest.

El libro plantea los retos y las oportunidades de convertirse en una organización exponencial, es decir, aquella que tiene una estructura pequeña, pero que es capaz de incrementar 10 ve­ces sus ganancias constantemente.

Para Ismail, Malone y Van Geest empresas como Uber o Airbnb son verdaderos ejemplos de gestión empresarial. De hecho, escriben, estas empresas han logrado ocupar es­pacios en la mente de los consumi­dores que antes tenían otras firmas que se actualmente se encuentran en bancarrota.

Uno de los ejemplos más claros, escriben, es el de Kodak e Insta­gram: con la integración de las cámaras fotográficas a los teléfonos inteligentes, Kodak fue perdiendo una parte importante del mercado. En contraparte, Instagram nació como una aplicación para los smart­phones capaz de aplicar filtros a las fotografías y ayudar a compartirlas en cualquier tipo de página o red social.

Un año y medio después de su lanzamiento, en octubre de 2010, la aplicación desarrollada por Kevin Systrom y Mike Krieger fue vendida a Facebook por 1,000 millones de dólares (mdd). ¿Cómo perdió tanto su valor Kodak y cómo alcanzó un valor tan alto y en tan poco tiempo Instagram? La respuesta está en las características exponenciales de esta segunda.

Según lo que estipulan sus au­tores, las empresas exponenciales tienen características difíciles de reproducir por la mayoría de los negocios: “Son al menos 10 veces más efectivos, eficientes o rápidos en sus procesos lineales en un mercado”.

En el libro, los autores aseguran que muchas de las empresas que actualmente son líderes en sus res­pectivas industrias están destinadas a desaparecer si no se convierten en organizaciones exponenciales.

En entrevista para Forbes Mé­xico, Salim Ismail habló sobre qué requerirían las grandes empresas, esas en las que no está inscrito el ADN exponencial de las startups, para poder transformar sus proce­sos en exponenciales.

¿Qué deben hacer las grandes empresas para convertirse en organizaciones exponenciales?

La trasformación es muy complicada por dos razones, la primera es que no sólo se requiere de un buen managing o de habilidades especiales, se necesita que siem­pre exista una búsqueda de efi­ciencia y de estabilidad. No es que sólo tengas la intención de hacer un cambio, es la suma de muchos factores. Si nosotros no tenemos habilidades de gestión, va a ser muy difícil intentar implemen­tar algo totalmente disruptivo.

Segundo, cuando se encuentran reunidos varios líderes de una organización, el 99% de las con­versaciones gira en qué se puede hacer al interior de la compañía que impacte al exterior de ésta.

La mejor forma de hacer este cambio es a través de la creación de un equipo pequeño. Este equipo puede hacer un trabajo mucho más escalable e innovador. Una organización puede generar un modelo disruptivo en toda una industria.

En su libro habla en numerosas ocasio­nes de que las empresas exponenciales tienen equipos de trabajo pequeños, ¿eso indica que las grandes organizacio­nes deben deshacerse de algunas perso­nas para convertirse en exponenciales?

Si miras organizaciones como Uber o Airbnb, ellos tienen equipos muy pequeños, pero logran operar al mis­mo nivel que cualquier organización grande. Observa a Uber, la función más crítica de esta organización está en el pasajero y el conductor, pero ellos no están adentro de la es­tructura organizacional. Poder valerse de la tecnología ayuda a enfocar los esfuerzos en donde realmente vale la pena.

Internet ayuda a las organizaciones a orientar sus esfuerzos hacia procesos mucho más radicales. Algunos procesos tendrán que hacerse más esbeltos y otros, en donde se requiere más gente, deberán engrosarse.

¿Cómo hacer esto en las grandes organizaciones mexicanas, que gene­ralmente son organizaciones con una estructura de empresa familiar, en don­de la gente difícilmente está dispuesta a cambiar de puesto?

Eso se convierte en un gran reto, sobre todo de gestión. Lo más importante es adquirir habilidades que permitan hacer este cambio.

Cuando se debe tomar la de­cisión de por dónde empezar, las empresas se dan cuenta de que todo inicia por las habilidades de un buen managing.

En este contexto, parece que los líderes deben tener características muy específicas, ¿cuáles son?

Ser un verdadero líder signifi­ca ser capaz de pensar y actuar de manera diferente.

¿Y qué pasa cuando el líder de la organización es una persona de edad avanzada o la empresa se encuentra en proceso de transición de la primera a la segunda generación?

Este tipo de problemas es el que experimentan empresas como Microsoft, BlackBerry o Yahoo. Ellos están analizando cómo se debe alcanzar una gestión efecti­va en la compañía.

Cada vez son más y más las empresas que están fracasando y menos aquellas que están encontrando la clave para hacer cambios. Son pocas las que están encontrando la forma de hacer cosas que aumenten su valor. De acuerdo con las estadísticas, 85% de las empresas quebrarán en los siguientes cinco años, éste es un número gigante.

Lo que tenemos que hacer es encontrar un sistema administrativo que genere vínculos virtuosos, que aumenten el valor de unos con otros. Esto es lo que yo llamo una caridad dinámica.

¿Usted sabe de alguna organización en México que haya nacido con ese ADN o que pueda transformarse en una organi­zación exponencial?

Creo que existen muchos ejem­plos. Hay una empresa de drones en Tijuana, fundada por un chico de menos de 30 años que se llama Jordi Muñoz. En México, hay empresas interesantes que están innovando en la impresión 3D y en las compañías que se dedican a distintos niveles de distribución.

Creo que no importa cuál es su origen. Por ejemplo, hay una indus­tria que es emblemática de México: la petrolera. Se considera que la crisis de los precios del petróleo se mantendrá por los próximos ocho o 10 años, generando una crisis económica en el país. Esto genera la oportunidad de innovar no sólo en la propia industria del petróleo, sino en la energética en general. Ahí hay un área de oportunidad.

Entonces, ¿se puede ser exponencial aunque la empresa se maneje en una industria muy tradicional?

Hay distintos niveles de disrupción. No todas las industrias cambian tan rápido como la de la música o la de los medios de comunicación, que su­fren disrupciones más rápidamente. Las industrias que ofrecen produc­tos físicos tienden a implementar cambios con menos rapidez, como sucede con las Kindle o los iPho­nes, que son productos físicos que deben pasar un proceso de inge­niería y producción que requiere más tiempo. Hay otras que deben pasar por un proceso de fabricación mucho más complejo y lento, como la industria inmobiliaria.

En las industrias cuyo modelo de producción, distribución y comer­cialización es más tradicional, la disrupción debe presentarse a otros niveles. Es decir, puede ser en la parte de procesos, de manera interna, mientras se pre­paran para los cambios externos que están por ocurrir.

¿Todas las empresas deben pasar por el proceso de las 6Ds del que habla en su libro?

Sí, algunas están más enclavadas en un punto que en otro, pero todas de­ben pasar por las 6Ds [digitalización, decepción, disrupción, desmonetiza­ción, des-materialización y democrati­zación]. En México, existen empresas que están en el proceso de digitali­zación (como Grupo Salinas) o de disrupción (Cemex o Grupo Bimbo).

¿Puede hablarnos de manera más específica de los procesos que están enfrentando estas empresas?

Todavía no es algo de lo que pueda hablar completamente porque aún estamos prospectando este cambio. Lo que puedo decirte es que son grandes organizaciones que están trabajando mucho en la parte de nuevos procesos.

De acuerdo con Salim Ismail, la publicación de su libro más que buscar impactar de manera negativa en los empresarios, busca despertar la consciencia de aque­llos que todavía están a tiempo de transformar sus organizaciones en exponenciales: “Para poder ser más competitivo, hay que analizar las oportunidades. Es necesario pensar en las cosas de una manera distintas.”

En opinión del vocero de la Singularity University, el fu­turo puede ser muy optimista; sin embargo, las organizaciones más tradicionales deben saber que su continuidad depende de qué tan disruptivas puedan llegar a ser. Ése, dice Ismail, es el verdadero reto en la actualidad.

problemasWilliam Shakespeare dijo:

Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué? Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele.

Los problemas no son eternos, siempre tienen solución, lo único que no se resuelve es la muerte.

No permitas q nadie te insulte, te humille, o te baje la autoestima.
Los gritos son el arma de los cobardes, de los que no tienen la razón.

Siempre encontraremos gente que te quieren culpar de sus fracasos, y cada quien tiene lo que se merece.

Hay que ser fuertes y levantarse de los tropiezos que nos pone la vida para avisarnos que después de un túnel oscuro y lleno de soledad vienen cosas muy buenas. “NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA”.

Por eso, disfruta la vida porque es muy corta, ámala, sé feliz, y siempre sonríe, sólo vive intensamente para ti y por ti.

Recuerda:

– Antes de discutir, Respira
– Antes de hablar, Escucha
– Antes de criticar, Examínate
– Antes de escribir, Piensa
– Antes de herir, Siente
– Antes de rendirte, Intenta
– Antes de morir… ¡¡VIVE..!!

La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y admirar sus cualidades.

aprendizajeHace algunos años, en Tokio, se encontró una semilla de loto que había permanecido oculta en una canoa durante dos mil años.

Debidamente tratada por un especialista y una vez puesta en agua, esta venerable semilla germinó al cabo de cuatro días y fue desarrollándose hasta convertirse, al cabo de 14 meses, en un hermoso loto rojo cuyas semillas fueron repartidas a laboratorios botánicos de todo el mundo.

Paso 1: La Semilla

¿Qué hubiera pasado si el científico en vez de ver el potencial de la semilla hubiera pensado que era solo una semilla inservible?

En todos nosotros existe una semilla dispuesta a germinar, en cuanto nosotros decidamos que este es el momento de iniciar su crecimiento.

Las estructuras tradicionales están en crisis y el mundo se globaliza, nosotros fuimos educados para vivir en un mundo que ya no existe; desaprender los prejuicios y paradigmas es lo que CREARÁ espacio en nuestra vida para lo verdaderamente nuevo y motivador.

Paso 2: Ser Para Crear

Hacemos de acuerdo a la forma que SOMOS, pero también podemos SER de acuerdo a la forma que hacemos.

Si aceptamos que vivimos en mundos interpretativos, podemos suponer que casi la mitad de los problemas que nos afectan y nos hacen sufrir no dependen del mundo externo, sino de las interpretaciones que tenemos del mundo externo y de nosotros mismos.

Tú creas tu mundo de acuerdo al Ser que eres. Si no te agrada lo que has creado, cambia el Ser Haciendo Distinto. Habrán DOS TRANSFORMACIONES, la de tu Ser, y la de tu mundo a partir de tu Hacer distinto.

Paso 3: Herramientas Para Abrirte Al Aprendizaje

Responde las siguientes preguntas:

“No sólo actuamos como somos sino que también somos de acuerdo a cómo actuamos. El hacer nos constituye en lo que somos. La acción genera nuestro ser.”

1. ¿En qué áreas te resulta más difícil estar abierto al aprendizaje y declarar que no sabes?
2. ¿En qué áreas no te permites reconocer lo que no conoces?
3. ¿Cuáles son las creencias que te están limitando?
4. ¿Qué es lo que piensas que ya no es para ti dada la persona que eres?
5. ¿Para qué crees que no eres bueno?
6. ¿En qué áreas colapsas los juicios acerca de tu HACER con los juicios acerca de tu Ser?
7. ¿Cuánto tiempo le dedicas por mes al aprendizaje y a la capacitación?
8. ¿Puedes aprender de tus errores y considerarlos maestros, o sufres y te quejas creyendo que no hay salidas y eres víctima?
9. ¿En qué áreas necesitas desaprender lo aprendido?

“Acercaros al borde, les dijo; tenemos miedo respondieron. Acercaros al borde les dijo, ellos se acercaron, él los empujó y ellos volaron.” – Guillaume Appollinaire.

Paso 4: Tomando Decisiones

¿Cuando tomas una decisión, en qué te basas?
¿En los hechos, en la experiencia, en la opinión de los demás?

A menudo formamos creencias y tomamos decisiones según lo que otros dicen, o lo que vemos en internet y en los medios. Pueden ser buenas fuentes, pero no dejan de ser una experiencia de segunda mano.

¿Qué han hecho esas fuentes para merecer tu confianza? Cuando tomas una decisión, ¿es realmente tuya?

Ejercicio Aplicativo:

La próxima vez que tomes una decisión coge dos hojas de papel.

1. En una de ellas anota todas tus experiencias sobre el tema.
2. En otra escribe las opiniones ajenas y todo lo que hayas leído y escuchado sobre la cuestión.
3. Acto seguido toma la segunda hoja a la papelera.
4. Mira de nuevo la primera hoja

¿Cuál es tu decisión, basada en tu propia experiencia?

“El desafío es ser nosotros mismos en un mundo que está tratando de hacernos ser cualquier otro.” – Renee Locks

Paso 5: Cambiando El Ángulo De Visión

¿Hasta qué punto es cierto lo que damos por sentado?… Hasta el punto en que no nos crea satisfacción.

Desde la concepción mariana del “valle de lágrimas” estamos aquí para sufrir antes de ganar un premio, pero eso solo es así si lo crees.

¿Acaso si no hay nadie para escuchar un sonido puede ser oído? Quiere decir que algo es cierto solo si tú eliges que lo sea, tú validas o no tus verdades personales.

A partir de hoy ¿qué verdades personales eliges VALIDAR? ¿Las que te abren las puertas y te dan opciones o las que te las cierran?

El origen del sufrimiento humano está en la conversación que se origina frente a los hechos, y sufrimos porque algo en nuestra alma sabe que hemos nacido para ser felices y cuando no es así, nos rebelamos desde lo más profundo de nosotros mismos. Lo que sucede es que hay formas más eficaces de ser más COHERENTES con el ser que somos; esa coherencia se origina en la conversación y en el ángulo de visión elegido.

Si no es aquí ¿Dónde?
Si no es ahora ¿Cuándo?
Si no soy yo ¿Quién?
Del Talmud

Tu aprendizaje sucede todo el tiempo, ¿dónde? Ahora mismo.

El ahora es todo lo que existe, no puedes Crear ayer, no puedes Vivir ayer, sólo puedes vivir y crear en el hoy.

Si no soy yo ¿Quién?, ser auténtico y ser tú mismo es la mayor fortaleza que puedes desarrollar y que te mantendrá ajeno a las críticas y a las adulaciones.

*No te preocupes, ningún monumento ha sido levantado para los que critican, los monumentos son para los criticados*

Si quieres comprender ACTUA, todo proceso de cambio empieza haciendo, así que TOMA ACCIÓN.

Super ExitososLos escritores a menudo dan con sus mejores ideas cuando hacen algo más que escribir.

Agatha Christie solía reflexionar sobre las líneas argumentales de sus asesinos mientras comía manzanas en el baño mientras que Dickens pasaba horas todos los días paseando por Londres. Así que si no puedes dar con ese maldito segundo acto; ¿Qué es lo mejor que puedes hacer?

Esto es lo que algunas investigaciones encontraron.

En 2006, los psicólogos observaron el papel de los pensamientos concientes frente a los pensamientos inconscientes (o soñar despierto) en el proceso creativo. La corazonada era que las respuestas a los problemas creativos aparecían cuando no las estamos buscando demasiado. De hecho, vieron que a veces, entre más duro tratan las personas de llegar a una solución (cuanto más piensan) menos lo consiguen.

También querían demostrar su idea de que si bien soñar despierto era importante para el proceso creativo, las personas necesitan implicarse en un determinado tipo de “soñar despierto” para obtener los mejores resultados.

Ellos creían que la forma más productiva de soñar despierto se producía cuando era dirigida hacia algún reto o problema. Cuando ociosamente soñamos despiertos con algo en vez de nada en particular.

Las pruebas comienzan

Los académicos comenzaron dando a la gente una serie de cortos problemas creativos para pensar.

Alrededor de 100 estudiantes fueron escogidos al azar y se les dijo que se sentaran frente a una computadora. Entonces, una serie de palabras ‘tríadas’ brillaron en sus pantallas.

Las tríadas los desafiaban a encontrar la palabra conectada a una serie de tres palabras supuestamente aleatorias. Por ejemplo, ¿qué palabra se conecta con “redondas”, “ademanes” y “tenis”? En este caso,”mesa”.

A los estudiantes se les mostraron nueve tríadas en rápida sucesión, pero no se les dio ninguna instrucción sobre lo que tenían que hacer. A continuación, el grupo se dividió en tres.

Al primer grupo se le dijo que “pensara mucho” sobre las respuestas del ejercicio de tríadas anterior y pasar a una prueba diferente.

A los estudiantes del segundo y tercer grupo se les dijo que esperaran para pasar a una prueba diferente también, pero a un grupo se le dijo que la prueba tríada ya había terminado, mientras que al otro grupo se le dijo que aún no había terminado.

A este último grupo le hicieron pensar que su primer reto seguía en curso y que tal vez, se les haría una prueba más tarde.

Tiempo para reflexionar

Después de completar la segunda tarea, los investigadores les pidieron a todos los estudiantes que volvieran a la primera prueba de la tríada y anotaran la mayor cantidad de respuestas correctas que pudieran recordar.

Los resultados revelaron una notable diferencia.

En su gran mayoría, los estudiantes a los que les habían dicho que su prueba aún no había terminado (y así se les dio tiempo para reflexionar y contemplar las respuestas mientras completaban una tarea diferente) fueron mucho mejores para recordar las respuestas de las tríadas.

Los estudiantes a los que les dijeron que “pensaran mucho” en las respuestas antes de pasar a una nueva prueba, y los estudiantes que pensaban que su prueba había terminado (y así “apagaran” sus mentes) fueron igualmente pobres a la hora de recordar y responder las pruebas. Y entonces, ¿qué prueba esto?

Deja que las ideas aparezcan

El proceso creativo a menudo se cree que es al azar; y es cierto, pero es uno que parece beneficiarse de operar dentro de ciertos parámetros.

Pensar deliberadamente demasiado sobre un problema parece amortiguar nuestras mentes e impedirnos llegar a una solución creativa. Soñar despiertos demasiado desenfocados podría significar simplemente ir la deriva y no produce nada de valor en absoluto.

Esta investigación parece indicar que soñar despierto funciona, pero sólo si estás inconscientemente enfocado en un problema creativo en particular que estás tratando de resolver.

En lugar de romperte la cabeza toda la noche con ese segundo acto, tal vez dormir, salir a caminar, planificar una comida sabrosa, hacer algo no relacionado sea más conveniente. Deja que el problema juegue en la parte trasera de tu cabeza y, sólo tal vez, la respuesta aparezca de repente.

triunfarSí, como lo escuchas: tú, yo, todos… podemos triunfar en aquello que nos propongamos. La pregunta inmediata y evidente es la siguiente: ¿Y qué hace falta para triunfar?

Habrás leído por aquí en más de una ocasión, que la herramienta más poderosa con la que contamos las personas, nuestro principal activo, es nuestra capacidad de aprender. ¿Y eso qué significa?

Que en esta vida, todo es una práctica. Emprender no es una ciencia ni un arte, es una práctica; negociar no es una ciencia ni un arte, es una práctica; hablar en público no es una ciencia ni un arte, es una práctica. Nadie sale del útero materno siendo un experto en nada. Y todo el mundo fue aprendiz antes de ser maestro. Por tanto, en esta vida todo se decide y todo se aprende.

En concreto:

1. Todo se decide = Sentido claro de dirección

Lo primero y más importante de todo es hacerse la siguiente pregunta: ¿A qué quiero jugar en la vida?

Quiero jugar a ser conferenciante, escritor, profesor, empresario… Lo primero y más importante de todo es tener un sentido claro de dirección, saber hacia dónde uno se dirige, porque quien no sabe lo que quiere suele acabar donde no quiere estar.

Tener un sentido claro de dirección implica decidir en dónde va a poner uno el foco, el alma, la energía sin despistarse en otras cosas menores. Una cosa y sólo una cosa. Como se dice en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 7ª edición) en palabras de James Dewey Watson, Premio Nobel de Medicina:

«Si tienes dos obsesiones, te sobra una»

La mayoría de la gente no tiene un sentido claro de dirección definido y funciona en modo inercia, piloto automático dejándose llevar un poco en función del viento que sopla en cada momento, con lo que va zigzageando y dando palos de ciego sin concentrar todas las energías hacia un fin. La energía va donde te concentras, y si te dispersas, la energía también se dispersa. ¿Conclusión? Resultados mediocres.

 No se puede ser un referente en algo tocando varias teclas del piano. Una tecla y sólo una.

2. Todo se aprende = Estudio + Práctica

El éxito es conocimiento en acción. Por eso, una vez que una ha decidido a qué quiere jugar en la vida, en qué profesional quiere uno convertirse, hay que manejar dos variables:

2.1. Estudio

Todo en esta vida tiene sus fundamentos, esos principios que son clave saber cuáles son y aprenderlos. Todo tiene su técnica y su método: vender, negociar, hablar en público, ligar…

Como decía Jim Rohn: «Si deseas triunfar, estudia el triunfo; si deseas ser más feliz, estudia la felicidad; si quieres hacer dinero, estudia la riqueza». Es fundamental echar horas en leer, acudir a seminarios, ver vídeos de ‘los mejores’, de aquellos que ya han llegado donde nosotros también queremos llegar y nos pueden indicar los principios básicos.

2.2. Práctica

No se aprende a andar en bicicleta leyendo un libro, hay que saltar al ruedo: a negociar se aprende negociando; a bailar se aprende bailando; y a liderar se aprende liderando

La repetición es la madre de la destreza, la genialidad no es otra cosa que la práctica diaria. Uno se convierte en un virtuoso de algo practicando, practicando y practicando. Dominar una tarea o una disciplina no es una cuestión de dos días. Ya sabes la secuencia que explica el éxito:

Estudia → Aprende → Practica → Equivócate → Corrige → Vuelve a empezar

Una vez que se ha decidido ese sentido claro de dirección, sólo hay que responder a una pregunta:

¿Estoy dispuesto a convertirme en la persona que es necesario convertirme para llegar donde quiero llegar?
¿Estoy dispuesto a sufrir el proceso que hay que sufrir para llegar donde quiero llegar?

Y digo ‘sufrir el proceso’, porque el aprendizaje siempre está asociado a una variable: el error, y a las personas nos cuesta mucho asumir errores. Pero sin errores y sin aprendizaje no ocurre nada mágico en la vida. Todo error, todo fracaso esconde sabiduría, si uno sabe descifrarla. Si uno evita el fracaso también está evitando el éxito. Hay gente que nunca se ha equivocado pero toda su vida es un error.

Durante el trayecto, pide feed-back continuamente. Si tu vida no es como te gustaría que fuese es porque hay algo que no sabes o no estás haciendo bien. Busca las causas. La gente ‘ganadora’ quiere saber la verdad siempre, para a partir de ahí ajustar el tiro con mayor precisión. El feed-back es el desayuno de los campeones.

Si tienes claro lo que quieres (define tu meta), diseñas un plan y te pones en marcha (acción), concentras toda tu energía en ese objetivo (foco) y tienes una determinación absoluta con ello sin desistir (compromiso), llegarás donde quieres llegar y te convertirás en quien quieres ser.

En definitiva, y como apuntaba Zig Ziglar, también incluido en Aprendiendo de los mejores:

«Naciste para ganar, pero para ser un ganador 
debes planificar cómo ganar; prepararte para ganar; y esperar ganar»

decisionesEstamos tomando decisiones continuamente, aunque a veces ni siquiera somos conscientes de ello.

A lo largo del día tomamos decenas o incluso cientos de decisiones, algunas no tienen mayor importancia pero otras pueden marcar irremediablemente el derrotero de nuestra vida haciéndonos tomar una u otra dirección (véase el Efecto Mariposa).

Sin embargo, lo curioso es que en el momento de tomar la decisión solo tenemos en cuenta los factores más obvios, cuando en realidad, detrás de una decisión se esconden múltiples determinantes. Obviamente, centrarnos en los aspectos más visibles nos puede llevar a tomar decisiones de las cuales después podemos arrepentirnos.

¿Cómo tomar mejores decisiones?

No existe una varita mágica que nos ayude a tomar buenas decisiones, nunca estaremos seguros al 100% pero podemos poner en práctica algunas estrategias que ampliarán nuestra perspectiva, nos harán reflexionar y nos permitirán decidir con mayor conocimiento de causa.

1. Piensa en términos de oportunidades.

Cuando vamos de compras, por ejemplo, pensamos en términos de “comprar” o “no comprar”. Esta perspectiva nos lleva, ineludiblemente, a comprar algo. Sin embargo, todo cambia si pensamos en términos de ahorro, si pensamos que el dinero que no empleemos en adquirir un artículo podemos invertirlo en algo que nos puede reportar una satisfacción mayor.

Por eso, cuando vayas a tomar una decisión, no pienses en términos de “todo o nada”, piensa en términos de oportunidades futuras.

2. Maneja diferentes opciones.

Las grandes empresas, cuando tienen entre manos un buen proyecto, no apuestan por un solo jugador, al contrario, amplían sus opciones dándoles el mismo encargo a diferentes personas, de esta forma logran tener distintas perspectivas del problema. Como consecuencia, pueden elegir el camino que les resulte más conveniente.

En nuestra vida cotidiana podemos aplicar ese razonamiento y, en vez de limitarnos a las opciones más obvias, deberíamos aprender a ampliar nuestra perspectiva.

3. Pídele a alguien que resuelva el problema.

A menudo los problemas llegan con una gran carga emocional, en esos casos nos resulta difícil encontrar diferentes soluciones. Sin embargo, un observador externo tiene la mente más limpia y menos contaminada por los prejuicios por lo que puede darnos ideas muy valiosas que ni siquiera habíamos tenido en cuenta.

Recuerda que a menudo las mejores ideas provienen de personas completamente ajenas al contexto del problema así que cualquier opinión es digna de valorar.

4. Recurre a las analogías.

Es difícil desligarse de nuestros patrones de pensamiento, que a menudo se convierten en una cárcel que limita nuestras perspectivas. Para desmarcarse de los estereotipos y tomar una buena decisión, podemos recurrir a las analogías. Por ejemplo, los creadores de los trajes de baño Speedo tenían el encargo de crear una prenda que ofreciera menos fricción en el agua.

Cuando se sintieron atascados, usaron las analogías y comenzaron a pensar en las cosas que se movían muy rápido en el agua, como los torpedos y los tiburones. Así encontraron su fuente de inspiración.

5. Considera una alternativa radicalmente opuesta a tus creencias.

Cuando nos enfrentamos ante una disyuntiva y debemos decidir, las opciones que se vislumbran en nuestro horizonte están profundamente mediatizadas por quiénes somos, por nuestros valores, creencias y metas. Sin embargo, imagina por un momento que eres una persona completamente diferente, ¿qué decidirías?

No se trata de que adoptes una solución con la que no te sientas cómodo pero al considerar alternativas tan diferentes a tu forma de pensar habitual, puedes encontrar un punto medio que antes no habías considerado.

6. Aplica la técnica 10/10/10.

Esta es uno de mis trucos favoritos para tomar decisiones. Antes de decidir, piensa en cómo te sentirás durante los próximos 10 minutos, 10 meses o 10 años, en dependencia del alcance de la decisión que debes tomar. Así podrás desligarte de las emociones que estás viviendo y focalizarte en las consecuencias.

Si una decisión te hará sentir muy mal o culpable en el futuro, es mejor que tomes otro camino.

7. Limita las opciones.

A veces, el problema de tomar decisiones radica en que tenemos demasiadas opciones. De hecho, en diferentes experimentos se ha demostrado que cuando tenemos muchas alternativas, solemos sentirnos desconcertados y aumentan las probabilidades de elegir el peor camino.

Por tanto, en ocasiones es conveniente que limites la cantidad de alternativas que tienes a tu alcance para que puedas centrarte en los prós y contras de cada una de ellas.

8. Pon a prueba las diferentes alternativas.

En vez de lanzarse al vacío, es recomendable ir paso a paso, con la seguridad y la tranquilidad que ello reporta. Pon en marcha pequeños experimentos que te permitan vislumbrar cómo funcionan las diferentes opciones y cuáles son sus consecuencias.

Por ejemplo, antes de elegir una carrera, puedes pasar algunos días con un profesional, que te muestre las interioridades de la profesión. Se trata de comprobar en carne propia cómo nos haría sentir un camino u otro.

9. Imagina el peor escenario posible.

No se trata de asumir una actitud catastrofista pero es conveniente que antes de tomar una decisión, estemos preparados para un fracaso. Por eso, imagina el peor escenario posible. ¿Cuáles son las probabilidades reales de que ocurra?

Si no eres capaz de lidiar con esas consecuencias, será mejor que tomes una decisión más cauta. A veces, no arriesgar significa ganar.

10. Satisface tus prioridades.

Tomes la decisión que tomes, lo más importante es que te sientas satisfecho. Eso se logra alineando tu decisión con tus prioridades. Antes de decidir, piensa si tu próximo paso te acercará o te alejará de tus prioridades esenciales. Así evitarás sentirte defraudado dentro de poco tiempo.

No obstante, la regla de oro en el momento de tomar decisiones es solo una: decide, no dejes que los demás decidan por ti.

Super ExitososLa mayoría de los auto-empleados quedan atrapados en la trampa de la delegación. Estás ocupado haciendo todo por ti mismo. Sabes que necesitas ayuda, pero encontrar y entrenar a alguien tomaría más tiempo del que tienes. Así que sigues trabajando duro hasta caer exhausto.

Esta es mi historia sobre cómo logré a tener la mentalidad de la delegación.

En 2001, CD Baby tenía tres años. Tenía ocho empleados, pero todavía estaba haciendo “todo lo demás” yo mismo, trabajaba de 7 a.m. a 10 p.m., siete días a la semana. Todo pasaba por mí. Cada cinco minutos, mis empleados tenían una pregunta para mí:

– Derek, un tipo quiere cambiar la carátula del álbum después de que ya está en vivo en el sitio. ¿Qué le digo?

– Derek, ¿Podemos aceptar transferencia bancaria como forma de pago?

– Derek, alguien colocó dos órdenes hoy, y quiere saber si podemos enviarlos en un solo envío, pero le reembolsemos lo que ahorra con eso.

Era difícil hacer algo cuando tenías que responder preguntas durante todo el día. Sentía como que bien podría presentarme a trabajar y sentarme en una silla en el medio del pasillo, sólo para responder a las preguntas de los empleados a tiempo completo.

Hasta que llegué a mi límite. Dejé de ir a la oficina y apagué mi teléfono. Entonces me di cuenta de que estaba huyendo de mis problemas en lugar de resolverlos. Tenía que arreglar esto, o quedaría arruinado.

Después de una larga noche de pensar y escribir, me metí en la mentalidad del delegador. Tenía que hacerme innecesario para el funcionamiento de mi empresa.

Al día siguiente, apenas entré por la puerta, alguien dijo:

“Derek, alguien cuyos CDs recibimos ayer ahora cambió de opinión y quiere sus CDs de vuelta. Ya hicimos el trabajo, pero nos está pidiendo si podemos rembolsar su dinero ya que nunca estuvo en vivo en el sitio.”

Esta vez, en vez de simplemente responder la pregunta, llamé a todos para juntarnos por un minuto. Repetí la situación y la pregunta. Respondí a la pregunta, pero lo más importante, les expliqué el proceso de pensamiento y la filosofía detrás de mi respuesta.

Sí, reembolsa su dinero en su totalidad. Tomaremos una pequeña pérdida. Es importante siempre hacer lo que sea que haga falta para hacer más feliz al cliente, siempre y cuando no sea indignante. Un pequeño gesto como este le quedará por un largo tiempo y hará que les diga a sus amigos que somos una gran empresa.

Todos recuerden siempre que ayudar a los músicos es nuestra primera meta, y obtener beneficios la segunda. Tienes mi total permiso para usar esta guía para tomar estas decisiones por ti mismo en el futuro. Haz lo que haga a los músicos más felices. Asegúrate de todos con los que trabajamos se vayan con una sonrisa.

Les pregunté a todos alrededor para asegurarme de que hayan entendido la respuesta. Le pedí a una persona que hiciera un manual, y anotara la respuesta a esta situación, junto a la filosofía detrás de ella. Y entonces todo el mundo volvió a su trabajo.

Diez minutos más tarde, una nueva pregunta. El mismo proceso:

1. Reúne a todos alrededor.
2. Responde la pregunta y explica la filosofía.
3. Asegúrate de que todos hayan entendido el proceso de pensamiento.
4. Pide a una persona que lo escriba en el manual.
5. Deja que todos sepan que pueden decidir esto sin ti la próxima vez.

Después de dos meses de esto, no hubo más preguntas. Luego le mostré a alguien cómo hacer la última de las cosas que todavía era mi trabajo. Como parte de su aprendizaje, tuvo que documentarlo en el manual, y luego mostrárselo a otra persona también. (Aprender enseñando.)

Ahora yo era totalmente innecesario. Empecé a trabajar desde casa, y no ir a la oficina en absoluto.

Incluso había enseñado a los empleados mi proceso de pensamiento y filosofía sobre las contrataciones de nuevas personas. Así que nuestros dos últimos empleados fueron encontrados, entrevistados, contratados y entrenados por otros empleados. Ellos usaron ese manual para asegurarse de que todos los nuevos empleados entendieran la filosofía y la historia de CD Baby, y saber cómo tomar decisiones por sí mismos.

Actualmente llamó una vez a la semana para asegurarme de que todo esté bien. Lo está. Nadie tenía ninguna pregunta para mí.

Gracias a que mi equipo estaba manejando el negocio, yo era libre para realmente mejorar el negocio! Me mudé a California, sólo para que quede claro que el funcionamiento de las cosas dependía de los empleados. Seguía trabajando 12 horas al día, pero ahora usaba todo mi tiempo en mejoras, optimizaciones e innovaciones. Para mí, esta era la parte divertida. Este era un juego, no un trabajo.

Mientras estaba lejos, mi empresa creció de $1 millón a $20 millones en cuatro años, y de ocho a 85 empleados.

Hay una gran diferencia entre ser auto-empleado y ser dueño de un negocio. Ser un auto-empleado se siente como tener libertad hasta que te das cuenta de que si te tomas tiempo libre, tu negocio se desmorona. Para ser un dueño de negocios real, hazlo de modo que puedas irte por un año, y cuando hayas vuelto, tu negocio lo esté haciendo mejor que cuando te fuiste.

ventasNo debe asumirse que el carácter de la pregunta ¿POR QUÉ queremos cumplir estos objetivos de Ventas? coloca al STRATEGOS en posición de “usurpar” funciones o responsabilidades de otras instancias jerárquicas de la Organización.

Obtener la respuesta a esta pregunta es indispensable para poder racionalizar permanentemente el carácter y el destino de los esfuerzos que se invertirán en las tareas de ventas. El STRATEGOS, los miembros de la Unidad de Comando Estratégico y todas las personas de la Organización involucradas en la Estrategia de Ventas necesitan entender la importancia de la tarea que tendrán que desempeñar.

Los miembros del ejército norteamericano en Vietnam no sabían por qué estaban combatiendo y ello solo complicó la situación general. Todo sacrificio debe justificarse, porque así se explica y de allí emerge la energía para sostenerlo, y sí es necesario, incrementarlo.

Es sorprendente descubrir cuantas organizaciones no pueden responder la pregunta ¿Por qué queremos vender esto? En ése drama juega un rol importante la inercia del justificativo del Negocio, aquella que trata de explicar una simple “razón de Negocio” para resumir un mundo de complejidades.

Las funciones de producción y ventas perfeccionan el Negocio pero no lo explican, de la misma forma que una batalla inconexa con la realidad de todo el teatro de operaciones no explica el sentido de la guerra. La guerra se lleva adelante para hacer prevalecer un Principio, una Posición o un Sentido que la Organización (cualquiera fuese ésta), sostiene.

Todo Negocio debe tener un Sentido para las actividades que lleva adelante. Probablemente éste tenga una orientación simplemente mercantil o especulativa, pero de allí en adelante ya constituye un sentido que se busca hacer prevalecer en el teatro de operaciones. Algunas personas se sienten más cómodas cuando se hace referencia a un Significado. Pues bien, de esto también se trata.

Las respuestas adecuadas a ¿Por qué queremos vender esto? deberían tener un tenor parecido a los siguientes, con el detalle que en esencia corresponda a cada realidad:

– Esta organización necesita sobrevivir y ello solo podrá conseguirse cumpliendo el objetivo planteado de ventas.

– Necesitamos Crecer. El cumplimiento de los Objetivos de Venta nos coloca en la siguiente posición.

– Necesitamos conquistar “tantos” puntos adicionales de participación en el mercado.

– Deseamos afectar la posición de la competencia en este Negocio y en estos productos. Además queremos hacerlo en estas proporciones.

– Estamos siendo atacados y necesitamos consolidar nuestra posición en el mercado.

– Queremos ser los primeros en hacerlo y consolidar posiciones en un mercado emergente.

– Debemos consolidar nuestro liderazgo en el mercado.

– Etc.

No debe confundirse la explicación que le da sentido a la lucha con ninguna otra alusión a Propósitos ulteriores que la Organización se haya planteado. Estas representaciones del sentido o significado de las operaciones del Negocio no tienen nada que ver con la Visión que la Organización se haya planteado para su futuro o con los objetivos de largo plazo que maneje la Alta Gerencia.

Es necesario que el STRATEGOS esté familiarizado con ellos, por lo demás el resto del equipo de la Unidad de Comando Estratégico y el conjunto de los miembros de la organización que tendrán la responsabilidad de ejecutar la Estrategia, no necesitan conocerlos a profundidad, o al menos, no en sustitución de la Consigna concreta que le dará significado a la lucha inmediata.

El término Consigna de Lucha es muy interesante, porque la manifestación del Sentido del combate que puede expresar la Consigna se encuentra cerca del entendimiento de las personas involucradas en la ejecución de la Estrategia. Por supuesto, mucho más cerca que cualquier otro tipo de enunciado que la Alta Gerencia maneje en función de intereses jerárquicos mayores o como resultado de las exigencias de un proceso de planificación.

La Consigna como representación del Por Qué, completa el esfuerzo de estructurar las actividades de la Estrategia de Ventas y presta un servicio invaluable en su dinámica.

Ningún Objetivo de Ventas puede manejarse al margen de una respuesta clara y precisa a este Por Qué.

Y si el caso se diera, le corresponde a la Unidad de Comando Estratégico y al propio STRATEGOS remediar el tema a nivel de las instancias de planificación o de política organizacional, en un proceso de retroalimentación condicionante, porque el propio éxito de la implementación de la Estrategia exige que ésta respuesta no sea subestimada.

Carlos Eduardo Nava Condarco, natural de Bolivia, reside en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, es Administrador de Empresas y Empresario. Actualmente se desempeña como Gerente de su Empresa, Consultor de Estrategia de Negocios y Desarrollo Personal, escritor y Coach de Emprendedores.

hábitosLa mañana es enormemente importante. Es la base sobre la cual construyes tu día. Cómo eliges pasar tus mañanas puede predecir el tipo de día que vas a tener.

Cuando despierto por las mañanas, mi mente poco a poco empieza a funcionar, y me empiezo a mover apenas la luz de la mañana empieza a filtrarse a través de las ventanas. Mi familia sigue durmiendo. Es un comienzo pacífico.

Me estiro, tomo un vaso de agua, prendo la tetera, y practico una meditación de gratitud por diez minutos. Entonces disfruto de una taza de té mientras leo un capítulo de algún buen libro. Y, por último, escribo por una hora antes de que un día atareado comience.

Una vez que mi familia se despierta, me detengo y me uno a ellos por un rato y seguimos algunos rituales mañaneros simples juntos también.

Esto es sólo un esbozo de mis mañanas, y me hacen feliz.

Sin embargo, no siempre fue así. Solía despertar apurado, corriendo y de mal humor antes de irme al trabajo, los recados o reuniones. Era horrible, pero era mi vida. No conocía ninguna mejor, así que no creía que podía cambiar las cosas. Gracias a Dios, estaba equivocado.

Cambié mis mañanas, hice que trabajaran para mí y no contra mí, con sólo unos rituales sencillos. Compartí estos rituales mañaneros con miles de clientes/estudiantes de coaching durante los últimos años, y muchos de ellos volvieron a mí un mes o dos después para decirme: “¡Gracias!” Tal vez te ayuden a ti también.

1. Comienza temprano.

Si tus mañanas son caóticas, la solución más simple es levantarte un poco antes que el caos. Esto, por supuesto, comienza con la noche anterior yéndote a la cama un poco antes.

Hazlo gradualmente, despiértate sólo 10 minutos más temprano cada semana por las próximas 6-9 semanas, y apenas notarás el cambio diario. Este tiempo extra te ayudará a evitar el estrés, las prisas, las tardanzas y los otros dolores de cabeza innecesarios.

2. Medita en la bondad.

Comienza cada día con amor, gracia y gratitud. Cuando te levantas por las mañanas, piensa en el increíble privilegio que es estar vivo; ser, ver, oír, pensar, amar, tener algo que perseguir. Gran parte de la felicidad son estas pequeñas partes de tu vida; la alegría no es más que la sensación de apreciarlas todas.

Entiende que no es la felicidad lo que nos hace agradecidos, más bien es el agradecimiento lo que nos hace felices. Adopta el hábito de darte cuenta de la bondad que ya tienes a la primera hora de la mañana, y verás más bondad donde quiera que mires a lo largo del día.

3. Estírate.

Simple, pero muy a menudo olvidado… estirar tu cuerpo por las mañanas tiene los siguientes beneficios claves:

• Crea un mayor rango de movimiento en las articulaciones de tu cuerpo
• Mejora tu flexibilidad muscular y coordinación
• Aumenta la circulación de tu sangre hacia varios órganos vitales
• Aumenta tu niveles de energía mental y física (como resultado de un mayor movimiento y circulación)

Si no estás seguro sobre cómo estirarte correctamente, puedes encontrar cientos de tutoriales geniales en YouTube. Elije uno que creas que es la que más te conviene y practícala durante un minuto o dos cada mañana. Sentirás un cambio en ti, te lo garantizo.

4. Bebe un vaso de agua antes de consumir cualquier otra cosa.

Otra práctica obvia que se pierde por el camino…

Tu cuerpo es más de 60% agua, y cuando has estado durmiendo toda la noche sin beber agua, te deshidratas y desesperas por hidratación. Así que sacia tu sed con exactamente lo que tu cuerpo necesita. Evita tomar café, té u otras bebidas antes de tomar al menos un vaso de agua. De esta manera tu cuerpo comenzará a despertar y te sentirás naturalmente con más energía y vida.

5. Mantén las cosas simples.

Uno de mis errores personales hace varios años atrás era tratar de hacer demasiadas cosas en mis mañanas. Cuando empecé a despertarme más temprano quería hacer ejercicio, meditar, hacer las tareas del hogar, leer, escribir, hacer el desayuno, responder emails, hacer recados, etc., y resultó que no podía hacer todas esas cosas. Me estaba despertando más temprano y volviendo loco. Hice mis madrugadas igual de atareadas que el resto del día.

Lo que me ayudó fue tener un par de cosas importantes que hacer temprano, pero no sobre-comprometerme con muchas metas y cronogramas. Preferí tener espacio y flexibilidad, lo que hizo del tiempo mucho más pacífico y útil. Así que el vaso de agua, estirarme, meditación de gratitud, un té, leer y escribir son los únicos programas que tengo en casi todas las mañanas, pero soy flexible con ellos también.

6. Realiza un par de cosas que te muevan.

Una vez más, NO llenes tus mañanas con cosas que tengas que hacer… pero, TEN un par de cosas que no puedas esperar para salir de la cama y empezar a trabajar en ellas. Para mí, es lo que hay en mi lista de favoritos, que incluyen leer y escribir; dos de mis grandes pasiones. Para ti, tal vez un paseo reflexivo, yoga, orar, pintar, o simplemente leer el periódico de la mañana.

En otras palabras, no basta con tener una larga lista de cosas que crees que deberías hacer, sino más bien cosas que realmente quieras hacer. Trata a tus madrugadas como si fueran un regalo.

7. Lee, revisa o escucha algo que nutra tu mente.

Algunas de las personas más felices y más exitosas que conozco leen un poco de las escrituras cada mañana, algunos leen libros inspiradores, artículos o citas, mientras que otros escuchan radio, podcasts o audio-libros que los animan a empezar sus días. La clave es tener un ritual enfocado en absorber pequeñas dosis de contenido de auto-superación para estirar y nutrir tus perspectivas y base de conocimientos. Hace que comiences tu día con una nota positiva, con ideas positivas y productivas que guiarán el resto de tu día. Y eso es crucial, porque tus pensamientos guían tu realidad.

Así que disfruta de algo positivo todas las mañanas en cuando te despiertes, y deja que te inspire a hacer algo positivo antes de volver a la cama por la noche. Así es como los días memorables y manejables se hacen.

8. Está presente, respira y aprecia el espacio entre las actividades también.

Los momentos de tu mañana no son sólo las cosas que haces; son también sobre el espacio abierto que hay entre las cosas que haces. Eso significa que el espacio en sí es algo que debes apreciar también.

Así que si meditas y lees, la mañana no es sólo valiosa porque meditas y leas… el espacio alrededor de esas dos actividades también es increíble. El tiempo dedicado a caminar hacia tu alfombra de meditación, o cuando buscas tu libro, o pasas las páginas, o viertes una taza de té, o te sientas y ves la salida del sol… estos pequeños espacios abiertos son tan importantes como cualquier otra cosa.

Relájate un poco para no estar corriendo de una cosa a la otra, y nota y aprecia los espacios que hay entre ello.

9. Pasa con gracia a lo que es más importante.

Como seres humanos estamos orientados hacia las metas. Nos gusta progresar. Cuando logramos una de nuestras metas, sonreímos por ello. Es por eso que las personas más felices que conozco son también algunas de las personas más exitosas.

A medida que tu mañana se termina, la clave es canalizar tu atención directamente hacia las cosas correctas, no hacia las cosas urgentes. Porque en algún momento todos nos preguntamos, “¿Por qué es tan difícil terminarlo todo?” Y la respuesta es sorprendentemente simple: Estamos haciendo muchas cosas equivocadas.

Varios estudios demostraron que las personas no terminan más cosas con trabajar más horas ciegamente en todo lo que les aparece. En vez de eso, terminan más cosas cuando siguen planes que miden y siguen prioridades claves. Así que si quieres tener más éxito, estar menos estresado, y ser mucho más feliz al final de cada día, no preguntes cómo hacer algo más eficientemente hasta antes preguntarte, “¿Tengo que hacer esto realmente?”

Ser capaz de hacer algo bien no significa que sea lo que tengas que hacer. Creo que este es uno de los problemas más comunes con la mayoría de los consejos sobre administración del tiempo; muchos gurús de productividad se enfocan en cómo hacer las cosas más rápidamente, pero la gran mayoría de las cosas que las personas hacen rápidamente no tendrían que ser hechas en absoluto.

crear confianzaEl lenguaje corporal debería ayudar, no doler.

Incluso cuando la charla no sea en persona, cómo te manejas impacta en cómo te conectas con los demás, y si tu presente yo es la mejor versión de ti.

Así que cuando hables es importante que uses estas estrategias para demostrar que eres fuerte, capaz, y que estás listo para cualquier cosa.

1. Ojos arriba y alerta

Tus ojos delatan tu enfoque. Así pues, si estás recogiendo pelusa de tus pantalones o buscando las salidas, mostrarás que tu interés está en otra parte y parecerás despectivo.

Para un máximo compromiso, haz el equivalente físico de fingir hasta que lo consigas. Comienza con los ojos haciendo contacto directo, luego mueve tu cabeza en señal de asentimiento y eleva las cejas mientras escuchas. Te verás en alerta e interesado.

2. Ármate

Presta atención a tus brazos. Colocados detrás de ti puedes parecer regio y distante, mientras que brazos cruzados sobre el pecho puedes parecer amenazante. Para verte como un líder, mantén tus brazos relajados y abiertos, incluso entrelazando tus dedos frente de ti para parecer centrado, cómodo e interesado.

3. En alto y orgulloso

¿Dónde están tus hombros? Si están sobre los dedos de tus pies o en tu regazo con tu espalda curvada en forma de C, te verás incómodo en tu propia piel y harás que la gente se cierre. Para transmitir confianza, mantén tus hombros sobre tus caderas.

Apunta los dedos de tus pies hacia la persona con la que estás hablando (no hacia la puerta) y no te apoyes en nada. Practicar poses poderosas (como las posturas de los superhéroes con los brazos como jarras y las piernas en una forma de “A”) puede ayudarte a aumentar tu confianza antes de que comience tu charla.

4. Espejito, espejito

¿Qué está haciendo tu pareja? Imita su postura para disipar tensión y conectarte. Si están sentados, siéntate a la misma altura. Si están de pie, encara la misma dirección. Alinear tu pose con la de otra la persona puede ayudarte a construir una buena relación.

5. No te olvides de sonreír

Sonreír pone a los que están alrededor de ti a gusto y te señala a ti mismo que estás haciendo lo que se supone que debes estar haciendo. Puede ayudar a darte la confianza que necesitas para hablar con ese cliente o aprovechar esa gran oportunidad.

vida¿Conoces a alguien que parece vivir en una buena racha permanente?

¿Te suena ese tipo de persona que hace un comentario aleatorio sobre cómo un día va a dirigir una empresa, o conseguir un ascenso que parece imposible, o hacer que le manden a una misión en el extranjero, y luego, van y lo consiguen, a menudo con todo en contra?

Esta gente hace que parezca muy fácil conseguir lo que uno quiere en la vida. Pero en verdad, es probable que antes hayan conseguido dominar un proceso de pensamiento y un plan de acción.

Estas personas se han convertido en maestros de cómo pedir y así se aseguran recibir lo que quieren. Para ellas, parece que la cualidad les viene de forma natural.

Para el resto de nosotros, hay formas de entrenar el pensamiento para expresar mejor qué queremos y aumentar las probabilidades de que suceda.

Visualizar

Para empezar, uno debe saber exactamente qué es lo que quiere, de forma específica. Los maestros en el arte de pedir siempre saben cómo indicar cuáles son sus deseos de forma articulada y clara, tanto a ellos mismos como al resto.

Jon Staenberg cree firmemente en visualizar los objetivos propios. Como inversor, ha encontrado una forma de conseguir sus grandes metas. Staenberg compara conseguir lo que quieres con preparar una casa que quieres vender.

La venta es mucho más fácil si la llenas con muebles alquilados hermosos y enciendes un par de velas, en lugar de mostrarla vacía. “Proporciona la visión. Proporciona el escenario. Tienes que hacerlo, y no asumir que la gente con la que trabajas sabe exactamente qué quieres“, dijo.

Y, dice Staenberg, la visión marcha mejor cuando uno se ha tomado tiempo para estar tranquilo y escuchar atentamente sus pensamientos. Puede llevar muchas horas de deliberación y confrontación con uno mismo saber por qué quieres algo y para qué sirve. Ser honesto contigo mismo es fundamental. Luego, tienes que creer que tu sueño se puede hacer realidad. Esta creencia se hará obvia para otros en la forma en la que hablas.

Staenberg, que empezó su carrera en Microsoft pero quería cambiarse al mundo de las inversiones, utilizó esta técnica. Durante sus siete años en Microsoft, plantó las semillas que necesitaba para hacer la transición que había planificado.

Comunicar de forma efectiva

Por supuesto, no es suficiente visualizar tus objetivos, dice Christiae Barho, ‘coach’, entrenadora en comunicación y facilitadora de talleres cerca de Frankfurt.

“A menudo, la gente tiene un cine en la cabeza, en marcha en un círculo eterno”, dijo Barho. No son capaces de poner en marcha su plan porque se enfrentan a obstáculos externos, sean reales o percibidos.

Puedes salir de este círculo vicioso de manera fácil: habla abiertamente, claramente y efectivamente sobre qué es lo que quieres con la gente que te puede ayudar.

“Cuando conoces tus motivaciones y sabes que tus contrapartes están interesadas, entonces puedes traducir lo que quieres en términos de la otra persona”, dijo Barho.

Es más fácil conseguir lo que quieres si ambas partes estás convencidas de que quieren lo mismo, como por ejemplo, liderar un nuevo proyecto. “Se llama establecer el marco del objetivo común”.

Adapta tus preguntas

Para mucha gente, llegar al punto de pedir lo que quieren puede ser difícil.

Las normas culturales o los escenarios específicos pueden afectar la manera en la que se desarrolla la conversación, dijo Moritz Ostwald, ‘coach’ ejecutivo basado en Frankfurt.

En Alemania, por ejemplo, la gente puede dar rodeos sobre temas sensibles por cortesía y son reacios a hacer cualquier cosa que pueda ser percibida como auto-promoción. Esto contrasta con la reputación que los alemanes tienen de ser gente directa. Pero cuando se trata de venderse a sí mismos, los alemanes pueden ser tímidos, dice Ostwald.

A la gente le da miedo pedir lo que quieren porque tienen miedo a ser rechazados. En Estados Unidos, pides lo que quieres una y otra vez hasta que lo consigues. Aquí, casi es una ofensa. Que alguien diga “no” a mis ideas, deseos o esperanzas puede tener consecuencias devastadoras”, dice.

En muchas culturas asiáticas, es poco frecuente pedir algo a no ser que estés muy seguro de conseguirlo. “La gente no quiere perder la fe, así que ponen más cuidado en tener un argumento y razones de fuerza para pedir algo específico”, dijo Ostwald.

Trabajar duro y ser persistente

Los maestros en el arte de pedir no se quedan en visualizar y articular sus argumentos. En el camino, ponen horas de trabajo duro. “Llegar donde quieres no sucede en un segundo. Supone enfrentarse con obstáculos, subir, bajar y quizás crear las entradas”, dice Staenberg.

Tras invertir en más de 200 empresas, mucha gente llama a la puerta de Staenberg buscando un comienzo.

A veces los rechaza a propósito, aunque esté impresionado. Su objetivo es ver si la persona vuelve con una idea más refinada o una visión más clara de lo que quiere, sea un trabajo o financiación.

“Quiero saber cómo de comprometido está alguien con su idea y que no es algo aleatorio, la idea del día”, dice. Si la persona reaparece con la idea más desarrollada y muestra cómo puede tener éxito, Staenberg es todo oídos.

Esto es lo que Stanberg hizo con su negocio de vinos.

Quería vender su vino en Seattle, pero se le hizo difícil entrar en los menús de los restaurantes allí. Así que se acercó a los chefs locales con la idea de celebrar noches culinarias en espacios para destacar su vino, y les pidió que cocinasen al tiempo.

La idea despegó. Y ahora los chefs consiguen publicidad y Staenberg vende sus Malbecs y otras variedades en eventos en Seattle.

Si es auténtico y verdadero, conseguirás tu objetivo. El objetivo es el camino. A menudo, la gente no pasa

Robert Kiyosaki¿Cómo una persona como Bill Gates pudo convertirse en el empresario más rico del mundo a sus treintas? O ¿cómo Warren Buffett pudo convertirse en uno de los inversores más ricos de Estados Unidos?

Ambos hombres provienen de familias de clase media, por lo que no les entregaron las llaves de la bóveda familiar. Sin embargo, incluso sin una gran riqueza familiar que los respalde, subieron hasta el ápice de la riqueza dentro de un lapso de unos pocos años. ¿Cómo?

Lo hicieron de la forma en que muchos ultra ricos del pasado lo hicieron, lo están haciendo hoy, y lo van a hacer en el futuro. Ellos crearon un activo que vale miles de millones de dólares, un negocio en el que otros invirtieron.

Armas jóvenes

A principios del año pasado, IndustryWeek publicó un artículo titulado “Jóvenes y ricos: Las 10 personas más ricas menores de 40.”

Los diez multimillonarios menores de 40 fueron:

NombreEdadRiqueza
(miles de millones)
Negocio
Mark Zuckerberg30$ 35,1 mmFacebook
Dustin Moskovitz30$ 7,7 mmFacebook
Jan Koum38$ 7,7 mmWhatsApp
Scott Duncan32$ 5,5 mmHerencia, Enterprise Products Partners
Sean Parker35$ 5,2 mmNapster
Yang Huiyan34$ 5,1 mmHerencia, Country Garden Holdings
Alejandro Santo Domingo Davila38$ 4,9 mmHerencia, Grupo Santo Domingo
Elizabeth Homes31$ 4,5 mmTheranos
Eduardo Saverin32$ 4,4 mmFacebook
Arun Pudur38$ 4,0 mmCelframe Technology Group

En el pasado, estas listas habían sido dominadas por empresas de Internet, y en cierta medida todavía lo están. Seis de diez en esta lista están relacionadas con Internet. Pero la lista también es variada, con inversiones en recursos naturales, bienes raíces y bebidas, aunque estos como resultado de herencias. Una, Theranos, es una firma de biotecnología, fundada por Elizabeth Homes cuando tenía 19 años y asistía a Stanford.

La fórmula sencilla para hacer miles de millones

Lo que todas estas empresas tienen en común es que son empresas que han perturbado los mercados en los que juegan, y en las que otros han invertido su dinero. En pocas palabras, están vendiendo acciones en lugar de comprarlas.

En Padre Rico Padre Pobre, escribí acerca de cómo cuando tenía nueve años comencé a hacer mi propio dinero al fundir el plomo que había en los tubos de pasta de dientes y moldeándolo en forma de monedas en moldes de yeso-de-paris. Mi padre pobre me explico lo que la palabra “falsificación” significaba. Y mi primer negocio abrió y cerró el mismo día.

Mi padre rico, por otro lado, me dijo que estaba muy cerca de la fórmula definitiva para la riqueza: para imprimir o invertir tu propio dinero… legalmente. Y eso es lo que hace el inversor final. En otras palabras, ¿por qué trabajar duro por dinero cuando puedes imprimir el tuyo propio?

En Padre Rico Padre Pobre, la lección #5 de mi padre rico era: “Los ricos inventan dinero.” Mi padre rico me enseñó a inventar mi propio dinero con bienes raíces o pequeñas empresas. Esa habilidad técnica es el dominio de los inversores insider y finales.

Cambia tu forma de pensar; cambia tu vida financiera

Después de alcanzar mi meta de hacer mi primer $1 millón, comencé a pensar en cual sería mi próxima meta. Sabía que podía ir y hacer $ 10 millones haciendo las cosas de la misma manera. Sin embargo, $1000 millones requerirían nuevas habilidades y una nueva forma de pensar.

Es por eso que me puse la meta de $1 mil millones, a pesar de las muchas dudas personales. Una vez que tuve el coraje de establecer esa meta, empecé a aprender cómo otros lo habían hecho. Si no me hubiera fijado esa meta, no me habría embarcado en el viaje del aprendizaje. Una vez que me comprometí con esa meta, mi mentalidad cambió, y eso solo ya era extremadamente valioso.

Si bien todavía no soy un billonario (en inglés, mil millones) como los hombres y mujeres jóvenes de la lista anterior, me esfuerzo por ser uno, y lo hago siguiendo su fórmula. Fundé muchas empresas en las que invierten los demás, e incluso saque algunas a la bolsa en pequeños mercados como la bolsa de valores de Canadá.

Incluso si no alcanzó mi meta de $1 mil millones, habré ganado mucho más del cambio de mentalidad que requerí que si nunca me hubiera fijado esa meta en primer lugar.

¿Eres el próximo multi-millonario? Sólo una persona puede responder esa pregunta, tú. Pero con el equipo correcto, el líder correcto, un producto nuevo, atrevido e innovador, y más importante, la mentalidad correcta, todo es posible.

exitoNunca está demás conocer todas las herramientas con las que puedes contar en tu camino al éxito.

Los trucos mentales no te harán un caballero Jedi, pero puedes usar las características poco conocidas del cerebro para dejar un impacto positivo en la gente que te encuentres en tu carrera.

Una vez que te des cuenta de estos 12 trucos, podrás convertirte en una influencia inconsciente para los demás. Ninguno de estos atajos son engaños o malintencionados, excepto la número seis, pero confío en que la usarás con sabiduría.

1. Cuando un grupo de personas ríe, los miembros hacen contacto visual con la persona con la que se sienten más cercanos

Este truco puede ayudarte a observar los tipos de relaciones en un conjunto de personas. Puede servirte para descubrir cuáles miembros de tu equipo se están uniendo o colaborando.

Por otro lado, si te fijas a quién volteas a ver, podrás aprender mucho de tu propia persona.

2. Empiezas a agradarle más a las personas cuando te hacen un favor

Cuando convences a las personas de que te hagan un favor, ellos inconscientemente justifican por qué deben hacerlo. Entre las explicaciones típicas están “es mi amigo”, “me ‘cae bien’”, y “parece ser una persona que me ayudaría de vuelta.”

Estas justificaciones son excelentes para ti ya que no solo obtuviste la asistencia buscada, también lograste agradarle más a la otra persona.

3. El silencio genera respuestas

Cuando le preguntes algo a una persona y ésta tarda en responder, no te apresures a cambiar el tema de conversación. Permanecer en silencio te puede ayudar. Estas pausas hacen sentir a las personas como si debieran hablar.

Esta es una gran herramienta para negociar o en conversaciones difíciles. Solo asegúrate de no caer en la tentación de avanzar la charla.

4. Las manos abiertas y hacia arriba generan confianza

Hay un protocolo en Legoland que indica que si una visitante pregunta algo, el empleado debe dar las indicaciones con las manos abiertas. Esto se deba que este gesto conlleva confianza y hace que las personas estén más dispuestas a aceptar lo que dices. Por el contrario, señalar puede verse como un movimiento agresivo.

5. Asentir con la cabeza durante una conversación o cuando haces preguntas a otras personas hace que estén de acuerdo contigo

La próxima vez que necesites lograr que alguien concuerde contigo, trata de mover tu cabeza mientras hablas. Tu interlocutor inconscientemente intentará imitar tu lenguaje corporal. Cuando asientes al hablar, indicas que lo que estás diciendo es real y deseable.

6. Si tienes que decir una mentira, agrega detalles embarazosos para hacerla más creíble

Cuanto más detallada es la mentira, más real se ve. Cuando agregas detalles, haces que las personas se imaginen la historia. Y cuando esos detalles son vergonzosos, provocas que esa historia sea más creíble. ¿Por qué? La lógica indica que si alguien va a inventar algo, va a tratar de lucirse, no dejarse en ridículo.

7. Las personas recuerdan mejor las cosas sin terminar

La tendencia natural del cerebro de recordar cuando algo no está acabado se llama Efecto Zeigarnik.

¿Alguna vez has visto un comercial de televisión que terminó antes de tiempo? Esto provoca que el anuncio se quede en tu memoria más tiempo que la otra publicidad. La mejor manera de olvidar cosas sin terminar (comerciales o canciones) es acabarlas en tu mente. Si tienes una canción “pegada”, puedes tratar de cantar los últimos versos en tu cabeza. Te sorprenderá lo rápido que la olvidas.

8. Masticar chicle te relaja y hace que te enfoques

Masticar baja los niveles de cortisol, la hormona responsable del estrés. También te pone más alerta y mejora tu desempeño en tareas relacionadas con la memoria. Esto se logra gracias al aumento de circulación en el cerebro. Cuando estás en una situación estresante masticando chicle, evitas que tu cerebro entre en el modo “pelear o correr”, donde básicamente te ofuscas y tomas malas decisiones.

9. Los pies de las personas revelan sus intereses

Cuando hables con alguien, trata de poner atención a sus pies. Si apuntan hacia a ti, están interesados en lo que estás diciendo. Pero si señalan hacia otro lado, probablemente están pensando en otra cosa.

10. Usa el nombre de la persona que acabas de conocer

La meta aquí es repetir el nombre de la persona al menos tres veces en los primeros cinco minutos de la conversación. Esto funciona muy bien, pero la clave es hacerlo de manera natural porque puede llegar a parecer forzado.

Puedes usar frases como “Hola____”, “Encantado de conocerte,____” y “¿De dónde eres, ____?”.

11. Mostrar emoción hace que le agrades a las personas

Esto es un ejemplo de “conducta espejo”, donde imitamos los movimientos de las personas que se encuentran a nuestro alrededor. Si muestras emoción cuando ves a alguien, este individuo se emocionará por verte. Es una gran manera de dejar una buena primera impresión.

12. Mantén contacto visual por 60 por ciento de la conversación

La clave en el contacto visual es el balance. No mover la mirada puede ser molesto y agresivo para el interlocutor, pero evitar verlo de frente te hace parecer desinteresado o digno de poca confianza. Ver a la otra persona por 60% de la plática te muestra como alguien con el que vale la pena platicar.

Prueba estos trucos y versa la diferencia en la forma en la que la gente se acerca a ti.

motivación :(Si tu meta es lo suficientemente importante que ti, permanecerás motivado lo suficiente como para verlo realizado.

Esa es la dura verdad sobre la inspiración. Es lo único que pierdes justo después de dejar de buscarlo.

Cuando tus metas no son lo suficientemente importantes (cuando realmente no te importa tanto) tendrás problemas para mantenerte motivado lo suficiente como para verlo realizado.

Vacilas en tus pasos.

Te detienes, avanzas y te detienes de nuevo. Dices que quieres tener éxito, pero tu comportamiento no se alinea con tus palabras y pensamientos. Lo cual es probablemente una clara indicación de que tu meta no es tan importante para ti. Es un “sería bueno tenerlo”. No un cambio que necesitas tener.

Y si bien puede que te opongas a la dura verdad al principio, no difícil negar lo rápido que tu vida cambia cuando realmente quieres cambiar.

Cuando necesitas cambiar.

Puedes hablar sobre querer estar más saludable, pero sólo una vez que te encuentres muriendo de diabetes empezarás a cambiar tus hábitos alimenticios mucho más rápidamente.

Puedes hablar sobre querer ponerte en forma y con ganas de correr una maratón, pero una vez que escuches de tu médico que te estás muriendo de colesterol y que tu corazón está enfermo, es increíble lo rápido que encontrarás el tiempo para ponerte en forma y bajar esos kilos.

Ya sea sobre tus niños, tu trabajo, tu dinero, tus relaciones personales o tu salud, uno sólo empieza a cambiar para mejor cuando una meta signifique realmente algo para ti.

Esa es la dura verdad.

No te falta motivación cuando realmente necesitas cambiar. La necesidad es el combustible que toda motivación necesita. Ese es el secreto para mantenerte inspirado a pesar de tu rutina diaria.

1. Conecta lo que estás haciendo con la necesidad que tienes en tu vida en este momento.

2. interioriza lo que estás haciendo y asigna tus actividades a lo que realmente es más importante para ti.

3. Deja de hacer ahora mismo esas cosas que no se alinean con las metas que cambiarán tu vida.

4. Date tiempo todos los días para meditar y pensar en el cambio que necesitas tan desesperadamente en tu vida ahora mismo.

5. Ponte físico con tus metas. Haz ejercicio. Sal a correr. Comienza a cambiar tu exterior.

Puedes decir que quieres cambiar, pero si no puedes mantenerte motivado para cambiar, es probable que realmente no quieras cambiar tanto como crees que lo haces.

Quieres lo que es conveniente.

Quieres tener éxito fácilmente. Por desgracia, ese tipo de éxito no existe.

Esta es la verdad; si no puedes mantener la motivación, entonces probablemente no estás enfocado en algo que realmente te importa.

Cambia eso. Ponte en llamas, incluso si eso significa dejar todo lo que alguna vez conociste para poder perseguir el futuro que realmente quieres para ti.

Vive inspiradamente.

No vale la pena si sólo lo haces por inercia.

Persigue lo impresionante.

Richard BransonPregunta:

“Recientemente inicié mi propio centro de estética en Filipinas, y estoy teniendo dificultades para dar a conocer nuestro nombre. ¿Qué consejo puede ofrecerme sobre mercadotecnia para una startup? (Dicho sea de paso, soy cineasta de profesión, pero nací en una familia de emprendedores.)”

Louis Padilla, Filipinas

Respuesta:

Para dar a conocer tu marca, necesitas presentar tu negocio de manera muy diferente a como lo hace tu competencia.

Louis, quizá no tengas experiencia en mercadotecnia, pero tus antecedentes en la cinematografía son una ventaja enorme. Si combinas imágenes que capten la atención y la exposición en las redes sociales, puedes crear algo que repercuta en todo el mundo e instantáneamente forjarle una reputación a tu marca.

Mi mentor – Sir Freddie Laker, el dueño de Laker Airways – me dio un consejo similar en los primeros días de Virgin, y esto definió eventualmente nuestra estrategia de mercadotecnia, ayudando a hacer a la marca Virgin mundialmente famosa.

Cuando lanzamos Virgin Atlantic, estábamos entrando a una industria llena de grandes participantes. “Asegúrate de aparecer en la primera plana y no en las interiores”, me dijo Sir Freddie. “Vas a tener que salir y venderte tú mismo. Búrlate de ti, cualquier cosa que sea necesaria. De otro modo, no sobrevivirás”.

Tomé en serio el consejo de Freddie. Atrajimos la atención hacia Virgin Atlantic creando espectáculos: lanzamos un dirigible con un letrero que decía “BA no puede levantarla” sobre la rueda de la fortuna London Eye e hicimos volar un “OVNI” sobre Londres en las primeras horas del Día de los Inocentes (el 1º de abril en los países anglosajones).

A lo largo de más de 40 años, el equipo de Virgin ha lanzado cientos de compañías en todo el mundo, y hemos hecho algunas cosas estrafalariamente divertidas y entretenidas con el fin de promover nuestros productos y servicios.

Yo me puse un vestido de novia para el lanzamiento de Virgin Brides; conduje un tanque por la Quinta Avenida en Nueva York para lanzar Virgin Cola; salté del techo del Palms Hotel and Casino para celebrar el primer vuelo de Virgin America a Las Vegas; maniobré un vehículo anfibio en el Canal de la Mancha para conmemorar el vigésimo aniversario de Virgin Atlantic; y bebí champaña mientras descendía a rappel por un costado del nuevo hangar aéreo Spaceport para Virgin Galactic.

Nuestro equipo ha vestido innumerables disfraces, organizado cientos de fiestas y enrolado a veintenas de personas para que nos ayudaran a lo largo del camino. Aunque no todo salió siempre conforme a lo planeado (y definitivamente he hecho el papel de tonto) ha valido la pena: hemos puestos a nuestros productos y servicios en el mapa.

Por supuesto, Virgin no es la única compañía que ha usado la mercadotecnia ingeniosa para causar sensación.

El grupo U2 puso su álbum bajo los reflectores distribuyendo copias gratuitas a todos aquellos con una cuenta de iTunes; Samsung estuvo detrás del famoso autorretrato grupal de la comediante Ellen Degeneres en los Oscar hace un par de años; Taco Bell escandalizó a algunos y divirtió a otros al publicar un anuncio en The New York Times que proclamaba “Taco Bell compra la Campana de la Libertad”; y Burger King reinventó su hamburguesa característica con el lanzamiento de la “Whopper para zurdos”. La lista continúa.

Las empresas emergentes y las startups especialmente tienen mucho que ganar con esas tácticas; y lo hacen. Dollar Shave Club era una compañía relativamente desconocida hasta que lanzó un video de presentación en Internet en 2012 que se volvió viral. La marca rápidamente alcanzó fama mundial con millones de visitas.

Así que, Louis, ponte a pensar. Pregúntate: ¿Por qué iniciaste tu negocio? ¿Qué distingue a tus productos y servicios del resto? ¿Qué te gustaría lograr finalmente?

Una vez que tengas eso en papel, idea algunas formas divertidas y entretenidas en que puedas transmitir tu mensaje. Y no evites pedir ayuda. Dices que naciste en una familia de emprendedores; pídeles ideas y opiniones.

Si te topas con detractores, recuérdales que no importa cuán grandioso sea tu producto o servicio, nadie sabrá de él si no atraes la atención; es así de sencillo. Así que haz algo original. Haz algo que tus competidores jamás habrían pensado.

Sobre todo, recuerda que la mercadotecnia ingeniosa – y la creatividad en otras áreas de negocios – no solo es provechosa, sino muy divertida.

Magia mercadológica 

La mercadotecnia eficaz puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso para una empresa. Cuando estés elaborando ideas para una campaña, piensa en estas preguntas:

– ¿Por qué empezaste tu negocio? ¿Cómo marcará una diferencia en la vida de las personas?

– ¿Qué te distingue? Tu negocio debería ofrecer a la gente algo diferente de aquello a lo que están acostumbrados. ¿Por qué los clientes deberían elegirte?

– ¿Qué te gustaría lograr? Con una idea efectiva, las redes sociales pueden ayudar a las empresas incipientes a dar a conocer su marca. En tu caso, ¿cómo definirías el éxito?

tiempoCuando se habla de ladrones de tiempo, solemos hacerlo sobre herramientas: el teléfono, el email, las reuniones, el móvil, etc.

No obstante existen algunos ladrones de tiempo que mucha gente no considera como tales pero que pueden ser incluso más “letales” que los anteriores.

Mi top de estos ladrones de tiempo sería:

1) Falta de perspectiva

La ausencia de tiempo para pensar suele conllevar la ausencia de perspectiva y, en consecuencia, la ausencia de criterio para elegir las tareas que más nos aportan personal y profesionalmente.

Por supuesto, no hay metas ni visión alguna de hacia dónde vamos. De esta manera, nos convertimos en seres reactivos, plegados a las urgencias propias y, en muchas ocasiones, a las de los otros.

Un peligro adicional de este ladrón de tiempo es que no es fácil de detectar, incluso desde fuera, ya que ciertas personas, permanentemente ocupadas, pueden dar el pego hasta que te das cuenta de que prácticamente nada de lo que hacen, por muy liados que les veas, tiene una utilidad real o, al menos, lo que hacen, es ampliamente mejorable.

2) Falta de disciplina

La falta de disciplina nos sale demasiado cara a nivel de productividad personal. Voy a citar tres aspectos en los que un poco de disciplina nos evitaría perder mucho tiempo:

2.1) Falta de puntualidad

Sobre todo cuando el trabajo de los demás depende de tu puntualidad. Retrasarte con los compromisos contigo mismo (procrastinar) es malo, pero obligar a perder tiempo a los demás es un pecado que, por ejemplo en el caso de las reuniones, sale demasiado caro a las organizaciones.

Además como los recursos (sobre todo las salas de reunión, pero también las personas) son limitados, los retrasos se propagan a lo largo del día encadenando efectos y llegando a impedir celebrar por completo las últimas reuniones de la jornada.

2.2) Falta de orden

Una mesa abarrotada de papeles es un síntoma de una baja productividad personal. No digo que sea un síntoma inequívoco pero… bueno, sí, ¡lo digo!

Siempre habrá algún genio o científico loco que se moverá con destreza en su “laboratorio” lleno de probetas y tubos de ensayo. Lo malo, es que todo el mundo, cuanto más caótico peor, se ve a sí mismo en la categoría de genio. Desafortunadamente, no he conocido a ningún genio (más allá del de Aladino, y por referencias).

Ten en cuenta que el desorden te hace perder tiempo muchas veces, mientras que si ordenas una sola vez (o con una cierta periodicidad) perderás más tiempo una vez y lo ganarás el resto de veces. Utiliza la regla del 80/20 para atacar aquel 20% de desórdenes que producen el 80% de tu tiempo perdido.

2.3) Falta de límites

Empieza a trabajar en algo y ponte una hora de fin (y cúmplela). Puede parecer que esto se englobaría dentro de la impuntualidad pero tiene que ver más con cuándo finalizamos una tarea que con cuándo la comenzamos.

Si estamos acostumbrados a “quedarnos un rato más trabajando”, nuestro cerebro asume, ya de salida, que nuestra jornada no tiene ocho horas sino diez y como dice la ley de Parkinson “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”.

Hacer en diez horas lo que puedes hacer ocho es una pérdida de tiempo, concretamente de dos horas :)

3) Falta de confianza

Confianza, sobre todo, en los demás.

El lobo solitario ha muerto. Incluso los escritores, imagen paradigmática del trabajo en solitario, trabajan con equipos (desde editores, hasta documentalistas, secretarias, etc.). Curiosamente, para empezar a trabajar en equipo no hace falta ni tener equipo. Trata de atacar las siguientes faltas:

3.1 Falta de delegación

Cada cosa que estés haciendo, y puedas no hacerla, es una pérdida de tiempo. Trata de hacer lo que sea imprescindible que hagas tú y delega el resto. No hace falta ser jefe. Dale una vuelta y ya verás como encuentras posibilidades de delegar.

Como mal menor y aunque te parezca que no ganas tiempo, delega entre iguales; negocia hacer lo que te gusta a cambio de que otros hagan lo que no te gusta tanto. Te darás cuenta de que, hacer lo que te gusta, te permite estar más enfocado y fluir, lo que a larga se traducirá en hacer las cosas mejor y en menos tiempo.

3.2 Falta de asertividad

Toda esa gente que pasa por tu mesa o todas esas tareas de las que te haces cargo y luego no tienes tiempo para hacer “lo tuyo”, deben desaparecer. Aprende a ser asertivo y empieza a decir no, de manera educada. Ofrece alternativas (luego te atiendo, etc.) y educa.

Por supuesto, y en relación con la falta de disciplina, deja de hablar del partido de ayer, de la chica o chico nuevo, del coche de tu cuñado, etc. máxime si tienes algo mejor que hacer (seguro que sí, nadie puede tener una vida tan pobre como para que su cuñado o el fútbol sean el eje de su vida).

4) Falta de planificación

Hacer planes y ponerlos por escrito es fundamental.

Quien dice que planificar o tener un sistema restringe su creatividad (y chorradas similares) sinceramente no tiene ni idea. Los proyectos son parte de la capa de control de cualquier sistema de productividad personal y la planificación es necesaria para conseguir resultados.

Eso sí, un plan está para saltárselo. Casi tan malo es no tener un plan como “morir” aferrado a él. Be water my friend. Sé flexible.

Por otro lado, el hábito de escribir, poner negro sobre blanco cualquier cosa, contribuye a que tu cerebro se enfoque en la actividad sobre la que estás escribiendo y se generen alternativas o de dispare un proceso de reflexión que no ocurre cuando te limites a “darle una vuelta” a algo. No es algo científico, es simplemente mi experiencia.

Como decía William Arthur Ward:

Cuatro pasos para lograr algo: plan útil, preparación adecuada, proceder positivamente y ser persistente

sonreirTodos sabemos lo importante que es sonreír todos los días.

De hecho, una sonrisa forzada puede tener un impacto positivo en el humor de la persona. Diversos estudios muestran que aquellos que sonríen tienen un ritmo cardiaco más bajo que aquellos que mantienen una expresión neutral.

No necesitas forzar una sonrisa para ponerte de buen humor. Hay cosas que puedes hacer para tener una sonrisa natural y mejorar tu calidad de vida. Aquí hay 15 tips que te ayudarán:

1. Comienza tu día con la naturaleza

Varias investigaciones demuestran que la exposición al sol mejora naturalmente el humor de una persona, así que considera tomar una taza de café en tu jardín. En lugar de revisar tus correos en tu celular; aprecia el escenario frente a ti.

2. Ve al gimnasio

Ya sea que te despiertes media hora antes o tomes un descanso en la comida, las endorfinas que liberas con el ejercicio pueden levantar tu ánimo. Si el gimnasio no es una posibilidad, usa las escaleras en lugar del elevador o camina a tu junta.

3. Visita al chistoso de la oficina

Toda empresa tiene uno. Detente en su lugar cuando necesites que te pongan de buen humor. Una conversación de cinco minutos puede hacer toda la diferencia. Yo llamo a mi amigo John Rampton cada vez que quiero reírme un rato.

4. Haz algo bueno por ti mismo

Muchas veces pasamos tiempo haciendo cosas para los demás y olvidamos hacer algo por nosotros. Haz algo por ti como ir por tu café favorito o leer un libro que te guste en la comida.

5. Haz algo bueno para los demás

La gente que hace trabajo voluntario es más feliz que los otros. Aunque no tengas tiempo de hacer trabajo de caridad, puedes mejorar las cosas si haces algo por los demás.

6. Cuenta tus bendiciones

Tal vez hayas escuchado el consejo de escribir las cosas por las que estás agradecido. Tal vez no lo parezca, pero si te das cuenta de todo lo bueno que hay en tu vida, vas a ser feliz.

7. Escucha música

Si conduces al trabajo todos los días probablemente escuchas la radio en el coche. Puede ser una gran forma de prepararte para el resto del día. Crea una playlist de tu música favorita y súbele el volumen.

8. Toma una ruta diferente para ir a trabajar

En lugar de ir por el mismo camino todos los días, toma otras rutas. Tal vez te tardes un poco más de tiempo, pero valdrá la pena.

9. Come algo delicioso

Ya sea que decidas hacerte un gran desayuno o que en la comida disfrutes de un rico menú, disfrutar tus alimentos favoritos puede alegrarte mucho. Esto te dará algo que esperar en el día.

10. Desconéctate de las redes sociales

Si lo primero que haces en las mañanas es revisar Facebook o Twitter, tu estado de ánimo se verá afectado. Las investigaciones demuestran que las personas que usan Facebook experimentan emociones negativas asociadas con el tiempo que estuvieron conectadas.

11. Mantén cerca las cosas que te hacen reír

Además de los recordatorios en el trabajo, pon cosas en tu escritorio que te hagan sonreír. Pueden ser fotos de tus seres queridos, dibujos que hicieron tus hijos o tarjetas de cumpleaños de amigos y parientes.

12. Ve videos divertidos

Hay una razón por la que los videos de gatos son tan populares. Guarda los que te hagan reír y búscalos cuando necesites algo de ánimo.

13. Lee algo divertido

Cualquier día puedes recibir un chiste, ya sea que te suscribas a un servicio que te los mande o los leas de un calendario que tenga notas graciosas.

14. Platica con extraños

Tal vez no seas muy feliz por las mañanas, pero te sorprenderías de saber cuánto puede ayudarte un extraño. Un “buenos días” en un elevador puede convertirse en una gran conversación.

15. Pasa tiempo con tus seres queridos

A pesar de los éxitos, tu logro más grande es tu familia. Seguro sonríes más cuando estás con tu pareja o tus hijos que en otro momento del día.

solucionar problemasCuando doy rienda suelta a lo que soy, me convierto en lo que podría ser – Laozi

Originalidad, pensamiento imaginativo… todos queremos ser más creativos, pero ¿Cómo se puede conseguir?

¿Tienes un problema y consideras que necesitas más imaginación para solucionarlo? Pues lee este artículo hasta el final porque eso está a punto de cambiar.

Aquí te dejo 10 ideas que a muchos nos han ayudado:

1.- Prepara tu mente

Estamos rodeados de montones de ideas, para apreciarlas debemos estar “maduros”, receptivos. Cuanto más centrados nos encontremos en el problema, más posibilidades tiene nuestra mente de estar preparada para generar ideas.

En la década de 1940, el ingeniero suizo George de Mestral empezó a preguntarse cómo crear una forma óptima de cerrar la ropa el día en que la cremallera del vestido de su mujer se atascó.

Meses después, descubrió frutos de cardo alpino sujetos al pelo de su perro. Resultó que los frutos tenían pequeños ganchos prendidos a los rizos del pelo del animal. Como la mente de De Mestral estaba madura para las ideas relacionadas con cierres, desarrolló el concepto de adherencia del Velcro®.

2.- Cambia de enfoque

Prueba a utilizar el pensamiento lateral. Primero, enfoca el problema en forma de pregunta. Después piensa si has formulado la pregunta adecuada o si puedes replantear el problema como una pregunta distinta que tenga una respuesta posible.

Cuenta una leyenda de oficina que había una empresa cuya sede estaba ubicada en un rascacielos. Por desgracia, los ascensores eran tremendamente lento y el personal comenzó a quejarse de la espera. Entonces el administrador del edificio propuso una brillante solución. Instaló espejos fuera de los ascensores y el problema se esfumó.

¿Qué ocurrió? En lugar de pasear de un lado a otro durante la espera, el personal se pasaba el tiempo acicalándose. Ya no hubo más quejas relacionadas con los ascensores.

El problema de origen, la velocidad de los ascensores, nunca se resolvió. En cambio, el administrador resolvió un problema distinto, cómo mantener a la gente ocupada durante la espera.

3.- Cosa de niños.

Si intentas encontrar un enfoque simplificado para una situación compleja, piensa en cómo se lo explicarías a un niño (o tal vez a tu abuela), de forma que lo entendiera. Descríbelo en un párrafo corto. Después, reduce ese párrafo en una frase de 10 palabras. Después en tres.

4.- Empieza por el final

Imagina que ya lo has logrado. ¿Cómo has llegado hasta ahí? ¿Cuál fue el paso final? ¿Y el anterior? Al desandar el trayecto puedes crear un plan para llegar a tu destino!

5.- Buscando vínculos

Si te encuentras ante una situación nueva que no guarda relación con nada de lo que has hecho anteriormente, esta técnica está hecha para ti.

Primero describe el problema que intentas resolver, por ejemplo “los niños no ayudan en las tareas domésticas”.

Después, conviértelo en un problema general “cómo hacer que los niños (o las personas en general) hagan algo que no quieren”.

Piensa en otras situaciones donde haya surgido ese problema general “conseguir que la gente haga algo que no le apetece” se aplica a muchas situaciones, por ejemplo, pedir a los conductores que limiten la velocidad, o que las personas en general donen sangre.

Para lograr que las personas donen sangre se puede mostrar lo beneficioso que resulta para la sociedad y para ellas mismas, del mismo modo, le puede indicar a sus hijos los beneficios de mantener su casa ordenada: más facilidad para encontrar las cosas, más tiempo, etc.

6.- Una nueva perspectiva

Si te encuentras con “el problema de siempre” pregúntate qué es diferente esta vez. Como decía Einstein: “Si siempre haces lo mismo, siempre conseguirás lo mismo”. Un pequeño cambio puede ayudar a romper esa pauta.

7.- Técnica del ¿por qué?

En ocasiones nos quedamos atrapados en un problema planteado de forma errónea, esta técnica nos ayuda a llegar al fondo del asunto.

Esta es una técnica muy apreciada en el mundo de la empresa. Consiste en plantear la pregunta ¿por qué? sucesivamente hasta llegar a la raíz del problema. Los resultados te sorprenderán.

8.- Preguntas de guerrilla

Además del ¿Por qué? ya mencionado, una manera de entender la situación y empezar a trabajar en su resolución es haciendo uso de las preguntas

¿Quién? (forma parte del problema? ¿Hay más implicados?)
¿Cuál? (es el problema? ¿Qué me impide actuar? ¿De qué podría prescindir? ¿Qué podría ayudarme?)
¿Dónde? (lo resolveré? ¿En qué otro lugar podría resolverlo?)
¿Cuándo? (Planeo estudiar el problema? ¿Por qué no hago algo antes o después?)
¿Cómo? (voy a abordar el problema? ¿Hay otra forma de hacerlo?

9.- Busca inspiración

Las personas a las que admiramos por su “Saber hacer” pueden ser una gran fuente de inspiración, pensar: “¿cómo lo habría hecho X?” puede ser una palanca para la creatividad.

Billy Wilder ha inspirado a muchos directores de cine, sin embargo, el tenía su propia fuente de inspiración, en la pared de su despacho colgaba un cartel que decía: “Cómo lo habría hecho Ernest Lubitsch?”

10.- Tienta a la serendipia

La serendipia es una “casualidad favorable”, un hallazgo inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. En la historia de la ciencia son frecuentes las serendipias. Por ejemplo, Albert Einstein reconoce su existencia en algunos de sus hallazgos.

No se puede forzar su parición, pero sí es posible aumentar su probabilidad al probar cosas nuevas.

Como comentamos, el pensamiento creativo tiene relación con las ideas, pero también es una actitud, sus elementos más importantes son el optimismo y un enfoque libre de prejuicios. ¿Qué vas hacer para pensar de forma más creativa?

Recuerda que eres dueñ@ de tu vida. Convierte tu libertad en valor.

Super ExitososVer parte I

Los ricos le enseñan a sus hijos a hacerse ricos

… Mientras que las personas promedio les enseñan a sus hijos cómo sobrevivir.

Los padres ricos les enseñan a sus hijos desde temprana edad sobre el mundo de los “los que tienen” y “los que no tienen”, dice Siebold.

Si bien muchas personas le discutieron que estaba apoyando la idea del elitismo, él no está de acuerdo.

“[La gente] dice que los padres les están enseñando a sus hijos a despreciar a las masas porque son pobres. Esto no es cierto”, escribe. “Lo que les están enseñando a sus hijos es ver el mundo a través de los ojos de una realidad objetiva – la sociedad de la manera en que realmente es.”

Los ricos encuentran paz mental en la riqueza

… Mientras que las personas promedio dejan que el dinero los estrese.

La razón por la que las personas ricas ganan más riquezas es por que no tienen miedo de admitir que el dinero puede resolver la mayoría de problemas, dice Siebold.

“[La clase media] ve el dinero como un mal necesario sin fin que deben soportar como parte de la vida. Los ricos ven al dinero como el gran libertador, y con bastante de él, son capaces de comprar paz mental financiera.”

Los ricos prefieren ser educados que entretenidos

… Mientras que las personas promedio preferirían ser entretenidas que educadas.

Si bien los ricos no ponen muchas fichas en hacerse ricos a través de la educación formal, sí aprecian el poder de aprender mucho después de dejar la universidad, explica Siebold.

Entra a la casa de una persona rica y una de las primeras cosas que verás será una extensa biblioteca de libros que han usado para educarse sobre cómo tener más éxito,” escribe. “La clase media lee novelas, tabloides y revistas de entretenimiento.”

Los ricos sólo quieren rodearse de personas con ideas afines

… Mientras que las personas promedio creen que los ricos son snobs.

La mentalidad negativa sobre el dinero inoculada a la clase media es lo que mantiene que los ricos sólo salgan con ricos, dice Siebold.

“[Los ricos] no se pueden permitir los mensajes pesimistas”, escribe. “Esto a menudo es mal interpretado por las masas como esnobismo. Etiquetar a las clases altas como snobs es otra forma que la clase media encuentra para sentirse mejor sobre sí misma y sobre su camino elegido de mediocridad”.

Los ricos se enfocan en ganar

… Mientras que las personas promedio se enfocan en ahorrar.

Siebold teoriza que los ricos se enfocan en lo que van a ganar si toman riesgos, en lugar de cómo ahorrar lo que tienen.

“Las masas están tan enfocadas en recortar cupones y vivir frugalmente que se pierden de las grandes oportunidades”, escribe. “Incluso en medio de una crisis, los ricos rechazan la forma de pensar de las masas. Son los maestros en enfocar su energía mental donde pertenece: En el gran dinero.”

Los ricos saben cuándo tomar riesgos

… Mientras que las personas promedio juegan a lo seguro con el dinero.

“El apalancamiento es el lema de los ricos”, escribe Siebold. “Todos los inversores pierden dinero de vez en cuando, pero las clases altas del mundo saben que no importa lo que pase, siempre serán capaces de ganar más.”

Los ricos se encuentran cómodos en la incertidumbre

… Mientras que las personas promedio quieren estar cómodas.

“La comodidad física, psicológica y emocional es la meta principal de la mentalidad de la clase media”, escribe Siebold. “Los ricos aprenden muy temprano que ser millonario no es fácil y que la necesidad de comodidad puede ser devastadora. Ellos aprenden a estar cómodos mientras operan en un estado de continua incertidumbre.

Los ricos esperan ganar más dinero

 … Mientras que las personas promedio esperan tener más problemas.

“No escuches a los pesimistas que dicen que la vida está llena de problemas y que debes conformarte y estar agradecido por lo que tienes,” escribe Siebold en Business Insider.

Tienes que pensar en grande. ¿Por qué no $1 millón?

Los ricos están obsesionados con el éxito

… Mientras que las personas promedio creen que obsesión es una mala palabra.

“La verdad es que los ricos tienen una sana obsesión por conseguir lo que quieren, lo que incluye al dinero”, escribe Siebold. “Los ricos ven los negocios y la vida como un juego, y es un juego que les gusta ganar.”

Piensa en lo que quieres y en cómo exactamente vas a conseguirlo, aconseja Siebold. Requerirá de un cierto nivel de disciplina para poder “ganar”.

Los ricos ven al dinero como un amigo

… Mientras que las personas promedio lo ven como su enemigo.

“La mayoría de las personas tienen una relación disfuncional, contradictoria con el dinero. Después de todo, se nos enseña que el dinero es escaso, difícil de ganar y más difícil de retener”, Siebold escribe “Si quieres empezar a atraer dinero, deja de verlo como tu enemigo y piensa en él como uno de tus mayores aliados. Es un amigo que tiene el poder para terminar con las noches sin dormir por la preocupación y el dolor físico, e incluso puede salvarte la vida. Los ricos ven el dinero como un amigo especial que les puede ayudar de maneras que ningún otro amigo puede, y estos sentimientos positivos los llevan a construir una relación más fuerte cada día.”

Los ricos saben que pueden tenerlo todo

… Mientras que las personas promedio creen que deben elegir entre una gran familia y ser ricos.

La idea de que la riqueza debe venir a expensas del tiempo con tu familia no es más que una tontería, dice Siebold.

“A las masas le lavaron el cerebro para creer que es una decisión del tipo ‘esto, o aquello’ “, escribe. “El rico sabe que puedes tener lo que quieras si abarcas al reto con una mentalidad arraigada en el amor y la abundancia.”

metasDurante el transcurso de mi vida, me he dado cuenta que hay ciertos detalles que marcan la diferencia entre las personas que logran sus metas y las que no llegan a hacer que las cosas sucedan.

Se trata de 4 cosas que te pueden alejar de la oportunidad de obtener lo que deseas y no cumplir tus objetivos.

Son acciones paralizantes que simplemente no te permite avanzar y te hacen seguir el rumbo equivocado.

A continuación te las comparto para que, cuando hayas tomado la decisión de lograr tus sueños, no te olvides que pueden venir a sabotearte y no permitas que suceda

Dudar

Sentirse inseguro puede ser normal hasta cierto grado. Todos podemos llegar a dudar, sin embargo no debes dejar que esto te paralice y no te permita tomar acciones.

¿Por qué dudamos?, puede ser por dos razones:

Porque no creemos en el mismo sueño, meta u objetivo o porque no creemos en nosotros mismos.

Lo cierto es que dudar es una pérdida de tiempo, por eso debes de trabajar la confianza en ti mismo y convencerte que tus sueños son posibles antes de comenzar a trabajar en ellos.

Si tu problema es la confianza en ti mismo, es tiempo que rompas tus propios paradigmas y empieces a creer en ti. Checa estos tips.

Si tu problema es dudar de tu sueño, es más complicado, porque entonces no sabes bien que es lo que deseas en verdad en la vida y es imperativo que lo sepas, sino ¿Cómo vas a avanzar?

Quiero decirte que toda meta es posible cuando tienes la determinación para lograrla. El problema no es tu sueño o tu meta, el problema eres tú y ya es tiempo de que cambies tu mentalidad y abras tu mente.

Si tienes dudas, investiga, lee, pregunta, estudia y convéncete de que eres capaz de lograr lo que te propongas y de que es en verdad lo que quieres en la vida.

Si no crees en ti mismo, nadie más lo hará.

Las distracciones

Hoy en día ya no solo la televisión, sino también el celular, las redes sociales y otras distracciones pueden quitarte el tiempo y no permitirte avanzar.

¿Pero te cuento cual es la clave para no dejar que las distracciones te saboteen? Enfoque.

Por lo que debes detectar que es lo que te está quitando tu valioso tiempo y quitarlo de tu vista. Enfócate en lo que realmente es importante para ti.

Estos consejos pueden ayudarte a despejar tu mente y mantenerte más tiempo enfocado en lo importante.

-Mantén tu espacio de trabajo limpio y ordenado.
-No quieras hacer varias cosas a la vez, enfócate en una cosa hasta que la termines.
-Esconde tu celular, apaga la televisión, pon música que no te distraiga.
-Crea un mantra personal, una frase que te recuerde que debes mantenerte enfocado. También te puedes buscar un objeto que simbolice el logro de tus metas y sueños y traerlo siempre contigo para que no olvides porque estas luchando.
-Toma un descanso para revisar tus prioridades y pendientes.

Postergar

Uno debe tomar acción ya, no dejar las cosas para mañana. Nuestro tiempo se pasa volando. Las cosas no pasan solas, uno debe hacer que las cosas sucedan.

Puedes ponerte un monto de excusas para no generar el movimiento…

que si no puedes,
que si no tienes ganas,
que si no estas preparado,
que si ahorita esta lloviendo,
que si no hay dinero que si ahorita no es el momento…

Hay miles de excusas para no tomar acción, pero entre mas te tardes, dejarás ir más tiempo valioso que simplemente ya no tendrás el día de mañana y las cosas, simplemente no sucederán.

Debes tomar responsabilidad de ti mismo, debes tomar responsabilidad de tus actos, debes tomar responsabilidad de tu vida, tú y solo tú eres responsable del 90% de lo que te pasa en la vida.

Las personas que postergan experimentan sentimientos de ineficiencia y culpabilidad, esto influye a que se pierda la confianza en uno mismo y te paralizara para lograr tus metas y hasta podría hacerte desertar.

Si ya tomaste la determinación de cumplir tus sueños, tus metas ¡Toma acción hoy y transforma tu vida!

Falta de una visión.

Deje al final este, ya que al considerarlo el más importante, quiero que se te quede en tu mente y te deje pensando.

Creo que el principal motivo de que las personas no tengan avances en sus vidas es la falta de una visión.

Una visión es como la brújula, si no sabes a dónde vas, que quieres lograr de fondo en la vida o que hay detrás de cada sueño, meta u objetivo, entonces ¿hacia donde te vas a mover para avanzar? ¿Qué es lo que te va a motivar para continuar?

La visión propone una dirección a seguir. Sin una visión no tienes un rumbo definido. Es importante visualizar el triunfo para ponerse en acción.

Si no tienes una visión en tu vida, deberías analizar,

¿qué esperas de ti mismo?,
¿cuál es el sentido de tu vida?,
¿qué quieres lograr en la vida?,
¿cómo quieres que los demás te recuerden?,
¿cómo te visualizas en un futuro?

 Define tu visión, hacia donde te quieres dirigir y que vas a ganar cuando logres tus metas, cual es el verdadero significado profundo detrás de tus sueños. ¿Qué es lo que te mueve en la vida?

Ahora ya lo sabes, no permitas que estas 4 cosas te impidan a ti mismo para cumplir tus metas. Cabe mencionar que estos 4 puntos aplican para todo tipo de objetivos y metas que te propongas en la vida, incluso para las financieras. Si tu no crees que exista la posibilidad de crear tu libertad financiera. Te tengo una noticia, efectivamente esto no va a suceder.

 

 

 

Subir »
FB