Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Vivir MejorEn el 2013, mi artículo “13 cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen” se volvió viral. Atrajo más de 20 millones de visitas en Forbes.com y Business Insider solo.

Mi lista también apareció en otros sitios web, como en Success, Psychology Today y The Huffington Post, por lo que es imposible saber con exactitud cuántas personas leyeron esas 600 palabras.

Como psicoterapeuta e instructora de psicología en la universidad, había pasado más de una década enseñándole a la gente sobre la fortaleza mental.

También es un tema que me apasiona a nivel personal.

Crear un artículo mega-viral fue un sueño hecho realidad; y ser capaz de convertirlo en un libro BestSeller fue sin duda lo más destacado. Me llevó a muchas otras oportunidades también; un curso on-line sobre Fuerza Mental, charlas, y un acuerdo para un segundo libro con una importante editorial.

Desde que mi artículo se hizo viral, muchos otros escritores crearon títulos similares. Y si bien algunos de sus artículos ofrecen información valiosa y precisa sobre la fortaleza mental, otros pierden el rumbo.

Décadas de investigación se dedicaron a estudiar la forma en que la gente puede crecer más fuerte con sólo cambiar su forma de pensar, sentir y comportarse. Así que quería aprovechar esta oportunidad para aclarar algunas de las ideas más falsas que algunos escritores están esparciendo sobre la fuerza mental.

Aquí tienes cinco verdades sobre la fortaleza mental:

1. Las personas mentalmente fuertes no tienen problemas para decir que no pueden hacer algo.

La fuerza mental no viene con súper poderes. Hay un montón de cosas que las personas mentalmente fuertes no pueden hacer; y no tienen miedo de admitirlo. Pero, lamentablemente, veo un montón de artículos que afirman que “las personas mentalmente fuertes nunca dicen, ‘no puedo'”.

En realidad, las personas mentalmente fuertes están dispuestas a reconocer sus debilidades. Cuando tiene sentido trabajar en ellas, lo hacen. Cuando se trata de algo que no están especialmente motivados para cambiar, no se preocupan por ello.

2. Desarrollar fortaleza mental no significa que no puedas renunciar.

Un montón de artículos afirman que las personas mentalmente fuertes nunca se dan por vencidas. Pero al igual que todos los demás, las metas de las personas mentalmente fuertes cambian.

Cuando el costo de trabajar por algo empieza a superar el beneficio, se dan por vencidos y siguen adelante. Son lo suficientemente fuertes como para hacer eso.

No pierden el tiempo trabajando para resolver un problema que no tiene solución. Y no son tan orgullosos como para seguir adelante sin importar el costo. Eso es porque son fuertes mentalmente; no cabeza duras.

3. No hay ninguna dieta específica que te ayudará a construir fortaleza mental.

Hay un montón de recomendaciones baratas sobre lo que deberías consumir para construir fortaleza mental. Sin embargo, las personas mentalmente fuertes son tan diversas en sus dietas como cualquier otro grupo.

Algunos beben café. Algunos son vegetarianos. A algunos les gusta el cereal para el desayuno. Así que no creas en ninguno de los artículos que te digan que tienes que consumir ciertos alimentos si quieres construir fortaleza mental.

Si bien existe una clara relación entre mantener un cuerpo sano y una mente sana, hay más de una manera de mantenerse saludable. Lo que las personas mentalmente fuertes comen para el desayuno es mucho menos importante que sus hábitos diarios de salud. ZZZAl igual que hay una gran cantidad de dietas diferentes que ayudan a las personas a hacer crecer sus músculos físicos, hay un montón de maneras diferentes de hacer crecer tu músculo mental.

4. Tener fortaleza mental no significa que eres siempre positivo.

Si bien las personas mentalmente fuertes a menudo optan por mirar el lado positivo, no son irrealísticamente positivos. De hecho, ser demasiado confiado o irrealísticamente positivo puede dejarte sin preparación para las realidades que estás a punto de enfrentar.

Sin embargo, veo muchos artículos que insisten en que las personas mentalmente fuertes son “siempre positivas.” Eso simplemente no es cierto.

Construir fuerza mental se trata de aprender cómo regular tus pensamientos para que así no sean excesivamente negativas ni demasiado positivas. Las personas mentalmente fuertes son lúcidas sobre las realidades de la vida, incluso cuando esas realidades son difíciles de afrontar.

5. Construir fortaleza mental no necesariamente hará que seas un logrador de cosas.

Hay algunas personas mentalmente fuertes que han logrado cosas increíbles. Pero muchas otras caen en otro lugar en la escala del logro. Y están bien con eso. Así que ten cuidado de cualquier artículo que afirme que tienes que ser un millonario o un atleta de élite para ser fuerte.

Fortaleza mental se trata de vivir de acuerdo a tus valores. Para algunos individuos mentalmente fuertes, eso significa valorar el tiempo con sus familias por sobre ganar dinero. Y significa dar lo mejor de si en todo lo que hacen; ya sea cocinando hamburguesas o siendo un padre que se queda en casa.

gente-ricaLa prosperidad está esperándote, pero tienes que aclarar tu mente si la quieres tener en tu vida.

Aquí, Daniel Ally habla sobre las 5 diferencias que hay entre la gente rica y la tacaña.

1. La gente tacaña es escéptica, la rica confía

Sorprendentemente un gran número de gente rica deja sus puertas sin seguro pues tiene la tendencia de confiar en las personas que conoce sin razón alguna, dándoles la oportunidad de ser quienes quieren ser.

2. La gente tacaña encuentra culpas, la rica encuentra éxito

La gente tacaña siempre está buscando por problemas en lugar de soluciones, por lo que terminan culpando a su ambiente, circunstancias, trabajo o etc. de todo, dando lugar a una extensa lista de excusas sobre cómo no ser exitoso.

En lugar de dejar pasar la vida, la gente rica toma acción directa y hace que cosas grandes sucedan.

3. La gente tacaña asume, la rica pregunta

Si la gente tacaña quiere interactuar con una celebridad dirán: “Ellos probablemente no tienen tiempo para hablar conmigo”, pues nunca hacen un verdadero esfuerzo a la hora de obtener lo que quieren.

En cambio, la gente rica pregunta “¿qué tal si?” ¿Qué tal si le escribo un mail al presidente y me responde?

El poder está en las manos de aquellos que hacen las preguntas correctas.

4. La gente tacaña dice “ellos”, la rica “nosotros”

En una tienda, la mujer que estaba en la caja registradora dijo: “Ellos nunca tienen las máquinas necesarias. No sé qué pasa con ellos”.

Obviamente, esta persona no adquirió ninguna obligación ni responsabilidad por su trabajo, en cambio, en uno de mis restaurantes favoritos, un ayudante dijo: “Tenemos el gran placer de cocinar nuestras carnes en fuego real”.

Su sentido de orgullo y pertenencia hizo que se ganara una buena propina. Serás rico cuando inviertas más en lo que realmente crees.

5. La gente tacaña quiere lo más barato, la rica lo que mejor le convenga

Las personas ricas siempre buscarán “ese extra” para encontrar material de calidad. Ellos no se limitan a sí mismos al precio y no se conformarán con cosas que no le sirven, pero que son baratas.

Para tener una perspectiva real de cómo volverse rico tienes que estudiar a la gente que lo es.

Si actualmente te encuentras rodeado de personas que aún no lo son, sólo haz lo contrario de lo que ellos hacen, de esta manera podrás alcanzar tus sueños financieros.

Kim KiyosakiEsta semana, un interesante título del Harvard Business Review llamó mi atención. “Por qué ‘Crear más redes’ es un mal consejo para las mujeres” sonaba. El artículo, escrito por Sarah Green, comienza con:

Cuando las personas bien intencionadas le aconsejan a las mujeres jóvenes sobre cómo salir adelante, crear redes está casi siempre en la parte superior de la lista. Haz conexiones; sal fuera de tu zona de confort; no solo construyas relaciones, enfócate en tu negocio. Encuentra un mentor (no, un sponsor!) y si tu empresa no tiene ya una red de mujeres, inicia una.

Un nuevo estudio sugiere que tal vez este consejo conéctate-para-llegar-a-la-cima es, para las mujeres, un poco exagerado.

Naturalmente, estaba intrigada ya que creo que los contactos son esenciales para el éxito de las mujeres en los negocios.

Según el estudio, que se enfocó en los analistas de Wall Street, los hombres y las mujeres tenían la misma cantidad de contactos, pero los hombres aprovechaban más de sus contactos que las mujeres.

Como Green continúa diciendo: “Este tampoco es el primer estudio que muestra que hay aspectos estándares (por ejemplo, masculino) en los manuales que no parece funcionar para las mujeres”, y hacia el final del artículo, apunta al consejo estándar profesional para los hombres y las mujeres ambiciosas, como ir a una buena escuela, obtener un MBA, y conseguir un trabajo en una empresa de consultoría top o algún banco de inversión. Al final, ella concluye: “… tenemos que dejar de decirles a las mujeres que sigan el manual masculino. No funciona para las mujeres.”

En cierto modo, entiendo a donde Green quiere ir, pero, por desgracia, creo que no alcanza a ver la imagen completa. Su consejo, después de todo, se centra en las mujeres que están siguiendo un camino: el de una empleada bien pagada.

Tal vez sea cierto que el manual de los hombres no funciona en los lugares de trabajo e industrias controladas y dominadas en su mayoría por hombres. Pero la peor tragedia es que la mayoría de las mujeres piensen que sólo pueden alcanzar el éxito siguiendo el manual de los hombres para subir por la escalera de una corporación.

En mi experiencia, las personas más ricas del mundo buscan y construyen redes. Todos los demás buscan trabajo.

Una pequeña parte interesante del artículo de Green es la siguiente: las mujeres que estaban conectadas con ejecutivos tuvieron mejores resultados. Sin embargo, los hombres con los mismos tipos de conexiones consiguieron incluso mejores resultados, “lo que sugiere que los hombres están mucho más dispuestos a ayudar a otros hombres” que mujeres dispuestas a ayudar a otras mujeres.

Pensando en todo esto, se me ocurrieron un par de cosas que quiero compartir contigo.

# 1 – Las mujeres no deben construir más redes; debemos constituir mejores redes

Que las mujeres conectadas con ejecutivos obtengan mejores resultados es ninguna sorpresa para mí. A menudo, crear redes puede ser sólo otra palabra para sociabilizar. Pero, crear redes de verdad significa crear las conexiones correctas de forma correcta para obtener mayor beneficio.

Una cosa importante que debes hacer es cuidar tu red de contactos y regarla y podarla según sea necesario. Siempre trabajar en gastar tu energía y tiempo en donde te de más frutos.

# 2 – Las mujeres necesitan invertir en el éxito de todas

Es verdad. Debido a que el lugar de trabajo es tan competitivo para las mujeres, puede haber muy poca cooperación. Por desgracia, esto es especialmente cierto para aquellas empleadas muy bien pagadas que ven el mundo de los negocios como uno de escasez. Hay, después de todo, sólo unas pocas posiciones disponibles y una gran cantidad de mujeres que están compitiendo por ellas.

Una de las cosas que me encanta de ser emprendedora es que no compito por una posición. Esto me permitió conectarme con muchos grandes hombres y mujeres que invirtieron en mi éxito tanto como yo invertí en los suyos. Pero, independientemente de tu trayectoria profesional, las mujeres necesitamos cuidarnos las espaldas las unas a las otras! Si queremos salir adelante, nos necesitamos las unas a las otras.

# 3 – Empieza un nuevo juego!

Si bien es cierto que el manual de los hombres no funciona para las mujeres en el mundo sofisticado de las empresas de consultoría e inversión, tal vez sea momento no de conseguir un nuevo manual, sino un nuevo juego.

Si quieres ser una CEO, deja de subir la escalera corporativa. Inicia tu propia empresa! El mundo, contrariamente a la creencia popular, no está lleno de escasez. Está lleno de abundancia! Y quienes estén dispuestas a salir y agarrar las oportunidades que hay ahí fuera, podrán hacer las reglas sobre la marcha.

cambioMucho se habla y se escribe actualmente sobre el papel del líder en la gestión del cambio y se le sitúa, la mayor parte de las veces, ocupando un papel radial respecto a las personas.

Desde esta comprometida situación canaliza objetivos, desarrolla buenas razones y despliega sistemas motivacionales complejos para despertar, en esos equipos y en esas mismas personas, la necesidad de empaquetar sus pertenencias, abandonar sus respectivas zonas de confort y emprender la marcha hacia un futuro donde poder plantar de nuevo las tiendas, dar forma a un nuevo poblado y saludar al comienzo de un nuevo día.

A partir de aquí el discurso del liderazgo suele adoptar otros tiznes, esta vez relacionados con la dificultad para desperezar a estos equipos, inculcar a las personas la necesidad del cambio y vencer las resistencias que lógicamente se le suponen a una falta de confianza endémica en las advertencias, consignas y orientaciones de los equipos de dirección.

Ante esto quiero compartir tres ideas muy sencillas sobre las que apoyar un proceso de cambio y que pueden inspirar las actuaciones respecto a los equipos y las personas:

1.- Por muy ágiles que seamos, siempre vamos por detrás de aquellos cambios del entorno que despiertan la necesidad de que espabilemos.

Aunque pueda darse el caso de que seamos nosotros los agentes que provocamos el cambio, normalmente, lo que sucede es que gestionar “nuestro” cambio no es otra cosa que ajustar conceptos, metodologías, mecanismos y sistemas a un entorno que seguramente, y aunque sea conceptualmente, ya está variando a una situación distinta de la que queremos ocupar.

Viene a ser como “afinar” nuestros instrumentos y nuestra voz a los instrumentos de una orquesta que ya ha empezado a tocar. Tener en cuenta que no nos dirigimos al futuro sino a un pasado más avanzado es una buena manera de abandonar discursos apasionados sobre un hipotético mundo feliz, ya de por sí muy poco convincentes, y substituirlos por planteamientos más orientados a subrayar no tan sólo la caducidad sino también la obsolescencia de la situación actual.

2.- La piedra angular en cualquier proceso de cambio es el tratamiento que se le da a la información.

Lejos de mecanismos paranoides encaminados a sumir en la ignorancia a toda una organización para evitar, las más de las veces, la ganancia de supuestos pescadores, o posiciones paternalistas centradas en minimizar, maquillar o cribar la información, lo que realmente se debe hacer es poner todo el empeño en evitar obstaculizarla.

Descorrer cortinas y abrir ventanales que expongan la realidad cambiante, por muy cruda que sea, a las retinas de las personas, no es tan sólo una muestra de respeto a la inteligencia de éstas sino, además, el mecanismo más eficaz y eficiente para mover a la actuación con motivos propios.

Mostrar como llueve supera de lejos a cualquier argumento meteorológico a la hora de motivar a alguien para que coja un paraguas.

3.- Se debe tener especial cuidado en evitar que las personas soporten toda la tensión que despierta el hecho de depositar en “otro” [el equipo de dirección, por ejemplo] el propio futuro y minimizar la incertidumbre sobre los detalles del nuevo escenario al que se encamina la organización.

Es necesario provocar y aprovechar, desde el primer momento, todas las oportunidades que surjan para desarrollar mecanismos que permitan a las personas participar en el diseño de aquellos fragmentos del futuro que les afecten directamente.

Este es el sentido principal que tiene la participación y uno de los aspectos fundamentales que determinan la ilusión, la cohesión y el compromiso de un grupo humano respecto de una misma meta.

Vivir Mejor…Aquí tienes sus consejos sobre cómo dejar de ser un adicto al trabajo y aún así salir adelante.

Parte II

Lección 3: Habla con tus amigos y familiares sobre tus sentimientos con respecto al trabajo

Scott Woodley es un ex maestro de primaria que se convirtió en emprendedor cuando fundó Tutora, un mercado en línea para estudiantes y padres para encontrar expertos, tutores locales para clases particulares uno a uno en sus propios hogares. Woodley dice que tuvo tendencias de adicción al trabajo cuando era maestro, pero se hizo aún más pronunciado después de fundar su propia compañía.

“Cuando enfrentaba la elección entre trabajar o hacer algo para mí mismo, no trabajar se sentía egoísta, así que empecé a trabajar más tiempo y días más largos, hasta que, finalmente, supe que no sería capaz de continuar,” dice Woodley. “Estaba destrozado y todos mis hobbies estaban siendo rápidamente reemplazados con trabajo. Me encontré con que tenía poco de qué hablar que no fuera como le estaba yendo a la compañía.” Así que ¿por qué seguir por este camino si era tan perjudicial?

Siempre sentí que mi valor personal dependía del éxito de mi negocio,” dice. “Eso me llevó a trabajar más duro y más duro, y sentía que trabajar menos horas de las que sabía que físicamente podía era de alguna manera poner en peligro nuestras probabilidades de éxito.”

Sin embargo, hoy Woodley dice que ya no es un adicto al trabajo, gracias a hacer una cosa importante: hablar con sus amigos y familiares sobre sus sentimientos con respecto al trabajo.

“Para mí, había entrelazado mis sentimientos de autoestima tan estrechamente con el éxito de nuestro negocio, que había perdido todo sentido de perspectiva,” dice. “Cuando hablé con amigos y familiares sobre esto, me dieron una perspectiva más clara y me permitió empezar a ver el trabajo como un trabajo. Me recordaron que habíamos sido amigos antes de que el negocio existiera, y que en realidad no les importaba cómo me iba, siempre y cuando fuera feliz.”

Y esas simples conversaciones explorando sus sentimientos le permitieron prosperar profesionalmente.

“Desde que puse restricciones más sólidas a mi trabajo, he tenido un mejor equilibrio trabajo/vida y ahora voy a trabajar sintiéndose feliz. Ahora quiero trabajar, pero no con un loco pánico,” dice Woodley. “Más bien, ahora tengo una mucho más centrada y estratégica. Esto me ayudó a tomar mejores decisiones, priorizar las tareas importantes y delegar en otros.”

“Por lo general, logro hacer tanto trabajo como hacía antes. Obligarme a hacer tiempo para otras actividades me da una mejor perspectiva cuando trabajo, y alejarme del trabajo del día a día me permite pensar más detenidamente en las metas de largo plazo de la empresa, lo que me ayudará a escalar mejor.”

Lección 4: Aprende a delegar tareas en otros

Hace tres años, Tom Bourlet trabajaba a tiempo completo como marketer digital, era freelances y tenía cinco clientes, y también tenía siete blogs. Aunque admitía agotarse de vez en cuando, Bourlet dijo que era feliz balanceando todo, hasta un mal mes de trabajo en su trabajo de tiempo completo.

“El estrés de todos se amontonaron todos a la vez”, y tanto es así, dice Bourlet, que tuvo que alejarse de todo para recuperarse. Se subió a un avión y pasó tres meses en América del Sur.

“Cuando volví, me prometí a mí mismo trabajar más inteligentemente en vez de más duramente, de retomar algunos de los desafíos sin terminar, pero siempre asegurándome de nunca descuidar mi vida,” dice. “También corté todo el trabajo freelance de mi vida y decidí trabajar en casa en lugar de en una agencia, ya que los niveles de estrés son mucho más bajos y soy mucho más feliz en mi rol.”

Bourlet es ahora marketer digital senior en The Stag Company y dice que llegar a la conclusión de que no puedes aprender todos los aspectos de un rol es uno de los pasos claves que los adictos al trabajo necesitan dar para recuperar su equilibrio trabajo/vida.

“Yo creía que un marketer digital tenía que aprender cómo codificar el sitio, hacer los diseños de la página, PPC, SEO, redes sociales, marketing por correo electrónico, gestión de afiliados, creación de contenidos y estrategias, branding y community management, desarrollo de aplicaciones, edición de vídeo, e-commerce y CRM,” dice. “Me tomó un par de años darme cuenta de que simplemente no puedes ser un experto en cada potencial área de tu rol y que lo que podría tomarte una semana hacer, otra persona podría completarlo en tan sólo una hora.”

Fue entonces cuando Bourlet entendió que necesitaba aprender a delegar tareas en otros. “Uno tiene que aceptar sus limitaciones y enfocarse en lo que más va a beneficiarte a ti y a tu negocio, en lugar de hacer cada tarea por ti mismo.”

Bourlet dice que delegar tareas en otros tuvo dos beneficios.

“En primer lugar, significó que podía enfocarme en las tareas más importantes. Por ejemplo, al reducir el número de sitios web que estaba manteniendo, podía enfocar más tiempo en mi blog de viajes. El segundo beneficio de disminuir la cantidad tareas era que no sufría desgaste. Antes estaba realmente agotado y tenía realmente fuertes dolores de cabeza, lo que de hecho hacía bajar mi ritmo de trabajo. Por lo tanto, al controlar mis niveles de estrés y no empujarme más allá de mis límites, significaba que era un trabajador más feliz y permanecía más motivado.”

Bill GatesAquí compartimos las mejores lecciones de Bill Gates, co-fundador de Microsoft, venerado por unos y odiados por otros, que ha conseguido coronarse varias veces como el hombre más rico del mundo:

1. Ama lo que haces

Desde su primera interacción con una computadora, la cual ocurrió en la escuela privada de Seattle donde estudió, Bill Gates se sorprendió del funcionamiento de esta máquina y se convirtió en un aficionado de la informática. Desde joven se hizo programador y, de hecho, no terminó sus estudios en la Universidad de Harvard para dedicarse de lleno a su empresa de software.

Además, a Bill Gates le apasiona tanto la tecnología y las posibilidades de ésta que a la par de Microsoft ha trabajado en otras iniciativas que buscan desde alternativas energéticas confiables hasta diseños de condones que brinden mejor experiencia y seguridad.

2. Encuentra mercados poco aprovechados

Gates (por suerte o intuición) supo advertir que en la informática de consumo existía un mercado igual de valioso en la fabricación de software como en la de hardware.

Así que mientras que sus competidores luchaban por crear las mejores computadoras, Bill se enfocó en desarrollar sistemas operativos los cuales le permitieron crecer y expandirse con muy poca competencia.

3. No inventes el hilo negro

A Bill Gates se le ha acusado muchas veces de falta de creatividad e innovación. Apple incluso demandó a Microsoft por considerar que Windows era un plagio de la interfaz gráfica de su Macintosh.

Por otro lado, desde la creación del MS-DOS, que vendió a IBM y que después se convertiría en Windows, el modelo de negocio se mantendría durante los siguientes años: crearía sistemas operativos que pudieran funcionar en diferentes equipos y que incluyeran programas que sólo pudieran usarse con ese software.

Asimismo, no es secreto que las actualizaciones de Windows no significan grandes cambios, sino pequeñas mejoras al anterior. Pero una cosa es clara: este método le ha funcionado… muy bien.

4. Aprende de los fracasos

Una de las mejores frases de Bill Gates es “Está bien celebrar el éxito, pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso.” Y es que el co-fundador de Microsoft, como todos, ha enfrentado varias caídas.

Entre ellos productos fallidos como Windows Me millenium, Microsoft Bob (una app que ayudaba al quehacer diario) y Windows Vista. Además, su introducción al hardware no ha sido del todo exitosa (con la línea de ordenadores Surface y la adquisición de Nokia), por lo que hace unos meses tuvo que despedir a 18,000 empleados.

5. Rodéate de los mejores

Desde sus inicios como emprendedor, Bill Gates supo que la clave del éxito está en rodearse de gente inteligente y contratar a los mejores empleados. Esto lo supo desde que inició la compañía junto a su amigo Paul Allen, quien también era un aficionado de la informática.

Gates ha señalado que además del talento y la inteligencia, la política de su área de Recursos Humanos es contratar gente apasionada, que comparta la cultura corporativa y desee enfrentar nuevos retos.

En una entrevista, el empresario dijo “cuando tienes a personas inteligentes trabajando contigo, quieres mantenerlas estimuladas”.

6. Obtén las mejores lecciones… de donde sea

Bill Gates siempre ha aceptado ser fanático del bridge y que este juego constituye la actividad más preciada de su tiempo de ocio.

Aunque se considera un jugador promedio, dice que jugarlo le permite estudiar a las personas y entender sus estrategias para convertirse en grandes jugadores. Este juego (que involucra alianzas, desarrollo de estrategias, anticipación de la actuación de los demás y responder a lo inesperado) es parte importante de su desarrollo como hombre de negocios.

7. Entiende tus etapas como emprendedor

En los inicios de la empresa, Gates trabajaba prácticamente todo el día e incluso en repetidas ocasiones se quedó a dormir en su oficina. Sin embargo, conforme el negocio fue creciendo cambió su mentalidad hacia el trabajo y su papel en la empresa.

En 2008 (a los 52 años) dejó sus labores diarias en Microsoft para dedicarse principalmente a sus fundaciones y mantener únicamente el enfoque en el área del producto.

Todo emprendedor debe aprender este ciclo: en un comienzo, el negocio requerirá sacrificios y mucho trabajo, pero con el tiempo debes aprender a delegar y dejar una cultura empresarial que continúe aun cuando no estés.

8. Ser un nerd vale la pena

Bill Gates dijo “Sé bueno con los nerds, las probabilidades indican que terminarás trabajando para uno de ellos”.

No hace falta conocer su historia o tener una reunión cara a cara con él para darse cuenta que él mismo es un “nerd”; a simple vista es: sus lentes, sus suéteres de cuello cerrado y su peinado lo delatan.

Pero también es un buen ejemplo de que para triunfar debes ser auténtico y fiel a ti mismo, y que algunas cualidades de los geeks (como la pasión, la obsesión por el trabajo y el conocimiento) son esenciales de la gente exitosa.

9. Sé generoso con tu sociedad

Bill Gates es tan conocido por lado empresarial como por el filantrópico. Junto a su esposa Melinda dirige la Fundación Bill y Melinda Gates, dedicada a reequilibrar oportunidades en salud y educación a nivel local, especialmente en las regiones menos favorecidas.

Hoy en día su fundación es la más grande del mundo por lo que respecta a la cuantía de sus aportaciones económicas a toda clase de programas de ayuda, investigación y desarrollo.

10. Ten una buena vida personal

Además de tener un matrimonio sólido y una activa vida familiar, Bill Gates reconoce la importancia de conservar hobbies. En su caso, es un amante del bridge y una de sus mayores satisfacciones es ver a su hija montar a caballo.

Además, en un chat en Reddit el empresario admitió que lava los platos en su casa todas las noches y que es una actividad que realmente disfruta.

liderSer un gran líder no es algo que pase de la noche a la mañana, pero puede ser logrado con disciplina, trabajo duro y compromiso.

Los grandes líderes no nacen (como algunas personas sugerirían), de hecho, se forjan con el tiempo.

Hay algunas reglas que por lo general se destacan en los grandes dirigentes. Te dejamos 50 de las que nos parecieron más importantes.

1. Escucha a tu equipo. Regla número uno. Siempre pon atención a lo que tus colaboradores tienen que decir, incluso si no te gusta.

2. Comunícate lo más eficientemente posible. Deja tus expectativas y sentimientos muy claros, en el medio apropiado y frecuentemente.

3. Piensa antes de hablar. Algunas veces es mejor callar que decir lo primero que te venga a la mente.

4. Sé un ejemplo. Conviértete en el tipo de persona que te gustaría que trabajara para ti.

5. Sé apasionado. Si tu negocio no te emociona alocadamente, entonces estás en el lugar incorrecto.

6. Sé consistente. Asegúrate de que tus acciones respalden tus palabras.

7. Toma decisiones firmes. No evites elegir un camino por evitar problemas y una vez que hayas escogido, no te arrepientas.

8. Identifica mentores y ejemplos a seguir. Encuentra a las personas de las que puedas aprender y síguelas de cerca.

9. Interfiere solo cuando sea necesario. Si confías en tu equipo no hay razón de micro-manejarlo.

10. Conoce tus límites. No los sobrepases.

11. Identifica tus fortalezas. Si eres bueno resolviendo disputas, hazlo lo más que puedas.

12. Reconoce tus debilidades. Deja que alguien más maneje lo que no es tu fuerte.

13. No inventes excusas. Acepta si te equivocas y no le eches la culpa a algo o alguien más.

14. Acepta las variables. No puedes controlarlo todo.

15. Elige a tus socios con cuidado. Trabaja solo con personas en las que puedas contar.

16. Haz el bien. Comprométete a ser una persona buena que ayude a su comunidad.

17. Conoce a personas nuevas siempre que puedas. Date la oportunidad de expandir tu red de contactos y a exponerte a nuevas experiencias y perspectivas.

18. Mantente en contacto con tus emociones. No seas un robot, déjate sentir.

19. Controla tus reacciones. No actúes hasta que tengas claridad de pensamiento y emociones.

20. Diviértete. Tómate el tiempo de disfrutar lo que haces y a tu equipo.

21. Investiga todo. Antes de tomar una decisión, pondera los pros y los contras.

22. Analiza todo. No tomes decisiones basándote solamente en el instinto.

23. Escoge a tu equipo con cuidado. Contrata solo a las personas que sean capaces de entregar el trabajo y se puedan llevar bien con los demás.

24. Prioriza tu equipo. Tus colaboradores lo son todo. Dales lo que necesiten para triunfar.

25. Sé humilde. No presumas sólo porque hayas adquirido un poco de riqueza, influencia o posición.

26. Perdona errores. Todos los cometemos.

27. Perdónate a ti mismo. No te martirices por el pasado. Sigue adelante.

28. Sé racional. Toma decisiones de manera lógica.

29. Sé razonable. Escucha diferentes opiniones y sé justo.

30. Haz tiempo para lo importante. No existe la falta de tiempo cuando se trata de atender lo que realmente te interesa.

31. Aprende constantemente. Lee todo lo que puedas y toma clases siempre que tengas la oportunidad.

32. Mejora todo. Trabaja para descubrir mejores maneras de hacer las cosas.

33. Nunca te rindas. No tires la toalla cuando puedes superar los obstáculos con un poco de persistencia extra.

34. Transforma métodos cuando sea necesario. Si algo no está funcionando, cámbialo.

35. Aléjate cuando sea necesario. Si estás en una batalla que parece imposible, retírate para mejorar tu estrategia.

36. Aprende de tus equivocaciones. Trata de no cometer el mismo error dos veces.

37. Respalda todo con datos e información.

38. No ignores los signos de la sobrecarga de estrés. La tensión es real y puede interferir con tu habilidad de liderar. Si empiezas a sentir demasiada ansiedad, toma acciones para relajarte.

39. Da retroalimentación. Hazle saber a tu equipo que es lo que está haciendo bien y en qué necesita trabajar más.

40. Confía, pero verifica. Espera que tu equipo haga las cosas bien, pero siempre revisa sus avances.

41. Sé accesible. Deja que las personas sepan que pueden confiar en ti y que tu puerta está abierta siempre que lo necesiten.

42. Trata a todos igual. No tengas favoritos, ya que eso solo genera resentimientos y te hace ser un líder inmaduro.

43. No busques relaciones personales íntimas con tu personal. Sé amistoso, pero no quieras que todos tus colaboradores sean tu mejor amigo. Ante todo, eres su líder.

44. Une a tu equipo. Usa ejercicios que obliguen a tu equipo a interactuar unos con otros.

45. Regresa favores. Si alguien te ayuda, asegúrate de corresponder su amabilidad, aun cuando sea años más tarde.

46. No quemes puentes. Nunca cercenes el contacto con alguien.

47. Mantente en contacto. Si alguien de tu equipo se va, síguelo tratando.

48. No sacrifiques tu vida personal. Es necesaria para mantener tu salud mental. Nunca renuncies a tu familia o amores por las responsabilidades de trabajo.

49. Disfruta del liderazgo. Trata de no estresarte demasiado por ser dirigente. Mejor, disfruta sus enseñanzas.

50. Toma todo consejo con un grano de sal. ¡Incluso estas 50 reglas! Nadie lo sabe todo y ningún consejo aplica al 100 por ciento de los casos.

Sigue las reglas que te sean útiles, usa tu instinto y tu cabeza y siempre trata de ser mejor. Eventualmente, tus experiencias y esfuerzos te llevarán a ser el gran líder que aspiras ser.

vivirLa diferencia entre los jugadores profesionales de Poker y lo aficionados es que estos últimos desean certidumbre. Ansían saber cuál es la próxima jugada de sus adversarios, no se sienten tranquilos ante lo desconocido.

Por el contrario, lo profesionales se sienten cómodos con la incertidumbre, entienden que no es posible conocer con seguridad las respuestas. Ellos analizan las probabilidades y juegan de acuerdo con ellas. El aficionado anhela seguridad, el profesional prospera en la ambigüedad.

Quizá eso mismo sea lo que distingue a los aficionados de los profesionales en el arte de vivir. Unos apuestan por lo seguro y los otros viven.

Hunter S. Thompson escribió un maravilloso ensayo llamado ‘Seguridad’ el cual les comparto. (La traducción es mía, así que la falta de calidad literaria sólo puede ser atribuía a este servidor, espero sepan disculparme).

Seguridad… ¿qué significa esta palabra en relación con la vida tal como la conocemos hoy en día? En su mayor parte, significa estar protegido y libre de preocupaciones. Se dice que es el objetivo último que todos los hombres deben esforzarse por alcanzar; pero ¿es la seguridad un objetivo utópico o es otra forma de llamar a la rutina?

Visualicemos al hombre seguro; y por este término, me refiero a un hombre que ha adoptado la seguridad financiera y personal como su objetivo en la vida.

En general, es un hombre que ha dejado la ambición y la iniciativa a un lado y que se ha instalado, por así decirlo, en una rutina aburrida, pero cómoda y segura para el resto de su vida. Su futuro no es más que una extensión de su presente, y él, con un complaciente encogimiento de hombros, lo acepta tal como es.

Sus ideas e ideales son los mismos que los de la sociedad en general y es aceptado en ella como un hombre respetable, aunque mediocre y prosaico. Pero, ¿es de verdad un hombre?

¿Siente algún respeto u orgullo de sí mismo? ¿Cómo podría, cuando no ha arriesgado nada y no ha ganado nada? ¿Qué piensa cuando ve sus sueños juveniles de aventura, hazañas, viajes y romance enterrados bajo el manto de la conformidad? ¿Cómo se siente cuando se da cuenta que escasamente ha saboreado la vida; cuando ve la prisión que ha construido para sí mismo en la búsqueda del todopoderoso dólar? Si él piensa que esto es suficiente, muy bien, perfecto.

Pero pensemos en la tragedia del hombre que ha sacrificado su libertad en el altar de la seguridad, y que desearía poder volver atrás las agujas del tiempo. Es digno de compasión el hombre que no tuvo el valor de aceptar el desafío de la libertad, y no fue capaz de abandonar la comodidad de la seguridad y salir y ver la vida como realmente es, y no resignarse a vivirla de segunda mano.

La vida le ha pasado por un lado a este hombre y él la ha visto desde un lugar seguro, con miedo de buscar algo mejor ¿Qué ha hecho excepto sentarse y esperar a un mañana que nunca llegará?

Volvamos atrás y busquemos en las páginas de la historia a los hombres que han dado forma al destino del mundo. La seguridad nunca fue asunto suyo, no obstante vivieron en lugar de existir. ¿Dónde estaría el mundo si todos los hombres hubiesen buscado seguridad y no hubieran asumido riesgos o realizado las apuestas que, de ganarlas, les habrían otorgado una vida más rica y diferente?

Es de esos espectadores (que son la gran mayoría) de donde proviene la advertencia de que la vida no vale la pena vivirla, que la vida es un trabajo pesado, que las ambiciones de los jóvenes deben dejarse a un lado, y vivir una vida que no es sino una dolorosa espera de la muerte.

A estos las únicas emociones que les llegan a sus vidas son las que viven a través de libros y películas. Estos son los hombres insignificantes e ignorados que predican la conformidad porque es lo único que conocen. Son los hombres que sueñan en la noche lo que podría haber sido, pero que se despiertan en la mañana para tomar su lugar en la rutina ya familiar y solamente se dedican a existir otro día más.

Para ellos, el romance de la vida hace mucho tiempo que murió y se ven obligados a pasar los años como en una cinta caminadora, maldiciendo su existencia, pero temerosos de morir debido a las cosas desconocidas que tengan que enfrentar después de la muerte. Carecen del único coraje verdadero: el tipo de valor que permite a los hombres enfrentarse a lo desconocido sin importar las consecuencias.

Para concluir, no parece muy adecuado escribir sobre la vida sin mencionar ni una sola vez la palabra felicidad; así que vamos a dejar que el lector responda a esta pregunta por sí mismo: ¿quién es más feliz, el que ha desafiado la tormenta de la vida y ha vivido; o el que se ha mantenido de forma segura en la orilla y se ha limitado a existir?

Lee Iacocca“Cuando tengas que tomar una decisión, no dejes que te crezca la barba. Naturalmente, no siempre esta será perfecta y seguramente podrás meter la pata alguna vez; pero no por eso dejes de tomar tu decisión.” – Lee Iacocca

Revisando mi archivo, encontré el material de una entrevista que le hice años atrás a Lee Iacocca, ex presidente de la automotriz Chrysler. Me pareció interesante transcribir algunas partes de aquella reunión donde aquel pope del management daba su opinión sobre temas que son aún de gran actualidad.

Al final del texto comparto con ustedes las 8 claves que él sugiere para lograr una buena gestión.

Cómo tratar a la gente

En aquella oportunidad Iacocca recordaba que todo individuo que ingresa a una empresa a un cargo ejecutivo, ya está formado, y comentaba al respecto:

En el transcurso de los años he tropezado con gente que tenía pésimos hábitos de trabajo, y pensé que yo sería capaz de insuflarle una nueva energía para lograr cambios en su comportamiento. Nada más equivocado. Aunque me considero un buen vendedor y sé que puedo ser persuasivo, nunca conseguí mover a aquellos ni un centímetro.

De mi parte he aprendido también que resulta altamente presuntuoso pretender que uno puede cambiar a las personas, sobre todo, si estas ya han pasado los 40 años de edad. A esa edad cada uno de nosotros tiene una personalidad definida y vamos tras lo que creemos que vale la pena ir. No estoy diciendo que las personas no puedan cambiar, si ellas lo desean… Lo que estoy diciendo es que será muy difícil que uno las pueda cambiar porque le parece lo más conveniente.

Contaba Iacocca que les decía a sus colaboradores más cercanos:

Muy bien, no me importa qué educación has recibido ni qué carácter tienes. Estas son las reglas con las que nos regimos en éste club, y éste es el juego. Ya se verá si te gusto o no, y dado el caso no será necesario que pidas la baja del equipo; yo me ocuparé personalmente de ello.

No caben dudas de que este no era un comentario demasiado simpático. Pero dadas las circunstancias por las que él había asumido el control de la compañía, no contaba con demasiado margen para equivocarse en la composición de los equipos de trabajo. En temas de consultoría, son muchas las veces en que debemos aconsejar a dueños y presidentes de empresas a pensar en ésa línea.

A la hora de delegar

Otro tema de discusión en los niveles de alta gerencia es el tema de la delegación. Sobre este aspecto decía Lee Iacocca que en un extremo están los que delegan porque se supone que se debe delegar. Pero muchos de ellos luego no se molestan en hablar con aquellos en quien delegaron.

El extremo contrario es el del jefe que no confía en nadie, que quiere estar presente en todas las decisiones y esto retrasa sobremanera la toma de decisiones.

El ex presidente de Chrysler decía que era bueno tomar un poco de cada uno:

A solas con uno mismo uno se mira al espejo y sabe de sus puntos débiles y sus puntos fuertes. Lo que uno sabe que lo hace bien no debe cederlo a nadie; en cambio delegará lo que no domine. Luego aprenderá de la persona en quien delegó.

Pragmatismo puro. Es que resulta real aquello que uno delega lo que no sabe, no le gusta, o no quiere delegar. Y como si ello fuera poco terminaba diciendo:

Y aunque uno haya sabido delegar con acierto, y las personas a quienes se les ha delegado la responsabilidad de llevar a cabo tal o cual cosa sean ases de su profesión, convendrá que no olviden que fue usted quien les dio el trabajo y que sigue sobre el asunto.

Consenso

Los partidarios del consenso suelen admirar el estilo directivo japonés. Iacocca señalaba que cuando él negociaba con los orientales, ellos hablaban mucho del consenso, pero siempre estaban detrás de bastidores, quienes eran los que tomaban las decisiones difíciles.

Probablemente ellos saben escuchar mejor que nosotros, pero pueden estar seguros que los grandes temas se juegan en la mesa del jefe más alto. Mientras tanto nosotros perdemos el tiempo tratando de imitar algo que no existe.

Según él, tener jerarquías es la única manera de evitar la anarquía. Para Iacocca, la decisión por consenso es lenta y no promueve la verdadera responsabilidad y necesaria flexibilidad.

En aquella oportunidad terminó la entrevista diciendo:

Al fin de cuentas, la dirección de empresas se reduce a un sistema de códigos y juicios de valor. Por eso uno debe permanecer fiel a sí mismo. Elijan el estilo de dirección que mejor les cuadre y manténgase firmes en ésa dirección.

Volviendo al principio de estos apuntes sobre aquella entrevista, es lógica la propuesta expresada en el inicio:

Cuando tengas que tomar una decisión, no dejes que te crezca la barba. Naturalmente, no siempre esta será perfecta y seguramente podrás meter la pata alguna vez; pero no por eso dejes de tomar tu decisión.

Es que no existe la decisión perfecta. Decidir es el acto de asumir lo mejor que uno considera que puede llevar a cabo para resolver un tema con éxito. De allí es que, posiblemente, el término Resolución sea uno de los menos tratados en management. La Resolución está íntimamente atada a la capacidad personal de dar una respuesta, la mejor respuesta posible.

A partir de su experiencia en el mundo de los negocios, Lee Iacocca nos dejó las siguientes ocho reglas para la gestión empresarial:

1. Contrate a los mejores.

2. Tenga clara sus prioridades y mantenga al día la lista de sus urgencias. Intente listarlas en una sola página.

3. Dígalo con claridad y sea breve.

4. No olvide que son los de la línea los que ingresan el dinero a la empresa. El papel del staff consiste en ayudar a que lo prometido se entregue en tiempo y forma al cliente.

5. Defina los límites de la cancha. O sea, establezca los procesos y condiciones dentro de los cuales se podrá actuar.

6. Deje libres un par de cimarrones. Desconfíe de los equipos que sólo plantean un solo punto de vista. Resérvese uno o dos “cimarrones”, aquellos que no se conforman con “siempre se hicieron así las cosas”. Sin divergencia en las opiniones se corre un serio riesgo de tomar decisiones equivocadas.

7. Siga las incidencias día a día. A pesar de la importancia que tiene el largo plazo, es una responsabilidad clave garantizar la maximización del beneficio diario.

8. No pierda de vista los principios básicos de gestión.

Reibox BlogNo hay manera infalible de convertirse en millonario.

Pero hay pasos que puedes tomar para ponerte en el camino hacia una multimillonaria riqueza; y obstáculos que podrían estar bloqueando tu camino.

Para determinar cuáles son esos obstáculos, Business Insider revisó el hilo de Quora ¿Cuáles son los mayores obstáculos para convertirse en millonario? y junto las 11 respuestas más perspicaces.

Aunque no podemos garantizar que eliminar cualquiera de estos errores te hará rico, aquí tienes algunos factores a considerar.

1. Falta de determinación

No tener la perseverancia y la determinación de atravesar los tiempos difíciles en tu camino hacia la creación de riqueza podría evitar que llegues a tu meta, de acuerdo con Lukas Schwekendiek .

“No es tan simple como decir que no lo quieres lo suficientemente, o que no estás dispuesto a trabajar duro por ello. Mucho de ello es una lucha interna,” explica. “Hacerte millonario no se trata de juntar un millón de dólares de algún lugar o por trabajar duro. Hacerte millonario significa iniciar un viaje para transformarte en una persona que pueda manejar un millón de dólares.”

2. No actuar sobre tus ideas

“Una cosa es encontrar ideas millonarias, pero otra cosa completamente diferente es actuar en ellas,” dice Bruce Cruz. “Los millonarios no se quedan sentado viendo a los demás avanzar en la vida, los millonarios toman acción para alcanzar sus metas.”

Podrías estar en algo. En una columna de Fitness para hombres, el multimillonario Mark Cuban señaló que puedes diferenciar una buena idea de una mala basado en “si la persona inició o no una compañía alrededor de ella.”

“Las ideas no valen nada hasta que haces algo con ellas,” dijo Cuban.

3. Falta de creatividad

“Si no tienes ideas, estás de vuelta con los civiles, y los civiles nunca ganarán un millón.” escribió James Altucher.

Altucher compara el proceso de dar con buenas ideas con hacer ejercicio: Si te saltas el gimnasio durante dos semanas, te será difícil volver a estar en forma. Lo mismo ocurre con las ideas que valen la pena.

“Las malas ideas son buenas,” escribe Altucher. “Tienes que dar con por lo menos entre 100 a 1.000 malas ideas por cada buena idea.”

Esa buena idea podría ser una idea de un millón de dólares.

4. No hacer conexiones en tu industria

Muchos usuarios de Quora señalaron el crear contactos como un rasgo clave de los millonarios.

“Nunca llegarás a ser crucial en la vida si pasas tiempo con personas perezosas que no están interesadas en administrar su dinero sabiamente,” advierte Bruce Cruz.

Cruz destacó el valor de desarrollar contactos dentro de tu industria y buscar mentores que te guíen a medida que inviertes y haces crecer tu riqueza.

5. Tratar de hacer feliz a todo el mundo

No desperdicies tu tiempo tratando de complacer a todos; enfócate en tus metas personales.

“A algunas personas no les agradarás, no creerán en tu visión o no te seguirán en el camino que crees.” escribe Saul Kropman. “Podrían ser grandes personas pero no son las adecuadas para ti y no debes preocuparte por ellas.”

perfeccionSé que este tema parece una locura.

Pero, a pesar de todo lo que hemos sido educados acerca de los negocios, el liderazgo y el éxito, como propietario de un negocio, he encontrado que “la perfección,” a lo que todos estamos supuestos a buscar y a esperar de los demás, puede ser perjudicial para nuestra eficacia personal y empresarial.

Antes de continuar, debo aclarar que no estoy proponiendo ni condonando la conformidad – a lo que John F. Kennedy se refería como “el carcelero de la libertad y el enemigo del crecimiento”. Al contrario. A lo que me refiero es a la aceptación de la realidad.

Cuanto antes aceptemos el hecho de que nadie es perfecto, más pronto podemos empezar a trabajar en busca del desarrollo. En el siempre cambiante entorno de los negocios en que nos vemos obligados a competir, si no mejoramos continuamente, no sobreviviremos.

Estoy seguro de que la mayoría de los dueños de negocios están de acuerdo en esto , así que no será difícil ir un paso más allá y determinar y comprender que la misma necesidad de mejoramiento implica que nosotros y nuestras organizaciones no son perfectas.

También quiero hacer una distinción importante entre la “perfección” y la “excelencia”.

La perfección es, sencillamente, imposible. La excelencia, sin embargo, es posible a pesar de nuestras imperfecciones, y eso es por lo que debemos luchar.

En mi propio negocio, he llegado a apreciar esta distinción en dos áreas importantes.

▪ La primera es a nivel personal/interpersonal.

El éxito de cualquier equipo depende, en gran parte, de las contribuciones individuales y colectivas de sus miembros. Mientras esperamos lo mejor de cada uno de los miembros del equipo de trabajo, también sé que se cometerán errores y eso no es necesariamente algo malo.

La superación personal, la creatividad y la innovación implican errores, pero también benefician siempre que aprendamos de ellos.

Yo he comprobado que la creación de un entorno adecuado donde se anima a los miembros del equipo a crecer y a ampliar su alcance, ayuda en términos de la satisfacción personal y profesional en el trabajo.

Y aunque es necesario establecer límites a la aceptabilidad donde pueden ocurrir errores – especialmente cuando se refiere a la reputación y el bienestar de su negocio- al final nos damos cuenta de que la eficacia general de nuestro equipo va a mejorar.

▪ La segunda tiene que ver con el proceso de decisiones.

Ningún empresario quiere cometer un error ante una decisión importante. Por lo tanto, debemos proceder con cuidado durante el proceso para discernir, mientras que consideramos todas las opciones y consecuencias de nuestra decisión. Pero hay una diferencia entre ser prudente e imponer límites; entre ser conservador y ser ineficaz.

La gestión de una empresa implica tomar riesgos. Podemos analizar el riesgo y podemos mitigarlo en la mayor medida posible, pero no podemos evitarlo. Es posible que el conjunto de circunstancias perfectas, que quisiéramos tener, no estén disponibles. Rara vez lo estarán.

Como dueños de negocios, no debemos permitir que nuestras falsas expectativas para la perfección pongan en peligro la necesidad real para lograr una mayor eficacia y excelencia.

exitoEl fracaso duele, hiere la autoestima y en los negocios también la billetera. Por eso es difícil reconocerlo ante el mundo y hablar del tema en público.

Sin embargo, hay cinco razones por las que compartir la experiencia del fracaso de forma abierta es una manera de fomentar el conocimiento abierto a favor del emprendimiento y el desarrollo económico.

Mejora el conocimiento

Para no fallar hay que saber porque se falla para poder evitar algo o mejorarlo.

La mayoría de las empresas fracasan y ya que el tema es un tabú, el conocimiento que surge de esa experiencia no se está sistematizando. Si una empresa fracasa constantemente en el servicio pos venta, lo que le hace perder competitividad frente a otros jugadores del sector, a menos que de alguna manera releve esa deficiencia difícilmente la mejore.

Este problema fue lo que impulso la creación del Instituto del Fracaso. Este instituto realizó en 2014 una investigación sobre las empresas mexicana para entender porque fallaban. La investigación relevó que la primera causa son los fondos insuficientes (que afecta al 65% de las empresas), luego la falta de indicadores fiables (48%) y en tercer lugar la falta de procesos de datos (44%). Por detrás llegan la planificación deficiente (44%) y los problemas de ejecución (43%).

El conocimiento es poder también en los negocios.

Fomenta el aprendizaje

El fracaso y las ganas de mejorar fomentan una actitud de búsqueda de soluciones pero sobre todo de aprendizaje.

Las empresas que fracasan, pero aprenden de esos fracasos, son menos permeables a cometer los mismos errores y además crean resiliencia a posibles fracasos futuros en otras áreas o al enfrentarse a desafíos novedosos. El fracaso es inevitable, pero lamentablemente el aprendizaje no lo es. Una empresa eficiente tiene que estar preparada para entender y manejar los fracasos para minimizar su impacto y maximizar su capacidad de resiliencia a futuros desafíos.

Previene riesgos

La investigación del fracaso en los negocios es una herramienta útil para identificar riesgos y prevenirlos. A cualquier emprendedor le debería interesar conocer las causas comunes de fracaso con el propósito de prevenirlas. Esto vuelve en un problema la idea de que comentar a otros colegas o compañeros de rubro sobre el fracaso personal es contraproducente.

Los emprendedores que logren aprender de los errores de otros y de las experiencias pasadas van a estar mejor preparados para prevenir esos mismos problemas en sus propias empresas.

Desarrolla resiliencia

Contar tu fracaso incrementa la resiliencia, es decir, esa capacidad de recuperarte y adaptarte ante los imprevistos.

Además, compartir las experiencias del fracaso puede mejorar la resiliencia personal del emprendedor o CEO porque lo más factible es que se tope con experiencias similares y se sienta más seguro al entender que no es el único que falla. La confianza personal del líder permite crear redes de resiliencia entre los empleados lo que evita bajas de productividad o incluso renuncias ante un fracaso.

Produce datos con valor

Una empresa que tenga un registro de todos sus fracasos está mucho mejor preparada para enfrentar futuros desafíos que una empresa que no sólo quiere tener una visión sesgada de sí misma y sólo recuerda sus éxitos.

Tener datos sobre los éxitos no es tan útil porque tener éxito es mucho menos común que fracasar. Los datos sobre el fracaso alientan y facilitan la mejora de los planes de negocios o las técnicas de marketing y publicidad entre otros posibles usos.

Reibox BlogA la mayoría de nosotros nos enseñaron que el dinero es la raíz de todo mal y una de las cosas de las que no se habla.

En la sociedad parece que está bien decirle a la gente que estás en bancarrota o que eres de clase media, pero hazte rico y ya no podrás hablar de dinero nunca más.

Para la mayoría de las personas es como oír clavos en la pizarra cuando alguien habla sobre su Rolls-Royce, su jet o sus clubs.

¿Por qué? Quiero darte permiso para hablar sobre tu éxito financiero.

En lugar de estar ofendido por aquellos que hablan de dinero, debes evitar a los que no lo hacen. Y ten cuidado de aquellos que no puedan ganar dinero, que gasten todo su dinero, o que no puedan pagar la cuenta. No puedes aprender nada de los tacaños y avaros.

No es cierto que necesites dinero para hacer dinero. La verdad es que necesitas valor para hacer dinero; el 80 por ciento de todos los millonarios actuales son millonarios de primera generación. No heredaron su dinero ni comenzaron con dinero. Tienes que ser valiente para conectarte con nuevos clientes, obtener más atención y dominar a tus clientes para que no puedan pensar en nadie más.

Ganar dinero, mantener dinero, y luego multiplicar el dinero requiere de un compromiso, dedicación y una obsesión monstruosa por el crecimiento.

Si trabajas para otra persona, asume la responsabilidad de hacer crecer la empresa, no sólo ganar tu salario. Eso ampliará el escritorio de ambos, el de tu empleador y el tuyo. No seas un mero espectador cuando se trata de ganar dinero. Asegúrate de estar en el campo tratando de anotar.

Hay tanto dinero en el planeta, es alucinante, pero la mayoría de la gente no tiene casi nada. La mayoría de las personas no tienen dinero porque creen que hay escasez de dinero, o creen que no lo merecen o que es difícil de conseguir.

Yo tomé la actitud de que el dinero está en todas partes. Todo el mundo tiene dinero, y si son tratados correctamente y se les provee lo que quieren (y más que eso), ellos felizmente me dan su dinero. Mi grito de batalla es “¿Quién tiene mi dinero?”

Cuando era un joven vendedor y necesitaba zapatos nuevos o un traje nuevo, me presentaba a trabajar y me preguntaba: ¿Quién tiene mi dinero para mi traje y zapatos nuevos? Buscaba un cliente que comprara mis productos o servicios y me de el dinero por los productos que, a su vez, necesitaba.

¿Quieres ingresos? En lugar de estar obsesionado con nunca tener suficiente, enfócate en la cantidad de dinero que hay y en ponerte adelante de esas personas que necesitan lo que estás ofreciendo.

El dinero está en todas partes y mi meta es conseguir el mío. Gracias a esta mentalidad, el dinero viene a mí fácilmente, sin esfuerzo y en abundancia. Puedo gastar un montón y regalarlo, y aún tener mucho.

venderEl otro día estaba con el Consejo de Administración de una empresa familiar y viví una conversación habitual en tiempos de crisis.

La compañía estaba perdiendo varios millones de euros y un hermano, que era el Director de Operaciones, le decía a su hermano que era el Director Comercial “la solución al problema es vender más. Hemos caído un 23% las ventas y tenemos que recuperarlas. Así dejaremos de perder dinero”.

Este planteamiento que es muy habitual y parece lógico, está lleno de riesgos. Es una solución con mucho riesgo y por tanto, se debe evitar.

Es muy humano querer pensar que las ventas volverán en pocos meses y que, no hace falta tomar medidas de reestructuración. Debes reflexionar sobre ese tipo de decisiones ya que en un estudio que hicimos en Improven se indicaba que solo en un 19% de las ocasiones se cumplen los objetivos de ventas. Esta situación está muy relacionada con la vanidad de las ventas, es decir, que a todos nos gusta mucho vender más, pero nos gusta mucho menos la reestructuración.

Mi recomendación es que evites este efecto a toda costa. Para ello, y aunque se luche con energía por cada venta, te propongo que construyas un escenario realista con la caída de ventas media del sector y sin ser demasiado optimista con las mejoras en la cifra de negocio. A partir de ahí, debes reestructurar para conseguir mejorar los flujos de caja y, de esa manera, asegurar la viabilidad.

Además, se puede definir otro escenario (más optimista) que considere las mejoras que siempre se pueden conseguir ya que sistemáticamente aparecen muchas oportunidades en las áreas de marketing y ventas porque habitualmente están poco optimizadas.

Dentro de las oportunidades en esta área son más predecibles las de costes, que aunque varían mucho en función de la tipología de la empresa. La experiencia señala que se pueden conseguir mejoras entre el 10 y el 30% de reducción de costes en el área de ventas empleando los conceptos de productividad y «hacer más con menos».

Y en paralelo con este mensaje de optimización, también hay que luchar por cada venta. Las ventas son como un oasis en medio del desierto. Se debe transmitir la importancia de las ventas a nuestros equipos con realismo positivo.

En sectores atomizados, suelo emplear el siguiente discurso: «Si solo tenemos un 4% de cuota, aunque el mercado esté complicado, solo hay que captar las ventas de un competidor. Ellos siguen vendiendo y ahí fuera hay clientes comprando»

Como conclusión, debemos luchar por cada venta pero sin que el optimismo por los resultados en esa área nos cieguen y nos puedan generar importantes problemas de viabilidad. Seamos conservadores con las previsiones de ventas y acometamos las reestructuraciones que sean necesarias.

carta abiertaA menudo la parte más difícil del viaje es simplemente creer que eres digno del viaje.

Este breve artículo se inspiró en un correo electrónico que recibimos anoche de un estudiante nuevo del curso:

Estimado Marc y Angel,

La vida no ha sido la más fácil para mí durante esta última década.

No voy a entrar en todos los detalles ahora, pero estos tiempos difíciles me han dejado con muchas grietas. Y aunque sigo arreglándomelas para ser una persona razonablemente exitosa, a menudo lucho desesperadamente con mi auto-confianza.

No me siento lo suficientemente bueno la mayoría del tiempo. Me siento defectuoso. Siento que mis grietas me hacen indeseable.

Todo está en mi cabeza – sé que es así! Pero realmente necesito ayuda para cambiar mi mentalidad. Necesito una nueva perspectiva. ¿Tienen alguna idea que me pueda ayudar?

Sinceramente,
Un estudiante tímido

Nuestra respuesta (una respuesta abierta para todos aquellos que no se sienten “lo suficientemente bueno”):

Estimado estudiante tímido,

Es hora de una breve historia sobre la vida…

Había una vez una anciana que tenía que caminar hasta el río cada mañana en busca de agua para beber, cocinar y limpiar. Ella llevaba dos cubos con ella, los llenaba en la orilla del río, y regresaba con ellos a su casa, esta casa rural.

Uno de los cubos era más nuevo, perfectamente sellado, y llevaba su agua sin problemas. Pero el segundo cubo era mayor y contenía algunas grietas finas por las que se fugaba el agua al suelo mientras la anciana caminaba. Para el momento en que llegaba a su casa, por lo general alrededor de un tercio del agua en el segundo cubo se había filtrado a través de sus grietas.

Un día, en la caminata hacia el río, el cubo agrietado (que siempre había sentido como que no era tan bueno como el otro balde) le dijo a la mujer mayor, “Quiero que sepas que he estado filtrando el agua todas las mañanas durante los últimos años. Perdón por estar agrietado y hacer tu vida más difícil. Entiendo que si necesitas reemplazarme por un mejor cubo.”

La anciana sonrió. “¿De verdad crees que no sabía de tus grietas todo este tiempo?”, preguntó. “Mira todas las hermosas flores que crecen en el camino de mi casa hacia el río. Yo planté sus semillas, pero eres tú quien las riega cada mañana.”

RECUERDA:

Sentirse lo suficientemente bueno en la vida, en el trabajo, en los negocios, y en nuestras relaciones tiene mucho que ver con la forma en que personalmente juzgamos las grietas de nuestro propio cubo. Porque todos tenemos algunas grietas!

Pero, ¿las grietas nos restan, nos manchan, y arruinan nuestras experiencias y conveniencia?

¿O nuestras grietas están regando un camino de flores que ni siquiera nos detuvimos a apreciar?

Elige ver las flores a través de las grietas en tu propio cubo (elige ver cómo esas grietas hacen que seas lo suficientemente bueno) y todo tu universo cambiará!

Sinceramente,
Marc y Angel

Vivir MejorLa amistad es más beneficiosa que sólo compartir risas con una taza de café.

La falta de relaciones sólidas aumenta el riesgo de muerte prematura en un 50%, según un estudio de la Universidad de Harvard. Ese es el mismo riesgo de mortalidad que fumar 15 cigarrillos al día. Si tu vida social está buscando la luz, podría ser momento de hacer nuevos amigos, pero eso no tiene porqué ser un proceso intimidante e incómodo.

“Sácate de la cabeza que es más difícil hacer amigos cuando eres mayor,” dice la socióloga Jan Yager, autora de Friendshifts: The Power of Friendship and How It Shapes Our Lives. “Puede ser en realidad más fácil porque sabes quien eres, y qué clase de amigo te gustaría tener.”

El secreto para hacer nuevos amigos es tan simple como estar abierto a ello. Aquí tienes seis cosas que puedes hacer para llenar tu agenda y forjar nuevas amistades:

Sé accesible

La primera impresión prepara el escenario de si una persona se va a comunicar contigo o no, dice el psicoterapeuta Richard E. Toney.

“La clave es tu expresión facial,” dice. “Piensa en las personas que has visto en los supermercados, aeropuertos, e incluso en las largas filas que están cerca de ti. Si los ves haciendo muecas y frunciendo el ceño, lo más probable es que no vayas a comunicarte con esas personas porque no parecen ser accesible ni incluso agradables.”

Una acogedora sonrisa o un gesto cortés con la cabeza podrían permitir que la gente sepa que estás disponible y abierto a la comunicación, dice. Y ser un buen oyente es una gran parte de ser accesible, agrega Yager. “Muchos se enfocan en compartir con los demás, olvidándose de que tienen que estar allí para sus nuevas relaciones, que tal vez se puedan volver amigos,” dice ella.

Involúcrate en actividades que te gusten

Una de las mejores maneras de hacer nuevos amigos es conocer personas con las que compartas un interés común, dice John Boese, fundador de GoFindFriends.com, un sitio web que ayuda a los neoyorquinos a encontrar nuevos amigos.

Ir a lugares que te gusten te permitirá estar rodeado de personas afines, añade Toney. “Es fácil iniciar una conversación sobre las cosas que te gustan,” dice. “Una vez que encuentres a alguien que tenga intereses similares a los tuyos, puedes intercambiar números de teléfono o direcciones de correo electrónico y así mantenerte en contacto.”

Ten una actitud positiva

“Sentirse positivo es uno de los requisitos absolutos de la amistad, y como elegimos con quién queremos pasar nuestro tiempo,” dice Shasta Nelson, CEO de GirlFriendCircles.com, una comunidad on-line que ayuda a las mujeres a conectarse, y autora de Frientimacy: How to Deepen Friendships for Lifelong Health and Happiness.

Encuentra formas de ayudar a otras personas a sentirse mejor por haber pasado tiempo contigo. Decir “gracias,” ser alentador, hacer preguntas, validar sentimientos, y sonreír son todas formas de afirmar nuevos amigos, dice ella.

A la gente no le gusta estar cerca de otras personas que son negativas todo el tiempo, añade Keith Rollag, autora de What to Do When You’re New.

“Los investigadores descubrieron que si dices cosas buenas sobre otras personas, la gente tiende a recordarte por tener tú esas cualidades positivas,” dice. “Por ejemplo, si le dices a un nuevo compañero de trabajo que tu jefe anterior es una persona amable y servicial, probablemente terminarán recordándote como una persona amable y servicial también. Pero si te quejas por que tu jefe anterior era un idiota egoísta, puede que vean algunas de esas cualidades en ti también.”

No esperes a que los otros den el primer paso

Si bien puedes sentirte vulnerable al acercarte a alguien por primera vez, la otra persona puede tener aún más reticencias que tú, dice Rollag. “Ve,” dice. “¿Qué es lo peor que podría pasar?”

Las relaciones se basan en dar y recibir, y Rollag sugiere empezar por ayudar a otras personas a satisfacer sus necesidades. “Muchas de las cosas que queremos en las amistades (confianza, fiabilidad, integridad) tienen su base en la reciprocidad,” dice. “Averigua qué es lo que las otras personas quieren y ayúdalos a conseguirlo, y los habrás predispuesto a verte como un potencial amigo.”

Sé proactivo y pídele a la gente para juntarse, o deja que la gente sepa que estás buscando actividades para unirte, añade Boese. “Te sorprenderá cuántas personas están abiertas a que te unas a una de sus actividades de fin de semana,” dice.

Sigue

Las relaciones se basan en gran medida en pasar tiempo juntos, así que sé reflexivo sobre cómo mantenerte en contacto, dice Nelson.

“Antes de terminar el primer encuentro, di, ‘Esto fue tan divertido y me gustaría poder conocerte mejor, ¿podríamos programarlo ahora y evitar así todos esos emails entrando y saliendo?'”, Sugiere. También puedes enviar un email al día siguiente, dándoles las gracias por su tiempo, o programar un recordatorio en tu calendario para alguna fecha que haya mencionado que algo iba a pasar, como una cirugía o un cumpleaños, y enviarles un email para hacerles saber que estás pensando en ellos.

Una de las claves para convertir a un conocido en un amigo es la consistencia, añade Boese. “No permitas que pase más de dos semanas sin verlos,” dice. “Si pasas tiempo con alguien y luego no hablas con él/ella durante un mes, va a ser difícil mantenerlos en la zona de amigos.”

Di “sí” a las invitaciones (incluso cuando quieras decir “no”)

Las personas que hacen amigos fácilmente ven los eventos como oportunidades para conocer gente, dice Nelson.

“Recuérdate elegir basado en lo que valoras o esperas, o basado en cómo te sientes en este momento,” dice ella. “Como el ejercicio, si lo dejamos sólo para cuando se nos apetezca, a menudo optaríamos por una noche tranquila en lugar de la posibilidad de conectarnos.”

vida personalSi bien es cierto que las mujeres modernas gozamos de libertades que antes nos eran negadas –por ejemplo, trabajar y recibir un sueldo por ello–, también lo es que ahora nos enfrentamos con un dilema:

El de conciliar nuestra agitada vida profesional con nuestra muchas veces frágil vida privada.

Para muchas de nosotras ambas esferas están peleadas a muerte. Pensamos que para ser una mujer exitosa es necesario enfocar todo nuestro tiempo y energía en el trabajo, aunque esto implique descuidar las relaciones amorosas y sacrificar nuestro tiempo libre.

¿Se puede ser una mujer emprendedora y al mismo tiempo tener una vida íntima plena? Claro que sí: la clave consiste en encontrar un equilibrio (se dice fácil, ¿verdad?).

Estos consejos podrían serte útiles para lograrlo:

1. Valora tu tiempo libre

“Tiempo libre” no es sinónimo de “el tiempo que sobra cuando no estoy trabajando”.

Es el tiempo que debes dedicarte a ti misma, necesario para enriquecerte como persona y establecer relaciones afectivas. Hazte consciente de que este tiempo es igual de necesario que el trabajo, ¡no lo subestimes!

2. Dale a cada cosa su justo valor

Crecer profesionalmente es importante, sobre todo en estos tiempos de dura competencia. Pero no lo es todo: hay otras cosas en la vida que también merecen tu atención: tu familia, pareja, hobbies, amigos… No querrás ser una mujer emprendedora pero solitaria, ¿o sí?

3. Respeta tus horarios de trabajo

Una regla de la vida laboral: el trabajo nunca termina.

Así que no caigas en la ilusión de querer terminar absolutamente todos tus pendientes para irte a casa; trabaja con un horario fijo en mente y apégate en lo posible a él. Y, por favor, ¡no te lleves trabajo a casa!

4. Pon tu propio negocio

Mejor aún: emprende tu propio negocio y trabaja bajo tus propias condiciones. ¡Nada como manejar tu energía y tiempo a tu conveniencia!

5. Destina horarios para tus actividades

Inscríbete a clases de baile, cocina o algún idioma; establece un día de la semana para cenar con tus amigas o para pasar un rato a solas con tu pareja. Este tiempo deberá ser sagrado, casi como si tuvieras una cita con alguien muy importante.

6. Comparte tareas domésticas

Si tienes pareja y viven juntos, deja muy claro que las tareas del hogar son responsabilidad de ambos. Divídanse el trabajo y así éste se convertirá en una carga menor.

7. Establece un día de la semana sólo para tu pareja

Aunque seas una mujer muy ocupada, procura destinar una tarde a la semana para pasar tiempo de calidad con tu pareja. Fijen un día para ir al cine, salir a cenar o cocinar juntos; considérenlo intocable.

Robert KiyosakiCuando me preguntan cuál fue mi primera inversión exitosa, simplemente respondo: “Mi negocio de cómics.”

Cuando era joven, trabajé en la tienda de comestibles de mi padre rico. No me gustaba ese trabajo, pero podía leer cómics gratuitos en él, y eso era un plus.

El hijo de Padre rico, Mike, también trabajaba conmigo. Nos dimos cuenta de que cuando el distribuidor de cómics llegaba con un nuevo lote de cómics, la gerente de la tienda cortaba las tapas por la mitad y se las daba al distribuidor por crédito.

Mike y yo tuvimos la brillante idea de preguntarle si podíamos quedarnos con los viejos cómics. Debido a que trabajábamos en la tienda, nos dijo que sí, siempre y cuando no los vendiéramos.

Manteniéndonos fiel a nuestra palabra, Mike y yo comenzamos una biblioteca de cómics en su sótano. Les cobrábamos $ 0.10 a los otros niños por día para que puedan venir y leer tantos comics como quisieran.

Eventualmente, estábamos haciendo $9,40 a la semana, lo cual era mucho más que los $ 0.30 que hacíamos en la tienda.

En otras palabras, tomé los cómics que iban a ser tirados a la basura y creé un activo en base a ellos. Starbucks hizo lo mismo con una taza de café.

El poder de una idea mejor

¿El punto?

Las ideas no tienen que ser nuevas ni únicas para poder hacerte ganar un montón de dinero. Sólo tienen que ser mejores.

Ahora, hay una línea muy fina entre hacer una idea mejor y simplemente robar una idea. Hay muchas personas que pasan sus vidas robando las ideas de otras personas en lugar de crear las suyas propias. El precio que pagan es el respeto que otros pierden en ellos, y a veces las enormes demandas.

La fina línea entre la copia y el robo

Como mi padre rico solía decir: “Hay una línea muy fina entre la copia y el robo.” Muchas de las personas más exitosas financieramente no son necesariamente las personas que crearon ideas. Más bien, copiaron ideas y las mejoraron al aplicarles un buen sistema de negocio para hacer millones.

Los diseñadores de moda miran a los niños pequeños para ver qué nuevas modas están usando, y luego simplemente producen en masa esas modas.

Bill Gates no inventó el sistema operativo que lo hizo el hombre más rico del mundo. Él simplemente les compró el sistema a programadores informáticos que ya lo habían inventado, y entonces licenció su producto a IBM. El resto es historia.

Amazon.com tomó la idea de Sam Walton para Walmart y la puso en Internet. Jeff Bezos se enriqueció mucho más rápidamente de lo que lo hizo Sam Walton.

¿Cuál es tu idea mejorada?

En otras palabras, ¿Quién dice que necesitas tener ideas creativas para ser rico? La única creatividad que necesitas es tomar buenas ideas, encajarlas en sistemas y procesos de negocios sólidos y probados, y convertirlas en grandes empresas.

Esta semana, tómate  un tiempo para mirar a tu alrededor. ¿Qué ideas están ahí fuera que puedes mejorar? La próxima gran idea para tu negocio podría estar frente a tu nariz.

emprendedorasExisten numerosos casos de mujeres líderes en diversos rubros que destacan por su esfuerzo y el impulso que brindan a sus comunidades.

En el caso de las emprendedoras mexicanas, una reciente encuesta de PayPal reveló que entre los principales motivadores para iniciar un negocio se encuentran el orgullo, la independencia, la calidad de vida y ayudar a sus familias.

Aquí te compartimos cuatro de los muchos casos de éxito de negocios online iniciados por mujeres.

Ante la adversidad, encuentra la oportunidad

Elena Álvarez Morphy tenía un talento: elaboraba cojines artesanales únicos para sus amigos y seres queridos.

El primer producto que dio inicio a su historia de éxito fue un cojín decorativo tejido en telar de marco como regalo para su hermana Male, quien se acababa de casar y se mudó fuera del país.

La distancia que ahora había entre ellas y la enfermedad de su padre, quien fue diagnosticado con Alzheimer, las motivó y unió más que nunca para valorar el potencial de crear una marca propia y decidirse a emprender su negocio. Así surgió Yema Home, con una amplia gama de diseños exclusivos, personalizados y/o de edición limitada en cojines decorativos para despachos de diseño, decoración de interiores y arquitectura, así como para amas de casa y ejecutivos.

Más adelante crearon la división Yema Baby, una línea de accesorios enfocada en la comodidad de la madre y el confort del bebé, con productos como sleeping bags o porta carreolas. Cuando abrieron su tienda por Internet el objetivo principal era extender sus ventas a toda la República Mexicana, pero hoy ya hasta están pensando en hacerlo en Estados Unidos.

Ayudar a otros también inspira

Las fundadoras de Sundar (“hermosa” en sánscrito) comenzaron de cero con sus propios ahorros hace 10 años.

Dieron vida a una bolsa elegante de nylon y asas intercambiables que se vende únicamente por mayoreo. Lo que al inicio era un negocio familiar, hoy cuenta con 25 empleados, y les facilita a las empresarias – las tres son mamás- la flexibilidad para cuidar a sus familias, así como los recursos para dar una fuente de ingresos digna a madres solteras, personas de la tercera edad o con capacidades diferentes, entre otras.

En contraste, pocas dueñas de negocios son proclives a contratar personas menos favorecidas, (11% de acuerdo con un estudio de PayPal de 2014). Sundar ha maximizado el alcance de sus ventas por Internet para llegar a varios estados como San Luis Potosí, Nuevo León, Tamaulipas, DF, y planea expandirse a nivel internacional al incorporar a Colombia este año.

Se vale un cambio en tu vida, si éste te hace sentir plena

Ella era ejecutiva de una reconocida firma consultora y había cursado un MBA en Stanford. Todo parecía indicar una exitosa trayectoria corporativa, excepto que desde hace algunos años ya tenía la inquietud de crear su propio negocio.

Ana Paula Azuela quería dar el salto al mundo emprendedor, pero a pesar de su impresionante currículum no tenía muy claro en qué sector enfocarse ni por dónde empezar. Así, sin un plan B, decidió renunciar a su empleo y a los pocos meses comenzó la historia de Voy al Doc , el servicio digital que conecta a pacientes con doctores en México.

A los primeros, les permite de manera gratuita encontrar y hacer citas con profesionales de diversas especialidades, precios y ubicaciones. A los médicos, les ayuda a incrementar la demanda y dar a conocer su consultorio entre un mayor número de pacientes cercanos a su localidad, así como a llevar una agenda más organizada y en tiempo real de sus consultas. Éstos pueden suscribirse por una cuota mensual y usar una plataforma digital fácil, rápida y segura para realizar sus pagos en el portal.

El proyecto ha logrado obtener fondos de capital privado en México y Estados Unidos, así como del Instituto Nacional del Emprendedor. En 2014 el portal tuvo más de 1 millón de visitas, y ya son más de 50 mil usuarios y casi 20 mil doctores los que se han registrado. Ana Paula admite que ser empresaria ha sido más retador y agotador que sus anteriores empleos. Sin embargo, se levanta con emoción cada día para trabajar, además de que agradece haber aprendido a ser más intuitiva y humana.

Detecta una necesidad poco atendida

Olivine es una boutique en línea de artículos de belleza. Si bien en esta categoría existe una amplia competencia, Mariana Diez, Elisheva Quiroz y Michelle Meaux detectaron una oportunidad en el segmento de cuidado personal Premium con ingredientes naturales y libres de tóxicos.

Al comienzo, investigaron las mejores marcas y con mayor prestigio del sector, las cuales resultaron ser extranjeras y no se conseguían en territorio nacional. Después, lo más difícil fue convencer a las marcas del potencial del mercado mexicano con estudios y reportes, a fin de que les permitieran comercializarlas a través de su tienda en línea.

Entre sus principales diferenciadores se encuentra el envío gratuito en todo el país dependiendo del valor de la compra y la garantía de seguridad en pagos digitales con el Programa de Protección al Comprador de PayPal. Actualmente tienen un crecimiento aproximado en ventas de 20% cada mes y su ticket promedio de compra es de mil 500 pesos.

Vivir MejorPasa algún tiempo en conferencias de negocios o en reuniones con emprendedores y pronto oyeras a la gente decir “Soy un adicto al trabajo”, “Estoy casado con mi trabajo”, o “el único momento en el que no estoy enfocado en mi trabajo son las cinco horas en las que duermo.”

La cuestión es que estas declaraciones son casi siempre jactaciones de tranquilas admisiones de desesperación por una vida más equilibrada. Ser “adicto al trabajo” se ha convertido en una insignia de honor, un título que significa que estás más dedicado a tu startup, o idea, o proyecto que el individuo de al lado.

Pero las investigaciones han demostrado que ser un adicto al trabajo no sólo es perjudicial para tu salud, sino también para tus relaciones y tu trabajo.

Además de dañar tus relaciones personales, (porque no estás allí para nutrirlas) las actividades relacionadas con la adicción al trabajo (tener pensamientos obsesivos sobre tu negocio, comer en tu escritorio, no dormir lo suficiente) pueden provocar efectos en tu salud física, incluyendo un mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos y accidentes cerebro-vasculares, ataques de ansiedad, úlceras, agotamiento, depresión, aumento de peso y aumento de consumo de tabaco o alcohol.

Y si esos efectos en tu salud no fueran lo suficientemente malos, los estudios demostraron que ser adicto al trabajo eventualmente te hace menos productivo.

Sin embargo, a pesar de los inconvenientes, nuestra sociedad es una que celebra la ética de trabajo obsesivo. Lucy Kirkness es una ex adicta al trabajo confesa que fundó su propia consultora SEO y marketing digital llamada Little Digitalist. Ella dice que después de fundar la compañía se convirtió en una adicta al trabajo debido a los temores irracionales que impregnaban en el mundo emprendedor y de negocios.

“Uno de los cuales era sin dudar que tenías que trabajar todo el día y toda la noche para tener éxito,” dice Kirkness. “Se dicen tantas cosas por ahí, como que los fundadores de startups se levantan a las cuatro o cinco de la mañana y trabajar hasta la noche, siete días a la semana. Casi parecía impresionante, algo que quería hacer. Pronto me di cuenta de que este tipo de vida laboral no era la única manera de tener éxito.”

De hecho, Kirkness y otros tres emprendedores con los que hablé me dijeron que dejaron su adicción al trabajo atrás e igual prosperaron en sus vidas profesionales, a pesar de (o incluso debido a) fijar límites en su balance trabajo/vida.

Aquí tienes sus consejos sobre cómo dejar de ser un adicto al trabajo y aún así salir adelante.

Lección 1: No tengas miedo de decirles “no” a los clientes

“Cuando empecé estaba dispuesta a tomar cada proyecto que apareciera, perseguía casi todas las ideas que tenía para un proyecto paralelo, y en general, hacer todo lo que pudiera manejar físicamente,” dice Kirkness. “Mis listas de tareas pendientes eran tan largas como yo de alta. Llegó un punto en el que había anotado tanto, y era tan larga, que resulto ser demasiado abrumadora, y no pude hacer nada.”

Después de siete meses de agotamiento físico y mental tomando cada proyecto, comenzó a decirles a los clientes “no”, algo que, dice, es vital que los adictos al trabajo aprendan a hacer.

Realmente traté de ser un poco más feroz sobre los proyectos que aceptaba, para así tener el tiempo, la energía y el enfoque para hacer un verdadero éxito de ellos, en lugar de partirme a mí misma en pedazos demasiado delgados. Desde entonces, fui capaz de tomar menos, pero más grandes y mejores clientes, haciendo proyectos que utilizaban mis mejores habilidades, y que por sobre todo, disfrutara.”

La capacidad de decir “no” significa que Kirkness ha “logrado enfocarse en los clientes adecuados, y los proyectos adecuados, los cuales han hecho maravillas por mi flujo de dinero e ingresos en general.”

Lección 2: Confía en que tomarte un tiempo y desconectarte por completo, eventualmente te beneficiará

Juliet Francis inició su propia agencia de relaciones públicas a sus 30 años y pronto descubrió que en realidad nunca se desconectaba cuando se trataba de negocios.

“Era una esclava de mi escritorio con cada petición e ítem de mi lista de tareas sin importar si podían esperar o no. Nunca terminaba,” dice ella. Incluso en su tiempo libre se la pasaba hablando del trabajo, algo que reconoce contribuyó en gran medida a la ruptura de su matrimonio. Desde entonces, ha aprendido a tomarse un tiempo para desconectarse por completo.

“La cultura de trabajo favorece la idea de estar constantemente ocupado, constantemente en ‘on’,” dice, “pero he descubierto que en realidad soy más productiva con un equilibrio de trabajo/vida más saludable, dándome el tiempo y el espacio para ser creativa.”

Para Francis eso significa dejar sus dispositivos a un lado e ir a clases de yoga tres veces a la semana, y también dar paseos por la naturaleza.

“Si hubiera entendido que dar un paso atrás con frecuencia y desconectarme realmente era tan vital, siento que la empresa hubiera tenido éxito antes,” dice, señalando que necesitas aprender a confiar en tu instinto de que desconectarte ahora dará lugar a mayores ganancias en el futuro.

“Culturalmente, estamos programados para sentirnos culpable por no “hacer” todo lo que podríamos. Si eliminas esta culpa y tienes confianza de que tu manera es más eficiente, puedes lograr resultados que de otro modo serían imposibles.”

El caso en cuestión: Confiar en su inspiración de desconectarse del trabajo regularmente le ha dado resultados que no tenía previsto. “En tan solo la fase de arranque de mi actual empresa, superé el éxito de la cima de mi negocio anterior. Me ha permitido confiar en el proceso y confiar en mí misma, algo que es vital cuando estás dirigiendo tu propia compañía.”

 

 

 

Subir »
FB