Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Reibox BlogNo una, ni dos, sino un incontable número de veces me han dicho que las startups que estaba construyendo eran ridículamente estúpidas. Cada vez que alguien decía las palabras “tu startup” y “estúpido” en la misma frase, quería darle un puñetazo en la cara.

La conversación solía ser así:

– “Hey, estamos construyendo algo. Me gustaría saber que piensas de él…”

– “Claro, adelante. ¿Qué haces?”

– “<Inserta algunas oraciones sobre cómo hacer del mundo un lugar mejor y sobre poner una abolladura en el universo>.”

– “Eso es simplemente estúpido.”

*Corazón roto*

Al principio, tomaba mi cara caída y me iba. Después de que la historia se repitiera unas cuantas veces más, empecé a hacerles más preguntas, sobre todo por frustración.

– “¿Por qué crees eso?” les preguntaba.

Y obtenía alguna de las siguientes respuestas.

– “Porque no hay mercado para esto.”

– “Porque si estoy usando la mejor alternativa actual, no la cambiaré solo por esta característica adicional.”

– “Porque <insertar el nombre de una empresa grande aquí> podría copiar esta característica en su producto ya exitoso.”

– “Porque está demasiado adelantado a su tiempo.”

Por cada una de esas razones, tenía respuestas.

¿No hay mercado? Crearemos uno.

¿No emigrarás? Ofreceremos descuentos.

¿Alguien más podría construirlo? Somos David, y destruiremos a Goliat.

¿Demasiado adelantado a su tiempo? El mundo nos alcanzará.

Como todos los fundadores que invirtieron mucho sudor, dinero y tiempo en construir algo, me mantuve inflexible como una leona protegiendo a sus cachorros. Una vez les pregunté: “¿No te das cuenta de cuántos esfuerzos he puesto en construir esto?”

La persona me respondió: “Me doy cuenta. Pero no me importa una mierda eso. Eres estúpido al desperdiciar tus esfuerzos para construir este montón de mierda.” (Éstas son las palabras exactas que me dijo.)

Pero todavía no había olvidado de esto –

Para ellos, yo era estúpido, y para mí, lo eran ellos. Eso es lo gracioso que me di cuenta de la estupidez. Los veía como cobardes que jugaban según las reglas de este mundo, y ni siquiera pensaban más allá de ellas.

Estas eran las personas que pensaba que ya estaban arrodilladas al mundo. Y yo era el perdedor del que todo el mundo escribía.

Ya era un ganador en mi cabeza. Después de todo, mi historia comenzó exactamente cómo la historia de un héroe lo hace en los libros y las películas. Por lo tanto, mi historia debería terminar también cómo la historia de un héroe lo hace; ganando.

Fue sólo hasta que me hicieron una pregunta.

“OK, no es que no pueda estar equivocado. Podría estarlo. ¿Cuánto dinero hiciste con esta cosa?

Mierda. Esa fue la pregunta de la que siempre huí. Casi podía sentir mi corazón dejando de latir. Con los labios temblorosos, le dije: “Bueno… ya sabes… estamos pre-ganando ahora mismo… Pero vamos a levantar esta próxima ronda… y entonces mataremos.”

Sabía que mi respuesta era incorrecta, pero sólo después de expresarla, me di cuenta de eso. El otro tipo simplemente me sonrió y me dejó con una cabeza llena de preguntas.

Avanzando rápido hasta hoy. No pudimos crear el nuevo mercado, las personas que emigraron a causa de los descuentos se volvieron tan pronto como descontinuamos los descuentos, Goliat aplastó a David, y nos quedamos sin dinero antes de que el mundo pudiera ponerse al día con nosotros.

Nos merecimos ser llamados estúpidos cada vez que nos lo dijeron. Pero el tiempo que dedicamos a trabajar en esas cosas poco valiosas no fue completamente en vano; aprendimos algunas lecciones de ellas.

1. No construyas algo sólo porque puedas construirlo.

Me sentía orgulloso de decirle al mundo que codificaba desde que tenía 11 años. Ya no siento lo mismo. Me he dado cuenta de que solamente codificaba desde que tenía 11. Había tantas cosas que tenía que aprender para construir una empresa exitosa.

La codificación no lo era todo.

Solía encontrar cosas que podía mejorar en los productos que me gustaba usar y entonces, construía el producto completo + las mejoras. ¿Por qué? Porque podía hacerlo. Creé cosas porque podía. Esa solía ser mi razón para construir las cosas que construí. Sin embargo, ya no lo hago más.

Fue una de las mejores lecciones que aprendí de la manera difícil. Se va a quedar conmigo para siempre.

2. No pre-ganes (ni tengas pre-usuarios) por más de seis meses.

Pre-ingresos significa que prefieres el crecimiento, pero lo usamos como revestimiento de azúcar por la falta de usuarios. Olvídate del crecimiento exponencial; la nuestra era sólo una línea en zigzag que oscilaba entre números de dos dígitos.

Varios meses después, nuestra línea en zigzag se mantenía igualmente zigzagueando. Si estás con pre-ingresos y pre-crecimiento por más de seis meses, y no tienes ni idea de qué hacer a continuación, lo mejor sería cerrarlo y ahorrar tiempo.

Si tienes más experimentos en la cola, no te detengas.

3. Construye algo radicalmente diferente.

La humanidad está hecha con productos incrementales. ¿Te encanta un producto pero encuentras una característica que le falta? No re-construyas el producto por completo con la característica que le falta. Los esfuerzos para copiar el producto no valdrán la pena.

En lugar de eso, construye esa característica en particular y envíela como un producto.

La prime versión de tu producto no debe construirse como si fuera la última versión de tu producto.

Es la pieza de sabiduría más repetida en el mundo de las startups, pero sigue siendo subestimada por la mayoría de nosotros; especialmente por los fundadores primerizos.

Siempre sigue preguntando, “¿La incorporación de esta característica hará que las personas migren del producto actual al mío?”

4. No construyas para todos.

En la versión uno de nuestro producto, había más de ocho características principales. Si preguntaras cuántas características tenía la versión que empezó a ganar dinero, mi respuesta sería una.

Mi creencia sobre las características era “entre más, mejor.” Pronto aprendí que entre más características, más se hizo difícil definir nuestro producto. Con una característica, la frase de ventas sería, “hace esto.” Con múltiples características, la frase de ventas era, “hace esto, esto, esto y esto. Además, si quieres, puedes hacer esto, esto y esto.”

Cada característica diluye la historia. Construye lo suficiente para tener una historia, pero no más.

Estas son las lecciones que hacer las cosas equivocadas me enseñaron. (¿Se seguirán llamando las “cosas equivocadas” si aprendí algo de ellos?) Todavía recuerdo querer golpearle a la gente en su cara por llamar a mis productos estúpidos. Ciertamente me sentí lastimado porque construí esos productos con mis propias manos. Pero no debería esperar un aplauso por hacer algo que ellos no querían.

Puedo argumentar que podrían haber sido un poco más educados al criticar, pero no lo haré. Entendí que las personas que encontraron su camino están siempre ocupadas corriendo en él. No siempre tendrán tiempo para enseñarte las lecciones de la manera que quieres aprender. El mundo no es un salón de clase. Además, incluso si hubieran intentado convencerme de por qué estaba equivocado, estarían perdiendo su tiempo. Igual estaría luchando por demostrar que estaban equivocados.

Cuando yo encontré mi camino, traté de explicarles a otras personas por qué estaban poniendo sus esfuerzos en el lugar equivocado. Me dijeron lo mismo que yo dije durante mi tiempo, “No lo entenderás. Estás pensando demasiado en pequeño.

Siempre me quedo sonriendo ante la paradoja que es la vida.

sueñosNo importa que tan lejos lleguemos en la vida, cuántas metas alcancemos o cuánto éxito lleguemos a disfrutar, ese sueño que siempre has querido realizar seguirá evadiéndote y seguirás sintiendo que sigue siendo imposible de realizar, esto no significa que nunca lo puedas conseguir pero por lo menos no en estos momentos.

Normalmente también es cierto que tal sueño lejano es el que más anhelas cumplir en la vida.

Si tan sólo…

De vez en cuando motivados por el miedo o por nuestra forma lógica de pensar, nos convencemos de que ese sueño esta fuera de nuestro alcance por el momento, siempre damos una multitud de excusas por las que no es posible que esto suceda o deseamos que ocurra algo que modifique de forma milagrosa nuestra vida y que nos permita obtener nuestras metas.

• Si tan sólo tuviera más dinero.
• Si tan sólo tuviera más tiempo disponible
• Si tan sólo tuviera más conocimiento, experiencia o talento.

Declaraciones como estas pueden parecernos razones perfectamente naturales y válidas por las que no podemos hacer lo que sea que queramos hacer.

A menudo todos podemos lograr estar más cerca de alcanzar ese deseo de nuestro corazón simplemente cambiando nuestra forma de pensar. Por ejemplo:

“Mi sueño es llegar a ser un novelista famoso”.

Esto está muy bien pero aquí está el problema:

Los sueños son cosas que nos suceden mientras estamos dormidos. Los sueños son cosas que no requieren más nada de nosotros que simplemente estar acostados con los ojos cerrados. Los sueños son cosas que rara vez por no decir nunca conseguimos en la vida.

Convierte los sueños en metas reales

Intenta esta nueva forma de pensar en su lugar:

“Mi meta es llegar a ser un novelista famoso”.

Lo único que hemos hecho ha sido sustituir una simple palabra por otra, sin embargo es una palabra que cambia todo el significado detrás de una declaración y por lo tanto nuestra forma de pensar.

Las metas son cosas que hacemos que pasen cuando estamos despiertos. Las metas son cosas que nos obligan a levantarnos, a mantener los ojos abiertos y a trabajar con tenacidad. Las metas son cosas que a menudo, si no siempre, llegan a nuestras vidas una vez que hemos trabajado por conseguirlas.

Al transformas nuestros sueños en objetivos es inevitable empezar a mirarlos desde una perspectiva diferente y hacer que las mismas estén más cerca de nosotros. Puede ser que nunca realicemos nuestro sueño, pero un sinnúmero de personas en todos los ámbitos de la vida establecen increíbles metas todos los días y siguen adelante para lograr sus sueños de forma coherente. Si ellos pueden hacerlo, nosotros también.

Cómo conseguir nuestras metas

Hasta ahora vamos bien, aunque todavía seguimos con nuestras excusas, con nuestros pensamientos prácticos y lógicos que nos dicen que “no” podemos.

• Si tan sólo tuviéramos más dinero.
• Si tan sólo tuviéramos más tiempo.

Si pudiéramos dejar de decir “si tan sólo” y cambiar nuestra forma de pensar.

¿Podemos realmente hacer eso? Por supuesto que podemos y es más fácil de lo que piensas.

Una vez más, todo lo que hay que hacer es cambiar algunas palabras sencillas cuando hablamos con nosotros mismos. Esta vez, deshazte de las declaraciones que comienzan con ‘Si tan solo’ y reemplázala con preguntas que empiezan con “¿Cómo puedo…?

• ¿Cómo puedo conseguir dinero suficiente?
• ¿Cómo puedo conseguir más tiempo disponible?
• ¿Cómo puedo obtener más conocimiento, experiencia o talento?

Este enfoque utiliza exactamente el mismo pensamiento práctico y lógico que antes habíamos utilizado para convencernos de que no podíamos realizar ese sueño, sólo que ahora en lugar de impedirnos hacer algo, lo estamos utilizando para ayudarnos a hacer exactamente lo que queremos.

Hazte estas preguntas y reflexiona muy bien las respuestas y conseguirás estar más cerca de tus metas.

• Si el dinero es un obstáculo, ¿Puedes obtener un segundo empleo? ¿Vender cosas que no utilizas? o ¿Obtener un préstamo?

• Si el tiempo te detiene, ¿Puedes levantarte más temprano?, ¿Irte a la cama más tarde? o ¿Puedes pedir ayuda con esas tareas domésticas que consumen todas tus horas?

• Si no tienes conocimientos suficientes, ¿Puedes tomar un curso? ¿Leer un libro? ¿Hablar con un experto?

Emplear este tipo de pensamiento te ayudara a ver más allá de los obstáculos que previamente habías colocado en el camino de la realización de tus grandes metas y te ayudara a conseguir innumerables soluciones para superarlas.

Volvamos a nuestro aspirante a escritor, ¿De acuerdo?

“Mi sueño es convertirme en un novelista famoso. Si tan sólo tuviera el tiempo para sentarme y escribir. “

O…

“Mi meta es llegar a ser un novelista famoso, así que voy a obtener el tiempo que necesito para escribir despertándome una hora más temprano cada mañana.”

Lo único que hemos hecho ha sido sustituir algunas palabras pero al hacerlo no sólo cambió nuestra forma de pensar, también hemos cambiado de un sueño imposible a una meta totalmente posible.

novelistasEs fácil imaginar que los que se meten en los negocios van tras el dinero y los que se introducen en campos creativos buscan su realización personal. Pero es una división simplista y falsa.

No sólo deja de lado la cantidad de negocios que fracasaron y el hecho de que muchos millonarios ganaron dinero con empresas creativas, también oscurece el tipo de experiencia y las capacidades que tienen en común los emprendedores y los creativos.

Estos últimos tienen hábitos que los destacan y que muchos emprendedores podrían considerar adoptar.

Perfeccionar y practicar los argumentos.

La mayoría de los escritores no comienzan con un gran trabajo en una editorial o revista. Pasan años proponiendo artículos e ideas a editores y dueños de editoriales, siendo rechazados e ignorados una y otra vez. Lo mismo hacen los fundadores de start ups en la búsqueda de financiación.

Pero los escritores registran rápidamente la necesidad de adaptar sus argumentos. En vez de presentar la misma idea en múltiples lugares, la adecuan a las necesidades específicas de sus nuevos blancos. Los emprendedores pueden estar menos dispuestos a atender los comentarios de los financistas que los escritores a beneficiarse con la opinión de un gran editor.

“Mate lo que ama”.

Según William Faulkner, “al escribir, uno debe matar a todo lo que ama”. Se refería a personajes, escenas, puntos del argumento y giros a los que el escritor está profundamente adherido pero que hacen pesada la historia; si no agrega suficiente valor, no tiene sentido conservarlo.

Del mismo modo, los emprendedores a menudo se aferran demasiado a un producto que no se impone pero que se tardó muchos años en crear, a un logo de marca que no tiene resonancia o a un modelo de negocios que parecía brillante en teoría pero que no produce resultados.

Muestre más de lo que dice.

Para construir un mundo narrativo dinámico, los escritores tienen que sumergir a los lectores en el ambiente y en la experiencia de los personajes. Eso significa a menudo que la presentación tiene más peso que la descripción.

Como empresario no va a llegar muy lejos diciendo a inversores y clientes que su producto es superior y revolucionario. Tendrá que demostrarlo.

Obtenga inspiración de fuentes improbables.

“Si sólo lee los libros que los demás leen sólo puede pensar lo que los demás piensan”, escribió Haruki Murakami en Norwegian Wood.

Los escritores más prolíficos obtienen inspiración no sólo de los autores que los precedieron sino también de fuentes mucho más lejanas. Demasiado a menudo los emprendedores tienen como objetivo ser el “próximo Amazon” o “como Uber” porque tienen una fijación con el producto final, pero mirando más allá creará algo que no busca replicar una historia de éxito en el mismo campo, sino revolucionar el campo mismo.

Haga algo que el mundo necesita.

Los escritores de ficción hablan de una historia que tenían que contar, obligados por un deseo interno o por un vacío en la literatura. Es la tarea de cada empresario hacer lo mismo.

Cuando estudie el panorama de los negocios, no busque sólo historias de éxito, escuche los silencios. Puede pasarse una vida mirando qué necesidades ya son respondidas por ciertos negocios, pero se requiere de un ojo con mayor capacidad de discernimiento y creativo para descubrir las necesidades que no están cubiertas.

Reibox BlogPayal Kadakia fundó ClassPass, una startup de fitness, en 2013.

Hoy en día, ClassPass se puede encontrar en 39 ciudades de todo el mundo. Ha generado más de 30 millones de reservas y actualmente está valorada en unos 470 millones de dólares.

Era sólo cuestión de tiempo para que alguien más quisiera probar algo similar.

En una entrevista con la editora en jefe de Business Insider USA, Alyson Shontell, en el podcast de Business Insider, “Success! How I Did It”, Kadakia habló sobre cómo lidiar con los copiadores y cómo su equipo puso a ClassPass por delante.

“Entonces, ¿Cómo lidias con eso como fundadora cuando tienes algo exitoso que está funcionando, es tendencia, y entonces todos estas copias empiezan a salir y socavar tu precio, o al menos lo intentan?” preguntó Shontell.

Kadakia respondió:

“Fue una fase interesante en la empresa, creo que ganas la carrera mirando hacia adelante, no hacia detrás, se hizo un poco difícil, hubo una fase en la que sentía que todos los días llegaba a mi mesa y el equipo estaba hablando de esto, y la gente estaba hablando de esto, y así estuvimos tipo, ‘Muy bien, esto es nuestro para perder.’ Así es como me sentía. Creo que sabíamos que teníamos que tomar el mercado y expandirnos rápidamente, y así lo hicimos, y fuimos a 20 ciudades en cuestión de seis meses.”

Ahora, Kadakia dijo, ClassPass está en camino de ser rentable.

Este es un extracto de la entrevista:

Alyson Shontell: Pasaste por todo esto. Cambiaste el precio. Te diste cuenta. Repetiste. ¿Y en cuántos mercados estás?

Payal Kadakia: Estamos en 39 ciudades en todo el mundo.

Shontell: Está bien. ¿Y cuántos usuarios? ¿Puedes compartir las métricas?

Kadakia: Hemos pasado las 30 millones de reservas desde que lanzamos ClassPass, en 2013.

Shontell: Ese es un crecimiento tremendo. Tanto es así que un montón de copias salieron.

Kadakia: Sí. Fue una fase interesante.

Shontell: Entonces, ¿Cómo lidias con eso como fundadora cuando tienes algo exitoso que está funcionando, es tendencia, y entonces todas estas copias empiezan a salir y socavar tu precio, o al menos lo intentan?

Kadakia: Fue una fase interesante en la empresa, creo que ganas la carrera mirando hacia adelante, no hacia detrás, se hizo un poco difícil, hubo una fase en la que sentía que todos los días llegaba a mi mesa y el equipo estaba hablando de esto, y la gente estaba hablando de esto, y así estuvimos tipo, ‘Muy bien, esto es nuestro para perder.’ Así es como me sentía. Creo que sabíamos que teníamos que tomar el mercado y expandirnos rápidamente, y así lo hicimos, y fuimos a 20 ciudades en cuestión de seis meses.

Shontell: Guau.

Kadakia: Sí.

Shontell: ¿Están haciendo dinero?

Kadakia: Estamos en camino de ser rentables.

networkingEl networking es un término que se está haciendo cada vez más popular, pero puede ser que a pesar de haberlo escuchado tantas veces todavía no tengas claro qué significa.

Por eso, queremos hablarte de sus implicaciones en el mundo empresarial y de cómo puede ayudar al desarrollo profesional.

Networking: Más que trabajo

El networking no es más que tu red profesional de contactos, es decir, contactar con todas aquellas personas que trabajan en tu sector o en otro potencial y que pueden resultarte de utilidad en un futuro, tanto para buscar un empleo como para generar oportunidades de negocio. El networking se realiza en ferias, eventos, charlas o cualquier ocasión en la que preveas que van a asistir profesionales que podrían estar interesados en tu empresa o tú en la de ellos.

Se trata de un entorno más bien informal pero orientado al plano laboral, por lo tanto te permitirá aprender más sobre el mundo de los negocios, conocer a gente interesada en ellos y sobre todo pasar un buen rato, ¡y todo mientras trabajas para tu empresa!

¿Cómo se hace networking?

Pues hablando, hablando y hablando. Intercambiando experiencias, conocimientos, opinando sobre el sector… En definitiva, el networking es una técnica muy social que consiste en conocer a gente influyente del mundo empresarial para poder colaborar con ellos en un futuro. Como te imaginarás, requiere unas habilidades sociales, por lo tanto, un buen networking requiere una gran confianza en uno mismo y en tus propias habilidades comunicativas.

Si todavía no te ha convencido, te damos algunas razones por las que empezar a hacer networking hoy mismo:

1. Da visibilidad a nuestra empresa o nuestra marca.

Cuando llevas un tiempo asistiendo a este tipo de eventos, serás más que conocido en el entorno, y esto provoca un mayor interés en tu negocio.

2. Te permite conocer a nuevos proveedores o empresas con las que colaborar.

A fin de conseguir un producto o un servicio impecable que ofrecer a tus clientes. Es sin duda una gran forma de mejorar tu proceso de negocio.

3. Puedes llegar a nuevos clientes.

Que pueden asistir a estos eventos y estar interesados en tus servicios.

4. Mejora tus habilidades profesionales.

Sobre todo las comunicativas, ya que participarás en debates y charlas muy amenas sobre tu sector en las que podrás aprender mucho y aportar tus conocimientos.

5. Te permite hacer un estudio de la competencia.

Conociendo de cerca qué ofrecen y cómo lo hacen. Seguramente ellos también asistirán a este tipo de eventos, por lo tanto esto te ayuda en dos sentidos: a no quedarte atrás a la hora de hacerte visible y a poder diferenciarte de ellos sabiendo en todo momento lo que ofrecen.

haciendo lo mejorCuando Angel y yo guiamos a nuestros estudiantes a través del proceso de dejar ir sus fantasías de “vida perfecta” o “yo perfecto,” cubrimos una práctica de cuatro pasos para hacerlo.

Es una simple serie de pasos que pueden hacer maravillas en cualquier momento dado, pero requiere cierta diligencia (no es necesariamente conveniente o fácil):

1. Cuando sientas que tu “vida no es lo suficientemente buena” y la ansiedad aumente, haz una pausa, cierra los ojos y entiende que estás en el proceso de preocuparte por lo que no estás haciendo o por lo que todavía no has logrado.Nota los sentimientos de esa decepción que tienes contigo y tu vida en el presente.

2. Acepta estos sentimientos de decepción como parte de ti, enfócate en ellos y simplemente permítete sentirlos. A medida que te enfocas, observa las sensaciones emocionales de ese sentimiento en todo tu cuerpo.

3. Abre los ojos, vuelve tu atención al presente: ¿Qué estás haciendo ahora mismo? Pon toda tu conciencia en este momento; está 100% presente con las sensaciones físicas y emocionales de lo que estés haciendo.

4. Nota que el presente es suficiente; suficiente para ahora mismo. No tiene que ser mejor. No necesita ser nada más. Es bastante bueno ya, en su propia y única manera. Y tú también.

Una vez más, esta es una práctica (un ritual diario que cambiará tu vida) y no es algo en lo que cualquiera de nosotros podrá ser “perfecto”. Sólo lo recordaremos a menudo, y cuando nos olvidamos nos lo recordaremos de nuevo, y comenzaremos de nuevo con nuestra práctica. Un día a la vez.

Ah, y este breve artículo, por cierto, es tanto un recordatorio para Angel y para mí como una guía para ti o para cualquier otra persona que pueda encontrar valor en ella.

Estamos todos juntos en esto.

Que este momento, este ahora mismo, sea tan bueno como colectivamente elijamos hacerlo.

Este momento: Nuestro recurso más preciado

Mientras termino aquí, recuerdo algo que Angel y yo aprendimos de la manera más difícil de los momentos más desgarradores de nuestras vidas: perder amados temprana e inesperadamente:

La muerte es una imprevisibilidad inevitable.

Abrazar este hecho proporciona un renovado sentido de conciencia, para darse cuenta de que hemos vivido un cierto número de días, y los días por delante de nosotros no están tan garantizados como el que estamos viviendo ahora mismo.

Cuando pienso en esto recuerdo que cada día es una oportunidad para estar agradecidos, no de una manera cliché, sino para apreciar honestamente lo que tenemos aquí, y admitir que somos los únicos responsables de la calidad de nuestras presentes vidas. Esto hace que nuestro respeto por nosotros mismos y nuestro enfoque positivo sean más que nunca importantes, justo aquí, ahora mismo. No deja tiempo para revolcarse en la autocompasión y en las dudas de ti mismo.

Lo último que cualquiera de nosotros quiere hacer es morir con arrepentimientos, de ahí que respetar la realidad de la muerte pone la vida en perspectiva. Nos humilla y también nos debe motivar profundamente a hacer avanzar nuestra vida y sacar lo mejor de ella…

Menos criticar y quejarse.

Más presencia y enfoque positivo.

Todo el día, todos los días.

Vivir MejorDame un segundo…

espera…

Sé que debería abrir este artículo, pero mi hijo acaba de enviarme un mensaje de texto y…

déjame ver…

¿por qué es esto tan complicado?…

Sólo quiero comprobar los horarios de la película…

no, no quiero Bridgeport, quiero Norwalk – ¿por qué este sitio web no sabe mis preferencias hasta ahora?…

Muy bien…

Bien…

Lo tengo. Ahora, ¿dónde estábamos?

¿Acabo de hacerte sentir importante?

No.

Lo más probable es que, por mi falta de atención, sin darme cuenta te di la impresión de que no me importabas.

Eso es lo que sucede cuando no prestas atención. Si eres como la mayoría de la gente, arruinas un montón de oportunidades de carrera porque no prestas atención. Accidentalmente insultas sutil o directamente a los demás, sin siquiera saberlo.

Por ejemplo, si eres tímido, tus colegas pueden creer que eres distante o frío.

Hay un aspecto egoísta y personal de la simpatía. Tendemos a que no nos agraden las personas a las que nos les agradamos. Llama a esto mezquino o inmaduro, pero es verdad.

Yo diría que si una persona que inicialmente no te agradaba te da suficiente y sincera atención personal, probablemente te agrade un poco más. Y si ya te agrada alguien, este tipo de atención personal fortalecerá aún más tus sentimientos.

Este es el problema: para muchos de nosotros, la falta de atención corre desenfrenadamente. Creemos erróneamente que podemos realizar múltiples tareas. Si crees que esto es cierto, intenta hacer malabares con tres pelotas mientras tienes una conversación intensa y personal. No estoy haciendo una analogía aquí; Quiero decir literalmente: intenta hacer malabares con tres pelotas.

No puedes hacerlo. Claro, puedes prestarle una vaga atención a la otra persona mientras revisas tus mensajes de texto o piensas en qué comer para la cena, pero no puedes mantener el tipo de intenso enfoque personal que te hace agradable.

Por cierto, la imagen que usé arriba es llamativa, pero parece sugerir que el camino a ser agradable es… hipnotizar (?) a otros. Obviamente, eso no es cierto. Pero el camino correcto requiere un enfoque similar. Está interesado en ellos, y no en hacer que hagan algo.

La verdad sea dicha, esto requiere un poco de práctica. Tú quieres prestar atención, pero no abruman a la gente. Aquí tienes tres formas sencillas para empezar:

1. Escucha más de lo que hablas.

Estar con alguien no es lo mismo que prestarle atención. Tengo unos cuantos amigos que pueden pasar una hora en una habitación conmigo y nunca hacer ni una sola pregunta sobre mi vida, experiencias o percepciones.

2. Haz preguntas que demuestren que estás escuchando.

Para demostrar que entiendes lo que alguien está diciendo, haz preguntas que se basen en los puntos que están marcando. Por ejemplo, si tú y yo estábamos hablando ahora, podrías decir: “Así que por no prestar atención, estoy haciéndome menos agradable, ¿verdad?”

Sip, eso exactamente.

3. Cava más profundo.

Si quieres tener 100 discusiones sobre el clima cada semana, quédate con las preguntas superficiales. Personalmente, esto me aburre hasta las lágrimas. Prefiero hacer preguntas que te sorprendan y te hagan pensar, como: “Aparte del dinero, ¿qué te impide dejar tu trabajo y tomarte un año para viajar por el mundo?”

Ser genuinamente curioso sobre la vida de la otra persona te hace más atractivo. Lo mismo es cierto cuando estás buscando un trabajo… la mejor manera de abordar una entrevista es hacer tu investigación por adelantado y entender profundamente el negocio del entrevistador.

vidaTener una vida fuera del trabajo a veces es demasiado difícil para los emprendedores y profesionistas muy ocupados.

Pero trabajar y nunca jugar no sólo lleva a una vida personal aburrida y poco satisfactoria; también puede afectar tu salud física y mental.

Si estás ocupado todo el día y toda la noche, tu vida personal y relaciones podrían estar sufriendo. Para ser feliz y exitoso en y fuera del trabajo debes balancear tu tiempo, dice Justin Klosky, fundador de O.C.D. Experiencie, una firma de consultoría organizacional.

“Tener una vida personal en orden provee paz mental y puede mejorar radicalmente tu productividad”, dice Klosky. Empieza por guardar tu smartphone por un minuto o dos (a menos que estés leyendo este artículo en ese dispositivo) y hazte estas 10 preguntas para tener un buen equilibrio vida/trabajo:

1. ¿Qué es lo que realmente quiero de mi vida personal?

Saber qué esperas alcanzar en tu vida personal es tan crítico como definir claramente las metas de tu negocio, dice Klosky. Los estudios muestran que las personas que escriben sus metas y las comparten con sus amigos tienen 33 por ciento mayor probabilidad de lograrlas que aquellos que no lo hacen.

Empieza por crear y documentar metas específicas a corto y largo plazo para los principales aspectos de tu vida no laboral -incluyendo salud, relaciones, planes de viaje y hobbies- y revísalos cada semana. Establece pasos realistas para alcanzar cada meta.

Klosky visualiza sus metas personales y profesionales en pizarrones visionarios, que son collages de imágenes y afirmaciones relacionadas con sus sueños y con lo que lo hace feliz. Cuelga tu pizarrón donde puedas verlo, como en tu escritorio o en el espejo de tu baño.

2. ¿Cómo puedo organizar mi hogar y mantenerlo así?

Piensa organizadamente y créate disciplinas. Empieza por deshacerte de los papeles digitalizando tus documentos. Klosky sugiere mantener tu espacio de trabajo libre de “cosas inútiles”. Dice que los únicos elementos que debe tener tu escritorio son: una libreta con tus listas de pendientes y para hacer anotaciones, el monitor de tu computadora y tu teléfono.

También, elige un cajón de tu casa por día para organizar, ya sea de tu cuarto, de la cocina o de donde quieras. “Todos los espacios de tu hogar necesitan tener un objetivo específico”, dice Klosky, “así que si tienes espacios que no estén ordenados, es tiempo de ponerte a trabajar”.

3. ¿Qué tan seguido debo revisar mis emails?

Klosky sugiere tratar a tu email como tu correo. Vacíalo una vez al día e inmediatamente categoriza cada pieza.

¿Cómo? Tirando, delegando o atendiendo. “Y cuando digo ‘bandeja de entrada vacía’ quiero decir cero emails”, dice Klosky. “Es increíblemente librador y tendrás menos preocupaciones”.

4. ¿Cómo puedo estar ahí para mis amigos y familia mientras dirijo mi negocio?

La respuesta se basa en el sentido común y en la organización meticulosa.

Empieza por comunicar claramente tu agenda a tus seres queridos. Hazles saber cuándo estás disponible para ellos y cuándo no, sugiere Klosky. También considera los eventos personales y las emergencias que requieren tu completa atención. Éstos son bastante obvios: cumpleaños, aniversarios, funerales, etcétera.

“No importa cuánto agendes, la vida sucede”, dice Klosky, “y habrán ocasiones en las que necesites dejar todo y estar ahí para tus seres queridos”. Por eso es importante que seas flexible y estés abierto a los cambios.

5. ¿Cuándo debo ‘desconectarme’ de mi smartphone?

Para disfrutar más y mejores conexiones con las personas que te importan, haz algo radical: guarda tu celular cuando estés con ellas.

Cuando Klosky se reúne en persona con alguien (colega o amigo) generalmente pone su celular en silencio y lo ignora; o carga la batería. “Así estará fuera de vista, fuera de mi mente y puedo dedicar 100 por ciento de mi atención a la persona con la que estoy hablando”. No temas pedirle a la otra persona que guarde su teléfono.

6. ¿Cómo puedo mantener una relación saludable, satisfactoria y feliz con mi pareja?

No hay una fórmula mágica, pero puedes reavivar la llama y mantener el romance agendando tiempo de calidad juntos una o dos veces a la semana. Haz la cita y trata de nunca cancelarla; así le darás a la otra persona el mensaje de que es prioridad en tu vida.

7. ¿Cómo puedo reestructurar las tareas mundanas?

Agenda cuidadosamente cualquier pendiente recurrente que no puedas tercerizar, como lavar la ropa, pagar cuentas o ir al supermercado.

Klosky sugiere usar calendarios para organizar esas tareas, como en Google Calendar o cualquier otra app. Por ejemplo, establece una hora y un día para lavar y guardar ropa. Y cúmplelo.

Podría sonar demasiado radical, pero calendarizar todo puede ser muy sabio. Hacerlo te ayudará a maximizar el tiempo para practicar hobbies, ejercitarte o incluso inspirarte para generar nuevas ideas en tu negocio.

8. ¿Cómo puedo aprovechar al máximo mis horas de sueño?

Dormir es lo que solías hacer antes de iniciar tu startup. El consejo de Klosky para quedarte dormido más rápido y mantenerte relajado más tiempo es forzarte a apagar los dispositivos electrónicos una hora antes de irte a la cama.

“Nunca lleves tu smartphone o tablet a la cama”, dice, ya que estudios demuestran que las pantallas iluminadas suprimen la melatonina, lo que produce insomnio. En lugar de eso, sugiere leer un libro no relacionado con el negocio o escuchar música relajante. Además, otro beneficio de deshacerte de la tecnología en la cama es que genera mayor intimidad.

9. ¿Cómo pensar en el ejercicio si estoy tan ocupado?

Es muy difícil tener una buena vida personal si te sientes enfermo o cansado.

Trata a tu cuerpo como a tu negocio, dice Klosky. Invierte tiempo y esfuerzo en mantenerlo saludable y fuerte. Calendariza sesiones de ejercicio y añade a tu dieta alimentos saludables. Así te desharás de unos kilos extra, de las enfermedades y del estrés y ansiedad.

10. ¿Existe algo como vacaciones sin trabajo?

La mayoría de los dueños de startups que invierten cada fibra de su ser en lanzar y dirigir un negocio, generalmente no pueden desconectarse por completo en las vacaciones.

No obstante, Klosky sugiere separar algunos días al año, o un fin de semana, para darte un respiro. “Si no lo haces, podrías sufrir de desgaste, depresión y fatiga”, dice. Dependiendo de tu disponibilidad y presupuesto, vete unos días a la playa, o a una cabaña en el bosque o quédate en casa sin trabajar.

Antes de tomarte un descanso, asegúrate de que decidas si revisarás o no tus emails y con qué frecuencia. O mejor aún: no los revises. Deja esa tarea a un colega o empleado en el que confíes y vive la vida que mereces.

Robert KiyosakiHay mucho que hablar hoy en día sobre emprendimientos. Y la verdad sea dicha, la palabra es excesivamente usada y las muchas definiciones que tiene hacen que sea confuso saber exactamente qué quiere la gente decir cuando la dice.

Por un lado, tienes personas como nuestro presidente, Donald Trump, que ha iniciado muchos negocios y supervisa miles de millones de dólares en activos. Por otro lado, tienes jóvenes emprendedores haciendo “ajetreos” tratando de ganar algo de dinero extra, o freelancers y consultores que prestan servicios a un pequeño número de clientes.

Desafortunadamente, ambas partes utilizan la palabra “emprendedor.”

En Rich Dad, siempre demostramos la distinción entre un verdadero emprendedor y alguien que simplemente es un auto-empleado utilizando el cuadrante CASHFLOW.

Cuadrante del flujo del dinero

En el lado izquierdo del cuadrante, tienes a los empleados y auto-empleados. Si bien los auto-empleados quieren llamarse emprendedores, no lo son. No son dueños de un negocio. Son dueños de un trabajo. No emplean gente, y están limitados por su propia capacidad. Si no trabajan; no se les paga. ¿Tienen el potencial para convertirse en emprendedores? Absolutamente, pero no están allí todavía.

En el lado derecho del cuadrante, tienes a los Dueños del negocio. Estos son los verdaderos emprendedores que construyeron negocios que ganan dinero trabajen o no. Emplean gente o construyen un sistema que automatiza su trabajo y ventas, y ven escalar sus negocios a una taza que está más allá de su capacidad de trabajo.

Tal vez estás leyendo esto y te diste cuenta de que eres un auto-empleado. Si tu deseo es moverte desde el lado izquierdo del cuadrante hacia el lado derecho, aquí tienes cinco rasgos que tendrás que desarrollar para dejar de ser dueño de un trabajo y comenzar a ser dueño de un negocio.

1. Son contrariadores

Convertirte en un emprendedor es en sí mismo como un movimiento contrario. Muchos amigos y familiares simplemente no lo entenderán. ¿Por qué comenzar una empresa cuando podrías obtener un trabajo “seguro”? Por supuesto, aquellos que han pasado por despidos o ser reemplazados por tecnología se dan cuenta que no hay nada seguro en ser empleado.

Pero existe un nivel de contrariedad que un emprendedor necesita para desarrollarse más allá de dejar el mercado de trabajo para poder tener éxito. Esto es lo que mucha gente quiere decir cuando habla de ser “disruptor”. Por ejemplo, Uber es una empresa que disturbio la industria del taxi. Los fundadores de Uber miraron a una industria establecida desde hace mucho tiempo y se dieron cuenta de que podía haber algo mejor. Ese fue un movimiento contrario. Y uno riesgoso. Pero pagó generosamente.

En resumen, los emprendedores exitosos no aceptan el statu quo. Ellos hacen preguntas que desafían los supuestos de larga data. Y obtienen ganancias de las respuestas, cuando las entienden bien.

2. No hacen distinción entre trabajar y jugar

¿Adivina qué? Manejar un negocio y escalarlo hasta el éxito requiere mucha energía y trabajo. Los verdaderos emprendedores, sin embargo, no miran esto como algo disuasivo.

La mayoría de los empleados no pueden esperar para el fin de semana o sus vacaciones. Ellos ven el trabajo como algo que se interpone en el camino de las cosas que realmente quieren hacer.

La mayoría de los emprendedores tendrán el problema opuesto. Trabajan y trabajan, a veces demasiado para estar sanos. ¿Por qué? Porque no hacen una distinción entre el trabajo y el juego. Para ellos, su trabajo es un juego. El desafío es crear equilibrio para comer bien, ejercitarse y cultivar relaciones significativas.

Pero el hecho es que si no estás listo para trabajar mucho y disfrutar de ese trabajo, te costará mucho tener éxito.

3. Piensan en patrones, no en detalles

Esta es una de mis historias favoritas sobre Steve Jobs:

Cuando estaban trabajando en la construcción de iMovie, el equipo de Apple tuvo una importante reunión con Jobs. Habían recopilado pilas de planes y esquemas para compartir con él. Tenían todos los detalles a mano. Jobs, sin embargo, entró a la habitación, ignoró los detalles, y fue a la pizarra. Dibujó un reproductor de video. Junto a él, dibujó un archivo de película. A continuación, dibujó una flecha indicando que el usuario podría arrastrar el archivo hasta el reproductor de películas. “Esto es lo que estamos construyendo,” dijo.

Steve Jobs previó los más grandes patrones de lo que los usuarios realmente querían del software de Apple. Él era consciente de los patrones de comportamiento del consumidor y como resultado entendido a donde Apple tenía que ir en lugar de seguir con el status quoNo dejó que los detalles guiaran el camino. Más bien utilizó su visión para conducir cómo serían los detalles. Los emprendedores exitosos hacen lo mismo.

4. Actúan como un gerente general

En los deportes profesionales, es el gerente general o el GM quien construye el equipo. El entrenador del equipo entonces maneja a esos jugadores para tener éxito. El trabajo principal del gerente general es construir un equipo para el éxito. Si él o ella hace un trabajo pobre, el equipo fallará, no importa qué tan bueno sea el entrenador.

En los negocios, el emprendedor necesita ser un gerente general, no un entrenador. En lugar de enfocarte en manejar gente, necesitas encontrar el talento adecuado y confiar ese talento a un gerente para que ejecute tu visión.

Como  padre rico nos enseñó, los negocios y la vida son deportes de equipo. Sin un gran equipo, fracasarás. A menudo, el emprendedor es la persona menos inteligente de la habitación, excepto en un área, su genio para encontrar el mejor talento. De hecho, si no eres la persona más tonta de la habitación, probablemente estás haciendo algo mal.

5. Tienen un propósito más alto

Finalmente, y quizás lo más importante, tienes que tener un propósito más grande que simplemente hacer mucho dinero. Cuando los tiempos se pongan difíciles, cuando no estés viendo el éxito que te gustaría, atravesar eso es casi imposible si sólo estás ahí por dinero. Pero si tienes un propósito mayor, lograrás atravesar eso hasta el éxito.

En Rich Dad, nuestro propósito es elevar el bienestar financiero de la humanidad. Hacemos eso a través de la educación. Y sí, hacemos buen dinero haciéndolo. Pero si el dinero fuera nuestro único propósito, nunca lo hubiéramos conseguido. Todo vuelve a nuestro propósito.

¿Cuál es tu mayor propósito para estar en los negocios? Si no tienes uno, dudo que tengas éxito.

riquezaCon frecuencia en Finanzas Personales escribimos sobre las personas exitosas, millonarias, referentes de riqueza en todo el mundo. Es como si tuvieran una especie de ‘arma secreta’ que los lleva a iniciar sus proyectos y culminarlos con feliz término.

Lo cierto es que esa mentalidad no nació de la noche a la mañana.

Aunque estos ‘imanes de riqueza’ por lo general nacieron rodeados de referentes exitosos, también hay casos de personas millonarias que lo despilfarraron todo.

¿Qué marca la diferencia?

¿Qué hace que muchos artistas, deportistas, cantantes, famosos terminan en bancarrota?

¿Por qué hay emprendedores, inversionistas y grandes empresarios que manejan muy bien sus millones?

Un video en Youtube de la página Trabajardesdecasa explica con un ejemplo qué hace que unas personas atraigan la riqueza, mientras que otros son despilfarradores. En resumen, señala que si como personas no expandimos la mente, si únicamente nos quedamos a la espera que algo extraordinario ocurra, pues el dinero podría llegar, pero rápidamente nuestra mente, que es la que maneja el dinero, no podrá o no sabrá qué hacer con la riqueza.

Por eso, terminarán comprando viviendas de lujo que no se podrán mantener solas, harán viajes costosos, tendrán relojes y perfumes de las marcas más exclusivas, zapatos y vestuario para mantener las apariencias. Diferente de aquello que identifica a los más exitosos, que se levantan temprano a practicar la rutina que los diferencia.

Le contamos, por ejemplo un hábito de Roger Federer, campeón vigente del Australian Open y quien tiene el récord de mayor cantidad de Grand Slam: 18.

Además de llevar una vida tranquila con su familia, en sus vacaciones no se relaja y mantiene su buen estado físico. Cuando el deportista está descansando con su esposa y sus hijos, en una casa de alguna isla en el Caribe, todos los días mantiene su misma rutina: se levanta temprano, desde las 6 de la mañana, sale a trotar durante una hora, después del ejercicio, practica su respiración y hace yoga y a las 9 de la mañana se toma su desayuno.

¿Por qué hace esto?

Sabe que después de sus vacaciones deberá estar bien física y mentalmente para enfrentar sus rivales en el siguiente torneo, sabe que ellos también se están preparando y que vencerlos en la cancha será un reto difícil ¡Y dice que le quedan al menos 7 años más de alto nivel de juego!

8 hábitos de las personas exitosas

Le contamos además otros ejemplos de lo que estas personas que atraen la riqueza hacen a diario y que usted podría imitar como ejemplos, para que comience a expandir su mente. Estos son:

1. Hay que leer, y mucho

De acuerdo con el portal habitosexitosos.com, el 88% de los millonarios y billonarios en el mundo lee al menos unos 30 minutos al día. El dato salió de un estudio que hizo sobre este tema la revista Forbes, que saca en todo momento artículos sobre las grandes fortunas que hay en la economía.

La lectura es un ejercicio mental y a esta conclusión ha llegado el doctor Ken Pugh, quien concluyó que esta actividad ejercita otras partes del cerebro diferentes a las que usamos al hablar u observar. Al leer se conectan circuitos neuronales específicos y se ayuda a tener el cerebro joven, según un estudio elaborado por la Rush University Medical Center. La investigación demostró que los adultos que pasan su tiempo libre haciendo actividades creativas o intelectuales como la lectura tuvieron un deterioro cognitivo más lento en un 32%.

2. Establecen siempre nuevas metas

El escritor Thomas Corley, autor del best seller “Hábitos ricos: Los hábitos diarios de éxito de los individuos ricos”, encontró 21 rasgos que estas personas, entre los cuales está tener un plan y cumplirlo. Según Meiko Patton, autora de un blog en Entempreneur.com y quien cita a Corley, la gente exitosa se deja guiar por sus metas, planean su día la noche anterior con una lista.

Además, piensan que el éxito es un propósito que se establece a largo plazo, por eso, diseñan objetivos para el día, la semana, el mes y todo el año. ¿Lo podrían lograr sin presencia de un plan? Por supuesto que no, para eso se imaginan la forma para cumplir ese propósito, tiene clara su responsabilidad y diseñan algo que pocos se toman el tiempo: contar con una estrategia.

3. Son madrugadores

Los millonarios a veces tienen jornadas largas de 12, 16, incluso hasta 18 horas. Pero tienen también una férrea disciplina para iniciar el día siguiente desde las 4:00 a.m., 4:30 a.m., 5:00 a.m. por tarde.

Según Pilar Turu, del portal CulturaColectiva.com, esto les permite tener más control sobre las primeras horas del día, además de tener la oportunidad de dedicarlos a las cosas que más les importan, adelantar el trabajo, llevar la agenda, leer las noticias. “Sugerencia: si te parece inaudito el simple hecho de despertarte a esta hora, adquiere el hábito progresivamente. Comienza poniendo el despertador 15 minutos antes de tu hora habitual, y poco a poco, día con día ve ajustándolo de manera gradual”, recomienda.

4. No se centran en cosas negativas

Los millonarios que nos gusta seguir y que son un ejemplo para las personas, por lo general no pierden el tiempo con pensamientos negativos de auto-derrota, asegura Chris Barquero, autor de un blog en Thehuffingtonpost.com.

Cuando se enfrentan con dificultades, son rápidos para identificar los beneficios que les puede proporcionar esa experiencia y se recuerdan a sí mismos que han superado con éxito muchos obstáculos antes, por lo que sin duda puede superar de nuevo problemas.

Según el coach de desarrollo personal, los exitosos no se centran en lo que “podría salir mal” y ponen más atención en lo que sí deben hacer para que las cosas marchen “sobre ruedas”, y de la lección que le da la vida al afrontar nuevos retos.

5. Piensan como ‘niños’

Lejos de creer que tiene una actitud caprichosa, se trata de pensar que el mundo esconde todavía muchos secretos, y que se puede aprender mucho de ello, como explicó en una ocasión Richard Branson, fundador del Grupo Virgin.

6. Se alimentan bien

Es un principio básico, como el que enseña la abuelita de la familia.

Hay que “desayunar como rey, almorzar como un príncipe y cenar como mendigo”, ya que la alimentación balanceada permitirá tener la energía suficiente para la agitación del día.

7. Ven el fracaso como una opción

A Elon Musk se le conoce como el ‘Leonardo Da Vinci’ del siglo XXI.

Es famoso por su empresa Tesla, la constructora de los carros eléctricos, por haber creado PayPal, la plataforma de pagos electrónicos y por su proyecto SpaceX de viajes espaciales. Siempre está metido en algo nuevo e innovador, aunque a veces pierda mucho dinero.

Según Forbes, el empresario dice en ocasiones que “El fracaso es una opción aquí. Si no estás fallando, no estás innovando lo suficiente”, lo cual muestra que sus ideas, aunque a veces no terminan de despegar, son el inicio de algo que va a cambiar el mundo. Eso, pese a que muchos renombrados expertos lo tratan de disuadir de sus planes, diciendo que son ridículos y destinados al fracaso.

8. Hacen deporte

Estudios internacionales han analizado a los ejecutivos de las grandes compañías y el deporte y el ejercicio es algo común en los líderes y personas que toman las decisiones.

Si considera que por su trabajo, usted ‘no le alcanza el tiempo’ para hacer ejercicio, difícilmente podrá progresar en su trabajo y obtener ascensos para mejorar sus ingresos. Y sin esos excedentes de dinero, también será un poco más complejo obtener su capital para tener su negocio independiente.

Richard BransonRichard Branson es sinónimo de poder, fama y disrupción. Sin embargo, como todos los emprendedores, ha tenido que probar el amargo sabor del fracaso.

A sus 66 años, el ícono del emprendimiento mundial confesó que si tuviera de frente a su ‘yo’ de 21 años, sin duda le daría un consejo:

“Escucha más de lo que hablas, haz más preguntas y absorbe lo mejor de la gente siempre”, reveló el CEO de Virgin Group a medios de comunicación durante una conferencia de prensa en el marco del festival INC Monterrey.

Con su característica sonrisa en el rostro, el empresario inglés agregó que ha sido muy afortunado con la vida que ha tenido, a pesar de las adversidades a las que se ha enfrentado.

En este sentido, Branson aprovechó para reflexionar un poco sobre el accidente de la nave espacial, Virgin Galactic SpaceShipTwo, ocurrido en 2014.

Cuando nuestro cohete falló, claro que me sentí mal, pero lo primero que tuve que hacer es ir con mi equipo físicamente y darles un abrazo“, detalló el hombre más seguido en Linkedin a nivel mundial.

Con esto, el empresario dejó claro que no se trata de qué tan mala sea la situación, sino de la actitud que se tome ante ella.

Branson destacó la importancia de mantenerse siempre cerca de su equipo en las buenas y en las malas.

Otro de los momentos personales que compartió con la prensa fue el hábito que lo llevó a emprender el negocio que lidera y que ahora es un imperio valuado en millones de dólares: la escritura.

“Es básico manejar un diario al momento arrancar tu empresa y siempre. Anótalo todo ya sea en papel o en tablet, pero hazlo”, exhortó a los emprendedores.

México, un país extraordinario

Al cuestionarle sobre qué opinaba de México y la actual situación política con su vecino del norte, tras la victoria de Donald Trump, el empresario fue contundente.

“Me vi extremadamente entristecido por los resultados de las elecciones. Me parece terrible la retórica divisora del presidente electo, en particular lo que dijo sobre la gente de México cuando yo sé que son las personas más trabajadoras.”

En este sentido, Richard Branson aseguró que México puede llegar ser el país más extraordinario del mundo, pues tiene todo el potencial y va en el rumbo indicado para lograrlo.

“No hay razón por la que México no esté en el top tres de los países en el mundo.”

Además, dijo que la pieza clave para convertir a este país en potencia mundial, son los emprendedores, ya que “son quienes brindarán empleos al país”.

El CEO más sociable del mundo comparó la situación política entre México y Estados Unidos con la suya cuando inició, dando a entender que no importan los retos que se presenten, pues si se tiene una idea bien fundamentada se terminará venciendo los obstáculos.

“Estoy seguro que México va a estar bien, lo negativo siempre trae consigo su lado positivo”, explicó.

En cuanto a sus planes de traer una nueva compañía a México, el británico afirmó que su empresa busca mentes jóvenes y que justo es este mercado el que lidera en nuestro país por lo que extendió una invitación para trabajar con él.

“Buscamos grandes aliados y socios que crean que Virgin puede beneficiarlos. Me encantaría saber de ellos, si alguien siente que quiere trabajar con nosotros y qué podemos aportarle algo bueno a este país, adelante”.

Branson concluyó diciendo que el factor de liderazgo que ha hecho a Virgin Group crecer como ahora es saber escuchar y aconsejó a los mexicanos lanzarse 100% en lo que estén emprendiendo.

“Diviértanse emprendiendo y sean la diferencia positiva.”

subconscienteNo es una locura, visualiza tu futuro de una manera positiva y se te hará más fácil alcanzar tu máximo rendimiento.

Hay una ciencia en la visualización que llega más lejos que leer una copia de “El Secreto” de Rhonda Byrne.

¿Cómo?

Los estudios han mostrado que los esfuerzos de visualización funcionan por que al subconsciente no le gusta el conflicto que existe entre tu situación actual y lo que visualizas. Trataré de resolver ese problema y avanzaré hacia tu realidad visualizada. Tu subconsciente es como un mediador, tratando de arbitrar para llegar a lo que estás viendo.

Programa tu cerebro haciéndote más consciente a recursos que están a tu alrededor para resolver conflictos. Esto lo logras a través de Sistema de Activación Reticular de tu cerebro. Esta sección actúa como un filtro gigante que básicamente escoge qué estímulo identificas y cuál no.

¿Has aprendido una nueva palabra y después de la nada la escuchas tres o cuatro veces en el día? Ese es tu subconsciente y el Sistema de Activación Reticular permitiendo que esa palabra nueva se filtre en tu cerebro.

Esta nueva filtración significa que tu mente comienza a usar los recursos para crear soluciones a los conflictos. Ves oportunidades alrededor tuyo porque te has enfocado en una visión y sabes a dónde quieres ir y tu subconsciente quiere llevarte ahí lo más rápido posible.

De la nada empiezas a recordar viejos contactos y escuchar conversaciones ideales que necesitas.

Con más conciencia, soluciones comenzando a marinarse, teniendo pequeños logros y sincronismos apareciendo por todo el lugar, tú subconsciente empieza a crear nuevos niveles de motivación. ¡El primer pequeño paso de la resolución del conflicto se sintió tan bien que quieres otro! Y luego otro y otro.

A estas alturas deberías estarte animando y poniendo mucha atención. Pero eres un emprendedor, eres inteligente y quieres ver unos casos reales, ¿no?

¿Alguna vez has escuchado de Natan Sharansky?

Era un especialista en computadoras estadounidense que pasó casi 10 años en una prisión de la Unión Soviética después de ser acusado por espía. Como podrás imaginar, no hay mucho que hacer por nueve años ahí solo en una celda de confinamiento, así que decidió que debía enfocarse en algo para mantenerse cuerdo.

En una entrevista después de que lo liberaran dijo que comenzó a jugar ajedrez contra sí mismo en su mente. Si eso no es lo suficientemente brillante, enfocó toda su energía al creer que podía ser el mejor. Dijo: “Bien podría aprovechar la oportunidad para convertirme en el campeón del mundo”. Sorprendentemente en 1996 Sharansky venció al campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov.

Los atletas también son famosos por visualizar el éxito. Los golfistas son particularmente aptos para esto, lo que tiene sentido considerando la naturaleza mental al hacer estrategias para jugar.

Tiger Woods proclama que hace esto desde que era adolescente. Así como el campeón mundial Jack Nicklaus quien dijo; “nunca he dado un tiro, ni siquiera practicando, sin tener un muy fuerte cuadro de enfoque de mi jugada en la cabeza”

Tal vez funcione para prisioneros y golfistas, pero ¿qué tal para los emprendedores como tú y yo?

Sara Blakely, la emprendedora millonaria y fundadora de Spanx, es fan de la visualización. “Creo que puedes tomar fotos mentales de tu futuro y lo que el éxito es para ti, si mentalmente te ves en un escenario, comenzarás a tomar decisiones de tu vida que te lleven ahí”.

Claro que toma acción para respaldar tu visualización, pero si sabes a dónde quieres llegar es muy probable que engañes a tu subconsciente para que te lleve ahí.

pasionHoy conocí a una gran persona, con un gran trabajo y una gran familia. Hoy descubrí a una persona feliz por elegir hacer lo que hace.

Hoy me encontré con una persona que podría llamar “maestro”, por todo lo que me enseñó, y que ahora mismo les voy a compartir.

(Una forma de agradecer lo recibido, es transmitirlo a otros, y me alegro de poder compartirlo con todos ustedes, mis queridos lectores).

Esta persona se llama Edward. Vive en Rusia. Tiene un trabajo muy bien remunerado, relacionado con la industria de la música, aunque sospecho que no hace lo que hace, por dinero (no se lo pregunté… como podrán imaginarse, esa es una pregunta muy personal).

Tuve la oportunidad de verlo trabajar, y solo con verlo, puedo darme cuenta de la gran pasión que le pone a su actividad. Lo veo en su cuerpo, en sus gestos, en sus movimientos… ninguno de sus músculos se mueven en forma repetitiva o rutinaria. Cada uno de sus movimientos está guiado por impulsos invisibles, que se manifiestan en diversas formas, provocando una maravillosa coordinación de acciones. Y lo más importante de todo: su rostro muestra una expresión de disfrute realmente envidiable!

Tiene un cargo gerencial, es un manager que, a juzgar por los resultados, no es común encontrar en muchas compañías. Las personas a las que dirige tienen muchos años de experiencia, y son elegidos de entre los mejores postulantes del país después de una larga selección. El equipo que tiene a su cargo, cuenta con aproximadamente 80 personas, o sea, 80 de los mejores licenciados y técnicos en su materia del país!

Aquí les comparto las 3 lecciones que aprendí de él:

1. Uno de los rasgos más importantes que distinguí al verlo trabajar es cómo trata a sus dirigidos.

Constantemente los mira a los ojos. Y siempre, en todo momento, sus ojos están a la altura de los ojos de sus colaboradores. Y a su vez, sus colaboradores, siguen atentamente sus indicaciones.

Esto me habla de una gran confianza en sus directivas, por parte de los colaboradores, y de una gran seguridad y autoconfianza, en quien dirige. Intuyo que esa seguridad no viene del “saber”, sino del “sabor”, porque veo cómo disfruta lo que hace, por haberle encontrado el sabor a su hacer!

2. Otra de las lecciones que aprendí de este “maestro” es que siempre, en todo momento, tiene el plan en mente.

Tiene los detalles del proyecto a la vista, pero casi no lo usa, porque lo tiene bien estudiado, memorizado, internalizado, yo diría “hasta los huesos”.

Sabe en todo momento en qué parte del proceso se encuentra, y qué parte viene a continuación, por eso puede dirigir la mirada y la indicación exactamente al colaborador que debe actuar en cada momento. Hasta se atreve, en algunos momentos, a ni siquiera dar instrucción alguna, solo disfruta de lo bien coordinado que va el equipo… todo un lujo, que no muchos managers pueden darse!

3. Por último, pero no por eso menos importante, una lección sobre motivación, que viene aparejado de las 2 “perlitas” anteriores:

Uniendo el “saborear” a “seguir el plan”, lo que sigue para la motivación es demostrarlo a su equipo. Y este manager lo demuestra con todo su cuerpo!  El entusiasmo que tiene se transmite por cada parte de su cuerpo (no duda en utilizar sus piernas y pies, cuando solamente necesita de sus dos manos para su tarea!)

Y aquí viene la razón del título de esta nota: Edward me enseñó que todos podemos tener diferentes intereses, incluso él mismo supongo que los tiene, pero de entre todos tus intereses habrá alguno que más te entusiasme, y ahí estará tu pasión!

“Me encanta cuando descubro pasión; la pasión es lo que más me interesa” (Albert Espinosa, n. 1973, escritor, novelista, dramaturgo, actor, director de teatro e ingeniero industrial español.

Richard BransonPreguntaCuando uno tiene una idea brillante como emprendedor novato, ¿es posible incorporar a la gente correcta e involucrarse con empresas más grandes sin que se roben la idea?

—Kylie McGowan, Australia

Conforme se desarrollen las cosas, con suerte estarás en busca de socios y potenciales miembros para tu equipo que puedan ayudarte a lo largo del camino

Respuesta: Puede ser difícil saber cómo desarrollar ideas cuando apenas se está empezando en los negocios. Pudieras pensar que se te ha ocurrido algo que pudiera convertirse en una empresa exitosa —y que hay un verdadero mercado para tu producto o servicio—, pero existe una gran diferencia entre formular una idea y hacerla que cobre vida. Guardarse una idea es algo que todos los emprendedores deberían evitar.

Al principio, quizá quieras buscar retroalimentación de amigos y familiares: el sencillo acto de explicar el concepto del negocio a personas cercanas a ti revelará problemas que podrían haber pasado inadvertidos o pudiera desencadenar nuevas ideas.

Conforme se desarrollen las cosas, con suerte estarás en busca de socios y potenciales miembros para tu equipo que puedan ayudarte a lo largo del camino, así como posibles inversionistas y la atención de la prensa.

Adicionalmente, pasar tiempo con personas de la industria en la que buscas entrar será invaluable, especialmente si puedes confiar en una de ellas como mentor. Tener a alguien con conocimiento relevante para sopesar ideas y que te señale la dirección correcta a menudo resulta esencial para el éxito de los negocios nuevos. Un buen mentor podrá asesorarte sobre con qué empresas o individuos será sensato que te reúnas y cuánta información deberías compartir con ellos.

Pero incluso con un mentor experimentado, la verdad es que nunca puedes considerarte “segura” de que un competidor no te robará tu idea. Después de todo, ningún aspecto de los negocios puede considerarse libre de riesgos. La clave que hay que recordar es que cuando compartas la idea, te asegures de que estás en la mejor posición para capitalizar su éxito. Aun cuando tengas un negocio próspero en un país, alguien en un territorio diferente donde no estés activa pudiera imitar lo que tú estás haciendo.

Sin embargo, vale la pena correr el riesgo porque guardarte la idea impide su crecimiento. La probabilidad de que seas una experta en todos los aspectos del desarrollo de una idea es remota y las aportaciones de otras personas harán avanzar las cosas. Además, es probable que alguien más esté trabajando en la misma idea o en una que sea similar. Si tratas de desarrollarla sola, los competidores pudieran adelantarte.

El desarrollo del teléfono es un gran ejemplo del riesgo. La mayoría de nosotros sabemos que Alexander Graham Bell es el inventor. Pero mientras a él le concedían la primera patente, y subsecuentemente ascendía al estrellado, el artefacto pudo haber sido inventado por alguien más. Al mismo tiempo que Bell alistaba su prototipo, Elisha Gray y Antonio Meucci trabajaban en aparatos similares. Si sus intentos hubieran avanzado un poco mejor ¡los libros de historia serían bastante diferentes hoy!

En los últimos años, ha habido un esfuerzo concertado por parte de algunas personas en la comunidad emprendedora por derribar las barreras históricas que han sido erigidas en nombre de la discreción.

Elon Musk, el director ejecutivo de Tesla, incluso se ha negado a aplicar cientos de patentes de Tesla porque hacerlo habría hecho más difícil que se desarrollara la industria de los vehículos eléctricos.

“Había una pared de patentes de Tesla en el vestíbulo de nuestras oficinas centrales de Palo Alto”, escribió Musk en una publicación de blog en 2014. “Ya no es así. Han sido retiradas, con base en el espíritu del movimiento de las fuentes abiertas, para el avance de la tecnología de los vehículos eléctricos”.

“Tesla Motors se creó para acelerar el advenimiento del transporte sustentable. Si allanamos el camino hacia la creación de vehículos eléctricos atractivos, pero luego colocamos minas terrestres sobre la propiedad intelectual detrás de nosotros para inhibir a otros, estamos actuando de manera contraria a ese objetivo”, agregó.

Aunque no estoy promoviendo la publicación de todas las ideas que tengas en nombre del movimiento de fuentes abiertas, es bueno recordar que la discreción no debería ser una manta que cubra todo en lo que estés trabajando.

Saber qué compartir y qué no compartir es una habilidad que se puede adquirir. Hasta entonces, encontrar un mentor que pueda ayudarte a guiar esas decisiones es un buen primer paso. Compartir tus ideas con esa persona será una experiencia liberadora.

Cuándo estás listo para compartir tu idea

Ten estos consejos en mente cuando estés listo para explicar tu concepto de negocios a otros.

• Empieza con amigos y familiares: ellos te darán su retroalimentación honesta.

• Busca socios: es imposible desarrollar tu negocio solo.

• Busca un mentor: podrá orientarte sobre qué información compartir.

Reibox BlogEl ex CEO de Microsoft Steve Ballmer siempre quiso poseer un equipo deportivo. Al final, compró a los LA Clippers por $ 2 mil millones, ganándole a numerosos otros grupos que querían el equipo de la NBA, incluyendo a Oprah y Larry Ellison de Oracle.

Ballmer reveló los trucos de negociación que utilizó para derrotar a todos los demás en el podcast de Business Insider, “Éxito, cómo lo hice”, que se pueden aplicar a la mayoría de los principales acuerdos, ya sea que estés haciendo una oferta por una casa, o un equipo deportivo.

1. Haz tu investigación y aprende el paisaje.

Una de las primeras cosas que Ballmer hizo cuando se retiró de Microsoft en 2014 fue reunirse con los comisionados de la NBA y la NFL. Al principio, ningún equipo parecía estar en el mercado.

“Resultó que lo más difícil era averiguar cómo involucrarse en el proceso,” dijo Ballmer. “Había mirado a los Milwaukee Bucks, que no querían venderme, le pregunté al comisionado a quien debía conocer. No había nada que pareciera que se fuera a vender.”

Pero pronto, los LA Clippers se convirtieron en una opción después de que las cintas del entonces propietario Donald Sterling haciendo comentarios racistas se hicieran públicas. Ballmer estaba listo para atacar.

2. Encuentra una conexión mutua para que te presente al vendedor

Ballmer nunca había conocido a los Sterlings, pero se dio cuenta de que conocía al director ejecutivo de Disney, Michael Eisner, y los Eisners tenían un palco en los Clippers justo al lado de los Sterlings. Le pidió que los presentara, y rápidamente le dieron la información de contacto de Shelly Sterling.

“[Eisner] me llamó un sábado por la mañana, a las 7 en punto,” dijo Ballmer. “Él dijo: ‘Llama a Shelly Sterling ahora mismo a este número, estará disponible.'”

3. Haz que el vendedor te conozca para que el trato se sienta más personal

Ballmer pasó un día con Shelly Sterling y fue preparado con un extracto bancario para demostrar que podía pagar por el equipo. Al principio, ella no tenía ni idea de quién era Ballmer. Al final, le terminó agradando más que cualquiera de los otros postores, el Wall Street Journal informó en el momento de la venta Clippers.

Ballmer se reunió con el abogado de Shelly Sterling esa misma noche para asegurar que estaba preparado para ofertar una cantidad adecuada.

4. Haz tu oferta tan libre de problemas como sea posible, y no trates de ofrecer demasiado poco

Ballmer dijo que el hecho de que él era un único postor para el equipo y no parte de un grupo (como en el caso de Oprah) demostró ser una ventaja. Dada la “disputa legal” que los Sterlings tuvieron que soportar con respecto al escándalo, los abogados de Sterling pensaron que Ballmer tendría más probabilidades de atravesar el proceso ya que era alguien solo.

Además, Ballmer estaba al tanto de lo mucho que estaba dispuesto a pagar. Él no quería pagar demasiado, pero tampoco quería ofrecerle demasiado poco a los Sterlings.

“Les dije: ‘Esto es lo que me gustaría pagar, esto es lo máximo que pagaría y, oh por cierto, tienes que entender, no quiero parecer un estúpido delante de mi esposa siendo un tipo que dramáticamente pagó demasiado,” dijo Ballmer. “Pero lo puse sobre la mesa, yo no estaba tratando de ser un duro, mueve los últimos 3%, 5% del acuerdo, sólo quería ser dueño del equipo.”

primer millonHe sido millonario tres veces en mi vida. La primera vez que vi un millón de dólares en mi cuenta casi me desmayo. A pesar de saber que ya casi llegaba a esa cifra el hecho de verla completa me tomó por sorpresa.

Con dedicación, paciencia y enfoque, volverse millonario es algo totalmente alcanzable ¿sabes por qué? Porque si yo lo pude hacer, todos lo pueden lograr.

¿La parte más difícil? Yo creo que sería justo obtener ese primer millón. Después de eso ya todo se acomoda en su lugar, pero ¿por qué es tan difícil lograrlo?

Creo que todos en algún momento están a nada de alcanzarlo, pero son justo estas características las que te apartan del objetivo.

1. No estás pensando de la manera adecuada

Como Napoleon Hill dijo en su histórico libro “Think and Grow Rich”, la gente rica piensa diferente a los demás.

Después de entrevistar a las 1,200 personas más ricas del mundo, Steve Siebold está de acuerdo con los resultados de Hill, entre algunos pensamientos que ambos acordaron se encuentran:

• Los ricos creen que la pobreza es la raíz de todo mal.
• Saben que ser egoísta puede ser una virtud.
• Tienen una mentalidad activa.
• Adquieren conocimientos específicos.
• Sueñan con el futuro.
• Siguen su pasión.
• Disfrutan los retos.
• Usan el dinero de otras personas.
• Se enfocan en ganar más, no solamente en ahorrar.
• Saben cuando tomar riesgos.

En pocas palabras, si quieres volverte millonario empieza a cambiar la manera en la que piensas del dinero y el éxito.

2. Te preocupas mucho por ser perfecto

Esta es una de las lecciones más importantes y valiosas que he aprendido en la vida: nada es perfecto. Entre más temprano lo aceptes más rápido podrás seguir adelante (en lugar de quedarte atorado).

Si estás empezando un negocio, entre más tiempo pases perfeccionado tu servicio, más competidores tendrás y más alejarás a tus clientes potenciales. Experimenta y entra al mercado lo antes posible. Siempre podrás mejorar y tener ganancias al mismo tiempo.

3. Gastas todo lo que tienes

Acabas de recibir un cheque y ya estás tentado en comprar un coche lujoso. La gente “rica” sabe vivir discretamente y no arrasar con todos sus ingresos. Por ejemplo, Warren Buffet vive en una casa modesta y maneja coches prácticos.

4. Estableces expectativas irreales

Las personas ricas sueñan en grande y a la vez fijan expectativas reales pues saben que para convertirse en millonarios tomará más de una noche y necesitarán de mucha paciencia para alcanzar sus objetivos.

Pregúntale a un maratonista si puede correr un maratón sin entrenamiento y preparación.

5. Sigues a los demás ciegamente

Es increíble seguir los pasos de alguien que ha hecho fortunas, pero la verdad es que lo que les funcionó a ellos no necesariamente tiene que hacerlo contigo. Por ejemplo, lanzar una compañía como Microsoft o Apple tal vez no funcione en estos momentos, así que seguir paso a paso el camino de Jobs o Gates puede no ayudarte del todo.

Entiende qué es lo que te sirve a ti y a tu negocio y cómo puedes triunfar en esa industria.

6. Confías mucho en el plástico

Las tarjetas de crédito pueden ser buena opción a la hora de construir tu crédito o invertir en un negocio (siempre y cuando sepas usarlas). Es muy fácil irte al buró de crédito así que cuida tus intereses y no te llenes de deudas.

7. No planeas a futuro

Los ricos acostumbran a siempre ver para adelante. Saben a donde quieren ir y qué es lo que necesitan para alcanzar el éxito. Esto les da la oportunidad de anticiparse a cualquier obstáculo y tener un plan para derribar todos los obstáculos.

Si estás empezando un nuevo negocio necesitas establecer un plan a futuro que te no sólo te lleve a atraer clientes sino a retenerlos.

8. Pasas tiempo con la gente incorrecta

Los ricos no pierden el tiempo asociándose con las personas inadecuadas. Y con éstas me refiero a los negativos que se la pasan diciéndote que no vas a llegar lejos.

En su lugar, tienen a personas positivas y pasionales que creen en un futuro brillante, mismos que construyen su marca.

9. Haces todo tú solo

Es imposible hacer todo tú solo. Digamos que acabas de lanzar una startup, necesitas contratar a personas que compartan tus fortalezas y disminuyan tus áreas débiles.

Aprende a delegar. Este es uno de los secretos que raramente te dirán, pero si quieres que tu negocio crezca, tienes que hacerlo.

10. No estás en el lugar correcto en el momento adecuado

Ya sea haciendo una inversión o empezar un negocio, el timing y la locación lo es todo.

Ryan Graves, por ejemplo, sólo twitteó “contrátame” a Travis Kalanick en 2010.

Graves se volvió el primer empleado de Uber y bueno, ya sabes qué pasó con Uber ¿cierto? En lugar de soñar de día aprovecha las oportunidades que tienes frente a ti.

11. No crees en ti mismo

¿Qué es lo que realmente te detiene de ser exitoso? Es probable que sea porque no confías en ti mismo. En lugar de preguntarte si eres o no capaz en cada movimiento que tomes, confía en ti y toma la mano de tu intuición.

Dale Carnegie dijo:

“No hacer nada te brinda duda y miedo. En cambio, la acción te llena de confianza y coraje. Si quieres conquistar al miedo no te sientes en casa a pensar en eso. Sal y ocúpate”.

hábitos financierosEs posible que ya hayas fijado tus metas financieras, sin embargo muchas personas a mitad del camino deciden botar la toalla. En la mayor parte de casos esto se debe a malos hábitos en el manejo del dinero, y saben que haciendo cambios en su estilo de vida su situación mejoraría.

Sin embargo, si te decides a tomar acciones y cambiar tus hábitos para conseguir tus metas, te damos algunos consejos para que puedas hacer que estos hábitos sean parte de tu vida:

1. Enfócate en la gran recompensa que recibirás

Para que una meta sea alcanzable, lo recomendable es dividir esta meta en mini metas que te permitan rastrear tu progreso en el tiempo. Pero, también es importante no olvidar cuál es el objetivo por el cual te estás esforzando para seguir motivándote.

Si, por ejemplo, te decides a ahorrar $50 dólares más cada mes, sin entender bien cuál es el propósito de adquirir este hábito de ahorro, en poco tiempo se te olvidará que tienes que hacerlo y perderás el hábito. ¿Tal vez ahorras para crear un fondo para emergencias? ¿Ahorras para pagar la entrada para una nueva casa? Conocer la respuesta te ayudará a mantenerte enfocado.

2. Haz que el cambio de hábito sea positivo, no negativo

Una de las razones por las que las metas financieras parecen tan difíciles es porque te enfocas en lo que no debes hacer – “No voy a gastar mucho”. No puedes adquirir un hábito que involucre algo que no debes hacer.

Es importante estructurar metas financieras de forma positiva, en términos de acciones que tú puedes hacer, en lugar de ponerlo en términos negativos. Entonces, en lugar de decir “no voy a gastar mucho en compras en el centro comercial el próximo fin de semana”, cambia y di “el próximo fin de semana encontraré una actividad gratuita y divertida para hacer”.

3. Encuentra señales para mantener el nuevo hábito

Si no sabes por dónde comenzar para hacer del nuevo hábito parte de tu vida, identifica una señal que te ayude a recordar el comportamiento que estás tratando de incluir en tu vida. Esto puede ser un momento, un lugar, la compañía de una persona o alguna actividad que la practiques con regularidad.

Por ejemplo, si te cuesta seguir tu presupuesto, puedes escoger una hora de tu día (como la cena), como el momento para que puedas hacer una lista detallada de los gastos del día. O, si quieres ahorrar más, tal vez toma el momento en que te depositan tu sueldo para transferir inmediatamente $50 en tu fondo para emergencias.

4. Quita los obstáculos antes que te encuentres con ellos

La consistencia es clave para formar un hábito, por lo que si sabes que habrá obstáculos que te puedan afectar, haz un plan para evitar ese obstáculo.

Por ejemplo, si decidiste que prepararás el almuerzo en tu casa para llevar a la oficina en lugar de comer en restaurantes, piensa en lo que puede impedir que esto suceda. Si tu excusa es que no tendrás tiempo para cocinar, ¿qué puedes hacer para cambiar esto? Tal vez puedes cocinar el fin de semana y separar porciones para cada día de la semana.

Tener una estrategia te ayudará a mantener los buenos hábitos.

5. Promueve un hábito en equipo

Si conoces a alguien que tenga metas financieras similares a las tuyas y está dispuesto a cambiar sus hábitos, podrán apoyarse mutuamente para conseguir sus metas.

De hecho, sólo con conversar sobre tus hábitos financieros con regularidad puede ser el primer hábito que pueden tratar de implementarlo. Agenda una reunión o una llamada semanal para conversar cómo están avanzando.

Tomado y traducido de: www.learnvest.com

Reibox BlogTengo una confesión. Soy un dolor en el culo para con quienes trabajó. Me impongo desafíos imposibles y espero que los que trabajan conmigo hagan lo mismo.

Al crecer, el constante refrán de mi papá era: “Nada es imposible, algunas cosas solo toman más tiempo.” Así que no es ninguna sorpresa que vea a líderes que son igualmente insoportables como modelos a seguir.

He tenido la suerte de conocer muchos de estos dolores que piensan como yo, pero nunca tuve la oportunidad de conocer a Steve Jobs. Sin embargo, tuve la oportunidad de reunirme con el cofundador de Apple Steve Wozniak en varias ocasiones.

Habiendo sido un usuario de Apple desde los días pre-Macintosh, tengo que admitir que reunirme con Woz la primera vez fue realmente emocionante. Durante nuestra primera reunión hablamos de todo, desde reglas de diapositivas (Ya Sabes, las cosas que utilizaron en la NASA durante Apolo 13 para resolver problemas matemáticos realmente complejos que las computadoras no podían resolver por que eran demasiado lentas!) a las primeras calculadoras de Texas Instruments, a sus pensamientos sobre la seguridad cibernética.

Entonces nos metimos un poco en la historia de la computación, hablando de los primeros años en Apple, la emoción de abrir nuevos caminos, la belleza de la gran ingeniería y por qué una placa madre bien establecida es una obra de arte.

Eventualmente, sin embargo, nuestra conversación se volcó sobre el tema del otro Steve. En el momento, Steve Jobs acababa de hacer público que estaba teniendo algunos problemas de salud, los mismos que eventualmente le quitarían la vida.

No estaba claro cuál era la condición de Jobs, pero yo quería ser sensible por el contexto de lo que estaba pasando, así como por la complejidad de su relación y al papel actual de Woz como outsider. Así que traté de pisar con cuidado. Pero yo era increíblemente curioso acerca de la reputación de Jobs por ser muy intolerante por cualquier cosa menos que el rendimiento máximo. Siempre me había preguntado cómo Jobs sacaba el máximo provecho de su gente si su personalidad era tan abrasiva que se encontraba en el lugar opuesto al que presentaba en público.

Woz era increíblemente transparente acerca de casi todo lo que le preguntaba. Así que, finalmente le dije sin rodeos: “¿Realmente Jobs era tan insoportable con quien trabajar como mucha gente dice?”

La respuesta que obtuve me recordó cómo mi único mentor Peter Drucker solía responder mis preguntas verdaderamente ridículas sin decirme lo ridículas que eran. Él me decía: “Bueno, Tom, creo que esa es la pregunta equivocada”. Woz hizo algo muy similar. Contestó compartiendo una historia sobre Jobs desde sus primeros días en Apple.

Como Woz dijo, Jobs tenía el hábito de a veces estallar en las reuniones. Examinaba rápidamente la sala, hacía un balance del problema que se estaba tratando y, sin haber recibido más de cinco segundos de preludio de la gente de allí “Pueden hacer algo mejor que esto.” y con eso salía de la reunión. Su comentario no era necesariamente dado con un tono de arrogancia o incluso decepción, sino más bien como la declaración de un hecho; puesto simple, “No te conformes!

Genial, ¿verdad? Quiero decir, la reacción inicial es “¿Qué diablos sabe acerca de este problema y lo difícil que es? Después de todo, hemos estado en él durante horas o días, y esto es lo mejor que podemos hacer!”

Bueno, eso era realmente genial, porque cuando Jobs les decía que podían hacerlo mejor, de alguna manera querías averiguar cómo.

Mientras escuchaba a Woz contar la historia, me transporté a cuando mis hijos eran mucho más jóvenes y yo estaba entrenándolos para un programa de resolución de problemas creativo llamado Destination Imagination.

Destination Imagination era sobre desafiar a los niños con problemas muy difíciles e intrincados y que necesitaban encontrar las soluciones por su cuenta, con cero participación de los padres o adultos. Así que, ¿por qué tener un coach si realmente no podía ayudarte con la solución?

Bueno, lo que me sorprendió fue que mi papel principal terminó siendo simplemente decirles que podían hacer algo mejor que aferrarse a cualquier limitación que eligieran. Fue fascinante porque no importaba lo bien que creían que habían hecho, casi siempre eran capaces de hacerlo significativamente mejor cuando se les desafiaba a hacerlo mejor.

Por supuesto, como adulto que entrena niños tienes una ventaja inherente en que te creerán cuando les digas que pueden hacerlo mejor. Sin embargo, ese también es el papel principal de un verdadero líder. De muchas maneras, eso es lo que Jobs estaba haciendo. No se le escapaba que tenía una increíble aura que imbuía sus acciones y palabras con más significado que la mayoría de los mortales. Sin embargo, como líderes estamos todos llamados a establecer el listón para nuestras organizaciones, nuestra gente y, sí, para nosotros mismos.

Si bien puede sentirse bien decirle a la gente que lo han hecho bien, alabar sus esfuerzos y celebrar sus victorias, es mucho más importante desafiarlos primero. A todos nos gustan las alabanzas, pero es en los desafíos que superamos para ganar que encontramos satisfacción y realización.

No dejes que ese pequeño pedazo de sabiduría se te pase. Drucker me recordaba constantemente que el mayor papel de un líder es desafiar a la gente. Él sentía fuertemente que esta cualidad era el valor principal de todos los grandes líderes y gerentes. A través de los desafíos probamos a aquellos que optaron por seguirnos que sus capacidades son mucho mayores que sus expectativas de sí mismos.

Nota algo, en ningún momento dije que se te vería muy bien cuando estés presentando desafíos que parezcan irrazonables, irrealistas y francamente absurdos. Eres un líder, un dolor en el culo, lidia con ello!

Nada es más poderoso, significativo o satisfactorio que permitir que alguien experimente la realización de que son más fuertes, más inteligentes o simplemente más resistentes de lo que creían.

Cualquier persona que te de la oportunidad de experimentar eso es una persona que seguirás hasta los extremos de la tierra, no importa cuán dolor en el culo sea.

noHace algunos días atrás, Eva Collado [@evacolladoduran] publicaba en su blog un interesante post titulado: Si no sabes entender a un Knowmad no le contrates.

También Raquel Roca [@raquelroca], hace algún tiempo daba una conferencia sobre este tema, un término acuñado por John Moravec(@moravec), autor del libro Knowmad Society.

Cada vez habrá más Knowmad: Know (conocimiento) y Mad (nómada), esto es: Nómadas del Conocimiento, una persona con un perfil definido por un conjunto de características, donde una de las más destacables es que: no entiende de fronteras ni de límites geográficos, políticos, sociales, económicos, culturales. Su concepción de mundo no es local, sino global.

Bajo ese prisma, en un entorno, donde hay una tendencia a difuminarse las fronteras de espacio y tiempo, desde mi punto de vista, hay una variable crítica para el éxito: la productividad. Y es así porque hay muchas amenazas que la ponen en peligro.

Para tener éxito hay que ser productivo

No hay otra alternativa, y:

Productividad no es hacer muchas cosas, sino eliminar todo lo que no tiene que hacerse.

Ya decía Warren Buffet, autor incluido en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 7ª edición), que:

La diferencia entre las personas ‘exitosas’ y las ‘muy exitosas’, es que las ‘muy exitosas’ dicen NO a casi todo

Productividad es centrarse en lo importante, y descartar todo lo demás. Esta idea la tiene clara poca gente. La mayoría de la gente cree que ser productivo consiste en cómo meter en la agenda más y más cosas. Error garrafal. Trabajar menos no es pereza, sino inteligencia. Poner el foco y la atención en lo relevante dejando a un lado el resto de las cosas.

La Productividad es el resultado de unos objetivos bien definidos, porque cuando uno tienes las cosas claras es fácil saber en qué centrarse.

Hoy ha vuelto a caer en mis manos, un artículo que tenía recopilado del conocido Timothy Ferriss —él de esto sabe bastante—, autor del libro La semana laboral de 4 horas. El título del artículo es: La lista de cosas que no hay que hacer. 9 costumbres que deben abandonarse ya. Lo publicó el 6 de febrero de 2008.

Lo recupero y reproduzco y resumo algunas partes porque apunta algunos tips que conviene tener en cuenta para ganar la batalla de la productividad. Seguro que es de tu interés:

1. No contestes llamadas de números de teléfono sin identificar.

Sorprende a los demás, pero no dejes que te sorprendan a ti. Las consecuencias son interrupciones no deseadas o una situación no muy propicia para negociar. Deja que graben un mensaje en tu buzón de voz.

2. No mires el correo electrónico a primera hora de la mañana o a última hora de la noche.

La primera opción afecta a tus prioridades y planes para el día, y la segunda te provocará insomnio. El correo electrónico puede esperar hasta las 10 de la mañana, después de que hayas resuelto al menos un asunto importante.

3. No aceptes reuniones ni llamadas si no están claros el orden del día o su duración.

Si el objetivo está claramente definido o hay una fecha y una lista de temas a tratar, ninguna reunión o llamada debería durar más de 30 minutos. Conciértalas con antelación a fin de poder prepararla a conciencia y emplear bien el tiempo.

4. No permitas que la gente divague.

Olvídate del ‘¿Qué tal va todo?’ cuando alguien te llame. Limítate a preguntar ‘¿Qué pasa?’ o a decir ‘Estoy ocupado, ¿qué ocurre?’. Mucha veces, para zanjar un asunto, hay que ir al grano.

5. No revises constantemente el correo electrónico. Contente y revísalo a las horas establecidas.

Deshazte de ese dispensador de papelinas de cocaína que es el correo electrónico y concéntrate en los asuntos importantes que debes resolver en vez de responder a supuestas emergencias. Instala un contestador automático de mensajes y revisa el correo dos o tres veces al día.

6. Limita al mínimo la comunicación con los clientes que dan pocos beneficios y que sean muy exigentes.

No hay ningún camino que garantice el éxito, pero el más seguro es tratar de complacer a todo el mundo.

Haz un análisis 80/20 de tus clientes en base a dos aspectos: qué 20% genera el 80% o más de beneficios y qué 20% consume el 80% de tu tiempo. Luego pon el más y menos productivo en piloto automático con la excusa de un cambio en la política de la empresa y mándales un correo electrónico con las nuevas normas con puntos muy concretos: número de llamadas telefónicas permitidas, horas en que respondes a los correos electrónicos, pedidos mínimos, etc.

7. No trabajes de más para afrontar una situación no agobiante. Establece prioridades.

Si no estableces prioridades, todo parece ser muy urgente e importante. Si defines el asunto importante del día, casi nada parece ni urgente ni importante.

A menudo es tan sólo cuestión de dejar que ocurran las cosas malas (devolver una llamada telefónica con retraso y pedir disculpas, pagar algo con recargo, perder un cliente poco razonable…) para asumir los asuntos importantes. La respuesta a una situación agobiante no es hacer equilibrios haciendo girar más platos, sino en definir las pocas cosas que pueden cambiar realmente tu trabajo y tu vida.

8. No lleves tu móvil encima todos los días 24 horas.

Libérate al menos durante un día a la semana de las ataduras digitales. Apágalos, o mejor aún, déjalos en casa. Yo suelo hacerlo todos los sábados y te recomiendo que dejes el móvil en casa si sales a cenar fuera.

¿Y qué si devuelves una llamada de teléfono una hora más tarde o a la mañana siguiente?

Tal y como le comentó un lector a un colega molesto que trabajaba las 24 horas, los 7 días de la semana y esperaba que todo el mundo hiciera lo mismo: ‘No soy el Presidente de Estados Unidos. Nadie debería necesitarme a las 8 de la noche. Vale, no me localizaste, pero, ¿acaso ocurrió algo grave?’. Qué le respondió: nada.

9. No esperes llenar con el trabajo un vacío que las relaciones y las actividades fuera de él no consiguen llenar.

El trabajo no lo es todo en la vida. Tus colegas no deberían ser los únicos amigos que tengas.

Establece un programa de prioridades, y defiende ese programa de prioridades ante los demás. No te olvides de la Ley de Parkinson y oblígate a aprovechar tu jornada laboral a fin de que tu productividad por hora no se pierda por el desagüe. Concéntrate, zanja los asuntos importantes y vete. Estar todo el fin de semana mandando correos electrónicos no es forma de pasar el poco tiempo del que dispones en este planeta.

Lo que ahora se lleva es concentrarse y cumplir con las obligaciones, pero sólo es posible una vez dejamos de lado las constantes distracciones. Si tienes problemas para decidir lo que ‘debes hacer’, simplemente concéntrate en lo que ‘no debes hacer’. Es un medio distinto para conseguir el mismo fin.

sentirte mejorEstá es la amarga verdad: nunca seremos tan buenos como creemos que deberíamos ser.

Ninguno de nosotros lo será.

Inevitablemente habrá momentos en los que resbalaremos y no podremos satisfacer nuestras expectativas (poco razonables) de nosotros mismos. Probablemente ocurra muy a menudo también. Y si no abrazamos estos errores y fracasos como lecciones aprendidas, gradual e inconscientemente nos volveremos auto-conscientes sobre todo lo que no estamos haciendo y logrando según lo planeado.

Honestamente, sucede todos los días con los mejores de nosotros; desesperadamente nos descubrimos pensando en cómo nos estamos quedando cortos.

Nos preocupa que no hayamos avanzado tanto como pensábamos. Nos preocupa que nunca podamos ser tan productivos como podríamos ser. Y nuestra preocupación sólo nos lleva a más preocupaciones sin sentido.

Nos preocupa no…

• Tener cuerpos con mejor aspecto
• Ir al gimnasio más a menudo
• Lograr más de nuestros objetivos
• Etc

Nos preocupa que debiéramos estar haciendo…

• Algo mejor
• Algo más asombroso
• Todas esas cosas increíbles que la gente en la televisión y las redes sociales están haciendo
• Etc

Y así, quedamos sintiéndonos culpables de que no somos tan buenos como debiéramos ser, que no estamos haciendo lo perfecto en el momento perfecto, nunca.

La buena noticia es que los pensamientos como estos son naturales, porque la mente humana no es perfecta; se preocupa por cosas. Pero podemos aprender a agarrar y controlar estos pensamientos, para que no nos agarren y controlen a nosotros.

Dejando ir nuestras fantasías de la “vida perfecta”

Hasta cierto punto, todos tenemos esta majestuosa idea en nuestras cabezas sobre cómo se supone que sean nuestras vidas. Imaginamos que deberíamos vivir una vida diferente y mejor…

• Una vida sin dilaciones y fracasos
• Una vida con hazañas espectaculares de éxito
• Una vida de viajes y aventuras
• Una vida con amigos, familiares y compañeros perfectos
• Etc

Y con todo esto se supone que deberíamos estar sonriendo también, ¿verdad?

¡Incorrecto! Así no es como funciona la vida realmente. Al menos no 24/7.

La verdad es que somos humanos milagrosamente defectuosos que vivimos vidas milagrosamente defectuosas. Y la parte “milagrosa” sólo transpira cuando aceptamos y hacemos lo mejor con lo que tenemos.

Cierra los ojos y reflexiona sobre la realidad actual de tu vida, y susurra: “Estoy bien. La vida está bien. Dejaré que mi actual situación en la vida sea lo que es, en lugar de lo que creo que debería ser, y haré lo mejor con ella.”

La clave es aceptar el hecho de que no hay tal cosa como la vida perfecta. No hay ninguna cosa perfecta que deberías haber logrado y ninguna secuencia perfecta de cosas que deberías estar logrando ahora mismo.

Sólo hay este momento en el que vives y lo que decidas hacer con él.

Y si, decepcionarte con este momento, con uno mismo y con los demás a menudo es parte de la imagen; no hay escape de esta realidad.

Pero, ¿qué elegirás?

Puedes estar decepcionado en este momento y no hacer nada, o puede practicar estar satisfecho con la oportunidad de hacer lo mejor con él.

 

 

 

« Volver Subir »
FB