Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

sabiduria“Detrás de cada cosa hermosa, hay algún tipo de dolor.” – Bob Dylan

En algún momento, te darás cuenta de que vivir la buena vida implica cierta cantidad de necesario dolor, y que hay más sabores de dolor que de helado y café combinado…

Está el pequeño dolor vacío de dejar algo atrás; graduarte, dar el siguiente paso, salir de una situación familiar y segura y entrar en la emoción de lo desconocido. Está el gigante, dolor giratorio de la vida trastornando todos tus grandes planes y expectativas. Están los pequeños dolores agudos de cometer un error y los dolores más oscuros de éxito, cuando no te hace sentir tan bien como pensabas que lo haría.

Están los dolores de la traición. Los dulces dolores de encontrar a otros que son dignos de tu tiempo, darles tu amor, y alegrarte por sus vidas a medida que crecen y aprenden. Está el dolor constante de la empatía que te encoge de hombros para que puedas estar al lado de un amigo o amante herido y ayudarlos a enfrentar sus problemas.

Y en el mejor de los días, están los sutiles, hormigueantes dolores que sientes a través de tu cuerpo cuando te das cuenta de que estás de pie en un momento de dulce perfección, un instante de gran logro, o felicidad, o risa, los cuales al mismo tiempo no puede durar – y sin embargo permanecerán contigo por el resto de tu vida.

Todo el mundo siente dolor, y cuando lo experimentamos solemos decir que estamos teniendo un mal día, porque nos olvidamos de algo importante sobre lo que estamos pasando: El dolor es para los vivos – para aquellos de nosotros que todavía tenemos la oportunidad de toda una vida. Sólo los muertos no lo sienten, porque su tiempo ya está terminado.

Así que con esto en mente, aquí tienes doce maneras inteligentes de convertir todas tus heridas diarias en sabiduría y fortaleza:

1. Admite tu dolor emocional, para así poder tratar con él y curarte.

El dolor emocional es menos dramático que el dolor físico, al menos desde el exterior, pero es más común y también más difícil de soportar que los huesos rotos.

El frecuente intento de ocultar el dolor emocional aumenta la carga. No te hagas eso. Claro, es más fácil decir “me duele la pierna” que decir, “mi corazón está roto”, pero eso no significa que tu corazón necesite menos cuidados que tu pierna. De hecho, es exactamente lo opuesto.

2. Deja ir lo que solía ser y ya no es.

Cuando te das cuenta de que nada de eso es tuyo – que no lo puedes reclamar o ni siquiera mantenerlo hasta el final – y cuando estás dispuesto a dejar ir cualquier cosa que consideres “mío;” repentinamente serás libre.

No hay necesidad de agarrar ni aferrarte. Sin embargo, una de las lecciones más difíciles en la vida es dejar ir – ya sean posesiones, obsesiones, ira, amor o pérdidas.

El cambio nunca es fácil – luchas para aferrarte y luchas para dejar ir. Pero dejar ir es siempre el camino más saludable hacia adelante. Elimina los apegos tóxicos y los pensamientos del pasado. Tienes que liberarte emocionalmente de las cosas que una vez significaron mucho para ti, para así poder ir más allá del pasado y del dolor que te traen.

Una vez más, se necesita de mucho trabajo duro para dejar ir y reorientar tus pensamientos, pero vale la pena cada pedazo de esfuerzo que puedas reunir.

3. Desapégate emocionalmente de tus problemas.

Eres un ser humano que vive y respira, que es infinitamente más complejo que todos tus problemas individuales. Y eso significa que eres más poderoso que ellos – tienes la capacidad de cambiarlos, y de cambiar la manera que sientes sobre ellos.

4. Ve cada desafío como una asignación educativa.

Pregúntate a ti mismo: “¿Qué es lo que esta situación está intentando enseñarme?”

Cada situación en nuestras vidas tiene una lección que enseñarnos. Algunas de estas lecciones incluyen: Ser más fuerte. Comunicarte más claramente. Confiar en tus instintos. Expresar tu amor. Perdonar. Saber cuándo dejar ir. Intentar algo nuevo, aprender algo nuevo, y nunca mirar atrás.

5. Hazte preguntas más positivas.

Si te haces preguntas negativas, obtendrá respuestas negativas. No hay respuestas positivas a “¿Por qué yo?” “¿Por qué no yo?” “¿Y si?”, Etc.

Dejarías que alguien te hiciera las preguntas desmoralizadoras que a veces te haces? Lo dudo. Así que para y cambiarlas por preguntas que te empujen en una dirección positiva. Por ejemplo, “¿Qué puedo hacer en este momento para seguir adelante?”

6. Haz pequeños ajustes a medida que averiguas qué funciona y qué no.

Gran parte de tu vida es resultado de las decisiones que tomas. Si no te gusta alguna parte de tu vida, entonces es hora de empezar a hacer cambios y tomar mejores opciones. Este cambio puede no ser fácil, pero es posible.

Los hábitos que nos mantienen atascados en la vida los hacemos todo el tiempo, día a día. Deshacer estos hábitos toma el mismo camino. Enfócate en las cosas pequeñas que puedas hacer ahora, no en las cosas grandes que no puedes. Estos pequeños cambios diarios se sumarán a resultados enormes al final.

Vivir MejorEn Quora, más de 100 personas respondieron la pregunta “¿Cuáles son los rasgos comunes de las personas altamente inteligentes?”

Algunos usuarios afirmaron saberlo por experiencia personal; otros simplemente dan una educada conjetura.

Como resultado, muchos usuarios dieron respuestas con las que los investigadores estarían de acuerdo.

Sacamos ocho de las respuestas más intrigantes y explicadas por la ciencia – y sólo vamos a decir que nos sentimos mucho más inteligentes ahora.

Esto es lo que aprendimos:

Son altamente adaptables

Varios usuarios Quora notaron que las personas inteligentes son flexibles y capaces de prosperar en diferentes escenarios.

Como escribe Donna M Hammett, las personas inteligentes se adaptan “mostrando lo que se puede hacer independientemente de las complicaciones o restricciones que les hayan impuesto.”

Las recientes investigaciones psicológicas apoyan esta idea. La inteligencia depende de la capacidad de cambiar tus propios comportamientos para poder hacerle frente más eficazmente a tu ambiente, o realizar cambios a los ambientes en los que te encuentras.

Entienden lo mucho que no saben

Las personas más inteligentes son capaces de admitir que no están familiarizados con un concepto en particular. Como escribe Jim Winer, las personas inteligentes “no tienen miedo de decir: ‘No sé.’ Si realmente no lo saben, lo aprenden.”

La observación de Winer está respaldada por un famoso estudio de Justin Kruger y David Dunning, que descubrió que entre menos inteligentes seas, más sobreestimas tus capacidades cognitivas.

En un experimento, por ejemplo, los estudiantes que había sacado menos puntaje en una prueba de la LSAT sobreestimaron su número de preguntas correctas en casi un 50%. Mientras que aquellos que habían sacado los mejores resultados subestimaron su número de preguntas correctas.

Tienen una curiosidad insaciable

Albert Einstein dijo, “No tengo talentos especiales, sólo soy apasionadamente curioso.”

O, como Keyzurbur Alas lo pone, “las personas inteligentes se dejan fascinar por cosas que otros dan por sentado.”

Una investigación publicada en 2016 sugiere que hay una relación entre la inteligencia infantil y la apertura a las experiencias (que abarcan la curiosidad intelectual) en la edad adulta.

Los científicos siguieron a miles de personas nacidas en Reino Unido durante 50 años y descubrieron que los niños de 11 años que habían sacado los más altos puntajes en un test de inteligencia resultaron ser más abiertos a experiencias a los 50s.

Son de mente abierta

Las personas inteligentes no se encierran en sí mismos de las nuevas ideas y oportunidades. Hammett escribe que las ZZZpersonas inteligentes están “dispuestas a aceptar y considerar otros puntos de vista con valor y una mente abierta” y que están “abiertos a soluciones alternativas.”

Los psicólogos dicen que las personas de mente abierta (aquellos que buscan puntos de vista alternativos y valoran las evidencias justamente) tienden a obtener mejores resultados en el SAT y en las pruebas de inteligencia.

Al mismo tiempo, las personas inteligentes son cuidadosas con las ideas y perspectivas que adoptan.

“Una mente inteligente tiene una fuerte aversión a aceptar las cosas por su valor nominal y, por lo tanto, se resisten a creer hasta que se les presente una amplia evidencia,” dice Alas.

Les gusta su propia compañía

Richard señala que las personas altamente inteligentes tienden a ser “muy individualistas.”

Curiosamente, una investigación reciente sugiere que las personas más inteligentes tienden a tener menos satisfacción que la mayoría de las personas con sociabilizar con amigos.

Tienen un alto auto-control

Zoher Ali escribe que las personas inteligentes son capaces de superar los impulsos por “planificar, clarificar metas, explorar estrategias alternativas y considerar las consecuencias antes de que comiencen.”

Los científicos descubrieron una relación entre el auto-control y la inteligencia. En un estudio de 2009, los participantes tuvieron que elegir entre dos recompensas financieras: un pago pequeño pero inmediato o un pago más grande pero en una fecha posterior.

Los resultados mostraron que los participantes que optaron por el pago más grande en una fecha posterior (es decir, los que tenían más autocontrol) por lo general lograron mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

Los investigadores del estudio dijeron que un área del cerebro (la corteza prefrontal anterior) podría desempeñar un papel importante en ayudar a la gente a resolver problemas difíciles y demostrar auto-control mientras trabajan para lograr sus metas.

Son muy divertidos

Advita Bihani señala que las personas altamente inteligentes tienden a tener un gran sentido del humor.

Los científicos están de acuerdo. Un estudio encontró que las personas que escribieron dibujos animados más divertidos lograron mejores resultados en las pruebas de inteligencia verbal. Otro estudio encontró que los cómicos profesionales puntuaron más alto que el promedio también en las pruebas de inteligencia verbal.

Son sensibles a las experiencias de otras personas

Las personas inteligentes pueden “casi sentir lo que alguien está pensando/sintiendo,” dice.

Algunos psicólogos sostienen que la empatía, estar en sintonía con las necesidades y los sentimientos de los demás y actuar de manera sensible a esas necesidades, es un componente esencial de la inteligencia emocional.

Los individuos emocionalmente inteligentes están típicamente muy interesados en hablar con gente nueva y aprender sobre ellos.

ser felizParte del secreto que usted tanto busca para ser exitoso está en la personalidad y en el ser humano que es frente a los demás.

No se puede pensar en conseguir unos objetivos pasando por encima de los demás, es más, por más que se le presenten situaciones tormentosas o injustas, no puede comenzar a tener comportamientos deshonestos, como hablar mal del otro, ser prepotente, creer que se está en otro nivel y mirar por encima del hombro o peor aún, mentir, con tal de salirse con la suya.

Además, piense en algo, así como en un largo periodo de tiempo usted creció y consiguió todo lo que una vez quiso, así mismo un día puede pasar que por “X o Y” motivo lo pierda todo. Al igual que en el ajedrez, un descuido lo puede llevar a un “jaque mate”. Es difícil comenzar pero es mucho más difícil mantenerse en la cima, por eso, intente ser sencillo, agradecido, humilde y dado a los demás.

Y si usted es de los que cree en el bien y el mal o la ley de la compensación, es mejor que cuide sus palabras y su comportamiento, para que todo lo que se le devuelva sean cosas buenas y oportunidades positivas para su vida.

Así las cosas, le dejamos una lista con 13 recomendaciones señaladas por Inc.com para que ponga en práctica en su vida diaria como un hábito y logre el éxito que con tanto anhelo a venido buscando, es más, estos consejos más que ayudarlo a hacerse millonario (aunque también es posible) le servirán para tener una vida más tranquila y llena de felicidad, para lo que no va a necesitar ni un solo centavo:

1. Maneje la integridad

No sea de los que profesan pero no aplican, no mire “la paja en el ojo ajeno”, más bien preocúpese por ser correcto en todo lo que haga e identifíquese con el valor que se sienta más cómodo.

2. Es importante “dar”

Se convierte en algo recíproco, cuando usted da, lo más seguro es que reciba. Y no solo nos referimos al dinero, es mucho más valioso ser generoso con el tiempo, un apoyo o simplemente el reconocimiento al otro de que lo hizo bien. Jamás dé algo esperando cosas a cambio, no es muy honesto.

3. Sea agradecido

Solo se es feliz cuando uno le agradece al otro, cuando la persona dice “gracias” le está dando mérito a eso que hicieron por él, está siendo consciente de que el otro es importante y más aún su contribución.

4. Crea en sí mismo

No se de ‘palo’, cuando haga las cosas bien, felicítese. Valore tanto sus esfuerzos como sus resultados, los errores también entran en ese grupo de cosas por las que debe sentirse orgulloso, finalmente significan que aprendió de algo y que lo superó.

5. Valore su alrededor

“Soldado advertido no muere en guerra”, no espere a que de verdad pase algo para que aprenda la lección, aproveche a los seres queridos que tiene al lado, comparta con ellos, visítelos. Aprecie cada momento, no hay nada mejor que una relación sólida con los más llegados, finalmente serán ellos los que siempre estén ahí para usted, hágalos felices.

6. Sea de “palabra”

Si quiere que los demás confíen en usted y lo respeten, cumpla con lo que dice y promete sin necesidad de tener a alguien encima para que responda. Esto es lo que más valoran las demás personas.

7. Comparta lo que sabe

Cuando enseñas lo que amas y compartes lo que sabes, abres los ojos, las mentes y los corazones a una gran cantidad de información que otros no pueden tener, y las recompensas son inmensas.

8. Viva con la conciencia tranquila

No hay nada mejor que vivir sabiendo que no se le debes a nadie nada, que no se tienen enemigos, ni rencores a nadie, eso no solo le evita conflictos, sino también contribuye con su estado de salud mental y físico.

9. Haga lo que le gusta

Ya lo dijo en su momento, el cantautor, escritor y filósofo argentino Facundo Cabral: “el que hace lo que ama está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar porque lo que debe ser será y llegará naturalmente”.

Así que ya sabe, no pierda su tiempo en cosas que son incómodas para usted más bien trabaje duro en aquello que tanto disfruta hacer.

10. Sea positivo

Todo va en la mente, su poder es increíble, porque cuando usted tiene pensamientos positivos, inconscientemente produce acciones positivas y viceversa. Así que no se queje tanto, deje de fruncir el ceño y cambie de actitud.

11. Sea valiente

Ya sabe lo que dice el viejo adagio: “La fortuna favorece a los valientes” (Virgilio).

El carácter es importante para que no se deje destruir como un castillo de naipes, sea resiliente, afronte las cosas y asúmalas, esto le ayudará a encontrar nuevas oportunidades.

12. Mantenga su personalidad

Sin importar que a los demás no le agrade, sea quien realmente es, diga lo que piensa, exprese sus opiniones sin temor a que estas tengan un rechazo. Créanos, es peor si se pone aparentar lo que no es, porque cuando los demás se dan cuenta, usted solo se convertirá en una burla.

13. Tenga un propósito

Usted solo podrá llegar a cumplir metas, si establece objetivos a corto y largo plazo. Tenga claro qué quiere y para dónde va y no olvide jamás a los demás, recuerde que es muy difícil ser feliz cuando se está solo, porque somos seres sociables por naturaleza.

Robert KiyosakiUn prometedor titular de “The Christian Science Monitor” esta semana decía, “Por qué ser emprendedor es cada vez más popular.”

El artículo hablaba sobre un informe del Kauffman Index of Startup Activity, donde se informaba que 550.000 estadounidenses iniciaban un nuevo negocio cada mes. Eso es parte de una tendencia al alza que se mantuvo durante los últimos años.

Pero, como con todo, el contexto es clave. Kauffman llama a estas empresas “adultos pasando a ser auto-empleados dueños de negocios,” y como el profesor Edward Roberts dice, “Lo que Kauffman está viendo puede de hecho reflejar el pésimo estado de la economía fuera del sector de la innovación. Puede que esté reflejando el movimiento de tantos desempleados o mal-empleados desesperados por crear su propia empresa como el equivalente de un segundo empleo, es decir, para ganar algo de dinero para mantener a sus familias.”

En resumen, gran parte de estas nuevas empresas no son empresas en absoluto. Y las personas que las inician no son emprendedores. Son personas desesperadas que se volvieron dueños de un trabajo para poder sobrevivir.

En esencia, estas personas corrieron e iniciaron un nuevo negocio, pasando de ser empleados a ser auto-empleados moviéndose del cuadrante E al cuadrante A, el lado izquierdo del Cuadrante CASHFLOW.

La diferencia entre ser dueño de un puesto de trabajo y ser dueño de un negocio

El problema es que hay una gran diferencia entre estar en el cuadrante A y ser dueño de un trabajo, y ser un emprendedor en el cuadrante D.

Si bien uno no es necesariamente mejor que el otro, Los negocios tipo A y los negocios tipo D tienen diferentes fortalezas, debilidades, riesgos y recompensas. Muchas personas que quieren iniciar un negocio de tipo D terminan con un negocio de tipo A y quedan estancados en su búsqueda por pasar al lado derecho del Cuadrante CASHFLOW; el lado D para las grandes empresas e I para los inversores.

Muchas personas tratan de pasar del cuadrante A al cuadrante D, pero sólo unos pocos lo logran realmente. ¿Por qué? Porque los conocimientos técnicos y humanos necesarios para tener éxito en cada cuadrante son diferentes. Debes aprender las habilidades y la mentalidad requerida por un cuadrante para poder lograr el verdadero éxito allí.

Habilidades de negocios de Tipo-A Vs. Tipo-D

Si eres dueño de un negocio tipo D, puedes irte de vacaciones un año, volver, y encontrar tu negocio más rentable que cuando lo dejaste. En un negocio tipo A, si te tomas unas vacaciones de un año, no tendrás ningún negocio para cuando vuelvas.

¿Cual es la diferencia?

Poniéndolo simple, un negocio tipo A es un puesto de trabajo. Un negocio tipo D posee un sistema y luego contrata grandes empleados para operar dicho sistema. Es por eso que si un dueño de negocios de tipo D se encuentra de vacaciones, los ingresos igual siguen entrando.

Para tener éxito, el dueño de un negocio tipo D requiere:

• Poseer y controlar un sistema, y
• La capacidad de liderar personas

Para que un A pueda evolucionar a un D, necesita convertir quien es y lo que sabe en un sistema, y muchas personas no son capaces de hacer eso… o a menudo están demasiado apegadas a su sistema autónomo como para alejarse y dejar que otras personas se encarguen.

¿Puedes hacer una mejor hamburguesa que McDonald’s?

Para ilustrar mi punto, compartiré contigo una técnica que utilizo para determinar si alguien es un A o un D cuando me piden consejo sobre cómo iniciar un negocio.

Por lo general, estas personas me dicen que tienen una gran idea para un nuevo producto o idea. Escucho, por lo general durante unos 10 minutos, y dentro de ese tiempo puedo decir dónde está puesto su enfoque, ya sea en un producto o en un sistema. En esos 10 minutos, por lo general escucho palabras como éstas:

• “Este es un producto mucho mejor que el que hace XYZ”.
• “He buscado por todas partes, y nadie más tiene este producto.”
• “Te voy a dar la idea de este producto, lo único que quiero es del 25 por ciento de las ganancias.”
• “He estado trabajando en este producto durante años.”

En este punto, por lo general les pregunto una cosa: “¿Puedes tú personalmente hacer una mejor hamburguesa que McDonalds?” Hasta ahora, todo el mundo me dijo que sí. Todos pueden preparar una hamburguesa mejor.

Entonces les pregunto: ¿Puedes tú personalmente construir un negocio mejor que el de McDonalds?

La hamburguesa Vs. El negocio

Algunas personas ven la diferencia de inmediato… y algunas no. La diferencia marca si una persona está fijada en el lado izquierdo del cuadrante, el lado de los E y A, en el que se enfocan en la idea de una mejor hamburguesa; o en el lado derecho del cuadrante, el lado D e I, en el que se enfocan en el sistema de negocio.

Hago todo lo posible para explicarles que hay un montón de emprendedores que ofrecen mejores productos o servicios, así como hay miles de millones de personas que pueden hacer una mejor hamburguesa que McDonald’s; pero sólo McDonald’s creó un sistema que le sirve a miles de millones de personas.

Si la gente comienza a ver esta verdad, les sugiero visitar un McDonald’s, comprar una hamburguesa, sentarse y observar el sistema que entrega esa hamburguesa. Toma nota de los camiones que entregan la carne, el ganadero que crió la carne, el comprador que la compró, y los anuncios de televisión que la venden. Nota el entrenamiento y a los empleados. Ve la decoración, las oficinas regionales, y toda la corporación. Si pueden comenzar a entender el cuadro completo, entonces tendrán la oportunidad de pasar al lado D-I del cuadrante.

La realidad es que hay ilimitadas nuevas ideas, miles de millones de personas con productos y servicios que ofrecer, y sólo unas pocas que saben cómo construir un sistema de negocio excelente.

habitoMucha gente no hace muchas cosas porque las ve inaccesibles para ellas. No forman parte de su realidad. Y esto sucede porque pasan por alto que un gran éxito no es otra cosa que la suma de muchos pequeños éxitos.

A ningún estudiante se le pasa por la cabeza obtener su licenciatura universitaria en un año, sino que ese título añorado se fragmenta en cuatro años, y a su vez cada uno de ellos se fragmenta en semestres. En cada semestre uno está enfocado en las asignaturas que tiene que aprobar y no en las del semestre siguiente o en las del siguiente año. Y así, poco a poco y peldaño a peldaño, uno va sumando asignaturas que van completando todo el plan académico hasta llevarse el título debajo del brazo.

El actor de cine Will Smith, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 9ª edición) decía en cierta ocasión:

«Jamás digas que hay algo que no puedes hacer. No se trata de construir la pared más grande e impresionante de un día para otro. Pon un ladrillo cada vez. Di: ‘voy a poner este ladrillo tan perfectamente como un ladrillo puede ponerse’. Y si lo haces todos los días pronto tendrás una pared grande e impresionante.»

De ello ya hemos hablado aquí muchas veces porque no es otra cosa que aplicar nuestra fórmula:

Poco + Poco = Mucho

O dicho de otra manera: un poco que parece insignificante, más otro poco que parece insignificante, más otro poco que parece insignificante… siempre acaba haciendo una gran diferencia con el paso del tiempo.

Ya sabes lo que decía el escritor uruguayo Eduardo Galeano: «Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden transformar el mundo».

¿Y en qué se basa la fórmula del Poco + Poco = Mucho? En dos cosas:

1. Constancia.

Todos los días debes hacer algo que te conduzca a tu objetivo. La constancia es el fondo de la virtud. Detrás de esos personajes que creemos dotados de grandes talentos por la diosa naturaleza, lo que hay es mucha constancia.

No hay pócimas milagrosas, ni fórmulas especiales. Detrás de cualquier logro grande lo que hay es trabajo duro focalizado en una determinada dirección sin dispersarse. En la fábula, la tortuga le gana la carrera a la liebre, a pesar de que esta última era más rápida.

2. Paciencia.

Debes saber esperar sin desesperarte. Porque no se siembra hoy y se recoge mañana. Y además, entre la siembra y la recogida, a veces hay malas cosechas, periodos de sequía, plagas etc.

Ya sabes lo que decía Santa Teresa: «La paciencia lo alcanza todo»; o George Savile: «Quien es un maestro en paciencia es un maestro en todo»; o un proverbio chino: «Con el tiempo y con paciencia la hoja del moral llega a ser seda».No intentes abarcar demasiado.

El problema de mucha gente es siempre el mismo, querer mucho en poco tiempo, lo que les lleva a empezar con mucha fuerza algo y al poco se desinflan. Son personas ‘gaseosa’. Las personas somos seres de hábitos, y el proceso de cambio debe ser gradual consistente en unas pautas que se basan en ir de menos a más:

— Cuando alguien quiere adelgazar, deja de comer de todo de la noche a la mañana… pero al final no puede aguantar ese ritmo (no está acostumbrado) cede y se da el atracón y recupera su peso (o incluso más).

— Cuando alguien quiere tener un cuerpo diez (y nunca ha hecho deporte), se mete al principio unas buenas palizas en el gimnasio… pero al final deja de ir porque no es sostenible y desiste ya que no tiene el hábito formado.

Lo que se intenta es tan duro respecto al estilo de vida llevado hasta el momento, que los esfuerzos duran poco. Y es que las cosas funcionan de otra manera. Otro personaje conocido de este blog, Jack Canfield (@jackcanfield), autor de Los principios del éxito, escribe:

«Siempre que se disponga a mejorar sus capacidades, cambiar su comportamiento o mejorar su vida, comience por incrementos pequeños. Querer hacer demasiado en poco tiempo sólo conseguirá desanimarlo.»

Hay que evitar a toda costa las experiencias negativas. Si te exiges demasiado desde el primer día, fracasarás y te frustrarás, y ello te llevará a abandonar. Si te marcas metas pequeñas y las cumples, te sentirás bien contigo mismo, y ello te animará a seguir adelante. Pero debes ser constante y tener paciencia.

No te saltes etapas. El éxito es un proceso ¿Sabes qué es lo que ocurre cuando intentas saltarte etapas? Que tienes que volver al principio y empezar de cero otra vez. Por eso tanta gente ha empezado dieta cinco veces; o se ha apuntado al gimnasio las mismas; o ha empezado de nuevo inglés otras tantas.

Como decía Warren Buffett en una ocasión: «No intento saltar vallas de dos metros; busco a mi alrededor escalones de centímetros por los que pueda pasar por encima».

Esto es muy común en el mundo de las finanzas personales. La gente no ahorra porque cree que es muy poco lo que puede ahorrar. Lo que no se dan cuentan que ese poco sumado a lo largo del tiempo acaba haciendo una diferencia. Es el efecto ‘milagroso’ (y geométrico) de la capitalización compuesta, donde al capital inicial se le suman los intereses generados con lo que el capital cada vez va siendo más grande y por tanto también los intereses generados sobre ese capital.

Si una persona invirtiese 100 euros al mes, desde los 20 a los 65 años, con una tasa de rentabilidad anual del 10%, al retirarse tendría 1.118.000 euros.

Esa es la filosofía del binomio constancia-paciencia: hacer un poco cada día y no tener prisa. Thomas J. Stanley y William D. Danko, autores del excelente libro El millonario de la puerta de al lado —el estudio más riguroso sobre millonarios— escriben:

«¿Te has fijado en esa gente que vemos corriendo y entrenándose cada día? Son los únicos tipos que no parecen necesitar correr. Pero están en plena forma gracias a que corren. Quienes tienen mucho dinero trabajan para mantenerse económicamente en forma, pero quienes no están económicamente en forma hacen muy poco por cambiar su condición.»

Las pequeñas cosas acaban convirtiéndose en grandes con el paso del tiempo. El pequeño dolor al que no diste importancia en su día se convierte en una gran enfermedad; los pequeños gastos (café, tabaco, etc) que no controlaste en su momento, acaban suponiendo un montón de dinero cuando uno echa la vista atrás. Y así pasa con todo.

No tengas miedo de ser modesto al principio. Los comienzos son siempre discretos. Lo importante es empezar, dar el primer paso, porque ese primer paso te sitúa por delante que si no hicieses nada, y cada paso que das estás más cerca de tu objetivo.

Muchas veces hemos escrito que una de las claves del éxito es empezar pronto, porque cuanto antes empieces, antes acumularás conocimiento, experiencia, habilidad, dinero, contactos, o lo que sea. Por eso, el tiempo es la variable más importante de la vida, porque cada hora que pasa ya no vuelve, o se aprovecha o se desaprovecha.

El poeta Hesíodo decía: «Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho».

Y para empezar pronto la clave es decidir cuanto antes dónde quieres llegar, porque cuanto antes decidas donde quieres llegar con claridad, antes podrás dedicar tu tiempo, energía y recursos hacia esa meta. Lo relevante es tener un sentido claro de dirección.

Vivir MejorSi usas alertas en tu teléfono o notas adhesivas en tu escritorio para recordar que debes completar una tarea, los investigadores descubrieron una manera más sencilla, más eficaz para activar tu memoria… e involucra el muñeco de un extraterrestre.

Las alertas de los calendarios, las notas, e incluso el anticuado hilo-alrededor-del-dedo funcionan de vez en cuando, pero no siempre ofrecen el recordatorio en el momento que más lo necesitas, y son tan comunes que son fácilmente pasados por alto o ignorados.

Un nuevo reporte publicado en la revista Psychological Science concluye que usar recordatorios por asociación es un mejor método para recordar.

En un estudio realizado en la Wharton School, se les pidió a los participantes completar una tarea en equipo de una hora de duración. Se les dijo que se haría una donación a un banco de alimentos como resultado de su participación si ellos agarraban un clip de papel cuando recogieran su pago. A un grupo se le dijo que una estatua de elefante estaría sentada en el mostrador donde recogerían sus pagos como recordatorio para agarrar el clip de papel, y al segundo grupo simplemente se les daría las gracias por su participación. Setenta y cuatro por ciento de los estudiantes que vieron la estatua del elefante recordaron tomar el clip de papel, comparado con el 42% de aquellos que no recibieron una señal.

En otro experimento, a los clientes de una tienda de café se les dio un cupón que sería válido dos días más tarde. A algunos clientes se les dijo que el muñeco de un extraterrestre estaría sentado cerca de la caja registradora para recordarles que debían utilizar su cupón. De los clientes a los que se aviso de la señal, el 24% recordaron usar su cupón, mientras que el 17% de los clientes a los que no se les aviso de la señal aprovecharon el descuento.

“Nuestros resultados sugieren que las personas son más propensas a seguir sus buenas intenciones si se les recuerda con señales visibles que aparezcan en el lugar y la hora exacta en que puedan ocurrir”, escribe Todd Rogers, coautor del estudio y profesor asociado de política pública en Harvard Kennedy School.

Cómo usar los recordatorios asociativos en la vida cotidiana

Los recordatorios través de la asociación son una forma eficaz, barata y de bajo esfuerzo para recordar las tareas que tienden a perderse en el ajetreo de la vida diaria. Funcionan porque no tienes que preocuparte por si la tecnología falla, y puedes construir un recordatorio de asociación para el momento correcto, dice Katherine Milkman, coautora del estudio y profesora asociada de operaciones, información, y decisiones en la Wharton School.

“La técnica es especialmente eficaz cuando te estás quedando dormido y de repente recuerdas que hay algo que tienes que hacer al día siguiente,” dice ella. “Tal vez necesitas enviar un cheque por correo. Puedes esperar recordarlo, o puedes crear una señal para ti en tu mente.”

Piense de antemano algo que el día siguiente pueda estar fuera de lo común, sugiere Milkman. Cepillarte los dientes, por ejemplo, es algo que haces todos los días y es menos probable que llame tu atención, pero tal vez haya una fiesta en el trabajo.

“Dite a ti mismo: ‘Cuando vea a todo el mundo ir a la sala de conferencias, recordaré que tengo que enviar por correo el cheque’”, dice Milkman.

Otra forma de utilizar un recordatorio por asociación es poner algo inusual en tu camino. Si bien muchas personas dejan notas, nuestras vidas están a menudo tan desordenadas que es fácil pasar por alto estas cosas o hacer que se mezclen con el fondo. Milkman usa el muñeco del extra-terrestre como su señal.

Tiene que ser algo fuera de lo común, algo que te haga preguntar, ‘¿Por qué diablos esta eso ahí?’” dice. “Atar un recordatorio en tu cerebro a un momento determinado u objeto, disparará tu memoria. Te obligará a pensar y preguntarte: ‘¿De dónde salió eso?’ Cuanto más distintiva sea, mejor funcionará.”

Richard BransonYa sea que estés interesado en comenzar tú propio negocio, mejorar tus habilidades de liderazgo, o simplemente buscas de la inspiración de uno de los más grandes empresarios de nuestro tiempo, el multimillonario Richard Branson tiene las respuestas.

Según el sitio web Business Insider, Richard Branson es el único empresario que ha construido un conglomerado de ocho multimillonarias compañías, en ocho industrias diferentes – y lo hizo sin un título universitario en negocios.

En su libro “Like a Virgin: Secrets They Won’t Teach You at Business School”, Richard escribió:

“Si hubiese continuado con mi educación el tiempo suficiente para aprender la lista convencional de lo que se debe hacer y lo que no a la hora de empezar un negocio, me pregunto a menudo que tan diferente sería mi vida y mi carrera.”

De su nuevo libro, “The Virgin Way: Everything I Know About Leadership” – Aquí están los mejores 23 consejos del magnate para el éxito:

23. No lo hagas si no lo disfrutas

Manejar un negocio toma sudor, sangre y lágrimas (y cafeína jaja..). Pero al final del día, estarás construyendo algo de lo que estarás muy orgulloso.

22. Se VISIBLE

Asegúrate de aparecer en las páginas del frente y no en las páginas traseras. Vas a tener que salir y venderte a ti mismo. Haz el ridículo, haz lo que sea. De otra manera no sobrevivirás.

21. Escoge el nombre de tu MARCA inteligentemente

El nombre único y la marca que su compañía “Virgin Group” emplea es una de las cosas que ha hecho de este conglomerado multinacional todo un éxito. Branson se asegura que el nombre “Virgin” represente el valor, servicio mejorado y un enfoque atractivo con toques frescos.

20. Escucha MÁS. Habla MENOS

“Escucha”, y “cállate”, señala Branson. La única manera de escuchar a otra persona es estando en silencio, sin interrumpirlos o sin planear lo que vas a decir una vez que ellos terminen.

Branson nunca va a ningún sitio sin un cuaderno para escribir las cosas que otras personas te dicen y poder recordarlas. Es su arma de negocios secreta, él dice, ya que te lleva a nuevas ideas de negocios.

19. No podrás manejar un negocio sin tomar riesgos

Uno de los dichos favoritos de Branson cuando aconseja a las personas a tomar riesgos:

“Los valientes a lo mejor no vivirán para siempre – pero los cuidadosos no vivirán del todo.”

Cada negocio conlleva a riesgos. Prepárate para caer, dice Branson, pero el éxito rara vez viene por jugar a lo seguro. Puedes que caigas, pero Branson también señala que: “no hay tal cosa como el fracaso total.”

18. La primera impresión es TODO. Y la segunda TAMBIÉN

La primera impresión que causes en los clientes será posiblemente cuando los adquieras. La primera impresión es extremadamente importante dice Branson, pero la segunda es igualmente de importante.

La segunda vez que un cliente contacta Virgin, es usualmente porque están teniendo problemas con el producto o servicio. La forma como te presentes a ti mismo y cómo representes la marca en estas situaciones dice mucho sobre la forma en que la compañía mantiene buenas relaciones con los clientes y cómo maneja los obstáculos.

17. La perfección es inalcanzable

“Hay un peligro inherente en permitirle a la gente pensar que han perfeccionado algo,” – dice Branson.

“Cuando creen que lo ‘han logrado’, la mayoría de las personas tienden a relajarse y sentarse en sus laureles, mientras muchos otros trabajarán fuertemente para mejorar su trabajo.”

Por esta razón Branson nunca le da a nadie una evaluación 100% perfecta de su trabajo. Él cree que no importa que “tan brillantemente concebido” algo sea, siempre hay una forma de mejorarlo.

16. No puedes hacerlo TODO tú SOLO

El arte de delegar es una de las destrezas más importantes de cualquier empresario. Es imposible hacerlo todo tú mismo, y es imposible ser bueno en todo lo que haces.

Por eso es que Branson recomienda “contratar a personas que sean fuertes en tus debilidades” – personas que pueden rellenar los vacíos y tomar las tareas de tu plato que no son tu fuerte, o que no puedes hacer porque no tienes el tiempo.

15. El cliente siempre tiene la razón… la mayor parte del tiempo

El cliente siempre tiene la razón… a menos que estén equivocados. Las opiniones de los clientes son importantes, pero “no debes construir tú sistema de servicio al cliente sobre la base que tu organización nunca cuestionará los caprichos de tus clientes,” dice Branson.

Se prudente en no dañar las relaciones con clientes o con el personal, con tus políticas de servicio al cliente.

14. Define tu marca

En lo que se refiere a definir tu marca, Branson te aconseja a enfocarte en sólo una cosa: “encontrar nuevas formas de ayudarle a las personas a pasarla bien.”

Aférrate a lo que ya conoces. Promete poco y entrega más. Porque si no defines tu compañía, tus competidores si lo harán.

13. Explora terrenos desconocidos

Traducción en los negocios: Todavía hay muchas cosas que no se han descubierto, inventado o logrado. Explorar áreas desconocidas podría promover nuevas ideas y fomentar la innovación.

12. Tú haces tu propia suerte

No es que Branson no crea en la suerte. Él simplemente cree que es algo que puedes cambiar y manipular simplemente al no tener miedo de fracasar.

“Quien quiera hacer un esfuerzo de trabajar en su suerte puede, y la mejorará grandemente.”

11. Ten cuidado del ambiente “Nosotros vs Ellos”

Un lugar de trabajo debe ser uno en el que el jefe y sus empleados se comuniquen bien y trabajen juntos para alcanzar la misma meta.

Si piensas que podría haber discrepancias o tensión entre los empleados y la gerencia, Branson aconseja chequear con la gerencia intermedia primero para tratar de descubrir la raíz del problema y como afrontarla directamente.

10. Construye una zona de confort corporativa

Los empleados deben sentirse libres y alentados a expresarse abiertamente sin confines rigurosos para que puedan hacer mejor su trabajo y puedan tomar mejores decisiones de alto impacto.

“Se necesita un equipo de trabajo comprometido y motivado para entregar un producto o servicio de primera clase y construir una empresa exitosa y sostenible.”

9. No todas las personas están capacitadas para ser Directores Ejecutivos (CEO)

Un gerente necesita ser alguien quien “saque lo mejor de cada persona”, alguien que se comunique bien con otros y ayude a un empleado a aprender de un error en vez de criticarlo por el error. No todas las personas pueden hacer este tipo de liderazgo bien, y eso está bien.

8. Obtén un MENTOR

Un buen mentor entenderá cómo trabajar contigo y guiarte.

De joven, Branson encontró un mentor en David Beevers, un contador y amigo de sus padres que le enseñó lo básico de contabilidad y le ofreció un enfoque sabio y paciente hacia los negocios, que Branson todavía usa en su propia vida.

“Tomar el mundo por sí sólo es un enfoque admirable pero insensato y lleno de errores.”

7. Busca una segunda opinión y luego una tercera

Debes aprender a escuchar bien para poder tener éxito, y eso significa compartir:

“cada idea que tienes, compártela con un número de personas antes de finalmente decir, ’No vamos a llevarla a cabo’, ó ‘Hagámoslo’.”

Se minucioso e intencional antes de llevar a cabo cualquier decisión. En los negocios, buscar una variedad de opiniones “podría ahorrarte mucho tiempo y dinero,” dice Branson.

6. Rompe vínculos sin romper con todo

Los proyectos empresariales con otra persona, ya sea un amigo o una pareja, no siempre funcionan. Si este es el caso, los exitosos empresarios saben cuando separarse. Pero solo porque decides tomar otra dirección, no significa que las cosas tengan que terminar mal, especialmente con un amigo, dice Branson.

“Maneja cualquier problema rápidamente y directamente, y termina la relación tan amigablemente como sea posible.”

5. Levanta el teléfono

Es maravilloso saber de tecnología, pero no mandes un mensaje de texto o un correo electrónico cuando deberías llamar.

“La calidad de las comunicaciones en los negocios ha empeorado en los últimos años debido a que las personas evitan llamadas telefónicas y reuniones en persona, sólo puedo suponer, en algunos búsqueda, buscar erróneamente la eficiencia,” dice Branson.

4. Siempre escoge ‘Personalidad’ sobre experiencia

Algunas personas tienen facilidad para ciertas tareas, pero las destrezas casi siempre se pueden enseñar. Branson dice que cuando se trata de contratar a alguien, “la clave es enfocarse en la personalidad en vez de cualquier otra cosa que puedas ver en su currículum vitae.”

3. No se debe temer a los cambios, pero deben manejarse bien

“Las compañías no son a prueba de futuro,” dice Branson, y nada dura para siempre. Un empresario debe estar preparado para adaptarse y evitar sentir nostalgia sobre la misma compañía.

2. Cuando cometas errores ¡LEVÁNTATE! – NO te dejes caer

Tu decisión no siempre será la mejor decisión. Todos cometemos errores, pero lo mejor que puedes hacer en cara de un error es afrontarlo. Cuando se comete un error, no dejes que te consuma. Descubre el problema y trabaja en arreglarlo.

1. Se un LÍDER, NO un jefe

La imagen clásica de “el jefe” es un anacronismo. Un jefe ordena, mientras que un líder organiza. Un buen líder es alguien que no solamente ejecuta sus propias ideas, pero también inspira a otros a presentar las de ellos.

crecerHace unos días, y como parte de los muchos emprendedores que buscan comprender de una manera más profunda al mundo, tuve ese gran sentido de urgencia por encontrar contenido de valor que me hiciera sentir nutrida a nivel emocional.

En términos más concisos, estaba en búsqueda de inspiración.

En este punto, y como en ocasiones anteriores, tuve la gran suerte de descubrir una plática de TEDx; TED es una organización sin fines de lucro que comparte, alrededor del mundo, grandes ideas por medio de pláticas que abarcan distintos enfoques y temas.

Esta plática en particular, Dulces son los frutos de la adversidad, impartida por la actriz mexicana Karla Souza (El video está al final), me permitió analizar y sacar mis propias conclusiones acerca de la importancia de confiar en quiénes somos, en lo que hacemos y al lugar al cual deseamos llegar por medio de nuestro trabajo.

Entonces, ¿qué debemos hacer en nuestros momentos de mayor incertidumbre?

Confía

Sí, todos sabemos que el reto del emprendedor es grande, pero algo que solemos olvidar es que mucho recae en nuestra capacidad de creer que somos capaces de alcanzar el éxito. Mantener una actitud optimista nos brinda la capacidad de ver oportunidades en lugares donde otros solo logran visualizar puertas cerradas.

Situación: Tienes una junta con un cliente prospecto el cual, por recomendación, confía en tu empresa. Éste te expone sus necesidades afirmando que cumplir con los requerimientos que solicita puede ser complicado. Ahora, en este momento, y para aquellos negocios que solo buscan cumplir por cumplir, lo más sencillo sería afirmarle al cliente que, en efecto, ejecutar ciertos lineamientos es imposible, pero a diferencia de ellos, tú y tu negocio deben entrar como diferenciador con la confianza de poder ofrecer soluciones con base en la experiencia.

Tan solo piensa en esto, si esta persona se puso en contacto contigo entre, probablemente, muchas otras opciones y tienes la oportunidad de demostrar todo aquello que tu negocio puede ofrecer, ¿qué te detiene? Ganarte la confianza de tus clientes sí depende también de la seguridad con la cual te desenvuelvas ante ellos.

Crea oportunidades

En relación al punto anterior, recordemos lo siguiente: “[…] ver oportunidades en lugares donde otros solo logran visualizar puertas cerradas.”

Crear oportunidades en realidad significa salirnos de nuestra zona de confort, que para este punto sabemos es una constante si deseamos sobrevivir en un mundo lleno de gente emprendedora. Por ello, la mejor manera de hacerlo es atreviéndonos a hacer las cosas de una forma distinta: entablar conversaciones con distintos tipos de personas, acudir a eventos de emprendedores aún sin conocer a nadie, etcétera. Las oportunidades surgen muchas veces de donde menos lo consideramos.

Situación: LinkedIn es una de las mejores herramientas para crear un primer contacto con gente afín a tu área de negocio. A mí en lo particular me sucedió tras recibir una solicitud de una persona del área de comunicación que no conocía.

Su información de contacto me resultó interesante y decidí escribirle ese mismo día; en dicho mensaje le comenté sobre mi experiencia, mi empresa, sus servicios y cómo consideraba que podría resultar interesante trabajar en conjunto. Horas más tarde, recibí un correo con una propuesta de día y hora para vernos.

Mi aprendizaje más grande fue el darme cuenta de que nadie nos limita de crear oportunidades y que no perdemos nada con arriesgarnos.

Recuerda, el no ya lo tienes, ¿qué vas a hacer para obtener el sí?

Enfócate

La vida de un emprendedor se rige, entre muchos otros aspectos, por el cambio. Esto, en ocasiones, nos orilla a resolver situaciones a prueba y error con la finalidad de alcanzar objetivos y metas en concreto, cuando en realidad, y desde un inicio, podríamos utilizar un buen enfoque para obtener de una manera más confiable aquello que deseamos para nosotros y nuestras empresas.

Situación: Al vivir largas jornadas laborales, darnos cuenta de que el trabajo no se termina o no llega, es normal que surja el momento en que nos cuestionemos: “¿por qué estoy haciendo esto?”

Si actualmente te es difícil responder esta pregunta, es probable que tu enfoque no esté claro, que éste haya evolucionado o simplemente que aún sea inexistente. Ahora bien, si notas que tu enfoque actual no está dando resultandos, es válido redirigirlo hacia una nueva dirección que resulte mucho más favorable.

Aprende

Al mantener vivo el deseo por aprender tendencias nuevas sobre tu área de negocio, el mundo, idiomas u otras culturas estás alimentando tu creatividad e incorporando nuevas habilidades a tu vida diaria. Lo habrás escuchado anteriormente, pero es una realidad que en un mundo que está en constante cambio es inevitable no adaptarnos y ofrecer servicios, productos o soluciones que satisfagan lo que el público solicita.

Situación: Obsérvate desde afuera como si tú fueras el cliente. ¿Qué preguntas te harías? ¿Qué dudas te surgirían? ¿Cuáles serían tus requerimientos? ¿Qué esperas del producto o servicio que ofrece tu empresa? ¿Qué está haciendo la competencia? ¿Qué necesitas mejorar? ¿Qué hay de nuevo allá afuera? Adelantarnos a las expectativas o preguntas de un cliente es también una forma de aprender sobre nuestro propio negocio.

cambiar tu mundoDescubrir quién eres y qué quieres, aunque duela. Ahora, sin esperar más.

Hacerte una cabaña con las astillas que llevas clavadas en las arrugas de tu conciencia.

Inventarte una palabra nueva que te sirva de palanca para levantarte cuando te pesa tanto el cuerpo que los párpados se pegan a tus pies.

Coserte el alma a los pies para que te siga cuando el cansancio susurre en tus oídos algunos versos desesperados.

Jurarte amor eterno para cuando las ranas hayan usurpado la identidad a todos los príncipes azules y soñados y descubras que puedes apoyarte en ti.

Tropezar mil veces, pero con piedras distintas para que al menos encuentres la moraleja y el sentido a tus fracasos.

Pasar mil noches en vela escribiendo poemas de amor para un amante inventado, para que surja, para que exista, para que tus palabras atraviesen las paredes y lleguen a un lugar donde alguien espera tener quién le escriba. Y si no aparece, escríbete a ti…

Vestir como la persona que sueñas ser sin esperar a serlo, para que salga de dentro, para que se acostumbre a pasear en tu mundo. Para que tu yo más verdadero salga de la cáscara y se dé cuenta de que merece la pena el esfuerzo.

Tentar la suerte y atreverte a decir eso que callas. A ver qué pasa, a ver qué sucede, a ver si la rutina se escapa por el sumidero y no vuelve.

Buscar la lluvia y mojarse. Que el pelo se te pegue a la cara y la ropa al cuerpo. Soltar el paraguas y chapotear en tu vida hasta quedar agotado.

Reírse aunque no haga gracia. Como ensayo general para una risa verdadera y mágica… Reírse aún cuando nadie se ríe y notas que algunos odian tu risa porque no tienen la suya propia.

Ser feliz con lo puesto. Ahora… Apretar a tus neuronas hasta ver el lado amable de las garras que te sujetan la garganta… Descubrir que tal vez son imaginarias y llevas tiempo amarrado a fantasma que no existe por un temor estúpido.

Amar tus torpezas y besar tus debilidades… Airear tus defectos y ver que en realidad son mapas que seguir hasta encontrar tesoros ocultos.

Perder el tren y llegar tarde a la rutina. Vencer la inercia y empezar a moverse hacia otro lado, para llevar la contraria… Para hacer gimnasia con tu impertinencia y conseguir que no se te olvide que puedes decir que no, cuando no quieres algo y que puedes tener sueños inabarcables, aunque tu cuerpo sea muy pequeño.

Saber que amas y no ocultarlo, aunque no te corresponda más que el viento. Guardar esos besos y abrazos imaginarios hasta encontrar a quién los merezca. No malbaratarlos con amores mediocres ni amantes menores… Reconocer lo auténtico, lo sublime… Y entonces destapar el tarro de caricias dormidas que buscan piel y roce sin cordura ni sensatez. Para que no te quede un pedazo de cariño por dar a quién realmente sabe bucear en tus miserias sin salir corriendo.

Encontrar un recuerdo hermoso. O dos. Atraparlos para tenerlos a mano, para cuando el sol se atenúe y todas las puertas de la compresión estén cerradas…

Imaginarte tomando café en una plaza, en algún lugar del mundo, mientras la gente pasa y sonríe… Mientras tú sonríes por dentro con ansia y sabes que no vas a parar hasta viajar a ese momento.

Hacer en línea recta lo que siempre haces con rodeos… Buscarle las curvas a los atajos que siempre tomas para no encontrarte con tus demonios ni recordar tus miedos.

Borrar de tu lista el número de teléfono de aquellas personas que no te respetan.

Demoler todos tus escondites y soltar todos los amarres a ese pasado pegajoso donde habitan tus culpas y tus complejos.

Ser ferozmente ambicioso con tus sueños y estar dispuesto a dejarte la piel por acariciarlos…

Huir de todo aquello que suene a excusa, que huela a rancio, que parezca gastado y te ayude a quedarte en la burbuja. Romper la burbuja y notar el frío y saber que estás vivo. Alejarte de los decorados y pisar la vida real.

Fabricarte una manta inmensa e imaginaria. Para el frío, para el sueño, para el desamor y las noches eternas. Para compartirla y dejarla guardada si crees que corres el riesgo de esconderte en ella y podrías perderte algo hermoso.

Desafiar las leyes de la gravedad y volar, con el pensamiento, con las ganas de salir del círculo vicioso, con la emoción de saber que pase lo que pase sabrás encontrarte los pies para seguir caminando

Dejar de pensar qué piensan los demás, dejar de meternos en sus cabezas para adivinar como nos ven desde su mirada distorsionada…

Dejar de convivir con ese enemigo que llevas dentro y que es tan cruel contigo mismo. Quererte sin tregua ni prejuicio… Mirarte con ojos tiernos…

Encontrar un hueco para detenerse a pensar… En una muralla cercana, en una calle estrecha, en un rincón perdido, en una cima solitaria o en ese zona de tu cerebro donde habitan las emociones y todo se decide a golpe de sensación.

Cambiar de camino ahora, sin esperar a llegar a casa para dibujar un nuevo itinerario, sin saber qué esconden sus esquinas, sin mirar a los lados esperando al aprobación de nadie.

Decir algo que hace mucho que callas y ya no soportas mantener guardado porque te quema.

Hacer lo que no harías nunca, pero deseas desesperadamente.

Dibujar una ventana a tu nueva vida en una pared blanca y saltar por ella a ti mismo… A ver quién te recibe.

30Cuando usted se gradúa del colegio, empieza a escuchar recomendaciones de sus profesores y amigos por las carreras que pude escoger para estudiar.

Una vez termina la universidad, empiezan los comentarios de la necesidad de comprar casa o, si ya tiene pareja, de por qué no son buenas “las relaciones tan largas” y se debe pensar en el matrimonio.

Luego, cuando se ha casado y ya considerado comprar vivienda, surgen los rumores de “cuándo vendrán los hijos”… y así, sucesivamente, siempre existirá esa tensión por lograr, lograr y lograr cosas.

Pero curiosamente la generación de los Millennials ha llegado a cambiar esa percepción y ha dicho muchas veces “no” a esos modelos sociales que se venían siguiendo durante tantos años atrás. Es así como muchos de ellos que hoy en día son reconocidos empresarios, como Mark Zuckerberg, han cambiado su forma de pensar con respecto al éxito, para hacer de su pasión y sus sueños el verdadero combustible para triunfar.

No obstante, hay muchas personas que ni siquiera a los 30 años llegaron a imaginar lo que pasaría durante su próximo década de vida y que, de un momento a otro, pudieron encontrar ese camino que realmente los llevaría a cambiar por completo su vida y a hacer de su pasión una fuente de ingresos importante, así como convertirse en la referencia de millones de personas más.

Con esto, queremos decirle que hay muchos consejos que usted puede llegar a recibir de todas las personas que quiere y en las que confía y que, aunque buscan orientarlo para tener un mejor futuro, no necesariamente son situaciones que usted debe hacer o cumplir para alcanzar su felicidad.

Así, aquí le dejamos un listado de un par de situaciones que pareciera que a los 30 se tienen que “tener claras” pero que, según la misma experiencia de grandes personalidades y empresarios, no es necesario alcanzarlas cuando se llega al tercer piso:

No han empezado su propio negocio

Aunque hoy ya existe un listado de los empresarios más ricos menores de 30, hecho por Forbes, hay tantos otros que sólo hicieron su fortuna años después. Un caso representativo es el de Ray Kroc, empresario de Mc Donalds, quien sólo hasta que cumplió 50 descubrió en el negocio de la comida rápida una oportunidad de emprendimiento.

Tim Westergren, fundador de Pandora Radio, empezó su compañía cuando tenía 35 años, cuando su profesión en la música no había sido muy exitosa y le tocó trabajar de niñero, para mantenerse. Entonces, en medio de esa crisis, surgió la idea de crear una emisora online.

No han descubierto su verdadera pasión

El más emblemático es el de la famosa diseñadora Vera Wang, quien sólo hasta después de casarse y llegar a los 40 años, decidió ser diseñadora y empezó a construir un emporio con su talento y bueno, con su tienda de vestidos de novia.

Lo mismo sucedió con Donald Fisher, quien a los 41 años, junto con su esposa Doris, fundó la famosa marca de ropa GAP, incluso, luego de varios fracasos de intentos empresariales. Ahora es un una compañía de $ 16 mil millones años, con más de 3.200 lugares en todo el mundo.

No tenían idea de qué hacer con su vida

Jack Dorsey, de Twitter, es un ejemplo de ello, pues a mediados de sus 20 era de quienes lo único que le importaba era mejorar su técnica en el skateboard. Quizás similar a este fue el caso del fundador de Paypal, quien había estudiado leyes y estaba dedicando su vida a ello, aunque era algo que odiaba por completo.

No han tenido una carrera profesional exitosa

Al respecto, el caso de personalidades grandes como Jack Ma, de Alibaba o Jan Koum, de WhatsApp; son ejemplo de ello.

Mientras el empresario chino sólo llegó a usar un computador después de sus 30 años y fue rechazado de más de 30 trabajos (incluyendo KFC); Koum fue rechazado en su aplicación de trabajo en Facebook. Ninguno de los dos llegó a imaginar los imperios que construirían luego de que no se consideraban exitosos profesionalmente.

No saben manejar bien el dinero

Ben Horowitz, fundador de Loudcloud a los 33 años, luego de graduarse de la universidad en 1988, estuvo saltando de un trabajo a otro durante siete años, una inestabilidad que casi siempre lo llevaba al borde de declararse en quiebra

Otros casos como el de Henry Ford (de los vehículos), Walt Disney o Milton Hershey (de los chocolates), también fueron muestras de cómo esa habilidad financiera de administrar bien el dinero sólo la supieron desarrollar años después de tener sus empresas.

Reibox BlogClaro, un montón de personas súper exitosas son madrugadoras, pero no tienes que levantarte en las primeras horas de la mañana para tener un día productivo.

Sólo tienes que tener una gran rutina mañanera.

Y si hay un ritual diario que definitivamente debes incluir, es este: escribir un plan para el día.

Este siempre debe incluir las metas a corto plazo que quieres lograr durante el día.

En un artículo para Ellevate y Forbes, Ashley Feinstein Gerstley, fundadora y CEO de The Fiscal Femme, citó un estudio de la Universidad Dominicana que encontró que las personas que escriben sus metas tienden a ser más productivas y lograr más que las que no.

Del mismo modo, en un artículo para Chad Halvorson Chad Halvorson escribe: “Las personas exitosas tienen el fuerte hábito de anotar cada objetivo que fijan, junto con la fecha en que lo lograron. Esto les da un registro que pueden usar para animarse a sí mismos, y también hacer que la meta parezca más concreta.”

Así que tómate unos minutos cada mañana para sentarte y pensar en lo que quieres lograr y en qué orden, y escribe un plan para abordar el día.

Sólo te tomará unos minutos, pero la recompensa puede ser enorme. El simple acto de redactar tu plan te hará estar más enfocado y sintonizado con tus metas durante el resto del día.

coaches empresarialesEl coaching empresarial se está convirtiendo en un producto de primera necesidad para millones de dueños de negocio que buscan acelerar el crecimiento y la rentabilidad de sus empresas.

Pero lo cierto es que no lo pueden hacer solos ya que requieren herramientas que les ayuden a mantenerse competitivos. Para ello necesitan de la ayuda de un coach que les guíe en su transformación a verdaderos empresarios líderes del crecimiento y expansión de sus negocios.

Si te gustan los retos y eres un apasionado de los grandes resultados, seguro estarás de acuerdo en que es necesario invertir tiempo y recursos para desarrollar una competencia altamente lucrativa como lo es el coaching empresarial.

El coaching es ahora la segunda industria de mayor crecimiento mundial, después de la de tecnología de información.

Convertirte en un profesional competitivo en esta industria conlleva un proceso de preparación con estándares internacionales. Para ello, Coach Latinoamérica ha creado un sistema completo y probado que permite a profesionistas con estudios de maestría y sólida experiencia en negocios, desarrollar las habilidades para guiar exitosamente a dueños de Pymes a convertirse en empresarios que generen millones en utilidades.

Son 10 los atributos que hemos encontrado debe tener un coach para generar grandes resultados de crecimiento y cambio en empresarios. Mismos que caracterizan a los coaches más exitosos alrededor del mundo:

1. Preparación.

Disfrutar de entrenarte todos los días. No asumir que no cuentas con todas las respuestas. Para lo cual es necesario dominar las metodologías y herramientas para guiar a los dueños de negocio a responder a sus preguntas más complicadas y construir soluciones para crecer sus empresas.

Por supuesto, para ello debes entender los motores que explican el crecimiento de un negocio y contar con el conocimiento y las habilidades en las diferentes áreas de una empresa: finanzas, ventas, operaciones, personal y mercadotecnia.

2. Conexión

Entre más conexión puedas tener con el cliente y encuentres sus verdaderas necesidades, mayor será la capacidad de ayuda y guía que podrás darle. ¡Un coach se convierte en un vehículo eficiente de creación de valor para un cliente!

3. Pasión

Tu entusiasmo y actitud son las armas de mayor poder que tendrás como coach. Esto te llevará a ganarte su confianza y apertura para ayudarle a crear las soluciones más apropiadas para su negocio. Recuerda: tu misión como Coach empresarial es potencializar la capacidad del dueño para crecer su negocio y cumplir sus metas como empresario.

4. Liderazgo

Se trata de tu domino para manejar tanto situaciones simples, que son distractivas, como situaciones complejas que generan un valor para el negocio. Para ello, es necesario mantener una posición sólida de credibilidad y confianza, a fin de dar claridad al empresario para conseguir sus propias metas.

¡Olvídate de tu posición organizacional! Requieres tener un alto nivel de pensamiento crítico, así como una alta capacidad para sensibilizar y guiar al empresario en la práctica de nuevos hábitos de éxito todos los días. Con frecuencia terminas por convertirte en un referente a modelar éxito por el dueño de negocio.

5. Humildad

Aprender y recibir retroalimentación para crecer sin realizar juicios. Este atributo representa la base de toda transformación. Es lo que activa la voluntad para generar cambios irreversibles.

Si te gusta aprender y construir con tu aprendizaje, esta sería la habilidad número uno a desarrollar. La interacción con clientes y sus negocios te brindan la posibilidad de aprender todos los días.

6. Disciplina

Es el compromiso que muestra el Coach para lograr sus metas. Debes tener activado siempre tu motor para crecer como Coach, así como ayudar de manera eficiente a crecer a los empresarios. Esto incluye: preparación diaria, el cumplimiento de una agenda enfocada a resultados, la puntualidad para atender a un cliente y el respeto por el tiempo de los demás.

7. Energía

Este es el atributo que describe a la perfección la naturaleza de un Coach. Mantener un alto nivel de energía para empoderar a un dueño de negocio a lograr sus metas se convierte en un proceso vital. ¡Un Coach disfruta a plenitud brindar ayuda profesional a los demás! Tu nivel de energía impactará positivamente en la capacidad para cambiar paradigmas y enfoques de un dueño de negocio.

8. Visión

¿Qué calibre de coach buscas ser? Es indispensable que desarrolles una visión de largo plazo. ¿Cuánto dinero deseas generar? ¿Cuántos resultados quieres crear? Pero sobre todo, ¿qué dimensión de éxito deseas crear en la vida de miles de empresarios? Este atributo es tu termómetro del nivel de ambición para lograr metas.

9. Comunicación

Es la base para establecer relaciones exitosas con prospectos y clientes. Debes desarrollar la habilidad para transmitir de manera clara, simple y directa lo que deseas lograr y el impacto que quieres tener.

10. Resultados

Un coach empresarial se caracteriza por enfocarse 100% a resultados en la generación de utilidades del dueño de negocio. También asegura el retorno de la inversión en coaching que hace un cliente en este servicio.

preguntasHabía una vez un burro que tenía mucha hambre, pero también tenía mucha sed. Por suerte, él se colocó entre una pila de heno, y un cubo de agua fresca.

El problema empezó cuando el burro no supo decidir qué hacer primero, no sabía si comer o beber primero. Se quedó paralizado sin saber qué hacer, e incapaz de elegir entre las dos opciones, murió de hambre (o de sed).

Esta paradoja es conocida como “El burro de Buridán” y explica este concepto hipotético entre dos decisiones que tomar.

Así como el burro, nosotros también entramos en una especie de “parálisis análisis” en donde preferimos no tomar ninguna elección hasta estar completamente seguros.

Esta situación es bastante común, todos alguna vez hemos sentido incertidumbre delante de alguna decisión, sobre todo si esta decisión involucra a más personas, o si cambia el rumbo de nuestro futuro.

Muy a menudo estas decisiones traen consigo algún tipo de miedo: miedo a arrepentirnos, a fracasar o simplemente a lo desconocido.

La buena noticia es que nuestra vida está llena de decisiones, pequeñas, y grandes, importantes, y cotidianas, conscientes e inconscientes.

Recordar que siempre estamos tomando decisiones alivia un poco el miedo y entrena tu capacidad de decidir sin paralizarte. Sin embargo, la mejor forma de tomar decisiones es simplemente preguntando a la persona más indicada: tú mismo.

Algunas de éstas fueron diseñadas por Sussie More. una coach experta en el tema. El objetivo es que respondas por escrito y con honestidad a cada una de las 11 preguntas. Al terminar lograrás llegar a la mejor conclusión para ti, al mismo tiempo que entrenas tu habilidad para tomar mejores decisiones más adelante.

1. ¿Desde hace cuánto tiempo he pensado en esto?

A veces nos enredamos en decisiones que simplemente no son tan importantes. Una forma de filtrar estas decisiones, y reducir el estrés que conllevan es evaluando desde hace cuánto tiempo hemos pensado en esto.

2. Cuando pienso en ese tema ¿qué siento?

¿Miedo o angustia?, ¿estrés o ansiedad?; no olvides que nuestras decisiones tienen consecuencias fisiológicas y emocionales, por consiguiente el detectar estas sensaciones a tiempo puede ayudarte a saber si estás o no en el camino correcto.

3. ¿Esta decisión afectará mi vida en cinco años?

Visualiza tu vida unos años adelante, y piensa si esta decisión cambiará tus planes. Si en verdad tiene un impacto a futuro, es importante que no lo tomes a la ligera, y evalúes profundamente tus pensamientos y motivos en torno a esta decisión con el resto de las preguntas.

4. ¿Qué tan comprometido estoy con este cambio?

Las decisiones importantes conllevan cambios importantes, y muchas veces no estamos tan comprometidos para enfrentarlos. En esta pregunta te aconsejo que evalúes tu compromiso en una escala del 1 al 5 (siendo el número 5 el nivel más alto de compromiso).

5. ¿Qué otras opciones tengo?

Encerrarte en un pensamiento te hace ciego a otras opciones disponibles a tu alrededor. Es solo cuando escribes todas tus posibilidades cuando puedes visualizar claramente más opciones a tu alcance, y entonces decidir mejor.

Si encontraste más opciones a este laberinto decisivo, entonces es momento de que evalúes las ventajas y desventajas de cada una de ellas. Es una forma práctica de filtrar solo las opciones que más te convengan, y descartar el resto.

7. ¿Qué es lo peor que puede ocurrir si no tomo esta decisión, o si me equivoco?

Esta pregunta te ayuda a enfrentar el miedo. A veces las cosas no son tan graves como las imaginamos, y el peor panorama se vuelve sumamente irreal.

Mientras que en otras ocasiones esta pregunta nos ayuda a elevar el nivel de importancia y a mantener nuestros ojos abiertos para decidir lo mejor posible. Recuerda que el estrés no es algo negativo del todo, pues mantiene tu sistema nervioso “encendido” y preparado para actuar.

8. ¿Es este el momento indicado?

Para responder a este pregunta, toma un respiro y concéntrate en el tiempo presente, mira a tu alrededor y evalúa tu vida en esta fecha.

Si consideras que es el momento adecuado para tomar esta decisión no te arrepentirás en el futuro. Contesta con honestidad, sobretodo porque muchas veces vivimos esperando el momento perfecto para casi todo.

Esperamos que las condiciones sean ideales para dar el primer paso, pero recuerda que el momento perfecto no existe, y que el crecimiento personal empieza cuando no estamos completamente listos para tomar acción.

9. Si no es el momento indicado, ¿Entonces cuándo?

Sé muy objetivo y realista con esta pregunta, trata de darle un tiempo concreto y un contexto definido. Respuestas como: “cuando tenga menos estrés” o “cuando tenga menos responsabilidades”, no son las mejores pues el futuro parece muy borroso y solo lograrás confundirte más.

En cambio respuestas como: “cuando empiece mi siguiente proyecto en 2017” o “cuando en mi cuenta tenga 1000 dólares”, son respuestas que te dan perspectiva y decisión.

10. ¿Alguna experiencia pasada puede ayudarme?

Deja que tu experiencia te guíe para tomar la mejor decisión y analiza lo siguiente: ¿has tomado una decisión parecida antes?, ¿qué sentiste después de tomar esa decisión?, ¿hay algo que hubieras podido hacer distinto?

11. Después de decidir ¿Cómo me sentiré?

Sin duda esta es una de las respuestas más importantes. Tu felicidad, salud, y bienestar tienen que ser una prioridad, así que si las consecuencias de tu decisión no lo consiguen, o incluso arrastran resultados negativos para tu vida, será mejor que lo pienses un poco más detenidamente.

Recuerda que tomar decisiones no es blanco y negro, solo necesitas invertir el tiempo suficiente para buscar en el fondo de ti mismo la respuesta correcta.

Te dejo con una frase de reflexión:

“Escoger un camino significa abandonar otros. Si pretendes recorrer todos los caminos posibles acabarás no recorriendo ninguno” – Paulo Coelho

Reibox BlogHace más de 250 años, Benjamin Franklin ensambló un puñado de proverbios sobre la riqueza y el éxito de su publicación anual, “El almanaque del pobre Richard”, que escribió y publicó durante 25 años bajo el seudónimo de Richard Saunders.

El ensayo lleno de proverbios fue publicado como el prefacio de su almanaque de 1758 antes de ser reimpreso en más de 100 idiomas y titulado “El Camino a la Riqueza”.

Hoy, un par de siglos más tarde, muchas de las ideas de Franklin sobre la creación de riqueza aún son verdaderas, y una es particularmente relevante.

“Si fueras rico, piensa en ahorrar tanto como en conseguir,” escribió el Padre Fundador. “Un hombre puede, si no sabe cómo ahorrar mientras consigue, trabajar duro toda su vida, y morir sin valer un grano al final.”

Seguro, hacer dinero es importante – después de todo, las personas ricas se enfocan en ganar y tienden a tener al menos tres corrientes de ingresos – pero la riqueza también se define por la cantidad de tus ingresos que conservas e inviertes.

Al final del día, un salario con un montón de ceros pegados al final no necesariamente te hacen rico. Tu salario es sólo un número y si el dinero detrás de ese número no se maneja adecuadamente, puede desintegrarse en un abrir y cerrar de ojos.

Como Ramit Sethi explica en su bestseller, “Te enseñaré a ser rico“, “En promedio, los millonarios invierten el 20% de sus ingresos familiares cada año. Su riqueza no se mide por la cantidad que ganan cada año, sino por cómo han ahorrado e invertido con el tiempo.”

La buena noticia es que cualquiera puede empezar a ahorrar. No es necesario ser rico para invertir y aprovechar el poder del interés compuesto; solo tienes que ser inteligente en ello y comenzar cuanto antes, porque cuanto antes comiences a invertir, antes llegarás.

coachingPor muy efectiva que sea, a veces una conversación no es suficiente para solucionar un problema.

Para “salir de la caja” es necesario ver más allá de la situación de conflicto y analizarla desde una perspectiva superior.

Una herramienta de coaching puede ser el medio hacia un estado de reflexión más profundo que nos ayude a detectar algunos bloqueos y patrones de comportamiento inconscientes, para poder desenmarañar nuestros problemas y resolverlos.

Te comparto 3 de las herramientas que utilizo con regularidad en mis sesiones de coaching y que pueden apoyarte para trascender un problema:

Problema #1

Te encuentras estancado en medio de una dificultad y no encuentras la salida.

Herramienta: Transferencia de recursos

Con esta herramienta las estrategias y recursos de una situación exitosa, pueden transferirse a una situación de conflicto o dificultad.

1. ¿Cuál es la situación difícil a la que enfrentas?

2. Recuerda alguna otra ocasión de dificultad de la que hayas logrado salir de manera efectiva.

3. Reflexiona sobre los factores clave de éxito pasado y sobre sus enseñanzas.

4. ¿Qué fue lo que hiciste? ¿Qué fue lo que aprendiste?

5. Analiza cuáles de estos factores pueden ser readaptados o transferidos a la situación de dificultad actual.

6. ¿Cómo podrías aplicar al reto actual lo que hiciste o lo que aprendiste en aquella situación?

Problema #2

Dilemas negativos: “si hago A resultará mal y si no hago A también resultará mal”.

Herramienta: Dobles lazos

Esto nos ayudará a trascender situaciones de “perder-perder”; reducir la intensidad emocional y obtener mayor perspectiva ante un problema.

1. Trae a tu mente una situación en la que te sientas atrapado en una decisión y sientas que las consecuencias serán negativas (perder-perder).

2. Cierra los ojos e imagina que puedes flotar por encima de tu cuerpo hasta un punto situado encima de ti mismo, de manera que puedas observarte a ti y a la(s) persona(s) implicada(s) en la situación.

3. Observa sin emitir juicios, sólo percibe la situación.

4. ¿Qué emociones percibes? ¿Qué pensamientos? ¿Cómo interactúan?

5. ¿Qué nuevas percepciones y aprendizajes obtienes desde esta perspectiva?

6. ¿Cómo observas ahora tu situación o dilema? ¿Qué cambió? ¿Cómo te sientes?

Problema #3

Verte limitado por tus juicios y presuposiciones.

Herramienta: “Nerk-Nerk”

Esta herramienta, creada por el formador en PNL Todd Epstein, te ayudará a abandonar cualquier presunción preexistente, así como a conseguir una visión nueva y no condicionada de determinada situación o experiencia.

“Nerk-Nerk” es el nombre de un alienígena imaginario, procedente del espacio exterior, dotado del mismo sistema nervioso y características físicas que los humanos, pero carente de todas las presuposiciones perceptivas, lingüísticas o culturales de éstos.

1. Imagina por unos momentos que eres un “Nerk-Nerk” y examina los objetos que ves a tu alrededor como si nunca antes los hubieras visto.

2. Observa a la gente interactuar a tu alrededor como si nunca los hubieras visto.

3. ¿Qué es lo que más llama tu atención?

4. ¿Qué nuevas perspectivas obtienes en comparación a la forma en que los observas regularmente.

5. Si tuvieras que observar o escuchar, desde esta perspectiva, a alguien con quien te cuesta trabajo interactuar… ¿De qué te darías cuenta? ¿Qué clase de pregunta le formularías? ¿Cómo cambia tu emocionalidad hacia esta(s) persona(s)?

¿Qué cambios o aprendizajes obtuviste después de aplicar estas herramientas? Me encantaría recibir tus dudas o comentarios.

dejarlo irSaber que necesitas dejarlo ir, y dejarlo ir realmente son dos cosas muy diferentes, y a veces necesitamos todos los refuerzos positivos que podamos obtener.

Como mencioné en publicaciones anteriores, frecuentemente uso frases (y afirmaciones) para recordarme proactivamente NO aferrarme a las cosas equivocadas (ideas, mentalidades, etc.)

Siempre que me descubro aferrándome, hago una pausa y leo las siguientes frases. Y luego respiro profundamente…

1. A menudo dejar ir es simplemente cambiar las etiquetas que colocas en una situación – es mirar la misma situación con los ojos frescos y una mente abierta.

A decir verdad, no hay absolutamente nada acerca de tus circunstancias actuales que te impida progresar, un pequeño paso consciente a la vez.

2. Dejar ir no es tener el valor de liberar el pasado, es tener la sabiduría y la fuerza para abrazar el presente.

No se trata de olvidar – se trata de recordar sin miedo. Es un paso adelante, sin ataduras, con una mente presente y una lección aprendida.

3. Uno de los momentos más gratificantes e importantes en la vida es el momento en que finalmente encuentras el coraje de dejar ir lo que no puedes cambiar.

Cuando dejas ir cómo debería “ser”, enciendes todo el potencial de cómo puede ser desde este momento en adelante. La felicidad, entonces, es en última instancia dejar ir lo que piensas que tu vida debería ser ahora y apreciarla sinceramente por todo lo que es, y hacer lo mejor de ella.

4. Dejar ir no significa que no te preocupas por algo o alguien más.

Es tan sólo darte cuenta de que lo único sobre lo que realmente tienes control es tu próxima acción en este momento. En la mayoría de los casos, no puedes calmar la tormenta – y no vale la pena intentarlo. Lo que puedes hacer es calmarte y recobrarte, y la tormenta pasará.

5. Dejar ir es estar agradecido por las experiencias que te hicieron reír, te hicieron llorar, y te ayudaron a aprender y crecer.

Es la aceptación de todo lo que tienes, todo lo que una vez tuviste, y las posibilidades que tienes por delante. Se trata de encontrar la fuerza para aceptar los cambios de la vida, de confiar en tu intuición, de aprender a medida que avanzas, de darte cuenta de que cada experiencia tiene valor, y de seguir dando pasos positivos hacia adelante.

6. No tienes que tener todo calculado para seguir adelante.

Haz lo mejor que puedas hasta que sepas más. Una vez que sepas más, hazlo mejor. Haz del crecimiento gradual un ritual diario.

Así es como el impulso que cambia la vida se construye. Se alimenta de sí mismo, un pequeño paso a la vez. Haz un esfuerzo para comenzar, y a medida que empieces a avanzar, necesitarás cada vez menos esfuerzo para sostenerte.

7. A medida que tomes el siguiente paso, y el siguiente, tu mayor defensa contra el estrés, la frustración y la derrota es tu capacidad inherente para elegir un pensamiento por sobre otro.

Recuerda esto. Si busca razones para estar desalentado (si buscas razones para renunciar y abandonar) encontrarás un montón de ellas. Busca más bien razones para ser positivo, y velas en todas partes. Y entonces continúa.

Vivir Mejor¿Qué quieres ser cuando seas grande?

Espera, no respondas eso. Es una pregunta con trampa. De hecho, podría ser la pregunta más tramposa que exista, al menos si quieres ser feliz. (Sin embargo, los adultos les preguntamos eso a los niños todo el tiempo.)

Más bien, resulta que hay otra y mucha mejor pregunta; y una mucho más inteligente para enseñarles a los niños a hacerse a sí mismos.

No preguntes: “¿Qué quieres ser?”

Pregunta: “¿Qué quieres hacer?”

Sutil, ¿verdad? Pero cambiar esas palabras hace la gran diferencia.

Magia que cambia la vida

He estado leyendo el libro de Marie Kondo, “The Life-Changing Magic of Tidying Up,” que básicamente te enseña a descartar cualquier cosa en tu vida que no traiga alegría. (Hasta ahora, estoy en seis bolsas grandes de basura de su implementación en mi casa, y más para cuando leas este artículo).

Por ahora, enfoquémonos en un pasaje muy exquisito cerca del final:

“Piensa en tus días escolares y las cosas que disfrutabas hacer. Tal vez eras el responsable de alimentar a las mascotas o tal vez te gustaba dibujar.

Fuera lo que fuera, lo más probable es que esté relacionado de alguna manera a algo que estás haciendo ahora, como parte natural de tu vida, incluso si no lo estás haciendo de la misma manera. En su esencia, las cosas que realmente nos gustan no cambian con el tiempo.”

Por lo tanto, la felicidad proviene de las cosas que hacemos, no de los estatus que queremos alcanzar.

Así que aquí tienes lo que significa para tus hijos… o incluso para ti.

Se conocerán mejor a sí mismos.

Preguntar “¿Qué es lo que quiere hacer…?” requiere averiguar quién realmente eres.

Enfocarse en lo que quieres ser, por el contrario (un maestro, o un médico, o un jugador de fútbol, por ejemplo) te dice mucho menos. En realidad hace que sea mucho más fácil confundir lo que quieres hacer con lo que otras personas quieren que hagas.

Controlarán sus etiquetas.

Es fácil responder a la pregunta “ser” con un puesto de trabajo u ocupación, sin realmente entender cómo esas personas pasan realmente su tiempo. Responder la pregunta de “hacer” requiere que abandones las etiquetas, y te enfoques en las actividades principales.

Pregúntale a la asociación de abogados del estado quien soy, por ejemplo, y te dirán que soy un abogado; incluso a pesar de que en realidad no he practicado la abogacía en una década. Pregúntales qué es lo que hago con mis días, y no tendrán ni idea.

Encontrarán verdades obvias, pero ocultas.

En su libro, Kondo se describe a sí misma como haber sido una obsesionada con la organización y la limpieza, incluso cuando era una niña muy pequeña. Sin embargo, si le hubieras preguntado qué es lo que quería ser cuando creciera, sólo hubiera dicho que quería casarse algún día.

Nunca se le ocurrió que podía lograr una carrera haciendo lo que más amaba hacer (ordenar) hasta después de tener una lista de espera de clientes e incluso un par de libros bestsellers en su haber.

Prosperarán en un mundo tan cambiante.

¿Quién crees que resultó ser más feliz y más exitoso; el joven que hace 20 años decidió que absolutamente quería ser reportero de un periódico, o la joven que decidió que quería escribir?

Enfocarse en la manera en que quería pasar sus días, en lugar de un título o incluso una industria, hizo que sea más probable que ella fuera capaz de adaptarse, y por lo tanto ser exitosa y feliz.

harvardEl tema es la felicidad. Por esa misma razón fue una de las cátedras más taquilleras en Harvard. La dictó durante algunos años Tal Ben-Shahar, experto en psicología positiva, conocido por muchos como el gurú de la Felicidad.

Para mi fue un placer conocerlo y asistir a una de sus conferencias en un evento organizado por Wobi, al lado de mi compañera de presentación de televisión, Paola Rueda, quien le hizo una entrevista para nuestro programa Negocios en Tu Mundo que titulamos: Liderazgo Positivo para crear las condiciones para el crecimiento.

Hoy les compartiré algunos de los temas que se trataban en esa cátedra para que ustedes y yo, papel y lapicero en mano, revisemos cómo estamos en cada uno y tomemos decisiones sobre la creación de nuevos hábitos que nos ayuden, a partir de ya, a ser más felices, más productivos y más exitosos.

Esto es lo que nos recomienda el Profe de la Felicidad de Harvard (como se le sigue conociendo), que yo complemento desde mi visión del Coaching y la Programación Neurolingüística (PNL), dos temas que me apasionan:

1. Hacer actividad física.

Nos enfatiza en la importancia del ejercicio que está considerado como un gran antidepresivo que ayuda a contrarrestar el estrés y, por el contrario, produce sustancias muy favorables para nuestro organismo, que nos hacen sentir muy bien. Y, por supuesto, nos ayuda a estar más saludables y prevenir enfermedades cardiovasculares, entre otros beneficios.

2. Nos enseña la importancia de desayunar bien.

Ese primer alimento de la mañana es fundamental para darnos una buena dosis de energía que nos ayude a enfrentar exitosamente los retos del mundo empresarial.

3. La gratitud.

Hay varios estudios que demuestran que ser agradecidos nos hace muy felices. Así que la tarea es hacer un listado diario de dos o tres cosas por las que nos sintamos bendecidos.

Es conveniente manifestar esa gratitud a las personas que tienen que ver con nuestra felicidad, sea de forma personal, con una llamada o un mensaje. Ser agradecidos nos ayuda a focalizarnos en lo bueno que tenemos en vez de centrarnos en lo que no hemos podido conseguir.

4. Manejo asertivo en las palabras y en las emociones.

Súper fundamental ser impecables en nuestras palabras y pensamientos, que son creadores de realidades. De igual manera, debemos mantener el equilibrio en nuestras emociones, lo que nos garantiza vivir en armonía con los demás.

5. Gastar dinero en experiencias y no en lo material.

Está demostrado que las cosas que nos hacen más felices a veces son las más simples y en muchos casos ni siquiera tienen un costo económico. Aquí la pregunta es: hace cuánto hiciste por última vez algo que disfrutas mucho, que te apasiona?

No todo puede ser trabajo, hay que sacar tiempo para vivir, para tener experiencias con nuestros seres queridos: familiares y amigos. Un simple salir a comer helado, una caminata por el parque o un juego de mesa, pueden ser memorables para siempre y unen a las familias.

¿Qué tal si empiezas hoy? Haz la llamada de una vez para coordinar esa cita.

6. Enfrentar los retos que se van presentando.

Este tópico tiene que ver con dejar de procrastinar, término que se refiere a postergar los asuntos. Cada vez que aplazas algo que debes hacer, te va a llegar una sensación de angustia. Así que “manos a la obra” y “no dejes para mañana lo que debes hacer hoy”.

7. Rodearse de recuerdos, fotos y cosas positivas.

Es importante recordar con frecuencia los buenos momentos que hemos tenido y mantener cerca siempre fotos de aventuras agradables con nuestros amigos y familia. Incluye también tener a la mano una buena colección de frases positivas, empoderadoras.

8. Saludar siempre y ser amable con los demás.

Un saludo es poderoso y si está acompañado de una sonrisa, lo será aún más. Y si es con un abrazo, ni se diga.

Así que convierte en un hábito ser amable con los demás, que tu cara refleje alegría contagiosa, que todos quieran estar cerca de ti porque eres un estímulo positivo en sus vidas.

9. Usar zapatos cómodos.

Este consejo es muy importante porque siempre debemos sentirnos bien, lo cual aplica para los zapatos y todo el vestuario. Estar cómodos nos representa un mayor nivel de seguridad al momento de interactuar con los demás.

10. Cuidar la postura.

Una posición adecuada del cuerpo le indica a la mente que todo está bien y además proyecta seguridad ante los demás. Una buena posición puede tener incidencia para generar igualmente un estado anímico favorable.

11. Escuchar música.

Una buena canción, que te guste mucho, te llenará de ánimo y felicidad. Así que a disfrutar a tus artistas favoritos, aquellos que lleguen a tus oídos con mensajes poderosos, que te hagan sentir cada vez mejor.

12. Mantener una alimentación balanceada.

La comida debe ser equilibrada y a horas. Mucho cuidado con dejarte absorber del trabajo y dejar de alimentarte oportunamente. De la calidad de tu alimentación actual, dependerá tu salud dentro de unos años. Así que hay que darle al organismo todos los elementos que necesita para funcionar muy bien.

Y voy a rematar con la importancia de tener un propósito en la vida, que enmarque todo nuestro accionar. Y que también fije el rumbo de los proyectos que realizaremos y que nos recargarán de energía de manera constante.

Y serás aún más feliz si ese propósito tiene que ver con maneras de aportar a que este planeta sea cada vez mejor y que tu contribuyas de forma efectiva en esa tarea.

Mi invitación final es a que lean mi libro Historias de Negocios Altamente Inspiradoras, muy afín con este tema, que ya está disponible en las principales librerías y almacenes de cadena (Exito y Carulla) y en las tiendas virtuales, como Amazon, Google Play, iBooks de Apple Store y Barnes and Noble.

Kim KiyosakiEn una reciente encuesta hecha en Reino Unido, el gigante de las redes sociales Facebook reveló algunas cosas interesantes respecto a las mujeres y el espíritu emprendedor.

Como Elite Business publicó, una de cada diez mujeres quiere lanzar su propia empresa, pero:

– 72% sintieron que no podían identificar un modelo femenino a seguir administrando un negocio como el que quieren establecer
– 37% no se sentían listas
– 25% carecían de confianza
– 24% no sentían que poseían las habilidades empresariales necesarias para dar el salto
– 34% se ven frenadas por no tener acceso a la financiación

Curiosamente, todas estas razones se reducen a una sola cosa, ven el mundo como uno de escasez. (Escribí recientemente sobre la mentalidad de escasez y por qué es tan peligrosa para las mujeres. Lee aquí.)

Cuando se trata de una mentalidad de escasez, ¿cuál es la causa? Muy a menudo, creo que es el miedo. Concretamente, se trata del miedo al fracaso.

Piensa en la lista de razones de arriba de por qué las mujeres no inician un negocio.

Modelos a seguir

Si bien tener un modelo a seguir es sin dudas algo bueno, no es necesario para iniciar un negocio. Ese es el miedo a no tener los conocimientos y el poder dentro de ti para tener éxito.

¿Lista o no?

No sentirte lista es una vaga sensación de no tener los pies en la realidad. ¿Cuando alguien se siente lista para iniciar un negocio? ¿Hacer un movimiento? ¿Tener una familia? Nunca estás lista; sólo lo haces. De nuevo, no estar lista realmente significa que no estas preparada para la posibilidad de fracasar.

Confianza

La falta de confianza es una manifestación directa del miedo. Como dijo Gandhi una vez, “Tus creencias se convierten en tus pensamientos, tus pensamientos se convierten en tus palabras, tus palabras se convierten en tus acciones, tus acciones se convierten en tus hábitos, tus hábitos se convierten en tus valores, tus valores se convierten en tu destino.”

Si crees que no tienes confianza, tu destino será nunca tener confianza. Si crees que el fracaso es malo (no lo es!), tu destino será nunca tomar riesgos que puedan llevarte al fracaso.

Habilidades

Una vez conocí a un tipo que nunca salió de la escuela. En serio. Tenía tres… TRES doctorados diferentes, y nunca tuvo un trabajo. En el momento en que finalmente terminó la escuela, estaba en los últimos años de sus 40s y si bien tenía habilidades, ninguna era comercializable.

Podríamos modificar un viejo dicho aquí y decir, aquellos que pueden hacerlo; aquellos que creen que no pueden sólo estudiar.

No hay nada malo con siempre crecer y estudiar; de hecho, es esencial para el éxito. Las personas más exitosas saben que el aprendizaje nunca termina. Pero las mejores lecciones provienen de intentar y fallar.

Las habilidades de negocios no se enseñan. Son adquiridas. Y las habilidades de los emprendedores solo se adquieren siendo uno.

Muéstrame el dinero

En mi experiencia, hay un montón de dinero ahí fuera para financiar tu negocio. La pregunta es, ¿crees en tu negocio lo suficiente como para buscar y pedir tenazmente financiación por él?

Una vez más, la mayoría de la gente se esconde tras la excusa de que no tienen dinero porque secretamente tienen miedo de fracasar y perder el dinero de la gente. Si te sientes de esa manera, nunca lograrás despegar.

La realidad es que la mayoría de los inversores comprenden el riesgo de invertir en un negocio, y que muchas empresas fracasan. Es parte del viaje, tanto para el emprendedor como para el inversor. Pero si huelen el miedo, no van a invertir.

Si has usado alguna de las excusas anteriores (o cualesquiera otras) cuando se trata de lograr tus sueños emprendedores, es hora de bajar a la realidad. Enfrenta el hecho de que el verdadero problema es el miedo al fracaso y deshazte de él desde la raíz. Sólo entonces las excusas se derretirán y el trabajo será hecho.

excusas¿Cuál son las mayores excusas que te repites y que te impide lograr tus metas para vivir la vida que siempre has soñado?

¿La crisis económica?

¿Tu jefe/socio?

¿Tu pareja?

¿Tu salud?

¿La falta de tiempo, recursos, habilidades o conocimientos?

Si te sientes identificado con las preguntas que te acabo de plantear, tengo que decirte humildemente que el único responsable de tus problemas eres tú.

Tranquilo, porque hay una buena noticia. Puesto que tú mismo eres el principal obstáculo en tu camino hacia el éxito, tienes el poder de revertir esta situación al 100% y eres el único capaz de cambiar tu vida.

¡Y ha llegado el momento de tomar las riendas de la responsabilidad de tu vida!

En el artículo de hoy, te enseñaré 4 sencillos pasos que te ayudarán a realizar un enorme progreso en la creación de tu camino hacia el éxito.

Veamos cómo debes abordar este material para que te resulte útil.

 Paso 1

Enumera 5 aspectos que te gustaría cambiar en tu vida.

¡Hazlo ahora, es muy importante! Si únicamente lo lees, pero no reflexionas ni plasmas nada por escrito, el ejercicio será una pérdida de tiempo.

Los cambios que quiero hacer en mi vida son…

Paso 2

Escribe cuáles han sido tus mayores excusas en el pasado para justificar por qué no vives la vida que deseas.

Por ejemplo:

Si quieres ganar más dinero, tal vez te has escudado en la crisis y en la situación de la economía general; o quizá te has convencido de que no dispones de los conocimientos, las habilidades o la mentalidad que necesitas.

Si deseas tener más tiempo libre, tal vez te hayas repetido una y otra vez que, si no trabajas 24 horas al día durante los 7 días de la semana, no conseguirás el dinero necesario para mantener a tu familia o para seguir adelante con tu negocio.

Si pretendes emprender, quizá tu principal excusa ha sido que careces de ideas y no sabes por dónde empezar ni cómo hacerlo; o que no tienes experiencia y eso es un lastre; o tal vez piensas que se necesita mucho dinero para emprender y que tus recursos son muy limitados.

Ven, sincérate contigo mismo y escribe.

Las excusas que me han detenido son…

Paso 3

Ahora, piensa por un momento en el papel que tú has desempeñado para generar esta situación insatisfactoria.

¿Qué has hecho (o que no has hecho) para evitar resolver el problema?

Recuerda que tú eres el responsable y, por tanto, en tu mano está la solución.

Por ejemplo:

Quieres ganar más dinero, pero sientes que la crisis y el estado actual de la economía te detienen.

Yo te pregunto: ¿es posible que te hayas negado a tomar las medidas necesarias para adaptarte a los cambios económicos (mediante la creación de nuevas fuentes de ingresos, la exploración de nuevos mercados o el ensayo de nuevos enfoques de marketing, por ejemplo)?

Quieres más tiempo para ti, pero te da miedo cambiar de trabajo o despedirte de tu jefe y empezar a trabajar por tu cuenta.

¿Es posible que no hayas invertido suficiente tiempo y esfuerzo para mejorar tus habilidades?

O, tal vez, te has resistido a reconocer que la empresa para la que trabajas simplemente no es una buena opción para desarrollar tus talentos.

O igual no estás dispuesto a salir de tu cómoda zona de confort ni a asumir los riesgos (y el esfuerzo) que conllevan apostar por construir el proyecto que te hace ilusión…

Te animo a identificar el papel que has desempeñado en la creación de cada situación que deseas cambiar.

El papel que he desempeñado en causar esta situación insatisfactoria es…

Paso 4

Este paso es mi favorito.

Ahora que ya sabes cómo tus acciones, o la falta de ellas, han contribuido a cada situación, elabora una lista de ideas sobre las acciones que puedes implementar para resolverlas.

Por ejemplo:

Si quieres más ventas en tu negocio, renueva tu imagen y la imagen de tu negocio. Si aún no tienes presencia en internet, crea un blog, habla de tus servicios, explica cómo haces lo que haces y genera confianza.

Además, lanza acciones de e-mail marketing, regala algo de interés para tus potenciales clientes, establece alianzas estratégicas con otros negocios, etc.

Si quieres conseguir más clientes, genera una relación a largo plazo con tus clientes (permíteles que te conozcan, preocúpate por conectar con ellos), crea y aporta contenido de valor para tus lectores, etc.

Si quieres ganar más dinero, primero empieza a trabajar en tu mentalidad sobre el dinero e invierte en ti mismo. ¡Fórmate!

Decide qué quieres, para qué quieres el dinero y pasa a la acción. No te quedes únicamente en un plano teórico.

Las acciones necesarias para cambiar esta situación son…

Si has llegado hasta aquí y has seguido todos los pasos, te felicito: acabas de iniciar el gran cambio para construir el camino que te llevará al éxito.

 

 

 

Subir »
FB