Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

aprenderStannis Baratheon: ¿Por qué la obsidiana iba a matar a un caminante? 
Sam: No lo sé
….
Sam: Lo he visto alteza
Stannis Baratheon: ¿Qué has visto?
Sam: El ejercito de los muertos y cuando vengan…
Stannis Baratheon: Tenemos que saber cómo luchar contra ellos, sigue leyendo Samwell Tarly
Game Of Thrones (Temporada 5)

Indiscutiblemente, nuestra vida está organizada alrededor del saber. Nadie te contrata para un trabajo sin revisar tu curriculum y verificar lo que sabes (qué carrera y en qué universidad estudiaste).

Todos los países han establecido 12 años de enseñanza obligatoria pero el colegio ha terminado imitando al concurso Quien quiere ser millonario al convertirse en una interminable sucesión de saberes (asignaturas) que todos los niños deben dominar, aunque inmediatamente olvidan casi todos esos conceptos.

Para el sistema educativo, aprender no es prioritario ya que evalúa el resultado pero no el proceso. Nadie pregunta a un niño qué aprendió sino cómo le fue, qué nota sacó. Y la tendencia no hace más que acentuarse.

La industria educativa nos bombardea con todo tipo de productos y nos tiene convencidos de que si no estudias al menos un Master, no tienes futuro laboral. Incluso socialmente, ser considerado una persona culta (haber leído libros y autores clásicos y saber muchas “cosas”) sigue siendo muy valorado. Sin embargo, la hegemonía del saber comienza a tambalearse.

El responsable de RRHH de Google reconoce que, para su empresa, el expediente académico no sirve de nada. El Media Lab del MIT (uno de los centros de investigación más prestigiosos del mundo) contrató como director a un experto sin título universitario. Steve Jobs en Apple o Amancio Ortega en Zara, demostraron cómo crear y liderar multinacionales sin estar respaldados por esos saberes intelectuales aparentemente imprescindibles.

¿Por qué podría ser más importante aprender que saber?

La primera razón es obvia: solo sabes algo si antes lo aprendiste. No hay conocimiento sin aprendizaje previo. La segunda razón pasa más desapercibida: El conocimiento tiene fecha de caducidad. Tarde o temprano, lo que sabes va perdiendo vigencia.

Recuerden los casos de Blackberry o Kodak. Ambas empresas disfrutaron de un saber (conocimiento) que les permitió liderar sus mercados ejerciendo un dominio aplastante. Sin embargo, las dos han desaparecido de la cúspide porque ese saber se estancó, no evolucionó y otros competidores con nuevos conocimientos más avanzados las sobrepasaron.

No hay duda de que saber es importante, sobre todo cuando eres el único que sabe y ese saber permanece inalterable. Pero dormirse en los laureles con lo que sabes puede ser letal. El refrán “Pan para hoy y hambre para mañana” lo ilustra a la perfección.

Desde el momento en que el mundo cambia a velocidades vertiginosas, puedes estar seguro de que cada vez falta menos para que lo que sabes sea sustituido por otro conocimiento más innovador. En ese caso, la única alternativa posible es aprender.

¿Cómo diferenciar aprendizaje de conocimiento?

En la película de Quentin Tarantino Kill Bill Volumen 2, la protagonista Uma Thurman llega a un monasterio dirigido por un legendario maestro de artes marciales.

El monje le demuestra cómo atravesar una gruesa tabla de madera con un golpe de puño y le ordena severamente que practique hasta que lo consiga. La nueva pupila comienza a ejercitarse y durante el extenuante proceso, se rompe los nudillos, sangra y sufre enormemente. Más adelante en la película, la misma protagonista es enterrada viva en un ataúd de madera y cuando despierta, se da cuenta de que la única manera de salir con vida es rompiendo el ataúd a puñetazos (lo que hace mientras suena música de Morricone).

Aprender es todo lo que haces antes de tener un problema y te exige motivación, sacrificio, constancia, tiempo y mucha práctica. Eso es justo lo que Uma hace desde que llega al monasterio para aprender a romper la madera con el puño. No hay teoría, solo práctica.

Gestión del conocimiento es lo que haces cuando tienes el problema, que es lo que le ocurre cuando se encuentra sepultada. Si llegado el momento no tienes conocimiento, no puedes resolver el problema (sobrevivir) y en ese caso mueres. Pero claro, para tener conocimiento, anteriormente has tenido que dedicar un colosal esfuerzo a aprender ya que no hay conocimiento sin aprendizaje. El saber solo llega como consecuencia de aprender.

Cada vez que doy una conferencia, llevo un cubo Rubik y ofrezco un cheque de 1 millón de dólares a cualquier miembro de la audiencia que sea capaz de resolverlo. La inmensa mayoría reconoce que, por más que quieran ganar el premio, carecen del conocimiento para hacerlo.

Los problemas no existen, lo que falta es conocimiento para solucionarlos.

El campeón mundial de Rubik necesita apenas 5 segundos para resolver el cubo. Claro que para ello, ha dedicado un sinfín de horas a aprender, a practicar. Una vez que cuentas con el conocimiento, los problemas pasan a convertirse en tareas que solo te demandan tiempo.

Cuando escribí La vida es una sucesión de cubos de Rubik, me refería a que aunque domines perfectamente un cubo, puedes estar seguro que pronto ese cubo te lo van a cambiar, se va a complejizar porque cambiará el mercado, la competencia, la tecnología, la legislación… y por tanto, lo que sabes ya no te servirá. La única manera de adaptarte y seguir vigente será aprendiendo cosas nuevas. Cambiar es sinónimo de aprender. Innovar significa aprender.

Aprender está íntimamente relacionado con el pasado porque es lo que tuviste que hacer para acumular saber. Pero también condiciona el futuro porque todo lo que hagas de ahora en adelante depende de tu capacidad para aprender.

Aprender, al igual que comer o dormir, es algo que necesitarás hacer durante toda tu vida. El conocimiento, sin embargo, tiene que ver con el presente, es lo que te permite tomar decisiones y actuar, aquí y ahora. Si te proyectas a medio o largo plazo, para tus planes de futuro, aprender es más importante que saber.

Si aprender es tan importante, entonces resulta imprescindible saber cómo se aprende.

Cada vez que pregunto cómo aprendemos, pasan 2 cosas curiosas: primero, los interrogados dudan mucho antes de responder, como si nunca se hubiesen hecho la pregunta. Y segundo, su respuesta reproduce fielmente el modelo adquirido en la escuela: Haces un curso dirigido por un profesor, te entregan los contenidos, estudias… Afortunadamente, también aquí las cosas están mejorando.

Hace 2 semanas, pregunté a los participantes en un taller de innovación ¿cómo se aprende? y para mi sorpresa, y con toda naturalidad, respondieron “Haciendo”.

Si el proceso de producción de conocimiento se llama aprendizaje, más vale que te conviertas en un experto en el arte de aprender porque tu vida depende de ello. Pero ojo, no confundamos aprender con estudiar. Aprender es el mejor ejercicio para el cerebro.

La característica que nos hace más humanos es la habilidad de aprender. En EEUU, se habla ya del concepto de “Learning agility” (agilidad o flexibilidad para aprender) como la principal cualidad de un profesional del siglo XXI.

¿Por qué le damos mayor relevancia al saber que al aprendizaje?

Muy simple: por pereza.

Queremos disfrutar los beneficios del saber sin hacer el esfuerzo de aprender. Ansiamos el resultado pero no estamos tan dispuestos a realizar el sacrificio del proceso. Todo el mundo quiere tener un cuerpo perfecto pero muy pocos quieren moderarse con la comida o hacer ejercicio a diario.

El saber te entrega estabilidad y seguridad. Cuando eres reconocido por lo que sabes, tienes pocos incentivos para aprender. Con el paso del tiempo, es inevitable acomodarse, perder el hambre de progresar y la emoción de descubrir cosas nuevas.

Dado que aprendemos aquello que nos apasiona, la motivación emerge como un factor fundamental. Por eso mismo, un profesor tiene que estar enamorado de su rol porque de otra manera no puede entusiasmar a sus alumnos. Es necesaria una gran dosis de curiosidad, cansarse de lo que sabes y aburrirse de hacer siempre lo mismo para estar abiertos a innovar.

Una persona con actitud siempre corre con ventaja: tiene voluntad de aprender y un enorme futuro mientras el resto tienen sobre todo pasado. El actor Will Smith confiesa “Siempre he considerado que tengo un talento promedio pero en lo que si destaco es en una obsesión enfermiza para la práctica y la preparación”.

Cuando alguien tiene capacidad de aprender, puede llegar a saber cualquier cosa. Pero si te quedas únicamente con lo que sabes y no sigues aprendiendo, bien porque no te interesa o porque no tienes la humildad de reconocer que no lo sabes todo, corres un riesgo mortal. La verdadera ignorancia no es la falta de conocimiento sino negarse a aprender.

Si tienes que escoger, es más valiosa la capacidad de aprender (que genera nuevos saberes continuamente) que la de aferrarse a un solo saber y tratar de explotarlo.

Hace algunas décadas, en España se hizo muy famoso un anuncio en televisión impulsado por la industria del lujo cuyo eslogan era “Un diamante es para siempre”. Desafortunadamente, nada es para siempre. Saber es fundamental pero aprender lo es mucho más porque no existe saber si no hay un proceso de aprendizaje anterior.

Al ritmo al que cambia la sociedad, si dependes únicamente de lo que sabes, rápidamente te deprecias, pierdes vigencia y valor. El único remedio para evitar anquilosarte es aprender. Para el presente, el conocimiento es esencial. Para el futuro, aprender es la clave.

El escritor Mario Benedetti lo expresó espléndidamente “Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”. 

No puedes dejar de aprender. La buena noticia, como plasma en un libro reciente el tío y entrenador de Rafael Nadal, es que todo se puede aprender. Va siendo hora de cambiar el “tanto sabes, tanto vales” por el “tanto aprendes, tanto vales”. Por cierto, ¿ayer aprendiste algo?

éxito financieroSi nuestra manera desordenada o poco sensata de manejar nuestras finanzas el año pasado la repetimos este año, entonces tenemos garantizado cosechar este año los mismos frutos.

Para tener éxito este año en alcanzar lo planeado, habrá que evitar todo aquello que nos robe tiempo o dinero. Las cosas que diariamente nos pueden “robar el tiempo” son todos los asuntos o personas que nos impiden o distraen de hacer lo que tenemos que hacer de acuerdo con nuestros planes.

Lo que nos puede “robar dinero” es todo aquello que nos impide hacernos de un capital como son los gastos no planificados.

Debemos evitar gastarnos los ingresos extras de los meses en los cuales nuestro negocio, profesión u oficio es más productivo o bien tenemos ingresos adicionales al salario que recibimos.

A pesar de los obstáculos que nos desafiarán, sigamos hasta que terminemos lo que comenzamos. Eso nos garantizará ver el éxito financiero. Recordemos que disciplina es hacer algo bueno, aunque no queramos o sintamos hacerlo. Y solo actuando así, es como alcanzaremos nuestras metas.

Limite sus gastos a lo que le permite cubrir su salario o ingreso mensual promedio si trabaja por su cuenta. Planifique en qué gastará su dinero mensualmente y cuánto piensa gastar en cada cosa y luego salga a gastar de acuerdo con lo  planeado.

Para ello, ordene las prioridades en su presupuesto. Cubra primero lo esencial como son los alimentos y bebidas nutritivas, vestido, educación, esparcimiento, medicina y vivienda. Luego, según lo que le quede, decida cuánto va a destinar para comprar cosas que  son útiles o bien  traerán cierta comodidad o le satisfagan un deseo o gusto que se quiera dar.

Llevar control de los gastos le evitara salirse de lo planeado, tener problemas económicos y dolores de cabeza. Esto se puede evitar si ejerce control sobre sí mismo a la hora de gastar, no justificando ciertos gastos no planificados para no sobrepasar su límite de gastos.

Este año, primero debe salir de deudas pues el pago de los intereses drenan capital. Y en segundo lugar, debe esforzarse en lograr que cada mes la cantidad de dinero que gaste sea menor a la que  ingresa, ya sea que perciba un salario o bien que trabaje por cuenta propia.

En tercer lugar, empiece a apartar este mes un diez por ciento de lo que le  ingresa y en octubre tendrá ahorrado un salario completo, o el equivalente a su ingreso mensual promedio si trabaja por cuenta propia.

De esta manera si recibe un salario, podrá llegar a tener el equivalente a tres salarios ahorrados si también evita gastar el bono 14 y el aguinaldo que recibirá este año. Lo ahorrado podrá invertirlo en aquello que le genere entradas que le permitan disfrutar de libertad financiera, seguridad y bienestar personal.

Si usted hace eso que la mayoría de personas no hará, llegará a tener lo que la mayoría de personas no llegarán a tener.

clientesNuestras emociones influyen más en las decisiones de compra de lo que quienes somos más “cerebrotónicos” nos gusta aceptar

No hablo de quienes compran por impulso -ese es tema aparte. Expertos, grandes marcas… ellos aprovechan el poder de las emociones para conectar con el mercado, sean estas positivas o negativas, pero que al final motiven a tomar una decisión: comprarles a ellos.

Las emociones son muy poderosas. Por ejemplo, piensa en el comercial de un auto de lujo. Los elementos visuales están tan bien trabajados que el auto en cuestión pasa a un nivel casi secundario, pues la intención principal del comercial es despertar emociones placenteras. Así, cada vez que pensemos en la marca la asociemos de manera automática con todas esas cosas que quisiéramos experimentar.

Es cierto que ese recurso lo utilizan mucho las empresas que ofrecen productos, pero ¿qué pasa si ofreces servicios profesionales? ¿Será que eso aplica también para ti?

Totalmente. Tanto, que hay quienes dicen que una vez el comprador ha tomado la decisión porque sintió esa “conexión”, buscará argumentos para sustentar esa decisión.

La diferencia está en que cuesta admitirlo.

A continuación voy a darte algunas formas en que las emociones influyen nuestro proceso de compra, y consejos para usarlas en tu propio negocio.

Hay industrias donde la conexión emocional es obvia: moda, salud, artículos para niños y mascotas… y muchas otras. Pero hoy tomaré ejemplos de industrias donde la emotividad no es tan obvia, pero te ayudará a ilustrar mejor esos puntos en tus propios servicios profesionales:

El Placer:

A todos nos gusta sentirnos bien. Y la noción que manejemos de “bien” depende mucho de lo que estemos buscando en ese momento, y de cómo esa necesidad, una vez satisfecha, nos hace sentir.

Por ejemplo, si un cliente encarga la construcción de su casa, el ingeniero dirá “mi función es montar estructuras que funcionen, de modo que la casa se sostenga”. El cliente estará de acuerdo, pero no solo está pensando en la estructura como tal. Es más, podría incluso no entender del todo qué es lo que harás, porque su mente y corazón están enfocados en el resultado, cómo su vida mejorará gracias a esa casa: más comodidad para la pareja, dispondrá de más espacio para que sus hijos jueguen…

Así que si te pones en sus zapatos y enfocas tu marketing a reforzar esa imagen mental que le hace sentir bien, tendrás más posibilidades de conectar con él y cerrar la venta.

El Miedo:

Esta es una de las emociones más poderosas. Forma parte de ese “ADN” que nos ha permitido sobrevivir en este mundo. Tanto el exceso como la carencia de miedo ha motivado muchas de las decisiones que toman las personas, y tu cliente no es la excepción. Industrias como la contabilidad y los seguros lo saben muy bien.

Por ejemplo, si vendes tus servicios como contador o un sistema contable para empresas, piensa como tu cliente, en cómo se sentiría si se da cuenta de que su forma actual de llevar su contabilidad le está haciendo perder dinero. Y al presentar tu solución, enfócate en cómo le ayudarías a evitar que eso pase, o si ya le sucedió, impedir que vuelva a sucederle en el futuro.

Si pensamos mucho en el miedo sin tomar acciones concretas, nos paralizamos. Por eso, combina el miedo a una situación indeseada con el placer de un futuro mejor.

Sencillez:

A diferencia de los argumentos racionales, más complejos, las emociones son más “básicas”, instintivas. Tal o cual cosa nos hace sentir de esta forma y ya. Por eso, si quieres conectar con las emociones de tu cliente ideal, tu mensaje debe ser fácil de captar.

Todos los elementos de tu menajes deben estar alineados a esas emociones que quieres despertar en tu cliente -textos, imágenes, colores, tipografías de tu sitio web y otros canales online y offline. La sencillez da confianza y credibilidad, pues nadie confiará en ti si no te entiende. Pero también es importante no caer en el extremo de lo cursi, pues eso también mata la confianza.

Habla a tus clientes, no a tus colegas:

Tu cliente está centrado en su problema, y quiere saber si eres capaz de resolverlo. El cómo viene después, antes debes convencerle de que eres la persona idónea para ayudarle.

Por ejemplo, si te dedicas a diseñar y montar sitios web personalizados, a tu cliente palabras como HTML5, Javascript, PHP podrían sonarle a “chino”, y al no estar seguro de que le puedes ayudar se vaya con un competidor.

Por eso, en especial durante el primer acercamiento -que suele ser tu página web, o una conversación de ventas- el énfasis estaría más en qué puedes hacer por él: montarle un sitio completamente acorde con sus necesidades y gustos, será fácil para sus clientes navegar por el mismo, no tendrá que resolver solo cualquier problema técnico que se presente, etc.

Espero que estos consejos te hayan ayudado a entender cómo las emociones influyen en el proceso de compra de tus clientes -actuales y potenciales. ¿Has intentado ya conectarte emocionalmente con tus clientes? Te invito a que compartas tu respuesta en los comentarios.

Vivir MejorClaro, sabes que no tiene sentido pasar una hora decidiendo qué sándwich vas a comer para el almuerzo.

O una semana decidiendo si aceptar esa oferta de trabajo o no. O un año decidiendo si casarse con tu pareja.

Suficiente, es posible que te digas a ti mismo. Sólo toma una decisión. Y lo haces.

Pero en cuestión de minutos, esa corriente de dudas e inseguridades comienzan a filtrarse (y eventualmente a brotar) a través de la fortaleza mental que has construido a su alrededor.

Todos hemos estado allí; y todos tenemos nuestros propios trucos para evitar la situación. Hemos revisado hilos de Quora, “¿Cómo puedo lidiar con sobre-pensarlo todo?” donde muchas personas compartieron esos trucos, y destacamos las respuestas más creativas.

Sigue leyendo para saber cómo limpiar tu cabeza de una vez por todas.

1. Observa tus pensamientos desde una distancia

Un componente clave de la meditación es que vigiles tus varios pensamientos pasando, en lugar de quedar atrapado en ellos o tratando de impedir que surjan.

Sameer Jain dice que la meditación Mindfulness es una práctica que le ayudó a dejar de sobre-pensar en el pasado.

Él escribe: “Date cuenta de que en realidad puedes elegir observar tus pensamientos en lugar de quedar atrapado en ellos. La tendencia a pensar demasiado es en cierta medida una tendencia natural de la mente (que varía en cierta medida de persona a persona), pero una que puedes cambiar a través de la práctica.”

De hecho, Steve Jobs describió este mismo proceso a su biógrafo, Walter Isaacson:

“Si simplemente te sientas y observas, verás lo inquieto que está tu mente… Si tratas de calmarla, sólo empeoras las cosas, pero con el tiempo se calma, y cuando lo hace, hay espacio para escuchar cosas más sutiles.”

2. Anota tus pensamientos

Una manera de evitar que tus pensamientos salgan de control es hablar de los problemas con otra persona, alguien que pudiera ofrecerte una perspectiva diferente.

Por otra parte, dice Aman Anand, puedes escribir tus pensamientos en un pedazo de papel.

“Por lo general encuentro que esto permite que uno organice su proceso de pensamiento mucho mejor,” escribe Anand, “mientras que si mantienes esos pensamientos atascados en tu cabeza, no sólo pueden hacerse una montaña enorme, sino que también pueden conducirte a las mismas ideas continuamente y por lo tanto sobre-analizar la misma cosa repetidamente.”

Puedes incluso ir un paso más allá y tirar ese papel lejos; la ciencia sugiere que es una manera de hacer esos pensamientos menos significativos.

3. Designa tiempos para “no pensar”

Stefan Papp dice que estableció “zonas para no pensar” para evitar detenerse demasiado en un solo problema. Por ejemplo, escribe que no piensa en cosas difíciles después de las 8 p.m. porque eso afecta su sueño.

La trabajadora social y autora Amy Morin sugiere un enfoque similar. En una columna en Psychology Today, recomienda programar tiempo (tal vez 20 minutos) para reflexionar:

“Durante este tiempo, permítete preocuparte, rumiar, o chapuzar sobre lo que quieras. Entonces, cuando el tiempo se acabe, pasa a algo más productivo. Cuando te des cuenta de que estás sobre-pensando cosas fuera de tu tiempo programado, recuérdate que puedes pensarlo más tarde.

4. Distráete

Suena simple, pero es realmente difícil concentrarte en dos cosas a la vez.

Es por eso que Vinay Nagaraju recomienda hacer ejercicio o jugar un juego cuando te encuentres pensando demasiado: “La carrera de emociones complementada con acción física trae un gran equilibrio entre las dos.”

Los expertos están de acuerdo. Stephen S. Ilardi, autor de “La cura de la depresión” le dijo a Fox News que la clave para no pensar demasiado es encontrar una actividad absorbente. Específicamente, querrás “una actividad física que combine compromiso mental y contacto social, como el tenis o una caminata enérgica con un amigo“.

5. Enfócate en lo que puedes hacer ahora mismo

Puedes romper una espiral de pensamiento reemplazando el pensamiento con el hacer.

“No te enfoques en lo que… debes hacer, no te enfoques en lo que no has hecho y debiste haber hecho, y no te enfoques en lo que está sucediendo a tu alrededor.” escribe Lukas Schwekendiek . “Enfócate en algo que puedas hacer ahora mismo, por pequeño que sea, y entonces hazlo.”

Mientras tanto, Bob Migliani, autor de “Embrace the Chaos” escribe en The Huffington Post que a menudo trata de convertir sus pensamientos preocupantes sobre el futuro en acciones concretas:

“Cada vez que comenzaba a preocuparme por el futuro, hacía la elección proactiva de levantarme físicamente del lugar donde estaba sentado y caminar hasta la computadora para empezar a escribir o trabajar en mi libro.”

6. Respeta tu propia opinión

Parte de la razón por la que estás sobre-pensando una decisión puede ser porque no confías en ti mismo para tomar la decisión correcta.

“Aprende a respetar tu propia opinión,” escribe Suraj Teja . “Cuanto más pienses en ello, más dudas crearás sobre tus propios pensamientos.”

7. Entiende que puedes cambiar una decisión equivocada

Es normal preocuparte de que estás eligiendo el trabajo equivocado, casándote con la persona equivocada, o tomando la ruta equivocada a casa. Pero el error no tiene que ser una catástrofe; de hecho, podría ser una oportunidad para el crecimiento.

En su charla TED, la periodista Kathryn Schulz desafía la suposición común de que, si te equivocas en algo, eres un idiota. Más bien, dice, darte cuenta de que cometiste un error y rehacer tu visión del mundo, es de donde proviene la innovación y la creatividad.

Nasim Khan lo resume muy bien: “Sobre-pensar a menudo proviene de la idea de que vas a tomar una decisión definitoria que nunca más vas a poder cambiar, y debe ser correcta,” escribe. “Está cómodo con estar equivocado, Y entender que tus opiniones y conocimientos de una situación cambiarán con el tiempo, te traerá una sensación de verdadera libertad interior y paz.”

pasoTú eres único. Al igual que todos los demás.

Cada uno de nosotros es la suma de muchas cosas que nos hacen irrepetibles.

Nuestros genes, nuestras experiencias (buenas o malas), los amigos que hemos tenido, el lugar donde crecimos… Todo esto combinado ha influido de forma poderosa en la formación de nuestra personalidad.

Dado que es imposible que ese cúmulo de cosas se repita idéntico en otra persona, eso significa que no hay nadie más como tú. Tus gustos, tus valores, tu forma de pensar se han desarrollado gracias la vida que has vivido, y son una combinación única que solo vive en ti.

Así que lo más apropiado sería que tu forma de vivir se encontrara en armonía con tu identidad. Sin embargo, la mayoría no somos conscientes de esto e insistimos en vivir una vida desconectada de quienes somos.

Quizá en ningún otro ámbito esta desconexión es más evidente que en nuestro trabajo. La mayoría de trabajadores (casi el 90%) no sienten afecto por él. Es como si alguien dijera: «si quieres vivir, si quieres hacer lo que te apetezca, primero debes ingerir este espantoso plato». Plato que no es otra cosa que una inacabable jornada de ocho horas haciendo algo que no significa nada para nosotros.

¿Por qué ocurre esto? Porque en muchas ocasiones no somos nosotros los que decidimos a qué dedicar nuestra vida, sino que permitimos que sean las circunstancias, otras personas o falsos dioses los que decidan.

En muchas ocasiones no somos nosotros los que decidimos a qué dedicar nuestra vida, sino que permitimos que sean las circunstancias, otras personas o falsos dioses los que decidan.

Lo se por experiencia. Cuando terminé el bachillerato no tenía ni idea que carrera escoger. Como estaba muy mal visto no empezar la universidad inmediatamente después de terminar el bachillerato, tomarme unos meses sabáticos para encontrar mi verdadera vocación no era una posibilidad.

Así que terminé estudiando economía, empujado por las circunstancias y por mi incapacidad de identificar mi verdadero llamado. ¿El resultado? El plan de estudios que debería realizar en seis años terminé cumpliéndolo casi en diez.

En otras ocasiones permitimos que sean los encantos de falsos dioses los que determinen nuestro camino. El dinero, el poder y el prestigio quizás sean los más seductores de todos.

No es que estas tres cosas sean malas de en sí mismas, nada tengo en contra de ellos. Lo que ocurre es que su atractivo es tan poderoso que terminan influyendo de forma desproporcionada en nuestras decisiones, en detrimento de otros aspectos que pueden ser más importantes y satisfactorios.

Contra esta piedra también tropecé. El empleo que consideraba como el de mis sueños no era tal. Con el tiempo descubrí que eran el prestigio y el dinero, no mi verdadera vocación, lo que había determinado mi decisión.

Para encontrar nuestro camino, el camino que transcurre en armonía con quienes somos, debemos dejar que hable nuestra vida. Debemos escuchar atentos lo que nos dice el corazón y seguir el camino que nos señala.

El poder del Mito es un maravilloso libro que recoge una conversación entre el periodista Bill Moyers y el experto en mitos Joseph Campbell. En una parte de la conversación Moyers y Campbell hablan sobre lo que ocurre cuando uno sigue su propio camino:

MOYERS: ¿Alguna vez, cuando sigues el camino de tu corazón, tienes la sensación, como la tengo yo por momentos, de que te ayudan manos invisibles?

CAMPBELL: Siempre. Es milagroso. Yo tengo incluso una superstición que ha crecido en mí como resultado de la acción constante de las manos invisibles: que si sigues el camino de tu corazón te colocas en una especie de sendero que ha estado allí todo el tiempo, esperándote, y la vida que deberías estar viviendo es la que estás viviendo. Cuando puedes ver eso, empiezas a encontrar gente que está en el camino de tu corazón, y que te abre las puertas. Yo digo: «Persigue tu felicidad y no tengas miedo, y las puertas se abrirán donde menos lo sospeches».

«Persigue tu felicidad y no tengas miedo, y las puertas se abrirán donde menos lo sospeches»

Cuando seguimos nuestro camino nace la armonía, y vivir se convierte en una expresión de belleza. Es como una partida de Tetris donde las piezas han sido acomodadas de manera perfecta, todo está en su sitio.

¿Existe la seguridad de que si sigues tu pasión podrás vivir de ello? No, pero yo estoy convencido, al igual que Campbell, de que las posibilidades juegan a tu favor. Si haces lo que te apasiona tu motivación se disparará, esto hará que seas más perseverante, recursivo y creativo. Multiplicando así tus posibilidades de éxito.

Casi el 90% de las personas no se identifica con su trabajo, pero la prueba de que es posible seguir el camino que señala el corazón se halla en el 10% restante. Si ellos lo consiguieron ¿Por qué no lo puedo conseguir yo? ¿Por qué no tú?

preguntasCuando algo nuevo está por comenzar muchos de nosotros nos solemos tomar el tiempo para reflexionar sobre nuestras vidas, mirando hacia atrás en el pasado con miras a encarar lo que se viene hacia el futuro.

Reflexionamos sobre los éxitos, fracasos y eventos destacados que poco a poco la historia de nuestra vida nos va generando. Este proceso de auto-reflexión ayuda a mantener nuestra conciencia de dónde hemos estado y hacia dónde queremos ir y es, ciertamente, pertinente a la organización y preservación de nuestros sueños, metas, aspiraciones y deseos.

Un ejercicio de auto-reflexión similar al que estoy planteando se podría realizar semana a semana con el fin de aprovechar el ciclado renovativo que acontece. Este proceso de auto-reflexión podría encararse mediante una perspectiva mayeutica, es decir, a través de la indagación personal mediada por un proceso de cuestionamiento, de interrogación para y sobre uno mismo.

Este sábado, ¿Por qué no plantearnos este ejercicio? Valga la siguiente lista de preguntas que les estoy facilitando, como un benchmark o referencia para la realización del ejercicio de auto-reflexión.

Espero les agraden y sirvan:

¿Qué aprendí la semana pasada?

Si ves que no puedes responder a esta pregunta tal vez sea el momento de procurar un cambio. Sin importar la edad que uno tenga, siempre deberíamos aprender algo nuevo cada semana. ¿No les parece?

¿Cuál fue mi mayor logro en la última semana?

Al reflexionar sobre nuestros logros aumentamos la auto-confianza, lo cual, favorece nuestra satisfacción y dicha.

¿Cuál fue el momento más memorable de la semana pasada y por qué?

Esta pregunta nos permite reflexionar y discriminar lo que es para nosotros importante de lo que puede resultar efímero o irrelevante.

¿Qué es lo que necesito prioritariamente para realizarme durante esta semana que empieza?

Esto nos permite discriminar entre lo importante y lo secundario arrojando luz sobre las tareas dignas de atención.

¿Qué puedo hacer ahora mismo para hacer que la semana próxima sea menos estresante?

Esta pregunta nos permite organizarnos con miras al trajín que se viene.

¿Con qué he combatido o resistido recientemente que también podría afectarme la semana próxima?

La idea aquí es aprender de nuestras luchas pasadas y equiparnos mejor para futuros acontecimientos vinculados a ellas.

La idea aquí es aprender de nuestras luchas pasadas y equiparnos mejor para futuros acontecimientos vinculados a ellas

¿Cuál fue durante la semana pasada, la mayor fuente de pérdida de tiempo?

Con miras a concientizarlo y mantenernos alejado de esto en el futuro próximo. Programar la instalación de barreras contra nuestras distracciones puede sernos de gran ayuda.

¿Estoy cargando algún “exceso de equipaje” que lastraré la próxima semana y que ahora podría eliminar?

El desorden físico, el desorden mental, la distracción en banalidades, etc. Eliminar lo innecesario y sostener lo necesario nos hará sentir mucho más livianos.

¿Qué he estado evitando hacer, que tengo que hacer?

Siempre hay cosas nimias que dejamos para hacer más adelante y que nos bloquean. Qué mejor que programar su rápida realización

¿Qué oportunidades tenemos por desarrollar aquí y ahora?

Hagamos un plan concreto para ir en su búsqueda y realización.

¿Hay alguien con quien debería hablar y aún no lo he hecho?

La comunicación con miras a resolver los problemas o conflictos antes de que se agraven puede ayudarnos a evitar futuros dolores de cabeza. Conviene siempre mantenerse abierto a la comunicación con los que te rodean.

¿Hay alguien que merece un gran “gracias”?

Tómate el tiempo cada semana para agradecer a las personas que te han ayudado. Este nimio amable gesto no pasará desapercibido.

¿Cómo podría ayudar a alguien más la semana que viene?

La forma más fácil de conseguir lo que uno quiere es ayudando a otros a obtener lo que quieren, tal vez no se entienda esto tan fácilmente, pero funciona. Si ayudamos a otros, ellos se acordarán de uno cuando necesitemos su ayuda.

¿Cuáles son mis 3 metas para los próximos 3 años?

No se puede progresar en la vida si no configuramos metas realistas y sostenidas.

¿Alguna de mis acciones recientes se orientó a la consecución de realizar mis metas?

Si la respuesta es no, algo deberíamos cambiar.

Si la respuesta es no, algo deberíamos cambiar.

¿Cuál es mi siguiente paso?

Conocer el siguiente paso es la clave para el cumplimiento de la totalidad de nuestro plan expresado en nuestras metas.

¿A qué estaré mirando durante la semana próxima?

La respuesta puede actuar como una gran fuente de motivación. Si no existe nada, programar algo que esperar.

¿Cuáles son mis miedos y temores?

Consciente de ellos podemos, poco a poco, procurar ir hacia la concientización y disolución de los mismos. Se trata de tomar pasos lentos con pie de plomo…

¿De qué estoy muy agradecido?

Es una manera inteligente de mantener nuestras cosas en perspectiva.

Si supiera que tengo sólo una semana de vida, ¿Que elegiría hacer?

Otro recordatorio útil… La vida es corta. Hagamos los que nos gusta, pasemos más tiempo con las personas que nos importan, fluyamos, gocemos de lo que nos queda de vida.

Zugoi BlogEs obvio que algunos empleados se desempeñan en niveles más altos que otros, pero ¿Por qué?

David Maxfield, vicepresidente de investigación de la firma de capacitación en liderazgo VitalSmarts, estudió a 1.594 gerentes y empleados y descubrió que los de alto rendimiento adoptaron hábitos inteligentes, uno de los cuales es un importante ritual para lograr hacer más cosas: una revisión semanal.

Mantienen una reunión sagrada, no negociable consigo mismos todas las semanas para re-sincronizarse, ponerse al día y alinear su trabajo diario y proyectos con sus prioridades”, dice Maxfield.

Este paso es muy diferente de cómo la persona promedio maneja su semana, dice Maxfield. “Es muy fácil planear la vida de abajo hacia arriba, pero eso es reactivo”, dice. “Te enfocas en complacer a las personas que te rodean y en cumplir objetivos urgentes. Podrías vivir toda tu vida de esa manera y tener mucho éxito, pero también estarías bastante insatisfecho”.

En lugar de eso, planifica y revisa con una cadencia de una vez a la semana. “Esto es sobre tu espíritu”, dice Maxfield. “¿Quien quieres ser? ¿Cuáles son tus aspiraciones a largo plazo? Pregúntate, ‘¿Cómo puedo convertirme en un mejor yo?’ No estás respondiendo a las tareas inmediatas; estás siendo proactivo, asegurándote de estar alineado con tus objetivos personales y profesionales“.

Los domingos a la noche son un momento ideal porque es cuando probablemente puedes tener algo de tiempo en silencio, dice Maxfield. “Cierra la puerta y dedica algo de tiempo a ello”, dice. “Intenta capturar todo lo que pueda estar pasando y asegúrate de no estar perdiendo el camino”.

Estos son los tres objetivos que una revisión semanal debería abordar.

Aclararte

Chequéa tu dirección, asegúrate de estar alineado con tus objetivos personales y profesionales. “¿Es hora de tener una conversación crucial con un jefe o cliente?”, pregunta Maxfield. “Identifica los momentos en que tu carrera se apartó de tus propios deseos y decide qué quieres hacer. Puede ser difícil regresar si no lo abordas”.

Luego, revisa lo que fue agregado a tu calendario, especialmente las tareas que otros te han dado. “¿Están alineados con lo que estás buscando?”, pregunta Maxfield. “El noventa por ciento de las veces lo están, pero el otro 10% son muy importantes porque puede ser una gran pérdida de tiempo. Es malo para mí y para la persona que lo puso en tu calendario”.

Revise la semana pasada analizando tus roles y responsabilidades. ¿Te estás perdiendo algo porque estás consumido por algo más? “¿Estás haciendo las cosas que promueven tus objetivos, y estás viviendo según tus principios?” pregunta Maxfield. “Cuando estás en línea con tus propósitos y principios, estás con los pies en la tierra. Cuando tu misión y el momento se conectan, te sientes satisfecho y puedes lograr más”.

Ponerte al corriente

Agarra los papeles y materiales sueltos, y organízate para la próxima semana. Por ejemplo, pon tu bandeja de entrada en cero y vacía la cabeza de todo lo que estás reteniendo, como las tareas pendientes o ideas, escribiéndolas y programándolas.

Revisa tu calendario para ver lo que viene. “Revisa tu lista de tareas pendientes y pregúntate si esas son las tareas correctas y las citas correctas. ¿Encajan con tus objetivos? ¿Están alineados con tus propósitos y principios?” pregunta Maxfield.

Hacerte creativo

Finalmente, considera la planificación a largo plazo revisando tus “objetivos de algún día”. “Por ejemplo, me gustaría caminar por Hadrian’s Wall”, dice Maxfield. “No tengo una fecha establecida para eso, pero no quiero perder la pista de esto. Es importante revisar diferentes horizontes. ¿Es hora de tomar acción en cualquiera de esas?”

Una revisión semanal te ayudará a llevar tu vida con propósito. “Es de sentido común”, dice Maxfield. “Cualquiera que mire esto podría decir ‘duh’, pero una de las cosas interesantes sobre el sentido común es que es muy poco común. Esta práctica es increíble y profundamente importante para cualquiera que quiera desempeñarse en un nivel superior”.

vivirEl éxito es el feliz desenlace del progreso que has venido haciendo en tu objetivo. Se produce cuando cruzas la línea de llegada.

¿Te ves llegando hasta ahí?

Por tus anteriores experiencias de éxito, te habrás dado cuenta de tres cosas:

1. El éxito (el “momento final”) no se parece siempre a la imagen que tú tenías en mente cuando comenzaste a perseguir tu objetivo.

2. Una vez atravesada la línea de meta, no acaba la historia. A partir de ese éxito evolucionas, por el mismo camino o por otros distintos.

3. El éxito no se consigue únicamente con el último paso. Es necesaria la suma de todos los anteriores.

Quedémonos con el último punto, especialmente significativo en objetivos grandes. Si no puedes disfrutar del largo viaje hasta la meta, ¿Qué sentido tiene el objetivo?

El éxito es la meta. Es la idea seductora con la que empiezas el viaje. Esperas que tu vida cambie a mejor cuando llegues ahí. Y decides que no te detendrás hasta cruzar la línea.

Bien. Pero lo crucial del viaje no se concentra en el instante en el que llegas al final. Son más numerosos los pasos que das antes de cruzar la meta.

Si sólo tienes en cuenta el momento final y el sabor de la conquista definitiva, tal vez te sepan a poco las pequeñas conquistas que vas realizando día a día.

Quizás consideres que vas muy despacio o que tu progreso no es suficientemente bueno, ya que no se parece a lo que a ti te gustaría que fuera.

Durante el camino, puede que te asalten las ganas de tirar la toalla, porque tu avance real no se corresponde con tus expectativas iniciales.

Te desesperas con los tropiezos. Te frustras con los fracasos. Te entristece que tu esfuerzo no esté dando los resultados óptimos.

¿Cómo? ¿Por qué? Eso forma parte del viaje… y tú lo sabes. En el camino hay obstáculos (puede que muchos), hay errores, hay cambios en los planes y hay un montón de pasos imperfectos.

Entre la línea de salida y la de llegada es raro que haya una evolución impecable. Tenlo en cuenta.

Plantéate tu objetivo con claridad. Decide cuál es tu meta y para qué quieres llegar a ella. Y, después, provéete de la energía necesaria para perseverar.

Cuando eches a andar, valora cada avance, disfruta del camino. No te desanimes si tus pasos son pequeños o insignificantes. Todos no serán igual de vistosos y, aun así, forman parte del recorrido.

Cada traspiés del que te levantes, cada obstáculo que superes, cada pequeño logro que sumes estarán contigo cuando llegues a la meta. Cada paso es tan importante como el paso final.

dineroEn nuestra cotidianidad solemos escuchar mitos que hablan de brujas, personas que deambulan por los pueblos del país y monstruos que producen hasta pesadillas. Y aunque parezca extraño, en las finanzas también existen historias que se alejan de la realidad pero que nos hacen tomar decisiones, que en muchas veces, nos perjudican.

Tal es el caso de las historias, o mitos, que rondan el dinero, y que nos impiden tener unas finanzas personales saludables, cercanas y honestas.

Aquí algunos de los que, según Resuelve tu deuda, seguramente hemos escuchado:

1. Las tarjetas de crédito son malas:

Esta expresión es muy común entre las personas que han tenido o que conocen a alguien con una mala experiencia crediticia. Lamentablemente, eso genera un alejamiento a estos productos y cuando se llegan a adquirir, hay un desconocimiento sobre el correcto manejo de este.

2. A gastar que el mundo se va a acabar:

De acuerdo con ‘Resuelve tu deuda’, esta es una frase muy irresponsable que incentiva el consumo voraz e improvisado, basada en la idea de que se debe disfrutar el presente. Sin embargo, al olvidar el porvenir, también se niega la importancia que tiene el dinero para asegurar una vejez digna.

3. El dinero no importa:

Aunque no parezca, las finanzas están insertas en la vida cotidiana. Cada día se realizan miles de transacciones que involucran un intercambio de dinero por bienes o servicios. Menospreciar su relevancia traería como consecuencia un desinterés por perseguir un bienestar económico.

4. El dinero es malo:

Realmente existen buenos y malos usos del dinero, así como formas legales e ilegales de obtenerlo.

Sin embargo, señala ‘Resuelve tu deuda’, esto no implica que la riqueza tenga un atributo moral que le sea propio. “A falta de esta distinción, se cree que hablar o desear una mejor vida financiera es algo que no empata con valores positivos”, explicaron.

5. Con el pago mínimo es suficiente:

Esta frase es un pretexto común entre quienes desconocen el funcionamiento de su tarjeta de crédito, ya que, al realizar la aportación mínima solicitada, se están cubriendo principalmente los intereses y comisiones, sin impactar mucho al capital.

“Pagar el mínimo es un último recurso para no caer en mora, pero definitivamente no debería ser la norma”, mencionó ‘Resuelve tu deuda’.

6. El dinero no me alcanza para ahorrar:

Una mala administración financiera puede generar que la persona gaste más de lo que puede soportar, ya que carece de un control en el flujo de su dinero. De ahí que alguien con un alto nivel de endeudamiento destine todos sus ingresos a salir a flote y no le queden recursos suficientes para generar un ahorro.

Conociendo los mitos que rondan el dinero y nuestras finanzas personales, es necesario saber por qué los creamos.

La principal razón es la ausencia de información y los prejuicios que adoptamos según el contexto en el que vivimos. Adicional a esto, entre menos exposición e interés tengamos hacia el mundo económico, mayor será el efecto negativo que tendrán.

“También existe una carencia de maduración en la educación financiera. De niños se enseña el valor del ahorro usando una alcancía, pero conforme uno crece, también cambian los productos y servicios a los cuales se tiene acceso”, aseguró ‘Resuelve tu deuda’.

Esto, según los expertos, genera que las opiniones de gente cercana y sus historias asienten el efecto que tienen los mitos: desconfiar de los movimientos financieros.

Por ello, es importante identificarlos y eliminarlos para mejorar nuestra situación económica, y no vernos afectados en el futuro próximo por una mala decisión influenciada por estas historias.

Y ¿cómo se identifican?: educándonos, investigando sobre si lo que se dice es o no verdad y no dejarnos guiar por las opiniones de gente poco familiarizada, “es necesario para elegir opciones que impulsen el bienestar económico”, puntualizó ‘Resuelve tu deuda’.

consejosJeff Bezos, fundador de Amazon

21. “Si no puedes alimentar a un equipo con dos pizzas, éste es demasiado grande”

Bezos quería una empresa descentralizada en donde las ideas independientes prevalecieran sobre el pensamiento grupal. Él cree que las personas con equipos pequeños son más productivas.

22. “Tratamos de innovar en el área del e-commerce. Ésa es nuestra herencia”

Después de lograr que Amazon se convirtiera en la “librería más grande del mundo” con más de un millón de títulos, Bezos no se quedó ahí. Decidió abrirse a nuevos mercados para conquistar a más clientes.

23. “Nuestra visión es ser la empresa más centrada en el consumidor del mundo, donde éste puede encontrar todo lo que quiera online”

Esta ideología se muestra desde en su sitio Web fácil de navegar y alimentado con los comentarios y calificaciones de los usuarios; hasta en la política de envíos que es sumamente eficiente.

24. “Si pretendes que jamás te critiquen, entonces no hagas nada”

En la vida, como en los negocios, especialmente en las ventas, no serás exitoso si nunca te critican.

25. “En Amazon tenemos tres grandes ideas que las hemos conservado por 18 años y son la razón de nuestro éxito: poner al consumidor en primer lugar, inventar y tener paciencia”

Este empresario sabe que los grandes resultados se ven con el tiempo, no son inmediatos. Y lo más importante: ofrece un gran servicio al cliente.

26. “Hay dos tipos de compañías: aquellas que trabajan por cobrar más y aquellas que trabajan por cobrar menos. Nosotros seremos la segunda”

Si tienes algo de calidad a buen precio, más personas estarán interesadas en lo que haces y te recomendarán con otros.

27. “En cada descubrimiento, siempre habrá algo de suerte”

Cuando Bezos decidió vender en internet, tenía una selección de 20 productos. Al final decidió vender los libros, ya que tendría una gran ventaja competitiva frente a las librerías fijas donde sólo podían guardar cierta cantidad de libros.

28. “La vida es muy corta como para rodearse de gente que no te aporte”

Ningún empresario puede pensar que llegará a la meta solo, todos necesitan ayuda para cruzarla.

29. “Trabaja duro. Diviértete. Haz historia

Cuando haces algo que realmente disfrutas, no importarán las horas que pases en ese proyecto porque al final todo habrá valido la pena.

30. “Los libros no están muriendo, simplemente, se están volviendo digitales”

Si el internet está evolucionando tanto, no te quedes atrás. Busca nuevas formas de sacarle jugo.

Warren buffett, gurú de las inversiones

31. “Tienes que saber comunicarte y, en la vida, esto es crucial. Las escuelas, a su modo, tienden a restarle en énfasis que merece. Si no te puedes comunicar para hablar con otras personas y expresar tus ideas, estás desperdiciando tu potencial”

Buffett tiene como filosofía comunicarse efectivamente con las personas. De esta forma todos los procesos en la organización son más eficientes.

32. “Personalmente, espero tratar a todos de la misma manera. Creo que he hecho un buen trabajo hasta el momento, pero sé que puedo hacerlo mejor”

La regla de oro de Buffett es convivir con todos los empleados, en especial con aquellos que son más callados. Si todas las personas se sienten igual de apreciadas en una empresa, se crea una familia.

33. “Toma 20 años construir una buena reputación y cinco minutos arruinarla. Si piensas en eso, harás las cosas diferente”

Para los emprendedores, tener una mala reputación se extiende también a la reputación de la marca. Si haces algo que dañe cualquiera de las dos podrías destruir tu compañía.

34. “Trato de comprar acciones en los negocios que son tan maravillosos que un tonto podría manejarlos. Tarde o temprano uno lo hará”

Todo buen emprendedor es inteligente y realista. Además, puede ver oportunidades donde los demás sólo ven problemas.

35. “No importa qué tan grandes sean tus talentos o esfuerzos, algunas cosas simplemente llevan tiempo. No puedes producir un bebé en un mes embarazando a nueve mujeres

Buffett es un hombre paciente, sabe que las cosas buenas llegan a su tiempo. A lo largo de su carrera, se ha esforzado por negociar con éxito y ha sido muy perseverante, cualidad única de los emprendedores.

36. “Debes tener control sobre tu tiempo, y no puedes hacerlo a menos que digas ‘no’. No puedes dejar a las personas establecer tu agenda”

Aprende a delegar y apartar tiempo para tus seres queridos. Buffett mantiene espacios vacíos dentro de su agenda. El millonario se justifica diciendo que le gusta tener tiempo para aventurarse, así como para dedicarse a todo aquello que él ve como prioridad.

37. “Lo más importante que debes hacer si te encuentras en un agujero es dejar de cavar”

No sigas adelante con tu idea si ves que ya tienes bastantes problemas. Al contrario, identifica el momento en el que estés estancado y analiza por qué fue.

38. “Siempre supe que iba a ser rico. No creo haberlo dudado ni un minuto”

No dejes de creer que vas a tener éxito. La mente es muy poderosa y si tienes una actitud positiva obtendrás sólo cosas buenas.

39. “Regla número 1: nunca pierdas dinero. Regla número 2: nunca olvides la regla número 1”

Piensa bien en qué vas a invertir tu capital. Analiza y toma buenas decisiones.

40. “Parece existir una perversa característica humana a la que le gusta hacer difíciles las cosas fáciles”

Nada en esta vida que de verdad valga la pena es fácil. Habrá obstáculos en tu camino y te aseguro de una vez que seguro vas a fracasar. Pero, si te logras levantar y aprendes de tus errores, vas a cumplir todo lo que te propongas.

negocioLas tendencias empresariales cambian permanentemente junto con la tecnología y la sociedad.

El mundo gira y las cosas se modifican cada vez más rápido; y los negocios es uno de los rubros que más se apega al cambio social. Uno de los secretos más importantes para tener éxito en un nuevo emprendimiento es poder visualizar donde está la nueva tendencia en el rubro elegido.

Por eso, y para entender más acerca el tema, Unidiversidad dialogó con la coach y consultora internacional Marita Abraham, quien dejó su visión de las tendencias actuales, lo que se viene al respecto y dio varios tips para lograr éxito en un emprendimiento propio con poca inversión.

En primer lugar, la especialista en procesos de cambio en empresas y organizaciones explicó que “hoy en día pensamos que para crear una empresa o emprender una idea de negocio se necesita bastante capital. Es verdad, el dinero es importante; un emprendimiento necesita recursos para financiarse, personas que lo ejecuten y herramientas que lo faciliten”.

El hecho de que tengas poco dinero no significa que no puedas hacerlo, todo lo contrario, tener poco significa que estás en la obligación de aprender a invertir tu dinero. Y sobre todo, que debes desarrollar una estrategia que garantice tu existencia a largo plazo. En conclusión, es posible emprender con poco dinero”, concluyó Abraham.

Por otra parte, el ingeniero agrónomo Juan Zárate, creador de una empresa desarrolladora de proyectos, se refirió al tiempo que demanda poder llegar al éxito en un nuevo emprendimiento.

“El tema del tiempo es una cuestión relativa. Desde el vamos, y teniendo en cuenta la poca inversión, el creador del emprendimiento prácticamente estará las 24 horas del día abocado al mismo. El tema del éxito depende de muchos factores: el lugar donde se va a invertir, la sociedad, la inversión pura, empleados y demás”. Y concluyó: “si uno está dispuesto y convencido, el éxito llegará de la mano con ello”.

Por último, Nicolás Suraci, desarrollador de proyectos de franquicias, se refirió a las tendencias actuales en Mendoza y aseguró que “cada vez más rápido cambian los rubros comerciales”.

“En Mendoza vamos en camino a muchos negocios ‘casuales y del momento’, lo que no signifique que esté mal. Hoy, por ejemplo, están de moda los bares de cerveza tirada y son un éxito. La parte negativa de esta cuestión, es que mucha gente invierte sobre lo que está en boga y terminan colapsando. Es uno de los puntos a cambiar en tiempos futuros”.

precio¿Cuántas veces te encuentras diciendo: “soy así, ya no puedo cambiar”, o “esta situación no tiene arreglo”, o “mejor lo hago mañana”, “es muy difícil para mí, no lo conseguiré” o el famoso dicho: “más vale pájaro en mano que cien volando”?

Tarde o temprano, nuestra vida se merece un cambio, nosotros mismos nos merecemos un cambio. Como quien va acomodando y cambiando de sitio los muebles de casa, el armario de la ropa, tirando lo que no se usa y haciendo espacio para algo nuevo. Si podemos realizar esa tarea para tener más ordenada nuestra casa, ¿Por qué no lo hacemos en nuestra vida?

Puedes estar viviendo un conflicto, puedes tal vez, estar incómodo con alguna relación y no te animas a terminar con ella, o tal vez tu trabajo no te gusta y quisieras emprender algo pero no te animas.

¿Qué precio estás pagando por mantener una de estas situaciones?

Muchas personas son víctimas del conformismo:

Conformismo, de la familia de palabras de conforme (acorde con o de conformidad con) es la actitud de aquellas personas que aceptan sumisamente y con resignación cualquier circunstancia injusta o adversa. Estar conforme es una calificación positiva que implica estar de acuerdo con lo que sucede; pero el conformismo es una actitud negativa de aceptación de los acontecimientos cotidianos independientemente de sus cualidades positivas o negativas, sin ánimo de lucha.

Nos conformamos “con lo que hay” porque hay una visible ausencia de valentía, esa fuerza que uno saca de adentro para reaccionar de manera heroica o intrépida en situaciones en las cuales el miedo, el peligro, el pánico están presentes.

Lo más curioso, para mí, es el precio emocional tan alto que se suele pagar por permanecer en estados en dónde no estamos a gusto, sin percatarnos que poco a poco nos quedamos sin saldo para vivir como de verdad desearíamos.

Estos Altos Precios suelen ser:

1# El Precio de tu Salud: La presencia diaria de emociones básicas y negativas: Miedo, Ansiedad, Tristeza, Vergüenza, Aversión, entre otras, qué solo te llevan a deteriorar tu estado mental, físico y espiritual.

2# El Precio de Entregar tu Vida: Perder el control, esto implica permitir que otros decidan, elijan o piensen por ti.

“Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de alguien más” – Steve Jobs

3# El Precio de tu Valía: La desconfianza en ti mismo, cuando ya no te crees capaz de cumplir tus sueños y te abandonas. El dudar de tus capacidades y el sentirte muy pequeño para realizar aquello a lo que aspiras, eso se traduce en una baja autoestima.

4# El Precio de tu Familia: en aquellas relaciones tóxicas que no te permiten ser quién realmente eres, vas entregando inconsciente y lentamente la capacidad de discernir cuáles son las personas que de verdad te aman. Te alejas de familia, de amigos, porque crees que “todo está bien en tu relación”.

5# El Precio de Tu Tiempo, es lo más valioso que tienes, nadie te lo puede regalar pero sí muchos te lo pueden robar. Adminístralo de manera inteligente hasta que tu vida fluya sin pensar en el tiempo que te queda.

Ahora bien.

¿Quieres seguir pagando estos altos precios por la vida que ahora mismo no quieres vivir?

Toma nota, porque existe la manera de darle vuelta a tu situación. Sólo hace falta una buena dosis de DECISIÓN y en pocos pasos y siendo muy perseverante habrás cambiado tu vida, y te aseguro: no te vas a arrepentir:

#Darte cuenta de la situación que estás pasando. Ése es el preciso instante en que se te cae la ficha y dices: “Esto no funciona bien”

#Preguntas poderosas, muy importantes y reveladoras:

¿Cómo puedo salir de ésta situación?

¿Qué puedo hacer para cambiarla?

¿Cuál es mi objetivo?

#Hazte responsable, tú eres la única persona responsable de tus estados de ánimo y mentales. No busques culpabilidad en los demás. Las decisiones que una vez tomaste tuvieron su consecuencia, por lo tanto, responsabilízate de cómo llegaste hasta aquí y de cómo vas a salir de ello.

#Traza un plan de acción: Encuentra qué es lo que quieres cambiar, escribe sobre papel qué y cómo vas a hacer para conseguir ese cambio ; busca tus recursos, tus habilidades, tus capacidades que te ayudarán a conocer la fuerza que hay en ti, y ya habrás trazado tu Plan de Acción.

#Enfócate, no pierdas el rumbo, dibuja un camino delante de ti y coloca tu objetivo al final, visualízalo, vive ese momento como si ya lo hubieses conseguido, hazlo tuyo, deséalo con todas tus fuerzas. Todo lo que imagines en tu mente puede suceder.

#Ten Paciencia. Los cambios no se producen de la noche a la mañana. Todo lleva su tiempo y proceso. La paciencia es un valor que a veces traiciona. El cambio también es un viaje, es una decisión para mejorar nuestro estado. Vale la pena esperar que llegue.

productividadEl factor tiempo juega un papel muy importante para cualquier persona y organización, sin embrago la manera en que es utilizado ese tiempo es aun de mayor importancia e implicancia en el día a día social, laboral y bienestar general.

Cuando la organización y los trabajadores concuerdan con esto, se puede fomentar un ambiente y la implementación de jornadas de trabajo acorde a las necesidades de ambas partes, sin que ninguna se vea afectada.

Los gobiernos a nivel mundial han empezado a considerar la reducción de la jornada laboral con el fin de motivar e incrementar la productividad y mejorar la calidad de vida social del trabajador. Pero ¿Qué relación existe entre la productividad y las horas de trabajo?, ¿La productividad supone más o menos horas de trabajo?

Mucho se ha hablado de este tema y existen diversas posturas respecto al respecto, varios estudios se han realizado por distintos países con el fin de recortar la jornada laboral y han arrojado resultados contradictorios.

La verdad vs. Lo que se cree

Algunos países han logrado mejorar la productividad al reducir las jornadas laborales, tal es el caso de París, Lyon y Moscú, además han logrado mejorar sus salarios debido a la alta productividad, del otro lado de la moneda tenemos países como Venezuela, Nicaragua, Suecia, Corea del Sur que han reducido la jornada laboral y su productividad no vario o países como Chile, México y Costa Rica que tienen las jornadas laborales más extensas y su productividad no se corresponde.

Hay quienes piensan que mientras más se trabaje más se produce, algunos plantean que con la reducción de la jornada las personas van a producir más, pero se olvidan de los factores culturales, sociales y económicos que llevan la relación trabajo y productividad.

Los datos pueden ser interpretados de distintas maneras, puede significar que el bienestar personal no guarda relación con la cantidad de horas trabajadas, las jornadas cortas de trabajo pueden significar una intensificación del trabajo que conlleva a un aumento en niveles de estrés, fatiga, afectando la calidad del trabajo o el caso contrario la persona trabaje más motivada y relajada, pero dependerá del contexto de las relaciones laborales donde debe aplicarse un sistema más colaborativo y de menos confrontación.

No es cuestión solamente de disminuir o aumentar la jornada laboral, sino cambiar la perspectiva de tener un horario, adaptando un modelo que atienda las necesidades de los trabajadores sin descuidar los requerimientos de los negocios. Debido al agotamiento físico las personas no podrán ser productivas con jornadas muy extensas, la flexibilidad laboral funciona tanto al empleado como a la organización ya que permite utilizar eficientemente los recursos disponibles.

Productividad y horas de trabajo

Las horas de trabajo no son el único indicador importante en la productividad de los trabajadores, existen factores como la satisfacción y la motivación, que influyen en la productividad de los mismos.

Esto pone en consideración la implementación de una nueva estructura de trabajo, que busque generar mayor calidad de vida y no solo riquezas.

Es vital cambiar el paradigma de la relación empleado y empleador, promoviendo el trabajo en busca de objetivos comunes, lo que requiere voluntad y cooperación de ambas para obtener un ganar-ganar que permita avanzar hacia el desarrollo.

Las organizaciones deben brindar condiciones laborales que permitan al trabajador desarrollarse y vivir dignamente para lograr mejores trabajos que se resuman en mayor colaboración y productividad.

El establecer metas claras, lideradas y supervisadas por personal capacitado brinda las condiciones necesarias para que cada empleado pueda llevar a cabo su tarea de manera eficiente y eficaz marca una pauta para comenzar a salir de la productividad medida por horas de trabajo y entrar al mundo verdaderamente productivo del trabajo por cumplimiento de metas, donde cada trabajador puede auto-gestionarse y administrar su tiempo en función de los objetivos.

líderDecía Lee Cockerell, ex-Vicepresidente de Walt Disney Resorts, en referencia al éxito de la compañía que dirigía:

“No es la Magia la que hace que funcione, es la forma en la que trabajamos la que hace la Magia”.

Esta frase estandarte de los empleados de Disney, va más allá de la pura creatividad; implica todo un trabajo de equipo y un gran líder capaz de orquestar como un gran director a todos los que forman parte de la orquesta. Y ese es el rol del líder, coordinar todas las partes de la compañía, para crear la magia a entregar al cliente.

Uno de los puntos más interesantes sobre liderazgo que promueve Disney se expresa del siguiente modo:

Dale a las personas un propósito, no simplemente un trabajo”, y para un gran líder, esto se traduce en la necesidad de mostrar siempre pasión y buscar formas de romper esquemas, lograr el compromiso de todo el equipo, tomar siempre la iniciativa, y apreciar, reconocer y estimular a quien lo merece, logrando que se trabaje con alegría.

La alegría es un sentimiento de consciencia (uno es alegre). El placer es un estado emocional (uno siente placer). Ser alegre es una decisión propia y existencial. Tener placer es un acto externo y momentáneo.

¿Será que nuestra sociedad necesita para su consumo gente placentera y no alegre?

Es triste ver hoy en día quien por nombrarle jefe también se considera líder. No podemos mejorar lo que hacemos si no mejoramos lo que somos. No por comprar un piano eres pianista, ni por tener un hijo un padre o madre, ni por dirigir un equipo un líder.

A nadie se educa con arengas, ni con gritos sino con la claridad de la palabra permanente que abone su corazón. A mayor claridad, mayor conciencia, y a mayor conciencia mayor compromiso. Y a mayor confusión, mayor ignorancia, y a mayor ignorancia, mayor indiferencia.

La primera diferencia para saber si una persona es jefe o líder es ver si se le olvidó sonreír. A una persona que no sonríe no se la puede tomar en serio.

Y analice su capacidad de asombro.

Asombro significa sin sombra. Con plena luz. Los seres más felices son los niños porque se asombran por todo. Cuando alguien me dice “ya no me asombro por nada” sé que hablo con un amargado.

Y que sus sentimientos, pensamientos y actuaciones sean coherentes. Así conseguirá dar ejemplo y que los demás le sigan, no simplemente que acaten órdenes.

El sentimiento es el lenguaje del alma. El pensamiento la concreción de las imágenes. La experiencia es el resultado no de lo que nos pasa, sino de lo que hacemos con lo que nos pasa. Las palabras son simplemente expresiones: ruidos que expresan sentimientos, pensamientos y experiencia. Las palabras le pueden ayudar a uno a entender algo. La experiencia le permite conocerlo. Mejor sería aprender a comunicarnos y entendernos con sentimientos, pensamientos y experiencias que con palabras.

Y recuerde que enseñamos lo que sabemos pero contagiamos lo que vivimos. No emocionan los títulos sino la forma de ser y cómo nos tratan. Cuando alguien obtiene un título parece que ya solo piensa en enseñar, y se nos olvida que siempre tenemos que seguir aprendiendo. La enseñanza es el medio, el aprendizaje el fin.

Vivimos en un mundo de respuestas que ha olvidado sus preguntas. Somos muy dados a enseñar pero nos cuesta aprender. Y la pregunta es la más creativa de las actitudes humanas, ya que gracias a las dudas y a la curiosidad podrá encontrar soluciones distintas.

Hay dos decisiones que te harán crecer en tu vida. Una el día que sepas lo que no quieres. Otra el día que sepas lo que quieres. Ahora mismo eres lo más joven que nunca volverás a ser jamás. El tiempo no se detiene ni espera por nadie. Aquí, ahora y en este momento es el único presente que le ayudará a moverse y cambiar si algo no le gusta.

Nuestros puntos de vista están condicionados por el lugar en que nos paramos en la vida. Nos quejamos de lo que no podemos hacer, no de lo que hacemos mal.

El éxito de una compañía depende de la felicidad y calidad de los empleados, y sin este factor clave, la innovación no sería posible.

La empresa, en su esencia es emocional, vital, innovadora, alegre, creativa, emprendedora e impulsora del máximo potencial humano en la búsqueda de la excelencia al servicio de otros.

Si deseas poner al cliente primero, entonces debes poner antes que al cliente a aquél que lo sirve. Los empleados que no se sienten relevantes, raramente hacen contribuciones relevantes

Tenga fe en que se puede conseguir. La fe no hace que las cosas sean más fáciles, pero sí que sean posibles.

Aplíquelo con sus empleados. Harán magia, sin necesidad de trucos.

contratarEl éxito o fracaso que tengas al crear un negocio que crezca se reducirá a los tipos de hábitos que incorpores en tu vida diaria.

Si sigues las costumbres de los emprendedores más exitosos, podrás aumentar tus posibilidades de convertirte en uno tú mismo. Las buenas prácticas personales que pueden impactar a tu empresa incluyen el comer bien, ahorrar y cumplir con tus obligaciones fiscales.

Por su parte, entre los buenos hábitos de trabajo se destacan hacer buen networking, mantener frescos los contactos de trabajo y aprender a delegar. Hay cientos de buenas costumbres que forman un negocio exitoso, pero desafortunadamente hay algunos malos hábitos que están tan integrados en los emprendedores que son difíciles de aniquilar.

Aquí están estas prácticas que debes reducir si no quieres aniquilar la prosperidad de tu marca:

1. Poner atención a las historias, no a los hechos

Hace dos semanas le dijiste a tu vendedor que sus números no eran suficientes y que debía esforzarse un poco más.

Desde entonces, esta persona no ha asistido a tus juntas de ventas semanales. La historia que te cuentas en tu cabeza es que está enojada, probablemente buscando empleo en otra parte. Te convences a ti mismo que ya no le importan las juntas porque va a dejar la empresa.

La realidad, probablemente, es muy diferente. Los hechos son que tú le dijiste que tiene que mejorar su desempeño y no ha asistido a dos juntas semanales. Es muy sencillo confundir las historias que nos contamos a nosotros mismos con lo hechos verdaderos de una situación.

Las historias crean emociones, lo que nos lleva a reaccionar y esas reacciones están basadas en conclusiones que hacemos de inferencias típicamente falsas. Un líder efectivo debe dejar de “contarse cuentos” a sí mismo y en su lugar, separar los hechos de las ideas que construye en su cabeza.

2. Solo creer en lo que crees

En muchas ocasiones, tus creencias fueron implantadas por otras personas a lo largo de tu vida. Construir un negocio requiere ser capaz de innovar, lo que implica cuestionar todo en lo que crees.

Tony Hsieh, CEO de Zappos, no creía que las personas dejarían de comprar zapatos por internet solo porque no se los podría probar. Entonces creo la primera línea de calzado por mercadeo digital.

Steve Jobs no creía que un teléfono solo debía funcionar como un teléfono. Pensaba que podía funcionar como una computadora, una cámara y un reproductor de música. Y nació el iPhone.

Una de las cosas más complicadas de hacer es romper el viejo hábito de aceptar todo aquello que te han enseñado a creer durante toda tu vida. Si no puedes romper esta mala costumbre, no podrás llevar a tu empresa a siguiente nivel.

3. Ignorar la crítica

Se necesita un ego saludable para construir un imperio. Para lograr tener una mega corporación, debes creer que puedes ser, hacer y tener todo lo que te propongas.

No obstante, uno de los hábitos más difíciles de romper es creer que eres mejor de lo que realmente eres. Es fácil revertirse a los viejos hábitos y defender el honor del “increíble negocio” que has construido cuando un empleado o cliente te dice que tu producto, servicio o actitud apestan.

Tienes 500 grandes reseñas de clientes y una que es terrible. Es muy sencillo ignorar ese mal comentario, pero si eres humilde, lo más probable es que te ayude a crecer mucho más que las otras 499 alabanzas.

líderA mediados de 2010 una persona de mi equipo, algo más joven que yo, me pedía perdón entre lágrimas por llegar tarde otra vez. Impasible, recordaba con cierta satisfacción cómo hacía unos pocos meses había hecho llorar a un becario por no terminar un informe con un nivel de calidad mínimo.

Ahí estaba yo, con 28 años. Hacía unos cuantos meses era un “pringui” y ahora tenía gente que dependía de mí. Ya era jefe y podía sentir el poder. Entre risas le contaba a mis colegas cómo un par de becarios habían llorado por mis formas. “La gente es muy blanda”, les decía.

¿Por qué un tipo tan majo como yo (eso dice mi madre) se había vuelto un imbécil tan rápidamente?

Cada uno debe comprender sus motivos. En mi caso, era por inseguridad. Hasta 2010 la mayor parte del trabajo que había desempeñado era en becas y puestos “de entrada muy junior” (eufemismo de “el último mono”) y en cuanto me tocó cierto nivel de responsabilidad (clientes, proyectos, equipo) supongo que empecé a sentirme como un impostor.

Como no era capaz de admitir esa inseguridad, elegí la actitud clásica de “ey chavalada, soy la leche y tenéis que respetarme”. Confundí el respeto con el miedo y para cubrir mi inseguridad me volví más chulo y cortante. Y lo conseguí.

Es fácil volverte imbécil. Pero no eres un líder, ni un compañero ni nada. Eres un jefe. Y uno de los malos, como la mayoría.

El peligro del lado oscuro

Por suerte, ese período de imbecilidad fue corto, lo bastante para que sólo yo y unos pocos (los que lo sufrieron) se dieran cuenta. Un par de conflictos más y una charla con gente más sabia que yo me hizo darme cuenta de que ese camino no llevaba a ningún lado.

Un par de años después salí como uno de los compañeros mejor valorados en nuestro sistema de evaluación interno. Con mis decenas de fallos, creo que (casi) nadie puede decir ahora que soy un capullo integral o un tirano.

Tuve suerte. Cuando me estaba convirtiendo en un imbécil, cuando estaba eligiendo el lado oscuro, alguien me cogió de la mano y me dijo que las cosas no se hacían así. Sin malas formas. Es posible que esa persona ni recuerde la conversación, pero yo sí.

Quizá dramatice y ni si quiera las personas que trabajaron conmigo en esos meses piensen que yo era un imbécil o un mal jefe. Pero yo sé la verdad, sé lo que pasaba dentro de mi cabeza. Y cuando escucho las historias de gente que está cansada de trabajar con jefes ineptos, puedo imaginar con cierta precisión lo que les ronda por la mente a muchos malos managers.

Una verdad desoladora: Vivimos rodeados de malos jefes

Si estás leyendo esto, seguramente te vengan a la cabeza montones de ejemplos. Pero el objetivo de este artículo no es que detectes a los malos jefes que has tenido o tienes. Es que te des cuenta de que quizá tú estás siendo un jefe pésimo o de que tienes el potencial para serlo.

Llega un momento en la vida de la mayor parte de profesionales en el que tiene que afrontar la mayor responsabilidad posible: liderar a otras personas. Y cuando a alguien le dan (un poco de) poder descubre quién es realmente. Y el resultado no suele ser bueno. No porque sean malas personas, pero sí por inseguridad, miedo, ineptitud o una mezcla de todas ellas.

¿Por qué vivimos rodeados de malos jefes? ¿Por qué podemos convertirnos en uno?

Hay muchos motivos. Estos son algunos de ellos:

• Faltan buenos ejemplos. Si estás rodeado de malos jefes, tenderás a emularlos.

• No hay cultura empresarial. Creo que España está cada vez mejor en esto. Yo viví una gran cultura, y eso me ayudó a mejorar, pero en muchos casos la empresa premia a los malos jefes (y a las malas personas).

• No entendemos la diferencia entre un jefe o un líder. No hay nada como esta imagen para visualizarlo:

Hay gente que entiende que “imponerse” y mandar es la esencia de la gestión de personas. Y no, sólo es el camino fácil. Lo difícil es convencer e inspirar.

• Tenemos miedo a lo desconocido. Suena muy espiritual, pero cada vez hay más preguntas y menos respuestas.

Podemos hablar de marketing, de inteligencia artificial o de lo que queráis, pero lo único que no cambia es que vivimos en un entorno cada vez menos predecible y donde todos necesitamos aprender. Eso genera estrés. Sobre todo si no quieres admitir que no tienes todas las respuestas.

• Somos inseguros y no queremos reconocerlo. Relacionado con lo anterior, no es fácil asumir el miedo a fracasar, a no entender algo o a fallar.

Esa es mi ensalada personal de motivos. Creo que son los más comunes, pero os invito a dejar en los comentarios los vuestros. La lista es infinita.

Un atisbo de esperanza: Podemos hacer algo para evitarlo

Aunque sea fácil, tentador y rápido “tomar el camino del lado oscuro”, creo que todos podemos hacer algo para mejorar y no contribuir a la cadena de malos jefes, falta de liderazgo e inútiles desmotivadores.

Esta es mi lista personal de ideas y pensamientos que me ayudaron a mejorar. ¿Soy perfecto? Pues no. Tengo decenas de cosas que mejorar, pero creo que he hecho parte de los deberes:

1. Conócete a ti mismo

Puede sonar muy espiritual, pero es lo más importante. Observa tus patrones de comportamiento, analiza con calma lo que haces y busca el porqué. ¿Por qué has respondido mal o no has sido claro con esa persona? Puedes seguir la regla de los cinco porqués. No te quedes en la superficie.

Por ejemplo, cuando una de las personas a las que aludía al principio acabó en lágrimas, podría haberme quedado en el primer por qué. “Porque no hizo un buen trabajo y no le gustó que se lo dijera”. Pero sigamos:

• ¿Por qué no le gustó? -> Transmití el feedback de forma precisa y brusca.

• ¿Por qué le di el feedback de forma poco precisa y brusca? -> Porque estaba enfadado.

• ¿Por qué estaba enfadado? -> Porque tenía miedo de “cagarla” con el cliente.

• ¿Por qué tenía miedo? -> Porque no tenía claro lo que el cliente quería y sentía que la responsabilidad me venía grande.

El origen del problema era mi inseguridad y falta de conocimiento. Empecé explicando las cosas a medias (porque no lo tenía claro y, por supuesto, no quería admitirlo) y cuando recibí un trabajo algo flojo (porque tampoco me preocupé de hacer ningún seguimiento), me enfadé. Si te quedas en la superficie (como hice en aquel momento), sólo ves el error del otro.

Si bajas cinco niveles (a veces más, a veces menos), llegas a la raíz del problema (pista: muchas veces serás tú mismo).

Y ahí está el dilema: para sobrevivir en el corto plazo, no hace falta profundizar. Por eso la mayoría de los malos jefes se queda en el primer nivel (le echan la culpa al otro) o en el segundo (dan el feedback con mejores formas). Y pocos siguen, ya que a partir del tercer “por qué” tenemos que mirarnos en el espejo y reconocer nuestras emociones. Y muchas veces eso no gusta.

2. Ten principios y ponlos por escrito

No había hecho esto hasta hace poco. Cuando empecé a trabajar en Tailandia, me di cuenta de que mi inglés era algo problemático. Todos en el equipo hablábamos inglés, pero se juntaban dos factores:

• Yo tengo un fuerte acento español. No es problema para trabajar en Europa, porque es un acento “típico”, pero es muy distinto al “Thai English”.

• Ellas tenían un marcado acento tailandés.

Al principio nos costaba mucho entendernos. Especialmente con ideas abstractas. Así que pasé gran parte de la comunicación a negro sobre blanco.

Una de las cosas que conté fueron “mis valores y creencias”. Por si a alguien le interesa, estos son los tres valores por los que me intento guiar (por supuesto, cada uno asociado a un superhéroe, así queda más épico):

• Haz lo correcto (como hace Superman).
• Piensa desde fuera de la zona de confort (como hace Batman).
• Diviértete (como hace Super Mario).

Con estas tres ideas creo que se pueden hacer maravillas. Lo que fue algo casi casual me sirvió para aclararme y tenerlo siempre como referencia. Ya no olvido mis principios. Por algún motivo, mis compañeras me identificaban más con Mario que con Superman o Batman…

3. Sé predecible y razonable

De nada sirve tener valores si no los aplicas en el día a día. Tu conjunto de valores sólo es real si lo usas para tomar decisiones. Si no, es papel mojado. Como alguien decía en referencia a la cultura corporativa, lo único que hace que la cultura signifique algo es que sus principios se usen en la toma de decisiones.

Si comunicas tus principios, los aplicas cada día, los argumentas y explicas, serás predecible y razonable, que es de lo que se trata. Nadie quiere trabajar con el típico ser que dice un día una cosa y el otro la contraria, sin ningún proceso entre medias.

4. No “vendas la moto” ni engañes, sé sincero

Un matrimonio no es la noche de bodas, la luna de miel en Bali o comprar la casa de tus sueños. Es cenar por enésima vez un miércoles por la noche viendo la televisión, hacer las maletas con prisas o fregar los platos un domingo por la tarde, algo que explica mucho mejor Tim Urban que yo.

El trabajo se parece mucho a un matrimonio.

En el día a día siempre hay marrones. Y el trabajo es una serie larga, casi infinita, de días y horas. Es fácil motivar en una charla. Pero el trabajo no es el arranque de un proyecto. No es la gloria de la entrega final. Ni las palmadas en la espalda. Muchas veces, el trabajo es estar terminando un informe que quizá nadie lea un jueves por la tarde. O “picando” datos un lunes a primera hora.

Algo que siempre he odiado es que me vendan la moto. Así que, llevando la contraria a gente de recursos humanos, hace tiempo que decidí dejar de “intentar vender las cosas”. Si algo es un tostón, lo digo.

• Prefiero decir: “Ey, necesitamos esto. Sé que va a ser un rollo y es una tarea tediosa, pero nos hará falta por esto y esto otro”.

• A decir: “Esto te va a venir muy bien para aprender, ¡qué suerte tienes! Ya me gustaría “picar” esta base de datos y poner monos esos gráficos”.

5. Mánchate las manos

A medida que tienes más responsabilidad es habitual que te alejes de ciertas tareas del día a día. Aunque en general es normal, hay que intentar (no siempre lo hago) bajar a la tierra y embarrarse. Es importante delegar, por supuesto.

Pero una cosa es delegar y otra desentenderse. Si estás mandando sobre muchas cosas que no entiendes, es que te estás desentendiendo.

6. Ofrece. Sé generoso y ponte en primera línea

La mayor parte de la gente es buena y no quiere escaquearse ni tomarte el pelo.

Hace años que no doy “órdenes directas”. Es muy fácil usar la jerarquía para decirle a alguien lo que tiene que hacer. Pero lo interesante es que salga de cada uno. Y, de verdad, rara vez me he encontrado con gente que se quisiera escaquear del trabajo. Si los que están a tu alrededor ven que te esfuerzas y que eres el primero en dar el callo, tomarán ejemplo.

7. No te creas demasiado listo

Un pecado que a muchos nos afecta. Saltar a las conclusiones, no escuchar, dar las cosas por sentado. Para mí es difícil no “ir de listillo”, pero lo importante (creo) es ser consciente e intentar mejorarlo.

Ir de listo es un problema, porque te pierdes cosas interesantes, desde recomendaciones de películas a otras más relevantes.

¿Cómo sabes que lo estás haciendo bien? Fácil. Lo que importa es su opinión, no la tuya. Nunca serás perfecto. Siempre tendrás algo que mejorar y es normal, de eso se trata: de no conformarnos y de seguir escuchando a otros y a nosotros mismos.

Post data

P.D.: Releyendo este artículo, parezco un tanto listillo (bueno, lo he reconocido en el punto 7). ¿Quién soy yo para dar lecciones? ¿Soy un genio del liderazgo? No, pero empecé muy mal y he mejorado mucho.

En los últimos años y en distintas situaciones he “gestionado” equipos de unas diez personas, de varias nacionalidades y distintas formaciones. También he tenido muchos “jefes” y he disfrutado de unos cuantos (menos) líderes. Lo escrito se basa en mi experiencia personal y lecturas varias. Por supuesto, si me creyera un genio infalible, nada de lo que he escrito tendría sentido.

Consejo final: si estás empezando a gestionar equipos, intenta conocerte al máximo, analízate a fondo y cree en la gente. Lo que proyectes, será lo que obtengas. Depende de ti.

libertad financieraPaso # 7: Salir de la deuda

¿Estás teniendo dificultades para pagar una gran deuda con tarjetas de crédito o préstamos estudiantiles? Haga que sea una prioridad descargar parte de esta carga en 2012. A fines de 2007, me despedí de 20 años de deudas; me parece fantástico tener ese peso sobre mis hombros.

Si tiene la disciplina mental, ahorrará dinero pagando primero su deuda con intereses altos. Pero si ya probó ese método y falló, considere usar una bola de nieve de la deuda. Pague sus deudas comenzando con el saldo más pequeño primero. Así es cómo:

1. Ordene sus deudas desde el saldo más bajo hasta el saldo más alto.

2. Designe una cierta cantidad de dinero para pagar las deudas cada mes.

3. Pague el pago mínimo de todas las deudas excepto la que tenga el saldo más bajo.

4. Lanza cada centavo a la deuda con el saldo más bajo.

5. Cuando la deuda haya desaparecido, no modifique la cantidad mensual utilizada para pagar las deudas, sino arroje todo lo que pueda a la deuda con el siguiente saldo más bajo.

La bola de nieve de la deuda puede darte impresionantes recompensas psicológicas, manteniéndote motivado para permanecer en el juego. No es matemáticamente ideal, pero funcionó para mí (y para muchos otros). Independientemente de cómo elijas salir de la deuda, quédate con ella. No te rindas.

Lo perfecto es el enemigo de lo bueno. Cuando pasas tanto tiempo buscando la “mejor” opción que en realidad nunca haces nada, te estás saboteando a ti mismo. Y una solución ideal que no se cumple es peor que una buena solución que realmente usará. Elige una buena opción y actúa.

Paso # 8: Financia tu retiro

Si eres joven, probablemente no creas que necesites iniciar una cuenta de jubilación. Te equivocas. No importa la edad que tengas, ahora es el momento de comenzar a ahorrar para la jubilación. ¡El extraordinario poder del interés compuesto favorece a los jóvenes, y en gran medida! En The Automatic Millionaire, David Bach escribe:

El mayor error de inversión que puede cometer es no utilizar su plan de jubilación y no aprovecharlo al máximo.

Si su empleador ofrece algún tipo de igualación de contribución de jubilación, como un 401 (k), asegúrese de aprovecharlo. Puede que no sea dinero “gratis”, pero está muy cerca. También considere comenzar una Roth IRA.

Después de leer The Automatic Millionaire hace un par de años, abrí una Roth IRA en Sharebuilder. Era más fácil que abrir una cuenta de cheques. Logré hacer la contribución máxima desde 2006. En 2008 y 2009, llegué al máximo de mi 401 (k).

Paso # 9: Automatiza tus finanzas

En los últimos años, me he estado moviendo hacia un sistema de finanzas personales sin papel. En el camino, estoy aprendiendo el valor de automatizar las transacciones de rutina. Cuando haces que las cosas sean automáticas, eliminas el elemento humano, lo que hace que te resulte más difícil ensuciarlo.

El ejemplo clásico es la protección contra sobregiros. Al vincular su cuenta de cheques a su cuenta de ahorros, tiene una red de seguridad si devuelve un cheque. Pero hay otras formas en que esto puede funcionar para usted. Por ejemplo, he configurado pagos automáticos con la compañía de gas, la compañía de cable y mi compañía de seguros de automóviles. También realizo depósitos automáticos en mi cuenta de ahorros en línea.

Una gran ventaja para la automatización: cuando paga sus facturas y ahorra e invierte automáticamente, ¡es fácil saber cuánto le queda para gastar al final de cada mes!

Haz lo que te funcione. Hay pocas reglas estrictas en el mundo de las finanzas personales. Puedo sugerir métodos que me funcionaron (y para otros), pero solo usted puede determinar si estos métodos son apropiados para sus propias circunstancias.

Paso # 10: Gana dinero extra

Puede cumplir con muchos de sus objetivos financieros reduciendo sus gastos y utilizando las herramientas adecuadas. Pero nada sobrealimenta su progreso como un aumento en los ingresos. ¿Cómo puedes ganar dinero extra?

• Pide un aumento. Varios lectores han escrito para decirme cómo se han dado un aumento a través de la ambición y el ingenio. Cómo negociar su salario, ya sea antes o después de que lo contraten.

• Cambiar de empleador. No todos los empleadores pueden o están dispuestos a ofrecer aumentos, incluso cuando son merecedores. Si se encuentra en una posición en la que no es posible obtener un aumento, considere buscar un nuevo empleador.

• Toma un segundo trabajo. Muchas personas encuentran que la mejor manera de salir de un agujero financiero es tomar temporalmente un segundo trabajo. Nadie quiere trabajar más de 40 horas por semana, pero a veces eso es lo que se necesita para salir de la deuda o ahorrar para una casa. Solo recuerda que estás haciendo esto por un corto tiempo.

• Usa tus pasatiempos. Sí, es posible tener pasatiempos para ganar dinero. No te vas a hacer rico jugando World of Warcraft, pero muchas personas usan pasatiempos productivos para ganar un poco de dinero extra.

• Vender cosas. Cuando decidí salir de las deudas, uno de mis primeros pasos fue vender muchas de las cosas que había comprado con esos $ 35,000. Utilicé eBay, Craigslist, ventas de garaje y Amazon Marketplace para vender las cosas que ya no necesitaba ni deseaba. El dinero que gané impulsó mi reducción de la deuda.

Otra forma efectiva de aumentar sus ingresos es buscar el espíritu empresarial. Mientras trabajaba para vencer mi deuda, comencé un pequeño negocio de consultoría informática. No generó muchos ingresos, ¡pero proporcionó $ 2,000 al año que de otro modo no habría tenido!

Paso # 11: Aprende el arte del gasto consciente

Ser frugal no significa que tengas que privarte a ti mismo. No estás renunciando a lo bueno por el resto de tu vida.

En cambio, la frugalidad consiste en elegir gastarla en las cosas que son importantes para ti, mientras que recortar despiadadamente en las cosas que no son importantes. Ramit Sethi llama a esto gasto consciente, que es una manera fantástica de describirlo. El gasto consciente implica que estás eligiendo activamente gastar en algunas cosas y no en otras.

Contraste esto con la forma en que la mayoría de la gente pasa. Tendemos a gastar en reflejo. Compramos cosas porque se espera que lo hagamos, porque todos los demás lo hacen.

Gastamos para tener lo que otras personas tienen. Nos inscribimos en membresías de gimnasios que nunca utilizamos, nos suscribimos a revistas que nunca leemos, y pagamos palos de golf que se entierran en el garaje. Hacemos compras impulsivas en la tienda de comestibles, o incluso en artículos grandes, como computadoras y automóviles. La mayoría de las veces, las personas pasan sin pensar.

Pero con un gasto consciente, evalúa cada compra. Usted se pregunta: “¿Comprar esto me ayudará a cumplir mis objetivos? ¿Me hará más feliz? ¿Es congruente con lo que soy y lo que quiero hacer? ” Sé que esto suena como un galimatías de la Nueva Era, pero no lo es. Estas preguntas pueden tener un poderoso efecto positivo sobre cómo gastar y ahorrar.

El gasto consciente no es restrictivo; es liberador. Te permite reducir las cosas que no son importantes para ti, así puedes gastar en las cosas que sí importan. Aprender a practicar el gasto consciente es una forma segura de mejorar su calidad de vida.

Paso # 12: Edúcate

El conocimiento es poder. Las finanzas personales no tienen que ser un misterio. Suscribirse a este sitio, lea otros sitios de finanzas personales. Visita tu biblioteca pública. Pide prestado libros de dinero y manuales de autodesarrollo. Aquí hay cuatro de mis favoritos:

• Si está endeudado y no puede encontrar una salida: cómo salirse de la deuda y vivir con prudencia

• Si desea saber más acerca de la inversión: la Guía de inversión aleatoria

• Si las cosas son difíciles y necesitas encontrar maneras creativas para llegar a fin de mes: The Complete Tightwad Gazette

• Si desea un manual de motivación que lo motive a perseguir sus objetivos: La magia de pensar en grande

No tiene que estar de acuerdo con todo en un libro para obtener algo de eso. Leí muchos libros de finanzas personales, algunos son buenos, pero muchos no. Incluso los peores libros suelen tener una o dos cosas que puedo extraer de ellos. Aprenda a leer un libro de finanzas personales para que pueda elegir aquellas piezas apropiadas para su vida.

Pensamientos finales

Tomar el control de sus finanzas puede ser intimidante, ¡hay tanto por hacer! – pero no tiene por qué ser así. Una solución efectiva es tomarse un día de vacaciones del trabajo: designe una fecha específica como su “Día del dinero” personal. Utilice este día para configurar finalmente Quicken en su computadora, abrir una cuenta de jubilación y buscar un mejor trato en su seguro.

La buena noticia es que puede salir de la deuda. Puede ahorrar para la jubilación. Si puedo hacerlo, tú también puedes.

tener éxitoA la hora de contratar personal para que forme parte de un gran equipo de trabajo, los mejores candidatos suelen ser aquellos que se sienten mayormente motivados para ser los mejores en su oficio o profesión…

El éxito de una compañía comienza por el principio, y precisamente la selección y la contratación del personal serán la base del éxito de su negocio, de su emprendimiento o de su compañía, si Usted como empresario o emprendedor no contrata o no se asocia con los mejores, le aseguro que tendrá muchísimos problemas y no durante meses sino mas bien durante años.

Cuando se contrata a personas que no cumplen con los estándares o están por debajo de ellos, se crean muchos problemas a la hora del desempeño y se pierde muchísimo tiempo tratando de sacar a las empresas de esos problemas, tiempo que puede dedicarse a innovar, a encontrar áreas de oportunidad, crear nuevos productos, organizar, etc., además el tiempo de las demás personas que si son los mejores, será absorbido ya que se les involucrara en los conflictos que causan los demás.

A la hora de contratar o asociarse con alguien, tenemos que ser muy observadores en los motivadores de dicha persona, esto marcara la diferencia, algunos aspectos a observar son los siguientes:

• El candidato deberá estar motivado a desarrollar su profesión y adquirir nuevas experiencias

• El candidato esta motivado a concentrarse en aquello para lo que es mejor en su vida cotidiana y en el trabajo, además deberá tener un alto grado de conciencia de si mismo.

• El candidato esta motivado solo para trabajar con los mejores patrones o socios de negocio.

• El candidato esta motivado a demostrar sus capacidades y cualidades y a demostrar que esta altamente preparado.

• El candidato esta motivado a trabajar duro para alcanzar sus metas y las del grupo.

• El candidato esta motivado a ser positivo, útil y un gran miembro de equipos de trabajo.

• El candidato esta motivado a desempeñarse de una forma proactiva y a encontrar formas creativas de resolver problemas en su trabajo, esto es una buena Actitud.

• El candidato esta motivado a trabajar bien con los demás.

• El candidato es ambicioso y esta motivado a hacer su trabajo mejor que en el pasado.

• El candidato aspira y esta acostumbrado a recibir una buena paga y siempre esta enfocado a obtener buenos resultados.

Estos factores a observar son aplicables a cualquier nivel, ya sea un gran ejecutivo o un chofer o asistente de limpieza, un socio para un gran proyecto empresarial o un socio para lanzar alguna pequeña empresa, por ejemplo siempre será mejor contratar a un diseñador de paginas Web que esta motivado a crear y diseñar las paginas mas innovadoras y mejor diseñadas, modernas etc. Que contratar a un diseñador que solo quiere recibir una paga y pasar de una empresa a otra sin justificar o tener un motivante que lo haga cambiar de una compañía a otra.

Cuidado con la trampa del mercado, frecuentemente es difícil encontrar a los mejores, podemos observar que en el mercado laboral escasean los grandes candidatos.

Pero eso no justifica contratar o asociarse con el segundo o el tercer mejor candidato, una práctica poco común pero que la llevan a cabo los grandes visionarios y las empresas de alto nivel, es contratar a gente brillante aun cuando no exista una vacante para determinado puesto, ellos toman el riesgo y aprovechan las oportunidades. Así es que cuando usted encuentre a los mejores, contrátelos de inmediato.

Concluyendo, por cada acción en el sistema de reclutamiento, selección y contratación, cada decisión hay que calificarla con el concepto de “Contratar al Mejor”, la mejor publicidad, los mejores métodos de selección, los mejores entrevistadores, los mejores candidatos, los mejores socios de negocio.

Su Empresa, negocio o emprendimiento pueden ser tan buenos, como la gente que contrata o como las personas con las que usted se asocia.

Vivir MejorDuda de tus dudas antes de dudar de tu fe.

Esa es la versión súper corta de mi consejo para esos momentos en que nada parece ir según lo planeado, cuando todo lo que quieres parece estar fuera de tu alcance.

Sí, solo tienes que estar donde estás, con la mente abierta.

Olvídate de lo que crees que se supone debería ser tu vida y apréciala sinceramente por todo lo que es.

Es más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto, especialmente cuando ocurre una tragedia. Y aunque Angel y yo hemos hecho frente y crecido a través de nuestra justa parte de reales tragedias, seamos honestos sobre algo: el 98% de las veces creamos tragedia en nuestras vidas de incidentes relativamente menores. Cuando algo no sale exactamente como lo planeamos, en lugar de aprender de la experiencia, enloquecemos y dejamos que el estrés se convierta en nosotros.

Mi desafío para ti hoy es elegir de manera diferente, ¡No dejes que las pequeñas cosas que están fuera de tu control te dominen!

A decir verdad, la mayor diferencia entre la paz y el estrés es la actitud. Se trata de cómo miras una situación y qué decides hacer con ella. Es recordar que no hay certezas en la vida; no sabes exactamente lo que traerá el futuro. Entonces, tu mejor estrategia para vivir es hacer el mejor y más positivo uso del momento presente, incluso cuando te decepcione…

¡Especialmente cuando te decepciona!

¿Qué tan decepcionado estarías dentro de 20 años y descubrir que fuiste hecho para apreciar y disfrutar de la vida, mientras que todo lo que hiciste fue resistirte y dudar?

Tu vida, con todos sus altibajos, con todos sus giros inesperados, te moldeó para el bien mayor. Tu vida ha sido exactamente la que tenía que ser hasta este punto. No pienses que has perdido el tiempo. No pienses que no has llegado. Tomó todas y cada una de esas situaciones intrincadas y confusas con las que te topaste para traerte aquí, a este momento.

Y si tienes el coraje de admitir que tienes un poco de miedo, la capacidad de sonreír incluso mientras estás llorando, el descaro de pedir ayuda cuando la necesitas y la sabiduría para tomarla cuando se te la ofrece, entonces tienes todo lo que necesitas en este momento.

Solo tienes que creerlo, para que puedas dar el siguiente paso.

Piensa mejor, vive mejor!

Sobre atravesar el día con gracia

Dejando a un lado todos los detalles, el objetivo es crecer tan fuerte en el interior que nada en el exterior pueda afectar tu bienestar interno sin tu permiso.

Se trata de dejar ir las fantasías, aceptar la realidad, tener fe en tu viaje y apreciar todas las pequeñas cosas que están a tu alcance en el camino.

A medida que continúes viajando por el camino de la vida, haz todo lo posible para evitar que nadie ni nada mitigue tu tranquilidad. Vive una vida que te conmueva y te haga sonreír todos los días. Porque no querrás llegar al final, o a mañana, incluso, y darte cuenta de que tu vida no es más que una colección de expectativas estresantes y “algunos días” y recados y recibos y promesas vacías.

Elige de manera diferente!

Paso a paso, cada día, con gracia…

Anímate y canta en voz alta en el automóvil con las ventanillas bajas, y baila en tu sala de estar con tu familia, y quédate despierto hasta tarde riéndote, pinta tus paredes del color que quieras y disfruta de un vino dulce o pastel de chocolate.

Sí, y sigue y duerme sobre sábanas blancas limpias, y realiza fiestas espontáneas, pinta, y escribe poesía, y lee libros tan buenos que te hagan perder la noción del tiempo. Y simplemente sigue viviendo y haciendo que Dios se alegre de haberle dado vida a alguien que ama y aprecia el regalo.

hacerNo hay un profesor, no hay un pupilo, no hay líder, no hay gurú.

No hay maestro, no hay caballero, no hay salvador, no hay hada madrina.

Estás tú, está tu empresa, tu trabajo o pequeño negocio.

Tú eres tu profesor y el pupilo, tu eres tu maestro, tú eres tu gurú, tú eres tu líder, tú lo eres todo.

Eres todo

Basta de buscar oportunidades, créalas tu misma. Tienes todas las herramientas y conocimientos necesarios.

Stop a leer más libros buscando trucos, estrategias, técnicas o información relevante que te ayude a trascender al próximo nivel. En la mayoría de los casos ya posees todo eso que crees o te han hecho pensar que necesitas adquirir.

Basta de buscar mentores, tú eres tu mejor mentor. Detén la urgencia por ser contratado o trabajar para un manager. Tú eres tu mejor manager.

Basta de mendigar visibilidad o influencia. La mejor relevancia y exposición posible es la que tú y y tu trabajo desprendéis.

Soy todo

Si pierdo una oportunidad, busco de forma inmediata recursos para generar otra. Si fallo en una decisión es porque he decido. Me empujaré hacia otras decisiones para seguir decidiendo.

Sufrimos y parece que nunca dejaremos de sufrir. Primordialmente, porque la batalla está en nuestra mente, el ataque está en nuestra mente. La debilidad está en nuestra mente. El ego está en nuestra mente. Todo está en nuestra mente.

Hoy, en este pasaje de la vida que recorremos a una velocidad vertiginosa, nadie nos va a salvar, nadie nos va a rescatar. Nadie nos va a elegir.

Ya no hay líderes, no hay maestros, no hay gurís, no hay salvadores, no hay héroes, todo eso lo eres tú mismo. Esto es lo que posibilita esta economía, poder ser la persona que empuja, que instiga, que cambia las cosas, que hace que las cosas sucedan.

Hoy ya no hay mitos, nosotros podemos ser ese mismo mito, podemos construir lo que deseemos, podemos cambiar lo que queramos, podemos conseguir lo que nos propongamos. Está a nuestro alcance, es posible.

Ignora los mitos, obvia la leyenda de alguien que vino antes que tú. En lugar de eso empieza a forjar la tuya propia.

 

 

 

Subir »
FB