Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

hacerOficina con vista
El Mercurio

1 ¿Cómo definiría su estilo de liderazgo?

Parto de la base de que no soy la que tiene todas las respuestas, sino la que tiene que hacer las preguntas adecuadas. Eso requiere un grado de flexibilidad mía y de quien las recibe. Me gusta estar en la línea de abrir nuevas ideas, pero también de escuchar al resto, que es capaz de traer nuevas soluciones.

2 ¿Las mujeres tienen un liderazgo particular?

El liderazgo de las mujeres se da desde otro lugar, que no es el de los hombres. Quizás el poder no está ejercido por una imposición, sino por una invitación. Eso requiere empatía, capacidad de escuchar, de involucrar al otro. Hay hombres que lo hacen, pero lo veo más en las mujeres.

3 ¿En qué se fija cuando elige a alguien para integrarlo a su equipo?

Busco personas más independientes y que tengan capacidades de relacionarse con otros. Además, es importante propiciar que en el equipo se junten personas creativas con quienes tienen más conocimiento técnico. Los creativos son los que preguntan mucho más, los que son capaces de conectar ideas. Y junto con los técnicos se llega a un grupo que tiene distintas maneras de aproximarse a un problema.

4 ¿Cuál es la mejor manera de innovar en educación?

Hoy en Chile no estamos llegando con nuevas respuestas y más efectivas, por eso no estamos innovando. Un cable a tierra es ir y ver las escuelas, no sirve quedarse sentada en la silla creando ideas solamente. No hay que ser innovador solo por ser innovador: hay que estar en terreno, conocer las realidades, para inspirarse y ver qué es lo que hay que solucionar.

5 ¿Qué pasa si un líder no encuentra soluciones o creatividad dentro del equipo?

Para llegar a una buena solución educativa tienes que proponer cinco antes. Lo que sí no puedo dejar pasar es que gastemos mucho tiempo y perdamos energías del equipo en eso. Tenemos que ver rápidamente si algo no nos gusta o no funciona, porque debemos responder al sentido de urgencia que tiene la educación. Por lo general, no es una persona la que no llega con la idea, es un equipo. Y es porque nunca se llega a la primera a la respuesta final.

6 ¿Qué errores ha cometido usted como líder?

Un error permanente es pensar que todos entienden con claridad el mismo mensaje. El ingeniero, el educador y la socióloga tienen distintas maneras de leer ese mensaje, entonces cada vez tiene más importancia el transmitir mensajes más claros. Un error que cometo a veces es la excesiva motivación e ímpetu para sacar ideas que son muy rupturistas, a las que luego hay que darles sentido de realidad con un financiamiento, con un socio, con un desafío.

7 ¿Cuál ha sido la idea más rupturista que ha tenido?

Creamos un laboratorio de experiencias en educación y expusimos a profesores durante dos días. Los metimos en la idea del design thinking, el método del rap para trabajar la convivencia escolar, el uso de los espacios públicos de la ciudad para enseñar ciencias. Más que una idea rupturista en sí, en innovación al final lo que tienes que aprender es a exponerte y permearte de otras ideas.

8 ¿Cuál ha sido la situación más difícil que le ha tocado enfrentar en su carrera?

Pasar de ser una líder de un programa en este centro de innovación a ser la gerente. Porque en el fondo pasé de tener pares a tener un equipo al cual lidero. Eso fue un gran desafío. El problema no es la jerarquía. Fue tener una mayor responsabilidad y, para eso, debía también tener una mayor visión del bosque y no solo de algunas ramas. Entonces tuve que levantar la cabeza y ver no solo mi área, sino que todas ellas.

Super ExitososHace unos años me di cuenta de algo: la frecuencia con que la palabra “sólo” aparecía en los correos electrónicos y las conversaciones con mis compañeros de trabajo y amigos.

La primera vez que sentí esto fue poco después de salir de Google y unirme a una empresa con una alta proporción de empleadas mujeres. Google, y en todos los lugares donde había trabajado antes, tenían una mezcla más tradicional de géneros. Nunca había notado la alta concentración de “sólo” antes, así que pensé que podría ser mi imaginación. Pero pronto supe que mi corazonada era legítima. El “Sólo” simplemente seguía apareciendo con demasiada frecuencia.

“Sólo quería revisarlo…”
“Sólo me preguntaba si habías decidido entre…”
“Si sólo me pudieras dar una respuesta, entonces…”
“Sólo le estoy haciendo un seguimiento…”

Comencé a prestarle atención, en el trabajo y más allá. No pasó mucho tiempo para sentir algo que no había notado antes: Las mujeres usan “sólo” con más frecuencia que los hombres.

Aún así, era sólo una corazonada, no tenía datos. Sin embargo, incluso si escuchaba selectivamente, parecía que escuchaba “sólo” tres o cuatro veces más veces de las mujeres que de los hombres.

Me di cuenta de que había algo en la palabra que no me gustaba. De alguna manera, era una palabra para pedir “permiso”, una introducción a una solicitud, una disculpa por interrumpir, un tímido golpe a una puerta antes de preguntar “¿Me puedes dar algo que necesito de ti?”

Cuanto más pensaba en ello, más me daba cuenta de que era una palabra de “niños.” Y como tal, ponía al interlocutor en la posición de “padre”, otorgándoles más autoridad y control. Y eso no tenía sentido.

Estoy al tanto del tema de una comunicación respetuosa. Sin embargo, empecé a darme cuenta de que “sólo” no se usaba para ser cortés: Era un mensaje sutil de subordinación, de deferencia. A veces era modestia. A veces, incluso sutil. Cuando comencé a escuchar realmente, me di cuenta de que quitarla de una frase casi siempre aclaraba y reforzaba el mensaje.

Y cuando comencé a prestar atención, me sorprendió (créeme) con qué frecuencia usaba la palabra.

Envié un memo a mis compañeras de trabajo sobre la palabra “S” y les sugerí una moratoria sobre el uso de la misma. Hablamos sobre lo que parecía implicar (todas estuvieron de acuerdo) y lo diferente que el mensaje era de la forma en que nos veíamos: asesores de confianza, verdaderos socios, excelentes clientes.

Empezamos a notar cuándo y cómo usábamos “sólo” y avisarnos los unos a otros cuando se nos colaba. Con el tiempo, la frecuencia disminuyó. Y a medida que lo hizo, sentimos un cambio en nuestra comunicación; incluso en nuestra confianza. No diluíamos nuestros mensajes con una palabra que los debilitaba.

Era sutil, pero los pequeños cambios pueden provocar grandes diferencias. Creo que ayudó a fortalecer nuestra convicción, y mostrar mejor la decisión, la preparación, y el impacto que reflejaba nuestra marca.

Sin embargo, “sólo” todavía me molestaba. Claro, tenía mi pequeño experimento con mis amigas, pero había actuado según una corazonada, tal vez correcta, tal vez equivocada.

Así que corrí a hacer una prueba en el mundo real.

En una sala llena de jóvenes emprendedores, una linda mezcla de hombres y mujeres, le pedí a dos personas (un chico y una chica) que cada uno pasara tres minutos hablando sobre sus startups. Les pedí que salieran de la sala para prepararse, y durante su ausencia le pedí a la audiencia que contaran en secreto el número de veces que cada uno decía la palabra “sólo.”

Sarah fue primero. Los bolígrafos se movían muy rápidamente en las manos del público. Algunos anotaron cinco, otros seis. Cuando Pablo habló, el bolígrafo se movió… una vez. Incluso los oradores quedamos impresionados cuando nos revelaron el conteo.

Ahora, eso no es una investigación: Es un mero MVP (producto mínimamente viable) de una prueba que probablemente merece más investigación, pero todos tenemos otro trabajo que hacer.

Además, tal vez ahora que has leído esto, aumentarás tu atención a esa palabra y encontrarás maneras más claras, y con más confianza, para hacer tus ideas conocidas.

En otras palabras, ayuda a tener el “contador de S” bajo. Saca la palabra de tus frases y ve si notas una diferencia en tu claridad, e incluso en las creencias que alimentan las cosas que dices.

De hecho es fácil, una vez que empiezas a prestarle atención. ¿Te gusta?

Si es así, entonces, recordando a Nike… bueno, “Hazlo”.

exitoActualmente es normal sentir que todos los emprendedores están sus 20s. Hay muchas historias de jóvenes emprendedores que son millonarios, pero eso es sólo es una parte.

Hay muchos iniciadores de negocios que tuvieron grandes ideas más tarde, lo cual los llevó a crear empresas que han sobrevivido muchos años.

Aquí hay cinco personajes que comenzaron tarde y que probaron que el éxito es posible a cualquier edad:

1. Leo Goodwin, GEICO.

La Compañía de Seguros de los Empleados del Gobierno (GEICO por sus siglas en inglés) es una marca de seguros de automóviles en Estados Unidos con figuras publicitarias conocidas. Trabajando como contador en San Antonio, Texas, en 1930, Leo Goodwin se dio cuenta que los seguros necesitaban una reforma. Descubrió que las empresas no lidiaban con los clientes directamente, lo cual les podía ahorrar mucho dinero que tomaban los corredores.

En 1936, a sus 50 años, Leo fundó GEICO en Washington D.C. A diferencia de los demás hombres de negocios, él trabajó con su esposa Lillian para sacar adelante la empresa. Al final del año tenía 12 empleados y tres mil 700 pólizas activas. Hoy en día emplea a 27 mil personas y tiene más de 14 millones de asegurados.

2. Harland David Sanders, Kentucky Fried Chicken.

El Coronel Sanders no comenzó como la idea de un hombre de negocios. Perdió a su padre a muy temprana edad, luchó intensamente con su padrastro y fue despedido de múltiples empleos. Sin embargo, estaba determinado a no rendirse y esta cualidad lo llevó al triunfo.

Mientras trabajaba en una gasolinera, se hizo muy popular por su deliciosa receta de pollo. Después de que ese establecimiento se quemara, Sanders logró que ahí se construyera un motel y un restaurante. En 1952, a los 62 años, Sanders pudo franquiciar su Kentucky Fried Chicken (KFC) por primera vez. Actualmente KFC tiene más de 18 mil 800 locales en 118 países diferentes.

3. Robert Noyce, Intel.

Después de obtener su doctorado en física de MIT, Noyce encontró un trabajo como ingeniero de investigación. En 1957, él y otras siete personas dejaron su empleo y fundaron una empresa llamada Fairchild Semiconductor Corporation. Aunque tuvo algo de éxito, eventualmente se salió junto con Gordon Moore.

Ambos fundaron Intel cuando Noyce tenía 41 años. Éste era considerado un visionario y trataba a la gente como familia. Rechazaba los beneficios que recibían otros CEOs y buscaba que el ambiente de la compañía fuera más relajado. Además, supervisó la invención del microprocesador, una innovación que revolucionó la tecnología y que conforma la fundación de las máquinas que usamos actualmente.

4. Reid Hoffman, LinkedIn.

Seguro crees que una empresa como LinkedIn, una gran red social, fue fundada por un joven emprendedor ¿verdad? ¡No! Hoffman tuvo dificultades para saber qué iba a hacer al terminar la carrera en Stanford. Decidió trabajar pero, para hacerlo estratégicamente, hizo un mapa para saber lo que debía aprender antes de comenzar su empresa.

Cuando emprendió solo, fundó un sitio de networking llamado Socialnet, creyendo que si tenía un algoritmo que coincidiera tendría éxito. Trató de publicitar su nuevo sitio en revistas y periódicos, pero no llegó muy lejos. Al final, se fue y se unió a PayPal y antes de dejar ese trabajo en 2002 creó LinkedIn. Hoffman tenía 35 años cuando fundó la empresa y 43 cuando la hizo pública.

5. Carol Gardner, Zelda Wisdom.

Cuando tienes 52, estás recién divorciada, en quiebra y desesperada, posiblemente lo último que hagas sea pensar en iniciar una empresa. Pero tal vez sea lo que el doctor ordenó.

Después de que compró un perro, como recomendación de su terapeuta, Carol Gardner ganó un concurso local de tarjetas de Navidad poniendo una foto de su perro con detalles graciosos.

Esta victoria la inspiró a iniciar una empresa de tarjetas de felicitación, a la cual le puso el mismo nombre que su perra, Zelda. En 2010, Zelda Wisdom estaba valorada en 50 millones de dólares, lo cual muestra que realmente nunca sabes de dónde podrá venir tu siguiente gran idea.

Tener un negocio no es fácil, requiere trabajo duro y disciplina. Como resultado, no debería sorprenderte que muchas veces sean los más sabios los que saben navegar mejor por ese camino.

millonarioTodos los días mi bandeja de entrada está llena de preguntas de lectores que quieren saber qué hice para hacerme millonario.

Mi respuesta siempre los sorprende.

Déjame ponerlo de esta manera: ganar un millón de pesos en un año requiere el mismo esfuerzo que ganar 100 mil pesos en el mismo lapso. Sin embargo, la diferencia no está en el empeño que se le ponga, sino en cómo planteamos ese ahínco.

Tuve docenas de trabajos antes de descubrir la fórmula para generar riqueza. De hecho, recuerdo un empleo en el que me tenía que levantar a las tres de la mañana para llegar a que me gritara mi jefe. No solo era una actividad mundana, también era degradante.

Después de salir de ese empleo iba a la escuela, pero apenas podía mantenerme despierto para escuchar a mis profesores. Era un ciclo que me deprimía mucho. Dentro de mí sabía que tenía que encontrar otra fuente de dinero así que puse un negocio.

Luego de años de trabajar me hice la pregunta que cambió mi vida:

“¿Cómo puedo entregar más valor a las personas en menos tiempo?”

Cuando te haces esta pregunta, básicamente te cuestionas tres cosas:

1. ¿Cómo puedo entregar más valor?

Se refiere a cómo puedes darles mejor servicio a las personas. Te hace dar todo lo que tienes a tus clientes y mejorar la calidad del trato que ofreces a los demás.

Al principio de mi carrera nunca daba el extra o lo que las personas querían. De hecho, me burlaba de los voluntarios que siempre hacían cosas de más. Eventualmente me di cuenta de que la manera más segura de ganar consumidores leales era entregar el tipo de servicio que a mí me haría regresar a un negocio.

Deje de hacerme tonto y di todo lo que tenía en mis trabajos, lo que aumentó significativamente el valor de mi empresa. La única manera de volverte millonario es enriquecer la vida de otros.

2. ¿Cómo alcanzo a más personas?

Varios estudios han demostrado que un ser humano promedio se conecta con al menos 27 personas al día, ya sea de manera directa o indirecta. ¿Te imaginas alcanzar a estas casi tres decenas de personas para tu negocio diariamente?

Pues bien, esto se logra al aumentar tu alcance y frecuencia.

El alcance se refiere al número de personas que estarán expuestos a tu trabajo, mientras que frecuencia quiere decir el número de veces que este individuo será impactado por tu labor. Yo quería distribuir mi valor a más personas aumentando ambos factores al mismo tiempo, algo que se volvió el secreto de mi éxito.

3. ¿Cómo lo hago en menos tiempo?

Los segundos son el recurso más valioso que tenemos y todos queremos tener más. Esta pregunta aumenta tu eficiencia y te ayuda a mejorar tu productividad. No solo debes entregar un servicio de alta calidad, tienes que hacerlo de la manera más rápida posible.

Si puedes aumentar tu alcance, mejoras tu ingreso. Piensa en maneras de impactar de manera positiva a más personas con tu negocio. El secreto está en dar calidad de servicio en un buen tiempo.

En resumen, el éxito se centra en responder cómo puede entregar más valor a las personas en menos tiempo desde tu empresa. Escribe esta pregunta y repítela todos los días por los próximos 30 años. Cambiará la manera en la que trabajas.

Super ExitososDurante nuestro segundo evento #MentorPowerHour en vivo con el fundador de Levo 100, honoree y Pencils of Promise, Adam Braun, hablamos sobre cómo convirtió su pasión en una profesión.

Hablándole a una sala llena en las oficinas de Pencils of Promise, Braun habló de todo, desde lo que lo inspiró a construir su primera escuela (fue su abuela!) hasta lo que lo mantiene energizado (bienestar y meditación).

A continuación conoce alguna de las mejores palabras de Braun de esa noche:

1. “Toma el trabajo donde sientas que aprenderás más.”

Como Braun dijo: Haz que te paguen por ir a la escuela de negocios. Él no estaba hablando realmente de una escuela de negocios, sino más bien la oportunidad de un empleo que te permita aprender todo lo que sea posible. Adam trató su primer trabajo como si fuera un estudiante en un salón de clases, todo era una oportunidad para aprender a dirigir su propia organización.

2. “Mantente conectado con tu misión principal.”

Hobbies, amigos, apartamentos, empleos; todos cambian. Una cosa no: tu misión principal. Cuando reconoces y entiendes tu misión principal, esta te ayudará a definir a donde tienes que ir, y cómo llegar más rápido.

3. “La mayoría de los grandes momentos comienzan con personas reunidas en una habitación y haciendo conexiones.”

Todos conocemos el poder de los medios sociales, pero nunca subestimes el poder de las conversaciones cara a cara y la interacción con la gente. Una red fuerte hecha de conexiones significativas es la diferencia entre tener una pasión y convertir tu pasión en una profesión.

4. “Mi fracaso fue una de las lecciones de liderazgo más importante que he aprendido.”

El fracaso es inevitable para todos nosotros, por lo que es importante tomar estas experiencias y hacer la única cosa que podemos hacer con una no-tan-buena situación: aprender. Braun todavía se encogía al pensar de nuevo en uno de sus más grandes errores, pero también reconoció que le sirvió como una importante oportunidad para su crecimiento personal.

5. “No puedes fingir la autenticidad.”

Aquí es donde tendrás que abandonar tu actitud de “fingirlo hasta que lo consigas”. La autenticidad, la humildad y la confianza es una mejor receta para el éxito que pretender tener todas las respuestas. Deja que tu pasión y compromiso hablen por sí mismos!

diferenciarseEl mercado ha cambiado. Los clientes han cambiado. Incluso nuestros empleados han cambiado…. Y no vale de nada lamentarnos sobre los “viejos buenos tiempos” perdidos, no van a volver.

Las personas que, en alguna faceta de nuestra vida profesional debemos actuar como líderes, tenemos la obligación y responsabilidad de asumir este cambio, dejar de quejarnos y actuar.

Mi padre me decía cuando empezó la crisis que iba a ser un estupendo ejercicio para nuestra generación, ya que nos habíamos acostumbrado a gestionar la abundancia (de clientes, de proyectos, de financiación…), y nuestra prueba de fuego sería el aprender a gestionar la escasez.

Inevitablemente va a haber muchas bajas por el camino, pero los que consigan sobrevivir a esta crisis no solo saldrán más reforzados (consecuencia de una estructura de costes más ligera y una manifiesta capacidad de adaptación) sino que competirán en un mercado con menos competidores (aunque posiblemente más grandes, debido a los procesos de concentración). Este proceso lo podríamos asimilar al principio de supervivencia del más apto enunciado por Charles Darwin (Geoffrey Moore, autor del estupendo “Crossing the Chasm”, amplia el tema en su libro “Dealing with Darwin”)

Y para conseguir ser los más aptos y sobrevivir, lo primero que debemos hacer es plantearnos cómo nos está afectando estructuralmente la crisis.

Por ejemplo, uno de los problemas más habituales es la disminución del “horizonte temporal” con el que se maneja la producción (ya sean lavadoras o proyectos), dado que se ha pasado de disponer de una producción contratada a 6-12 meses vista a una de 2-4 meses en muchos sectores…

Esta situación hace que tengamos que enfrentarnos a la INCERTIDUMBRE en prácticamente todas las formulaciones de estrategias, y a la disminución de los tiempos de reacción. Aunque como líderes se nos enseña a manejar la incertidumbre y el cambio como un factor mas, siempre han existido determinadas “barreras de contención inmutables”, que están cayendo una tras otra….

Este punto nos obliga a replantearnos un número de factores importantes:

Rentabilidad de cada servicio/producto

En algunos entornos no se conoce claramente este dato, ya sea por falta de madurez o por la complejidad de la cadena de producción. Es absolutamente imprescindible focalizar esfuerzos en las áreas más rentables/diferenciales (o las que se prevé lo resulten en el futuro) y estudiar el coste/beneficio de las demás.

Y cuando hablamos de beneficio NO se trata sólo de rentabilidad, ya que pueden haber productos o servicios que aunque actualmente no son los más rentables complementan la oferta y son germen de negocios con éxito futuros.

Coste de hacer negocios (traducción literal del cost of doing business)

Enlazado con el punto anterior, este factor implica asumir cuánto dinero cuesta “levantar la persiana” de nuestra empresa todos los días, y representa el límite por debajo del cual no podemos (debemos) operar, por lo que debemos tenerlo muy presente.

Actuar sin tener todos los datos

Aunque esto es uno de las constantes clásicas que debemos asumir en nuestro papel de líderes, en esta época de incertidumbre debemos evitar situaciones de “parálisis por análisis”, y actuar de forma ágil y rápida. Es importante no obsesionarnos por los resultados de nuestras acciones (fuera de nuestro control) y hacer foco en las cosas que sí dependen de nosotros.

Gastos imprescindibles

Son muchos menos de los que hemos “acumulado” a lo largo de la vida útil de la Organización….y estudiarlos exhaustivamente, ya que es necesario adecuar la estructura de costes a las necesidades reales de producción de la empresa. En este punto lo importante es mantener el sentido común y proteger el core de nuestro negocio, e intentar ser creativos en la externalización de procesos no críticos (o no, ya que como se ha comentado es posible externalizar parcialmente la innovación mediante el crowdsourcing).

También deberíamos estudiar detenidamente que está haciendo nuestra competencia… y plantearnos hacer justo lo contrario. Aunque esto suene a exageración, está claro que si aplicamos las mismas estrategias que el resto, no conseguiremos resultados diferentes. En el mejor de los casos, lo que conseguiremos es seguir a flote, cosa que aunque es necesaria, pero no el objetivo último.

La formulación de la mayoría de los planteamientos estratégicos en las organizaciones actuales realmente nace del entorno militar, donde se lucha por un recurso finito (el terreno en el caso militar, la cuota de mercado en el nuestro)… Sin embargo, este supuesto es incorrecto, ya que en nuestro caso es posible replantear nuestra estrategia e identificar un nuevo espacio donde creemos un mercado nuevo (como hizo el “Cirque Du Soleil”, si queréis ampliar esta idea, os recomiendo el imprescindible “La estrategia del Océano Azul”)

Aunque esta crisis es diferente a todas las anteriores, tiene algo en común: Es un momento excepcional para diferenciarse, ser valientes, apostar por una idea e INNOVAR. Aunque la frase anterior pueda resultar naïve y romántica, hay un dato que nos debería hacer pensar: Más de la mitad de las empresas del Fortune 500 fueron fundadas durante épocas de recesión.

En resumen, en mi opinión la frase que debe guiarnos es “Diferenciarse o morir”, debemos asumir la incertidumbre como un factor más e intentar innovar, aunque eso suponga en algún caso una apuesta arriesgada… ¿que opinas? ¿Cual es tu receta para afrontar esta crisis?

decirnos mas a menudoLo que hacemos sale de quienes creemos que somos.

Un buen amigo mío, quien se graduó con honores de la Cal Berkley hace ya varios años, ahora es el co-fundador y CEO de una exitosa start-up en Silicon Valley.

A lo largo de la escuela primaria tuvo problemas para leer y escribir por una discapacidad. Hizo todo del jardín de infantes hasta el 12vo grado en clases para estudiantes especiales. Durante una reunión de padres y maestros cuando era estudiante de primer año en la escuela secundaria, dos maestros de clases especiales colectivamente le informaron a su madre que era muy poco probable que alguna vez pueda graduarse.

¿Como lo hizo? ¿Cómo salio adelante y superó las probabilidades? “Afirmaciones”, me dijo con una sonrisa seria cuando lo entrevisté ayer para un proyecto paralelo en el que estoy trabajando.

“Yo literalmente me decía a mí mismo que estaban equivocados sobre mí. Me decía exactamente lo que necesitaba escuchar, todos los días, para mover mi vida hacia adelante. Puede sonar como un cliché para algunas personas, pero no lo es; es algo muy poderoso!”

Me encanta su sentimiento, y estoy de acuerdo con él 110%. De hecho, hay una buena razón de por qué entrenar nuestras mentes con afirmaciones positivas funciona tan maravillosamente.

Como todos los músculos del cuerpo, la mente necesita hacer ejercicio para ganar fuerza. Tienes que ejercitarla constantemente para que crezca y se desarrolle con el tiempo. Si no esforzaste tu mente de miles de pequeñas maneras durante este tiempo, obviamente se desmoronará el día en que las cosas se pongan realmente difíciles.

Una mente bien entrenada con afirmaciones positivas tiene pensamientos correctos en cola y lista para usarlas cuando el momento lo requiera.

Si deseas comenzar (o mejorar) esta práctica en tu vida, aquí tienes una selección de afirmaciones que a menudo les sugiero a nuestros estudiantes de coaching como punto de partida:

1. “No puedo controlar todo lo que me pasa; sólo puedo controlar la manera en que respondo a lo que me pasa. En mi respuesta está mi poder.”

2. “No voy a quedar atrapado en lo que podría haber sido o debería haber sido. En vez de eso voy a mirar el poder y la posibilidad de lo que hay en este momento.”

3. “Tengo que aceptar todo lo que esté en mi camino, y lo único importante es que cuando me encuentre con ello pueda dar lo mejor que tengo para dar.”

4. “Cometer errores es siempre mejor que fingir perfecciones.”

5. “Nunca seré tan bueno como todos dicen que soy cuando gano, y nunca seré tan malo como creo que soy cuando pierdo.”

6. “Voy a pensar menos en manejar mis problemas y más en manejar mi forma de pensar. Mantendré una actitud positiva.”

7. “Un desafío sólo se convierte en un obstáculo si me inclino ante él.”

8. “Me levantaré. Una y otra vez. Cuanto más rápido me recupere de mis contratiempos, más rápido llegaré a dónde voy en la vida.”

9. “No voy a tratar de esconderme de mis miedos, porque sé que no están ahí para asustarme. Están ahí para hacerme saber que algo vale la pena.”

10. “Hay una gran diferencia entre la fatiga vacía y el agotamiento gratificante. La vida es muy corta. Voy a invertir en actividades que me muevan profundamente.”

11. “Si no tengo tiempo para lo que importa, dejare de hacer cosas que no importan.”

12. “No puedo construir una reputación y un legado basado en lo que voy a (tal vez) hacer algún día.”

13. “El futuro puede ser diferente al presente, y tengo el poder para que así sea, hay mismo.”

14. “La felicidad llegará a mí cuando salga de mí.”

15. “Salir adelante es esencial, y nunca voy a salir por adelante de cualquier persona (incluyendo a mi yo del pasado), si siempre trato de alcanzarlos.”

16. “Me enfocaré en hacerme mejor, y no en creer que soy el mejor.”

17. “Estaré demasiado ocupado trabajando en mi propio pasto como para notar si el tuyo es más verde.”

18. “Voy a comer como si me quisiera. Moverme como si me quisiera. Hablarme como si me quisiera. Vivir como si me quisiera. Hoy.

19. “Mi siguiente paso en la dirección correcta no tiene que ser uno grande.”

20. “Todas las victorias (sobre todo las pequeñas) valen la pena ser celebradas, cada paso del camino. Son las pequeñas cosas bien hechas las que crean una gran y emocionante vida al final.”

Y recuerda, uno de los grandes regalos de la vida es el hecho de que a menudo es difícil. Porque al enfrentar las dificultades de la vida, construimos una fuerza inestimable. Esta fuerza nos permite cumplir con éxito nuestros más profundos y significativos propósitos.

Es precisamente porque la vida es difícil que somos capaces de hacerla grande. Es porque la vida es difícil que somos capaces de elevarnos por encima de las dificultades. Somos capaces de hacer la diferencia y capaces de dejar nuestra huella en el mundo.

esa vos en tu cabezaEl ego es la voz en nuestras cabezas que nos dice que no somos lo suficientemente buenos, lo suficientemente inteligentes ni lo suficientemente lindos. Si nos permitimos escucharlo, puede afectar seriamente la forma en que vivimos y amamos.

A pesar de lo a menudo y lo alto que esa voz en tu cabeza pueda ser, eres tú quien tiene el control. El ego no te controla a ti, a menos que se lo permitas.

Aquí tienes cinco maneras de decirle a tu ego que eres tú quien está a cargo:

1. Di gracias.

Agradeciéndole a la voz en tu cabeza, no estarás alimentando su fuego. Cuanto más bondadoso seas con tu ego, más empezará a disolverse. Puedes agradecerle al ego y dejar que sepa, que desde este momento tú estás a cargo. Entre más intentes luchar contra tu ego diciéndole que “se calle” o “desaparezca”, más fuerte se hará.

2. Dile a la voz en tu cabeza que sí eres lo suficientemente bueno.

El ego puede llevarte a creer que no eres capaz de hacer las cosas que quieres hacer. Posiblemente te estés comparando con otras personas, lo cual nunca termina bien. Todos los seres humanos tenemos la necesidad de sentirnos importantes, pero tiene que venir de adentro hacia afuera. No puedes depender exclusivamente de otras personas para sentirte bien contigo mismo. Dile a tu ego que sí importas, y créelo; porque así es.

3. Deja que el ego sepa que ya hiciste esto.

Recordándole a la voz en tu cabeza las cosas que ya has logrado, vencido o cumplido te permitirá desplazar tu atención hacia los resultados positivos que ya has experimentado. El ego no puede dudar de ti si sabe que ya has prevalecido frente a la adversidad.

4. Asegúrate de que la voz en tu cabeza entienda que te sientes cómodo con la incomodidad.

El ego quiere mantenerte a salvo. Te hará creer que tu “zona de confort” es donde quieres estar, cuando lo que realmente quieres hacer es liberarte de los sentimientos de mundanidad. Una vez que dejes que la voz dentro de tu cabeza sapa que abrazas la incertidumbre, no tendrá más remedio que dimitir.

5. Comprende la importancia de los feedbacks (la retroalimentación) para que tu ego también lo haga.

El fracaso y los feedbacks son lo mismo. Cuando no logras el resultado que esperabas, ganas retroalimentación basado en tu experiencia. Puedes aprender de esto, y cambiar la forma en que te acercas a las futuras oportunidades o desafíos. Los desafíos evocan crecimiento y cambio. Deja que el ego sepa que necesitas fallar para poder crecer y tener éxito. Algunos de los grandes triunfadores de nuestro tiempo tuvieron que fallar cientos de veces. Estas son algunas de las inspiradoras palabras sobre el fracaso de la leyenda del baloncesto, Michael Jordan:

– He fallado una y otra y otra vez en mi vida, y por eso tuve éxito.

– Algunas personas quieren que suceda, algunas desean que suceda, otras hacen que suceda.

– Puedo aceptar el fracaso, todos fracasan en algo. Pero no puedo aceptar no intentarlo.

– El talento gana juegos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos.

– Simplemente juega. Diviértete. Disfruta el juego.

– Yo juego para ganar, ya sea durante una práctica o un juego real. Y no voy a dejar que nada se interponga entre mi y mi entusiasmo competitivo para ganar.

– Mi actitud es tal que, si me empujas hacia algo que piensas es una debilidad, entonces daré vuelta esa debilidad percibida y la convertiré en una fortaleza.”

Cuanto más te comparas con los demás, piensas en las cosas que no tienes, le temes al fracaso o deseas ser otra persona; más grande y más fuerte se vuelve tu ego. Tú no eres la voz en tu cabeza. En palabras de Eckhart Tolle, autor de A New Earth y The Power of Now:

“El aburrimiento, la ira, la tristeza o el miedo no son tuyos, no son personales. Son condiciones de la mente humana. Ellos van y vienen. Nada de lo que va y viene Es.”

pensamientos26. Muchas buenas ideas parecen locas o imposibles al principio. Las tuyas no son diferentes.

27. Tienes apoyo. Amigos, familia, colegas, etcétera. Y si ellos piensan que estás loco, hay grupos de networking que te pueden impulsar.

28. La experiencia siempre es valiosa. Aun cuando no logres exactamente lo que te propones, habrás obtenido experiencia.

29. El trabajo duro es divertido. Te sentirás bien con solo intentar lograr tus sueños.

30. Todo día cuenta. Hoy, mañana y el día siguiente son escalones para alcanzar tus metas.

31. Lo que veo yo importa más que lo que los demás ven. No le des demasiada importancia al “qué dirán”.

32. No hay problema que no puedas superar. Todo puede ser analizado y resuelto.

33. Las acciones ordinarias hacen una vida ordinaria. Si quieres que tu vida cambie, no hagas siempre lo mismo.

34. Todo puede ser mejorado. Puedes empezar de manera muy sencilla e ir haciendo arreglos a tu estrategia.

35. Puedes aprender todo lo que te haga falta. Hay recursos gratuitos en todos lados.

36. Puedes volverte un maestro de lo que quieras. Practica, practica y practica.

37. La voluntad está en la cabeza. Debes querer lograr las cosas.

38. Sé lo que quiero. Conoce cuáles son tus metas y visualízalas.

39. Los sentimientos nacen de los pensamientos. Llénate de pensamientos positivos para sentirte bien.

40. Tratar y fallar es mejor que no hacer nada. Es una regla universal.

41. Soy quien quiero ser. Nadie te puede impedir ser tu mismo.

42. No puedo ganar a menos que luche. El esfuerzo es lo único que da resultados.

43. Mi vida es un producto de mis elecciones. Así que toma decisiones importantes.

44. Soy mejor de lo que era ayer. Eres más viejo, sabio y tienes más experiencia que nunca antes en tu vida.

45. Nada pasa de la noche a la mañana. El trabajo duro y la paciencia son tus aliados.

46. El primer paso es el más difícil. Te sentirás más motivado conforme vayas avanzando.

47. Me daré un premio cuando termine. Incluso las recompensas pequeñas son grandes motivadores.

48. Estoy trabajando para más personas. Tal vez tu esfuerzo es para tu familia o tu comunidad. Cualquiera que sea tu motivante, debe ser poderoso.

49. Siempre hay segundas oportunidades. Si te equivocas puedes intentarlo de nuevo.

50. Si todo falla, al menos tendrás una gran historia. Tu camino te dejará recuerdos y anécdotas.

El poder del pensamiento positivo no es una moda. Está científicamente probado que puede afectar tu estado de ánimo, sentimientos y desempeño. Esta lista de pensamientos te ayudará a dar el primer paso para alcanzar tus sueños. El resto está en tus manos.

Kim KiyosakiRobert y yo compartimos el mismo acontecimiento significativo cuando fuimos jóvenes, nuestros padres fueron despedidos.

Si alguna vez fuiste despedido o conoces a alguien que lo fue, entonces sabes lo devastador que es, no sólo económicamente, sino también emocional y espiritualmente.

El padre de Robert fue despedido en 1950. La tensión en su familia fue muy grande, y hasta la fecha, Robert cree que los problemas resultantes llevaron a la muerte a su madre con un ataque al corazón dos o tres meses después.

Cuando mi padre fue despedido, también fue una experiencia que cambio mi vida. Yo crecí en Nueva Jersey, a las afueras de la ciudad de Nueva York. Cada día de la semana, mi padre tomaba el tren hacia la ciudad. Cada viaje tomaba una hora y media.

Como la mayoría de los empleados, mi padre trabajó duro para subir la escalera corporativa. Cuando surgió la oportunidad para ocupar el puesto de jefe de ventas en una empresa de impresión en Oregon, la tomó.

Después de un tiempo, el puesto de presidente de esta empresa quedo abierto. Mi padre y el CFO (director financiero) eran los principales candidatos. Por desgracia, el CFO ganó, y una de las primeras cosas que hizo fue despedir a mi padre.

Yo estaba tan enojada. Mi padre era un buen hombre que trabajó incansablemente para mantener a su familia, y así como si nada lo habían despedido.

¿Quién controla tu destino?

También estaba triste porque me di cuenta de que como un empleado, mi papá no tenía control sobre su destino. Si bien se dedicó a hacer otras cosas, realmente nunca se recuperó completamente de ese evento. Fue el pináculo de su carrera, y después de eso se estancó.

Fue entonces que decidí que nunca, nunca me pondría en esa posición, y eso lo cambió todo para mí. Yo sabía que quería ser dueña de mi propio negocio y hacer mi propio camino. Quería controlar mi propio destino financiero.

¿Cuál es tu historia?

¿Por qué estoy compartiendo todo esto contigo?

Porque cuando se trata de encontrar al socio adecuado para tu vida, deben conocer sus pasados para entender lo que quieren para sus futuro. Nuestras historias forman quienes somos, y una de las cosas más importantes que puedes hacer cuando se trata de tu matrimonio y dinero, es hablar sobre sus pasados y aprender de ellos. Sólo entonces podrán formar el futuro que desean juntos.

Para Robert y para mí, los dos sabíamos que queríamos ser ricos y ser dueños de nuestros propios negocios. Al entrar en el camino de la vida juntos, teníamos un propósito y una filosofía compartida en torno al dinero.

¿Puedes imaginar, dada mi historia y mis motivaciones, si me hubiera casado con alguien que no quisiera estas cosas? Probablemente no habría durado, y si lo hiciera, habría costado mucho trabajo mantenernos como pareja.

¿Conoces realmente la historia de tu pareja?

Por supuesto, no todo el mundo tuvo la oportunidad de hablar sobre dinero con su pareja antes de casarse. A menudo encuentro que cuando las parejas tienen problemas, es porque no conocen las motivaciones detrás de sus métodos. Es importante que comiencen a hablar de sus pasados para entender por qué son como son hoy en día, como individuos y como pareja. Pero también es importante que a partir de eso, empiecen a hablar sobre cómo quieren que su futuro sea.

Te lo prometo, hará un mundo de diferencia.

volverse ricoMary Cardona, capacitadora en Programación Neurolingüística, señala que el poder más grande de un ser humano es el de la creencia.

Su consejo es: “Empiece el día mirándose en el espejo y cada mañana repita en voz alta: yo merezco lo mejor del universo.”

“La ventaja es que el cerebro se cree todo lo que usted le dice.”

Pero no todo es creencia, también hay que hacer sacrificios. Ángel Valverde, miembro del grupo Escuela de Riqueza, precisa que los ricos tienen su fortuna porque conocen el valor de cada centavo.

Asimismo, son constantes buscadores de oportunidades, regateadores y negociadores agresivos. Además, invierten su dinero en negocios que dan un rendimiento más alto que el mercado y luego reinvierten lo ganado. Igualmente son consumidores moderados hasta tener un sólido patrimonio y tienen una actitud positiva frente a las adversidades. Siempre piensan en sumar y no en restar.

Y ¿cómo son los pobres? Bueno, Valverde explica que en ciertos casos ellos realizan una serie de actividades y compran un sinnúmero de bienes para aparentar ser ricos, minando su ruta de la riqueza con actividades que no generan mayor valor. Es decir, no les importa lo que haya que gastar, por ejemplo, para comprarse un televisor de plasma. Y eso les genera más gastos.

El hecho es que mientras los pobres y las clases medias deseen parecerse a los ricos, los ricos con sus hábitos seguirán aumentando su riqueza, salvo algunas excepciones, y los pobres con sus hábitos y sus ganas de parecer ricos seguirán siendo pobres.

Pablo Dávalos, profesor de Macroeconomía de la Universidad Católica, dice que los cambios van desde las cosas más pequeñas. Por ejemplo, preferir un mercado al supermercado y comprar ropa de calidad en lugar de inclinarse por la marca.

Claro, estos son solo unos pequeños casos. Pero, si ya logró ahorrar dinero no se olvide de analizar esta pequeña premisa: “¿Desea ahorrar para consumir y adquirir deudas, o para invertir?”

Oswaldo Maldonado, experto en finanzas personales, resalta que salir de las deudas y ahorrar es bueno, pero es mejor invertir. Y hay instrumentos para hacerlo. Uno es abrir su propio negocio, pero antes debe tener un plan elemental. También puede inclinarse por los bienes raíces, esta es una de las opciones más rentables, pues se puede comprar una propiedad para revenderlo o alquilar.

Pero, a veces todo está en la mente. Cardona siempre habla de 25 claves secretas de la mente respecto al dinero. Una de las más importantes señala que “donde usted fija su atención, eso se multiplica”. Es decir tome muy en cuenta sus dones y lo bueno que le da la vida. “Cuando juegue loterías y cosas de azar evite jugar para salir de deudas, porque eso solo hace que sus deudas se multipliquen.”

Cuando juegue, hágalo pensando en todo lo bueno que va a poder comprar o tener. La energía de las deudas es una energía que no puede unirse con la de la prosperidad. Por eso hay una frase que dice: plata llama plata”.

Otra clave de la que habla esta mujer en sus charlas es: “Ame todo lo que hace. Si está haciendo algo que no ama, o aprenda a amarlo o busque otra actividad en su vida. El campo energético se cierra si no ama lo que hace.”

También habla de una ley, llamada “ley del múltiplo”. Esta propugna: “Gasta con placer y se te devolverá multiplicado”. Claro que con medida.

Y otra regla importante reza: “Siembre como un jardinero”. Es decir, con la certeza de que su inversión dará fruto.

La experta también recalca que no se debe ayudar a quien no le pide ayuda. Y pone de ejemplo que la gente se pasa pensando en que si se ganara la lotería le compraría una casa a su hermano, le pondría un negocio a su primo y pagaría las deudas de su tío. Pero, Cardona precisa que el único pecado que el universo no perdona es responsabilizar a otros por sus necesidades.

¿Si usted no necesita la lotería para qué van a dársela? , pregunta Cardona.

Cambie su mentalidad en cuanto a las deudas. No piense ¡cuántas deudas tengo! sino ¡voy a producir todo este dinero para pagar estos gastos!. “Si mira todo lo que va a recibir va a tener una sensación diferente a la que si piensa en todo lo que tiene que pagar”.

La programadora neurolingüística comenta que hay que bendecir las facturas, porque “cuando llegue una factura y piensa en la cantidad de dinero para pagarla, su mente se bloquea”.

El hecho es que uno de los más grandes secretos de los que triunfan es prepararse para la buena suerte. Recuerde que la buena suerte es preparación más oportunidad. Cuando usted está preparado, la oportunidad le llega. “Por eso es importante que usted empiece a prepararse.

¿Quiere tener una casa?, empiece a ahorrar aparte para ella. ¿Quiere hacer un viaje?, comience a guardar un poquito de su dinero. “Es importante que en la vida tenga una profesión, un arte y un oficio. Eso le va a dar opciones de buena suerte porque si no funciona la una, funciona la otra”.

A veces estas claves pueden sonar como algo irreal para alguien que no tiene un solo centavo para iniciar un negocio. Pero, en Escuela de Riqueza, organización que dicta charlas sobre cómo mejorar su situación financiera, se cuentan casos de ecuatorianos que han llegado, incluso sin un solo centavo, a convertirse en hombres ricos.

Tenga en cuenta

Jugando con el dinero: Los padres deben incluir a sus hijos en el conocimiento del dinero, las fuentes de gastos e ingresos, para que los niños sean conscientes de la necesidad de ahorrar y sobre todo de optimizar y maxificar el uso de los recursos.

Las metas: Es importante asumir la realidad tal y como es. Saber “dónde estoy” es el primer paso y decidir “dónde quiero ir”, el segundo. Fije prioridades y empiece a tener un sueño. Defina qué va a hacer en su vida, cómo se va a ver en dos o cinco años.

Las trampas: Evite tomar deudas solo por el supuesto interés que le cobran. Primero asegúrese cuánto terminará pagando. Hay algunas casas comerciales o instituciones financieras que le ofrecen bajas tasas de interés pero le cobran comisiones o le aplican un sistema llamado interés compuesto que incrementa el monto a pagar.

Estrategias asociativas: Para comprar los víveres puede asociarse con otras personas para obtener mejores precios al mayor. Si quiere un terreno también puede comprar un gran lote entre muchos y después dividirlo.

mentalmente fuerteAl igual que las personas no nacemos con fuerza física, nadie fue bendecido con una increíble fuerza mental al nacer.

Más bien, la fuerza mental se desarrolla a través del tiempo en las personas que eligen hacer de su desarrollo personal una prioridad.

Además de evitar las cosas que podrían detenerlos, las personas mentalmente fuertes crean hábitos saludables que les ayudan a crecer más fuertes. Aquí tienes ocho cosas que las personas mentalmente fuertes hacen todos los días para fortalecer sus músculos mentales:

1) Utilizan su energía mental sabiamente

Es fácil distraerse a lo largo del día por una variedad de tareas sin importancia e improductivas. Las personas mentalmente fuertes eligen usar su tiempo y energía con cuidado. Ellos dedican sus esfuerzos a las cosas que más importan para poder así lograr sus metas.

2) Replantean sus pensamientos negativos

Todos tenemos pensamientos negativos de vez en cuando, pero las personas mentalmente fuertes no dejan que esos pensamientos los detengan o los tiren para abajo. En vez de eso, responden a sus predicciones pesimistas y duras críticas con un diálogo interno más productivo. Ellos se mantienen motivados para hacer lo mejor posible al hablarse a si mismos como a un amigo de confianza o un mentor.

3) Trabajan en metas establecidas

Las personas mentalmente fuertes establecen metas personales y profesionales claras lo que les da un significado y propósito. Ellos renuncian a la gratificación inmediata, manteniendo sus metas de largo plazo en mente. Ven los obstáculos como desafíos, y no como bloqueos en su camino al éxito.

4) Reflexionan sobre sus progresos

Las personas mentalmente fuertes reflexionan sobre sus progresos hacia sus metas todos los días. Reservan tiempo para examinar qué están haciendo bien, y humildemente reconocen las áreas que necesitan mejorar. Ellos se hacen responsables por sus errores y constantemente se esfuerzan para crecer mejor.

5) Toleran la incomodidad por un mayor propósito

Mientras que algunas personas hacen todo lo posible por evitar cualquier tipo de angustia, otras aguantan el dolor simplemente para demostrar que son duras. Las personas mentalmente fuertes, sin embargo, toleran la incomodidad cuando sirve a un propósito mayor. Ya sea que estén haciendo ejercicio aun cuando se sienten cansados, o estén dando un discurso aun cuando se sienten aterrorizados, usan su dolor para ser mejores.

6) Practican la gratitud

No puedes estar en tu mejor momento si estás insistiendo en que mereces algo mejor. Las personas mentalmente fuertes reconocen que ya tienen todo lo que necesitan. Ellos reconocen su buena fortuna y expresan gratitud por todas las cosas que hay en sus vidas, por las grandes y las pequeñas.

7) Equilibran las emociones con la lógica

Las personas mentalmente fuertes saben que sus sentimientos juegan un papel importante en su percepción y su comportamiento. Ellos prestan mucha atención a las maneras en que sus emociones pueden influir en sus juicios. Equilibran cuidadosamente sus emociones con la lógica para poder tomar las mejores decisiones posibles.

8) Viven de acuerdo a sus valores

Aunque puede ser tentador medir tu valor comparándote con tu competencia, las personas mentalmente fuertes no son víctimas de este tipo de distracciones. Ellos se enfocan en vivir de acuerdo a sus valores y dar lo mejor de sí, a pesar de sus circunstancias. El punto es que no se preguntan, “¿Le gané a los demás?” En lugar de eso, se preguntan, “¿Me mantuve fiel a mis valores?”

Tony RobbinsTony Robbins es un exitoso coach y autor estadounidense de libros de auto-ayuda para alcanzar el éxito en materia de dinero.

Los consejos de su último libro, “Money Master the Game.”

1. Aprende a hacerte más valioso para ganar más dinero:

Durante una conferencia, el autor quedó shockeado con el consejo de un disertante. “Todo lo que tienes que hacer para ganar más dinero en la misma cantidad de tiempo, es hacerte más valioso para el mercado,” dijo.

La frase conmovió a Tony. Este secreto suele ser la base de la filosofía de muchas de sus compañías.

“Lo más importante que puedes hacer personalmente es crecer constantemente. Pasa cada día trabajando en ti mismo porque (como pensaría el magnate inversionista Warren Buffett), no hay inversión más grande que la que haces en ti mismo. Cuando hagas esto, te harás más valioso para el mercado, y tendrás la capacidad de hacer más dinero”.

Una vez que lo logres, necesitas los vehículos para compartir ese nuevo valor con otros por medio de tu trabajo. Los mejores vehículos son convertirte en propietario de tu propia empresa, y también convertirte en el “dueño” de tus inversiones personales.

2. Tú salud vale fortuna: Sin salud, no se puede ser rico:

“Para continuar construyendo el camino del éxito personal se necesita, en efecto, encontrar momentos de avance en tu vida personal que te permitan finalmente perder peso, buscar un nuevo trabajo, hacer esas llamadas de ventas extras, entre otros”, asegura el experto.

Para lograr avances es necesario tener el mejor rendimiento en negocios, salud y vida; y tu salud te dará la actitud mental positiva necesaria para ejecutar apropiadamente la mejora de las dos restantes.

3. ¿Una Buena Inversión?: la asignación apropiada de activos:

Aunque no todos somos iguales, Tony sugiere que cada emprendedor necesita crear una nueva compañía. Él llama a esta compañía tu “máquina de dinero”, y este nuevo negocio no tiene empleados ni un frente orientado al público.

Tony aconseja a los emprendedores que establezcan una segunda área de distribución de activos con un porcentaje de las ganancias de sus compañías y/o salario, y lo pongan en inversiones que haga que el dinero trabaje para ellos y que se incremente con el tiempo. Así, cuando las cosas no vayan bien, todavía estarán en buena forma financiera porque habrán tomado las precauciones necesarias para crear una “máquina de dinero.”

energia¿Cuántas veces has dicho: “no me da tiempo”?

La vida actual nos lleva a estar todo el día “haciendo cosas”. Nos acostamos por la noche agotados después de un día completo de actividades, trabajo, obligaciones y pensando que se nos han quedado cosas por hacer, y a la mañana siguiente la historia se repite.

Nos levantamos con la sensación de estar agotados y sin energía suficiente, con la preocupación de que “no tenemos tiempo”.

Hoy en día, la efectividad personal ha girado en torno a la administración adecuada del tiempo. Tenemos organizadores, hasta aplicaciones en el teléfono que nos dan “alertas” para indicarnos la siguiente actividad.

Nos han dicho que el tiempo es el recurso “no renovable”, por lo tanto debes saber aprovecharlo. Pero nos hemos olvidado de saber administrar nuestra energía.  Y no me refiero a nada esotérico, de auras y mantras, etc.  Me refiero a la energía como la capacidad que todos tenemos de realizar y trabajar por lo que queremos y nos importa.

Gestiona tu energía, no tu tiempo

¿Porque decimos que debes administrar primero tu energía y luego tu tiempo?  Si te fijas la energía a diferencia del tiempo es un recurso “si renovable”, y es vital poder tenerlo para poder ser efectivos en lo que hacemos. Porque ¿De que te sirve administrar bien tu tiempo si tu mente y tu cuerpo no tiene energía para hacer las cosas bien y a la primera? Por más técnicas que tengas de productividad personal, si dejas a un lado la renovación de tu energía, estarás fuera del juego y no llegarás a tu meta.

La energía es un activo que poco a poco vamos perdiendo, a medida que vamos envejeciendo, sin embargo, hay formas de recuperarla.  La paradoja y lo importante del tema, es que a la vez que vamos creciendo, nuestras responsabilidades aumentan.  Terminas la carrera, te casas, tienes hijos, un nuevo trabajo o un negocio, y de pronto las exigencias se vuelven más, y paradójicamente tu energía natural se vuelve menos.

Es por eso que es crucial aprender a RECUPERAR de forma más eficaz nuestra energía.

En el año 2003 Tony Schwartz, ex reportero del New York Times y hoy escritor y ponente de reconocido prestigio, publica el bestseller “The Power of Full Engagement“ (“El Poder del Pleno Compromiso”), donde pone de moda la frase “Gestionar la energía, no el tiempo, es la clave para un alto rendimiento y la renovación personal”.

Schwartz profundiza en cuatro fuentes imprescindibles de energía como son: el físico, las emociones, la mente y el espíritu.  Cada una de ellas tiene un alto impacto en la persona y aunque son independientes están interrelacionadas. Es necesario analizarlas por separado y en el mismo orden que él las muestra.

La energía física se refiere a nuestro organismo biológico.

Dormir ayuda al cuerpo y a la mente a desintoxicarse de todo el trabajo y el desgaste que sufrieron durante el día.  Con el desgaste diario, nuestro cuerpo necesita recuperarse con el sueño y el descanso efectivo.

La energía emocional se refiera a la proporción que tenemos durante el día de emociones “negativas” frente a emociones “positivas.”  

Bárbara Fredickson, especialista en el tema de las emociones, no habla de una relación de 3 emociones positivas frente a 1 negativa en nuestro día a día, para poder tener suficiente energía emocional que nos hace ser más creativos y solucionar mejor los problemas que se nos presenten.

La energía espiritual se refiere al propósito profundo del porqué hacemos las cosas.

Christopher Reeve, mejor conocido como “Supermán” en el cine, sufrió una caída de caballo que lo dejó cuadraplégico, sin embargo, el amor por su familia y por sus hijos, fueron la fuente de su energía espiritual para fundar la organización de ayuda a personas que tienen parálisis similares y seguir aportando a la sociedad desde sus circunstancias.

La energía mental es la que provee a la mente la suficiente circulación de la sangre y la claridad para poder pensar mejor.

Uno de los recursos más efectivos para darle el descanso a la mente es la meditación, el constante aprendizaje y por otro lado, el ejercicio físico.

Uno de los conceptos que maneja Schwartz, es que la RECUPERACIÓN debe ser proporcional al desgaste.  Es decir, tenemos que aprender a darnos el espacio y el tiempo para recuperar efectivamente la energía, pero ¿Qué pasa? Hoy en día a nivel mundial la gente duerme en promedio 5 o 6 horas máximo, cuando nuestro cuerpo necesita por lo menos 7 horas.

Estrategias para RENOVAR efectivamente tu energía:

1.- Haz pausas en tu trabajo

O en otras palabras, “No corras maratones todos los días”. Haz pausas frecuentes en tu trabajo, el promedio de duración que puedes aguantar son 60 a 90 minutos.  Si el trabajo te cuesta, o es algo que te supone mucho esfuerzo, te recomiendo que hagas pausas cada 30 minutos y descanses de 5 a 10 minutos.

En esos descansos sepárate de lo que estás haciendo, sal a caminar, ve por un vaso de agua, cierra los ojos, y luego vuelve a tu trabajo. Verás que tu rendimiento será mucho mejor, cometerás menos errores y serás más eficiente.

2.- Duerme lo suficiente

Estudios llevados a cabo en la NASA por el prestigioso Doctor Mark Rosekind demostraron que en una siesta de 26 minutos los pilotos incrementaban su rendimiento en un 34% y su nivel de alerta en un 54%, durando sus efectos de 3 a 4 horas.  Las personas que duermen mejor, aumentan la energía que requiere el cuerpo para el trabajo diario.

3.- Aliméntate con cabeza

Diversos alimentos además de ser buenos para la salud, nos aportan energía y son excepcionales para el cerebro. Nos ayudan a centrarnos y a pensar con mayor claridad. Los antioxidantes por ejemplo son imprescindibles en nuestra dieta (presentes en gran variedad de frutas y verduras, como los arándanos, las fresas, las espinacas, pimientos, tomates, etc.), así como las vitaminas y los ácidos grasos omega -3 (presentes en el salmón, el brócoli y las nueces entre otros).

En un estudio se demostró que aquellos participantes que bebían 3 vasos de agua antes de realizar unos test de inteligencia tenían unos resultados 14 veces mejores que los que no lo hacían. Es necesario estar muy hidratados. La media que se recomienda es beber entre 1,5 y 2 litros al día. Evitando tomar bebidas con endulcorantes, azúcares, mucha cafeína o alcohol.

4.- El ejercicio físico oxigenará tu vida

Diversos estudios muestran que hacer 30 minutos de ejercicio aeróbico de 2 a 3 veces por semana, durante al menos 12 semanas, produce una mejora significativa en el rendimiento cognitivo de la persona. El ejercicio fortalece el aprendizaje, mejora la memoria e incrementa la motivación.

5.- Medita

La meditación es sin duda una de las vías más recomendables para reducir el estrés y cargarnos de energía. Son múltiples los estudios que demuestran que tiene un impacto muy positivo en nuestra salud además de mejorar nuestro rendimiento. La meditación incrementa el riego sanguíneo en el cerebro, mejora nuestra capacidad de concentración, de memorización y planificación así como de creatividad.

pensar en grandeSiempre he sido partidario de pensar en grande, en grandes gestas, grandes aventuras personales y profesionales, y poco a poco, me voy dando cuenta que, ese pensamiento, estaba incompleto aunque fuera acertado, según mi modo de ver.

Cuando oímos esa expresión de pensar en grande, podemos pensar en convertirnos en astronauta, ser futbolistas del Barça o del Real Madrid, hacer un viaje a Nueva Zelanda o exportar nuestro producto a todo el mundo, pero me doy cuenta de que pensar en grande es más que eso, Mucho más que eso, porque pensar así, es quedarse en las migajas de lo que puede ser y que, con empeño, será.

Hoy veo que pensar en grande es saber perdonar aquella ofensa que tanto nos duele todavía, tener aquella charla que venimos postergando día tras día, promocionar a la persona adecuada en lugar de aquella que es políticamente correcta, aceptar el error, confiar en este o aquel compañero, pedir perdón a aquella persona a la que tanto daño hicimos, atrevernos a cambiar nuestra forma de pensar… Todo eso es pensar en grande, mucho más que ir en cohete a la luna o convertirse en una réplica de Apple.

Pensar en grande es hoy, para mi, aprender a lanzar por los aires mis barreras, situarme en posiciones que me puedan quitar la respiración, que me produzcan vértigo, que cuestionen mis actuaciones hasta el momento, que supongan verdaderamente hacer honor a mis principios y valores, a no renunciar jamás a ellos.

Pensar en grande es atreverse a cuestionarlo todo, a no pensar que lo mío es lo importante y lo de los demás accesorio, es ponernos al límite, es eliminar esas creencias que nos están limitando y permitirnos cruzar la frontera de nuestros pudores con la valentía de los inventores, es adoptar el coraje de los enfermos terminales, quizás con miedo y prevención, pero decididos a tomar el camino que haya que tomar.

No es ninguna broma, pensar en grande es situarnos en otro plano, de humildad, de coraje, de tenacidad, abandonando la tranquilidad de lo cómodo para abrazar lo que puedo ser.

Es un reto, ¿te animas a intentarlo y a compartirlo?

cambiamosHace tiempo, con motivo del aniversario de la muerte de Facundo Cabral, vi un especial que dieron sobre él y, entre todo lo que siempre le escucho, me quedé con una de sus frases “O cambiamos o desaparecemos.”

Me hizo tanto sentido. No sólo por lo que veo a diario: todos sabemos perfectamente que el agua es un recurso no renovable, y también que sabemos que sin agua, no podemos vivir. Sin embargo, es fácil ver cómo las personas no solo malgastan agua y no la cuidan, sino que muchas veces van aún más allá, la tiran sin sentido. ¿Quién no ha visto a una persona, mojando sin sentido la vereda –o peor aún, la calle- como si el agua que tira, volviera?

Pero –aunque no es una cuestión menor- no es esa la reflexión que quiero compartirles, sino que quiero proponerles que compartamos esa frase para llevarla a nuestra vida privada. ¿Cuántas veces es tal cual así “o cambiamos o desaparecemos” pero no aun así somos necios y no queremos cambiar?

No nos importan los costos, ni siquiera nos importa que nuestros sueños estén cada vez más lejos si seguimos siendo la persona que somos. A veces, porque perdemos una relación que nos importa mucho, otras, porque no es posible concretar nuestros sueños si no nos disponemos a aprender lo que necesitamos aprender. Y las cosas solo empeorarán, si nosotros no cambiamos, y sería bueno que lo tengamos en cuenta.

Todos tenemos espacios de aprendizajes, ya que cuando afortunadamente aprendimos algo, ya tenemos claridad y estamos en condiciones de ir un poco más allá, entonces nuevamente descubrimos que hay otro espacio en el que es preciso que cambiemos para honrar el ser que somos y ser la mejor persona que podemos ser.

A veces es “o cambiamos o desaparecemos”, otras es “o cambiamos o nuestros sueños mueren en el camino”. Quizás se trate de algo que queremos lograr, pero para lograr ese sueño necesitamos estar dispuestos a cambiar nuestra indisciplina, nuestro “mañana comienzo” por disciplina y compromiso, hoy y Aquí. O a veces el cambiamos tiene que ver con discusiones, entonces necesitamos cambiar sin importarnos que en apariencia el otro gane. Finalmente si hay una competencia es la nuestra con nosotros mismos

Quizás podamos mirar cuál es el espacio de transformando al que nos estamos resistiendo. Y podamos re-pensar ¿Cuál es el sentido? ¿Qué imagen estamos defendiendo, si finalmente la única imagen importante es la que nos devuelve el espejo a nosotros mismos? ¿Qué estamos haciendo importante cuando preferimos seguir cuidando nuestra imagen en lugar de hacernos importante nosotros mismos, la persona que somos, los hábitos que sostenemos y nuestros sueños?

Mil gracias por compartir este espacio

Un abrazo muy cálido

Cristina

Super Exitosos“Ser producto de dos padres fuertes me permitió el lujo de observar los efectos que los diferentes pensamientos tienen sobre la vida de uno,” escribe Robert Kiyosaki en el clásico de las finanzas personales, “Padre Rico Padre Pobre.”

Los dos padres a los que se refiere son su verdadero padre (su “padre pobre”, que tuvo problemas financieros toda su vida y murió con deudas) y el padre de su mejor amigo (su “padre rico”, que empezó con poco y se convirtió en uno de los hombres más ricos de Hawai)

“Me di cuenta de que mi padre pobre era pobre, no a causa de la cantidad de dinero que ganaba, que era mucho, sino a causa de sus pensamientos y acciones.”

Incluso la forma de hablar era tremendamente diferente del de su padre rico. Aquí hay siete cosas que el autor escuchaba a su pobre padre decir a menudo, pero que su padre rico nunca decía.

“No puedo pagarlo.”

Padre rico decía: “¿Cómo puedo pagarlo?”

“Una es una declaración, y la otra es una pregunta. Uno te permite olvidarte del asunto, y el otro te obliga a pensar” escribe Kiyosaki. “Cuando dices automáticamente las palabras ‘No puedo pagarlo,’ tu cerebro deja de funcionar. Cuando te haces la pregunta ‘¿Cómo puedo pagarlo?’ tu cerebro se pone a trabajar.”

Esto no significa que tengas que comprarlo todo, enfatiza. El punto es que tienes que ejercitar constantemente tu mente, porque entre más fuerte se haga tu cerebro, más dinero ganarás.

“Yo trabajo por mi dinero.”

Padre rico decía: “Mi dinero trabaja para mí.”

Hay una diferencia entre cómo las personas ricas y las personas promedio eligen que se les pague. Las personas promedio optan porque se les pague basado en tiempo (en un sueldo fijo o por hora) mientras que los ricos por lo general son dueños de sus propios negocios, trabajan por comisión, o eligen opciones sobre acciones y participación en las ganancias por sobre salarios altos.

“Si trabajas por dinero, le das el poder a tu empleador,” escribe Kiyosaki. “Si el dinero trabaja para ti, mantienes el poder y el control sobre él.”

“Cuando se trata de dinero, juega a lo seguro. No tomes riesgos.”

Padre rico decía: “Aprende a manejar el riesgo.”

Los ricos juegan a ganar, lo que requiere tomar riesgos y cierto nivel de comodidad con la incertidumbre.

Tan importante como lo es tomar riesgos para acumular riqueza, es igual de importante ser inteligente a la hora de tomar riesgos, es por eso que mi padre rico enfatizaba “manejar” el riesgo. Tomar riesgos a secas no te llevará a ninguna parte, pero tomar riesgos inteligentemente (en el que la educación y la experiencia juegan un papel clave) es la madre de las recompensa.

“Mi casa es un activo.”

Padre rico decía: “Mi casa es un pasivo.”

“Si dejaras de trabajar hoy, un activo pone dinero en tus bolsillos y un pasivo saca dinero de tus bolsillos”, escribe Kiyosaki. “Es importante saber la diferencia entre los dos.”

Al final, ser dueño de una casa es caro, y no siempre van a subir de valor, señala Kiyosaki.

“No estoy diciendo que no compres una casa”, escribe. “Lo que estoy diciendo es que debes entender la diferencia entre un activo y un pasivo. Cuando quiero una casa más grande, primero compro activos que generen flujo de dinero para que paguen esa casa.”

“Estudia mucho para que puedas trabajar en una buena compañía.”

Padre rico decía: “Estudia mucho para que pueda comprar una buena compañía.”

Las personas más ricas no tienen miedo de pensar en grande. Ellos fijan alto sus expectativas y esperan ganar un montón de dinero.

En el otro lado, las masas esperan tener problemas y tienden a conformarse con menos de lo que valen a causa de ello.

“Nunca voy a ser rico.”

Padre rico decía: “Soy un hombre rico y la gente rica no hace esto.”

“Incluso cuando [mi padre rico] estaba quebrado luego de un gran revés financiero, continuó refiriéndose a sí mismo como un hombre rico”, escribe Kiyosaki. “Él se cubría a sí mismo diciendo: ‘Hay una diferencia entre ser pobre y estar quebrado. Estar quebrado es temporal. Ser pobre es eterno.'”

“No estoy interesado en el dinero.”

Padre rico decía: “El dinero es poder.”

A la mayoría de nosotros se nos enseña a tener una buena educación, encontrar un trabajo, y estar agradecidos por lo que tenemos. En esencia, a la mayoría de nosotros se nos enseña a conformarnos.

Los ricos, en cambio, piensan en el dinero de manera lógica y lo ven como lo que es: una poderosa herramienta que puede regalarte opciones y oportunidades.

finanzasEn la base de toda estrategia de planeación financiera, está la premisa de que podemos ejercer autocontrol sobre nuestras conductas de consumo y ahorro.

Ello ocurre en todas las actividades en las que tratamos de modificar nuestra conducta y crear mejores hábitos. Ya sean decisiones de ponerse a dieta, dejar de fumar o ahorrar, subyace la noción de ejercer control sobre los impulsos que nos llevan a adoptar conductas que nos perjudican.

Por ello, la mayoría de los modelos de planeación financiera parten de la necesidad de ejercer mecanismos autocontrol sobre los impulsos que nos llevan a tomar decisiones de gasto o ahorro que son contrarias a nuestra estabilidad financiera.

Pero todos quienes en algún momento han intentado dejar de fumar, ponerse dieta o empezar a planificar sus finanzas personales, saben que la probabilidad de que en algún momento incumplan sus objetivos es sumamente elevada.

De ahí que una parte importante de cómo planifiquemos no debe partir de que no fallaremos, sino de analizar cómo actuaremos cuando lo hagamos y más puntualmente, de cómo podemos reponernos frente a esos fracasos de nuestra voluntad.

En el artículo titulado “El comportamiento después de una falla inicial de autocontrol”, publicado en el journal de investigación de marketing por Zemack-Rugar, Corus y Brinberg; los autores desarrollaron (a partir de medir conductas relacionadas con comer, gastar y el manejo de endeudamiento) una “Escala de respuesta al fracaso” para medir el comportamiento después de que se falla en cumplir una conducta objetivo.

El estudio encontró que existen dos tipos/factores de conducta que determinan la forma en la que respondemos frente al fracaso en nuestra capacidad de autocontrol.

El primer factor, que denominan “Tendencia hacia una falla adicional”, se refiere a la proclividad que manifestamos cuando, frente a un incumplimiento de nuestros objetivos, conductualmente nos concedemos el permiso de seguir violando la norma que nos planteamos.

Piense por ejemplo en el caso de una persona que se pone a dieta y que habiéndola roto durante la comida, en la noche se concede la libertad de volver a romper la dieta dado que ya falló.

En términos financieros, el ejemplo sería una persona que habiendo establecido un objetivo de limitar su uso de la tarjeta de crédito, realiza una compra no programada y esa conducta le lleva a romper su objetivo nuevamente ante una resignación por su falta de autocontrol.

El segundo factor opuesto al anterior, se refiere a las personas que, ante un fracaso inicial, tienen una respuesta de “Tendencia hacia la reforma,” y utilizan el fracaso como un acicate para reafirmar su voluntad de cambiar y recuperar el autocontrol.

Es el caso de una persona que habiendo faltado a su régimen alimenticio en la comida, durante la noche aplica estrictamente el régimen que había planeado o, en términos financieros, la persona que habiendo fallado el mes previo en su meta de ahorro, en la nueva oportunidad cumple estrictamente su objetivo.

Los fracasos pueden generar hábitos favorables

Las personas podemos reaccionar de dos maneras ante nuestros fallos en nuestra planeación financiera: Podemos verlos como una confirmación y resignación ante las inevitables debilidades de nuestra conducta, o como momentos de debilidad que con tenacidad podemos a la larga —y en el promedio de nuestros actos cotidianos— superar.

La forma en la que respondamos ante nuestros momentos de debilidad, determinará la capacidad que tengamos para que —en el largo plazo y en el promedio de nuestra conducta financiera— prevalezcan los hábitos favorables que le den estabilidad a nuestra vida futura.

noMe han dicho “No” más veces de las que puedo contar. No, esa idea no va a funcionar. No me interesa tu producto. No quiero invertir en tu compañía.

El rechazo es parte de la vida, en especial en la de un emprendedor, pero esto no lo hace más fácil de manejar. Incluso después de haber logrado algunos millones de dólares sigo siendo rechazado. A nadie le gusta que le digan que no, pero es posible que sea la palabra más importante que un emprendedor pueda escuchar (o decir).

Aquí van algunas razones:

1. El “No” es el combustible de la vida emprendedora

Me volví emprendedor porque alguien tuvo los pantalones para decirme que yo no podía vender un líquido para el control de plagas durante un verano en la universidad. Después de llamar varias veces al dueño para que me contratara, me dijo cruelmente que yo no tenía talento de vendedor. Decidí armar un equipo de ventas propio y en unos meses había ganado 80 mil dólares trabajando para su competidor. No voy a negar que me dio mucha satisfacción hacerle saber que había triunfado.

El rechazo apesta en un primer momento. Es muy humillante que alguien te observe y diga que no tienes lo que se necesita para triunfar, pero no debes dejar que el dolor te coma. Canaliza esa frustración y deja que impulse tu fuego interno. Demuéstrales que cometieron el peor error de su vida al desestimarte.

2. El “No” te ayuda a concentrarte

Como director ejecutivo debo decir “No” muchas veces. Tres años después de haber iniciado mi empresa me ofrecieron un millón de dólares por ella. Dejé pasar la oportunidad, un movimiento muy arriesgado considerando que estaba sufriendo para pagarme la universidad. No era el momento adecuado y tenía grandes sueños para mi negocio. Casi dos décadas después, mi empresa, Vivint, fue comprada por dos mil millones de dólares.

Una de las habilidades más importantes que cualquier emprendedor debe desarrollar es saber decir “No”, ya sea a un comprador o incluso a una supuesta buena idea.

Tim Cook, director general de Apple, una vez dijo que su compañía “dice que no a buenas ideas todo el tiempo. Nos negamos porque necesitamos enfocarnos en ciertas cosas y poner toda nuestra energía en aquellas que elegimos”. Una de las cosas que puede destruir una empresa con seguridad es el querer abarcar mucho. Decir “No” te permite priorizar y mantener la concentración en la creación de solo lo mejor.

3. El “No” nunca deja de venir

Muchos creerían que por haber vendido mi compañía ya no tengo que preocuparme por escuchar la palabra “No”. Se equivocan.

En 2011 estaba preparando el lanzamiento de una nueva compañía de paneles para casas inteligentes. No solo los mejores inversionistas decidieron no participar, sino que los inversionistas que ya teníamos también se retiraron a pesar de saber que éramos capaces de tener una empresa millonaria.

Decidimos empezar la compañía con otros inversionistas y tres años después salimos a cotizar al mercado de valores y obtuvimos una oferta pública inicial de 1.6 mil millones de dólares. Cuando nos invitaron a tocar la campana de la Bolsa de Nueva York, me puse una playera con la fotografía de todas las personas que nos dijeron que no podíamos hacerlo.

Aunque tuve la satisfacción de hacerles saber a los detractores que habían errado al no invertir, siempre voy a tener que enfrentar personas que se negarán a apoyarme, sin importar la experiencia que pueda tener. Es en esos momentos de la vida en que tienes que dar tu máximo esfuerzo y demostrar a las personas negativas que se equivocan.

La razón por la que los emprendedores escuchamos tanto la palabra “No” es porque las personas no creen que seamos capaces de hacer nuestros sueños realidad. No puedes controlar cómo las personas reaccionan a tus ideas, pero puedes mejorar tu respuesta a esta negativa. Cuando te rechacen (y lo harán), recuerda que el “No” no es el final del camino. Es solo más leña para tu fuego interno.

Super ExitososLa imagen clásica de un gran líder es alguien lleno de carisma y exuberante energía, que puede convencer a todo el mundo a seguir sus ideas. Pero este tipo de líderes no son los únicos que presentan una gran capacidad de liderazgo.

Los introvertidos, aunque carentes de carisma exterior, pueden incluso ser mejores líderes, dice Laurie Helgoe, autora de Introvert Power. Algunas de las características naturales de los introvertidos pueden ser utilizadas para canalizar la energía de los empleados, produciendo resultados de gran alcance.

Helgoe dice que los introvertidos tienen algunas fortalezas de liderazgo importantes que no deben pasarse por alto:

Rasgo # 1: Capacidad de escuchar

Los introvertidos tienen una gran capacidad receptiva. “A menudo pensamos en líderes dando brillantes discursos a una multitud, pero esa capacidad receptiva (de los introvertidos) para recibir, escuchar, tener en cuenta los varios puntos de vista, está muy subvaluada”, dice Helgoe. Gracias a que los introvertidos no necesitan ser el centro de atención, a menudo disfrutan escuchar las aportaciones de los demás antes de tomar una decisión.

Rasgo # 2: Pensar profundamente

Los introvertidos tienden a pasar mucho tiempo a solas reflexionando. Apartarse a una oficina privada para pensar las cosas es un rasgo común de los introvertidos y que puede ser una ventaja para su liderazgo, ya que esta forma de pensar a largo plazo puede ayudar a que los demás sientan más confianza en la capacidad de su líder para trazar un plan.

El peligro de esto es que los introvertidos puede que no quieran naturalmente comunicar pensamientos e ideas que no estén completamente desarrolladas. “A un introvertido le gusta resolver las cosas en su cabeza por lo que podría haber algunos introvertidos a los que les guste acaparar ese proceso y no compartirlo”, dice Helgoe.

Rasgo # 3: Una calma presencia

Cómo los introvertidos trabajan mejor con poca estimulación, los ambientes de los introvertidos tienden a ser calmados. La personalidad de bajo perfil de los líderes introvertidos ofrece tranquilidad a los que están abajo de ellos, especialmente durante las crisis.

Rasgo # 4: Preparación

Los introvertidos tienden a estar mejor preparados que los extrovertidos, dice Helgoe. Esto viene de su preferencia por resolver las cosas por si solos. “Un introvertido aparecerá ya con las cosas reflexionadas y luego de haber hecho los deberes”, dice Helgoe. “Improvisar” no está en sus capacidades.

 

 

 

Subir »
FB