Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

felizOs ofrezco una lista de 15 cosas que, si renuncias a ellas, te harán la vida mucho más fácil y mucho, muuuuucho más feliz.

Nos aferramos a tantas cosas que nos causan un gran dolor, el estrés y el sufrimiento -y en lugar de dejar que se vayan todas, en lugar de permitirnos a nosotros mismos para ser libre de estrés y felices- nos aferramos a ellas.

Pero no tiene que ser así. Acepta renunciar a todas esas cosas que ya no nos sirven, y acepta el cambio.

¿List@? Aquí vamos:

1. Renuncia a tu necesidad de tener siempre la razón

Somos tantos los que no podemos soportar la idea de estar equivocados – queremos tener siempre la razón – aún a riesgo de poner fin a una gran relación o causar una gran cantidad de estrés y dolor, a nosotros y a los demás.

No vale la pena. Cada vez que sientas la “urgente” necesidad de saltar en una pelea sobre quién tiene razón y quién está equivocado, pregúntate:

“¿Prefiero estar en lo cierto, o prefiero ser amable?” – Wayne Dyer

¿Qué diferencia habrá? ¿Es tu ego realmente tan grande?

2. Renuncia a tu necesidad de controlarlo todo

Renuncia a tu necesidad de controlar todo lo que te sucede a tú y a tu alrededor – las situaciones, eventos, personas, etc. Si son tus seres queridos, compañeros de trabajo, o simplemente extraños que te encuentras en la calle – simplemente permíteles ser ellos. Deja que todo y todos sean tal y como son y verás cuánto mejor te harán sentir.

”Dejando ir permites que todo se haga. El mundo es ganado por aquellos que se relajan. Pero tienes que intentarlo y volver a intentarlo. El mundo está más allá del hecho de ganar.” – Lao Tse

3. Deja de culpar

Renuncia a tu necesidad de culpar a los demás por lo que tienes o no tienes, por lo que se sientes o no sientes. Deje de darles poder sobre tí a los demás y empieza a tomar responsabilidad de TU vida.

4. Deja de autodestruirte y a hablar mal de ti mismo

¿Cuántas personas se lastiman a sí mismas a causa de su mentalidad negativa, contaminada y autodestructiva? No creas todo lo que tu mente te está diciendo -en especial si es negativo y contraproducente. Eres mucho mejor que eso.

“La mente es un instrumento soberbio si se usa correctamente. Con un uso inapropiado, sin embargo, se vuelve muy destructiva. “ – Eckhart Tolle

5. Renuncia a tus creencias limitadoras

… acerca de lo que puedes o no puedes hacer, sobre lo que es posible o imposible. A partir de ahora, ya no te permitas que tus creencias limitadoras te mantengan atrapado en el lugar equivocado. Extiende tus alas y vuela!

“Una creencia no es una idea en poder de la mente, es una idea que tiene la mente” – Elly Roselle

6. Deja de quejarte

Renuncia a tu constante necesidad de quejarte de las muchas, muchas cosas, muuuchas personas, situaciones, acontecimientos que te hacen infeliz, triste y deprimido.

Nadie puede hacerte infeliz, ninguna situación puede hacer sentir triste o miserable a menos que se lo permites. No es la situación que provoca esos sentimientos en ti, pero cómo tú eliges sentirlo. Nunca subestimes el poder del pensamiento positivo.

7. Olvídate de la crítica

Renuncia a tu necesidad de criticar las cosas, eventos o personas que son diferentes a ti. Todos somos diferentes, pero todos somos lo mismo. Todos queremos ser felices, que todos queremos amar y ser amado y todos queremos ser comprendidos. Todos queremos algo, y algo que es deseado por todos nosotros.

8. Renuncia a tu necesidad de impresionar a los demás

Deja de intentar tan intensamente para ser algo que simplemente no eres, con tal de parecer otro que no eres tú. No funciona. En el momento en que dejas de intentarlo, que dejas caer tus máscaras, que aceptas y abrazas a tu verdadero yo, encontrarás las personas que se sentirán atraídas por ti, y además, sin esfuerzo.

9. Renuncia a tu resistencia al cambio

El cambio es bueno. El cambio te ayudará a pasar de A a B. El cambio te ayudará a realizar mejoras en tu vida y también en las vidas de quienes te rodean. Sigue tu felicidad, abraza el cambio – no te resistas.

“Sigue tu dicha y el universo abrirá puertas donde sólo había muros” – Joseph Campbell

10. Abandona las etiquetas

Deja de etiquetar las cosas, personas o eventos que sientes como extraño o diferente y tratar de abrir tu mente poco a poco. Tu mente sólo funciona cuando está abierta.

“La forma más elevada de la ignorancia es cuando rechazas algo de lo que no sabes nada“ – Wayne Dyer

11. Renunciar a tus miedos

El miedo es sólo una ilusión, no existe – tú lo creaste. Todo está en tu mente. Corrige tu interior y el exterior se arreglará solo.

“Lo único a lo que debemos temer es al mismo miedo“. – Franklin D. Roosevelt

12. Olvídate de tus excusas

Empaquétalas y despídelas. Ya no las necesitas.

Muchas veces nos limitamos a causa de las muchas excusas que utilizamos. En lugar de crecer y trabajar en la mejora de nosotros mismos y nuestras vidas, nos quedamos atascados, nos mentimos a nosotros mismos, utilizando todo tipo de excusas – excusas que el 99,9% de las veces ni siquiera son reales.

13. Abandona el pasado

Lo sé, lo sé. Es difícil. Sobre todo cuando el pasado se ve mucho mejor que el presente y el futuro parece tan aterrador, pero hay que tener en cuenta el hecho de que el momento presente es todo lo que tiene y todo lo que tendrá nunca.

El pasado que ahora anhelas – el pasado que ahora estás soñando – fue ignorado por ti cuando era tu presente. Deja de engañarte a ti mismo. Está presente en todo lo que haces y disfrutar la vida. Después de todo, la vida es un viaje, no un destino (el famoso “caminante, no hay camino, se hace camino al andar” de Machado). Ten una visión clara para el futuro, prepárate, pero siempre está presente en el ahora.

14. Abandona el apego

Este es un concepto que, para muchos de nosotros es tan difícil de comprender y yo tengo reconocer que para mí también todavía lo es, pero no es algo imposible. Consigues mejorar con en el tiempo y la práctica.

En el momento que te desprendas de todas las cosas, (y eso no significa que renuncie a su amor por ellas – porque el amor y el apego no tienen nada que ver una con otra, el apego proviene de un lugar de miedo, mientras que el amor … bueno, el amor real es una especie pura, y donde hay amor no puede haber miedo, y por eso, el apego y el amor no pueden coexistir) llegarás a ser tan pacífico, tan tolerante, tan amable y sereno que te sorprenderás.

Se llega a un lugar donde serás capaz de entender todas las cosas sin siquiera intentarlo. Un estado más allá de las palabras.

15. Renuncia a vivir tu vida según las expectativas de los demás

Demasiadas personas viven una vida que no suya. Viven sus vidas de acuerdo a lo que otros piensan que es mejor para ellos; a lo que sus padres piensan que es mejor para ellos, a lo que sus amigos, sus enemigos y sus profesores, su gobierno y los medios de comunicación definen que es mejor para ellos.

Ignoran su voz interior. Están tan ocupados con agradar a todo el mundo, intentando estar a la altura de las expectativas de otras personas, que pierden el control sobre sus vidas. Se olvidan de lo que los hace feliz, lo que quieren, lo que necesitan…. y, finalmente, se olvidan de sí mismos.

Tienes una vida – ésta ahora mismo – hay que vivirla, se dueño de ella, y sobre todo, no dejes que las opiniones de los demás te distraigan de tu camino.

Kim Kiyosaki“Si quieres que algo se haga, dáselo a una madre muy ocupada.”

Esa fue la respuesta que le dieron a Kevin O’Leary (Shark Tank) cuando le preguntó a una mujer CEO por qué las mujeres manejan las únicas empresas rentables de su cartera de inversiones.

Si no has visto Shark Tank, vale la pena que lo veas. Es un reality show donde aspirantes a emprendedores “presentan sus ideas a los tiburones del tanque; cinco titanes de la industria que hicieron sus propios sueños realidad y convirtieron sus ideas en imperios lucrativos.” El objetivo es conseguir que uno de estos tiburones invierta en tu idea.

Mujeres CEO = Éxito

Según O’Leary, un exitoso empresario canadiense que es uno de los tiburones en el programa, sus únicas empresas rentables se extienden a través de múltiples sectores, desde la alimentación hasta la biotecnología. Sin embargo, todas ellas tienen algo en común: todas son dirigidas por mujeres, y todas están superando a las empresas dirigidas por hombres.

O’Leary le dijo a Business Insider, “Yo sólo miraba los negocios. Nunca miré el género. No tengo ningún sesgo. Quiero ganar dinero. Estoy tratando de encontrar el camino de menor resistencia, con la mejor gente que pueda encontrar. Soy agnóstico con de dónde provienen.”

¿Un camino difícil para las mujeres en los negocios?

Pero si eres una mujer emprendedora, sabes que este no es el punto de vista típico. No hay escasez de artículos ahí fuera lamentando el papel de las mujeres en el mundo de los negocios. Si no tienes cuidado, puedes llegar a deprimirte con sólo leer los titulares!

Ya sea que tengas problemas para conseguir fondos de los capitalistas de riesgos o subir la escalera corporativa sólo para golpearte con el techo proverbial de cristal, la historia en los medios de comunicación que prevalece es que las mujeres tienen que luchar continuamente para vencer al sistema.

Y seamos claros, el sistema existe. Incluso las palabras de despedida de O’Leary revelan esto.

“Una cosa es segura: Debemos elevar a las mujeres a las posiciones de CEO porque así obtendremos mejores retornos,” dijo. “No necesitas otra razón en los negocios. En mi caso, los números hablan por sí mismos.”

Elévate

La pregunta es: “¿De quién habla cuando dice ‘Debemos’, y por qué tienen que elevar a las mujeres?”

Afortunadamente, hay otra opción para derrotar al sistema. Simplemente no participar.

De esto se trata The Rich Dad Company y Rich Woman! Predicamos una mentalidad diferente sobre el dinero, los negocios y la vida. Si nos conoces ya hace algún tiempo, no debería ser ninguna sorpresa que las mujeres puedan prosperar como CEOs. Las mujeres pueden prosperar en cualquier cosa!

Y cuando las mujeres son libres de las ataduras del sistema, o como nos gusta llamarlo en Padre Rico, “La carrera de ratas,” entonces pueden realmente volar.

Que quede claro. Como mujer, no tienes que esperar a que alguien te “eleve”. Puede elevarte por ti misma.

Extiende tus alas hoya, y vuela.

dineroInvertir no requiere una mayor ciencia, si lo que busca es hacer que su dinero crezca: puede informarse al respecto y mirar cuál es ese mecanismo adecuado que le ayudará a lograr esa meta.

Y, como todo, hay unas situaciones profesionales y otras más básicas con las que se irá encontrando por el camino, dependiendo del nivel de profundidad al que quiera llegar en temas de inversión y finanzas.

Pero sea porque usted se considere un experto o porque hasta ahora está empezando a “tantear el terreno”, hay algo que siempre va a intervenir a la hora de tomar una decisión: sus emociones.

Y es que pareciera que este no es el momento de gastar, pero sí de invertir; cuando lo que va de 2016 ha mostrado que es mejor tener su dinero quieto y aprovechar que pueden darse unas buenas tasas de interés para que entidades financieras se lo guarden mientras tanto.

Entonces, el tema es que cuando usted tome una decisión reconozca que puede llegar a tener un sentimiento de querer ganar más y más o de querer perder lo menos posible. Y eso se ve, especialmente, como un sentimiento colectivo: cuando todo parece ir bien, hay una tendencia a querer ganar más, mientras que cuando todo está mal; lo mejor sería salir lo más pronto posible y resguardarse.

Y es que de acuerdo con Manuel Felipe García Ospina, Vicepresidente Wealth Management de Old Mutual, las personas tenemos unos sesgos mentales que hacen que tomemos o declinemos una decisión:

– Ilusión de control
– Sesgo de retrospectiva
– Contabilidad mental
– Auto atribución
– Disponibilidad de la información
– Exceso de confianza
– Disonancia cognitiva
– Conservadurismo
– Sesgo de confirmación
– Sesgo del resultado
– Status Quo
– Ley de los pequeños números

Todas esas situaciones hacen que las decisiones que se tomen no sean realmente racionales como quisiéramos y es, por eso mismo, que a veces cuando se tenía tanta seguridad de ganar, lo que sucede es que se termina perdiendo.

El ciclo

Algo así es lo que sucede cada vez que usted está pensando en invertir su dinero, sea en un CDT, en una pirámide o en acciones:

dinero

Fuente: Old Mutual

Así, de acuerdo con Charles Scott de Pelleton Capital Management, “comprender cómo este ciclo se repite lo puede hacer un mejor inversionista, aunque no haya garantías totales de ello. También es necesario aprender a no dejar que las emociones tomen un papel importante en el proceso de inversión. ¿Cómo se puede lograr esto? Es necesario un plan”.

Eso implica que, cuando se sienta en un “valle” pueda determinar cómo comprar, cuándo comprar y cuándo considerar vender o salir de esa inversión; siempre basado bajo conceptos lógicos.

En esto, hay que tener en cuenta que de acuerdo con preceptos psicológicos, el “dolor” de perder pesa mucho más que la “felicidad” de ganar, como explica el experto de Old Mutual.

Entonces, a la próxima que considere una posibilidad para ganar más dinero, recuerde cómo funciona este ciclo para tomar las decisiones más adecuadas en su vida financiera.

Vivir MejorLa vida es ya lo suficientemente estresante para la mayoría de nosotros.

Permitir que una persona tóxica devaste tu entorno puede causar estragos a tu bienestar mental, lo que puede provocarte problemas físicos.

Un mal estado mental, no sólo afecta tu bienestar físico sino también hace que no puedas responder con calma cuando estés bajo presión.

El noventa por ciento de las personas que mejor se desempeñan son expertos en manejar sus emociones, por lo que tu capacidad para realizar tareas con eficacia puede verse afectada si no adoptas estrategias que te permitan lidiar con las personas tóxicas.

1. Las personas exitosas establecen límites.

Hay una línea muy fina entre ser amable y permitir que alguien te guíe por un camino que ponga en peligro tu capacidad para mantener tu eficacia. Las personas exitosas entienden esto y no permiten que los tóxicos entre ellos se salgan con la suya, en lugar de eso optan por establecer límites efectivos.

2. Nadie limita su alegría.

¿Cuánto afectan las palabras de los que te rodean tu estado de ánimo? Las personas exitosas dominan la capacidad de asegurarse que los comentarios negativos de los demás no afecten su fuerte sentido de logro. A las personas tóxicas les gusta desanimarte con comentarios hirientes y groseros, y obtienen satisfacción al verte derrumbarte.

Aprende a reaccionar menos a las opiniones de los demás, especialmente a los de aquellos que sabes que no tienen corazón.

3. Dominaron el arte de elevarse por encima.

Esto lo aprendí de Juan Rampton de Due cuando estaba en el escenario en TC Disrupt.

“Al dominar el acto de elevarse por encima, las personas exitosas son capaces de permanecer racionales y mantener la calma en presencia de lo irracional y caótico. Ellos dominan el elevarse por encima de los demás, no importa cuál sea la circunstancia”, dijo Rampton.

4. Se enfocan en las soluciones.

¿Pasas más tiempo enfocado en las personas negativas y cómo afectan tu vida que en lograr tus metas?

Si es así, entonces tienes un problema. En lugar de enfocarte en lo negativo, enfócate en tus metas.

5. Entienden la importancia del apoyo.

Escucha a tus mentores, es probable que ellos hayan experimentado por lo que estás pasando.

Hay grandes probabilidades de que tus compañeros de trabajo, miembros de tu equipo, incluso familiares y amigos tengan consejos útiles para ayudarte a atravesar por lo que estás pasando. Las personas emocionalmente inteligentes saben cómo aprovechar sus recursos para atravesar los desafíos de trabajar con personas tóxicas.

6. Son conscientes.

La auto-conciencia es importante, ya que implica saber qué te hace saltar y poder evitar que suceda. La falta de control emocional es una gran manera de empoderar a las personas tóxicas de tu vida.

7. Perdonan pero no olvidan.

Saber perdonar viene con ser emocionalmente inteligente. Te permite permanecer sin cargas por los errores de los demás y tener paz mental. Pero saber perdonar no significa olvidar en quien, y en quien no puedes confiar. Sólo significa que dejas de malgastar energía mental en aquellos en quienes no puedes confiar.

8. Guardan su energía para mejores oportunidades.

Como ya mencioné varias veces, los tóxicos prosperan con el caos, y harán cualquier cosa para tener la capacidad de llevarte a su nivel. Aprender a entender tus límites te ayudará a mantenerte alejado de situaciones peligrosas. Elige tus batallas sabiamente, y conserva tu energía para cosas más grandes y mejores.

multimillonariosHasta hace muy poco, lograr grandes éxitos financieros era algo casi imposible de lograr para la mayoría de las personas.

Es decir, lanzar un gran negocio requería de mucho capital y de grandes apuestas. Ahora podemos aprender de la experiencia de aquellas personas que han logrado triunfar.

Cuatro emprendedores han construido empresas multimillonarias que han cambiado al mundo: el fundador de Virgin Group, Richard Branson; el director de Amazon, Jeff Bezos; el CEO de Tesla Motors, Elon Musk, y uno de los creadores de Google, Larry Page.

Basándome en algunas entrevistas que he tenido con estos hombres y algunas otras fuentes, he detectado ocho estrategias:

Toma riesgos pero mitígalos

Casi todo lo que Sir Richard Branson ha hecho en su vida ha estado relacionado con riesgos escandalosos. Pero también dirige su imperio Virgin Group como un ecosistema competitivo, dejando que algunas empresas vivan, otras mueran, pero nunca parando de experimentar.

Tiende a aplicar sus ideas de negocio de manera rápida y es aún más ágil para cerrar los negocios fallidos. Branson es reconocido por haber comenzado muchas empresas, pero también elimina las que no funcionan.

“Prepararse para lo peor es indispensable”, dijo Branson. “Toma acciones arriesgadas pero ten un plan de contingencia por si las cosas salen mal”.

Experimenta hasta que tengas el resultado deseado

Jeff Bezos es un hombre ocupado que no se preocupa por los pequeños cambios de dirección de su empresa. Él quiere lograr un cambio a escala masiva, que lo fije en la mente del cliente a largo plazo.

El CEO de Amazon sabe perfectamente que la única manera de alcanzar el éxito es experimentando y sabe que este enfoque puede llegar a producir fracasos espectaculares. “La gente de mi compañía cree en detectar defectos tempranos y hacer los arreglos necesarios hasta que la estrategia de negocios sea perfecta”, escribió en alguna ocasión.

Cuando este proceso funciona, los errores serán relativamente pequeños y fáciles de contener. Al contrario, si ven que algo empieza a funcionar con los clientes, se doblan los esfuerzos para convertirlo en un éxito aún mayor.

Ser impulsados por la pasión y el propósito

Nada es más importante que la pasión para Elon Musk, el empresario que también encabeza la firma privada de exploración espacial SpaceX y Solar City.

“Yo no entré al negocio de los cohetes, de los automóviles eléctricos o de energía solar pensando que era una gran oportunidad de riqueza”, dijo en alguna entrevista. “Sólo pensé que estos emprendimientos me daban la oportunidad de hacer una diferencia. Yo quería dejar un impacto en el mundo”.

Piensa a largo plazo

Astro Teller, jefe del laboratorio Google X, alguna vez dijo que si un día llegara a la oficina del CEO de la empresa, Larry Page, con una máquina del tiempo y la enchufara a la corriente de luz para hacerla funcionar, su jefe le preguntaría por qué el aparato necesitaría usar energía eléctrica. Esto lo comentó para ilustrar la capacidad que Page tiene para imaginar cómo las cosas deberían ser 10 veces mejores de lo que son.

“Cuando vimos YouTube por primera vez, mucha gente nos dijo que esa plataforma que habíamos comprado por 1,650 millones de dólares nunca produciría dinero”, dijo Page. Su filosofía es que las cosas que el consumidor usa con frecuencia se vuelven importantes para él y eso a la larga, se traduce en ganancias.

Haz hincapié en un enfoque centrado en el cliente

La afición que tiene Branson por divertirse se contagia a sus clientes y seguidores fervientes. Esto se debe a que la estrategia de negocio de su emporio está enfocado en sus consumidores: si cree que algo puede ser beneficioso (y divertido) para sus consumidores, tratará de llevarlo a cabo.

Esta es la razón por la que Virgin Atlantic ofrece respaldos con televisión gratuita, masajes y hasta comediantes a bordo de los aviones.

Amplía tu visión siguiendo las posibilidades

Si pensamos sólo en las posibilidades – por ejemplo que una empresa tiene una probabilidad del 60 por ciento de tener éxito –en lugar de acciones deterministas (“Si hago A y B, deberá suceder C“), no sólo se evita caer en un pensamiento excesivamente simplificado, hace que el cerebro del emprendedor no se haga flojo. Musk se esfuerza por ampliar su visión de negocio pensando en posibilidades.

“Los resultados no pueden ser deterministas, son probabilísticos”, dijo en una entrevista en 2011. Es decir, si se trata de una situación de resultados probables, pensar posibilidades es más visionario que limitarse en pensar en situaciones  causa–efecto.

Sé un optimista racional

Hace tiempo, Larry Page dijo una gran frase en una conferencia de Google: “No se logran avances siendo negativos”. Page asegura que su compañía “trabaja para hacer un mundo mejor” por lo que se necesitan tener metas más ambiciosas.

“El mundo tiene suficientes recursos para dar una buena calidad de vida para todas las personas, sólo tenemos que organizarnos mejor y movernos más rápido”.

Confía en las verdades fundamentales

Musk pide a todos los emprendedores buscar la retroalimentación directa de sus amigos y conocidos.

“No va a ser fácil, pero es necesario tener el voto negativo que te ayude a reconocer rápidamente qué estás haciendo mal y así, hacer los ajustes necesarios”.

Según el millonario, este es el problema de muchos hombres de negocio: no cambian de curso lo suficientemente rápido cuando las cosas van mal y no se adaptan a la realidad de su situación.

disruptivos11.- Trabajar para aprender, no por dinero. Busque puestos de trabajo que puedan ayudarle a desarrollar las habilidades, los sistemas y las personas en lugar de sólo cobra un sueldo.

-Robert Kiyosaki, es un reconocido escritor, conferencista y orador motivacional estadounidense

Es evidente que la gente va al trabajo no por amor al oficio, sino por que es su manera de ganarse la vida. Pero hoy en día, la moderna gestión de RRHH, inculca a la gente que no sólo es importante la paga que recibe, sino los otros aspectos que hacen a la persona; la capacitación, aprendizaje, trabajo en equipo, motivación, desarrollo personal y profesional dentro de la organización.

Estas cuestiones ya no las tendría que andar diciendo el líder. Pero si una persona dala idea de que lo único que le importa es su paga a fin de mes, será un empleado que no llegará muy lejos.

12.- Mi consciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo.

-Marco Tulio Cicerón (106 a.C.- 43 a.C.) fue un destacado jurista, filósofo, escritor y político romano

Al igual que la época que le toco vivir, que también estaba plagada de corrupción política, esta frase tiene vigencia por las vicisitudes por las que atraviesa nuestra sociedad actual (internacionalmente hablando). El liderazgo que no se base en la verdad y no tenga la consciencia clara de sus actos, está llamado al fracaso.

Los grandes líderes empresariales como Warren Buffett, Bill Gates, Richard Branson, Steve Jobs, han basado su cadena de éxitos en base a decir y sostener la verdad y a su libertad de consciencia, porque justamente todos ellos demostraron tener un severo juicio para afrontar los hechos que tenían por delante.

13.- La más clara prueba de que existe vida inteligente en otros planetas es que aún no han venido a visitarnos.

-Sigmund Freud (1856-1939) es considerado el padre del psicoanálisis y una de las mentes más brillantes e influyentes del mundo contemporáneo

La inteligencia es algo común que todos los seres humanos poseemos, pero para Freud, con este pensamiento tan potente en cuanto a replantearnos si de verdad hay inteligencia terrestre, nos está advirtiendo (este es su mensaje) de que cometemos demasiados errores, que somos torpes.

No debemos olvidar la etapa histórica que le tocó vivir, ya que muere el 23 de septiembre de 1939 y la Segunda Guerra Mundial se declaró el 1 de septiembre del mismo año. Hemos tomado esta reflexión freudiana, porque a veces parece que el liderazgo, especialmente el político, pierde inteligencia, no sabe focalizar en dónde están los problemas de los ciudadanos y lo más grave, no admite estos fallos. Justifica lo injustificable.

14.- Los desafíos hacen que la vida sea interesante y superarlos hace que la vida tenga sentido.

-Anónimo

A lo largo de vuestra experiencia profesional, es seguro que habéis escuchado pensamientos similares en los que el sustrato de éstos era: no tener temor a este nuevo reto; este nuevo proyecto que tenemos delante es una oportunidad de demostrar lo que valemos.

En suma, frases que contienen pensamientos que puede decir cualquier líder a su gente o que cualquier persona se dice a sí misma, porque sabe que le dará confianza de cara al futuro, hacer que como dice el pensamiento, “la vida tenga sentido”.

15.- Las migraciones humanas no son un asunto policial, sino que forman parte de la naturaleza humana. Migrar, huir, buscar refugio es un derecho humano.

-Fundación Internacional de Derechos Humanos

Este pensamiento tiene valor axiomático, más en las semanas que nos están tocando vivir en Europa con la terrible catástrofe humanitaria que significa el desplazamiento de los refugiados sirios y la demostración de que la UE es incapaz de afrontar cómo se debe este drama sin procedentes desde la Segunda Guerra Mundial.

Queremos recordar con esta reflexión a los líderes políticos, que lo que debe ser el centro y en torno a todo lo que tiene que girar la política, es en base a personas y los derechos que por el simple hecho de haber nacido les corresponde. Pareciera que hay que recordárselos.

16.- La planificación a largo plazo no es pensar en decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones presentes.

-Peter Drucker (1909-2005) es considerado el padre del Management moderno y uno de los responsables de la revolución corporativa en las organizaciones

A Drucker le preocupaba la planificación y la gestión. Era un hombre muy pragmático además de un estudioso de la teoría de las organizaciones. Pero odiaba las pérdidas de tiempo, la falta de planificación, incluso en una simple reunión de coordinación operativa y la mala gestión de RRHH. Algunas de sus preocupaciones le llevó a decir que los comités se celebraban a veces para cubrir “la papeleta” pero eran una pérdida de tiempo y no resolvían nada si no eran ejecutivos en base a tener ideas claras y bien programadas.

Por ello, en este contexto, una de sus frases más repetidas es que “el camello es un caballo de comité”, en el sentido de los que tienen que tomar una decisión y no tienen clara la cosa, con tal de parecer que es algo sustancial e importante para la organización, la complican, y ya que están tratando el tema caballo, dicen: “¿Y por qué no le ponemos una joroba?”, como para diferenciarlo y darle importancia.

17.- El que domina su cólera domina a su peor enemigo.

-Confucio (551 a.C.- 479 a.C.) filósofo y pensador chino cuya doctrina se conoce como “confusionismo”

En las organización jerárquica de hace 40 años se admitía elevar el tono de voz incluso llegando a situaciones de auténtica crispación en el ambiente.

Desde que la inteligencia emocional y la importancia que el liderazgo da al control de las emociones y el saber hacer buen uso de las competencias emocionales, la cólera como enojo injustificado y demostración de debilidad en las posiciones, está erradicado del panorama organizacional. Quién aún la ejerza, tendrá que revisar seriamente sus métodos de relación con los demás, porque de momento están totalmente desfasados de época. Son cosas del pasado.

18.- La persona que sigue a la multitud (a la corriente de ideas) no irá más lejos de dónde va la gente; el que camina solo se encontrará a sí mismo en lugares que nadie había estado antes.

-Albert Einstein (1879-1955) considerado el más relevante de los científicos del siglo XX y una de las mentes más brillantes de la historia humana

Este pensamiento de Einstein se adapta perfectamente a las enseñanzas que el líder efectivo da a su gente, como que tiene que tener criterio propio, asumir responsabilidades y tomar decisiones.

El empowerment en los hechos, es buscar en solitario (además de la necesaria concurrencia del resto de miembros del equipo) la solución a los problemas que se presentan. Lo más lejos que queda a un equipo de alto rendimiento es el pensamiento colectivo o la multitud a la que se refería el genio del gran físico alemán. Esto no implica que no se pueda ir en grupo.

Sí se puede, pero sabiendo que ningún miembro sigue corriente alguna, sino que aplica su propio criterio y consensúa con los demás.

19.- El director financiero le pregunta al CEO de una importante organización: “¿Qué pasa si invertimos en el desarrollo de nuestro personal y después nos dejan?”.

A lo cual el CEO respondió: “¿Qué pasaría si no lo hacemos y se quedan?”.

En una época se discutía si la formación era un gasto o una inversión. Hoy día esto no se discute.

Pero la reflexión del director financiero como diciendo que si favorecemos el desarrollo y capacitación del talento, podemos “tirar el dinero” en caso de que no podamos retener dicho talento, ante lo cual el CEO es contundente: en caso de que no se forme a la gente y se queden, la que pierda será la organización.

20.- Son dos los momentos importantes en la vida de una persona: el día en que nace y el día que descubre para qué ha nacido.

-Bonifaci Mwangi. Activista keniata actual

No se exagera al decir que un día importante es darnos cuenta cuál es nuestra misión en la vida.

La visión del keniata Mwangi nos parece interesante porque nos enseña a que es tan importante nacer biológicamente como nacer y despertar como personas cuando descubrimos nuestras habilidades, deseos y ambiciones que nos ayudarán a fijar metas y abrir caminos.

soledadLa soledad no es sinónimo de ausencia, pues nos encontramos en compañía de nosotros mismos, de nuestros pensamientos, de nuestros sentimientos.

No debemos tenerle miedo a estar solos. De hecho, cuando estamos en soledad es un buen momento para tomar decisiones, ya que no estamos influidos o influidas por el exterior.

No digo que no haya que escuchar lo que nos digan nuestros amigos cercanos, en absoluto, siempre es bueno tener en cuenta las opiniones, pero igualmente es bueno ponerlas en perspectiva.

¿Y si nunca estamos a solas?

Decir que nunca se está a solas es como decir que no se tiene tiempo para uno mismo, para la introspección. La falta de soledad puede provocar que nuestros comportamientos sean un tanto “mecánicos”, por decirlo de algún modo; como consecuencia, no disfrutaremos tanto de nuestros actos.

Aprovechar los momentos de soledad

Es aquí cuando tomamos decisiones, cuando pensamos y nos damos cuenta de nuestros errores y de nuestros aciertos, de que nos hemos enamorado, de la belleza del mundo, de que decir que sí no es siempre la mejor opción, por ejemplo.

El artista desarrolla su creatividad fundamentalmente cuando está en soledad, al enfrentarse consigo mismo. Piensen en los músicos o y sobre todo en los escritores y pintores (por poner unos ejemplos un tanto visuales), yo no me los imagino componiendo o escribiendo en una discoteca, aunque claro, nada quita que sea ahí donde reciban la inspiración, la cual es evidentemente anterior a la creación. El proceso creativo en el arte usualmente requiere de la soledad, algo indispensable para todo aquel que quiera crear.

No sabemos si nuestros seres queridos estarán siempre con nosotros, pero una cosa si es cierta, la soledad siempre nos acompañará. Es por ello que debemos aprender a disfrutarla. Toda nuestra vida la llevaremos dentro de nosotros, así que más nos vale cuidarla.

Consejo final

Digamos que te encuentras con que tienes media hora en la que no has planificado ninguna actividad. Aprovecha ese tiempo para conversar contigo mismo, para descubrir tus pensamientos. Tras haberlo hecho te darás cuenta de que te has encontrado un poco más.

Por ello, siempre es bueno dedicar un poco de tiempo a tus pensamientos, a tus pesares y alegrías, a la soledad. No te encierres en tu mundo interior, equilibra la balanza pues tan bueno como la soledad es la compañía, y a ninguna de ellas hay que temer. Pero para los que temen a la soledad, recuerden que ésta “es un camino al propio descubrimiento.”

kevinEs el Tiburón más rudo de todos, Kevin O’Leary uno de los jueces del famosos programa televiso Shark Tank.

Es un talentoso hombre de negocios, emprendedor, inversor y co-fundador de O’Leary Funds. Su fortuna se estima en 400 millones de dólares.

Cuando era muy joven alguien lo contrato para que trabajara en una heladería, de la cual fue despedido al poco tiempo. Esto evidentemente afecto profundamente a Kevin, que se propuso no trabajar para nadie más nuevamente. En esta ocasión Kevin O’Leary nos comparte las 10 claves de éxito en los negocios.

# 1 Tienes que sacrificarte bastante

El hecho de no trabajar para nadie más no quiere decir que tu vida sea más fácil. Esta responsabilidad trae consigo un monto de sacrificio, el cual te lleva por el camino al éxito pero sin antes tener muchos fracasos por el camino.

Kevin creen en el concepto que el dinero compra libertad, es decir, la manera en que dispones de tu tiempo.

Esta idea es una búsqueda noble para un porcentaje de la población pero no para todo el mundo, tienes que sacrificar muchas cosas. Tienes que estar dispuesto a sacrificar un largo periodo de tu tiempo para no depender de alguien más. En mi concepto ésta puede ser una de las más importantes dentro de las claves de éxito en los negocios.

# 2 Confía en tus Instintos

Kevin cuenta que en una ocasión le vendieron un negocio de varios millones de dólares, del cual quería hacer parte pero en el fondo no se sentía bien. Dos años después, perdió todo el dinero invertido en ese trato.

La enseñanza que le dejo este suceso a Kevin fue: confiar absolutamente en tus instintos o en lo que saben, antes de hacer cualquier tipo de negociación. Esta conducta debe interiorizarla cualquier inversor, si no te sientes cómodo con un trato, no lo hagas. La experiencia te provee de una índice o un radar de riesgo el cual te alerta de posibles peligros.

# 3 Diversifícate

La diversificación realmente funciona, no importa cuánto dinero tengas, si son USD $ 5,000 o USD $ 500 millones. La diversificación es lo que te salva del desastre, tener inversiones en un amplio rango de negocios y sectores, siempre hay algo que funciona y algo que no. El objetivo es ir a la cama más rico de lo que despertaste hoy y la única manera de que eso suceda es invertir en muchos negocios diferentes.

Me encuentro a personas que se enamoran de una acción, de una idea, de un negocio o algún familiar le convence que debe abrir un restaurante. No debes hacer eso, lo que deberías hacer es: cualquier cantidad de dinero que tengas, jamás debes invertir más del 5 por ciento en una sola idea. Y nunca dejarte atrapar por una idea tan grande que si llegase a fracasar tengas que verte afectado seriamente, esa es la clave del éxito.

No invertir más del 5 por ciento en una idea.

No Invertir más del 20 por ciento en ningún sector

# 4 Tener un Plan de Respaldo

Cuando inviertas debes hacer la suposición que hay una probabilidad de pérdida total. Esta es la razón por cual necesitas tener un plan de respaldo, reservar algo de dinero por si todo hace implosión. Hacer esto te da la chance salir a flote.

Conozco gente extraordinaria que tiene algún capital y por hechos desafortunados todo se ha venido abajo, sin tener un plan de respaldo. Aquello es un gran error, el plan de respaldo consiste tener inversiones muy liquidas o dinero en efectivo.

Recibí de mi madre una gran enseñanza, ella decía, gasta los intereses nunca el capital. Hice cualquier cantidad de inversiones locas, sin embargo, nunca toco el capital.

# 5 Sé un Líder

Las habilidades de comunicación son muy importantes, hay que hacer hincapié en desarrollarlas. Tener una buena idea no te hará ganas toneladas de dinero, la parte clave de los negocios es saber ejecutar un plan de negocios de manera correcta y demostrar por qué eres las persona correcta.

Tendrás que ir probando que eres la persona correcta o tu equipo es la gente correcta, si esas dos cosas van juntas ahí es cuando la magia inicia. Ahí es cuando un grupo de personas pueden articular y ejecutar las ideas que se proponga.

# 6 Admite tus Debilidades

La mayoría de las personas fallan en los negocios porque no pueden admitir sus debilidades. Si puedes mírate al espejo y decir en qué soy realmente bueno y en qué soy un asco, vas por buen camino.

Porque no vas a querer desperdiciar tu tiempo en algo en lo que no eres bueno. Kevin odia la logística y las operaciones, por esa razón él busca asociarse con personas que son buenas en ese aspecto. Kevin admite que nunca hizo ningún dinero completamente solo, siempre se apoyó en personas que complementaran sus habilidades.

Por lo tanto, la clave está en no contratar empleados sino en contratar a personas que tengan la misma determinación y deseo que tengas tú por el negocio.

# 7 Comprar Acciones que Paguen Dividendos

Kevin cuenta como su madre le enseñaba acerca de inversiones, le aconsejaba gastar los intereses más nunca tocar el capital y nunca jamás comprar una acción que no pague dividendos.

Todo esto lo aprendió de su madre, tiempo después de fallecida pudo mirar el portafolio de inversiones de su madre y darse cuenta de los buenos rendimientos que había dado el interés compuesto generado por los dividendos. Kevin termina diciendo que si el gestor de cualquier compañía no le envía dinero en forma de dividendos, no le interesa ninguna acción.

# 8 Diferencia entre Familia, Amigos y Dinero

Tienes que saber diferenciar entre familia e inversiones. No permitas estar emocionalmente involucrado cuando de negocios se trata, por esta razón, es importante hacer esta diferenciación. Corres el riesgo de perder dinero.

# 9 Sal de tu Zona de Confort

Kevin aconseja a los emprendedores e inversores salir a buscar oportunidades de negocio fuera del país de residencia, eso beneficia a la diversificación de tu portafolio e impulsa el crecimiento de tu portafolio más allá de la media de tu país.

# 10 Ve Detrás de Ideas Simples

Kevin cuenta la historia de un chico que fue el estilista de Oprah, cuyo pasatiempo era beber té. En una oportunidad Oprah probó el té y lo recomendó en la emisión de su programa. Al día siguiente, el chico había recibido USD $ 500,000 en órdenes de compra.

Tiempo después, esta persona fue al programa de Shark Tank solicitando USD $ 250,000 por el 35 por ciento de su compañía. El modelo era sencillo, se vendía el té a través de Internet, la compañía recibía el dinero y las bolsas de té eran enviadas a los clientes (té – ordenes de comprar – flujo de caja).

Lo mejor vendría después cuando Jamba Juice una compañía que cotiza en bolsa, se interesó por la marca y tenía intención de adquirir la compañía. Vendieron la compañía por mucho dinero y todo terminó en un final feliz. Esta clase de tratos son los que más le gustan a Kevin, ideas simples se generar enormes cantidades de dinero.

Wow qué tal te pareció estas diez claves de éxito en los negocios. Sin duda deja muchas enseñanzas, creo que personas como Kevin O’Leary son grandes fuentes de conocimiento y experiencia. Es un tipo duro que se ha esforzado por lo que obtenido. Esto es todo por hoy, te invito a compartir este post y hasta la próxima!

Super ExitososJodi Goldstein sabe una cosa o dos sobre la innovación.

Con más de 20 años de experiencia como emprendedora de altas tecnologías e inversora enfocada en la tecnología de consumo, y una temporada como inversora de riesgo, ocupó cargos directivos en muchas startups, incluyendo PlanetAll, una red social que vendió a Amazon en 1998 por más de $100 millones.

Actualmente dirige el laboratorio de Innovación de Harvard (I-Lab), un espacio de colaboración y formación lanzado en 2011 para ayudar a desarrollar el interés en el emprendimiento y la innovación de los estudiantes. Teniendo un MBA de Harvard ella misma, su trabajo es hacer que los estudiantes desarrollen ideas creativas y atrevidas, y llevarlas a buen término. Para eso usa un enfoque interdisciplinario (sus jefes son los decanos de las 12 escuelas dentro de la universidad, por lo que no hay presión) destinado a fomentar nuevas formas de pensar.

“La diversidad de ideas es bastante profunda,” dice. Los actuales emprendedores en el I-Lab están trabajando en proyectos que van desde crear snacks a partir de insectos hasta mejorar las vidas de los que están en el ejército. El laboratorio fue la incubadora de más de 600 nuevas empresas desde su lanzamiento.

Con los años, Goldstein aprendió algunas lecciones importantes sobre cómo crear un entorno donde se desarrolle la innovación. Aquí tienes siete elementos esenciales.

Sé una esponja

Los innovadores son intelectualmente curiosos y prosperan absorbiendo nueva información que puedan ayudar a sus ideas.

El I-Lab mantiene programación regular y tiene un programa de asesoramiento para ayudar a los innovadores a aprender todo lo que quieran aprender. Incluso si no tienes el beneficio del I-Lab, buscar continuamente la información que necesitas y las personas que puedan enseñarte habilidades esenciales e información es una parte importante de ser innovador, dice ella.

Estrechar es un buen lugar para empezar

Las grandes ideas son grandes, pero la mayoría de nosotros tenemos recursos limitados. Tratar de ser el próximo Amazon o Google ahora mismo te conducirá al desgaste y a la  frustración. En vez de eso, intenta un enfoque más estrecho y crece a partir de ahí, dice ella.

Si quieres sentar las bases para una gran idea, enfócate en desarrollar un segmento de ella hasta que tengas las raíces fuertes. “Elige un nicho. Elige un área de enfoque. Mantenlo simple,” dice.

La competencia es buena

Ya sea en el mercado o entre compañeros, la competencia puede crear una sensación de urgencia y motivación que puede estimular la innovación. Goldstein les dice a sus alumnos que encontrar un competidor que ya está en el mercado es señal de que alguien vio la idea y encontró un mercado para ella. Para tener éxito, sólo tienes que hacerlo mejor.

El I-Lab también tiene desafíos donde a los estudiantes se les da un problema del mundo real y forman equipos para llegar a dar con posibles soluciones. Ese tipo de ejercicio creativo y trabajar con sus compañeros de equipo en un entorno competitivo puede desarrollar habilidades para resolver problemas que ayuden a tener pensamientos innovadores, dice.

Las ideas son geniales; pero tomar acción es lo que importa

A muchas personas se les puede ocurrir una buena idea. Sin embargo, desde armar el equipo a cómo formarán su producto o servicio, los comercializarán y entregarán, la verdadera oportunidad para la innovación radica en la forma en que haces que suceda, dice Goldstein.

Pasa tiempo con personas que sean diferentes a ti

“Una diversidad de orígenes y experiencias es absolutamente crucial,” dice.

Si tienes un grupo de personas que todos tienen las mismas experiencias, puntos de vista y orígenes, estás limitando el potencial de la innovación. El enfoque multi-disciplinario del I-Lab junta personas que nunca se han visto antes, dice ella.

Un estudiante con una base de políticas públicas puede estar trabajando con un PhD en química o un estudiante de la facultad de derecho. Los fundadores de I-Lab a menudo dicen que nunca habrían dado con sus ideas o negocios si no hubieran conocido a personas que pensaban de forma diferente a ellos, dice Goldstein.

Mejorar es desordenado

Las personas que van a Harvard no están acostumbradas a fallar, dice Goldstein. Ella los anima a superarlo. Ser creativo e innovador significa que vas a probar muchas cosas que no funcionarán. Tienes que desarrollar prototipos que no estarán bien y probar enfoques que explotarán antes de llegar a la combinación que funcione, dice.

Si se dañan tus sentimientos o tiras la toalla sólo porque tu primer intento salió horriblemente mal, no serás capaz de liberarte para llegar a ser un verdadero innovador.

“Hacemos mucho aquí sobre pensar en el diseño y diseñar enfocados en las personas, poner a prueba las primeras ideas con los clientes, darles realmente la oportunidad de fallar rápido antes de pasar seis meses o un año construyendo un producto que nadie querrá comprar. Trabajamos bastante en eso con ellos,” dice.

La innovación no sucede a gran velocidad; se cocina a fuego lento

Cuando Goldstein trae fundadores para hablar con los estudiantes, no quiere que les cuenten la versión “felices para siempre” de sus historias; quiere oír sobre lo que salió mal y cómo lo manejaron. Se aprende más de los errores y de escuchar sobre errores, que de los éxitos. Ella quiere que sus alumnos sepan que las historias de “éxitos de la noche a la mañana” a menudo se basan por largos períodos de frustración e intentos de innovación.

“Todos sabemos muy bien que [el éxito inmediato] es la excepción y no la regla. Eso es lo que terminas escuchando, pero no es la realidad. Es un largo y duro trabajo, y toma mucho más de lo que crees que tomará,” dice.

tiempo¿Sientes que eres dueño de tu tiempo?

¿Decides la mayor parte de las actividades que haces cada día, o tienes la sensación de que tu tiempo está ocupado por cosas que realmente no has elegido y que te impiden poder dedicarte a lo que verdaderamente te gustaría?

Hace unos meses se me ocurrió una idea original para un posible libro. Tenía la impresión de que podía ser una buena idea, así que me emocioné, apunté todos los detalles en un cuaderno y me propuse lograr como fuera, sacar un hueco en la agenda para empezar a escribir.

Aunque durante varias semanas dediqué algunas horas a escribir, casualmente coincidió con una mala racha en el trabajo y tuve que viajar más a menudo que de costumbre, incluso los fines de semana, lo que me limitó mucho mi tiempo libre.

Avanzaba tan despacio, que poco a poco me desilusioné y me di cuenta de que, aunque me encantara escribir, realmente en estos momentos era un lujo que no podía permitirme. Tendría que dejarlo para más adelante cuando tuviera más tiempo, o quién sabe, quizá incluso podría ser la actividad a la que me dedicara al jubilarme.

Algunas semanas más tarde, le comenté a mi madre que había tenido unos meses curiosamente creativos y se me habían ocurrido varias ideas que estaba segura de que podían ser buenas, pero que sabía que requerían de mucho tiempo y dedicación para que maduraran y llegaran a alguna parte. Le expliqué mis planes de llevarlas a cabo cuando me jubilara y pudiera disponer de todo el tiempo del mundo y cuando mi subsistencia no dependiera de que las ideas tuvieran éxito o no.

Fue entonces cuando mi madre me dijo una frase que nunca olvidaré: “me da muchísima pena verte tan joven y que ya estés dejando tus sueños para la jubilación.”

Entonces me di cuenta de que tenía toda la razón.

En aquel momento tenía 28 años. Era de locos pensar, que estaba haciendo planes para dentro de cuarenta años.

Ya me había demostrado a mí misma varias veces, que hacer planes con tanta antelación no servía absolutamente de nada. ¿Significaba esto que estaba renunciando conscientemente a darle una oportunidad a mis sueños?

Sabía que quería escribir y que quería dedicarle tiempo a desarrollar mis ideas. Pero también me había dado cuenta de que el día sólo tiene 24 horas y por mucho que intentara alargarlas, no me sentía capaz de estrangular la agenda nada más.

En cierto modo, era frustrante. ¿Cuándo había empezado a no poder elegir lo que quería hacer con mi propio tiempo?

Lo más curioso, es que ya había comentado mi idea de dedicarme a escribir cuando me jubilara y tuviera tiempo con varios amigos, y a nadie le había parecido algo raro. De hecho, todos me habían entendido perfectamente y habían compartido visiones similares.

¿Es que estábamos todos en el mismo barco?

Meditando sobre el asunto, recordé una frase que leí cuando estaba en la universidad: “disfruta los años de estudiante, porque cuando empieces a trabajar, el tiempo pasará volando”.

Es cierto que durante los años de la universidad, a pesar del agobio de los exámenes y de lo difícil que pueda ser una carrera, no solemos sentir esta sensación de no ser dueños de nuestro tiempo. Tenemos la libertad para organizar nuestro tiempo como queramos y decidir si preferimos ir a clase, estudiar para un examen, o ir de tapas con los amigos.

Sin embargo, desde que empezamos a trabajar, nos metemos en una dinámica frenética que empieza cada día cuando suena el despertador y acaba cuando nos dejamos caer rendidos en el sofá. Y al contrario que la universidad, esta dinámica no está acotada a corto plazo en el tiempo, sino que puede permanecer con el mismo ritmo durante décadas, hasta el día de nuestra jubilación.

Por eso según van pasando los años, ganamos conciencia de que el tiempo es muy escaso y de que, en particular, el tiempo libre para invertir en tus proyectos personales, aquel que realmente queda tras restar todas las obligaciones laborales y sociales, es prácticamente inexistente.

Pero la idea de esperar con ilusión el día de la jubilación para poder dedicarte a lo que verdaderamente quieres, aunque la hayamos normalizado y ya no nos parezca tan extraña, resulta francamente deprimente.

¿Es que a pesar de todo lo que hemos progresado, aún no hemos conseguido obtener la libertad para elegir todo lo que hacemos y por qué lo hacemos?

Si lo piensas bien, nadie te está obligando a invertir tu tiempo en una tarea que no quieres hacer y por la cual tendrás que posponer algunos sueños durante décadas.

Simplemente se trata de una cuestión de prioridades.

En un mundo coherente, nosotros somos los únicos que establecemos las prioridades de todo lo que hacemos. Podemos decidir libremente cuánto tiempo queremos invertir en trabajar y cuánto en estar tumbados tomando el sol. Somos conscientes de que nuestras decisiones tienen una serie de consecuencias; por ejemplo, sabemos que si sólo trabajamos a media jornada en un trabajo poco remunerado, probablemente no podamos permitirnos vivir en una casa en el mejor barrio de la ciudad o darnos el lujo de hacer grandes viajes. Pero la decisión sigue siendo nuestra.

Por eso algo debía de estar fallando, cuando por mucho que lo intentara, no podía recordar cuándo había tomado la decisión de dejar de tener tiempo para las cosas que verdaderamente me hacían ilusión, hasta el punto de empezar a pensar en la jubilación con sólo 28 años.

Este sentimiento hizo que me sintiera que no era dueña de mi tiempo. Y por lo que comentaba con la mayor parte de las personas que me rodeaban, ésta no era una situación anormal, sino que es un sentimiento bastante común.

¿Por qué no te sientes dueño de tu tiempo?

Aunque el trabajo sea la primera respuesta que la mayoría de las personas alegan a esta pregunta, lo cierto es que hay varios motivos por los que una persona puede sentirse que no es dueña de su tiempo.

Estos motivos pueden recogerse en dos grupos:

1. Las obligaciones auto-impuestas

En este grupo están todas las actividades que no haríamos, si tuviéramos la libertad absoluta para hacer lo que queremos. Es decir, si no tuviéramos ninguna obligación laboral ni social.

Un trabajo insatisfactorio y con poca flexibilidad en horarios y en la organización de tus tareas, es el primer candidato a hacerte sentir que no eres dueño de tu tiempo. El trabajo ocupa la mayor parte del tiempo que estamos despiertos y suele ser la mayor fuente de insatisfacción e infelicidad para las personas.

Sin embargo, aquellas personas que aman lo que hacen, o que tienen una mayor libertad a la hora de organizarse, no acusan de forma tan pronunciada esta carencia. Por ejemplo, se ha demostrado que las personas a las que se les permite de vez en cuando en sus empresas trabajar desde casa, tienden a estar más relajadas que otras personas en puestos similares y con la misma carga laboral. Esto se debe principalmente a la flexibilidad que existe a la hora de organizar su trabajo y sus horarios, lo que les permite sentir una mayor libertad.

Por otra parte, existen una serie de compromisos sociales que muchas veces no podemos rechazar que, aunque en primera instancia puedan parecer agradables, el hecho de no haberlos elegido conscientemente puede contribuir a que sintamos que no podemos disponer el tiempo como queremos.

Por último, dentro de las obligaciones auto-impuestas se encuentran las tareas diarias que son necesarias para mejorar nuestro bienestar, como pueden ser las tareas del hogar, ir al supermercado, cocinar, etc. Aunque estas tareas son necesarias, existe una gran diferencia en el tiempo que cada persona tiende a dedicarles, siendo las que más tiempo invierten en ellas precisamente las personas que más acusan la falta de tiempo para sí mismo.

Es decir, si te gusta ir al supermercado y cocinar cada día algo nuevo, seguramente invertirás mucho más tiempo en estas tareas que otra persona que haga la compra una vez a la semana y cocine de golpe para varios días. Aunque sea algo que te guste hacer, puede que a la larga lo acabes viendo como una obligación que te limita tu tiempo libre para hacer otras cosas y acabes teniendo el sentimiento de que no eres dueño de tu tiempo.

2. Los pozos temporales de actividades que no ofrecen satisfacción personal

Los “pozos temporales” son actividades que realmente elegimos hacer, pero que no nos proporcionan la satisfacción que en un principio parecen prometer.

En esta categoría entran todas las horas muertas que pasamos viendo un programa de televisión que no hemos elegido (“ver lo que echen”), jugando al típico juego de móvil o de tablet que es infinito y no llega a ninguna parte, chateando durante horas por el móvil en los grupos de whasapp de cosas sin importancia o haciendo cualquier otro tipo de tarea que “mate las horas”.

Además, una de las características de los pozos temporales, es que siempre se acaba invirtiendo en ellos mucho más tiempo del que inicialmente se había planeado, por lo que cuando se termina de realizarlos, es frecuente sentirse culpable y tener el sentimiento agridulce de haber perdido el tiempo.

Esto tiene una connotación especialmente negativa, cuando se es consciente de que existen otras actividades que verdaderamente se querrían hacer, pero que no se hacen por no ser capaz de abandonar el pozo temporal (lo que se conoce como procrastinar)

Estos dos grupos de actividades ocupan normalmente entre el 90% y el 100% del tiempo que estamos despiertos. El otro 10%, en el mejor de los casos, lo solemos destinar a realizar ciertos hobbies que sí nos proporcionan un sentimiento de bienestar y a hacer las cosas que verdaderamente nos encantan (hacer deporte, ir de compras, quedar con amigos, ir al cine, escribir un libro o un artículo, etc.)

Si consigues aumentar este 10%, reduciendo tus obligaciones auto-impuestas y minimizando los pozos temporales, notarás que el tiempo pasa más despacio, que consigues más resultados cada día y que puedes lograr lo que te propones.

Puede que al final del día hayas trabajado durante más horas que otras personas y que hayas conseguido alcanzar más objetivos, pero sentirte dueño para diseñar tu vida y organizar tu tiempo te proporcionará un inmenso sentimiento de libertad.

delegarEl desconocimiento sobre cómo delegar es más acentuado en los ejecutivos latinos respecto a los europeos, asiáticos y anglosajones de acuerdo a Accenture, consultora internacional de Recursos Humanos.

Así, es común escuchar: “Por más que me esfuerzo, nunca puedo ver vacío mi escritorio”, “desde hace un tiempo tengo que asistir a muchas juntas y reuniones”, “cuando veo mi escritorio, encuentro que está tan lleno de papeles que no sé por dónde comenzar.”

Ante la cuestión de delegar, los pretextos más comunes son: “me va a tomar más tiempo explicarlo a otro que hacerlo yo mismo” o “es que no tengo gente que pueda hacerlo.”

La reticencia a delegar es parte de crecer. Sin embargo, implica:

Elegir a la persona idónea tanto por formación profesional como por experiencia y competencias personales.

Tener objetivos claros. ¿Para qué se va a delegar?

– Determinar principales guías de acción y limitaciones en costos, tiempo y recursos en general.
– Otorgar la autoridad a la persona delegada para que cumpla con sus objetivos.
– Establecer la forma y regularidad de los reportes de avance.

Algunos consejos prácticos para delegar con eficacia son:

1. Conocer a todos los colaboradores: desde el plano personal hasta el profesional: Determinar sus capacidades, detectar sus necesidades, saber acerca de su vida fuera del trabajo. Esto generará el clima de confianza que se requiere para la delegación.

2. Identificar periódicamente las actividades que podría delegar para dedicar más tiempo a la planificación e innovación. Es decir, tareas estratégicas sobre las labores del “día a día”.

3. Probar a su gente con desafíos pequeños al principio, y poco a poco más grandes en dificultad y responsabilidad.

4. Auto-evaluación: No olvidar reconocer sus aciertos y corregir errores.

5. Apoyo: Tratar de estar disponible cada que su delegado lo requiera.

6. Confiar: Evitar el excesivo control. Evitar ver “por encima del hombro” o espiar lo que hace la persona a la que le delegó actividades.

El último punto tiene que ver con la confianza plena en el personal, por lo que es conveniente contratar a una empresa de seguridad privada que periódicamente evalúe la confiabilidad del personal. Esto es un proceso complejo en el que intervienen pruebas de personalidad, test psicológicos, pruebas grafológicas, investigaciones socio-económicos y demás.

Un error común es asumir que las personas son inmutables. Cada persona se enfrenta a diferentes cambios en su estilo de vida y marco psico-social y económico que pueden incidir en el grado de confiabilidad que presenta a una organización. Si necesita delegar, y esto es crucial, debe tenerse un soporte profesional para ello: que los profesionales en seguridad determinen que la información y conocimientos que comparta con otros no tienen riesgo.

Super ExitososEn el mundo de las startups, el fracaso es un hecho.

Fracasar rápido es el mantra del fundador. Comete un error, aprende de él, sigue adelante dicen los expertos.

Pero cuando las startups están bien financiadas y tienen un creciente número de personal y accionistas, no es tan simple.

Sabemos que el camino al éxito está lleno de baches. Es posible levantarse de las cenizas del fracaso de una startup. Ya hablamos sobre cómo una CEO se levanto a si misma y construyó otra startup que ahora es un gran éxito con más de $100 millones en ingresos. Otros dieron un brusco giro cuando su primera idea no estuvo a la altura.

CB Insights peinó su base de datos de inversores ángeles y de riesgo, y encontraron 92 ejemplos de startups que recaudaron más de $100 millones pero todavía siguen sin lograr triunfar. Los defectos fatales abundaban, desde el fraude financiero a la competencia, o quemar todo el dinero antes de ser capaces de generar un ingreso sostenible. Hemos separado cinco de ellas. Aquí están sus cuentos preventivos.

Quirky: Ejecutado por sus gastos

La plataforma para invenciones crowdsourced fue recibida con escepticismo al principio, pero luego se ganó a los inversores y logró recaudar $185 millones de dólares de capitales riesgo bien conocidos tales como Kleiner Perkins Caufield & Byers y Andreessen Horowitz.

El problema fue uno de carácter sistémico. A pesar de su financiación, el modelo de negocio de Quirky era demasiado caro. A diferencia de Kickstarter, que sólo ofrece su actual plataforma a fundadores de startups, Quirky estaba ofreciendo emprendedores con una visión que iban desde la fabricación hasta la comercialización.

Tomando el 90% de los beneficios del inventor, igual no pudo probar su valía, especialmente cuando también se tiene en cuenta la falla de seguridad de su filial de dispositivos domésticos inteligentes Wink.

Rdio: Muerto por la competencia

En 2010, los fundadores de Skype fueron pioneros en uno de los primeros servicios de streaming de música On-Demand que triunfó en los EE.UU. con un plan de $5 por mes con el que se accedían a unas 7 millones de canciones. Sin embargo, Spotify estaba cerca de sus talones, y en cuestión de meses, la startup de Suecia lanzó su propio servicio de streaming gratuito en Estados Unidos. Rdio siguió al pie del cañón, refinando sus productos y adoptando un enfoque más cauteloso a la hora de generar beneficios lo que logró enganchar $ 117,5 millones de dólares de los inversores.

Por desgracia para Rdio, jugar a lo seguro fue un error, especialmente en el negocio de la música, donde las letras y los acuerdos de licencia significaban márgenes de beneficio muy estrechos. Como un empleado dijo, “Tienes que hacerlo con un volumen extremo, esa es la razón por la que ves a Spotify yendo tras cada ser humano en el mundo.”

El negocio operativo de Rdio quebró a finales del 2015, mientras Pandora se quedaba con su propiedad intelectual y algunos miembros del personal en un contrato de $75 millones.

Webvan: Incinerada por la infraestructura

En una era en que las entregas en el día de todo, desde jabón para la ropa hasta los snacks, es difícil imaginar que una startup prometa entregar tus alimentos dentro de un tiempo preciso. Sin embargo, en 1999 las cosas no eran tan simples.

Para hacer que su conveniente modelo funcione, Webvan vertió sus inversiones en almacenes automatizados, software de logística, y una flota de furgonetas para transportar las mercancías. El problema era que las órdenes necesitaban ser mandadas con uno o más días de antelación, matando cualquier oportunidad de compra impulsiva y gratificación instantánea.

A pesar de que recaudó $ 275,2 millones de inversores como Sequoia y Softbank, Webvan no pudo pagar por su costosa infraestructura cuando la demanda de los consumidores no cumplió con sus expectativas.

Boo.com: Arruinado por la burbuja

A veces los pájaros jóvenes no pueden agarrar al gusano, especialmente si están ignorando conscientemente los mejores en favor de aquellos que están fuera de su alcance. Así fue con Boo.com, una de las primeras compañías e-commerce destinadas a vender las principales marcas de moda en línea. Lanzada en el otoño de 1999.

La idea era visionaria, pero la ejecución dejó mucho que desear. La compañía quemó $ 135 millones de la financiación de los capitales de riesgo en 18 meses, todo antes de lanzar su primer producto. Una vez Online, los clientes necesitaban conexiones de Internet de alta velocidad para acceder al sitio correctamente.

Eso y el hecho de que el dinero se gastó en publicidad y promoción en lugar de en el producto, por lo que no es de sorprender que la empresa se declarara en quiebra a mediados de mayo del 2000.

Aereo: Voló poco por los juicios

En 2012, Aereo lanzó una “plataforma de televisión-en-tu-navegador” que ofrecía a los espectadores de Nueva York una manera de ver emisiones en directo en HD en cualquier dispositivo Apple por sólo $12 al mes. La idea resultó tan disruptora, que provocó una oleada de demandas por parte de las compañías de medios.

Pero no antes de que el magnate de la televisión Barry Diller y otros saltaran a bordo, invirtiendo un pelo por debajo de $ 100 millones en la promesa de que podrían escalarla a múltiples ciudades y era tan inocente como poner un par de antenas con forma de orejas de conejo en tu televisor.

Las emisoras no creyeron los argumentos de Aereo, y el servicio fue a la quiebra después de dos años. Para colmo de males, el Tribunal Supremo de EE.UU. ordenó a Aereo pagar $ 950.000 a las emisoras en abril del 2015.

liderazgoComo líder de una startup, es necesario que reconozcas la importancia del aprendizaje y del crecimiento personal. Pues tú serás el motor que impulse el negocio. Y, como tal, necesitas cualidades específicas que te ayuden a desempeñar esa función de una mejor manera.

Emma Sturgis de Small Business Can sugiere que los líderes emprendedores requieren cinco cualidades esenciales en su liderazgo:

1. Dedicación

Comenzar un negocio es un trabajo complicado que requiere mucho tiempo. De hecho, habrá momentos en que quieras renunciar. Sin embargo, la pasión será el motor de la dedicación. Entre más pasión sientas por lo que hagas, más dedicado estarás en el negocio.

2. Autenticidad

Si amas lo que haces y, además, eres bueno haciéndolo, el éxito te seguirá. Al contrario, si sólo buscas dinero, es probable que no encuentres éxito.

Este es un rasgo importante, porque empleados y clientes podrán ver si no eres auténtico en tus intenciones. Pero si predicas con el ejemplo, todos seguirán tus pasiones.

3. Mentalidad abierta

Una startup se basa en las ideas y la innovación. Por lo que tienes que construir una relación reflexiva que fomente el debate con tus compañeros de trabajo.

Es importante que nunca descartes las ideas de los demás antes de evaluarlas cuidadosamente. Y al mismo tiempo desconfía de tus ideas. Todo esto con el fin de actuar de la mejor manera para tu empresa.

4. Reflexión

Tómate tu tiempo para decidir lo que funciona y lo que no. Tu socio de negocios, el flujo de trabajo o el recepcionista podrían estar impidiendo el crecimiento de tu organización. Incluso podrías ser tú mismo. Es por eso que debes evaluar con regularidad lo que debe ser mejorado.

5. Carisma

Tienes que ser carismático y tener confianza en ti mismo y en tu visión. El carisma es una poderosa herramienta de motivación que ha sido utilizada por los líderes por miles de años. Si quieres persuadir y motivar a tu equipo, tienes que jugar ese papel.

¿Y si no eres naturalmente carismático? No importa, puedes trabajar y construir confianza y carisma. Son cosas que se pueden aprender.

mentePaz no significa estar en un lugar donde no hay ruidos, sin problemas ni trabajo duro. Paz significa estar en medio de todas esas cosas e igual mantener la calma dentro de nuestro corazón.

¿Recuerdas cuando bajas el volumen de la radio cuando necesitas pensar con claridad sobre algo complicado o confuso?

Lo mismo es cierto para tu vida en general. ¿Y el ruido que necesitas cortar para concentrarte? Ese es el ruido en tu cabeza; tus pensamientos de preocupación gritando más fuerte que tu mejor juicio.

Apagar la radio vuelve a enfocar tu mente y te ofrece una claridad cuando más la necesitas. Realmente no sabes cómo o por qué esto hace una gran diferencia, sólo sabes que lo hace.

Ahora es momento de aplicar esta misma estrategia para todos los otros ruidos en tu vida, empezando por el ruido en tu cabeza. Y si bien no es tan fácil como bajar el volumen de la radio, la buena noticia es que puedes relajar tu mente y entrenarla para pensar más racionalmente con simplemente recordarte a ti mismo hacerlo todos los días. Algunas personas lo llaman afirmaciones, o mantras, o convicciones, pero en cualquier caso estos recordatorios diarios te mantienen en el rumbo, al mantener los pensamientos pacíficos y productivos en tu mente, incluso cuando la vida se vuelve ruidosa.

Aquí tienes 40 citas que puedes usar como recordatorios para calmas tus pensamientos y tu mente:

1. Todo se crea dos veces, primero en la mente y luego en la realidad. Así que presta mucha atención a los pensamientos que tienes. Estos abrirán su camino para hacerse realidad.

2. No hay absolutamente nada en tu situación actual que te impida avanzar, un paso a la vez.

3. Preocúpate, y obtendrás lo que te preocupa. Trabaja, y obtendrás aquello por lo que trabajas. A menudo es así de simple.

4. No puedes dejar que un mal momento eche a perder un montón de buenos. No dejes que los pequeños y tontos dramas de cada día te tiren para abajo.

5. La felicidad es permitirte estar perfectamente bien con “lo que es,” en lugar de desear y preocuparte por “lo que no es.” “Lo que es” es lo que debe ser, sino no lo sería. El resto eres sólo tú discutiendo con la vida.

6. La frustración y el estrés provienen de la manera en que reaccionas, no de cómo son las cosas. Ajusta tu actitud de hoy, y la frustración y el estrés desaparecerán.

7. Sé positivo y sonríe ahora mismo, no porque todo este bien, sino porque puedes ver el lado bueno de todas las cosas.

8. Las mentiras sólo existen si crees en ellas. La verdad te hará libre al final. Siempre que la negatividad se apodere de tu mente, pregúntate: ¿Es verdad? ¿Puedo estar 100% seguro de que es verdad? (Y entonces deja que las mentiras desaparezcan!)

9. Ningún libro es sólo un capítulo. Ningún capítulo cuenta toda la historia. Ningún error define quienes somos. Sigue pasando las páginas que necesitas pasar.

10. Recuerda, dejar ir no se trata de tener el valor de liberar el pasado; se trata de tener la sabiduría y la fuerza para abrazar el presente.

11. El pasado no tiene absolutamente ningún poder por sobre el presente.

12. Ninguna cantidad de arrepentimiento puede cambiar el pasado. Ninguna cantidad de ansiedad puede cambiar el futuro. Sin embargo, cualquier cantidad de gratitud puede cambiar tu presente.

13. Reemplaza la frase “Tengo que” por “Voy a” cada vez que te sorprendas quejándote. Muchas de las actividades por las que nos quejamos son cosas que otros desearían tener la oportunidad de hacer.

14. Cuanta más belleza encuentres en viaje de otra persona, menos vas a querer compararlo con el tuyo.

15. Sentirte atascado es un sentimiento, no un hecho. Así que nunca asumas que estás atascado con las cosas como son. La vida cambia cada segundo, y tú también puedes.

16. En casi todas las situaciones, un poco más de voluntad para reconocer que puede haber algo que no sapas podría cambiarlo todo. Ve a un lugar nuevo, y un sinnúmero de oportunidades aparecerán de repente. Haz algo diferente, y todo tipo de nuevas grandes posibilidades surgirán. Mantén tu mente tranquila y en paz, manteniéndola abierta.

17. Ten cuidado de a quién le das el micrófono y el escenario en tu vida. No te limites a escuchar la voz más ruidosa. Escucha la más sincera.

18. Las personas más infelices en este mundo son las personas que más se preocupan por lo que piensan los demás.

19. Decirle sí a la felicidad y a la paz mental significa aprender a decirle no a las personas y las cosas que te hacen daño. Sé lo suficientemente inteligente como para ignorar la innecesaria negatividad que te rodea.

20. Cuando las personas subestiman tus sueños, predicen tu destino, o te critican, recuerda que te están contando su historia, no la tuya.

Vivir MejorSi bien desarrollar una “actitud de gratitud” puede parecer simplemente otra perogrullada, la ciencia indica que es realmente bueno para nosotros.

Los estudio formales sobre los beneficios de la gratitud son relativamente jóvenes, pero los investigadores encontraron que la gratitud puede mejorar tu bienestar y mejorar tu relaciones románticas, entre otros beneficios.

Un estudio del 2011 publicado en la revista Heart International encontró que los pacientes cardíacos agudos que tuvieron intervenciones psicológicas positivas realmente tuvieron mejores resultados que los que no lo tuvieron.

“Las personas para las cuales la gratitud es más un rasgo que un estado, vemos que esas personas tienden a ser más saludables. Tienden a ser más felices. Tienen conexiones sociales y relaciones más fuertes. Hay evidencias de que las personas que son más optimistas o que tienen una actitud agradecida tienen un funcionamiento inmune superior” dice Erin Olivo, psicóloga clínica y profesora en la Universidad de Columbia. Olivo es la autora de Wise Mind Living: Master Your Emotions, Transform Your Life.

Con esos beneficios de amplio alcance, ¿quién no querría estar más agradecido? Los expertos dicen que es posible entrenarse para ser más agradecido por lo que no sólo es un estado ocasional, sino un hábito regular.

Búscalo

Aunque puede sonar obvio, Cherie Dortch, psicólogo clínico, dice que muchas veces las personas están tan centradas en lo que no tienen, que pierden de vista las muchas razones que podrían tener por las cuales estar agradecidos. En lugar de eso, cambia tu enfoque y sé consciente de las cosas cotidianas que extrañarías si no las tuvieras. Siempre hay algo por lo que estar agradecido, incluso en tiempos difíciles, dice.

“Claro, tienes que pagar la hipoteca. Pero, puedes estar agradecido por tener un techo sobre tu cabeza y el dinero para pagar tus cuentas”, dice.

Busca un significado

Ser agradecido es el acto de saborear y apreciar los atributos positivos de algo, dice Emiliana Simon-Thomas, directora científica del Greater Good Science Center, con sede en la Universidad de California, Berkeley, quien estudia la psicología, la sociología y la neurociencia del bienestar. Cuando mentalmente saboreas las cosas por las que estás agradecido, puedes entender mejor y usarlos como un punto de conexión, y el acto de dar gracias se vuelve más poderoso, dice ella.

Piensa en el acto o la situación, el esfuerzo en hacerlo realidad, quien jugó un papel importante en hacer que suceda, y cómo te beneficia. Por ejemplo, si un compañero de trabajo terminó un proyecto, piensa en los sacrificios que él o ella hicieron para dedicarle tiempo al proyecto, cómo la creatividad y la habilidad de esa persona jugaron su papel, y cómo te afecta ese exitoso proyecto. Usa esta comprensión más profunda para añadir más significado cuando le des las gracias a tu compañero de trabajo, dice Simon-Thomas.

Como que nos hemos acostumbrado a esa palabra (gracias), la decimos pero nunca la decimos en serio, la decimos como una especie de cortesía obligatoria. Pero cuando realmente la respaldamos con narrativa, con detalles de lo que pasó, cómo esa otra persona fue fundamental para que sucediera, y cómo mejoró mucho tu vida en ese momento, tú lo recuerdas. Traes algo nuevo a la ecuación de ti y la otra persona, y sí, eso es mucho más potente,” dice Simon-Thomas.

Asigna un tiempo de gratitud. Dortch aconseja a sus clientes que traten de pensar sobre la gratitud a la misma hora todos los días. Puede ser a primera hora apenas te despiertes o antes de irte a la cama. Piensa en ello como un ejercicio, dice ella. Cuando lo hagas a la misma hora todos los días, se convertirá en parte de tu rutina.

Escribe sobre ello

Todos los expertos recomiendan llevar un diario de gratitud. Al escribir las cosas por las que estás agradecido de forma regular, comienzas a enfocarte más en ellas. Las notas de agradecimiento son también una buena oportunidad para expresar tu gratitud y te dan un lugar para detallar algunas de esas cosas que aprendiste a descubrir.

Elige ser agradecido

Tenemos más control sobre nuestra mentalidad de lo que muchos de nosotros creemos, dice Olivo. Incluso cuando los tiempos son difíciles, podemos practicar ser más positivos y agradecidos con sólo buscarlo activamente y enfocarnos en las cosas por las que podemos estar agradecidos.

“Creo que las personas necesitamos entender que podemos elegir qué mentalidad tenemos. Muchas veces las personas sólo piensan como se sienten, ‘sólo me pasa a mí’, pero no es así. En realidad, es algo que podemos elegir,” dice Olivo.

Entiende sus limitaciones

Si bien la gratitud puede ser una fuerza poderosa en nuestras vidas, Simon-Thomas también dice que es importante no pensar en ella como una panacea o una excusa para la negación. No es útil estar agradecido por un cónyuge abusivo sólo porque él o ella es agradable de vez en cuando, o estar agradecido por circunstancias dañinas. Sin embargo, cada vez hay más investigaciones sobre la relación entre la gratitud y la capacidad de recuperación de situaciones de estrés traumáticas, dice ella.

“Todos experimentamos momentos difíciles en la vida, fallamos en cosas en las que esperábamos tener éxito, personas cercanas se lastimaron o murieron, ya sabes, perdemos cosas que nos producen una tristeza increíble, y en esos momentos, en esos naturales y saludables momentos de desafío, ya sea una enfermedad a la que nos enfrentamos o, de nuevo, una muerte en la familia, hay un increíble beneficio en adoptar la práctica de la gratitud “, dice Simon-Thomas.

mayorTarde o temprano vendrán los tiempos cuando no puedas hacer muchas cosas.

Empezá ya a realizarlas

Pero siempre habrá que recordar que mientras seas joven, la vida debe adquirir un sentido, un propósito. Y para llegar a eso se necesita ser proactivo, para no lamentar cosas que no hiciste o dejaste de hacer. Siempre se puede ser mejor.

Aquí una lista de las cosas que probablemente lamentarás cuando seas más grande:

1. No haber viajado cuando tuviste la oportunidad. Viajar es cada vez más difícil a medida que envejecés.

2. No haber aprendido otro idioma. Te arrepentirás cuando recuerdes que pasaste más de 4 años cursando inglés pero estudiando poco. Por eso, hoy no te acordás de nada.

3. Permanecer en una mala relación. Recordá que “si decidís estar en una relación infeliz, has decidido ser infeliz”. Creeme, nadie que haya salido de una mala relación en el pasado, ha dejado de arrepentirse sin decir que hubiera deseado salirse antes.

4. Olvidar ponerte bloqueador solar. Arrugas, lunares, cáncer de piel son algunos de los padecimientos que pueden ser evitados si te cuidás.

5. Perderte la oportunidad de ir a conciertos de tus cantantes favoritos.

6. Tener miedo a hacer cosas. Siempre que mires al pasado te dirás: “¿Por qué le tenía tanto miedo a eso?

7. No poner“hacer ejercicio” como una prioridad.

8. Dejarte definir por roles de género. No hay nada más triste que escucharte decir: “es que en ese entonces esas cosas no se hacían así”. Atrevete a cambiar los paradigmas.

9. No renunciar al trabajo que odias. Ok, entendemos que hay que pagar las facturas, pero si no tenés un plan para mejorar, podrías despertar 40 años después viviendo en un infierno laboral.

10. No darte cuenta de lo que valés. Muchos de nosotros pasamos mucho tiempo lamentándonos por no ser tan lindos y gastamos fortunas en mejorar algo que no nos parece. En realidad, somos bellos todo el tiempo.

11. Tener miedo de decir “TE AMO”. Cuando seas grande, verás que aunque tu amor no fue correspondido, siempre habrás querido expresar tus sentimientos

12. No escuchar los consejos de tus padres. Lo sabemos, cuando sos joven no los querés escuchar, pero cuando seas adulto, desearás tan siquiera poder escuchar su voz, más aún un consejo. Y lo mejor es que todo lo que te dijeron era cierto.

13. Darle mucha importancia a lo que la gente piensa de vos. Te lo juro, en 20 años ni te vas a acordar de lo que aquella gente decía sobre vos y que tanto te importaba.

14. Guardar rencor o resentimiento por alguien. Eso significa dejar que alguien viva en tu cabeza gratuitamente, No vale la pena. ¿Recordar una y otra vez el daño que te han hecho? Déjalo ir.

15. No haber hecho una actividad como voluntario. Ayudar a alguien voluntariamente a hacer su vida más placentera, es algo que jamás lamentarás. Se siente increíble.

16. No cuidar tus dientes. Cepíllate, usa hilo dental, consultá a tu dentista regularmente. Cuando seas muy mayor y te falten 3, 4 o más dientes, habrás deseado cuidarlos más.

17. No preguntarles cosas de la vida a tus abuelos antes de perderlos. Ellos ya han pasado por donde vas caminando y son una fuente inmensa de sabiduría. No pierdas la oportunidad de quererlos antes de que se vayan.

18. No saber cocinar por lo menos un plato que te guste. Aprendé a cocinar, vos mismo te lo agradecerás.

19. No detenerte para apreciar el momento. Detenerte y admirar a tu alrededor es algo bueno, hacelo.

20. No terminar lo que empezás.

21. Dejar definirte a vos mismo por expectativas culturales. Nunca dejes que te digan:“nosotros no hacemos eso”.

22. No dejar a tus amigos que hagan su propia vida. Las amistades crecen por separado. Cada quien tiene su vida y debés dejar que cada uno haga lo que considere mejor para sí.

23. No jugar más con tus hijos. Cuando seas más grande, verás cómo tu hijo pasó de “Papi, mami. porfa vamos a jugar” al “Sali de mi cuarto ”.

24. No tomar riesgos, especialmente en el amor. Saber que te atreviste a declarar tu amor a alguien, incluso si fue el más grande fiasco de tu vida, será bien visto por vos mismo cuando seas viejo. Aplicá esto a todas las cosas de la vida cotidiana. Al final lo recordarás con una sonrisa.

25. No darte el tiempo para hacer contactos. Siempre los vas a necesitar, siempre. Así que mejor comienza a hacerlos.

26. Preocuparte demasiado por todo. Si las cosas tienen solución ¿para qué te preocupás?, y si no tienen solución, ¿para qué te preocupás?

27. No pasar más tiempo con tus seres queridos. El tiempo que pasamos con las personas que amamos es limitado y pronto se acabará.

28. Nunca haber cantado o hablado frente a una audiencia. Sí, es muy difícil, suena descabellado. Pero atrevete, te dará un empujón de autoestima increíble. Vos podés hacerlo, aunque creas lo contrario.

29. No haber hecho el amor más veces con la persona amada. El sexo es el acto supremo de felicidad y éxtasis.

30. No haber sido agradecido a tiempo. Es difícil verlo al inicio, pero eventualmente es más claro que cada momento en este mundo, desde el más mundano hasta el más increíble, es un regalo que se nos ha dado y somos increíblemente bendecidos de haberlo recibido.

Disfrutá la vida, que es sólo un suspiro…

Kim KiyosakiRobert y yo nos casamos en 1986. Desde el primer momento, una de las cosas que decidimos hacer fue tratar nuestro matrimonio como un negocio.

Al principio, puede parecer extraño. Nos gusta pensar en el matrimonio como algo mucho más romántico que un negocio. Se trata de amor y compromiso. Se trata de auto-sacrificio y servicio.

Pero cuando te detienes a pensar en ello, un negocio es sobre todas esas cosas también. Los dueños de negocios deben tener amor y pasión. Deben estar comprometidos, a veces más allá de la razón. Y se sacrifican mucho en servir a los demás.

Pero incluso en un nivel práctico, el matrimonio es como un negocio. Después de todo, estás en una sociedad y el dinero entra y sale! Y si algo es mal manejado, igual que un negocio, el matrimonio a menudo fracasará.

Consigan ayuda profesional

Una de las primeras cosas que Robert y yo hicimos fue contratar a Betty, la contadora. ¿Por qué? Porque muchas veces en un matrimonio, la esposa o el marido manejará el dinero, incluso si no son realmente buenos en ello.

Ese era el caso con nosotros. En ese momento, estábamos trabajando tan duro en construir nuestro negocio que tuvimos que contratar a un contador para asegurarnos que nuestros números fueran correctos. Fue una de las decisiones más inteligentes que hemos tomado.

Pongan sus finanzas en orden

En primer lugar, nos dimos cuenta de que si nuestro matrimonio iba a mantenerse fuerte, teníamos que asegurarnos de que nuestras finanzas estuvieran en orden. Tener a Betty para que cuidara de nuestra contabilidad nos permitió contar con registros precisos y organizados.

La belleza de Betty era que ella nos mantenía honestos con nuestros números. A menudo, es muy fácil decir, “Oh, no. Yo no gasté tanto dinero en restaurantes”, o “Yo no gasté tanto dinero en el shopping”, o “No, ganamos más que eso.” Pero sentarnos con Betty dos veces al mes nos obligó a ser honestos sobre nuestras finanzas. Fue muy doloroso porque tuvimos que ver todos los ingresos que entraban y todos los gastos que salían (el cual, en ese momento, era más que el ingreso que entraba!)

Páguense primero

En segundo lugar, Betty nos mantuvo honestos porque Robert y yo nos habíamos comprometido a pagarnos a nosotros mismos primero. Eso significaba que por cada dólar que entraba, el 30 por ciento se apartaba (10 por ciento para invertir, 10 por ciento para ahorrar, y 10 por ciento para caridad) antes de pagar cualquier factura.

Aunque Betty odiaba eso, le habíamos encargado que se asegurara de que no engañáramos al sistema. Sabíamos que si no hacíamos de esto una prioridad, no tendríamos nada reservado para nuestro futuro.

Aprender a abrirnos el paso juntos

Suena fácil, pero no lo fue! Cuando teníamos mil dólares de ingresos y dos mil de gastos, tomar el 30 por ciento y apartarlo para pagarnos a nosotros mismos primero era como una tortura. Pero al mismo tiempo, fue ese déficit lo que nos enseñó más sobre los negocios, las inversiones y el dinero.

Como emprendedores, trabajamos juntos para descubrir nuevas maneras de compensar ese déficit. Hicimos trabajos ocasionales, o creamos nuevos productos. Nos abrimos paso a nuestra manera hacia adelante. Y al final, nos pagamos a nosotros mismos y les pagamos a nuestros acreedores. A Betty casi le da un ataque al corazón, pero todo salió bien!

Sean creativos para hoy y mañana

Ahora, algunas personas dicen que están pagándose a sí mismos primero, pero lo que realmente están haciendo es comprándose un vestido nuevo o tomando unas vacaciones de lujo. Eso no es pagarse primero. Eso es ser tontos financieramente!

No, pagarnos a nosotros mismos primero significaba asegurarnos de que nuestro “negocio” estuviera saludable con dinero; lo que significa que nuestra vida matrimonial era cuidada al apartar dinero para las inversiones, el ahorro, y ser generosos. Era una mentalidad que nos preparó para nuestro futuro, pero que también nos enseñó a ser creativos a la hora de cuidar nuestras necesidades presentes también. Y fue muy divertido.

Con el tiempo, usamos el dinero que apartamos para hacer nuestra primera inversión en propiedades en Portland, y el resto es historia.

confianzaEn este mundo interconectado asistimos, a diario, al equilibrio constante entre compartir y cuidar nuestro espacio.

Por un lado tenemos la sensación que somos cada vez más fuertes y unidos y, por el otro, tratamos de cuidar nuestro lugar y aprovechar las ventajas que tenemos sobre los demás.

Para entender a qué me refiero, van tres pequeños ejemplos destinados a destruir tres mitos que circulan entre la clase media, más o menos intelectual:

A) El mito de las bonanzas del salmón.

Que comer pescado está de moda, es más que obvio.

Con el avance y la difusión de las acciones que debemos tomar para tener una vida más larga y saludable, bajó el consumo de carne, subió el de frutas, verduras, semillas varias y, de una manera exponencial, el del salmón.

Fácil de cocinar, se le puede agregar salsas y acompañamiento de todo tipo, es animalito resultó un boom en las dietas de las clases de un poder adquisitivo respetable. Y con el consumo, llegó el aumento de la producción y la disminución de sus costos. Nos empezamos a enterar que la crianza de los salmones se parece a la de los pollos: ya no son pescados en altamar sino “crecidos” industrialmente en criaderos y alimentados para que lleguen, rápidamente al tamaño apto para la venta y el consumo.

Ya no podemos confiar en el salmón…

b) El mito de los jóvenes que no se comprometen con su trabajo.

Es cierto que las nuevas generaciones no tiene una visión de largo plazo respecto de sus proyectos laborales.

Cada vez que converso con ellos, observo que su sensación es la de aprovechar las oportunidades que les surgen hoy porque el contexto es tan cambiante que les es imposible prever lo que sucederá y cuáles son las acciones que deben tomar hoy para asegurarse el éxito de mañana.

Hace poco, conversando con el gerente general de una compañía – un verdadero visionario que creo una floreciente empresa de servicios – me llamó la atención su reflexión acerca de la falta de compromiso y la poca seriedad de los postulantes cuando se embarcan en un proceso de selección. Se refería a que no avisan si no van a asistir a una entrevista, tardan en enviar los datos que se le requieren o cambian de proyecto cuando parecían sumamente interesados.

Su comentario fue: “los empresarios somos, también, responsables de esta situación. Les decimos que tendrán grandes oportunidades, que van a asumir responsabilidades interesantes y que los ‘beneficios’ serán jugosos. Luego no podemos cumplir y la gente se defiende al no comprometerse…”

Ya no podemos confiar en las propuestas de trabajo…

c) El mito del conocimiento compartido.

Las redes sociales y sus recomendaciones parecen ser un verdadero hito en el momento social actual (si se me permite este término que acabo de inventar).

Restaurantes, autos, hoteles, ropa, cantantes, profesionales, medicamentos, patas de rana, mascotas, preservativos, empleados, refugiados, políticos, empresas para trabajar e infinidad de productos y servicios son recomendados y no recomendados por las redes sociales en las que intervenimos. Sin embargo, y tratando de separar la paja del trigo, todos los días nos enteramos que existen organizaciones que venden contactos y otras que cobran por poner comentarios.

El conocimiento compartido entre la gran aldea global parece estar teñido por acciones de marketing que hacen que compartamos algunos conocimientos más que otros. Las recomendaciones de los que parecen nuestros pares, también son tendenciosas.

Hasta Wikipedia y la Biblia están escrita por personas que transcriben con subjetividad.

Ya no podemos confiar en las redes sociales…

¿Qué ha sucedido con la confianza?

En este mundo representado por miles de vasos que se intercomunican entre sí, saber discriminar entre lo confiable y lo que no lo es, es LA HABILIDAD por excelencia. ¿O siempre lo fue?

¿Cómo la desarrollaremos?

De la misma forma en que lo hemos hecho desde los inicios de la humanidad: la verdad tiene que ver con lo que queremos encontrar y con lo que descubrimos en el intento por comprobarlo. Cambio y estabilidad, seguridad y novedad, generosidad y cuidado de lo propio. Las alternativas por las navegamos todos los días. Inevitable incertidumbre.

Vivir MejorFue hace poco más de 12 años que Lisa Zandee había ascendido a un puesto de alta jerarquía, como vicepresidente de W Hotels. Tenía un equipo. Viajó por el mundo.

Entonces tuvo su primer hijo, Callum.

Pero no fue el final de la aventura; sólo el comienzo de una nueva. Mirando atrás, cuando Zandee analiza cómo se las arregló para hacer malabares para equilibrar su trabajo con su vida durante doce años, las separó en tres fases.

Priorizando

Cuando regresó al trabajo después de su permiso por maternidad, Zandee se encontró con un nuevo reto: hacer malabares con el trabajo y con cuidar a Callum (sin mencionar poder conseguir un poco de ese preciado comodity, dormir). Su primera estrategia: Priorizar despiadadamente.

Ella lo llama la “regla 80-20”. Antes, casi compulsivamente, atendía todos los detalles. Las minucias técnicas la consumían. Cuando se trataba de cosas pequeñas (enderezar las servilletas del evento) su actitud era, “Es más fácil para mí hacerlo que explicarle a alguien cómo hacerlo.” Sus estándares eran exigentes. ¿Quién mejor para cumplir con sus altas expectativas que ella misma?

Pero con un exigente bebé en casa, era hora de dejar ir; de ceder al menos el 20% de lo que solía atender a los demás. “Me hizo enfocar en los temas macros”, recuerda. “Me pregunté, ‘¿Cuáles son las cosas en las que necesito enfocarme que realmente hagan una diferencia?‘” Su estilo de liderazgo cambió. Invirtió más en el entrenamiento de su equipo, y llegó a confiar más en ellos.

Un ejemplo: Mientras que antes si un hotel estaba entrando en un nuevo mercado, Zandee se sentía obligada a estudiar todo lo relacionado con esa ubicación geográfica y redactar el plan ella misma; ahora, en cambio, “Reviso que se haga todo el proceso”, dice. Ella recuerda, en particular, un evento en el W en San Diego, el primero en el que realmente dio un paso atrás y dejó que el equipo haga su trabajo. “Yo estaba haciendo más desde detrás de escena”, recuerda, “caminando por el espacio después de que el equipo lo había preparado.” Era una general ahora, no un soldado.

Si bien construir un equipo fuerte puede en última instancia sentirse como una carga aligerada, Zandee acepta que había algo de pesar sobre ello también. Ella amaba atender los detalles, hacer algo en lo que era buena, y la emoción de ser atrapada en el momento. “Pero no puedes tenerlo todo”, dice. “Algo tienes que ceder.”

Unos tres años después de que Callum naciera, la hija de Zandee Caitlin llegó. Más maternidad significó una nueva etapa en el trabajo de Zandee y nuevas lecciones que aprender y decisiones que tomar.

Consultando

La primera lección era retroactiva, y una que Zandee afortunadamente ya seguía: “Nunca firmo cláusulas de no competencia “, dice ella. Esto le permitió salir por su cuenta como consultora para varios hoteles diferentes, y centrar su foco en hoteles de Estados Unidos, eliminando la exigencia de los viajes internacionales.

La siguiente gran decisión (tal vez contra intuitiva) que Zandee hizo fue de ser simplemente consultora, no para construir una empresa de consultoría. “Entré en eso muy conscientemente”, dice. “Lo mantuve muy simple, con muy buenos proyectos que financieramente valieran la pena.” Sin duda podría haber incorporado y crecido una consultora importante, dice, pero “No quería empleados que cuidar. Tenía a mis hijos a los que cuidar. Tenía mis clientes a los que cuidar.” Si ocasionalmente necesitaba ayuda, contrataba a un trabajador eventual basado en el proyecto.

En esos años, Zandee también se encargó de ser muy estratégica a la hora de elegir clientes. Los clientes que pagaran bien eran a menudo (pero no siempre) la prioridad. Importante, también, era trabajar con los principales hoteleros de la industria para asegurarse de ser invitada a las habitaciones adecuadas, de no ser olvidada por los grandes jugadores. “A veces había proyectos con los que podía conseguir mucho más dinero”, recuerda, “pero no iban a tener la misma visibilidad, o no iban a enseñarme nada.” Estirada en varias direcciones, y con dos jóvenes en casa, tuvo que tomar la difícil decisión de rechazar ese tipo de proyectos.

Donde la familia y la carrera se superponen

Hace unos tres años, una oportunidad le surgió a Zandee para unirse a Denihan Hospitality (dueño actual de The James Hotels, el cual Zandee ayudó a lanzar) como vicepresidente senior de gestión de marca. Denihan estaba dirigida por un hermano y una hermana, por lo que la familia estaba en el ADN de la empresa, y Zandee sabía que era un lugar donde “no eras juzgado por ser vista en la oficina a las 9 de la noche. Hay lugares así en la industria.” Ella aceptó el trabajo.

En estos días, cuenta, el arte de equilibrar el trabajo con la vida es encontrar formas de integrar a tus hijos en tu trabajo cuando sea posible. Cuando visitan un hotel, Zandee es capaz de auditar sus servicios orientados a las familias: el menú para niños en el servicio a la habitación, por ejemplo, o las opciones de guarderías del hotel. A veces llama a sus hijos “niños asesores” de Denihan, y los dos posaron como modelos para los folletos del hoteles.

Está en la naturaleza de un trabajo de alta potencia de tiempo completo que a veces lo traes a casa. Cuando eso tiene que pasar, Zandee se asegura de ser estratégica sobre qué trabajo puede llevar a casa. “Trato de pensar qué cosas podrían ser interesantes para ellos, y qué no lo sería”, dice ella. Si les estuviera sermoneando a sus hijos sobre no revisar los mensajes a cada momento, ¿cómo se vería si ella estuviera pegada a su notebook/dispositivo esa noche? Es mejor traer a casa las lociones para probar, o pasar las páginas de las revistas para examinar la cobertura.

En algunos casos, incluso es capaz de convertir una lección de trabajo en un valioso consejo sobre la vida. Recientemente, descubrió que una vieja y torpe campaña sobre marca de The James estaba todavía disponible en línea para su consternación. Ella sabía que era importante enseñarles a sus hijos sobre cómo las cosas que se hacían en internet podían seguirte y encontrarte años más tarde, pero carecía de un ejemplo ilustrativo. Ahora tenía uno en la mano: “Miren lo difícil que es hacer que las cosas desaparezcan”, explicó.

Si eres estratégico al respecto, traer trabajo a casa puede en realidad hacer la paternidad más efectiva, dice Zandee. Sin la lección del logo feo de James, dice, “hubiera sido simplemente una madre sermoneadora.”

Richard BransonPregunta:

Soy dueña de una pequeña empresa en Israel en la industria de la atención de la salud y la nutrición. Sé que, para crecer, necesito contratar a más personas. En particular, quiero contratar a un gerente de proyectos y a alguien que esté a cargo de los esfuerzos de redes sociales.

El problema es que no puedo permitirme incorporar a ese tipo de gerentes ahora. Pero, por supuesto, sin más ayuda no puedo crecer. ¿Cómo puedo contratar gente que me ayude aun cuando mi negocio no esté generando mucho dinero?

— Ayelet Rosenfeld

Responde Richard Branson:

Es cierto que hacer crecer un negocio con un presupuesto pequeño puede ser difícil, especialmente si se necesita contratar gente que te ayude a ampliarte y lograr tus objetivos. Pero el tamaño de tu presupuesto no debería evitar que hagas tu mejor esfuerzo.

En Virgin, habitualmente entramos en muchas industrias donde operamos como el que lleva las de perder. Esto es porque entramos en varios sectores como marca retadora: No solo estamos buscando sacudir a los mercados, también pretendemos cambiar la industria para bien.

Nuestro estatus como retador a menudo ha significado que no hemos tenido los presupuestos y recursos de empresas más grandes y más establecidas; pero no dejamos que este desafío nos detenga. En Virgin, creemos firmemente que la gente correcta, no los presupuestos gigantescos, pueden impulsar el éxito de un negocio.

Así que mi consejo para ti, Ayelet – y para otros en tu situación que quieran hacer crecer un equipo con un presupuesto limitado – es dejar de buscar contratar personas porque tengan currículos extraordinarios o historiales académicos impresionantes, y buscar personas que compartan tu pasión. Ponte como meta atraer personas que compartan tu entusiasmo y tu deseo de marcar una diferencia, y debieras poder atraer talento con poco presupuesto.

El primer paso para atraer a las personas correctas es pulir tu propósito.

Pregúntate: ¿Qué está tratando de lograr tu producto o servicio? ¿Por qué estás haciendo lo que estás haciendo? ¿Cómo tu producto o servicio puede ayudar a crear un mundo mejor?

Si puedes expresar tu propósito en una forma comprensible y cautivadora, será más probable que la gente reaccione ante el mismo y se identifique con él. Además, ten en mente que en estos días se está volviendo cada vez más común que las personas valoren el propósito por encima de la recompensa monetaria en el lugar de trabajo.

En Virgin, lanzamos recientemente Virgin Sport, y nos acercamos a Mary Wittenberg para ocupar el puesto de directora ejecutiva. Mary estaba trabajando para la organización largamente establecida New York Road Runners, responsable de más de 50 eventos, incluido el mundialmente famoso Maratón de Nueva York.

Con el lanzamiento de Virgin Sport, esperamos revolucionar los eventos que atraen a grandes cantidades de participantes, ampliar su alcance y marcar una diferencia en la vida de las personas. Así que nos acercamos a Mary, con la esperanza de que nuestra historia, propósito y objetivos para Virgin Sport la atrajeran para unirse a nuestra compañía; una empresa nueva y, por tanto, mucho menos establecida y más desafiante que New York Road Runners.

Para nuestra gran satisfacción, Mary aceptó la oportunidad. Creyó en nuestro deseo de desafiar a la visión mundial establecida sobre la salud y el acondicionamiento físico, y juntos esperamos ahora trabajar juntos para ayudar a las personas de toda complexión y talla a empujar los límites de lo que se espera de ellas, y ayudarles a avanzar hacia la grandeza.

Pero esta no es la primera vez que Mary sigue a lo que le dicta su corazón. Antes de unirse a New York Road Runners, era socia de un despacho legal exitoso. Pero, como hizo con Virgin Sport, Mary se unió a New York Road Runners porque vio una oportunidad de marcar una diferencia.

Afortunadamente, la historia de Mary no es poco común. Muchas personas en Virgin Group han hecho cambios de carrera o se han unido a nosotros dejando compañías más establecidas.

La buena noticia para ti, Ayelet, y también para nosotros en Virgin, es que cada vez más personas buscan empleos que ofrezcan un propósito, no solo un gran salario. Afina tu propósito, y atraerás al talento que tu compañía necesita para crecer y tener éxito.

Así que empieza ofreciendo un programa de becarios que ofrezca una experiencia laboral relevante, o asóciate con amigos y familiares. Esto te ayudaría a hacerte de personal para tu empresa incipiente por ahora sin afectar al presupuesto. Y cuando incorpores gente, recuerda delegar; y delegar eficazmente. La delegación inteligente es una de las cosas más importantes que cualquier líder puede aprender a hacer bien desde el principio.

Y siempre ten en mente que está bien no saber cómo hacerlo todo, y que deberías incorporar personas cuyas fortalezas compensen tus debilidades. No te avergüences de admitir que no eres lo suficientemente competente en algunas áreas. Involucrarte con personas que puedan ayudar te acercará más al logro de tus objetivos.

Pregúntese esto primero

Crear un equipo exitoso empieza con una fuerte definición de propósito. He aquí algunas preguntas que debes hacerte sobre tu negocio:

– ¿Qué está tratando de lograr tu producto o servicio? Recuerda, “utilidades” nunca es una buena respuesta en sí misma.

– ¿Por qué estás haciendo lo que estás haciendo? ¿Qué motiva la idea de tu negocio?

– ¿Cómo tu producto o servicio puede ayudar a crear un mundo mejor? Las empresas más exitosas en estos días son aquellas que marcan una diferencia en la vida de las personas.

 

 

 

Subir »
FB