Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

confianzaMuchos emprendedores comparten cualidades específicas que son vitales para comenzar y hacer crecer su negocio.

Son apasionados y aprovechan todas las oportunidades que se les presentan. Pero la cualidad que puede tener la mayor influencia en el éxito de un emprendedor es la confianza.

Es más seguro que te acerques a un extraño para hablarle sobre tu idea o darle un pitch a un nuevo cliente si tienes la seguridad necesaria. Muchas de las actividades en las que un emprendedor participa en el día (lanzamiento de productos, decisiones importantes de negocios, hasta las juntas laborales) requieren cierto nivel de confianza.

Si quieres lograr el éxito debes creer que eres digno.

Aquí hay algunas claves para aumentar la confianza en ti mismo y en tu negocio.

1. Vístete para el éxito.

Cuando logres llevar a cabo tu papel tendrás más confianza.

Vestirte bien le comunica a los otros que tienes conocimientos, que eres poderoso y competente. Cuando elijas la ropa, recuerda vestirte para la ocasión y el confort emocional del cliente. Antes de cualquier junta con un cliente, investiga la imagen de la empresa, ambiente de oficina y valores internos.

2. Corrige tu postura.

Si tu trabajo requiere que te sientes frente a un escritorio durante casi todo el día, las probabilidades son que tu postura sufra las consecuencias.

No te encorves cuando te reúnas con clientes o colegas. La mala postura te hará parecer inseguro, flojo o desinteresado. Trata de hacer consciente el esfuerzo de hacer tus hombros para atrás y alargar tu columna. Mantén tu cabeza en una posición neutral con tu barbilla un poco levantada.

3. Haz tu mejor esfuerzo y preocúpate menos.

A muchos emprendedores con poca confianza les estresa mucho lo que los otros piensen de ellos. El diálogo interno negativo puede hacerte sentir que los otros están evaluándote en cada paso. Enfócate en todas las cosas que haces bien y contrata a expertos que se hagan cargo del resto.

4. Enfócate en el futuro.

Si te encuentras atrapado en las minucias del día a día, recuerda pensar en los sueños del futuro. Si te tomas algunos minutos para enfocarte en tus metas, serás capaz de ver lo más importante para ti y tu negocio.

5. Sé positivo.

Somos bombardeados con negatividad todo el día. Para evitar la energía negativa a tu alrededor, llena tu mente de pensamientos positivos. Muestra gratitud por los pequeños actos de bondad y aprecia a todos los que están a tu alrededor. Si lo haces un hábito, será algo natural para ti.

6. Deja ir los pequeños errores.

Todos cometemos errores, así que no esperes ser perfecto o te volverás loco. No te obsesiones con las pequeñas faltas. Si te equivocas con un cliente no pienses en lo que podías haber hecho diferente. En lugar de eso, hazte responsable, discúlpate y arregla todo lo antes posible para avanzar.

7. Continúa creciendo y mejorando.

Un pequeño logro puede ayudarte a aumentar tu confianza, aunque no esté relacionado con tu negocio. Aprende una nueva habilidad, toma una clase en la universidad o lee un libro sobre un tema que te interese. Si quieres ser el mejor en algo específico como jugar golf o hablar en un evento público, invierte en algunas lecciones.

8. Programa tiempo para descansar.

Si le dedicas de 60 a 80 horas al trabajo cada semana y nunca te tomas el tiempo para descansar, seguro estarás en poco tiempo exhausto y estresado.

Asegúrate de hacer tiempo para ti para las cosas que de verdad amas. Lleva a tu hijo a la escuela o pasea al perro, toma caminatas en tu hora de lunch o haz ejercicio tomando clases en tu gimnasio. Si inviertes tiempo en tus hobbies, amigos y familia te sentirás rejuvenecido y listo para conquistar tu próximo reto.

9. No tengas miedo de pedir consejos.

Siempre que te encuentres en una lucha épica contra la duda, llama a un amigo, colega o consejero para que te ayude. Muchas veces una opinión objetiva te ayudará a ver la vida de una forma diferente, supera esos retos y transforma tu actitud.

valorNo hay productos caros o baratos, sólo desbalanceados en la relación de lo que cuestan versus lo que los clientes perciben como beneficios. En otras palabras, el precio es una relativa percepción de valor.

Hay productos y servicios por los que estamos dispuestos a invertir más que en otros, dado que les asignamos más valor, resuelven cosas que para nosotros son críticas o satisfacen algo que anhelamos. Entre menor el valor percibido de algo, menor el dinero que estamos dispuestos a pagar.

Y no es que muchos productos o servicios no generen valor, el problema es que no lo reflejan y por ende el cliente no lo percibe.

Resultado: Indiferencia.

¿Por qué incrementar la percepción de valor?

Cuando la percepción valor de lo que vende es baja, asimismo es la disposición del cliente a invertir en su producto o servicio. Zig Ziglar decía: “Cada venta tiene sólo cinco obstáculos: no hay necesidad, no hay dinero, no hay urgencia, no hay deseo y no hay confianza”.

Frente a un producto de bajo valor percibido, el cliente no tiene prisa y no lo aprecia (lo suficiente).

Incrementar la percepción de valor no significa querer cobrar más de la cuenta. No significa especular por el simple hecho de representar mayor valor.

Tampoco significa inflar ficticiamente los beneficios ni las promesas de desempeño. Incrementar la percepción de valor significa que el cliente pueda percibir lo que el producto o servicio realmente representa, dándole la relevancia que tiene para el cliente correcto, para quien aprecia, reconoce y necesita ese valor que genera.

Incrementar la percepción de valor aumenta la deseabilidad y por ende lo que el cliente está dispuesto a invertir.

La forma más simple de incrementar la percepción de valor

Para incrementar la percepción de valor: No hable de lo que vende, sino del valor que genera.

No hable de los productos o servicios que vende, hable de los problemas que resuelve, los beneficios que brinda o las necesidades que satisface. No se trata de lo que es importante para usted, se trata de lo que es importante para su cliente. Así como lo primero que se vende es el vendedor, si usted no tiene absolutamente claro qué es lo que realmente resuelve, se quedará compitiendo con los que venden lo mismo que usted.

Por eso asegúrese de comunicar lo que su cliente obtiene, no lo que usted hace. Probablemente la forma más fácil de explicar este concepto es a través de la muy conocida historia de los obreros en una edificación. En caso de que sea parte del 0,00001% que no haya escuchado esta historia, aquí va resumida:

Estaban tres obreros arduamente trabajando, cuando un transeúnte les pregunta ¿qué están haciendo? El primero contesta malhumorado que está picando piedra, el segundo contesta agotado que está levantando un muro, y el tercero contesta animadamente que está construyendo una catedral. Esa es la perspectiva del valor de lo que se hace. Así es como se incrementa la percepción de valor.

Un cirujano plástico no sólo vende una cirugía, vende autoestima y la tranquilidad que generan una serie de procedimientos profesionales con los más estrictos protocolos de seguridad.

Un vendedor de piscinas no sólo vende recreación, vende un incremento en el valor del inmueble.

Un conferencista no sólo vende un conocimiento o un show, vende una experiencia memorable que tiene la capacidad de transformar la vida y las acciones de las personas.

Una ONG no sólo vende el trabajo por una causa, vende la posibilidad para sus donantes de hacer una diferencia en sus propias vidas al sentirse parte de algo más grande y de dejar un legado que va más allá de un aporte económico. No es una contribución, es una indulgencia espiritual.

Un hospital no sólo vende una mejoría de salud, sino tratamientos humanos, mínimamente invasivos y que respeten la dignidad del paciente.

Un plomero no sólo arregla tuberías, elimina el riesgo de una inundación y ahorra los traumatismos y el dinero que implicaría el cambio de la alfombra.

Un servicio de logística no sólo vende desplazamiento o almacenamiento, vende la tranquilidad de tener el producto correcto, en el momento correcto, en la cantidad correcta, y el evitar sobre costos por quiebres de inventario.

El área de Gestión Humana de una empresa en su proceso de atraer talentos no sólo vende una estabilidad laboral, unos beneficios económicos y un plan de carrera, vende la posibilidad de crecer profesional y personalmente dentro de un entorno afín a los principios y valores del candidato, una empresa de la cual se sienta orgulloso, tenga autonomía y la posibilidad de transformar la vida de otras personas a través de su trabajo.

Un vendedor de medicamentos no sólo vende un jarabe pediátrico, vende tranquilidad para sus padres de ver a su hijo activo y de buen ánimo en el menor tiempo posible, sin que deba exponerse a incómodos tratamientos posteriores.

Un negocio de calzado no vende zapatos y diseño, vende la tranquilidad de poder cambiarlos sin problema y de saber que la compañía siempre le responde (como el caso de Zappos).

Cuidado con irse a la estratosfera

Cuando hablamos de lo que el cliente realmente compra, corremos el riesgo de ser demasiado etéreos y generalistas. Si un banco dice que no vende créditos sino que vende sueños, todos venden sueños. Si una constructora dice que vende calidad de vida, todas venden calidad de vida. No hay diferenciación.

Por supuesto, en cada caso, todos los competidores podrían argumentar el mismo valor percibido. La diferencia está en los detalles, en los procesos, los diseños, la especialización, los casos de éxito y en la forma como se entrega el servicio o en lo que representa el producto. La diferencia no está en el qué, sino en el cómo. El qué lo venden todos, el cómo es lo que lo diferencia.

Vivir MejorJACK: Las personas que conozco en cada vuelo, son una porción de *amigos*. Entre el despegue y el aterrizaje, tenemos nuestro tiempo juntos, y entonces nunca más nos volvemos a ver.

Vivo en Londres, el centro de Londres. Está lleno de gente aquí. Gente por todas partes. Veo toneladas de gente todos los días. El barista que derramó mi café negro. El conductor de Uber. Los trabajadores de oficina en la hora punta. Los cajeros de Sainsbury´s… Un montón de gente.

Profundamente en mis pensamientos mientras hago recados, me encuentro e interactúo flojamente con la gente. Sin pensarlo mucho. Como un robot a veces. Tengo líneas pre-hechas que son automatizadas. “Oh lo siento” “Scuzmi” “Hola” “Gracias”, “Que bien” “Para llevar” – prácticamente todas tienen su propio tono de voz y salen tan robóticamente que siento lástima por mí mismo. Se está haciendo raro para mí hacer amistades espontáneas debido a mi desconectado comportamiento mientras estoy en público.

Por amistades espontáneas, me refiero a los de una sola porción de *amigos* que Jack de El club de la pelea describe tan perfectamente. Estos extraños con los que hablas por un momento, haces una pequeña conexión con ellos, y nunca vuelves a ver.

Ahora déjame contarte sobre mi mamá.

Mi madre fue y sigue siendo la reina de las amistades espontáneas. Mi madre es el tipo de persona que hablará con la cajera y conocerá su historia de vida. Hablará con el asistente de ventas y se convertirá en su amigo. Hablará con un tipo al azar sentado cerca de Nando’s, obtendrá su número y hará que YO (quien nunca pidió nada de esto) visite su lugar de trabajo para obtener algunos consejos sobre como buscar empleo. Debido a que resultó que es de ayudar a los jóvenes expatriados a conseguir trabajo para vivir justo al lado de mi universidad.

Por supuesto. Mientras estaba descubriendo extraños, yo no entendía, quería que se detuviera y continuara ocupándose de nuestro propio negocio. Sin embargo, si hubiera sido como yo, ella y yo habríamos perdido muchas oportunidades. Porque por cada persona que conoció y se tomó el tiempo para entremezclarse con ella, una oportunidad, una solución o la buena fortuna estaba allí, esperando ser encontrada.

Estas charlas sin sentido le han traído muchos amigos, algunos que incluso llamamos familia, pero también han resuelto muchos problemas. Al igual que el momento en que entré en la Universidad sin tomar una prueba de Inglés para la que no tenía dinero para pagar. Ella lo hizo, siendo amable y conociendo a alguien.

No puedo recordar las muchas veces que hizo su magia y se sacó de una mala situación. A veces desearía poder ser más como ella. Pero después de reflexionar, es algo que puedo practicar… y tú también puedes.

Para poder cambiar, tenía que tomar un hábito de algún tipo. Necesitaba recordarme algunos pensamientos que me surgieran todos los días. Las afirmaciones positivas nunca fueron mi tipo de cosas, pero sentía como que era lo que tenía que hacer. Aquí están las tres afirmaciones que me digo a diario para ser más abierto a la gente.

Estamos todos juntos en esto

A medida que vivimos, a veces salimos del contacto con la realidad al enfocarnos en nosotros mismos, en lo que pensamos y en lo que hacemos. O nos sentimos como si estuviéramos en el centro del mundo o, como yo lo hago la mayoría de las veces, sentimos que somos sólo un pequeño punto en el universo. Y mientras caminamos, hacemos compras, comemos o nos encontramos con una persona que no conocemos, podemos ser culpables de no estar atentos a los demás que nos rodean.

Esta afirmación me recuerda que somos todos seres humanos, que vivimos en el mismo planeta/país/barrio, sintiendo los mismos sentimientos, teniendo intereses comunes, teniendo los mismos miedos… Estamos todos juntos en esto por lo que bien podríamos ser amable y hacer una conexión con algún compañero humano, no importa lo corta que pueda ser.

Hoy va a ser un GRAN día

Los grandes días pasan cuando suceden cosas buenas. Y hay una gran posibilidad de que las cosas buenas sucedan con o de un compañero humano. Tal vez conozca a alguien que haga mi día. Podría ser rescatado por un extraño. Podría conocer a una persona que cambiará mis paradigmas. Podría conocer a una persona que me haga sentir agradecido por mis bendiciones. Diablos, incluso podría tropezar con mi futuro empleador incluso antes de aplicar.

No seas ese tipo que hace una mala impresión antes de conocer formalmente a una persona. Sé bueno y las cosas buenas vendrán.

Las oportunidades son creadas por las personas

Ya se trate de un trabajo, un concierto o cualquier otra cosa, las oportunidades provienen de personas que hablan entre sí. Ahora si eso no te hace querer estar más presente y consciente de la gente, no sé que más lo hará. Todo el mundo tiene una historia, un único pasado, conexiones y, para la mayoría, el deseo de ayudar a un amigo. Así que sal y haz uno.

Ahora, sé que no todas las personas pueden ser amistosas. He tenido mi justa parte de gente grosera, condescendiente, absorta. Al poner un ceño en mi cara, me hicieron reconsiderar mi enfoque. Alguna vez pensaste:

¿Por qué sigo intentándolo?

Será mejor que sea *duro* para sobrevivir

Soy demasiado emocional, necesito endurecer, no puedo estar actuando demasiado amigablemente de lo contrario no me tomarán en serio

…No puedo ser *yo mismo*

Aceptando estos pensamientos internos, lentamente te volverás como ellos. Arrogante, condescendiente y egoísta. Y ese no es el punto de este artículo o el punto de esta vida.

Mátalos con amabilidad. Se tan amable que pensarán que hay algo mal con ellos. Se tan cool que su energía no te afectará. Se tan positivo, que reevaluarán su tren de pensamientos. Puedes afectar tu ambiente y las emociones de la gente alrededor tuyo, recuerda esto.

Así que la próxima vez que vayas a tomar tu café, pasear con un conductor, esperar en la fila o incluso sentarte en el tubo, no tengas miedo de involucrarte con un extraño (ya sea con una sonrisa al azar o con palabras), felicitarlos o ayudarlos hacer algo.

Eso afectará su día, afectará el tuyo y puede que obtengas esa oportunidad, solución o buena fortuna que estaba en ellos, esperando ser encontrado.

Este es mi primer artículo personal en Internet desde Dios sabe cuándo. Espero que esto resuene en ti. Gracias por leer.

poder interiorTener fuerza o poder interior es realmente el único modo de poder adaptarnos a un ritmo de vida, que cambia día a día, sin que nos volvamos locos. Esperamos que los demás cambien cuando el secreto está en empezar a recuperar nuestro poder interior.

¿Quién más que uno mismo tiene poder sobre si?

¿Quién tiene el poder de pensar en nuestra propia mente?

¿Acaso alguien puede impedirnos elegir tener pensamientos de prosperidad, puede alguien impedirnos actuar desde el amor, puede alguien frenarnos en aumentar nuestra propia felicidad?

Nadie puede obligarnos a tener ideas negativas, tristes, catastróficas, dañinas… Pues nadie se puede meter en nuestra cabeza, ni tampoco sentir por nuestro propio corazón.

Durante siglos hemos buscado el poder fuera; en los padres, en los dioses, en los superiores, en los reyes, en los sabios, en magos, en la medicina, en la religión… Ahora entendemos que el poder solo lo encontraremos dentro de nosotros mismos, en nuestro interior.

Dentro de todos y cada uno de nosotros brilla un poder interior que se expande en función de nuestras vivencias y comportamientos. Él nos guía natural y amorosamente hacia la salud perfecta, la pareja perfecta, la profesión perfecta y nos ofrece la prosperidad en todo aquello que deseamos.

Nuestro poder interior es el motor de nuestra felicidad

Amarnos a nosotros mismos es reconocer esa guía, es crecer con esa luz y hacer que se expanda libremente desde nuestro interior hacia su fuente, el mismo universo.

El peligro reside en el Olvido de quienes somos y qué hemos venido a hacer en este rincón de universo; que tipo de sentimientos hemos venido a experimentar, como seres humanos, a compartir y expandir en este mundo. El peligro reside en olvidarse de que todo este viaje ha sido programado y deseado por nuestra esencia divina.

Abandonarnos es darle la espalda a esta realidad. Olvidarnos de ser felices es convertirnos en seres prisioneros de la incapacidad (no soy capaz de esto, no voy a lograr lo otro, no me merezco esto, esto no es para mí…), en victimas de los demás (si mis padres se hubiesen comportado de otra forma, si mis hermanos me hubiesen entendido…), nos convertimos en ciegos ante nuestra propia responsabilidad. En inválidos a la hora de aumentar nuestro propio poder interior.

Nos convertimos en el renegado ante nuestro único guía interior. Negar nuestras capacidades nos convierte en victimas. Entonces surgen: el desamor, la rabia, el resentimiento, la tristeza, el dolor, la enfermedad y todo sentimiento de incapacidad, de autocrítica… como llamadas de atención para decirnos: ¡ojo, que no es por ahí! ¡Qué eso no te hace feliz!

¿Y cómo puedo amarme a mismo?

La única forma de amarnos es aceptarnos tal y como somos, con nuestras rarezas, defectos, fallos, conscientes de que nuestra evolución está encaminada… Somos hijos del universo; y este no nos juzga ni nos critica. Solo quiere lo mejor para nosotros.

¿Y tú, acaso quieres lo mejor para ti?

Si el universo no nos juzga ni nos critica, ¿Por qué lo hacemos nosotros?

¿Quiénes somos nosotros para juzgarnos, castigarnos, privarnos si el Universo mismo no lo hace?

Algunos pasos para recuperar tu poder interior

Asumir nuestra responsabilidad:

Somos los únicos responsable de nuestra felicidad. De nada sirve mendigar a otros que nos hagan felices, ni tampoco culpar a otros y responsabilizarlos de nuestra propia infelicidad.

Por mucho daño que nos hayan podido hacer solo nosotros tenemos la llave de nuestros pensamientos y sentimientos. Solo nosotros somos responsables de perdonar. Esto es un acto propio del único corazón del que disponemos. Aquí se encuentra la verdadera liberación del agredido y el verdadero poder interior.

Atreverse a expresar nuestros sentimientos:

Durante siglos hemos sido enseñados a que expresar emociones era cosa de débiles o de maleducados. La expresión de la rabia ha sido crudamente censurada, especialmente en la mujer.

La tristeza y el llanto resultan insoportables para la mayoría: cuantas veces habremos visto a adultos animando a un niño que se ha hecho daño, a callarse y cortar su llanto, cuantas veces les podemos escuchar diciendo: no es nada. Pero al niño le duele.

Reconocer el dolor lleva a tranquilizarse o tranquilizar al otro. Negar el dolor es automáticamente aumentarlo. Negar es un modo de enseñar, y así se nos ha enseñado, que las emociones, los dolores, no importan, no son nada. Y así aprendemos a tragar en vez de sacar y limpiar.

¿Cuántas emociones habremos tragado con los años…?
¿Cuántas emociones reprimidas llevamos con nosotros cada día
¿Cuanto daño nos hacemos expandiendo así el malestar por no enfrentarlo y sacarlo?

Reprogramar nuestra mente:

Para recuperar nuestro poder interior con nuevos pensamientos de valía y merecimiento alegra a nuestra más potente herramienta que es el corazón.

Devolverle su guía la hace renacer:

Me merezco lo mejor y ahora lo acepto.

Soy una y la misma cosa con el Poder que me ha creado.

Me amo y me acepto exactamente tal y como soy.

La felicidad corre por mi vida como la sangre por mis venas…

Realizar afirmaciones cada día es una eficaz forma de reorientar nuestras convicciones sobre nosotros mismos, la Vida…

Ahora elijo detectar e identificar los obstáculos que me señalan mi equivocación, que me sugieren el nuevo camino que puedo tomar.

Me autorizo a salir de las situaciones que puedan frenar mi vivencia de la felicidad. Estoy a salvo viendo crecer, día a día, mi poder interior.

invertir¿Cómo puedes introducir un poco más de felicidad en tu vida?

Puede que tengas que renunciar a varias cosas para ser feliz. Lago curioso de pensar, porque la mayoría de las personas se centra en comprar y ser más cosas para alcanzar la plenitud.

La verdadera clave de la felicidad es renunciar a ciertas perspectivas y comportamientos. Algunas personas tratan de lograr la felicidad enmascarándola con una compra temporal o alguna actividad extra.

¿Quieres saber por dónde empezar?

Aquí hay 10 cosas a las que necesitas renunciar a fin de convertirte en un individuo más feliz.

1. Renunciar a las horas extra

Lo entiendo. Necesitas el dinero. Tal vez no quieres decirle “no” a tu jefe o eres un adicto al trabajo. Independientemente de la razón que sea, es necesario dejar de trabajar tanto si deseas aumentar tu felicidad.

Varios estudios han encontrado que trabajar constantemente horas extras puede afectar la salud mental. El exceso de trabajo perjudica el bienestar, ya que puede llevarte a desarrollar depresión y ansiedad.

Además, todos necesitamos un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida. Una existencia equilibrada nos da la oportunidad de recargar baterías y relajarnos. Incluso el tiempo con nuestros amigos y familiares nos ayuda a impulsar la creatividad.

2. Abandonar la charla negativa contigo mismo

Estudios estiman que decimos entre 300 y mil palabras hacia nuestros adentros cada minuto. Esa es una muy buena indicación de que la fuerza más destructiva en el universo puede ser, bueno, nosotros mismos.

Es fácil caer en el agujero de la “autocharla negativa” cuando las cosas van mal. Pero repetirnos a nosotros mismos lo “malos” que somos, puede generar efectos devastadores en la psique. Estarte tratando mal todo el tiempo evita que seas feliz.

En lugar de revolcarte en el mal hábito de menospreciarte a ti mismo, sigue los pasos que siguen la Marina de EE.UU. Estos hombres y mujeres tienen por costumbre decirse cosas positivas y afirmaciones frente al espejo todos los días.

Por ejemplo, si estás estresado en el trabajo, sal a caminar y recuerda que, en realidad, todo está bien. Recuerda que puedes manejar la situación. Échate palabras de aliento como un padre o un buen jefe lo haría.

3. Abandona tu necesidad de control

Tienes que estar dispuesto a renunciar a tu necesidad de tratar de controlar cada aspecto de tu vida. Es comprensible querer mantener el control total de todo. Nos consumen nuestros horarios e incluso intentamos modificar el comportamiento de los demás.

Algunos tratan de crear previsibilidad controlando cosas que no están dentro de sus manos. Esta clase de control es del tipo que se convierte en ansiedad y caos en nuestras vidas.

Es un reto, pero hay que aceptar a todo el mundo y todo lo que son como son actualmente. Serás mucho más feliz y todo el mundo a tu alrededor será más feliz también porque los aceptas sin exigirles que sean de tal o cual manera.

4. Deja de culpar a los demás

La culpa es a menudo el chivo expiatorio que usamos en lugar de asumir la responsabilidad de nuestras propias acciones y sus consecuencias. Piénsalo. Es mucho más fácil apuntar el dedo hacia alguien o algo más que aceptar que te equivocaste.

En lugar de hacer eso, empieza a mirarte en el espejo.

Al final la culpa no es constructiva y no va a ayudarte. Reserva tu energía para lo que se necesita realmente: solucionar el problema en cuestión.

5. Acabar con la negatividad de los demás

La negatividad, como una gripa desagradable, es contagiosa. Somos criaturas sociales e inevitablemente vamos a adoptar los hábitos y valores de las personas más cercanas a nosotros. Por eso, procura rodearte de gente positiva, apasionada, motivada, que te apoye y tenga ambiciones propias.

Es imposible eliminar completamente las emociones negativas de los que te rodean. Todos vamos a tener un mal día por lo que es importante pasar menos tiempo con los “quejosos crónicos”.

Sé más consciente de tu propio bienestar emocional.

6. Renuncia al FOMO

Richard Branson dijo una vez que “las oportunidades son como los autobuses – ¡Siempre hay otro a la vuelta!

¿Eres del tipo de persona que se sumerge en el temor de perderse de las oportunidades o FOMO (Por sus siglas en ingles, fear of missing out)? Si todo el tiempo estás con el miedo de no estar aprovechando las oportunidades, disminuirás tu felicidad. Peor aún, adoptarás una perspectiva de corto plazo en tu propia vida.

Branson es muy consciente de que tiene recursos y tiempo limitados. Él evalúa cuidadosamente cada oportunidad que encuentra, incluso si no funciona.

Aprende a Branson y recuerda que siempre vendrá una oportunidad para hacer algo nuevo. No te limites a sentirte culpable o triste porque no aprovechaste algo. Ya vendrá algo igual o mejor.

7. Deja de intentar impresionar a los demás

Deja de poner tanto empreño en ser algo que no eres. ¿Estás tratando de agradarle a otras personas? Es importante que TÚ mismo te gustes por lo que realmente eres.

Mientras que intentas mejorar, puedes practicar incluso el ser tu propio mejor amigo. ¿Eres amable contigo mismo? ¿Te ayudas y te animas?

Guarda las máscaras y sé tu mismo. Sólo sé usted mismo. No tienes que vivir en constante temor de que alguien vea las cosas malas en ti. Eso no lo puedes evitar. Te ahorrarás una tonelada de energía y notarás rápidamente que la gente se siente más atraída a tu autenticidad que a tus mentiras.

8. Deja de sentirte con derecho a algo

Esto puede parecer brutal, pero déjame recordarte que nadie te debe nada. Mamá y papá no te deben nada. El jefe y la compañía para la que trabajas no te deben nada. El profesor y la escuela no te deben nada. Tu hermano y tu hermana no te deben nada. Sólo TÚ te debes algo grande.

Cuando ves a la vida con la mentalidad de que te tiene que dar algo, siempre vas a ser decepcionado. Una y otra vez.

Cuando trabajas duro y eres agradecido por lo que tienes, comienzas a ver la vida de una nueva manera. Entiendes las cosas desde bajo una nueva luz y aprecias lo que has logrado.

Es una experiencia increíblemente poderosa y edificante vivir de esta manera. Pruébalo anotando todos los días las cosas por las que estás agradecido.

9. Deja de tratar de ser perfecto

No se trata de entregar un trabajo descuidado y cometer errores, pero recuerda: vas a cometer errores. No puedes esperar ser perfecto 24/7. Eso simplemente no es realista. Los que esperan la perfección de sí mismos generalmente se convierten en un obstáculo serio en su propio viaje a la felicidad.

Se ha encontrado que el perfeccionismo puede llevar a ser más ansioso en los entornos sociales. Puede evitar que pruebes cosas nuevas.

Tratar de ser perfecto impide tu capacidad para formar relaciones a largo plazo. Embotellar sentimientos de duda puede traer más sensaciones de inutilidad.

Aceptar que a veces “bueno” es lo suficientemente bueno es muy útil.

10. Renunciar a la “mentalidad de la escasez”

La mentalidad de escasez proviene del libro de Stephen Covey, The 7 Habits of Highly Effective People:

“La mayoría de la gente está profundamente adentrada en lo que yo llamo la mentalidad de escasez: ven la vida como si tuvieran sólo tanto, como si sólo hubiera un pastel ahí fuera, y si alguien tuviera un gran pedazo de pastel, significaría menos para todos los demás.

La mentalidad de escasez es el paradigma de la suma cero de la vida. Las personas con una mentalidad de escasez tienen no saben compartir el reconocimiento y el crédito, el poder o el beneficio – incluso con aquellos que los ayudan. Tampoco se sienten felices por los éxitos de los demás”.

En pocas palabras, la idea detrás de la mentalidad de escasez es que simplemente no hay suficiente éxito para todos.

Por ejemplo, piensan que sólo puede haber una persona con aumento en el trabajo ya que no hay suficiente dinero para dar a todos un crecimiento. Como resultado, este tipo de mentalidad puede conducir a un pensamiento de más corto plazo y puede crear tristeza y celos.

Si quieres ser más feliz y tener más éxito, Covey cree que debes abrazar una mentalidad de abundancia.

“La Mentalidad de la Abundancia, por otro lado, fluye de un profundo sentido interno de valor personal y seguridad. Es la creencia de que hay mucho y es suficiente para todos. Esto da como resultado un reparto de prestigio, de reconocimiento, de beneficios, de toma de decisiones. Abre posibilidades, opciones, alternativas y la creatividad”.

Al cambiar tu mentalidad, serás capaz de centrarte en el largo plazo y crear más sentimientos positivos hacia los demás.

Reibox BlogSteve Jobs nunca fue alguien que se conteniera.

Eso es exactamente lo que lo hizo tan experto en encontrar talento, de acuerdo con John Sculley, ex CEO de Apple y Pepsi.

“El mejor reclutador que he conocido fue Steve Jobs”, le dijo a Business Insider. “Realmente no establecía límites para el talento que perseguía”.

El éxito de Jobs fue impulsado por su confianza en la misión de Apple, dijo Scully.

“Sentía que lo que estaba haciendo era tan increíblemente importante para el mundo”, dijo Sculley. “¿Por qué no obtener lo mejor?”

Sculley lo sabría. El propio Jobs le dio caza a Sculley de su rol en Pepsi. Sculley le dijo a la editora en jefe de Business Insider, Alyson Shontell, que Jobs lo convenció con una simple y directa pregunta: “¿Quieres vender agua azucarada por el resto de tu vida? ¿O quieres venir conmigo y cambiar el mundo?”

Jobs descaradamente fue en busca de las mejores personas en tecnología y negocios, y nunca dejó que un fracaso ocasional lo hiciera abandonar, dijo Sculley.

“No siempre funcionó, pero la realidad fue que nunca se rindió a la hora de buscar el mejor talento que pudo”, dijo Sculley.

Para Jobs, su habilidad para transmitir apasionadamente su creencia en Apple, y su falta de escrúpulos en perseguir talentos destacados, fue crucial. Scully, quien ahora es presidente de la startup RXAdvance, una startup que busca combinar los campos de la alta tecnología y la salud, dijo que para la mayoría de las personas, es una lección que simplemente se aprende a través del tiempo y la experiencia.

“Esas son cosas que solo vienen a través de la experiencia”, dijo Sculley. “Tienes que aprender a reclutar un equipo, debes aprender a trabajar con otras personas, y debes aprender como hacer que las cosas buenas sean hechas”.

ser felizInvertir bien nuestro dinero es un proceso que todos podemos seguir sin problema.

Recordemos que el primer paso es conocer nuestro punto de partida (situación financiera actual), la cual debe ser sana. El segundo es tener muy claro cuál es nuestro objetivo —y horizonte— de inversión.

Sigamos entonces:

3. Saber cuál es nuestra tolerancia al riesgo;

Es decir, la variación en el valor de nuestras inversiones que podremos asumir sin que nos quite el sueño.

Debemos entender que cualquier inversión de largo plazo tiene volatilidad. Incluso si invertimos en puros instrumentos muy seguros, garantizados por el gobierno y que pagan una tasa de interés fija (por ejemplo, los bonos a 30 años), podremos tener variaciones significativas en el valor de nuestra inversión.

¿Por qué? Simplemente porque en los mercados financieros, los instrumentos en los que invertimos, incluso este tipo de bonos, se pueden comprar o vender en cualquier momento, antes de su vencimiento. Entonces su valor puede subir o bajar de acuerdo con las condiciones que imperen en el mercado.

A manera de ejemplo, supongamos que hace 10 años compramos un bono a 30 años que pagaba una tasa de 5% anual. Todavía le quedan 20 años de vida.

Pero hoy en día se pueden comprar bonos a 20 años, que pagan una tasa de 8% anual. Claramente el bono que tenemos ha perdido valor, porque paga una tasa fija menor. Dentro de dos o tres años quizá las tasas vuelvan a bajar, haciendo que nuestro bono se vuelva entonces más valioso.

Entender esto es muy importante. Cualquier inversión a largo plazo conlleva una cierta volatilidad (sube y baja dependiendo las condiciones del mercado). A esto se le llama riesgo. La buena noticia es que se puede manejar y controlar para nunca tomar más riesgo del que podemos tolerar.

4. Diversificar de manera inteligente.

Uno nunca busca “el mejor instrumento o el mejor lugar” para invertir. Primero porque hay muchos tipos de activos y cada uno se desempeña de manera distinta según lo que sucede en el mundo: deuda nacional de corto, mediano y largo plazos, instrumentos de deuda de otros países, acciones de México, de Estados Unidos, de Europa, commodities, bienes raíces, entre muchos otros.

Como mencioné, no todos se mueven de la misma manera. En ciertos momentos a unos les va mejor que a otros: unos suben, otros bajan y ni siquiera los analistas más experimentados pueden predecir cuándo lo harán, porque depende de infinidad de variables incluyendo el sentimiento que prevalezca entre los inversionistas y las expectativas hacia a futuro.

Por otro lado, unos son más volátiles que otros: las acciones de las empresas de países emergentes suelen tener una variación mucho más amplia en su valor, que los instrumentos de deuda de corto plazo emitidos por países desarrollados.

La única manera de controlar nuestro riesgo —la volatilidad de nuestro portafolio— es combinarlos de manera inteligente, en distintas proporciones. Es decir, diversificar. De hecho, toda la teoría de inversiones se basa precisamente en buscar una combinación de distintas clases de activos tal que, dado el nivel de riesgo máximo que queramos asumir, pueda maximizar el rendimiento potencial.

¿Cómo hacerlo? Aunque lo que ha pasado históricamente no necesariamente significa que se repetirá en el futuro, los datos son lo único que tenemos.

Sabemos, por ejemplo, que las acciones mexicanas han dado un rendimiento promedio superior a 10% anual por arriba de la inflación, pero con una volatilidad pronunciada, la cual también conocemos a partir de la historia. Lo mismo con cada clase de activo. También sabemos que existe una correlación entre ellos: por ejemplo, las acciones mexicanas suelen moverse en el mismo sentido que las estadounidenses, dada la vinculación económica que existe entre ambos países.

La mayoría de las personas puede hacerlo de lo general a lo particular. Sabemos que las acciones son mucho más volátiles que los instrumentos de deuda. Entonces una persona con poca tolerancia al riesgo y con horizonte de corto plazo puede preferir un portafolio que tenga 80% instrumentos de deuda de corto plazo y 20% en instrumentos de mediano plazo.

Una persona con una alta tolerancia al riesgo y que invierta a muy largo plazo puede buscar una composición basada en 70% acciones de empresas de distintos países, 20% en instrumentos de deuda de mediano y largo plazos principalmente, también de diferentes geografías y 10% en instrumentos alternativos como fideicomisos especializados en bienes raíces y commodities como el oro.

Existen distintos tipos de portafolios muy estudiados, uno para nuestro caso particular.

5. Una vez definido el tipo de portafolio de inversión que se adapta a nuestras necesidades,

entonces sí, nos ponemos a buscar los instrumentos específicos que nos permitan implementarlo y el lugar donde podemos adquirirlos de manera segura y regulada.

enfrentarHe tenido muchas empresas. He puesto mi alma, corazón, sangre, sudor y lágrimas en cada una de ellas. El 90% ha fracasado.

Al estar rodeado de cientos de emprendedores, me he dado cuenta de algo muy importante. Es normal. Aceptar el fracaso como una lección es una de las cosas más importantes que he aprendido.

Pero, ¿Qué hacemos cuando nos caemos? ¿Qué hacemos cuando todo falla y estás parado solo viendo al abismo?

1. Acepta la situación

Entiende de una vez que algunas cosas no están en tu control. Entre más rápido dejes de estar enojado, más rápido puedes usar eso como lección para avanzar.

2. No estás solo

Rodéate de gente que piense igual que tú. Una de las mejores cosas de ser parte de una comunidad de emprendedores es que estás rodeado de gente que pasa por las mismas cosas. Nos apoyamos el uno al otro, durante las buenas y las malas épocas.

3. Mándalo todo al diablo

Sin importar qué tanto creas en lo que hagas, algo puede no estar funcionando. Toma un paso hacia atrás. Respira. Retírate un tiempo del proyecto. Visita a tus amigos y familia y ama lo que es más importante. Sólo se vive una vez y esto es sólo una etapa. Vas a superar esto, pero debes aclarar tu mente si vas a ganar.

4. Prepárate para la batalla

Esto no es para los débiles de corazón. Debes separar tus sentimientos de este juego. Es un negocio: es sangriento, es una guerra. Debes subirte al caballo y hacerlo de nuevo. ¿Estabas en el proyecto equivocado? ¡No importa! Eres apasionado, aplica esas características al proyecto ideal y serás exitoso.

5. Sé realista

Me gusta el dicho: “Me tomó 10 años convertirme en un éxito de un día al otro.” Los negocios exitosos salen después de varios años. Si entrevistaras a 100 emprendedores famosos y les preguntaras si triunfaron en su primer proyecto, te garantizo que un 99 por ciento de ellos te diría que no.

6. Aprende sobre mejora continua

Esta metodología “Lean” está comprobada que funciona. Es sentido común. Validar tus suposiciones antes de cualquier cosa es esencial. Con las herramientas que tenemos disponibles estos días, aprender esta metodología es fácil.

Acepten el fracaso. Es increíble. El fracaso rápido te acerca al éxito. Espero que esta información les sea de ayuda, los veo en la cima.

mandelaNelson Mandela, es uno de los grandes ejemplos modernos de cómo es el liderazgo real. Aunque podamos tener diferentes puntos de vista sobre quién en el mundo es un buen líder, Mandela es universalmente considerado como uno.

Como muchos tiene detractores, pero sus críticas demuestran que era innegablemente humano. Sus imperfecciones no le quitaban su esencia de líder, cuyo bastión era su capacidad de sacrificio personal.

Aquí te contamos algunas características que este gran líder tenía.

El liderazgo es un servicio

Y el servicio viene con sacrificio. Los sacrificios que una persona está dispuesta a hacer para el bien de los demás pueden tomar muchas formas.

Dar el tiempo y la energía de uno es ciertamente un sacrificio. A diferencia del dinero, el tiempo y la energía son irreemplazables. Una vez que lo gastamos, no lo recuperamos.

Otro ejemplo es la disposición a sacrificar los propios intereses para que otros puedan avanzar o ser protegidos. Como un padre que alimenta a su hijo antes de sí mismo, la voluntad de poner los intereses de los demás primero es un signo de liderazgo real. Pero quizás el sacrificio más poderoso para todos los grandes líderes es la disposición a sacrificar su autoridad.

La física del liderazgo

En física, el poder se define como la transferencia de energía. En una bombilla, por ejemplo, la electricidad se transfiere a la luz y al calor. Una bombilla de 100 vatios es más potente que una bombilla de 60 vatios porque hay más energía transferida. Lo mismo ocurre en el liderazgo. Es la capacidad de un líder para transferir su autoridad a otros para que también tengan poder.

En una estructura de mando y control, la autoridad se acumula en la parte superior. Esto puede ser bueno para el corto plazo y puede ser bueno para las pocas personas en puestos claves, pero en última instancia la organización va a sufrir con el tiempo.

Cuando la autoridad se mantiene en la cima, es probable que las facciones surjan y compitan por la posición, en lugar de trabajar juntos por el bien del todo. En contraste, un líder debe distribuir su autoridad y darle el poder a su gente para asumir la responsabilidad de promover los intereses del grupo.

Cuando nuestros líderes nos dan la autoridad para tomar decisiones, nos sentimos inspirados a hacer nuestros propios sacrificios para ver que su visión avance.

El Presidente de Sudáfrica

Cuando fue elegido presidente de Sudáfrica, eligió servir solamente un periodo (1994-1999). En lugar de intentar mantenerse en el poder durante el mayor tiempo posible, decidió que para que en Sudáfrica el post-apartheid tuviera éxito, sería mejor que transfiriera su autoridad más pronto de lo establecido.

Por desgracia, muchos de nuestros líderes hoy se parecen más a acaparadores de autoridad.

Nuestros políticos luchan por ganar, para mantenerse a sí mismos y a sus respectivos partidos en el poder. Parecen dedicar más tiempo a consolidar el poder en lugar de compartirlo para hacer las cosas. A pesar de lo que dicen, estas no son las acciones de los que están en servicio, aquellos dispuestos a sacrificar sus ambiciones personales para el bien mayor.

Sin sacrificio y sin servicio… no hay líderes.

Mandela, Martin Luther King, Gandhi y muchos otros, fueron a la cárcel en lugar de abandonar sus creencias. Nuestros políticos parecen más dispuestos a abandonar sus creencias para mantenerse en el cargo.

Ninguno de estas grandes personalidades les toco liderar en situaciones y momentos felices, todo lo contrario, fue en los momentos mas complejos que hayan podido vivir en sus países.

Recuerda, la gente no sigue títulos, sigue las ganas de querer ayudar… Si tú los lideras con coraje y servicio, van a luchar contigo y van a luchar por ti. Lidéralos.

“Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo” – Nelson Mandela

networkingEl networking, la creación de una red de contactos para crear oportunidades de negocio, es una de las habilidades esenciales para los emprendedores, ya que pueden tener acercamientos productivos que les ayudarán a construir relaciones fuertes con otras personas que también están buscando expandir su marca.

The Pool, espacio de coworking y centro de emprendimiento de alto impacto resalta estas 5 ventajas del networking para impulsar un emprendimiento:

1. El networking no son ventas.

“Es importante siempre tener en mente que el networking no es vender, sino detectar y aprovechar oportunidades para conocer personas clave que te ayudarán en la mejora de tu perfil profesional, por ende, es primordial dedicar tiempo a platicar con las personas acerca de sus negocios, para averiguar en qué puedes ayudarles y en qué pueden ellos contribuir en tus conocimientos.

Construir buenas relaciones mejoran la percepción del éxito del proyecto”, menciona Airy Minor brand manager de The Pool.

2. Puedes conocer la industria.

Una buena manera de aprender más sobre el negocio, entender mejor la industria y escuchar sobre los retos a los que se enfrentan tus contactos es tejiendo una extensa red de contactos de los que puedas obtener información fidedigna de lo que sucede con otras empresas.

“Desde que iniciamos con The Pool en la CDMX hemos tenido acceso a periodistas, asociaciones, y mentores que nos han ayudado a promover y crecer nuestro negocio, quienes nos han apoyado en la operación diaria al adaptarse a nuestras necesidades”, mencionó Claret Uribe Directora de Marketing de Bebe2go.

3. El networking puede promover tu marca.

Si quieres hacer crecer tu negocio y que el éxito vaya en ascenso, debes hacer contactos clave para ello.

La gente recomienda a otros cuando conocen sus productos y al sujeto que está detrás de la marca. Si en una reunión de negocios no trataste con el gran inversionista que apueste por tu marca, tal vez puedas codearte con uno de sus contactos que podría hablarle de tu proyecto.

“En un ecosistema en donde existen innumerable retos para aquellos dedicados a emprender, los socios adecuados son fundamentales para cualquier Startup. Desde que lanzamos PayJoy en México hace un año, The Pool ha sido uno de esos aliados para nosotros, gracias a su red de networking la cual facilita rebotar ideas con otros Poolers, hemos crecido nuestro equipo de una persona a más de treinta”, comentó Mauricio Cordero, Director General de PayJoy México.

4. Colocarte en posiciones de oportunidad.

No sólo los emprendedores se sienten inspirados y motivados para asistir a eventos específicos o reuniones, también muchas oportunidades excepcionales pueden ocurrir si impresionan a potenciales inversionistas o socios de negocios, estos tienen la idea de comunicar, compartir, crear y desarrollar ideas y, por último, pero no menos importante, conocer potenciales inversores.

Estos eventos atraen personas con diferentes niveles de experiencia y contextos. Todos ellos están buscando conexiones, inspiración, consejos, oportunidades y mentores.

5. Conoce aliados potenciales de mercados nacionales e internacionales.

Las conexiones exitosas y fuertes son construidas cuando tus mensajes se dirigen al target adecuado, así que no importa si tu negocio está dirigido sólo a la comunidad local, asistir a reuniones internacionales y llegar a personas de todo el mundo puede expandir tu visión y mejorar tu acercamiento de negocio.

Conocer a otros emprendedores, ángeles inversores, bloggers y otros entusiastas de los negocios te inspirará a alcanzar tu mejoramiento personal.

llegarConocerse a uno mismo es un trabajo. Tal vez el trabajo más duro que hagamos en nuestra vida. Ya que conocerse no es algo que empiece y acabe, es algo que supone un camino que nunca termina.

Tienes que aceptarte, descubrir todo lo maravilloso que almacenas y lo más oscuro que ocultas. Decidir qué quieres cambiar, qué debes asumir y encontrar tus porqués.

Conocer tus heridas y reconocer todos los errores que has cometido intentando curarlas y que no sirvieron más que para hacerlas más profundas y dolorosas. Y amar esos errores porque son un material precioso para empezar a cambiar.

Nuestras cicatrices, nuestros momentos dolorosos guardados a fuego, esos que a veces ni tan solo te admites a ti mismo, son los que han forjado lo que somos, lo que hemos conseguido, lo que echamos de menos y deseamos conseguir.

A veces, tenemos sueños porque creemos que conseguirlos nos ayudará a cambiar. Sin embargo, son sólo máscaras que cubren nuestro rostro triste, baúles donde ocultar nuestros miedos y carencias emocionales…

Los sueños de verdad no nos convierten en nadie distinto sino que son la consecuencia de habernos convertido antes en alguien distinto… No sirven para ocultar debilidades sino para mostrarlas una vez las hemos transformado en fortalezas… No cierran heridas, son el resultado de haberlas cerrado… No nos harán felices, son el efecto de haberlo sido mientras intentábamos llegar a ellos…

El trabajo en uno mismo, la búsqueda interior para superarse y llegar a ser esa persona que llevamos dentro que vence la adversidad y brilla sin dejarse llevar por el miedo, es complicado. Tiene momentos muy amargos en los que nos tambaleamos y sentimos rotos, vacíos, perdidos…

A veces, te enamoras de pequeños avances y luego te desesperas porque pasan los días y no mejoras en nada… A veces, te impregna una alegría dulce por haber conseguido dar un gran paso y más tarde ves todo lo que queda por hacer y tu dicha se desmorona en un instante y te arrastra a ti y al paso que has dado antes…

Y descubres que era un paso falso… Y crees que no te queda nada… Aunque no es cierto, cada intento, cada paso minúsculo, cada mirada interior que haces, esté bien o mal, es un avance maravilloso hacia ti.

La impaciencia es devastadora. Te llena de desesperanza, te deja sin ganas. Esperamos tanto de todo y de todos…

¡Menos de nosotros mismos!! Nos pasamos la vida poniendo en manos de otros y de las circunstancias que nos rodean nuestra felicidad. Delegamos en otros la consecución de nuestros sueños y cuando no cumplen nuestras expectativas nos enfadamos. Esperamos que nos hagan más fácil el trance mientras nos ocupamos de descubrir quiénes somos, que nos ayuden a seguir…

Les damos el poder sobre nuestras vidas y esperamos que nos lleven parte de la carga. Está bien pedir ayuda, pero nadie puede pasar por nosotros las pruebas que debemos superar… No podemos usarles para saltarnos pasos ni buscar veredas . No hay atajos en el camino a nosotros mismos.

Algo que descubres cuando trabajas en ti mismo es que no hay nada que esté bien o mal, que lo bueno a veces es una calle sin salida y lo que parece malo es una puerta abierta a un mundo de posibilidades…

Que lo que pensabas que era terrible en ti, es tu fuerza y tu bandera. Que lo que siempre has mostrado como propio no es tan tuyo, ni tan necesario y que no pasa nada… No pasa nada porque cuanto menos perfecto eres, más extraordinario puedes llegar a ser.

No llegas a conocerte y aceptarte hasta que no te acercas a ti sin prejuicios y estás dispuesto a asumir todo lo que salga de esa caja de pandora que llevas dentro, almacenando lágrimas, heridas y momentos maravillosos… Hasta que no decides que encuentres lo que encuentres ahí dentro no vas a avergonzarte y vas aprender que tiene un lado hermoso y que lo más oscuro que hay en ti puede convertirse en algo que te salve la vida…

Si amas tus rarezas, tus caras amargas, tus aristas más cortantes… Si eres capaz de mirar tu lado más oscuro, eres capaz de dar el gran salto… hasta ti.

Alguien me dijo ayer sabiamente que trabajar en uno mismo es a menudo doloroso, pero que eso es el precio a pagar por no ser alguien superficial. Como el peaje por no pasar por la vida de puntillas…Que las personas sensibles viven a flor de piel y que eso hace que lo amargo sea muy amargo y lo dulce sea más dulce…

Y también me dijo que sin embargo, cuando llegas a tu meta, a encontrarte contigo y aceptarte y ser como realmente eres, la recompensa es maravillosa y la calidad de tu vida es mejor.

El día que dejas de desesperar, el día que te sientes realmente cómo eres y confías, el día que notas cada paso del camino… Ese día la vida te acerca a lo que sueñas de golpe… Sólo avanzas cuando sintonizas contigo mismo, cuando crees en ti, cuando confías en tu capacidad y sabes que podrás…

Curioso esto de crecer y evolucionar, va de no necesitar, de no rendirse, de no desesperarse por mal que pinte todo…De oír tu voz y no perderla como guía mientras todo se balancea y la tormenta te zarandea mientras pasas por la cuerda floja…

Se trata de ser primero lo que sueñas que eres, antes de conseguirlo.

Se trata de convertirte en ganador, antes de llegar a la meta.

jeff bezosNo hay nadie mejor para compartir con nosotros las claves para tener éxito en los negocios que alguien que haya tenido éxito. Veamos dichas claves según Jeff Bezos.

¿Conoces Amazon?

Entonces te será más fácil entender quién es Jeff Bezos, pues es el fundador de esta gran empresa. Es lógico que ha conocido el éxito, y a continuación vamos a conocer sus claves o secretos que debes aplicar para que tú también lo consigas.

Anteriormente ya hemos estudiados las claves para tener éxito en los negocios según diversos emprendedores:

En éste último no solo estudiamos a Bill Gates, sino que comenzamos a conocer los consejos de Jeff Bezos, dónde aprendimos que:

1. Debemos trabajar en equipos pequeños.
2. Hay que adelantarse en el tiempo.
3. Debes despedirte de los riesgos.

Sin más preámbulo vamos con el cuarto punto clave según el fundador de Amazon Jeff Bezos para que consigas el éxito en tu negocio.

4- Hay que ser terco y al mismo tiempo flexible.

Bezos asegura que en su negocio son tercos en la visión pero flexible en los detalles. En otra palabras, debes terco con lo quieres alcanzar, si sueñas con un gran negocio no lo abandones, trabaja porque sí lo lograrás a pesar de los que muchos dicen.

Sin embargo debes ser flexible en los detalles, si una estrategia o un proceso no funcionó acéptalo y cámbialo ¡Lo que nunca debes cambiar es querer alcanzar ese gran negocio!

Ser terco y flexible suena un poco contradictorio, pero el secreto está en saber cuando debes ser lo uno o lo otro. ¡Qué nadie te saque la idea de tener éxito de la cabeza (terco) pero acepta cambios necesarios y sugerencias (flexibilidad)!

Lamentablemente muchas a veces hacemos lo contrario, somos muy flexibles y nos convence que nuestro negocio será un fracaso, y somos terco utilizando siempre los mismos métodos limitados para ganar dinero y tropezarnos cada vez con la misma piedra ¡Pero ya no más! como dice el fundador Amazon: Terco con la visión y flexible con los detalles.

5- Experimentas más y reduce las dudas.

Jeff asegura que si en un año duplicamos los experimentos vamos a duplicar nuestra inventiva y por ende nuestro ingenio.

Y tiene mucha lógica este comentario ¿Cómo pretendes ofrecer algo diferente y llamativo si no experimentas? Sino que te conformas con ofrecer lo que alguna vez otra persona experimentó.

Además mientras más experimentes mejores resultados tendrás, ya que sucede lo siguiente:

Por cada experimento fallido o no, se obtienen conocimientos, resultados, datos e información que te servirán para tener una base, y que el otro experimento tenga más probabilidad de éxito. Es algo como la experiencia, es decir, mientras más experimentes más fuerte será tu base para seguir creando.

Así que no tengas miedo a experimentar cosas nuevas con tu producto o servicios. Allí además de obtener experiencias puedes dar con el producto que te lleve al éxito.

6- Debes obsesionarte con el cliente y no con la competencia.

No es que estudiar la competencia sea malo, incluso debemos hacerlo. Pero obsesionarte con ellos más que con el cliente es un “Pecado” que puede llegar a cometer un emprendedor.

En una entrevista Jeff Bezos dijo que ellos se obsesionan con el cliente y no con el competidor, incluso ha dicho que se centran en el cliente y a partir de allí comienzan a trabajar.

Es lo que debes hacer como emprendedor amigo. Tienes que fijarte en las necesidades del cliente, qué le agrada o desagrada de tu producto o servicio, qué podrías hacer para que te prefieran a ti…

Preocúpate por conocer al cliente y sus gustos, y el éxito estará a la vuelta de la esquina.

7- Piensa en aquello que nunca cambiará.

Bezos dice que pensar en ¿Qué no va a cambiar en los próximos 10 años? es una pregunta muy importante, pues nos permite diseñar estrategias que serán estables aunque pasen algunos años.

Este gran emprendedor coloca como ejemplo sus precios bajos. Es una estrategia para atraer a muchos clientes actualmente ¿Será que si pasan 10 años los clientes no van a querer precios bajos sino altos? ¡Casi imposible!

Entonces esto es lo que debemos hacer, pensar en estrategias, situaciones, factores… que nos permiten tener cierta estabilidad.

No digo que no utilicemos estrategias temporales (como por ejemplo estrategias que aplican en fechas especiales como la navidad, día de los enamorados, etc), pero por sobre todo esto debe haber una estrategia que se mantenga por un buen periodo de tiempo.

8- ¡Hazlo ya! Evita lamentos.

Siguiendo con las claves para tener éxito en los negocios seguimos con una muy pero ¡Muy! importante “Evitar lamentos”.

No hay nada peor que lamentarse de no haber hecho algo. Así que no dejes para mañana algo que puedes comenzar hacer ya mismo.

Bezos trabajaba Wall Street, y tuvo que decidir impulsar su empresa o quedarse como empleado. Según palabras de él mismo utilizo un método que el llamó “Minimización de lamentos”.

Esto aplica tanto para los emprendedores que están pensando iniciar un negocio como los que ya lo hicieron.

Para los primeros es muy obvio ¡Debes iniciar ya! Mientras que para los segundos aplica para cuando vayan hacer una mejora, agregar un nuevo producto, modalidad, estrategia, etc.

Imagina que quieres montar una heladería en tu localidad, y no comienzas ya. Y resulta que a los 2 meses otra persona establece este negocio y tiene éxito ¿Cómo te sentirías? me imagino que no muy bien.

Así que haz esto:

• Infórmate.
• Pon en práctica.

Porque tampoco es que vas a empezar ya tu emprendimiento sin estar informado, o tampoco es que harás algún cambio en tu negocio sin saber bien los pros y contras ¡Así que aprende y actúa!

9- Respira profundo ¿Realmente quieres iniciar ese negocio?

Un consejo básico que Jeff Bezon da a los emprendedores como nosotros es que no persigamos las cosas calientes. Osea, a lo mejor estás emocionado, quieres emprender, comerte el mundo… por lo que puedes cometer el error de hacer una mala elección.

Así que respira profundo y piensa si verdad de apasiona el emprendimiento que acabas de elegir. Dedícale tiempo a esto, pues no solo el fundador de Amazon habla de pasión, otro emprendedor que hacía mucha énfasis en esto era Steve Jobs ¡Haz lo que te apasione!

poderRay Dalio (1949) es uno de los gestores de hedge funds más exitosos del mundo y fundador en 1975 de la firma Bridgewater Associates con la que consiguió hasta 2015 unas ganancias netas de 45.000 millones de dólares. Es conocido como ‘el Steve Jobs de los hedge funds’, y en 2012 fue elegido como una de las 100 personas más influyentes del mundo según la revista Time.

Ray Dalio estudió en Harvard Business School, y su filosofía de vida, gestión e inversión aparece recogida en el manual Principles, una guía de descarga gratuita en internet de algo más de 100 páginas y 200 principios que según The Washington Post es ‘una mezcla entre un libro de autoayuda, un texto de gestión y unas reflexiones sobre las leyes de selección natural’.

Como escribíamos en El éxito se resume en media docena de cosas, los principios (fundamentos) constituyen la base de todo, y te permiten saber por qué las cosas son como son y actuar en consecuencia. Una de las cosas más importantes que dice Ray Dalio es:

«Creo que el mayor problema de la humanidad es la sensibilidad de su ego. Eso impide que hallemos lo que es cierto o lo que es equivocado e impide que identifiquemos cuáles son nuestras fortalezas y nuestras debilidades»

El orgullo nace del ego y nos condena. El orgullo te lleva a no reconocer errores, a no aceptar debilidades, a infravalorar opiniones ajenas, a no compensar carencias, a no realizar autocrítica, a ser ajeno al entorno y las tendencias… y así es difícil llegar a algún sitio interesante. Todas esas actitudes nos alejan de conseguir lo que queremos.

Es el momento de poner blanco sobre negro. En la vida, para ganar hay que perder; para llegar lejos hay que contar con otras personas; para continuar dando guerra hay que seguir mejorando; para crecer nunca hay que ocultar los problemas. Eso no lo lograrás si no eres capaz de controlar tu ego (y todos tenemos nuestra dosis en mayor medida). Practicar la humildad es imprescindible.

Dalio nos los precisa aún más:

«Creo que probablemente puedas obtener en la vida lo que quieras, si puedes apartar tu ego y tener una aproximación sin excusas, con una mente abierta, con determinación y coraje hacia tus metas. La motivación por ser mejor debe ser mayor que la motivación por estar en lo cierto»

Todo lo apuntado con anterioridad se puede resumir en una frase que en el propio Dalio dice:

«Sea cauteloso con el exceso de confianza y siéntase cómodo con no saber»

Por eso Dalio apunta en sus Principles: «La cualidad más importante que diferencia a las personas exitosas de las que no lo son es la capacidad de aprender y adaptarse».

Creer que uno lo sabe todo es no saber nada.

Los clásicos decían que las cosas más agradables se convierten en las más desagradables cuando no reina la moderación. La confianza –virtud imprescindible para triunfar– puede llevar al fracaso cuando no se gestiona oportunamente (exceso de confianza). Las circunstancias cambian –cada vez más rápido– y eso debe llevarnos a la prudencia.

Saber que no se sabe lleva a preguntar, a compensar carencias, a seguir estudiando, a pedir ayuda, todas ellas cuestiones imprescindibles para seguir manteniéndose en el candelero. Como nos recuerda Ingvar Kamprad, el fundador de IKEA:

«El veneno más peligroso es el sentimiento de logro. El antídoto es pensar cada tarde qué puede hacerse mejor al día siguiente».

Con el éxito siempre hay que tener cuidado, porque el triunfo atonta, y nadie somos ajenos a sus efectos.

En el artículo 9 causas por las que fracasan las empresas, podemos ver como todas ellas están muy relacionadas con la sensibilidad del ego —como apunta Dalio— y tienen que ver con la arrogancia, la autocomplacencia o el aislamiento, entre otras. También Dalio dice:

«Aprendí que no hay nada que temer de la verdad. El fracaso mayormente se debe a no aceptar y lidiar exitosamente con las realidades de la vida».

Como se recoge en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición), durante la II Guerra Mundial, Churchill creó una oficina especial cuya única misión era informarle de las noticias malas. Con Hitler, era lo contrario, su secretario sólo le informaba de las buenas noticias, y eso le hizo creer que hasta bien avanzado el conflicto creer que todo marchaba estupendamente y ya no había marcha atrás.

¿Y qué es la verdad? La verdad es reconocer los errores, ser honesto con las debilidades, ser transparentes en nuestras opiniones y no ocultar jamás los problemas existentes. Sólo desde esa postura es posible enmendar, corregir, apuntalar y mejorar. Lo contrario nos estanca, retrasa y erosiona.

A corto plazo, uno puede salir del paso, pero mentir(se) es prolongar un fracaso. Afrontar la verdad es la mejor estrategia, porque antes o después, la verdad siempre sale a flote. Aceptar la realidad cuanto antes acelera el mejoramiento de uno mismo y la consecución de nuestras metas. El propio Dalio sentencia:

«La confianza es la verdad. Sé radicalmente transparente y no toleres la deshonestidad».

beatlesApple Inc. es una de las marcas de tecnología más importantes del mundo, sin embargo, lo que quizá no sabías de esta compañía es que tuvo que luchar durante muchos años en tribunales para poder usar este nombre.

Apple no tuvo cualquier rival en tribunales, sino que enfrentaron a los Beatles.

Esta es la historia.

The Beatles vs Jobs

Mucho antes de que se creara Apple Inc., había otra empresa que tenía el mismo nombre. Apple Corps es una compañía fundada en 1967 por el famoso cuarteto británico Los Beatles, con la finalidad de concentrar todos sus emprendimientos.

Tras la muerte de su manager Brian Epstein y después de su famoso y místico viaje a la India, Lennon, McCartney y compañía crearon también Apple Records (como parte de Apple Corps), a través de la cual se publicaron muchos de sus álbumes.

Por su parte Apple Inc. fue fundada en 1976 por Steve Jobs y Stephen Wozniak, iniciando operaciones en la cochera de la casa de Jobs. Así, hasta este punto, tenemos dos compañías: Apple Corps de los Beatles y Apple Inc. de Steve Jobs.

El hecho de que dos empresas tengan el mismo nombre trae problemas, por lo que a finales de los 70’s e inicios de los 80’s, Apple Corps demandó a Apple Inc. por el uso indebido de la marca. Como resultado, la empresa de Jobs tuvo que hacer un jugoso pago al emprendimiento de los Beatles, además de que Apple Inc. acordó que no ingresaría al negocio de la música.

Ese acuerdo representó serios problemas para Apple Inc., pues con la propagación de la música en formato digital, la empresa de los Beatles volvió a demandar a Apple Inc. en los 90’s y a inicios del nuevo milenio, por vender música en la famosa tienda iTunes.

Al final, Apple Inc. terminó pagando cantidades millonarias a la empresa de los Beatles, con tal de poder seguir en el negocio de la música digital.

¿Qué es una marca?

Una marca es todo signo visible que distingue nuestros productos o servicios de otros de la misma especie, por lo que en el caso de Apple Corps, la marca “Apple” distinguía sus productos de otros. Evidentemente, si otra empresa usa la marca “Apple”, como lo hizo el negocio de Jobs, implicaría una violación a sus derechos debido a que ello impediría la distinción de sus productos o servicios.

Beneficios de registrar tu marca

A continuación te explico cinco beneficios que obtendrías si registras la marca de tu negocio.

1. Usar de forma exclusiva tu marca.

Apple Corps tenía derecho a usar en exclusiva la marca “Apple”, por lo que en el momento en que la empresa de Jobs decidió usar el nombre “Apple”, hizo que Apple Corps no sólo tuviera ingresos de las ventas de los discos de los Beatles, sino que recibió mucho dinero de las demandas en contra de Apple Inc. Se calcula que en la última demanda, la empresa de Jobs tuvo que pagar 500 millones de dólares para poder usar la marca.

2. Convierte tu negocio en franquicias. 

Quizá una de las formas más sencillas de empezar un negocio es hacerlo con una idea probada. En ese campo no hay nada mejor que una franquicia, pues tienen un plan de negocio que abarca desde el nombre comercial y los productos que venderás, hasta la forma de comercialización y evaluación de tu negocio.

Puedes encontrar franquicias en todas las actividades comerciales: desde hamburguesas hasta escuelas, pasando por laboratorios y centros de empeño. McDonalds es un franquiciante exitoso, pues se calcula que tiene más de 36,000 franquicias.

En el momento en que registres tu marca puedes otorgar a otros el derecho a usarla, con lo cual podrás hacer que tu negocio venda franquicias.

3. Otorga licencias a distribuidores sin riesgo. 

Apple Inc. tiene cientos de tiendas propias alrededor del mundo y miles de distribuidores. Cuando constituyas una red de distribuidores de tus productos o servicios, si tienes tu marca registrada, puedes estar seguro de que tus distribuidores no usarán tu marca de forma ilegal, por ejemplo, abriendo establecimientos sin tu consentimiento.

4. Tu marca vale.

Apple Inc. es una de las marcas más valiosas del mundo, por lo que la marca “Apple” se vuelve un activo importante de la compañía. Apple no sólo vale por los diseños vanguardistas de sus productos o por las propiedades en que se asientan sus oficinas, sino por su nombre.

Al registrar la marca de tu negocio o producto, estás protegiendo tu nombre y el valor que pueda tener con posterioridad.

5. Usar tu marca para garantizar un crédito.

Si tu marca vale, entonces significa que los derechos sobre tu marca pueden ser utilizados como garantía para que te otorguen algún crédito. De esta forma, tu propio nombre no serviría sólo para identificar tu negocio, sino para obtener recursos que financien tus actividades empresariales.

personas ricasTodos los días se pregunta: ¿Cómo hacer para volverse millonario? ¿Cómo lograr sus sueños?

La fórmula del éxito no es tan sencilla, no es fácil entregarle una receta a todo el mundo para que logre lo que espera. Es más, cada quien con las experiencias que le da la vida va forjando su destino, solo que la forma de pensar y de comportarse sirve para darle un mejor impulso al futuro.

Es algo muy similar a lo que muchos llaman Karma, puesto que todo lo que haga en la actualidad, en algún momento de la vida se le va a devolver, así, si usted es una persona amargada, de pensamientos negativos que solo busca problemas en vez de encontrar soluciones, lo más seguro es que nunca vaya a lograr cosas en su vida, porque siempre culpa a los demás de lo que no pudo hacer, no hace o nunca hará.

Para comenzar haga una reflexión sobre su situación personal y profesional, piense qué quiere cambiar de su vida y a dónde quiere llegar con eso, algunas preguntas que puede incluir son:

¿Cómo gasta su dinero?
¿Cuánto ahorra?
¿Está invirtiendo en sí mismo y en su futuro?
¿Lo apasiona lo que hace?
¿Tiene proyecciones?

Cuando responda con honestidad a estas preguntas podrá hacer un balance de su vida y buscar la forma de reinventarse, pensando siempre en cómo lograr su independencia financiera y aumentar sus ingresos.

Una manera para determinar si lo que usted está haciendo está bien o no, es revisar si estos hábitos que diferencian a los millonarios de las personas que luchan por su situación financiera en el día a día los está practicando con disciplina o sí por el contrario le hacen falta para impulsar sus objetivos.

1. Haga donaciones

Dar y agradecer debería ser un pilar de vida para cualquier persona, no solo porque implica ayudar a los demás sino porque también se reconoce en las otras personas todo lo que alguna vez le aportaron o hicieron por usted.

Aportar con su dinero o con su tiempo es una muy buena inversión, porque lo convierte en una persona generosa que vale la pena y que ve más allá de lo que implican las cosas materiales. La vida no se trata solo de amasar grandes fortunas, las buenas causas son lecciones que enseñan acerca de otras culturas, otras personas y otras situaciones.

De hecho, cuando usted toma parte de su tiempo e ingresos para dárselos a alguien más, sabrá que en el camino encontrará nuevos propósitos que guíen su futuro y además sentirá alegría al mirar atrás y ver todo lo que ha logrado en la vida. Recuerde que las buenas acciones siempre abren puertas.

2. Cree diferentes fuentes de ingresos

Escalar profesionalmente en poco tiempo y ser independiente financieramente es muy difícil.

Por eso, si usted quiere crecer, debe preocuparse por buscar nuevas formas de ingreso, incluso si en algún momento se queda sin empleo, sería bueno que tuviera unos buenos ahorros o un “plan B” que le permita maniobrar el momento por el que se encuentre.

Las personas que hacen crecer su dinero como “espuma” se enfocan en generar múltiples fuentes de ingreso para sobrevivir en épocas de “vacas flacas” y cuando están pasando por un buen momento financiero lo que hacen es ahorrar con un fondo de empleados, un cdt o en una cuenta de ahorros.

En cuanto a los ingresos extra lo que hacen es sacarle fruto a sus demás conocimientos o hobbies que suelen practicar.

3. Aprenda a vivir con menos de lo que gana

¡Pilas! de las apariencias no se vive.

No se endeude por demostrar algo que no tiene ni es. Una forma de saber si se esta quedando pobre con la forma de administrar el dinero, es revisando qué hace con él mes a mes. Si usted después de gastar casi todo el dinero guarda lo poco que le sobre para ahorrar, se está equivocando.

Pero si por el contrario, tiene un monto destinado para el ahorro y el restante lo distribuye para sus obligaciones, está actuando sabiamente. Lo ideal es que maneje una regla del 70/30, 70 para gastos y obligaciones y el 30% para ahorro, inversión y entretenimiento.

4. Ponga el dinero a trabajar

Las personas que son ricas saben lo importante que es invertir en sí mismos, entienden que los frutos se dan a largo plazo y por eso en su presente intentan siempre mejorar. Estudian, leen, se relacionan y lo mejor de todo invierten su dinero.

Para ello tienen un plan de inversión que incluye pagos regulares a un fondo de inversión, acciones, finca raíz o hasta su administradora de pensiones. A pesar de que la vejez se vea muy lejana, siempre se debe pensar en ella, pensar en cómo financiarla y sobrevivirla con mucha tranquilidad. Finalmente los 30 años no se tienen toda la vida y con las mismas energías.

clientesEmpecemos con las malas noticias: tú no eres el mejor vendedor.

No hablo de tú como persona, hablo de tú como empresa. Podrás poner mil campañas en Facebook, hacer anuncios con unas imágenes increíbles y no parar de hablar de por qué tu producto es genial. Pero nadie es mejor que tus propios clientes para vender por ti.

Todo se basa en una simple regla que no es nada nueva, a la que llamaremos el social proof (aprobación social). Esto es, que por naturaleza, somos atraídos a tomar decisiones con base a si los demás lo aprueban.

Esto se ve reflejado en que tomamos una decisión de compra cuando sabemos que alguien más ya lo aprobó. Sea que una celebridad lo esté usando, tu amiga subió una foto a Instagram, ese producto se está mencionando en Twitter o las reseñas de otros compradores.

En resumen, antes de hacer una compra, buscamos en internet esa aprobación por otros. Esto nos asegura que lo que estamos comprando, es bueno y vale la pena.

Si aún no estás convencido, aquí te van unos datos:

– El 82% de los compradores toman en cuenta el contenido generado por otros clientes al momento de hacer una compra.

– La interacción con la marca aumenta en un 28% cuando los clientes están expuestos a contenido profesional y de otros compradores.

– El 48% de los consumidores habla del contenido producido por clientes reales como una manera para descubrir nuevos productos, marcas y tiendas.

Ahora viene lo bueno. ¿Cómo consigues ese social proof? ¿Cómo hacerle para reafirmarle a los demás que tu producto vale la pena?

La mejor publicidad que puedes tener es la de otros usando tu producto. Invita a tus clientes a compartir sus fotos contigo utilizando tu hashtag o etiquetando tu marca en Instagram y Facebook. Aún mejor, puedes hacer un concurso en el que tus clientes compartan fotos con lo que vendes. Esto los motivara más a recomendarte y hablar bien de ti.

Con su aprobación, comparte estas fotos en tus redes sociales. Hay marcas que basan todo su contenido en esto. Nuestro ejemplo favorito es Herschel, la marca de mochilas.

Haz una mezcla entre el contenido que tú produces y el de tus clientes. Tu marca se verá más comprometida y al mismo tiempo aumentarás la lealtad con tus clientes actuales.

Se trata de que integres a tus clientes en lo que publicas en las redes sociales. Para otros, el ver que hay alguien más aparte de ti hablando de tu producto es el social proof que necesitan.

¿Qué tipo de social proof utilizas para tu marca? 

escalableLos inversores suelen afirmar que les encanta apostar su dinero en startups escalables y ya preparadas para tal. Pero, ¿Qué significa esto realmente?

En resumidas cuentas, esto quiere decir que tu negocio posee el potencial de multiplicar los ingresos con los mínimos costes adicionales. Una empresa escalable es aquella que ya ha probado el producto y el modelo de negocio, y que está a punto de expandirse hacia nuevos países y mercados.

Un producto de software es un ejemplo típico de una solución escalable, ya que se necesita invertir dinero para crear la primera copia, pero el resto de copias ilimitadas puede clonarse rápidamente sin apenas gasto adicional.

La mayor parte de los servicios de asesoramiento, como el marketing, no son escalables, ya que deben llevarse a cabo por expertos, y la clonación de expertos es algo lento y costoso. Los inversores no suelen invertir en startups de servicios.

Estos son diez consejos prácticos para hacer de tu startup un negocio más escalable y susceptible de inversión:

1. Si necesitas inversores, debes comenzar con una idea escalable.

Porque todos tus amigos piensen que tu proyecto es genial, no quiere decir que sea escalable.

A los inversores les atraen ideas basadas en la investigación de mercado que llevan a cabo expertos externos, como es el caso de Gartner Research, que ofrece oportunidades de millones de dólares con una elevada tasa de crecimiento, y con más probabilidad de ser escalables y atraer la inversión.

2. Confecciona un plan y modelo de negocio que sea atractivo para los inversores.

Existen demasiados proyectos empresariales que en realidad son ideas sobre productos para los consumidores, ofreciendo todo tipo de servicios y con infinidad de aplicaciones.

Es complicado lanzar y ampliar un negocio basado en productos que requieran un elevado respaldo económico. Los negocios escalables tienen altos márgenes (más del 50%), bajo soporte y el mínimo personal laboral.

3. Utiliza un producto mínimamente viable para validar el modelo.

Ningún producto, aunque sea una estupenda oportunidad, está preparado para escalar hasta que pueda demostrarse que funciona con un buen número de clientes que paguen la totalidad de su precio, y así poder validar el modelo de negocio.

Lo mejor es contar con varios modelos de referencia que tengan clientes fieles, antes de solicitar financiación a los inversores para ampliar tu negocio.

4. Reúne a un equipo fuerte para poder dedicarte a otros aspectos del negocio.

Si todavía te encuentras la mayor parte del tiempo trabajando “en” tu negocio, en lugar de “sobre” tu negocio, entonces aún no estás preparado para escalar. Deberás demostrar que ya has contratado, y podrás seguir haciéndolo, a las personas adecuadas para dirigir la expansión de la empresa, sin tener que estar en todas partes ni tomando cada una de las decisiones.

5. Externaliza lo que no esté dentro de la estrategia para optimizar el beneficio.

Los empresarios inteligentes nunca externalizan aquello que forma parte de la competencia básica, y nunca están a expensas de la propiedad intelectual que no les pertenece. De igual manera, no se trata de hacerlo todo internamente, ya que desarrollar toda una empresa es lento y costoso.

Para ser escalable, es necesario recurrir al ‘outsourcing’.

6. Céntrate en el marketing y los canales indirectos para hacer llegar tu mensaje más rápidamente.

El marketing directo generalmente no es escalable, especialmente en un gran volumen de productos a bajo coste.

Hoy en día, se requiere una fuerte apuesta en el marketing si deseas destacar como startup y poder escalar en medio de la avalancha de información que reciben los consumidores procedente de todos lados. La promoción ‘de boca en boca’ no te hará escalar.

7. Automatiza al máximo. Una startup que requiere de mucha actividad laboral y mucho personal no es escalable.

Deberás plantearte la automatización de la producción, tecnologías de procesos ya acreditadas y programas con el mínimo de personal, antes de empezar a ampliar el negocio. Gestiona los registros y crea vídeos de formación online de manera que puedan acudir candidatos nuevos a través de la red, de forma rápida y con regularidad.

8. Atrae y disfruta la financiación de los inversores.

El crecimiento orgánico (reinvertir solamente los beneficios) no te va a permitir conseguir la curva de crecimiento deseada por los compradores importantes, ni que los analistas financieros te posicionen para la venta de acciones públicas. Vas a tener que ceder parte del control a los inversores, pero sus conocimientos y experiencia normalmente son de un enorme valor.

9. Considera todas las posibilidades de concesión de licencias y franquicias.

Muchos sectores ya cuentan con grandes empresas, encontrar la manera de hacerlos socios será mucho más efectivo para escalar que tratar de superarlos en el mercado. En otras zonas, una vez que tengas un modelo registrado y probado, la franquicia te permitirá escalar mucho más rápido que gestionar cada ubicación.

10. Define un negocio abierto y en continua evolución.

Si tu startup da la impresión de ofrecer una solución única, no se percibirá como escalable. No es cuestión de intentar resolver todos los problemas del cliente al mismo tiempo, sino de elaborar una estrategia y un plan que refleje una innovación continua, y apunte a la introducción de soluciones complementarias en el futuro.

Es importante dejar claro que no todo el mundo necesita o desea atraer inversores, o expandir su negocio a gran escala. El noventa por ciento de las pequeñas empresas en la actualidad son empresas familiares, que pueden funcionar muy bien, ser gratificantes y pequeñas porque así lo desean. Se trata de una decisión estratégica.

Si sientes pasión por cambiar el mundo, o incluso dominar algún sector, la escalabilidad es la única manera de multiplicar tus recursos.

Vivir MejorLa mente de todos vaga.

La atención plena es prestar atención a lo que está sucediendo en el momento presente. Así que si eres consciente de que tu mente está vagando, estás a medio camino de una exitosa práctica de atención plena.

La otra mitad de la atención plena es retornar suavemente tu atención de vuelta al aquí y ahora. Pero esto no significa que tengas que devolver tu mente de mala manera a la realidad. En lugar de eso, piensa en ello como un retorno compasivo a la conciencia. Imagina una pluma en el suelo, levantada por una ráfaga de viento y luego flotando devuelta hacia abajo para descansar en el pavimento.

Vagar. Conciencia. Retorno.

Practicando un minuto de atención plena no importa donde estés

Y aquí tienes algo genial: La herramienta más fácil para lograr ese suave retorno al momento presente siempre está disponible para ti. Enfócate en una sola sensación física.

Podrías sentir tu espalda contra la silla, tu mano sosteniendo el tenedor, tu dedo en la pantalla táctil.

La clave es apuntar toda tu conciencia directamente a una sensación física de tu elección.

Escoge una parte de tu cuerpo que esté en contacto con un objeto. Digamos que son tus pies en el suelo. Vierte toda tu conciencia directamente a las plantas de tus pies. ¿Cuál es la sensación allí? ¿Están tus pies apoyados ligeramente en el suelo, o están presionando contra él? Ahora menea tus dedos de los pies un poco y observa cómo cambia la sensación. ¿Está usando calcetines? Si es así, ¿Puedes sentir la tela contra tus pies?

Si tuvieras que asignar un sentimiento a esa sensación, ¿Sería agradable? ¿Desagradable? ¿Neutral? Se trata de percibir qué es, y no de hacer una relativa comparación de cualquier cosa que no estés experimentando en este momento.

En todo lo que nos estamos enfocando es en el sentimiento.

¿Ves? Todo eso tomó un minuto. Y no estabas rumiando el pasado ni preocupándose por el futuro. Es imposible estar completamente presente en tu cuerpo con una mente errante. Si escoges la presencia, la mente no puede serpentear.

Vagar. Conciencia. Retorno.

Cuando tu mente vagabundea

Cuando notes tu mente a la deriva, date una palmadita en la espalda para ser consciente.

Regresa suavemente al aquí y ahora eligiendo una parte de tu cuerpo que esté en contacto con otra cosa. Siente todo sobre él. Sé un detective de la sensación física y dite cosas como: “Siento mis dedos agarrando el volante muy fuerte”, o “Noto el ligero peso de estos anteojos descansando en el puente de mi nariz” o “Esta silla se siente un poco dura bajo mi trasero.”

No sigas esta última declaración con un pensamiento tipo: “Realmente debería conseguir una silla nueva,” ya que eso no es una sensación física y podría conducirte a sentir menos y tener más pensamientos tipo, “tengo que ganar más dinero antes de comprar un silla nueva,” lo que le envía a la cavilación una invitación para unirse a ti. Pero de todos modos, si descubriste a través de este ejercicio de atención plena que tu silla actual daña realmente tu trasero, adelante, ve y busca una nueva.

Vagar. Conciencia. Retorno.

Por qué la atención plena es importante

Sé que esto podría parecer ridículamente simple. Y lo es. Es la mente la que complica las cosas cuando nos saca del aquí y ahora. Así que la elección de prestar atención a cómo te sientes en este momento es un primer paso crucial para estar realmente en este momento, lo que aumentará tu productividad y enfoque.

También te hará más feliz. En un estudio publicado en la revista Science, los investigadores de Harvard descubrieron que las personas pasan casi la mitad de sus horas de vigilia pensando en algo distinto a lo que están haciendo en ese momento, y que esa distracción de la tarea actual “normalmente los hace infelices.”

Cuando estamos plenamente presentes, somos mejores comunicadores. Somos menos reactivos y más receptivos a las personas que nos rodean, en casa y en el trabajo.

También estamos más plenamente aquí para nosotros mismos, ya que estamos en mejor contacto con lo que sentimos y lo que necesitamos.

Y al retornar suavemente nuestra conciencia al momento presente cuando nos damos cuenta de que se ha alejado, nos empezamos a sentir un poco más en control en un mundo donde demasiadas cosas están fuera de nuestro control.

serAhora ya soy… Eso intento, eso quiero, eso aprendo.

No imagino qué soy, ni busco qué soy, sencillamente me muestro sin máscaras, sin filtros. Despliego mis alas de aprendiz para empezar a volar.

He dejado de mirar en las esquinas por si había ojos perdidos escrutando mis sueños… Bailando en mi falda, jugueteando con mis miedos más oscuros y antiguos.

No me ocupo de parecer porque no importa lo que parezco.

Porque cuando eres tú, siempre se nota que eres tú. Lo demás es artificio y maquillaje. Porque cuando sabes quién eres es inevitable que se sepa que lo has descubierto.

Porque los que son siempre llevan escrito en la cara que se conocen…

Porque incluso las lagunas me parecen respiros y las dudas maravillosos momentos para reafirmar mi nueva condición apunto de estallar…

Ya no pienso en círculo ni repito ideas gastadas… Voy más allá… Invento palabras, juego con ellas, escribo historias, navego en mares ajenos y piso líneas imaginarias.

Incluso caer es mejor que dejar de soñar.
Incluso perder es mejor que esperar sin confiar.
Incluso los errores son mejores que los días eternos repasando culpas y recordando malos ratos.

Ya no me hundo en las gotas de agua ni amaso tormentas de medio minuto cuando nada es lo que quiero ni sueño… Ya no me derrito por amores desesperados ni busco batallas que librar para demostrar que araño, que muerdo, que soy capaz de vencer al guerrero más legendario…No quiero demostrar ni fingir. No quiero vivir en otra cabeza ni vestirme con otros sueños

Ya no me pierdo en las lágrimas sino que vivo en las risas y cuando lloro es de verdad.

Ya no busco excusas porque estoy ocupada cantando… Ya no busco enemigos porque dibujo mapas que llevan a tesoros que no sé si encontraré pero no importa porque tengo claro que lo que me mueve es la aventura…

Ya no rezo para pedir sino para ofrecerme a navegar en otros mares y visitar otras lunas, para morar en otros corazones y contarles que es posible vivir sin más miedo que al propio miedo, sin más pena que la pena de no darse cuenta de que la vida si escapa si aflojas la vida… Para que sepan que no se trata de luchar contra todo sino de entender su grandeza…

Que esto no va de tener sino de ser, que no va de aparentar sino de compartir, que no va de gritar sino de escuchar… No va de quejas sino de llevar el timón y amar el temporal…

Que la niebla no es para que te pierdas sino para que aprendas a encontrarte.

Que la tormenta no es para que te escondas sino para que sepas que tienes que mojarte.

Que el muro no es para frenarte sino para que aprendas a saltar.

Que la soledad no es para castigarte sino para que aprendas a amarte como mereces…

Porque ahora soy lo que buscaba en otros. Lo que pedía. Lo que soñaba encontrar…Eso aprendo, aún me falta, pero ya sé qué ser y qué buscar.

Ama si quieres amor.

Comprende si quieres comprensión.

Baila si quieres baile.

Comprométete si quieres compromiso.

Perdona si quieres perdón.

Sé si quieres que sean…

Porque la única forma de cambiar lo que te rodea es dar la vuelta sobre ti mismo y ser tú el que da el primer paso…

Porque para salvar al mundo tienes que salvarte a ti mismo primero y mirarlo con ojos compasivos después.

Sé tú lo que buscas, lo que anhelas encontrar en el mundo. Dibuja el hueco, ábrete paso, encuentra el lugar donde crecer…

Sé lo que esperas. Sé lo que pides…

Sé tu sueño. Sé tu presente, tu futuro, tu estímulo para seguir.

No te preocupes por aparentar, sólo sé…

richard bransonRico y famoso. Así es Richard Branson, el multimillonario británico fundador del Grupo Virgin, quien maneja tal vez una de las agendas más apretadas de cualquier hombre de negocios, pero que encuentra tiempo para leer, pues considera que, además de relajarse, la lectura le brinda ideas y lecciones de liderazgo.

Branson es considerado una autoridad a la hora de recomendar libros que no solo entretienen sino que aportan conocimiento cuando de pensar en nuevos negocios se trata, pues son precisamente los que lo han ayudado a crecer.

Por ejemplo, recomienda Winners y If I could tell you just one thing para conseguir la inspiración necesaria en el camino de lograr un liderazgo perfecto.

El portal Business Insider asegura que, si bien no se puede garantizar que los lectores sigan los pasos del empresario, lo que sí es cierto es que estos libros pueden ayudarles a tomar la dirección correcta.

Black Box Thinking

De Matthew Syed

Explica cómo el fracaso es un componente clave de cualquier sistema exitoso, pero esto solo depende de si la gente entiende lo que salió mal.

Syed explora por qué algunas personas tratan de ignorar sus errores y otros los enfrentan deliberadamente, y esto empuja a la gente a adoptar una mentalidad de crecimiento. Argumenta que el determinante más importante del éxito en cualquier campo es el reconocimiento del fracaso y la voluntad de comprometerse con él.

Richard Branson considera que este es un libro clave para los emprendedores en cuanto a temas de actitud, fracaso y comportamiento, pues analiza la importancia de aprender de los errores.

If I Could Tell You Just One Thing

De Richard Reed

El autor tiene un deseo insaciable de aprender, lo que guía la vida de otras personas y lo hace saber pidiendo consejo a cualquier persona. Reúne los consejos que ha recibido a lo largo de los años de celebridades, políticos y empresarios (incluido Branson), lo que le permite resaltar lecciones que pueden inspirar a otros.

Start With Why

De Simon Sinek

El autor cree que las empresas no pueden funcionar bien a menos que aborden su negocio con un propósito específico. Describe un diagrama de tres círculos concéntricos. El anillo exterior que él llama “qué”, el segundo “cómo”, y el interno “por qué.”

Cuanto más cerca está cada círculo del centro, más integral es para el negocio.

Travels With Charley In Search Of America

De John Steinbeck

Luego de recorrer Estados Unidos, el autor recopila experiencias de otros y presenta un análisis completo sobre su país.

Richard Branson considera que, si bien el libro no es una guía para dirigir, se convierte en una guía para vivir, pues abre los ojos a los pequeños placeres de la vida.

Winners

De Alastair campbell

El periodista y asesor político evalúa los ingredientes que conforman una historia de éxito. Analiza cómo algunas de las personas más ricas y de alto rendimiento se basan en patrones de comportamiento similares para sacar provecho de sus días.

Ayuda a entender de qué forma se puede llegar lejos y cuánto espacio queda aún por crecer y desarrollarse no solo como persona sino como profesional.

 

 

 

Subir »
FB