Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cuando estaba en la escuela secundaria, era el epítome de cobarde y tímido.

Cuando me amenazaban, me acurrucaba. Cuando estaba aprendiendo, me resistia a hacer preguntas. Y cada vez que pasaba una chica que me gustaba, mi cabeza se pegaba irreversiblemente al suelo.

Durante mi juventud, la timidez afectó casi todo lo que hice. Así que entiendo el impacto que puede tener, desde evitar que persigas oportunidades de crecimiento hasta alejarte de casi todas las valiosas posibilidades de desarrollar una conexión humana.

Si eres tu, debe hacer algo al respecto ahora antes de perder una oportunidad única en la vida debido a la falta de voluntad de salir de su zona de confort.

Mi primer idioma fue tímido. Es solo por haber sido lanzado al centro de atención que he aprendido a lidiar con mi timidez.

– Al Pacino

La timidez es una enfermedad que engendra arrepentimiento y oportunidades perdidas.

Y si te consideras una persona generalmente tímida, puede parecer difícil o imposible de superar.

Sin embargo, hay un camino simple y claro para vencer la timidez. Con un poco de trabajo, cualquiera puede pasar de tener miedo a las interacciones a personas seguras.

Pero primero, un poco de amor duro…

La única opción es enfrentar tu miedo

Sé lo que estás pensando. Debe haber algo más que puedas hacer. Tal vez hay un truco especial?

Desafortunadamente, si te tomas en serio la idea de liberarte de las cadenas del miedo con las que te atañe la timidez, debes estar dispuesto a enfrentar ese miedo.

No hay video, blog, libro, lección o curso de YouTube que elimine tu timidez. No hay una pastilla magica. Al final del día, la única manera de superar la timidez para siempre es enfrentarla.

Pero puedes hacerlo. Soy una prueba viviente.

Cómo superé mi timidez

Poco después de graduarme, ingresé a la fuerza laboral en lo que rápidamente se está convirtiendo en una profesión no convencional: ventas cara a cara.

Vendí seguros y varios valores, algo así como un asesor financiero pero más un asociado de ventas de nivel inferior que establecería el cierre para los agentes con licencia completa.

Las sentadas fueron la parte fácil. Estábamos principalmente a cargo de la adquisición de clientes, que, como se puede imaginar, no estaban corriendo por nuestras puertas para nuestros servicios (nadie lo hace en la industria, tiene que recurrir a ellos).

Esa fue la parte difícil. Y ahí fue donde mi timidez colisionó con mi nueva profesión.

Obtuvimos clientes de cualquier forma que puedas imaginar. En su mayoría llamadas en frío, pero también prospección en persona, que fue literalmente la cosa más difícil que había hecho en mi vida hasta entonces. El nivel de rechazo que encontré en unas pocas semanas fue suficiente para llenar mi vida.

Pero no se detuvo allí. También tuvimos que tocar puertas, lo que es aún hoy en día una de las cosas más incómodas que he hecho. Ha superado fácilmente tanto las llamadas en frío como la prospección en términos de incomodidad.

Entonces, ¿por qué te estoy diciendo todo esto? Debido a lo duro que fue, con el tiempo, sucedió algo interesante: ya no era tan tímido. De hecho, mi timidez casi se había ido.

Tomó tiempo, pero casi una década desde entonces, puedo decir con certeza que los efectos de ese “entrenamiento” fueron permanentes porque nunca he sido el mismo desde entonces (en todas las formas correctas).

Ejercicio: correr hacia el fuego

Ahora es tu turno.

Lo más probable es que la idea de hablar con una chica o con un chico que te guste, dar un discurso frente a los demás o cualquier situación particular que te genere una extrema timidez sea paralizante.

No te preocupes, no te estoy pidiendo que hagas eso. Si pudieras haberte presionado para hacer eso, entonces la timidez no sería un problema, ¿verdad?

Lo que vas a hacer es esto:

Elija algo no relacionado que lo obligue a salir de su zona de confort con otras personas

Puede elegir algo simple como iniciar una conversación con el empleado de la tienda cada vez que vaya a la tienda de comestibles, levantar la mano en clase o visitar algunas de tus vecinos para presentarte si te mudaste recientemente.

Hazlo de nuevo, varias veces en pocos días (nunca con más de un día de descanso)

Si es posible, debes mantener esta sensación durante un período prolongado de tiempo.

Continúe tomando pasos similares consistentemente

Debe mantenerse en ese horno el tiempo suficiente para que se acostumbre a la quemadura. Haga eso y, con el tiempo, dejará de afectarlo como lo hizo una vez.

Dar felicidad«Los Dadores viven más.”

¿Sabías que si incluso tu cuenta bancaria está en cero, hay mucho que tú y yo, como seres humanos, podemos dar? Así que muchas personas demoran la felicidad en sus vidas porque están esperando a que algo mágico les caiga en sus regazos para así, según sus creencias, poder dar.

Pero no te detengas. Hay una ley en nuestro universo que dice que mientras siembres, cosecharás. Hoy es tu día, y hay tantas cosas que puedes dar.

Guarda tu billetera y considera tus otras monedas… tu emoción, tu tiempo, tu corazón y tu compasión. Aquí hay 11 con las que puedes empezar.

1. Da una sonrisa
Da una sonrisa y dale una a cada persona con la que te encuentres, y recibirás sonrisas a cambio.

2. Da buenos pensamientos
Da a conocer los buenos pensamientos de los demás, e incluso sobre lo que te encuentras haciendo, y vivirás una buena vida, y buenos pensamientos serán para ti.

3. Da una palabra amable
Da una palabra amable a los demás y tu amabilidad te será devuelta con amabilidad. La humanidad fue creada para ser amable. … Seguir leyendo »

Javier Hernández“¿Cuál es tu plan B? ¿Qué pasaría si el día de mañana ya no pudieras trabajar, te despidieran o sufrieras un accidente que te impida volver al trabajo?”

Esta es la pregunta que le hicieron a Javier Hernández durante una reunión de amigos y que lo dejo pensando sobre el rumbo que estaba siguiendo su vida.

Luego de triunfar en el mundo de las inversiones bursátiles, Javier pudo empezar a jugar el juego del dinero de manera diferente. Hoy, no sólo se dedica a invertir en la bolsa de valores, sino que está buscando aumentar sus fuentes de ingresos y así no tener que atenerse a un sólo plan.

“Mi ingreso principal viene de mis inversiones en bolsa de valores, pero adicionalmente recibo ingresos por los entrenamientos en bolsa, tengo una inversión en un departamento y estoy arrancando un negocio en el área de la salud personal con un amigo.”

Pero no siempre fue así … Seguir leyendo »

La inteligencia emocional es la capacidad de identificar y administrar tus propias emociones y las emociones de los demás. Pero ¿qué pasa si no has tenido suerte y no has nacido teniendo esta habilidad? Aquí te explicamos cómo desarrollarla.

¿Por qué es tan importante la inteligencia emocional?

Según la revista de divulgación psicológica Psychology Today la inteligencia emocional es absolutamente esencial para formar, desarrollar y mantener relaciones personales cercanas.

Saber formar relaciones cercanas es esencial no sólo para tu vida personal sino también profesional.

A nadie le gusta trabajar o tener una cita con una persona incapaz de establecer una conexión verdadera.

Si piensas que tú puedes ser una de estas personas a las que le cuesta crear vínculo con los demás, no desesperes: a diferencia del coeficiente intelectual (IQ), que no cambia significativamente a lo largo de nuestra vida, la inteligencia emocional puede evolucionar y aumentar con la práctica.

1. Presta atención a tus emociones

En la vida moderna corremos de un lado para otro, ocupados con el trabajo y con nuestras relaciones personales.

Como consecuencia muchas veces no nos paramos a pensar en cómo nos sentimos.

El problema con esto es que corremos el riesgo de hacernos daño a nosotros mismos y a los demás al no afrontar nuestras emociones.

Nadie quiere llegar a casa y encontrarse con alguien que está de mal humor todo el rato y no sabe por qué.

Comprender nuestras emociones también es muy importante en el trabajo. Un buen jefe es responsable de crear un buen ambiente en la oficina, y el mal (o buen) humor es fácilmente contagioso entre los trabajadores.

Si te sientas falto de práctica, prueba el siguiente ejercicio.

Pon una alarma dos o tres veces al día. Cuando suene la alarma, respira con profundidad y dedica un par de minutos a examinar cómo te sientes. Identifica qué sientes y por qué. Ya verás cómo dentro de poco lo haces sin darte cuenta.

2. Aprende a manejar tus emociones

A veces es complicado cambiar tu estado emocional.

Algunos trucos que funcionan son dar un paseo, desfogarse con un amigo, escuchar música y respirar hondo varias veces.

Psychology Today sugiere que cuando te moleste el comportamiento de alguien no saltes a una conclusión negativa de inmediato.

Por ejemplo, si un amigo no te devuelve la llamada puede que tu primer pensamiento sea que te está ignorando.

Pero intenta ver la situación desde un ángulo distinto. Puede que simplemente tu amigo esté muy ocupado.

Al evitar personalizar el comportamiento de otras personas podemos percibir sus emociones de forma más objetiva.

Es importante recordar que no podemos controlar las acciones de otras personas, sólo cómo nos sentimos hacia ellas.

3. Expresa cómo te sientes

La capacidad de expresar emociones es esencial para mantener relaciones personales cercanas.

Todos conocemos a esa persona a la que le cuesta dar un abrazo o decir un sencillo «te aprecio».

Pero expresiones de cariño tales como «te quiero», «te aprecio», y «me gusta que pasemos tiempo juntos» son muy importantes para mantener una relación sana, al igual que preguntar a la otra persona cómo se siente o si ha tenido un buen día.

Si no eres una persona particularmente expresiva, también puedes utilizar el lenguaje corporal.

El contacto visual, un abrazo o un beso expresan cariño y cercanía.

Ofrecerte a hacer algo por una persona, hacer un pequeño regalo o simplemente estar dispuesto a escuchar también crean un vínculo más cercano.

4. Asume responsabilidad por tus actos

Puede que esto sea lo más difícil.

Tus emociones y tu comportamiento provienen de ti, por lo tanto, tú eres el responsable de manejarlas.

Si te sientes herido por algo que ha dicho una persona y le haces daño a su vez, no puedes escudarte en que él o ella «hizo que actuaras de esa manera». Tu reacción es tu responsabilidad.

Si aceptas que eres responsable de cómo te sientes y de cómo te comportas hacia los demás esto impactará de forma positiva todas las áreas de tu vida.

sentirse atascadoPor Marc Chernoff

Puedes tener todo el conocimiento del mundo, pero eso no significa nada si no construyes la confianza para hacer algo con él.

Dos décadas atrás, cuando los matones en nuestra escuela secundaria la llamaron nerd por ser virgen y una estudiante 10, mi mejor amiga Sara sonrió y dijo con confianza, «Gracias. Estoy muy orgullosa de ello.» Y honestamente lo estaba. Lo que esos matones decían nunca la molestaron ni siquiera un poco. Y este es sólo un pequeño ejemplo de la increíble auto-confianza de Sara.

Me acordé de Sara esta mañana cuando recibí un correo electrónico de un suscriptor del blog llamado Lane, que está teniendo un problema similar de bullying en el colegio de una pequeña comunidad en la que está tomando clases. Después de describir su predicamento en detalle, terminó su correo con esto:

«Me encanta tu libro y blog. Ambos me ayudaron a atravesar un momento muy difícil de mi vida. Pero a pesar de haber logrado progresos, a menudo tengo problemas con mi auto-confianza. Estos matones realmente saquean lo mejor de mí. Y sé que mi confianza destrozada está evitando que de lo mejor de mí. Por lo tanto, lo que necesito ahora más que nunca es aprender a caminar en los pasos de una persona con más confianza, cambiando los comportamientos que matan mi confianza.»

Así que, apoyado en una década de experiencia como coach de vida, en un esfuerzo por ayudar a Lane a caminar más cerca de los pasos de Sara, aquí tienes algunos comportamientos tóxicos que matan tu confianza que debes evitar … Seguir leyendo »

Está demostrado que hacer más no significa obtener mucho. Esta probado que la productividad no tiene una relación directamente proporcional con la realización de tareas. Pero, aunque el enunciado suene elemental y básico, son muchas las organizaciones y los líderes que siguen cayendo en la trampa del hacer.

Asimile la importancia que tiene pensar y planear, antes de lanzarse a la acción, para optimizar los resultados y el consumo de recursos.

Vivimos actualmente una era de ofuscación por el hacer. Empresas y personas parecen estar poseídas por una obsesión por el hacer y un desprecio por el pensar. Hacer sin parar, esa parece ser la consigna del éxito para muchos.

Sin quererlo, nos dejamos convencer de que dejar de hacer es malo, mientras que hacer mucho y estar muy ocupado es un gran indicador de productividad y rendimiento.

Sentarse a pensar, planear, organizar y cuestionar los métodos se ve hoy como una perdida de tiempo, un desperdicio de recursos y un atentado a los resultados. Estamos tan empeñados con el hacer que cuando algo sale mal, cuando los resultados obtenidos no son los esperados, nuestro primer diagnóstico es: «algo hicimos mal».

La resignación de las empresas y personas «apagadoras de incendios diarios» sorprende. Desconcierta ver a las organizaciones y sus funcionarios sumidos en una dinámica frenética de tareas sin sentido, reprocesos y desordenes corporativos.

Son escasos los que se atreven a romper con este comportamiento confuso para tomarse el tiempo de pensar y de replantear; son pocos, muy pocos, quienes que se toman el tiempo necesario para encontrar respuestas y caminos que conduzcan a la meta en poco tiempo y con pocos recursos.

¿Qué es productividad?

Para salirnos de este bucle de actuar sin pensar, vale la pena refrescar una definición simple: La productividad es un indicador diseñado para evaluar la relación existente entre los resultados y el tiempo utilizado para obtenerlos.

Cuanto menor sea el tiempo invertido en la consecución del resultado deseado, más productivo será el sistema. Significa esto que la productividad es la encargada de medir la eficiencia que relaciona la cantidad de recursos utilizados con la cantidad de producción obtenida.

7 consejos para mejorar la productividad

Tomarse el tiempo necesario para pensar en las tareas

Las empresas de hoy necesitan líderes que no sean presos del día a día, que se tomen el tiempo necesario para pensar; directivos que estén dispuesto a sacrificar el resultados mediocre del momento por la búsqueda de la eficiencia futura.

Las compañías deben sacudirse de los dirigentes que, promoviendo constantemente la importancia de pensar, no sean capaces de renunciar al cumplimiento del presupuesto de mañana para obtener un mejor resultado pasado mañana.

Si no sabe lo que persigue, seguirá dando vueltas en la rueda

El planteamiento de un objetivo es el primer paso para conquistarlo. Decidir el destino o —visto desde el ángulo empresarial— fijarse metas específicas, significa agrupar el talento y los recursos para rentabilizar las energías. Un objetivo enfoca las tareas y alinea los equipos.

Preguntarse constantemente si se permanece en la ruta hacia la meta y si se está avanzando o retrocediendo es una obligación; igualmente, se debe estar atento a los posibles atajos y a los potenciales desvíos.

Lo que no suma, resta

Las tareas que se hacen en la cotidianidad y no aportan al resultado están restando recursos a la organización; por lo tanto, se deben suspender de forma inmediata. Los líderes tienen la obligación de monitorizar, reasignar y optimizar permanente los recursos hacia las actividades más productivas ycontributivas en la obtención de los objetivos.

Las metas «volantes» elevan la motivación diaria

Mientras más lejos este la meta, más rápido se desmotivan las personas. Los objetivos lejanos aumentan la improductividad y la mediocridad de los equipos de trabajo. Si la meta es lejana, los funcionarios terminan acostumbrándose al proceso y a ejecutarlo sin pensar en el logro final.

Construir pequeñas metas cercanas —ojalá diarias— es una magnífica estrategia para mantener concentrado al grupo de colaboradores en el destino final y para evitar que los procesos se vuelvan rutinarios.

Dejar lo simple para el final

Procrastinar es, sin duda alguna, el verbo de moda en la actualidad. Pero no porque nos guste mucho conjugarlo o porque lo usemos constantemente en nuestras conversaciones, sino porque lo hacemos constantemente sin darnos cuenta.

Aplazar las actividades menos placenteras es algo para lo que —lamentablemente— el cerebro está bien entrenado. Enfrente lo aburrido o complejo primero y luego encare lo simple y placentero.

Controlar el tiempo invertido a las tareas

Otro de los problemas comunes del cerebro es que no controla el tiempo invertido en lo que disfruta y restringe el tiempo para lo que no lo divierte. Calcular el tiempo necesario para la ejecución de una actividad y monitorizar su realización eficiente —bajo los parámetros temporales correctos— es una excelente forma de elevar la productividad.

Mientras más ajustado se sea en el uso y planeación del tiempo, mejores rendimientos se obtendrán. 

Una tarea a la vez

El multitask esta sobrevalorado. Creemos firmemente que la múltiple realización de tareas no es una demostración de habilidad o capacidad, sino de desorden. El enfoque evita errores involuntarios por desconcentración y eleva las capacidades y conocimientos para realizar las actividades con mayor eficiencia.

El lunes simboliza el final del fin de semana y el comienzo de una nueva semana. Entonces simboliza el día en que la diversión se detiene y comienzan las obligaciones. Para la mayoría de las personas, representa el comienzo de la semana laboral. Simboliza algo indeseable y desmotivador.

Entonces, una gran farsa sobre que el lunes es un mal día, se ha desarrollado. En general, los lunes, las personas parecen gruñones y no están satisfechas con sus vidas. Todo nos lleva al escenario en el que tenemos que decir “Odio los lunes, es miserable”.

Pero, ¿De verdad odias los lunes? No, tu no.

Los lunes pueden ser días realmente maravillosos. El hecho de que la gente piense que los lunes son días malos, no necesariamente significa que tengas que irradiar pesimismo al comienzo de la semana.

Mis lunes se ven geniales, y los gasto siendo muy activo. Estoy viviendo un estilo de vida que me sienta bien. Trato de equilibrar mi tiempo libre y mis actividades comerciales, por lo que para mí, cada nuevo día es una aventura genial, grande e interesante, incluso los lunes.

Entonces, hay dos razones por las cuales puedes odiar los lunes:

Te has convertido en parte de la visión global de que los lunes son días malos no estás viviendo una vida que te permita disfrutar tu lunes

¿Cómo hago que los lunes sean geniales?

Para dejar de ver el lunes como un mal día, debes arreglar tu forma de pensar. Antes que nada, debes comenzar a crear tus propias actitudes sobre tu vida y las personas que te rodean.

Cambia de opinión acerca de los lunes

Mientras que el resto del mundo está convencido de que el lunes es un mal día, estás aquí para ser diferente. Cada individuo es único y tiene algo que ofrecerle al mundo. No tengas miedo de ser diferente. Para llegar a la cima, debes vencer a todos los demás, pero sobre todo, debes vencerte a ti mismo. No eres más que lo que tu cerebro cree que eres. Cuando logres crear una imagen positiva de los lunes en tu cabeza, ese día será positivo y lleno de grandes oportunidades para tus ojos.

Las personas exitosas tienden a usar todos los días para hacer acuerdos, abrir nuevos negocios o disfrutar la vida. ¿Por qué deberías restringirte tirando tus lunes? No importa qué día sea; puedes comenzar un negocio los lunes, martes, sábados o cualquier otro día de la semana.

No utilices los días de la semana como excusa para tus fallas y para no lograr tus objetivos. Cada día es una nueva oportunidad para que hagas algo, y para convertirte en una mejor persona, no te pierdas eso. El tiempo es nuestro recurso más valioso, por lo que debes gastarlo sabiamente.

Cambia tu estilo de vida

Como profesional independiente, he abierto muchas puertas nuevas a mi vida. Ahora puedo trabajar desde cualquier lugar del mundo, cuando quiera y por mucho que lo necesite. El dinero no es la medida del éxito, y no siempre debe estar en tu enfoque. Hay cosas mucho mejores y más importantes en la vida que el dinero.

Necesitas construir tu estilo de vida, sobre la premisa de que deseas utilizar todos los días de tu vida al máximo. Pasalo con tus seres queridos, con una sonrisa constante en tu rostro.

El cambio de un estilo de vida se relaciona principalmente con los negocios o la salud. Estos son los dos factores que nos animan a cambiar nuestra forma de vida: nuestro lugar de residencia o las personas que nos rodean. No cambies tu vida debido a tu trabajo. Sería mejor cambiar tu trabajo para lograr el estilo de vida que deseas.

Como profesional independiente, puedes viajar, descubrir el mundo, conocer gente nueva y, junto con todas estas ventajas, también puedes ganar suficiente dinero. Cuando estés viviendo todos los días, como quieres, entonces no le importa si es lunes o cualquier otro día de la semana.

Para mejorar tu estilo de vida , tendrás que hacer algunos cambios concretos:

• tal vez cambies tu trabajo
• tal vez cambies las personas que te rodean
• tal vez adoptar nuevos hábitos de sueño
• tal vez comiences a comer más saludable
• quizás empezar a entrenar

Con todo, el cambio de estilo de vida no es posible sin algún sacrificio. Tendrás que sacrificar algunos viejos hábitos, pero obtendrás una vida mejor y un futuro mejor a cambio.

Conclusión

No importa si es lunes, jueves, sábado o algún otro día, hoy es tu día para brillar. Hoy es el momento adecuado para mostrar tu talento y tu valor al mundo.

No intentes demostrar tu valía a los demás; lo más importante es mostrártelo a ti mismo. La opinión de los demás a menudo no es relevante en absoluto, porque al final del día, lo que importa es nosotros, y nuestra satisfacción con nuestra vida.

El lunes puede ser tu día favorito de la semana. Adopta algunos hábitos nuevos y comienza a vivir la vida que te mereces. Deja de seguir la tendencia mundial del etiquetado el lunes, dedícate a convertirte en una mejor persona día a día en su lugar.

Que cada lunes siguiente en tu vida sea más lindo, mejor y más divertido.

Robert KiyosakiA principios de este mes (el de Mayo), Presente el evento de 3 días, «El oro vs. Dólar.» El evento contó con Mike Maloney, mi asesor de metales preciosos y autor de la “Guía de Inversión en Oro y Plata”, y Richard Duncan, ex asesor del FMI y del Banco Mundial y autor del libro “La crisis del dólar” y “La corrupción del capitalismo”.

El evento fue esclarecedor en muchos niveles, y la gente fue asustada, e impactada durante todo un fin de semana.

El tema principal fue el colapso del dólar de EE.UU. que se esta acercando. Si usted ha leído mi nuevo libro, la conspiración de los ricos: Las 8 Nuevas leyes del dinero, usted sabe que, si bien muchas personas piensan en el dólar como dinero, no lo es, es una divisa. Ha sido desde 1971 cuando Richard Nixon movió el dólar del patrón oro y la convirtió en la moneda de reserva de la economía mundial. Esta es la razón por la que hemos tenido tantas subidas y bajadas económicas en las últimas cuatro décadas.

El dólar ya no es un activo que puede ser considerado como un refugio seguro para los inversores en tiempos de incertidumbre. Porque es una divisa, es afectado por las oscilaciones salvajes del mercado como cualquier otra clase de activos. … Seguir leyendo »

Hace cinco años, leí un libro llamado La semana laboral de 4 horas y tomé una decisión que me cambió la vida: convertirme en emprendedor.

Fue aterrador y emocionante, y tuve visiones de convertirme en el próximo Mark Zuckerberg o Elon Musk. Pero primero, tenía que empezar en alguna parte.

Decidí comenzar mi viaje creando un blog exitoso sobre la vida óptima. Se sentía como un buen “escalón”, me movería en la dirección correcta sin abrumarme. Pero de inmediato, me encontré con tres desafíos:

1. Nunca había construido un blog.
2. No sabía cómo hacerlo.
3. No conocía a nadie que supiera cómo hacerlo.

En poco tiempo, la duda comenzó a extenderse a través de mi conciencia como un incendio forestal. Una parte de mí quería asustarme, entonces hiba a tomar una cerveza (o cinco) y tratar de olvidarme de esta idea loca … Pero, afortunadamente, tenía un arma secreta: un raro principio psicológico que llamo El Método Todo dentro (AIM).

En este artículo, te enseñaré cómo usar este modelo mental para generar un valor extraordinario y una tenacidad inquebrantable para que puedas aumentar radicalmente tus probabilidades de éxito en cualquier proyecto.

Este método es tu arma secreta para tener éxito en cualquier cosa

La inacción engendra duda y miedo. Acción genera confianza y coraje. Si quieres vencer el miedo, no te sientes en casa y pienses en ello. Anda y busca algo qué hacer.

– Dale Carnegie

Vivimos en una sociedad con el período de atención más corto en la historia de la humanidad, y la mayoría de las personas han olvidado el poder del enfoque radical.

En otras palabras, la mayoría de nosotros tendemos a comprometernos con algo … hasta que se vuelve demasiado difícil o aparece algo más emocionante. Dicen que quieren un resultado particular, pero todos hablan. En unas pocas semanas, se distraen o se desaniman, y no tienen nada que mostrar.

El método todo incluido es el opuesto. Se afirma que:

Si realmente quieres algo, debes hacerlo todo. Debes empujar todas tus fichas en el medio. Tener las bolas para ir por ello, y el personaje para seguir adelante.

Si no lo haces, seguirás siendo insípido, desviándote del camino en momentos de dificultad e insatisfecho con tu vida.

Pero cuando entras, sucede algo mágico.

Las fuerzas latentes dentro de ti se despertarán. Vas a cobrar vida de una manera completamente nueva. Y el universo se doblará.

Hackea tus dudas

Esto suena genial en teoría, pero ¿cómo lo hacemos en la práctica?

Aquí está el truco: tienes que ir por todo … estratégicamente. Porque, seamos honestos, es difícil comprometerse por completo con un proyecto cuando:

• No estás seguro de que vaya a funcionar.
• No estás seguro de que serás bueno en eso.
• No sabes si en realidad es tu camino.

Pero la única forma de averiguarlo es probarlo. ¿Así que, qué hacemos?

Volvamos a mi historia original por un minuto …

Como nunca había creado un blog exitoso antes, no sabía si lo disfrutaría o sería bueno en eso. Y mientras estaba entusiasmado con eso, no tenía forma de saber si este era realmente el camino correcto para mí. Así que comprometerse con ello me pareció aterrador.

Pero para tener una oportunidad de éxito, tuve que comprometerme. (¿Puedes ver la paradoja aquí?). Así que esto es lo que hice: “me comprometí estratégicamente”. Decidí participar durante un período de 6 meses, momento en el que evaluaría cómo iba este experimento.

Saca tus sueños para una prueba de manejo

En términos prácticos, me comprometí a ir desde el 1 de junio hasta el 1 de diciembre de 2011 (la misma fecha en que me graduaría de mi MBA y dejaría Australia para regresar a Canadá). Esto me dio una ventana de 6 meses para jugar por completo, probar cosas y ver si tenía lo necesario para lograrlo. BEBÉ DE TIEMPO DE JUEGO

Durante ese período de tiempo, le daría lo mejor de mí y a prueba de balas contra inseguridades, dudas y pensamientos débiles.

Durante los siguientes seis meses, cumplí con mi compromiso trabajando en el blog todas las noches después de mis clases de MBA durante 3 a 4 horas y permaneciendo el viernes por la noche mientras todos salían de fiesta.

Debido a que estaba tan concentrado, me sentí en llamas y no pasó mucho tiempo antes de que empezaran a llegar los resultados.

Dos días antes del final de los seis meses, tuve un artículo viral por primera vez y las cosas empezaron a estallar.

Evaluate

En mi viaje de regreso a Canadá, llegó el momento de evaluar el experimento haciéndome tres preguntas:

1. ¿Está funcionando este proyecto?
2. ¿Lo estoy disfrutando?
3. ¿Me está llevando en la dirección correcta?

Como la respuesta a los tres fue un rotundo “¡SÍ!”, Decidí volver a comprometerme por un año completo y ver a dónde me llevaría.

Poco después, el blog se convirtió en un negocio rentable, pude hablar en Stanford y UCLA, y comencé a vivir la vida que había imaginado mientras leía La semana laboral de 4 horas .

¿Y quieres saber la verdad? Nada de esto hubiera pasado si no hubiera empezado con el “compromiso estratégico” sólido de 6 meses.

Es tu turno de ir por todo

Así que ahora, vamos a darte la vuelta a ti:

¿Qué es un proyecto en el que has estado pensando o en el que estás trabajando … pero al que aún no te has comprometido?

¿Es un proyecto empresarial?

¿Una relación con cierta persona?

¿Es una transformación del cuerpo?

¿O un viaje espiritual?

Sea lo que sea, si no te comprometes, seguirás quedándote corto y decepcionado. Así que aquí está mi invitación para ti:

Comprométase a participar de manera estratégica respondiendo estas cuatro preguntas:

1. ¿Cuánto tiempo estás dispuesto a comprometerte?
2. ¿Qué trabajo necesitas poner?
3. ¿Qué apoyo necesitas?
4. ¿Qué malos hábitos necesitas eliminar?

Toma una decisión. Comprométete a ello. Y luego ve por ello.

Te sorprenderás de lo divertido que puede ser la vida cuando realmente la persigues, y de la rapidez con la que el éxito puede llegar a tu camino.

Como dijo T Harv Eker: “ Si solo estás dispuesto a hacer lo que es fácil, la vida será difícil. Pero si estás dispuesto a hacer lo que es difícil, la vida será fácil.”

Esto es para hacer lo que es difícil y obtener los beneficios para toda la vida.

En un mundo que está cambiando realmente rápido, la única estrategia que está garantizada para fallar es no tomar riesgos. – Mark Zuckerberg

recargarEs normal que, al llegar el último día de la semana laboral, te sientas agotado por la carga excesiva de trabajo.

¿Éste es tu caso? Aprovecha tus días de descanso para recargar baterías y evitar que el estrés y el cansancio se acumulen en tu cuerpo.

Si te comprometes a realizar más de una de estas acciones, te aseguramos que el lunes te sentirás como nuevo.

¡Fuera sábanas!

Si te sientes cansado, una de las peores cosas que puedes hacer es pasar todo tu fin de semana durmiendo. Podría parecer que estás “recuperando el sueño perdido”, pero la realidad es que esto no hará más que restarte la poca energía que te queda.

En lugar de quedarte envuelto en las sábanas hasta la tarde, inicia tu día temprano, mantente ocupado durante el día y duérmete antes de la medianoche. Así recuperarás tu ciclo de sueño natural.

Ponte en modo “off”

La tendencia de estar “always on”, es decir, disponible para resolver cuestiones de trabajo en todo momento, es una de las razones por las cuales las personas modernas vivimos tan estresadas. El mundo no se acabará porque dejes de contestar llamadas o responder correos durante dos días.

Atiende únicamente los asuntos urgentes, o si puedes, designa a una persona de tu entera confianza para que lidie con ellos.

Lee un buen libro

Entre semana difícilmente encuentras tiempo para leer cosas que no sean correos electrónicos o informes de trabajo. Así que aprovecha este tiempo libre para sumergirte en un buen libro y desconectarte del mundo por un rato.

¿Qué tal una novela con un mensaje motivacional? ¿O una historia policiaca que atrape toda tu atención?

Libérate de algún pendiente

Sí, lo último que quieres hacer el fin de semana es ponerte a trabajar en tus pendientes. Pero la realidad es que ésta podría ser tu única oportunidad para deshacerte de ellos y comenzar la semana siguiente con una carga menos encima, y por ende, una sensación de liberación inigualable. Dedica unas horas a completar eso que tanto has aplazado.

Activa tu lado “zen”

¿Has escuchado mil veces los beneficios de la meditación, pero crees que “eso no es para ti”?

Meditar es mucho más fácil de lo que crees. La finalidad de practicar esta técnica milenaria es “vaciar” la mente de todo lo que acumula durante la semana y que se traduce en estrés, dispersión y cansancio. Es una especie de borrón y cuenta nueva mental.

No suena nada mal, ¿verdad? Aquí te compartimos algunas técnicas sencillas para meditar.

cosas no le debes a nadieDe la Parte I

Posiciónate. Lucha por lo que tiene sentido para ti, y verás cómo tu vida se convierte gradualmente en la vida que siempre quisiste.

A medida que avances en este nuevo viaje, recuerda que algunas personas que te rodean, naturalmente, serán tomadas por sorpresa. Pero mientras no les estés haciendo daño, no les debes nada como para que te quiten el poder de seguir adelante con tu vida.

Se amable, y mantén estos 12 puntos en mente…

Parte II

7. No le debes a nadie el respeto que mereces estar mostrándote a ti mismo.

Respétate lo suficiente como para alejarte de todo aquello que ya no te sirva, te haga crecer, o te haga feliz. Respétate lo suficiente como para mantenerte firme junto a tu moral y valores. Respétate lo suficiente como para ser TÚ.

Cuando estás contento con ser tú, de todo corazón, sin compararte, competir ni conformarte, todos a los que vale la pena respetar te respetarán.

8. No le debes a nadie un «sí» cuando en realidad necesitas decirle «no».

A menudo hay demasiadas cosas que sentimos que deberíamos hacer y que, en realidad, no tendríamos que hacer. Llegar a entender esto es un hito importante para poder vivir una vida positiva.

Date permiso para decir «no» sin sentirte culpable. Cualquier persona que se moleste o espere que le digas que «sí» todo el tiempo, claramente no le importas demasiado en el corazón.

9. No le debes a nadie más tu tranquilo «tiempo para mí.»

Date un poco de «tiempo para mí» todos los días. Hazlo una prioridad.

Cuando te conectas con el silencio que hay dentro de ti, es cuando puedes darte cuenta del caos que hay a tu alrededor.

10. No le debes a nadie un cambio en tu estilo o apariencia.

Como Franz Kafka dijo tan elocuentemente, «No te dobles; no te suavices; no trates de hacerlo lógico; no edites tu propia alma según las tendencias de la moda.»

En verdad, el maquillaje más bonito de una mujer es la pasión. Pero los cosméticos y la ropa de lujo son más fáciles de comprar. El mismo principio se aplica para los hombres.

Olvida cómo quieren «ellos» que te veas. Estilízate como quieras. Estilo es saber quién eres, qué quieres hacer, y que te importe un comino ser juzgado por ello.

11. No le debes a nadie una explicación sobre tus relaciones importantes.

Las relaciones no siempre tienen sentido, especialmente desde el exterior. Así que no dejes que las personas de afuera decidan qué es mejor para tus relaciones. Sus opiniones no cuentan. Si tienes problemas con alguien importante para ti, arréglalos con ellos y con nadie más.

Tienes que vivir tu vida a tu manera; eso es todo lo que tienes que hacer. Cada uno de nosotros tiene un único fuego en su corazón por ciertas personas. Es nuestro deber, y sólo nuestro, decidir si una relación (íntima o platónica) es correcta para nosotros. Si tú y la otra persona coinciden en que sí, entonces es SÏ, y vale la pena trabajar en ella, juntos.

12. No le debes a nadie el poder de romper repetidas veces tu corazón (pero te debes una oportunidad para sanar de una vez por todas).

Siempre es difícil dejar ir a alguien que quieres sin hacerte daño en el proceso. Incluso si esta persona te hizo daño un centenar de veces, comienzas a pensar en todos estos “Y si…”, estos “tal vez” del futuro. Pero ese es el asunto: no hay nada concreto y fiable en estos sentimientos y fantasías. La realidad de sus acciones los han desmentido.

Cuando alguien te muestra su verdadero ser una y otra vez, lo mejor es creer en él y seguir adelante. Tienes cosas mucho más importantes el las que enfocarte.

Una de las ideas que nos obsesiona a los seres humanos es aquella de que nuestro nombre, nuestra marca, perdure en el tiempo, permanezca en el recuerdo aun si ya no estamos en este mundo. Ejemplos hay muchos, algunos muy famosos, pero el caso del que te voy a hablar me encanta especialmente por dos razones.

La primera, porque estoy seguro de que en tu ropero hay al menos un bluyín; la segunda, que el protagonista de esta historia murió a comienzos del siglo pasado sin sospechar el impacto de su obra. Fue Levi Strauss, un empresario que nació el 26 de febrero de 1829 en el territorio que hoy conocemos como Alemania, hijo de una familia judía.

Antes de cumplir los 20 años, su familia emigró a Estados Unidos y se afincó en Nueva York. Tras un tiempo en la capital del mundo, Levi cruzó el país hacia el occidente y se instaló en San Francisco, donde se vivía el furor de la fiebre del oro, que había despertado en cientos de miles de hombres el sueño de una riqueza inmediata.

Allí abrió una mercería (almacén que vende artículos pasa coser), que era un buen negocio en la época. Los obreros de las minas a campo abierto requerían ropa muy resistente y barata, características relacionada con la tela. Un insumo del que no es fácil establecer el origen, porque como suele ocurrir hay más de una versión de la historia.

El término bluyín (blue jean) deriva del blue de Genes o azul de Génova, y se originó en el siglo XVII. Hay registros que indican que la tela es originaria de Chieri, una pequeña ciudad cerca de Turín, pero se la relaciona con Génova porque desde este puerto partía al resto de Europa, principalmente a Inglaterra, y luego hacia el otro lado del Atlántico.

Desde Francia, sin embargo, se atribuyen la creación de la tela. Desde tierras galas afirman que surgió en Nimes, de ahí que la denominación denim, en referencia al Serge de Nimes o paño de Nimes. Lo cierto es que este es el insumo básico y el diferencial que permitió que las prendas, especialmente los pantalones, traspasaran la barrera del tiempo.

El punto bisagra de la historia ocurrió en 1872, cuando Jacob Davis, un sastre de Nevada, buscó a Strauss para que le ayudara a solucionar algunas falencias del producto. Davis había recibido repetidas quejas de sus clientes, trabajadores de las minas y del campo, porque los pantalones se rompían fácilmente en la zona de la cremallera y los bolsillos.

A Strauss le sedujo la idea y unieron sus esfuerzos. Un año más tarde, patentaron su invento, el que los inmortalizó: unos pantalones de trabajo duro que, como novedad, incluían remaches de cobre en las partes que más fácilmente se dañaban. Esos pequeños artículos, lo sabemos, con el paso del tiempo se convirtieron en una identidad de la marca.

En 1886 continuó la evolución. Se le añade el parche de cuero en la parte trasera, con la icónica imagen de dos caballos tirando de cada una de las piernas del pantalón. Cuatro años después se agregó el número 501, correspondiente al lote de fabricación, que permanece hoy como un símbolo que identifica los productos de Levi’s Strauss.

En 1981 expiró la patente que habían tramitado Strauss y David. Sin embargo, el efecto fue positivo: decenas de fabricantes de prendas comenzaron a producir bluyines con remaches, clara imitación del modelo 501, y ayudaron a popularizarlos. Y a comienzos del siglo XX se incorporan los bolsillos traseros, destinados a brindar comodidad al usuario.

El espíritu innovador de los bluyines de Levi’s Strauss se confirmó a mediados de la década de los 30, cuando se añadieron las trabillas para el cinturón, botones para los tirantes y una hebilla en la parte trasera. Fue tal el impacto, que no solo sus competidores los adoptaron, sino que se añadieron a todo tipo de pantalones.

Mucho más que pantalones

Por la misma época, los fabricantes originales decidieron coser una marquilla roja con la palabra Levi’s bordada en color blanco. Este símbolo, que aún se mantiene, tenía como objetivo certificar la originalidad de la prenda y distinguirse de la competencia. Hasta ese momento, sin embargo, los pantalones eran exclusivamente para trabajadores.

En las primeras décadas del siglo pasado, el uso del bluyín se tornó obligatorio entre los trabajadores. Luego fue adoptado por los vaqueros, un paso que contribuyó a popularizarlo en la sociedad estadounidense. Sin embargo, faltaba algo para que llegara a otros círculos sociales, para que dejara atrás el estereotipo de ‘ropa de trabajo’.

Irónicamente, un empujón se lo dio la Segunda Guerra Mundial, porque los uniformes de los soldados estaban fabricados con esta tela y, además, usaban bluyín cuando estaban de licencia. Y el impulso final vino de donde menos se esperaba: del cine, una industria nueva, pero muy popular, en los años 50, especialmente entre los adolescentes.

Sí, fue a través del cine, con jóvenes figuras como James Dean y Marlon Brando y consagrados como John Wayne, que el bluyín se convirtió en la prenda favorita de los estadounidenses, en un ícono de su moda, en parte de su identidad cultural. Y cuando Elvis Presley y Marilyn Monroe vistieron bluyín, fue imposible detener ese fenómeno.

Como por arte de magia, los jóvenes estadounidenses lo adoptaron como muestra de la rebeldía que caracterizó a las generaciones de los años 50, 60 y 70. Los hippies hicieron del bluyín una marca de su estilo de vida y aunque hubo una época en la que a quien vestía esta prenda se le prohibía la entrada a un establecimiento, su influencia no cesó.

Levi Strauss murió en 1902 y no pudo ser testigo de todo esto. Sus herederos, sin embargo, terminaron el trabajo que él había empezado y nos brindaron una de las prendas imprescindibles en el ropero de cualquier persona, hombre o mujer, en cualquier parte del mundo. Hoy, irónicamente, el bluyín Levi’s Strauss es sinónimo de estatus.

En el año 2000, la prestigiosa revista Time, en una edición dedicada a destacar las creaciones más influyentes del siglo XX, ubicó al bluyín en el primer lugar, por delante de la minifalda. Desde 2008, las fábricas de Levi’s Strauss se fueron a países del tercer mundo, donde la mano de obra es más barata, para convertirse en un producto universal.

El bluyín es la muestra perfecta de cómo un buen producto puede cumplir distintos roles en el mercado y alcanzar el éxito en cada uno de ellos. Fue pionero, solucionó una necesidad del mercado, evolucionó y se mejoró sin perder la esencia y luego, cuando los clientes conocieron sus beneficios, se transformó en un producto inmortal.

Desde sus comienzos, el bluyín enfrentó una feroz competencia, tuvo que luchar contra la piratería, fue proscrito en algunos círculos y tardó en adquirir el estatus que le permitiera llegar a todos los mercados. Hoy, a pesar de las dificultades económicas, la marca sigue siendo líder del mercado y, lo mejor, cumple su promesa: “Un Levi’s para cada uno”.

Jim RohnLa gente me pregunta cómo me volví exitoso en un período de seis años en el que muchos otros no lo lograron. La respuesta es muy simple: Las cosas que a mí me parecían fáciles de hacer, a otros les parecía fácil no hacerlas.

A mí me pareció fácil fijarme las metas que cambiaron mi vida. A los demás les pareció fácil no hacerlo.

Me pareció fácil leer los libros que podían afectar mis pensamientos y mis ideas. A los otros les pareció igualmente fácil no leerlos.

Me pareció fácil asistir a las clases y seminarios, y rodearme de gente exitosa. A los demás probablemente no les pareció importante. … Seguir leyendo »

La mente ordena y el cuerpo hace. Todo movimiento corporal (o su ausencia) es producto de un pensamiento, que no es otra cosa que un impulso de energía que nos lleva a actuar (no actuar) de una determinada manera.

Nuestra mente actúa según el concepto que tengamos de nosotros mismos. Nada influye tanto en nuestro comportamiento como la creencia sobre nuestra capacidad para hacer algo. Si estoy convencido de que puedo hacerlo, me pondré en marcha y adquiriré las capacidades para hacerlo, aunque no las tenga al principio; y si no estoy convencido de que puedo hacer algo ocurrirá todo lo contrario.

Ya vimos hace poco que el mejor momento para hacer una venta es después de haber hecho otra venta. ¿Por qué? Porque después de cerrar una venta, la autoestima, la confianza en uno mismo, crece y ese estado mental nos predispone a actuar de cierta manera ‘ganadora’. El éxito es, antes de nada, un estado de la mente. Ello lo contábamos en el siguiente post.

Ralph Waldo Emerson, uno de los autores incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 8ª edición), siempre decía que «la confianza en uno mismo es el primer secreto del éxito, y en la confianza en uno mismo están comprendidas todas las demás virtudes».

¿Por qué? Porque cuando uno tiene confianza (fe) en sí mismo, esa confianza (fe) te impulsa a adquirir todo lo necesario para llegar donde quieres llegar: conocimientos, habilidades, herramientas y personas. Lo expresaremos de esta manera:

Existe una relación directa entre el concepto que tienes sobre ti mismo por una parte, y tu conducta y efectividad, por la otra. Siempre actúas por fuera de manera congruente con el concepto tuyo pordentro. No puedes ganar en el mundo exterior más de lo que ganas en tu mundo interior. 

Por eso, todo cambio o mejora en tu vida comienza cuando alteras y mejoras el concepto que tienes de ti mismo. Todo en esta vida se basa en aumentar la confianza en uno mismo, que redundará de manera positiva a la hora de vender, de hablar en público, de relacionarte con otras personas. La manera en la que ves y piensas sobre ti influye en todas las áreas de tu vida.

Louise Hay, autora del fantástico libro El poder está dentro de ti, lo expresa con claridad: «La principal debilidad humana es que nos infravaloramos. El principal problema que aqueja a la gente es que cree que no son suficientemente buenos». Es considerarse menos que otras personas, de tener el convencimiento de que los demás son mejores.

Todos los problemas nacen de ahí. No es nuestra incapacidad para hacer algo sino la creencia de que no somos capaces. No es casual que la escritora concluya: «Sólo hay una cosa que sana todo problema: amarse a uno mismo. Para cambiar tu vida por fuera debes cambiar tu vida por dentro».

La pregunta es inmediata: ¿Cómo puedo aumentar la confianza en mismo? ¿Cómo puedo sentirme más seguro? ¿Cómo puedo creer más en mí? ¿Cómo puedo mejorar el concepto de mí mismo? Apuntamos sólo cinco claves y hay otras tantas en un capítulo específico en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición):

1. A mayor conocimiento, mayor seguridad en ti mismo.

Estudia, estudia y estudia. Lee, asiste a seminarios, ve vídeos sobre aquello que te interesa: ventas, networking, hablar en público…

Empezarás a descubrir tips y claves que no habías caído en la cuenta, y tomarás conciencia de que son importantes, y a partir de saber las causas (porqués) de muchas cosas, empezarás a entender cosas que antes no sabías porque ocurrían y ello te da un cierto poder al ser capaz de gestionarlo oportunamente.

No puedes cambiar lo que desconoces. Muchas veces lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa. A medida que ganes en conocimiento, ganarás en seguridad.

2. A mayor experiencia, mayor seguridad en ti mismo.

El conocimiento es importante porque te da herramientas que desconocías, pero el éxito no está en saber sino enhacer. Puedes leer muchos libros sobre ventas o hablar en público, pero la seguridad se consolida cuando se pasa a la acción, de otro modo el conocimiento queda en una floritura intelectual.

Saberse la teoría ahorra tiempo y da confianza, pero el control se gana con la experiencia, y la experiencia se gana con el error digerido por el feed-back. Hay que saltar al ruedo, y si uno por sí mismo no da el paso, hay que buscar alguien (coach, pareja, amigo, jefe…) que nos empuje. Luego hacer análisis de lo que se ha hecho bien, de lo que se ha hecho mal, cuáles son las causas y las medidas correctoras.

La escritora Joy Browne decía: «El simple hecho de intentar algo (sólo estar ahí, lanzarse) es hacernos más valientes. La autoestima consiste en hacer».

La acción alimenta la confianza; la indecisión y la duda alimentan el miedo. Actúa siempre. Sin acción no ocurre nada mágico en la vida. Se puede ganar o perder, pero nunca esperar a ver qué ocurre. A medida que se gana experiencia se tienen más inputs correctos sobre cómo hacer las cosas y, por tanto, más seguridad.

3. A mejor entorno, mayor seguridad en ti mismo.

Lo hemos dicho muchas veces: hay entornos tóxicos y entornos estimulantes; entornos que aliemtan la confianza (en uno mismo) y entornos que alimentan el miedo; entornos que sacan lo mejor de uno y entornos que reprimen el potencial que todo ser humano atesora.

Semanas atrás, en el post 10 claves del éxito de Xisela Aranda(@Xisela_Squash), seis veces consecutivas campeona de España de squash, contábamos como en un momento de su carrera, en el club deportivo al que pertenecía le empezaron a hacer la vida imposible (¿envidia?). Y ella se sentía fatal, poquita cosa, con una autoestima muy deteriorada. Fue cambiar de entorno (club deportivo) y todo cambio: pasó del infierno al cielo. Se sentía grande, ganadora, con fuerza.

Ya lo decía Zig Ziglar, al que citábamos en el último post: «Mucha gente ha llegado más lejos de lo que pensaba que podía llegar porque alguien más pensó que podía hacerlo».

4. A mayor incomodidad practicada, mayor seguridad en ti mismo.

Cuanto más insegura es una persona, más necesitad tiene de moverse por su zona de confort. Le aterra fallar y equivocare, le aterra la incertidumbre, le aterra el rechazo. Cuantas más cosas hagas que te incomoden, más autoestima y seguridad ganarás en ti mismo.

Es lo que Tim Ferriss, autor de La semana laboral de 4 horas, denomina practicar el arte de la incomodidad. Cada día haz una cosa (no veinte, sólo una) que te incomoda:

• cuando se discuta en grupo propón dónde se sale o come;

• habla con un desconocido;

• ponte en primera fila en un evento;

• cómete la última loncha de jamón (queso) del plato;

• quéjate cuando el servicio en un establecimiento no sea bueno sin dejarlo pasar;

• haz algo para destacar (¿hablar de sexo? ¿colgar una foto atrevida?), exponte a la crítica y acéptala sin inmutarte y demuéstrate tu control mental;

• busca que te rechacen y den calabazas de vez en cuando (¿un cliente? ¿una chica?);

• coge un camino no habitual de vuelta al trabajo….

Si practicas la incomodidad como rutina, empezarás a sentirte cómodo en la incomodidad, y por tanto, más seguro de ti mismo y como resultado, estés donde estés y estés con quién estés, empezarás a afrontar cualquier situación con una cierta normalidad y mayor control. Y mayor seguridad (en ti mismo) y mayor control, mayor poder.

5. A mayor autosugestión positiva, mayor seguridad en ti mismo.

Tu inconsciente gobierna tu vida. Creemos que a lo largo del día tomamos muchas decisiones de manera consciente, pero no nos damos cuenta que todas esas decisiones (lo que pensamos) están previamente condicionadas por nuestras creencias (lo que creemos). Nuestro inconsciente son nuestras creencias, ese software mental que se ejecuta de manera automática sin pedir explicaciones.

Así que si quieres que tu vida mejore, trabaja tu inconsciente. Si no trabajas tu inconsciente, tus posibilidades de éxito son limitadas. Se trata de autogenerarte estados emocionales positivos. Sí, funciona. Primero, cómo te hablas a ti mismo. Date duchas de ánimo.

Recuerda las palabras de Robin Sharma en el post O controlas tus miedos o tus miedos te controlan a ti, donde comenta uno de sus diez hábitos diarios:

«A lo largo del día (particularmente en la ducha) hago declaraciones para mí mismo, lo que yo llamo ‘declaraciones de éxito’ que me permiten mantener mis pensamientos centrados en lo que es importante. Los pensamientos son los antecedentes de los actos, porque una forma correcta de pensar conduce a una forma correcta de actúa».

Todos esos mensajes se irán filtrando poco a poco al inconsciente —como cuando plantas una semilla en un jardín—aunque al principio no lo percibas. Pero si sigues cultivando tu jardín de la mente verás tus frutos. La gente ganadora controla sus diálogos internos porque existe una tendencia natural de la mente a la prudencia, a lo negativo, al modo supervivencia. Trabaja tu mente (inconsciente) y tu mente (inconsciente) trabajará para ti.

Para hacer hoyPor Angel Chernoff

«¿Qué puedo empezar a hacer hoy para hacer que mi vida sea más feliz y gratificante?»

Esta es la pregunta más común que los lectores nos hacen por email, Facebook y Twitter. Así que hoy excavé en nuestros archivos y se formó una lista con doce maneras sencillas y factibles para mejorar tu bienestar diario.

Empieza hoy a … Seguir leyendo »

A lo largo de los años, es posible que hayamos recibido consejos sobre dinero de varias personas, desde padres hasta el planificador financiero certificado (CFP). Sin embargo, hasta que se implementa ese consejo, es difícil saber qué funcionará para cada uno de nosotros.

Hay muchos consejos financieros diferentes por ahí, y todo ello puede resultar abrumador y desmotivador, ha afirmado a Business Insider Andrea Woroch, experta en consumo, en un correo electrónico. «Para tener éxito en la mejora de nuestra situación financiera, hay que seguir y aplicar los consejos que se adaptan a nuestro estilo de vida actual».

Por ejemplo, ha dicho que puede que pagar el saldo de una tarjeta de crédito en su totalidad cada mes puede no ser posible si se tiene un ingreso limitado, pero se puede consolidar la deuda con un préstamo personal a bajo interés para ahorrar en intereses.

A continuación, expertos financieros comparten los 11 mejores consejos sobre estrategia financiera que han recibido. (Las respuestas han sido editadas por su extensión y claridad).

1. Nunca vivas por encima de tus posibilidades

Uno de los mejores consejos para ganar dinero es vivir por debajo de nuestras posibilidades. Todos tenemos diferentes niveles de ingresos, ahorros, deudas, etc., pero todo el mundo parece querer impresionar a los demás y no ser menos que el vecino.

Pero esa es una forma rápida de terminar con una gran deuda . En su lugar, las personas deberían priorizar el ahorro y la inversión para el futuro, — que pueden ayudar a alcanzar libertad financiera — sobre renovar el coche o la casa simplemente porque se quiere.

Mucha gente tiene pocos o ningún ahorro debido al gasto excesivo que realizan en renovar cosas innecesarias. Algo que puede derivar en problemas si hay que enfrentarse a una pérdida de trabajo inesperada o cualquier otra emergencia.

— Todd Kunsman, marketing y desarrollo,Invested Wallet

2. Utiliza siempre dinero en efectivo

«Las inversiones están bien, pero siempre ten efectivo, por si lo necesitas». Este consejo es de mi difunto padre, un niño de la Gran Depresión. Me ha mantenido alejado de problemas importantes en el pasado y es un sólido consejo para personas y empresas.

James Stefurak, CFA, fundador/editor, The Invoice Factoring Guide

3. Elimina la variable de la fuerza de voluntad en tus hábitos de ahorro: configura una transferencia automática mensual

Cuando se configura una transferencia automática, eliminamos la fuerza de voluntad de la ecuación y se ahorra esfuerzo y coherencia.

Puede hacerse aún más fácil usando una aplicación como STASH, que ayuda a ahorrar automáticamente al analizar los gastos y los patrones de ingresos. La aplicación aprende cuando se tiene dinero extra disponible y, poco a poco, el dinero se guarda en la cuenta STASH, donde se ganan intereses hasta que se decide invertirlo o destinarlo a un objetivo.

— Andrea Woroch, experta en consumo

4. Comienza a ahorrar durante tu juventud

El error número uno que veo es que los jóvenes creen que no necesitan comenzar a ahorrar hasta que envejecen. Esto es completamente incorrecto

Obtener un inicio temprano de los ahorros puede dar frutos a lo grande. El regalo del tiempo y el interés compuesto es uno de los mejores que puede darse uno a sí mismo

La consolidación ocurre cuando las ganancias de nuestras contribuciones se reinvierten para generar sus propias ganancias, que también se reinvierten para generar más ganancias, y así sucesivamente.

Con el tiempo, esa consolidación puede agregar mucho combustible al crecimiento de nuestros ahorros. Por ejemplo, si se invierten solo 100 dólares al mes (unos 86 euros), durante 40 años, se habrá ahorrado 48.000 dólares (más de 41.000 euros), pero en realidad el valor será de alrededor de 186.000 dólares (más de 160.000 euros), suponiendo un retorno anual de entorno al 6%.

¡Si se ahorra 125 dólares mensuales, (unos 107 euros) después de 40 años, se tendrán 232.000 dólares (casi 200.000 euros)!

 Kate Ryan, consejera de gestión de patrimonio en TIAA

5. Invierte un 15% del salario en una cartera de inversión

Algunos de los mejores consejos sobre dinero que recibí vinieron a través de un escrito del experto en inversiones William Bernstein que solo tardé unos 10 minutos en leer. Se llama If You Can (Si puedes).

En el artículo, Bernstein presenta pasos extremadamente simples pero muy poderosos que cualquier persona puede asumir (potencialmente) para superar al 90% de los profesionales de las finanzas y retirar a un millonario.

El consejo es simple: ahorrar un 15% del salario e invertirlo en una cartera de inversiones. Lo que hace que esto sea emocionante y desafiante no es el consejo, sino la ejecución.

— Uri Pomerantz, CEO de Twine

6. No aumentes tus gastos al conseguir un aumento

¡Págate primero! Con demasiada frecuencia, somos víctimas del aumento de estilo de vida, donde elevamos nuestro tren de vida para que coincida con nuestros ingresos cuando lo que debería hacerse es aumentar nuestro nivel de ahorro para que coincida con nuestros ingresos. Cuando obtienes un aumento, ¡págate a ti mismo primero!

— Chad Rixse, co-fundador de, Millennial Wealth

7. Consulta los informes de tu tarjeta de crédito

Cuando era joven y tenía un buen trabajo y una hipoteca, me decepcionó que varias veces me negaron las tarjetas de crédito que quería. Mi asesor financiero sugirió que echara un vistazo a mi informe de crédito, algo que no había hecho en años.

Me sorprendió ver no una, ni dos, sino tres grandes cuentas a pagar a mi nombre. ¡Parecía que yo era un inútil con un salario anual de más de 10.000 dólares !

Resulta que otro Mark Fidelman no era tan bueno en pagar sus deudas como yo, y sus fallos financieros estaban apareciendo en mi informe de crédito. Me llevó tres meses eliminar las cuentas de cobro erróneas, pero mi puntaje de crédito aumentó más de 125 puntos.

Mark Fidelman, experto en finanzas personales y CEO en recursos financieros online gratuitos en MoneyTips.com

8. Aprovecha al máximo los puntos de la tarjeta de crédito

La primera lección que aprendí sobre los programas de lealtad de viaje es que si eres creativo y estás dispuesto a experimentar, puedes acumular recompensas en casi todas partes.

En la universidad, pasé el tiempo volando ida y vuelta entre California y Ohio. Al crecer, mi familia era pobre, así que comencé a buscar formas de reducir mis gastos de viaje utilizando millas (kilometraje) aéreas.

En mi búsqueda, encontré una tienda de comestibles regional que estaba ofreciendo kilometraje de bonificación al gastar una cierta cantidad en comestibles. Sobra decir que me registré en todas las tarjetas que mi familia tenía con mi número de viaje frecuente, lo que rápidamente se convirtió en vuelos con descuento.

El año que la promoción duró todos ahorramos un poco de dinero — a través de descuentos en tiendas de comestibles, en comestibles con promociones locales e incluso en vuelos.

Joe CortezNerdWallet experto en puntos de tarjeta de crédito y kilometraje

9. No trabajes para el dinero; deja que el dinero trabaje para ti

Uno de los mejores consejos que he recibido sobre finanzas es no trabajar por dinero. En cambio, dejar que el dinero trabaje para nosotros. Demasiadas veces las personas se quedan simplemente atrapadas en el ciclo de depositar su dinero en una cuenta de ahorros.

Aunque está bien incluir algo en una cuenta de ahorros de emergencia, lograr un objetivo de ahorro o jubilación llevará mucho más tiempo de esta manera. En cambio, debemos poner ese dinero a trabajar. Esto significa invertir en planes 401 (k)s, Roth IRA, cuentas de valores, bienes raíces, etc.

Quieres que tu dinero genere más dinero mientras duermes.

Todd Kunsman, marketing y desarrollo,Invested Wallet

10. Guarda cada billete de 5 euros que pase por tus manos

Ahorra cada billete de 5 euros que encuentres, y pónlo en un sobre. Después de un año, te sorprenderá cuánto has ahorrado.

Paris Chevalier, director de marketing en Xceed Financial Credit Union

11. Ahorra siempre para los días de vacas flacas

El mejor consejo sobre ahorro que recibí fue de mi abuela, quien dijo: «Siempre ahorra para los días de vacas flacas, porque nada dura para siempre y nada permanece igual».

Desarrollé algunos problemas de salud que me impidieron trabajar durante algunos años. Afortunadamente, había seguido su consejo y había acumulado ahorros que me permitieron recuperarme sin tener que preocuparme de cómo iba a pagar mis gastos mensuales.

Ahorrar para los días de vacas flacas hace que cualquier transición sea mucho más fácil de manejar: no se puede controlar todo lo que sucede, pero sí se puede controlar cómo gestionarlo.

Harrine Freeman, 40, financial expert and CEO/owner of H.E. Freeman Enterprises

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

Evita perder dinero haciendo las preguntas correctas

A finales de 1974, mientras que la mayoría de mis amigos iban a la escuela o trataban de encontrar un buen trabajo, yo estaba teniendo un tipo diferente de educación: la educación financiera.

Compré un pequeño condominio en la periferia de Waikiki. Fue una de mis primeras inversiones en propiedades. Era una de dos dormitorios, un buen baño en un edificio promedio. El precio fue de $ 56.000. Era una unidad de alquiler perfecta, y sabía que podría alquilarla rápidamente.

Estaba emocionado por la inversión y fui a mostrarle el negocio a mi Padre Rico. Miró por encima el documento, y en menos de un minuto, levantó la vista y preguntó: «¿Cuánto dinero estás perdiendo por mes?» … Seguir leyendo »

Las mejores ideas de negocio consisten en resolver un problema, preferiblemente en un espacio en el que esté familiarizado con una solución única y un proceso de validación.

Para llegar a una gran idea de negocio, usted va a tener que convertirse en un detective de ideas, la investigación de fuentes comunes de ideas de negocio, lluvia de ideas de soluciones y probar su idea. Si se hace correctamente, usted puede comenzar un negocio sostenible.

La competencia en el mercado cada día aumenta, por eso es importante mantenerse informado de las mejor formas de encontrar negocios rentables al corto y largo plazo.

A continuación, le explicamos cómo encontrar una idea de negocio:

Conviértase en un detective de ideas

Para empezar a buscar ideas hay que dejar de aceptar el mundo tal como es y empezar a verlo a través de una lente de cómo podría funcionar correctamente.

Comience a notar las cosas que están mal, causando frustración o ineficiencia. Las imperfecciones ya no son cosas para ignorar, sino oportunidades para nuevas ideas de negocio. El objetivo aquí es identificar ineficiencias y puntos débiles que usted puede resolver en el mercado.

Conviértase en un observador

Usted debe convertirse en un estudiante de conductas de consumo. En lugar de deslizarse por el día sin darse cuenta de los problemas, entrénese para notar las cosas que son ineficientes o ineficaces.

Empieza a ver a tu familia, a otras personas que ves en público, en el trabajo o en línea. ¿De qué se quejan? ¿Con qué piden ayuda? De hecho, usted debe comenzar a hablar con las personas acerca de sus problemas y lo importantes que son. Esto configurará el estar en modo de investigación más tarde.

Comience a hacer listas

No todos los problemas van a ser lo mejor desde el pan rebanado. Así que, como un detective, empieza a escribirlo todo. Empieza a hacer listas de los problemas que estás observando en el mundo. Más tarde, usted puede reflexionar y priorizar los problemas para decidir cuáles vale la pena investigar y luego probar.

Problemas que Usted Tiene

Este va a ser el mejor lugar para encontrar ideas. Conocerás el problema de primera mano si tu lo sufres. También estarás en una buena posición para pensar cual podría ser una buena solución.

Mira los problemas que tienes en su vida personal, los problemas que tienes en el trabajo y las metas personales que están teniendo problemas para alcanzarse y cómo podrías hacerlos más fáciles de lograr. Un beneficio adicional de encontrar un problema personal es que usted mismo puede probar soluciones potenciales rápidamente.

Soluciones de lluvia de ideas

Aunque haya identificado un problema, es posible que no encuentre la solución correcta inmediatamente. Dedique algún tiempo a la lluvia de ideas sobre posibles soluciones. Piense en cómo podría producir una solución, cuánto costaría, cómo escalaría la producción, de dónde obtendría los suministros o de dónde vendría la gente necesaria para producirla.

Haga una lluvia de ideas sobre los modelos de precios e ingresos que podría utilizar. ¿Cómo se lo vendería a los posibles usuarios? Incluso si usted identifica un problema, no es útil si no es práctico o rentable.

Valide su idea

Si se le ha ocurrido una necesidad significativa en el mercado y una solución potencial, ¿cómo sabe si es una buena idea o no? Necesitas validar tu idea con otros. La retroalimentación más valiosa puede ser tan directa como hablar con la gente. Trate de hacerse una idea de cuánto pagarían por resolver el problema.

Y estas fueron algunas de las claves que, a mi modo de ver, son esenciales a la hora de encontrar un negocio rentable y es que la mejor forma de encontrar un negocio, es resolviendo problemas.

• La vida es un desafío, pero vivir en negación y negarse a aceptar circunstancias desagradables puede afectar tu felicidad.

• Hay ciertas realidades que debes reconocer sobre la vida, como nuestro tiempo limitado en la tierra y la tendencia de otros a defraudarte.

• No podemos corregir algunas realidades duras que experimentamos, pero reconocer estas cuatro duras verdades sobre la vida puede hacerte una persona mejor y más feliz.

¿Por qué cada vez que alguien dice “enfréntate a los hechos”, sabes que estás a punto de escuchar algo que no quieres escuchar? Probablemente debido a un segundo cliché: “La verdad duele”.

Nadie recomienda la negación, pero nadie recomienda la postergación tampoco. Y todos somos propensos a ambos. La negación es una procrastinación existencial.

Pero los problemas no son aterradores cuando sabemos que hay soluciones. Es mucho más fácil enfrentar verdades duras cuando sabemos que hay una hoja de ruta, y que saldremos fortalecidos del otro lado.

Así que veamos algunas realidades difíciles y aprendamos cómo podemos aprovechar los estudios para convertir lo que parece un pozo de desesperación en un trampolín que nos llevará a niveles más altos. ¿Suena genial? Guay.

Hagámoslo…

¿Adivina qué? Vas a morir.

Alegre, ¿verdad? Vas a morir. Todos lo sabemos, pero seguro que no vivimos como lo conocemos. Actuamos como si siempre hubiera otro día, otro año, y luego nos preguntamos dónde pasó el tiempo. Porque pensar en la muerte es aterrador.

Pero muchos grandes pensadores, incluidos los estoicos (e incluso los samuráis), creen firmemente que vivimos una vida mejor cuando nos mantenemos al tanto de la muerte. Y la ciencia también está de acuerdo. Via Science Daily:

“Pensar en la muerte en realidad puede ser algo bueno. El conocimiento de la mortalidad puede mejorar la salud física y ayudarnos a volver a priorizar nuestros objetivos y valores, según un nuevo análisis de estudios científicos recientes”.

Enfrenta los hechos (hay otra vez esa expresión): ¿cuánto ganas sin una fecha límite? Bueno, tenemos uno. La fecha es un poco confusa, pero puedes estar seguro de que hay una. Si no tuviéramos la muerte, todos estaríamos postergando las cosas como: “Llegaré a ese próximo siglo”.

Obtienes unos 30,000 días y luego terminas. Y ya has usado una buena parte de ellos. La muerte pone la vida en foco.

Pero ignoramos la muerte, por lo que perdemos el rastro de lo que es importante. De prioridades. Del panorama general. De lo que es significativo. Incluso perdemos el rastro de lo que es divertido. Los amigos no se ven y los días de vacaciones no se usan. No reconocemos que hay un final, por lo que no priorizamos y perdemos el tiempo, y ni siquiera en formas que sean realmente agradables. Bueno, creo que eso es más aterrador que la muerte.

Cuando Karl Pillemer, de la Universidad de Cornell, estudió a 1200 personas de entre 70 y 100 años de edad, ¿cuál fue la principal lección que los mayores querían transmitir a todos nosotros, los traficantes de agua?

“Diría que la lección número uno, respaldada por casi todas estas 1,200 personas, y una en la que la gente tiende a ser bastante vehemente, es” La vida es corta. “… Quieren aporrear a los jóvenes esta conciencia, no deprimirlos , pero para alentarlos a tomar mejores decisiones.

En el campo de la gerontología, existe toda una teoría llamada “teoría de selectividad socioemocional”. Lo que argumentan es que lo único que hace a las personas diferentes a los 70 y más allá, de las personas más jóvenes, es una sensación de horizonte de tiempo limitado. Te vuelves realmente consciente de que tus días están contados. En lugar de ser tan deprimente, la gente comienza a tomar mejores decisiones”.

Cuando somos conscientes de la cantidad, mejoramos la calidad. Ahora, el filósofo estoico Séneca no sintió que la vida fuera corta, pero llegó a una conclusión que todavía concuerda con lo que encontró Karl:

“No es que tengamos demasiado poco tiempo para vivir, sino que desperdiciamos una gran cantidad. La vida es lo suficientemente larga, y se da en medida suficiente para hacer muchas cosas buenas si la gastamos bien. Pero cuando se vierte el drenaje del lujo y la negligencia, cuando se emplea para un buen final, finalmente nos vemos obligados a ver que ha pasado antes de que siquiera lo hayamos reconocido. Y así es, no recibimos una vida corta, hacemos así es.”

¿Entonces, qué debemos hacer? Vive un mes como si fuera el último. Eso es lo que la investigadora de felicidad Sonja Lyubomirsky cree que podría ser la solución. No imagines que tienes cáncer terminal: imagina que vas a alejarte de tu trabajo, tus amigos, tu familia, tu vida como lo sabes ahora. Cuando un final está a la vista, apreciamos más las cosas a través de Los mitos de la felicidad: lo que debería hacerte feliz, pero no lo hace, lo que no debería hacerte feliz, pero lo hace:

“Investigaciones previas sugieren que este ejercicio debería llevarnos a apreciar de manera profunda a lo que nos estamos preparando para rendirnos. Cuando creemos que estamos viendo (o escuchando, haciendo o experimentando) cosas por última vez, veremos ( u oír, hacer o experimentar) como si fuera la primera vez”.

Lejos de ser doloroso, saber que hay un final hace que la vida sea más rica.

Está bien, compañero mortal, estamos haciendo las cosas correctas porque no tenemos tiempo ilimitado. Pero, ¿qué verdad dura debemos enfrentar sobre esas cosas y esa vez?

Cualquier cosa que valga la pena requerirá más trabajo de lo que crees

Todos lo hemos escuchado millones de veces: lleva 10.000 horas ser un experto en algo. Pero eso es incorrecto En realidad es peor…

Se necesitan 10,000 horas de “práctica deliberada” para convertirse en un experto. Has pasado 10,000 horas manejando y no estás listo para NASCAR. La “práctica deliberada” significa que debe dedicar 10.000 horas a concentrarse en tus debilidades y esforzarte al máximo para mejorarlas. Eso es difícil. Realmente difícil.

De acuerdo, pero tal vez no quieras pintar el próximo Guernica o comenzar el próximo Google. No importa. Todavía te enfrentarás a desafíos que requieren mucho tiempo y esfuerzo. ¿Qué es lo que dicen todos? “El matrimonio requiere trabajo”. ¿Y niños? Como cualquier padre te dirá, muchísimo trabajo.

Cuando miramos a los grandes en la mayoría de los campos, resulta que se enfrentaron a esta dura realidad. La mayoría eran adictos al trabajo sin complejos. Deprimente, ¿no? Para sobresalir realmente, en tu carrera, como socio, como padre, parece que debes ser un adicto al trabajo. Entonces vas a estar estresado, miserable, y morir joven…

En realidad no. Al menos no si lo haces bien. No si eres apasionado y comprometido. Ser apasionado por algo hace que la vida sea más rica hasta el final:

“Las personas mayores que eran apasionadamente armonizadas obtuvieron puntuaciones más altas en varios indicadores de ajuste psicológico, como la satisfacción con la vida, el significado en la vida y la vitalidad, mientras informaron niveles más bajos de indicadores negativos de ajuste psicológico como ansiedad y depresión” – via Ungifted: Intelligence Redefinido

Y si aceptas los desafíos, tampoco morirás joven. The Terman Study, un proyecto de investigación de ocho décadas que siguió a casi 1500 personas desde la niñez hasta la muerte, descubrió que las personas que trabajaban más duro vivían más tiempo. ¿Ser relajado y no lograr mucho? Oh, eso te matará, según The Longevity Project: Sorprendentes descubrimientos para la salud y Long Life del estudio Landmark Eight-Decade:

“Aquellos que tuvieron más éxito fueron los menos propensos a morir a cualquier edad. La ambición no era un problema y tomarse las cosas con calma no era saludable. De hecho, aquellos hombres que eran despreocupados, poco confiables y poco ambiciosos en la infancia y muy fracasados en sus carreras tuvieron un aumento enorme en su riesgo de mortalidad”.

Es cierto que la lucha no conduce a una vida feliz en el corto plazo, pero lleva a una vida significativa a largo plazo, según un estudio:

“Considerar la vida como una lucha se correlacionó negativamente con la felicidad pero se acercó a una relación positiva significativa con sentido … Las personas con vidas muy significativas se preocupan más y tienen más estrés que las personas con vidas menos significativas. De nuevo, creemos que esto indica que la preocupación proviene con actividades importantes…”

¿Pero qué pasa si no has sido bendecido con la inspiración divina y no has “encontrado tu pasión”? Bueno, el profesor Cal Newport dice que toda la perspectiva es litera. Para la gran mayoría de las personas, no “encuentras” o “sigues” tu pasión; la construyes:

“Si estudias a personas que terminan amando lo que hacen, esto es lo que encuentras y si estudias la investigación sobre él, encuentras lo mismo: la satisfacción profesional a largo plazo requiere rasgos como un sentido real de autonomía, una verdadera sensación de impacto en el mundo, una sensación de dominio de que eres bueno en lo que haces, y un sentido de conexión en relación con otras personas.

Ahora, el punto clave es que esos rasgos no se corresponden con una pieza específica de trabajo y tienen nada que ver con hacer coincidir su trabajo con una pasión arraigada y preexistente “.

Pasarás mucho tiempo y esfuerzo en algo de la vida. Puedes resentirlo y medio asco y solo salir adelante, o puedes comprometerte con él, construirlo, saltar con ambos pies y cosechar grandes recompensas.

No toleres tus luchas; abrazarlos. Dirígelos hacia un objetivo y forja el significado de ellos.

Tiene sentido, ¿verdad? Pero algunos dirán que al enfatizar el significado eludí ese problema de felicidad. Todos queremos ser felices. Y ahora la felicidad es mercurial y fugaz, apareciendo cuando quiere. ¿Cómo conseguimos que se quede para siempre? Eso es lo que todos queremos, ¿verdad? Para alcanzar la felicidad suprema y permanecer allí.

Y eso nos lleva a la dura verdad número tres …

Nunca serás completamente feliz

Oye, decía “verdades duras” en el título y lees de todos modos. Ningún gimoteo. Nos abrimos camino a través de los demás, y trabajaremos en este camino. Quédate conmigo…

Siempre estamos enfocados en esa bala mágica. Si gano el dinero, seré perfectamente feliz para siempre … Si me acabo de encontrar con mi alma gemela … Si acabo de obtener esa promoción … Si acabo, si acabo, si acabo. Lo siento, no. Respuesta incorrecta. Siempre habrá incomodidades y preocupaciones. ¿Por qué?

Muy simplemente, tu cerebro no está conectado para la felicidad perpetua. De hecho, está conectado en contra de eso. Aquí está el destacado autor de ciencia Robert Wright:

“La selección natural no quiere que seamos felices, después de todo, simplemente quiere que seamos productivos, en su sentido estricto de productividad. Y la forma de hacernos productivos es hacer que la anticipación del placer sea muy fuerte. pero el placer en sí no es muy duradero “.

Pero el hecho de que nunca alcanzará la dicha última y perpetua no significa que la vida sea horrible.

El Grant Study es otro de esos estudios que siguieron a las personas durante toda su vida. Los sujetos que fueron más exitosos y felices no lo hicieron porque “estaban felices todos los días”. Estaban en la cima del montón debido a sus habilidades de afrontamiento: su capacidad para lidiar con los problemas inevitables que la vida les lanzaba:

“Los hombres que exhibieron” defensas maduras “, informó Vaillant en 1977, estaban más felices, más satisfechos con sus carreras y matrimonios, y” estaban mucho mejor equipados para trabajar y amar “que sus pares que poseían adaptaciones menos maduras.

Obtuvieron mejores ingresos, se involucró en un mayor servicio público, tuvo amistades más gratificantes, sufrió menos problemas en términos de salud física y mental, y se sintió mucho más cómodo siendo agresivo con los demás, en comparación con los hombres con habilidades de afrontamiento menos maduras “.

Insistir en que la vida debe ser la felicidad sin parar es la forma más segura de permanecer infeliz. Trabaja hacia los buenos momentos. Acepta que habrá malos momentos. Luego ve a hacer más buenos momentos.

Está bien, esperar siempre sentirse bien o que un solo evento mágico resolverá todos tus problemas es poco realista. Al menos puede confiar en otras personas para que lo ayuden en los momentos difíciles.

Así un poco…

La gente te defraudará

Dije que son duros, ¿de acuerdo? Hablamos de lo malo y luego llegamos a lo bueno. Ya sabes el patrón por ahora. Frío. Por Dios

¿Donde estaba? “Traición por aquellos a quienes más amas”. Si eso es. Bien…

La mayoría de los secretos que le dijiste a tu mejor amigo que nunca le contarían a nadie se lo contaron a otra persona. (Lo siento). Y si realmente quieres asegurarte de que no mantengan un secreto, asegúrate de decir: “Mantén esto entre tú y yo”. Porque eso hace que las personas sean más propensas a derramar los frijoles:

“… en un estudio, el 60 por ciento de las personas confesaron haber compartido los secretos de sus mejores amigos con un tercero. Otro estudio encontró que una cuarta parte de las personas compartía información social” confidencial “confiada a ellos con al menos otras tres personas.

Incluso hay algunos datos para sugerir que simplemente prologar su intercambio secreto con una solicitud de confidencialidad (como “Por favor, manténgalo cerca de su cofre” o “Solo entre usted y yo”) realmente puede hacer que su confidente sea más probable que traicione su confianza , porque esencialmente estás señalando la información que viene como estratégica y cotilleana, como conocimiento social de alto valor, “a través del excelente Instinto de creencia: la psicología de las almas, el destino y el significado de la vida de Jesse Bering.

Entonces, obviamente, la respuesta adecuada es no confiar en nadie y mantener a todos los humanos a distancia, sin acercarse ni confiar en nadie…

Malo. Incorrecto. Incorrecto. Sí, te van a follar de vez en cuando. Bienvenido a la Tierra Pero a la larga salimos adelante cuando confiamos más, no menos. Y no estamos hablando de pequeños secretos aquí. En realidad estamos hablando de cosas grandes, como el dinero:

“El ingreso alcanza su pico entre aquellos que confían más en la gente, no menos. En un estudio titulado” La cantidad correcta de confianza “, a las personas se les preguntó cuánto confiaban en los demás en una escala de uno a 10. Los ingresos fueron más altos entre los que respondieron número ocho … ¿Quién sufrió más? Aquellos con los niveles más bajos de confianza tenían un ingreso 14.5 por ciento más bajo que los ochos. Esa pérdida es el equivalente a no asistir a la universidad “.

Así que confiar te da más dinero. ¿Qué deberías hacer con el botín extra? Nuevamente, la respuesta es la gente. La investigación de Michael Norton en Harvard muestra que somos más felices cuando gastamos dinero en otros en lugar de en nosotros mismos.

La gente nos decepcionará. Así es la vida. Eso es real. Pero, a pesar de eso, aún mejoramos a largo plazo cuando confiamos y perdonamos a los demás. Las relaciones son el predictor número uno de una vida feliz. Sin confianza no puedes ser feliz. El estudio Grant concluyó que “la capacidad de amar y ser amado era la fuerza más claramente asociada con el bienestar subjetivo a los ochenta años”.

Entonces, ¿cómo nos las arreglamos? No podemos evitar la decepción ocasional. Eso es imposible. El principal investigador de relaciones John Gottman dice que todo se reduce a las proporciones. Por ejemplo, cinco interacciones positivas para cada uno negativo es lo que lleva a un matrimonio feliz.

¿Esperas que las personas sean perfectas? ¿Tu eres perfecto? No. Y si alguien parece perfecto, sospechamos. Gottman descubrió eso también: 13 positivos para cada aspecto negativo hacen que las personas pierdan credibilidad. Cuando alguien es tan positivo, creemos que algo es sospechoso.

La “perfección”, resulta, no es perfecta y “bastante buena” es lo suficientemente buena.

Repasemos todo y aprendamos el mayor bien que puede venir del mayor dolor…

Resumen

Estas son cuatro verdades duras que te harán una mejor persona:

1. Vas a morir: tienes una fecha límite. Literalmente. Así que concéntrate en lo que importa. Y asegúrese de celebrar los buenos tiempos. Prefiero tener una vida más corta que una larga y pésima.

2. Cualquier cosa que valga la pena requiere más trabajo de lo que piensas: ¿Alguna vez pasaste un domingo entero sin pasar un buen rato divirtiéndote y sin realmente lograr nada? Y luego dices: “¿Qué diablos hice todo el día?” Bueno, no querrás decir eso sobre tu vida. Acepta los desafíos y encuentra significado.

3. Nunca serás completamente feliz: Y no necesitas serlo. Insistir en la felicidad completa es la forma más segura de permanecer infeliz. Esté agradecido por lo que tiene y alcance suavemente un poco más.

4. La gente te defraudará: puedes insistir en que los demás sean perfectos el día que te vuelvas perfecto. Que nunca es. Las personas te causarán problemas, pero también son la mayor fuente de felicidad. Cinco a uno es bastante bueno.

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

La importancia de los sistemas de negocio y cómo poseerlos

¿Quieres tener tu propio negocio? A menudo, cuando las personas son entrenadas para ser empleados o auto-empleados (los Es y As en el lado izquierdo del Cuadrante del Flujo de dinero) les resulta difícil hacer la transición hacia el lado derecho del cuadrante, para convertirse en dueños de negocios (D) e Inversores (I).

Pero si de verdad quieres ser rico y financieramente libre, es imprescindible que te muevas hacia el lado derecho del Cuadrante del Flujo de dinero. La mejor forma de hacer esto es pasando de “E” o/y “A” a “D”. Al construir un negocio, aprenderás un sentido para los negocios y cómo construir sistemas. Y ser dueño de un negocio exitoso es realmente ser dueño de un sistema exitoso y aprovechando que otros trabajen en ese sistema. Esa es la diferencia fundamental entre los “E” o “A” y los “D”. … Seguir leyendo »

 

 

 

Subir »
FB