Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

feliz“Se necesita muy poco para hacer una vida feliz; todo está dentro de ti, en tu manera de pensar”

“Si quieres felicidad durante una hora, duerme una siesta.
Si quieres felicidad por un día – ve a pescar.
Si quieres felicidad por un año, hereda una fortuna.
Si quieres felicidad para toda la vida, ayuda a otra persona.”
– Proverbio chino.

La felicidad no siempre debe provenir de cosas grandes y eventos. Puede provenir de pequeños hábitos diarios también.

Así que hoy me gustaría simplemente compartir 3 consejos y hábitos que me ayudan a vivir una vida más feliz.

1. Comienza por establecer una barra baja para la felicidad.

Cuando te despiertes por la mañana, dite a ti mismo: “Establece una barra baja para la felicidad hoy”. Cuando me digo esto y trato de tenerlo en cuenta durante el día, aprecio más las cosas.

La comida, mi trabajo, el clima, los pequeños eventos del día no se convierten en cosas cotidianas, sino en algo que me siento feliz de tener. Las pequeñas cosas o lo que puede ser algo que uno da por sentado se convierte en algo que ahora muchas veces me detengo por un momento o dos para admitir y apreciar.

Pero si me vuelvo más feliz en mi vida cotidiana por las cosas más pequeñas, ¿Eso significa que me desmotiva para seguir trabajando hacia las cosas más grandes?

No en mi experiencia.

Esta forma de mirar mi vida me alimenta con más energía e inspiración, la vida se hace más ligera y siento menos resistencia interna mientras exploro y trabajo hacia cosas pequeñas y grandes.

Recomiendo que le des una oportunidad y mira cómo funciona para ti. Por supuesto, te olvidarás de esta barra baja de felicidad de vez en cuando durante el día si eres como yo. Eso es natural e igual hace una gran diferencia en mi día.

2. Ayuda a alguien.

Ayudar a alguien es algo simple pero también una de las cosas más poderosas que uno puede hacer para vivir una vida feliz.

¿Cómo puedes ayudar a alguien? Dándoles valor en alguna forma.

Aquí hay un puñado de ideas sobre cómo hacerlo.

• Ofrece ayuda práctica.Como, por ejemplo, trabajo, mudanza de casas o cena de cocina.

• Da un buen consejo.Es posible que la gente no siempre quiera consejos, pero si lo piden, entonces da tu mejor consejo basado en tu experiencia.

• Abrazos. La comodidad de un abrazo o más puede hacer la situación de la otra persona al menos un poco mejor.

• Anima a alguien. Hay mucho desaliento en el mundo. Así que, en lugar de eso, se una excepción y anima a la gente a creer en sí mismos y en lo que quieren hacer.

• Sólo escucha. A veces la gente no quiere ayuda. Ellos sólo quieren desahogarse o que alguien escuche mientras descubren cosas y liberan emociones reprimidas. Puede que no parezca mucho, pero puede ser una ayuda inmensa para alguien que lo necesita. Así que debes estar allí plenamente, no te sientes allí pensando en otra cosa y solo escucha.

• Pon las cosas en perspectiva. Es fácil envolverse en un problema y hacer una montaña de un lunar. Pero puedes ayudar agregando tu perspectiva. Los dos pueden hablar de ello, tal vez se ríen de ello e incluso encuentran la oportunidad oculta dentro del problema que en la cabeza de una persona puede haber parecido casi como si el cielo estaba cayendo.

Y recuerda dar palmaditas en la espalda y apreciar por ayudar a alguien. No lo estropees ni lo hagas más pequeño de lo que es.

Haz una pausa y toma un momento para reflexionar en silencio sobre cómo hiciste algo bueno.

3. Sé amable contigo mismo.

Ser amable con uno mismo es una cosa muy útil para una autoestima saludable y para vivir una vida más feliz.

Hay, por supuesto, muchas maneras de ser más amable contigo mismo, pero aquí hay tres buenas que he encontrado para ser poderoso.

Cambia tu aporte a las cosas que son buenas y constructivas.

Los mensajes destructivos de las personas que te rodean o de las personas más alejadas como los medios de comunicación, la publicidad y la sociedad en general no te ayudan a ser amable contigo mismo.

Así que, poco a poco, reemplazalos con otra entrada diaria y semanal.

Podría ser el estímulo de amigos y familiares y la ayuda de alguien cercano que ha estado en una situación en la que estás ahora.

Podrían ser prácticos libros de desarrollo personal y blogs que te ayudan con soluciones reales a los desafíos que enfrentas y los objetivos que deseas lograr.

O podría ser pasar más tiempo en la naturaleza y en silencio para relajarte y recargarte.

Compárate contigo mismo.

Comparar lo que tienes y tus resultados con lo que otras personas han logrado puede lograr realmente matar tu motivación y mantener tu autoestima en un nivel bajo. Siempre hay gente por delante.

Así que concéntrate en ti. Sobre lo que has logrado. Y sobre cómo puedes y has mejorado tus resultados. Esto es importante porque es un gran motivador para ver cuánto has mejorado y hasta dónde has llegado.

Haz una pausa y toma un momento para reflexionar en silencio sobre cómo hiciste algo bueno.

Da un respiro.

A veces oigo que siempre debes ser positivo o siempre estar ganando o trabajando hacia tus objetivos. Eso puede sonar inspirador en la teoría. Pero la realidad no es ideal ni perfecta y tampoco tú y yo.

La vida se interpone a veces. Puedes conseguir en tu propio camino. Y a veces simplemente no tienes la energía o el valor o el tiempo para hacer algo. Y eso está bien.

En lugar de tratar de vivir la imagen perfecta que otras personas y/o tú pueden tener de ti, elige establecer normas humanas para ti. Elige darte un respiro cuando las cosas no vayan como puedes haber deseado.

Apenas hace unos años comencé a entender cómo funciona el dinero.

Empecé muy tarde, en gran medida porque no existe ningún sistema formal en el que nos enseñen cómo administrar el dinero. Millones de fuerzas invisibles se conjugan en nuestra contra y, para colmo, algunas veces nuestra capacidad o incapacidad para manejar el dinero se evalúa en términos moralistas o se utiliza como base para juzgar nuestro carácter.

¡Es absurdo! La administración de las finanzas personales es una habilidad concreta que puede aprenderse, como manejar un automóvil o lanzar una pelota de béisbol. Solo hay que superar las barreras estructurales y culturales que nos impiden hablar del tema.

Por eso invité a Kristin Wong, autora de Get Money: Live the Life You Want, Not Just the Life You Can Afford, para conversar acerca de los primeros pasos que debemos dar para convertirnos en letrados financieros.

Tim herrera:

Dime, ¿Por qué tantos somos tan malos para administrar el dinero?

Kristin Wong: ¡Hay tantas razones! Es un tema que nos intimida porque no sabemos ni por dónde empezar; es complicado hablar de dinero porque es un tema tabú. Desde pequeños aprendemos a no hablar de dinero porque nos enseñan que es de mala educación preguntar cuánto gana alguien o cuánto ha ahorrado. Es difícil aprender algo si nadie habla abiertamente de ello. Por la combinación de todos estos factores, lo más fácil es olvidar por completo el asunto del dinero.

¿Qué es lo primero que le dirías a alguien que sabe que es malo para administrar su dinero y quiere mejorar?

Antes que nada, que se pregunte por qué quiere mejorar.

La mayoría de nosotros enfrenta el asunto de esta manera: cuando comenzamos a madurar, pensamos que debemos convertirnos en adultos responsables; parte de ser adulto implica poner orden en el aspecto financiero de nuestra vida. En realidad, creo que la actitud más eficaz es identificar la razón específica por la que queremos manejar mejor el dinero.

¿Queremos viajar más? ¿Mudarnos a nuestra propia casa? Es importante poner en contexto nuestra relación con el dinero de esta forma, porque de lo contrario, solo es una obligación.

El primer paso es trabajar mentalmente para descubrir nuestra motivación —descubre cuál es la tuya—. Una vez que hemos hecho eso, el primer paso práctico es saber en qué gastamos. No me refiero solo a hacer un presupuesto, sino a escribir de verdad todas las cosas en que gastamos, digamos, por un mes.

La mayoría de las personas piensa que sabe en qué gasta; pero si te obligas a llevar un registro de todas tus compras, te sorprenderás por todo lo que te sientes tentado a comprar.

¿Existe un buen sistema para llevar un registro de nuestros gastos? ¿Tú qué utilizas?

Yo prefiero papel y bolígrafo, por más trillado que parezca. Siempre llevo conmigo una libreta pequeña en la que anoto todas mis compras. Es más, anoto todo lo que quisiera comprar y también cómo me siento cuando quiero gastar dinero por mero impulso, además de los hábitos que descubro. Sé que suena muy sentimental, pero aprender a administrar bien el dinero depende mucho de aprender a manejar tus hábitos.

¿Te gusta alguna aplicación o servicio en particular?

Para hacer presupuestos y administrar el dinero en general, me gusta mucho Mint. Tal vez sea la opción más popular porque tiene muchas funciones divertidas que te ayudan a controlar tus gastos con gran facilidad. Hay otras que nunca he utilizado, pero para llevar registros también he escuchado a algunas personas recomendar Expenses OK y ExpenseKeep.

Has hablado mucho de desarrollar mejores hábitos con respecto al dinero. ¿Cómo hacemos eso?

Es útil saber qué prejuicios cognitivos tenemos con respecto al dinero y descubrir los mecanismos extraños que utiliza nuestra mente para hacernos una mala jugada con las finanzas.

El concepto del anclaje es un buen ejemplo. Es un prejuicio que consiste en depender demasiado de una sola parte de la información para tomar decisiones. Por ejemplo, digamos que estoy en un restaurante y veo que el menú especial es una hamburguesa de 20 dólares.

Lo primero que pienso es: “Vaya, ¿quién pagaría 20 dólares por una hamburguesa?”. Luego, veo una hamburguesa que cuesta 15 dólares y me parece un buen precio, así que la pido. En realidad, no es un buen precio, solo parece así porque lo comparé con la de 20 dólares. Muchas veces pensamos que tenemos más control sobre las decisiones relacionadas con nuestros gastos del que en realidad tenemos.

Gastar dinero por lo regular es una experiencia muy emocional, así que lo más importante para desarrollar mejores hábitos en el manejo del dinero es entender las emociones que produce.

¿Qué más podemos hacer para desarrollar mejores hábitos?

Tratar de identificar el papel que desempeñamos en relación con el dinero, que es básicamente nuestra personalidad monetaria.

En general, según Bradley T. Klontz, psicólogo financiero y planificador financiero certificado, todos desempeñamos cuatro papeles o patrones asociados con el dinero.

El primero es el de Vigilante, que es cuando somos extremadamente cuidadosos con el dinero, y es el papel más deseable. Después están:

• Evasor: Cuando nos convencemos a nosotros mismos de que el dinero no es importante y no nos preocupa.

• Estatus: Cuando relacionas tu valor como persona con tu valor neto en dinero.

• Adorador: Cuando crees que tener más dinero resolverá todos tus problemas.

Los hábitos de cada persona con respecto al dinero varían mucho. Si queremos mejorar los nuestros, es vital identificar nuestra relación con el dinero y cómo lo manejamos para reconocer los hábitos negativos. Si no lidiamos con el aspecto emocional de la administración del dinero, podemos bloquear el funcionamiento de las cuestiones prácticas.

¿Quieres concluir con algo más?

No caigan en la trampa de creer que deben aprender todo acerca de las finanzas personales de un día para otro. Administrar bien el dinero es un hábito que desarrollamos día a día, así que es necesario invertir tiempo y energía para aprender sobre esto poco a poco.

ColumnaPor Rita Tonelli

Si yo te pregunto:

¿Querés ganar más dinero?

¿Querés que tus hijos obedezcan?

¿Querés concretar tus sueños?

¿Querés tener tu pareja ideal?

¿Querés convertirte en un profesional de éxito?

Estoy segura de que el porcentaje de “Sí” que obtendría de las respuestas sería de un 100%…por más amplio que fuera el muestreo.

Ahora bien, si la segunda pregunta fuera:

“¿Qué estás dispuesto a hacer para conseguir eso que querés?”

Vos… ¿Qué responderías?… … Seguir leyendo »

Steve JobsCon una vida tan activa, no es ninguna sorpresa que Steve Jobs sea recordado no sólo por tener una empresa exitosa, sino por su manera de hablar.

Parecía tener una opinión de todo y sus pensamientos frecuentemente hacían eco de su compromiso obsesivo a la calidad de Apple, ya sea en su acercamiento a los errores (“A veces cuando logras innovar cometes errores. Es mejor admitirlos rápidamente y continuar mejorando tus otras innovaciones.”) o con su atención al detalle (“El diseño no es cómo se ve o cómo se siente. El diseño es cómo funciona.”)

Tenía mucho que decir en diversas materias. Aquí hay algunas de sus pensamientos recolectados de varias entrevistas y discursos:

1. “La creatividad se trata de conectar cosas. Cuando le preguntas a personas creativas cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque realmente no lo hicieron, sólo lo vieron. Pareció obvio para ellos después de un tiempo.”

2. “Recordar que vas a morir, es la mejor manera que conozco para no pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay ninguna razón para no seguir a tu corazón.”

3. “Sé un punto de referencia de calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un ambiente donde la excelencia es aceptada.”

4. “No puedes conectar los puntos viendo hacia adelante, sólo puedes conectarlos viendo hacia atrás. Así que tienes que confiar que de alguna manera se conectarán en un futuro. Debes confiar en algo, tu instinto, destino, vida, karma, lo que sea.”

5. “Tu trabajo va a llenar gran parte de tu vida, la única manera de estar realmente satisfecho es hacer lo que creas es un gran trabajo y la única manera de hacerlo es amar lo que haces. Si no lo has encontrado aún, sigue buscando. Como con todo lo que tiene que ver con el corazón, sabrás cuando lo hayas encontrado.”

6. “Ser el hombre más rico del cementerio no significa nada para mí. Irme a la cama por las noches sabiendo que hice algo extraordinario es lo que más me importa.”

7. “Estoy tan orgulloso por las cosas que no hemos hecho como por las que sí hicimos. La innovación es decir que no a miles de cosas.”

8. “Pienso que si haces algo y resulta ser una buena idea, entonces debes hacer otras cosas increíbles, no lo pienses mucho tiempo. Sólo descubre qué es lo que sigue.”

9. “Ser despedido por Apple fue la mejor cosa que me pudo haber pasado. La pesadez de ser exitoso fue reemplazada por la ligereza de empezar nuevamente. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida.”

10. “La calidad es más importante que la cantidad. Un “home run” es mejor que dos dobles.”

11. “Cuando tenía 17 años, leí una frase que decía algo así: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día sucederá.” Hizo una gran impresión en mí y desde entonces, por los pasados 33 años, me he mirado en el espejo cada mañana y me pregunto: “Si hoy fuera mi último día, ¿me gustaría estar haciendo lo que estoy a punto de hacer?”

12. “Estoy convencido de que por lo menos la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no lo son es mera perseverancia.”

13. “Quiero dejar mi marca en el universo.”

Tenemos que recordar que el dinero siempre es un recurso escaso. Incluso para quienes lo tienen en abundancia. Debe recordar que las deudas nos quitan flujo de efectivo, y por lo tanto recursos disponibles para otras cosas

A lo largo de los años, he tenido la fortuna de evaluar la situación financiera de muchas personas. Cuando lo hago siempre trato de indagar más allá, trato de entender la manera de pensar, las conductas y la forma como cada uno de ellos se relaciona con su dinero. Así, he podido darme cuenta de que muchas veces se puede mejorar la vida de manera sustancial si uno empieza por aceptar su realidad y a ver las cosas desde una perspectiva distinta.

De manera constante me encuentro con personas que hallan cualquier pretexto para explicar su situación financiera. ¿Qué te hizo caer en ese nivel de endeudamiento? Una respuesta común es: “la verdad es que no me alcanza con lo que gano”. Muchas veces esto se puede traducir en “tengo un nivel de vida que no puedo pagar”.

Hace un tiempo, me tocó ver a un chico que había decidido independizarse y dejar de vivir con sus padres. Trabajaba en una buena empresa en Santa Fe y, por lo tanto, con tres de sus amigos, compañeros de trabajo, decidieron rentar un departamento por esa zona. La renta era de 25,000 pesos al mes, lo cual significaba que cada uno ponía 6,250 pesos.

Cuando él tomó la decisión, le pareció un precio justo por lo que estaba recibiendo. El problema es que su ingreso mensual (ya libre de impuestos y prestaciones como descuento por fondo de ahorro) era de 12,000 pesos al mes. El costo de la vivienda, para él, excedía la mitad de lo que ganaba.

El problema es que también tenía otros gastos. Estaba pagando su carro, con una mensualidad de 3,000 pesos. Más el costo de la gasolina, mantenimiento, verificaciones y seguro. Cada día laboral comía en la calle y de vez en cuando bajaba por su café. Se gastaba en promedio 100 pesos diarios —2,000 pesos al mes considerando 20 días hábiles.

Entonces, hagamos cuentas: 6,250 pesos de renta + 3,000 de mensualidad de coche + 2,000 de gastos diarios de comida (sólo días laborales) = 11,250 pesos. Si además metemos otros gastos como gasolina, salir de repente al cine o alguna fiesta, pasear con la novia, comida los fines de semana, entre otras cosas que los chicos suelen hacer, es claro que no le alcanza de ninguna manera con su ingreso mensual.

Obviamente no es fácil bajar este nivel de gastos. El coche es imposible porque hay un crédito que se tiene que pagar. Mientras tanto no se puede vender. El departamento se puede dejar y buscar una vivienda más económica (o incluso volver a casa de los padres, en este caso particular). Pero nadie quiere quedar mal con los amigos y la gente, instintivamente, busca la manera de conservar lo que tiene (un depa padre en Santa Fe representa también un asunto aspiracional).

En este caso específico, este muchacho entendió qué era lo que tenía que hacer. Intentó primero conseguir un aumento, pero no fue factible por el tiempo que tenía laborando en la empresa y porque no coincidían los tiempos con los periodos de revisión. Luego decidió informarles a sus amigos que seguiría con ellos hasta cumplir el año del contrato de renta, pero que después se mudaría. Mientras tanto redujo sus demás gastos al mínimo: dejó de comprar cafés, algunos días llevaba comida de casa, etcétera.

Ejemplos como éste hay muchísimos: personas de todos los niveles socioeconómicos que viven más allá de sus posibilidades y que encuentran cualquier cantidad de pretextos para justificar su propia situación: “no gano lo suficiente”, “no me alcanza”, “a mis hijos les doy todo, quiero lo mejor para ellos”, “los bancos son unos ladrones”, “es que me recomendaron comprar ese producto”, entre muchos, muchos otros.

Pero ¿qué hay detrás de cada uno de ellos? ¿Cuál es la realidad? Hay que asumir la propia responsabilidad sobre la situación que estamos viviendo y empezar, a partir de ello, a ordenar nuestra vida financiera.

Tenemos que recordar que el dinero siempre es un recurso escaso. Incluso para quienes lo tienen en abundancia. Precisamente por eso es tan importante administrarlo correctamente, recordar que las deudas nos quitan flujo de efectivo y por lo tanto dinero disponible para otras cosas y pensar más allá del final de esta quincena.

Zugoi Blog¡El cielo se está cayendo! ¡El cielo se está cayendo!

Ok, Chicken Little, eso podría ser un poco dramático. Pero Robert y yo creemos firmemente que se avecina un colapso. ¿Por qué?

Echemos un vistazo a la historia reciente:

• Primero, hubo una crisis de ahorros y préstamos en los años ochenta.
• Luego, en 1987, el mercado bursátil colapsó y el índice Dow Jones perdió 23% de su valor.
• El siguiente gran evento fue la burbuja de las puntocom y la subsiguiente caída de 1999 a 2000.
• Y el evento más reciente fue la crisis financiera mundial de 2007-08, desencadenada por la crisis de las hipotecas subprime y el colapso de la burbuja inmobiliaria estadounidense.

Me faltan algunas más pequeñas en el medio, pero esas son las verdaderas importantes (o tristes, realmente).

Esencialmente, el período más largo de tranquilidad del ciclo económico tuvo lugar durante la década del 90, cuando la economía pasó una década entera sin un ciclo de bajada. Esa fue una década rara (y gloriosa).

Como puedes ver, han pasado casi 10 años desde el último gran evento; si la historia se repite, tendremos un colapso. Y pronto.

Examinemos las evidencias.

El promedio industrial Dow Jones está en su punto más alto: su registro de cierre más alto es 24.792,20, que se acaba de establecer el 18 de diciembre de 2017. El Bitcoin, la criptomoneda altamente volátil, creó un frenesí completo en las últimas semanas, con su aumento del 1600% en valor. Dicho esto, literalmente sube y baja mientras escribo esto. En las noticias, se habla de burbujas de viviendas y burbujas de préstamos automotrices formándose a izquierda y derecha.

¿Sabes lo que las burbujas siempre hacen? ¡Explotar!

Preparándose para la explosión

No estoy tratando de enviar un mensaje de catástrofe y tristeza. No sabemos cuándo explotará esta burbuja, pero ciertamente podemos comenzar a prepararnos para ella. ¿Cómo? Todo se reduce a la educación financiera.

Verás, todo comienza con comprender que el dinero no te hace rico. Tu coeficiente de inteligencia financiera (IQ financiero) es lo que te hace rico. Te garantizo que si le das los mismos $ 100,000 a una persona con bajo IQ financiero y a una persona con un alto IQ financiero, verás una inmensa diferencia en cómo lo gastan y hacen crecer ese mismo dinero.

Central a la diferencia entre aquellos con IQs financieros bajos y altos es una alfabetización simple pero profunda: la capacidad de comprender un estado financiero: un estado de resultados y un balance general.

estados-financieros-01

Extrañamente, las clases de contabilidad enseñan a leer un estado de resultados y un balance por separado. Pero, en realidad, comprender la relación entre ellos es crucial. Después de todo, ¿Cómo puedes saber qué es realmente un activo o un pasivo sin la columna de ingresos o la columna de gastos?

Comprender la relación entre los dos te permite ver fácilmente la dirección de tu flujo de efectivo para poder determinar sin esfuerzos si algo te está haciendo ganar dinero o no.

En pocas palabras: Si algo está ganando dinero, es un activo. Si no, es un pasivo. La razón por la cual la mayoría de las personas con bajo IQ financiero sufre problemas de dinero es porque compran pasivos y los incluyen por error en la columna de activos.

El flujo de efectivo es la única forma de hacerlo

Es esta simple idea la que explica por qué las personas con bajo IQ financiero aún son pobres, incluso cuando obtienen ingresos de seis cifras. No tienen idea de cómo mover su dinero a activos que les den más dinero. Y el flujo de efectivo es lo que realmente importa.

Debido a que los temas financieros tienen una forma de tornarse innecesariamente complicados, mantengamos los conceptos simples y usemos diagramas para mayor claridad. Si puedes entender los siguientes diagramas, tienes una mejor oportunidad para adquirir una gran riqueza.

Patrones del flujo de efectivo

Un activo es algo que pone dinero en tus bolsillos. Este es el patrón del flujo de efectivo de un activo:

estados-financieros-02

Un pasivo es algo que saca dinero de tus bolsillos. Este es el patrón del flujo de efectivo de un pasivo:

estados-financieros-03

La parte confusa

Ahora, la confusión puede ocurrir porque los métodos de contabilidad aceptados permiten la inclusión de activos y pasivos en la columna de activos.

Para explicar esto, mira este diagrama:

estados-financieros-04

En este diagrama, tenemos una casa de $ 100,000 donde alguien ha puesto $ 20,000 en efectivo y ahora tiene una hipoteca de $ 80,000.

¡Confuso de verdad! ¿Cómo sabes si esta casa es un activo o un pasivo? ¿Es la casa un activo solo porque está incluida en la columna de activos?

La respuesta es, por supuesto, no. Para estar seguro, necesitaría consultar el estado de resultados para ver si era un activo o un pasivo.

Para ilustrar esto, veamos un diagrama que describe la casa como un pasivo:

estados-financieros-05

Puedes ver que es un pasivo porque sus únicas líneas se encuentran en la columna de gastos. Nada entra a la columna de ingresos.

A continuación, veamos un diagrama con la adición de una línea que dice «ingresos por alquiler» e «ingreso neto por alquiler»: la palabra clave es «neto». ¿Ves cómo esa adición al estado financiero cambia esa casa de un pasivo a un activo?

estados-financieros-06

En pocas palabras, si el ingreso por alquiler de la casa, menos los gastos de la casa, equivalen a un ingreso neto positivo por alquiler, entonces la casa es un activo. Si no, es un pasivo.

¿Encontraste esta lección profunda? Es esencialmente la base para construir todas las grandes riquezas.

Volviendo a mi comentario anterior, una persona con un IQ financiero alto y $ 100,000 podría saber cómo invertirlo en activos que son verdaderos activos, los que ponen más dinero en tus bolsillos cada mes. Una persona con bajo IQ financiero gastaría ese mismo dinero en pasivos, pero no sería capaz de diagnosticar lo que estuvo mal. Más bien, intentarán y trabajarán más para ganar más dinero, un círculo vicioso al que llamamos La Carrera De Ratas.

Volviendo a la burbuja

Comprender la relación entre el estado de resultados y el balance te permite comprender rápidamente si una inversión es un activo o un pasivo, y comprender esto te permitirá hacer la inversión correcta en todo momento.

Si bien no puedes controlar cómo se comportará la economía o cuándo se producirá esta burbuja inevitable, puedes controlar absolutamente tu continua educación y destreza financiera para minimizar su impacto.

Vivir MejorMi papá es un negociador de rehenes entrenado. Él aplicó las habilidades que los expertos usan en situaciones de crisis para que siguiera sus órdenes cuando era niña… y funcionó.

No era una niña desobediente, pero puedo decirte que cuando mi padre me pedía que lavara los platos, siempre lo hacía mucho más rápido que cuando mi madre me exigía lo mismo. ¿Cómo lo hacia?

Fui directamente a la fuente para averiguarlo.

El capitán Keith O’Sullivan, ex comandante de la Unidad Wayne de Negociación de Crisis de la Policía (también conocido como mi papá) explicó algunas de las técnicas que los negociadores de rehenes utilizan para obtener lo que quieren. Convenientemente, estos consejos también resultan útiles cuando les asignas tareas a tus hijos.

1. Sé amable

«Es difícil para las personas ser malas con alguien que está siendo amable,» dice O’Sullivan. Así que cuando asignes una tarea desagradable, hazlo con una sonrisa. Una voz tranquila y amable será recibida mejor que un tono de urgencia o demandante.

2. Disfraza las órdenes como pedidos

A la gente no le gusta que se les diga qué hacer. Si un negociador quiere que un sujeto abarricado coopere, le pedirá cortésmente si puede salir para discutir el problema. Si quieres que tu hija adolescente limpie su habitación, menciona casualmente que está un poco desordenado y pregúntale si puede encontrar algo de tiempo para arreglarlo.

Cuando quieres que haga algo, al principio el pedido puede encontrar resistencia. «Entonces encuentra un terreno en común,» dice O’Sullivan. «Por ejemplo, ‘Tan pronto como sueltes ese rehén, podremos trabajar en atender tu lista de demandas.’ O, ‘Tan pronto como ordenes esa habitación, podremos salir a tomar un helado.»

3. Practica la escucha activa

Esto es crucial si alguien está tratando de discutir contigo o probar un punto.

¿Tu hijo quiere ir a la casa de su amigo antes de cortar el césped? No interrumpas. Resiste la tentación de desacordar. Sólo escucha.

«Deja que el secuestrador (o en este caso, miembro de la familia) sapa que estás escuchando sus preocupaciones y tranquilízalos haciéndoles saber que estás de su lado,» dice O’Sullivan. «Y entonces el resto de la negociación se hará más fácil a medida que avances hacia el cumplimiento de tus objetivos»

«Al final, lo que quieres es que todos sientan como que formaron parte en el proceso decisiones y tú lo hiciste posible,» dice O’Sullivan.

En otras palabras, Tu hija sentirá que ella quería sacar la basura.

buenas noticiasAunque al leer el periódico o al ver el telediario a veces no lo parezca, el mundo está lleno de buenas noticias. Buenas noticias propiciadas por pequeñas acciones de muchas buenas personas. De personas concretas, anónimas, como por ejemplo tú que me lees.

Porque las buenas noticias dependen de lo que hagamos cada uno de nosotros. Dependen por ello, también, de ti.

Es verdad que es mucho más “noticiable” -dicen que así lo enseñan en las facultades de Comunicación- lo de “hombre muerde perro” que lo de “perro muerde hombre”, pero te aseguro que esto último es más común. Y lo sabes.

De cualquier manera, a base de leer, de ver o escuchar titulares sobre una lóbrega parte de la realidad -que desgraciadamente también existe-, podemos perdernos el brillo, la luz y el color a chorros de tantas acciones buenas, positivas, responsables; llevadas a cabo por personas honestas, esforzadas, competentes y generosas; que son las más.

De hombres y mujeres que cada día madrugan para -desde allí donde la vida les ha puesto- intentar hacer su trabajo lo mejor posible, sacar adelante a su familia y servir a la sociedad de la que forman parte.

Y ya es hora de que ocupen los titulares. Hoy quiero brindarles a ellos mi post.

Permitidme, además, una licencia adicional como consejero de Educación: dejadme que lo haga, en mi caso, poniendo como ejemplo de buen hacer a tantas madres, a tantos padres, a tantos alumnos o alumnas, a sus profes; a tantos profesionales del ámbito educativo, desde el conserje o la persona encargada de la limpieza al director o directora del centro.

En el trabajo bien hecho de cada uno de ellos, en su actuación responsable, nos jugamos cada día nuestro futuro como sociedad. Y eso sí que son palabras mayores.

En cualquier caso, peques y jóvenes están en buenas manos: en este caso, las de sus familias y las de sus escuelas, además de las del resto de la “tribu”, tribu en la que, como siempre, tienen que ganar los buenos. En ello estamos.

VivirPor Angel Chernoff

Los más sabios y felices entre nosotros, son aquellos que respetan su tiempo, y lo utilizan de manera productiva para crecer a medida que envejecen. Tristemente, sin embargo, muchos de nosotros envejecemos mucho más rápido de lo que crecemos.

Desperdiciamos gran parte de nuestras vidas con lo que la sociedad nos dice que la «madurez» es (casarse, comprar una casa, ascender en la escalera corporativa, etc.) que somos incapaces de enfocarnos en nuestro crecimiento interno y en nuestras metas. Nunca destinamos tiempo suficiente sólo para nosotros mismos.

Parte del problema es que siempre nos quedamos esperando condiciones para que las cosas se resuelvan solas en el futuro. Creemos que el momento adecuado para dar el siguiente paso, para desarrollarnos personalmente, de alguna manera aparecerá por arte de magia mañana, o la próxima semana, o el próximo mes, o el próximo año, y así sucesivamente.

Pero un día despertaremos y nos daremos cuenta de que después de tanto tiempo, no avanzamos nada. Y entonces nos preguntaremos, «¿Cómo pasó tanto tiempo, y por qué no me he movido?» En otras palabras, envejecimos, pero nunca crecimos a nuestro verdadero potencial. Nunca logramos la realización.

Deja que esta sea tu llamada. La vida está ocurriendo en este momento. Disfrútala! Haz que valga la pena. Ya que está pasando…

4 maneras de vivir hoy … Seguir leyendo »

20sUna joven me escribió recientemente sobre sus temores sobre el futuro:

«Estoy en mis 20s y estoy tratando de averiguar cual será mi futuro. Me pregunto cómo dejar de preocuparme y dejar que el miedo a lo desconocido ocupe totalmente mis pensamientos diarios (me estoy mudando de Suecia a Estados Unidos y no tengo ni idea de cómo voy a encontrar un trabajo, un lugar para vivir, etc.). Estoy muy asustada por el futuro, incluso cuando ya vencí obstáculos antes.»

La primera cosa que le diría es: No estás sola.

Muchas personas, jóvenes y viejos, le tienen miedo a lo desconocido, sobre todo cuando las cosas no están resueltas y todo está en el aire.

Tengo una hija de apenas 20 años, un hijo de 18… y no tienen ni idea de lo que el futuro les depara. Tampoco lo tuve yo cuando era joven, y para ser honesto, todavía no lo tengo! Me asusta un poco menos ahora, pero sé lo que es tener miedo de un amplio y aterrador futuro.

La segunda cosa que me gustaría decir es esto: Nadie tiene las respuestas. Nadie sabe cual es el mejor camino que debes tomar. Nadie descubrió la respuesta definitiva para tu problema de temerle al futuro. Lo mejores de nosotros simplemente fingen y hacen que parezca que sabemos lo que estamos haciendo. Pero no lo sabemos. Nosotros también seguimos tratando de averiguarlo, y la pura verdad es que la mayoría de nosotros, o estamos asustados o estamos fingiéndolo, incluso para nosotros mismos.

Pero tú quieres algunos consejos prácticos, estoy seguro. Así que déjame hacer lo mejor que pueda… pero siempre recuerda que 1) No está solo, y 2) nadie tiene en realidad la respuesta, si somos honestos.

Vuélvete bueno en algo

No tienes trabajo, nada fijo que hacer, las cosas están muy abiertas… y eso es aterrador, pero también es una ventaja. Tu horario está abierto, y tienes inmensas posibilidades.

La manera de tomar ventaja de esto es encontrar algo en lo que volverte bueno, y hacerte realmente bueno en ello. Tan bueno como puedas.

Y aquí tienes más buenas noticias: realmente no importa lo que elijas. Si decides ser bueno en diseño, y trabajas dos años en eso, y luego descubres que lo odias… puedes cambiar! Puedes entonces hacerte bueno en fabricar cosas con tus manos, y entonces cambiar cuando decidas que no es para ti. Y puede que luego aprendas programación y seas bueno en eso. O aprendas a tener un blog, y te vuelvas bueno en eso. No importa.

No importa porque el tiempo que gastas en volverte bueno en algo nunca es tiempo desperdiciado. Aprendes sobre cómo hacerte bueno en algo. Conoces personas que son apasionadas. Haces conexiones, con personas y con ideas y contigo mismo. Aprendes sobre ti mismo en el proceso.

¿Cómo te haces bueno en algo? En primer lugar, ponte offline, para alejarte de las distracciones. Y entonces:

1. Elige algo, cualquier cosa, que te interese.
2. Encuentra el siguiente paso más sencillo, y dalo.
3. Encuentra alegría en ese paso.
4. Encuentra a alguien con quien compartirlo. Mejor aún, encuentra a alguien a quien reportarte, como un jefe, o colega, o cliente, o amigo para que controle que no lo dejes.
5. Encuentra el siguiente paso sencillo, y disfruta de ese también.

Lo harás mal. Dudarás de ti mismo. Desearás poder hacerlo mejor, más rápido. Todos lo hacemos, pero la buena noticia es que eres joven y está bien hacer las cosas mal por un tiempo. Para cuando estés en tus treintas, lo harás mal un poco menos.

Construirás algo de impulso. Comenzarás a amarlo porque comenzarás a ser bueno en ello. Comenzarás a pensar que sabes lo que haces, y entonces te darás cuenta de que hay mucho más para aprender, y encontrarás que eso te da miedo, y después descubrirás que es emocionante.

Conéctate con personas interesantes

Buscar personas en línea que hagan cosas interesantes, reúnete con ellos en la vida real. Encuentra gente que sea apasionada, que estén construyendo cosas, que estén empujándose a sí mismos, que sueñen en grande, que sean conscientes, alegres, saludables, amables, tímidos, gregarios, aventureros y curiosos.

Hazte amigo de ellos. Está allí para ellos. Sé útil. Hazlos reír. Estas son tus personas.

Ellos te levantarán, te excitarán, llenarán tu vida con significado. Ellos harán que la sinceridad y la alegría sea tu nueva normalidad.

Estas personas ayudarán a tu futura carrera, de alguna manera, pero eso no es lo importante: lo que realmente importa es que los amigos son importantes. Tener unos que sean tontos te desanima. Tener unos que te apoyen e inspiren, que ames y valores… hacen que la vida sea significativa.

Pero no te preocupes mucho por lo que las otras personas estén haciendo. Apaga los medios de comunicación social de vez en cuando, y enfócate sólo en lo que estés haciendo. Cuando te juntes con amigos, descubre qué están haciendo, y qué los hace felices, pero no te preocupes si no estás haciendo esas cosas. Esa es su vida, y es impresionante, pero tu vida será únicamente la que decidas que sea.

En las finanzas

No tienes un trabajo todavía. Eso está bien, pero necesitas encontrar una manera de hacer dinero. Puedes trabajar como freelance, lavar coches, conducir para Uber, conseguir un trabajo temporal, ser un interno, no importa. Encuentra una forma de pagar el alquiler, e idealmente, aprender algunas habilidades mientras estás ganando para el alquiler.

Si tu trabajo no es el trabajo de tus sueños, sólo hazlo por ahora para pagar el alquiler, y pasa tu tiempo libre desarrollando alguna habilidad, y haciéndote bueno en algo. Pero no te atasques en tu trabajo, siempre busca algo mejor. Comienza tu propio negocio al mismo tiempo si puedes.

Gasta menos de lo que ganas. Todo el mundo lo dice, pero la mayoría de las personas lo ignoran. El secreto es querer muy poco. Siéntete satisfecho con tener pocas posesiones, con la comida sencilla, no con la necesidad de tener las cosas más nuevas o de ir a los restaurantes más cool o entretenidos.

Encuentra una biblioteca, lee algunos libros, trabaja en algunas habilidades, come comida sencilla vegetariana. Ahorra todo lo que puedas. Sí, eres joven y no necesitas preocuparte por la jubilación, pero tener dinero para cuando seas viejo no es el punto – el punto es construir un fondo de emergencia para no tener miedo si puedes pagar el alquiler o no.

Preocupándote por el futuro

Es normal preocuparse por el futuro, pero probablemente el mejor antídoto es aprender a cambiar tu enfoque a lo que está justo en frente tuyo, en este momento.

¿Estás haciendo algún trabajo? Enfócate en el acto físico de hacerlo. ¿Estás comiendo? ¿Cómo se siente esa comida? ¿Estás en un tren? ¿Cómo se siente tu trasero en el asiento, tus pies sienten el suelo? ¿Qué sonidos hay? ¿Qué puedes ver a tu alrededor?

Esto puede parecer un consejo trillado, pero lo que pasa es que aprendes a pasar de  tener ansiedad por el futuro a darte cuenta de lo que te rodea en este momento. Y te das cuenta de que si bien el futuro desconocido podría dar miedo, el presente se ve bien.

Descubrirás, de un momento a otro, que cada momento es bueno. Comenzarás a desarrollar confianza en el momento presente. Y ese es el antídoto a los temores sobre el futuro: aprender a confiar en que todo irá bien, porque a medida que pase cada momento, seguirás estando bien.

robert kiyosaki padre ricoDiferentes padres y diferentes ideas sobre el dinero

Mi padre educado tenía una idea muy arraigada de que el amor por el dinero era perverso, que obtener una ganancia excesiva era codicia. Se sintió avergonzado cuando los periódicos publicaron cuánto dinero ganaba, porque consideraba que ganaba demasiado en comparación con los maestros de escuela que trabajaban para él. Era un hombre bueno, honesto y trabajador que hizo su mejor esfuerzo para defender su punto de vista de que el dinero no era importante para su vida.

Mi padre educado, aunque pobre, decía constantemente:

  • «No estoy muy interesado en el dinero.»
  • «Nunca seré rico.»
  • «No puedo comprarlo.» … Seguir leyendo »

obstáculoFácil: si emprendes con éxito o fracasas es 100 por ciento tu culpa. Así que ¿cuál es el obstáculo número uno al momento de emprender?

¡Tú!

Es simple, ¿quieres cambiar tu camino? Modifica tus pensamientos. La historia que nos contamos diario, las conversaciones que tenemos y las decisiones que tomamos impactan directamente la forma en la que nos sentimos.

Recuerda: la manera en la que piensas sobre ti mismo significa todo.

Y sí, entiendo que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo, lo que sí es seguro es que tu viaje de emprendimiento tendrá altas y bajas y va a haber momentos en los que tendrás que mantenerte positivo.

La gente dudará de tus habilidades y te dirá “es imposible”, pero es ahí donde tienes que sacar a relucir tu fuerza interior y la confianza dentro de ti.

No olvides que en el momento en el que te digas a ti mismo “NO” sabrás que ya fallaste el problema a resolver.

Entonces ¿cómo salirte de ti mismo para seguir avanzando? Aquí 5 consejos que te pueden servir.

1. Dite a ti mismo que puedes llevar a cabo las cosas

Repítete que puedes resolver el problema y que eres merecedor de ese éxito.

Esta voz alejará la negatividad de tu cabeza y descubrirás que sin lo malo, lo bueno no existiría por lo que no hay una “mala” razón para abandonar tus metas.

2. Rodéate de gente positiva que crea en ti

Esto te dará la fuerza y la retroalimentación necesaria para ser mejor.

3. Recuerda por qué empezaste

Conoce tu propósito, escríbelo y velo todos los días. No olvides que estás construyendo algo increíble y que eso toma tiempo. ¡No seas tan duro contigo!

4. Empodérate

Gana más conocimiento en tu área. Pregunta y haz el networking necesario con personas que ya pasaron por lo mismo que tú.

5. Haz cortas tus metas a largo plazo

Y… llévalas a cabo. ¡Ojo! No olvides recompensarte (una copa de champagne siempre es buena idea).

Intenta estas técnicas y observa tu transformación y ¡quítate de tu camino!

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

Deja de ser perezoso y actúa!

Ya hace casi un mes que pasó Halloween, pero todavía hay muchas cosas que asustan por ahí… sin mencionar la situación económica, la tasa de desempleo y los eventos que pasan en el mundo.

Pero esta no es razón para esconderte debajo de las sábanas y depender de otros para que te protejan. De hecho, usualmente hablo con mujeres de todo el mundo y me cuentan de los terribles consejos que les dan… consejos que me vuelven loca…

«Ahorra dinero!
Haz aportes extraordinarios para tu jubilación!
Vive por debajo de tus posibilidades!»

Por favor. Es como si estos asesores pensaran que las mujeres son muy estúpidas y no pueden hacer nada más que eso. Es desquiciante. … Seguir leyendo »

Gato atascadoPor Marc

La vida es cambio, siempre está en movimiento. Quedarse atascado es una elección.

Es una opción, y no una oportunidad, lo que determina tu destino. El camino puede ser largo, pero es muy abierto. Como Lao Tzu dijo una vez: «El viaje de mil millas comienza con un paso.» Si no te gusta la forma en la que tu vida está en este momento, tienes la opción de cambiarla. De hecho, te debes a ti mismo cambiarla. Pero sólo puedes cambiar tu situación actual un pequeño paso a la vez.

En otras palabras, para atravesar incluso los tiempos y las circunstancias más difíciles debes tomar pequeños pasos, y debes seguir dando paso tras paso.

Así que si te sientes atascado en este momento, significa que no estás dando pasos. Y probablemente es porque… … Seguir leyendo »

Jim RohnAcabo de leer el libro Los Doce pilares del filósofo estadounidense Jim Rohn. La verdad es que el libro es muy bueno, directo y de fácil lectura, y sobre todo creo que encierra de alguna manera muchos de los consejos dados ya por otros libros de este tipo. En verdad recomiendo su lectura.

En todo caso, les dejo acá un breve resumen sobre los Doce pilares que según Rohn debemos fortalecer todos aquellos que deseen alcanzar el éxito en nuestras vidas.

Los Doce pilares

1 – Desarrollo Personal: El éxito viene cuando uno se desarrolla más allá de lo que actualmente es. Uno tiene que trabajar más en uno mismo (mejorándose) que en su trabajo. … Seguir leyendo »

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

Sírvete a ti primero

Nada ni nadie es más importante que tú. Ni tus niños, ni tu cónyuge o pareja, ni tu religión ni tu misión en la vida.

¿Cuál es tu reacción ante esta declaración?

«¡Herejía!» Dirán algunos de ustedes. «¡Qué egoísta es eso?» «Qué arrogante!»

En realidad no. Cuando haces a alguna cosa o a alguien más importante que tú; tu religión, tus hijos, tu cónyuge, o incluso el propósito de tu vida, entonces permites que esa persona o cosa tenga control sobre “ti”. Le das a esa persona o cosa poder sobre ti. Pierdes una parte de ti y se la das a cualquier persona o cosa a la que le des poder. Por supuesto, todas estas cosas pueden ser muy importantes para ti, pero no son más importantes que tú, el ser. … Seguir leyendo »

levantarse más temprano«Dormir temprano y levantarse temprano hace a un hombre sano, rico y sabio» –Benjamin Franklin.

«No confiéis en los beneficios obtenidos de levantarse temprano, según lo dispuesto por el enamoradizo Franklin…» –Mark Twain.

«Hace poco un lector me preguntó por mi costumbre de despertar a las 4:30 am todos los días, y me pidió que escribiera acerca de los beneficios para la salud de levantarse temprano, algo que me pareció una excelente pregunta», comenta Leo Babauta de Business Insider.

«Desafortunadamente, no hay ninguno, que yo sepa», afirma el autor en su artículo. «Sin embargo, hay un montón de otros grandes beneficios».

Ahora, permítanme en primer lugar decir que si usted es un ave nocturna, y eso le funciona, creo que es genial. No hay razón para cambiar, especialmente si usted es feliz así. Pero para mí, que pasé de ser un ave nocturna a una madrugadora (y sí, es posible) ha sido un regalo del cielo. Me ha ayudado de tantas maneras que nunca volvería a mi antiguo hábito.

Éstas son sólo algunas de las razones:

1. Nuevo día.

Me encanta poder levantarme y saludar un nuevo y maravilloso día. Sugiero crear un ritual matutino que incluya decir gracias por esta bendición.

El Dalai Lama recomienda decir lo siguiente cuando uno despierta:

«Hoy me siento afortunado de haber despertado, estoy vivo, tengo una preciosa vida humana, y no voy a desperdiciarla. Voy a utilizar todas mis energías para desarrollarme, para expandir mi corazón a los demás, para alcanzar la iluminación en beneficio de todos los seres, voy a tener buenos pensamientos hacia los demás, no me voy a enojar o pensar mal de los demás, voy a beneficiar a los demás tanto como me sea posible.»

2. Un comienzo increíble.

Solía empezar mi día saltando de la cama, tarde como siempre, corriendo para alistar a los niños y luego me apresuraba en dejarlos en el colegio y llegar (tarde) al trabajo. Entraba a la oficina, todo desaliñado, apenas despierto, gruñón y retrasado. No es un gran comienzo de día.

Ahora, tengo un renovador ritual por las mañanas y logró hacer muchas cosas antes de las 8 a.m., mis hijos están despiertos temprano igual que yo, y en la oficina, para cuando todo el mundo se pone a trabajar, yo ya he tenido un buen inicio. No hay mejor manera de comenzar el día que despertarse temprano, en mi experiencia.

3. Quietud.

No hay niños gritando, no hay bocinas de autos, no hay ruido de televisión. Las primeras horas de la mañana son por lo general muy tranquilas. Es mi momento favorito del día. Realmente disfruto ese momento de paz, de tiempo para mí, cuando puedo pensar, leer… respirar.

4. Amanecer.

Las personas que se despiertan tarde se pierden una de las hazañas más grandes de la naturaleza, que se repite en su totalidad todos los días –la salida del sol.

Me encanta cómo el día se pone lentamente más brillante, cuando el azul oscuro de medianoche se convierte en azul más claro, cuando los colores brillantes comienzan a filtrarse en el cielo, cuando la naturaleza se pinta de colores increíbles.

Me gusta salir a correr durante este momento, y miro hacia el cielo mientras corro y digo al mundo: «¡Qué día glorioso!» Sí, cursi, lo sé.

5. Desayuno.

Levántese temprano y realmente tendrá tiempo para desayunar.

Me han dicho que es una de las comidas más importantes del día. Sin desayuno, su cuerpo se nutre de aire hasta que esté tan hambriento a la hora del almuerzo que comerá cualquier cosa poco saludable que encuentre –mientras más grasoso y azucarado, mejor.

Pero si toma un buen desayuno, estará saciado hasta más tarde. Además, tomar desayuno mientras lee un libro o conversa con alguien en la tranquilidad de la mañana es eminentemente más agradable que engullirse cualquier cosa en el camino al trabajo.

6. Ejercicio.

Por supuesto que hay otros momentos para hacer ejercicio aparte de hacerlo temprano en la mañana. Pero he notado que si bien es agradable ejercitarse justo después del trabajo, también es susceptible de cancelar esta rutina debido a otras cosas que se presentan. Hacer ejercicios en la mañana casi nunca se cancela.

7. Productividad.

Las mañanas, al menos para mí, son el momento más productivo del día. Me gusta escribir algo en la mañana, cuando no hay distracciones, antes de revisar mi correo electrónico o las estadísticas de mi blog.

Siento que logro avanzar bastante de mi trabajo por la mañana, lo que me permite estar más libre cuando anochece y así puedo compartir más tiempo con la familia.

8. Metas.

¿Se ha trazado objetivos? Bueno, debería hacerlo. Y no hay mejor momento para revisarlos y planear como conseguirlos que a primera hora. Debería tener un objetivo que quiere lograr esta semana. Y cada mañana, piense en qué cosa puede hacer hoy para avanzar más hacia esa meta. Y luego, si es posible, dedíquese a eso a primera hora de la mañana.

9. Ir al trabajo.

A nadie le gusta el tráfico de la hora punta, a excepción de las grandes petroleras. Vaya al trabajo temprano cuando el tráfico es mucho más ligero, así podrá trabajar más rápido y se ahorrará tiempo. O mejor aún, vaya en bicicleta. (O mejor aún, trabaje desde casa).

10. Citas.

Es mucho más fácil llegar a tiempo a esa reunión o compromiso importante si se levanta temprano. Llegar tarde a esas citas es una mala señal para la persona con quien se está reuniendo. Llegar antes de la hora los impresionará. Además, tendrá tiempo para prepararse.

gente-exitosaHace unas semanas recibí una tarjeta postal en el correo del director general de Petra Coach, el creador de Align Software y de otro miembro de la Entrepreneurs Organization.

Nunca lo he conocido, pero Andy Bailey y su postal que colgué en mi pared ya han tenido un profundo efecto en mí, han reforzado los valores en los que creo y me recuerdan a diario las actitudes y hábitos que sé que tengo que adoptar con el fin de alcanzar el éxito.

A continuación, las 16 diferencias entre la gente exitosa y la gente que fracasa que Andy Bailey y la postal claman:

1. Aceptan el cambio frente a quienes tienen miedo al cambio

Aceptar el cambio es una de las cosas más difíciles que una persona puede hacer. Con el mundo que se mueve tan rápido y en constante cambio y la tecnología que se acelera más rápida que nunca, tenemos que aceptar lo que viene y adaptarnos, en lugar de temer, negarlo o esconderse de ello.

2. Quieren que los demás triunfen frente a los que esperan en secreto que los demás fracasen

Cuando estás en una organización con un grupo de personas, con el fin de tener éxito, lo tienes todo para tener éxito. Necesitamos querer ver a nuestros compañeros de trabajo lograr el éxito y que crezcan. Si deseas su desaparición, ¿por qué quieres trabajar con ellos?

3. Emanan alegría frente a los que emanan ira

En los negocios y en la vida, siempre es mejor ser feliz y emanar alegría a los demás. Esta se convierte en contagiosa y anima a otras personas a que la emanen también. Cuando las personas son más felices, tienden a estar más centradas y a tener éxito. Si una persona respira ira, pone a todos los que están a su alrededor con un humor horrible, los desmotiva y el éxito no les llega.

4. Aceptan la responsabilidad del fracaso frente a los que culpan los demás por sus fracasos

Donde hay subidas, casi siempre hay bajadas. Ser un líder y un exitoso hombre de negocios siempre significa tener que aceptar la responsabilidad de tus fracasos. Culpar a los demás no resuelve nada, sino que sólo rebaja a las otras personas y absolutamente nada bueno va a venir de ellas.

5. Hablan acerca de ideas frente a los que hablan de la gente

¿Qué fue lo que todos aprendemos en la escuela? Que los chismorreos no llevan a ninguna parte. Gran parte de las veces son falsos y la mayoría de las veces son negativos. En lugar de chismorrear sobre la gente, las personas de éxito hablan de ideas. Compartir ideas con los demás sólo les hace mejor.

6. Comparten información frente a los que la acumulan

Como todos aprendimos en la guardería, compartir es lo que se lleva. En las redes sociales, en los negocios y en la vida, compartir es importante para tener éxito. Al compartir información y datos con los demás, involucra a otros en lo que estás haciendo para lograr el éxito. El acaparar datos e información es egoísta y miope.

7. Dan a la gente todo el mérito por sus victorias frente a los que se llevan el mérito de los demás

El trabajo en equipo es la clave del éxito. Al trabajar con los demás, no te lleves el mérito de sus ideas. Deja que otros tengan sus propias victorias y momentos para brillar, los motivará. Y, a largo plazo, a medida que se desempeñen mejor, mejor te va a parecer.

8. Establecen metas y planes en sus vidas frente a los que no las establecen

Tú no puedes tener éxito sin saber a dónde vas en la vida. Un tablero de la visión de tu vida, un plan de 10 años, un pronóstico a 3 años, un plan estratégico anual y unas listas de metas diarias son herramientas útiles de la gente mega-exitosa. ¡Escribe tus visiones y metas en un papel!

9. Escriben un diario frente a los que dicen que lo tienen pero no escriben nunca

Llevar un diario es una gran forma de anotar ideas rápidas o pensamientos que te vienen a la mente, que vale la pena no olvidar. Escribirlas te puede llevar a algo aún más grande. Puedes incluso utilizar aplicaciones móviles o de su función de Notas de tu teléfono. Pero no te engañes a ti mismo diciendo que llevas un diario y no sigues adelante.

10. Leen cada día frente los que miran la televisión cada día

Leer todos los días te educa sobre nuevos temas. Si estás leyendo un blog, tu revista favorita o un buen libro, se puede aprender y tener más conocimiento a medida que se lee. Ver la televisión, por otro lado, puede ser un buen entretenimiento o un escape, pero raramente vas sacar nada de la tele que ayude a ser más exitoso.

11. Operan desde una perspectiva transformacional frente a los que operan desde una perspectiva transaccional

Los líderes transformacionales van por encima y más allá para alcanzar el éxito en otro nivel. Se centran en el trabajo en equipo, en la motivación y en la colaboración entre las organizaciones. Siempre están mirando hacia el futuro para ver cómo pueden transformarse a sí mismos y a los demás, en lugar de mirar sólo en hacer una venta o generar más ingresos o conseguir algo fuera del camino.

12. Continuamente aprenden frente los que improvisan sobre la marcha

El aprendizaje continuo y la mejora es la única manera de crecer. Tú puedes dar un paso por encima de tu competencia y ser más flexible, ya que tú sabe más. Si improvisas sobre la marcha, podrías estar dejando pasar las oportunidades que te impiden el aprendizaje (e ir creciendo!)

13. Felicitan a los demás frente a los que critican a los demás

Felicitar a alguien es siempre una buena manera de mostrarle que te importa. Un elogio da un impulso natural de energía y es un acto de bondad que te hace sentir también mejor. Criticar produce negatividad y no conduce a nada bueno.

14. Perdonan a otros frente a los que guardan rencor

Todo el mundo comete errores, es humano. La única manera de superar el error es perdonando y seguir adelante. Detenerse en la ira sólo empeora las cosas.

15. Tienen una lista de lo que quieren ser frente a los que no saben que ser

Una lista de lo que quieres ser es una excelente manera de crear una estrategia para el futuro. Quiero ser elegido un día oficial. Quiero ser un conferenciante en TED. Quiero ser el CEO de una startup. Quiero ser un gran padre y esposo.

La gente fracasada no tienen ni idea de lo que quieren ser. Si no sabes lo que quieres ser, ¿cómo puedes lograr el éxito? ¿Qué quieres ser?

16. Tienen gratitud frente a los que no aprecian a los demás y al mundo que les rodea.

Los momentos de gratitud, todos y cada uno, transforman mi vida cada día, y sin duda, me han hecho más exitoso y más feliz. La gente que te está agradecida a menudo son los que tienen un papel muy importante en tu éxito. A

segúrate de dar las gracias a todos los que entran en contacto contigo y camina con un espíritu de gratitud y reconocimiento, e incluso admiración, sobre el mundo que te rodea. La gratitud es la clave final para tener éxito en los negocios y en la vida.

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

Evita perder dinero haciendo las preguntas correctas

A finales de 1974, mientras que la mayoría de mis amigos iban a la escuela o trataban de encontrar un buen trabajo, yo estaba teniendo un tipo diferente de educación: la educación financiera.

Compré un pequeño condominio en la periferia de Waikiki. Fue una de mis primeras inversiones en propiedades. Era una de dos dormitorios, un buen baño en un edificio promedio. El precio fue de $ 56.000. Era una unidad de alquiler perfecta, y sabía que podría alquilarla rápidamente.

Estaba emocionado por la inversión y fui a mostrarle el negocio a mi Padre Rico. Miró por encima el documento, y en menos de un minuto, levantó la vista y preguntó: «¿Cuánto dinero estás perdiendo por mes?» … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

Cómo hacen sus presupuestos los ricos para hacerse más ricos

Padre pobre decía: «Vive por debajo de tus posibilidades.»

Padre rico decía: «Amplía tus posibilidades.»

Si le echaras un vistazo a las diferencias entre el presupuesto de mi padre pobre y el presupuesto de mi padre rico, entenderías la gran diferencia de mentalidad entre las dos declaraciones anteriores.

El presupuesto de mi padre pobre se enfocaba en reducir gastos para ajustarlos según sus ingresos. Para él era importante pagar a todos los demás y entonces disfrutar de lo que le quedaba… si quedaba algo.

El presupuesto de mi padre rico se enfocaba en aumentar los ingresos. Para él era importante pagarse a sí mismo primero y luego cuidar sus gastos. Él decía: «La mayoría de la gente utiliza su presupuesto como un plan para hacerse pobres o de clase media en lugar de hacerse ricos. Mi presupuesto es un plan para hacerse rico.»

Aquí tienes cuatro consejos que mi padre rico me enseñó sobre el presupuesto para hacerse rico. … Seguir leyendo »

Robert Kiyosaki“El futuro es creado por lo que se hace hoy, no mañana”

“El tamaño del éxito se mide por la fuerza del deseo, el tamaño de su sueño, y cómo se maneja la desilusión a lo largo del camino”

“La única diferencia entre una persona rica y una pobre es como utilizan su tiempo”

“Los títulos académicos son importantes y también lo es la educación financiera. Los dos son importantes y las escuelas están olvidando a uno de ellos”

“Los pobres, los que no tienen éxito, los descontentos y los poco saludables son los que más utilizan la palabra “mañana””

“Tengo un problema con tener demasiado dinero. No lo puedo reinvertir lo suficientemente rápido porque cuando lo hago, más dinero aparece. Sí, los ricos se hacen más ricos” … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiLa cura para la pereza

Por Robert Kiyosaki

A menudo oirás a la gente decir: «Son pobres porque son perezosos.» Lo que la gente quiere decir es que necesitas trabajar duro para hacerte rico. El problema es que eso es cierto sólo parcialmente. Necesitas trabajar muy duro para hacerte rico, pero también necesitas inteligencia financiera.

La otra es que las personas que más duro trabajan son también algunas de las personas más perezosas que conozco.

Todos oímos la historia del hombre de negocios que trabaja duro para ganar dinero, pasa largas horas en la oficina y lleva el trabajo a casa los fines de semana, sólo para ver como su esposa e hijos lo abandonan. En vez de trabajar en sus relaciones, se mantenía ocupado trabajando. … Seguir leyendo »

emprendedores felicesMuchos emprendedores ya no quieren cambiar el éxito por su salud, su dinero por tiempo con sus familias o un negocio a expensas de su pasión.

Actualmente es más importante que nunca dedicarte al mejoramiento y éxito en todas las facetas de tu vida y no sólo a tu negocio.

Por ejemplo, desarrollar una rutina de ejercicio no sólo es bueno para tu cuerpo, es una gran oportunidad para adiestrar tu habilidad para cumplir compromisos personales, mejorar tu disciplina personal y aceptar la responsabilidad de los resultados. ¿No te parece que suenan como buenos puntos para un negocio?

Aquí hay cinco formas de ser saludable, rico y sabio en todos los aspectos de tu vida.

1. Establece límites.

Si no tienes límites no vas a llegar muy lejos en el emprendedurismo o en tu vida.

La gente más exitosa es la que conoce el poder de decir que no. El primer paso importante para desarrollar estos límites es decidir cuáles son tus valores como persona y como empresa. Una vez que estableciste los estándares de cómo quieres operar tu vida personal y cómo quieres que opere tu negocio debes tomar esa decisión y actuar.

Por ejemplo, si te comprometes con tu pareja que el viernes es para salir debes evitar que tu trabajo rebase los límites que tienes para los viernes. Si sabes que todas las mañanas de 8 a.m. a 9 a.m. vas a ir al gimnasio, no puedes dejar que tus empleados crucen esa línea programando juntas temprano. Debes pedirles a tus amigos y familia que respeten esos límites, especialmente si trabajas desde casa.

Ponte reglas y síguelas usando el poder del «no».

2. Toma descansos.

Los estilos de trabajo varían, pero una cosa es segura, pararte del escritorio es importante. Moverte un poco te ayudará a recuperar algo de energía y estimular nuevos pensamientos. También hará que la sangre fluya, lo cual es bueno para la mente y el cuerpo. No te detengas sólo parándote del escritorio, los breaks también son importantes.

Asegúrate de que por lo menos un día en tu ocupada semana está reservado como día personal. Es crucial desconectarte del trabajo durante ciertos periodos de tiempo para rejuvenecer tu mente y cuerpo. El emprendedurismo es un maratón no una carrera a toda velocidad, así que si no haces tiempo para ti te quemarás. Toma descansos y usa ese tiempo para reconectarte con tu creatividad y pasión.

3. Di lo que sientes.

Ser un emprendedor es un trabajo duro y hay momentos en los que en la etapa de startup vas a estar de acuerdo con ciertas cosas. Es por eso que conocer tus límites es importante.

Saber lo que quieres y hacia dónde te diriges alineará tus acciones con tus palabras. Muchas discusiones y malos entendidos son rastreados por la mala comunicación. Tal vez evitas ser directo por miedo a lastimar a alguien, pero los emprendedores necesitan tener una comunicación clara y directa.

Un gran tip es que la persona con la que te estás comunicando recapitule la conversación en sus propias palabras. Con eso podrás ver si entendieron lo que esperabas. Si no está claro tampoco lo fue tu comunicación.

No te salgas de una conversación hasta que los dos están de acuerdo y puedan resumir el resultado de la conversación. De esa manera ninguno de los dos basará sus acciones y próximos pasos en suposiciones sobre lo que se dijo, sino en cosas que se acordaron.

4. Cuida lo que dices.

Las palabras son poderosas y necesitas asegurarte de que lo que salga de tu boca sea lo mismo en lo que crees. Es más difícil retractarte de algo que no quisiste decir o dudar de una declaración que hiciste antes cuando dijiste la verdad y que te mantengas firme.

Aprender a decir lo que quieres mejorará tu negocio y relaciones personales, y ayudará a asegurar que tus límites se queden en su lugar.

5. Pon orden.

Si la forma en la que haces una cosa es como haces todo, date tiempo para practicar el arte de la claridad. La claridad en una conversación puede ser muy importante pero también en tu casa, mente y cuerpo. Mantén el orden en cada aspecto de tu vida limpiando tras de ti y eliminando el desorden para organizarte.

Mucho desorden en tu bandeja de entrada, escritorio y casa puede provocar que no seas productivo por buscar cosas perdidas. Cuando tienes tu vida organizada eres capaz de tener acceso a cosas importantes. Si hay una cosa que todo emprendedor necesita es más tiempo.

finanzas personalesIntroducción

Las finanzas personales tienen sin duda una gran variedad de temas importantes, desde cómo hacer un plan de gastos, cómo invertir nuestro dinero o cómo salir de deudas, entre muchos otros. Su estudio incluye una gran variedad de factores que no son sólo financieros, sino psicológicos y de comportamiento humano.

Por eso no creo en recetas, ya que lo que funciona para uno puede no ser adecuado para alguien que tiene una forma de ser distinta.

De todo ello hemos hablado en esta columna a lo largo de los años. Es un tema que me apasiona precisamente porque tiene muchas aristas, pero también un gran impacto en nuestra calidad de vida.

Como siempre he dicho: todos los días tomamos decisiones financieras, incluso varias veces al día. Lo hacemos cada vez que vemos un escaparate y decidimos comprar o no un objeto; cada que entramos a una tienda o decidimos qué pedimos en un restaurante.

Con todo ello, un plan financiero personal está basado en cuatro grandes rubros. Por eso digo que las finanzas personales tienen cuatro puntos cardinales que son los siguientes:

1.- Establecer metas y objetivos porque tenemos que saber dónde estamos parados y hacia dónde queremos llegar.

2.- La creación del patrimonio, cuya condición necesaria es el ahorro. Si no tenemos un excedente y por el contrario gastamos más de lo que ganamos, jamás podremos crearlo.

3.- El crecimiento del patrimonio, que es fundamental, a través de la inversión inteligente de ese dinero que hemos logrado ahorrar. Hay miles de maneras de hacerlo, pero en todo momento se debe invertir en congruencia con los objetivos que buscamos, que definen nuestro horizonte de inversión.

4.- La protección del patrimonio, aquello de lo que casi nadie habla, menos en un país como México en donde se carece de una cultura de previsión. Proteger lo que hemos logrado es fundamental.

Seguramente muchas personas me podrían decir que faltan temas importantes como, por ejemplo, una adecuada estrategia fiscal.

Desde luego que son también muy relevantes y en ciertos casos pueden hacer una enorme diferencia en el resultado final. Pero es algo que se puede insertar parcialmente en los puntos referentes a la creación y al crecimiento del patrimonio.

Lo mismo con el aspecto de los créditos y las deudas, un aspecto sin duda fundamental, del cual hablo mucho en este espacio. Eso es parte de la creación del patrimonio que tiene que ver con el manejo del flujo de efectivo. En general, las deudas son un paso atrás, comprometemos parte de nuestro ingreso futuro y nos disminuye por ende la capacidad de ahorro.

Entonces, como mencioné, la planeación financiera debe tener un claro enfoque en estos cuatro puntos cardinales.

Idealmente uno debe hacer una estrategia centrada en cada uno de ellos, por etapas.

Primero tener muy claro de dónde partimos y a dónde queremos llegar.

Luego empezar a manejar nuestro dinero de tal forma que podamos reservar parte de él hacia el cumplimiento de esos objetivos.

Entonces establecer una estrategia de inversión que esté acorde con nuestras metas, horizonte de inversión y la tolerancia al riesgo.

Finalmente, tener una estrategia de previsión y protección patrimonial, que pueda ayudarnos a cuidar todo aquello que estamos construyendo.

No dejemos que un viento en contra lo destruya. Así que manos a la obra. En las siguientes colaboraciones hablaré un poco más acerca ello y empezaremos nuestro camino hacia la construcción de nuestro patrimonio.

 

 

 

Subir »
FB