Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Robert KiyosakiCuando alguien se me acerca y me pregunta qué deben hacer para estar mejor preparados para iniciar un negocio, siempre les digo lo mismo: “Consigue un trabajo en alguna empresa que te entrene para vender.”

Ese es el consejo que padre rico me dio cuando quise empezar mi negocio. A pesar de que odiaba las ventas, y tenía mis dudas, eventualmente conseguí un trabajo de ventas en Xerox.

El consejo de padre rico resultó ser muy valioso.

Comunicación = Flujo de dinero

Entre las cualidades importantes que un trabajo en ventas te enseñará está la capacidad de comunicarte de manera efectiva.

Cuando padre rico me dijo que consiguiera un trabajo en ventas, me resistía a la idea de ir de puerta en puerta a vender fotocopiadoras. Lo que me dijo sobre eso fue, “Los pobres son pobres comunicadores.” Él sabía que aprender a vender me haría un mejor comunicador, me haría un mejor hombre de negocios.

Siempre me sorprende el poco tiempo que los emprendedores dedican a mejorar sus habilidades de comunicación en general. Cada vez que encuentro un negocio en problemas, a menudo es reflejo de una pobre comunicación. Como dijo padre rico, “El flujo de dinero que entra a tu negocio es directamente proporcional a la comunicación que fluye hacia fuera.”

Comunicación = Mejor negocio

Una de las razones de porque una buena comunicación es tan importante es porque te permite satisfacer mejor la demanda.

Padre rico decía: “Para ser un buen comunicador, primero tienes que ser bueno en psicología humana. Necesitas saber qué botones apretar. Diferentes personas tienen diferentes botones.” La clave para saber qué botones apretar era escuchar. El decía: “Mucha gente habla, pero sólo unos pocos escuchan. El dinero va hacia los mejores comunicadores.”

Más allá de sólo satisfacer la demanda, una buena comunicación interna en tu empresa es vital. Muchas veces, con sólo mirar los estados financieros de tu negocio, puedes ver fácilmente qué áreas del negocio se están comunicando bien y cuáles no. Si tus diferentes departamentos se están comunicando bien, el negocio funcionará mejor y el flujo de dinero será más saludable, ya sea por un aumento en las ventas o la disminución de los costos… o ambas.

Comunicación = Más capital

Padre rico adoptó el hábito de asistir a un seminario sobre comunicación cada año, y yo continúo con esa tradición actualmente. Siempre noto cómo poco después de asistir a estos seminarios, mis ingresos aumentan. No creo que sea una coincidencia.

Con los años, he asistido a cursos de:

1. Ventas
2. Sistemas de comercialización
3. Publicidad, titulares, y redacción
4. Negociaciones
5. Hablar en público
6. Publicidad directa electrónica
7. Armar seminarios
8. Juntar capital

Cuando hablo con personas que quieren ser emprendedores, el ítem número ocho tiene su mayor interés, recaudación de fondos. Pero cuando la gente me pregunta cómo aprender de reunir capital, les apunto los números del uno al siete que aparecen arriba, y les explicó que reunir capital requiere cada una de estas habilidades de alguna manera.

El punto es este: hasta que aprendas a comunicarte de manera efectiva, nunca serás capaz de juntar eficazmente capital.

La comunicación es tu trabajo #1

La mayoría de las personas pueden evitar hablar de cierta manera… con ser simplemente pobres comunicadores. Pero si quieres ser dueño de negocios, tienes que dominar el arte de comunicarte con múltiples tipos de personas; con los clientes, los empleados, los contratistas, los proveedores, los inversores, y muchos más.

En pocas palabras, la tarea principal de las personas que poseen un negocio es comunicarse efectivamente con otras personas que no son como ellas, pero que son esenciales para el éxito del negocio.

exitoUna pregunta, como para romper el hielo: ¿a quién le gusta fracasar?

Dicho así, posiblemente la respuesta aparece antes de terminar de leer la primera frase: a nadie. Sin embargo, la experiencia humana a través de los siglos ha demostrado que los hombres y mujeres más exitosos, aquellos que han alcanzado y conquistan sus metas y sueños, parecen ser “fracasadores seriales”. ¿Por qué?

Este artículo nos invita a reflexionar sobre cinco modalidades muy frecuentes en la condición humana, para poder construir el camino del éxito cimentado en una de las estructuras más fuertes con la que contamos.

Primero: Preparados para ganar

El mundo, especialmente en Occidente, no admite el fracaso dentro de la existencia; lo que desde la formulación misma de este postulado parece ser un grave escollo a sortear, ya que vivimos en una condición física, emocional y mental en permanente cambio, por lo que la alteración en negativo del resultado de las cosas es frecuente. Y más aún: es cotidiana.

Por lo que, si bien la preparación para el éxito es apropiada, quizás lo más indicado sería pensarlo como la preparación para disfrutar de la experiencia añadida por los logros y las conquistas.

Así, por ejemplo, cuando un deportista o una bailarina se entrenan décadas para lograr su mejor performance, el mismo camino es el que añade las dosis de desafío necesarias para consolidar algo superior que, en determinado momento, podríamos llamar éxito.

Entonces, sintetizando el primer concepto, necesitamos asumir de una vez que el camino hacia los logros y realizaciones está plagado de situaciones de fracasos.

Segundo: El escalón necesario

Te propongo hacer un breve repaso sobre tus últimos diez años. ¿Tuviste alguna experiencia que no resultó tal como la soñabas? ¿Fue enriquecedora, más allá de la turbulencia, desánimo y nivel de desafío que se presentó en aquel momento? Seguramente sí. Esto no invalida la cuota de padecimiento que hemos atravesado.

Sin embargo, cuando miramos aquella situación en perspectiva, somos capaces de descubrir el sentido. El sentido es, ni más ni menos, que el propósito de esa experiencia. ¿Por qué llegó a mi vida? ¿Qué vino a mostrarme? ¿De qué forma puedo hacerlo distinto la próxima vez?

Desde esta óptica, el fracaso es todo un éxito, por más que en el instante del pasado no tenga la capacidad de verlo en forma inmediata.

Tercero: Expandiendo las oportunidades

Otro beneficio añadido del fracaso, una vez que hemos pasado el primer umbral de pesadumbre, es la alternativa de mirar las opciones que tenemos a mano. Desde allí sucede algo maravilloso en nuestro interior: se llama madurar, se llama crecer.

Es entonces cuando muchas de las experiencias cobran sentido, ya que, como en un rompecabezas que empieza a armarse nuevamente, las piezas van encajando. Esto no sucede por mera fuerza de voluntad, aunque por supuesto que esta actitud ayuda mucho. Ocurre porque expandimos nuestro ojo interno, aquel con el que observamos las cosas y las situaciones. “Observamos” es la palabra clave en esta idea, ya que es muy distinto a “mirar” y “ver”.

El proceso de observar es activo, y a la vez, expansivo. Por eso se abren grandes puentes de oportunidades para crear puntos de referencia distintos, que pueden producir un cambio sustancial en el próximo resultado de vida.

Cuarto: El dolor de la pérdida

En cualquier circunstancia, un fracaso viene a contrastar dentro de nosotros algo que ya no está: una persona, situación, negocio, trabajo, relación, vínculo, proyecto, sueño o meta. Con cargas emocionales de distinta intensidad según cada persona –lo que me gusta llamar ‘termostato interno’-, si somos capaces de atravesarlas con entereza y voluntad férrea, muy pronto estaremos un paso delante de ese momento de dolor y desesperación, de tristeza y desánimo.

¿Cómo puedo accionar frente a lo irreversible?

En primer lugar, dándome el espacio para sentir. De este lado del mundo se nos entrenó para no sentir, por lo que las emociones dolorosas tienen mala prensa. Sin embargo, son parte irreversible del crecimiento y la evolución humana. Nos hacen más fuertes y decididos.

Segundo: permitiéndome dar pequeños pasos para recobrar el movimiento, tal como cuando hacemos rehabilitación física luego de algún episodio que nos ha paralizado o postrado. Allí decidimos entrenar nuevamente nuestras capacidades (en este caso las emociones), para –más allá del dolor y la tristeza- recobrar la marcha. Y esto no es inmediato ni mágico. Requiere una enorme fuerza interior y un entorno que acompañe saludablemente.

Y tercero: recordando que esto también pasará. No importa el nivel de dolor que sientas hoy, dentro de un tiempo somos capaces de reformularlo y convertirlo en algo valioso. Pero ojo: sólo si sabemos verlo de esta forma.

Para verlo, es imperioso elegir la mejor actitud. Y de eso habla nuestro quinto punto.

Quinto: Tu actitud es lo que vale

Frente al desafío del fracaso de cualquier tipo, tienes una opción maravillosa para volver a probarte: elegir tu actitud.

Usualmente nos enseñan que hay una forma positiva de ver las cosas; y otra negativa: ésta es la que más asusta. Sin embargo, en el primer paso para salir de la situación que te conmueve, es aceptar la posibilidad de un término medio: la neutralidad.

Contrariamente a la idea que en este espacio neutral no pasa nada, ocurre todo lo opuesto: se movilizan invisibles fuerzas internas, que te permitirán de a poco recobrar el sentido y propósito de la vida. Y desde allí, si te mantienes en permanente movimiento, podrás encontrar el aprendizaje que encierra esta experiencia.

Aprendizaje que a veces nos llega a la fuerza, incluso desarmándonos por completo. Créeme que sé de qué te hablo, por estar muy curtido con todo tipo de situaciones.

Entonces, llega el punto donde maduré desde el dolor y me permito reconocer esa experiencia como algo valioso –cosa que hasta hace poco tiempo seguramente me negaba a ver de esta forma-. Allí se produce un profundo “insight”, una mirada hacia dentro y, desde allí, recién, proyectar el nuevo Ser: un poco machucado por los golpes, seguramente. Aunque fuerte, día a día más entusiasta, y definitivamente más flexible.

Vivir MejorSi asumes que entiendes por qué piensas y actúas de la forma en que lo haces, probablemente estés equivocado.

Décadas de investigaciones psicológicas sugieren que las personas se comportan de formas misteriosas y desconcertantes; incluso para a sí mismos.

Navegamos por el hilo de Quora, “¿Cuáles son algunos hechos alucinantes sobre la psicología social?” y sacamos los hallazgos más fascinantes. (Algunos no pertenecían al ámbito de la psicología social, pero creímos que merecían ser incluidas.)

Sigue leyendo para descubrir por qué etiquetamos otras personas como cretinas y a nosotros mismos víctimas de las circunstancias; por qué las personas poderosas son devoradoras desarmadas; y porque preferimos que nos den descargas eléctricas antes que sentarnos solos por 15 minutos (en serio).

1. A menudo nos suscribimos a la opinión de la mayoría, aun cuando es obvio que la mayoría está equivocada

“La gente suele ir longitudes sorprendentes para ajustarse a la opinión de la mayoría,” escribe Leo Polovets, en referencia a un experimento realizado por el psicólogo Solomon Asch.

En la década de 1950, Asch diseñó un experimento en el que los participantes vieron tres líneas y se les pidió decir cuál era la más larga. Una línea claramente era más larga que las otras.

En cada iteración del experimento, sólo un participante fue rodeado por un grupo de cómplices, quienes informaron que una de las líneas más cortas era la más larga. Efectivamente, tres cuartas partes de los participantes estuvieron de acuerdo con el resto del grupo al menos una vez.

En 2005, el psiquiatra y neurólogo Gregory Berns replicó el experimento y encontró resultados similares. Berns también escaneó los cerebros de los participantes mientras realizaba el experimento y determinó que la presión del grupo realmente causó que la gente cambie su percepción de la realidad, mientras que no estar de acuerdo con el grupo hizo que la gente experimentará malestar emocional.

2. No siempre nos damos cuenta de que el entorno tiene un enorme impacto en nuestro comportamiento

En los países donde las licencias de conducir tienen un cuadro de exclusión para la donación de órganos, la tasa de consentimiento es significativamente mayor que en los países donde hay un cuadro de inclusión según las investigaciones.

“Tomar decisiones es difícil, por lo que muchas veces la gente recurre a la opción por defecto,” dice Christopher Lee.

3. Asumimos erróneamente que la mayoría de la gente apoya los comportamientos comunes

Una manera de explicar este fenómeno, escribe Anunay Arunav, es, “cuando nadie cree, pero todos creen que todos los demás creen.” En otras palabras, los miembros individuales de un grupo privado creen una cosa, pero creen que todos los demás en el grupo creen lo contrario.

Este fenómeno puede ayudar a explicar por qué ciertas prácticas culturales y políticas del gobierno persisten mucho después de que el apoyo por ellos ha disminuido.

El término fue acuñado en 1931 por los psicólogos Daniel Katz y Floyd Allport, cuando descubrieron que la mayoría de los estudiantes universitarios no apoyaban la segregación racial, pero estaban convencidos de que sus compañeros si lo hacían.

Más recientemente, los investigadores le preguntaron a estudiantes universitarios sobre sus actitudes en cuanto al consumo de alcohol y sus estimaciones sobre las actitudes de sus compañeros. La mayoría de los estudiantes creían que les incomodaban más el consumo de alcohol en el campus que al estudiante promedio.

4. Estamos más influenciados por nuestro entorno más cercano de lo que reconocemos

En un estudio, citado en el libro “You Are Not So Smart,” los investigadores hicieron que los participantes decidieran cómo dividir una suma de $10 con un cómplice. Cuando los participantes fueron sentados en una habitación con un maletín, una cartera de cuero, y una pluma estilográfica, ellos fueron dos veces más propensos a tomar más dinero para sí mismos que cuando se sentaban en una habitación con artículos neutrales.

Sin embargo, cuando se les preguntó por qué se comportaron de la manera en que lo hicieron, ninguno mencionó los objetos de la habitación, más bien dijeron que actuaron de acuerdo a lo que era justo.

“La conclusión es que nuestras acciones siempre están influenciadas por los valores y mensajes que percibimos de nuestro entorno,” dice Fabio Bracht.

5. Nos gustan más las personas cuando actúan de la misma forma que nosotros

“A pesar de que hacía mucho tiempo se sospechaba que copiar el lenguaje corporal de otras personas aumentaba la posibilidad de que les agrademos, el efecto no fue probado rigurosamente hasta que Chartrand y Bargh (1999) llevaron a cabo una serie de experimentos,” escribe Noor Alansari.

Esos experimentos llevaron a los investigadores a concluir que imitar las peculiaridades del habla y gestos físicos de otras personas hace que les agrademos más a esas otras personas, un fenómeno conocido como “efecto camaleón”.

6. Creemos que tenemos más influencia sobre cómo salen las cosas de la que realmente tenemos

Kris Munot apunta a la existencia de la correlación ilusoria. Esto explica por qué siempre creemos que quedamos atrapados en la fila más lenta del supermercado o en el carril de circulación más lento.

La correlación ilusoria se produce cuando dos cosas parecen estar vinculadas, a pesar de que no lo están. Así que cuando estás parado en la fila, te das cuenta de dos cosas: una, la otra fila que se mueve más rápido y dos, a ti mismo. No estás prestando atención al hecho de que en realidad estás constantemente cada vez más cerca a la caja.

En otras palabras, de acuerdo con Tom Stafford de la BBC, estamos plagados de “una mente que sobre-exagera nuestra propia importancia, dando a cada uno de nosotros la falsa impresión de que somos más importantes en cómo las cosas salen de lo que realmente somos.”

7. No siempre pensamos razonablemente mientras trabajamos en grupos

Mark Alexander Fonds menciona el pensamiento de grupo y cómo ayuda a explicar la fracasada invasión a la Bahía de los cochinos.

El Psicólogo Irving Janis acuñó el término “pensamiento de grupo” cuando estaba investigando la invasión de 1961, en la que los soldados estadounidenses trataron de derrocar al gobierno cubano.

Lo que sucedió, según la teoría de Janis, es que los subordinados del presidente Kennedy sabían que querían deshacerse del líder cubano Fidel Castro y por lo que llegaron a conclusiones sin permanecer abiertos a nueva información. En esencia, al equipo se le ocurrió un plan que a Kennedy le gustaría en lugar de un plan que fuera sensato.

Como el psicólogo Ben Dattner, Ph.D. escribe en Psychology Today, “a veces, lo mejor que un líder puede hacer para evitar el pensamiento de grupo es, dar un paso atrás y alejarse de su equipo, y permitir que el grupo alcance su propio e  independiente consenso antes de tomar una decisión final.”

startup exitosaEl esfuerzo requerido para lanzar un nuevo negocio puede ser desalentador.

Claro, todo puede variar dependiendo del tipo de negocio que estés fundando. Pero una vez que tengas tu concepto y tus finanzas en orden, hay algunos tips básicos que son universales.

Hablamos con dueños de negocios, consultores y profesores para darte los pasos necesarios para hacer crecer una startup.

Aplica estos pasos fundamentales en tu propia industria y estarás listo para tener una compañía exitosa.

1. Valida tu idea.

Einas Ibrahim, fundador de Talem Advisory, una startup de consultoría en Nueva York, dice que el error más grande que comenten los emprendedores es trabajar en una idea antes de confirmar que hay un mercado que la pueda comprar.

Si tu startup apunta a vender algo que el mundo nunca ha visto, asegúrate de que todos lo necesiten de verdad. Tal vez no existe todavía porque la gente puede vivir sin eso.

2. Refuerza tu plan y presupuesto.

Hasta los mejores planes de negocio salen mal. Las mejores startups esperan lo inesperado y tienen una respuesta lista.

“Ten un plan listo para saber cómo dirigir tu negocio”, dice Leonard Green, fundador y presidente de The Green Group, una firma de impuestos, consultoría y contaduría de Nueva Jersey. “Es una forma de tomar decisiones antes de que tengas que tomarlas”.

Cuando presupuestes las necesidades económicas de tu startup, asume que tu negocio generará cero ingresos durante el primero año, dice Green. “Muchas veces cuando tienes ventas no tendrás ingresos por algunos meses”, dice. “Además, tendrás que cubrir la renta, utilidades, inventario, salarios y promoción”.

3. Junta al mejor equipo.

Tal vez el paso más importante en la evolución de tu startup sea juntar un grupo que trabaje bien.

“Muchos emprendedores tienen el talento de conectar a la gente, por lo que tienen buenos contactos y una gran ventaja”, dice Mark Coopersmith, un emprendedor tecnológico. Tus compañeros necesitan compartir ideas sobre cómo debe ser manejado el negocio.

“Crea el equipo desde un inicio y compárteles tus valores. Si invitas a nuevos trabajadores y socios y todos están de acuerdo con los valores, puedes aprovechar esto para tomar buenas decisiones.” Coopersmith invoca a Peter Drucker, el gurú del managment, quien hace 60 años escribió que las corporaciones tienen dos funciones específicas: marketing e innovación. En otras palabras, los negocios existen para crear y vender el producto.

Además, necesitas de gente que sea experta y capaz de trabajar cuando las cosas se pongan difíciles. Siéntate con las personas y haz un plan para todos los imprevistos.

4. Establece un sistema de soporte.

El viaje del emprendedor puede parecer una búsqueda solitaria, pero antes de que te embarques en este viaje necesitas asegurarte de que tus seres queridos te puedan apoyar. De hecho, es esencial para tu salud emocional y la de tu empresa.

“Siempre he dicho que se necesita de un pueblo para levantar una startup”, dice Margaux Guerard, co fundadora de Memi, una empresa que vende tecnología wearable para mujeres. “Como emprendedor, no puedes hacer esto solo. Necesitas apoyo emocional y mental de tus amigos y familiares para ayudarte en la tormenta”.

5. Responde a la retroalimentación y mejora tu modelo.

Cuando Bayard Winthrop concibió su noción de crear una sudadera con capucha, equipó a cientos de clientes potenciales con prototipos y les preguntó lo que pensaban. ¿Cómo se sentía la tela? ¿Era muy suave? ¿Se sentía muy áspera?

Si no le hubiera pedido información a la mayoría de sus clientes, el fundador y presidente de American Giant, nunca hubiera sabido si su idea era buena. “Hicimos todo, desde poner imágenes en la página de internet hasta hacer 100 sudaderas y ponerlas en las manos del consumidor.”, dice.

Para los emprendedores, la necesidad de constantemente lidiar con el negocio nunca termina. “Debes pensar siempre sobre cómo modificar lo que tienes para mejorarlo.”, dice David Rush, co fundador y SEO de Earshot, una empresa en Chicago que ayuda a las empresas a tener nuevos clientes a través de las redes sociales.

adaptarnosEstamos en una era donde el desarrollo trae aparejados cambios de paradigmas (entendidos como creencias a las que le damos el valor de la razón absoluta) y los cambios son constantes. Tan cotidianos que exceden todo marco lógico muchas veces.

La frase de mis abuelos, “hoy estamos, mañana no sabemos…” cobra fuerza de generación en generación, ya que el instante presente es lo único que tenemos. Y aun así muchas personas no hemos aprendido a disfrutarlo y saborearlo a fondo.

El vértigo actual, la sobreabundancia de información y mensajes, la casi imposibilidad de hacer un filtro para discernir qué es lo importante y qué lo urgente, nos lleva frecuentemente a perder el sentido. Es como una brújula que se volvió loca. Así nos vemos y sentimos muchas veces irremediablemente solos, perdidos entre la multitud de una gran ciudad, o la soledad de un paisaje maravilloso. El entorno no cambia la sensación interna: a veces sólo la agudiza.

“¿Dónde quedó la felicidad?” es la pregunta más recurrente entre aquellos que se animan a explorarse mediante el coaching y dinámicas de reflexión. ¿Debo postergarme aún más? ¿Qué es lo verdaderamente importante para mí en esta etapa de la vida? ¿Para qué vine al mundo?

Lo cierto es que si lo único permanente es el cambio, podemos estar bastante tranquilos: parece ser que esta célebre cita fue acuñada por Heráclito, un filósofo nacido hacia el 544 antes de Cristo, aproximadamente, y vivió en Éfeso, ciudad enclavada en la costa Jonia, al norte de Mileto, hasta su muerte, en el 484 antes de Cristo. Otros filósofos como Aristóteles y Platón, parece que aseveraron que la frase pertenece a Heráclito, en un sentido amplio: el concepto del cambio permanente.

O sea que la idea del cambio no es algo nuevo, sino que viene de siglos y siglos.

Lo que es muy probable es que la vertiginosidad del momento presente hace que tengamos que tener muchísimas condiciones para adaptarnos muy frecuentemente a los entornos con giros tan bruscos, hasta de 180 grados, en muy poco tiempo. En el mundo del trabajo, todo tipo de organización vive esta tormenta permanentemente. En los negocios, las finanzas y la política, también. Prácticamente no hay actividad que pueda ser definida ni liderada de una manera estanca –como hace apenas 15 años-.

Vemos con sorpresa en las descripciones de búsquedas laborales todo tipo de descripciones que cada vez más, amplían el espectro de personalidad y habilidades que se buscan. Y se menciona, con mucho énfasis, “habilidad para tolerar la frustración y para el trabajo en entornos cambiantes.”

En este contexto, y así las cosas, la clave es movernos dentro de nuestro marco ético, y desarrollar condiciones que nos permitan ir transitando las complejidades del presente sin tanta frustración ni enojosi desde el vamos sabemos que habrá cambios, entonces, ¡bienvenidos sean!

Escribirlo es bastante más sencillo que ponerlo en la práctica; de hecho, uno de los mayores motivos de insatisfacción en relaciones, trabajos, sociedades comerciales, dinámicas grupales de bien público, estudios y cualquier actividad que uno realice, es, precisamente, el cambio intempestivo que llega para prácticamente arrancar de cuajo el método y el proceso que seguíamos, para volver a empezar una y otra vez.

Estas cinco claves parecen tener la llave para movernos más efectivamente ante los cambios, ya sea que estemos en medio de una situación que mutará en cualquier momento, o que nos resistimos a probar algo distinto.

1. Flexibilidad: estar preparados y predispuestos. Es como cuando irrumpen hechos irremediables en la vida; no hay muchas chances, y sólo nos queda ver qué podemos seguir haciendo con lo que tenemos a nuestro alcance. Esto puede adquirir gran significancia para el desarrollo personal, ya que permitirá que fructifique la resiliencia.

2. Comprensión: nutrirme de todas las fuentes posibles para ver cuál puede ser el aporte de valor desde mí para este cambio que se está produciendo.

3. Visión del entorno global: es decir, no mirar sólo mi pequeña quinta. Levantar la mirada, observar alrededor, pedir ayuda y cooperar entre pares, para sobrellevar mejor los nuevos tiempos.

4. Pensamiento lateral: mirar las situaciones desde diferentes perspectivas y establecer alternativas, para llegar a pensar distinto. Esto nos traerá la apertura de una pequeña hendija por dónde iremos dejando entrar lo nuevo. Si no estoy conforme con cómo se van dando las cosas, puedo planificar mis siguientes metas para hallar el espacio donde pueda expresarme y participar mejor.

5. Innovación: muchas veces, los cambios vienen de la mano de procedimientos, negocios y desarrollos inéditos. Por eso si los asumimos con verdadera voluntad creativa, y más aún, innovadora –es decir, un paso más adelante que el puro acto de crear-, adquiriremos pronto nuevas destrezas que se sumarán a las que traíamos y que debemos ir ajustando paulatinamente para el nuevo panorama.

Siempre se dice que los cambios son buenos y que debemos darle la bienvenida… claro que muchas veces el consejero es alguien que se para en su seguridad o en su visión, y no está en nuestro pellejo. Aun así, de no tener alternativas de corrernos al costado, asumirlos como desafíos para crecer puede ser una excelente alternativa.

“De todos modos tendrás que atravesar esta situación desafiante. Puedes hacerlo llorando o riendo, y eso es exclusivamente tu propia elección”, ha dicho el educador John Roger.

¿Acaso el cambio viene a enseñarnos muchas de estas cosas? ¿Nos vamos convirtiendo en pequeños maestros ilustrados en el arte del cambio y de reinventarnos?

Tal vez no sea una mala idea estar abiertos y más flexibles, para fluir con lo que se va presentando, sin tanta elaboración de “corrales mentales” y más acción hacia adelante, pensando que hay algo nuevo que puede sorprendernos, para bien.

cuidadoHace unas semanas atrás me resultó bastante conocida una frase de un escritor alemán, Hermann Hesse, que decía:

“Cuando se teme a alguien es porque a ése alguien, le hemos concedido poder sobre nosotros.”

Cuánta razón tenía!!! una frase de comienzos de siglo pasado y que vigencia tiene hoy en día.

Seguramente al leer la frase, tu mente la habrá asociado con alguna persona que temes o te genera sensaciones no agradables, pero esto va mucho más allá de una o varias personas que tengan este encuadre en tu vida. Es cierto que les concedemos demasiado poder a algunas personas sobre nosotros, que nos anulan en muchas situaciones de nuestra vida, pero ¿quién les ha dado ese poder? pues….uno mismo.

Lo potente de esa frase es que no lo llevo únicamente al poder que le damos a ciertas personas, sino que también se lo damos a muchos aspectos que pasamos por inadvertido, con lo cual vamos a ellos.

El primero es nuestro ego, le damos más poder del que imaginamos, porque nos gobierna en todas las situaciones, borra de un plumazo cualquier atisbo de nuestra ESENCIA, nos tiene sometidos con sus mensajes de protagonismo mal empleado para meternos en desgastes innecesarios, además de rodearnos de fantasmas que no existen, si se le has dado mucho poder tienes un grave problema.

Otro al que le damos mucho poder es a nuestros saboteadores, les dejamos que gobierne nuestra vida mediante los mensajes seductores que emite para que nos quedemos en la zona de confort, no crecer, no desarrollarnos, ser mediocres y miedosos, provocando que vivamos desde la baja autoestima.

También concedemos mucho poder a los hábitos tóxicos y caducos, como cambiarlos y poner en práctica los saludables cuesta trabajo y hace falta mucho compromiso, al primer traspié la mayoría los abandona y vuelven al dominio de lo malo conocido, a estos se le da mucho poder, más del que tu piensas.

Demasiado poder se le da a los pensamientos derrotistas, perdedores y negativos, nos invaden y la mayoría no trabaja en combatirlos, se dejan avasallar ante ellos, para convertirse en víctimas en vez que en protagonistas de sus vidas, recuerda que ¡lo que pensamos es lo que creamos!

Como verás estimado lector, concedemos mucho poder a varios actores además de personas físicas, tenemos miedo a varios agentes que nos manipulan con ciertos mensajes dañinos para nuestra ESENCIA, y es ahí donde comenzamos a perder nuestra libertad para entregársela al miedo.

Cuando sales de tu ESENCIA, pierdes conocimiento del valor que tienes, de tu potencial como ser humano, comienzas a perder el poder de tu vida, otorgándoselo a agentes externos, que al cabo del tiempo dominarán tu vida, estarás a su merced, con lo cual vivirás a expensas de lo que ellos hagan contigo.

Por eso antes de echar culpas a quienes te dominan, piensa y reflexiona que poder has otorgado para que eso sea así. Una vez hecho esto, deberás trabajar para recuperar tu poder interno y luego deberás salir al exterior para quitárselo a aquellas personas que se lo has otorgado, pero desde tu autenticidad, aunque eso moleste.

Muchas veces entregamos el poder a los demás inconscientemente por querer quedar bien o mostrarnos políticamente correcto, pero has visto a dónde conduce eso, a perder las riendas de tu vida. Mostrar tu autenticidad no significa pelear, discutir mal o faltar el respeto, es simplemente mostrar sinceridad y no falsedad.

Finalmente decirte que a muchos de los que le das poder dicen creer en la libertad, pero cuando alguien hace algo diferente a lo que ellos piensan, se enfadan. ¿No te parece que si amarían a la libertad respetarían cualquier opinión o formas de ver las cosas sin condenarlas?.

Ten mucho cuidado a quién le otorgas poder sobre tu vida, porque esto puede convertirse en un arma letal sobre tu ESENCIA.

Richard BransonUna empresa pequeña puede posicionarse con éxito sin tener gran infraestructura, pero apostando por ideas innovadoras.

Hace 27 años, cuando Virgin Atlantic sólo contaba con un Boeing 747 (de segunda mano), fuimos capaces de competir con British Airways, que tenía una gran flotilla, una enorme cantidad de recursos para marketing y una posición privilegiada en Heathrow, el principal aeropuerto del Reino Unido.

Así que nos propusimos ser los más económicos, pero sólo en nuestro nicho. En lo personal, el colapso de la aerolínea británica de bajo costo Laker Airways me dejó una valiosa lección: competir sólo en precio no es una buena estrategia en la industria de la aviación, ya que el margen de ganancia es mínimo. Por lo tanto, una compañía aérea pequeña (o que recién inicia) es vulnerable ante los embates de precios de los competidores más grandes.

En cambio, nosotros ofrecíamos “servicio de primera a precio de clase turista”, lo que nos permitía generar el margen de utilidad que necesitábamos para continuar invirtiendo en el negocio mientras obteníamos una ganancia razonable. Esta estrategia se convirtió en la ventaja del reducido tamaño de nuestra aerolínea, con lo cual se conformó una cultura verdaderamente fuerte, basada en brindar un gran servicio al cliente y en que no temíamos probar cosas nuevas.

El tamaño de Virgin Atlantic era un activo: éramos ágiles y podíamos innovar rápidamente, ya fuera introduciendo nuevos sistemas de entretenimiento, un menú de comida más atractivo, autos con servicio de chofer y extravagantes salas de espera. No había burocracia que nos entorpeciera, así que podíamos destinar dinero y recursos a las áreas adecuadas de manera rápida y efectiva. Además, nuestro tamaño implicó que estableciéramos relaciones cercanas con los clientes. En esta área en particular, un factor clave para un negocio es su gente (ojo: aquí el gran tamaño de una organización no trae beneficios).

En aquel entonces, muchas personas geniales presentaban solicitud para trabajar con nosotros porque éramos un grupo pequeño de colaboradores divertidos. Cada uno era tan importante para el éxito colectivo que pronto comprendimos que debíamos retener a todos los miembros del equipo. Y eso al final rindió frutos.

Sin contar con una gran infraestructura, aprendimos a apoyarnos en nuestras dos fortalezas: servicio al cliente y personalidad. De esta manera, atrajimos la atención hacia nuestra oferta a través de anuncios frescos y atrevidos; todos ellos actuales, oportunos y, con frecuencia, hasta se mofaban de nuestros competidores. Esto generó reconocimiento de marca.

Pero sobre todo, nos aseguramos de ofrecer una buena relación calidad-precio, y construimos una base de clientes leales que se identificaban con la marca Virgin. Pronto la compañía ocupó una parte del mercado de British Airways; en esencia, usamos el presupuesto de una empresa pequeña para crear una gran marca. Y a la larga, Virgin Atlantic se convirtió en una de las marcas de aviación más fuertes.

También aplicamos las lecciones aprendidas cuando iniciamos Virgin Blue en Australia y Virgin America en San Francisco. La cultura Virgin ya estaba firmemente concentrada en desarrollar productos y servicios desde el punto de vista de los clientes, y procuraba hacer las cosas mejor de lo que nadie había hecho antes.

Si bien Virgin America nunca llegará a ser del mismo tamaño que American Airlines –recientemente declarada en quiebra– o United Airlines, dos de los representantes más grandes de la industria, sí podemos superarlos en lo que se refiere a estrategias e ideas. La experiencia que brindamos a nuestros clientes a bordo es muy diferente: les ofrecemos gran entretenimiento, conexión inalámbrica a Internet sin costo y comida espectacular.

Desde su vuelo inaugural, en agosto de 2007, Virgin America ha ganado varios premios por servicio y calidad. Para dar a conocer todo ello, ahora podemos usar la fuerza de las redes sociales –con la ayuda de campañas virales inteligentes, comunicados por correo electrónico y publicidad en línea– para generar apoyo, cobertura y ventas.

Este cambio significa que el gran tamaño de una compañía ya no garantiza su éxito continuo. Con el terreno de juego más nivelado, las principales marcas no pueden basarse sólo en costosas campañas de mercadotecnia para generar ventas. Por su parte, los jugadores más pequeños pueden construir su presencia global utilizando las redes sociales y promoviendo sus servicios de boca en boca sin gastar un montón de dinero.

Reibox BlogLa de Michael Gastauer es una historia de éxito financiero tecnológico.

Como Forbes informó, convirtió su grupo bancario digital, WB21, en una empresa de $ 2.2 mil millones en menos de 10 meses. Con cerca de un millón de clientes y $ 1.2 mil millones en procesamientos mensuales, se convirtió en el banco digitales más grande en la historia de FinTech.

Si bien la compañía detrás del éxito de Michael es fascinante, yo estaba más interesado en descubrir los hábitos comerciales que usó para ayudarse a convertir WB21 en lo que es hoy.

Gracias a mi trabajo en Taco, tuve la oportunidad de reunirme con él para el desayuno y averiguar las claves de su éxito de primera mano.

Quería que nuestra entrevista fuera más allá de la jerga superficial común y llegar al punto de las cosas que le permitieron tener un éxito tras otro (su última empresa la vendió por $ 480 millones de dólares, después de todo).

Aquí tienes cinco claves del éxito que aprendí de Michael durante ese desayuno:

1. La capacidad de encantar a cualquier persona en la habitación

Antes de nuestra entrevista, tenía nervios de que fuera una insuficiente. Asombrosamente, desde el momento en que me senté con Michael hasta el momento en que nos despedimos, me sentí completamente a gusto con él. Era como si hubiéramos sido amigos durante años y estábamos simplemente poniéndonos al día.

A menudo vemos esto en los principales políticos y actores. La habilidad de que alguien se sienta a gusto contigo es una habilidad que te da una ventaja, sobre todo cuando eres una persona poderosa que pudiera poner a un montón de personas nerviosas.

Dos para llevar de Michael:

Haz preguntas. Durante nuestra entrevista, hablé largo y tendido sobre mi mediación, comidas y hábitos de trabajo. Sin darme cuenta, se me olvidó quien estaba siendo entrevistado; Michael o yo.

Ten un lenguaje corporal relajado. Cada vez que estaba nervioso, Michael fue capaz de notarlo y bajar los hombros un poco, cambiar a un tono menos formal, o sonreír.

2. Una ética de trabajo incansable

Si alguna vez te reúnes con Michael en persona y le preguntas la fecha y la hora, hay grandes probabilidades de que te de una respuesta equivocada. Viaja a más de 15 países por mes, a menudo sólo por unas pocas horas.

“Llegué al punto que cuando veo una cama, simplemente duermo en ella por unas pocas horas y me vuelvo a levantar. No importa el tiempo, y no importa el lugar, siempre que puedo encontrar un tiempo para descansar, lo hago,” dijo Michael.

Un empleado nota cuando el equipo ejecutivo se levanta a las 6 a.m., normalmente Michael ya estaba levantado 2 horas antes. Mientras que la jornada laboral de ese empleado termina a las 7 p.m. no es raro que reciba un email o una llamada de Michael hasta la medianoche.

Cuando oí historias sobre las semanas de 100 horas de Elon Musk, pensé que esto era único. Pero estoy aprendiendo que los súper exitosos menudo adquieren una insana ética de trabajo antes incluso de hacerse ricos. De mi conversación con Michael, parece que tantas horas no son una insignia de honor, sino más bien una expectativa de lo que se requiere para tener éxito.

3. Tener un propósito más elevado

Le pregunté a Michael sobre qué lo llevaba a pasar tantas horas día tras día en WB21.

Dijo que, por encima de todo lo demás, tenía el fuerte deseo de darles a las personas la capacidad de alcanzar el éxito financiero en lugares donde hasta ahora había sido casi imposible. Ayudar a las personas en las zonas más pobres de Asia a iniciar su negocio, facultar a más mujeres a trabajar en FinTech, y resolver la creciente disparidad de riqueza era lo que lo motivaba. El dinero, la atención y los premios son tan solo las frutillas del postre.

Es usual que no sea sólo el dinero lo que mueva a los súper exitosos. En algún momento, llegas a un lugar donde no hay manera de que gastes todo el dinero que tienes durante tu vida. Entonces, ¿por qué estas personas continúan trabajando como locos y siguiendo adelante? Porque está sirviendo a un propósito mucho más elevado.

Cuando tu motivación para construir un negocio es más que sólo dinero, piensas de manera diferente. Las decisiones se hacen más simples, ser un líder fuerte es más natural, y hacer dinero se vuelve más fácil. Michael tiene un propósito más elevado, y eso lo impulsa a seguir empujando hacia adelante todos los días.

4. No hagas lo que es popular, haz lo que tenga sentido

Después de vender su primera empresa, Michael auto-financió WB21 invirtiendo $ 24 millones de su propio dinero en la empresa. Después de que la compañía experimentó un crecimiento espectacular durante los primeros seis meses del lanzamiento, los capitalistas de riesgo comenzaron a llamar. Con la oportunidad de obtener más de $ 50 millones por acciones Serie A, Michael hizo una llamada a un ejecutivo para que no aceptara los término del trato.

Nos guste o no, idolatramos a las empresas que levantan enormes sumas de capital y desestimamos a las que no. Todo lo relacionado con la cultura startup dice: “Levanta. Levanta. Y después, levanta de nuevo.” Pero mientras todos los demás lo hacen, Michael decidió no hacerlo. Esto dio lugar a que él y su equipo mantuvieran el 100% del capital de WB21, todo el camino hasta la valoración de $ 2,2 mil millones.

Aparte de sólo negocios, Michael también compartió que rara vez bebe alcohol y casi nunca va a fiestas. “Me encantan los negocios, y es en eso que quiero pasar mi tiempo. No me importa lo que estén haciendo los demás, porque la mayoría de las personas no están ahí fuera construyendo negocios multi-millonarios. Para construir una empresa de ese tamaño, tienes que estar completamente obsesionado,” dijo.

Las personas súper exitosas piensan de forma independiente y no están influenciadas por lo que la sociedad les dice. Ellos eligen su propio camino, y muchos de ellos no tienen problema con que el público en general los consideren diferentes. Como dice el refrán, “No puedes cambiar el mundo haciendo lo mismo que hacen los demás.”

mentalmente fuerteEl camino para volverte un emprendedor exitoso es predecible. Sabes que en algún momento tendrás que meterte a cursos, leer libros del tema o buscar un mentor. Y claro, dominas que tienes que asistir a la universidad para terminar en una empresa que te guste.

También sabes que si estudias de manera persistente vas a mejorar. Pero aún así, hay habilidades necesarias para llegar al éxito que no se obtienen tan “fácilmente” incluyendo la paciencia, la perseverancia o la fuerza mental.

Si lo que quieres es ser líder deberás contar con esta última. Uno siempre está a prueba y solo los que son mentalmente fuertes son los que pueden aprender y crecer de los retos que se presenten.

Pero… ¿la fuerza mental es una característica con la que naces o es una habilidad que aprendes con el tiempo? Yo diría que la segunda es la opción correcta.

1. Enfócate en lo que te motiva

Ser mentalmente fuerte significa que estás absolutamente enfocado, y es relativamente fácil serlo cuando las cosas van bien. Es cuando la situación se vuelve difícil cuando esta fuerza tiene que relucir.

Si defines bien qué es lo que quieres, no perderás el camino y sobrellevarás con éxito los momentos más difíciles. En otras palabras, enfócate en lo que quieres y no en lo que no quieres.

2. Ignora a la gente negativa

Hay muchos factores que contribuyen a la fuerza mental. La mayoría de éstos están relacionados a tus pensamientos y a cómo percibes tu alrededor.

A veces las personas del exterior pueden tener un impacto negativo en ti, mientras que las que te echan porras pueden llevarte a una dirección positiva. No dejes que los pesimistas acaben con tus reservas mentales.

Las personas mentalmente fuertes se dan cuenta que cuando alguien te dice que “no puedes hacerlo” están hablando de sus propias inseguridades, no de las tuyas.

Las personas con estas características no dejan que los comentarios negativos los desanimen. Ellos inmediatamente se mueven para encontrar soluciones y poder llegar a la meta.

3. Redefine el éxito. Haz un pacto contigo mismo para hacer el máximo esfuerzo

La parte más interesante del esfuerzo es que tú (y solo tú) sabes cuándo lo entregaste todo.

Una manera de hacer crecer tu fuerza mental es aumentar tus estándares personales en cuanto al éxito. El hecho de retarte a ti mismo para obtener mejores resultados aumentará tu fuerza interior.

4. Cuida de tu mente y tu cuerpo

Alguna vez Vince Lombardi dijo: “La fatiga nos hace cobardes a todos”. Y tiene todo el sentido. Somos más susceptibles a rendirnos ante nuestros miedos cuando físicamente no nos sentimos del todo bien.

Los buenos líderes saben que siempre hay trabajo extra qué hacer, pero los mejores dominan que quemar toda su energía dará como resultado algo negativo. Sé inteligente y descansa lo necesario, debes tener suficientes reservas para cuando las necesites.

Otra manera de cuidar tu cuerpo es haciendo ejercicio. Consulta un entrenador personal y descubre cuál es el programa alimenticio que mejor se te acomode.

Es increíble como cuando cuidas de tu salud personal, tu salud emocional mejora también, además, el hecho de obligarte a mantenerte sano también requiere de fuerza mental.

Lo creas o no, decidir correr una cuadra más o hacer una sentadilla extra tiene que ver mucho con tus resoluciones mentales y físicas.

Aumentar tu fuerza mental no es la meta más fácil de conseguir. Será un reto que te pondrá a prueba todo el tiempo.

Aún así, los resultados te prepararán para cualquier obstáculo que se interponga en tu camino y eso es invaluable.

tiempoEntre el trabajo, su relación amorosa, su salud y las citas que tiene que cumplir casi que de forma diaria, puede que usted sea de esas personas que dicen “te aviso cuando tenga tiempo”. Lo cierto es que, a pesar de que el día tiene 24 horas, a usted nunca le queda tiempo.

Es por eso que cada vez parece más común la frase “es que no me alcanza el tiempo” en ambientes laborales. Incluso, hay un sentimiento general de que si el día ‘tuviera más horas’, probablemente, se podría ser más productivo.

La verdad es que usted es el culpable de que esto suceda. Recuerde que la única recomendación médica es que de esas 24 horas del día, usted dedique entre 6 y 7 para dormir y tener un sueño realmente reparador. Y entonces, ¿a dónde se van las otras 18 o 17 horas? Bueno y añadiendo que las jornadas laborales suelen ser de 8 horas, aún le quedan otras diez o nueve para realizar el resto de las actividades.

Lo que pasa, es que muchas veces las personas no saben valorar cada minuto de cada día y, por las distracciones permanentes o la pereza o la procrastinación, no aprovechan el tiempo al máximo como realmente se debería. Incluso, de acuerdo con Alie Davis, una couch de vida, la razón es que las personas tratan de hacer más de lo que es realmente posible, en el tiempo que ellos tienen.

Puede ser por eso que, aunque a usted le parezca algo ridícula la idea de establecer una agenda para su día a día, está perdiendo una gran oportunidad de ser consciente del tiempo que tiene y del que implican las tareas o labores que tiene que hacer.

Las razones

Son varios los factores que pueden llegar a intervenir en esto, que van desde la percepción que usted tenga del tiempo hasta esos cortos periodos de 10 minutos en los que usted se permite responder el whatsapp con un chiste para su grupo de amigos.

Así, aquí hay algunas claves según Inc., Lifehack y Psychcentral, para que evalúe su situación y encuentre solución a su problema:

1. ¿A qué hora empieza su día?

Los horarios de las personas suelen depender de sus hábitos, no sólo de formación desde niños, sino también por las necesidades que se puedan llegar a tener. El tema es que la costumbre de levantarse temprano es complicada de adquirir para muchos, por lo que, quien lo hace, tiene una gran ventaja sobre los demás.

Incluso, de acuerdo con algunos estudios también se ha señalado que aquellos que se despiertan temprano tienen una mayor tendencia a ser exitosos en su vida. En tanto, a quienes les cuesta ‘pelear con las cobijas’ y esa sensación de desgano genera el tener que levantarse, suelen ser más perezosas y quejumbrosas, por lo que pierden el tiempo en ese rechazo, en vez de aprovecharlo.

2. ¿A cuántas tareas se dedica en 10 minutos?

Aunque se dice que las mujeres son las favorecidas de hacer varias cosas al mismo tiempo, la verdad es que es un bajo porcentaje de personas en el mundo quienes tienen esta capacidad. Y es que está el mito que al hacer “varias cosas de a poquitos” se puede ser más productivo y se ahorra tiempo, pero sucede todo lo contrario.

Ya vimos cómo investigaciones realizadas en la Universidad de Stanford, por ejemplo, señala que las personas que hacen multitarea gastan más tiempo al cambiar entre tareas que si se hubieran mantenido haciendo solo una hasta terminarla.

3. ¿Sabe qué estará haciendo hoy a las 7:45 pm?

Ya habíamos mencionado algo de la importancia de tener claridad sobre lo que se va a hacer durante el día y a qué hora. Esto no sólo permite que usted se organice mejor y se ‘obligue’ a apegarse a esas horas, sino también le brinda una mayor organización a su cerebro al proyectar sus actividades. Es más, el simple hecho de tachar cada tarea que ya vaya completando, le dará una sensación de satisfacción que le permitirá sentir una recompensa de que, efectivamente, ha sido un día productivo.

Además, lo que suele suceder es que cuando usted no tiene claro lo que va a hacer y cómo o cuándo, gastará y perderá más tiempo pensando que haciendo, por lo que esos minutos que desperdiciará en eso, dejarán de ser útiles para hablar con su pareja o para dormir una siesta.

Incluso, una táctica que tiene Theresa Daytner, una empresaria estadounidense que ha tenido un gran éxito en la organización del tiempo para hacer crecer su negocio y ser feliz en su vida personal.

4. ¿Se distrae fácilmente?

Un poco también relacionado con el ser multitarea, hoy existe un gran bombardeo de información a toda hora y en todo lugar. Desde su celular, las páginas web que está usando para su trabajo, la interfaz misma de su computador, hasta las redes sociales, todas tienen hipervínculos que son aquellos que nos permiten saltar de una página a otra y, con ello, nos distraen de una forma casi que imperceptible.

Así, lo más conveniente es estar en un lugar tranquilo en donde pueda desconectarse por completo. Recuerde de 5 minutos en 5 minutos, puede llegar a completar horas de ser improductivo.

5. ¿Todos los días hace lo mismo?

Dado que día a día son nuevas las tareas y necesidades que surgen, puede resultar un poco complicado crear rutinas específicas a seguir todos los días. Pero lo cierto es que contar con una no sólo permite que su cuerpo se acostumbre y asimile mejor las tareas, sino que también sea mucho más sencillo realizar todo.

Las personas que no tienen una rutina para seguir todos los días, son susceptibles a las distracciones y es más probable que se pierda entre los plazos y tareas que hay que hacer. Bill Gates de Microsoft, de Facebook Sheryl Sandberg y Arianna Huffington, por ejemplo, todos tienen un ritual diario y cada noche.

6. ¿Es pesimista?

Resulta que el tiempo también es una experiencia subjetiva así que por más que use medios o mecanismos, puede que las cosas no resulten como lo planea. Así, la positividad o negatividad también tiene una influencia en el pensamiento para la creación de experiencias subjetivas.

En este contexto, si usted está constantemente pesimista sobre la cantidad de tiempo disponible que tiene y dice “no hay forma en que pueda tener esto a tiempo” o “tengo demasiado por hacer”, estará creando un círculo vicioso que lo llevará a tener esa sensación de forma permanente.

7. ¿Disfruta del tiempo libre?

Si es de quienes recién termina sus obligaciones lo que hace es dormir o simplemente ver televisión, siempre; puede que esté cometiendo un grave error. Aunque lo ayuda a relajarse, puede también convertirse en parte de una rutina que, luego de un tiempo, se hace parte de la costumbre y pierde ese efecto inicial que usted pretendía darle.

Así, si realmente quiere saber que tiene tiempo libre, programe distintas actividades de 30 minutos o menos, que involucren distintos movimientos, lugares, personas o situaciones.

Reibox BlogEl tráfico estaba horrible. El sistema estaba amañado. Estaban buscando a alguien con más experiencia.

Desde el razonamiento cotidiano a las historias detalladas que echan culpas, hemos escuchado toda nuestra justa parte de excusas. Cuando estamos en el extremo receptor, es fácil detectar las motivaciones de alguien, pero cuando somos nosotros los que ponemos excusas, nuestro cerebro podría estar enmascarando la verdad.

“Poner excusas es normal,” dice Susan David, psicóloga de la Escuela de Medicina de Harvard y autora de Emotional Agility: Get Unstuck, Embrace Change, and Thrive in Work and Life.

“Es importante tener narrativas que nos ayuden a darle sentido a nuestras vidas y nuestros mundos. El problema pasa cuando tus excusas ocupan demasiado tiempo en el aire de tu vida y te detienen de seguir tu corazón y tus valores,” observa añadiendo, “Una excusa que te deja en una esquina no te sirve.”

Localiza la zona de peligro

Saber cuando estás poniendo una excusa te ayudará a determinar quién está a cargo: el pensador o el pensamiento, dice David. “Cuando el pensador está a cargo, abordas las cosas desde un lugar conveniente. Puedes responder a la pregunta: ‘¿Es esto lo que realmente quiero hacer?’” Dice. “Cuando el pensamiento está a cargo, puede que te esté deteniendo.”

Para saber la diferencia, busca estas dos banderas rojas.

– Tu excusa suena como una vieja historia. “Si te has dicho esas mismas cosas antes, y sientes que no estás mirando objetivamente la situación,” dice David.

– Tu excusa está rodeada por emociones de ansiedad, miedo o ira. “Las emociones son difíciles y una excusa te da alivio,” dice David. “Te permite dejar a un lado la incomodidad. Te mantiene a salvo, pero no te permite crecer ni crear valor.”

Cuando identificas tus pensamientos como excusas, David dice que hay tres cosas que puedes hacer para progresar.

1. Anteponer los valores a la disconformidad

Una de las principales razones por las que creamos excusas es porque no queremos hacer algo difícil. E líder de una compañía, por ejemplo, puede que necesite darle un feedback negativo a un empleado. Debido a que esa es una conversación difícil, podría crear la excusa de que está demasiado ocupado.

“Eso forma una racionalización mental,” dice David. “En lugar de ello, necesitas dar un paso atrás y notar esa sensación de miedo. Decide si la acción que estás eligiendo no tomar se alinea con tus valores.”

En lugar de ser dirigido por los pensamientos y las emociones, David dice que deberíamos estar dirigidos por nuestros valores. “Un líder puede reconocer que la equidad es un valor importante, por ejemplo. Vence la excusa pensando en que tan justo sería no dar ese feedback. ¿Qué tan justo es para el resto del equipo? ¿Qué tan justo es para ti?” David dice. “Da un paso atrás de las excusas, y uno adelante hacia los valores, te ayudará a tomar decisiones.”

2. Piensa en el largo plazo

Cuando estás atrapado en una excusa, David sugiere preguntarte si la acción te va a ayudar a ser la persona que deseas ser en el largo plazo y si es viable. Esa respuesta es una prueba de fuego que te ayudará a discernir si lo que eliges o no hacer es una excusa.

“Viabilidad es la idea de mover nuestras vidas constantemente hacia lo que nos ayuda a prosperar en el largo plazo,” dice ella. “A menudo hacemos cosas en el corto plazo que nos dejan en una esquina, que hace que nos sintamos seguros, y nos proporciona una sensación de alivio,” explica David. “Puede que nos haga sentir inmediatamente mejor, en el corto plazo, pero si la idea es viable y nos sirve en el largo plazo, tenemos que verla como una excusa y avanzar a partir de ahí,” aconseja.

3. Cambia tu perspectiva

A veces las excusas provienen de ver el mundo desde la perspectiva de nuestra historia personal. Es normal aferrarte a lo que es familiar, incluso si no tiene sentido, dice David.

“Cuando ponemos las mismas excusas una y otra vez, esas excusas se vuelven tan familiares para nosotros que pueden hacerse difíciles de detectar,” dice David. “Podría ser algo que dibujaron en nuestra pizarra mental cuando estábamos en tercer grado. Nuestros cerebros interpretan las cosas familiares como seguras, incluso si no nos sirven. Eso se llama auto-verificación.”

Si te sientes atrapado, podría ser que una excusa que tú mismo te estás diciendo te esté frenando. En este caso, dedícate decididamente a cambiar de perspectiva, sugiere David.

“Gana la virtud de sentarte en un asiento diferente en la mesa de la situación,” dice ella. “Imagina que le estás dando consejos a otra persona. Podemos sentirnos atascados, pero casi siempre podemos identificar qué hacer si nos imaginamos que la historia le pertenece a otra persona.”

contactosEn principio, networking significa aprovechar una amplia variedad de información, referencias, consejos y oportunidades laborales que brinda la sociedad en su estado real y virtual.

Pero hacer buen uso de una red implica mucho más: al generar y gerenciar tus relaciones de manera productiva, tanto dentro como fuera de la organización, podrás optimizar tus ingresos, tu participación en el mercado y tu proyección positiva.

Creación de redes interpersonales

Si ves al trabajo como un conjunto de tareas impersonales y técnicas (como elaborar presupuestos, ubicar recursos, planificar, etc.), solo estás considerando una parte de lo que hacés a diario. Tu función más importante como jefe o gerente es una que no podrás delegar: la creación de redes interpersonales que contribuyan al éxito de tu responsabilidad en la organización, basándolas en los siguientes principios:

Las relaciones son una necesidad humana fundamental.

Somos en esencia seres sociales. Todos, de una manera u otra, siempre necesitamos de alguien más para completar anhelos, sueños, objetivos. Por medio de las relaciones conseguimos la aprobación de los demás y definimos nuestro lugar en el mundo. Nuestra experiencia laboral y la relación con otras personas son el reflejo del valor que damos a la calidad de nuestras vidas.

Todos tendemos a hacer lo que se espera de nosotros.

Todos reaccionamos y pensamos de acuerdo a nuestras expectativas.

Tomemos el caso en el que Roberto es parte de tu equipo de trabajo. Él parece inseguro en su trabajo, perezoso, necesitado de supervisión, y esto constituye una preocupación para vos. Lo vigilas con frecuencia y muchas veces le decís lo qué debe hacer.

Roberto, te ve como un entrometido y que no confías en él. Cuanto más intervienes a su lado, más nervioso se pone. Llega un momento en el que él no puede hacer nada por sí solo. En ese momento termina cumpliéndose la auto profecía: «Roberto carece de iniciativa y necesita supervisión cercana y constante». Pero, ¿es real esa sensación?

Muchos jefes y gerentes observan un mal rendimiento porque, en verdad, es eso lo que esperan encontrar en el otro, y consecuentemente «ese otro» termina en consecuencia. Para fortalecer a tus empleados, como idea principal, tené en cuenta que es fundamental que transmitas siempre una firme confianza en cada uno de ellos. Por supuesto, que si por razones concretas, no le tienes esa confianza necesaria a alguno de ellos, pues debes corroborarlo o dejar de lado esa percepción.

Dentro de las organizaciones es el único lugar en el mundo donde la ley de la gravedad no se cumple. «En las empresas cuando una consigna baja, si esta no encuentra un responsable efectivo para concretarla, esta subirá para que vos la resuelvas» y ese retorno puede ser, o no, oportuno.

Tendemos a relacionarnos con personas afines a nosotros.

Aunque este principio es una fuerza motora de las organizaciones, puede volverse en tu contra cuando genera una tendencia a asociar a la gente en grupos con características similares. De esa forma, gerentes, jefes y empleados no logran interactuar lo suficiente para «entregar toda su potencia» restando complementariedad. Cuando eso sucede, cada grupo pierde la perspectiva del otro. Surge la división entre «ellos y nosotros».

Este principio también afecta a la contratación de personal. Jamás lograrás ubicar a la mejor gente si ellas están fuera de los circuitos que manejas. Recordá que para conectarse con otras personas valiosas dentro de tu organización, deberás sobreponerte al deseo de trabajar con gente similar a vos.

La interacción conduce a la Complementariedad.

Si permitís que se den las condiciones ideales de confort en lo que hace al relacionamiento entre las personas del equipo, esto ayudará a todos a interactuar entre sí. Determiná objetivos grupales que alienten la cooperación y no la competencia. La clave está en conocer fortalezas, debilidades y carencias de cada integrante de tu equipo.

El mundo en el que te mueves es pequeño.

Tu red de relaciones está compuesta por zonas de contacto directo (primera mano) e indirecto (contactos de contactos). Cada vez que establecés un contacto nuevo, tu lista se multiplica. Pensá en lo que vemos diariamente en Facebook o Linkedin a través de los cuales cada persona con la que establecemos un contacto, tiene su propia red que se multiplica exponencialmente con la de sus relaciones.

Este principio tenés que echarlo a funcionar a tu favor. Te ayuda a encontrar respuestas, empleo, gente eficiente y todo un mundo a la espera de tus necesidades y las de los demás.

Redes de inteligencia

La cima es solitaria. A medida que los jefes y gerentes ascienden, por lo general cometen el error de aislarse de las operaciones diarias. Es muy poca la información básica que reciben. Probablemente chequean informes y asisten a reuniones, pero esa clase de información formal, sin embargo, tiende a evitar la mención de detalles importantes y problemas que podrían surgir. Es por eso que te sugiero conservar el contacto con todos los niveles.

Las redes de inteligencia internas. ¿Cómo conseguirás la información que necesitas, en el momento exacto?

Salí a buscarla y trabajá con ritmo todos los días de tu vida en esto, mientras estés en una organización. Tu red de inteligencia interna funcionará a través del contacto personal. El centro del tema consiste en hablar con la gente y también escucharla.

Dentro de la organización en la que te encuentres no te remitas a dirigir desde tu escritorio, circula por todos lados. Probá armarte de una rutina para desayunar o almorzar con tus empleados y también con los que te pueda interesar evaluar, de distintos departamentos que tengan relación con el tuyo.

Los puestos nuevos, los proyectos especiales y las tareas asignadas a equipos, ofrecen la oportunidad de establecer nuevas relaciones. Pero mientras asciendes en tu organización, no dejes atrás los contactos anteriores, reencuéntrate frecuentemente con aquellos que piensas que será bueno mantenerlos en tu red de contactos.

Las redes de inteligencia externas.

Lo que sepas del exterior de tu organización será tan importante como tu inteligencia interna. El proyectarte hacia afuera te permitirá conocer a la competencia, las tendencias empresarias, las reglamentaciones y las tecnologías nuevas. Además, sus contactos externos podrán servirte para chequear su visión de los acontecimientos.

Hoy el concepto de «salir a buscar» incluye todo: navegación en internet y contactos cara a cara. En este aspecto internet es valiosísima para contactar o recuperar una relación dormida. Te sugiero usarla a full, pero no te «escondas detrás de tu notebook», recordá que esta es una excelente vía de comunicación pero no reemplaza el contacto directo. No hay mejor inversión que aquella que mantiene contactos de relación valiosa.

¿Cómo hacer para aprovechar toda la información valiosa que se encuentra afuera de tu empresa?

No importa a qué área de la organización perteneces. Recuerda que se nos contrata para optimizar la cadena de valor de la empresa, y más allá de que seas un súper especialista y conocedor de tal o cual tema, lo que más importa es no debes perder de vista que cuando te contratan en una empresa, lo hacen para aumentar la potencia competitiva de la misma, de la empresa como un conjunto de hacedores de negocios.

Si estás relacionado con comercialización, ventas visita permanentemente tu mercado. Y si no estás relacionado directamente con comercialización, ventas… también procura conocer tu mercado, al fin de cuenta estás trabajando para él. Aunque no pertenezcas a ventas procurá hablar con los vendedores y averigua qué quieren los consumidores. La empresa no es solamente tu escritorio. Vos y tu equipo son parte de un total, que en conjunto, deben vender lo que vende la empresa.

En la actualidad los límites físicos de la empresa (no importa cuán grande o pequeña sea esta) no terminan entre las cuatro paredes de lo que se ve. Lo que antes llamábamos proveedores, hoy son «asociados» de la cadena de valor. Relaciónate personalmente con los proveedores. Ellos componen un grupo diversificado, pero en su metier son parte del éxito o no de la empresa donde te encuentras. Por otro lado, ellos también tienen sus contactos en cuanto a las fuentes de información que manejan: abogados, contadores, banqueros, consultores, publicitarios, arquitectos e ingenieros.

Mantené o desarrollá contactos con tus pares de otras empresas. Podrás lograr contacto con ellos en las diferentes asociaciones e instituciones profesionales. No solo conocerás otras personas…, también muchas otras te conocerán a vos (y esto no es poca cosa)

El futuro está en tus contactos

Tu red de relaciones sociales no es una estructura limitada en términos profesionales o laborales, sino una infinita gama de oportunidades que abarca todos los niveles en donde te mueves y ella se multiplica con cada uno de los contactos que realizas y desarrollas.

El networking no es sólo una opción entre muchas. Es la respuesta a las jerarquías reestructuradas y achatadas de las estructuras pos crisis mundial. Son muchas las empresas, pequeñas y grandes que ya comenzaron a confirmar, las relaciones entrelazadas por medio de redes que originan mayor calidad, flexibilidad e innovación.

En la actualidad, las mejores empresas del mundo se especializan en networking. Trabajan cerca de sus clientes, proveedores e incluso competidores. Además, alientan la colaboración entre sus empleados y conforman equipos multifuncionales con flexibilidad para tomar decisiones e iniciativa para cumplir sus objetivos. Al construir relaciones firmes y éticas, estas compañías trabajan mejor y más rápido.

Este post tiene la ventaja de poder usarlo pensando en los beneficios que podrás aportarle a la empresa donde estás trabajando, como así también para vos mismo. Generar, desarrollar y mantener contactos ¡es un deber que no debés eludir!

felicidad“La felicidad depende de nosotros mismos.” – Aristóteles

Algunas personas parecen ser feliz en el exterior, pero luchan con ansiedad puerta adentro y no le dan mucha importancia a la cuestión de por qué.

Otros hacen grandes planes basados en lo que les dijeron que “deberían” hacer para ser felices: “Me voy a casar con un hombre bueno, vamos a comprar una casa, y vamos a tener tres hijos y una casa en los suburbios.”

Mientras ellos están ocupados haciendo lo que sea que los distraiga de la verdad (su verdad), son como una roca cayendo por una ladera: rebotan y reaccionan impulsivamente ante el entorno que los rodean, y meten la pata sin pensar en cosas como a dónde se dirigen.

Obtienen sus casas, a veces unas realmente grandes, y creen que ese es el significado de la vida. Y nunca se lo cuestionan hasta que se sienten vacíos por dentro, a menudo décadas más tarde. Sin embargo, sus ojos siguen mostrando la tristeza de la que se niegan a hablar, y tal vez sin siquiera saber que portan.

Así que… ¿Eres feliz?

Saber la respuesta a esta pregunta es importante. Vivir cada día de manera tal que haga posible la felicidad es un cambio de vida increíble.

Aquí tienes doce leyes básicas de felicidad que harán que la felicidad en tu vida se haga progresivamente realidad:

1. La integridad es la base de una vida feliz y significativa.

Gran parte del conflicto que surge todos los días en nuestras vidas existe simplemente porque no estamos viviendo alineados sinceramente con nuestros valores fundamentales; no estamos siendo fieles a nosotros mismos.

Donde sea que tu corazón esté – donde quiera que tu verdad esté – es ahí donde se encuentra tu razón para sonreír.

2. La felicidad depende de ser libres, y la libertad depende de ser valientes.

Tienes que estar dispuesto a tomar la oportunidad de lo que te haga feliz.

La única manera de encontrar la verdadera felicidad es siendo vulnerable de vez en cuando y correr el riesgo de ser destrozado por completo.

3. La felicidad es estar completo, y cada paso y experiencia es lo que te completa.

Sin las experiencias de la vida, serías una página en blanco, un diario en vacío, una letra no reconocida.

Lo que te hace estar VIVO es tu voluntad de vivir los desafíos de hoy, y mantener la cabeza bien alta mañana con esperanza y determinación.

4. Una historia de vida feliz no significa una historia de vida fácil.

Lo mejor que puedes hacer es seguir tu corazón. Toma riesgos. No te limites a tomar decisiones seguras y fáciles sólo por temor a lo que podría suceder – si lo haces, nada nunca sucederá.

Debes trabajar duro para hacer tu vida tan hermosa como los sueños que bailan en tu imaginación, y al mismo tiempo respetar cada paso del camino.

5. La felicidad vive en todas las cosas pequeñas.

Saca lo obvio para poder ver lo significativo.

Re-descubre la sensibilidad de los ojos de tu infancia. Los ojos que veían la vida tal cual es; una hermosa recopilación de pequeñas vidas, cada una vivida en un momento instantáneo como un álbum de fotos familiar. Que veían la belleza en las flores, el arco iris y los animales salvajes. Que se maravillaron con las luciérnagas, las puestas de sol y las noches estrelladas. Que te permitieron soñar cada instante con los ojos bien abiertos.

6. La felicidad no es una posesión valiosa; es una cualidad del pensamiento, un estado de ánimo positivo en busca de significado.

La capacidad de encontrar belleza en las cosas más humildes hace a un hogar feliz, a una relación duradera, y a una vida preciosa.

Uno tiene que encontrar la atención plena para apreciar de verdad las cosas pequeñas mientras persigue las grandes.

7. El secreto de la felicidad diaria no es hacer siempre lo que a uno le gusta, sino en lograr amar lo que haces.

Esta presente con cada paso, haz tu mejor esfuerzo, y deja ir el resto.

Siempre, siempre, siempre hay alguna razón para estar agradecido y algo interesante que aprender a lo largo del camino.

8. No puedes ser feliz a menos que seas infeliz de vez en cuando también.

No puedes protegerte completamente de la tristeza sin blindarte también de la felicidad.

La luz necesita de la oscuridad para ser luz.

9. La felicidad es una mentalidad en evolución.

Vivir una vida feliz y positiva depende de tu capacidad para aceptar el hecho de que todo está en constante movimiento y avanzando, lejos de todo lo que existía antes.

No importa lo bueno o lo malo que sea este momento, cambiará. Eso es con lo único que puedes contar, una y otra vez.

10. La felicidad florece del desprendimiento.

La felicidad crece en proporción directa a la aceptación de uno mismo.

La felicidad crece en proporción inversa a las expectativas de uno mismo.

11. Es imposible construir tu felicidad sobre la infelicidad de otros.

No tires abajo a los demás; levántalos.

Usa tu voz para la bondad, tus oídos para la compasión, tus manos para la caridad, tu mente para la aceptación, y tu corazón para el amor.

12. Eres incomparable, totalmente diferente a cualquier otra persona, y también lo son las cosas que desencadenan tu felicidad.

La comparación social nunca termina en un lugar sano y feliz. No tiene sentido compararte directamente con alguien que no seas tú, o preocuparte por ser juzgado por ser como eres.

Si sientes la necesidad de compararte con alguna otra persona, compárate con una versión anterior de ti mismo, y admira lo lejos que has llegado.

Vivir Mejor“Esto es una estupidez y una total pérdida de tiempo!”

Yo no dije eso, pero lo estaba pensando. Estaba tomado un día entero fuera del trabajo para estar con este grupo de CEOs a los que me uní recientemente. Se suponía que nos reuniríamos una vez al mes, pero tenía que ser entrenado por primero.

Así que aquí estaba, asistiendo al “Foro de formación” con otros siete emprendedores, donde acababan de enseñarme algo llamado “duplicación” (mirroring).

Qué se siente ser escuchado

Duplicación, nos dijeron, significa repetir de nuevo exactamente lo que la otra persona dijo, palabra por palabra, precedido por un “te escuché decir” o “te oí decir.” Por ejemplo, si escuche a un miembro del foro decir, “Estoy preocupado por perder a nuestro mayor cliente,” duplicaría a esa persona respondiendo: “te escuché decir que te sientes preocupado por perder a tu mayor cliente.”

En esos pocos minutos después de que nos enseñaran a duplicar y comenzáramos a practicar, me volví cínico. Acababa de gastar miles de dólares para unirme a esta organización y me había tomado un precioso día entero libre del trabajo para asistir a este entrenamiento, y sentí como si estuviera en el jardín de infantes. ¿Qué bien podría hacer decir las mismas palabras exactas de nuevo a alguien? Parecía frívolo, falso; de hecho, se sentía realmente estúpido.

Entonces fue mi turno para ser duplicado, y todo cambió.

Hablé durante varios minutos sobre cosas bastante profundas y sentimientos sobre esas cuestiones personales. Después, fuimos alrededor de la mesa, y cada persona me duplico repitiendo una cosa que él o ella me escuchó decir:

Te oí decir que tuviste problemas de peso toda tu vida y que sientes como si fuera una batalla constante.

Te oí decir que tuviste que lidiar con el trastorno bipolar de tu padre durante más de 20 años y que a veces te sientes muy solo.

Te oí decir que estabas enamorado de una mujer casada y que sentías que era imposible en ese momento pero que eventualmente la dejaste ir, y luego terminaron juntos, y que eso fue maravilloso.

“Wow”, pensé. Me sentí oído. Me sentí escuchado. Sentí que realmente se preocupaban por mí, o al menos por lo que tenía que decir sobre mí mismo. Acababa de conocer a estas personas esta mañana, y me sentí sorprendentemente cerca de ellos, todo gracias a una sorprendentemente sencilla (incluso se podría decir superficial) técnica para hablar.

Por qué duplicar funciona (y cuando no)

Pero duplicar no es tan superficial como había pensado, incluso si es muy simple. Como resultado, es un poderoso atajo para conectarte profundamente con la gente. Es más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo. La simple repetición de lo que escuchas puede ayudarte a forjar un vínculo con otras personas y ganar su confianza, pero también puede ser interpretado como poco sincero y no auténtico; condescendiente incluso.

Sólo hay una solución muy simple para esto: Te tiene que importar realmente lo que estás escuchando y duplicando.

Si repites de nuevo en voz alta lo que estás escuchando con un tono robótico, la gente no va a creer que realmente te importa lo que están diciendo. Pero si repites de nuevo con emoción, con énfasis en las palabras importante y  sentimiento, le darás sentido. Ayudarás a la otra persona a sentirse escuchado. Demostrarás que te importa.

Por lo general, las personas realmente no quieren consejos, ni siquiera cuando los piden. Ellos simplemente quieren sentirse escuchados. A medida que practiques la duplicación, ayudarás a las personas a sentirse escuchadas, y te lo agradecerán. Enfócate en hacer hincapié en las “palabras de sentimientos” que escuchas también; duplicar los sentimientos es mucho más valioso que duplicar los pensamientos.

Por supuesto, cuanto mayor sea la profundidad emocional de la conversación, más potente esta técnica puede ser. Si alguien dice, “Me siento bien. Llevamos a los niños a la escuela y lavé un poco de ropa,” simplemente duplicar ” Te oí decir que te sientes bien después de llevar a los niños a la escuela y lavar un poco de ropa” no tendrá un impacto tan grande como una declaración más profunda lo haría.

Aun así, tan ridículo como me pareció a mí al principio y tan ridículo como puedes pensar que es la duplicación, es una herramienta increíble para conectar con los demás.

Cuida tus palabras, y practícalas

Dos advertencias importantes: En primer lugar, no estropees tus palabras. Recuerda, la razón por la que duplicar es tan poderoso es por que la persona siendo duplicada se siente totalmente escuchada.

Si ella dice, “Estoy molesta por el trabajo que hiciste, es descuidado,” y le contestas con “Te escuché; estás enojada conmigo por el mal trabajo que he hecho ” no es lo mismo; sólo reinterpretaste su idea con tus propias palabras. Ella puede sentir que no la estabas escuchando con tanto cuidado. Después de todo, duplicar no sólo se trata de dar la impresión de ser un buen oyente, lo que realmente hace es convertirte en uno.

En segundo lugar, evitar usar “pero.” Imagina que estás enojado porque tu marido te dijo que sacaría la basura y olvidó hacerlo. Le dices, “Estoy enojada porque dijiste que sacarías la basura y no lo hiciste,” y él responde: “Te escucho. Estás enojada por que dije que iba a sacar la basura y no lo hice.” Ahora imagina que añades, “pero estuve muy ocupado con cosas del trabajo, y simplemente se me olvidó.” Tu intento de duplicación fue arruinado por una sola palabra. ¡Sin peros!

Así que agarra un amigo o colega cercano y practica. Siéntense cara a cara y que tu pareja te comparta cómo le va, incluyendo sus altas y sus bajas de las últimas semanas y los sentimientos asociados a esos eventos. Después de unos minutos, duplica un par de sus declaraciones basadas en lo que has oído. Pregúntale si lo hiciste correctamente. A continuación, cambien los papeles. (Ser duplicado se siente muy bien también.)

Puedes experimentar la duplicación sobre todo en situaciones en las que alguien esté molesto, ya sea en el trabajo o en casa. Recuerda que debes enfocarte en repetir de nuevo los sentimientos y lo que has oído, palabra por palabra. Puede ser un método eficaz para aliviar tensiones.

A medida que seas mejor en esto, probablemente te encontrarás con que las personas te responden mejor; afilarás tu habilidad de escuchar y la gente se sentirá escuchada. Con el tiempo, te recordarán como el que los entiende, la persona a la que realmente le importa.

habitos¿Alguna vez te has establecido la meta de formarte un nuevo hábito, únicamente para encontrarte no haciéndolo después? Sé que yo lo he hecho.

¿Por qué es tan difícil formar buenos hábitos? ¿Por qué cuesta tanto ser consistente con el cambio? ¿Cómo es que podemos tener toda la intención de convertirnos en mejores personas, pero luego ver muy poco progreso? Y aún más importante, ¿hay algo que podamos hacer?

Tus metas de vida no son tus hábitos

Las audaces metas de vida son fabulosas. Nos enorgullecemos de tenerlas. Pero es posible que esas metas estén diseñadas para distraerte de lo que realmente temes –el cambio en tus hábitos diarios que podría significar una reinvención de cómo te ves a ti mismo. – Seth Godin.

Todos tenemos sueños y esperanzas. Si no los tienes, no eres del tipo de persona que leería este artículo. Y la mayor parte de las veces, tenemos al menos una idea general de cuáles son esas metas: la forma en que queremos que luzcan nuestros cuerpos y la buena salud que queremos disfrutar, el respeto que queremos conseguir de nuestros colegas y el importante trabajo que queremos crear, las relaciones que queremos con nuestras familias y amigos y el amor que deseamos compartir.

En general, esto es algo bueno. Es agradable saber qué es lo que quieres, y tener metas te da una sensación de dirección y propósito. Sin embargo, hay una forma en la que tus esperanzas y sueños te sabotean e impiden que seas mejor: tus deseos pueden seducirte fácilmente a morder más de lo que puedes tragar. Esto es lo que quiero decir:

– Te inspiras por The Biggest Loser, vas al gimnasio, pero te ejercitas hasta el cansancio, por lo que necesitas los próximos tres meses para recuperarte.

– Finalmente tienes la necesidad de escribir tu libro, escribes todo el fin de semana y después regresas el lunes al trabajo y te olvidas de él.

– Te motivas por las historias de tus amigos de viajes a diferentes países, por lo que empiezas a planear el tuyo alrededor del mundo, terminando abrumado por los detalles y quedándote en casa.

Demasiado seguido dejamos que nuestras motivaciones y deseos nos lleven a intentar resolver todos nuestros problemas de una sola vez, en lugar de empezar poco a poco con una nueva rutina.

Lo sé, lo sé. No es ni remotamente igual de ‘sexy’ que decir que perdiste 15 kilos en tres meses. Pero la verdad es ésta: los sueños que tienes son muy distintos a las acciones que te llevarán a ellos.

¿Entonces cómo balanceamos nuestro deseo de hacer transformaciones que cambien nuestra vida, con la necesidad de crear hábitos pequeños y sostenibles?

Los buenos hábitos: Sueña en grande, pero empieza pequeño

Si de verdad quieres hacer un cambio significativo (en otras palabras, si estás dispuesto a hacer las cosas mejor a como las haces actualmente), tienes que empezar en pequeño.

Imagina los típicos hábitos, tanto los buenos como los malos: Lavarte los dientes. Ponerte el cinturón de seguridad. Morderte las uñas. Estas acciones son lo suficientemente pequeñas como para que ni siquiera pienses en ellas. Simplemente las haces en automático. Son pequeñas acciones que se convierten en patrones consistentes.

¿No tendría sentido que si quisiéramos formas nuevos hábitos, la mejor forma de comenzar sería hacer pequeños cambios que nuestro cerebro pudiera aprender rápidamente y repetir automáticamente?

¿Qué pasaría si empezaras a pensar en tus metas de vida, no como en cosas grandes y audaces que sólo podrías conseguir cuando el tiempo sea el indicado o cuando tengas más recursos, sino en comportamientos pequeños y diarios que repites hasta que el éxito sea inevitable?

¿Qué pasaría si, por ejemplo, perder 20 kilos no dependiera de que alguien descubriera la dieta perfecta o de que encontraras una voluntad sobrehumana, sino de una serie de pequeños hábitos que pudieras controlar siempre? Hábitos como caminar 20 minutos al día, beber ocho vasos de agua al día y medirte en cada comida.

Creo que la siguiente cita de BJ Fogg, un profesor en Stanford, resume bien esta idea:

Si plantas la semilla correcta, en el lugar correcto, crecerá sin mayor persuasión. Creo que ésta es la mejor metáfora para crear hábitos. La “semilla correcta” es el pequeño comportamiento que eliges. El “lugar correcto” es la secuencia (lo que viene después). Y la “persuasión” es amplificar la motivación, que pienso no tiene nada que ver con la creación de hábitos.

De hecho, enfocarse en la motivación como la clave de los hábitos es equivocado. Déjame explicarme: Si eliges bien el pequeño hábito y la secuencia, entonces no tendrás que motivarte para que crezca. Simplemente ocurrirá con naturalidad, como una buena semilla plantada en un buen lugar. –BJ Fogg.

La estrategia típica es sumergirte en lo profundo cuando recibes la dosis exacta de motivación, sólo para fracasar rápidamente y desear que tuvieras más voluntad mientras que tu nuevo hábito se hunde. La nueva estrategia es entrar a la orilla y poco a poco irte a lo profundo, de manera que llegues a un punto en el que puedas nadar, estés o no motivado.

Enfócate en el estilo de vida, no en el cambio de vida

Seguido nos obsesionamos con hacer transformaciones que cambien vidas.

– Perder 20 kilos sería un cambio de vida, beber ocho vasos de agua al día es un nuevo estilo de vida.

– Publicar tu primer libro sería un cambio de vida, escribir dos cuartillas todos los días es un nuevo estilo de vida.

– Correr un maratón sería un cambio de vida, correr tres veces a la semana es un nuevo estilo de vida.

– Ganar $100,000 más al año sería un cambio de vida, trabajar cinco horas extra a la semana como freelancer es un nuevo estilo de vida.

¿Notas la diferencia?

Las metas de vida son buenas porque brindan dirección, pero también pueden engañarte y hacerte tomar más de lo que puedes lidiar. Los hábitos diarios (pequeñas rutinas repetibles) es la forma en la que puedes convertir grandes sueños en realidad.

Robert KiyosakiHace siete años, durante el corazón de la última crisis financiera global, escribí un libro que se llamó “La conspiración de los ricos.”

El libro fue un análisis de los acontecimientos que nos condujeron a la gran recesión y una exposición de cómo los ultra-ricos manipulan los mercados globales para obtener grandes riquezas mientras hacen estragos en los mercados mundiales y acaban con gran parte de los ahorros de la clase media.

En el momento en que escribí ese libro, muchas personas lo descartaron como una teoría conspirativa; las divagaciones de un provocador financiero famoso. Tengo que admitir que siempre fui un contrariador cuando se trataba de dinero. Pero nunca fui uno por su propio bien. Más bien, siempre compartí lo que realmente creía sobre el mundo del dinero.

Para mí, fue enloquecedor y terrible que los banqueros, comerciantes y políticos más ricos del mundo se quedaran con tanto. Y fue una tragedia que tantas vidas se arruinaran en el proceso. Es por eso que escribí La conspiración de los ricos, para ayudar a las personas a evitar ser víctimas de este tipo de corrupción de nuevo, al ayudarles a ver el mundo como realmente es.

A partir de lo que pasó hace unos meses, los que arremetieron contra el libro hace siete años podrían estar cantando una canción diferente hoy en día.

¿Por qué? Debido a los Panamá Papers

¿Qué son los Panamá Papers?

Según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación:

Los Panamá Papers son una investigación global de la expansiva y secreta industria de las offshores que los ricos y poderoso del mundo usan para ocultar activos y esquivar normas mediante la creación de empresas de fachada en jurisdicciones lejanas.

Basado en un tesoro de más de 11 millones de archivos filtrados, la investigación expone un elenco de personajes que utilizan las compañías offshore para facilitar el soborno, el tráfico de armas, la evasión de impuestos, el fraude financiero y el tráfico de drogas.

Se trata de la mayor filtración de documentos confidenciales en la historia del mundo, con más de 2,6 terabytes de información sobre los manejos secretos de muchos ultra-ricos vinculados con los gobiernos y las empresas más grandes de todo el mundo.

En el centro de los Panamá Papers está una firma de abogados llamada Mossack Fonseca, la cual se informa que ha ayudado a los ultra ricos a ocultar su dinero en estas empresas offshore con el fin de evitar los impuestos y “engrasar engranajes”.

Como informa Vox:

Como puedes imaginar, hay mucho en los 2,6 terabytes. Aquí están algunos de los más destacados que el equipo encontró:

– El círculo íntimo de Putin parece controlar cerca de $2 mil millones de dólares en activos offshore.

– El primer ministro de Islandia poseía secretamente deuda de bancos islandeses en problemas mientras estaba involucrado en las negociaciones políticas sobre sus destinos.

– La familia del primer ministro de Pakistán posee millones de dólares en bienes raíces a través de cuentas offshore.

– El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko se comprometió a vender sus negocios ucranianos durante su campaña, pero parece que más bien las transfirió a una compañía offshore que él controla.

¿Por qué esto importa?

Que los ultra-ricos utilicen paraísos fiscales para protegerse a sí mismos en realidad no es noticia. De hecho, como la mayoría de las agencias de noticias señalan, ser dueño de una empresa offshore en sí no es ilegal. Pero los Panamá Papers son el primer vistazo del gran alcance que esta práctica alcanzó, los abusos de las reglas, y lo que está pasando en los más altos niveles de nuestros gobiernos y corporaciones.

Y la cantidad de dinero es masivo; alrededor de $7.6 billones (millones de millones), según Vox.

Por primera vez, el mundo está tomando conciencia de lo que prediqué en La conspiración de los ricos. El juego del dinero está manipulado, y vivir con las viejas reglas del dinero (ir a una buena escuela, conseguir un buen trabajo, comprar una casa, ahorrar dinero e invertir en una cartera diversificada de acciones, bonos y fondos mutuos) ya no es una opción si quieres tener éxito en el mundo financiero actual.

Todo está manipulado

No revise personalmente los documentos de los Panamá Papers (hay millones de ellos) pero un equipo de más de 370 periodistas de 76 países sí lo hicieron. Y puedes estar seguro de que más historias de corrupción y estiramientos de las reglas aparecerán a partir de esta filtración.

Más que nada, esto debería abrir tus ojos al hecho de que todos los mercados están manipulados por los ultra-ricos y poderosos políticos. Siempre fue así, y siempre lo será. Debido a esto, debes continuamente educarte sobre lo que está ocurriendo en los mercados financieros. En un mundo de creciente corrupción financiera, es imprescindible aumentar continuamente tu inteligencia financiera.

Para algunos, los Panamá Papers serán una llamada de atención. Los sabios entenderán que deben tomar el control de su futuro financiero, y no depender de que los gobiernos y líderes corruptos lo hagan por ellos. Por desgracia, no todo el mundo lo hará. Muchos ignorarán las noticias o se resignarán al hecho de que no hay nada que puedan hacer.

La pregunta es, ¿cuál de estas personas vas a ser? Hoy es el día para empezar a ser dueño de tu futuro financiero.

negocioDanny Iny, CEO y fundador de la empresa Mirasee, escribió en Inc. Magazine acerca de cómo construir un negocio, luego de haber emprendido.

A continuación, las lecciones que compartió.

1. No se trata de hacer dinero.

Aunque se debe ganar dinero, Iny dice que esa no es la escencia, porque el negocio consiste en impactar de forma sostenible. Y se necesitan recursos para hacer ese impacto.

2. El público es lo primero.

Si bien para iniciar un negocio se requiere de una idea, los clientes se deben poner por delante para tener éxito. Construya y encuentre a su público. Aprenda qué soluciones y cosas quieren, y entréguelas.

3. Sea humano.

Muestre el lado humano de su empresa, y por ello aliente las conversaciones con su público. Responda a todos con un rostro humano.

4. La asociación es el nuevo servicio al cliente.

A veces, los clientes no necesitan servicio al cliente, sino colaboración.

En una asociación, usted y su cliente se han comprometido a conseguir la meta del cliente. Los dos tienen responsabilidades. La asociación es particularmente importante para las empresas que ofrecen transformación.

5. Viva más allá de su zona de confort.

La única manera de crecer es salir de su zona de confort. El tramo ideal es la Zona de Desarrollo Próximo: la zona comprendida entre lo que puede hacer por su cuenta y lo que podría llevar a cabo con éxito con la ayuda de un maestro o un compañero bien informado.

Atrévase a sentirse cómodo con el malestar, ser valiente y tomar riesgos.

6. Abrace los giros de la trama.

Detrás de cada éxito existe una serie de fracasos que persisten a través de ellos. Sea cual sea el problema, no lo convierten en el último capítulo de su viaje; lo convierten en un giro de la trama.

Si sale después de fallar, entonces usted realmente ha fallado. Pero si usted aprende de lo que salió mal y se dirige a una dirección diferente, es muy probable encontrar una manera que funcione.

7. Sea abierto, honesto y vulnerable.

Para construir conexiones auténticas, tenemos que ser vulnerables. La vulnerabilidad significa ser dueño de las imperfecciones de su vida y los negocios, incluidos los fallos y errores.

Tal vez un producto tiene defectos o un miembro del equipo cometió un error, pero lo ideal es reconocerlo y hacer las cosas bien para sus clientes y seguidores.

8. Usted tiene suficiente.

Aunque sienta que no cuenta con lo necesario para tener éxito, tome en cuenta que todo el mundo tiene ventajas y desventajas.

Un niño de segundo grado puede no saber mucho, pero él o ella sabe lo suficiente como para enseñar a un niño de primer grado. Avance desde donde está ahora.

9. El verdadero éxito es co-creado.

De acuerdo con el efecto Ikea, los compradores perciben a un producto más valioso si ellos ayudaron a crear la misma. La co-creación hace que su producto sea especial para sus clientes.

10. El peor fracaso es la falta de imaginación.

Esta clase de fracaso consiste en no utilizar la imaginación para lograr los objetivos o haber estado persiguiendo un objetivo que no era el suyo. Sería una pena hacer todo ese trabajo para alcanzar una meta que no le trae satisfacción y felicidad.

Aspire a algo grande, imagine y re-imagine lo que puede ser el mundo y qué debe hacer para que esto suceda.

Vivir MejorAsí que estás sentado, mirando una pantalla, o varias. Estás frustrado, cansado, en el borde; y completamente falto de inspiración.

“El aburrimiento es un aversivo estado caracterizado por la insatisfacción, inquietud, y el cansancio,” Andreas Elpidorou, una investigadora de la Universidad de Louisville, señaló en la revista Frontiers in Psychology. “Estar aburrido se siente como estar atrapado emocionalmente.”

Entonces, ¿cómo escapar? Cuando tienes una tarea o proyecto que no te emocione o te enganche ni remotamente, puedes hacer un esfuerzo extra para poder motivarte con sólo seguir adelante, y pensar de forma creativa sobre ello. Estos seis consejos pueden ayudarte.

1. Fuérzate a ser curioso

“Mi aburrimiento por lo general es pérdida de curiosidad,” Steve Gordon, director de RDQLUS Creative Arts and Marketing, me dijo recientemente. “Si me descubro aburrido con un proyecto, me detengo y leo alguna revista o veo una película, incluso a mitad del día. Busco algo muy lejos del trabajo, pero conectado con lo básico del trabajo.”

Como alternativa, trata de ponerte en la piel de todos a los que beneficiará el proyecto en el que estás trabajando. ¿Cómo les afectará las decisiones que tomes? Cambia tu perspectiva y dale un impulso a tu pensamiento creativo.

Los diseñadores de Heinz sabían todo lo que había que saber sobre las botellas de ketchup tradicionales de su empresa, por lo que enfocaron su curiosidad en cómo las personas las utilizaban y almacenaban.

Como Brian Grazer lo relata en su libro A Curious Mind, los investigadores de Heinz visitaron los hogares de los clientes y abrieron sus refrigeradores, donde encontraron las botellas de ketchup puestas al revés para dejar que la gravedad lleve hacia abajo los gramos restantes. Ese descubrimiento ayudó a re-energizar a los diseñadores de la compañía, quienes entonces inventaron Heinz Easy Squeeze, una botella de plástico invertida con una válvula de silicona patentada.

2. Mira afuera de tu propio mundo

John Jamilkowski, director creativo senior de la red de cable TNT, me dice que cuando se encuentra aburrido con un proyecto, se dirige a los medios no relacionados.

“Si estoy aburrido o atascado mientras intento crear un trailer para un nuevo espectáculo, a veces voy a una exposición de artes plásticas o tal vez me quedo viendo un pedazo de instalación,” dice. “Cuando veo cómo otro asunto o emoción fue abordado, a menudo tengo una revelación y llevo esos descubrimientos a mis propios medios”.

Julie Klappas, directora creativa de Clementine Entertainment, también encuentra mirar a otra parte como ayuda para sacudirla de su aburrimiento. “A veces reviso la página de Instagram de alguna persona creativa que admiro,” dice. “O tal vez veo el tablero de Pinterest de alguno de mis diseñadores favoritos. Ver las opciones creativas de otros me inspira a hacer lo mejor del trabajo que me está aburriendo.”

3. Hazte reír

Sentirse aburrido, frustrado o atascado en el trabajo no es divertido. Así que trata de hacer algo deliberadamente divertido. Después de todo, la risa y el aburrimiento no pueden existir simultáneamente.

“Voy a pulsar el botón de pausa de un proyecto aburrido durante unos minutos y ver un par de clásicos de YouTube,” dice Klappas. “Cosas como ‘gatitos viendo TV’ o ‘Perro comiendo espagueti’ me hacen reír y ayudan a deshacerme del aburrimiento.”

Los juegos pueden tener un efecto similar, de acuerdo con Dan Monroe, director y artífice de wordsmith en Cayenne Creative. Por lo general confía en la mesa de tejo vintage de su oficina.

“Pasar unos minutos deslizando esos discos de metal por mesa me hace sentir como Mozart con las bolas de billar en Amadeus,” me dice Monroe. “Muy pronto conquisto mi malestar.”

4. Toma un paseo

Cuando un proyecto me aburre hasta las lágrimas y golpeo una barricada que no puedo superar, a menudo tomo mi laptop y me voy a otra habitación o a alguna cafetería cercana. A veces un simple cambio de escenario puede reavivar esas células cerebrales.

Stephanie Jolluck, directors creativos de Coleccion Luna y ganadora del Spanx Female Entrepreneur Award, sugiere levantarte e ir a dar un paseo. “Si estoy atrapada en el aburrimiento, me voy afuera,” dice. “Llueva o haya sol, el aire libre siempre me proporciona nueva energía y una nueva perspectiva.”

A Victor Hwang, director general de T2 Venture Capital, le gusta caminar por lugares inusuales. “Tomo paseos por los barrios suburbanos ocultos, grandes almacenes, colegios de la comunidad,” le dijo al Wall Street Journal. “Cuando caminas con el único propósito de caminar, ves las cosas de una manera fresca.”

5. Haz de lo familiar algo extraño

Intenta ver tu proyecto de una nueva manera; pretende que lo estás viendo como un director de cine, un diseñador de parques temáticos, o tu tía Josie, cualquier cosa que te de un cambio de perspectiva.

Tom Kelley de IDEO reconoce el valor de cultivar la mentalidad de un principiante cuando se enfrenta a un proyecto familiar. En su intervención en el Foro Mundial de la Creatividad, Kelley habló sobre el “deja vu” y propuso el término “Vuja de” -el acto de mirar algo que ya viste antes, pero verlo de una manera totalmente nueva.

6. Baja la cabeza y sigue adelante

Cuando todo lo demás falle, simplemente comprométete a avanzar y hacer todo lo que queda. A veces sólo tenemos que seguir adelante (incluso cuando te resistes a ello) hasta que algo interesante aparezca de nuevo.

El compositor John Cage citó el koan Zen, “Si algo es aburrido después de dos minutos, inténtalo por cuatro. Si todavía sigue aburrido, entonces ocho. Y entonces 16. Y entonces 32. Con el tiempo uno descubre que no es aburrido en absoluto.”

pacinoEl actor estadounidense en una charla ante estudiantes en México, confesó que la actuación salvó su vida y lo sacó del entorno complicado en el que se crió

Encontrar aquello que nos vuelve locos, ese es el consejo que el actor estadounidense Al Pacino dio este viernes a estudiantes en México, en una charla en la que confesó que la actuación salvó su vida y lo sacó del entorno complicado en el que se crió en el condado de Bronx (Nueva York, EE.UU).

“La actuación salvó mi vida porque todos mis amigos cercanos murieron por drogas”, contó el intérprete, quien participó en el foro México Siglo XXI, organizado por la fundación Telmex del magnate Carlos Slim.

En el escenario del Auditorio Nacional y ante unos 10.000 jóvenes, la mayoría estudiantes becados por la fundación, el actor respondió las preguntas del periodista estadounidense Larry King, con quien dialogó sobre su carrera y las motivaciones de su vida.

“Yo les puedo decir: amo que ustedes reconozcan hacia dónde van, que de alguna manera entiendan esas cosas, estén pendientes de esas cosas, que lo valoren”, indicó.

“Es un gran valor que estén ustedes aquí. La educación, independientemente de donde la tengan, es maravillosa. Abrir sus mentes, ampliar las mentes y los horizontes, aprender“, apuntó.

Nacido en una familia humilde del Bronx neoyorquino, Pacino no tuvo educación. “Sin embargo, he aprendido tanto de la gente que he conocido, de los libros que he leído, de todas las grandes oportunidades que he tenido en la vida”, comentó.

“No tenía dinero, trabajo, educación, ni nada, pero era joven. Yo dormía en el teatro donde actuaba (…) Nunca he estado más feliz en mi vida que en aquellas épocas porque sabía lo que quería hacer, sabía hacia dónde iba mi vida. Sabía que había un mundo esperándome con un futuro, como lo saben todos ustedes”, añadió según un cable de EFE.

Así, el actor dio a los jóvenes su principal consejo: “Descubran lo que realmente les gusta en la vida. Traten de tener los instintos abiertos porque son maravillosos”.

Confíen en ustedes mismos y encuentren aquello que los vuelva locos. Quizás no de inmediato, pero sigan buscando hasta encontrarlo”, recomendó.

A sus 75 años y con un Óscar en su vitrina, así como cinco Globos de Oro, entre otros premios, Pacino contó que, aunque ya podría retirarse a descansar, lo que lo mantiene sobre los escenarios es la pasión que siente por actuar, que demostró interpretando un fragmento de la obra “The Iceman Cometh” de Eugene O’Neill.

ventasNo todos tenemos la oportunidad de emprender con un negocio propio, ya sea por problemas de capital, miedo al reto, o simplemente buscamos otras formas de vivir; en mi caso desde hace unos años las ventas han sido mi forma de vida.

Nunca pensé que pudiera tener esta pasión, ya que mi profesión me hacía encaminarme a la reparación de equipos o el diseño. Sin embargo, la vida te va ubicando en el camino donde puedes trascender.

La profesionalización del vendedor técnico es un punto que a veces las empresas olvidan. No es lo mismo vender en una abarrotera, una papelería, zapatería, o en la calle productos en general o ir a las industrias y ofrecer productos o servicios técnicos.

Cada forma de vender tiene sus retos y requiere de habilidades diferentes para la atención del cliente y ninguna es menos que otra.

Personalmente he participado en cursos y cada uno de ellos ha sido importante en mi vida para ir aprendiendo diferentes técnicas de venta, sin embargo creo que antes de inscribirnos en un curso de este tipo, que nos prometa incrementar nuestras oportunidades de cierre, debemos conocer más de la técnica que ofrecen.

Pensemos del lado del consumidor y quitémonos la personalidad de vendedor; así que comencemos con nuestra reflexión.

Para los artículos de primera necesidad, como lo es la comida o la ropa, normalmente como clientes, no necesitamos pensar mucho en lo que vamos a adquirir, si es algo que requerimos.

Así que muchas veces compramos por impulso y vamos cambiando de marcas acudiendo a lugares donde se ofrecen estos productos o servicios. Y muchas veces regresamos dependiendo de la manera que nos atiendan. Al final de cuentas somos humanos y nos gusta ser reconocidos cuando vamos a comprar algo pues nuestra postura cambia a una postura de poder.

Ahora como vendedor te pregunto ¿qué técnicas requieres para atender a este tipo de cliente? Claro, la cortesía, la amabilidad, el ir acompañando al cliente en su experiencia de ventas es el éxito.

Recuerdo que cuando era niño mi mamá y más mujeres eran invitadas por una línea de cosméticos y por Tupperware a reuniones, donde ellas iban con la idea de solo “ir a ver”, y regresaban con productos que “algún día les iba a hacer falta”, en ocasiones ni los necesitaban en ese momento, pero ellas regresaban a casa felices, por los juegos y forma en que sin saberlo fueron encaminadas a comprar.

Definitivamente en las tiendas de abarrotes o misceláneas donde puedes ir a comprar, crema, huevos, refrescos, etc. el éxito de que un cliente regrese, es la atención uno a uno que el dueño o el encargado ofrecen.

A los clientes frecuentes les encanta que les llamen por su nombre o les pregunten cómo les va, y si por algún motivo el comprador comentó de algún problema que vivió, siempre se le preguntará cuando regrese “¿cómo sigue?”.

Como puedes ver las técnicas de ventas usadas sirven si se aplican adecuadamente. Tratándose del campo técnico, donde debamos ofrecer productos o servicios de alto valor, debemos aplicar otro tipo de formas de aproximación a los clientes, ya que ellos deben pensar más sobre lo que compraran. Llamase una laptop, tableta o cocina integral.

Para todos los casos anteriores, escuchar al cliente es importante y para saber qué tanto estamos listos para hacerlo te recomiendo el libro de mi buen amigo Ismael Cala “El poder de escuchar”. No te arrepentirás de leerlo ya que no solo sabrás si realmente escuchas al cliente, también te darás cuenta si lo haces con tu familia y/o amigos.

Bueno pues, regresando al tema para las ventas de alto valor debemos comprender que el tiempo de cierre será más largo y que los argumentos técnicos, el soporte y el acompañamiento del cliente son vitales. Las técnicas de venta cambian, y por eso yo personalmente he recomendado las técnicas de Strategic Selling de Miller Heiman para prestar la atención suficiente y los tiempos necesarios para llegar al cierre exitosamente.

Ellos en su libro te ayudan a situarte y a enfocarte. Me gusta mucho la forma en que al principio nos muestran los comportamientos de los clientes y el enfoque de atención que daremos si logramos identificarlos en cuál de los porcentajes de la regla básica están, esto te dará enfoque.

La regla es la de: 10-80-10

– 10% de los clientes, hagas lo que hagas, NO te van a comprar.

– 80% de los clientes van a comprar, y su decisión se basara en lo que nosotros podamos hacer para atraer su atención. (Conocimiento del producto, asesoría personalizada, solución de dudas, etc.)

– 10% de los clientes compraran hagas lo que hagas.

Así que el enfoque será no perder el tiempo en los primeros 10% identificarlos de inmediato, enfócate en el 80% y 10%.

Como lo hemos comentamos ya, existen muchas técnicas, aconsejo que antes de ir al campo de batalla, sea cual sea tu mercado, un curso de ventas adecuado a tus necesidades es indispensable.

Sin embargo creo que lo primero que debes hacer es convencerte de que eres capaz de salir a vender o de atender a los clientes.

El ser vendedor es una profesión que se aprende y se va puliendo a lo largo de los años, se necesita corazón y pasión para tomar el reto.

Una ocasión un amigo me pidió que le ayudara a conseguir trabajo, y me dijo “aunque sea de vendedor”, mi respuesta inmediata fue: creo amigo que no estas hecho para las ventas.

Así que si solo estas en ventas por mientras, en lo que encuentro algo mejor, ¡déjalo! y busca otros rumbos. Siempre he dicho que “Todos vendemos aunque usted no lo quiera” (que de hecho así se llama mi blog).

Debemos entender que las ventas son una forma de vida, con sus momentos de gloria y sinsabores. Pero si estás hecho para esto, aprendes y continúas adelante.

Así que trabaja con empeño y vende con pasión, con esta fórmula, nunca carecerás de nada.

¡Desde el campo de batalla!

 

 

 

Subir »
FB