Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

dineroHemos visitado el sitio de internet de preguntas y respuestas Quora, con el objetivo de averiguar cuáles son las “palabras mágicas” que, según los expertos de dicho portal web, son el factor clave para lograr el éxito en los negocios.

1. Expón tus motivos

Según Mira Zaslove, consultora estratégica y escritora, las personas que consiguen hacerse ricas siempre son persuasivas y confiables.

“¿Cual es la mejor forma de conseguir que la gente haga lo que quieras? Utiliza siempre la palabra “porque”. Si quieres ser rico, sé específico en tus afirmaciones“, asegura Zaslove.

“Mucha gente te ignorará si simplemente haces preguntas. Sin embargo, si explicas el porqué, habrá más gente que se muestre interesada”.

“Las personas necesitan razones para actuar, por eso aquellos que son persuasivos suelen tener éxito y logran hacerse ricos”, agregó.

2. ¿Con la soga al cuello?

El abogado y empresario Lawyer Brett A. Cenkus, aseguró que si tuviera que elegir una “palabra de oro”, ésta sería “equilibrio”.

Cenkus dice que el éxito se encuentra logrando el equilibrio entre diferentes enfoques y no centrándose en un sólo aspecto.

“Hay quien consigue amasar una fortuna trabajando sin parar, pero si tenemos en cuenta cómo esta mentalidad afecta a su vida personal y las relaciones familiares, ¿podremos decir que esa persona es realmente “rica”? Una vida rica es una vida completa“.

“Esto es tan sólo un ejemplo de la necesidad de equilibrar conceptos, enfoques y actitudes en la vida”, aseguró el jurista.

3. Ricos solitarios

Para Bill Stein, defensor de pacientes de esclerosis múltiple, la palabra mágica podría ser “soltería”, aunque explica que no siempre esta es la mejor opción.

“No te cases y no tengas hijos”.

“Tendrás más dinero, pero serás también mucho más pobre en calidad de vida“, agrega Stein.

4. Haz que confíen en ti

Sin embargo, la emprendedora Dakota Lim considera que la palabra de la fortuna es “confiable”.

“A través del boca a boca, tus clientes le cuentan a sus amigos, familiares y conocidos sobre la calidad de tus productos y servicios”.

“La fortuna llega a aquellas personas en quienes la gente confía. Cuando una persona es digna de confianza, obtiene más oportunidades“.

“La gente te invita a su casa, a sus eventos sociales y a sus círculos de negocio”.

“Si se sienten cómodos contigo, es porque tienes un carácter confiable”, añade la empresaria.

5. Buscando la excelencia

El asesor de educación Fred Campos eligió la palabra “consistencia”.

“La mayoría de la gente rica que conozco, comparte una característica que no tienen otras personas: se centran en hacer muy bien una sola cosa, casi hasta el extremo”.

“Conozco mecánicos que han conseguido amasar una gran fortuna sin tener una educación universitaria, porque pueden arreglar coches mejor que nadie”.

“Casi todo el mundo puede convertirse en un experto en cualquier materia, siempre y cuando se sea persistente en la búsqueda de la excelencia”.

escasez

Hay una teoría en economía llamada la teoría de la escasez que básicamente dice que existe una limitada disponibilidad de ciertos recursos en cualquier punto del tiempo. Esto, básicamente, establece que debido a esta limites de recursos, también existe una limites de productos que pueden ser creados.

Esta teoría de la escasez existe para nuestras vidas también.

En cualquier momento del tiempo, tenemos una cantidad limitada de recursos a nuestra disposición:

Una cantidad limitada de TIEMPO
Una cantidad limitada de DINERO
Una cantidad limitada de CONOCIMIENTO

Lo que decidimos hacer con estos tres recursos es, en última instancia, lo que dicta el éxito que tendremos en nuestras vidas.

Para crear una vida realmente exitosa y rica, necesitas enfocar tus esfuerzos en encontrar maneras de sacar el máximo provecho de cada una de estas áreas, y expandir siempre cada uno de estos componentes en tu vida.

Recurso limitado #1: TIEMPO

Entonces, ¿cómo hacer esto?

1. Una de las cosas más valiosas que hice al principio de mi carrera y crecimiento personal fue conseguir un coach (entrenador) de productividad y aprender a maximizar y priorizar mi tiempo.

Vuélvete bueno en administrar tu tiempo; realmente vale la pena el esfuerzo.

2. Ten en claro qué es importante para ti en tu vida y quién quieres llegar a ser, qué quieres lograr y qué legado quieres dejar en este mundo. Cuando te des a ti mismo una dirección en la vida, e identifiques qué es realmente importante y valioso para ti, sabrás cómo priorizar el limitado recurso de tiempo que todos tenemos.

Hay muchas más maneras de hacer esto y me ocuparé de ellas más adelante. Me encanta ayudar a las personas a ser más productivas y sacar el mayor provecho posible de sus días. Es una de las herramientas más valiosas.

Recurso limitado #2: CONOCIMIENTO

Es comúnmente sabido que puedes adquirir conocimientos de dos maneras

1. A través de tu propia experiencia

2. A través de las experiencias de los demás

Conocimientos de tu propia experiencia es lento, tedioso, y a veces bastante doloroso

Conocimientos de otros que han logrado los resultados que realmente deseas es algo que todas las persona exitosas te dirán que es esencial. Aquí es donde entra en juego un mentor.

¿Cómo maximizar tu segundo recurso principal?

1. Hay un dicho que amo que dice “Me paro en los hombros de gigantes”. Qué poderoso. Esto es tan cierto para mí; gran parte del éxito que logré en mi vida ha sido debido a los mentores con los que me he rodeado. Ya sean mentores que busqué para que trabajen conmigo personalmente (cosa que hice a través de mi carrera y todavía hago hoy), o aprender a través de los escritos, videos, o audios de grandes personas. Los mentores pueden ahorrarte mucho tiempo en tu viaje al éxito, hacerte ganar muchísimo dinero, dar grandes saltos en tu progreso personal y profesional. Si no tienes uno ahora, ¡Consigue uno!

2. Crea un plan estratégico para crecer. Buscar cualquier crecimiento es mejor que no crecer; pero si quieres maximizar tu éxito, tienes que ser estratégico sobre cómo vas a crecer y en qué orden. Adquiere el hábito de preguntar: “¿Qué debería estar aprendiendo y cómo debería estar creciendo ahora mismo para lograr a mi próximo gran hito? De nuevo, si no estás seguro, consigue un mentor. ¿Tengo que decirlo de nuevo? CONSIGUE UN MENTOR.

P.D.: Un pequeño consejo; si quieres maximizar tu aprendizaje y crecimiento personal, empieza por tener en claro a dónde quieres ir en el futuro, y entonces, aprende a manejar tu tiempo y aprende cómo aprender de manera efectiva según tu estilo. No puedo exagerar en la importancia de esto.

Recurso limitado #3: DINERO

Ahora mismo, ¿cuáles son las elecciones que estás tomando con tu dinero? ¿Comprar otro par de zapatos que realmente no necesitas? ¿Comprar comida para llevar todos los días?

¿O establecer presupuestos claros y tomar decisiones claras con tu dinero basadas en tus metas y valores?

Las decisiones que tomes con el dinero que tienes en este momento, dictarán el nivel de dinero que tendrás disponible para ti mañana.

Entonces, ¿cómo sacar el mayor provecho de él?

1. Hay una ley del universo que dice que si no puedes manejar el dinero que tienes, entonces ¿por qué se te daría más para manejar? Así que lo primero es lo primero, vuélvete un genio en la administración de tus finanzas: Crea presupuestos, ten noches de dinero, edúcate financieramente, esta es la base de toda riqueza.

2. Empieza a invertir hoy; haz que tu dinero trabaje más duro para ti de lo que tú tienes que trabajar por tu dinero. No importa cuán pequeña sea la cantidad de dinero que tengas, empieza ahora y haz que tu dinero trabaje como tu pequeño esclavo; y otra vez, edúcate financieramente. No esperes más por el momento perfecto, edúcate y empieza.

Recuerda que tu futuro se basa en las decisiones que tomas hoy con cada uno de estos recursos, y cómo continúas aprendiendo y creciendo en cada una de estas áreas. En serio, CONSIGUE UN MENTOR, y ve como tu vida asciende a lo alto.

Carlos SlimEl dinero no crece en los árboles ni para Carlos Slim Helú, el empresario mexicano y segundo hombre más rico del mundo.

Sobre el magnate que aprovechó la crisis del 82 para diversificar su portafolio de inversión y disparar su riqueza se ha escrito mucho; su éxito y posición se deben a una serie de buenas decisiones, contados fracasos y estar en el momento preciso con la gente correcta. Sin duda, un personaje del que hay mucho que aprender.

A continuación te presentamos 8 frases célebres de Carlos Slim y su aplicación a tu vida diaria para revolucionar tus finanzas personales:

1. “Hay que imponer nuestra voluntad a nuestras debilidades.”

¿Cómo va tu cuenta de ahorro para el retiro?, ¿el pago de la casa?, ¿del auto? Si tienes deudas pendientes, liquidarlas debe ser tu prioridad. No gastes en un iPhone de nueva generación que no lo necesitas. Mejor paga tu deuda para evitar preocupaciones futuras. Enfócate en el ahorro y no te dejes llevar por nimiedades que no te van a traer más que una satisfacción pasajera.

2. “Cuando vives para la opinión de los demás, estás muerto. No quiero vivir pensando en cómo voy a ser recordado.”

No te endeudes en vano. Piensa en el porqué de tu compra más reciente: ¿Fue porque lo querías? ¿Porque lo necesitabas? ¿Porque querías quedar bien con alguien? ¿Porque es algo que, se supone, deberías tener? No gastes para formarte una imagen de alguien que no eres. No vale la pena el golpe a tu estado de cuenta y el riesgo de caer en Buró de Crédito.

3. “La ocupación desplaza a la preocupación, y los problemas, al enfrentarlos, desaparecen. Así, los problemas deben hacernos más fuertes, de los fracasos aprender y hacer de los éxitos estímulos callados.”

De nada te sirve lamentarte por deudas pendientes o apuros financieros. Mejor pon manos a la obra. Haz algo al respecto y libérate de la carga. Al final, descubrirás que puedes con eso y más, y por supuesto, aprenderás a no cometer el error que te colocó en esa posición en primer lugar.

4. “El optimismo firme y paciente siempre rinde sus frutos.”

No importa qué tan mal esté tu panorama financiero, recuerda que está en tus manos cambiarlo. Analiza la situación y detecta qué te puso ahí en primer lugar. Intenta encontrar un patrón de conducta o de causa-consecuencia, y reflexiona sobre qué puedes hacer para cambiarlo. Una vez que tengas una serie de posibles soluciones, impleméntalas todas hasta que alguna funcione, pensando siempre, claro está, que van a funcionar.

5. “Mantener la austeridad en tiempos de vacas gordas. Esto fortalece, capitaliza y acelera el desarrollo de la empresa. Asimismo, evita los amargos ajustes dramáticos en las épocas de crisis.”

No gastes de más cuando tienes más. Asegúrate de seguir tu presupuesto y, mejor, esa cantidad extra ahórrala para cualquier emergencia que pueda surgir. Nunca está de más.

6. “Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con qué hacerlo.”

Si puedes trabajar, hazlo. No hay mejor manera de salir adelante, especialmente en cuestión de finanzas, que trabajando.

7. “La educación y el empleo son los remedios para la pobreza.”

Con el grado de competitividad que existe en el mercado laboral hoy en día, lo mejor es estar bien preparados. Invierte en la educación de tus hijos para que el día de mañana tengan cómo solventar sus gastos sin mayor dificultad de la que ya existe.

8. “A mí, desde chiquito, me gustaban las inversiones.”

Invertir siempre es una buena idea. Si decides hacerlo, recuerda diversificar tu portafolio para tener más oportunidades de ganar. Ya sea que decidas poner parte en Cetes, parte en bolsa, o invertir sólo en bolsa, recuerda dividir tu inversión en diferentes industrias.

Carlos Slim es una leyenda tanto en el ámbito empresarial mexicano como en el mundo. Un hombre que empezó a invertir desde los 12 años y cuya mentalidad, estrategia y contactos han logrado posicionarlo en el segundo lugar de los más ricos del mundo. Si él ha logrado construir un imperio siguiendo sus propios criterios, quizá valga la pena adoptarlos y ver qué pueden hacer por nuestras finanzas.

educaciónA la hora de tomar decisiones financieras, la familia juega un rol realmente importante. Particularmente, muchas de las medidas económicas trascendentales que deben ser tomadas dentro del hogar están sujetas a garantizar el bienestar de los niños miembros de la familia y a asegurar que su calidad de vida no se vea afectada.

Pero lo que ignoramos es que los niños son expertos observadores que analizan cada movimiento que ocurre en su entorno, especialmente cuando se trata de la administración y manejo del dinero.

Y es precisamente una buena educación financiera en las primeras etapas de la vida, la que marcará una gran diferencia en el comportamiento que tendremos como adultos al momento de manejar nuestros recursos. Para los niños, hablar de dinero resulta un tema muy sencillo: piensan en “guardar” aquellos “billetes y monedas” que sus padres o abuelos les regalan para emplearlo en su próxima adquisición tecnológica, en el juguete que tanto han visto en televisión o en la visita al parque de diversiones de sus sueños.

Definitivamente, involucrar a los niños en la economía de sus hogares y comenzar a formarlos para que sean adultos con mayor bienestar financiero, es quizá la tarea que mayor impacto tendrá dentro de una sociedad como la nuestra que, hoy, se ve consumida en el endeudamiento y la falta de control de las finanzas personales.

Pero, ¿cómo enseñarle a un niño a manejar su dinero? ¿Cuál es la forma más fácil de aprender para ellos?

Sin lugar a dudas la diversión y el lenguaje sencillo y claro son la mejor estrategia para transmitir la importancia de ser consientes de una buena administración del dinero. Un ejemplo de esto, que llamó mi atención, es una iniciativa que ha venido desarrollando Skandia en Colombia en la que 5 grandes animales de la selva, cada uno de ellos a través de su instinto, les enseña a los niños un secreto de cómo administrar el dinero.

Clara Inés Guzmán, líder del programa al que han llamado RILEBU, afirma que “la enseñanza de temas financieros para niños es un proceso y no basta con llevarlos a un taller. Es importante ser buen ejemplo y tener coherencia con las acciones diarias; se debe involucrar a los niños en los temas financieros de la familia tanto en momentos de abundancia como en momentos difíciles, de esta forma se crea conciencia del valor del dinero“.

Para un niño resulta mucho más fácil crear una conciencia del valor del dinero porque tiene un panorama más claro y menos contaminado de pretensiones consumistas. Tienen un objetivo claro definido y están dispuestos a destinar parte del poco dinero que reciben para alcanzarlo, contrario a lo que usualmente pasa con nosotros los adultos. Guzmán añade que hoy en día se ha perdido un poco el verdadero valor del dinero.

Los padres estamos haciendo lo que sea por cubrir las necesidades y caprichos de los hijos y esto a veces hace que ellos pierdan la magia de luchar por un objetivo. Los niños se están acostumbrando a simplemente pedir dinero por pedir y esta es una situación preocupante si tenemos en cuenta que son los padres quienes transmiten las costumbres financieras a los hijos.

El mensaje es claro. El futuro de una sociedad con mejores hábitos financieros está en manos de los niños de hoy y cambiar los elevados índices de endeudamiento y de gasto irresponsable dependerá de cómo los eduquemos financieramente para enfrentar los retos que trae la adultez.

Existen muchos programas que ayudarán a los niños a desarrollar comportamientos financieros más acertados y a los papás a convertirse en un modelo perfecto a seguir cuando de administrar el dinero se trata, sin embargo cabe recordar que todo empieza por casa. No eduquemos a nuestros hijos para ser ricos, eduquémoslos para ser felices; Así cuando sean grandes conocerán el valor de las cosas, no el precio.

no mirar atrásCuando tienes tu meta adelante, cuando crees en ti, cuando crees que puedes ganar, nunca mires hacia atrás. No te descuides un segundo, porque alguien te podrá arrebatar lo que tanto deseas, lo que tanto esperas y lo que tanto anhelas.

Cuando dudas, cuando consideras que no eres capaz, porque alguien es mejor o cuando crees que los demás son superiores, pierdes. Debes creer en ti. Debes tener la convicción en lo que piensas y haces. Nunca mires hacia atrás, porque la meta está adelante.

Creer en ti es lo más importante. Estar convencido de que puedes. Estar convencido de que eres muy capaz. Si alguien te dice que puedes lograrlo, no lo dudes. Si alguien confía y cree en ti, ¿Por qué tú vas a dudar?

Saber que compites con los mejores es un gran reto. Saber que estás entre los mejores significa demasiado. Estar entre los mejores implica mostrar todo lo que sabes y de lo que eres capaz.

Nunca pienses que los demás, por nombre, currículo, experiencia pueden ser mejores siempre. Empieza a mostrar tus capacidades donde estés. En cualquier empresa, distínguete, prepárate cada día más, convéncete y convence a los demás de que lo que haces es excelente. Cree en tu excelencia.

¿Por qué conformarte con ser segundo cuando puedes ser primero? En todo momento, en todo lugar, donde puedas demostrar que eres un vencedor, que eres grande en lo que haces, hazlo. Sin miedo, sin dudas, sin temores.

Nunca mires hacia atrás. Ni pongas a funcionar el retrovisor. Jamás. Toma decisiones siempre. Las decisiones que creas son las mejores y las más importantes. Nunca te des por vencido. Y menos, sin empezar.

El camino de la vida no es fácil, pero a medida que van apareciendo las dificultades, puedes sobreponerte. Nadie te vencerá si no te das por vencido.

Siempre debes creer en ti. Nunca dudes de tus capacidades, de tus posibilidades. La actitud positiva te llevará a lograr todos tus sueños.

¿Sabes por qué el vidrio panorámico es más grande que el retrovisor? Porque el camino que tienes delante es más importante que el que dejas atrás…

EnfoqueEs fácil irse por las ramas. La vida es agitada para todos nosotros y si no estamos atentos a nuestra dirección en la vida, podemos despertarnos un día y preguntarnos cómo llegamos en donde estamos.

La queja que más escucho de las personas (de los hombres en particular) es su lamento por lo haber hecho algo en sus vidas que siempre quisieron o planearon hacer. No fue su intención no hacerlo, pero tampoco hicieron lo suficiente para que sucediera.

Ser capaz de mantenerse enfocado en una meta o dirección a pesar de todas las distracciones de la vida es necesario para alcanzar el éxito.

Son las personas que desarrollan la habilidad de mantenerse enfocados, no importa lo que esté pasando en sus vidas, las que tienen éxito. Las personas menos exitosas tienen la tendencia a permitir que las distracciones de la vida los saquen de sus cursos.

Una de las principales razones por las que esto pasa es porque nuestras mentes pueden desplazarse fácilmente del presente hacia el pasado o hacia el futuro. Sin embargo, es debido a que sólo lo que hacemos hoy es capaz de cambiar nuestro mañana, que prevenir esta trampa mental es tan importante. Por desgracia, nuestras mentes a menudo tienden a perderse en el pasado o en el futuro cuando nuestro hoy es incómodo.

Un par de personas a las que estoy aconsejando dan buenos ejemplos de lo que perder el enfoque puede significar. El divorcio de Beth finalizó hace casi 3 años, pero ella aún piensa en su ex marido todos los días. A veces es una foto vieja o una canción lo que desencadena los recuerdos en su mente, pero otras veces son cosas que sigue reteniendo. Por ejemplo, él tenía esta etiqueta negativa que solía usar para describirla y ella todavía tiene eso en su cabeza como una definición de quien es. Por lo que cada vez que tiene problemas con algo, ella se coloca esa etiqueta negativa del pasado.

Chuck es infeliz en su matrimonio. Una de las razones por las que se siente así es porque no encuentra a su mujer atractiva (no voy a entrar en todas las razones aquí, pero es complicado el por qué se siente así). Así que Chuck fantasea sobre como sería estar con lo que él llama una “muñeca sexy.” Cada vez que ve una mujer atractiva piensa en cómo sería estar casado con ella.

¿A qué dirección apunta tu enfoque, hacia atrás, hacia adelante, o en el presente? Aquí tienes 3 claves para mantenerte enfocado:

1. No mires atrás.

Si bien es útil para que aprendamos de nuestros errores, es importante no pasar más tiempo del necesario en el pasado para aprender esas lecciones. Una buena distinción a tener en cuenta es si nuestro propósito de pensar en el pasado es para aprender de él, o escapar hacia él y vivir en él.

2. No vivas en el futuro.

Bueno, obviamente, sí tenemos que mirar hacia adelante o no sabremos hacia dónde vamos. Y mirar un poco hacia adelante es necesario para establecer metas y desarrollar planes para lograrlos. Sin embargo, vivir en el futuro es una cosa completamente distinta. De nuevo, una distinción clave es nuestro propósito al pensar en el futuro. Si pensamos en el futuro para escapar de nuestro presente, esa es una bandera roja.

3. Permanece en el Presente.

Vivir en el presente no significa que no miramos atrás ni adelante, sino que no lo hacemos hasta el punto de que nos robe nuestro hoy y que no lo hacemos para escapar de nuestro hoy. Tenemos que seguir recordándonos a nosotros mismos que la única manera de hacer que mañana sea mejor, es manteniéndonos enfocados en el presente.

Hay momentos (para todos nosotros) en los que mantenernos enfocados en el presente puede ser difícil. Sin embargo, para tener éxito en la vida y llegar a donde queremos ir, todos tenemos que practicar constantemente estas 3 claves para mantenernos enfocados.

pymesUno de los sueños de la gran mayoría de la población económicamente activa es independizarse, es decir, montar un negocio donde uno pueda ser su propio jefe y tomar las riendas de su destino.

Por otro lado, ante la falta de empleos bien remunerados y mayor competencia debido al aumento de jóvenes en edad de laboral, el emprender se vuelve una actividad hacia dónde dirigir los esfuerzos pero es importante darse cuenta de que el emprender hasta llegar a un negocio rentable es una tarea que requiere un trabajo arduo y complicado.

Las recompensas son enormes pero también los riesgos, por lo que pongo estos errores para que usted los analice y les sirva para sortearlos en caso de que sea usted candidato a emprendedor o le sirva de repaso en caso de que usted ya sea usted un empresario consumado.

Con la más fina intención de servir, se los comparto:

Ausencia de una cultura empresarial

La mayoría de las pymes pocas veces se plantean cuál es su misión, visión y valores.

Para poder definirlas, lo que las empresas tendrían que hacer es cuestionarse lo siguiente ¿por qué existimos como organización?, ¿por qué los clientes nos compran?, ¿cuál es nuestro propósito?, ¿cuáles son nuestros valores?, ya que al no plantearse lo anterior, y mucho menos al no tener una respuesta al respecto, lo que se ocasiona es que se envían mensajes confusos a los clientes, proveedores y empleados de quién eres como empresa y hacia dónde te diriges.

Falta de análisis estratégico

Muchas de las pymes inician sus actividades o abordan el mercado con lo que creen que necesitan y no con lo que requieren en realidad. Ignoran oportunidades que pueden aprovechar, como por ejemplo simplificación de trámites o eliminación de aranceles, y pasar por alto aspectos que pueden acabar con ellos como mayor competencia, productos innovadores, escasez de mano de obra calificada o dificultades para hacerse de materias primas.

Una manera de resolver con esta problemática, es cuestionándose cosas como ¿qué necesidad satisface mi producto o servicio?, ¿qué ofrece mi producto o servicio?, ¿es único o especial?, ¿qué hará mi producto o servicio por mis clientes?, ¿qué no hará?, ¿qué podrá hacer después, que no está haciendo ahora?

Esto además de investigar el perfil de tu mercado y de tus consumidores con preguntas como ¿dónde están mis clientes?, ¿de dónde vienen?, ¿cuál es su ingreso?, ¿cómo compran?, ¿a qué precio?, ¿en qué cantidad?, ¿cuándo compran?, ¿quiénes son mis competidores?, ¿en dónde están?, ¿qué tan fuertes son? y ¿hay lugar para más competidores?, sin olvidar el tema de los riesgos que puede enfrentar tu empresa.

Mala Administración

La mala administración del negocio es una de las causas principales del fracaso de las pymes. Muchas empresas surgen de una corazonada más que de un conocimiento significativo del negocio y sus características. Además, también es común que los propietarios se sientan con los conocimientos suficientes en todas las áreas del negocio, y eviten cualquier insinuación de asesoría o apoyo.

Incompetencia Personal

Muchas de las empresas que fracasan debido a la incompetencia del dueño para llevar las riendas de un negocio. Una manera de evitar esto, es recurrir a algún simulador de negocios que te pueda ayudar a evaluar que tanta preparación tienes para poder pasar de empleado, a empresario.

Una recomendación para poder sobresalir en el entorno empresarial es que busque capacitación, que conozca a fondo su producto, que este siempre al pendiente de los clientes y sobre todo que se mantenga alerta de los cambios del mercado.

Creerse Todólogo

Un error muy común de quien incursiona en los negocios es jugar a ser “todólogo” por demasiado tiempo, ya que resta a la empresa la oportunidad de crecer a partir de una falta o ausencia de pensamiento estratégico de su dueño o director general. El no contar con la gente adecuada y asumir usted lo puede hacer todo, puede ocasionar más problemas que ahorros.

Por lo tanto lo ideal es que en la primera oportunidad contrate al personal que necesita para contabilidad, producción, ventas, recepción, logística, etcétera, lo que le ayudará a enfocar sus energías a la memoria de su negocio, detectar las oportunidades y aprovecharlas en su momento.

Mala previsión financiera

Frecuentemente, los empresarios caen en la trampa de la mala planeación financiera porque no determinaron con anticipación los fondos necesarios para poner en marcha la empresa y cómo van a obtener el capital. Por ello, hay que definir previamente la estructura financiera de la empresa y hacer una previsión de su rentabilidad a mediano plazo.

Adquirir deuda sin previsión

El crédito no siempre es la solución para la pyme. Es importante definir cuál es nuestro objetivo, cómo lo podemos lograr y si es con crédito o no, como lo vamos a lograr. Es necesario realizar y con disciplina dar seguimiento al presupuesto que realicemos. Es aconsejable definir si no hay otros mecanismos de financiamiento porque a veces lo que se requiere es capital (socios) y no crédito y si ésta es la opción, debe estar bien definido cómo se aprovechara y qué consecuencias tendrá, en cada caso.

Centralizar el poder

Se estima que por cada seis empresas que se crean en primera generación, sólo una llegará a la tercera generación, es decir que difícilmente una empresa creada ahora, va a ser administrada al paso del tiempo por los nietos. Por lo tanto es recomendable establecer reglas jurídicas y morales, para descentralizar el poder y buscar la profesionalización de la institución.

Ausencia de controles

Es importante tener medidas de control, de lo contrario tendrás fallas en la operación de tu organización. Hay que tener control de gastos, control de ventas, control de inventarios, control de producción etcétera. Así como tener al día los manuales de operación y toda la documentación de la empresa en regla.

Falta de planeación

Con frecuencia las pymes no contemplan el tema de la planeación. Van solucionando las cosas según se presentan sin comprender que esta forma de trabajar limita por mucho el crecimiento de la empresa. Las actividades de planeación indican qué se desea lograr en la empresa, y cómo se plantea alcanzarlo.

Para ello debe de cuestionarse: ¿por qué cree que habrán de darse las ventas?, ¿qué elementos tiene para que esas ventas se den?, ¿la situación del mercado es ideal para lograrlo?, ¿es el momento adecuado para vender u ofrecer esos productos o servicios?

disciplinaEn la mañana del funeral de mi madre, escribí el siguiente párrafo de mi libro:

Mi madre falleció hace un par de días, y el funeral fue anoche. Son las seis de la mañana y estoy en mi oficina, escribiendo. Eso es lo que hago todos los días, sin importar qué ocurra. Y ésa es la respuesta a cómo puedo tener cinco libros en las repisas de librerías.

No es que no tenga emociones, o que no amara a mi madre. Sin embargo, hace mucho aprendí la importancia del régimen, del ritual, del compromiso y de la disciplina en relación con el éxito. Así que se necesita demasiado para descarrilarme.

La mayoría de las personas se distraen con facilidad. Quizás soy demasiado extremo en mi insistencia de seguir con mis planes de trabajo sin importar qué pase, pero muchas personas son aún más extremas al deshacerse de su voluntad por cualquier razón.

Conseguir el respeto de los demás es una gran ventaja en tu vida. Y eso surge a partir de la auto-disciplina. Las personas con alta auto-disciplina no tienen que “poner una pistola” en la cabeza de los otros cuando quieren algo; la gente simplemente siente su poder y con entusiasmo les dan todo lo que tienen.

Detente a observar qué poca auto-disciplina tiene la mayoría de las personas. Pregúntale al manager de cualquier equipo cuán graves son los problemas que derivan la impuntualidad y el ausentismo laboral. ¡Muchas personas no tienen siquiera la auto-disciplina para levantarse temprano en las mañanas!

En mi ámbito de negocios, encuentro que más de la mitad de las personas no llegan a las citas y reuniones a tiempo. Los clientes se pierden de citas pre-agendadas; y los proveedores no cumplen con las fechas límite, incluso aunque ellos mismos las establezcan.

En el mundo emprendedor, dice mucho de ti el únicamente estar a tiempo y preparado para trabajar. Cumplir con las fechas de entrega y con los compromisos permite que destaques de entre la multitud. La habilidad de hacer las cosas, y hacerlas bien desde la primera vez, atraerá a buenos contactos, oportunidades y recursos. Y finalmente, todo se trata de auto-disciplina.

Y la auto-disciplina aplicada a un asunto en particular literalmente tiene un poder mágico. Cuando enfocas tu auto-disciplina en un solo propósito puedes generar grandes resultados. Todos se quitarán de tu camino, te abrirán las puertas y te saludarán en tu caminar.

La consecución exitosa de la mayoría de los objetivos valiosos (incluyendo ser un emprendedor más efectivo) es difícil, pero puede ser relativamente simple. De hecho, puede resumirse en tres pasos:

Reconocimiento

Si estás consciente de la importancia del tiempo, entonces tendrás un concepto distinto de él y aprenderás a controlarlo para alcanzar tus metas y máximo potencial. Debes reconocer cómo usas tu tiempo, cómo lo desperdicias, inviertes y controlas. Y el primer paso para lograr las cosas, es reconocer los problemas y fallas, y las oportunidades y éxitos.

Decisión

Todo logro sigue a una toma deliberada de decisión, con pequeñas excepciones de logros “accidentales”, como tropezarte con tu agujeta, caer al pavimento y encontrarte un billete de 100 dólares. Además de ese tipo de accidentes, el logro sólo puede seguir a una decisión. Y como resultado de tu pensamiento sobre la importancia del tiempo, puedes desarrollar algunas decisiones.

Acción

Existen tres tipos de acción: iniciar nuevas cosas o implementación, seguimiento y terminación. Cuando has tomado una decisión, tienes que empezar a actuar en torno a ello. Para algunas personas, ésta es la parte más difícil, aunque en realidad lo más complejo es el seguimiento. Por ejemplo, a una persona que decide seguir una dieta puede parecerle sencillo tirar a la basura un montón de comida chatarra; lo complicado será que no la consuma una semana después. Y es aquí donde la auto-disciplina es clave, aunque también es importante que crees un ambiente que soporte a esta nueva actitud.

Stefanie-O-ConnellEra la primavera del 2012.

Me había metido en la furgoneta más pequeña del mundo, con otros seis actores y un conjunto teatral completo, conduciendo por una carretera desierta en algún lugar entre Nebraska y Iowa pensando, este podría no ser mi sueño.

¿Cómo podría serlo? Amaba mi trabajo actuando en musicales (ya sea en el escenario del Madison Square Garden de Nueva York o en la cafetería de una escuela primaria en Okoboji, Iowa en pleno invierno) compartir la experiencia de actuar en vivo con público de todo el mundo nunca dejó de emocionarme.

Pero ahí sentada en la furgoneta llena y apretados como sardinas, agotada de cinco meses de giras de una sola noche, calculando cuanto iba a aguantar dentro de los parámetros de $54 al día para viáticos mientras ahorraba para el desempleo que enfrentaría los siguientes meses era todo menos emocionante.

En ese momento comencé a aceptar que mi amor por la actuación era parte de mi pasión, pero tal vez no la definición singular de la misma. Yo quería más (las cosas simples, como la libertad de planificar unas vacaciones o mantener una familia) no algo que reemplazara actuar, sino algo que la complementara.

Por desgracia, la aceptada narrativa del “artista muerto de hambre” había enmarcado la búsqueda de la pasión y vivir lujosamente como mutuamente excluyentes. Si bien no me importaba aceptar esa premisa, no me suscribí a la idea de que mis problemas bohemios eran una especie de pre-requisito para el éxito, así que me puse a diseñar una nueva narrativa; literalmente.

Empecé a escribir febrilmente sobre el delicado equilibrio entre la realidad en la ruina y la belleza de perseguir una vida apasionada. A llegar al hotel Super 8 en las afueras de Omaha, me conecte al Wi-Fi para reclamar mi pequeño trozo de internet con un nombre de dominio de $12 y una plantilla de blogspot gratuita.

Seis meses de esporádica divagación en internet y algunas actuaciones después, estaba llegando a otro período de desempleo. La perspectiva de meterme de nuevo en modo de trabajo de supervivencia (niñera, asistente personal, recepcionista, etc.) me llenó de terror, así que tomé la zambullida empresarial, apostando en grande a que mi entonces hobby de escribir cayera sobre la complicada intersección entre el dinero y los sueños para mantenerme responsable.

Un diseño web profesional y un mentor sobre blogs más tarde, lancé thebrokeandbeautifullife.com; era la primavera del 2013. Para el otoño de ese año, había conseguido un par de trabajitos secundarios para escribir para otros bloggers sobre vivir frugalmente y finanzas personales, y comencé a leer como loca para desarrollar y perfeccionar mi experiencia en mi nicho recién descubierto.

Algunos de mis esfuerzos frugales más extremos (como couchsurfing y compartir vehículos) llamaron la atención de un editor del US News & World Report, donde pronto me convertí en una colaborador habitual. No tenía ningún plan, más que recuperar mi inversión de $1.000, pero había aprendido a contar mi historia con autenticidad y pasión, y el impulso estaba empezando a construirse alrededor de ellas. Para mediados del 2014 tenía un acuerdo para un libro con una pequeña editorial y una lista completa de clientes, pero todavía tenía problemas para llegar a fin de mes.

Si bien había logrado con éxito equilibrar mi trabajo como escritora independiente con mi carrera como actriz, seguía quedándome corta con mis obligaciones financieras básicas, resignándome a los viejos trabajos de supervivencia para salir adelante. Inspirado por las historias de otros emprendedores online cuyos viajes a menudo veía describir alrededor de la web, empecé a desafiarme a mí misma para pedir más dinero. Primero tímidamente, pidiendo pagos de $10 a $20; y entonces de forma más agresiva, con aumentos de $50 a $100.

En enero del 2015, pocos meses después del lanzamiento de mi libro, un cliente me acercó una oferta para pagarme $2,000 por un artículo. Por supuesto, era uno increíblemente detallado y con un pesado trabajo de investigación, pero la experiencia cambió mi perspectiva sobre las posibilidades de ingreso potenciales por completo.

Por mucho tiempo sentí que mis ingresos eran dictados por factores fuera de mí misma; mi título, mi profesión, mi experiencia, mi empleador, etc. Yo había estado esperando permiso para superar mis limitaciones de ingresos percibidos en lugar de entender el valor de mi trabajo y buscar personas que estuvieran dispuestas a pagar ese precio.

Fortalecida por este nuevo entendimiento descubierto, empecé a dirigirme a nuevos clientes, clientes que pudieran permitirse el lujo de pagar mucho dinero, y me permitieran perseguir la apasionada y hermosa vida que siempre había soñado, y salir del polvo para siempre. En julio del 2015 tuve mi primer ingreso mensual de cinco cifras. También lancé mi primer episodio de televisión.

Hoy, tengo 29 años, vivo en la ciudad de Nueva York, soy una actriz profesional y una próspera emprendedora, y adoro absolutamente lo que hago; por completo.

Stefanie O’Connell es una defensora de la Generación Y, oradora, fundadora y autora de “The Broke and Beautiful Life“. Puedes seguir sus últimos emprendimientos en Twitter e Instagram.

indecisiónLa indecisión es un comportamiento que conduce al individuo a no comprometerse y a vivir dudando de todo lo que le sucede. Esto nos habla de inseguridad, falta de compromiso, ausencia de confianza en sí mismo y en los demás. Por lo tanto, la vida de estas personas está carente de intereses definidos.

Ahora bien, las personas que presentan madurez y una vida equilibrada por lo general toman decisiones, qué desde luego analizan y de ésta manera podemos establecer con precisión nuestra aceptación o rechazo en cuestionamientos de la vida cotidiana.

Por ejemplo: si algo me gusta o me disgusta, o si deseo ir a algún lugar o si me interesa cierto trabajo. Lo importante es tomar una decisión y no estar continuamente dudando de lo que se nos pregunta. Lo conveniente es definir qué es para uno importante o no, lo cual se logra a través del conocimiento de sí mismo.

A veces los seres humanos actuamos por miedo, por quedar bien con los demás, por conveniencia, y muchas veces porque fuimos hábilmente manipulados y no nos dimos cuenta; o sí nos dimos cuenta y sabemos que nos están manipulando pero “no quisimos” tener la iniciativa de actuar con libertad, por indecisión, por miedo “al qué dirán”.

La indecisión, es la incapacidad que tiene una persona para evaluar cualquier hecho en el que deba tomar una determinación o elegir un camino entre varios que se le ofrecen.

Todos los días tomamos pequeñas y grandes decisiones, unas más importantes o con mayores consecuencias que otras. Estas son parte de nuestra vida, por lo que la forma en que las tomemos y las razones que utilicemos, serán determinantes para nuestro éxito o fracaso en lo personal y profesional.

La vida que llevas hoy, es el resultado de las decisiones que has tomado en el pasado. De igual forma, la vida que llevarás en el futuro será el resultado de las decisiones que tomes en el presente. Nada tiene un mayor impacto en tu destino que las decisiones que tomas día a día.

A continuación planteamos un sencillo método que ayudará a las personas a tomar decisiones.

Paso 1.- Define tu decisión: Tómate unos minutos para escribir la decisión que estás a punto de tomar. Escribir tus pensamientos en papel puede permitirte ver las cosas desde un punto de vista diferente. Recuerda que un problema bien definido es un problema medianamente solucionado.

Paso 2.- Identifica tu objetivo real: Siempre que nos enfrentamos a una decisión, existe un interés sobre algo que queremos obtener. Por ejemplo, si quieres salirte del trabajo y volver a la universidad para estudiar más, tu objetivo real podría ser: Mejorar tu perfil profesional. Hazte tu mismo la pregunta ¿Qué es lo que realmente quiero obtener cuando tome ésta decisión?

Paso 3.- Escribe en papel tus opciones: Identifica cada una y escríbelas.

Paso 4.- Realiza un análisis para cada opción de lo que estás a favor y en contra.

Paso 5.- Identifica la persona correcta de la cual tomar consejo: ¿Conoces a alguien que haya pasado por la situación que vives en este momento? Es conveniente buscar y encontrar a alguien que haya logrado el objetivo que te propones y pedirle un consejo sobre la decisión que vayas a tomar.

Paso 6.- Reflexiona y medita tu decisión: Reflexionar y meditar a solas es una gran herramienta que permite eliminar el estrés que conlleva la toma de una decisión difícil. Busca un lugar calmado donde no puedas ser interrumpido, cierra tus ojos y enfócate en tu respiración. Mientras más relajado te encuentres mejor, imagínate lo que estás a punto de decidir e intenta pensar con cabeza fría acerca de ello.

Paso 7.- Selecciona la mejor opción: Escoge la que tiene la mejor oportunidad de que logres tu objetivo real.

Paso 8: Toma acción: Establece para tu decisión una fecha real e identifica cual será tu primera acción a realizar.

Otras recomendaciones que te pueden servir para la indecisión son:

– No temas decir sí o no. Actúa de acuerdo con lo que piensas y sientes, pero toma una decisión. Esta actitud asertiva te llevara a incrementar tu desarrollo personal.

– Olvídate de la indecisión, de la duda, del temor.

Actúa de acuerdo a lo que realmente piensas, a lo que realmente sientes, si no quieres hacer algo, no lo hagas, si no quieres decir que si a una propuesta que no te convenga, no lo hagas, NADIE te obliga a hacerlo.

– Sé firme, pero congruente. Si sabes que alguna acción te va a perjudicar, o que no está de acuerdo con tus valores, o con tus intereses inmediatos, y que al corto o largo plazo te puede dañar, no lo hagas, toma una decisión adecuada. Tampoco actúes solamente por impulso, por el calor de la situación, actuar así conduce a cometer muchos errores y al fracaso en muchos aspectos de la vida y esto es peor que la indecisión.

– Conócete a ti mismo, investiga bien en tu propio interior, determina qué quieres, qué buscas, qué anhelas, y ve por ello, sin indecisión. No te dejes influir o manipular por los demás sé firme, sé fuerte, y te convencerás por ti mismo que tu vida será mejor.

Analiza tu comportamiento en relación a la toma de decisiones que llevas a cabo en tu vida, para que puedas lograr una mejor calidad de tu vida, a través de tomar decisiones asertivas que te beneficiarán en lo personal y social, evita ser impulsivo.

Dra. María del Carmen Domínguez Torres. Directora del Instituto de Investigación y Educación del Talento

lanzar negocioConsejos para aquellos emprendedores que están pensando o están a punto de poner en marcha su primera empresa

Montar y lanzar al mercado tu primer negocio puede ser algo que atemorice e inquiete pero, si tienes éxito, ser tu propio jefe puede tener más que algunas simples ventajas. Te sorprenderá saber cómo de fácil es hoy en día crear una empresa ofreciendo servicios básicos. Y es que todo lo que realmente necesitas es un buen ordenador y conexión a Internet.

No obstante, hay algunos aspectos que deberás tener en cuenta si vas dar tus primeros pasos como empresario. Repasamos de la mano de Trabajando.com algunos de ellos:

1. ¿Tu idea es un Must-have o un Nice-to-have?

Asegúrate que hay mercado para el producto o servicio que vas a intentar vender, todo lo contrario a intentar sacar una idea al mercado con la esperanza de que alguien de vez en cuando lo compre.

¿Es esta tu situación? ¿Has llevado a cabo algún tipo de investigación de mercados? Idealmente lo que querrás es empezar teniendo la oportunidad de pensar en ello con detenimiento. Valida tu idea y descubre si la gente estará interesada en comprarla.

2. Gestión de riesgos

Controlar los riesgos es crucial para cualquier negocio u organización ya que puede ayudar desde la pyme más pequeña hasta los líderes mundiales que intentan proteger a sus ciudadanos. Hay numerosas restricciones legales que debes asumir, que se van haciendo más complejas una vez empiezas, por ejemplo, contratar nuevo personal.

En resumen, es más sencillo subcontratar la gestión del riesgo a una empresa de seguros que lo llevará de forma profesional. Merece la pena ya que puede ser tu seguro frente a posibles situaciones financieras complicadas.

3. ¿Hay un hueco en el mercado?

No necesitas aparecer en el mercado con una nueva marca de producto o servicio, pero sí necesitas preguntarte a ti mismo qué es lo que puedes ofrecerle a tus consumidores y qué beneficio obtendrán de tu producto o servicio en comparación con lo que tus competidores les ofrecen. Por ello, necesitas elegir algo que tus consumidores necesitan, más que lo que quieren. Asegúrate así que tu negocio puede despegar de un modo seguro.

4. Involucra a tu familia y tus amigos (necesitarás su apoyo)

Cuando estés lanzando tu primera empresa, tu familia y tus amigos serán tus mejores aliados. No sólo tendrán que adaptarse a tus horarios variables, sino que necesitarás también su apoyo emocional pues montar un negocio es una ardua tarea. Ellos serán también los mejores para darle visibilidad a tu negocio, y pueden incluso estar atentos ante nuevas oportunidades.

5. Conoce a tus clientes

¿Entiendes tanto a tus clientes como sus necesidades? Realiza investigaciones sobre cómo encajan tus productos/servicios con sus necesidades. Una buena idea es ofrecerles un espacio (foro) donde puedan expresarse, completar un formulario de opiniones, un cuadro para sus comentarios o, simplemente, realizar una amistosa llamada.

6. ¿Estás preparado?

¿Estás mentalmente preparado para esto? Si tu vida está actualmente en crisis o es un caos, montar un negocio no va a llenar vacíos ni ser un parche. Al contrario, sólo te causará más estrés y problemas. Así que espera a estar a tener la cabeza amueblada. Con 8 de cada 10 negocios fracasando en sus primeros años, necesitas jugar en primera división para asegurarte que tu empresa no se convertirá en una más de las estadísticas.

7. Pide ayuda

Es probable que conozcas a alguien que pueda aconsejarte sobre algunos aspectos de tu negocio, ya sea para mantener tus cuentas organizadas o para saber cómo te enfrentarás a las dificultades en las primeras etapas. No temas pedir ayuda, incluso si es a un amigo con más experiencia que tú. Recuerda, no tienes que saberlo todo. Céntrate en tus fortalezas y deja que los demás se involucren atendiendo aquellos aspectos en los que tú no eres bueno.

8. Todo puede llevarte más tiempo que el que has planificado

Todo lo que planeas puede fallar. Cada hito puede llevarte más tiempo que el que has programado. Puedes estar sin fondos incluso antes lo previsto. Trabajarás duro para hacer que tu negocio triunfe. Incluso trabajarás más horas de las que deberías. Y en ocasiones sentirás que no estás progresando tanto como querrías. Está bien. Esto le ocurre a la mayoría de los empresarios. Si realmente crees en aquello que has hecho, aférrate a ello hasta que veas sus frutos.

agradecidosIncluso en tiempos de incertidumbre, incluso cuando la vida parece lejos de ser perfecta, siempre es importante mantener las cosas en perspectiva.

La riqueza es la capacidad de experimentar plenamente la vida. – Henry David Thoreau

1. Estás vivo.

2. No te fuiste a dormir anoche con hambre.

3. No tuviste que dormir a la intemperie.

4. Pudiste elegir qué ropa usar esta mañana.

5. No pasaste ni un minuto temiendo por tu vida.

6. Sabes que alguien te ama.

7. Tienes acceso a agua potable.

8. Tienes acceso a atención médica.

9. Tienes acceso a Internet.

10. Puedes leer.

Algunos podrían decir que eres increíblemente rico y privilegiado, así que recuerda estar agradecido por todas las cosas que tienes.

lecciones

La escuela no es el único lugar donde podemos aprender, las experiencias diarias nos pueden enseñar algunas de las lecciones de vida más importantes, las cuales nunca encontrarás en ningún libro académico.

Por desgracia, como estamos siempre demasiado atrapados en nuestras aceleradas vidas, nos olvidamos de estas joyas que nos ayudan a ser mejores personas.

Ahora que somos adultos, nos hicimos aún más tercos y cabezas-duras que cuando éramos niños, y, algunas veces, necesitamos de la disciplina de un maestro muy estricto para hacernos entrar en razón.

Esa disciplina puede llegarnos en forma de cachetada, o en forma de un artículo en Internet que pretende hacernos recordar las lecciones que hemos olvidado.

1. Sé productivo, no estés simplemente ocupado.

Nunca dejes que tu trabajo gobierne tu vida. Nunca estés tan ocupado como para no tener tiempo para tu familia, y nunca seas tan adicto al trabajo como para perderte los momentos más importantes de la vida de tus hijos.

Esto no significa que debas aflojar; debes sostener a tus seres queridos también. Sólo asegúrate de ser productivo, no de estar ocupado. Recuerda que tus relaciones son más importantes que el dinero. Eres dueño de tus posesiones; y no al revés.

2. Sé paciente.

En un mundo de mensajes instantáneos, conexiones de Internet de alta velocidad, y aplicaciones móviles que realizan tareas con el toque de un dedo, las personas están demasiado acostumbradas a la gratificación instantánea. Quieren todo de inmediato, sin perder tiempo; pero la paciencia es una virtud.

Recuerda que el largo plazo es siempre mejor que el corto plazo. Puedes creer que la decisión de renunciar a tu trabajo durante un momento de máximo estrés sea una buena idea ahora, pero en el largo plazo… ¿de verdad quieres renunciar a una buena oportunidad tan sólo porque tuviste un mal día?

Nada que valga la pena llega fácil ni instantáneamente. Si algo vale realmente la pena, tienes que estar dispuesto a tomarte el tiempo para hacerlo bien. Puede que te tome muchísimo tiempo, pero una vez que veas los resultados, valdrá la pena cada segundo gastado.

3. La relación más importante que tienes es contigo mismo.

No trates de hacerlo todo. Descansa. Respira. Ejercita. La salud es algo que tendemos a descuidar hasta que algo se rompe y nos damos cuenta de lo importante que es nuestra salud. No te quemes a ti mismo tratando de complacer a todas las personas alrededor tuyo. Al final, la persona más importante a la que deberías estar complaciendo, es ti mismo. Esa es realmente la única aprobación que necesitas.

4. Sé amable con todos, cada uno tiene su propia historia, de la que no sabes nada.

¿Recuerdas esa recepcionista que fue mala contigo a pesar de que fuiste más que agradable con ella? Pues no tienes derecho a juzgarla ni ser malo con ella, porque no conoces su historia. Ella puede ser miserable en su casa, o puede tener problemas financieros de los que no tiene manera de salir, o realmente, podría estar atrapada en un trabajo que odia en lugar de vivir su sueño de ser una famosa patinadora profesional.

Nadie sabe lo que el otro está atravesando, así que sé amable con todos los que conozcas. La vida es dura, y todos tenemos nuestros propios problemas con los que luchamos todos los días. Algunas veces, sólo se necesita que una persona al azar te sonría para hacer que todo bien, aunque sea por un momento. Así que sonríe cuando puedas, y nunca juzgues.

5. Vive en el presente.

La vida es corta. No tiene sentido vivir en el pasado y olvidar cómo vivir en el presente. Puede que estés demasiado envuelto en tus lamentos del pasado, o demasiado envuelto en tus planes del futuro, que terminas olvidando que estás aquí, ahora mismo, en el presente.

¿Realmente quieres ser el marido que da a su esposa una casa nueva, pero olvida apreciar su presencia por lo que significa? ¿O la madre que intenta tanto asegurar el futuro de sus hijos, pero que ni siquiera recuerda que es el cumpleaños de su hija es hoy? ¡No corras por la vida! No es una carrera, así que reduce la velocidad.

6. Ama.

Cuando eras un/a niño/a joven e inocente, amar genuinamente era algo natural. Era tan normal como respirar, amabas con un amor incondicional. Pero a medida que envejecemos, nos endurecemos por la dura realidad de este mundo, y amar se vuelve más y más en un ideal, que en una realidad.

Sólo tienes que recordar que, al final, lo más importante en este mundo es el amor. Algunos dicen que el amor está sobrevalorado, pero es lo que realmente hace que el mundo gire, y cuando compartes tu amor sincero con todos los que te rodean, hacen de este mundo un lugar mejor para vivir.

momentosEl éxito y la felicidad no son fáciles de alcanzar. Toma mucho tiempo, trabajo y suerte llegar ahí. Eso es por lo que, en el camino, debes aprovechar los momentos cuando todo está bien en tu vida.

Paul H. Dunn dijo: “La felicidad es un viaje, no un destino.”

A través de ese viaje, te presentamos nueve momentos que vale la pena experimentar todos los días.

1. Un momento de risa

“No reímos porque somos felices, somos felices porque reímos”, William James

Hay evidencia psicológica que muestra que reírse te pone de mejor humor. Date unos minutos cada día para reírte y te darás cuenta que es contagioso y estimulante. Rodéate de gente chistosa, encuentra oportunidades para burlarte de ti mismo lo más fuerte que puedas.

2. Un momento de celebración

“Dite a ti mismo, aquí hay una oportunidad para que celebres como nunca, mi propio poder, mi propia habilidad para que haga lo que sea necesario”, Tony Robbins

No nos damos el tiempo para celebrar los pequeños triunfos, o hasta los grandes. ¿Cómo puedes aprovechar un instante del día para celebrar las cosas buenas en tu vida?

3. Un momento de reflexión

“No es por el músculo, la velocidad o destreza física que se logran cosas buenas, sino por la reflexión, fuerza de carácter y el juicio”, Marco Tulio Cicerón

Todos tenemos vidas muy ocupadas. Es importante ser capaz de tomarte al menos un momento cada día en el que no hagas nada más que pensar. Guarda tu teléfono, ve a algún lugar donde puedas estar solo y reflexiona sobre los días que pasaron y los que pasarán, sobre las decisiones que debes hacer y lo que aprendiste del pasado.

4. Un momento de tranquilidad

“Aprender cómo quedarse tranquilo, realmente quieto y dejar que la vida pase – esa tranquilidad se convierte en un resplandor”, Morgan Freeman

Primero llega la reflexión y luego la verdadera tranquilidad, es decir, la habilidad de alejarte de todo y entrar en un estado de meditación. Entre más ocupado estés, será mejor tener un momento de calma. El yoga y la meditación son las formas más populares para entrar en ese estado de tranquilidad, aunque sea un momento.

5. Un momento de orgullo

“Toda tu vida otras personas tratarán de quitarte tus logros. No los alejes de ti”, Michael Crichton

Mucha gente asocia la palabra “orgullo” con algo negativo. Pero tienes mucho de lo cual estar orgulloso. Tienes la capacidad de tomarte un momento en el día en el que te sientes y aprecies todo lo que tienes y la persona que eres. Enorgullécete de las cosas que has conseguido.

6. Un momento de humildad

“La humildad no es pensar menos de ti mismo, es pensar menos en ti mismo menos”, C.S. Lewis

El orgullo por tus logros es muy bueno, pero también debes ver que tienes un pequeño rol en un gran universo. Cuando aprovechamos un minuto para apreciar la grandeza alrededor de nosotros, es difícil no ser felices por todo lo que tenemos.

7. Un momento de conexión

“La necesidad de conectarnos es importante, tan fundamental como necesitamos el aire, agua y comida”, Dean Ornish

Al final, el ser humano es social. Tómate por lo menos un momento en el día para conectarte con la gente de tu alrededor, amigos, pareja, familia. Toma la mano de alguien y dale un abrazo. Tu felicidad no sólo tiene que ver contigo, sino también con los otros.

8. Un momento de felicidad

“Cada día puede estar lleno de más alegría que el anterior. Si puedes elegir, hasta los eventos más extraños pueden funcionar a tu favor”, Ralph Marston

La risa es buena pero la alegría es aún más poderosa. Tómate un instante para experimentar la alegría de tus hijos o familia, de tus conexiones espirituales o al escuchar música, bailar o cantar.

9. Un momento de gratitud

“Quiero establecer que dar las gracias es un gran gesto y que la gratitud es la felicidad doblada por el asombro”, GK Chesterton

Finalmente, tómate un minuto cada día para expresar gratitud por lo que tienes, por la gente en tu vida, las experiencias que has tenido y tendrás, y el mundo a tu alrededor. No puedes físicamente sentirte enojado o molesto y agradecido al mismo tiempo, así que sólo concéntrate en ser feliz.

Robert KiyosakiNo fue hace tanto tiempo que iniciar un negocio parecía una tarea de enormes proporciones.

Tomemos por ejemplo mi negocio de billeteras de velcro, mi primer negocio, en la década de los ‘80s. Tuve que coordinar fabricantes, negociar acuerdos de concesión de licencias, desarrollar plataformas de venta, crear eficiencia operacional, y más. Una gran cantidad de mano de obra estaba involucrada, y la curva de aprendizaje era empinada. Afortunadamente, yo tenía a mi padre rico para que me ayudara a lo largo del camino, pero no todo el mundo era tan afortunado.

Y para muchas pequeñas empresas del pasado, crecer a gran escala era simplemente imposible. El resultado era la tradicional tienda de mamá y papá en la calle principal. Tiendas tradicionales dirigidas por familias, negocios como la tienda de la familia de mi Padre rico, a la cual él ayudó a atender desde su pre-adolescencia.

No hace falta decir que en el pasado había muchas barreras de entrada para iniciar un negocio. Pero hoy, no hay tantas.

Más allá de la calle principal

Hoy, Internet ha cambiado la forma de hacer negocios… y el acceso que tenemos para aprender a crear y construir un negocio exitoso.

Un artículo reciente en The Week llamado “La revolución de lo que significa ser un pequeño negocio” (en inglés), afirma:

Así que ¿Qué está impulsando el cambio en nuestro entendimiento sobre las pequeñas empresas? La respuesta más simple es el auge masivo de tecnología que se inició a finales de los ’90s. Gracias a Internet, las oficinas ahora pueden ser remotas. Los pagos pueden procesarse a través de los teléfonos inteligentes. Crowdfunding (o el proceso de pedirle a extraños virtuales ayuda para pagar tu idea) no es solamente una realidad, sino que está en todas partes.

Pero quizás lo más importante, las plataformas sociales como Facebook y Twitter le han dado a las empresas la capacidad de crecer más allá de su geografía local y llegar a clientes tanto a nivel nacional como a nivel mundial. Estas herramientas le permiten a una pequeña empresa de lifestyle de Los Ángeles a llegar a potenciales clientes en Boston. O a una panadería de Nueva York a encontrar un mercado para sus galletas en la zona de Phoenix.

En resumen, ya no existe sólo la calle principal… existen muchas calles, y puedes hacer negocios en todas ellas.

¿Qué barrera de entrada?

Gracias a Internet, cualquier cosa que quieras aprender, puedes estar instantáneamente a tu alcance. Y lo que es más, muchos de los arduos procesos de negocio que hacían que comenzar un negocio fuera difícil ahora están automatizados; desde plataformas de ventas como Shopify, a plataformas de marketing como las redes sociales, lo que solía costar un montón en términos de conocimiento, tiempo y dinero para establecerse, ahora están al alcance de casi todos.

El resultado de todo esto es que las ideas que alguna vez requerían de un gran negocio para funcionar ahora pueden ser realizadas por empresas mucho más pequeñas… y pueden escalar rápidamente.

Como The Week afirma, la pequeña empresa realmente pasó de las tiendas de mamá y papá a grandes empresas y gran dinero, la máxima expresión de empezar chico, e ir a lo grande:

El éxito de las Stara-ups de Internet, aunque usualmente pequeños al principio, por lo general no permanecen así por mucho tiempo. La idea es eventualmente salir a bolsa o ser comprada por una empresa mucho más grande por millones (si no por miles de millones) de dólares. Estos emprendedores están buscando ser la próxima gran cosa, no un rendimiento marginal de invertir en un taller de reparaciones o una tienda de mascotas local.

La ventaja de esto es que el costo de entrada (y fracaso) ha bajado significativamente ya que a menudo no hay enormes inventarios, contratos de arrendamiento largos, y pasivos gigantes en la nómina. Probablemente el mayor costo sea perder el salario de tu trabajo “seguro” y unos pocos cientos o miles en costos de tecnología para un sitio web y servicios.

De hecho, el costo es tan bajo que ahora hay autoproclamados “emprendedores seriales” que flotan de idea en idea hasta que una logre el éxito. A veces trabajan para llegar a fin de mes; a veces están totalmente financiados. Pero siguen empujando hacia adelante porque pueden… fácilmente.

Comienza hoy por un mejor mañana

El punto de todo esto es que realmente no tienes ninguna excusa para no comenzar esa pequeña empresa. Si tienes una pasión y una idea, el mundo está esperándote. Lo único que te detiene eres tú.

enfoqueAlguien te platica algo, y mientras, tu mente vaga por mil lugares. Escribes una nota y al mismo tiempo respondes correos y llamadas. Completas apresuradamente tus tareas mientras terminas tu desayuno.

¿Te suena familiar? Con una vida así de agitada, resulta imposible no tener una mente dispersa. Esto, además de influir de manera negativa en tu productividad y la calidad de trabajo, afecta tu bienestar físico y psicológico: produce estrés y te impide sacar el máximo provecho de cada instante.

¿Cómo puedes recuperar el enfoque? Éstas son algunas técnicas sencillas que harán una diferencia enorme en tu capacidad de concentrarte.

1. Haz una cosa a la vez

Olvídate del multitasking. El multitasking está sobrevalorado. Hacer varias cosas a la vez no te vuelve una persona más eficiente y productiva; por el contrario, dispersa tu mente, te estresa y evita que pongas lo mejor de ti en cada tarea.

Haz una lista de cosas por hacer durante el día; comienza por las más difíciles y termina con las más sencillas. Proponte no empezar una hasta no haber completado la anterior.

2. Aléjate del exceso de estímulos

Muchas veces –sobre todo si trabajas en un entorno ruidoso, como una agencia de medios digitales o de publicidad– aislarse del entorno puede ser de gran ayuda. Cuando necesites enfocarte, deja a un lado tu celular, ponte unos audífonos y escucha música relajante (deja los podcasts o el último disco de Muse para otra ocasión). Asimismo, evita tener una televisión cerca. Entre menos estímulos sensoriales tengas, mejor.

3. Toma descansos

Sabemos que estás muy ocupado, pero tomarse descansos frecuentes no es un capricho o un pretexto para dejar de trabajar: es, por el contrario, una forma de asegurar la concentración y el flujo de creatividad. Cada hora, levántate de tu lugar, haz estiramientos, camina, sírvete un café, platica… Retomarás tus tareas más cargado de energía.

4. Medita

Como resultado de nuestra vida ajetreada, nuestra mente se encuentra dispersa en mil y un direcciones. Al meditar aprendemos a controlar el flujo de energía en nuestro cuerpo y podemos enfocarla para alcanzar nuestros objetivos.

Busca un espacio tranquilo y siéntate con las piernas cruzadas. Cierra los ojos y relaja tu respiración. Una técnica para concentrarte es imaginarte como si te vieras en un espejo, y hacerlo desde todos los ángulos posibles: trata de recrear cada una de tus características.

5. Haz lo más importante al principio

Dejar las tareas más importantes para el final es una pésima costumbre: al final del día estás cansado, te sientes menos creativo y tienes el tiempo encima. Procura comenzar tu día laboral haciendo los trabajos creativos, o resolviendo tareas que requieran una alta carga de concentración.

éxito

¿Qué se necesita para tener éxito en la vida?

No existe una respuesta simple, pero la historia ha demostrado que hay algunas prácticas que pueden maximizar tus posibilidades de una vida feliz y productiva.

Los usuarios de Quora compartieron algunas lecciones que aprendieron en el hilo “What are the top 10 things we should be informed about in life?” Los usuarios tenían mucho más de 10 consejos para ofrecer, y recogimos y parafraseamos algunos de los mejores consejos, organizado por colaborador.

Justin Freeman, quien trabaja para la división de seguridad pública de la Universidad Estatal de Missouri y es un ex pastor y policía, puso:

1. Date cuenta de que a las personas no les importas tanto como piensas.

La mayoría de las personas no se darán cuenta de que te compraste un coche nuevo, o que obtuviste una promoción en el trabajo, y tú no deberías basar tu felicidad en sus juicios de todos modos. Por otro lado, si te están duchando con su atención, no dejes que se te suba a la cabeza.

2. Las personas que realmente se preocupan por ti, no están interesadas ni en tus logros, ni en tus posesiones; están interesadas en ti.

Se llama amor, y sabrás bien cuando alguien que te felicita por tu nuevo trabajo está celoso o realmente feliz por ti. Cuando encuentras personas que te quieren, haz todo lo posible para aferrarte a ellas, porque serán tu base de apoyo principal.

3. Organizar tu vida en torno al dinero no te hará feliz.

Enfócate en tu pasión, no en tu sueldo. Freeman dijo que conocía a un hombre que pasó su carrera acumulando ahorros de seis cifras, pero murió de cáncer antes de poder tocarlos.

4. La retórica es poderosa.

Descubre qué provoca ciertas respuestas en las personas, y estarás en mejores condiciones de influir en los demás. “Cuando sabes cómo hablar para cambiar la opinión de alguien, para infundir confianza en alguien, para calmar los temores de un niño, entonces conocerás este poder de primera mano”, escribe Freeman.

5. Tienes una responsabilidad para con todos, y una responsabilidad para contigo mismo.

Freeman piensa que con sólo existir, tenemos la responsabilidad de reconocer la humanidad de todos demás y ofrecer ayuda a los necesitados. En última instancia, sin embargo, tú tiene control solamente sobre ti mismo, y depende de ti encontrar el éxito y la felicidad.

6. Prepárate para lo inesperado.

Haz todo lo que puedas para entender cómo funcionan las cosas, ya sea cómo funciona tu compañía o cómo funciona tu gobierno. Pero entiende que ninguna cantidad de conocimiento puede prepararte para el caos que inevitablemente te golpeará durante toda tu vida. Ten siempre un plan B.

7. No puedes dejar que otros te definan.

Si bien los humanos estamos hechos para ser parte de comunidades, no dejes que otras personas o ideologías te digan quien eres.

8. Siempre debes ir más allá de lo requerido.

Para tener éxito, supera al otro chico. Y cuando estés en la cima, compite contigo mismo.

Christopher Graves, el CEO global de Ogilvy PR, dice:

9. La auto-conciencia es infinitamente valiosa.

Si puedes verte de la forma en que los demás te ven, será capaz de trabajar y llevarte bien con los demás con mayor facilidad.

10. Los prejuicios afectan todo lo que haces.

Tu visión del mundo se abre paso en cada decisión que tomas. Si conoces tus prejuicios, puedes minimizarlos y hacer lo que es correcto en la situación.

11. Vivir en el presente te mantendrá enfocado.

Acepta que el pasado no puede ser cambiado, y saca el máximo provecho a lo que está frente a ti.

12. Las personas que son muy diferentes a ti pueden enriquecer tu vida.

Rodearte con personas afines puede limitar tu creatividad, pero si buscas nuevas perspectivas, crecerás más rápido y aprenderás más.

13. Viaja. Viaja más seguido.

No sólo estarás expuesto a otras formas de vida que te darán una nueva perspectiva de la vida, también sacará tu cerebro del piloto automático y te permitirá volver al trabajo totalmente renovado.

Mike Leary, un psicoterapeuta, dice:

14. Es importante seguir tomando riesgos hasta que encuentres tu pasión.

Si no has encontrado un trabajo que te haga feliz, no te conformes.

15. Tienes que cuidar tu salud.

No puedes enfocarte en tu carrera si continuamente te detienes por recaer en tus vicios o ignorar tus problemas de salud.

16. Debes proteger tu reputación.

Cuida tu reputación con todo lo que tengas. Cultiva el hábito de ser honesto, confiable y amable, y los demás lo notarán.

17. Las emociones no deben guiar tu toma de decisiones.

Una reacción automática influenciada por la ira o el pánico, puede destruir una vida de trabajo en un momento. Espera hasta que estés calmado antes de tomar una gran decisión.

18. Perdona a los demás, y a ti mismo.

Las personas extrañas y los seres que amas, te lastimarán y defraudarán. Reacciona como corresponda, pero no guardes rencor. Requiere una enorme cantidad de energía alimentar el odio.

19. Busca un propósito mayor.

Vives en un mundo mucho más grande que tú. Averigua cómo te gustaría dar y devolver.

Un anónimo escribe:

20. La vida es corta.

Usa un sentido de urgencia para aprovechar al máximo tu tiempo.

21. Hay mucho que no sabes.

Si hay una tarea que puedes delegar en alguien más adecuado para ella, entonces hazlo. Si hay una discusión sobre algo que no sabes demasiado, resiste la tentación de saltarle al cuello.

22. Tienes que ser honesto contigo mismo.

Si vas a crecer como persona, es importante que veas las cosas desagradables como lo que son.

Jay Bazzinotti, un escritor, dice:

23. La felicidad es una elección.

Tu actitud es una decisión. Elegir ser feliz y optimista, independientemente de la situación, produce más éxito que la negatividad.

24. La confianza te llevará lejos.

Cuando crees en ti mismo, los demás tienden a creer lo que tienes que decir.

25. Todo el mundo tiene miedo.

Date cuenta de que todo el mundo tiene miedo a fracasar. Los que tienen éxito saben cómo aceptar sus miedos y no dejar que la ansiedad los inmovilice.

26. Todos lastiman.

Es por eso que es importante ser amable con todos. Incluso un pequeño gesto de bondad puede tener un gran impacto.

27. Nada es perfecto.

A diferencia de las películas, los buenos no siempre ganan. Aprecia lo que tienes, y serás más fuerte y más feliz por ello.

Gloria García añade:

28. Puedes aprender de los innumerables éxitos que ocurrieron antes de ti.

Es bueno tener héroes. Usa libremente sus consejos, y descubre lo que funciona para ti.

Y Quinn KT cree:

29. La suerte es el aspecto más elusivo del éxito.

Puede ser fácil darse por vencido cuando tienes talento y trabajas duro, pero no consigues nada. Recuerda que encontrarás la buena fortuna si te mantienes constantemente moviéndote hacia adelante.

Richard BransonSe dice que la pasión es la clave para lanzar un negocio exitoso. Pero, ¿qué pasa si uno tiene una buena idea para un producto o servicio en un campo que no necesariamente le apasiona? ¿Podría crear un negocio con base en una idea reveladora que llene un vacío en un mercado existente? ¿Eso finalmente conduciría al fracaso?

– Mike Aquan-Assee

Empezar un negocio es uno de los mayores desafíos de la vida, y solo las personas verdaderamente decididas pueden encontrar el camino hacia el éxito.

Ya que la pasión es uno de los motivadores efectivos, también es uno de los pronosticadores más fuertes de si una idea conducirá al lanzamiento de un negocio próspero. Cuando tengas una idea reveladora, pon atención: Quizá ella te ayudará a identificar un hueco en el mercado, o incluso sacudir a la industria.

Pero lanzar una startup simplemente para ganar dinero probablemente resultará en fracaso; si no te importa profundamente tu idea, ¿cómo puedes motivar a otros a trabajar contigo o comprar tu producto o servicio?

Las grandes ideas a menudo son transferibles. Si tienes una idea que pudiera funcionar en un área que no te apasiona, piensa en formas de poder aplicarla a un sector que te entusiasme. Analiza tu idea desde una perspectiva diferente, y podrías sorprenderte por los resultados.

He aquí un ejemplo de lo que quiero decir. Personalmente, nunca he tenido una gran cabeza para las finanzas. En los primeros días de Virgin, teníamos algunas relaciones verdaderamente turbulentas con los bancos. Algunos de los momentos más difíciles de mi vida los pase sentado descalzo en aburridas salas de consejo (esto fue durante mis días de hippie) discutiendo el futuro de Virgin con gerentes bancarios.

De manera comprensible, sorprendió a las personas cuando decidí entrar en el negocio de las finanzas con el lanzamiento de Virgin Money en 1995, pero nuestro equipo vio una gran oportunidad de reestructurar el servicio al cliente en la banca. Aunque no me apasionaba la banca, el servicio al cliente es algo que me interesa. De hecho, impulsa a todo el espíritu de Virgin. Nuestro equipo quería marcar una verdadera diferencia en un campo que estaba maduro para una sacudida, así que nos incorporamos.

Desde entonces, hemos trabajado incesantemente en convertir a la compañía en uno de los principales bancos rivales del Reino Unido, que se esfuerza por hacer mejorar a todos. Nuestro objetivo nunca fue simplemente producir utilidades: Queríamos inculcar nuestra pasión por el servicio al cliente a una industria que era conocida por la falta de la misma. También pretendíamos reinventar la banca con nuestro enfoque director y el inimitable toque Virgin.

Una de nuestras innovaciones fue la Sala Virgin Money – basada en el concepto de nuestras Casas Club en los aeropuertos – que fue la primera de su tipo en la industria bancaria.

Tras la crisis financiera de 2008-2009, la gente empezó a pensar que los bancos tenían la responsabilidad de ayudar a sus clientes a prosperar, y de educarlos mejor sobre asuntos financieros. Esta nueva conciencia cambio a la industria: ahora los bancos necesitan ofrecer resultados financieros y sociales positivos, y apegarse a un conjunto de valores firmes.

Esta es la razón fundamental de que entráramos en la banca en primer lugar. Simplemente no teníamos pasión por las finanzas; nos apasionaba hacerla accesible y comprensible. Nuestros esfuerzos redituaron a fines del año pasado cuando Virgin Money se volvió una compañía cotizada en la bolsa de valores.

La pasión también es importante porque uno necesita inspirar a su personal cuando lanza una compañía, y necesita ayudarles a creer en su visión para el futuro. En otras palabras, tienes que ser un líder apasionado con un propósito. Esos líderes han sido cruciales para el éxito de Virgin.

Tomemos a Jayne-Anne Gadhia, directora ejecutiva de Virgin Money. Ha estado en Virgin Money desde el principio, permaneciendo fiel a su propio lema: Nunca darse por vencida. Y no lo hace. Aunque hemos experimentado varios reveses a lo largo del camino, su pasión por el negocio ha mantenido su mente clara y su espíritu elevado. Aunque no creo que la pasión pueda enseñarse, pienso que es contagiosa; la de Jayne-Anne ciertamente lo es.

Cuando uno cree en algo, la fuerza de sus convicciones encenderá el interés de otras personas y las motivará a ayudarle a uno a alcanzar sus metas. Esto es esencial para tener éxito.

Mike, mi consejo sería que regresaras al momento de la revelación y trates de comprender qué te motivó a pensar en esa dirección en primer lugar; la pasión detrás de tu idea podría llevarte al negocio o la industria que verdaderamente te interese.

Y recuerda, la pasión es más que una actitud. Es un requisito para cualquier emprendedor o líder de negocios.

Richard Branson: Fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic America, Virgin Mobile y Virgin Active.

crecerEl dinero no lo es todo. Tal vez para ti el dinero está casi al final de la lista. Todos tienen su propia definición de éxito. La mía es ésta: “El éxito es hacer que aquellos que creyeron en ti se vean inteligentes”.

Para mí, el dinero no es tan importante, pero tengo que confesar que sí me importó mucho en alguna época (tal vez porque no tenía mucho). ¿Qué tipo de cosas debes hacer para aumentar tus oportunidades de unirte al club de los millonarios?

1. Deja de obsesionarte con el dinero.

Descubre si lo que haces te distrae de las cosas que realmente te ayudarían a hacer crecer tu fortuna. Cambia tu perspectiva. “Ve el dinero no como tu meta principal sino como un resultado por hacer bien las cosas”.

2. Comienza un registro para saber a cuánta gente ayudas, aunque sea algo pequeño.

Las personas más exitosas que conozco ayudan mucho. Son muy buenas entendiendo a los demás y ayudándolos a alcanzar sus metas. Saben que su éxito está basado en el éxito de la gente a su alrededor. Así que trabajan duro para hacer que los otros triunfen: sus empleados, clientes, vendedores, proveedores, etcétera.

3. Deja de pensar en hacer un millón de dólares y comienza a pensar en ayudar a un millón de personas.

Cuando sólo tienes algunos clientes y tu meta es hacer mucho dinero, vas a buscar muchas maneras de quitarles hasta el último peso a los consumidores. Pero cuando encuentras una forma de servir a un millón de personas muchas cosas buenas pueden pasar.

El poder de la palabra es sorprendente. La retroalimentación que recibes es exponencialmente mayor así como tus oportunidades para mejorar tus productos y servicios. Tendrás la oportunidad de contratar a más empleados y beneficiarte de su experiencia, sus habilidades y su genialidad en general.

Con el tiempo tu negocio se convertirá en algo que nunca hubieras soñando, ya que tus empleados y clientes te llevarán a lugares increíbles. Ayuda a un millón de personas y el dinero llegará.

4. Ve el hacer dinero como una forma de hacer más cosas.

De forma general hay dos tipos de personas:

1. Una hace las cosas porque quiere ganar dinero. Entre más cosas haga más dinero tendrá. No importa mucho su producto o servicio, hará lo que sea mientras los clientes le paguen.

2. La otra quiere hacer dinero porque esto le permitirá hacer más cosas. Busca mejorar su producto y extender su línea. Quiere crear otro libro, canción, película. Ama lo que hace y ve el ganar dinero como una forma de hacer más de lo que ama. El sueño de tener una empresa que haga las mejores cosas y ganar dinero es una forma de alimentar el sueño.

Aunque es posible encontrar un producto que todos quieran y te vuelvas rico al vender ese producto, muchos empresarios exitosos evolucionan y crecen cuando ganan dinero y lo reinvierten en una búsqueda incesante de la excelencia.

“No hacemos películas para ganar dinero, ganamos dinero para hacer más películas” -Walt Disney.

5. Haz una cosa mejor.

Elige una cosa en la que seas mejor que la mayoría de la gente. Enfócate en hacer UNA cosa. Practica, aprende, trabaja, evalúa. Auto-crítica tus creaciones, no de una manera masoquista, pero sí para asegurar que tu trabajo mejore en todo. La gente exitosa financieramente hablando, hace bien una cosa por la que el mundo está dispuesto a pagar.

La excelencia es la recompensa, pero ésta también demanda una paga mucho mayor y mucho más respeto, valor, realización y sentido de logro. Todo esto te hace rico en términos no monetarios.

6. Haz una lista de 10 personas que hagan una cosa bien.

¿Cómo elegiste a esos 10? ¿Cómo determinaste quién era el “mejor”? ¿Cómo mides su “éxito”? Usa esos criterios para medir tu progreso y convertirte en el mejor. No sólo admires a las personas exitosas. Mira más de cerca a lo que las hace exitosas. Usas esos criterios para crear tu propio éxito.

7. Haz un seguimiento de tu progreso.

Tendemos a convertirnos en lo que medimos, así que haz un seguimiento al menos una vez por semana. Tal vez verás a cuántas personas has ayudado o a cuántos clientes has servido o evaluarás los pasos clave en tu recorrido para convertirte el mejor.

8. Crea rutinas que aseguren el progreso.

Nunca olvides que alcanzar una meta se basa en crear rutinas. Por ejemplo si quieres escribir un libro de 200 páginas esa es tu meta. Tu sistema para alcanzarla puede ser escribir cuatro páginas por día, ésa es tu rutina. Esperar y desear no hará que termines tu trabajo, pero comprometerte a tu rutina te ayudará a lograr tu meta.

Ponte metas, crea rutinas que apoyen esas metas y haz un registro de tu progreso. Arregla lo que no funcione. Mejora y repite lo que sí funcione. Busca ser mejor de lo que eras ayer. Pronto serás bueno, después serás excelente y algún día serás el mejor. Llegará el día en el que, sin que lo notes, seas millonario, si es que ese tipo de cosas te interesan.

tiempoUna persona que trabajaba con pacientes terminales, nos dijo una vez, para remarcar a qué cosas es indispensable darle tiempo en esta vida:

“Nunca escuché a nadie en su lecho de muerte decir ‘qué lástima que no pasé más tiempo en la oficina!’”.

Así es: rara vez uno le da suficiente tiempo a lo que es verdaderamente importante. Y eso se debe a que, en principio, uno no se toma tiempo para Sí. Sólo así es posible ver, meditar, sopesar, discernir qué es lo verdaderamente importante. ESO es decirse Sí a Sí Mismo.

A partir de ello uno puede pronunciar una frase que quizás nunca, nunca pronunciaste; has pronunciado “Yo pienso”, o “Yo trabajo”, o “Yo sufro”… pero es casi seguro que nunca, nunca pronunciaste una frase que puede dar real sentido a tu vida:

“YO SIGNIFICO”

“Yo Significo”, y no de un modo egocéntrico, sino de un modo esencial.

“Yo Significo”, así, a secas: es cuanto más peso tiene ese enunciado. Pues somos como los jeroglíficos egipcios: cada uno tiene valor en sí mismo, de manera que sin él la frase expresada queda sin sentido. (Es más: sólo si me doy cuenta de que “Yo Significo” puedo reconocer cabalmente que el Otro también Significa: es único e irrepetible.)

Entonces: “Yo Significo” implica:

“Mi existencia tiene Sentido; sin ella, la realidad del HOY quedaría incompleta.”

Y si Yo Significo, tengo que averiguar quién soy. Y para averiguar quién soy, cómo soy, hacia dónde va mi vida, es necesario cultivar el momento para Sí, aunque sea entre los trajines del día (como quien cultiva hierbas aromáticas al menos en un rinconcito de su balcón); tiempo para comprender los propios sentires, para aprender a dar conscientemente, para advertir cuándo uno se está traicionando al negociar lo innegociable…

Quien quiere comprender cómo funciona una fábrica, el cuerpo humano, o la economía mundial tiene que dedicar tiempo a estudiar sus leyes, sus patrones de comportamiento, sus fundamentos, ¿verdad?

Bien: comprenderse a sí mismo no es diferente. Requiere de hallar aunque sea retacitos de tiempo, para estudiar a ese ser humano que llamamos “Yo”

Sólo así podemos ver qué falta y qué sobra en nuestra vida, dónde está nuestro talento escondido, qué opciones tenemos para ser más plenos…

El hombre, la mujer, que quieren graduarse de médico, de ingeniera, les restan horas al sueño con tal de lograr su meta.

Graduarse de Sí Mismo requiere del mismo empeño, de la misma vocación, y reporta aún más satisfacción: la de vislumbrar por propia experiencia qué sabor tiene la expresión
“Yo Significo”.

Miren qué bello modo de escribirlo tuvo el poeta sueco Henrik Nilsson:

“Escribe tu diario en la noche,
entonces verás más claro lo que sobrevivió,
lo que quedó,
lo que te importaba del día,
lo que en la vida fue más vivo.

En el espejo del salón apagado,
se abre el ojo interior.
Es la suma de las miradas.

Escribe tu diario en la noche,
cuando todos se hayan acostado.
Habla cuando todo se silencie,
es cuando eres necesario.
Interpreta el fuego apagado.
Lee el libro cerrado.
Ama el amor extraviado.”

 

 

 

Subir »
FB