Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Robert Kiyosaki¿Oíste alguna vez a alguien decir que les gustaría tener un millón de dólares? Entonces serían ricos, ¿Verdad? ¿Qué tal alguien que desee ganar la lotería? ¿Entonces estaría hecho?

Por supuesto, el mundo está lleno de personas que ganaron un millón de dólares o que ganaron la lotería y lo han perdido todo. Y ya no son ricos. ¿Por qué pasa eso?

Fundamentalmente, es porque malinterpretan lo que los hace ricos en primer lugar, y qué es el dinero realmente.

Cómo cambió la definición de dinero

Hoy en día, los activos tradicionales no te hacen rico ni financieramente seguro. Simplemente pregúntales a todos aquellos “inversionistas” que lo perdieron todo durante la última Gran Recesión cuando sus hogares y fondos de retiro fueron diezmados. Hoy en día, puedes perder dinero en negocios, bienes raíces, acciones, bonos y materias primas. Cualquier clase de activo puede fallar en un momento dado.

Esto no siempre fue así. La generación de mis padres, por ejemplo, podía contar con que las viejas reglas del dinero funcionen. En su mayor parte, el dólar era estable, así que ahorrar tenía sentido, las casas aumentaban modestamente cada año su valor, y los empleadores se encargaban de ti en tu jubilación. El dinero, a todos los efectos, era dinero y se podía contar con él.

Eso ya no es así. Si confías en esas cosas, estás en un mundo de dolor en el retiro.

Las cuatro eras económicas de la humanidad

En mi libro, Aumenta tu IQ financiero, escribí sobre las cuatro eras económicas de la humanidad.

Estas son:

La era de los Cazadores-Recolectores:

En la era de los cazadores-recolectores, los seres humanos confiaban en que la naturaleza les proporcionaría la abundancia. Eran nómadas y se iban a donde la caza fuera buena y la vegetación abundante. Tenías que saber cazar y recolectar, o morirías. Para el cazador-recolector, la tribu era la seguridad social. Socio-económicamente hablando, todos eran iguales. Todos eran pobres.

La era Agraria:

La era Agraria vio el surgimiento de diferentes clases de personas. Debido al desarrollo de la tecnología para plantar y cultivar la tierra, los propietarios de la tierra se convirtieron en la realeza, y los que trabajaban se convirtieron en campesinos. Los reyes montaban caballos mientras que los campesinos caminaban. Socio-económicamente había dos grupos, los ricos y los pobres.

La era industrial:

Mientras que muchas personas colocarían el principio de la era industrial en los 1800s con el aumento de las fábricas, yo creo realmente que su inicio fue en 1492 con Colón. Cuando Colón se lanzó hacia el Nuevo Mundo, fue para encontrar nuevas fuentes de recursos valiosos como petróleo, cobre, estaño y caucho. Durante este tiempo, el valor de los bienes raíces cambió de los cultivo a la provisión de recursos. Esto llevó a que la tierra se volviera aún más valiosa. Y tres clases surgieron: los ricos, la clase media y los pobres.

La era de la información:

Hoy en día, estamos en la era de la información, donde la información apalancada por la tecnología y los recursos económicos como el silicio, produce riqueza. Esto significa que el precio de hacerse rico ha bajado. Por primera vez en la historia, la riqueza está disponible para casi todo el mundo. Ahora hay cuatro grupos de personas: los pobres, la clase media, los ricos y los súper ricos.

Pero a pesar de que vivimos en la era de la información, no es la información la que te hace rico.

La diferencia entre la información y el conocimiento

En mis viajes, vi literalmente a gente local enviando mensajes de texto con sus teléfonos celulares mientras montaban un burro. En las aulas de todo el mundo, Internet está disponible y la tecnología es la segunda naturaleza para la mayoría de los niños. Independientemente de la clase socioeconómica, la información es en gran medida libre y abundante. Por primera vez en la historia, la gente puede acceder a la información y aprender sobre cualquier cosa, independientemente de si son ricos o pobres.

Si bien toda esta información es valiosa, no es tan valiosa como el conocimiento. El conocimiento te da la capacidad de filtrar información sin importancia para encontrar la información importante. El conocimiento te da el poder de actuar sobre la información. El conocimiento es lo que te hace rico, no la información.

Cómo el conocimiento te hace rico

Mi padre rico me dijo una vez: “El petróleo es valioso, a mucha gente le encantaría tener mucho petróleo, pero tener mucho petróleo no te hará rico, es el entender cómo el petróleo puede hacerte rico lo que te trae la riqueza, Por ejemplo, el petróleo crudo es de poco valor hasta que se refina. Ese es un proceso complicado que requiere ciencia y equipos. Requieres de conocimientos para refinar el petróleo y hacer combustible. El combustible es valioso y te hará rico. Pero no puedes tener combustible sin petróleo.”

Hoy en día, no es diferente en la era de la información. Tú puedes tener toda la información del mundo, pero sin conocimiento, seguirías siendo pobre. La razón por la que Mark Zuckerberg, por ejemplo, es exitoso, es porque tiene conocimiento de qué hacer con la información y el conocimiento sobre cómo construir tecnologías para aprovechar la información.

El conocimiento de Mark Zuckerberg sobre la tecnología de Internet le permitió construir Facebook. También sabe cómo construir un equipo y encontrar a la gente más inteligente que él para hacer a Facebook más grande y mejor. Por último, tiene el conocimiento de que la información es valiosa para vender. Facebook es muy bueno en recopilar tu información, procesarla y venderla a los anunciantes que segmentan sus anuncios para ganar dinero de ti.

No es la información lo que hace que Mark Zuckerberg sea rico, es su capacidad de procesarla y aprovecharla; de nuevo, eso es conocimiento, y el conocimiento proviene de la educación.

Vivimos en una época en la que la riqueza es abundante y accesible para todos, incluido tú. Pero tienes que tener educación financiera para ser capaz de procesarla y aprovecharla.

Hoy en día, el conocimiento te hace rico y la falta de conocimiento te hace pobre. En este mundo nuevo y bravo, tu conocimiento es el nuevo dinero.

Te animo a aumentar tu IQ financiero aumentando tu educación financiera. Entonces serás capaz de encontrar la información importante y tener el conocimiento para usarla a tu favor.

dineroAprender a vivir con esto le ayudará a cometer menos errores y a tener una vida financiera más saludable.

Sin embargo, una cosa sí es cierta, y es que para lograr tener muchas cosas a futuro es necesario endeudarse, y si usted no lo hace continuamente ya sea con compras pequeñas o una tarjeta crédito pues, no va ha estar construyendo una vida crediticia útil para que con el tiempo, por ejemplo, pueda solicitar el préstamo para comprar una casa.

Pero ¡Ojo! esto significa que por esta razón viva sacando una que otra cosa innecesaria cada ocho días y hasta por 48 meses. Tiene que ajustar su presupuesto de acuerdo a sus ingresos y sus gastos y tener claridad de cuál sería su capacidad de pago para responder por sus obligaciones, porque de nada le sirve endeudarse constantemente si va a ser una persona morosa, además es que esto le traería grandes problemas como el reporte en centrales de riesgo por varios años.

Ahora, para que reconsidere y se eduque financieramente con el manejo de su dinero, le dejamos estas seis cosas que tiene que aceptar para conseguir tranquilidad y éxito en su futuro financiero, de acuerdo con Business Insider:

1. Para conseguir tiene que pedir

“Usted no consigue lo que se merece, consigue lo que negocia” resume Farnoosh Torabi un periodista financiero. Pasa por ejemplo, si usted desea un trabajo, pida por él; un proyecto en el que quiere trabajar, pídalo o un aumento salarial, negócielo.

Es más, de acuerdo con Lee E. Miller co autor del libro “Guía de la mujer para la negociación exitosa” afirma que las mujeres tienen más problemas al pedir lo que quieren, por lo que casi siempre aceptan la posición sin pedir o iniciar una negociación.

2. Ser rico depende solo de lo que usted haga

Muchas de las personas más poderosas del mundo se han hecho solas, se han levantado y poco a poco han construido lo que hoy tienen en sus manos. Pero no crea que fue con ayuda caída del cielo o que un hada con el polvo mágico les concedió sus más profundos sueños.

No, lo que tiene que hacer es aprender acerca del manejo del dinero y para ello tiene que buscar las formas. Comience por investigar por sitios web, leer libros o tomar cursos en línea.

3. Las tarjetas de crédito no son dinero

Estas tarjetas son un préstamo temporal, son un gasto y tiene que tener claro que no se pueden usar como si fuera efectivo porque puede estar dando un paso en falso financieramente. Más aún, si la utiliza por encima de sus capacidades.

4. Siempre hay alguien con más dinero que usted

Nunca se compare con nadie porque se sentirá vano y amargado” porque siempre habrá alguien por encima o por debajo de usted. Está bien que se esfuerce por ser algún día millonario y entrar en la lista de los famosos de Forbes, sin embargo no puede convertirse en esas personas que sufren porque un amigo o un compañero de trabajo compró un carro o se fue de viaje.

5. No todas las deudas son iguales

Planifique financieramente y piense cómo le conviene pagar mejor sus deudas.

Haga una lista comenzando con las obligaciones con la tasa de interés más baja hasta la más alta. Entonces debe hacer lo que el experto financiero Dave Ramsey llama “la bola de nieve de la deuda, que es pagar primero la deuda más pequeña y continuar poco a poco con las de mayor monto. No solo es una ventaja monetaria, sino también emocional, porque es un impulso para continuar.

6. El dinero no siempre te hará feliz

Hay que partir de que la felicidad es subjetiva, pues a todo el mundo no lo “llenan” las mismas cosas. Sin embargo, existen algunos estudios que afirman que generalmente el dinero aumenta la felicidad solo que hasta cierto punto, porque por ejemplo, hay personas que prefieren estar en un trabajo en el que ganan poco pero se sienten bien con lo que hacen.

Vivir MejorVivir en Manhattan es agitado. Es como vivir dentro de un pinball.

Me encanta esta ciudad, pero es un poco abrumadora y bastante estresante a veces. Para combatir esto, he estado trabajando en desarrollar una rutina de meditación.

Seré honesto – estuve intentado y dejando la meditación por los últimos dos años, pero nunca encontré la manera de apegarme a mi rutina diaria hasta ahora.

Es un método para desarrollar cualquier tipo de hábito, pero estoy seguro de que mis métodos pueden servirle incluso a la gente más perezosa.

Ahora, hay una serie de beneficios de la meditación, y sólo se vuelven más frecuentes a medida que avanzas en la práctica. El beneficio clave para mí fue encontrar donde llevaba mi estrés. Estas áreas de estrés incluyen el endurecimiento de la mandíbula, apretar las manos, piernas inquietas… y la lista continúa.

Para mí, fue el endurecimiento de la mandíbula. Después de desarrollar esta rutina, me sentí tan en sintonía con mi propio cuerpo que ahora puedo notar cuando comienzo a tener estrés y combatirlo antes de que se apodere de mí.

A continuación encontrarás los cinco pasos que necesitarás para hacer de la meditación parte de tu día.

1. Encuentra un guía

Uno de los cursos más valiosos a los que me inscribí en la escuela fue a una clase de reducción de estrés; Hasta olvidé el título académico de lujo que dieron. Cubrimos el espectro de la atención plena, el pensamiento positivo y la meditación. Siendo neoyorquino, entré con un ojo escéptico al principio, pero después de que hicimos nuestra primera meditación guiada esos pensamientos desaparecieron.

Tener un guía es algo que encontré increíblemente valioso, especialmente para un principiante. Te permite mantenerte enfocado y concentrarte en tu respiración, lo que afecta enormemente tu estado mental y físico.

La respiración es el controlador más importante para el estrés.

¿Quieres ver? En este momento, respira profundamente por la nariz hasta que llenes tu pecho… sostenlo durante 2 segundos… ahora expulsa el aire por boca lentamente. Repite esto cinco veces. Vamos, nadie te ve.

¿Cómo te fue? Se siente genial, ¿verdad?

De todos modos, mi profesor fue genial en realizar la meditación guiada, pero desde entonces, he tratado de encontrar un nivel similar de calidad. Hay un montón de guías en la web, pero lo que encontré que funciona para mí es una aplicación llamada Calm. Este ofrece meditaciones guiadas en sesiones de 2 a 20 minutos.

2. Prueba qué funciona

La meditación guiada es una gran introducción al acto; sin embargo, puede que no sea para ti. Hay docenas de diferentes tipos de meditación. He probado varios estilos diferentes en los últimos dos años, y concluí que la meditación guiada simple que hago en mi rutina funciona; principalmente porque la guía hace el trabajo pesado por ti.

3. Haz una rutina de 10 minutos

Todo el mundo tiene 10 minutos de sobra en su día. Encuentra una hora del día que funcione mejor para ti; hacerlo en la mañana, justo antes de salir para el trabajo es ideal. Siéntate en una silla para no arriesgarte a quedarte dormido y llegar tarde al trabajo.

Cuando termines tu sesión, trata de llevar esa paz contigo por el resto del día. Esto te ayudará a mantenerte calmado durante las tensiones diarias de la oficina.

4. Ignora los días que fallas

No importa lo determinado que seas, habrán días en lo que no lo harás. Sucede. No dejes que te deprima, solo vuelve a empezar desde donde lo dejaste.

5. Recuerda respirar

Cada vez que sientas que esa ola hostil de ansiedad se acerca, respira lenta y profundamente, y piensa en donde se manifiesta el estrés en tu cuerpo. Encuentra esa área y relájala con tu respiración. Sólo recuerda, lo que percibimos que es terrible rara vez lo es.

carlos bremerLa humildad y disciplina de los emprendedores son las virtudes que Carlos Bremer, presidente de Grupo Value y amigo de Carlos Slim, busca en las nuevas generaciones de empresarios en México.

“Lo que yo busco en un emprendedor es que tenga valores, talento y que tenga estrategia y buen producto. Y le negaría mi apoyo a un payaso o aún fanfarrón, de entrada, no le entro, aunque tenga un buen producto,” dice el empresario, quien participa en el programa “Shark Tank México: Negociando con tiburones.”

En Nuevo León, su estado natal, aprendió desde muy pequeño a valorar ambas pasiones. “Desde los siete años me iba a la tienda de deportes de mi papá que era la más grande en Monterrey”, narra Carlos Bremer, el tiburón mayor en la serie de Sony.

Guillermo Bremer, padre de Carlos, le vendía uniformes deportivos a todas las ligas pequeñas de béisbol, que eran más de 50 en aquél tiempo, pero sólo le cobraba a dos equipos los uniformes, y fue en ese momento que Carlos descubrió que para su padre los negocios eran una forma de ayudar a quienes no tenían los recursos para seguir su pasión.

“Yo le decía a mi papá ‘ese negocio no sale’ y me decía: ‘tienes que entender que a los dos equipos que les cobro son los únicos que pueden pagar’. Esa enseñanza de mi padre es muy importante. Yo soy más numérico y más comerciante”, dice el hombre que también ha sido directivo independiente de América Móvil.

A los 12 años de edad, Carlos Bremer comenzó a hacer sus primeros negocios al venderle calculadoras a los grandes corporativos regios cada fin de año, y a los 14 años inició la organización de viajes para los niños más pequeños.

Bremer Gutiérrez siempre quiso viajar y practicar todos los deportes que llenaban su mente, pero nunca aceptó la idea de que sus pasiones fueran pagadas desde la economía familiar. Así fue como definió su carrera como hombre de negocios que no ha abandonado nunca.

“Un día decidí depositar en mi cuenta de ahorro el dinero de esos viajes que organizaba y un mes después ocurrió una devaluación en el país, en la década de 1970, que hizo que recibiera mucho dinero extra y era un capital que nunca entendí como había ganado en aquéllos días de mi adolescencia y que fue por azares del destino”, recuerda el inversionista.

El pequeño Bremer no gastó ni un centavo de aquél dinero que se había multiplicado, ya que la semilla que su padre le había sembrado como filosofía de vida fructificó: el dinero sería utilizado para la beneficencia. Esta semilla es la que busca ver germinar en los emprendedores que elija.

Hoy los hombres que integran sus negocios son los amigos de su infancia, así como los padres de aquéllos infantes que decidieron confiar a Bremer un nuevo viaje hacia el mundo de las grandes empresas.

“Yo trato de que a la gente le vaya muy bien y puedo decirte que a mis 13,000 clientes nunca les ha ido mal y todos han ganado en Value. Nadie ha perdido y cada vez va creciendo la bola de nieve (de las ganancias). Para mí, el dinero de mis clientes es sagrado”, explica.

Hay dos pasiones que definen a este hombre: los negocios y los deportes. Carlos Bremer, presidente y director general de Value Grupo Financiero, ha apostado por ambas a través del apoyo a deportistas y su asesoría a los grandes empresarios de México.

Dentro del deporte, el empresario regiomontano ha apoyado a los boxeadores Saúl Álvarez, El Canelo, y Juan Manuel Márquez, así como al beisbolista Adrián González, por mencionar algunos.

El interés del regiomontano en el deporte también lo ha convertido en amigo de grandes deportistas, como el basquetbolista Michael Jordan, quien le presentó al entonces presidente Bill Clinton.

“Soy íntimo amigo de los últimos tres presidentes de Estados Unidos, porque hago cosas a favor de ambos países”, confiesa.

Hoy, Carlos Bremer se encuentra preocupado por el futuro de México, ya que sabe que Donald Trump, virtual candidato republicano a la presidencia estadounidense, es un hombre “peligroso” que puede empañar las relaciones económicas con Estados Unidos y no duda en expresar sus ideas al respecto: “No vamos a permitir que cualquier payaso como Donald Trump nos insulte a los mexicanos”.

El presidente y director de Value Grupo Financiero está confiado que, independientemente de lo que suceda con el vecino país del norte, a México le esperan los mejores 10 años de su historia cuando la crisis actual haya llegado a su fin.

Carlos Bremer ve para los emprendedores una oportunidad en la incertidumbre económica y una lección para ellos. “Veo en todas las crisis, como la que estamos viviendo ahora, oportunidades y muchos de nuestros éxitos han sido en medio de las crisis más grandes. México va a salir muy fortalecido de esto”.

negociosLlegar a tener un negocio exitoso que perdure en el tiempo es una tarea ardua que nunca tiene un punto final explicito.

Los beneficios de poseer un negocio propio y que sea rentable son bastantes. Sin embargo, los riesgos acechan a cada paso.

De ahí que invertir en la Bolsa de Valores, donde uno se hace socio de las empresas, el camino no sea siempre de subida ni tampoco de bajada.

En el libro “El Millonario de al lado” sale a relucir una estadística que menciona que los dueños de negocio son el segmento que alcanza en mayor porcentaje la libertad financiera a cambio de poner todo su tiempo y habilidades a la orden de sus negocios.

Pasión, motivación, persistencia e incluso un poco de suerte son parte de los ingredientes que se atribuyen al éxito pero existen ciertos hábitos que de acorde a la revista Fortune son clave para que los dueños de negocios sean exitosos.

Hábito 1.- Se levantan muy temprano

Saben el valor del tiempo bien empleado y de la productividad por lo que al amanecer ya están contestando correos, poniéndose al día sobre las noticias más importantes e incluso haciendo ejercicio para tener un mejor rendimiento durante el día.

Hábito 2.- No le temen a la competencia

Entienden que si se quiere tener un negocio exitoso tendrán que competir y demostrar alguna ventaja competitiva. Saben que equivocarse es parte del proceso, así que habrá que caerse pero saberse levantar procurando que las caídas no sean lo suficientemente significativas como para que los saquen del negocio.

Hábito 3.- Tienen distracciones

Tienen distracciones que les permiten desconectarse de manera temporal del negocio, la generalidad es que el dueño del negocio tenga toda su mente y atención en el mismo las 24 horas del día por lo que tendrá que hacerse de una distracción que libere su mente.

Hábito 4.- Compensan sus debilidades

Reconocen que no lo saben todo, buscan ejercer un liderazgo basado en sus fortalezas y se rodean de individuos que les ayudan a compensar sus deficiencias.

Hábito 5.- Son generosos

Saben que en algunos casos la suerte los ha puesto en ese lugar y buscar regresar parte de lo recibido, que no siempre tiene que ver con el dinero, se puede ser generoso con el tiempo o con intangibles al conectarse con otras personas. Entienden que el negocio se basa en ayudar o servir a los demás y eso da un sentido de realización.

Hábito 6.- Saben decir no

Los dueños de negocio saben la importancia de decir “sí” ya que es una actitud positiva que ayuda en las relaciones con clientes y vendedores pero también entienden cuando decir no, por lo que establecen metas realistas y dicen “no” cuando es requerido.

Hábito 7.- No pierden tiempo en decisiones pequeñas

El valor del tiempo es muy preciado y tratan de enfocarse en las decisiones que mayor impacto tienen pero sin descuidar los pequeños detalles. Se rodean de personas que les ayuden a realizar el “micro-management” cuando es necesario y así liberan tiempo para planear y vigilar la ejecución de diferentes tareas.

decisionesImaginate que te muestro un pequeño pato amarillo de juguete y te hago la siguiente pregunta: ¿este pato, flota o no?

Si sos una persona impulsiva, tal vez respondas de inmediato que sí. Después de todo, podrías argumentar, y que la idea de estos juguetes es ser usada por los niños al bañarse. ¿Qué sentido tendría hacer uno que no flote?

Si sos más riguroso, tal vez demandes información adicional antes de arriesgar una respuesta. Un físico quizá pida datos sobre la densidad de material o el volumen de aire que encierra adentro. Un químico posiblemente desee conocer la composición química del plástico. Alguien con experiencia en manufactura de juguetes deseará saber su procedencia, esperando que el obtener datos del fabricante le permita inferir cómo está hecho y con qué calidad.

Otras personas consultadas pretenderán otros datos y las opiniones finales a las que cada uno llegue seguramente sean distintas. Algunos opinarán que flota y otros que no. Si los pusiéramos a decidir entre todos, seguramente pasen horas y horas intentando construir un consenso y quizá no lo logren.

Pero cualquier persona como vos o como yo, sin tener ningún conocimiento técnico especial, podría responder esta pregunta sin ningún riesgo de equivocarse en apenas 10 segundos. Basta conseguir un balde, llenarlo con un poco de agua y colocar el pato adentro. Y listo el pollo (¡o el pato!).

En este mundo de cambios acelerados, constantemente tenemos que tomar decisiones riesgosas cuyo resultado es incierto. ¿Funcionará este producto si lo lanzo al mercado? ¿Me gustará estudiar la carrera de abogacía? ¿Podré generar suficientes ingresos si dejo mi trabajo y me dedico a lo que más me apasiona? Seguro tenés algunas grandes preguntas de este estilo dando vueltas en tu cabeza.

Este ejemplo, que tal vez te haya parecido medio pavo (¡o pato!), encierra una conclusión importante que resulta muy útil al tener que tomar decisiones difíciles en muchos órdenes de nuestra vida: en vez de pensar y teorizar para tratar de dar una respuesta especulativa, muchas veces es mejor destinar algo de tiempo a construir un experimento en pequeña escala que eche luz sobre el tema.

En el mundo de los proyectos tecnológicos a esta metodología se la conoce como prototipado rápido, porque el concepto es reproducir de manera veloz, barata y en escala pequeña aquella situación compleja sobre la que deseamos aprender.

La lógica detrás, al final del día, es la misma que en un experimento científico. Partimos de una pregunta, formulamos una hipótesis (una posible respuesta) y diseñamos un experimento que la valide o refute. El aprendizaje obtenido, a su vez, permite cambiar la pregunta o la hipótesis para seguir avanzando.

El principal freno para tomar decisiones en la vida es, generalmente, el miedo a equivocarse. Después de todo, todos somos un poco gallinas (¿o patos?). Pero reducir el problema convirtiéndolo en un experimento reduce considerablemente el costo de cometer un error. Y con el as en la manga que proporciona esta pequeña prueba exitosa es más fácil encontrar la confianza para dar el siguiente paso y arriesgar a una escala mayor.

Si tenés una idea o proyecto que hace rato te da vueltas en la cabeza o si hay una decisión difícil que vas posponiendo porque se te hace imposible saber qué camino conviene tomar, te invito a que recuerdes el ejemplo de esta columna y ¡empieces a tirar patitos al agua!

Mark ZuckerbergMark Zuckerberg, el fundador de Facebook, es sin duda uno de los empresarios más exitosos del mundo.

Con tan sólo 24 años de edad se convirtió en multimillonario más joven del mundo, y su página web ha llegado a más de 900 millones de usuarios activos. Tal vez lo más impresionante de todo, es que logro sus éxitos a través de un proyecto que comenzó en su dormitorio de la universidad.

A continuación se presentan 7 características de Mark Zuckerberg que juegan un papel importante en sus éxitos.

1. Realmente creía en lo que estaba haciendo

Se necesita mucha dedicación para tener éxito y esta debe mantenerse no sólo durante las horas de oficina.

Mientras que los amigos de Mark Zuckerberg frecuentaban fiestas el permanecía en su habitación de la residencia universitaria concentrado en el trabajo de codificación de su sitio web hasta temprano en la mañana. Es muy difícil invertir horas y horas de duro trabajo necesario para construir una empresa desde cero, sin creer verdaderamente en el proyecto y disfrutar de lo que se está haciendo.

2. Está siempre dispuesto a aceptar las críticas

En su ascenso hasta convertirse en la red social más popular del mundo, Facebook ha sufrido una buena cantidad de reveses.

La empresa ha sido objeto de demandas judiciales de los antiguos socios fundadores y de varias batallas legales sobre la confidencialidad de la información, que incluso llevaron a que Facebook sea vetada de forma intermitente en varios países. A través de pura determinación y por tener la piel muy gruesa, Mark Zuckerberg y su equipo se han mantenido fuertes en la adversidad, siendo conscientes de los peligros y con la esperanza de maniobrar alrededor de cualquier reto que se les presente.

3. Ama soñar en grande

No mucha gente se atrevería a creer que un proyecto que había comenzado en su dormitorio de la universidad acabaría convirtiéndose en un fenómeno mundial.

Si bien es poco probable que Mark Zuckerberg se fijara el objetivo de alcanzar los mil millones de usuarios desde el primer día, está claro que él siempre tenía grandes ideas sobre el éxito de su compañía y su visión global para el futuro.

4. No tiene miedo de asumir grandes riesgos

Cuando recaudo dinero para financiar las operaciones de Facebook, Mark Zuckerberg, tomó una serie de riesgos importantes.

Evitaba los grandes inversores, cancelaba reuniones e ignoraba las llamadas de teléfono importantes, sólo para aumentar la demanda. Con el tiempo, él tenía doce sociedades de inversión grandes que pugnaban por financiar su sitio. Aunque la mayoría de la gente habría sentido demasiado miedo por perderse una oportunidad, Zuckerberg y el resto del equipo de Facebook creía en su producto lo suficiente como para esperar.

A menudo se dice que estar el mundo de los negocios, sin tomar riesgos es el mayor riesgo a tomar. Por desgracia, cuando se ha trabajado muy duro en un proyecto, atreverse a asumir riesgos puede ser una lucha. Sin embargo, al no dejar que el miedo ingrese en el camino de una gran decisión, usted puede asegurarse de que está optando por la mejor opción para su proyecto.

5. Aprendió la importancia de la exclusividad

Cuando Facebook empezó sólo estaba disponible para los miembros de las principales universidades americanas, Harvard, Yale, Dartmouth, etc, por tanto estudiantes de otras universidades de todo el país querían ser parte de este exclusivo club.

Cuando los grandes inversores escucharon por primera vez sobre el proyecto, ni siquiera pudieron acceder al sitio ya que para el registro se requería tener una dirección de correo de tipo .edu que solo usan los estudiantes universitarios. Al mantener el sitio exclusivo, Mark Zuckerberg, se aseguró de que la oferta nunca fue mayor que la demanda y que Facebook sea un premio muy codiciado.

6. Nunca se dejó intimidar por la competencia

Cuando Mark Zuckerberg, lanzó por primera vez su proyecto tuvo una gran competencia proveniente de más de 20 sitios similares, y todos estaban en una posición mucho mejor que Facebook.

MySpace podría presumir de más de 5 millones de usuarios, Friendster había recaudado $ 13 millones en inversión, y Orkut fue respaldado por Google. Mientras que muchos empresarios han tirado la toalla ante la mera idea de una dura competencia con gigantes, la perseverancia de Zuckerberg y su equipo finalmente dio sus frutos.

7. Tuvo clara su misión y vio a través de ella

Zuckerberg dijo una vez que su misión era “hacer el mundo más abierto”. Hoy en día Facebook une a familiares que estuvieron perdidos por mucho tiempo, reporta conflictos en las zonas donde está prohibida la libertad de expresión, y ha sido una herramienta útil en la planificación de levantamientos contra los gobiernos opresivos. La comprensión de su objetivo principal y no distraerse con actividades improductivas, fue la mejor manera de asegurar el logro de sus metas.

En resumen, los logros de Mark Zuckerberg no son producto de la suerte. Él ganó todo lo que tiene a través de una combinación de trabajo duro, pasión y coraje para soñar en grande. Nunca renuncio a tomar riesgos y avanzo en su proyecto sin temor a sus fuertes competidores, siguiendo este camino es posible que cualquier emprendedor llegue a tener el mismo éxito.

Reibox BlogA la mayoría de las personas no les gustan los viajes de negocios.

Pero a Sam Zell no.

“Hoy en día podría hacer que casi cualquier persona vaya a mi oficina para una reunión, pero eso no me diría mucho”, escribió el empresario multimillonario en su libro “Am I Being Too Subtle? Straight Talk From a Business Rebel” “En cambio, paso más de mil horas al año en mi avión viajando por el mundo para reunirme con la gente.”

No es sólo el atractivo de ser dueño de un avión lo que convence a Zell de abandonar su oficina.

“Quiero ver cómo son en sus casas, cómo tratan a su gente y los ejemplos que establecen,” escribe. Él entendió este valor por una avería en la autopista de Pennsylvania durante un viaje a través del país a los 19 años.

Después de hacer autostop con un amigo de Los Ángeles a Nueva York en 17 días (con un amigo y sin el conocimiento de sus padres) Zell y su amigo se separaron y él consiguió que alguien lo llevara de nuevo a la casa de sus padres en Chicago.

Esto es lo que dijo Zell:

“Hacían 35ºC, conducimos cerca de una zona boscosa y cuando entramos por un túnel, el radiador se sobre-calentó, el agua y el vapor se derramaban por todo el lugar. Yo estaba pensando ‘Mierda, me quedé sin aventón.’ El conductor se detuvo sin decir una palabra.

…El tipo salió del coche, caminó hasta la parte trasera, abrió el maletero, sacó una lata de gasolina, y luego procedió a caminar directamente hacia la selva. ¿Huh?, Así que lo seguí. Caminamos tal vez 140 metros, alejándonos de la carretera, directamente hacia los árboles… De repente, había este hermoso arroyo, el tipo se agachó, llenó su lata de gasolina, regresó al coche, puso el agua en el radiador y todo estuvo bien. Entró al coche y simplemente comenzó a conducir de nuevo.”

“Me quedé sin palabras. Finalmente me volví hacia él y le pregunté: ‘¿Cómo lo supo?’ Y nunca lo olvidaré, él me miró y me dijo: ‘Bueno, no sabía que había un arroyo allí, pero estábamos en la montaña, así que tenía que haber alguna fuente de agua cerca. Y entendí que tenía que caminar hasta encontrarlo.”

Zell, que creció en Highland Park, un suburbio de Chicago, quedó pasmado. “No había manera, ni soñando, de que hubiera pensado concebible esa solución,” escribe. “Si mi coche se hubiera sobrecalentado, le habría hecho señas a alguien y pedirles que llamaran a un camión de remolque. Ese tipo tenía un sentido de lógica y orientación que era completamente ajeno a mí. Él nunca tuvo ninguna duda. Invaluable.”

Esa experiencia, escribe, “nunca me dejó, era una lección sobre el valor de cuánto aprendes viendo a la gente en sus propios ambientes“.

Así que hoy, más de 50 años después, se sube al avión.

valientes¿Cuántas historias de gran éxito conoces en tu círculo social? Y, ¿por qué el deseo de ser exitoso no lo es todo?

 Charles Luckman, empresario y arquitecto estadounidense, solía decir que el éxito es un viejo trío compuesto de habilidad, oportunidad y valentía.

Y ya que si bien para emprender un negocio hay que tener bien en claro las habilidades con las cuales contamos y que para generar clientes hay que ir en búsqueda de oportunidades, la valentía es el motor que nos permite seguir adelante en el camino que supone formar parte del mundo del emprendimiento.

Entonces, ¿qué es precisamente la valentía?

En realidad, la valentía es la manera en la que nos enfrentamos a la incertidumbre causada por nuestras propias dudas y miedos, siendo ésta la que, en ocasiones, se antepone a aquellos aspectos negativos que buscan frenar todo por lo que trabajamos día con día.

Así que, cuando tienes ante ti dos opciones y decides tomar la oportunidad de arriesgarte ante la posibilidad de detenerte, eso es a lo que yo llamo valentía.

1. Valentía significa creer

Después de 35 años persiguiendo su sueño, Diana Nyad; escritora, periodista y nadadora profesional, consiguió a sus 64 años nadar sin jaula protectora y sin aletas desde Cuba hasta Florida. No fue sino hasta después de 53 horas de nado, y con 4 intentos previos fallidos, que logró llegar a la meta alcanzando un éxito personal, y profesional, por el cual trabajo durante más de la mitad de su vida.

En el mundo del emprendimiento es necesario hacer intentos, tomar acciones a prueba y error, planear, enfrentar cambios, incertidumbres, tomas de riesgo, entre muchas otras situaciones que pueden aparecer como obstáculos imposibles de sobrepasar.

La diferencia, entre unos emprendedores y otros, surge cuando a pesar de todo lo anterior, sobresalen aquellos que encuentran la manera de volverlo a intentar, dedicarle más tiempo o incluso tomar una pausa, reflexionar, pero teniendo muy en claro que mañana es necesario seguir adelante.

2. Valentía es igual a paciencia

Muchos emprendedores se quedan en el camino porque creen que el éxito es algo que se construye fácilmente en meses o pocos años. A éstos, aún cuando trabajen duro, alcancen objetivos y sigan avanzando, no les es suficiente y optan por desistir debido a la impaciencia.

Ahora, aunque es posible armar planes de trabajo o los ya conocidos milestones, esto no nos asegura que fechas, objetivos o la misma empresa no vaya a requerir adaptarse a algo distinto en algún momento. Por lo que, para emprender, hay que ser lo suficientemente valientes para saber y aceptar que la paciencia es aprender a esperar a que el trabajo; de días, meses o años, sí llegará a rendir sus frutos.

3. Dar “no” como respuesta refleja valentía

Anteriormente platicaba sobre la importancia de aquellas situaciones en las cuales es mejor dar un negativo como respuesta. Si bien responder con un “no” puede sorprender a la persona a la que te estés dirigiendo, hacerlo te mantendrá fiel a aquello que deseas alcanzar para ti y para tu empresa.

Además, sabemos que dar un “sí” como respuesta es realmente fácil y son muchas las personas que lo hacen aún sabiendo que no podrán comprometerse o cumplir con lo acordado. Una vez más, la valentía de un emprendedor reside en su capacidad de atreverse a decir que “no” cuando eso es lo que realmente desea comunicar.

4. Es de valientes pedir ayuda

Como emprendedores muchas veces nos queremos demostrar a nosotros mismos que podemos absolutamente con todo; prospectar clientes, hacer llamadas, responder correos, actualizar las redes sociales diariamente, hacernos cargo de los pagos, pensar en estrategias nuevas de comunicación, etcétera. Y encima de esto, creemos que no requerimos ayuda o apoyo de nadie.

Es importante recordar que la gente realmente exitosa ha llegado hasta esa cumbre gracias a un trabajo colaborativo, por lo que solicitar apoyo, opinión o consejo refleja no solo valentía, sino la humildad de aceptar que habrá ocasiones en las que nuestros tiempos o nuestro conocimiento se vea limitado y sean otras personas quienes nos ilustren o guíen en nuestro propio camino emprendedor.

éxitoSi bien hay muchos factores externos que inciden, el género no determina el éxito ni el fracaso, y para ilustrarlo Por Dentro entrevistó a dos emprendedoras y a un emprendedor que enumeraron los factores que, según sus experiencias, te llevarán al logro de tus metas.

Ya sea que hayas hecho lista de resoluciones o no, las estrategias de Carmen Ríos Mendoza, codueña de Dulzura Borincana; Marie Custodio Collazo, gerente de alcance comunitario de la aceleradora de empresas Parallel 18, y David Vergel De Miranda, padre de tres y cofundador de varias empresas comerciales y sociales como CREARTE y Juntos por Puerto Rico, te pueden ayudar.

No tengas miedo al fracaso

“No nos enseñan que debemos tener fracasos, pero sí, hay que tener fracasos en la vida para tener éxito. Está probado, no logras todo y tienes que proyectar pérdidas en algunas cosas.

Las pérdidas son normales. Nos meten presión para que le tengamos miedo a fracasar porque a través de los medios de comunicación todo el tiempo estamos persiguiendo al que tuvo un fracaso, como si el fracaso no fuera parte del proceso para alcanzar el éxito. Uno tiene dificultades, pero ahí es que va mejorando,” plantea enseguida Vergel De Miranda.

Analiza y aprovecha tus fortalezas

Sin auto-examen y ciertas métricas no se puede valorar adecuadamente lo positivo y lo que hay que mejorar. “Debes hacer un análisis de oportunidad de acuerdo a la situación ambiental (factores externos) de tu organización, producto o servicio, y qué fortaleza tiene según su situación ambiental”, agrega el fundador o cofundador de Empresa V&N, Alta Communications y First One Mangement.

En el plano personal y laboral se debe hacer el mismo ejercicio de evaluar tus cualificaciones y las tareas que éstas te permiten realizar, como explica Custodio Collazo. Ella cuenta que siendo empleada asalariada comenzó a identificar áreas que no estaban siendo atendidas y en las que ella podía aportar, ello no solo le permitió ser respetada y reconocida, también escalar a una posición gerencial en otro lugar.

Identifica áreas en las que puedas ser considerada para futuros ascensos. Si lo que haces tiene una ‘fecha de expiración’, como en empresas que van a cerrar, te puedas posicionar para sobrevivir una reestructuración”, indica. De esta manera incluso podrías ir a otra compañía con una posición ventajosa o crear tu propia empresa.

Refuerza tus debilidades

El análisis anterior te permitirá ver también tus debilidades, aquellas áreas en las que debes mejorar o buscar ayuda; a eso tampoco debes tenerle miedo.

Para Custodio Collazo superar la timidez fue un reto, y lo enfrentó con estrategias que comparte más adelante.

En el caso de Vergel Miranda: “Mi parte fuerte como empresario es ser creador y fundador de proyectos. No me gustan los trabajos rutinarios. Entendiendo cuáles son mis debilidades puedo llenarlas con el equipo de trabajo, busco con quién trabajar que llene esa debilidad”.

Estudia y sé autodidacta

Recuerda que conocimiento es poder. Así como conocer tu realidad y la de tu empresa te permitirá emprender y superar pruebas con éxito, también debes conocer el tipo de industria en la que te desenvuelves, la sociedad, la competencia y el mercado donde quieres hacer crecer tú idea.

Estudiar continuamente estos factores es esencial. No significa necesariamente que inicies o retomes estudios formales que resulten demasiado costosos, eso siempre es una buena alternativa y si puedes, ¡adelante!, pero hay infinidad de recursos que cuestan poco o son gratuitos y se ofrecen por internet, en universidades, en organizaciones gubernamentales y sin fines de lucro.

Preguntar no cuesta nada así que busca, pregunta, suscríbete a servicios electrónicos y comenzarás a descubrirlos.

No trabajes sola, crea un buen equipo

El mismo proceso formativo te llevará a conocer otras personas que están en la misma ruta que tú, incluso compañeros de trabajo o familiares. Únanse, aprendan unos de otros y quizá hasta terminen emprendiendo juntos.

“No se trabaja solo. La solidaridad es la respuesta. Apuesto y creo en la amistad, se puede emprender entre amigos. En una sociedad saludable uno analiza los sistemas de apoyo que tiene para el desarrollo de cualquier proyecto, es buscar ese sistema de apoyo”, recalca Vergel De Miranda, reconociendo que para muchas mujeres que están solas a cargo de sus familias puede ser más difícil.

Ríos Mendoza enfatiza que en momentos de prueba ese equipo es la diferencia entre triunfar o fracasar. “Tener un buen equipo de trabajo que te apoye y al que le transmitas ese amor que le tienes a la empresa para que en situaciones difíciles puedan tomar la batuta y que siga corriendo, es crucial”, enfatiza la empresaria, que actualmente enfrenta el reto de combatir el cáncer que le fue detectado a su esposo, Carlos Rivera González. “No había descubierto lo importante que es tener un buen equipo de trabajo hasta ahora”, reiteró, agradecida de todo el personal.

Pasión por lo que haces

Ríos Mendoza enfatizó que parte vital de tener un buen equipo es que todos compartan la misma pasión que tú por lo que hacen. “Que realmente te guste lo que haces, que te vivas día a día lo que haces y se lo transmitas a ellos”, exhorta.

De paso, esto te permitirá llegar al próximo paso sin perder tu norte.

Emprende desde donde estés y nunca dejes de innovar

Conocerte bien, conocer bien y tener pasión por tu proyecto te permitirá, a su vez, ser capaz de innovar sin perder tu identidad.

Eso fue lo que hizo Custodio Collazo en su espacio de trabajo antes de encontrar un reto profesional en otro lugar. Es lo que hace continuamente Vergel De Miranda con sus nuevos proyectos. Y es lo que han hecho Ríos Mendoza y su esposo en Dulzura Borincana por los pasados 18 años.

“No podemos tener miedo, hay que arriesgarse para hacer cosas que cautiven al consumidor, seguir las tendencias de lo que existe, pero crear tu propia identidad. Nosotros hemos transformado dulces típicos en un ‘snack’, los puedes regalar, ponerlos en la lonchera de los nenes, en la oficina. Tenemos alrededor de 18 sabores, también hemos sido pioneros en desarrollar barritas de ajonjolí con estevia. Tenemos que ir de la mano con las tendencias, estudiar el mercado. La clave para (saber que es tiempo de dar) el próximo paso es cuando quieres introducir tu producto en otros mercados porque en el que ya estás, estás cómodo”, atestiguó.

Y eso nos lleva al próximo pilar.

Sal de la zona cómoda, conoce y date a conocer

“Eso fue lo que hice: darme a conocer en otras compañías, conocer personas, dar a conocer lo que podía dar en otras áreas y siendo más arrojada. Ser emprendedor es salirte de tu área de comodidad”, asegura Custodio Collazo. “Yo era súper tímida, pero decidí que tenía que salir”, dice quien ahora organiza eventos de ‘networking’.

Identifica necesidades y conviértelas en tus oportunidades

De la misma manera, cuando identifiques necesidades en tu área, comunidad o mercado, ¡No esperes!

“Es uno ver oportunidades y no esperar a que otra persona las aproveches. Cuando ves un área de oportunidad en tu trabajo, en un negocio, y pienses ‘esto alguien lo debe hacer’, decide que ese alguien debes ser tú”, propone Custodio Collazo.

Pon en acción lo anterior y siempre que ejecutes un plan evalúa todos los factores mencionados, haz ajustes e innova en las áreas en que sea necesario y vuelve a emprender.

No te rindas y busca mentores

“No te rindas sin intentar. Y si te dicen que es imposible, confirma que el plan es de Dios y sigue adelante. Uno se da cuenta (de que el plan es bueno) porque te hace bien a ti, a la familia, a la comunidad, te da paz”, sostiene Vergel De Miranda.

“No he tenido ni un solo proyecto en el que haya confirmado que el plan es de Dios que fracase, ¡y mira que he tenido misiones! Fui en el primer avión privado que llegó a Haití después del terremoto con ayuda. Lanzarme en avión para China a buscar suplidores sin hablar chino… Lo de Crearte fue una misión imposible; hoy día es una de las mayores instituciones sin fines de lucro en el País”, enumera Vergel De Miranda.

Para esos momentos de duda o dificultad, siempre ayuda tener buenos mentores. Y más adelante, como destacó Custodio Collazo, es importante compartir los conocimientos adquiridos con otros. Los entrevistados recordaron haber tenido buenos mentores, personas que le transmitieron conocimiento, guía e inspiración. En algunos casos fueron familiares, amigos, colegas o empresarios destacados cuyas historias leyeron en libros u otras publicaciones.

Reibox Blog“Si tu único objetivo es hacerse rico, nunca lo lograrás.” – John D. Rockefeller

La ironía de una vida financieramente fuerte es que realmente no la quieres. Tú quieres lo que una vida financieramente fuerte representa: opciones.

• La capacidad de fallar y volver a intentarlo algún día
• Más tiempo, para ser gastado en formas personalmente significativas
• Opciones más fuertes para nuestros seres queridos, por ejemplo escuelas y barrios
• La oportunidad de seguir desarrollándote a través de los viajes y la educación

Pero la riqueza es algo raro. Al igual que la felicidad y el éxito, no puede ser perseguida directamente. Muchas personas lo intentan, pero nunca están satisfechas. Una vez que ganan el dinero que solían pensar que los haría felices, encuentran que les falta algo más. Muchas veces, es sólo más dinero. Es lo que saben.

Aquí tienes algunas cosas que la gente no sabe sobre el dinero. Si las aprendes, tendrás un pie adelante en cómo construir tu abundancia de la manera correcta.

Por cierto, estas no son cosas que cree de la nada. Son observaciones de cómo funcionan las leyes naturales de las finanzas. Puedes adaptar cualquiera o todas ellas a tu situación actual y aumentar tus posibilidades de lograr el tipo de estado financiero que amplía las posibilidades de tu vida.

La pregunta es, ¿Estás listo para comenzar a prosperar económicamente?

1. El dinero es inútil por sí mismo

El dinero sólo es valioso porque puede obtener algo más que quieres. Nunca es el objetivo final. Está destinado a tocar muchas manos.

Dalo. Inviértelo. Ahórralo para un día lluvioso si no tienes eso reservado todavía. Apoya a alguna compañía u organización que sea significativa para ti. El dinero fue hecho para ser intercambiado.

No lo acumules. Úsalo para conectarte con otros más fuerte de lo que podrías sin él.

“El dinero es como el amor; mata lenta y dolorosamente al que lo retiene, y aviva al otro que lo vierte en su semejante.”- Khalil Gibran

2. El dinero inteligente es lento

Los mejores administradores de dinero en el mundo piensan lento antes de actuar. ¿Por qué? Porque tomar mejores decisiones de dinero requiere tomar pausas.

Podrías creer lo contrario si has visto películas como Wall Street. Pero lo que estás viendo es especulación, no inversión. Las mejores inversiones llevan tiempo para funcionar, no dependen de un solo evento o el éxito de un producto, y están llenos de altibajos en el medio.

Warren Buffett es lento para entrar y aún más lento para salir.

“Nuestro período favorito de tenencia es para siempre.”  Warren Buffett

Administrar bien el  dinero significa primero, romper tus viejos patrones de dinero como comprar demasiadas cosas o salir todo el tiempo, y luego decidir deliberadamente nuevas maneras de lidiar con él. Es difícil.

Permítete reducir la velocidad.

3. Hacer dinero es aburrido

Sólo se nos muestran las dramáticas e instantáneas historias de éxito financieros en los medios, precisamente porque son tan inusuales. No tienes que caer en eso.

Para la mayoría de las personas, hacer toneladas de dinero durante toda su vida es como ver como se seca la pintura. El éxito es creado y mantenido por miles de movimientos, todos dirigidos hacia una meta a largo plazo.

Ahorras dinero poco a poco. Lo inviertes. Recibe dividendos o ingresos. Reinviertes los ingresos, y aumentas tus ganancias año tras año. No es un drama.

Ojalá pudiera compartir contigo una historia sobre alguna persona famosa que se hizo rica de la manera aburrida. Pero podría ser la de cualquiera, así que nadie escribe sobre ello.

4. El dinero significa decir no

No hacer nada es a menudo lo correcto. Hay montones y montones de cosas muy brillantes rogando por tu dinero. Tu futuro vale más.

Decirle no a casi cada oportunidad que te pide tu dinero que se atraviesa en tu camino es clave para tu éxito financiero. La mayoría de nosotros desperdiciamos lo que tenemos.

La única excepción a esta regla es que debes decirle “¡Sí!” con todo tu corazón a las cosas que realmente se alineen con tus valores fundamentales, como apoyar a la escuela de tus hijos si crees que hacen un gran trabajo, o invertir en un negocio en el que crees.

El verdadero trabajo viene antes de que el dinero se mueva aquí. Es importante llegar a un acuerdo con tus metas más profundas y verdaderas en la vida, y alinear tus acciones financieras en consecuencia.

“Aprende a decirle ‘No’ a lo bueno para que puedas decirle ‘Sí’ a lo mejor.”  John C.Maxwell

5. El dinero debe ser configurado

Tu atención es limitada. Hay sólo 24 horas en el día, y van rápido.

Para llegar a ser realmente bueno en cualquier cosa, tienes que dedicarle tiempo y energía a ello. Si no tienes tiempo o interés para estudiar el dinero profundamente, necesitarás aclarar tus metas y automatizar tus pasos tanto como sea posible.

“La riqueza es en gran parte el resultado de los hábitos.”  John Jacob Astor

Aprende los conceptos básicos. Lo peor sería automatizar un proceso antes de entenderlo realmente. Los grandes accidentes tienden a ocurrir de esta manera. Lee la letra pequeña, y entonces ve.

6. El dinero requiere de un ambiente de apoyo

Incluso si has aprendido lo básico, cambiaste tus hábitos y decidiste qué grandes metas deseas que tu dinero apoye, fracasarás si te rodeas de gente que no apoya tu nueva vida financiera.

Destruirán lo que has construido, no porque sean personas terribles, sino porque nuestro ambiente influye profundamente en cómo nos sentimos, pensamos y comportamos en todo. Somos criaturas sociales por naturaleza. Queremos encajar.

“Los desencadenantes externos provienen del medio ambiente. Nuestros cinco sentidos los recogen, al igual que nuestras mentes.” – Marshall Goldsmith

Muchos de los factores desencadenantes que socavan nuestros nuevos objetivos suceder en nuestro subconsciente, por lo que no necesariamente sabrás por qué estás teniendo dificultades para que se te peguen.

Limpia la baraja si es necesario. Ve a los amigos que tiran todo su dinero con más moderación.

Mantén tu enfoque en cambiar tu vida financiera, y confía en que finalmente atraerás a personas impresionantes que tendrán valores similares a los tuyos.

El punto del dinero es magnificarte.

Si te importa algo, tienes la oportunidad de hacer más impacto. Si amas a alguien, puedes darles más de lo que necesitan. Puedes compartir más. Puedes contribuir más. Puedes invertir en tu futuro más.

Tienes más opciones.

decisiones“El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas; y el cerebro ahorra ambas” Erwin Rommel.

El 15 de enero de 2009, el piloto de un Airbus 320 de US Airways salvó la vida de 153 pasajeros en una proeza que Clint Eastwood pronto llevará al cine.

Chesley Sullenberger, alias Sully, se convirtió en un héroe nacional cuando realizó lo que se consideró como una obra maestra al amerizar sobre el rio Hudson, en Nueva York. ¿Suerte? ¿Milagro? Ninguna de las anteriores. Tenía el conocimiento necesario para tomar las decisiones adecuadas, fruto de 40 años de experiencia y aprendizaje (incluyendo muchas horas de simulador de vuelo) y de la obsesión de su aerolínea por la seguridad. Lo más probable es que cualquier otro piloto no hubiese conseguido el mismo resultado. Los pasajeros estaban en las mejores manos posibles.

En Chile, el escándalo del puente Cau Cau ha estado plagado de tantos errores, que se ha optado por su demolición para construirlo de nuevo sin que haya sido inaugurado. Este vergonzoso desastre, que costará a los contribuyentes 42 millones de dólares, no ocurrió por casualidad sino como consecuencia de una serie de malas decisiones de gestión por falta de conocimiento.

Nos pasamos cada minuto de cada día tomando decisiones. Todo lo que haces está precedido por una decisión que tomas, casi siempre inconscientemente. Mientras tendrías serios problemas para explicarme cómo hablas o cómo escribes, no te cuesta nada ejecutar dichas operaciones porque es el inconsciente quien gobierna nuestras acciones.

En el ámbito laboral, nos pagan por tomar decisiones: si tu porcentaje de “aciertos” es razonable, tu empresa te mantiene, si ese porcentaje es bueno, te promociona, si es genial te puedes hacer millonario pero si es malo, te despide.

Muchas decisiones son triviales, como elegir la ropa que nos pondremos o el camino para llegar a la oficina. Otras son más sofisticadas como calcular el precio de una propuesta para un cliente o planificar un emprendimiento. Tu vida depende de tu capacidad de tomar buenas decisiones. Lo apasionante de las decisiones es que no averiguas si son buenas o malas hasta después de tomarlas. Si revisas tu trayectoria, hay decisiones que seguramente hoy, con el conocimiento que tienes y que entonces no tenías, abordarías de otra manera. No podemos juzgar una decisión solo por los resultados sino que hay que considerar el contexto, la información disponible y lo que sabías en ese momento.

Es obvio que para decidir necesitas conocimiento. No puedes hacer aquello para lo que no tienes conocimiento. Si definimos conocimiento como “la experiencia que te permite tomar decisiones y actuar”, entonces el propósito de la gestión del conocimiento consiste en asegurarse que las personas tengan el conocimiento que necesitan, en el momento oportuno, para tomar la mejor decisión posible.

En una secuencia de la película “En busca del arca perdida”, Indiana Jones, se enfrenta con un guerrero armado con un alfanje. La escena finaliza abruptamente porque el protagonista tiene un conocimiento tecnológico (pistola) contra el que su adversario no puede competir. Los resultados que obtenemos son fruto de las decisiones que tomamos que, a su vez, dependen del conocimiento que tenemos.

El principal objetivo de cualquier organización no es otro que proveer conocimiento de forma permanente a sus integrantes, porque de esa manera mejoran los resultados. No es una tarea difícil, tan solo hay que saber qué hace cada persona, qué conocimiento necesita, donde está y como disponibilizárselo.

Si es tan sencillo, ¿por qué ocurre tan pocas veces?

Porque, como vimos con la fórmula de la Coca Cola, confundimos proveer información con proveer conocimiento. El conocimiento no es lo que sabes sino lo que haces con lo que sabes. En tu trabajo no basta con saber muchas cosas, necesitas aplicarlas. Aunque sepas lo que hay que hacer para adelgazar, lograrlo es muy diferente. Por ende, proveer información a los colaboradores es condición necesaria pero no suficiente.

Te puedo regalar un libro de cocina pero si no sabes cocinar no te servirá de gran cosa. Solo la persona que tiene conocimiento puede utilizar la información para decidir y actuar eficientemente. El conocimiento no es algo que tienes sino algo que haces. Yo no quiero más información (tengo demasiada) sino la que necesite cuando me haga falta, según el contexto y la decisión que deba tomar.

¿Cómo ocurre el proceso de toma de decisiones?

Innumerables especialistas han analizado las múltiples variables que intervienen: cómo nos influyen los sesgos, los paradigmas o las falacias y por supuesto, cómo nos condicionan las emociones. Desde el punto de vista del conocimiento, lo fundamental es entender que la toma de decisiones es un proceso inconsciente. Nuestro cerebro intenta economizar y, dado que pensar consume mucha energía, trata siempre de reutilizar lo que ya sabe. En la mayor parte de los casos, tu cerebro trabaja por ti sin que tú te des cuenta (y no siempre a tu favor).

El proceso comienza con un Objetivo que deseas alcanzar (sin objetivo, no hay necesidad de decidir). Para lograrlo, trazas un Plan que se descompone en Actividades. Para ejecutar cada Actividad necesitas tomar Decisiones y para cada Decisión necesitas Conocimientos.

Muchas veces, lo que tenemos son varios objetivos que compiten entre sí y que debes priorizar: Cuando planificas un viaje en avión, no solo decides en función del precio del billete o de la aerolínea sino que consideras los horarios, las escalas, si puedes usar millas o si te cobran extra por la maleta. Para añadir incertidumbre, tendrás que asumir que nunca contarás ni con toda la información ni con todo el tiempo que desearías.

Siempre que tomas una decisión estás “prediciendo el futuro”: te basas en tu experiencia (lo que ocurrió las veces en que te viste expuesto a una situación semejante en el pasado), eliges la alternativa que tiene mayores probabilidades y esperas que se produzca determinado resultado.

Nuestra mente hace esos cálculos de forma muy limitada si lo comparamos con las maquinas (la película El Código Enigma muestra como Alan Turing ya tuvo que recurrir a la computación durante la segunda guerra mundial para descifrar las claves de comunicación de los nazis).

Cuando tus predicciones se cumplen y tus decisiones te conducen a alcanzar los objetivos que te habías propuesto, significa que cuentas con conocimiento valioso que te convierte en un experto. Los expertos ven cosas evidentes que para los neófitos son invisibles.

Años atrás, realizamos un maravilloso proyecto con agricultores y durante una visita a terreno, uno de ellos contempló el cielo y nos dijo: “en media hora va a llover”. Todos miramos incrédulos a un cielo que, a los ojos de cualquier mortal, se veía azul y radiante. 30 minutos después, la atmósfera había cambiado completamente y una espesa capa de amenazantes nubes negras comenzó a descargar agua.

¿Cómo llega el conocimiento que necesitas a tu cerebro para decidir? El proceso de construir conocimiento se llama aprendizaje. Cuanto más aprendes, más conocimiento tienes lo que te facilita la toma de buenas decisiones. Hay 2 momentos relevantes para aprender:

Antes de llegar a tu organización: Se supone que el colegio, la universidad y tu experiencia de vida te entregaron el conocimiento que justifica que tu empresa te contrate.

Durante el desempeño de tu trabajo: En esta etapa, tu organización se responsabiliza de tu aprendizaje, tanto formal como informalmente. Aquí también podemos hablar de 2 instancias

1. Preventiva

Se trata del conocimiento que necesitas incorporar para que estés preparado cuando llegue el momento de utilizarlo. Esta actividad se llama formación y el elemento más conocido son los cursos y, cada vez más, las comunidades de aprendizaje y práctica.

2. Just in Time:

Es el conocimiento que necesitas para tomar decisiones instantáneas. En ese caso, tu empresa te debe garantizar acceso inmediato a expertos (mediante herramientas como páginas amarillas, mentoring, listas de correo) y también a bases de conocimiento con experiencia sistematizada (buenas prácticas, casos, historias, lecciones aprendidas).

Para que eso sea posible, tu organización tiene que estar diseñada con el propósito de ayudarte a tomar las mejores decisiones posibles, suministrándote todo el conocimiento que ha ido recogiendo de las buenas y malas decisiones que se han tomado millones de veces en el pasado. Y para que el circulo sea virtuoso, después de que tú tomes tus decisiones, estás “obligado” a entregar a la empresa el conocimiento de lo que aprendiste para que otros lo aprovechen.

Si la mayor parte de las decisiones son inconscientes, ¿cómo me aseguro de que las personas tengan el conocimiento adecuado y lo apliquen instintivamente?

Hay casos (pocos) en que tus decisiones son racionales, tienes tiempo para investigar, analizar y priorizar antes de decidir. En la mayoría de ocasiones, tu respuesta es automática. Si queremos ser eficientes, necesitamos que el conocimiento también sea inconsciente. El secreto para conseguirlo está en la práctica repetida hasta que seas capaz de decidir sin pensar, como muestra este artículo. “Cuanto más practico, más suerte tengo” es un dicho muy popular entre los deportistas.

Todo conocimiento inconsciente empezó siendo consciente en primer lugar. Recuerda el proceso para aprender a conducir un coche. Cuando recién te dieron el carnet, tenías que estar atento a cada detalle mientras que miles de horas y miles de kilómetros después, conduces sin pensar. El cerebro es un músculo que se entrena y el conocimiento se hace inconsciente mediante la práctica, lo que requiere tiempo y motivación. El famoso eureka, el momento “aha”, ocurre cuando la mente consciente descubre lo que el inconsciente ya sabía.

¿Cuándo la gestión del conocimiento es importante para ti?

Cuando vas a tomar una decisión para la que no tienes conocimiento o te sientes inseguro.

Una decisión se vuelve consciente cuando tienes dudas respecto de las alternativas, lo que te obliga a pensar. En ese momento, estás abierto a recibir conocimiento de otros que hayan tenido esa misma experiencia previamente y la hayan resuelto exitosamente. Y eso es justamente lo que tu empresa está obligada a proveerte si de verdad cree en gestionar el conocimiento como un activo estratégico.

Aquel conocimiento que me permite alcanzar mis objetivos, se convierte en una buena práctica ya que cada vez que lo utilizo en condiciones de contexto similares, me asegura ese mismo resultado. Cuando el resultado no es el esperado, el conocimiento se etiqueta como una mala práctica, algo de lo que puedo aprender una lección y decidir de manera distinta la próxima vez.

El método de ensayo y error es parte de la estrategia de toma de decisiones ya que, al carecer de claridad respecto de cuál puede ser el desenlace, tomas una decisión y vas haciendo seguimiento del resultado de forma que aquello que no funciona, lo vas corrigiendo y aquello que funciona, lo vas fortaleciendo.

Conclusiones

Las recientes inundaciones que colapsaron Santiago no fueron una cuestión de mala suerte sino de malas decisiones. El Leicester City acaba de ganar la liga inglesa pero no por casualidad sino por una serie de buenas decisiones que vienen tomándose desde hace 1 año.

No hay 50 años ininterrumpidos de mala o buena suerte. Lo que eres, está en función de las decisiones que has tomado y lo que serás, depende de las decisiones que tomes de aquí en adelante. En tiempos de cambio rápido, hay que tomar decisiones continuas sobre temas complejos lo que te obliga a tener el conocimiento preciso para equivocarte lo menos posible. No puedes tomar buenas decisiones de forma consistente sin conocimiento. Por eso, el conocimiento es lo más importante que te puede proveer tu empresa.

Cada organización necesita evaluar continuamente qué saben sus integrantes y qué necesitan saber y asegurarse de colocar a las personas con el conocimiento adecuado para las tareas y decisiones que deben tomar. El esfuerzo de aprender y gestionar el conocimiento solo tiene sentido si está dirigido a ayudarte a tomar las decisiones adecuadas porque eso significa menos riesgos, menos costos y más eficiencia.

Si quieres que tus empleados tomen las mejores decisiones, prepárales de antemano pero sobre todo, facilítales acceso al conocimiento que necesiten, en el momento que lo necesiten. Aprendemos de la experiencia y las decisiones de otros para mejorar las nuestras. El inconsciente es el que guía nuestras acciones pero solo aprende de una manera: por experiencia repetida.

Ante tanta innovación que nos rodea, solo te adaptas si aprendes. Las decisiones que has venido tomando durante tu carrera no servirán para siempre.

Si el mundo fuese estable y no cambiase, aprender sería una actividad limitada: una vez sabes lo que te hace falta, ya tienes suficiente para el resto de tu vida. Pero como el mundo cambia, necesitas aprender constantemente. En una sociedad cuya complejidad solo se incrementa, se necesita desarrollar habilidades de toma de decisiones.

¿Quién te enseña a decidir? Decidir requiere capacidad de pensar, justo lo que abordaremos en la próxima columna.

estarás bienÁngel y yo hemos lidiado con nuestra justa parte de adversidad también (perdidos hermanos y mejores amigos, la crisis financiera y empresarial, etc.) y hemos escrito mucho sobre ello en los últimos años.

Pero hoy, permíteme recordarte algunos claros signos de que estarás bien, incluso si no te sientes bien ahora mismo…

1. Ahora mismo todo está cambiando de nuevo, nada es seguro, y eres libre.

Todo en la vida es temporario. Nada dura para siempre. Cada momento nos da un nuevo comienzo y un nuevo final. Literalmente, obtenemos una segunda oportunidad cada segundo.

Cada vez que llueve, deja de llover. Todo lo que sube vuelve a bajar. Después de la oscuridad siempre hay luz; se nos recuerda esto cada mañana, pero de alguna manera no lo vemos.

La gente de todo el mundo está contando su única-historia desgarradora, acerca de cómo toda su vida se ha convertido en un ejercicio de lidiar con un acontecimiento injusto del pasado. Cada oportunidad presente que tienen es quemada en una hoguera para alimentar una obsesión ardiente con algo que no puede ser cambiado. La clave está en darte cuenta de que TÚ no tienes que ser una de estas personas.

Eres un producto de tu pasado, pero no tienes que ser prisionero de él. Te conviertes en un prisionero cuando te aferras a lo que ya no existe. Así que recuerda que si eres lo suficientemente valiente como para decir adiós, la vida te recompensará con un nuevo hola. Puede ser difícil, pero PUEDES dejarlo ir… y en cierta medida, debes.

Tienes que dejar ir y aceptar la sensación de no saber exactamente a dónde vas a continuación, y entrenarte para amar y apreciar esta libertad. Porque es sólo cuando estás suspendido en el aire, sin destino a la vista, que obligas a tus alas a abrirse completamente para poder volar. Y a medida que avanzas, seguirás sin saber a dónde estás viajando. Pero eso no es lo importante. Lo importante es abrir tus alas. Puede que no sepas a dónde te diriges, pero sabes que mientras tus alas estén extendidas, los vientos te llevarán adelante.

2. Tienes algunas increíbles elecciones que hacer.

A menudo anhelamos sólo una pequeña gama de experiencias de vida; los buenos tiempos, las situaciones cómodas, las experiencias que nos hacen felices. Y sin embargo, la realidad con la que nos enfrentamos todos los días es muy diferente. La vida nos da una amplia gama de experiencias muy diferentes que poco a poco envuelven nuestras emociones con ira, amor, angustia, alegría, frustración, emoción, soledad y confusión… una tras otra. Todos ellas forman parte de nuestra realidad, nuestra condición humana colectiva.

La pregunta es: ¿Cómo vas a elegir responder?

Puedes rebelarte contra la injusticia de tener que lidiar con no obtener todo lo que quieres. Puedes estar enojado con el mundo por el dolor y los problemas que enfrentas. Puedes intentar resistir y negar las experiencias de tristeza, frustración, confusión, y así sucesivamente. Sólo ten en cuenta que todas estas elecciones te llevarán a un espiral de desesperación cada vez más profundo.

Una elección más efectiva, tal vez, sea abrazar plenamente la realidad y la amplia gama de experiencias de vida con las que te encuentras, tomando lo bueno con lo malo. Esto incluye todas tus emociones, todos tus altibajos, todos tus momentos felices y dolorosos, y la totalidad de todo lo que hay entre ellos. La vida no es sólo arco iris y mariposas. Es intrincada y remarcable.

Abrazar la vida de esta manera significa abrirte a posibilidades inimaginables, ser vulnerable a los cambios inesperados, ser compasivo contigo mismo cuando los tiempos sean difíciles, darte un poco de amor y bondad extra no importa lo que pase , y estar agradecido por la oportunidad de experimentarlo todo.

Significa no esperar siempre ser el ser humano perfecto que vive la vida perfecta, sino aceptar la realidad tal cual es, y aceptarte a ti mismo como eres, y entonces hacer lo mejor de ello.

3. Hay al menos un pequeño paso positivo que puedes dar ahora (porque siempre lo hay).

No construyas montañas en tu mente. No trates de conquistar el mundo de una sola vez. Cuando buscas la gratificación instantánea (arreglos grandes, rápidos) haces de la vida innecesariamente dolorosa y frustrante. Cuando eliges tratar cada momento como una oportunidad para hacer una inversión minúscula pero positiva en ti mismo, las recompensas aparecen naturalmente.

Cuando todo está roto, es fácil encontrar muchas pequeñas cosas que puedes arreglar. Cuando nada parece ir bien, incluso el esfuerzo positivo más fundamental puede hacer una diferencia significativa. Los momentos de grandes adversidades también son momentos de grandes oportunidades. Cuando hay problemas en todas las direcciones, también hay un gran valor esperando a ser creado. Cuando todo va bien, es fácil caer en una rutina de complacencia. Es fácil olvidarse de lo increíblemente capaz e ingenioso que puedes ser. Resuelve perseverar un pequeño paso a la vez.

Pequeños pasos, pequeños saltos y pequeñas correcciones (pequeños cambios repetitivos) cada día te llevarán allí.

Si deseas empezar ahora, desafíate a hacerlo. Elige un área específica de tu vida que desees mejorar, y luego…

1. Escribe los detalles específicos sobre tus circunstancias actuales. (¿Qué te molesta? ¿Qué está mal? ¿Que quieres cambiar?)

2. Escribe tu respuesta a esta pregunta: ¿Cuáles son los rituales diarios que contribuyeron a tus circunstancias actuales? (Se honesto contigo mismo. ¿Qué estás haciendo que contribuye a la situación en la que estás?)

3. Escribe los detalles específicos sobre tus circunstancias ideales. (¿Qué te haría feliz? ¿Cómo es tu situación ideal?)

4. Escribe tu respuesta a esta pregunta: ¿Cuáles son los rituales diarios que te llevarán desde donde estás hasta donde quieres estar? (Piénsalo. ¿Qué pequeños pasos diarios te ayudarán a avanzar?)

El punto es que cada momento de tu vida construye el siguiente. Este momento es el puente entre la realidad de donde estás y la visión de donde quieres estar.

De hecho, la realidad se acerca a ti cada segundo. Y lo bueno es que puedes cambiarla a medida que llega. Sólo tienes que decidir qué quieres hacer con ella. El mayor de todos los errores es no hacer nada simplemente porque sólo puedes hacer un poco en este momento.

Y otra vez, es mucho más productivo dar muchos pasos pequeños en la dirección correcta que dar un salto gigante sólo para tropezar, caer y nunca levantarte de nuevo. El camino hacia lo que más quieres en la vida requiere de un ritual de mil pequeños pasos esparcidos a lo largo del tiempo. Averigua a dónde quieres ir, da el primer paso y sigue adelante. La diligencia y la persistencia te llevarán allí.

Vivir Mejor¿Por qué fracasan las relaciones?

Más allá de las habituales razones circunstanciales, como mudarte al otro lado del país, o un trabajo demasiado estresante, los ex-amantes desairados podrían tener algo en común: sus parejas no eran agradecidas. O al menos no pensaban que sus parejas fueran agradecidas.

De acuerdo a un nuevo estudio de la Universidad de Georgia, decir gracias más a menudo podría salvar tu matrimonio.

Durante la última década, un cuerpo creciente de investigación ha sugerido que los sentimientos de gratitud juegan un papel importante en el bienestar mental y físico. Los psicólogos descubrieron que las personas que se enfocan en lo que están agradecidos reportaron estar más satisfechos, ser más optimistas, e incluso hacer más ejercicio que sus compañeros negativos, señaló Erin Brodwin de Business Insider.

El nuevo estudio, co-escrito por Ted Futris y Allen Barton , encontró que los sentimientos de gratitud fueron el predictor más consistente de la calidad marital entre las parejas de todas las edades y niveles socioeconómicos. Las parejas que están más agradecidas la una por la otra mostraron ser más cercanas, estar más comprometidas y con mayor satisfacción en la relación.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores seleccionaron a 468 personas casadas a través de un proceso de selección telefónica. Se le pidió a los encuestados que completaran encuestas sobre su nivel de bienestar financiero, hábitos de comunicación, expresiones de agradecimiento del cónyuge y la calidad general del matrimonio.

El estudio se centró en los momentos de comunicación demanda/retirada entre la pareja – es decir, cuando la pareja tiende a molestar o criticar mientras que el otro responde evitando cualquier tipo de confrontación y retirándose. Los investigadores descubrieron que la comunicación demanda/retirada aumenta cuanto mayor sea la angustia financiera, y a menudo se correlaciona con una menor satisfacción marital.

Pero la gratitud, medida específicamente como el grado en que las personas se sienten apreciadas por sus parejas, puede revertir este ciclo y ayudar a superar estos problemas de comunicación. Los investigadores llegaron incluso a sugerir que la gratitud puede incluso contrarrestar los efectos negativos de los conflictos entre parejas, sobre todo cuando se deben a dificultades financieras.

“Demuestra el poder del gracias”, dijo Allen Barton, autor principal del estudio en un comunicado de prensa de UGA . “Incluso si una pareja está experimentando angustia y dificultades en otras áreas, la gratitud en la relación puede ayudar a promover resultados positivos en el matrimonio.”

El estudio también señala que estos resultados positivos en la relación no sólo se asocian con el sentimiento de gratitud por la pareja de uno, sino también sentirse apreciado y percibir la gratitud de la pareja de uno.

Así que es una calle de doble sentido. La próxima vez que tú y tu pareja estén discutiendo sobre dinero, o por a quien le toca limpiar la cocina, recuerda; un simple gracias puede ayudar muchísimo a largo plazo.

lecturaLeer es fascinante. Sin embargo, hacerse del hábito no es sencillo pues requiere de tres recursos invaluables que son claramente escasos: tiempo, silencio y espacio.

Aún con problemas económicos y escasez de tiempo puedes siempre leer un poco de vez en vez para crear un hábito de lectura que te beneficiará a ti –porque aprenderás cosas nuevas, te encontrarás con historias de vida que nunca imaginaste, además mejorarás tu ortografía y conocimientos- y a todos, porque aprenderás a apreciar las diferencias, a ser más crítico y a querer saber más.

Te presentamos algunos tips para que leer se convierta en uno de tus hábitos preferidos.

1. Leer es un hábito que deberá estar asociado con el placer.

Es por eso que lo primero que tienes que leer son temas que realmente te interesen y con los que te sientas involucrado. No inicies NUNCA con los clásicos de la literatura universal, empieza por un texto más ligero de un tema que te llame la atención.

2. Encuentra tu lugar preferido para leer.

Puede ser un parque, una biblioteca o el camino de regreso a casa, procura que sea silencioso y con buena luz, incluso puedes crear un club de lectura para compartir visiones. Si viajas en transporte público o tienes que recorrer grandes distancias para llegar a tu destino, ¡ese es el momento para abrir tu libro!

3. A diferencia de lo que muchos piensan, leer poesía puede ser un buen principio.

Son textos cortos de gran profundidad que enriquecerán tu vocabulario y te invitarán a conocer más y más textos interesantes.

4. No olvides asociarte a una biblioteca.

Son sitios ideales para descubrir contenidos de tu interés de manera gratuita y por tiempo ilimitado, lo que te ayudará a ponerte metas para terminar un libro en menos tiempo, por ejemplo.

5. Compra un diccionario.

Tener un diccionario en línea o físico es indispensable para crear un hábito de lectura enriquecedor; es en los diccionarios donde se encuentran las palabras y de las palabras están hechas las ideas y las ideas son fundamentales para cualquier persona o sociedad

6. Si no te gusta un libro o ya te aburrió ¡Deséchalo!

Leer no es sufrir, ¡Todo lo contrario! Cambia tu chip y descubre que un hábito así es entretenido, interesante y no tiene por qué hacerte bostezar.

7. No pongas pretextos.

Procura darle tiempo a las palabras y a las historias, lo cual se convertirá en un círculo virtuoso que te dará oportunidad de ver cosas que no habías visto porque las ignorabas.

8. Una de las mejores formas de aumentar tu inteligencia es leer más.

Puedes leer más rápido —y por lo tanto adquirir más conocimiento— si consigues eliminar esa voz interior mientras lees, o dejas de mover los labios mientras lo haces.

9. Júntate con personas que leen.

Y procura leer sobre libros, para conocer qué es lo que vale y no la pena, con la intención de que ocupes tu tiempo — recurso del que está hecho la vida — de la mejor manera.

10. Recuerda que los libros enriquecen la vida.

Desarrollan la conciencia personal y la cultura. Conservan el saber, lo difunden y le abren nuevos horizontes. Favorecen la imaginación, la creación, la investigación, la innovación. Entonces, ¡Ahora sí! comienza hoy mismo con un pequeño texto para hacer de la vida un evento extraordinario.

Kim KiyosakiSer emprendedor no es fácil. Desde las largas noches hasta los reveses paralizantes, los desafíos de los flujos de efectivo a los muchos sombreros que llevas, requiere de una fuerza que la mayoría de las personas no saben que tienen que poner, y empujar hacia adelante.

Por lo tanto, a veces, es agradable escuchar de otros que estuvieron allí y lo lograron antes que tú.

Si estás buscando una inyección rápida de optimismo, las siguientes citas de cinco emprendedoras multimillonarias de seguro te la darán. Cada una partió de la nada y construyeron sus imperios desde abajo. Se puede hacer, y son una prueba viviente de ello.

No dejes que la inexperiencia te detenga

Sara Blakely, Fundadora, Spanx

Sara es la multimillonaria mujer más joven del mundo. Su empresa vende más de 200 productos en más de 20 países. Comenzó su compañía vendiendo ropa interior sin saber cómo funcionaba la industria de la moda, invirtiendo todos sus $ 5,000 de ahorros.

La historia de Sara es una inspiración para las mujeres que quieren iniciar sus propios negocios pero sienten que no pueden porque no saben lo que están haciendo.

Si no dejas que el no saber lo que estás haciendo te intimide, es increíble lo que puedes hacer… A lo largo de todo el viaje de Spanx, no saber cómo hacerlo se mantuvo como un regalo para mí. Una vez desembarqué en Neiman Marcus y comencé a reunirme con todas estas otras personas de la industria que me decían: ‘¿Cómo te metiste en Neiman?’ Y yo les decía: ‘Los llamé. ¿Por qué, tú qué hiciste? Me dijeron: “Bueno, hay ferias comerciales.” Les dije: “Ni siquiera sabía que habían ferias comerciales.”

Cuando las mujeres son emprendedoras, están a cargo de sus propios destinos, y las investigaciones muestra que se ayudan mucho más a ellas mismas. Ayudan a su comunidad, y cuando se les da la oportunidad de cumplir con su propio potencial, todas nos beneficiamos mucho.

El fracaso es un componente esencial del éxito

JK Rowling, Autora, Harry Potter

Rowling probablemente no necesita ninguna introducción. Como la mundialmente famosa autora de la amada Harry Potter, pasó de ser una madre soltera que vivía de la asistencia estatal a una autora multimillonaria. Ella habla de su éxito como algo derivado de sus fracasos, incluyendo los rechazos iniciales de los editores. De hecho, el fracaso es algo con lo que todos los emprendedores tienen que familiarizarse y aprender de él.

Algo de fracasos en la vida es inevitable. Es imposible vivir sin fallar en algo, a menos que vivas con tanta precaución que sea posible que no hayas vivido en absoluto; en ese caso, fallas por defecto.

El fracaso me dio una seguridad interior que nunca había logrado aprobando exámenes. El fracaso me enseñó cosas sobre mí que no podría haber aprendido de otra manera. Descubrí que tenía una voluntad fuerte, y más disciplina de la que había sospechado; también descubrí que tenía amigos cuyo valor estaba verdaderamente por encima del precio de los rubíes.

Asume la responsabilidad por tu propio futuro

Oprah Winfrey, Fundadora de muchas cosas

Si no sabes quién es Oprah, ¡has estado viviendo bajo una roca! En un mundo en el que muchas mujeres dependen de otros, un marido, un novio o un jefe, para asegurar su futuro financiero, Oprah ofrece inspiración (y un desafío) a las mujeres para tomar el control de su propio futuro.

Siempre tuve el profundo entendimiento para mí misma, que si algo iba a mover mi vida hacia adelante, yo iba a tener que ser responsable de hacer que ese algo suceda… Tú eres responsable de tu vida, y si estás sentada esperando a que alguien venga a salvarte, a arreglarte, incluso ayudarte, estás perdiendo tu tiempo, porque solo tú tienes el poder de asumir la responsabilidad de mover tu vida hacia adelante. Y cuanto antes lo consigas, más pronto tu vida se pondrá en marcha.

Sobre ser una gran madre y dirigir un imperio de miles millones de dólares

Zhang Xin, Fundadora de SOHO China

Muchas mujeres están preocupadas por si dirigir un negocio entrará en conflicto con su capacidad de cuidar a su familia y ser las madres y esposas que quieren ser. Xin es prueba viviente de que se puede hacer y que la familia no es excusa.

Criada con poco dinero en la China comunista, Xin, después de estudiar en Gran Bretaña y trabajar en la banca comercial, regresó a China para fundar un imperio inmobiliario. Hoy, ella vale $ 2 mil millones. Pero no deja que dirigir una compañía de varios miles de millones de dólares se ponga en su camino de ser una gran madre y esposa.

No hago cenas de negocios por la noche ni los fines de semana… No hacemos demasiada socialización. Los fines de semana hago las cosas parentales habituales, ir a los torneos de fútbol de los chicos o una caminata a lo largo de la Gran Muralla.

Mis hijos son muy jóvenes, por lo que requieren mucha de mi presencia. Intento tomar sólo viajes cortos, o cuando tengo que hacer viajes largos, siempre los llevo conmigo. A veces es un poco incómodo, pero en general funciona. Como los días de mayo (el Día del Trabajo), por ejemplo. Los niños tenían dos semanas de vacaciones y yo necesitaba estar en los Estados Unidos para hablar en la Harvard China Review y luego en la Asia Society en Nueva York. Así que los llevé conmigo. Algunos días trabajamos y algunos días jugamos; estoy tan acostumbrado a mezclar todos estos viajes juntos.

Un propósito más alto para empezar una empresa que el dinero

Weili Dai, Fundadora de Marvell Technology

Dai, una inmigrante que llegó a Estados Unidos sabiendo casi nada de inglés, es una millonaria hecha a sí misma en una de las industrias más difíciles para la mujer; la tecnología. La compañía que cofundó, Marvell Technology, es una de las más grandes del mundo en su industria y su riqueza personal es de $ 720 millones.

Sin embargo, Dai es clara con que nunca estuvo en ello sólo por el dinero. Más bien, siguió sus pasiones y tuvo un claro propósito que la sostuvo adelante en sus sueños empresariales. El subproducto fue la riqueza.

Todo el mundo necesita tener un buen sentido de orgullo a medida que piensan sobre cómo impactar a la gente, al mundo, y a su industria. Tienen que respirar profundamente y preguntar, ‘¿Esto es algo que me hace sentir orgullosa? ¿Estoy haciendo un impacto positivo?’ ¿Por qué digo esto? Porque tienes que pensar a largo plazo. Se trata de hacer negocios de una manera hermosa.

riesgos¿Qué es el riesgo?

El riesgo es una incertidumbre, una mezcla de puede ser posible o no puede serlo, que puede traer consecuencias buenas o malas si se decide llevar a cabo un proyecto, puede ser consecuencias que nos lleven al éxito, o que nos lleven al fracaso.

El riesgo es la decisión de qué hacer ante varias alternativas, esperando escoger la mejor y más rentable pero por intuición y no por que se tenga la seguridad de que lo sea.

¿Por qué, asumir riesgos?

Correr un riesgo puede significar una ventaja, al no ser una propuesta clara y segura, no todos querrán llevarla a cabo, el arriesgarse puede significar ganar una oportunidad que puede aportar beneficios. Es cierto que puede fallar nuestra intuición, pero las oportunidades hay que aprovecharlas y quien no arriesga no gana.

Todo negocio conlleva a un riesgo, desde que decides convertirte en un trabajador independiente estas asumiendo riesgo, los riesgos son diferentes a medida que vas avanzando. Como emprendedor tendrás que enfrentarte a muchas adversidades, a diversas decisiones, a improvistos, es la ley de los negocios no dependen solo de ti, sino de factores externos que escapan de tus manos, como la economía, la tecnología, la competencia, las leyes que regulan el comercio y muchos más.

No arriesgarte pensando en que algo de esto puede perjudicarte te anclaría, si tomaste el riesgo de emprender un negocio, ahora tienes que arriesgarte a hacerlo productivo aprovechando las oportunidades.

Debes estar claro lo dispuesto que estas a asumir riesgos, ser empresario se trata de asumirlos día a día, no todos tienen la capacidad o la misma capacidad de asumir retos, ni de manejarlos eficazmente, si quieres ser un empresario debes saber que los afrontarás y que debes estar preparado para asumirlos y enfrentar cualquier situación adversa.

Para minimizar los riesgos debes pensar en ciertas cosas que son necesarias a la hora de afrontar el riesgo principal, ser un emprendedor, lo primero que debes plantearte es si estas realmente preparado para el negocio que quieres comenzar.

Tienes los conocimientos, sabes lo que quieres comenzar, el producto que quieres producir. Antes que nada debes establecer tus fortalezas y debilidades, y en base a eso, decidir en qué área puedes hacerlo solo y en cuales necesitaras ayuda. Asesórate, conoce el tema y pide ayuda si la necesitas.

También debes tener claro que hay riesgos que vienen de afuera, que no están en tus manos regularlos, pero que de igual manera deberás afrontar. Estos son los riesgos externos tales como la economía, algún desastre natural, la rapidez con la que cambia la tecnología, la competencia. Esto no puedes manejarlo, así que tienes que aprender a lidiar con todos estos factores,

Al crear un producto también asumes un riesgo, pero Felipe González Gervaso asumió los retos y logro el éxito, así que tú también puedes hacerlo. Asegúrate que tu producto sea algo que el mercado necesite, desee y esté dispuesto a pagar por él. Si creas un producto sin un estudio de mercado solo porque te parece simpático, estarás asumiendo un riesgo, pero un riesgo sin oportunidad implícita.

Otro riesgo que debes correr es el de tener la capacidad de administrar tu empresa. Tienes que ser organizado, riguroso y tomar decisiones sabias a la hora de invertir las ganancias del mismo. Para muchos empresarios, esta es la parte más complicada. Generan beneficios, pero se les complica el administrarlos.

Ser emprendedor genera grandes riesgos, pero si sabes canalizar y organizar podrás asumirlos buscando siempre la oportunidad dentro de ellos.

Vivir MejorLas mejores cosas de la vida pueden ser gratis, pero eso no significa que no tomen tiempo, sudor y perseverancia para adquirirlas.

Ese es especialmente el caso cuando se trata de aprender habilidades importantes para la vida.

Para determinar en qué talentos vale la pena invertir, un lector Quora planteó la pregunta: “¿Cuáles son las habilidades más difíciles y más útiles para aprender”

Hemos destacado nuestras favoritas, así como algunas otras habilidades que creíamos que eran importantes.

Empatía

“Puedes ser el individuo más disciplinado, brillante, e incluso rico del mundo, pero si no te importas o empatizas con otras personas, entonces básicamente no eres más que un sociópata,” escribe Kamia Taylor.

La empatía, Jane Wurdwand como dueña de negocio explica, es una capacidad humana fundamental que demasiado fácilmente fue resignado por los negocios modernos.

“La empatía (la capacidad de sentir lo que los otros sienten) es lo que hace las buenas ventas y sirve a las personas verdaderamente bien. La empatía como, en el espíritu de equipo (esprit de corps), motiva a la gente a esforzarse más. La empatía impulsa a los empleados a ir más allá de su propia apatía, a ser más grandes, porque sienten algo más grande que simplemente su salario,” escribe.

Administrar el tiempo

Administrar eficazmente el tiempo es una de las habilidades más valoradas por los empleadores. Si bien no hay una manera correcta, es importante encontrar un sistema que funcione para ti y adherirte a él, explica Alina Grzegorzewska.

Lo más difícil de aprender para mi fue cómo planificar,” escribe, “no hacer lo que había planeado, sino hacer la épica lista de tareas pendientes y programarlo tan a fondo como para realmente ser capaz de completar todas las tareas en la fecha programada.”

Dominar tu sueño

Existen tantos trucos para dormir ahí fuera que a menudo es difícil seguir uno. Pero independientemente de lo que elijas, establecer un ritual puede ayudarte a asegurar que tengas noches de descanso.

Numerosos estudios muestran que ser coherente con tu horario de sueño hace que te sea más fácil quedarte dormido y despertar, y ayuda a promover un mejor sueño en general.

Pedir ayuda

“Una vez me dijeron en una entrevista de trabajo: ‘No puedes tener este trabajo si no puedes pedir ayuda cuando lo necesitas,'” escribe Louise Christy. “Naturalmente, dije que podía, y más tarde descubrí que la persona anterior en ese puesto lo había arruinado en grande porque estaba hasta el cuello, pero no pudo admitirlo y no pidió ayuda.”

Ella explica que saber cuándo necesitas ayuda, y entonces pedirla, es algo asombrosamente difícil de aprender y de hacer porque nadie quiere ser percibido como débil o incompetente.

Pero un estudio reciente de la Harvard Business School sugiere que hacerlo te hace ver más, no menos, capaz. Según los autores del estudio, cuando le pides consejos a la gente, validas su inteligencia o experiencia, lo que hace más probable que te los ganes.

Consistencia

Ya sea que estés probando una nueva rutina de ejercicios, estudiando para los LSAT, o trabajando en un proyecto importante, Khaleel Syed escribe, la consistencia es vital para mantener cualquier tipo de éxito.

Las personas suelen dejar de trabajar duro cuando llegan a la cima, dice, pero para mantener esa posición en la cima, tienen que trabajar más y ser más consistentes en sus trabajos.

Hablarte a ti mismo de forma positiva

“En última instancia, no importa lo que los demás piensen de ti,” escribe Shobhit Singhal, “pero lo que piensas de ti mismo ciertamente sí, y lleva mucho tiempo construir ese nivel de confianza y capacidad de creer en ti mismo cuando nadie más lo hace.”

En el otro lado de hablarte a ti mismo de forma positiva está el hacerlo de forma negativa, que Betsy Myers, directora fundadora de The Center for Women and Business en la Universidad de Bentley, cree que puede menoscabar poco a poco tu confianza.

Meterte en tus asuntos

“Se necesitan siglos para aprender y dominar esto,” escribe Aarushi Sharma

Meter tu nariz en el trabajo de otras personas no es útil y es una perdida de tiempo y recursos, dice. “No tienes derecho a poner tus dos o cuatro centavos, incluso si eres la última persona justa que esté de pie.”

Mark ZuckerbergEl co-fundador de Facebook y jefe ejecutivo, Mark Zuckerberg, está en la cima. Por eso hemos compilado 10 frases que este emprendedor ha dicho a lo largo de los años:

1. “Muévete rápido y rompe objetos. Si no estás rompiendo cosas, no te estás moviendo lo suficientemente rápido.” (Octubre 2009)

2. “Si estuviera comenzando ahora, haría las cosas muy diferente. No sabía nada. En Silicon Valley tienes este sentimiento que debes estar allá afuera. Pero no es el único lugar en donde puedes estar. Si estuviera comenzando ahora, me hubiera quedado en Boston. Silicon Valley está enfocado en pocas cosas y me molesta.” (Octubre 2011)

3. “Recuerdo muy bien cuando comía pizza con mis amigos un día o dos después de que abrí la primera versión de Facebook, en ese tiempo pensé: ‘¿Sabes?, alguien necesita construir un servicio como este en el mundo.’ Pero nunca pensé que nosotros seríamos los que íbamos a ayudar a que esto pasara. Y creo que a nosotros nos importó más.” (Enero 2014)

4. “La pregunta no es ¿qué queremos saber de la gente?, sino ¿qué quiere saber las personas de ellas mismas?” (Noviembre 2011)

5. “El riesgo más grande es no tomar ninguno. En un mundo que está cambiando tan rápido, la única estrategia que está garantizada a fracasar es no tomar riesgos.” (Octubre 2011)

6. “Construir una gran misión y un negocio van de la mano. Es verdad que la primera cosa que me entusiasma sobre lo que estamos haciendo es la misión, pero también creo, desde un principio, que hemos tenido un sano entendimiento de que tenemos que hacer ambos.”

7. “The Hacker Way es un acercamiento al edificio que involucra mejoramiento continuo e iteración. Los hackers creen que algo siempre puede mejorar y que nada está realmente completo.” (Febrero 2012)

8. “La gente puede ser muy inteligente o tener habilidades que son aplicables, pero si no creen en ello, entonces no van a trabajar realmente duro.” (Octubre 2005)

9. “No quiero que Facebook sea una empresa americana. No quiero que sea un negocio que esparza valores americanos alrededor del mundo. Debes ser sensible culturalmente hablando y entender la manera en la que la gente piensa.” (Junio 2011)

10. “Mi meta nunca fue sólo crear una empresa. Mucha gente malinterpreta eso, como si no me importaran las ganancias o el beneficio o cualquiera de esas cosas. Pero el no ser sólo otra empresa significa para mi construir algo que realmente genere un gran cambio en el mundo.” (Febrero 2011)

liderazgoConforme escribo esta columna, me pregunto qué más puedo ofrecerte que sea realmente nuevo y útil en tu búsqueda de mayor productividad y mejores resultados.

Esto es importante para mí pues ya son muchas las columnas que he escrito sobre el tema y me molestaría mucho (y creo que a ti también) repetir otra vez lo mismo.

La realidad es que el liderazgo efectivo no cuenta con respuestas fáciles. Hoy día, ser líder tiene poco o nada que ver con tener autoridad jerárquica, dar instrucciones o asignar tareas. Incluso nuestra concepción del líder visionario y carismático se queda corta, pues cada vez es más difícil predecir el futuro e inspirar a las personas hacia un objetivo común que ni siquiera sabemos cuál será dada la complejidad actual.

Por ende, es evidente para muchos de nosotros que las fórmulas del pasado simplemente ya no funcionan.

Así las cosas, el liderazgo requerido tiene que ver más con facilitar la creatividad, innovación y acción de otros, que con trazar el camino que deberán seguir. Pensando en esto, me viene a la mente la palabra generatividad, no solo en términos de su definición común según el psicoanalista Erik Erikson, de guiar a las siguientes generaciones, sino en su sentido más amplio de diseñar y orquestar las condiciones que generan y a la vez propician un entorno donde continuamente se gestan nuevos paradigmas, conversaciones, acciones y resultados.

Para mí, ese es el liderazgo que requieren nuestras organizaciones; un liderazgo que más que enseñarles el camino a los demás los empodera para que ellos sean quienes vayan abriendo camino. Este liderazgo tiene que ver más con facultar al otro que con enaltecer al líder; más con propiciar el cambio que con encabezarlo; más con aprender que con enseñar; más con prácticas flexibles que con mejores prácticas; y está más basado en hacer preguntas que en proveer respuestas.

Theodore Roosevelt, el vigésimo sexto Presidente de los Estados Unidos y considerado por muchos el primer presidente moderno, dijo una vez: “El mejor ejecutivo es aquel con suficiente sentido para elegir a las personas correctas para hacer lo que se requiere hacer y el suficiente autocontrol para no inmiscuirse en sus asuntos mientras lo hacen”. En esencia, Roosevelt habla de un liderazgo capaz de quitarse del camino de los demás hacia el éxito.

Esto difiere muchísimo de nuestra concepción actual de liderazgo, donde el líder encabeza al grupo y dirige sus movimientos. Será entonces, quizá, que el trabajo del líder actual tiene que ver con facilitación del liderazgo del otro en lugar de la ejecución de su propio liderazgo.

A continuación, enlisto 10 elementos de este estilo de liderazgo facilitativo:

1. Elige a las personas correctas y dale la bienvenida a su liderazgo

John Wooden, considerado el mejor entrenador de baloncesto en la historia de la NCAA dijo una vez: “Sea lo que sea que hagas en la vida, rodéate de personas inteligentes que discutan contigo.

Un gran líder sabe que los objetivos que buscamos alcanzar son el resultado de la colaboración abierta y efectiva de un grupo de personas altamente capaces. Por ende, su primer paso en la búsqueda de dicho logro es identificar y contratar a esas personas, así como darles la libertad y el poder de cuestionarle.

2. Dedícate a generar las condiciones propicias para su éxito

Una vez que cuentas con las personas correctas, tu trabajo no consiste en guiarlas, pues es evidente que tú no tienes las respuestas. En lugar de ello, dedícate a generar las condiciones que propicien su éxito, tales como el espacio físico, los recursos financieros, el tiempo, el apoyo y la autoridad de avanzar la acción hacia el logro.

3. Facilita el diálogo

Para encontrar maneras nuevas, creativas e innovadoras de hacer las cosas, es necesario que exista el diálogo, un término importantísimo en lo que se refiere a todo progreso, pero totalmente trillado por nuestra falta de comprensión y abuso en su mención.

Diálogo es el intercambio de ideas y opiniones con el objetivo de entender realmente el punto de vista del otro sin el deseo de convencerle del tuyo.

4. Cuestiona todo

En un mundo cuya única constante es el cambio, es esencial que cuestionemos todo y que entendamos de una vez por todas que las fórmulas del pasado, incluyendo las nuestras, ya no funcionan.

El líder facilitativo sabe esto y genera constantemente una exploración y cuestionamiento del status quo, ayudando a los demás a entender que ello es totalmente deseable y apoyando al grupo a mantener la incomodidad de hacerlo en niveles manejables.

5. Enfócate en lo positivo

Para contrarrestar la tensión natural que un auténtico diálogo y cuestionamiento del status quo generan es importante enfocarte en lo positivo: aquellas cosas que vale la pena resaltar y que dan vida a nuestro operar individual y colectivo e interacción interpersonal.

Hacerlo, además, genera energía que aumenta el deseo de seguir operando e interactuando.

6. Piensa como diseñador

Los diseñadores son conocidos por generar y probar una multitud de ideas mediante prototipos y pilotos. Esto difiere mucho de nuestra manera de generar e implementar estrategias en el mundo de los negocios, donde forzosamente queremos encontrar la estrategia a seguir.

Para tener éxito en un mundo tan complejo y cambiante como el que vivimos, es necesario que pienses como diseñador y pruebes muchas opciones.

7. Celebra los fracasos

Si vamos a probar varias opciones, seguramente tendremos varios fracasos. En lugar de interpretarlos como algo malo, celebra cada uno de ellos como un paso más en tu aprendizaje hacia lo que sí funciona.

8. Reconoce los logros

Otra característica importante del líder facilitativo, es su capacidad de reconocer constantemente a las personas y los logros que se vayan obteniendo en el camino, sin importar qué tan pequeños sean. Hacerlo genera un montón de energía para seguir esforzándonos y es realmente apreciado por la persona que recibe dicho reconocimiento.

9. Fomenta y gestiona una narrativa generativa

Algunos expertos organizacionales afirman que en los sistemas humanos (léase grupos, equipos u organizaciones), la realidad no es algo objetivo, sino un producto intersubjetivo que construimos mediante nuestras narrativas colectivas. Así las cosas, términos como bueno, malo, éxito, fracaso, avance, difícil, fácil, etc. son relativos y viven en las conversaciones que tenemos.

Un líder facilitativo sabe esto y se dedica a fomentar y gestionar dicha narrativa en lugar de gestionar y controlar a las personas.

10. Toma acciones totalmente nuevas

En última instancia, es importante que tomes acción; pero no cualquier tipo de acción, sino acciones totalmente nuevas, incluso consideradas descabelladas. Recuerda que todo logro de la humanidad (el automóvil, el avión, la computadora, el internet, etc.) fue en algún momento la idea descabellada de alguien.

 

 

 

« Volver Subir »
FB