Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Vivir Mejor“Entonces, ¿qué quieres hacer con tu vida?”

Si esta pregunta infunde terror en tu corazón y no eres capaz de emitir una respuesta, no estás solo. Incluso algunas de las personas más exitosas se dieron cuenta de lo que querían hacer muy adelante en sus vidas.

Por suerte para ti (y para cualquier persona que no lo haya descubierto todavía) hay algunos pasos que puedes tomar que te ayudarán a mantener la calma y moverte hacia una carrera que vas a amar:

1. Respira profundamente, esto es normal

El primer paso para la recuperación es la aceptación.

Entiende que el camino a la carrera de tus sueños no siempre es un camino recto, dice Ryan Kahn, coach y fundador de The Hired Group. Lo más importante es que estás viajando en la dirección correcta.

“Descubrirás que el viaje para llegar allí es más divertido que el destino,” dice.

Si este consejo no es suficiente consuelo, entonces considera las muchas historias de éxito que comenzaron mucho más tarde en sus vidas.

Julia Child no aprendió a cocinar hasta sus 30 años, y escribió su primer libro de cocina cuando tenía 50. Y Jon Hamm estaba trabajando de camarero a sus 29, no como actor exitoso de uno de los programas de televisión más vistos.

2. Ten en cuenta tus fortalezas

En serio, pregúntate “¿Qué habilidades tengo para ofrecer?” “¿Cuáles son mis rasgos personales más fuertes?” y “¿qué es lo que mejor hago?”

“Ve en dirección a tus fortalezas,” dice Kahn.

3. Piensa qué tipo de entornos de trabajo te excitan

En la universidad, ¿aprendías más en grandes conferencias o en clases pequeñas? ¿Te iba mejor en proyectos de grupo o en asignaciones individuales? Esto podría indicar el tamaño o el tipo de empresa que prefieres.

Si te iba mejor en las grandes conferencias, tal vez puedas trabajar en una gran y establecida compañía. Si preferías seminarios más íntimos, tal vez te veas en una pequeña startup. También podrías considerar trabajar en un pequeño equipo dentro de una empresa más grande.

También considera si prefieres la autonomía o ser supervisado.

4. Haz una lista

Anota los elementos de trabajo y las tareas que te gustan, y las que no, dice Kahn.

Ciertas carreras son más apropiadas según los diferentes tipos de personalidad. Por ejemplo, ¿te gusta hablar con la gente, pensar en cosas abstractas, trabajar de forma independiente, y usar tu cerebro más que tus sentimientos? Tal vez deberías considerar una carrera como reportero.

A continuación, escribe cual es la parte más importante de un trabajo para ti. ¿Te importa más el salario, el estatus o las tareas del trabajo? Además, ¿estás más apegado a la descripción del trabajo o a la industria?

Cuando estés buscando trabajo, revisa la lista para filtrar las posiciones a las que debes y no debes postularte.

5. Contempla tu nivel de educación

Puede que estés interesado en aprender una nueva habilidad, y algunos trabajos requieren entrenamiento o educación adicional, ya sea ahora o en el futuro, señala Kahn. Y con un estimado de 1.855.000 estudiantes obteniendo un título universitario de este año, cada cosa cuenta.

Busca clases con certificación, cursos gratuitos en línea, seminarios, o incluso postgrados que puedan ponerte por encima de la competencia o te ayuden a explorar un área de interés diferente. Profundizar las habilidades necesarias para un trabajo en particular puede ayudarte a determinar si estás realmente interesado en ese campo.

6. Mira tu nivel de experiencia

Sé honesto contigo mismo acerca de la experiencia de trabajo que tienes para ofrecer y en qué nivel puedes ingresar en el campo que estás considerando, dice Kahn. Puede que estés interesado en un puesto de coordinador o gerente, pero tienes que buscar primero un trabajo de asistente. Considera la trayectoria de trabajos que te llevarán hasta allí.

7. Usa tu red

Una de las cosas más invaluables que puedes hacer es hablar con alguien en la industria o en el trabajo que estés interesado en perseguir.

Pídeles a tus amigos, familiares, amigos de la familia, profesores, grupos de alumnos (en realidad a todos en tu red) ayuda para conseguir una entrevista informativa con esta persona. Y entonces, averigua todo lo que puedas sobre lo que hacen, lo que les gusta y lo que odian de ello, los pasos que tomaron para llegar allí, y cualquier otro consejo que puedan ofrecerte para lograr el éxito.

amigos“Dime con quién andas y te diré quién eres” reza un sabio dicho en el que muy acertadamente se interpreta que al analizar cómo son sus amigos descubrirá un poco de usted en cada uno de ellos.

Lo que pasa es que con el auge de las redes sociales hoy a cualquiera se le puede otorgar el término “amigo”, pero de ahí a que sea cierto es muy complicado.

Los sueños no ocurren de la noche a la mañana. En realidad, hay una serie de factores que conducen al éxito de un empresario. El trabajo duro y la unidad son siempre necesarios para el éxito empresarial, pero esto puede ser impulsado en gran medida por otras personas.

Las personas que nos rodean impactan en nuestra forma de pensar, actuar y sentir en el día a día. Como empresarios y emprendedores debemos rodearnos con el tipo correcto de personas, esos amigos que ayudarán a labrar un camino más natural a la consecución de nuestros objetivos.

La persona promedio quiere conocer a un millonario para decirles a sus amigos que conocieron a un millonario. Los millonarios, por el contrario, desean estar con multimillonarios para aprender cómo piensan.

Un grupo está viendo el partido; el otro está jugando el juego. La pregunta que importa es: ¿Cuál es usted?

Finanzas Personales analizó información de Business Insider y de Entrepreneur para presentarle cuáles son las personalidades que lo deben rodear para lograr su éxito.

Trabajadores implacables

Usted probablemente conoce a alguien que es un trabajador incansable, o tal vez usted es uno de ellos. Estos tipos de trabajadores nos empujan a trabajar más duro cada día.

Si bien la medición del éxito personal con el éxito de otro es como comparar manzanas y naranjas, podemos medir nuestra unidad con la unidad de otros trabajadores implacables. La verdadera pasión y compromiso engendrarán un negocio exitoso.

El amigo con plata

Si quiere más dinero, considere pasar tiempo o hacerse amigo de las personas con más dinero. La exposición a las personas que tienen más éxito que usted ampliará su pensamiento.

Llegamos a ser como las personas con las que nos rodeamos y es por eso que los ganadores atraen a más ganadores. En otros sectores de la sociedad, esto es aceptado, pero los ricos siempre han sido criticados por su predisposición a participar la compañía de personas con éxito financiero similar.

El positivo

Las personas tienden a ser mejores en lo que hacen si están contentas. Las actitudes negativas pueden arrastrar hacia abajo el trabajo y no ofrecen ninguna inspiración para el éxito o la innovación.

Rodearse de gente negativa puede empantanar su creatividad y el empuje, que en última instancia podría ser la caída de su negocio. Las personas con actitudes positivas, en realidad, pueden tener el efecto contrario, lo que facilita su salto hacia el éxito con mayor eficacia. La felicidad en el interior del lugar de trabajo va a mantener la moral alta y a la gente mirando hacia adelante.

Los “Preguntones”

Albert Einstein dijo una vez que “lo importante es no dejar de hacer preguntas”. Como empresarios, deberíamos hacernos constantemente preguntas sobre nosotros mismos y nuestro negocio. Sin embargo, una sola persona no pensará en todas las cuestiones importantes.

Las personas que hacen preguntas pueden proporcionar un ángulo diferente sobre un tema o una idea, y estas preguntas podrían en última instancia conducir a un avance importante para usted o su empresa. La perspectiva lo es todo.

Los soñadores

Algunas personas consideran a los emprendedores como “soñadores” y no está mal que lo hagan; aunque debemos ser conscientes de que los objetivos y el trabajo duro nos ayudarán a lograr lo que muchos consideran que es inalcanzable.

Para mantener esta unidad en marcha, siempre debemos estar rodearnos de personas que tienen los mismos objetivos en mente. Estos soñadores ni siquiera necesitan estar involucrados en la misma industria que usted o su empresa; lo importante es que mantenga a personas cercanas con grandes planes para sí mismos. Esa energía lo mantendrá siempre motivado.

Reúnase con personas que le aporten cosas positivas a su vida. Personas alegres, inteligentes, ricas y visionarias; y más allá de estar con ellas, analice cuáles son sus cualidades y qué pude aprender de ellas. Como dijo Will Rogers, “Un hombre sólo aprende de dos formas: uno por la lectura, y el otro por la asociarse con personas más inteligentes.”

Kim KiyosakiDurante las últimas semanas que he estado hablando sobre las clases de inversiones (“¿Consideraste los negocios?” Y “¿Consideraste los bienes raíces?”) Y te di los prós y los contras de cada una.

Esta semana quiero hablar sobre los activos de papel.

¿Qué es un activo de papel?

Empezar a invertir en activos de papel es muy fácil. Cualquier persona hoy en día puede meterse en Internet y comprar o vender acciones. Decidir qué y cuándo comprar y vender es donde la cosa se pone difícil.

Las acciones son sólo una de las cientos de formas de activos de papel que hay disponible en la actualidad. Hay un término sobre el que puede que hayas oído hablar: Derivados. Es una palabra elegante que se usa a menudo. ¿Qué significa?

La raíz de la palabra derivados es derivar, es decir, “Que viene de algo.” Piensa en el jugo de naranja:

1. Cortas una naranja.
2. Exprimes su jugo dentro de un vaso.
3. El jugo es un derivado de la naranja.

Las acciones son un derivado de la empresa que lo emite. Una opción sobre acciones, tales como un PUT o un CALL, son derivados de una acción.

Una palabra rápida sobre los corredores

Es obvio que soy una gran defensora de que las mujeres estén financieramente educadas, yo incluida. Cuando por primera vez profundice en los activos de papel hace unos años, no sabía nada sobre el mercado de valores.

Por lo que hice lo que en ese momento parecía lo más inteligente que podía hacer. Busqué un corredor de bolsa. Su nombre era Mark. Le dije a Mark, “Tengo un poco de dinero para invertir en acciones. ¿Qué me recomiendas?”

Él dijo: “No puedo equivocarme con Coca-Cola. Ha estado en alza durante los últimos tres meses.”

Sin saber nada sobre Coca-Cola, con la excepción de que me encantaba cuando era niña, le dije: “Está bien, Compraré $400 en ellas.”

Casi un año después, estaba escuchando algunos rumores sobre la acción. Desde que la había comprado, el precio había subido modestamente, y estaba contenta con mi ganancia. Llamé a Mark y le dije, “quiero vender mis acciones de Coca-Cola.”

“Este no es el momento para vender. Estás saliendo demasiado pronto. Mantenlas.” Me aconsejó.

“No, estoy feliz con el dinero que gané. Quiero vender.”

Él continuó su argumento, cada vez más convincente mientras más hablaba. Para resumir, no vendí. Semanas más tarde, el precio de las acciones cayó por debajo de donde las había comprado.

Yo estaba enojada. Estaba enojada con Mark por que las cosas no salieron como decía, pero aún más enojada conmigo misma por no confiar en mi instinto. Llamé a Mark y le dije, con actitud, “¡Vende!”

Vendí sin emociones y tomé una pérdida. ¿Qué otra razón podría haber para vender? No sabía nada, para empezar, y ahora entendía que él tampoco.

Mi experiencia con Mark ilustra la vieja broma, “Hay una razón por la que la palabra ‘broke’ (quebrado) está en broker (corredor de bolsa).” Pero la realidad es que mis pérdidas fueron culpa mía tanto como de mis corredores. Yo no sabía nada sobre los activos de papel y mucho menos sobre cómo elegir un buen asesor para ellos… y hay buenos asesores.

Cómo son los buenos corredores de bolsa

Mi corredor de bolsa, Tom, también se convirtió en un querido amigo. ¿Por qué es mi corredor de bolsa? Por tres razones:

1. Nunca me llama por un consejo caliente.
2. Investiga a fondo todas las recomendaciones que me da.
3. Tom ya invirtió en cada inversión que me sugiere. Él practica lo que predica.

Las dos reglas de Tom para invertir en acciones son:

1. Si no entiendes cómo la compañía hace dinero, entonces no inviertas en esa empresa.
2. Si parece demasiado bueno para ser verdad, entonces probablemente lo sea.

Tom es un educador, aunque no se haya dado cuenta, y mis conocimientos crecen cada vez que trabajo con él.

Los pros de los activos de papel

• Muy líquido
Los activos de papel son rápidos para entrar, y rápidos para salir.

• Fácil entrar
No necesitas mucho tiempo ni esfuerzo para comenzar a invertir en acciones, bonos, etc. (Sin embargo, igual tienes que hacer tu tarea.)

• Cash flow
Las acciones que pagan dividendos pueden proporcionarte un flujo de efectivo durante un largo plazo. Hay otros vehículos de papel más que te brindarán flujo de efectivo si aprendes la estrategia.

• Ventajas fiscales
Las ganancias, o beneficios, por los activos de papel que mantuviste durante más de un año se gravan a las tasas de ganancias de capital más bajas. Los dividendos son gravados a las tasas de ganancias de capital más bajas también.

• Negocio desde casa
Incluye a tus hijos en lo que estés invirtiendo. Ellos pueden aprender junto contigo!

Las contras de los activos de papel

• Sin control
No tienes control sobre cómo la compañía hace su dinero, gasta su dinero, o gestiona sus deudas y pasivos. (A menos que, por supuesto, sea tu empresa la que esté ofreciendo acciones al público.)

• Volatilidad
Los precios de las acciones pueden subir y bajar drásticamente, sobre todo en tiempos de incertidumbre económica.

• No hay apalancamiento
El inversor promedio, debe pagar el 100% a la propiedad del activo. No puede pedir préstamos para comprar un fondo mutuo ni acciones.

• Altos costos y comisiones
Las elevadas comisiones son cargadas en la mayoría de las operaciones, no importa si estás comprando o vendiendo.

Invertir en papeles no es para todo el mundo. La mejor manera de decidir si es para ti es haciendo tu tarea y estudiando. Esa es una de las razones por las que empezamos The Rich Dad Company, para proveer educación financiera a aquellos que buscan descubrir qué clase de inversión es adecuada para ellos.

Te animo a iniciar tu camino para descubrir tus pasiones financieras hoy!

madrugar¿Tienes una relación de amor-odio con las mañanas?

Sí, ya sabes que levantarte temprano puede hacerte más productivo y motivado y que es una práctica que emprendedores exitosos como sir Richard Branson destacan como clave de su éxito.

El único problema es que… tú absolutamente odiosas abandonar tu cama por las mañanas.

Si te gusta la idea de tener una rutina matinal que te permita tener un día lleno de actividades, pero odias salir de tus cobijas para cumplirla, tenemos la solución para ti.

Aquí hay algunas estrategias simples que puedes seguir para empezar tu jornada de mucha mejor manera.

1. Empieza la noche anterior

Muchos estudios han vinculado la motivación con los ciclos REM de descanso (la parte en la que sueñas). Si no aprovechas bien tu tiempo de relajación nocturna, con varios ciclos REM, tu motivación se verá afectada por las mañanas.

Una manera de aprovechar mejor las horas de sueños es tener una rutina para antes de irse a la cama que te permita descansar mejor. Algunos tips para tener mejores hábitos son:

-Limitar tu ingesta de cafeína. 

Elon Musk, el fundador de Tesla y SpaceX, asevera que toma una o dos tazas de café al día para evitar sentirse “acelerado” al momento de dormir.

-Aléjate de los electrónicos.

El brillo de las pantallas de tu smartphone, tableta o laptop afecta negativamente a tu cuerpo cuando te expones a ellas por las noches. Arianna Huffington, fundadora de The Huffington Post, deja su celular en otra habitación, un hábito que inició después de desmayarse de cansancio por seguir trabajando hasta tarde en su cama.

-Lee un libro.

Bill Gates, cofundador de Microsoft, suele leer por al menos una hora por las noches (generalmente biografías y textos históricos) para dormirse más rápido.

También ayuda tener un ambiente que sea propicio para dormir. Asegúrate de que tu habitación sea lo más oscura posible, voltea tu reloj despertador para que las luces de su pantalla no te afecten y trata de disminuir el ruido.

2. Define por qué es importante para ti volverte un madrugador

Es difícil hacer cualquier tipo de cambio cuando no sabes cuál es la razón particular por la que debes hacerlo.

¿Por qué quieres empezar mejor tus mañanas?

¿Qué buscas lograr con una rutina matinal?

¿Crees que seguir ciertas acciones al inicio de la jornada te ayudarán a mantenerte en forma o a enfrentar mejor tus pendientes?

Tal vez despertarte más temprano te permita hacer cosas que te gustan como meditar, desayunar sin prisas o leer.

Una vez que descubras tu razón para levantarte temprano, podrás hacer el cambio de manera más fácil.

3. Di no a los “Cinco minutitos más”

¿Cuántas veces apagas el despertador por las mañanas para dormir un poco más? ¿Una? ¿Dos? ¿Más?

Aunque no lo creas, apretar el botón “Siesta” (o “Snooze”) no te da más tiempo de sueño, al contrario, hace que te sientas más cansado. Tomar esas pequeñísimas siestas afecta tus ciclos de sueño y te hacen sentir adormilado todo el día.

Además, imagina cuál será tu actitud en las siguientes horas si tu primera acción del día es postergar el levantarte. Esto manda un mensaje a tu subconsciente de que no tienes la autodisciplina necesaria ni siquiera para dejar la cama.

Una buena manera de destruir este hábito es poner el despertador lejos de la cama para que cuando suene, tengas que pararte para apagar la alarma.

4. Cambia tu rutina lentamente

Tratar de cambiar todos tus hábitos matinales de un momento a otro puede no ser lo mejor. Es decir, intentar levantarte a las cuatro de la mañana cuando generalmente dejas tu cama a las 10 a.m. puede ser imposible.

Mejor empieza haciendo pequeños cambios que te llenen de entusiasmo. Estas modificaciones te harán sentir más calmado y te guiarán hacia las transformaciones profundas.

Por ejemplo, si generalmente te levantas a las 7 a.m., trata de despertarte mañana a las 6:45 am. Una vez que lo logres, intenta salir de la cama a las 6:30 am y así sucesivamente. Empieza haciendo estos pequeños cambios y antes de que te des cuenta te estarás levantando más temprano que nunca.

5. Llena tus mañanas de actividades que disfrutes

Es suficientemente difícil dejar la cama en la madrugada, ahora imagina hacerlo para dedicarle tiempo a cosas que no disfrutas. Puede parecer una tortura.

Por esta razón debes tener una rutina llena de actividades que te gusten, de cosas que te hagan sentir mejor sobre ti mismo y mejoren tu vida.

Puedes hacer ejercicio ligero, meditar, escribir o incluso pasar tiempo de calidad con tu familia. Crea tu propia lista de cosas que te animen por las mañanas para facilitar el abandono de las almohadas y cobijas tibias en invierno.

Ahí lo tienes: cinco cosas que puedes hacer para facilitar tus mañanas y ser más productivo. Ahora, solo tienes que probar una (o todas) para ser madrugador. ¿Quién sabe? Tu relación de amor-odio con las mañanas puede transformarse gracias a una rutina perfecta.

Vivir MejorAprender una nueva habilidad no depende tanto de cuanto practiques, sino de cómo practicas.

La clave consiste en variar sutilmente tu entrenamiento con cambios que mantengan a tu cerebro aprendiendo. Cambiando tu rutina, una nueva investigación dice, puedes reducir el tiempo que necesitas para adquirir una nueva habilidad a la mitad.

Adquirir nuevas habilidades motoras requiere repetición, pero la repetición iterativa es mucho más efectiva que simplemente hacer la misma cosa una y otra vez. Un nuevo estudio de la Universidad Johns Hopkins encontró que modificar las sesiones de práctica hizo que los participantes aprendieran una nueva habilidad motora (basada en informática) más rápido que la simple repetición. Los resultados sugieren que un proceso llamado reconsolidación está presente en el trabajo.

Reconsolidación es un proceso en el que “memorias existentes son recordadas y modificadas con nuevos conocimientos.” El nuevo estudio, dirigido por el profesor de la Universidad Johns Hopkins Pablo Celnik, demostró que la reconsolidación también es clave para aprender las habilidades motoras, un proceso sobre el que se conocía muy poco.

“Lo que encontramos es que si practicas una versión ligeramente modificada de la tarea que quieres dominar“, dijo Celnik, “realmente aprendes más, y más rápido que si sólo siguieras practicando exactamente la misma cosa varias veces al día.”

Ochenta y seis voluntarios fueron capacitados para manipular el cursor en la pantalla de una computadora apretando un pequeño dispositivo. Tres grupos cada uno capacitado por sesiones de 45 minutos. Entonces, seis horas después, un grupo repitió el mismo ejercicio, mientras que otro grupo realizó una versión modificada con una pequeña diferencia en la fuerza que se requería para apretar el dispositivo. Ambos de estos grupos repitieron la primera tarea al día siguiente, y un grupo de control sólo hizo una sesión por día.

El grupo de control fue el que peor lo hizo, apenas la mitad del grupo que simplemente repitió el proceso. El grupo que cambió cosas fue el que mejor lo hizo, superando por casi el doble al grupo entrenado de manera repetitiva.

El truco para hacer este trabajo es hacer pequeñas variaciones en las sesiones de práctica, “similar a ajustar un poco el tamaño o el peso de un bate de béisbol, raqueta de tenis o pelota de fútbol entre las sesiones de entrenamiento.” los grandes cambios parecen no servir.

“Si haces que la tarea sea demasiado diferente, las personas no obtienen el aprendizaje que observamos durante la reconsolidación. La modificaciones entre sesiones tienen que ser sutiles”, dice Celnik.

Duplicar tu rendimiento en un periodo de formación corto de este tipo es algo para destacar. Los músicos pueden aprender nuevas habilidades más rápido, los guitarristas podrían practicar sus escalas en diferentes partes del diapasón por ejemplo, y tal vez los principios podrían ser utilizados para ayudar a los amputados a aprender a utilizar sus nuevas prótesis más rápido. El estudio tiene, señalan los autores “fuertes implicaciones para la rehabilitación.”

Steve JobsEl fracaso no es la alternativa al éxito. Es algo que debe evadirse, pero es sólo un pequeño obstáculo en un camino muy largo.

Todos se enfrentan al fracaso de una forma u otra. Lo que realmente importa es cómo reaccionas y aprendes de éste.

Toma nota de las historias de estos seis emprendedores. Sus historias terminan en éxito, pero todos pasaron por el fracaso. Son ejemplos perfectos de por qué el fracaso nunca debe detenerte para cumplir tu visión:

1. Arianna huffington fue rechazada por 36 editores

Es difícil creer que uno de los nombres más importantes de las publicaciones online algunas vez fue rechazada por tres decenas de editores. El segundo libro de Huffington, el cual trató de publicar antes de crear el imperio de Huffington Post, fue rechazado 36 veces antes de que lo publicaran.

Aun así, el Huffington Post no fue un gran éxito de inmediato, cuando lo lanzaron había muchas críticas negativas sobre su calidad y potencial. Obviamente superaron esos baches y eventualmente se convirtió en uno de los puntos de venta de mayor éxito en la web.

2. Bill Gates vio cómo su primera empresa se derrumbó

Bill Gates es uno de los hombres más ricos del mundo, pero no ganó su fortuna inmediatamente. Entró a la escena emprendedora con una empresa llamada Traf-O-Data, la cual apuntaba a procesar y a analizar los datos de determinadas cintas de grabación.

Trató de vender su idea junto con su socio, Paul Allen, pero el producto apenas funcionaba. Fue un completo desastre. Sin embargo, el fracaso no evitó que Gates explorara nuevas oportunidades y algunos años después, creó su primer producto de Microsoft, un nuevo camino al éxito.

3. George Steinbrenner llevó a la quiebra a su equipo

Antes de que Steinbrenner fuera reconocido por ser dueño de los Yankees de Nueva York, era dueño de un pequeño equipo de basquetbol llamado Cleveland Pipers en 1960. En 1962, como resultado de las decisiones de Steinbrenner, toda la franquicia se fue a la quiebra.

La historia de fracaso parecía seguir a Steinbrenner cuando se hizo cargo de los Yankees en los 70’s mientras que el equipo luchó con una serie de obstáculos y pérdidas en los 80’s y 90’s.

Sin embargo, a pesar del miedo del público y la crítica de las decisiones controvertidas de Steinbrenner, eventualmente consiguió seis victorias en la Serie Mundial entre 1996 y 2003 y el récord como uno de los equipos más rentables de la Ligas Mayores de béisbol.

4. Walt Disney fue despedido por su falta de creatividad

Uno de los genios más creativos del siglo 20 fue despedido de un periódico porque no tenía creatividad. Tratando de seguir adelante, fundó su primera empresa de animación llamada Laugh-O-Gram Films. Recaudó 15 mil dólares para la empresa pero eventualmente tuvo que cerrarla.

Desesperado y sin dinero, Disney encontró una forma de llegar a Hollywood y enfrentó la crítica y el fracaso hasta que por fin sus películas comenzaron a hacerse populares.

5. Steve Jobs fue despedido de su propia empresa

Steve Jobs no sólo era un gran emprendedor debido a sus grandes inventos, sino también por haberse recuperado de un fracaso insuperable.

Jobs encontró el éxito en sus 20’s cuando Apple se convirtió en un imperio masivo, pero cuando tenía 30, la junta directiva decidió despedirlo. Sin dejarse intimidar por el fracaso, fundó una nueva empresa llamada NeXT, la cual eventualmente fue adquirida por Apple. Una vez que regresó a Apple, renovó la imagen de la empresa y la hizo crecer.

6. Milton hershey tuvo tres empresas de dulces antes de hershey’s

Todos conocen estos chocolates, pero cuando Milton comenzó la producción de dulces era un don nadie. Después de haber sido despedido de una imprenta, comenzó tres negocios de dulces y vio caer cada una de ellas. En un último intento, fundó la empresa Hershey’s y se convirtió en un nombre conocido dentro de la industria.

Inspírate con estas historias la próxima vez que experimentes un fracaso, sin importar la escala. En algunos momentos, ciertos fracasos pueden parecer como el final del camino, pero recuerden, hay muchos hombres y mujeres exitosos que triunfaron porque decidieron enfrentar el inevitable fracaso.

invertirEl grupo Los Grobo es una empresa familiar que pertenece a los cuatro hermanos Grobocopatel.

El 78% del holding está en manos de la familia, mientras que el 22% pertenece a un grupo brasileño. Actualmente, ningún familiar trabaja en la compañía. Andrea Grobocopatel cuenta por qué es fundamental empezar a pensar temprano en la sucesión y en poner reglas claras de gestión.

La experiencia de una empresa que nació pyme y hoy es un holding que produce sobre 250.000 hectáreas, comercializa más de 2,5 millones de toneladas de granos, emplea unas 10.000 personas y tiene una facturación cercana a los u$s 1.100 millones.

¿Cómo conciliar familia y negocios, dos ámbitos tan diferentes?

Todo se puede conciliar, depende la actitud de cada uno de los familiares que van formando la empresa. Hay muchas herramientas sobre las que hay que trabajar, porque en todas las familias y las empresas pasan más o menos las mismas cosas.

¿Por dónde empezar?

Hay que tener reglas claras, eso implica escribir un protocolo, para ponerse de acuerdo con la visión, los valores, las cosas que queremos sostener independientemente del paso del tiempo y de las personas. Y, además, porque todos somos mortales, entonces es bueno que el resto de la familia sepa qué es lo que querían los fundadores.

En Los Grobo tuvimos varios protocolos. El primero lo escribimos en 2002 y, a medida que crecía la empresa, lo fuimos modificando. Hoy tenemos socios no familiares, entonces el estatuto es la ley. De todos modos, en la familia tenemos reglas con las que trabajamos.

¿Qué otro tema es conflictivo en las empresas familiares?

Otra cosa que creemos deben tratar las familias empresarias es la sucesión. Es importante empezar a trabajar enseguida en el tema de quién me va a suceder, cómo quiero que sea la persona que lidere la organización.

A las empresas, les decimos: háganlo rápido. No esperen perpetrarse en el poder; hay que pensar de manera temprana si los sucesores son o no de la familia. Hay que elegir a los mejores para que cuiden el patrimonio, hay que pensar como un dueño. Si es de la familia, mejor. Pero si no puede ser, que sea el más capacitado.

Esta no suele ser una decisión fácil para los fundadores

Valoro mucho a mi padre, porque no hay muchos fundadores tan abiertos como él. Hay que dar espacios y luego acompañar durante un tiempo, ya que hay una experiencia que no se debe perder. A su vez, los hijos también tenemos que trabajar duro.

Mi padre nos provocaba el crecimiento, pero siempre quiso que fuéramos socios. Con el tiempo le fuimos explicando por qué queríamos tener libertad. Aún hoy nos preguntamos si queremos continuar siendo socios. Esa libertad permite seguir construyendo y seguir siendo buenos hermanos.

Los familiares no siempre aceptan que alguien de afuera sea el elegido.

Hay que preparar a los sucesores para ser buenos accionistas. Ellos deben saber qué es ser dueño de algo y qué derechos y obligaciones eso genera. Los fundadores siempre quieren que los suceda un hijo, eso pasa siempre en la primera generación. Para la segunda no cuesta tanto. Es un camino que hay que hacer.

¿Estos planteos son para empresas más profesionales?

No necesariamente. En Los Grobo, por ejemplo, fue un proceso que nos llevó tiempo.

Tras esa experiencia, estoy preocupada y ocupada en decir: háganlo cuanto antes, porque si fallece alguien, surge un problema, o hay una separación, es peor.

¿Cómo fue en el caso de Los Grobo?

La empresa nació en 1984 y hasta 2002 crecimos naturalmente, sin planificar demasiado. Por suerte pudimos hacer el proceso sanamente. Pero crecimos más rápido desde que nos profesionalizamos. Cuando éramos mayoría familiares los que trabajábamos en la empresa, limitábamos el crecimiento.

¿Cómo se deben instruir y acompañar a los sucesores?

Es fundamental desarrollar habilidades comunicativas, armar espacios en los que cada uno pueda expresar lo que siente, dudas o temores. En la medida que los accionistas o futuros accionistas lo hagan, se pueden ir definiendo visiones, estrategias y el futuro de la empresa. Si no, el rumbo lo termina definiendo una sola persona.

Los Grobo es muy profesional y tenemos desarrolladas muchas estrategias comunicativas. Puede ser una reunión formal o mail, pero lo importante es no guardarse nada. Y eso es gracias a mi madre, que siempre provocó que todo se hable.

¿Cómo transmiten a la tercera generación ese amor por la empresa familiar?

Hacemos asambleas anuales con los miembros de la familia, los familiares políticos y los nietos. Allí se explica la gestión de la compañía y el futuro. Y hasta los más chiquitos van. Es una forma de que entiendan qué es una asamblea, qué es ser accionista y entre ellos se van generando discusiones interesantes.

Hay que formalizar e institucionalizar las relaciones. El deber como gerente es tener informados a los accionistas o futuros accionistas de lo que está sucediendo y lo que se está planeando. Si no, aparecen en el peor momento.

¿Cree que éste es momento favorable para las inversiones?

Cuando hay crisis, hay oportunidad.

Nunca hay que dejar de invertir, porque si no, dejás de crecer. Hay que fomentar la inversión para que haya más crecimiento, riqueza y empleo, para el desarrollo de una sociedad.

pacienciaEn los tiempos de las grandes haciendas ganaderas, se ataba a veces un pequeño burro a un caballo salvaje.

Ambos eran entonces soltados juntos hacia el desierto. Corcoveando furiosamente, el caballo salvaje tiroteaba y sacudía al pequeño burro, arrastrándolo como una bolsa de patatas.

Sin embargo, ambos regresaban algunos días después. Primero aparecía el pequeño burro, trotando de regreso hacia la hacienda, con el sumiso corcel a rastras.

En algún lugar del desierto, el caballo quedó exhausto al tratar de liberarse del burro. En ese momento, el burro se convirtió en el amo de los dos. El lento, paciente e insignificante animal se convirtió en el líder del otro más rápido, más veleidoso y más apreciado.

Las personas pacientes, comprometidas, metódicas y trabajadoras pueden encontrarse en la cometida de aquellos que son más revoltosos en su trabajo. Pero al final, ellos tienden a lograr más, ascender más alto, y ganar mayor respeto de sus colegas y de aquellos que trabajan a sus órdenes.

Elija hoy ser paciente y calladamente decidido, y el mañana lo recompensará.

La paciencia es amarga, pero su fruto es dulce.

agradecido¿Hay un creciente déficit de gratitud en el lugar de trabajo?

¿Cuándo fue la última vez que envió a un empleado, colega o cliente una nota de agradecimiento sincero o un regalo personalizado para mostrar su aprecio genuino por lo que hacen?

Si ha pasado tanto tiempo que no lo puede recordar, usted está en la mayoría.

Una encuesta reciente de 2,000 estadounidenses encontró que mientras que casi todos estaban de acuerdo con que jefes agradecidos tienen más éxito, sólo el 10% reportó expresar ese agradecimiento.

A menudo damos por sentado el trabajo y la colaboración de otras personas (”sólo están haciendo su trabajo”). O asumimos que los programas de reconocimiento de los empleados son suficientes para reconocer el esfuerzo extra. Pero, ¿es que otra taza con el logo de la empresa realmente va decirle a alguien que es valorado?

El escritor estadounidense William Arthur Ward señaló que “la gratitud puede transformar los días comunes en días de acción de gracias, transformar los trabajos rutinarios en tareas alegres y convertir las oportunidades comunes en bendiciones”.

La investigación científica está empezando a apoyar la sabiduría popular.

En 2003, un estudio realizado por los psicólogos Robert A. Emmons y Michael E. McCullough comparó tres grupos: un grupo mantuvo un diario semanal señalando las cosas que estaban agradecidos; otro mantuvo un diario semanal centrándose en las cosas que los irritaban o desagradaban; y un tercer grupo se limitó a señalar todos los acontecimientos que los afectaban.

Después de 10 semanas, el primer grupo no sólo es mucho más optimista y orientado a sus metas, sino que también tuvo menos visitas al médico y se ejercitó más.

Estudios posteriores han vinculado los niveles más altos de gratitud con una mayor felicidad, así como una mejor toma de decisiones financieras y habilidades de resolución de problemas.

Un documento de trabajo económico de 2014 mostró que las personas felices son más productivas. Y Google comenzó recientemente un estudio de 4.000 empleados seleccionados al azar (el “estudio gDNA”) para obtener información sobre cómo la felicidad de los empleados impulsa su compromiso con la empresa.

Mejorar la moral del lugar de trabajo no es la única razón para practicar la gratitud. Muchos estudios muestran que practicar la gratitud no sólo genera una mejor calidad de sueño, ánimo y capacidad de reacción, sino que también pueden mejorar la salud en general y destacar indicadores de riesgo de enfermedades futuras.

Así que, si quiere ser un líder eficaz y ayudar a sus equipos a que prosperen, usted debe mostrar regularmente su aprecio a los demás y cultivar el agradecimiento, por las cosas buenas en su propia vida.

Escribir una sentida nota a un empleado puede ser importante, pero no es la única manera.

La celebración de “pequeñas victorias”, unas pocas palabras sinceras en el pasillo, invitar un empleado a almorzar o expresar su gratitud a un grupo antes de una reunión del equipo también puede ser actitudes significativas.

Reibox Blog1. Que el gran dinero se sirve en pequeños incrementos.

Ya sea el ROI de las inversiones, los beneficios, los márgenes de los productos que vendes, lo que sea.

Las personas que no entienden esto siempre están tratando de duplicar o multiplicar por cinco su dinero en el menor número posible de transacciones, mientras que las compañías y personas más grandes y exitosas del mundo ganan al hacer “poco dinero” una y otra vez.

2. Que los salarios y los ingresos se basan en lo que vale el trabajo, no el individuo.

Como persona, como ser humano, tu valor es incalculable.

Si desaparecieras en el bosque, nuestra sociedad fácilmente gastaría cinco o seis cifras para tratar de encontrarte y rescatarte, sin dudas. Pero hombre, pegar una etiqueta en una caja sigue teniendo el valor de sólo $5. Si es que eso.

Tu potencial ingreso no se basa en lo que necesitas o lo que el empleador puede pagar, se basa en el valor de lo que haces. Los que están en los niveles superiores de ingresos entendieron y aceptaron esta realidad, y trabajaron para crear algo de valor para el mercado o sus empresas.

3. Que la deuda personal no es una “herramienta”, es un grillete; la gratificación demorada es más gratificante que la gratificación instantánea.

Si no puedes pagarlo en efectivo, no puedes permitírtelo.

Ese tipo que conoces que gana $70.000 al año y conduce un BMW de $80.000 y tiene una deuda de $15,000 en su tarjeta de crédito parece que lo está haciendo bien, pero es un idiota. Todo su salario desaparece antes de fin de mes, y ninguna de esas cosas es suya. Está básicamente alquilándoselas al banco. Paga más al año en intereses de lo que destina a su plan de retiro.

Un contratiempo en sus ingresos y el banco le quitará todo, haciendo que todo el dinero que pagó hasta ahora desaparezca.

¿Pero y el hombre que ahorró y pagó en efectivo? Su cuenta de ahorros crecerá todos los meses y nadie aparecerá y tomará sus cosas.

4. El valor del dinero que tienes Vs. el futuro dinero que no ganaste.

Aquellas personas que compraron la “gran oferta” en muebles de IKEA o sofás de cuero van a comprar otro antes que la persona que compró productos de calidad.

Y la cosa es que las personas que compran barato saben que eso ocurrirá cuando lo están comprando. Ellos lo racionalizan diciendo “Si dura 3 años, estará bien, podré comprar uno mejor más tarde, cuando pueda permitírmelo.”

Cuando haces esto, estás básicamente tomando la decisión de tirar el dinero que tienes y comprometer futuro dinero que ni siquiera ganaste aún. Una decisión inteligente: Ahorra un poco más de tiempo y ve por productos de buena calidad que no necesiten ser reemplazados con tanta rapidez.

5. Matemáticas.

Una chica quebrada realmente quería un vestido en particular, pero costaba más de $100 y no los tenía. Cuando el vestido salió a en oferta con 20% de descuento, corrió a uno de esos prestamistas rápidos y pidió dinero prestado para conseguirlo.

Los intereses de los préstamos de ese tipo por supuesto no te dejan ahorrar nada. Pero a ella no le importaba, y lo justificaba pensando, “Oh, bueno, es el mismo dinero de todos modos.” No entendió que el problema no era la forma en que compró el vestido…

6. La importancia del seguro de vida.

No voy a dar el argumento de la responsabilidad personal de dejar a tus seres queridos a su suerte… La cuestión es que el seguro de vida es, de lejos, la forma más fácil y de más bajo impacto para transmitir tu riqueza a la siguiente generación. Por un poco de dinero al mes, tus hijos pueden ser millonarios (o al menos cien miles… ¿narios?).

Incluso alguien que nunca ganará suficiente dinero en su vida como para comprar una casa, muere en quiebra y sin dinero, podría dejar lo suficiente como para que todos sus nietos vayan a la escuela de medicina. Es algo muy sencillo, y te lo puedes permitir.

7. Que las loterías no son más que otro impuesto sobre los pobres.

Te das cuenta de que el gobierno se queda con la mitad de él, ¿verdad? Eso es antes de que el ganador pague sus impuestos.

Sí, ese premio gordo de $7 millones en realidad representa $14 millones en ventas de boletos de lotería, por lo que estás básicamente pagando más impuestos de manera voluntaria. No verás un gran cartel sobre el 10% junto a la caja de la lotería. Ni siquiera durante los grandes premios.

Tus probabilidades de ganar son de una en 292 millones (eso es 0,0000003425%) y sin embargo hay personas que abandonan $20 por semana, todas las semanas durante cuarenta años o más con la esperanza de que un día será su turno.

Ese mismo dinero invertido desde los 20 hasta los 60 tendría un valor de $300.000 para tu cumpleaños 60, incluso con las estimaciones más conservadores del mercado. Otra forma de verlo, podrías convertir $40.000 en $300.000 con simplemente no volver a jugarlo. Es tonto. Deja de hacerlo.

problemasQue la culpa la tiene el marido, la ex pareja, la madre, el perro, la vecina, el clima, el gobierno.

Todo alrededor nuestro parece impedirnos ser felices.

Eso dicho vulgarmente es la víctima mental. Primero reconozcan ustedes si están así, reconozcan si son quejosos.

Tanto tiempo le han entregado a los demás la responsabilidad de su vida. Cada vez que uno dice: “¿cómo quieres que sea feliz con la familia que tengo?” “¿cómo quieres que sea feliz si Dios está en mi contra?”

Siempre va a haber un motivo para la infelicidad mental. Hasta que no entendamos intelectualmente esto y seamos los divinos y heroicos dueños de nuestra historia seguirá la víctima permanente.

Si la víctima sólo quedara en la queja verbal no sería grave, pero la energía de la víctima atrae victimarios permanentes en nuestra vida.

Uno es un imán energético que emana una cierta frecuencia y esa frecuencia atrae vibratoriamente gente en una cuerda igual. Entonces aquel que está demandando con su carencia, lo único que encuentra es gente igualmente prisionera que te presiona, que te domina, gente que abusa, ni siquiera adrede, es su mecanismo de comunicación.

Al ser victimas nos transformamos en discapacitados emocionales. Necesitamos que el otro llene el hueco de lo que no podemos proveer desde adentro. Se nos va la vida esperando que el otro nos ame. Somos mendigos emocionales.

El desapego se produce cuando ya no nos aferramos a la necesidad física de la aparición del otro en nuestra vida para sentirnos felices, somos felices porque estamos vivos en el planeta.

Así vamos a atraer a nuestra vida a gente que vibre en esa misma frecuencia de libertad.

Todas las relaciones que tuvimos hasta este momento son las relaciones que merecimos tener. Es lo que escribimos y decretamos claramente, según las asignaturas pendientes en este paso por el planeta tierra.

Experimentamos lo que habíamos generado, el abuso, la compasión, el amor, la carencia. Nos fabricamos los maestros perfectos para pasar por las experiencias que nos hacen falta para evolucionar.

Toda relación que tenemos en nuestra vida, es la relación que hemos atraído en forma perfecta, aunque esa perfección, a la mente le parezca horrenda.

Así que no más víctima, cambiemos la frecuencia vibratoria que emanamos si queremos que mejoren nuestras relaciones.

El futuro depende de lo que en este momento hagamos.

inteligencia emocionalLos buenos líderes son aquellos que nunca pierden el control, que se enfrentan a sus retos dejando a un lado sus problemas personales y que confían plenamente en sí mismos.

Los buenos líderes se reconocen también porque escuchan a los suyos y son comunicativos, y también porque se informan concienzudamente antes de tomar decisiones, valorando seriamente sus posible repercusiones.

Así, la inteligencia emocional juega un papel fundamental en liderazgo.

El liderazgo es una capacidad que todos deberíamos potenciar, porque seguramente, en alguna ocasión, tendremos la oportunidad de ponerla en práctica como empresarios, como padres, como maestros, como terapeutas, etc.

Por lo tanto, es necesario que tengamos en cuenta las implicaciones que la inteligencia emocional tiene para jugar este papel para desarrollar las capacidades necesarias.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional (IE) es la capacidad de entender y manejar tus propias emociones y las de las personas que te rodean.

Las personas con un alto grado de inteligencia emocional saben lo que sienten, lo que significan sus emociones y cómo estas emociones pueden afectar a otras personas.

Para los líderes la inteligencia emocional es esencial para el éxito. Después de todo, ¿quién es más probable que tenga éxito, un líder que grita a su equipo cuando está bajo estrés, o un líder que controla y evalúa con calma la situación?

Según Daniel Goleman, psicólogo estadounidense que ayudó a popularizar la IE, hay cinco elementos principales de la inteligencia emocional:

– Conciencia de sí mismo.
– La autorregulación.
– Motivación.
– Empatía.
– Las habilidades sociales.

Cuanto mayor sea la capacidad del líder para administrar cada una de estas áreas mayor será su inteligencia emocional.

Inteligencia Emocional en Liderazgo

#1 – Conciencia de sí mismo

Si eres consciente de ti mismo y siempre sabes cómo te sientes, sabrás cómo tus emociones y tus acciones pueden afectar a las personas que te rodean. Ser consciente de uno mismo cuando se está en una posición de liderazgo también significa tener una imagen clara de tus fortalezas y debilidades, y significa comportarse con humildad.

¿Cómo mejorar su conciencia de sí mismo?

– Manteniendo un diario que ayuda a mejorar la auto-conciencia. Si empleas unos pocos minutos cada día para escribir tus pensamientos tendrás a un mayor grado de conciencia de ti mismo.

– Reduciendo la velocidad en momentos ira u otras emociones fuertes para examinar por qué. No importa cuál sea la situación, siempre se puede elegir cómo reaccionar ante ella.

#2- Autorregulación

Los líderes que se autorregulan de forma eficaz no atacan verbalmente a otros, ni toman decisiones apresuradas o emocionales, ni consideran a las personas como estereotipos ni comprometen sus valores. La autorregulación es lo que ayuda a mantener el control.

Este elemento de la inteligencia emocional, según Goleman, cubre también la flexibilidad y el compromiso de un líder con la responsabilidad personal.

¿Cómo se puede mejorar la capacidad para autorregularse?

– Conoce tus valores dedicando algún tiempo a examinar tu “código ético”. Si sabes lo que es más importante para ti no tendrás que pensar dos veces cómo enfrentarte a una decisión moral.

– Hazte responsable sin culpar a los demás cuando algo te salga mal. Admite tus errores y haz frente a las consecuencias, cualesquiera que sean.

– Practica con calma situaciones difícil para saber reaccionar cuando tengas la oportunidad y para administrar tus emociones adecuadamente.

#3 – Motivación

Los líderes auto-motivados trabajar de forma constante hacia sus objetivos, y tienen estándares muy altos para la calidad de su trabajo.

¿Cómo puede mejorar su motivación?

– Re-examina por qué haces lo que haces. Es fácil olvidar lo que realmente te gusta o el motivo que te empuja a hacer las cosas. Por lo tanto, toma algún tiempo para recordar por qué quieres hacer las cosas. Revisa y actualiza tus objetivos para que ten energía.

– Conoce tu postura y por qué estás tan motivado

– Sé optimista y busca lo bueno, independientemente de los problemas. La adopción de esta forma de pensar puede llevar práctica, pero merece la pena el esfuerzo. Cada vez que te enfrentas a un reto, o incluso un fallo, trata de encontrar al menos una cosa buena acerca de la situación.

#4 – Empatía

Para los líderes, tener empatía es fundamental para la gestión de un equipo y para la organización exitosa.

Los líderes con empatía tienen la capacidad de ponerse en la situación de otra persona. Ayudan a que las personas de su grupo o equipo se desarrollen, desafían a otros que están actuando injustamente, dan una retroalimentación constructiva, y escuchan a los que lo necesitan.

Si quieres ganar el respeto y la lealtad de los demás debes ser empático.

¿Cómo puede mejorar la empatía?

– Ponte en el lugar de otra persona para ver su punto de vista.

– Presta atención al lenguaje corporal a través el cual el otro dice, de forma inconsciente, cómo se siente.

– Responde a los sentimientos del otro y abórdalos hablando con el otro sobre ello para que éste se sienta comprendido y se muestre más receptivo y dialogante.

#5- Habilidades sociales

Los líderes que dominan las habilidades sociales de la inteligencia emocional son grandes comunicadores. Son igual de abiertos a escuchar malas noticias como buenas noticias, y son expertos en conseguir apoyar a los suyos y que se sientan con una nueva misión o proyecto.

Los líderes que tienen buenas habilidades sociales también son buenos en la gestión del cambio y en la resolución de conflictos.

¿Cómo se pueden desarrollar las habilidades sociales?

– Aprende a resolver conflictos.

– Mejora las habilidades de comunicación.

– Aprende a reconocer lo positivo que hacen otras personas.

Conclusiones

Para ser eficaces, los líderes deben tener una comprensión sólida de cómo sus emociones y cómo sus acciones afectan a las personas de su entorno. El mejor líder se relaciona y trabaja con los demás.

Tomate tu tiempo para trabajar en la autoconciencia, autorregulación, motivación, empatía y habilidades sociales.

Trabajar en estas áreas te ayudará a sobresalir en el futuro y a manejar las situaciones en las que tenga que cumplir con tu papel de líder, ya sea en la familia, en el colegio o en tu entorno.

Reibox BlogLa cultura de trabajo está en constante evolución para satisfacer las necesidades de las nuevas generaciones de trabajadores, así como las nuevas exigencias económicas.

En el mundo de ritmo rápido, competitivo, móvil de hoy, los líderes tienen más oportunidades y mayor necesidad que nunca de involucrar a su fuerza de trabajo.

Guy Parsons y Allan Milham, autores del nuevo libro Out of the Question: How Curious Leaders Win, dicen que los líderes tienen que adaptar su estilo de liderazgo para poder mantenerse al día con estas cambiantes demandas.

El líder draconiano sentado detrás de su escritorio de caoba en la esquina de su oficina delegando tarea tras tarea se ha ido, y el líder que no tiene miedo de mostrar vulnerabilidad y solicitar activamente opiniones llegó.

Aquí tienes cuatro características de los grandes líderes de hoy:

1. No se muestran

Los buenos líderes no cuelgan sus credenciales en las paredes con el fin de presumir o intimidar a su personal. “La moneda de ‘Yo soy sabio y puedes decir eso porque viste mis credenciales’ es anticuado,” dice Parsons.

Los grandes líderes de hoy no se preocupan por las credenciales, sino por las grandes ideas, no importa de donde esas ideas provengan. Estos líderes dejan sus egos en la puerta y no tienen miedo de decir que no tienen todas las grandes ideas.

2. No son dictadores

Mientras que los líderes del pasado solían ser muy directivos, diciéndole a sus empleados los pasos exactos que debían tomar y pagándoles un sueldo al final de la semana por hacer lo que se les ordenaba, los grandes líderes de hoy aflojaron los parámetros.

“El líder necesita demostrar la voluntad de compartir el acceso a temas que en el pasado a los empleados no se les permitía pensar”, dice Milham. En este estilo, el líder proporciona la dirección general al que el equipo tiene que ir, pero pide opiniones sobre cómo llegar allí.

3. Alientan las opiniones

Los grandes líderes aceptan las ideas de todos, independientemente de su rango.

Los líderes que toman el enfoque de “nunca sabes de donde una gran idea vendrá” son más propensos a tener un personal motivado e inspirado.

4. Están dispuestos a mostrar vulnerabilidad

Los grandes líderes de hoy no son sabelotodos. Mientras que en el pasado palabras como debilidad y vulnerabilidad eran considerados tabú, los líderes de hoy tienen la capacidad de decir: “No sé.”

“La gente quiere ver humanidad en el liderazgo,” dice Milham. La vulnerabilidad ya no es vista como un rasgo negativo. “Hace una generación, seríamos juzgados como líderes ineficaces si decíamos que no sabíamos algo,” dice Milham.

Hoy, sin embargo, las personas rodean a un líder que admite que no tiene todas las respuestas y se inspiran para ayudarlo a encontrarlas.

mercadoLa paradoja de los negocios es que la competencia es un “enorme activo”, es decir, un bien que la empresa posee y que puede convertirse en dinero u otros medios líquidos equivalentes.

Esto significa que tus competidores pueden ser una fuente de ingresos para ti.

Por otro lado, considera que un mercado existente opera con base en el principio de que los clientes están dispuestos a gastar y, cuando hay competencia, cuentas con un público cautivo listo para recibir tus mensajes sobre el valor agregado que ofreces.

Sin embargo, los innovadores más exitosos no se benefician de un mercado existente: sus soluciones son tan revolucionarias que no pueden seguir el camino marcado por otros.

Al analizar los retos que enfrentaron esas compañías y las estrategias que utilizaron para superarlos, podemos aprender un poco más sobre los aspectos de liderazgo que permiten a las ideas revolucionarias llegar a ser empresas bien consolidadas.

Aprovecha la escasez

Al principio, Tesla Motors sabía que no disponía de los medios para fabricar toda una flotilla de autos eléctricos, así que decidió enfocarse en un segmento pequeño de clientes de élite. Su primer auto, con un precio de US$109,000 y capaz de acelerar de 0 a 60 km/h en cuatro segundos, atrajo a una clientela reducida y muy sofisticada. Así, la empresa apostó por ganarse el apelativo de cool antes de tener los recursos para crecer y ser una de las grandes firmas.

Con sus más de 15 millones de usuarios de pago, Spotify es el mejor ejemplo del uso del modelo de música por suscripción. Pese a que Rhapsody tuvo un buen comienzo con más de 2.5 millones de suscriptores, hoy se encuentra muy por detrás del líder. Al vender exclusividad, Spotify abrió el camino a la aceptación mundial de una renta mensual para escuchar música. Para ello, construyó su base de usuarios mediante una versión beta (limitada). De este modo, la gente sólo podía tener acceso al servicio por medio de invitación, y el número de invitaciones otorgadas a los usuarios existentes estaba muy restringido.

La escasez de invitaciones hizo que el servicio se volviera codiciado, a la par que permitió que Spotify creciera en sincronía con su capacidad de respuesta e infraestructura. Para mantener alto su nivel de deseabilidad, la empresa se aseguró de que en la lista de los primeros invitados en Estados Unidos estuvieran luminarias influyentes, como Trent Reznor –músico norteamericano de rock alternativo–.

Lograr que tu servicio sea exclusivo genera expectativas al mismo tiempo que te permite probar –en un ambiente controlado– tu capacidad de proporcionar soluciones, algo que al final te ayudará a atraer la atención de los inversionistas. Cambiar el mundo requiere de una infraestructura logística costosa, por lo que las compañías que tienen grandes ambiciones hallarán favorable empezar siendo pequeñas y medir el impacto de sus esfuerzos.

Reconoce cuando cambiar

En definitiva, cuando una empresa que experimenta en un nuevo mercado se estanca, es aterrador. El riesgo de resolver un nuevo problema es que el nicho de usuarios potenciales sea demasiado pequeño para justificar los gastos e inversiones que hay que hacer. Si tu negocio empieza a estancarse, es tiempo de examinar la experiencia del usuario para identificar qué detiene tu crecimiento.

Si bien hoy Airbnb tiene presencia en más de 190 países y ha atendido a 60 millones de huéspedes a través de su plataforma Web, cuando arrancó operaciones en la ciudad de Nueva York, su aceptación se estancó. Logró llamar la atención de un pequeño grupo de personas, pero no estaba creciendo.

Después de investigar, sus fundadores encontraron que las imágenes de los lugares que ofrecían para renta se veían mediocres. Al invertir en fotografías de buena calidad, permitieron que el interés en su oferta creciera rápidamente.

Un éxito inicial que tuvo Airbnb ocurrió cuando el baterista de Barry Manilow arrendó una casa completa mientras estaba de gira. Sin embargo, antes de esto Airbnb requería la presencia de un anfitrión que proporcionara el desayuno a los huéspedes, de manera que el usuario nunca podía rentar una casa completa: el anfitrión necesitaba algún lugar para alojarse. Esa restricción que se auto-impuso Airbnb limitaba el servicio que podía llegar a ofrecer.

Al escuchar las necesidades de sus clientes, expandió su público meta. En la actualidad, dos terceras partes de las opciones que ofrece en la ciudad de Nueva York pertenecen a la categoría de “casa entera”.

Tener una pequeña base de clientes significa que tu compañía va en la dirección correcta, aunque también quiere decir que tu trabajo apenas ha comenzado. Asegúrate de comprobar cada uno de los pasos que el consumidor debe seguir cuando usa tu servicio, intenta identificar restricciones y escucha toda opinión y sugerencia. Existe la posibilidad de que estés limitando tu propio alcance y que hacer pequeños cambios te permita aumentar en gran medida tu popularidad.

preguntasUna persona pacífica no es una persona que siempre está en una buena situación, sino más bien una persona que siempre tiene una buena actitud en cada situación.

En gran medida, creamos nuestros destinos diariamente, y la mayoría de los males que sufrimos son directamente debidos a nuestra propia (y controlable) actitud. La vida está llena de acontecimientos incontrolables; en muchas situaciones lo único que podemos controlar es la actitud con la que elegimos responder.

Cuando realmente te tomas el tiempo para pensar en ello, todo lo que ocurre a nuestro alrededor es neutral y sin sentido hasta el punto en el que le damos sentido. Y las preguntas que nos hacemos definen el significado que creamos y la actitud que tenemos sobre todo.

Independientemente de lo que estés pasando, se trata de elegir: ¿Voy a permitir que esto me moleste? ¿Voy a elegir hacer esto mal o bien? ¿Voy a elegir quedarme o irme? ¿Voy a elegir gritar o susurrar? ¿Voy a elegir reaccionar o tomarme el tiempo para responder?

Cuando nuestros estudiantes vienen sintiéndose mal por una situación que no pueden controlar, por lo general empezamos reforzando una dura verdad: a veces no es posible cambiar tu situación; o no lo suficientemente pronto. No puedes obtener un nuevo empleo en un instante. No puedes hacer que alguien más cambie en contra de su voluntad. Y ciertamente no puedes borrar el pasado. Pero…

Siempre PUEDES elegir una actitud que te mueva para adelante. Y hacer eso te ayudará a cambiar las cosas desde dentro hacia fuera, y en última instancia te permitirá crecer más allá de los problemas que no puedes controlar.

Aquí tienes cuatro poderosas preguntas que te ayudarán a ajustar tu actitud positiva cuando más lo necesites:

1. ¿Quién serías, y qué más verías, si borraras el pensamiento que te preocupa?

La preocupación es el mayor enemigo del presente. No hace más que robarte la alegría y mantenerte muy ocupado haciendo nada en absoluto. Cuando pasas tiempo preocupándote, estás simplemente usando tu imaginación para crear momentos que no deseas.

Date cuenta de que, en algún lugar dentro de todos nosotros, existe un ser supremo que está eternamente en paz. Porque la paz interior no depende de las condiciones externas, es lo que queda cuando renuncias a tu ego y preocupaciones. Puedes encontrar la paz dentro de ti en cualquier lugar y en cualquier momento. Siempre está ahí, esperando pacientemente que le prestes atención.

La paz mental llega cuando logras estar en paz con lo que está en tu mente. Sucede cuando dejas ir la necesidad de estar en cualquier lugar que no sea donde te encuentras, física y emocionalmente. Esta aceptación de cómo son las cosas crea las bases de la armonía interior. La necesidad de que algo sea diferente a lo que es ahora no es más que una preocupación, y las preocupaciones no te llevan a ninguna parte.

Siempre es el momento adecuado para abrazar el presente – sólo el conocimiento y aceptación del aquí y ahora. Sólo entonces tendrás el poder para enfocarte en tus desafíos y oportunidades más con atención – y eso lo cambia todo.

2. ¿Sobre qué podría ser positivo en este momento, si realmente quisiera?

Tu mejor arma contra el estrés y la negatividad es tu capacidad de elegir un pensamiento por sobre otro. La felicidad se escapa de aquellos que se niegan a ver lo bueno en lo que tienen. Cuando la vida te da todas las razones para ser negativo, piensa en positivo.

Tus pensamientos no terminan cuando dejas de pensar. Siguen resonando a través de tu vida. Elije con cuidado e intencionalmente. Se exageradamente e injustificadamente positivo. Se creativo, divertido, ridículo y alegre, todo al mismo tiempo. Sonríe tan a menudo como puedas. Una sonrisa realmente cambia el ambiente de tu cuerpo. Altera, fisiológicamente, la química de tu ser. Te hará sentir mejor y hacerlo mejor.

Nuestras mentes están, literalmente, preparadas para trabajar mejor no cuando somos negativos, sino cuando somos positivos.

3. ¿Cómo puedes responder desde un lugar de claridad y fuerza, en lugar de reaccionar sin pensar ante esta experiencia?

Cada vez que te veas tentado a reaccionar de la misma (y antigua) manera; detente, y decide conscientemente si quieres ser prisionero del pasado o pionero del presente.

Para ganar control consciente de lo que sucede en tu mente, necesitas desarrollar una conciencia clara para este proceso. Para hacerlo, permanece inmóvil por un momento, respira profundamente y libera tu mente de todas las voces que hay dentro y a tu alrededor. Eso dejará espacio para poder cambiar de estado, y algo nuevo pueda entrar.

De saber lo que está pasando en tus pensamientos y emociones, crece tu capacidad de redirigir conscientemente tu enfoque. Es hora de dejar ir voluntariamente las cosas que te tiran para abajo, y poner primero algo que te inspire. Enfócate en el siguiente paso obvio y significativo. No hay situaciones sin esperanza; sólo personas que perdieron la esperanza en ellas.

En casi todos los casos, nada te detiene… nada te está frenando más que tus propios pensamientos sobre ti mismo y sobre “cómo es la vida.” Tus percepciones crean tus creencias, tus creencias crean tus comportamientos y tus comportamientos producen tus experiencias. Es por eso que debes navegar a través de tus pensamientos con cuidado, y elegir responder sólo a aquellos que te ayudarán a construir la vida que deseas, y la imagen que deseas mantener a medida que vivas.

4. ¿Qué puedes dejar de lado en este momento sin perder nada?

Honestamente, hay tantas cosas que puedes dejar de lado en la vida sin perder nada. Se llama crecimiento.

Dejar ir los viejos ideales deja espacio para nuevas oportunidades. Dejar ir lo que no funciona, deja espacio para lo que sí lo hará. Cuando el dolor por aferrarte a algo es peor que el dolor por dejarlo ir, es hora de dejarlo ir y crecer. En otras palabras, comienza a restar… los hábitos, rutinas y pensamientos que te estén deteniendo. No puedes descubrir nuevos océanos a menos que tengas el valor suficiente como para perder de vista la costa.

Perdonar es parte vital de este proceso. Perdonar no siempre puede sanar las relaciones y situaciones. Algunas relaciones y situaciones no están destinadas a ser. Perdona todos modos, y deja que lo que esté destinado a ser, sea. Hazlo y libérate. Cuando guardas resentimiento contra otra persona, te atas con esa persona con un vínculo emocional que es más fuerte que el acero. Personar es la única manera de disolver ese vínculo y liberarte.

Es hora de dejar de esperar que todo afuera cambie y enfocarte en cambiar por dentro; hazlo y descubrirás rápidamente la tranquilidad que siempre te ha eludido.

Vivir MejorDe la parte I

“Las consecuencias de un ‘no’ rara vez son tan malas como piensas que van a ser”, dice Newman. El cielo no se caerá, tu familia no dejará de quererte, y tu jefe no te despedirá; todos probablemente te respetarán a ti y a tu tiempo un poco más si les dices que “no” más a menudo.

¿Suena difícil? Aquí tienes cómo decirle no a las personas a las que no puedes decirles no:

Parte II

Tus clientes, y trabajo en general

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Como profesional independiente, estoy más familiarizado con esto de lo que me gustaría. Siempre tengo miedo de rechazar trabajos, porque ¿qué pasa si ese editor al que le dije “no” se molesta y no me pide más artículos en el futuro?

“Tememos perder un cliente si no nos inclinamos a cada deseo o petición, pero aceptar más de lo que podemos hacer con comodidad o hacer bien, puede ser contraproducente,” dice Newman.

Cómo decirles que no: Si tomas más trabajos del que puedes hacer con tu mejor nivel, más probabilidades hay de que tu cliente se vaya a otro lado en el futuro por esa razón que por el hecho de que le dijeras que “no.” Además, cinco minutos después de haberle dicho a tu cliente que “no,” probablemente ya lo haya olvidado.

“Cuando decimos que ‘no’, el que lo pide ya está con la siguiente persona,” dice Newman. “Él o ella no está pensando tanto en ti como piensas; eso también es verdad con los compañeros de trabajo, amigos y familiares. Si eres bueno en lo que haces o en lo que quieren que hagas, probablemente vuelvan a pedírtelo la próxima vez que les surja la necesidad.”

La próxima vez que necesites decirle que “no” a un cliente, Newman sugiere decir, “Lamento no poder tomar tu proyecto en este momento. Te estaría haciéndote un flaco favor si lo hiciera. Espero que considerares pedírmelo de nuevo dentro de un tiempo.”

“Decir palabras como esas demuestra que quieres trabajar para ellos, que tienes sus mejores intereses en el corazón y que estás realmente entusiasmado por ayudar“, dice Newman, que señala en también podrías preguntarles si podrías comenzar con el proyecto más tarde o acordar una fecha de vencimiento cómoda para poner en relieve tu entusiasmo por trabajar para este cliente en particular.

Tus obligaciones sociales

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Ya sea que se trate de tus compañeros de trabajo que te pidan que vengas a tomar algo, o amigos que no son del trabajo que te pidan usar tu día libre para ayudarlos con su mudanza, decirles “no” a las personas que te agradan puede hacerte sentir mala persona.

“Los amigos son un apoyo, nos apuntalan cuando estamos abajo, nos ayudamos unos a otros cuando surge una necesidad,” dice Newman. “Estos muchos roles, la definición misma de amigo, hace que decir no sea extremadamente difícil.”

Cómo decirles que no: La buena noticia, dice Newman, es que sólo debes decirles “no” y entonces olvidarte de ello, porque tus amigos también lo harán. “Probablemente 99 de cada 100 casos, tu ‘no’ será olvidado rápidamente porque el autor de la pregunta casi inmediatamente se concentrará en buscar a alguien más. Sólo tú llevas el peso y la preocupación de la culpa.”

Para mover las cosas, Newman sugiere evitar largas explicaciones que le den al autor de la petición  espacio para volver a pedírtelo u ofrecer fechas, horas o compromisos alternativos. Se breve, y asegúrate de dejar en claro con tu negativa que no se trata de ellos diciendo cosas como: “Mis horarios son terribles, me gustaría salir, pero no es posible” o “no me siento bien prestándole mi camión a la gente. Esa es mi política.”

“Decirle que no incluso a amigos y conocidos casuales es más simple cuando piensas en lo bueno que es para ti y dejas de preocuparte por lo que las demás personas piensan,” dice Newman. “La mayoría de las personas tienen memorias sorprendentemente cortas.”

Tus obligaciones familiares

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Ellos son tu familia. Creciste con estas personas, o te casaste con ellas, o las criaste.

“Los familiares son las personas a las que más amas, y inversamente son las personas que más te enfurecen con sus incesantes peticiones,” dice Newman. “Por razones complejas que se desarrollaron durante los últimos años, no quieres decepcionarlos o enfrentarte con su desprecio. Para empeorar las cosas, probablemente te hayas convencido de que se supone que debes estar ahí para ellos, que es tu trabajo ayudarlos a resolver todos sus problemas y mantener la paz.”

Lo que es aún peor, a menudo tu familia conoce tus debilidades y sabe cómo usarlas para agotar tu paciencia.

Cómo decirles que no: Esto varía en gran medida por quien en tu familia te está solicitando qué, pero la clave está en ser firme y honesto. Si alguien quiere algo de tu tiempo y no puedes dárselo, dile que no puedes y explicarle por qué. Se directo y defiende tu posición si protestan.

Si alguien quiere tu talento, pero simplemente no tienes el tiempo para ayudarlo, un simple, “Puedes hacerlo tan bien como yo,” funciona de maravillas, rechazas gentilmente su petición y aumentas su confianza. También puedes añadir, “Te diré cómo”.

Y si alguien de tu familia te solicita un gran favor, como cuidar a sus hijos, decir: “Es una responsabilidad que me pone muy nervioso,” será suficiente para ponerlos a buscar a alguien más.

Y si todavía tienes problemas para decir “no”, comprende que hacerlo a menudo beneficiará tu relación con tus seres queridos en el largo plazo.

“Los padres, los hijos y las parejas presentan el desafío supremo en la búsqueda de marcar tus límites y ser alguien que pueda decir ‘no’ más fácilmente,” dice Newman. “Vas a comenzar a resentirte con los miembros de tu familia, sin importar su edad o quiénes sean, si continúas cediendo a todas sus necesidades y deseos.”

30sSoy de esas personas que piensa que “nunca es tarde” para hacer algo.

Por ejemplo, yo creo que nunca es tarde para conocer un nuevo país, empezar una nueva carrera o aprender una nueva habilidad, pero seamos sinceros, hay muchas cosas que ya tuviste que haber hecho antes de los 30.

¿Por qué a esa edad? Porque tienes la energía, el tiempo y la libertad de hacerlo.

Yo ya los pasé y aquí están mis 29 esenciales que tienes que hacer antes de los 30 años.

Si no has hecho algo te recomiendo que de todas formas lo hagas. Sólo digo que sería más fácil llevar a cabo estas cosas antes.

1. Ve a la universidad

Atascarte en deudas estudiantiles es definitivamente una preocupación. Aún así, la universidad te brinda experiencias como conocer nuevos amigos, salirte de tu zona de confort y encontrar las habilidades suficientes que te puedan llevar a un trabajo increíble, además la mayoría de los trabajos lo consideran como requisito.

2. Aprende a cocinar

No hay nada como hacer comida en casa y recibir halagos por parte de amigos y familia. Además de hacerte feliz, cocinar te mantendrá sano el resto de tu vida y te hará divertirte. No tienes que volverte el chef gourmet, solo se trata de saber hacer lo básico y nutritivo.

3. Conoce la historia de tu familia

Esto te dará la oportunidad de sentarte a platicar con tus papás, abuelos, tíos y todos aquellos que sigan en tu vida. Podrás conocer una nueva cultura y planear una visita a tus tierras de origen.

4. Corre un maratón

“Correr un maratón es uno de esos hitos épicos”, Mort Nace, manager general de Medved Running y Walking Outfitters, dice a USA Today.

Haciéndolo, estás estableciéndote metas, construyendo confianza, explorando nuevos lugares y conociendo gente nueva.

5. Empieza una rutina de ejercicio

Entre antes empieces a ejercitarte, más oportunidad tendrás de mantener una rutina el resto de tu vida. El ejercicio previene enfermedades, reduce el estrés y controla tu peso.

6. Ahorra

Tal vez sea muy “temprano” para pensar en tu retiro, pero entre antes empieces a ahorrar, más dinero tendrás a la hora de disfrutar tus años de oro. El dinero que ahorres en tus 20s equivaldrá a millones en tu retiro.

¿Por qué no empiezas a depositar mensualmente? Aún así sean 300 pesos al mes, algo es algo.

7. Aumenta tu conocimiento de vinos

Entre más grande seas a más eventos con vino estarás invitado y ¿no querrás que te intimiden, o sí? Eso no significa que tengas que ser un sommelier, pero sí es importante que aprendas lo básico en vino. Yo ni siquiera lo tomo y podría decirte un par de cosas de éste.

8. Encuentra a tu mejor amigo

Es gracioso porque cuando eres joven todos son tus amigos, pero mientras vas creciendo te vas dando cuenta quiénes son los verdaderos. Siempre habrá una persona que sepa todo de ti. Encuentra a un amigo de calidad con el que puedas disfrutar y recordar la importancia de la amistad. Bríndales tiempo.

9. Encuentra el trabajo de tus sueños

Es importante trabajar en distintos lugares, pues de esta forma te podrán enseñar una gran variedad de habilidades, pero ¿te gustaría saltar de lugar en lugar los siguientes veinte años de tu vida?

10. Encuentra tu causa

Hacer el bien por los demás te vuelve mucho más fuerte y completo. Ya sea por medio de una fundación o haciendo voluntariado haz algo que involucre a los demás.

11. Ve a un festival de música

Sería increíble que asistas a un festival a los 70 años, pero te aseguro que lo disfrutarías mucho más antes. Goza de la música fuerte y grandes masas de gente mientras puedas, aunque no te guste, hazlo una vez.

12. Escribe una historia

Escribe algo de ficción que pueda aumentar tu creatividad y ayudarte a mejorar tus técnicas de escritura. Hoy más que nunca es importante.

13. Lee, lee, lee

Hacerlo tiene muchos beneficios como lo es enaltecer tu imaginación y mantener tu cerebro atento a cosas nuevas. Vuelve de la lectura un hábito y hazlo siempre.

14. Aprende a organizarte

Tal vez éste no sea el tema más interesante, pero trabajar en tus habilidades organizacionales hará que te ahorres mucho estrés, dinero y tiempo en el futuro.

15. Deja de fumar

Todos cometemos muchos errores en la juventud y para muchos de nosotros eso significó fumar. Tal vez era cool en universidad, pero no es un hábito saludable para ti ni para los que te rodean, además es caro.

16. Sumérgete en el lujo aunque sea una vez

Esto no quiere decir que satures tu tarjeta de crédito. Lo que quiero decir es que debes de disfrutar de cosas lujosas de vez en cuando. Tal vez eso represente una comida en un lugar caro o una bolsa Gucci. Esto te ayudará a ahorrar.

No seas esa persona que siempre tiene que tener lo mejor y que por lo mismo gasta todo su dinero del futuro en un momento. El no tener todo a la mano te impulsa a ser mejor.

17. Equivócate

Así es. Hazlo y repítelo. No hay mejor manera de aprender que crecer y conducirte a ti mismo al éxito. Falla rápido y levántate de la misma manera.

Qué mejor que intentarlo muchas veces antes de los 30.

18. Aprende a hacer networking

Construir una red puede resultar benéfico para tu vida personal y profesional. Por ejemplo, tal vez te reuniste por unos tragos con una pareja de otro país mientras visitaban México. Ahora tendrás contactos en otros lugares.

19. Canta en público

Lo creas o no cantar cambia tu cerebro. De hecho hacerlo puede disminuir tu depresión o sentimiento de soledad. La mejor manera para eliminar el miedo a la hora de hablar en público es cantando. Inténtalo en donde sea, la regadera es buen lugar.

20. Viaja solo

Hacerlo te hará que salgas de tu nido y te ayudará a descubrir quién eres y tener experiencias que probablemente no tendrías si lo haces con alguien. Además te dará tiempo valioso para pensar.

21. Familiarízate con otro idioma

Hablo dos idiomas y estoy aprendiendo un tercero. No estoy diciendo que se debe de manejar a la perfección, pero el simple hecho de saber de qué se tratan otras lenguas te abrirá nuevas culturas. Entre más grande seas más difícil (no imposible) será aprenderlos.

22. Disfruta estar fuera

No hay nada más bello e inspirador que la naturaleza. Ya sea para ver las estrellas o caminar, sal lo más que puedas.

23. Renta una casa con tus amigos

Para ir a la playa, al bosque o a donde sea, ten la oportunidad de regalarte un tiempo con tus amigos. Después no tendrás el tiempo suficiente para aprovecharlos. A mí, personalmente, me gusta hacerlo una vez al año.

24. Piérdete

No hay nada como subirte a tu coche y manejar a un lugar desconocido sin saber qué aventura podrás tener. Una vez teniendo familia tendrás que abandonar este tipo de oportunidades.

25. Salir a citas

¿Cómo crees que podrías conocer al amor de tu vida? Así, además de conocer a gente interesante podrás disfrutar del proceso antes de comprometerte. No te preocupes por tener una noche aburrida y aprende a disfrutar todo lo que pase.

26. Aprovecha toda la noche

Nadie va a detenerte al momento de “enfiestar” si tienes 30. Solo que las resacas se volverán cada vez más pesadas así que intenta aprovecharlo de una vez.

Haz lo que sea, ya sea bailar, jugar cartas o billar toda la noche.

27. Elimina tus deudas

La deuda siempre es mala. No hay más. Asegúrate de liquidar lo máximo posible para que tu futuro esté limpio, de esta manera podrás comprar cosas como un coche o una casa.

28. Haz tu marca

Gracias a Google y a las redes sociales todos tenemos una marca. Si no estás trabajando para ser el primer resultado de Google o no estás teniendo actividad en redes sociales, estás dañando mucho a tu negocio.

29. Múdate a un lugar completamente nuevo

Da mucho miedo, pero eso te sacará de tu zona de confort y te hará experimentar nuevas culturas. Todos deberían de hacerlo por lo menos una vez. No vas a creer la diferencia que sentirás.

¡Disfruta de los mejores años de tu vida!

Robert KiyosakiHace unas semanas, tuve el privilegio de estar en el podcast de EntreLeadership. Durante nuestra conversación, cubrimos un montón de cosas, desde la razón número uno por la que los emprendedores fracasan hasta cómo pueden los líderes jóvenes prepararse para el éxito.

Mientras hablábamos, surgió un tema importante que quiero compartir contigo: la práctica.

Hace muchos años, cuando decidí que quería ser maestro y orador, empecé a practicar. Me aseguré de tomar todas las oportunidades que pudiera para hablar frente a otros. En el camino, Cometí muchos errores, pero fueron esos errores los que me hicieron exitoso.

Lo que llamar por dólares me enseñó

Permíteme compartir una historia para ilustrarte este punto. Al principio de mi carrera, cuando empecé a trabajar en Xerox para aprender a vender, descubrí que Xerox no estaba tan interesado en mi aprendizaje como lo estaban en lo que producía. Querían que vendiera, no que aprendiera. De hecho, si no vendía, me despedirían.

El ambiente de trabajo en Xerox era producto de nuestro sistema escolar moderno, en el que los que tienen éxito son los que memorizan la información y evitan todas las fallas que fueran posibles.

Para poder mejorar en las ventas, sabía que tenía que practicar. Al igual que cuando pasaba cinco días a la semana practicando fútbol en la escuela secundaria para poder brillar durante un juego una vez por semana, necesitaba hacer repeticiones y aprender de lo que hacía mal, del mismo modo lo hice en ventas.

Así que, me ofrecí como voluntario para una organización benéfica por las noches, llamando por dólares. Hacer llamadas frías fue difícil, pero afortunadamente, la caridad estaba tan necesitada de voluntarios que no les importaba si estaba fallando o no. Estaban realmente felices de tenerme sentado y llamando.

La paradoja fracaso

Paradójicamente, cuanto más fallaba como voluntario (y aprendía de esos fracasos) más éxito tenía como vendedor en Xerox.

Esto resalta un principio importante: los errores son más importantes que las respuestas. ¿Por qué? Porque las respuestas siempre surgen de los errores. Claro, puedes memorizar las respuestas, sin embargo, estas se desvanecen rápidamente. Cuando descubres una respuesta gracias a la perseverancia a través del fracaso, la respuesta se queda contigo para siempre.

Al final del día, las personas exitosas son aquellas que practican, practican, practican; fallan, fallan, fallan; y eventualmente tienen éxito como resultado.

Me recuerda una vez más la famosa frase de Michael Jordan, “He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces se me ha confiado el tiro ganador y lo erré. He fallado una y otra y otra vez en mi vida. Y es por eso que tuve éxito.”

Preguntas de un millón de dólares

Así que las preguntas que tengo para tu hoy son, “¿A dónde quieres ir?” Y “¿Qué estás practicando?” Si esas dos cosas no están alineadas, es momento de hacer un cambio.

sobre-pensarTengo una teoría bastante simple de por qué los emprendedores fallan a la hora de llevar a cabo sus proyectos: pasan mucho tiempo analizando sus opciones.

Siempre insisto en la importancia de hacer la tarea y de estudiar lo que sea necesario para el éxito. Pero ¿en qué momento se toma la acción? ¿Hasta cuándo sabes que ya has leído lo suficiente? ¿Con cuántos expertos tienes que hablar? ¿Ya fuiste a los suficientes eventos?

Claro que estas son grandes maneras de recolectar información, pero llega un momento en el que tienes que saltar para poder seguir adelante.

Yo me dedico a enseñarle a la gente qué es el espíritu emprendedor. Algunos de mis alumnos son algo indecisos y me hacen muchas preguntas, lo cual está bien, pero no son capaces de tomar una decisión. Encuentran cualquier excusa para no ir hacia adelante. Mi programa es de un año y algunos de ellos se tardan lo mismo para un solo proyecto. Es demasiado tiempo.

Los emprendedores siempre consideran los más pequeños detalles y se obsesionan con todo. Eso está bien, pero sí quiero decirles: “¡Tienen que seguir adelante! ¡No pueden perder de vista tu meta!”. Al final de cuentas el éxito surge de las caídas.

Volverte emprendedor significa que aceptas equivocarte y seguir adelante. No puedes estar esperando hasta que el último detalle funcione porque mientras eso pasa, el mercado se te puede estar escapando.

En algún punto tienes que apagar tu cerebro y decidir. La realidad es que pensar tu décimo movimiento cuando ni siquiera has hecho el primero no tiene sentido.

Cuando intentas explicarlo todo, inevitablemente empiezas a hacer suposiciones y yo ya aprendí que las mías casi siempre están mal y pienso que las tuyas también.

Nunca vas a tener todas las respuestas. Repítetelo siempre: ¡La vida te va a sorprender!

Habrá giros inesperados, así que ojalá tengas la suficiente confianza en ti mismo para poder eliminar cualquier obstáculo de tu camino.

Está bien ponerse nervioso, pero ser emprendedor requiere de coraje. Definitivamente el serlo no es para todos ya que si te da miedo lo desconocido o cometer un error debes pensar bien si realmente tienes el compromiso de convertirte en uno.

Si te estás esforzando por salir adelante, puede que estés sobre-pensándolo. Para poder liberarte concéntrate en lo siguiente:

1. Está bien no siempre saber la respuesta

No se espera que la tengas. Si alguien te pregunta algo que no sabes, simplemente dile que regresarás a él cuando sepas. No finjas.

2. Da pasos pequeños

Ser exitoso requiere de más tiempo del que imaginas. Lo que significa: mira hacia adelante pero no tan lejos.

Sé que no quieres perder de vista tu meta, pero tampoco puedes dejar que ésta te intimide. La ruta que decidas tomar será diferente a la de los demás. Es por eso que en algún punto debes dejar de estudiar para ponerte en marcha.

3. Establece fecha límite

Las buenas decisiones toman su tiempo así que no te presiones. Ya sea mala o buena, yo creo que en la vida lo más importante es que hagas una elección.

No dejes que tu miedo te detenga. Los emprendedores no esperan a que las cosas pasen, ellos las hacen. Si mantienes la mente abierta, tus proyectos se llevarán a cabo antes de lo que te imaginas.

Vivir Mejor¿Cuándo fue la última vez que le dijiste “no” a algún conocido? Apuesto a que realmente tienes que pensarlo. Sé que yo lo hice.

En la última semana, le dije “no” a exactamente dos personas; eso de todos los pedidos de mis amigos, familiares, socio, agentes, editores y clientes. Por el otro lado, esta semana dije “sí” más de 50 veces a esas mismas personas. “Sí” a peticiones de trabajo, “sí” a invitaciones sociales, “sí” a pedidos para ayudar a algún amigo y familiar.

Le digo “sí” a todo porque no quiero parecer malo, perezoso, aburrido o indiferente, pero es agotador. Me deja muy poco tiempo para relajarme o lograr metas personales que son importantes para mí.

Mi vida sería mucho más sencilla si tan sólo pudiera decir “no” más a menudo; entonces, ¿por qué no puedo?

“Decir ‘no’ no es algo que le salga natural a la mayoría de la gente,” dice Susan Newman, PhD, psicóloga social y autora de The Book of NO—250 Ways to Say It—and Mean It and Stop People-Pleasing Forever. “Para algunos, decir ‘sí’ es un hábito, frecuentemente una respuesta automática, para otros, decir ‘sí,’ aceptando asumir todo lo que se les pide, es una adicción.”

Newman dice que nuestra incapacidad de decir “no” no es un tipo de defecto personal con el que nacemos; decir “no” es un comportamiento que aprendemos.

“Cuando somos niños pequeños, la palabra ‘no’ es expulsada de nosotros,” dice. “La mayoría de los niños buscan el amor y la atención de sus padres, y se dan cuenta que negarse a hacer lo que sus pares les piden o quieren no es la manera de conseguirlo. Los niños más chicos, por ejemplo, que dicen ‘no’ a menudo son reprimidos o sancionados. En algunas familias, no hacer lo que un padre pide provoca que se pierdan ciertos privilegios que continúan hasta la adolescencia.”

Combina eso con la connotación social negativa de decir “no”, y que está bien visto pasar toda la vida evitando esa palabra.

Para el momento en el que alcanzamos la edad adulta, no es de extrañar que la mayoría de nosotros sufra de ansiedad por sólo pensar en decirle “no” a alguien. Esta ansiedad, según Newman, es resultado de las ramificaciones que percibimos que sucederán si nos atrevemos a decir “no.”

¿Nuestro jefe le dará las mejores asignaciones a un compañero de trabajo que le dice que “sí” a todo, lo que limitará nuestras perspectivas de carrera? ¿Nuestros amigos nos expulsarán del grupo si no aceptamos todas las invitaciones? ¿Heriremos los sentimientos de un hermano si no tenemos tiempo para ayudarlos? ¿Nuestra pareja o niños pensarán que somos egocéntricos o indiferentes si les decimos que “no”?

Irónicamente, la respuesta a todo lo anterior casi seguro es un “no.”

“Las consecuencias de un ‘no’ rara vez son tan malas como piensas que van a ser”, dice Newman. El cielo no se caerá, tu familia no dejará de quererte, y tu jefe no te despedirá; todos probablemente te respetarán a ti y a tu tiempo un poco más si les dices que “no” más a menudo.

¿Suena difícil? Aquí tienes cómo decirle no a las personas a las que no puedes decirles no:

Tu jefe

¿Por qué sientes que no le puedes decir que no?: Para muchas personas, esta es la persona a la que más le temen decir “no”. Después de todo, tu jefe controla tu carga laboral, sueldo, y carrera.

“Decirle ‘no’ a un superior es complicado porque no quieres olvidar tus metas y la dirección que elegiste seguir,” dice Newman. “Si lo dices mal, corres el riesgo de terminar con un trabajo mediocre y perjudicar tu rendimiento general y reputación. Si aceptas, también corres el riesgo de tener tus límites pisoteados y sentir como que se están aprovechado de ti.”

Cómo decir que no: “Esto varía según lo que tu jefe te esté pidiendo, pero puedes decir ‘no’ sin usar la palabra”, dice Newman. Por ejemplo, si estás sobrecargado de trabajo y tu jefe te pide tomar otro cliente o proyecto, dile: “No estoy seguro de poder hacerlo y estar al día con mis otros clientes. ¿Puedes sacarme el trabajo A hasta que termine con este?”

“Cualquier cosa que quiera tu jefe, hazle preguntas sobre lo que está involucrado y cuando la asignación debe ser terminada para mostrar preocupación y que estás tratando de ser útil“, dice Newman. “Ve si hay alguna manera de hacer sólo una parte de trabajo o hazle otras recomendaciones que puedan resolver las necesidades de tu jefe.”

Otra forma de decirle “no” a tu jefe sin decirle “no” es recordándole tu carga laboral actual, diciendo, “Me halaga que me lo pidas. ¿Podemos hablar de las asignaciones que tengo y las fechas límites?”

“Esto enfocará a tu jefe en lo que haces y posiblemente cambiará las prioridades para que puedas asumir la nueva responsabilidad con comodidad”, dice Newman. “Tu lenguaje corporal y tu tono de voz hará que tu rechazo sea más aceptable. Si le dices que ‘no’ sin estar a la defensiva, es más fácil que te escuchen sin ser penalizado.”

Tus compañeros de trabajo

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Estas son las personas con las que trabajas día a día, y sería bueno mantener un par de amigos en la oficina.

“La mayoría de nosotros queremos ser vistos como un jugador de equipo, apoyando a nuestros colegas y trabajando juntos por el bien de la organización,” dice Newman. “No queremos que nos vean como una persona solitaria o como alguien que no contribuye o no se considera parte del grupo.”

Cómo decirles que no: Sé honesto, aconseja Newman. Algo tan simple como, “Me gustaría ayudar, pero estoy con mucho trabajo ahora mismo,” o “Quisiera ayudarte, pero xx está esperando que termine otra tarea” a menudo lograrán el punto. Decir “no” de esta manera es directo sin ser terminante, y es probable que tu compañero de trabajo se identifique contigo. Después de todo, ¿quién no está sobrecargado de trabajo?

Sólo asegúrate de realmente estar sobrecargado de trabajo y no decirlo sólo como una excusa. Si no eres honesto con tu compañero de trabajo y se entera que realmente tenías tiempo para ayudarlo, quemarás los puentes con alguien que tal vez necesites que te ayude en el futuro.

 

 

 

Subir »
FB