Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

tiempoPara tener éxito en los negocios, es necesario dedicar al menos 5 horas a la semana para el aprendizaje.

No se trata de la conclusión de un experimento científico, sino de un patrón que se repite y que ha descubierto el escritor Michael Simmons al investigar la historia personal de líderes empresariales como el creador de Microsoft, Bill Gates; el inversor estadounidense Warren Buffert; el cofundador de Facebook, Mark Zuckerberg, o la presentadora Oprah Winfrey.

Simmons se ha dado cuenta de que, a pesar de ser personajes públicos con agendas muy apretadas, son capaces de dedicar al menos 5 horas a la semana para aprender, entendiendo por ello un proceso que se divide en 3 fases:

Leer

Oprah Winfrey ha dicho: “Los libros son mi pasaporte hacia la libertad personal”, mientras que el multimillonario Warren Buffet ha confesado que dedica entre 5 y 6 horas al día a leer 5 periódicos y 500 páginas de informes corporativos.

En el caso de Bill Gates, el magnate lee 50 libros al año, mientras que Mark Zuckerberg devora, al menos, un libro cada dos semanas.

Reflexionar

Una parte de la regla de las 5 horas se debe dedicar a la reflexión.

En este sentido, el CEO de la tecnológica AOL, Tim Armstrong, tiene establecido que su equipo debe reservar 4 horas a la semana a pensar. Por su parte, el CEO de LinkedIn, Jeff Winer, dedica 2 horas diarias a reflexionar y el fundador de la compañía O2E Brands, Brian Scudamore, 10 horas a la semana .

Experimentar

Este es el último paso de la regla de las 5 horas.

En el caso de Google, la compañía permite a sus empleados que trabajan en proyectos nuevos en los que dediquen a la experimentación un 20% de su jornada laboral. Facebook también lo potencia y quizás el mejor ejemplo, es el de Thomas Edison que siempre probaba sistemáticamente cada uno de sus inventos antes de lanzarlos.

La diferencia entre aplicar la regla de las 5 horas y no hacerlo es la que marca la frontera entre quedarse en el lado de la productividad y la eficiencia en el trabajo para saltar al de la mejora constante.

¿Cómo puedes aplicar la regla de las 5 horas?

Si la gente más ocupada y con más éxito del mundo puede hacerlo, todos podemos sacar al menos una hora de nuestro día a aprender. Para conseguirlo, hay 3 pasos que debes seguir:

• Encuentra el tiempo para leer y aprender incluso cuando estés muy ocupado

• Sé constante cuando uses ese tiempo de aprendizaje sin caer en distracciones

• Trata de mejorar los resultados de cada hora de aprendizaje usando técnicas que te ayuden a recordar y aplicar lo aprendido

Vistos los consejos, sólo queda ponerlos en práctica 🙂

seguridadUna persona segura de sí misma atrae más oportunidades que alguien que no lo es.

Quien tiene confianza en sí mismo conoce sus capacidades y las expone, mientras que quien no lo es tendrá tantos miedos que éstos le impedirán demostrar sus virtudes.

Ser personas seguras puede abrirnos muchas puertas, desde conseguir un trabajo hasta emprender un proyecto sin miedo al fracaso. Incluso en los momentos más difíciles, la seguridad nos ayudará a levantarnos y realizar proyectos exitosos.

Sé por experiencia que, cuando las cosas parecen no salir muy bien, pensar de manera positiva acerca de nuestras habilidades nos ayuda a comprender que si algo falló no es por falta de capacidad, sino porque en eso consiste la vida: en emprender, fallar, levantarse y ganar. Todos los emprendedores fallan en algún momento. No tener miedo a fallar es una característica de las personas seguras.

¿Cómo convertirnos en personas seguras?

Aunque para muchos no sea una tarea fácil, podemos convertirnos en personas seguras siguiendo algunos pasos muy sencillos.

Según el psicólogo francés Émile Coué, si repetimos vez tras vez “soy una persona segura” terminaremos creyéndolo y actuando como tal, porque la mente es capaz de producir un comando precondicionado cuando así se requiera. Si somos seguros, transmitiremos a los demás ese sentimiento y ellos también terminarán por creerlo.

Sin embargo, no basta solo con creer que somos seguros: También debemos trabajar con nuestra imagen para que transmita esa seguridad a los demás. De acuerdo con estudios diversos, las personas que saben proyectar una imagen correcta son contratadas más rápidamente que las que no se preocupan por ese tema… e incluso suelen recibir mejores salarios.

Éstas son algunas claves para proyectar seguridad por medio de tu postura e imagen:

1. Tono de voz.

En el mundo de los negocios, un tono de voz adecuado es la clave para transmitir seguridad. Es importante que seas escuchado, pero hablar demasiado fuerte podría transmitir prepotencia. Por el contrario, hablar muy bajito podría hacerte perder credibilidad.

2. Dicción.

A la hora de entablar conversaciones con otros, lo mejor es hablar de forma pausada. No pronunciar bien las palabras puede ser un indicador de inseguridad; da la impresión de que no creemos en lo que decimos, y el oyente lo notará provocando que el mensaje se pierda.

3. Gestos.

Los gestos son una parte esencial del lenguaje corporal, pues dan pie a un sinfín de malinterpretaciones. Cuando no comprendemos algún tema podemos hacerlo saber con los gestos: abrir mucho los ojos es señal de que no estamos entendiendo, cerrar los labios con fuerza transmite tensión o que tratamos de mantener el control de nosotros mismos.

4. Sonrisa.

Éste es uno de los elementos más importantes de la comunicación no verbal. Sonreír de manera natural proyecta tranquilidad, confianza en uno mismo y capacidad de socializar. Ojo: no sonrías todo el tiempo o correrás el riesgo de transmitir falsedad.

5. Saludo.

Cuando llegues a un lugar es imprescindible saludar a todos los presentes, los conozcas o no. Acércate, preséntate y ofréceles tu mano.

6. Postura.

Sentarte de manera erguida transmitirá seguridad. Por el contrario, ver hacia el suelo o doblar los hombros te hará ver como una persona que no cree en sí misma.

7. Caminado.

Modera tu paso. Una persona que camina muy rápido puede parecer desesperada, asustada o estresada. Una persona segura camina derecho y con buen ritmo.

8. Forma de sentarse.

Siéntate erguido y evita moverte cada dos segundos. Mover los pies, las manos o cambiar constantemente de transmite inseguridad y nerviosismo.

9. Ropa.

Asegúrate de usar ropa limpia, bien combinada y acorde con la ocasión. Evita los accesorios llamativos: no querrás que éstos se roben la atención de tus interlocutores.

10. Mirada.

Cuando te dirijas a alguien, míralo siempre a los ojos. Lo mismo cuando alguien más se dirija a ti. Evita mirar al suelo o a algún punto perdido en el espacio.

Recuerda siempre buscar la congruencia entre lo que eres y lo que transmites. La imagen debe ir de la mano con las capacidades que se poseen, de ahí la necesidad de aprender a mostrar esa esto a los demás por medio del manejo correcto de la imagen.

richard bransonDesde disfrazarse de azafata, pasando por dar más días de vacaciones a sus empleados o que se tomen licencias remuneradas mayores a las normales para los que tienen recién nacidos, sir Branson no es un tipo más que creó empresa, es el modelo que muchos ejecutivos y millennials admiran y con el que se sienten identificados.

Y lo mejor, es que sus conocimientos los comparte con todo el mundo a través de su blog https://www.virgin.com/richard-branson/, donde en su artículo más reciente habla del enorme poder que tiene el pensa como un niño pequeño.

“Fui un niño con determinación, siempre en la búsqueda de mi siguiente aventura y esperando descubrir las cosas en mis propios términos. Por fortuna, mis padres me dieron la libertad de explorar el mundo a mi alrededor, y de verlo con todos sus colores. Siempre me animaron a ser curioso, nunca me dijeron que no podría lograr algo y siempre me fue permitido fallar. Por siempre estaré agradecido con el estilo de mamá y papá, y no solo me sirvió para bien cuando era niño, sino también me ha dado forma en gran medida al adulto en que me he convertido”, afirma Branson.

Precisamente, Branson se detiene en ese punto donde recuerda su niñez y dice que esa visión la ha utilizado tanto para aproximarse a los negocios, como también para sus relaciones personales. “Los niños ven lo mejor de la gente y del mundo alrededor de ellos. Nosotros podemos aprender todo acerca de su amplísimo entusiasmo”.

Es aquí donde resalta que muchos creerán que dejar la escuela y los estudios para empezar a emprender su negocio puede llevar a una curva de aprendizaje donde tiene que crecer como persona demasiado rápido. En Branson, dar ese paso tuvo un efecto contrario. A la edad de 16 años, cuando inició su empresa, volvió a sentirse como un niño de nuevo.

“Yo no tenía ninguna experiencia, pero en vez de sentirme avergonzado o desanimado, abracé a mi niño interno y di el salto a lo desconocido. Como un niño pequeño, tuve que aprender en el acto, haciendo. Y fallé una y otra vez, de muchas diferentes formas, pero siempre me levanté, con la determinación de dominar una habilidad y entonces moverme hacia algo nuevo y emocionante”.

Y menciona que cuando lanzaron Virgin, con ese optimismo ciego, muchas personas llamaron a ese entusiasmo ingenuidad. En los primeros días de Virgin Records y Virgin Atlantic ninguno de ellos sabía en realidad qué estaban haciendo. Pero como si fueran niños, sin obedecer las reglas, entre todos se presionaron para abrirse paso y para alcanzar lo que los demás veían como un imposible.

“Como lo sugiere nuestra marca, nosotros éramos vírgenes en los negocios, dispuestos a intentar cosas por nosotros mismos por primera vez. Sin preconceptos y sin ideas de qué trabajaríamos y qué no, hicimos las cosas diferentes y pavimentamos nuestro propio camino hacia el éxito”, resalta.

El millonario agrega que aprendió mucho en aquellos años tempranos del negocio, y que hay todos podemos aprender mucho de cómo la inexperiencia y la mirada inocente puede ayudar a navegar por los obstáculos.

Finalmente, Branson dice que aprende y disfruta mucho del tiempo que pasa con sus nietos, Eva-Deia, Etta y Artie, y con Bluey, una pequeña bebé. No solo le traen una gran alegría, sino que también son motivo de inspiración. “Verlos a ellos desarrollarse y adquirir sus propias personalidades ha sido algo poco menos que maravilloso”, añade.

Particularme, lo que más ha disfrutado ha sido verlos aprender a caminar. Ha sido una experiencia reveladora de la que todos los adultos pueden aprender. Después de que ellos han girado, se caen, se tropiezan una y otra vez, su ego no sale lastimado ni tampoco su voluntad termina disminuida.

“Los niños miran al mundo con asombro e inquisividad, y ven oportunidades donde normalmente los adultos ven obstáculos. Creo que no solamente deberíamos escucharlos más a ellos, sino también deberíamos actuar más como ellos”, concluye.

venderNadie dijo que sería fácil y, muy seguramente cuando usted empezó a tener la idea de un negocio propio, no se llegó a imaginar por todo lo que tendría que llegar a pasar para hacer realidad su sueño.

Lo importante es que ya tomó la decisión y que debe ser muy creativo y disponer de todas las herramientas que estén a su alcance para mantener vivo su negocio.

Recuerde que la base para el éxito de su emprendimiento es contar con un plan de negocio en el que analice todos los posibles factores de riesgo, pero en el que también considere cuál puede ser esa estrategia A,B,C… o Z para salir de las dificultades que puede llegar a tener, especialmente en el tema de venta y consecución de nuevos clientes, que son la base primordial para el crecimiento del negocio.

En esto, FP aquí le cuenta una estrategia que ha funcionado para muchos negocios. “Al inicio no pensé que fuera a ser útil, pero sí fue un medio para poder alcanzar a personas que no me conocían y que les podía interesar lo que yo ofrecía”, cuenta Flor González, que tiene un salón de belleza en el norte de Bogotá.

La estrategia fue sencilla: usar plataformas tecnológicas con el fin de ofrecer un producto o servicio con descuento, a través del uso de cupones. Es una especie de convenio que se realizan con las empresas ya establecidas y organizadas que ofrecen esta oportunidad por internet y que cualquier negocio puede aprovechar con el fin de llegar a más personas, con precios más asequibles.

Una de las grandes ventajas que tienen este tipo de plataformas es que les ofrecen a las pymes es la posibilidad de llegar a cada una de las personas que se mueven por la web, dándoles a conocer nuevos servicios y ayudándolos a incrementar el número de clientes”, indicó Mauricio Chiappe, director general de Cuponatic.com.co.

Efectivamente, los descuentos han sido una forma de aumentar las ventas que se ha usado desde hace décadas con el fin de alcanzar más clientes y fidelizarlos. El tema es que tiene que ser bajo las circunstancias adecuadas.

Al respecto, existe un caso que analizó un experto de Morgan Stanley, en el que una empresa todos los días se mantenía con descuentos. Pero el efecto que causó es que, al regresar a las tarifas ‘normales’, los clientes sintieron que las tarifas eran más altas de “lo justo”, dejando de comprar en el lugar.

De acuerdo con Harvard Business Review, existen sólo ciertos momentos en los que es recomendable considerar un descuento como una estrategia:

• Para competir con la competencia: si su rival también lo hace y usted cree que no va a ceder con precios similares a los suyos, es bueno aplicar la misma estrategia.

• Para fidelizar clientes: es una forma en la que usted puede lograr comprometer a las personas que le compran, en comparación con su competencia. Recuerde que en esto, el servicio al cliente también es importante.

• Para fomentar un pedido grande en lugar de varios pequeños: Este diferencial de precios produce mayores beneficios que las farmacias sólo tienen que incurrir en los costos de obtener una receta, una vez, en lugar de doce veces.

El proceso

Actualmente cada país puede contar con varias empresas que ofrecen este tipo de ventajas a cualquier empresario. “Buscamos socios en diferentes segmentos (servicios, productos y viajes) que tengan un negocio legal formalizado y que sea de buena calidad para brindar el mejor servicio a nuestros usuarios. Algunos de los requisitos son tener RUT, Cámara de comercio, un local físico y página web”, señalaron voceros de Groupon.

Y según Mauricio Chiappe, existen varias razones por las que esta tendencia crece en el mercado colombiano:

1. Aumento de Ingresos.

Las cuponeras permiten a las pequeñas y medianas empresas mantener sus ingresos en niveles óptimos durante las temporadas de bajos ingresos o llamadas tiempos muertos.

2. Fidelización de clientes:

Este proceso se consolida poco a poco y las pymes han visto que el número de clientes aumenta paulatinamente, prefiriendo de manera constante su marca y clasificándola como favorita.

3. Ahorro en mercadeo:

Las cuponeras se están convirtiendo en una táctica de mercadeo para las pymes que muchas veces no tienen el presupuesto suficiente para invertir mucho dinero en esta área.

4. Nuevo público objetivo:

Con la apuesta online, las pymes están un paso adelante en la conquista del nuevo público que ahora está buscando y comprando productos a través de la Red.

5. Retorno de la inversión:

Uno de los puntos más importantes para los empresarios es que el retorno de la inversión es evidente por el aumento en el tráfico de clientes y la divulgación que tienen sus marcas.

6. Servicio al cliente:

Las cuponeras apoyan a las Pymes con el servicio al cliente por medio de encuestas que éstas realizan para mejorar las falencias y hallar posibles mejoras en la comercialización de sus productos.

Ahora, la suscripción al servicio puede depender de cada empresa pero, en general, es importante que sea un comercio establecido y cumpla con todos los requisitos legales y al día que le permitan a un cliente tener toda la seguridad de que no va a ser estafado.

Incluso, también puede contar con el apoyo mismo de la empresa: “estamos en constante comunicación con el socio para ver los resultados de las diferentes campañas y tener feedback de las ofertas al aire”, señalaron los voceros de Groupon.

liderEl constante deterioro físico y mental que los profesionistas padecen se deriva directamente de las largas jornadas laborales, el número de tareas que tiene a su cargo, la relación con su jefe, el trato que brinda a sus colaboradores y equipo, el estrés bajo el que se ve inmerso; en fin, todo tiene qué ver con el ambiente laboral y cada una de las responsabilidades que tratamos de resolver día con día.

¿Pero qué pensarías si te dijeran que todo podrías resolverlo con un mínimo de esfuerzo?

Richard Koch, autor del libro El Principio 80/20, asegura que se puede llegar a ser un gran líder bajo la misma teoría: Él lo llama El líder 80/20.

Existe una infinidad de responsabilidades que abruman la mente de los gerentes en las organizaciones, muchas de ellas pueden ser delegadas, pero en su mayoría son tareas que ellos deben realizar o supervisar, creando una gran montaña de pendientes que parece imposible de superar. Sin embargo, Koch asegura que el trabajo “no tiene por qué ser así”.

Si bien es cierto que este tipo de presiones no dejarán de existir, también es cierto que podemos minimizar el golpe. “Existe un arma secreta, aquella que cambiará la forma de trabajar de cualquier gerente, ésta te permitirá abordar el trabajo con celeridad y eficacia, es el Principio 80/20”, indica el autor.

El principio 80/20 o Principio de Pareto

Ya hemos hablado en qué consiste este principio. De manera concreta, éste asegura que un pequeño número de sucesos generan o dan lugar a la mayoría de los efectos:

• El 80% de las consecuencias se derivan del 20% de las causas.
•  El 80% de los resultados derivan del 20% de las acciones.

El autor asegura que, de manera sorprendente, este principio indica que muy pocas cosas importan, pero aquellas que son importantes poseen gran trascendencia en cada una de las tareas que realizamos de manera cotidiana.

Si bien este principio nos puede ayudar a ser más eficientes con nuestro tiempo, Koch asevera que también nos puede llevar a ser grandes líderes (también puedes leer “Aplica el Principio de Pareto para ser más productivo”) y aquí te mostramos 5 tipos de líder fundamentados en el Principio 80/20:

1. El líder investigador

¿Qué haces cuando identificas un problema pero no sabes cómo resolverlo? La palabra clave está en investigar qué es lo que está mal y, por supuesto, tienes que resolverlo con la regla 80/20.

De acuerdo con el autor, el 80% de los problemas en un proyecto son generados por el 20% de su contenido, así que debes asegurarte de ser observador e identificar cuáles son los sucesos menores que crean grandes reacciones.

2. El líder superconector

“La creatividad proviene de encuentros espontáneos, de discusiones fortuitas. Te encuentras con alguien, preguntas qué hace, dices ‘wow’ y de pronto estás cocinando todo tipo de ideas”. Steve Jobs.

Es cierto. La mayoría de las grandes historias de éxito han sido ideas espontáneas en circunstancias poco usuales, pero nada sorprendentes.

El gerente superconector consiste en cultivar una gama muy amplia de relaciones, utilizando todo el potencial de los “vínculos débiles”, aquellos que todos tenemos en abundancia y que no sabemos que pueden ser de potencial ayuda: amigos, colegas y familiares.

¿Cómo ser un líder superconector? Aquí algunos consejos:

• Mejora tu red de contactos bajo la premisa 80/20. Necesitas contar con menor número, pero mayor calidad.

• Únete a equipos conformados por gente de diversas disciplinas y lugares variados.

• Trabaja en otro país por un tiempo, de ser posible.

• Cambia de empresa, no de mes en mes, pero sí con periodos no muy largos. En la actualidad la generación Y se mantiene entre tres y cuatro años en un solo lugar, no es un mal plazo.

• Forma grupos para cenarde manera constante, con conocidos y amigos externos a tus grupos de confort.

• Cultívate, no sólo con lo que tiene qué ver directamente con tu área, también de aquellas que son externas pero que se conectan con la tuya, es la mejor manera de desarrollarse profesionalmente.

3. El líder mentor

No sólo se trata de ser “tutorado”, mientras más experiencia tenemos en nuestra rama se trata de “tutorar” a alguien. Piensa en todas tus experiencias laborales y pregúntate lo siguiente: qué aprendiste y de quién lo hiciste.

Seguramente vendrán a tu cabeza un gran número de sucesos, pero pocas personas que influyeron en tu conocimiento: Esos son tus mentores.

He aquí algunos consejos para convertirse en un gran líder mentor.

• Ser mentores una actividad 80/20 por excelencia, indica el autor. El mentor emplea muy poco esfuerzo y, la mayoría de las veces, su retorno es mucho mayor.

• Procura que cada una de las personas de las que seas mentor, esté dispuesta a serlo también, es una cadena de favores.

• Trata que el aumento del desempeño de la gente que conduces sea parte importante de la evaluación de tus gerentes y líderes.

• Identifica a los grandes mentores y analiza a detalle lo que hacen, aprende de ellos.

• Prefiere, siempre, calidad en lugar de cantidad.

4. El líder apalancado

Dame un punto de apoyo y moveré al mundo” – Arquímides.

Puedes magnificar tu impacto a través de las palancas, Koch asegura que son siete:

• Interés por las cosas y el poder del subconsciente. Siempre debes estar abierto a todo, cuestionar y analizar cada cosa que se pare frente a ti, porque recuerda que siempre habrá una mejor y peor manera de llegar. ¡Hazlo!

• Fe. Puede ser una de las más poderosas palancas. Si confías, seguro podrás lograrlo.

• Ideas. Todo negocio comienza con una idea. Si no es buena, puede mejorarse, así que no desistas.

• Decisiones.Tienes que tomarlas, son necesarias y creadoras de grandes resultados.

• Confianzahacia los demás, debes tener a tu grupo de confianza, aquellos que sabes te apoyarán, seguirán y guiarán, de ser necesario.

• Gente. Es así de sencillo: sin ellos, no se puede.

• Dinero. Usa el DDO –Dinero De Otros-. Encontrar al inversor perfecto hace que las grandes ideas se conviertan en historias de éxito.

5. El líder liberador

Estos líderes traen a la luz lo mejor de su gente para beneficio de cada individuo en la firma, inspirándolos para desarrollar y alentar su lado creativo, los pequeños aspectos de su personalidad y las capacidades que puedan llevarlo a resultados sorprendentes sin esfuerzos excesivos.

La creatividad es una forma liberadora de hacerlo: invierta el 20% de tus habilidades y personalidad, pues puedes obtener el 80% de lo que pueden dar.

¿Te ves reflejado en algún líder 80/20? ¡Cuéntanos por qué!

ansiedadLa ansiedad es una sensación habitual antes de dar un discurso, hacer un examen, una presentación o ir a una entrevista de trabajo. Y muchas veces los nervios pueden ser contraproducentes, hasta el punto de afectar notablemente nuestro desempeño.

Hasta los actores profesionales se ponen nerviosos al presentar premios como los Oscar o los deportistas de elite antes de un momento importante.

Ahora, psicólogos de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, tienen un consejo para superar estas crisis: seguir una pequeña secuencia de acciones con un alto valor simbólico justo antes de enfrentar la situación que nos genera estrés.

O, lo que ellos llaman, crear un ritual.

El poder del ritual

Las conclusiones del estudio sugieren que un ritual previo puede ayudarnos a sentir un mayor control sobre la situación y en consecuencia a lograr un mejor rendimiento.

Como parte de la investigación los psicólogos idearon un experimento en el que le decían a los participantes que en pocos minutos tendrían que cantar en público, con un micrófono, una canción muy difícil.

Un algoritmo medía objetivamente su grado de desempeño con la canción.

Los psicólogos querían que los individuos se pusieran increíblemente nerviosos para después ver de qué manera podían ayudar a reducir su ansiedad.

Así, a algunos participantes les dijeron que trataran de calmarse a sí mismos antes de cantar para estar menos nerviosos.

De acuerdo a una encuesta previa de los investigadores esta es una táctica habitual que utiliza la gente para no ponerse nerviosa antes de hacer algo importante.

“Mucha gente se dice a sí misma, literalmente, cosas del estilo ‘cálmate, esto no es para tanto, no hay ningún problema, tú puedes hacerlo, etc.'”, le dijo a la BBC el profesor Michael Norton, líder del estudio publicado en la revista Organizational Behaviour and Human Decission Processes.

Pero a otros participantes los psicólogos les dijeron que siguieran un ritual simple: Por ejemplo, algunos tenían que hacer un dibujo de cómo se sentían, y después romperlo en pedazos y tirarlo a la basura.

“Descubrimos que decirte a ti mismo que te calmes no funciona”, dijo el psicólogo.

“Es como cuando le dices a alguien que está enfadado y gritando que deje de gritar, no suele funcionar”, añadió.

“Pero hacer pequeños rituales como el descrito sí ayudaban a la gente a sobrellevar mejor su ansiedad y después a tener un mejor rendimiento”, según Norton.

Poder y simbolismo

Uno de los factores que generan ansiedad antes de estas situaciones estresantes es, precisamente, la falta de control que el individuo siente sobre lo que va a ocurrir.

Un ejemplo claro de esto es la anticipación ante un examen, en el que otra persona te va a evaluar.

Los rituales son como una forma de comportamiento controlado, nos llevan a sentirnos más en control y eso está relacionado con cuánta ansiedad sentimos“, explicó el psicólogo.

Además, los investigadores creen que el simbolismo detrás de un ritual puede ayudar mucho, aunque no es imprescindible.

Seguir simplemente una secuencia de acciones sin un significado particular también puede ayudar, afirma Norton.

Según el psicólogo, el mero hecho de llamarlo ritual puede tener un efecto positivo.

La diferencia entre un hábito y un ritual

La presentadora del programa Health Check de la BBC, Claudia Hammond, siempre se hace un té antes de entrar al estudio a presentar el programa en vivo, y se pregunta si eso es un ritual o más bien un hábito.

Según Norton, un hábito es una acción en sí misma, que realizas porque sí, en este ejemplo porque te apetece tomar un té.

“Un ritual tiene más que ver con cómo te haces el té, por ejemplo, si sigues siempre los mismo pasos”, explica.

Otra manera de considerar si una acción es un ritual o no es preguntarse qué pasaría si no lo hicieras.

“Si no pudieras tomarte ese té, ¿Cuán molesta te sentirías?”, dice.

“Cuando no hacerlo te perturba y te afecta, entonces se acerca más al ritual y se aleja del hábito”, explica el psicólogo.

Pero todo esto está dentro de un grado normal de ansiedad ante una situación estresante particular.

Obviamente cuando hacer rituales se lleva al extremo, como en el caso de la gente que padece trastorno obsesivo-compulsivo, no es una estrategia que ayude. “En esos casos el ritual interfiere con la vida cotidiana”, apunta Norton.

emprenderEn estos tiempos en los que tal parece que todas y cada una de las personas tenemos que pensar tal y como nos condicionan los poderes políticos y sociales, junto con los medios de comunicación, quizás sea bueno lanzar algunas reflexiones políticamente incorrectas que te sean válidas a la hora de emprender un negocio o al redefinir tu empresa actual.

Y ahí va mi primera reflexión: olvídate de los detalles al principio.

Algo que te puedo garantizar es que la mayoría de las cosas que pensaste que funcionarían en tu negocio, en menos de dos años ves que no tienen sentido y de que al final estás triunfando con productos y servicios que no se te habían pasado por la cabeza al diseñar tu empresa. Así que, déjate de tonterías, no pierdas el tiempo, optimiza todos y cada uno de tus minutos y céntrate en fijar unos buenos “cimientos” sobre los que construir tu proyecto. Ya habrá tiempo de pensar en el color que quieres para el cierre metálico de tu negocio, ¿No te parece?

¿Quieres que te cuente un secreto? No existen los negocios perfectos. Sin duda, Ikea, Coca-Cola, Google, IBM, etc., son empresas estupendas y con protocolos, procesos y procedimientos fantásticos, pero ni por asomo son perfectas. Así que, confórmate con abrir una empresa buena, no creas que será perfecta. Algo que sabemos hoy en día es que la perfección no existe y que buscar estos estados de perfección para lo único que sirve es para generar ansiedad y, en infinidad de ocasiones, sentimientos de frustración y de pesimismo.

Algunos autores hoy en día estiman que el 60% de las reuniones a las que asistimos las consideramos improductivas y que ese tiempo lo podrías haber ahorrado en otros aspectos más interesantes. Intenta escaparte de todas las reuniones que puedas. Es mejor que dediques ese tiempo a hacer, a realizar, a interactuar, a compartir, pero no pierdas tu valioso tiempo en esas reuniones en las que acuerdas líneas de acción que luego nadie cumple.

Todo se copia, menos los valores. En estos tiempos de la globalización, cualquier producto de éxito en el mercado se puede copiar e, incluso, mejorar en menos de 4 meses. ¿Y qué decir de los servicios que ofrecemos? ¿Qué impide a cualquier empresa ofrecerlos también? ¿Y el precio? El precio es lo más fácil de plagiar de nuestra competencia. Ahora bien, ¿se puede copiar la sonrisa de tu equipo de trabajo? ¿Y la orientación al cliente? ¿Y la educación? ¿Y la pasión por el producto o servicio que vendes?

“Déjate de formar a los trabajadores que luego sabrán más que yo y querrán más sueldo o incluso irse de la empresa” En más de una ocasión he escuchado esta frase de algunos ¿Directivos? ¿Quieres que tu empresa crezca? Rodéate de equipos de trabajadores y trabajadoras que tengan más talento que tú. Saca el máximo rendimiento a tus equipos, hazles gozar del proyecto de empresa y crece gracias al talento de los que te rodean.

El talento es algo que cada vez escasea más en estos tiempos. ¿Y qué pasa si al final quieren irse a otras empresas o incluso emprender la suya propia? Es fácil: dales las gracias por lo que han hecho por tu empresa y busca más talento; porque, ¿has pensado que es lo que ocurre cuando una persona se rodea de inútiles?

Tradicionalmente los grandes chefs de cocina se empeñaban en ocultar sus recetas para que su competencia no les copiaran esos platos que tantas y tantas horas de investigación les habían llevado.

¿Dónde radicó el éxito de Ferrán Adriá? Fue el primer cocinero que se atrevió a hacer públicas sus recetas. ¿Qué hizo su competencia? Copiarle. ¿Qué hizo el público en general? Considerar a El Bulli como el mejor restaurante durante muchos años. ¿Cuál es la consecuencia de compartir tus éxitos? Pues que encuentras el estímulo necesario para seguir investigando y ofreciendo lo mejor a tus clientes. Así que, comparte y enseña más de lo que lo haga tu competencia.

Y déjame que comparta una anécdota que me ocurrió hace poco impartiendo un curso de up-selling y cross-selling en un hotel cuando una de las personas que se encargan de la limpieza de habitaciones me dijo que “para qué tengo que venir a este curso si yo no vendo”. Lo triste de todo esto es que la directora del hotel me dijo que ella pensaba lo mismo que su empleada. Pues déjame que te diga una cosa: en los negocios de éxito, todos los empleados venden, tengan contacto directo o no con el cliente final. Hoy en día la proactividad en ventas se ha convertido en una labor de equipo en el que unos venden y el resto del equipo deberían facilitar las cosas a las personas que se dedican a la venta.

¿Estás [email protected] para ser políticamente incorrecto en tu aventura de emprender?

reinventarPROYECTO #1: Busca grandes mercados

El lanzamiento

Los hermanos Brian y Scott Rudolph crearon una pasta hecha a base de garbanzos y rica en proteínas que comenzaron a vender en 2014 bajo el nombre Banza. Su empaque era alegre, llamativo y hacía énfasis en el ingrediente principal: la palabra “garbanzo” en letras grandes, acompañada de la imagen del fruto.

“Cuando se trata de alimentos, es necesario tener un distintivo en el mercado antes de poder llevar tu marca a la visión final que tienes para ella”, explica Scott. Su branding logró que Banzai llegara a los pasillos de comida saludable de muchas tiendas. En un año, la pasta se colocó en 1,700 puntos de venta y se convirtió en la más vendida en la red de Fairway Market en la ciudad de Nueva York, EE.UU. Entonces, decidieron que estaban listos para la “visión final”.

El reinicio

Los hermanos querían comercializar de manera masiva y colocar Banza en más tiendas para que compitiera con marcas como Barilla y Ronzoni, y llegar a todos los amantes de la pasta.

Fue así que en 2015 contrataron a la firma de branding Roger y a la agencia de diseño Gander. El primer paso, de acuerdo con el fundador de Roger, Gillian Grefé, era entender el nuevo mercado de Banza.

“Las tiendas de alimentos están repletas de alternativas saludables, y ¿qué es lo que ves en cada empaque? Todos los beneficios saludables, todas la promesas, mucho ruido. Eso intimidaría a nuestro consumidor meta”, asegura el experto. Por el contrario, el pasillo de las pastas se distingue por sus empaques minimalistas y pocos argumentos sobre beneficios saludables; es decir, van al grano.

Partiendo de todo esto, Gander tomó cartas en el asunto y comenzó a trabajar en un diseño más sencillo: con poco texto sobre el valor nutricional –sólo dice que contiene 25 gramos de proteína y 13 gramos de fibra– en la esquina derecha superior, un espacio que por cierto las personas leen instintivamente. Y mientras que la mayoría de los empaques de pasta son azules, Banza apostó por el rojo para sobresalir. También cambió su eslogan de “Pasta hecha con garbanzo” (escrito con letras grandes) a “Impulsado por garbanzos” (en letras más sutiles alrededor del dibujo de un garbanzo que parece un corazón).

“No queríamos asustar a nadie. Lo que buscábamos era que el producto se sintiera como una alternativa real a una comida que ya conocen y aman”, dice Gillian.

Los resultados

El empaque rediseñado comenzó a circular en marzo de 2016, así que aún es muy pronto para medir los resultados. Aunque Brian tiene confianza en el nuevo mercado de la marca. “Buscábamos que Banza fuera una compañía de pasta moderna”, explica.

Pasaron de la sección de comida saludable a lo que él llama “sorpresivamente saludable”.

Proyecto #2: Sé más sofisticado

El lanzamiento

Summer Brown comenzó a fabricar bloqueador solar para sus hijos, hecho a mano y con ingredientes naturales, en 2013. Ese mismo año, lo empezó a vender en línea como Butterbean Sunscreen. “El branding era realmente básico, estamos hablando de algo casero con etiquetas impresas en pequeñas imprentas locales”, recuerda la emprendedora. Incluso el logo, al que ella llamaba el bebé Butterbean, había sido dibujado en casa. Y si las etiquetas se mojaban, la tinta se corría.

Cuando las ventas aumentaron, hubo poco tiempo para mejorar. De hecho, Summer estaba tan ocupada que de camino al hospital para dar a luz a su quinto hijo, tuvo que hacer una parada en la oficina de correos para mandar algunos pedidos.

El reinicio

Summer consiguió que su bloqueador se vendiera en tiendas locales, pero sabía que su marca no sería aceptada por cadenas a nivel nacional.

En 2014 se acercó a Condensed, agencia de branding especializada en startups con sede en Brooklyn, EE.UU. “No queríamos empezar de cero, pues ya tenía una base sólida de seguidores”, dice Teresa Lagerman, directora de estrategia de la firma.

Sin embargo, identificó un problema que la emprendedora no había anticipado: el branding de Butterbean era tan infantil que se proyectaba como un producto exclusivo para niños. ¿Por qué no también para adolescentes y padres?

El primer reto estaba claro: Teresa tenía que encontrar un balance entre alegre y maduro; por lo que empezó a trabajar en una tipografía con “letras abiertas y trazos redondeados para parecer amable y acogedora, sin ser boba”, explica.

Los colores de las botellas también cambiaron. Se deshicieron del amarillo (ya que era poco común en el mercado) y lo sustituyeron por blanco (para proyectar limpieza) y aqua (estándar en productos para la playa, pero en un tono más suave para dar la impresión de ser Premium).

Le siguió el nombre de la empresa. Summer había crecido su línea y ahora también vendía repelente de insectos, labiales y otros productos.

No obstante, su marca se seguía llamando Butterbean Sunscreen. Así, pasó a ser Butterbean Organics. Por último, la agencia realizó una sesión fotográfica con ella y su familia en la playa. “Ella es parte esencial de la historia de la empresa. Queríamos proyectar eso”, agrega Teresa.

Los resultados

“Tenemos un producto que atrae a papás jóvenes, mamás ocupadas, adolescentes, teens y niños por igual”, asegura la directora de Condensed.

La nueva marca debutó en junio del año pasado e incrementó sus ventas en 40%. Incluso, firmó contrato con algunas cuentas a nivel nacional. Sin embargo, actualmente está pasando la prueba más grande, pues a mediados de año es cuando las grandes cadenas compran productos para el verano, como bloqueadores.

Vivir MejorLa autoestima es una cosa maravillosa pero delicada. Cuando nuestra autoestima es alta, nos sentimos más resistentes, somos menos vulnerables a la ansiedad y al rechazo, y menos cortisol (la hormona del estrés) es liberado en nuestro torrente sanguíneo.

Los aspectos positivos son evidentes, pero mejorar la autoestima puede ser un reto, especialmente si hemos experimentado adversidades en el pasado.

En un post en el blog de TED, el psicólogo Guy Winch, que tiene 20 años de experiencia trabajando con pacientes, dice que el problema es que nuestra autoestima es bastante inestable, ya que puede fluctuar diariamente, incluso a cada hora.

Otra complicación es cómo nuestras carreras dan forma a nuestra percepción de nuestro propio valor. Por ejemplo, un chef probablemente se ofendería si no te gustara la comida que cocinó para ti más que alguien que no cocina para ganarse la vida. Winch dice que esto se debe a que la cocina es un aspecto significativo de su identidad.

Él describió cinco maneras para ayudarte a mejorar tu autoestima y cómo lidiar mejor con los golpes que experimentamos.

1. Usa afirmaciones positivas de la manera correcta.

Las afirmaciones positivas son un método de practicar “Tú eres lo que piensas.” La idea es que llenes tu mente con pensamientos positivos hasta que te los creas.

Es una manera popular de construir tu autoestima porque es simple, pero Winch dice que hay un problema importante: Las afirmaciones positivas tienden a hacer que las personas con baja autoestima se sientan aun peor, porque cualquier cosa que se diga como una afirmación (como “Soy [email protected] “o” seré [email protected]”) a menudo puede ser demasiado contrario a sus existentes creencias acerca de sí mismos.

Winch sugiere cambiar “Voy a tener éxito” a algo más manejable, como “Voy a perseverar hasta tener éxito.”

2. Identifica eso en lo que eres bueno.

Winch dice que la autoestima crece cuando demostramos capacidad real y logros en las áreas de nuestras vidas que nos importan. Tal vez eres bueno corriendo; inscríbete a algunas carreras locales y entrena para ellas. ¿[email protected] en la cocina? Da más cenas.

La clave, dice, es descubrir tus habilidades y talentos básicos, y encontrar oportunidades (e incluso carreras) que las enfaticen.

3. Aprende a aceptar los elogios.

Cuando nos sentimos mal acerca de nosotros mismos, es difícil para los demás sacarnos de esa rutina. Winch dice que tendemos a ser más resistentes a los elogios en esos momentos, a pesar de que es cuando más los necesitamos.

Él dice que en vez de tomar los elogios como mentiras, debes ponerte la meta de tolerar los elogios cuando los recibas. Incluso si te sientes incómodo (y probablemente te sentirás así) valdrá la pena a largo plazo.

La mejor manera de dejar de repeler los elogios, dice, es preparar respuestas predefinidas a ciertas cosas y forzarte a utilizarlas hasta que sea automático. Estas respuestas podrían ser simples cosas como “Gracias” o “Qué amable de tu parte decir eso.”

El impulso de reírte de los cumplidos eventualmente se desvanecerá, lo cual será señal de que está funcionando y que estás empezando a creer las cosas buenas que la gente dice de ti.

4. No te critiques.

No te patees cuando ya estés en el suelo.

Winch dice que eso es lo que probablemente hagamos. Cuando nuestra autoestima es baja, podemos dañarla aún más siendo auto-críticos.

Winch dice que deberíamos combatir esto con auto-compasión. Cuando sientas que tu yo interior comienza a criticarte, pregúntate si le dirías esas cosas a algún amigo cercano.

Como regla, tendemos a ser mucho más compasivos con nuestros amigos de lo que somos con nosotros mismos, así que piensa dos veces la próxima vez que empieces a decirte a ti mismo todas las cosas que haces mal. Winch dice que hacer eso te ayudará a evitar dañar tu autoestima, lo que te dará tiempo para enfocarte en aumentarla.

5. Recuérdate tu valor real.

Si tu confianza recibe un golpe, Winch dice que esta es la mejor manera de revivirla.

Si eres rechazado por alguien con quien estabas saliendo, haz una lista de tus cualidades que te hacen una gran pareja, como la lealtad o la disponibilidad emocional. Si no recibiste la promoción que buscabas en el trabajo, anota todo lo que te hace un empleado valioso, como ser confiable o dedicado.

Escribe uno o dos breves párrafos sobre por qué alguna cualidad específica es importante y por qué las demás personas deberían apreciarlas. Winch dice que hagas este ejercicio todos los días durante una semana o cuando sientas que necesitas un poco de ánimo.

Construir la autoestima no es fácil, y requiere de un poco de trabajo, pero Winch dice que el retorno es invaluable si lo haces correctamente; te encontrarás desarrollando hábitos emocionales más saludables, y te recuperarás más fácilmente cuando sufras golpes en el futuro.

serUna pregunta sencilla, tan solo tres palabras y una respuesta que deviene tremendamente compleja, – ¿Quién quiero ser?, preguntas. Y no sé contestarte, porque apenas he tenido tiempo para preocuparme de vivir mi vida –

Esta podría ser una conversación real y, de hecho, lo ha sido con un buen número de personas, y es que parece ser que no tenemos tiempo para vivir y nos tenemos que conformar con una especie de sucedáneo que nos mantiene anestesiados.

¿Quién quiero ser? dices, acaso sin darte cuenta de la complejidad que esconde esta pregunta de tan solo tres palabras.

Acaso quiera ser padre, o profesor, médico o bombero, ¿o quizás artista?, y entonces veo que eso tan solo son roles, personales, profesionales, pero roles al fin y entonces me pregunto, ¿quién quiero ser?, y no sé que responder.

Y entonces, de entre la bruma, surge un asomo de respuesta: – quiero ser yo mismo – y entonces sé que empieza un camino porque, ¿quién soy yo mismo?, y sé que me espera un profundo camino interior hasta despojarme de capas y capas de creencias, de roles, de ego, de…todo aquello que me ha impedido reconocerme en el espejo.

Pienso en el privilegio de que me haya sido hecha esta pregunta, de lo contrario, podría no haberme llegado nunca y vivir en ese limbo al que algunos llaman vida y que no es sino un mal sucedáneo, porque a mi alrededor veo ese vivir en superficie, un vivir pasando de puntillas, sin acercarse a esa esencia brillante que yace en el interior.

¿Quién quiero ser?, quiero ser el hombre capaz de verse a sí mismo en un espejo, de oírse a sí mismo en su diálogo interior, de sentirse a sí mismo sin filtros que le distorsionen. Sí, ese es quién quiero ser, aunque sé que para ello, no hay atajos, solo preguntas sencillas con respuestas complejas.

¿Quién quiero ser?

rutinasMe encantan las mañanas de verano. Para nuestro negocio, Wild Creations, es la temporada más ocupada y emocionante del año.

También es cuando muchos aprovechamos el fin de semestre para cambiar nuestros hábitos. Nuestra justificación para permitirnos esto es que nos ponemos nuestras resoluciones para la segunda mitad del año para corregirlas. Desafortunadamente, casi nunca lo hacemos.

Te comparto cinco rutinas simples y rápidas que puedes seguir hoy y que te llenarán de energía y creatividad para triunfar a lo largo del año.

1. Estírate.

La otra mañana, vi cómo se levantó mi hija de tres años. Bostezó y se estiró, pero con “estirarse” me refiero a que entró en un estado de contorción durante casi un minuto antes de que exhalara y abriera sus ojos.

Eso me puso a pensar sobre la forma en la que nos despertamos los adultos que siempre estamos ocupados. Ponemos una alarma y, después de que suena varias veces, tomamos el teléfono y vamos por una taza de café o a bañarnos. En lugar de eso, tómate un minuto para permitirte o forzarte a disfrutar este placer como un niño pequeño que se estira.

2. Ignora el teléfono.

Soy culpable de apagar la alarma del celular y distraerme con las notificaciones del celular. Todo esto inmediatamente aumenta mi nivel de estrés.

En lugar de tomar tu teléfono y revisar el correo electrónico, calendario u actualizaciones, trata de pasar cinco minutos con tus pensamientos.

Nada de lo que pasó en las últimas horas puede ser tan importante como para que no te esperes unos minutos más hasta para que estés completamente despierto. Si no eres capaz de resistir la urgencia de revisar tu celular después de haber apagado la alarma, invierte en un aparato económico y mueve tu teléfono a otra habitación.

3. Toma agua.

Me encanta tomar café en la mañana, pero lo primero que nuestro cuerpo necesita después de no habernos hidratado mientras dormíamos es agua. Evita el jugo de naranja u otra alternativa con azúcar que sólo te afecta.

4. Come un snack con muchas proteínas.

El desayuno es la comida más importante del día porque, como el agua, es lo primero que recibe tu cuerpo después de haber dormido toda la noche.

Después de desayunar, tu metabolismo se acelerará y seguirá así por el resto del día. Si eres como yo, y no tienes el tiempo (o la voluntad) de cocinarte un buen desayuno en la mañana, prepárate una malteada de proteína.

5. Camina durante 15 minutos.

Hace algunos años me di cuenta que aunque apagara mi alarma, en realidad no recuperaba mis horas de sueño, ya que la primera vez que suena inmediatamente te alejas de tu ciclo REM. En lugar de dormitar por 15 minutos, trata de levantarte. Esto requiere de un esfuerzo muy pequeño, pero si lo logras rápidamente, tendrás más energía.

Una cosa que puedes hacer para tener una rutina exitosa es prepararte para el día siguiente la noche anterior. Antes de irte de la cama, revisa tu calendario y alista tu ropa. Si te preparas la noche anterior, perderás algunos minutos, pero se eliminará el estrés y ansiedad de hacer algo al día siguiente.

Lo mejor de estas rutinas mañaneras es que requiere de poco tiempo y esfuerzo, además, la mayoría sólo sustituyen algo improductivo que estés haciendo.

Reibox BlogMe encanta viajar por el país y hablar con las mujeres sobre el comienzo de sus viajes hacia la independencia financiera. Nada me energiza más que reunirme con mujeres que están listas para comenzar sus negocios o invertir en un activo que las excite.

Pero por cada mujer que conozco que está lista para empezar, hay otra que solo ofrece la excusa: “No tengo tiempo suficiente.”

Para la mayoría de nosotros, esta afirmación probablemente sea verdadera. Sentimos que no tenemos suficientes horas en nuestro día para lograr todo lo que queremos. Tenemos carreras de tiempo completo, un cónyuge o una relación, incluso niños, además de actividades adicionales diarias. La idea de añadir otra cosa, incluso algo tan importante como trabajar para lograr la libertad financiera, parece abrumadora.

Entonces, ¿Cómo los ricos parecen lograr mucho más que los pobres en las mismas 24 horas? No es porque no tengan las mismas responsabilidades o actividades consumidoras-de-tiempo. Es porque saben generar tiempo de la misma manera que generan riqueza.

Lo que realmente queremos decir

A menudo usamos excusas, disfrazadas de razones, cuando no queremos hacer algo. Así que cuando escucho a alguien decir, “no tengo suficiente tiempo” sé que lo que realmente significa es, “lo que tengo en mi plato ahora mismo es más importante.”

Crear más tiempo para ti comienza con conocer tus prioridades. Los ricos saben que la independencia financiera es una de las cosas más importantes en sus vidas.

Si fueras diagnosticado con una enfermedad rara, harías de ir al médico tu máxima prioridad. No lo pospondrías por algunas semanas, o esperar a ir a la farmacia para recoger tus medicamentos cuando fuera más conveniente. Volver a tener un estado saludable sería lo más importante para ti.

Lo mismo ocurre con tu dinero. Si tus finanzas no son saludables, no van a mejorar hasta que empieces a cuidar de ellas. Y eso significa hacerlas una prioridad.

¿Qué tan importante es la hora de televisión que ves antes de acostarte? ¿Qué tan prioritario es dormir en el fin de semana? Cuando empiezas a ver cómo gastas tu tiempo, y recortas las actividades que realmente no son tan importantes para ti, más tiempo aparece mágicamente.

Haz que el dinero trabaje para ti

Fuimos educados para creer que si queremos más dinero, tenemos que trabajar por él. Para la mayoría de las personas, eso podría significar obtener un trabajo extra a tiempo parcial o trabajar horas extras en la oficina. Pero somos humanos, y sólo hay tantas horas en las que podemos trabajar físicamente.

Es por eso que la clave del éxito es no trabajar por dinero, sino hacer que el dinero trabaje para ti. Esto es lo que hacen los ricos creando sistemas o invirtiendo en activos que generan dinero con poca o ninguna participación de ellos. Ellos pueden iniciar un negocio que funcione de forma independiente, o invertir en bienes raíces que producen flujos de dinero constante cada mes.

Lo genial de estos sistemas es que no sólo generan riqueza, sino que generan tiempo. Puedes ganar dinero incluso mientras duermes. Así que en lugar de trabajar hasta tarde en la oficina, tu propiedad inmobiliaria te proporcionará dinero extra. En vez de conseguir otro trabajo, el negocio de ventas en línea que comenzaste generará una renta adicional.

Con el tiempo, con la planificación financiera y educación adecuada, puedes lograr la independencia financiera, y todas esas horas que pasaste trabajando por un salario dará más tiempo para lo que es más importante para ti.

No se detiene allí

Los ricos no usan el tiempo extra que generan siendo perezosos o acumulando pasivos. Ellos usan su tiempo para crear más tiempo libre en el futuro. Utilizan el flujo de dinero de una inversión para invertir en otra, construyendo su riqueza.

Todos tenemos las mismas 24 horas todos los días. La forma en que utilizas esas horas determina no sólo tu situación financiera, sino también tu futuro.

mafia“No es nada personal, son solo negocios”, es una de las citas más famosas que hacen referencia al duro mundo de los negocios. Quizás si Al Pacino, magistral en el papel del Michael Corleone, no la hubiera pronunciado a su manera (“It’s not personal, Sonny. It’s strictly business”) en la obra maestra de Coppola, ‘El Padrino’, jamás habría permanecido enmarcada para la historia en las paredes de muchos despachos de directivos.

Pero Puzo hizo “trampa”. Los escritores somos así: tomamos algo de la realidad y lo transformamos a nuestro antojo. La frase que el Al Pacino transmutado en Corleone deja escapar de su garganta, como si de un inocente e inofensivo “buenas noches” se tratara, no fue fruto original de su excelente imaginación de creador.

Don Mario, a la hora de crear, se inspiró en la expresión de un personaje real, un contable (en la vida de no ficción siempre hay un contable), Otto Biederman, asesor de un gánster miembro del crimen organizado en la América de los años treinta. Y así, el célebre “nothing personal, it’s just business”, constituye quizás su mejor herencia.

Si la vida te da limones, hazte limonada

Algo parecido leí hace ya decenios en uno de mis libros de cabecera, que firmaba Dale Carnegie, ‘How to Stop Worrying and Star Living’ (‘Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida’, se tituló en español). Y eso fue lo que debió pensar Louis Ferrante, miembro del temible clan de los Gambino, una de las cinco familias mafiosas que controlan la ciudad de Nueva York, cuando fue consciente de que sus crímenes le iban a costar el pasar más de ocho años encerrado en una prisión.

Ferrante era un mafioso, y era y es muy listo, inteligente de verdad: no delató a nadie, como mandan los cánones de la Cosa Nostra, y por el contrario decidió sacar rentabilidad a sus conocimientos y a su experiencia, y así nació Mob Rules o en la edición española a cargo de la editorial Conecta, ‘Aprenda de la Mafia. Para alcanzar el éxito en su empresa (legal)’.

“Decidí dar rienda suelta a ese espíritu agresivo que había desarrollado en la Mafia, un mundo en el que primero hay que sobrevivir, antes de lograr el éxito. De repente me di cuenta de que tenía una gran ventaja sobre esas personas tan pequeñas: las experiencias de mi vida eran la pista de entrenamiento para mi éxito“, asegura Louis Ferrante en su libro.

Escritor, conferenciante, motivador, Ferrante acapara medios de comunicación, premios y reconocimientos y podría mostrarse como el paradigma del cambio personal: si el individuo quiere, si está dispuesto a exprimir su limón, puede modificar el rumbo de su vida aun partiendo desde las condiciones más duras y lograr ofrecernos una excelente limonada.

Lecciones de un ex-mafioso

Con voluntad, esfuerzo y sacrificio, poniendo el foco en una meta adecuada, cambiar tu destino y alcanzar el éxito en todos los campos, es posible.

Lección 11. Convertir la basura en oro: Olfatear la oportunidad.

El libro recoge “88 lecciones que un ex-mafioso puede darte y que no olvidarás jamás”. Estructurado en tres partes, en la primera de ellas, que cuenta con treinta lecciones, Ferrante expone las claves para convertirse en un buen ‘soldado’ (o empleado, que diríamos en el mundo de la empresa).

En la segunda, que consta de veintiocho lecciones, se dan las directrices básicas para convertirse en un ‘capo’ (o mando intermedio en la empresa).

En la tercera y última, intentará hacer de ti, en treinta lecciones, un excelente ‘Don’ (el Jefe, en ámbitos empresariales).

Lección 40. Los tipos más duros son los más susceptibles: Nunca avergüence a nadie en público.

Cada lección supone un compendio de sabiduría 100% práctica, basada en la eficacia probada de la propia experiencia vital, durante su pertenecía al crimen organizado, debiendo actuar y tomar decisiones en situaciones bajo la mayor presión que puede imaginarse cuando lo que está en juego es como poco la libertad, y lo que es más habitual, la propia vida.

La lección se resume en una frase que constituye su condensación, su esencia, lo que la convierte en memorable.

Lección 78. Pueden tocarse el culo en la pista de baile: No permita que las opiniones se interpongan en los beneficios.

Plagado de citas de famosos, de políticos, de empresarios, de jueces o de mafiosos, de personajes de ficción; salpicado de diálogos, en un juego de storytelling magnífico; o de referencias a acontecimientos históricos; desarrollado con un lenguaje sencillo, vulgar y de la calle en ocasiones (porque de ese modo se transmite el mensaje de forma más adecuada), tenemos en Aprenda de la Mafia un auténtico manual de Management Personal, Profesional y de Negocios, de Liderazgo y de Dirección de Equipos e incluso de Gestión del Talento.

Como escribí en mi anterior artículo, en las escuelas de negocios y universidades debería obligarse menos a aprenderse y memorizar horrendos libros de texto anticuados y más a disfrutar con la lectura de libros que extraen el conocimiento de la experiencia, como es el caso.

Y no se preocupen, porque es mi intención continuar sorprendiéndoles con más ‘manuales atípicos’.

cambiar de rumboLas personas que están cien por ciento contentas con lo que tienen han alcanzado este estado no por mera casualidad. La realidad es que no aceptan otro resultado que no sea la felicidad. Han hecho sacrificios y trabajado muy duro para alcanzar la plenitud anhelada.

No se trata de tener buena o mala suerte. Todo se reduce a identificar qué es lo que quieres, formular un plan para lograrlo y, luego, dar tu mayor esfuerzo hasta conseguirlo.

Si eres infeliz, tienes dos opciones: puedes quejarte de ello y esperar que tu vida cambie mágicamente, o tú mismo puedes hacer que se transforme.

Para lograr lo segundo, te comparto un plan de cuatro pasos que te permitirá alcanzar la felicidad. Si no estás contento con tu vida, te debes a ti mismo hacer el cambio que necesitas. ¡Nuestro paso por el mundo es muy corto para postergarlo!

1. Determina por qué eres infeliz

Hay muchas razones por las que te puedes sentir triste con la vida: un empleo que no amas de verdad, trabajar con personas desagradables o hacer una tarea para la que estás sobre calificado. Puede que no se relacione con tu vida profesional -como una relación personal poco sana-.

 Es posible que existan millones de razones para tu descontento y es tu misión identificarlas. Cualesquiera que sean estas causas, debes estar consciente de que no encontrarás la felicidad verdadera hasta que identifiques cuál es el problema.

2. Cambia tu actitud

¿Qué crees que pasa cuando siempre estás llenando tu cabeza con un panorama negativo? Los pensamientos oscuros generan tristeza e infelicidad, mientras que los pensamientos positivos producen alegría.

Al final del día, tú eres responsable de tu propia felicidad. La única manera en la que serás pleno es cambiando tu actitud y entendiendo que estás en completo control y capacidad de transformar una mala situación.

3. Crea un plan para alcanzar la felicidad

Puedes empezar a diseñar un plan para ser feliz una vez que descubras por qué no estás satisfecho y te hayas armado con una actitud positiva. Esta es la parte donde la duda suele atacar e impedir el avance.

Empiezan a surgir las excusas que justifican que sigas siendo miserable. Si realmente quieres ser feliz, debes superar esta barrera y comprometerte en alcanzar tu meta. Determina cuál es tu objetivo e imagina cuáles son los pasos necesarios para alcanzarlo.

4. Toma acción y no mires atrás

Cuando ya tengas tu plan delineado es momento de empezar a trabajar y no mirar atrás.

Tomar acción no garantiza resultados por sí mismo, tu viaje a la felicidad incluye errores, rechazos y desilusiones. Pero si te quedas estático solo hay una garantía y esa es que tu situación actual no va a cambiar y seguirás estando triste.

La felicidad no va a llegar de la noche a la mañana, es una batalla constante en la que hay que seguir sin importar qué tan complicado se vea el panorama.

Y por supuesto, no olvides que rodearte de gente positiva que te apoye es esencial.

einsteinLa creatividad es de lo que se alimenta tu vida laboral. Lo mejor sobre la creatividad es que viene en muchas formas. No está limitada sólo a las cosas tradicionales como arte o música.

Tu vida es tu obra de arte y la creatividad es el combustible que innova, crea soluciones y busca el cambio para un mundo mejor.

Te presentamos cinco frases de los más innovadores para para que pongas tu creatividad en movimiento.

“Otros han preguntado ¿Qué es y Por qué? Yo he visto lo que puede ser y pregunté ¿Por qué no?”

– Pablo Picasso

Cualquier cambio real en nuestro mundo ha venido de aquellos individuos que vieron la vida y se cuestionaron, como Picasso sugiere.

Los Hermanos Wright se atrevieron a preguntar por qué no podían volar y encontraron la manera. Los padres fundadores de Estados Unidos arriesgaron todo con sus preguntas de un país independiente del imperio británico. Los grandes visionarios y líderes son creativos en su manera de pensar y nunca están satisfechos con sus status quo.

“La imaginación es todo. Es una vista previa de las próximas atracciones de la vida.”

– Albert Einstein

Es fácil ver a los artistas del mundo y pensar que son los únicos cerebros que ven la creatividad de la vida, pero los científicos también ven las cosas desde un ángulo creativo. Se acercan a las fórmulas, teorías y a lo que ha sido descubierto para llegar a los límites de nuestra comprensión.

Desde el cosmos hasta los bloques de ADN, sus mentes creativas se acercan a la vida como algo para ser explorado y descubierto más allá. No pienses que la creatividad no es importante sólo porque tu trabajo no es tradicionalmente artístico.

Si no estás preparado para estar equivocado, nunca se te ocurrirá algo original.

– Ken Robinson

Si nunca has escuchado la plática TED de Robinson “Cómo la escuela mata la creatividad”, estás perdiéndote lo que 27 millones de espectadores ya saben: el autor y educador es bastante sorprendente. Robinson es un gran abogado para motivar la creatividad y consulta a los sistemas educativos y a los gobiernos alrededor del mundo sobre la importancia de mantener nuestra práctica creativa.

Tal vez aprendiste de niño que no eres “bueno” para dibujar y renunciaste a la creatividad. De cualquier manera el punto no es ser juzgado como bueno o malo sino que sigas creando. No dejes que los juicios, los tuyos y los de otros, te frenen de acercarte a la creatividad. Te servirá toda tu vida en más formas que el emprendedurismo.

“La curiosidad sobre la vida en todos sus aspectos es el secreto de la gente verdaderamente creativa.”

– Leo Burnett

A Burnett se le conoce por ser uno de los hombres más creativos en el negocio de la publicidad. ¿Por qué? Su pasión por la vida.

Burnett hace un argumento irresistible: entre más ames la vida y quieras explorar todas las facetas de esta experiencia humana, más creativo serás.

Enfocarse en la creatividad de los negocios es importante, pero ¿Qué tan bien estás viendo más allá del negocio para ser creativo? Tal vez quieras considerar realizar una práctica creativa fuera de tu rutina normal y explorar lo que está allá afuera. Tener curiosidad respecto a la vida, también encenderá la creatividad de formas inusuales para tu empresa.

“La creatividad se trata de conectar cosas. Cuando les preguntas a las personas creativas cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque realmente no lo hicieron, sólo vieron algo. Parece obvio para ellos después de un tiempo.”

– Steve Jobs

Para un hombre que cambió la manera en la que todos nos acercamos e interactuamos con la electrónica, Jobs estaba conectando muchas cosas. Tal vez eso es lo que haga la curiosidad sobre la vida y la creatividad en todo tan emocionante: tu cerebro tal vez haga conexiones que te sorprendan un día.

felicidadLa Asociación de Empresarias y Directivas (AED) de Bizkaia ha firmado un Acuerdo de colaboración con IE Business School, una importante y prestigiosa Escuela de Negocios de ámbito internacional.

Esta alianza le va permitir, como subrayó en el acto de presentación la presidenta de AED, Carolina Pérez Toledo, tener acceso a interesantes fuentes de conocimiento a través de ponentes y a estudios de primer nivel.

La primera de las actividades derivadas del convenio, rubricado el martes en la Torre de Iberdrola de Bilbao, ha sido la conferencia “El reto del liderazgo en el S.XXI”. impartida por Joaquín Uribarri, profesor de Contabilidad Financiera del Instituto de Empresa desde 1996, y pionero en el estudio e impartición de las Normas Internacionales de Contabilidad.

Joaquín Uribarri pamplonés afincado en Madrid, es un firme defensor del liderazgo en positivo y en el de dar valor a la felicidad en el trabajo.

¿Cómo definiría a un/a líder?

-Una persona capaz de involucrar a otras en un proyecto concreto; hombre o mujer que tenga la disponibilidad de generar seguidores; no de ellos personalmente, sino de las iniciativas que ellos impulsan.

Hoy en día un líder es quien moviliza a gente en una iniciativa y que, además, tiene la capacidad y visión de identificar proyectos buenos para la empresa. Esas son las dos cualidades: ser capaz de visionar proyectos interesantes, al tiempo que movilizar a la gente en esa dirección.

En momentos de crisis ¿Qué aporta el líder/guía/referente?

-En principio, lo que aporta es seguridad a la empresa; y en segundo lugar, innovación. Un buen líder es capaz de mover a los equipos, identificar nuevas oportunidades y hacer cosas distintas para innovar. Por lo tanto, aporta un tema clave en las organizaciones que es flexibilidad.

Un buen líder aporta flexibilidad con capacidad de adaptación a los cambios y además sabe dirigirlos. Un buen líder marca el camino del cambio, no sigue el cambiode otro. Y por tanto tiene que generar esa flexibilidad.

En una economía muy efectista, cortoplacista, el éxito inmediato define al líder. ¿Es así?

-Otra de las complicaciones de ser un buen líder hoy en día es que debes de saber manejar el corto y el largo plazo; has de obtener resultado a corto plazo, pero al mismo tiempo asegurar logros más importantes a largo plazo. Porque el objetivo a corto plazo puede que a medio y largo sea un desastre y, en ocasiones, hay que sacrificar algo a corto para que en el medio y largo plazo los resultados sean mejores.

El balanceo correcto de estas dos metas es lo que define a un buen líder.

Buscamos un buen líder o buena lideresa ¿Qué indicadores debemos explorar: buena presencia, inteligencia, que tenga empatía…

-La empatía, claro. Porque la afinidad con las otras personas no viene por los aspectos citados, sino por las ideas. Un buen líder al final es un ejemplo a seguir para la gente, para los equipos, para la organización. Algunos hablan del don. Muchas personas tienen esa cualidad de llegar a identificarse y de atraer a gente y eso se puede dar por cosas distintas.

¿Cómo cuáles?

-No hay una o dos cualidades aisladas en una persona que le van a llevar a ejercer un buen liderazgo; es algo mucho más sofisticado, más imbricado entre todas sus cualidades.

¿Hablar de líder y de trabajo en equipos es antitético?

-No. El buen líder del siglo XXI genera entornos de trabajo en equipo; sabe trabajar con ellos. Luego puede entrar o salirse de los mismos, compartirlo más o menos, pero lo que sí consigue crear son grupos de trabajo.

Comunicar bien de lo particular a lo global; saber delegar; poner caras y ojos a sus colaboradores o clientes ¿Son retos para el liderazgo?

-Todas esas cosas y unas cuantas cosas más.

Diría tres cosas definitorias de un buen líder o lideresa: tener la visión, la que sea, de hacia dónde quiere dirigirse, hacia dónde va a ir un sector, de qué está ocurriendo. Dos: debe ser un buen gestor de personas. Y la tercera: tiene que ser un gran innovador, ha de fomentar la tendencia a crear entornos de innovación en sus equipos. Es decir, visión y gestión de personas más innovación.

Hablando de innovación. ¿Ve a la mujer aún como un florero? ¿Tiene que asumir el rol masculino para triunfar?

-La mujer tiene una capaz de liderazgo innata. En el entorno actual de flexibilidad, de innovación, de cambio, de incertidumbre, de manejo de muchos elementos distintos, la mujer cuenta con una habilidad de adaptación natural mayor que el hombre clarísima.

Por tanto, la mujer no tiene por qué parecerse al hombre para ser una buena líder, debe ser ella misma.

¿No tiene que asumir el rol masculino para triunfar?

-La mujer tiene que ser mujer liderando sin ningún tipo de complejo. Lo que sí le falta a veces es creérselo y dar el salto último para asumir esas posiciones de liderazgo sin miedo.

En numerosas ocasiones la mujer aun teniendo esas destrezas, se encuentra más cómoda en posiciones de segundo o tercer plano y le cuesta más afrontar ese salto último hacia posiciones de liderazgo, donde por cierto lo haría muy bien, o mejor dicho, donde lo hace fabulosamente bien, como ya lo está demostrando en numerosas empresas.

Actualmente solo el 17% de los puestos en los consejos de administración son ocupados por mujeres. ¿Es deseable que las mismas accedan al entorno del 40%?

-Totalmente y vamos hacia ello. Lo que ocurre es que el cambio es lento y venimos de un mundo empresarial y de una historia en España. y en otros países, donde la gestión de las empresas ha sido mayoritariamente masculino y los cambios necesitan años que, aunque ya se están produciendo y se ven en todas partes, van más lento de lo deseable.

En los programas del IBIS -School, el porcentaje de mujeres es creciente. Somos una de las Escuelas TOP del mundo con un mayor porcentaje de alumnas en nuestros programas de alta dirección, con una posición cada vez más relevante. Tanto en las graduaciones como en nuestras convocatorias gran parte de los números uno son mujeres. Y esto llega a todas las empresas; cuesta, pero se está logrando.

Por eso estamos encantados con el acuerdo firmado con AED para promocionar la formación y el desarrollo de mujeres directivas en Bizkaia, mujeres que sean líderes empresariales.

valgo¡Unos por exceso y otros por defecto! Unos se quieren mucho y tienen un ego que supera todas las barreras. Son aquellos que creen que todo lo hacen bien y no ven más allá de su nariz.

Sin embargo, también te encuentras lastimosamente con otros que tienen carencias en la autoestima. Son los que se dejan llevar por los demás, los que siempre piensan que han actuado mal y deben disculpas a todo aquel que tiene por delante.

Tienen poco respeto y confianza hacia sí mismos y no muestran sus opiniones por temor a ser ninguneado. ¡Ya sabéis! Son aquellos que no saben decir no cuando hay que decir que no, porque algo de egoísmo si es bueno tenerlo.

Primero soy yo, y después son los demás. Sólo estando bien yo, y respetándome al máximo, puedo dar lo máximo hacia los demás.

Comparto un artículo de la psicóloga Patricia Ramírez publicado hace un tiempo en El Huffington Post y que titulaba No te pierdas el respeto a ti mismo.

“En el momento en el que te pierdes el respeto a ti mismo…

– te lo pierden los demás,
– te sientes mal contigo mismo,
– terminas por interiorizar que ese es el trato que te mereces,
– pierdes tu confianza y seguridad,
– sientas un precedente contigo y con los demás.

Conseguir que te respeten es un derecho y tienes que hacerlo valer. Una persona respetada se siente a gusto y cómoda en los grupos sociales con los que se relaciona. También piensa que sus opiniones son importantes y las emite sin miedo a la crítica ni al rechazo.

Es capaz de defenderse cuando identifica que le atacan, porque su dignidad es más importante que evitar un conflicto con alguien que se está pasando de la raya. Valora su bienestar y su paz interior, y ambas pasan por concebirse como una persona digna de respeto y del buen trato de los demás.

Una persona que se respeta vive en equilibrio, con su tiempo, sus obligaciones, su trabajo y su ocio.

¿Qué significa perderte el respeto?

El respeto te lo puedes perder por diferentes motivos.

Aquí tienes algunos ejemplos.

-Cuando sobrevaloras las necesidades de los demás e infravaloras las tuyas.

Aprende a decir que NO. Aprende a dar valor a tus hobbies y a tu tiempo, al fin y al cabo, ¿no es el rato en el que mejor te sientes?

-Cuando no te pones en el lugar que te corresponde y dejas que los demás abusen de ti y de tu tiempo.

Ponerte en tu sitio no tiene nada que ver con el orgullo y la soberbia. Ponerte en tu sitio significa informar a los demás que hay comentarios y situaciones que te sientan mal. Los otros deben conocerlos, por el simple hecho de que estar informados puede evitarlos la próxima vez.

Si no dices a la gente qué te molesta o qué puede ser humillante o ridículo para ti, los demás tampoco tienen por qué adivinarlo. Piensa que cada uno funciona y se comporta atendiendo a su escala de valores y no siempre tiene que coincidir con la tuya.

Aunque tú la tengas muy clara. Recuerda, que los demás te traten mal, no es una opción.

-Cuando eres infiel a tu escala de valores.

La vida a veces te pone a prueba, desde esa cartera que te encuentras y que no es tuya, al cambio de más que te han dado en la cafetería.

Te sentirás muy mal contigo mismo y te arrepentirás, si no te comportas fiel a tu escala de valores. Si llevas toda la vida diciendo que no te quedarías con nada que no fuera tuyo, devuelve esa cartera y ese cambio. Ejemplos como este hay muchos.

Hay muchas cosas accesibles y momentos en la vida en los que si traspasamos el límite, igual otros no se enterarían nunca, pero ni un así es un motivo que lo justifique. Porque los que te valoran no son los demás, sino tú a ti mismo, y te lo aseguro, te dará remordimiento. Y si cuando cruzas tu escala de valores no te sientes mal, igual es que nunca la tuviste.

-Cuando justificas el maltrato de los demás.

No existe una sola excusa para aquellos que faltan el respeto a otros, mucho menos para los que ridiculizan. Ni el estrés que tengan en el trabajo, ni el que estén atravesando un momento duro en sus vidas, ni su personalidad descontrolada.

He oído muchas veces decir… “es que tiene un pronto muy feo, pero en el fondo es buena persona”. El que es buena persona lo es en el fondo y en la superficie, y se piensa muy mucho lo que va a decir antes de hacer daño a otros.

-Cuando crees que las personas que están por encima de ti jerárquicamente, tienen el derecho de permitirse ese lujo.

Ni tu jefe, ni tu padre, ni alguien que tú creas que está por encima, tiene derecho a tratarte mal. No es la jerarquía lo que les otorga poder faltar al respeto, sino la poca calidad como personas.

En el caso en el que te estés faltando el respeto a ti mismo sin que intervengan terceros, ¡PÁRATE!

Piensa en qué te estás equivocando, con qué no te sientes a gusto, qué te gustaría que fuera de otra manera. No te sigas sintiendo mal por lo ocurrido hasta ahora, simplemente invierte tiempo en planificar lo que deseas cambiar de ti…

¿Es la gestión de tu familia, de tu trabajo, de ti mismo? Sea lo que sea, seguro que es susceptible de cambio, y cuanto antes empieces, mejor.

No te lamentes por lo que has perdido o lo que has hecho de una forma que te avergüenza. Tú tienes valor a pesar de los errores y las “torpezas”, y te hace grande rectificar y volver al camino… al tuyo, porque cada uno tenemos el nuestro y nadie puede juzgar si es mejor o peor que el de los demás.

En el caso de que el motivo de “faltarte el respeto a ti mismo” sea el trato que recibes de otro y el que tú lo toleres… ¡párate también!

A pesar de que los procedentes son difíciles de modificar, nunca es tarde.

Sigue estas reglas sencillas:

-Decide si la persona que te está haciendo daño en tu vida merece seguir teniendo tu aprecio, tiempo o dedicación.

Si es alguien de quien puedes prescindir… ya estás tardando. No le debes ninguna explicación, simplemente sácalo de tu vida e ignóralo.

-Si es alguien muy importante para ti, alguien que merece otra oportunidad, aplica las siguientes reglas de comunicación.

-Dile claramente lo que te está haciendo daño, haciendo referencia a lo que dice o hace contigo.

Y añade, por favor, cómo te hace sentir y cómo desearías que te tratase. Y para finalizar, comenta cuáles serán las consecuencias si no cambia contigo.

Mira el ejemplo: “No me gusta que me levantes la voz, haces que me sienta ridícula y menospreciada. Me encantaría que pudiéramos hablar de lo que no estamos de acuerdo en un tono de voz conversacional. Así podría expresarme con naturalidad y sin miedo. Si no dejas de darme voces, tendré que cortar nuestra comunicación y eso nos separará en nuestra relación”.

-Acompaña lo que dices con el contacto ocular, con seguridad en tus palabras, pero con un tono y volumen de voz que no sean acusatorios.

Estás informando, no regañando. No ganas nada si te pones a su altura. Piensa que además estás actuando como ejemplo de lo que necesitas del otro. No se le puede pedir a alguien que deje de gritarte si tú le estás dando voces.

-Sé coherente con lo que le has dicho.

Si ves que te sigue gritando, sal de la habitación, o dile que vas a colgar el teléfono y que no retomarás la conversación hasta que no cambie en lo que le has pedido. No sigas repitiendo tu crítica y amenazando con que te vas si no lo haces, porque perderás todo el valor si no lo haces.

Hacerse respetar es parte del camino para valorarte y ser feliz. No pierdas la oportunidad.”

lideresCuando la gente inicia un negocio tiene la aspiración de llegar a convertirlo en una empresa exitosa y líder en el ramo donde se desenvuelve. Esta mentalidad no siempre viene acompañada de la mejor preparación, es por eso que se llega a requerir la inspiración de algunos millonarios y CEOs afamados a nivel mundial.

No existe una fórmula exacta para llegar a ser millonario; sin embargo estos son algunos secretos retomados de las vidas de algunos líderes famosos.

1. Equilibrio entre trabajo y vida personal

No permitas que el trabajo robe tu vida personal; gran parte de tu éxito es gracias al apoyo de amigos o familiares. Creer que un empresario no tiene vida privada y todo el tiempo piensan en negocios es un gran mito. Recuerda a Melinda y Bill Gates, o a Mark Zuckerberg y Priscilla Chan, ellos han logrado el equilibrio como pareja y empresarios.

2. Carácter fuerte y atractivo

Otro mito es creer que los grandes millonarios nacieron silenciosos y al margen de la vida pública. Ellos llegaron al éxito gracias a un fuerte carácter, el cual los llevó a estar en medio de la acción.

3. Inversiones

Algunas actividades u objetos son considerados como un gasto, pero si se trata de algo que en un futuro va a redituar más de lo invertido, vale la pena verlo como una inversión. Muchos de los grandes millonarios invirtieron en educación, preparación y hasta dinero en proyectos.

4. Ama lo que haces

“Elige un trabajo que te guste y no trabajarás ningún día de tu vida”, así lo dijo Confucio. No hay nada más cierto, tu empleo se vuelve un modo de vida, lo absorbes y lo haces parte de ti.

5. Fracasar

Mucha gente considera que las grandes ideas llegan en un momento de brillantez, donde “se enciende el foco”. Lo cierto es que la mayoría con consecuencia del ensayo error, de intentar de manera constante y tomar los errores como aprendizaje.

6. Evita deudas

De manera inevitable contraerás deudas, lo mejor que puedes hacer es liquidarlas lo antes posible. Además, opta por la honestidad en cuanto a las finanzas de tu empresa, pues es la base para atraer nuevos inversionistas.

7. Sé modesto con tu vida

Las ganancias que genere tu empresa son bienvenidas para conservar un buen estilo de vida. Sólo ten en cuidado en no derrocharlo en placeres banales, mejor apuesta por el ahorro.

8. Medita y respira

Es posible que los negocios te mantengan en una vida ajetreada, por eso necesitas tomar un momento para despejar tu mente. Algunos ejercicios de respiración, yoga o meditación aclaran el pensamiento.

9. Lee mucho

Elon Musk, CEO de Tesla, es una persona cuya preparación se dio gracias a los libros. En los textos puedes encontrar técnicas, métodos e inspiración para crear un negocio propio o convertirte en líder.

10. Delega tareas

Un buen líder sabe que delegar actividades y ayuda al empoderamiento de sus empleados, pues sabe que sin ellos, no habría éxito. Ellos se enfocan en la planeación estratégica y en el potencial de crecimiento.

tiempoDesde que tenemos conciencia, estamos en desacuerdo con el tiempo. Cuando somos pequeños deseamos que el tiempo pase muy rápido para crecer, tener más años, hacer lo que hacen los grandes y obtener beneficios y permisos. Pero nunca llegamos a estar de acuerdo, porque siempre existirá el primo mayor que tiene más concesiones o el hermano menor al que hay que cuidar y dar ejemplo por tener menos años.

En fin, nuestra vida transcurre entre años, meses, semanas y días… y el tiempo siempre en contra nuestra. Si esperamos algo bueno, tarda tanto en llegar… en cambio, las malas noticias llegan tan pronto. Si disfrutamos algo bello, pasa tan rápido… en contraste, el dolor parece que llegó para quedarse.

Primero queremos que los cumpleaños lleguen volando, después quisiéramos que dejaran de llegar, o al menos que se tardaran un poco.

Nos cuesta tanto entender que cada cosa tiene su tiempo y por más que tratemos de alterarlo, sólo conseguiremos hacerlo más difícil y a fin de cuentas, tomará su lugar en el momento preciso.

¡Todo mundo tiene prisa! Basta encontrarte a alguien en la calle y preguntarle: ¿Cómo estás?, para que la respuesta sea: Corriendo, aceleradísimo, luego nos vemos porque ahora voy volado…

Convertimos nuestra vida en una ardua carrera, pero… ¿Hacia dónde?

Sería bueno invertir un poco de nuestro precioso tiempo y preguntarnos:

– ¿Cuánto he vivido… tal vez la mitad de lo que me tocará vivir?
– ¿Qué he hecho con mi tiempo?
– ¿He logrado algo realmente importante, que me ha dado satisfacción y me hace sentir orgulloso?
– ¿Qué hice con mis días y mis horas?, ¿Cuáles he disfrutado y vivido intensamente porque hice lo que debí en su momento?
– Si no puedo salir por alguna circunstancia, ¿he disfrutado quedándome en mi casa, o me la he pasado sufriendo y francamente desperdiciando el tiempo?
– ¿Estoy satisfecho con lo que he hecho con mi vida hasta ahora?

¿Y qué es perder el tiempo?:

– Lamentarme por lo que no me es posible hacer, porque no me alcanza el tiempo.
– No saber qué quiero hacer con mi vida y no preguntármelo.
– No analizar mi hoy, mi ahora, mis actuales fuerzas, debilidades y posibilidades.
– No saber lo que busco ni para qué soy bueno.
– No disfrutar el hoy, ni planear el futuro por estar refunfuñando sobre el fracaso del ayer.
– Vivir sin ponerme metas fijas a corto, mediano y largo plazo.
– No decidirme nunca a realizar algo porque no encuentro el tiempo.
– No realizar esos cambios en mi vida de forma inmediata o poco a poco, aunque sé que son necesarios.
– No buscar oportunidades.
– Quejarme de algo y no hacer nada por mejorarlo.
– Llegar tarde y fastidiado por lo que no alcancé a hacer o dejé a medias.
– Conformarme con hacer poco y hacerlo mal.
– No darme cuenta que el mundo está allí para ser conquistado por mí.

Y preguntémonos…

¿Qué veré al final de mi vida?,
¿trozos interminados de mil cosas?,
¿frutos de nada?,
¿o acaso frutos verdes?

Puedo hacer de mi vida una obra maestra y ser ejemplo, estímulo y ayuda de otros. O puedo hacer de ella un montón de fracasos que obstaculicen y perjudiquen también a los demás. Puedo ser fuente de desánimo y truncar muchos planes…

Nunca podremos saber de cuánto tiempo disponemos, pero podemos estar seguros de que lo aprovecharemos mejor si dejamos de luchar contra él, si tratamos de dar a cada cosa su tiempo y de vivir la vida en lugar de correrla.

Mi pasado existe, debo tomar experiencias de él. Mi presente existe, debo planear mi vida. Mi futuro existe para llevar a cabo mi plan de vida.

Soy responsable de mi propia felicidad, por lo tanto debo encontrar el sentido de mi existencia: ¿A dónde voy? ¿Qué quiero? ¿Por qué lo hago? ¿Cómo voy a lograrlo?

La vida es una. Es irreversible. Cada momento perdido no se recupera jamás. Nadie hará por mí lo que no haga yo mismo. Necesito planear con sentido de la realidad, no construyendo castillos en el aire o sueños imposibles que acabarán por desalentarme.

Debo trazar metas concretas, luego planes de acción y lanzarme a cumplirlas.

Algunos consejos que ayudan a organizar y distribuir el tiempo

1. Tenemos todo el tiempo del mundo…

Lo importante es saber optimizarlo de manera que nos alcance para lograr nuestros objetivos y metas.

2. Es mejor planear que improvisar y remendar

¿Recuerdan las últimas vacaciones en que se lanzaron a la aventura? Algunas cosas salieron bien, muy espontáneas; otras salieron pésimas, sin organización, incluso con cierto temor de que el paso siguiente saliera peor que el anterior.

Para planear las actividades, resulta eficaz una agenda, ya sea individual o familiar, en la que se pueda marcar acontecimientos mediatos e inmediatos, para estar preparados cuando se presenten.

3. Hay gente que cree que pierde su tiempo planeando

Nada más falso, pues el tiempo que se invierte en la planeación se notará cuando actuemos con menos equivocaciones e imprevistos y con mejores resultados.

Además, resulta mucho más relajante haber planeado un acontecimiento, puesto que si no se hace así, uno está pensando todo el tiempo en que no ha preparado nada, lo cual resulta tensionante.

4. Prever la noche anterior lo que me propongo hacer el día siguiente, y escribirlo

¿Qué tan importante es escribirlo? Mucho, puesto que así se lucha además contra otro terrible adversario: el olvido, el cual siempre se da maña para estropearnos el tiempo, que tenemos muy limitado.

5. Ordenar nuestra planeación en prioridades

Hay cosas importantes que no podemos dejar de hacer y hay otras urgentes, que no admiten demora.

De esta manera se ordena la agenda en dos formatos: el cronológico, cuando se trata de citas y actividades a horas definidas, y en orden de importancia, cuando ponemos en primer lugar lo que necesitamos hacer con más urgencia.

6. Vencer la indecisión, el titubeo y la postergación

Poniendo fechas límite acordes a la realidad, para no seguir con la cantaleta de siempre: ¡El lunes comienzo la dieta!, Ahora sí acabaré la carrera…, Ahora sí dejaré de fumar…

Mientras no aprendamos que las cosas se resolverán y los problemas se arreglarán, no por arte de magia, sino poniendo empeño de nuestra parte, no adelgazaremos, ni terminaremos la carrera, ni dejaremos de fumar. ¡Es sencillo!, si se quiere que sucedan las cosas, hay que trabajar por ellas.

7. Tener cierta flexibilidad al planear nuestras actividades de modo que si surgen imprevistos realmente importantes, puedan ajustarse

Aquí podemos ver el otro lado de la moneda, hay gente que planea demasiado, que no deja ni un huequito de su tiempo libre, de manera que si va en su coche en camino hacia una actividad y se le revienta una llanta, ya su día se arruinó.

Lo importante es llegar a todos lados puntual, pero sin irse matando, ni estar demasiado tenso para disfrutar de los imprevistos.

8. No extender el trabajo para llenar el tiempo disponible

Respetar el tiempo dedicado al estudio o el trabajo.

Hacer lo mismo con el tiempo del hogar. Lo peor que puede hacer una persona es llevarse trabajo de más a su casa, porque no disfruta su aquí y ahora y el tiempo precioso que puede pasar con su familia se le va entre las manos como arena.

Es tiempo de actuar

Ahora que sabemos que el tiempo es nuestro, que haremos lo que queramos con él, tenemos varias opciones:

– Pasarnos el tiempo descansando, a gusto, dejándolo correr, como si fuera agua que pasa por una llave abierta, desperdiciándose, sin sernos útil a nosotros ni a los demás.

– Saturar nuestro horario, llenando de compromisos, estudio, deportes, eventos sociales, trabajo, todo nuestro día, de manera que no nos quede tiempo para pensar, incluso para sentir.

– Utilizarlo para lograr nuestros objetivos, sacándole jugo a cada minuto, a sabiendas de que cada pequeño lapso de tiempo, nunca se recuperará, por lo que nos conviene usarlo óptimamente.

hábitos¿Alguna vez te has preguntado cómo algunas personas consiguieron ser tan exitosas?

Una gran idea, motivación, persistencia y un poco de suerte fueron de ayuda, pero lo que está detrás son los hábitos compartidos por esta gente.

Aquí, nueve hábitos que les han ayudado a alcanzar la cima y mantenerse ahí:

Meditar

En 2013 Ray Dalio, fundador de Bridgewater Associates, dijo al Huffington Post que, por encima de cualquier cosa, la meditación fue el ingrediente principal de su éxito como empresario.

Sin embargo, Dalio no está solo. Oprah, Rupert Murdoch, Russell Simmons, Arianna Huffington, Bill Ford y Padmasree Warrior han admitido que la meditación es un componente indispensable de su éxito.

Cuidar tu cuerpo y tu mente al relajarte, ejercitarte, comer sanamente y dormir suficiente incrementará de manera dramática tus posibilidades de triunfar.

Levantarse temprano

Es bien sabido que Barack Obama, Richard Branson, Jack Dorsey, Larry Schultz, Tim Cook y la CEO de Xerox Ursula Burns son personas madrugadoras.

¿Cómo se ha relacionado este hábito con su negocio?

Quienes se despiertan temprano pueden comenzar su día antes que cualquier otra persona: pueden escribir correos, ejercitarse o encontrar tiempo para sí mismos. Las personas madrugadoras también tienden a ser más felices y proactivas.

Socializar

Las personas exitosas conocen la importancia de establecer relaciones de trabajo. De hecho, un estudio encontró que el networking mejora el desempeño laboral de las personas e incrementa las posibilidades de encontrar un trabajo.

Socializar permite a las personas exitosas ser más innovadoras. De acuerdo con Dale Carnegie en su libro clásico “How To Win Friends & influence People” (Cómo hacer amigos e influir en las personas), las personas exitosas rara vez critican o se quejan. Son sinceras y tratan de ser empáticas.

Mantenerse ocupados

Las personas exitosas rara vez están inactivas.

Empresarios como Lyndon B. Johnson y Robert Moses eran conocidos por trabajar de 60 a 65 horas por semana. Elon Musk trabaja de 80 a 100 horas por semana, y ha declarado al respecto: “ése es el tipo de ética de trabajo que un empresario debería tener”.

Saber decir “no”

La diferencia entre las personas exitosas y las personas realmente exitosas es que las segundas dicen que no prácticamente a todo”. – Warren Buffett.

Las personas exitosas saben que al decir “no” a la negatividad, el trabajo en exceso y las actividades que hacen perder el tiempo pueden enfocarse en incrementar su productividad. Si dicen que sí a todos o a todo, se distraerán demasiado y no lograrán completar sus tareas pendientes.

Menos TV, más libros

De acuerdo con Thomas Corley, autor de “Rich Habits: The Daily Success Habits Of Wealthy Individuals” (Hábitos de los ricos: los hábitos diarios de éxito de los hombres más adinerados), 67 por ciento de las personas ricas sólo miran televisión durante una hora diaria o incluso menos. Asimismo, Corley encontró que sólo 6 por ciento de los ricos miran reality shows, mientras que 78 por ciento de los pobres, lo hace.

Además, 86 por ciento de las personas adineradas ama leer libros de motivación personal, y dedica por lo menos 30 minutos del día a esta actividad.

Hacer listas de pendientes por la noche

Se sabe que las personas más exitosas escriban sus listas de pendientes por la noche con la finalidad de establecer prioridades para el día siguiente. Numeran estas listas para identificar qué tareas son más importantes.

Establecer metas y visualizar el camino

Joel Brown entrevistó a varios emprendedores exitosos para Entrepreneur y encontró que 95 por ciento escribía sus metas, planes o visiones de manera regular. Las personas triunfadoras hacen esto por las noches, o bien, a primera hora de la mañana para prepararse y enfrentar los retos que se presentarán durante el día.

Administrar su dinero

No es ningún secreto: las personas exitosas están en donde están porque han sabido manejar bien sus finanzas.

Esto significa que invierten su dinero de manera sabia, buscan oportunidades nuevas y crean fondos de emergencia. Son asimismo generosos y están dispuestos a ayudar a quienes lo necesitan.

Dice un dicho que la buena suerte y la preparación siempre encuentran una oportunidad. Las personas más exitosas se preparan para el éxito todo el tiempo. Esperan que la suerte las encuentre, y por lo general, así pasa.

 

 

 

Subir »
FB