Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

harvardRay Cavery, vicepresidente ejecutivo de aprendizaje corporativo en Harvard Business Publishing, filial de la Escuela de Negocios de Harvard, dice que las estructuras de gestión de hoy en día son muy diferentes que hace 20 años.

Carvey describe el mundo empresarial de hoy en día “volátil, incierto, complejo y ambiguo”, y dice que es crucial mantener la productividad a través de este tiempo de cambio.

De acuerdo con el reciente informe de la Harvard Business Publishing: “Liderando Ahora: capacidades críticas para un mundo complejo”, hay ocho capacidades que los líderes deben poseer para ser eficaces en la actualidad.

1. Los líderes eficaces saben manejar la complejidad

“Los líderes que saben cómo manejar la complejidad son expertos en resolver problemas y tomar decisiones en los sistemas que cambian rápidamente”, dice el informe. Incluso antes de que se encuentre disponible alguna información definitiva, los líderes eficaces deben evaluar la complejidad de una situación y elegir cursos de acción adecuados.

2. Los líderes eficaces gestionan negocios globales

Carvey dice que la gestión de un negocio global no habría estado en la lista de hace 10 años, pero hoy en día, la comprensión de los mercados globales y saber que se es parte de ello es la clave. Los líderes deben mantener un enfoque global del día a día. “Esto incluye la evaluación de lo que está pasando con los consumidores, competidores, la economía y la política de los mercados en los que operan sus negocios”.

3. Los líderes eficaces actúan estratégicamente

Del mismo modo en que pensar globalmente es una necesidad, un enfoque con visión de futuro también es necesario. “Mientras que las antiguas prácticas se centraban en el desarrollo de estrategias a largo plazo, el mundo de hoy requiere de un proceso más continuo: los líderes siempre deben estar preparados para ajustar sus estrategias para aprovechar las oportunidades emergentes o hacer frente a los desafíos inesperados“.

4. Los líderes eficaces fomentan la innovación

Con los crecientes niveles de competencia, “ninguna estrategia puede sostener la ventaja competitiva de una empresa de forma indefinida”, dice el informe. Independientemente de que pueda ser exitosa, siempre puede haber un énfasis en la innovación. Los líderes eficaces entienden esto y se centran en considerar un negocio al siguiente nivel.

5. Los líderes tienen redes efectivas

Los líderes exitosos tienen redes sociales más allá de la promoción de sus propias carreras, dice el informe. Más bien, lo ven como una manera de beneficiar a la organización y crear relaciones con los “clientes, proveedores, socios estratégicos, e incluso competidores”. No importa cómo se utilice, sin embargo, los líderes efectivos en esta categoría deben “demostrar un talento para la colaboración”.

6. Los líderes eficaces inspiran compromiso

Es absolutamente crucial mantener a los empleados de todos los niveles de una organización interesados y comprometidos en el trabajo que se realiza. Todo es cuestión de darles un sentimiento de valor. “Las personas pueden ocupar puestos de trabajo durante años, pero no van a crear valor para sus organizaciones si no se invierte en su trabajo”, dice el informe. Todo depende de que el líder asegure que los empleados realmente sientan que están haciendo una diferencia.

7. Los líderes eficaces desarrollan la capacidad de adaptación personal

De nuevo, esto es cuestión de entender el cambio continuo que está ocurriendo. Algo que puede haber funcionado brillantemente en el pasado no necesariamente funcione hoy. El líder debe ver en las nuevas realidades a través de nuevos ojos para que puedan detectar y aprovechar oportunidades valiosas.

8. Los líderes eficaces cultivan el aprendizaje ágil

Como las estrategias de negocio y los modelos evolucionan, el líder también debe hacerlo. Los líderes eficaces toman la iniciativa en la búsqueda de oportunidades para aprender. “Ellos experimentan continuamente con nuevos enfoques, utilizando técnicas como el prototipado rápido”, dice el informe. “Y se toman el tiempo para reflexionar sobre sus experiencias para que puedan aprender de los éxitos y fracasos.”

Super ExitososMás del 35% de los estadounidenses están enfrentándose con cobradores de deudas, según un informe publicado por el Instituto Urbano.

Es una cifra asombrosa en la tierra de las oportunidades, donde ganar dinero es más fácil que nunca.

Así es: las calles están prácticamente pavimentadas con oro, sin embargo, uno de cada tres de nosotros tenemos deudas y facturas impagas que fueron enviadas a las agencias de cobro.

Independientemente de tu situación actual, no hay ninguna razón por la que tantas personas deban estar tan profundamente endeudadas con las tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles, hipotecas, préstamos para automóviles o cualquier otra cosa.

Si estás leyendo esto y la sangre te empieza a hervir, y piensas, “Qué idiota es este tipo; no entiende mi situación”, piensa de nuevo: yo era un tipo con $ 50,000 en deudas con las tarjetas de crédito, y mi esposa y yo vivimos con mis padres para ahorrar dinero. Así que lo entiendo.

Pero la buena noticia es que el dinero no tiene porque ser tan difícil de ganar, y hay una especie de tormenta perfecta que está teniendo lugar en este momento que creo que ayudará a crear más millonarios que nunca durante los próximos 10 años.

Los ricos están gastando.

Los millonarios están pagando más por servicios personales de que lo gastaron en mucho tiempo. A medida que la economía sigue mejorando y estabilizándose alrededor del mundo, la confianza del consumidor sigue en aumento. Más gasto en servicios personales es una gran noticia para la clase media.

Es el momento perfecto para iniciar un negocio que abastezca a los ricos. Por ejemplo: Empezar un servicio de cuidado del césped, servicio de limpieza, negocio de mantenimiento, limpieza de piscinas empresariales, o servicio de compras para el hogar.

Básicamente, si puedes resolver un problema o satisfacer una necesidad por la que las personas estén dispuestas a pagar, podrás hacer una cantidad infinita de dinero ahora mismo; y rápidamente también.

Las grandes empresas necesitan tus soluciones.

Las empresas están sentadas en miles de millones de dólares, buscando desesperadamente ayuda para resolver problemas sin precedentes que implican liderazgo, servicio al cliente, planificación estratégica, trabajo en equipo, una estructura de compensación de incentivos, y muchas otras áreas más. Hay enormes oportunidades por todas partes.

Estas empresas necesitan desesperadamente ayuda y están dispuestas a pagar mucho dinero a las personas que tengan estas soluciones. ¿Tienes conocimientos específicos que puedan ser cambiadas por una fortuna?

Deja de culpar y empieza a actuar.

No odies a los ricos por tener éxito. De hecho, los ricos están parados con los brazos abiertos, y queremos que te unas a nosotros.

Por desgracia, las personas promedio son programadas desde la infancia por los bien intencionados pero equivocados padres, maestros, tutores, clérigos y demás, a creer que los ricos adquieren su riqueza a través de la deshonestidad y el engaño. Esta es una de las excusas que las masas utilizan para justificar su falta de éxito financiero. De hecho, la mayoría de las fortunas se crearon a través de la ambición, el esfuerzo, y la visión.

Si estás enterrado por las deudas, deja de vivir esperando perpetuamente que fuerzas externas vengan a ayudarte y concedan todos tus deseos. El héroe al que estás esperando tal vez sea Dios, el gobierno, tu empleador, o incluso tu pareja.

Las grandes personas saben que nadie vendrá al rescate, y están contentos por ello. Todo comienza con una mentalidad independiente que se niega a esperar a que fuerzas o circunstancias externas hagan que las cosas sucedan.

Espera más.

Cuando se trata de ganar dinero, la mayoría de las personas se venden muy cortos. Pregúntales a las personas promedio cuanto esperan ganar este año, y probablemente te dirán $50.000. La clase media cree que ser rico es un privilegio, mientras que los ricos creen que ser rico es un derecho. En un país capitalista, todo el mundo tiene derecho a ser rico si están dispuestos a crear un enorme valor para los demás.

Ser rico está tan fuera del sistema de creencias de las personas promedio que ni siquiera se les cruza por sus mentes. El hecho es que, es posible para cualquier persona que viva en una sociedad que premie las resoluciones de problemas, sin importar cual fue tu formación, el nivel más alto de educación que completaste ni ninguna otra cosa.

La próxima vez que alguien te pregunte cuánto esperas ganar este año, diles $500.000. ¿Vas a ganar realmente tanto? Probablemente no. Pero vas a estar en el marco adecuado para empezar a pensar en grande y buscar nuevas formas de ganar dinero.

Si los cobradores de deudas están llamando a tu puerta, deja de creer en la escasez financiera y empieza a creer en la abundancia financiera. Comienza a resolver problemas, espera que el dinero fluya, se compensado, y repite el proceso hasta que seas rico. Fin de la historia.

Steve Siebold es el autor de “How Rich People Think”, y un multimillonario hecho a sí mismo que entrevistó a más de 1.200 personas ricas en los últimos 30 años.

Howard SchultzComenzó su carrera profesional en el departamento de ventas de Xerox hasta que se incorporó a Hammarplast, una empresa dedicada a los componentes plásticos. La cantidad de cafeteras que vendía a una empresa de Seattle lo sorprendió y decidió hacerles una visita.

Era un negocio dedicado a la venta de granos de café tostados y máquinas para moler. Convenció a los socios para que le permitieran incorporarse a la empresa como director de Marketing. En 1983, fue enviado a una feria internacional en Milán, Italia. Allí, se enamoró de la cultura cafetera de ese país. A su regreso, propuso a los socios de la empresa vender espressos y capuccinos italianos en las tiendas. Aunque la respuesta fue negativa, le permitieron hacer pruebas en una de las tiendas.

El primer día sirvió a más de 400 clientes, muy por encima del promedio, que estaban en 250. Y, pocos meses después, recibía a 800 clientes diarios. Finalmente, el socio mayoritario le comunicó su desaprobación con el devenir de la empresa, ya que estaba perdiendo su esencia…

Convencido del modelo de negocio que quería desarrollar, abandonó la empresa con el propósito de fundar su propia empresa. Así las cosas, salió a buscar financistas para llevarlo adelante. El plan de expansión era claro: abrir 50 tiendas en cinco años. Envió 223 propuestas con el plan de negocio, todas fueron rechazadas… Tal parece que los probables inversores no veían posibilidad en esa idea…

Cualquier persona a esa altura se habría dado por vencido. Sin embargo, persistió en su idea, y finalmente, la propuesta # 224, fue aceptada. Y consiguió la financiación que necesitaba!

En abril de 1986, el primer día de apertura de su tienda, atendió a 300 clientes. En seis meses, logró, en promedio, 1000 consumidores diarios. A mediados de 1987, cuando era dueño de tres tiendas, las ventas superaban US$ 1,5 millón. Los dueños de la empresa de venta de granos y máquinas de café (donde había trabajado inicialmente) decidieron vender toda la actividad: los almacenes, la planta de tostado y la marca. Después de duras negociaciones, en agosto de ese mismo año, se firmó el acuerdo, por US$ 3,8 millones. La fusión de las dos compañías pasó a llamarse Starbucks Corporation, y Howard Schultz –el protagonista de esta historia– se convirtió en su presidente y CEO.

Esta historia de superación personal aparece relatada por Jaime X. Oliver en “Secret of my Success” (Secreto de mi éxito) y permite conocer un ejemplo de vida real y concreto, en donde se pone de manifiesto un hábito que se convierte en virtud cuando se hace recurrentemente, y de la cual nos ocuparemos hoy: la perseverancia.

Según mi mirada, que te propongo para que la explores (no para que lo tomes como verdad absoluta), relaciono a la perseverancia con 3 elementos que la constituyen, la alimentan y le dan vida: la creencia que uno tenga, la habilidad de ver más allá del ahora, y la capacidad de acción, por lo que quedaría una ecuación más o menos así:

PERSEVERANCIA = CREER + VER + HACER

CREER:

En la medida en que creo en mis capacidades, en mí mismo, mi perseverancia se mantendrá. Las CREENCIAS sobre uno mismo son, yo diría, cruciales y definitorias en la consecución de cualquier acción.

Supongo que esta característica de las creencias es lo que le hizo decir alguna vez al genial Henry Ford: “Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”.

Creer es una ELECCIÓN, y cuánto más fuertemente arraigada esté esta creencia, se va convirtiendo en una CONVICCIÓN, que aunque no deja de ser una creencia, la persona lo vive como una “verdad”, y esto tiene un efecto multiplicador en cualquier área de la vida, y por supuesto también influye en el aumento o disminución de la perseverancia.

VER:

Este elemento –la capacidad de visionar—, está íntimamente relacionado con la POSIBILIDAD, con lo que uno ve como posible, y con una actitud de vida, es decir: o veo que hay ABUNDANCIA o veo que hay ESCASEZ.

Calculo que puede haber estado observando algo parecido Albert Einstein cuando dijo: “Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro”.

Pararse en uno u otro lado, hará una diferencia realmente significativa en la vida de cada persona. Porque desde esta posibilidad, o no posibilidad, es que se alimenta la perseverancia.

HACER:

Este elemento se compone a su vez de otros dos componentes importantes y hacen posible cada acción del ser humano: por un lado, la VOLUNTAD, y por el otro, el DESEO.

Quizás siguiendo esta premisa, Ray Bradbury dijo en una ocasión: “Piensa. Desea. Y con el deseo, hazlo!”.

La voluntad está relacionada de forma interdependiente a su vez con el COMPROMISO, y el deseo, aunque no lo parezca o a veces esté encubierto o incluso un poco distorsionado, tiene relación directa con nuestros VALORES, es decir, con aquello que cada uno de nosotros valora en la vida.

Como es de costumbre, te (y me) regalo algunas preguntas como para iniciar una –confío– rica experiencia reflexiva:

¿En qué área/s de mi vida no estoy obteniendo los resultados que anhelo, a causa (y lo sé positivamente) de una insuficiente perseverancia?

¿Qué aptitud necesito aprender o re-aprender?

¿Qué actitud necesito descubrir, fortalecer, elegir?

Estas aptitudes y/o actitudes, ¿estarán relacionadas con el Creer, con el Ver o con el Hacer?

“Estoy convencido que la mitad de lo que separa a los emprendedores con éxito y los que no tienen éxito es la pura perseverancia. Es tan difícil, pones tanto de tu vida en esto, hay momentos tan duros en que la mayoría se da por vencida, no los culpo, es muy difícil y consume gran parte de tu vida. (…) A menos que tengas mucha pasión en lo que haces no vas a sobrevivir, vas a darte por vencido” Steve Jobs

Te comparto a continuación, a modo de despedida de este post, un video donde podrás observar un discurso, acompañado con imágenes de películas alusivas, relacionadas con el tema que hoy nos convoca. Algunas escenas pueden conectar con la idea de violencia, pero te propongo que las observes como una metáfora, de cómo algunas personas pueden llegar a ver la a vida (una lucha, una pelea que hay que ganar). Espero que te nutra de inspiración tanto como a mí!

Espero de corazón que este post te haya sido de alguna manera útil para tu vida. Si en algún momento consideras que necesitas revisar tu manera de pensar y de actuar para aumentar la PERSEVERANCIA en tu vida.

liderazgoTengo en esta ocasión la frase perfecta para iniciar el tema del día de hoy: “El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad”, del famoso asesor organizacional americano, Warren Bennis.

Después de muchos encuentros, charlas, discusiones y debates frente a los temas de cultura y liderazgo, he llegado a identificar las habilidades claves para que los líderes logren ajustarse a la realidad actual, que es sin lugar a dudas muy diferente a la que teníamos hace unos pocos años y seguramente abismal a la que tendremos en el futuro. Y soy tan incisivo con el tema del liderazgo efectivo, porque debe ser un aspecto fundamental y de pronta reforma dentro de las organizaciones.

Un laboratorio farmacéutico me invitó hace unos días a participar en un foro interno con la intervención de todos los directivos de la compañía. El Gerente General quería que los demás gerentes, líderes de las áreas de negocio de la compañía, comprendieran dos aspectos fundamentales: el primero, cómo los cambios en el entorno suscitan variaciones en la manera de influenciar sobre sus equipos de trabajo; y segundo, qué habilidades de liderazgo deberían desarrollar, si los objetivos y metas de cada persona se tienen establecidas

Para poder dar entendimiento a estos dos aspectos es importante contar con la capacidad de conducir efectivamente a la compañía a los resultados deseados y asignar tareas concretas y acertadas a cada una de las personas de la empresa. Recordemos que las personas siguen personas, no a programas; y esas personas a verdaderos líderes y éstos estaban frente a mí ocupando las sillas del foro en mi intervención. XXXUn gran paso para poder adquirir nuevas habilidades: escuchar nuevas estrategias.

El entorno actual confiere gran importancia a la agilidad, flexibilidad y capacidad de liderar en situaciones inciertas. Pues no solamente se deben desarrollar suficientes líderes, sino que además, se debe brindar la formación, desarrollar habilidades y fortalecer capacidades esenciales para lograr los objetivos y metas propuestas para el negocio.

En este foro en específico les hice referencia a las seis habilidades, que desde mi punto de vista, debe tener y desarrollar cualquier líder que quiera tener éxito hoy en día:

1. Visión clara

Imagínese que está frente a un grupo de nuevos empleados y uno de ellos le pregunta hacia dónde se dirige la compañía y usted tiene dos minutos para responder. Les puedo asegurar que si no es capaz de explicarlo de manera clara y sencilla, entonces no lo entiende suficientemente bien. Si uno no sabe a que puerto se dirige ningún viento será favorable.

2. Gestión de la diversidad cultural

No podemos ignorar el rol que la cultura ejerce como factor clave en la ejecución de tareas diarias. Por ejemplo, qué pasa con la nueva generación cultural de los “millennials”, que tienen nuevas formas de aprendizaje, que no se adaptan a obsoletos procesos de selección y mucho menos a métodos tradicionales de retención de talento, sin dejar atrás la flexibilidad en la manera de retribuir, compensar y relacionarse contractualmente.

“Es la primera vez en la historia que una generación sabe más que la anterior en el uso de una tecnología. Preguntarle a un nativo digital por la tecnología es como preguntarle a un pez por el agua”. Debemos saber cómo enfrentarlos y entenderlos para poder gestionarlos de manera adecuada.

3. Creatividad e innovación

Los líderes ayudan a alinear a los equipos y a que todos estén en la “misma página”, pero no debe desincentivar a los empleados a experimentar con nuevas ideas, por el contrario, debe fomentarse la innovación constante.

4. Centrarse en el cliente

Qué es lo que un cliente desearía ver en mayor o menor cantidad en las conductas de los empleados, qué habilidades, qué conocimientos, qué valores y qué normas. Si los clientes participan en los procesos de la gestión de personas y se crea un diálogo sincero, la respuesta será un compromiso implícito en éstos.

5. Influencia e inspiración

El liderazgo involucra inspiración, motivación y rendimiento. Los líderes deben facilitar la forma de encontrar y fomentar el propósito y la motivación de las personas que trabajan en sus equipos. Lo anterior con el fin de lograr resultados tangibles en los cuales los trabajadores se sientan involucrados y comprometidos.

6. Desarrollo de equipos y talento

Un líder hoy, no te hace ni dice lo que tienes que hacer, te enseña cómo se hace, crea ambientes que propicien el crecimiento y promueve entornos de participación para que los empleados sean escuchados. La gente desea ampliar sus capacidades y competencias mientras trabaja y así mismo socializar los resultados de estos procesos.

Finalmente, tal y como lo afirma Jack Welch: “si tus acciones inspiran a otros a soñar más, a aprender más, a hacer más y a ser mejores; eres un líder”

Los competidores copiarán la publicidad, los productos, los sistemas, la estructura y tal vez la estrategia, pero no podrán nunca duplicar la ventaja única de la confianza, el espíritu de equipo y el desempeño de las personas en la organización.

Super ExitososEl dinero, por supuesto, no lo es todo. Ni por asomo. Cuando se trata de tu definición de éxito, el dinero podría estar muy abajo en la lista. La definición de cada uno sobre el “éxito” es diferente. Esta es la mía.

“El éxito es hacer que los que creyeron en ti se vean brillantes.”

Para mí, el dinero no importa tanto, pero debo confesarlo, si lo hizo en algún momento (probablemente porque no tenía mucho). Así que, digamos que el dinero está en tu lista. Y digamos que, como millones de otras personas, te gustaría ser millonario. ¿Qué cosas debes hacer para aumentar tus posibilidades de unirte al club de los millonarios?

Estos son los pasos que te sugiero. No son ni rápidos ni fáciles. Más bien, probablemente tomará más trabajo que el camino rápido y fácil.

1. Deja de obsesionarte por el dinero.

Aunque suene contradictorio, mantener un estrecho enfoque en lo mucho que ganas te distrae de hacer las cosas que realmente contribuirán a crear y hacer crecer tu riqueza. Así que cambia tu perspectiva.

Ve el dinero no como el objetivo principal, sino como un subproducto de hacer las cosas correctas.

2. Empieza a registrar a cuantas personas estás ayudando, aunque sea de manera muy pequeña.

Las personas más exitosas que conozco (tanto financieramente como en otras formas) son sorprendentemente serviciales. Son increíblemente buenos en comprender a otras personas y ayudarles a alcanzar sus objetivos. Ellos saben que, en última instancia, su éxito se basa en el éxito de las personas que los rodean.

Por lo que trabajan duro para hacer que otras personas tengan éxito: sus empleados, sus clientes, sus vendedores y sus proveedores… porque saben que, si logran hacerlo, entonces seguramente su propio éxito seguirá. Y crearán un negocio (o una carrera) del que puedan estar verdaderamente orgullosos.

3. Deja de pensar en hacer un millón de dólares y empieza a pensar en servir a un millón de personas.

Cuando tienes sólo unos pocos clientes y tu meta es hacer un montón de dinero, estarás tentado a encontrar maneras de exprimir hasta el último dólar de esos clientes.

Pero cuando encuentras una forma de servir a un millón de personas, muchos otros beneficios seguirán. El efecto del boca a boca se magnificará enormemente. Los feedbacks que recibirás serán exponencialmente mayores; y también lo harán tus oportunidades para mejorar tus productos y servicios. Tendrás la oportunidad de contratar más empleados y beneficiarte de su experiencia, sus conocimientos y su genialidad en general.

Y, con el tiempo, tu negocio se convertirá en algo que nunca soñaste; porque tus clientes y tus empleados te habrán llevado a lugares que ni siquiera podías imaginar.

Sirve a un millón de personas (y sírvelas increíblemente bien) y el dinero seguirá.

4. Ve el ganar dinero como una manera de hacer más cosas.

En términos generales, hay dos tipos de personas.

Una hace las cosas porque él o ella quieren ganar dinero; cuantas más cosas hacen, más dinero ganan. A estas personas en realidad no les importa mucho lo que hacen; harán cualquier cosa con tal de que se les pague.

Otras personas quieren ganar dinero porque eso les permitirá hacer más cosas. Ellos quieren mejorar sus productos. Quieren ampliar sus líneas. Quieren crear otro libro, otra canción, otra película. Aman lo que hacen y ven el ganar dinero como una manera de hacer aún más de lo que les gusta hacer. Sueñan con construir una empresa que fabrique las mejores cosas posibles… y ganar dinero es la manera de alimentar ese sueño y construir esa compañía que aman.

Si bien es ciertamente posible encontrar ese producto que todo el mundo quiera y enriquecerte vendiéndolo, las empresas más exitosas evolucionan y crecen y, a medida que ganan dinero, reinvierten ese dinero en una búsqueda incesante de la excelencia.

“Nosotros no hacemos películas para ganar dinero, nosotros hacemos dinero para hacer más películas.”
– Walt Disney

5. Haz una cosa mejor que nadie.

Elige una cosa en la que ya seas mejor que la mayoría de las personas. Sólo. Una. Cosa. Vuélvete maniáticamente enfocado en hacer esa única cosa. Trabaja. Entrena. Aprender. Práctica. Evalúa. Refina. Sé implacablemente auto-crítico, no de una manera masoquista, sino para asegurarte de continuar trabajando para mejorar cada aspecto de esa única cosa.

Las personas financieramente exitosas hacen al menos una cosa mejor que casi todos los que lo rodean. (Por supuesto, ayuda si eliges algo en que ser grandioso que también valore el mundo; y que paguen por ello)

La excelencia es tu recompensa, pero la excelencia también demanda un pago más alto; y un mayor respeto, mayor autoestima, mayor satisfacción, mayor sensación de logro… todo lo cual te hace más rico en términos no monetarios.

Ganar-Ganar.

6. Haz una lista de las 10 mejores personas en el mundo que hacen esa única cosa.

¿Cómo elegir a esos 10? ¿Cómo determinó quien era el “mejor”? ¿Cómo mides su “éxito”?

Usa esos criterios para seguir tu propio progreso hacia convertirte en el mejor.

Si eres escritor, podría ser el ranking de Amazon. Si eres músico, podrían ser las descargas de iTunes. Si eres programador, podría ser el número de personas que usan tu software. Si eres un líder, podría ser el número de personas que entrenas y desarrollas que son ascendidos para cosas más grandes y mejores. Si tienes una tienda en línea, podría ser las compras por visitante, o el tiempo de envío, o la tasa de conversión…

No te limites a contemplar a las personas exitosas. Mira bien qué es lo que los hace exitosos. Y entonces, usa estos criterios para ayudarte a crear tus propias medidas de éxito. Y entonces…

7. Registra y sigue consistentemente tu progreso.

Tenemos la tendencia de convertirnos en lo que medimos, así que haz un seguimiento de tus progresos al menos una vez por semana de todas tus medidas claves.

Tal vez midas a cuántas personas has ayudado. Tal vez midas la cantidad de clientes a los que has servido. Tal vez evalúes los pasos claves en tu viaje a convertirte en el mejor del mundo en hacer esa única cosa.

Tal vez sea una combinación de esas cosas, o más.

8. Construye rutinas que aseguren tu progreso.

Nunca olvides que lograr una meta se basa en la creación de rutinas. Digamos que quieres escribir un libro de 200 páginas; esa es tu meta. Tu sistema para lograr esa meta podría ser escribir cuatro páginas al día; esa es tu rutina. Desear y esperar no hará que el manuscrito quede terminado, pero seguir fielmente tu rutina asegurará que alcances tu meta.

O digamos quieres llegar a 100 nuevos clientes a través de tus campañas de marketing. Esa es tu meta; tu rutina es crear nuevos contenidos, nuevos vídeos, nuevos podcasts, nuevos anuncios, etc., en cualquier horario que establezcas. Adhiérete a esa rutina y cumple con los plazos, y si tu contenido es genial, obtendrás esos nuevos clientes.

Desear y esperar no te llevarán hasta allí; apegarte fielmente a tu rutina sí.

Establece metas, crea rutinas que apoyen esas metas, y luego realiza un despiadado seguimiento de tus progresos. Arregla lo que no funcione. Mejora y repite lo que si lo haga. Refina, revisa, adapta y trabaja duro cada día para ser mejor que ayer.

Pronto serás bueno. Entonces serás mejor. Y un día serás de clase mundial.

Y entonces, probablemente sin que te des cuenta, también serás millonario. Ya sabes, si te gusta ese tipo de cosas.

semana productivaLa frase “tiempo es dinero” es más real que nunca. No se necesita ser científico atómico para darse cuenta de que la productividad está directamente relacionada con los ingresos y los beneficios.

Con eso en mente, aquí te dejo 20 maneras para hacer que tus semanas sean más productivas.

1. Céntrate en una sola tarea

Se ha demostrado una y otra vez que si tienes dos cosas pendientes, hacerlas a la vez no solo no ayuda a terminar antes, también hace que caigas en errores.

2. Aprende a decir no

En su nuevo libro “El poder del No”, James Altucher, asegura que “una negativa bien dicha no solo puede ahorrarte tiempo y problemas, también puede salvar tu vida”.

3. Haz comparaciones

Equipara la productividad de tu semana con la de otras personas para saber en qué puedes mejorar. Muchos de mis mejores hábitos nacieron al imitar los métodos de otros a través de la observación.

4. Hecho es mejor que perfecto

Luchar por la excelencia es muy noble, pero el perfeccionismo obsesivo es el mayor enemigo de la productividad (después de la flojera). ¿No preferirías lograr 100 cosas esta semana, todas hechas bien, que conseguir 15 que estén “demasiado” perfectas?

5. Empieza temprano

Cuanto más anticipado empieces, más pendientes resolverás. Aprende a “ser madrugador”, desayuna y atiende pendientes personales antes de llegar a tu escritorio. Si tienes menos distracciones y más tiempo, lograrás más metas.

6. Agenda tiempo de relajación

Trabaja duro y juega duro, pero no los mezcles. Sé completamente comprometido en lo que sea que estés. Cuando estés trabajando, hazlo con todo tu esfuerzo, pero en los fines de semana olvídate del trabajo. Tu cerebro merece un descanso.

7. Toma tiempo “Favor de no molestar”

Nos distraemos demasiado por nuestra cuenta, así que no sobra avisarles a los demás que te vas a tomar una o dos horas de concentración máxima para acabar con una tarea y todos los otros pendientes deberán esperar.

8. Trabaja en intervalos

El trabajo no es un maratón. Una buena opción es trabajar 25 minutos y descansar por 5 minutos. A largo plazo lograrás más.

9. Sé despiadado

¿Quieres ser lo más eficiente posible? Cada vez que empieces una tarea pregúntate si hay alguna manera de cumplirla más rápido. Mejora constantemente tu enfoque y técnica para tener una mayor productividad.

10. Solo haz lo que de verdad puedas hacer

Si hay alguien que puede hacer lo que estás haciendo de mejor manera o más barato, delega. Tu tiempo estará mejor invertido haciendo cosas que realmente puedas y sepas hacer.

11. Revisa tu rendimiento

Tómate el tiempo al final de cada semana para analizar tus resultados y encuentra las maneras de mejorar en los días siguientes.

12. Recibe en lugar de dar

Haz que los demás se acerquen a ti cuando haya trabajo importante por hacer. Solo contesta a los correos y llamadas que sean realmente vitales.

13. Realiza triaje

Imagina que estás en las puertas de una sala de urgencias de un hospital y piensa cuál es el mejor uso de tu tiempo en estos momentos. Descúbrelo y concéntrate en estas tareas. Todos los demás pendientes pueden esperar.

14. Automatiza tareas repetitivas

Establece protocolos de pagos automáticos de facturas, envíos, etcétera. Cuanto menos tengas que hacer de manera manual, mejor.

15. Crea una lista de “Una vez al día”

Muchas cosas se tienen que hacer diariamente, a veces solo una vez al día. Revisar tu correo de voz y visitar tu Facebook personal, son algunos ejemplos. Crea una lista personal de cosas que tienes que hacer una vez cada 24 horas.

16. No te rindas

Se necesita tiempo y práctica para dominar cualquier habilidad y la productividad no es diferente. La manera de alcanzarla es la mejora constante, no la perfección en una semana.

creenciasNo son las circunstancias de nuestras vidas las que nos forman, sino nuestras creencias sobre lo que significan esas circunstancias.

Cuando estaba en mi adolescencia a principio de mis veintes, tenía una visión de túnel y esperaba que la vida fuera de cierta manera. Estudié mis fracasos hasta que perdí de vista mis éxitos.

Renuncié a mis sueños para sentir una sensación de confort. Me aferré a mis miedos que me protegieron del amor y la felicidad al negarme ser yo mismo. Y mientras hacía todo esto, me sentaba y me preguntaba por qué la vida era tan miserable.

Obviamente, estaba muy perdido. Mis propias creencias y comportamientos tóxicos habían destruido lo mejor de mí. Pero después de un extenso examen de conciencia, leer un montón, y una práctica diaria diligente, aprendí a hacer las cosas de manera diferente, y me encontré de nuevo.

Te digo esto porque sé que estás luchando con demonios interiores similares, todos lo hacemos. A veces las ideas y los hábitos con los que estamos cómodos nos terminan matando por dentro.

Como veterano coach de vida, me doy cuenta de que muchas de las creencias tóxicas con las que tuve problemas temprano en la vida son bastante comunes en realidad. Literalmente, vi a las mismas creencias tóxicas surgir en la vida de nuevos clientes una y otra vez.

Aquí tienes ocho de las creencias más comunes de las que tienes que tener cuidado:

1. El presente es indicativo del futuro.

Cuando las cosas no están yendo bien, hay una tendencia de extrapolar y asumir que el futuro será más de lo mismo. Por alguna extraña razón esto no sucede igual cuando las cosas van bien.

Las risas, las sonrisas y las sensaciones calidas son fugaces y lo sabemos. Tomamos los buenos tiempos por su valor nominal en el momento en el que más valen, y entonces los dejamos ir. Pero cuando estamos deprimidos, con problemas, o con miedo, fácilmente apilamos más dolor al asumir que mañana será exactamente igual que hoy.

Esta es una cíclica, profecía auto-cumplida. Si no te permites avanzar más allá de lo que pasó, lo que dijiste, lo que sentiste, verás el futuro a través de la misma lente sucia, y nada será capaz de enfocar tu juicio nebuloso. Te quedarás en la justificación, reviviendo y alimentando la percepción de que no deberías haber existido en primer lugar.

2. Es demasiado tarde para cambiar.

La vida no es una línea recta. No hay simplemente un camino correcto para ti ni para nadie más. Y no hay un cronograma de hitos. Pero a veces la presión procedente de tus compañeros, tu familia, tu trabajo y la sociedad en general es suficiente para hacernos sentir completamente rotos por dentro. Si no tenemos el “correcto” trabajo, relación, estilo de vida, y así sucesivamente, para cierta edad, suponemos que de alguna manera no servimos. Y eso no es cierto en absoluto.

Tienes permitido tener tiempo extra cuando lo necesites. Tienes permitido dar marcha atrás. Tienes permitido averiguar qué es lo que te inspira en las diferentes etapas de tu vida. La vida está destinada a ser una serie de zig zags. Debe verse como un desastre, pero un desastre hermoso. Así que cualquier situación en la que estés en este momento, entiende que puedes cambiarla si lo deseas. Depende de ti. Sólo tienes que darte la vuelta y elegir algo nuevo.

3. Ser vulnerable es peligroso.

Todos tenemos miedo de decir demasiado, sentir demasiado y dejar que la gente sepa lo que significan para nosotros. Pero eso no es saludable. El amor es vulnerabilidad. La felicidad es vulnerabilidad. El riesgo de ser vulnerable es el precio de abrirte a la belleza y la oportunidad.

Ser vulnerable no es sobre mostrar tus partes pulidas; se trata de revelar tus partes sin pulir y que prefieres mantener oculta al mundo. Se trata de mirar al mundo con un corazón honesto, abierto y diciendo: “¡Este soy yo! Tómame o déjame!”

Es difícil dejar ir y ser vulnerable de esta forma porque la apuesta es alta. Pero recuerda, nada que valga la pena en este mundo es una apuesta segura. Debido que el amor y la felicidad nacen de nuestra voluntad de ser vulnerables (al abrirnos a algo maravilloso que nos podrían quitar) cuando te ocultas de tu vulnerabilidad, te ocultas automáticamente de todo lo que deseas.

4. Estar solo es un problema.

¡Incorrecto! Si no te gusta quien eres cuando estás con alguien más, ese si es un verdadero problema, y es hora de cambiar las cosas. Las relaciones deben ser elegidas de manera inteligente. No dejes que la soledad te empuje a caer de nuevo en los brazos de alguien que sabes que no te conviene. Enamórate cuando estés listo, no cuando estés solo. Esfuérzate por descubrir el verdadero amor, el tipo de relación que te motive a ser una mejor persona.

“Pero yo no quiero estar solo/a!”, dices. Cambia tu opinión sobre esto. Está solo. Come solo. Sal solo, y duerme solo cuando vuelvas a casa. Al hacerlo, aprenderás más sobre ti mismo. Crecerás, te darás cuenta de lo que te inspira, te darás cuenta de tus propios sueños, tus propias creencias, tu sorprendente claridad, y cuando conozcas a la persona adecuada que te haga sentir aún más como tu mismo, estarás seguro.

En pocas palabras: No apresure al amor. Espera hasta que realmente lo encuentres. A una gran relación vale la pena esperarla.

5. Encajar es algo bueno.

A veces te sorprenderás preguntándote a ti mismo: “¿Quién soy yo para creer que puedo hacer esto?” Cuando en realidad deberías estar diciendo, “¿Quién soy yo para creer que no puedo?”

Ignora las dudas. Olvídate de encajar. ¡Destácate! Piensa en ello. Si pasas toda tu vida enfocado en lo que los demás piensan de ti, ¿olvidarías quién eres en realidad? ¿Qué pasa si la cara que muestras al mundo resulta ser una máscara… sin nada debajo de ella? Eso es lo que sucede cuando pasas todo el tiempo tratando de ser quien crees que los demás quieren que seas.

No te hagas esto. No salves tu cara y pierdas tu alma en el proceso. Hacerlo no le sirve a nadie. No hay nada útil en encogerte para que los demás no se sientan inseguros a tu alrededor. Estás destinado a brillar de una forma que sólo tú puedes. Naciste para manifestar todo el brillo que hay dentro de ti. Y mientras dejes brillar tu luz, inconscientemente les darás permiso a los demás para hacer lo mismo. A medida que te liberas de tu propio miedo a sobresalir, tu presencia automáticamente liberará a los que te rodean también.

6. Hay un XYZ perfecto para mí.

Como seres humanos, a menudo perseguimos hipotéticos estados estáticos de perfección. Lo hacemos cuando buscamos la casa perfecta, el trabajo perfecto, al amigo perfecto, al amante perfecto, y así sucesivamente. El problema, por supuesto, es que la perfección no existe en un estado estático. Porque la vida es un continuo viaje, constante evolución y cambio.

Lo que hay aquí hoy, no es lo que habrá exactamente mañana, esa casa perfecta, trabajo perfecto, amigo perfecto o amante perfecto con el tiempo se desvanecerán a un estado de imperfección.

Pero con un poco de paciencia y una mente abierta, con el tiempo, esa casa imperfecta se convertirá en un hogar confortable. Ese trabajo imperfecto evolucionará en una carrera gratificante. Ese amigo imperfecto se convertirá en un hombro en el cual apoyarte. Y ese amante imperfecto se convertirá en un compañero de por vida confiable. Es sólo cuestión de dejar ir el perfeccionismo.

7. Lo que todos te hacen es personal.

La gente es tóxica para ellos y para los demás cuando creen que todo lo que ocurre en el mundo es un ataque directo contra ellos, o de alguna manera todo es sobre ellos. La verdad es que lo que las demás personas te dicen o hacen, dice  mucho más sobre ellos que sobre ti. Las reacciones que las personas tienen contigo son por sus propias perspectivas, heridas y experiencias de vida. Si la gente cree que eres increíble, o creen que eres promedio, de nuevo, eso dice más sobre ellos que de ti.

No estoy sugiriendo que debamos ser narcisistas e ignorar todos los comentarios. Estoy diciendo que mucho dolor, desilusión y tristeza en nuestras vidas provienen de tomar las cosas como personal. En la mayoría de los casos es mucho más productivo y saludable dejar ir la opinión buena o mala que los demás tengan de ti, y operar según tu propia intuición y sabiduría como guía.

8. Nunca deberías estar triste.

El deseo de constante felicidad nos hace miserables. Porque en la vida nada es constante. No hay ni felicidad absoluta ni tristeza absoluta. Sólo hay cambios de humor que oscilan entre estos dos estados extremos.

En cualquier momento dado estamos simplemente comparando lo que sentimos con cómo nos sentimos en otro momento, comparando un nivel de satisfacción con otro. De esta manera, aquellos que sintieron una gran tristeza son más capaces de sentir una mayor felicidad sólo después de sanar emocionalmente.

Debemos conocer la miseria para identificar los momentos de euforia. La clave, sin embargo, es vivir tu vida en su totalidad de forma diaria. Experimentar las altas y las bajas, los aspectos positivos y los negativos, y todos los estados de ánimo que hay en el medio.

No te enfoques en simplemente ser feliz. Enfócate en vivir una vida bien vivida. Enfócate en lograr la integridad. Sí, la felicidad es parte de esa integridad, pero también lo es la tristeza, la dificultad, la frustración y el fracaso. Y superar estos últimos puntos apoyará tu crecimiento personal mucho más que la felicidad constante.

alegríaPor alguna razón, hemos eliminado la alegría de nuestras vidas sólo para convertirnos en la versión ocupada, cansada y malhumorada de nosotros mismos, que nadie (ni siquiera nosotros mismos) disfrutaría tener alrededor.

La sensación de “alegría” fue reservada para momentos de “una vez en la vida” como el amor, el matrimonio, los bebés o sorpresas inesperadas. Sin embargo, puedes encontrar la alegría deliberadamente en tu vida diaria.

Esto puede sonar ridículo, especialmente si estás experimentando un mal momento de la vida. Puede que pienses de ti mismo:

– “¿Alegría? No tengo la suficiente suerte como para experimentarla, nunca.”
– “Estoy demasiado ocupado como para experimentar la alegría”
– “¿No es para niños?”
– “No merezco la alegría.”

Tristemente, tendemos a mantener nuestra mente enfocada en cosas negativas en lugar de positivas. Gracias a nuestra extinta evolución, inmediatamente señalamos lo que podría ser “peligroso” para nosotros e ignoramos los lugares o momentos de la vida donde podríamos no estar realmente seguros.

Pero, ¿qué tiene eso que con alegría? Esencialmente, ¡Todo! Este “instinto” o actitud, como quieras llamarlo, es exactamente lo que nos impide notar la alegría en nuestra vida diaria.

¿Recuerdas a ese individuo inusualmente alegre que siempre tenía algo bueno que decir de todo? Probablemente dominó eso porque encontró su dosis diaria de alegría!

Tú también puedes hacerlo con los siguientes consejos…

1) Re-escribe tu historia

Puedes comenzar a escribir tu propia historia, una que te guste. Deja de subestimarte y menospreciar tus logros! Debe haber muchas cosas ya que has logrado en la vida y con las que estás completamente satisfecho. Por ejemplo, yo siempre fui una persona dedicada y trabajadora toda mi vida, y por eso siempre logré superar las expectativas de los demás sobre lo valiosa que puedo ser. Cuenta tus logros y bendiciones, y crear un nuevo “cuento sobre mí”.

2) Busca un Hobby alegre

Piensa en esa pequeña actividad o pasatiempo que te da alegría extrema. Podría ser leer una novela de misterio, ver una serie de ciencia ficción, dominar una nueva receta, o incluso coleccionar monedas con errores. Podría ser cualquier cosa en absoluto! Busca ese hobby favorito y trata de disfrutarlo más a menudo.

3) Sé tonto

Recuerda esos días en el jardín de infantes cuando querías la vida fuera todo “diversión” y “jugar”. Cuando incluso las cosas más mínimas, como encontrar una linda mariquita en una flor era emocionante!

A veces, envidiamos a nuestros hijos por estar tan llenos de vida y no tener nada de qué preocuparse. Pero eso es probablemente porque ellos encuentran maneras de disfrutar esos momentos triviales de la vida y se enfocan más en lo positivo que nosotros.

No podemos ser niños de nuevo, pero sin dudas tratamos de ser “niños en el corazón” de vez en cuando. Ríe, juega, bromea, come fideos con las manos, salta en la cama, haz burbujas de jabón, haz angelitos en la nieve, y aprende a tener un poco de diversión de vez en cuando.

4) Re-construye/Reemplaza tu sistema de creencias

La realidad está completamente basada en la percepción. Y esto no es sólo una “teoría”, es un hecho científico! Así que, en cierto modo, la forma en que percibimos las cosas es sólo la forma en que las vemos. ¿A dónde quiero llegar? Gran parte de la felicidad y la alegría que experimentas en la vida tiene que ver con lo que conscientemente percibes como momentos alegres.

Desafía tus pensamientos y creencias que establecen un tono negativo en tu vida y elije reemplazarlas por otras nuevas, más fuertes y más positivas.

Por ejemplo, si tienes la costumbre de creer que “no eres lo suficientemente bueno” para algo, puedes optar por desafiar esa creencia con otros pensamientos tales como: “¿Quién más triunfó inesperadamente en esta área?” o “¿Qué otra cosa he logrado que nadie creía que podría?” Alejar los pensamientos y creencias negativas de nuestras mentes es el primer paso para romper las opacas ventanas que te impiden ver las cosas buenas.

5) Ama a las mascotas

¿Sabes qué pone una gran sonrisa en mi cara todos los días? Tener a mi pequeño amigo peludo saludándome en la puerta en el momento que llego a casa del trabajo! Es como si mi pequeño gatito me hubiera estado esperando todo el día! La sensación de emoción y alegría de una mascota cuando finalmente ve a su dueño de nuevo de alguna manera se transfiere; de repente los dos estamos felices de estar juntos de nuevo.

6) Ayuda

Es increíble cómo hacerle incluso un pequeño favor a alguien trae alegría a nuestras vidas! Quizás sean las palabras amables que recibimos, o la sensación que nos produce, o poder afectar la vida de las personas de manera positiva lo que hace que sea tan satisfactorio. ¡Hazlo más a menudo!

Estoy segura de que esta lista no es exhaustiva y que hay millones de maneras con las que podrías atraer la alegría a tu vida! Sólo recuerda que traer alegría a tu vida es siempre una elección, una que deliberadamente estás tomando. Comprométete con la alegría, y la alegría se comprometerá contigo.

experienciasExiste una creencia muy lógica que la mayoría de la gente hace cuando gasta su dinero: un objeto físico durará más tiempo por lo que nos hará más felices durante un periodo más largo que una experiencia de una sola vez.

Sin embargo, de acuerdo con investigaciones recientes, resulta que esa suposición es completamente errónea.

“Uno de los enemigos de la felicidad es la adaptación”, dice el Dr. Thomas Gilovich, profesor de psicología en la Universidad de Cornell que ha estudiado la cuestión del dinero y la felicidad durante más de dos décadas. “Compramos cosas para hacernos felices, y tenemos éxito. Pero sólo por un tiempo. Las cosas nuevas son emocionantes para nosotros al principio, pero luego nos adaptamos a ellas.”

Así que en lugar de comprar el último iPhone o un nuevo BMW, Gilovich sugiere que obtendrás más felicidad si gastas dinero en experiencias como ir a exposiciones de arte, hacer actividades al aire libre, aprender una nueva habilidad o ir de viaje.

Los hallazgos de Gilovich son la síntesis de los estudios psicológicos realizados por él y otros en la paradoja de Easterlin, que afirma que el dinero compra la felicidad, pero sólo hasta cierto punto. Cómo la adaptación afecta la felicidad, por ejemplo, se midió en un estudio que pidió a la gente informar sobre su felicidad con material importante y compras experienciales. Inicialmente, su felicidad con esas compras se ubicó igual. Pero con el tiempo, la satisfacción de la gente con las cosas que compraron bajó, mientras que su satisfacción con las experiencias en las que gastaron dinero en subió.

“Nuestras experiencias son una parte más grande de nosotros mismos que nuestros bienes materiales”, dice Gilovich.

“Te pueden gustar realmente tus cosas materiales. Usted puede incluso pensar que parte de su identidad está conectado a esas cosas, pero no obstante se mantendrán separado de ustedes. Por el contrario, sus experiencias son en realidad parte de ustedes. Nosotros somos la suma total de nuestras experiencias“.

Un estudio realizado por Gilovich incluso mostró que si la gente tiene una experiencia que dicen que las impactó negativamente en su felicidad, una vez que tienen la oportunidad de hablar de ello, su evaluación de la experiencia aumenta. Gilovich atribuye esto al hecho de que algo que podría haber sido estresante en el pasado puede convertirse en una divertida historia que contar en una fiesta o mirarse como una experiencia que ayuda a la formación del carácter.

Por otra parte, las experiencias compartidas nos conectan más a otras personas que el consumo compartido. Es mucho más probable que te sientas conectado con alguien que tomó unas vacaciones contigo que a alguien que también se compró una pantalla.

La investigación de Gilovich tiene implicaciones para las personas que desean maximizar el retorno de la felicidad en sus inversiones financieras, para los empresarios que quieren tener una fuerza de trabajo más feliz, y los políticos que quieren tener una ciudadanía feliz.

“El cambiar las inversiones que hacen las sociedades y las políticas que aplican, puede conducir a grandes poblaciones a los tipos de actividades vivenciales que promueven una mayor felicidad”, escriben Gilovich y su coautor, Amit Kumar, en su reciente artículo en la revista académica Experimental Social Psychology.

Si la sociedad realiza su investigación en serio, debe significar no sólo un cambio en cómo las personas gastan su ingreso discrecional, sino también poner énfasis en los empleadores que dan vacaciones pagadas y los gobiernos que se ocupan en espacios recreativos.

sobre dormirPuedes sentirte súper productivo con quedarte todas las noches en vela, pero en realidad eres menos productivo cuando tienes muy pocas horas de sueño.

La falta de sueño no sólo puede inhibir tu concentración, sino también puede causarte ansiedad, irritabilidad, y afectar tu capacidad para retener información, todo lo cual resulta en una más pobre productividad.

Aquellos que son más productivos conocen la importancia de tirarse a la cama, y tienen determinados hábitos de sueño que todos debemos imitar.

No necesitan un despertador

Si confías en tu despertador a todo volumen para saltar de tu cama cada mañana, es probable que no estés durmiendo lo suficiente. “Todos tenemos necesidades de sueño diferentes,” dice el Dr. Hawley Montgomery Downs, director del Laboratorio de Investigación del Sueño de la Universidad de Virginia Occidental. “La señal de que estás teniendo suficiente sueño es que no necesitas de un reloj despertador para despertarte.” Puede que necesites cambiar tu rutina nocturna para ir a la cama más temprano o despertarte más tarde.

Duermen bien

Dormir lo suficiente es sólo una parte de la ecuación del sueño. También necesitas asegurarte de que el sueño que estás teniendo es un sueño de buena calidad. “Si duermes 10 horas por noche y das vueltas en la cama, o tus piernas no paran de contraerse toda la noche, dormir más no necesariamente va a ser mejor”, dice Montgomery Downs. Si tienes un trastorno de sueño, como la apnea que afecta a la calidad de tu sueño, lo mejor es buscar la ayuda de un especialista.

Se van a la cama a la misma hora todas las noches

Dormir a cualquier hora crea una sensación similar al jet-lag, en el que el ritmo circadiano de tu cuerpo se ve afectado. Irse a la cama a la misma hora todas las noches permite que el ritmo circadiano de tu cuerpo se regule, lo que provoca que te despiertes sintiéndote más renovado.

Toman siestas

Más compañías están ahora reconociendo los beneficios de permitir que sus empleados tomen siestas en el trabajo. Las salas de siesta se han convertido en la norma, especialmente en las empresas de tecnología como Google y HubSpot, y la ciencia respalda que dormir en el trabajo puede aumentar la productividad.

Un estudio de la Universidad de California, Berkeley, demostró que una siesta de una hora puede hacerte más inteligente al aumentar y restaurar el poder de tu cerebro, y un estudio de la Universidad de Michigan mostró que una siesta de una hora también puede impactar el estado de ánimo, ayudando a los empleados a perseverar a través de las tareas más difíciles y frustrantes.

Si bien una siesta de 20 minutos puede ser todo lo que necesitas para sentirte rejuvenecido, Montgomery Downs dice que las siestas ideales duran un ciclo completo de sueño; una hora.

Evitan la cafeína y el alcohol antes de acostarse

Si bien el alcohol puede ayudarte a dormir, también puede hacer que te despiertes en medio de la noche suprimiendo tu sueño REM el cual es vital para la consolidación de tu memoria y el aprendizaje. La cafeína antes de acostarte también puede afectar tu sueño. Un estudio del 2013 del Henry Ford Hospital’s Sleep Disorders & Research Center demostró que tomar cafeína seis horas (o menos) antes de irse a dormir contribuye a los desordenes del sueño.

Prestan atención al entorno en el que duermen

El entorno es un importante contribuyente a la buena calidad de tu sueño. La luz procedente de un teléfono celular o del televisor en el dormitorio provoca cambios en el reloj interno de tu cuerpo lo que afecta la calidad de tu sueño.

Kim KiyosakiComenzar un negocio puede ser intimidante para las mujeres. Un inversor de riesgo dice que esto se debe a que las mujeres necesitan saber un 80% de lo que tienen que hacer antes de iniciar un negocio, mientras que los hombres sólo necesitan saber un 20%.

Sin importar si estas estadísticas son ciertas o no, el punto es válido. Las mujeres, por lo general, están menos dispuestas a asumir riesgos que los hombres.

Pero, como este inversor de riesgo menciona, la realidad es que la mayoría de las mujeres ya saben más de lo que necesitan saber para poder iniciar un negocio. Y una vez que se dan cuenta de esto, tienen la confianza para dar el salto.

Sigue tus pasiones

Un consejo que les doy a las mujeres, es que descubran cuáles son sus pasiones y luego encuentren alguna manera de hacer dinero con ellas.

Hace poco leí sobre Corey O’Loughlin y Nina Vitalino, que hicieron justo eso cuando comenzaron su negocio, Prep Obsessed, en 2013. Prep Obsessed, como lo describen, vende “artículos para el hogar de muy buen gusto, así como accesorios personalizados y lo último en joyas.”

Las dos mujeres comenzaron su negocio de una manera muy poco tradicional; simplemente ofrecían los artículos que les gustaban en una página de Facebook e Instagram. Incluso antes de vender un producto ya tenían 1.000 seguidores en Facebook.

Hoy, cuentan con más de 100.000 seguidores en Facebook, y abrieron su primera tienda en Palm Beach Gardens, Florida.

Como O’Loughlin le dijo a Entrepreneur, “Nunca nos preguntamos qué [nuestros clientes] quieren que les ofrecemos. En vez de eso, estamos seguras de que sabemos lo que quieren porque estamos seguras de que nos gustan las mismas cosas.”

Conoce a tu cliente

Otra de las claves para el éxito de Prep Obsessed fue que conocían a sus clientes. Como Entrepreneur dice, “Prep Obsessed se dirige a un perfil de usuario relativamente estrecho: mujeres estadounidenses de entre 20 y 50 años que expresan su interés en marcas específicas (Tory Burch, Lilly Pulitzer) y categorías (incluyendo moda, hogar y jardín). La compañía también va tras los amigos de esos usuarios.”

Para los emprendedores sociales, es más importante enfocarse en un nicho en vez de tratar de llegar a todos. Este enfoque les ha dado buenos resultados. O’Loughlin y Vitalino usan las herramientas de marketing de Facebook para llegar a estas mujeres, gastando cerca de $40 por día, o alrededor de $15.000 al año. El resultado, como el del año pasado, fue de ventas por más de $500.000 y una base de seguidores que crece rápidamente.

La mejor parte es que abandonaron sus puestos de trabajo y están trabajando a tiempo completo en construir su negocio.

Una nueva forma de hacer negocios

Prep Obsessed es un ejemplo de cómo empezar un negocio ha cambiado radicalmente. Como Robert escribió semanas atrás (“No hay excusa para no comenzar ese negocio“), “Internet ha cambiado la forma de hacer negocios… y el acceso que tenemos para aprender cómo iniciar y construir un negocio exitoso.”

Hoy en día, con sólo unas cuantas horas y un par de dólares al día, puedes construir un negocio en línea que puede hacerte empezar el camino hacia tus sueños y libertad financiera.

emprenderSi me pongo a pensar sobre lo que he hecho como emprendedor, podría decirse en resumen que lo que he hecho ha sido: Pensar, Crear, Fallar, Aprender y Repetir.

Mi proyecto Peersnotes: comunidad para conectar, capacitar y motivar a emprendedores y freelancers, ha sido un claro ejemplo de eso. Te contaré un poco de cómo ha sido, con la intención de que esto pueda prepararte al camino que te espera o si ya estás que te sirva de reflejo para que sepas que no estás solo.

Pensar:

Esto es lo primero que se hace y de aquí nacen todas las ideas que crean negocios y cambian al mundo. A la hora de pensar hay 2 errores comunes: pensar muy poco y pensar demasiado.

Como especialista cometiendo errores, los he cometido ambos. Cuando se piensa demasiado nuestra cabeza tiende a nublarse y finalmente uno termina haciendo nada. Cuando se piensa muy poco se cometen errores innecesarios. Mi recomendación aquí es: Piensa lo suficiente pero actúa rápido.

El objetivo de Pensar es tomar una idea y desarrollarla conceptualmente. Aquí vienen preguntas como:

¿Cuál es mi propuesta de valor?
¿Quién es mi cliente?
¿Qué problema busco resolver o beneficio dar?
¿Alguien realmente va a pagar por esto?
¿Quiénes son mis competidores?
¿Qué productos o servicios alternativos existen?
Entre otras.

Crear:

Luego de haber pensado hay que llevar esta idea a algo tangible (o intangible si es digital), el punto es hacer algo con ella. La etapa de crear se trata en crear (valga la redundancia) un producto o servicio que transmita mi propuesta de valor.

Aquí no me refiero a crear el producto o servicio final. Recomiendo la metodología Lean Startup y el Producto Mínimo Viable.

De manera muy resumida consiste en crear con los mínimos recursos posibles un producto/servicio de acuerdo con lo pensado anteriormente con el objetivo de demostrar que existe mercado.

Fallar:

La cruda verdad es que vamos a fallar casi seguro en el primer intento. Esto no debe de ser una decepción (aunque en verdad lo vemos así en el momento) ya que es parte del proceso. No tenemos una bolita mágica para predecir el futuro, por lo que es muy probable (por no decir casi seguro) que algunos de nuestros Pensamientos estén errados, y por tanto, lo que hemos creado tenga sus fallos.

En Peersnotes he fallado un montón de veces. La plataforma se ha caído en varias ocasiones, lo cual ha sido un trauma, pero el paso siguiente hace que todo tenga sentido.

Aprender:

Fallar sólo será algo positivo si aprendemos de nuestros errores. Actualmente está en el aire la versión 3.0 de Peersnotes. Las ideas pensadas inicialmente y el producto creado han ido cambiando luego del proceso de fallar y aprender.

He logrado aprender de distintas formas:

El ver la realidad vs lo que había pensado
El feedback de los usuarios
El análisis de datos obtenidos
Todos los errores que han ocurrido

Repetir:

Todo forma parte de un ciclo. Luego de las lecciones aprendidas hay que volver al pizarrón y pensar nuevamente, esta vez con la información que tenemos de primera mano por todo el proceso anterior. Y por supuesto, toca hacer cambios y a veces re-crear completamente el producto o servicio. Debemos entender que volveremos a fallar y que seguiremos aprendiendo para volver a repetir.

¿Y hasta cuando se repite el ciclo? El Ciclo se repite hasta alcanzar el llamado Product Market Fit, que es cuando lo que hemos creado es lo que realmente quiere el mercado y por tanto nuestra empresa tendrá buenas posibilidades de tener éxito, mucho más que si saltáramos este ciclo.

jack daly¿Cuántas veces te has cuestionado tu estrategia de ventas? Muchas empresas tienen claro que su propósito es vender, sin embargo, el más grave problema para cumplir su meta comienza desde el planteamiento y el reclutamiento de personal.

Jack Daly, experto en temas de venta y empresario exitoso, en entrevista con AltoNivel explica cuál es la estrategia que debe seguir la empresa para ser exitosa con sus ventas.

Todos conocen a Jack Daly, si bien ahora es autor de un best seller y conferencista reconocido, hace algunos años era reconocido por su gran capacidad de crear empresas y hacerlas exitosas. Muchos aseguraban que todo lo que tocaba se convertía en oro.

Su historia comienza como fundador de una compañía hipotecaria en 1985. En tan sólo año y medio, Daly – quien había fungido como CEO- había posicionado a la empresa con 22 oficinas en todo EU, tenía una nómina de 750 empleados y la compañía reportaba ganancias de 42 millones de dólares anuales.

En 1998, Jack trabajó como socio principal y fue reconocido como ‘Empresario del año de Ernest&Young”, llevando a la empresa al puesto 10 de la lista Inc. 500 de las empresas con más rápido crecimiento de todo el país.

Para la segunda edición del INCMonterrey, un foro encaminado a orientar a los emprendedores de México, el experto aseguró que el éxito de una compañía depende de la cultura en su área de ventas, y que todo esto comienza desde el reclutamiento indicado.

“Es muy sencillo saber a quién debes contratar, aquí es donde la cultura organizacional se lleva el mayor crédito. Toda área de ventas necesita un personal con pasión, disponibilidad y resistencia al fracaso,” comentó el experto.

1) Pasión

Parece ser una constante de todo aquél que se considera exitoso. Daly asegura que esta característica es muy importante. Al reclutado debe gustarle vender, ‘sentirse que nació para ello’ y también debe compartir la visión y propósitos de la empresa para la que está a punto de trabajar. He aquí la gran importancia del reclutamiento.

2) Disponibilidad

“Deben ser tempraneros. Saber que su trabajo puede llevarles todo el día y estar dispuestos a hacerlo. Necesitas una persona que llegue temprano y que esté dispuesto a irse tarde de la empresa”.

Para ello, aseguró que se necesita ser organizado y mantener un listado de actividades. Necesitas saber cuáles son tus actividades diarias y cuáles son tus metas semanales, hay que hacer una lista de las llamadas que se tienen que hacer, de aquellas que se han hecho y de las que han entrado. Asimismo aseguró que hay que tener un registro de lo siguiente:

• Presentaciones o ponencias.
• Networking.
• Reuniones ‘face to face’.
• Juntas estratégicas.
• Comidas y reuniones con empresas y empresarios.

3) Resistencia al fracaso

El experto aseguró que se necesita un mínimo de 9 contactos con el cliente para poder prospectar la venta, sin embargo, indicó que la mayoría de los vendedores desisten en las primeras cuatro.

“Debemos aprender a levantarnos rápidamente. Muchos de los empresarios que han hecho leyenda fracasaron, y lo hicieron terriblemente. Vean a Steve Jobs, lo corrieron de su propia empresa y terminó siendo el visionario de Apple”.

Daly Tiene una vida exitosa y sorprendente, es por ello que asegura que la vida te ayuda crear culturas organizacionales fuertes y visionarias. Como todo humano, Jack tiene pasiones que le ayudan a transmitir su éxito, y una de ellas es ser “Ironman”. Siempre quise completar una carrera de Ironman, pero nunca tenía tiempo, siempre eran los negocios, la familia o la indecisión. Hoy, Jack Daly ha corrido más de siete carreras Ironman y asegura que éstas pueden ejemplificar las mejores lecciones para generar culturas de ventas fortalecidas.

7 lecciones de “Ironman” para ser un as en las ventas

Lección 1. Visión

Siempre hay que saber hacia dónde vas. La meta final es más importante que la de corto o mediano plazo, pues éstas dependen de lo que quieras hacer por completo. Asegúrate de saber hacia dónde quieres llevar tu negocio y tener en claro dónde te ves en cierto periodo de tiempo.

Lección 2. Libro de jugadas

“Todo aquél que ha finalizado una carrera de estas sabe que debe tener un libro de estrategias, qué tiempos debes de llevar y en qué kilometraje; cómo y cuándo hacerlo. En el caso de las ventas, es lo mismo, desde el manager hasta los vendedores, deben saber cómo llegarán a la meta y cuáles son las estrategias que deben implementar”.

Lección 3. Todo debe ser medible

El experto asegura que el saltar este dato puede ser la diferencia entre la media y el éxito. Hoy en día existen un gran número de herramientas que te ayudan a medir tus ventas, la mejor recomendación es tenerlas a la disposición de la empresa.

Lección 4. Practicar y entrenar

¡Pero no lo vayan a hacer con los clientes! Las ventas suelen darse entre personas que se agradan y en situaciones de confianza, asegura el autor de “Hyper Sales Growth: Street-Proven Systems & Processes. How to Grow Quickly & Profitably”, sin embargo, también mucho tiene qué ver con el cómo practicas. Saber tus diálogos, qué dirá el cliente o cómo debes actuar en caso de una negativa o afirmación, son necesarios y sólo se obtienen con ensayo y error.

Lección 5. La importancia de tener un coach

“A veces los gerentes piensan que todo lo pueden y que nada les sale mal, esto no es cierto. Hay que saber cuándo se necesita ayuda. Yo tengo siete coaches para prepararme en mi carrera, cada uno tiene experiencia y certificación en su rama y eso me hace ser exitoso en lo que hago”.

Lección 6. Tener buena salud

El coach en ventas asegura que una buena salud física y mental no sólo ayuda a tener una vida digna y exitosa, también es necesaria para tener unas ventas sólidas. “Todos, desde el manager hasta el vendedor, necesitan tener salud para lograr y completar sus metas”.

Lección 7. Actitud

¿Saben cuántas millas tiene una carrera Ironman? “Todos dicen que 140.6, yo les digo que son 140.6 más 6 pulgadas. Las 6 pulgadas de nuestro cerebro”. De acuerdo con el experto, el 50% del éxito depende de la actitud que se tenga ante las circunstancias, y para las ventas, no es la excepción.

amazonInternet ocupa nuestras vidas cada vez más. Las grandes compañías han conseguido incluso ‘ocupar’ nuestro vocabulario como si hubiese estado ahí siempre. Por ejemplo, ya no buscamos en Internet, ahora ‘googleamos’; o ya no tenemos a alguien en nuestra lista de contactos, sino en Facebook.

Sin embargo conviene saber que estas empresas, que ya son como de la familia, comenzaron siendo pequeñas, como cualquier negocio.

Otro vínculo entre estas grandes empresas y la de un pequeño negocio es la innovación. Aquellas firmas innovaron algún día, pero a día de hoy lo siguen haciendo para mantener enganchado al usuario/consumidor/cliente.

La llegada de Internet ha abierto la puerta a que se creen infinitas posibilidades de negocio y a que los comercios pequeños puedan abrirse un nuevo camino en un mundo de oportunidades. Si lo que quiere es maximizar el beneficio de su tienda online, tome algunas lecciones que se pueden aprender de algunas empresas de éxito, como Amazon, Etsy y eBay.

Amazon

La compañía estadounidense de comercio electrónico se inauguró en 1990 como una tienda de libros. Pues bien, 15 años más tarde la tienda vende de todo y mueve unos 100.000 millones de dólares.

La lección que podemos aprender de la compañía de Jeff Bezos es que el mundo de la tecnología están en continuo cambio y de una manera imprevisible. Así que no se limite a una única zona y a un ámbito en concreto, da igual el tiempo que tenga que emplear: mantenga la puerta abierta a ese mundo de cambios y espere hasta que le favorezca.

Etsy

Esta tienda de compra y venta de artículos vintage hechos por otros usuarios comenzó a dar sus primeros pasos a mediados del año 2000 y cuenta con unos 700.000 usuarios nuevos cada mes.

Las oportunidades que ofrece el mundo de Internet a una empresa nueva son ilimitadas. En la era de Internet, el viejo dicho de que hay que estar “en el momento concreto y en la hora concreta” se ha quedado obsoleto. Algunas empresas, como Airbnb o Uber, han pasado del modo de negocio P2P a la economía colaborativa. En ese proceso han puesto ‘patas arriba’ industrias que habían sido intocables durante décadas. ¿Por qué no puede aprovecharse de ese cambio?

eBay

Este sitio destinado a la subasta de productos a través de Internet es uno de los pioneros en esta clase de transacciones. Las subastas llevan existiendo prácticamente toda la vida, pero hubo que esperar hasta 1995 para que esta idea se trasladarse a Internet.

Las técnicas y la estructura de ventas pueden ser verdaderamente exitosas si emigran al mundo online. Aumente su presencia digital, sea más visible. Haga lo de siempre, pero en Internet y podrá ver cómo sus ingresos aumentan.

felizUna de las principales preocupaciones que pueden tener las personas hoy en día es conseguir el dinero suficiente para satisfacer sus necesidades pero también para conseguir esas comodidades que hacen que la vida sea mucho más fácil y sencilla de llevar.

En sí, dependiendo de su perspectiva, el dinero sí puede ser comprar la felicidad y es por eso que hay un interés particular por acumularlo que puede variar en grados, según las metas y personalidad de cada quien.

Entonces, si usted se pone a pensar en cuáles son esas fuentes de las que puede obtenerlo, encontrará que, a parte de su trabajo, podría considerar en montar un negocio propio, tener un segundo trabajo, apretarse el cinturón al máximo renunciando a esos pequeños placeres de la vida o vendiendo algunas cosas.

En fin, mírelo desde el ángulo del que lo mire, puede que ello implique un poco de desgaste, inversión de tiempo y de paciencia que no todas las personas tienen.

Con esto, The Muse señala algunas de las alternativas que usted puede poner en práctica que satisfarán dos de esas condiciones que usted busca: ser feliz y obtener más dinero:

1. Una nueva habilidad

Hoy en día usted cuenta con una gran variedad de posibilidades para seguir entrenando a su cerebro y enseñarle nuevas habilidades y adquirir nuevos conocimientos, lo cual se puede traducir, también, en una fuente de ingresos. Por un lado, si se trata de algo relacionado con su trabajo, es algo que puede hacer que su jefe y la empresa para la que trabaja, valoren más y, con el tiempo, quizá se traduzca en un aumento o en un ascenso.

Pero si no, igual se tratan de conocimientos que puede añadir en su hoja de vida. Ahora, si se trata de algo totalmente nuevo como, por ejemplo, la programación, usted está haciendo una inversión que le daría ventajas a nivel profesional.

Lo mismo sucede con los idiomas. Concentrarse en dominar y perfeccionar uno adicional a la lengua materna, le dará grandes ventajas, tanto para su profesión como para convertirse en profesor y dictar un par de clases que le generen ingresos extra.

2. Trabajo freelance

Y en algo que le guste y que trabaje a su propio ritmo bajo sus propias condiciones. Muchas personas hacen del trabajo independiente o por cuenta propia su principal fuente de ingresos pero, para otros, es una alternativa de conseguir un dinero extra haciendo algo que les gusta en el tiempo libre. Incluso, existen profesiones que tienden a dominar este mercado del freelance, encontrando excelentes oportunidades.

Incluso, si usted es bueno digitando, dibujando, traduciendo o escribiendo, ya puede encontrar alternativas por internet en las que puede poner a la venta estas habilidades.

3. Pida lo que vale

Bueno, sabemos que hacer esto puede no ser tan satisfactorio. Pero lo que sucede es que muchas personas le huyen a pedir un aumento salarial por el temor de que le digan que no y que sean estigmatizados luego de ello. Pero, ¿y si sí se lo dan? Negociar el salario se trata de todo un arte que no necesariamente tiene que ser tortuoso, sino que tiene que tener unas tácticas particulares para hacerlo.

Esto implica también hacer una valoración actual de su trabajo y sus habilidades: qué ha aprendido, qué experiencia ha adquirido, cuántos nuevos conocimientos tiene y, con ello, compararse con el mercado para saber si es hora de seguir creciendo dentro de su empresa o si definitivamente será mejor buscar alternativas fuera.

Sea feliz para ganar más

Una última estrategia que también sugerimos es que, el simple hecho de que usted sea feliz, también hace que gane más dinero. Así lo señala una investigación del University College London y la Escuela de Economía de Londres, donde se muestra la relación que existe entre la satisfacción con la vida y mayores ingresos salariales.

Incluso, esto se aplica especialmente para los jóvenes quienes, luego de obtener un grado profesional y empezar a crecer profesionalmente, tienen un mayor optimismo que también se relaciona con la autoestima y la imagen que proyectan, a diferencia de dejarse llevar por el estrés de querer ascender rápidamente.

Y si el dinero no es lo que lo hace feliz…

También hay una solución. Una publicación de la Universidad de Standford señala un estudio en el que se discute cómo la felicidad es, de hecho, una consecuencia de las opciones que toma la gente. Entonces la sugerencia que hacen es que si siente que el dinero no es algo que definitivamente le ayude a sentirse satisfecho, debe reconsiderar la forma en la que está invirtiendo su tiempo: las actividades, las personas, las situaciones y demás.

Así mismo, es por eso que las personas que, aunque tienen salarios altos y cargos profesionales gerenciales, puede que no sientan la misma felicidad de una persona que gane menos por el sencillo hecho de que maneja su tiempo a su antojo sin tener que rendir cuentas o estar siempre encerrado en una oficina, efectivamente, hay momentos en los que tener un menor sueldo puede hacerlo más feliz.

iniciar tu negocioMuchas personas piensan en retos para los próximos años. Uno de ellos puede ser abrir un negocio propio. Así, la planificación anticipada se vuelve una prioridad.

A continuación, te ofrecemos unos consejos que te guiarán para empezar su propia iniciativa empresarial.

1. Escoge el rubro adecuado.

Debes asegurarte de que la alternativa de negocio elegida es de tu agrado. Así, te sentirás motivado, lo cual te ayudará a crecer. La idea es que disfrutes de dirigir tu propia empresa y no sientas que esta es una carga.

2. Evalúa el potencial de tu éxito.

Es recomendable realizar una pequeña investigación de mercado. Para ello, podrías visitar lugares en donde se ofrezcan productos o servicios similares al que piensas ofrecer, y analizar si existe suficiente demanda para estos o ver cuántos negocios similares al que piensa abrir existen.

3. Elabora un plan de negocios.

Este último debe contener lo siguiente: la descripción de tu negocio y del producto o servicio que vas a ofrecer, las estrategias de marketing que vas a aplicar, la descripción del requerimiento de personal que tendrá tu negocio. Además, debes presentar el cálculo de la inversión, la proyección de ingresos y egresos, y la evaluación financiera del proyecto.

4. Identifica las necesidades de su organización.

Se deben tener bien definidos los objetivos que deseas alcanzar y averiguar qué apoyo externo y habilidades internas se necesitan para conseguirlos. Además, acepta los comentarios y críticas de tus colaboradores.

Super ExitososImagina que estás tomando un café con un cliente potencial y todo el tiempo estás hablando, y al mismo tiempo respondiendo mensajes de textos y correos electrónicos.

Le estás hablando al cliente con tu boca, pero tus ojos están en tu teléfono. Puedes pensar que tus soluciones a los problemas de tu cliente son muy importantes, pero al día siguiente, el cliente te dice que ha decidido ir en una dirección diferente. ¿La razón? Te falta inteligencia relacional.

Jeremie Kubicek, autor del nuevo libro 5 Gears: How to Be Present and Productive When There Is Never Enough Time, llama a la inteligencia relacional como la futura ventaja competitiva para los líderes.

“Inteligencia relacional es la capacidad de conectar y estar presente en medio de tus tareas”, dice. Aunque la mayoría de nosotros enfocamos nuestras conversaciones en el conocimiento que tenemos para compartir y nuestras competencias fundamentales medibles, Kubicek dice que el IQ ya no es una ventaja competitiva.

Más bien, son las personas que tienen la capacidad de conectarse con otras personas las que se destacan entre la multitud. La inteligencia relacional, argumenta, es sobre influencia. “Aumenta tu influencia, tu simpatía, el deseo en las personas de estar cerca de ti”, dice.

La inteligencia relacional, Kubicek dice, puede lograrse siguiendo el método de las cinco marchas. Hay cinco marchas por las que pasamos durante el curso de nuestra jornada laboral:

– La quinta marcha: Modo de enfoque,
– La cuarta marcha: Modo de tareas,
– La tercera marcha: Modo social,
– La segunda marcha: Modo conexión,
– La primera marcha: Recarga.

Cambiar entre estas marchas en el momento justo es lo que nos permite obtener inteligencia relacional.

Entender dónde te quedas atascado

¿Recuerdas ese compañero de trabajo que siempre aparece al final de las salidas-a-tomar-algo-luego-del-trabajo y que no deja de hablar sobre sus tareas pendientes? Ese tipo, Kubicek dice, se ha quedado atascado en la cuarta marcha: en el modo tareas, y está teniendo problemas para cambiar a la tercera marcha: modo social. Entender en qué marcha tiendes a atascarte en es el primer paso para mejorar tu inteligencia relacional.

Apreta el gatillo

Los puntos de disparo durante el día, como el momento cuando dejas todo lo que estás haciendo y mentalmente cambias a una nueva marcha, son importantes para mejorar tu inteligencia relacional.

Kubicek se dio cuenta de que le faltaba inteligencia relacional cuando llegaba a su casa y se quedaba frente a ella media hora hablando por teléfono o revisando el correo de voz del trabajo.

Cuando entraba por la puerta de su casa, él todavía estaba en la cuarta marcha: el modo tareas en lugar de estar en la segunda marcha: el modo conexión, que es cuando pasa tiempo con su familia. A pesar de que estaba sentado en la mesa para cenar, mentalmente todavía estaba pensando en la lista de cosas que le quedaron por hacer y haciendo la lista de tareas que tenía que hacer al día siguiente. “Inteligencia relacional es sobre conexión”, dice. “Te conectas con las personas cuando estás en la marcha correcta.”

Kubicek notó un puente a 4 kilómetros de su casa el cual convirtió en su nuevo punto de disparo. “Una vez que llegaba a ese puente, dejaba de hablar por teléfono, desacoplaba el trabajo de mi mente tanto como fuera posible y empezaba a cambiar a la segunda marcha. Me ponía a pensar, ¿Qué necesitan mis hijos? ¿Qué necesita mi esposa? Así que cuando me encuentro en la puerta de entrada, estoy en la marcha correcta en el momento adecuado,” dice. Encontrar un punto de disparo (un disparador físico o un tiempo) para decirte a ti mismo que es momento de cambiar de marcha es clave para hacerte más inteligente relacionalmente.

Trabajar intencionalmente

¿Cuántas veces fuiste interrumpido mientras leías este artículo? ¿Te detuviste para revisar una notificación que apareció en la pantalla? ¿Apareció un compañero de trabajo de repente para hacerte una pregunta?

La inteligencia relacional también puede ayudarte a mejorar tu productividad, ayudándote a estar más plenamente conectado con lo que estás trabajando.

Una persona con alta inteligencia relacional puede reaccionar ante una interrupción diciendo: “Me encantaría hablar sobre esto, pero mi mente está enfocada en otra cosa en este momento y no voy a poder estar plenamente contigo ahora. Si quieres nos podemos reunir a las 2 p.m. cuando pueda estar totalmente enfocado en lo que necesitas.”

“Ser intencional, con ganas de estar presente, eso es inteligencia relacional,” dice Kubicek.

esperarTodos a lo largo de nuestra vida tenemos sueños y objetivos que deseamos alcanzar, pero muchas veces dejamos de perseguirlos porque nunca vemos el momento adecuado para lanzarnos a por ellos.

Muchas excusas y pretextos nos invaden a la hora de hacer algo diferente o embarcarnos en algún nuevo proyecto, que suele resumirse en “no es el momento adecuado”. En realidad nunca es el momento, pase lo que pase jamás tendremos las condiciones ideales para subirnos al tren de emprender algo nuevo para nuestras vidas.

A diario vemos a muchas personas con ideas brillantes, sueños de cómo vivir, proyectos de vida inspiradores pero por buscar y esperar el momento ideal, se resignan a vivir esperando desde la zona de confort, la cual poco a poco los va depositando en el reino de la mediocridad.

Como vengo diciendo, el momento ideal nunca llega, con lo cual algunas personas que consiguen éxito en sus vidas se han lanzado igual sin tener todos los vientos y condiciones a su favor. Se aferraron a una serie de elementos que tenían y se pusieron en marcha para conseguir lo que querían, luego el tiempo los premió por su valentía de ir a por lo que soñaban, a pesar de los momentos duros y difíciles que han pasado durante la travesía.

Para ganar hay que lanzarse porque el momento ideal nunca llega, sino nunca hubieses de pequeñito aprendido caminar, ni andar en bici o examinarte para sacar el carné de conducir. En esos momentos te has armado de coraje y apoyado por las ganas de conseguirlo, lo has logrado.

Todos los seres humanos evitamos sea como sea evitar momentos de incomodidad e impotencia, algo que aparece cuando nos embarcamos en cosas nuevas, además si a eso le añadimos el miedo a equivocarnos, fracasar o no ser capaces, el no embarcar esta servido. Pero hay que entender que fracasar no significa equivocarse, sino que es “arrojar la toalla”, darte por vencido y no intentar nada nunca más, a eso le llamo fracasar.

Equivocarte es sinónimo de que estás vivo, de que experimentas y buscas subir de nivel, con lo cual cuando te equivocas estas aprendiendo e incorporando algo nuevo en tu vida.

Por esto buscamos el momento ideal, porque sabemos inconscientemente que no existe y nos sirve de excusa ideal para no actuar. Pero debo decirte que para embarcarse en un nuevo camino debemos olvidarnos de que las circunstancias externas vuelen totalmente hacia nuestro favor, porque eso no llegará nunca pero si hay otro momento ideal en el que podemos controlar y apoyarnos.

Cuando te conozcas interiormente y te sientas conectado con tu SER, estés motivado, goces de claridad en tus ideas, que sepas lo que quieres para tu vida y hacia donde te diriges, tengas seguridad en ti mismo y tus pensamientos tengan clara sintonía con tu SER, pues habrás encontrado tu momento ideal, éste será tu tiempo de partida, pese a que las condiciones externas no sean las ideales o perfectas.

Si dentro tuyo tienes alineado todo lo que comento en el párrafo anterior, podrás hacer el camino y enfrentarte a los obstáculos que te aparecerán, por más que estos muchas veces te haga caer, podrás levantarte con más fuerza y sabiduría, porque verás a estos como elementos de aprendizaje y superación, no te enfadarás con el mundo y arrojarás la toalla a la primera, si no que verás todo esto desde otra visión.

El momento externo ideal no existe, solamente el mejor momento ideal que puedes encontrar es el que transita por dentro tuyo, porque cuando dominas a éste último, ante la mínima oportunidad externa que veas, te lanzarás sin dudarlo.

Ahora bien, si buscas el momento ideal “externo”… sigue esperando pese a que tu vida se irá derritiendo a bastante velocidad…

cambioDesde que vinimos al mundo estamos atravesando distintas etapas de evolución. A veces en forma inconsciente, y otras con total uso de la razón, vamos creciendo y viviendo entornos de cambio.

Cuando llegamos a adultos, los preconceptos, la cultura en la que fuimos educados y los contextos nos han impuesto un modo de vida, que, cuando se ve desafiado, nos saca del espacio cómodo.

Este es uno de los motivos por los que los cambios en cualquier aspecto de la vida son asumidos por casi todos los seres humanos con una carga negativa, llegando incluso a paralizar las mejores intenciones. ¿Por qué lo vivimos de esta forma? Básicamente, porque en la cultura occidental hemos construido un falso modelo de permanencia en el status quo de las cosas, y todo lo que nos mueva de esa condición nos mueve de raíz.

Los cambios son inherentes a la condición humana: de hecho, para ir a algo muy imperceptible, las células del tegumento que recubre el cuerpo se renuevan cada 20 ó 30 días. Eso significa que a lo largo de la vida estrenamos pellejo alrededor de… ¡mil veces! Pero tales mudas sólo afectan a la epidermis. La piel es el mayor órgano del ser humano, con una superficie de unos 2 metros cuadrados y 4 kilos de peso.

Imagina entonces que cambiar hábitos, trabajos, relaciones, mudarnos a un nuevo lugar e incorporar lo nuevo, significa niveles mucho más profundos donde también se involucra nuestra emocionalidad.

El cambio es evolución. Es parte del proceso de la vida. Todo el tiempo estamos mutando de piel y de tejidos de nuestros órganos vitales. Entonces, ¿por qué no aceptar lo distinto como una oportunidad de crecimiento? ¿Qué tal si las cosas resultan mejor de lo que fuerzan a pensar nuestras acotadas fantasías?

Aquí van cinco reflexiones sobre el valor de los cambios, y cómo podemos afrontarlos con la mejor actitud, para ayudarnos a estar mejor preparados:

Los cambios son parte del equilibrio

Aunque parezca de Perogrullo, el estar abiertos y receptivos a la posibilidad de mutar en nuestras elecciones incluso las más profundas, conlleva en sí mismo la búsqueda de un mayor bienestar.

La esencia del cambio es mejorar, buscar alternativas que contribuyan a nuestra mejor calidad de vida, entorno, situación o cualquier otro aspecto. Mirado desde esta perspectiva, el cambio se convierte en un escalón de infinitas posibilidades de crecimiento.

Cambiar es poder cerrar parte del pasado

Muchas veces hay situaciones que nos persiguen cíclicamente, como si estuviésemos entrampados en ellas. Al elegir algo completamente diferente –incluso si lo hacemos en forma gradual y programada lo mejor posible- el resultado ayudará a alejar esos fantasmas y a prepararnos mejor para un punto de vista novedoso que, a su vez, nos abrirá la puerta a mejores experiencias que iremos incorporando en la historia de vida.

Si podemos soltar esa parte del pasado que nos ata incluso a situaciones dolorosas, llegaremos cada vez más a un nivel de maestría interna que contribuirá a ser más flexibles ante cada desafío que se presente.

No fantaseemos en negativo

Otra gran carga de la “mala prensa” que tienen los cambios es colocar en un nivel inconsciente todas las contras que tiene este proceso. Como se trata justo de eso (un “proceso”) se alimenta y retroalimenta del paso a paso para alcanzar eso nuevo que anhelamos.

Aléjate de las personas que sólo quieren que te quedes en el mismo lugar: “es preferible malo conocido que bueno por conocer” nos suelen “aconsejar”. ¡Menudo consejo a costa de aumentar nuestros miedos!

Evalúa la situación; establece una meta razonable; consigue información de distintas fuentes; prepara el cambio lo mejor que puedas, y zambúllete como lo harías en una maravillosa piscina de aguas algo movedizas, aunque con la certeza de que siempre saldrás fortalecido de ese baño con lo nuevo.

Piensa en el resultado exitoso

Si estás ante un desafío que tiene un nivel de riesgo –desde muy pequeños hasta gigantes-, ya que vas a fantasear hazlo en grande y teniendo éxito.

Sumirse en pensamientos negativos y limitantes sólo atraerá más de eso hacia ti. En cambio, piensa en lo nuevo que obtendrás, cualquiera sea la experiencia que estás persiguiendo al cambiar.

Recuerda que los pensamientos crean estados de consciencia, y éstos determinan las acciones que verás reflejadas en la realidad de tu vida. Por lo tanto, reemplaza el miedo por acción; la duda por certezas; la ignorancia por conocimiento; lo desconocido por innovación; lo imprevisto por creatividad. Y así no hay forma de perderse la aventura que trae implícita cualquier cambio.

Enfócate en lo que te haga feliz

Esta clave, que parece muy simple, le da sentido a todo lo demás. Hemos venido a hacer muchas cosas en el mundo, y los que tienen la determinación y la valentía suficiente la van construyendo diariamente. Si el cambio que se presenta te trae una porción de felicidad, sería de necios dejarlo pasar. Evalúa, recapitula tu momento presente, y elige lo mejor.

Un capítulo aparte merece el cambio al que somos impulsados por motivos externos o que nos superan, como una guerra, una inundación, un desafío en el área de salud o las pérdidas que ya no podemos recuperar. Es allí donde la templanza y la verdadera fortaleza del Ser se manifiesta con toda su fuerza. Es un escalón, un gran punto de referencia de que no se nos da casi nada que no podamos manejar.

Es probable que ante lo inevitable debamos atravesar por muchos estados emocionales y confrontarlos lo mejor que podamos, con las herramientas que tenemos a mano. Lo que sí es seguro es que, tras algún tiempo –y el periodo es variable para cada uno- la fortaleza y dominio interno que habremos adquirido será tal que es muy difícil perder de vista todo lo que somos capaces de lograr para rehacer nuestra vida de las cenizas. Y tal vez allí, aunque sea muy doloroso el camino, se encuentre gran parte del significado de esa experiencia que estamos atravesando.

Super ExitososHacer las preguntas correctas puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Por desgracia, hacer las preguntas también puede hacerte sentir incómodo.

“Puede ser embarazoso admitir que no entendiste lo que alguien dijo” dice Heidi Grant Halvorson, directora asociada de Columbia Business School’s Motivation Science Center y autora de No One Understands You and What to Do About It.

“Puede que tengas miedo de parecer incompetente, pero eso no es cierto. Las investigaciones descubrieron que las personas que son inquisitivas generalmente son juzgadas como más inteligentes y comprometidas.”

No hay preguntas tontas, dice Dian Griesel, autora de FUNDaMentals: The Corporate Guide to Cultivating Mindshare. “Cuando estás aprendiendo una nueva tarea que es completamente ajena a ti, cuando la seguridad de una persona está en riesgo, cuando inviertes tu dinero, o cuando se trata de tu salud, haz todas las preguntas posibles,” dice ella.

La clave es hacer las preguntas con la mentalidad de que ellas te darán la información que te ayudará a mejorar tu rendimiento en el trabajo, dice Jon Acuff, autor de Do Over: Rescue Monday, Reinvent Your Work, and Never Get Stuck. Él sugiere ir a las reuniones preparado para hacer buenas preguntas. “Hacer preguntas no sólo te mantiene comprometido, te permite contribuir a la conversación y aprender algo nuevo,” dice.

Preguntas para aprender Vs Preguntas para juzgar

Algunas preguntas tienen el potencial de catalizar avances e inspirar transformaciones, mientras que otras llevan al estancamiento y la desmoralización. La diferencia radica en si haces preguntas “preguntas para aprender” o “preguntas para juzgar,” dice Marilee Adams, presidente y fundadora del Inquiry Institute y autora de Change Your Questions, Change Your Life: 10 Powerful Tools for Life and Work.

“Las preguntas para aprender son de mente abierta, curiosas y creativas,” dice. “Ellas promueven el progreso y las posibilidades, y por lo general conducen a descubrimientos, entendimiento y soluciones”.

Una pregunta para aprender, por ejemplo, podría ser: “¿Cuáles son mis metas?” “¿De qué soy responsable?” “¿Cómo puedo ayudar?” y “¿Qué es lo que quieren nuestros clientes?”

Por el contrario, las preguntas juzgadoras son de mente cerrada, certeras y críticas, dice Adams. “Se enfocan en los problemas en lugar de las soluciones y a menudo conducen a reacciones defensivas, negatividad e inercia”, dice. Por ejemplo, “¿Quién tiene la culpa?” o “¿Por qué no estamos ganando?”

Las preguntas para aprender facilitan el progreso al expandir las opciones, mientras que las preguntas para juzgar impiden el progreso al limitar las perspectivas.

“Es natural que los individuos y los equipos hagan ambos tipos de preguntas, pero sin las preguntas para aprender, los resultados sufren”, dice Adams.

Termina todas las reuniones con una pregunta

Las preguntas también pueden aclarar las expectativas y asegúrese de que todos estén en la misma página. Incluso si crees que entendiste a tu colega o supervisor, hay grandes probabilidades de que no lo hayas hecho, dice Grant Halvorson; el problema surge de algo que los psicólogos llaman “ilusión de la transparencia”.

“Debido a que sabemos lo que estamos pensando y sintiendo, y cuáles son nuestras intenciones, asumimos que es obvio para los demás también,” dice ella. “Las personas creen que dijeron más de lo que lo hicieron, así que hay grandes probabilidades de que te hayas perdido algo que puede que no te hayan dicho.”

Resuelve este problema repitiendo de nuevo lo que crees que la persona dijo, sugiere Grant Halvorson. “Algo como, ‘Bueno, sólo para estar seguro de que tengo los detalles importantes…” Esto borra cualquier malentendido que pueda haber surgido,” dice ella.

Practica lluvia de preguntas

La mayoría de las empresas tienen sesiones de lluvia de ideas para identificar soluciones, pero Hal Gregersen, director ejecutivo del Centro de Liderazgo del MIT y co-autor de The Innovator’s DNA: Mastering the Five Skills of Disruptive Innovators, sugiere realizar sesiones de “lluvia de preguntas” que no hagan más que hacer preguntas sobre un problema por un período de tiempo determinado.

“Cuando las personas se preocupan por el tema, cuando pensaron mucho sobre el tema pero se quedaron atascados, ese es el punto perfecto para dar un paso atrás y decir: ‘Está bien, hora de una lluvia de preguntas’“, dice.

Haz que tu equipo genere al menos 50 preguntas sobre el problema. Alrededor de la pregunta 25, Gregersen dice que se estancarán. “He visto esto cientos de veces en todo el mundo”, dice. “La gente dice: ‘No tengo ninguna pregunta más, estoy atascado’. Sigue adelante, porque es ese paso adelante lo que a veces puede darte las más grandes preguntas.”

Una larga serie de lluvia de preguntas te acerca a las preguntas correctas que te darán la respuesta correcta, dice Gregersen. “Y ahí es donde la lluvia de preguntas se complementa con las lluvias de ideas tradicionales,” dice.

 

 

 

Subir »
FB